Você está na página 1de 5

FUNDACIONES SUPERFICIALES

Las fundaciones superficiales son aquellas en que la relación profundidad sobre


ancho mínimo es menor o igual a la unidad (Df/B≤1).
Para el diseño de fundaciones superficiales se deben tomar en cuenta las siguientes
consideraciones básicas: Las fundaciones superficiales pueden ser usadas donde hay un
estrato de carga adecuado cerca de la superficie y los asentamientos de la compresión
o consolidación de los suelos son aceptables. Las fundaciones profundas deben ser
consideradas si no hay estratos con capacidad de carga aceptable o si el estrato está
situado por encima de uno débil o compresible.

Cuando la resistencia del terreno sea muy baja o las cargas muy altas, las áreas
requeridas para apoyo de la fundación deben aumentarse, llegándose al empleo de
verdaderas losas de fundación, construidas también de concreto reforzado, las que
pueden llegar a ocupar toda la superficie construida. Si aún en el caso de emplear una
losa corrida la presión transmitida al subsuelo sobrepasa la capacidad de carga de este,
se soportará la estructura en estratos más firmes, llegándose así al uso de las
fundaciones profundas. Los asentamientos de una placa de fundación dependen de la
diferencia entre el peso del edificio y el peso total del suelo, sólido e incluidos, excavado
antes de la construcción de la placa, siempre y cuando la expansión del suelo por
excavación sea despreciable.

El asentamiento de una estructura sobre la placa de fundación con un peso igual


al de los materiales excavados es aproximadamente igual a la magnitud de la expansión
que sufre el suelo en el fondo de la excavación durante el proceso de construcción. La
profundidad de la excavación debe ser menor que la profundidad para la cual el peso
del suelo adyacente a la excavación produce un desplazamiento hacia arriba del suelo
ubicado en el fondo de la excavación.

Para evitar asentamientos por consolidación de los estratos de gran


compresibilidad que sirven de fundación a las zapatas existentes, causadas por
operaciones de bombeo, se puede inyectar a presión el agua extraída por bombeo en el
fondo de la excavación al subsuelo de fundación de las zapatas.

Los límites de asentamientos permitidos en muchos casos controlan la presión


que puede ser aplicada al suelo por la zapata. Los límites aceptables para el total de
asentamientos se consideran de 2,5 a 5 cms.

Los asentamientos totales deben ser limitados para evitar daños con las
conexiones en las estructuras con las demás instalaciones, así como para mantener un
drenaje adecuado y de alta serviciabilidad. Un asentamiento típico para estructuras es
de 2,5 cm s mientras los equipos lo permitan.
Los asentamientos diferencia les siempre ocurren con los asentamientos totales
y deben ser limita dos para evitar grietas y otros daños en las estructuras. Una relación
típica de diferencial/tramo de longitud /L para estructuras de acero y concreto es 1/500,
donde es el movimiento diferencial del tramo de longitud L.

La capacidad de carga última debe ser evaluada usando los resultados de un


análisis detallado en sitio y los estudios de laboratorio con análisis teóricos adecuados.
Los valores de factor de seguridad (FS) a usar en la práctica varían según la importancia
de la obra y el orden de las incertidumbres que se manejen.

Si en el análisis de las cargas actuantes se consideran solo las permanentes es


recomendable usar un FS mínimo de 3. Si se toman en cuenta cargas permanentes y
carga viva eventual, el valor anterior puede reducirse a 2 o 2,5. Si, además se consideran
efectos de sismo el factor de seguridad puede tomar valores de 1.5; todo esto se refiere
a problemas de falla en las fundaciones. Hay casos donde el asentamiento representa la
condición más dominante, y debe usarse una capacidad de carga aún menor que la
admisible, tal que los hundimientos del subsuelo sean compatibles con el buen
funcionamiento de la estructura.

TIPOS DE FUNDACIONES SUPERFICIALES

Las fundaciones superficiales se clasifican en fundaciones: aisladas, combinadas,


continúas y losa fundación.
Generalmente se usan estos tipos de fundación cuando las capas más
superficiales del subsuelo tienen una adecuada capacidad de carga y una baja
compresibilidad.
Cabe destacar que no existe ningún criterio preciso para distinguir entre cual de
los cuatro tipos anteriores usar, siendo la práctica la norma para su distinción. También
existen multitud de variedades de cimentaciones combinadas, en las que los cuatro tipos
básicos se entremezclan al gusto del proyectista o del constructor, que se esforzará
siempre por extraer del suelo el mayor partido posible, combinando los factores
estructurales con las características del terreno de la manera más ventajosa en cada
punto.
Si aún en el caso de emplear una losa corrida la presión transmitida al subsuelo
sobrepasa la capacidad de carga de éste, es evidente que habrá de recurrirse a soportar
la estructura en estratos más firmes, que se encuentren a mayores profundidades,
llegándose así a las fundaciones profundas.
FUNDACIONES SUPERFICIALES AISLADAS

Estas son las más sencillas de diseñar y construir, y resultan en


general la solución más económica. Su desventaja principal es requerir
grandes dimensiones para suelos con baja capacidad de soporte o en el
caso de cargas relativamente grandes, además son inconvenientes ante la posibilidad
de originarse asentamientos diferenciales.

La solución más recomendable es la de forma cuadrada ya que su uniformidad


permite construirlas ventajosamente.

La rectangular puede utilizarse en ciertos casos, pero debe cuidarse que su


señalamiento en los planos no admita la posibilidad de errores en la construcción; no se
recomienda que la relación L/B exceda de 1,5 [4]. La fundación con cargas excéntricas,
cuya finalidad es lograr un equilibrio de presiones en el caso de momentos muy
desfavorables, sólo debe utilizarse en análisis muy precisos ya que la no-generación de
tales momentos introduce un comportamiento desventajoso.

Finalmente, la fundación excéntrica de lindero con cargas excéntricas es una


solución que debe descartarse siempre que existan otras soluciones ya que la
concentración de presiones en un borde introduce la posibilidad de inclinación de la
fundación con daños a la estructura.
El asentamiento de una zapata causado por una presión aplicada en su base es
una función compleja de las dimensiones de la zapata y de la compresibilidad,
permeabilidad y la relación de Poisson de todos los estratos de suelo ubicados entre la
base de la zapata y una profundidad no menor a tres veces el ancho de la misma.

FUNDACIONES SUPERFICIALES COMBINADAS

Las fundaciones combinadas son aquellas que pueden soportar dos o más
columnas ubicadas en un eje de una edificación. Generalmente se usa este tipo de
fundación cuando existe una columna muy cercana a un lindero y si se usa una zapata
aislada, esta resulta altamente excéntrica, por lo que se produciría una rotación excesiva
de la misma, y cuando las zapatas aisladas quedan muy juntas o se solapan, lo que
generalmente ocurre cuando hay grandes cargas por columna, una baja capacidad de
carga del suelo, o en algunos casos cuando existen obstrucciones en el terreno tales
como el foso de un ascensor o un tanque de agua subterráneo que obligan al uso de
zapatas rectangulares, las cuales tienden a solaparse.
Los tipos de fundaciones combinadas usados con más frecuencia son la zapata
de forma rectangular es la más comúnmente usada, la de forma trapezoidal solo se usa
cuando la carga de la columna cercana al lindero es la mayor y la zapata en voladizo se
usa para ahorrar en materiales cuando la luz entre columnas es muy grande. Las
rectangulares y trapezoidales pueden ser de espesor constante o de forma de te
invertida.

FUNDACIONES SUPERFICIALES CONTINUAS

Las zapatas continuas son elementos análogos a los anteriores, en los que la
longitud supera en mucho al ancho. Soportan varias columnas o un muro y pueden ser
de concreto reforzado o de mampostería, en el caso de fundaciones que transmiten
cargas no muy grandes. La zapata corrida es una forma evolucionada de la zapata
aislada, en el caso en que el suelo ofrezca una resistencia baja, que obligue al empleo
de mayores áreas de repartición o en el caso en que deban transmitirse al suelo grandes
cargas.

FUNDACIONES TIPO LOSA FUNDACION

Una losa de fundación se usa para soportar todas las columnas de una
edificación, por lo que sus dimensiones en planta son relativamente grandes. Una regla
práctica muy difundida en la literatura de las fundaciones indica que si las fundaciones
aisladas ocupan más del 50% del área en planta de la edificación, la utilización de una
losa de fundación puede resultar más económica. Tanto la excavación como los trabajos
de encofrado son relativamente sencillos de ejecutar para las losas de fundación.
Además de una mayor repartición de las cargas, las losas tienen la ventaja de disminuir
los asentamientos diferenciales ya que sirven de puente sobre zonas más compresibles
del subsuelo, redistribuyendo las cargas hacia las zonas más resistentes.

Cuando las losas de fundación se colocan a cierta profundidad en el subsuelo,


debido a la necesidad de construir sótanos, la excavación descarga al suelo y el peso del
suelo excavado tiende a compensar el peso de la edificación y, por lo tanto, a reducir los
asentamientos, ya que estos dependen de la magnitud de la carga neta. Si la carga neta
resultante es igual a cero (peso del edificio = peso excavado) se dice que la losa es
compensada y los asentamientos, teóricamente, son nulos. Si la carga neta es mayor
que cero, la losa es parcialmente compensada y los asentamientos serán el producto de
la carga neta resultante. Si la carga neta es menor de cero, la losa es sobrecompensada
y se produce una expansión del subsuelo.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LOS TIPOS DE FUNDACIONES


SUPERFICIALES.
Las fundaciones superficiales son las fundaciones más comúnmente usadas, por ser
estas, muy económicas y sencillas de construir. Tanto la excavación como los trabajos
de encofrado son relativamente sencillos de ejecutar.
En el caso de las fundaciones aisladas son más susceptibles a losasentamientos
diferenciales. Casi siempre soportan cargas concentradas aisladas, como las que
descargan las columnas.
Las losas de fundación y las zapatas grandes, por ser completamente rígidas, son las
más eficaces para distribuir carga y redistribuir las concentraciones de esfuerzos en el
suelo causadas por condiciones localizadas anormales y de apoyo, por lo que se reducen
los esfuerzos de
contacto máximos.
Las fundaciones superficiales tie
nden a ser frágiles a movimientos
laterales que pueden se
r lo suficientemente grandes para algunas
fundaciones, lo cual se produce por
una combinación de la resistencia
pasiva del suelo en la proyección ver
tical de la fundación enterrada y la
fricción entre la base de
la fundación y el suelo.
Los cambios de humedad en los suelo de apoyo producen
movimientos diferenciales de las f
undaciones superficiales, debido la
contracción o expansión del suelo.