Você está na página 1de 39

¿Qué es la Biología?

La palabra Biología proviene del griego bios, que significa vida y logos que
significa estudio, tratado o ciencia. Por lo tanto la Biología se define como la ciencia que
estudia la vida. Aquí surgen una serie de preguntas que, aunque parezcan simples, en
realidad resulta difícil contestar: ¿Qué es la vida? ¿Cuándo comienza la vida? ¿Cuándo
termina? Puesto que la vida se define desde distintos enfoques, ya sea filosófico, religioso,
moral o científico, desde la Biología vamos a recurrir a la descripción de aquello que tiene
vida; en vez de proporcionar una respuesta directa vamos a caracterizar a los seres vivos.

Entonces, ¿cómo sabemos que algo tiene vida? Al ver a nuestro entorno una casa, una silla,
una computadora, un lápiz o un pantalón, sabemos inmediatamente que no tienen vida, sin
embargo un ave, una hormiga, una planta o nosotros mismos, estamos llenos de vida.

Características de los seres vivos

¿Cómo podemos distinguir a un ser vivo de aquello que no tiene vida? La forma más directa
de obtener la respuesta es observarnos a nosotros mismos, por lo que las respuestas de las
y los estudiantes generalmente es: porque nos movemos, porque respiramos, porque nos
reproducimos, etc. Todas son respuestas correctas, sin embargo vamos a utilizar el enfoque
propuesto por Solomon et al. (2013) que hace referencia a las características que todos los
seres vivos tenemos en común de la siguiente manera:

1. Los seres vivos están compuestos por células

Este enunciado se deriva de la Teoría Celular propuesta por el zoólogo Theodore Schwann
y el botánico Matthias Schleiden en 1838. La teoría celular la podemos resumir en los
siguientes postulados:

 La célula es la unidad funcional y estructural de la vida.

 Todos los seres vivos están formados por células

 Toda célula existente proviene de una célula pre-existente.

De esta forma los organismo pueden ser unicelulares (formados por una sola células, como
las amebas) o multicelulares (formados por muchas células como los humanos y todos los
otros seres vivos que podemos ver a simple vista). Todas las células poseen al menos un
núcleo, una membrana celular y el citoplasma. En el citoplasma se encuentran los organelos
que permiten a la célula cumplir con sus funciones, tales como producir energía, sintetizar
proteínas, eliminar desechos, etc.

2. Los seres vivos crecen y se desarrollan


Es fácil comprender esta característica si pensamos que todos somos el resultado de la
unión de un óvulo y un espermatozoide que formaron una única célula llamada cigoto. Esa
única célula se dividió en dos, estas dos en cuatro, las cuatro en ocho y así muchas veces
hasta formar un bebé que ahora se ha transformado en un adulto con unos 10 billones de
células. Crecimiento es pues el aumento de tamaño o de la cantidad de células, mientras
el desarrollo hace referencia a los cambios que sufrimos a lo largo de la vida, cómo una
célula se convierte en un embrión, el embrión en un feto, el feto en un bebé y así hasta llegar
al estado adulto.

En las plantas se refiere a cómo una semilla se convierte en una planta adulta.

Figura 2: El crecimiento se observa cuando después de la fecundación una célula se divide en dos, éstas en
cuatro, luego en ocho y así sucesivamente, hasta formar un organismo
Fuente: Wikimedia

3. Los organismos regulan sus procesos metabólicos

Se entiende por metabolismo el conjunto de reacciones bioquímicas que tiene lugar en un


organismo. El metabolismo puede ser anabolismo si las sustancias simples se convierten
en sustancias complejas o catabolismo si sustancias complejas se convierten en
sustancias más simples para ser utilizadas por el organismo. Las reacciones metabólicas en
su conjunto buscan mantener el equilibrio interno de un organismo lo cual se conoce
como homeostasia. El ejemplo clásico para comprender la homeostasia es el del
mantenimiento de la temperatura corporal en nosotros los humanos. Como sabemos nuestra
temperatura normal es de 37°C, una temperatura mayor a eso es una señal de alerta de una
condición anormal en el organismo (por ejemplo: una enfermedad causada por un virus o
por una bacteria). En condiciones normales no importa si nos exponemos a grandes calores
o a bajas temperaturas, el organismo recurre a diversos mecanismos para mantener la
temperatura interna constante.

Si hace mucho calor sudamos y nos ponemos colorados por la dilatación de los vasos
sanguíneos que buscan liberar calor. Si hace mucho frío se nos pone la piel de gallina,
comenzamos a titiritar y a temblar para generar calor. Las condiciones deben ser muy
extremas para que la temperatura interna suba o baje. Otro ejemplo es el mantenimiento de
los niveles de glucosa en la sangre, no importa si nos comemos un pastel con mucho betún,
acompañado de un refresco de cola y una barra de chocolate, la cantidad de glucosa en la
sangre de una persona normal será de 70 – 100 mg/dL (miligramos de glucosa por decilitro
de sangre).

Los organismos responden a estímulos

Es así como ocurre el movimiento. El movimiento se entiende como el desplazamiento de


un lugar a otro, sin embargo también ocurre movimiento sin desplazamiento, tal como el
movimiento interno de sustancias o el movimiento de las plantas en respuesta a un estímulo.
Para moverse los seres vivos poseen cilios, flagelos y músculos.

Niveles de organización de los seres vivos

Además de las características que nos permiten reconocer a los seres vivos, hay una
condición propia de ellos y es su capacidad de organizarse. Para entender esta capacidad
vamos a usar como referencia nuestra individualidad (Ver figura No.6), nuestro cuerpo. Ya
sea que veamos hacia el interior del mismo o hacia el exterior veremos que todo está
finamente organizado, tal como en una orquesta los diferentes músicos son capaces de
reproducir una hermosa melodía.
Viajando hacia el interior del cuerpo humano nos encontramos con una serie de sistemas
actuando coordinadamente y cumpliendo las múltiples funciones que le corresponde a cada
uno, así tenemos por ejemplo al sistema esquelético, formado por 206 huesos en un
individuo adulto. Cada hueso como el fémur, el húmero, el radio o el cúbito, es un órgano y
en su conjunto forman al sistema esquelético que cumple las funciones de protección,
sostén, movilidad y almacenamiento de minerales, entre otras. Los órganos están formados
por tejidos, en el ejemplo que nos ocupa hablamos del tejido óseo, que a su vez está
formado por células especializas, las de los huesos se llaman osteocitos. Un osteocito, al
igual que todas las otras células está formado por una serie de organelos celulares que
cumplen con las funciones de respiración, producción de energía, síntesis de proteínas,
defensa, almacenamiento, etc. En un nivel más bajo de organización están
las moléculas necesarias para la vida o biomoléculas que son Carbohidratos, Lípidos,
Proteínas y Ácidos Nucleicos. Estas moléculas son parte de todas las células y están
formadas por átomos principalmente Carbono, Hidrógeno, Oxígeno y Nitrógeno. Aunque en
la actualidad se sabe que los átomos están formados por partículas y éstas a su vez por
otras más pequeñas, para efectos de sentar las bases de la Biología nos quedaremos hasta
el nivel de átomos.

Ahora hagamos el viaje hacia el exterior. Cada individuo se asocia con otros de su misma
especie, a este grupo de individuos que son capaces de reproducirse entre sí se le
denomina población. Las poblaciones nunca están aisladas, siempre viven en compañía
de otras poblaciones, ya sea de animales o de plantas y en conjunto forman
una comunidad. Cuando sumamos a la comunidad los factores abióticos, es decir agua,
aire y suelo, hablamos de un ecosistema. El conjunto de ecosistemas forman la biosfera,
que comprende todo el planeta Tierra. Podríamos ir más allá y hablar del sistema solar, las
galaxias y el universo en su conjunto, sin embargo para efectos de la Biología el nivel
máximo de organización es la Biosfera.

Para tener una idea más clara de estos niveles de organización le recomendamos ver el
video

Los sistemas del cuerpo humano

Como hemos visto en la sección anterior, la vida ocurre gracias a un alto nivel de
organización. Para comprender más adelante las bases biológicas de la educación y del
aprendizaje, vamos a estudiar en este apartado los diferentes sistemas de órganos que
conforman el cuerpo humano. Como introducción observe el

Los sistemas del cuerpo humano

Como hemos visto en la sección anterior, la vida ocurre gracias a un alto nivel de
organización. Para comprender más adelante las bases biológicas de la educación y del
aprendizaje, vamos a estudiar en este apartado los diferentes sistemas de órganos que
conforman el cuerpo humano. Como introducción observe el

El cuerpo humano está constituido por 11 sistemas a saber:

 Sistema tegumentario

 Sistema esquelético

 Sistema muscular

 Sistema nervioso

 Sistema endocrino

 Sistema circulatorio

 Sistema linfático

 Sistema respiratorio

 Sistema digestivo

 Sistema excretor

 Sistema reproductor

Se presentan, como complemento a los sistemas, los órganos de los sentidos, que están
conformados o que se traslapan con distintos sistemas. En el siguiente espacio
estudiaremos muy brevemente cada uno de los sistemas, según los presenta Marieb (2008).

Sistema Tegumentario: es la cobertura externa del cuerpo, es decir, la piel. Su función es


aislar el cuerpo y proteger los tejidos más profundos de las lesiones, además de excretar
sales y urea en el sudor y contribuir a la regulación de la temperatura corporal. La piel
dispone de receptores de temperatura, presión y dolor que nos alertan a lo que sucede en
la superficie corporal.

Sistema Óseo: está compuesto por huesos, cartílagos, ligamentos y articulaciones. Sirve
de soporte para el cuerpo y le proporciona un marco que utilizan los músculos esqueléticos
para realizar el movimiento, Además, desempeña una función protectora (como en el caso
del cráneo, que rodea y protege al cerebro), son cavidades que son el lugar donde se
produce la hematopoyesis o formación de células sanguíneas y su sustancia dura sirve
como almacén de minerales.

Sistema Muscular: los músculos del cuerpo sólo tienen una función: contraerse o
acortarse. Cuando esto ocurre, se produce el movimiento y por ello, los músculos pueden
considerarse como las “máquinas” del cuerpo, cuya movilidad general refleja la actividad
de los músculos esqueléticos, los músculos grandes y carnosos que se fijan a los huesos.
Su contracción nos permite permanecer erguidos, caminar, saltar, agarrar, lanzar una
pelota o sonreír. Los músculos esqueléticos forman el sistema muscular, diferentes de los
músculos del corazón y de otros órganos huecos cuya función es el movimiento de
líquidos (sangre, orina) u otras sustancias (como los alimentos) siguiendo una ruta definida
en el cuerpo.

Sistema Nervioso: es el sistema de control de actuación rápida del cuerpo, que se


compone de cerebro, médula espinal, nervios y receptores sensoriales. El cuerpo debe ser
capaz de responder a irritantes o estímulos tanto externos (luz, sonido o cambios de
temperatura) como internos (hipoxia, estiramiento de algún tejido). Los receptores
sensoriales detectan estos cambios y envían mensajes (mediante señales eléctricas
denominadas impulsos nerviosos) al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal)
de forma que permanezca constantemente informado de lo que ocurre. A continuación, el
sistema nervioso central evalúa esta información y responde activando los efectores
corporales correspondientes (músculos o glándulas).
Sistema Endocrino:al igual que el sistema nervioso, el sistema endocrino controla las
actividades corporales, pero lo hace con mucha más lentitud. Sus glándulas producen
productos químicos denominados hormonas, que se liberan a la sangre para que alcancen
órganos relativamente alejados. Las glándulas endocrinas incluye la hipófisis, las
glándulas tiroidea y paratiroideas, las glándulas suprarrenales, el timo, el páncreas, la
glándula pineal, los ovarios (en mujeres) y los testículos (en varones). Las glándulas
endocrinas no están conectadas anatómicamente como lo hacen otras partes de los
sistemas de órganos, pero coinciden en que todas ellas secretan hormonas que regulan
otras estructuras. Las funciones corporales que controlan las hormonas son muchas y
variadas, e implican a todas las células del cuerpo; entre ellas se cuentan, al menos en
parte, el crecimiento, la reproducción y el uso que las células hacen de los alimentos.
Sistema Cardiovascular: los órganos principales del sistema cardiovascular son el
corazón y los vasos sanguíneos, que proporcionan oxígeno, nutrientes, hormonas y otras
sustancias disueltas en la sangre a las células tisulares donde se realizan los intercambios.
Los leucocitos y los productos químicos presentes en la sangre contribuyen a la protección
del cuerpo contra invasores extraños como bacterias, toxinas y células tumorales. El
corazón realiza las funciones de bomba sanguínea, impulsando la sangre desde sus
cámaras hasta los vasos sanguíneos para que lleguen a todos los tejidos del cuerpo.

Sistema Linfático: el sistema linfático complementa al sistema cardiovascular. Sus órganos


incluyen los vasos y los ganglios linfáticos, además de otros órganos linfoides como el bazo
y las amígdalas. Los vasos linfáticos devuelven a los vasos sanguíneos el líquido filtrado de
la sangre para que ésta permanezca en continua circulación por el cuerpo. Los ganglios
linfáticos y otros órganos linfoides contribuyen a limpiar la sangre y contienen células que
participan en la inmunidad.

Sistema Digestivo: el aparato digestivo es, en esencia, un tubo que atraviesa el cuerpo
desde la boca al ano. Sus órganos incluyen cavidad bucal (boca), esófago, estómago,
intestino grueso, intestino delgado y recto. Su función es descomponer los alimentos y
llevar los productos a la sangre para que se repartan a las células de todo el cuerpo,
mientras que los alimentos sin digerir continúan en las vías y abandonan el cuerpo por el
ano en forma de heces. Las actividades de descomposición comienzan en la boca y
terminan en el intestino delgado; a partir de ese punto, la función principal del aparato
digestivo es recuperar agua. El hígado se considera parte del aparato digestivo porque la
bilis que produce contribuye a la descomposición de las grasas; y el páncreas, que envía
enzimas digestivas al intestino delgado, también forma parte del aparato digestivo desde el
punto de vista funcional.

Aparato Reproductor: El aparato reproductor existe principalmente para producir


descendencia. El aparato reproductor masculino se compone de escroto, pene, glándulas
accesorias, testículos y un sistema de conductos que lleva el esperma producido por los
testículos al exterior del cuerpo. El sistema reproductor de la mujer se compone por
trompas de Falopio, vagina, ovarios para producir óvulos y útero, en cuyo interior se
desarrolla el feto una vez que se ha producido la fertilización
Sistema Endocrino:al igual que el sistema nervioso, el sistema endocrino controla las
actividades corporales, pero lo hace con mucha más lentitud. Sus glándulas producen
productos químicos denominados hormonas, que se liberan a la sangre para que alcancen
órganos relativamente alejados. Las glándulas endocrinas incluye la hipófisis, las
glándulas tiroidea y paratiroideas, las glándulas suprarrenales, el timo, el páncreas, la
glándula pineal, los ovarios (en mujeres) y los testículos (en varones). Las glándulas
endocrinas no están conectadas anatómicamente como lo hacen otras partes de los
sistemas de órganos, pero coinciden en que todas ellas secretan hormonas que regulan
otras estructuras. Las funciones corporales que controlan las hormonas son muchas y
variadas, e implican a todas las células del cuerpo; entre ellas se cuentan, al menos en
parte, el crecimiento, la reproducción y el uso que las células hacen de los alimentos
Sistema Cardiovascular: los órganos principales del sistema cardiovascular son el
corazón y los vasos sanguíneos, que proporcionan oxígeno, nutrientes, hormonas y otras
sustancias disueltas en la sangre a las células tisulares donde se realizan los intercambios.
Los leucocitos y los productos químicos presentes en la sangre contribuyen a la protección
del cuerpo contra invasores extraños como bacterias, toxinas y células tumorales. El
corazón realiza las funciones de bomba sanguínea, impulsando la sangre desde sus
cámaras hasta los vasos sanguíneos para que lleguen a todos los tejidos del cuerpo
Sistema Linfático: el sistema linfático complementa al sistema cardiovascular. Sus
órganos incluyen los vasos y los ganglios linfáticos, además de otros órganos linfoides
como el bazo y las amígdalas. Los vasos linfáticos devuelven a los vasos sanguíneos el
líquido filtrado de la sangre para que ésta permanezca en continua circulación por el
cuerpo. Los ganglios linfáticos y otros órganos linfoides contribuyen a limpiar la sangre y
contienen células que participan en la inmunidad

Sistema Digestivo: el aparato digestivo es, en esencia, un tubo que atraviesa el cuerpo
desde la boca al ano. Sus órganos incluyen cavidad bucal (boca), esófago, estómago,
intestino grueso, intestino delgado y recto. Su función es descomponer los alimentos y
llevar los productos a la sangre para que se repartan a las células de todo el cuerpo,
mientras que los alimentos sin digerir continúan en las vías y abandonan el cuerpo por el
ano en forma de heces. Las actividades de descomposición comienzan en la boca y
terminan en el intestino delgado; a partir de ese punto, la función principal del aparato
digestivo es recuperar agua. El hígado se considera parte del aparato digestivo porque la
bilis que produce contribuye a la descomposición de las grasas; y el páncreas, que envía
enzimas digestivas al intestino delgado, también forma parte del aparato digestivo desde el
punto de vista funcional
Sistema Urinario: el cuerpo produce desechos de sus funciones normales, que deben
eliminarse. Un tipo de desecho como la urea y el ácido úrico, contienen nitrógeno
resultante de la descomposición de las proteínas y los ácidos nucleicos por las células del
cuerpo. El aparato urinario elimina estos desechos de la sangre el cuerpo y los expulsa en
forma de orina. Este sistema, a menudo conocido como aparato excretor, se compone de
los riñones, los uréteres, la vejiga urinaria y la uretra. Otras funciones importantes del
sistema urinario incluyen el mantenimiento del equilibrio corporal entre aguas y sales
(electrolitos) y la regulación del equilibrio ácido base en la sangre

Aparato Reproductor: El aparato reproductor existe principalmente para producir


descendencia. El aparato reproductor masculino se compone de escroto, pene, glándulas
accesorias, testículos y un sistema de conductos que lleva el esperma producido por los
testículos al exterior del cuerpo. El sistema reproductor de la mujer se compone por
trompas de Falopio, vagina, ovarios para producir óvulos y útero, en cuyo interior se
desarrolla el feto una vez que se ha producido la fertilización.

Los órganos de los sentidos

Nuestra percepción del mundo exterior se debe a los órganos de los sentidos, los cuales
están especializados en la recepción de estímulos externos. Desde temprana edad,
aprendemos a través del tacto, percibiendo diversas texturas que se van almacenando en
nuestra memoria. Lo que escuchamos pronto lo integramos a nuestros conocimientos e
intentamos imitar sonidos, que pronto se transforman en palabras y finalmente en habla
fluida. Estos órganos están encargados de percibir un tipo específico de estímulo:

 Los estímulos luminosos son percibidos por la vista.

 Los estímulos sonoros por el oído.

 Los estímulos químicos son percibidos por el olfato y el gusto; estos dos funcionan
muy de cerca.

El Olfato

Los estímulos recibidos a través del olfato son gases diluidos parcialmente en fluidos
líquidos (como la mucosa) para poder ser detectados por las neuronas localizadas en la
nariz. Una vez que el estímulo ha sido recibido se envía un mensaje, conocido como impulso
nervioso, a través de los diferentes nervios hasta llegar al cerebro, es aquí donde la
información se analiza y se almacena y finalmente se envía una respuesta. Las neuronas
receptoras olfativas son la única parte del sistema nervioso que está en contacto directo con
el ambiente exterior, por su exposición directa éstas pueden sufrir daños. Una vez que una
neurona se daña no se puede reparar ni reemplazar, provocando de esta forma que con la
edad, se vaya disminuyendo la capacidad olfativa. Nuestra sensibilidad a los olores pasa
por un proceso de adaptación similar al de la vista. Al exponerse durante mucho tiempo al
mismo olor se produce la fatiga y el olor deja de percibirse.

El Gusto

La recepción de los estímulos gustativos se da a través de las papilas gustativas que se


encuentran en la superficie de la lengua, el cielo de la boca y las paredes bucales. El
estímulo se recibe a través de sustancias en estado líquido. La saliva tiene, entre otras
funciones, disolver las sustancias que entran en la boca para poder sentir el sabor. Hay
papilas de tres tipos diferentes. Con la sensación gustativa captamos los sabores, cuya
diversidad es enorme. Sin embargo, se distinguen cuatro sabores básicos: dulce, salado,
ácido y amargo que parecen corresponder a la excitación de papilas de tipo diferente. Sólo
las papilas encargadas de cada sabor pueden percibirlo. En la figura No. 9 se observan los
lugares específicos donde se localizan estos sabores

Audición

Los sonidos se distinguen entre sí por la longitud de onda y por su frecuencia. Medida la
frecuencia en ciclos por segundo, la frecuencia menor que puede oír el hombre es de 20
ciclos/seg, expresados en una unidad llamada Hertz (Hz), siendo la mayor de 20.000
ciclos/segundo. El estímulo está constituido por las ondas sonoras recibidas por la
membrana del tímpano, aquí comienza la audición. La vibración del tímpano hace que los
tres huesecillos del oído medio se golpeen uno a otro en secuencia y transmitan las
vibraciones al oído interno en el que está situado el órgano de Corti (caracol) cuyas células
ciliadas son excitadas por las ondas, transformando la energía sonora en impulso eléctrico.
El nervio auditivo conduce el impulso eléctrico a su zona correspondiente del cerebro. El
cerebro recopila información de cientos de células receptoras para crear sonidos. Las
células ciliadas no sólo envían información al cerebro sino también la recibe de él. El cerebro
puede enviar señales a estas células para reducir su sensibilidad al sonido en general o a
algunas ondas sonoras de frecuencia.

Visión

La luz entra al ojo por la córnea, la cubierta anterior del ojo, después pasa a través de la
pupila, que es una pequeña abertura en el centro del iris, la parte coloreada del ojo. En la
luz intensa se contraen para hacer menor pupila y proteger de lesiones al ojo. Esto nos
ayuda a ver mejor cuando hay luz de poca intensidad. Dentro de la pupila pasa a través del
cristalino, que la enfoca hacia la retina.

La retina de cada ojo contiene las células receptoras encargadas de la visión. Son sensibles
sólo a una parte del espectro de energía electromagnética. Existen dos tipos de células
receptoras: los bastones y los conos. Los bastones únicamente responden a los diversos
grados de luz y de oscuridad, y no a los colores, son los principales responsables de la visión
nocturna. Los conos, responden tanto a la luz y a la oscuridad como a los colores. La
información de cualquier objeto localizado en el campo visual izquierdo se dirigirá al
hemisferio derecho y viceversa, es decir que la ruta de información es cruzada.

El Tacto

La piel es el órgano de los sentidos más grande puesto que rodea todo nuestro cuerpo. Es
también el órgano de los sentidos con numerosos receptores nerviosos distribuidos en
concentraciones variables por toda la superficie. Las sensaciones somáticas involucran
receptores asociados con la piel, los músculos, ligamentos y órganos viscerales. Estas
sensaciones pueden dividirse en tres grupos:

1. Sensaciones asociadas con los cambios que ocurren en la superficie de la piel, los
diversos receptores cutáneos dan lugar a lo que llamamos sensaciones cutáneas de
presión, temperatura y dolor.

2. Sensaciones asociadas con los cambios ocurridos en los músculos y tendones y en


la posición del cuerpo.

3. Sensaciones asociadas a los cambios ocurridos en los órganos viscerales

A través del tacto se capta lo duro y lo blando, lo liso y lo rugoso de los objetos. Las neuronas
receptores se encargan de enviar el mensaje a través de los nervios hasta llegar al cerebro
donde la información será analizada.

Nuestros sentidos nos proporcionan información sin elaborar sobre el mundo exterior. El
ojo registra los patrones de luz y oscuridad pero no “ve” a un peatón que cruza por la calle.
Esto es percibir. Nuestro cerebro es el encargado de interpretar y dar sentido a todo lo que
percibimos. La percepción está directamente relacionada con el aprendizaje ya que una
vez que se recibe un estímulo la información se almacena creando recuerdos y
conocimiento sobre el estímulo. Una falla en cualquiera de los sentidos puede dificultar el
aprendizaje, pero eso lo veremos más adelante.

Ramas de la Biología
Desde la Biología se obtiene información acerca de una gran cantidad de eventos que
ocurren continuamente en nuestro día a día y que pueden explicar aspectos de la salud, de
la descendencia, de la conducta, del ambiente o de nuestra historia evolutiva. A continuación
veremos algunos ejemplos.

La humanidad se ha visto a lo largo de la historia, continuamente amenazada por


enfermedades que han llegado o podrían llegar a convertirse en pandemias. La famosa
novela de Gabriel García Márquez “El amor en los tiempos del cólera” nos cuenta acerca de
una época, a principios del siglo XX, en la que el cólera, una enfermedad producida por una
bacteria, ponía en peligro la vida de las personas. Fue necesario estudiar a tal bacteria, lo
cual hace un Microbiólogo o más específicamente un Bacteriólogo. Si nos trasladamos
de aquel entonces hasta nuestros días, nos vamos a encontrar con otras enfermedades que
preocupan a la población mundial, tales como el ébola, antes llamada fiebre hemorrágica,
causada por un virus y casi siempre letal. Esta enfermedad puede ser transmitida por
animales o por contacto directo entre los humanos. Los reservorios en animales son
estudiados por biólogos para su control y los biólogos que estudian los animales son
llamados Zoológos, específicamente Mastozoólogos si estudian mamíferos, entre ellos
los murciélagos que son el principal huésped del virus del ébola. Aquí también participan
los Virólogos, sin embargo, aunque los virus se estudian desde la Biología, los virus en sí
mismos no se incluyen en ninguno de los grupos de seres vivos. En nuestro país,
enfermedades como el dengue y el chikungunya constituyen una preocupación para la
población. Estas enfermedades son trasmitidas por un mosquito llamado Aedes aegypti. El
control del mosquito es la mejor forma de controlar la enfermedad y aunque una de las
formas más comunes de control es la fumigación, los biólogos trabajan en el control a través
de procedimientos más limpios, llamados Control Biológico. De ello se encargan
los Ecólogos, quienes estudian el ambiente y los Entomólogos que estudian los insectos.
Sin duda hay otras enfermedades que aquejan a la sociedad actual y que no son
transmitidas por animales, sino que llevamos en nuestros genes, entre ellas, la diabetes, la
hipertensión y el cáncer. Este tipo de enfermedades son estudiadas por Genetistas y
por Biólogos moleculares.

El surgimiento de las enfermedades ha provocado a su vez la búsqueda de la restauración


de la salud. Al principio los estudiosos de las plantas, es decir, los Botánicos, buscaron en
éstas las posibles curas. En la actualidad los médicos se entrenan en el estudio de
la Anatomía y la Fisiología del cuerpo humano para preservar y recuperar la salud y entre
ellos hay gran cantidad de especialistas, sin duda usted conocerá algunos. Así mismo, los
agrónomos se esfuerzan día a día por alimentar a una población que crece rápidamente y
que come más de lo que necesita, ellos se fundamentan en los conocimientos que provienen
de la Botánica,la rama de la Biología que estudia las plantas.

Por supuesto debemos mencionar aquí la utilidad de los conocimientos de la Biología para
el aprendizaje, los cuales los proporciona específicamente la Neurobiología.

Para resumir, ¿es la biología parte de nuestra vida diaria?


¡Por supuesto que sí! Somos seres vivos y en el día a día ocurre una gran cantidad de
procesos en nuestro organismo que se encargan de mantener nuestro cuerpo con vida,
dormir, caminar, conversar, sentirse triste, tener hambre, son todos procesos que se
explican desde la biología, así mismo, el aprender.

La Biología del Aprendizaje

¿Qué estudia la biología del aprendizaje?

Desde que nacemos (y aún antes de nacer) empezamos a percibir e interactuar con el
ambiente que nos rodea y esta interacción comienza a formar memorias en nuestro
organismo. Así comienza nuestra experiencia de aprendizaje, todos aprendemos algo por la
simple interacción con el ambiente, todos tenemos algún tipo de conocimiento.
Tradicionalmente, el conocimiento (también conocido como cognición) ha sido considerado
una de las facultades mentales más elevadas, a la cual se llega a través del aprendizaje y
ha sido opuesto a lo conativo o emotivo (Glock, 2012, p.557). Este ha sido un tema de interés
de la psicología (Psyche=mente, Logos= estudio) que ha intentado explicar que el
aprendizaje ocurre en la mente de las personas. Mente y cerebro fueron consideradas por
mucho tiempo como algo separado, y por lo tanto se mantuvo a la mente separada de los
factores biológicos por mucho tiempo. Sin embargo, en 1972, dos biólogos, Francisco Varela
y Humberto Maturana, proponen el concepto “biología del conocimiento” como un primer
acercamiento entre estas dos disciplinas. Ellos afirman que “el conocimiento, como un
proceso de almacenamiento de la información acerca del ambiente y por lo tanto, el proceso
de vivir, consiste en saber cómo adaptarse a ese ambiente adquiriendo más y más
información acerca de su naturaleza” (Maturana & Varela, 1984, p. XVII). El conocimiento
es el resultado de un proceso de aprendizaje y aprender es un rasgo biológico muy primitivo
observable aún en especies menores. (López, 2013)

La historia de la ciencia y en general, mucho de lo que se sabe hasta ahora, proviene de los
estudios e investigaciones realizadas desde una perspectiva monodisciplinaria con enfoque
reduccionista; en aquel entonces los científicos cada vez sabían más de menos cosas. Sin
embargo, a medida que avanzan los conocimientos destaca más y más la necesidad de la
transdisciplinariedad y por ello, el enfoque sistémico comienza a ganar popularidad. En todo
este movimiento, la contribución de la biología a otros campos del conocimiento no ha
estado suficientemente clara ni totalmente aceptada, una idea que es especialmente
evidente cuando se trata de combinar la biología con las ciencias sociales. (IDEM)

Algunos esfuerzos preliminares fueron hechos por el británico e historiador natural Gregory
Bateson (1904–1980, hijo del biólogo William Bateson) a mediados del siglo pasado. Él
trabajó en la integración y la síntesis de la evolución biológica y el aprendizaje humano. Con
esto, él sentó las bases para una teoría del aprendizaje coherente cerrando una brecha entre
la teoría cibernética y de la información con la teoría de la evolución de Darwin que ya existía
en los 50s y 60s. Él introdujo la teoría cibernética, la teoría de la información y la
comunicación al pensamiento darwinista evolucionario y relacionó ambos con la idea del
aprendizaje del contexto (Niewels, 2004, pp. 141-142). Así surge por primera vez esta
relación de disciplinas que hasta entonces habían estado separadas.

Para ese tiempo, Mehler, Morton, y Jusczyk's (1984) presentan una visión pesimista de la
contribución de la biología a la cognición, la cual se justifica por las limitaciones
metodológicas disponibles en aquella época. Sin embargo, hoy día sabemos que la
interacción entre la biología y la psicología puede ser más rica de lo que era capaz de
predecirse hace una década (según lo han citado Dehaene, Dehaene-Lambertz, & Cohen,
2001, pp. 397 - 398).

La investigación en neurociencia cognitiva va cada vez más profundo y la relevancia de la


biología para los procesos cognitivos aumenta. En el 2005, en el Instituto Tecnológico de
Massachusetts se creó el Instituto Picower para Aprendizaje y Memoria el cual agrupa a
talentos de diversas ramas de la neurociencia en una única misión: revelar el mecanismo
que controla la excepcional capacidad humana de recordar y aprender. En la conferencia
inaugural “Visión de Futuro” (Tonegawa, Kandel, Axel, & Watson, 2005), reconocidos
biólogos a nivel mundial homenajeados con premios nobel fueron consultados acerca del
cerebro y de la investigación del cerebro. Ellos coincidieron en el hecho que un aspecto muy
importante en el futuro cercano es la integración de las ciencias naturales con las
humanidades, las ciencias sociales y las ingenierías. En esta misma dirección, Damasio
(2006) escribió en el prefacio de su libro “El Error de Descartes”: “… en este momento,
escribir acerca de esta idea me dio la esperanza que se puede establecer un puente de dos
vías entre la neurobiología y las humanidades, proveyendo así una posibilidad para un mejor
entendimiento del conflicto humano y para una descripción más completa de la creatividad”.

Figura 3: De izquierda a derecha, James Watson, Richard Axel y Eric Kandel,


neurocientíficos (laureados con Premios Nobel) que destacan la importancia de los
estudios multidisciplinarios que vinculen las neurociencias con otras áreas del
conocimiento.

Por lo tanto, el trabajo de la emergente neurociencia cognitiva parece ser una contribución
importante hacia la aclaración del rol de la biología en los procesos cognitivos, entre ellos el
aprender, el cual nos ocupa en este curso.

Estudiar la biología del aprendizaje fundamenta científicamente los procesos cognitivos


desde la biología. Estudiar los eventos biológicos gracias a los cuales tiene lugar
el “aprender” nos permite entender por primera vez los procesos que se dan en el sistema
nervioso para que los elementos que favorecen el aprendizaje y el aprendizaje mismo
tengan lugar. La biología del aprendizaje nos explica cómo ocurre la memoria de corto y
largo plazo, cómo funciona la atención, la percepción y los fenómenos de asociación que se
dan en el cerebro, así como la “corporización” del conocimiento. Estudia por qué las
emociones influyen en nuestra capacidad de aprender y cómo la pobreza, la desnutrición, la
violencia y otros factores sociales afectan nuestra biología y así también afectan nuestras
capacidades cognitivas. Estudia también las alteraciones de orden anatómico y/o fisiológico
que pueden alterar las funciones cognitivas. Sin duda todo esto es de mucha importancia en
la labor docente.

¿Cuál es la importancia del estudio de la Biología del


aprendizaje para la Pedagogía?

Aunque las neurociencias surgen desde la década de los 60, es en los últimos años que el
estudio científico del cerebro adquiere mayor relevancia con el surgimiento de proyectos
como “La Década del Cerebro”, “Brain” o “El Conectoma Humano”. Este auge crea la
urgente necesidad de que los resultados que se están obteniendo en los laboratorios de
neurociencias lleguen a las aulas de clases, y viceversa, que las necesidades del aula sean
comunicadas a los científicos que están estudiando el cerebro, hablamos de un puente de
dos vías, que comunique a la neurociencia con la educación.

Las investigaciones relacionadas con el proceso de desarrollo cerebral que se están


realizando en el ámbito neurocientífico, están cambiando el discurso acerca de la atención
y educación de la primera infancia, ya que padres, educadores, organismos
gubernamentales y no gubernamentales empiezan a entender que la educación,
principalmente en esta etapa de la vida, desempeña un papel protagónico en la
estructuración y funcionalidad del sistema nervioso y del cerebro y esto a su vez a lo largo
de la vida. (Campos. A. L.)

La contribución de las Neurociencias en su conjunto, neurobiología (el estudio del sistema


nervioso a nivel celular), neurofisiología (el estudio del funcionamiento del sistema
nervioso), neurodesarrollo (el estudio del desarrollo del sistema nervioso), neurociencia
cognitiva (el estudio de las capacidades de la mente como manifestación del
cerebro), neurolingüística (el estudio de cómo tiene lugar en el cerebro el aprendizaje de las
lenguas), neuropsiquiatría (el estudio de las alteraciones del funcionamiento del sistema
nervioso), psicofarmacología, etc. (Cajal, 2006) representan un potencial alternativo para los
problemas de la educación. Puesto que las neurociencias proporcionan una explicación
científica de los procesos de aprendizaje, constituyen una nueva y prometedora área de
estudio para responder a las preguntas ¿cómo es que las personas aprenden?, ¿cuáles son
los mecanismos que explican cómo se da el proceso de aprendizaje?, ¿qué aspectos limitan
a los estudiantes en su aprendizaje?, ¿cómo se almacena información en la memoria?,
¿cómo puede recurrirse a la información almacenada cada vez que sea necesario? Este
conjunto de disciplinas, aportan al campo pedagógico conocimientos fundamentales acerca
de las bases del aprendizaje, de la memoria, de las emociones y de muchas otras funciones
cerebrales que pueden ser estimuladas y fortalecidas en el aula y de los aspectos que
inciden en su desarrollo. (Moncada, G. & López, V. 2014)
Comprender el funcionamiento del cerebro permitirá a la pedagogía considerar nuevas
variables en el proceso, por ejemplo, las implicaciones de la pobreza o de la violencia,
fenómenos que aquejan a nuestro país y cuyos impactos en la función cerebral se
desconocen. Así mismo, considerar los efectos de las emociones y de la motivación,
intrínseca y extrínseca, en el rendimiento escolar y comprender cómo los factores propios
del sistema o propios del individuo que aprende y de su entorno, pueden convertirse en
estimulantes o desalentadores para el aprendizaje.

uando la biología, la psicología y la pedagogía convergen:


Neuroeducación

Después de al menos tres décadas de investigación se sabe mucho acerca de cómo


aprende el cerebro, cómo se desarrollan las redes neuronales antes y después del
nacimiento, cómo el cerebro adulto es capaz de seguir creciendo y aprendiendo a lo largo
de la vida gracias a la neuroplasticidad y se conoce muy bien el fundamental rol que juegan
las emociones en el aprendizaje y la memoria y, en consecuencia, se comienza a identificar
cuáles son la circunstancias o condiciones en que el cerebro puede aprender en forma más
eficiente o por el contrario, qué aspectos limitan su desarrollo. (IDEM)

La ciencia del cerebro avanza rápidamente gracias al acelerado desarrollo de la tecnología


que permite su estudio. Ahora es posible visualizar en tiempo real las áreas del cerebro que
se activan ante ciertos estímulos y aunque todavía queda mucho por aprender, ya se
empiezan a tener resultados que podrían ser altamente significativos en las aulas de clases.
Sin embargo, aún no se dispone de un puente de comunicación bien definido entre estos
hallazgos neurocientíficos y las políticas y prácticas educativas, principalmente en un país
como el nuestro.

De la relación entre los estudios del funcionamiento del cerebro, de la mente y la conducta
humana y de los procesos de enseñanza- aprendizaje en los individuos, surge la
neuroeducación que vincula las neurociencias con la psicología y la pedagogía (véase el
siguiente esquema). El esquema muestra que en el vasto campo de estudio de estas tres
disciplinas, hay un punto en común, el relacionado con la educación y el aprendizaje. Las
tres buscan, aunque de manera distinta, optimizar el proceso de aprendizaje. Los aportes
de cada una de ellas son complementarios, no son contradictorios ni compiten entre sí, sino
que en conjunto proporcionan la mejor comprensión posible de la forma en que el cerebro
humano aprende.

El término Neuroeducación, Neurodidáctica o Neuropedagogía surge en 1988 cuando


Preiss, propuso introducir una asignatura autónoma en la Universidad de Freiburgo, basada
en la investigación cerebral y en la pedagogía. De acuerdo con esta nueva disciplina, la
pedagogía escolar y la didáctica general deben conceder más importancia al hecho de que
el aprendizaje se basa en procesos cerebrales y que los resultados cognitivos se amplían
paralelamente al desarrollo del cerebro infantil. Sobre esa base, la Neuroeducación,
investiga las condiciones bajo las que el aprendizaje humano puede llevarse al máximo.

Configurar el aprendizaje de la forma que mejor encaje en el desarrollo del cerebro es


entonces tarea de la Neuroeducación y lo logra a la luz de los nuevos conocimientos de la
investigación en neurociencias. La Neuroeducación posibilita la comprensión de los
mecanismos cerebrales que subyacen al aprendizaje, a la memoria, al lenguaje, a los
sistemas sensoriales y motores, a la atención, a las emociones y al comportamiento, entre
otros. Además, ayuda a reconocer los factores de riesgo para el desarrollo cerebral, entre
los cuales están la desnutrición, las emociones negativas, la anemia, el alto nivel de estrés,
el maltrato verbal o físico, para citar algunos. Esta información le dará al ámbito educativo
mayores posibilidades para reducir o evitar los factores de riesgo, a fin de hacer más
saludable y adecuado el entorno de formación.

La Neuroeducación nos acerca a las más recientes investigaciones sobre el cerebro y el


funcionamiento de los circuitos nerviosos involucrados con la matemática, la lectura, la
música y el arte, lo cual permite que los educadores (profesionales o padres) tengan una
base más sólida para innovar su propuesta educativa. Las investigaciones también han
demostrado que la práctica de determinadas habilidades puede modificar el cableado del
cerebro, haciendo que nuevas conexiones sinápticas se establezcan o se refuercen las
existentes. En lo que se refiere a las investigaciones relacionadas con las funciones
ejecutivas del cerebro, por ejemplo, las que corresponden a la corteza prefrontal (la cual
toma aproximadamente 20 años en madurar y que estudiaremos más adelante), las
evidencias demuestran que tales funciones empiezan a desarrollarse en la primera
infancia (Campos, 2010a).

Indudablemente, los estudios acerca del desarrollo del cerebro han demostrado que es
justamente en la primera infancia donde se sientan las bases para las funciones cerebrales
superiores, como la memoria, el razonamiento lógico, el lenguaje, la percepción espacial y
visual, la discriminación auditiva, entre otras. Entender el proceso de desarrollo cerebral, los
principios regidos por el sistema nervioso relacionados con el aprendizaje o la conducta
marcará una enorme diferencia en el rol de los padres y educadores con relación al
desarrollo de los talentos (Campos, 2010a).

¿Cuáles son los aportes de la neuroeducación?

La Neuroeducación no sólo implica ayudar a proponer nuevos métodos de aprendizaje que


tengan en cuenta al cerebro en desarrollo, sino también mostrar que una cualidad esencial
del ser humano es la predisposición y la disposición para aprender; en definitiva, la
Neuroeducación agregará una nueva dimensión al proceso educativo.
Según Campos (2010b) la neuroeducación nos da la oportunidad de compartir con docentes
y padres, madres de familia lo que se sabe sobre aprendizaje. ¿Qué se puede decir de los
efectos de un entorno enriquecido en el desarrollo del cerebro? La neuroeducación nos
permitirá explicar a un profesor(a) de secundaria qué función ejecutiva ocurre en el cerebro
y cómo es posible influir en el juicio a medida que se desarrollan lecciones con sentido de
ética, por ejemplo. Permitiría utilizar lo que se sabe para establecer las reglas de aprender
a diseñar una clase que en realidad contribuya a hacer más inteligentes a los jóvenes. Podría
utilizarse para ayudar a prevenir, revertir o detener el daño cerebral inducido por negligencia,
abuso, o incluso desnutrición en aquellos niños en riesgo. Sería posible imaginar un día
escolar, que incorpore el conocimiento de la influencia de los factores biológicos de estrés y
el buen dormir en la capacidad de los niños para aprender y recordar. Podríamos listar una
serie de cosas que sería posible traducir a la aplicación de la práctica educativa cuando ésta
se nutre de los resultados de una rigurosa investigación en el área de la neurociencia y
probar su eficacia mediante la creación de escuelas experimentales, pruebas de aprendizaje
informal y otras medidas.

Para considerar si esta nueva ciencia realmente es necesaria para la innovación y


transformación de nuestros centros educativos y para el fortalecimiento de la calidad de la
educación, Campos (2010b) sugiere un ejercicio mental intentando responder a las
siguientes preguntas: ¿qué sistemas de memoria están involucrados cuando las y los
alumnos aprenden datos y fechas relacionados con la Segunda Guerra Mundial?, ¿qué
estrategias promoverán la retención de este aprendizaje?, ¿el éxito del aprendizaje y de la
retención está en la cantidad de veces que el profesor(a) repite un ejercicio o en el sentido
y significado que el alumno(a) encuentra en la propuesta?, ¿qué diferencia hay entre las
clases de cátedra y los proyectos con relación a la cantidad de información asimilada?, ¿las
emociones ejercen influencia en la memoria episódica? Estas son algunas de las preguntas
en lo que se refiere a la memoria –función cerebral– que está activada en las aulas de todos
los centros educativos del mundo. El que un educador las sepa responder va a depender de
cuánto sabe él o ella acerca de cómo el cerebro adquiere, almacena y evoca un aprendizaje.

La Neuroeducación, al permitir que el maestro entienda las particularidades del sistema


nervioso y del cerebro en particular y, a la vez, relacione este conocimiento con el
comportamiento de sus alumnos(as), su propuesta de aprendizaje, su actitud, el ambiente
del aula, entre otros factores, puede ser el paso inicial en la formación y capacitación docente
que marcará la diferencia en la calidad de la educación (Campos, 2010b). Esto nos mueve
a un enfoque más integral del proceso de aprendizaje: el enfoque biopsicosocial.

Principales hallazgos de la neurociencia con impacto en


la educación

La neuroeducación como área multidisciplinar emergente se ha visto favorecida con los


hallazgos de la neurociencia. Un buen resumen sobre los hallazgos neurocientíficos que son
relevantes para la educación se encuentra en el siguiente documento
titulado: “Neuroeducación: 25 hallazgos en 25 años”. Para leer el documento haga
clic en el título del mismo.

El cerebro humano ha creado todo lo artificial que vemos en nuestro entorno, ha sido capaz
de llegar a Marte y de explorar las profundidades del océano en aparatos que desafían las
leyes de la naturaleza. Ha creado una estación espacial y se adelanta en la búsqueda de la
preservación de la vida, pero aún le queda un gran enigma por resolver… entender su propio
funcionamiento. Aunque todavía queda mucho por conocer acerca del cerebro, no podemos
desconocer lo importante de este órgano para la vida humana en la forma que la conocemos
y su sorprendente capacidad del cerebro humano para crear. Si logramos que usted aprenda
habremos modificado algunas conexiones en su cerebro y también habremos utilizado
nuestro cerebro de la mejor manera para lograrlo.

¡Vamos pues a conectar nuestros cerebros en un proceso común de enseñanza y


aprendizaje de nuestro cerebro hasta el suyo!

Principales hallazgos de la neurociencia con impacto en


la educación

La neuroeducación como área multidisciplinar emergente se ha visto favorecida con los


hallazgos de la neurociencia. Un buen resumen sobre los hallazgos neurocientíficos que son
relevantes para la educación se encuentra en el siguiente documento
titulado: “Neuroeducación: 25 hallazgos en 25 años”. Para leer el documento haga
clic en el título del mismo.

El cerebro humano ha creado todo lo artificial que vemos en nuestro entorno, ha sido capaz
de llegar a Marte y de explorar las profundidades del océano en aparatos que desafían las
leyes de la naturaleza. Ha creado una estación espacial y se adelanta en la búsqueda de la
preservación de la vida, pero aún le queda un gran enigma por resolver… entender su propio
funcionamiento. Aunque todavía queda mucho por conocer acerca del cerebro, no podemos
desconocer lo importante de este órgano para la vida humana en la forma que la conocemos
y su sorprendente capacidad del cerebro humano para crear. Si logramos que usted aprenda
habremos modificado algunas conexiones en su cerebro y también habremos utilizado
nuestro cerebro de la mejor manera para lograrlo.

¡Vamos pues a conectar nuestros cerebros en un proceso común de enseñanza y


aprendizaje de nuestro cerebro hasta el suyo!

Sistema Nervioso Central


Cuando hablamos del sistema nervioso central, nos referimos al sistema que se encarga de
recibir los impulsos nerviosos, los analiza e interpreta y responde de la manera adecuada;
es el centro de control de mandos del organismo.

Cómo vemos en la imagen el SNC está compuesto por dos estructuras principales: el
encéfalo y la médula espinal, que a su vez se dividen en otros componentes. Estas son
estructuras vitales por lo que se encuentran protegidas por el esqueleto, el cráneo protege
al encéfalo y la columna vertebral protege a la médula.

El encéfalo, controla el pensamiento, la memoria, las emociones, el tacto, la capacidad para


el movimiento, la vista, la respiración, la temperatura, el apetito y todos los procesos que
regulan nuestro cuerpo. Para fines de estudio el encéfalo se divide en cinco partes
agrupadas por su origen embrionario de la siguiente manera:

1. Prosenecéfalo o cerebro anterior

a. Telencéfalo, constituido por lo que

b. Diencéfalo, contiene al tálamo e hipotálamo

2. Mesencéfalo o cerebro medio

c. Mesencéfalo, incluye el téctum y el

3. Rombencéfalo o cerebro posterior

d. Metencéfalo, incluye la

e. Mielencéfalo o bulbo raquídeo

Encéfalo

Cerebro (Telencéfalo)

Es el más grande de los órganos del SNC y media sus funciones más complejas. Es el
encargado de procesar la información y controlar y coordinar todos los movimientos
voluntarios. Es responsable del aprendizaje, la cognición y de las funciones que permiten
mantener la homeostasia en el cuerpo (temperatura, presión sanguínea y latidos del
corazón). Logra el funcionamiento correcto de sus actividades a través de una interacción
entre las partes que lo componen.
El cuerpo humano tiene una línea simétrica que recorre desde la parte superior de la cabeza
hasta los pies (p. ej., ojos derecho e izquierdo, manos, piernas, etc.). El cerebro también
está dividido en dos partes principales: los hemisferios izquierdo y derecho. Anatómicamente
estas partes son iguales, sin embargo el hemisferio derecho controla la mayoría de las
actividades en el lado izquierdo del cuerpo y viceversa. Por lo tanto, un daño sufrido en el
hemisferio derecho afecta el lado izquierdo del cuerpo. Se ha visto que el hemisferio derecho
juega un rol clave en las habilidades espaciales y el reconocimiento de facciones, mientras
que el hemisferio izquierdo alberga redes cruciales involucradas en el lenguaje, las
matemáticas y la lógica (Figura 3.4). Ambos hemisferios se comunican por medio de una
banda de hasta 250 millones de fibras nerviosas conocidas como el cuerpo calloso. Por lo
tanto, aunque hay algunas actividades que aparentemente son dominantes en un
hemisferio, ambos contribuyen a la actividad cerebral como un todo (OCDE, 2009).

Para que conozca las funciones generales de cada hemisferio haga clic aquí. También lo
invito a hacer clic en la imagen donde muestra de manera específica las habilidades de cada
uno de los hemisferios.

En el cerebro encontramos la corteza cerebral (córtex), una capa multihoja de células


nerviosas de 2 a 4mm de espesor en la superficie que equivale a dos mil centímetros
cuadrados. La corteza se compone de materia gris (cuerpos neuronales), así como también
de materia blanca (axones). Para acomodarse en el espacio limitado que le proporciona el
cráneo, la corteza se repliega y forma surcos. Es así como se forman las
llamadas circunvoluciones y las cisuras. La corteza alberga una gran proporción de las
neuronas del cerebro humano y entra en juego en las funciones de orden superior

Las cisuras y las circunvoluciones permiten hacer un mapa de la superficie del cerebro. Hay
tres cisuras principales: la cisura longitudinal, que es la que divide al cerebro en dos
hemisferios; la central que se observa en la región media de cada hemisferio partiendo de
la longitudinal y lo divide en una región anterior y otra posterior; y la lateral que divide el
hemisferio en una región dorsal y otra ventral. Así se observan también las
circunvoluciones precentral (motora), poscentral superior temporal (auditiva).

Cada hemisferio se divide simétricamente en cuatro lóbulos:

 Temporal

 Frontal

 Parietal

 Occipital

Mientras que cualquier destreza o habilidad compleja depende de la acción coordinada de


redes neuronales entre los lóbulos, cada lóbulo puede asociarse de manera aproximada con
funciones particulares (aunque el resumen a continuación representa el estado actual del
conocimiento y puede modificarse en el futuro de acuerdo con investigaciones posteriores).
El lóbulo frontal está involucrado en la planificación y la acción; el lóbulo temporal juega un
rol importante en la audición, la memoria y el reconocimiento de objetos; el lóbulo parietal
está involucrado en la sensación y el procesamiento espacial, y el lóbulo occipital es esencial
para la visión. Cada lóbulo se subdivide aún más en redes entrelazadas de neuronas
especializadas para procesamientos muy específicos de información (OCDE, 2009).

El lóbulo frontal incluye la corteza motora primaria, el giro frontal superior, el giro frontal
medio y el giro frontal inferior (ver Figura 2.3.). La corteza primaria motora está involucrada
en el control voluntario de los movimientos de las partes del cuerpo, el giro frontal superior
en la planificación y ejecución de los movimientos, y el giro frontal medio en la ejecución de
funciones ejecutivas de nivel elevado y procesos de toma de decisiones. Este lóbulo se
asocia con muchas funciones cognitivas de orden superior, incluyendo la planificación, el
juicio, la memoria, la resolución de problemas y el comportamiento. En general, la corteza
frontal tiene una función ejecutiva: controlar y coordinar el comportamiento (incluyendo el
comportamiento socialmente indeseable). En la medida que el cerebro humano madura
hacia la edad adulta hay una milienización progresiva desde la parte posterior hacia la parte
delantera de éste. Dado que los axones mielinizados llevan los impulsos de manera más
rápida que los no mielinizados, la madurez cerebral se asocia con un mejor funcionamiento
ejecutivo, mientras que la desmielinización (la pérdida de la mielina) se asocia con
enfermedades tales como la esclerosis múltiple.

El lóbulo parietal puede subdividirse en el lóbulo parietal superior y el lóbulo parietal


inferior, los cuales están separados por el sulcus intraparietal. El precuneus, el giro
postcentral, el giro supramarginal y el giro angular son partes del lóbulo parietal. Se ha
asociado a áreas del lóbulo parietal con el aprendizaje matemático; también con la
información sensorial y el procesamiento visoespacial. El giro angular se asocia al lenguaje
y a la cognición, incluyendo el procesamiento de metáforas y otras abstracciones.

El lóbulo temporal está relacionado con el procesamiento auditivo y la audición, incluyendo


el habla, particularmente en el caso del lóbulo temporal izquierdo. Está asociado con poner
nombres, con la comprensión y otras funciones del lenguaje. El giro izquierdo fusiforme es
parte del lóbulo temporal y se asocia con el reconocimiento de palabras, de números, de
facciones y con el procesamiento de información de colores. El área de Broca en el giro
frontal inferior (córtex prefrontal) se asocia con la producción del habla, el procesamiento y
la comprensión del lenguaje. El área de Broca está conectada a otra llamada el área de
Wernicke,, que se ubica en el cruce de los lóbulos temporal y parietal, solamente en el
hemisferio izquierdo, y está involucrada en el reconocimiento del habla.

El lóbulo occipital se ubica en la parte posterior del cerebro, sobre el cerebelo. En la


porción interior de este lóbulo se encuentra la corteza visual primaria. El lóbulo occipital se
asocia con el procesamiento visual,

Diencéfalo

El diencéfalo contiene dos estructuras: el tálamo y el hipotálamo. El tálamo es la gran


estructura compuesta por dos partes que constituyen la porción superior del tronco o tallo
encefálico. También incluye muchos pares diferentes de núcleos la mayoría de los cuales
se extienden hasta la corteza. Algunos son núcleos de relevo sensorial ya sea visual,
auditivo o somatosensorial, es decir, núcleos que reciben señales de los receptores
sensitivos, los procesan y luego los transmiten a las zonas apropiadas en las regiones
sensitivas. El hipotálamo se localiza justo debajo del tálamo, de ahí su nombre, y juega un
papel importante en el control de varias de las conductas de motivación. Hasta cierto punto
ejerce sus efectos regulando la liberación de hormonas por parte de la hipófisis (Figura 10).

La médula espinal

La médula espinal es la responsable de comunicar el encéfalo con el resto del cuerpo tanto
de enviar los impulsos recibidos como de enviar la respuesta a los diferentes órganos y
terminales nerviosas. Cuando se hace una sección transversal, resulta evidente que la
médula espinal contiene dos zonas diferentes: una zona interna formada por sustancia gris
con forma de H, rodeada por una zona de sustancia blanca. En su mayor parte, la sustancia
gris está compuesta por cuerpos celulares e interneuronas amielínicas; mientras que la
sustancia blanca lo está por axones mielínicos. (Es la mielina lo que le da a la sustancia
blanca su brillo blanco satinado). Los dos brazos dorsales de la sustancia gris de la médula
se designan astas

Pares de nervios raquídeos están unidos a la médula espinal, uno a la izquierda y otro a la
derecha, en 31 niveles diferentes de la médula. Cada uno de los 62 nervios raquídeos se
divide cerca de la médula y sus axones se unen a la médula espinal a través de dos raíces:
la raíz dorsal o la raíz ventral. (Pinel, 2007)

Para reforzar lo aprendido hasta el momento le invito a leer el siguiente artículo ¿Quién es
quién en el Sistema Nervioso?. Para poder leer haga clic en el título del mismo.

Le invito a ver el interesante video titulado para ver el video haga clic en el mismo.

Otras estructuras importantes

Aunque gran parte de la región subcortical del telencéfalo está ocupada por axones que
proyectan a y desde la neocorteza, existen varios grandes grupos nucleares subcorticales.
A algunos de ellos se les considera parte, bien del sistema límbico, o bien del sistema motor
de los ganglios basales.

Sistema límbico
El sistema límbico es un circuito de estructuras de la línea media que rodean el tálamo
(límbico significa “anillo”). Participa en la regulación de las conductas motivadas –que
incluyen las cuatro F (en inglés) de la motivación: huir (fleeling), comer (feeding), luchar
(fighting) y tener sexo (sexual behaviour). Además de otras estructuras ya mencionadas
aquí, como los cuerpos mamilares y el hipotálamo, las principales estructuras del sistema
límbico incluyen a la amígdala, el trígono cerebral, la corteza cingulada y el septum
pellucidum.

Comenzaremos por la amígdala –un núcleo con forma de almendra localizada en el polo
anterior del lóbulo temporal-. Posterior a la amígdala está el hipocampo, que atraviesa el
lóbulo temporal medio bajo el tálamo. A continuación vienen la corteza cingulada y
el trígono cerebral. La corteza cingulada es una amplia región de la neocorteza de
la circonvolución del cíngulo (o del cuerpo calloso) en la cara medial de los hemisferios
cerebrales, justo en el plano superior del cuerpo calloso. El trígono cerebral (o fórnix, que
significa arco), el fascículo principal del sistema límbico, también rodea al tálamo dorsal.
Parte del extremo dorsal del hipocampo y gira hacia arriba, describiendo un arco. El septum
es un núcleo de la línea media, situado en el polo anterior de la corteza cingulada. (Pinel,
2007)

Podrían ser las conexiones entre la amígdala y el hipocampo las que hacen que las
memorias de sucesos emotivos se formen tan rápidamente y sean tan duraderas. (Sarah-
Jayne Blakemore; Uta Frith, 2012)

Figura 14: Estructuras del Sistema Límbico


Fuente: Wikimedia
Ganglios Basales

La amígdala también forma parte de los ganglios basales. Extendiéndose desde cada
amígdala primero en dirección posterior y luego en dirección anterior, se encuentra el gran
núcleo caudado parecido a una cola (caudado significa con forma de cola). Cada
núcleo caudado forma un círculo casi completo; en el centro, conectado a él por una serie
de puentes de fibras, está el putamen. El putamen y el núcleo se conocen como el
neoestriado. La otra estructura de los núcleos basales es pálida estructura circular conocida
como globo pálido.

Estas áreas, ubicadas principalmente en los ganglios basales, quizá sean las encargadas
de producir la sensación de bienestar que anima a los jugadores a seguir adelante cuando
tienen una buena racha. (Sarah-Jayne Blakemore; Uta Frith, 2012)

La Protección del SNC

Meninges

El encéfalo y la médula espinal (el SNC) son los órganos más protegidos del cuerpo. Están
recubiertos por huesos y envueltos por tres membranas protectoras, las tres meninges. La
meninge externa es una resistente membrana llamada duramadre. En la cara interna de la
duramadre está la fina membrana aracnoides (membrana con forma de tela de araña). Por
debajo de la membrana aracnoides se encuentra el llamado espacio subaracnoideo, que
contiene numerosos vasos sanguíneos de gran tamaño y líquido cefalorraquídeo; y luego la
meninge interna, la delicada piamadre, que está adherida a la superficie del SNC.

Líquido Cefalorraquídeo

El líquido cefalorraquídeo (LCR) también protege el SNC; llena el espacio subaracnoideo, el


conducto central de la médula espinal y los ventrículos cerebrales. El LCR sostiene y
amortigua el cerebro. Estas dos funciones son muy evidentes en paciencia a quienes se les
ha extraído líquido cefalorraquídeo; sufren agudos dolores de cabeza y sienten punzadas
de dolor cada vez que mueven la cabeza.

Barrera Hematoencefálica

El encéfalo es un órgano electroquímico delicadamente afinado cuya función puede


alterarse gravemente debido a la introducción de ciertas sustancias químicas. Por fortuna
hay un mecanismo que impide el paso de muchas sustancias tóxicas desde la sangre al
encéfalo: la barrera hematoencefálica. Esta barrera es una de las consecuencias de la
estructura propia de los vasos sanguíneos cerebrales. En el resto del organismo, las células
que componen las paredes de los vasos sanguíneos están laxamente unidas, de manera
que la mayoría de las moléculas pasan fácilmente a través del tejido circundante. En el
encéfalo, sin embargo, las células están compactamente unidas, formando una barrera que
frena el paso de muchas moléculas –particularmente aquellas de gran tamaño-. El grado en
que los psicofármacos influyen en los procesos psicológicos depende de la facilidad con la
que atraviesan la barrera hematoencefálica. (Pinel, 2007)

Sistema Nervioso Periférico

El sistema nerviosocontrolestá compuesto por los nervios que están distribuidos por todo el
cuerpo y que conectan al SNC con los órganos sensoriales, músculos y glándulas. Aquellos
nervios que se ramifican del encéfalo son los que llamamos nervios craneales y los de la
médula espinal son los nervios raquídeos. La información que viaja a través de estos nervios
puede viajar en ambas direcciones: del SNC a los órganos (señal eferente) o de los órganos
al SNC (señal aferente). El SNP se subdivide en dos:

1. Sistema Nervioso Autónomo

2. Sistema Nervioso Somático

Observe el siguiente esquema que resume la división del Sistema Nervioso Periférico:

Para ampliar lo relacionado con el Sistema Nervioso Parasimpático le invito hacer clic aquí.

Sistema Nervioso Autónomo

Constituido por los nervios que conectan el SNC con los órganos viscerales como el corazón,
estómago, intestinos y otras glándulas. Todos estos órganos cumplen con
diversas funciones que son involuntarias e inconscientes y es a través de los nervios que el
cerebro los controla. Aunque todos los sistemas corporales contribuyen a la homeostasis, la
relativa estabilidad de nuestro medio interno depende en gran medida de las acciones del
SNA. Las vísceras envían señales continuamente al SNC y los nervios autónomos realizan
los ajustes necesarios para respaldar las funciones corporales del mejor modo posible. Por
ejemplo el flujo sanguíneo se deriva a zonas más “necesitadas”, la respiración y el latido
cardíaco se aceleran o enlentecen. La mayor parte de este preciso ajuste tiene lugar sin ser
consciente de ello ni prestarle ninguna atención: muy pocas personas se dan cuenta del
momento en que se dilatan sus pupilas o disminuye el calibre de sus arterias, por esta razón
también se le denomina sistema nervioso involuntario. (Marieb, 2008) Las señales
autónomas de este sistema se transmiten al cuerpo mediante dos subdivisiones principales
cuya característica principal es la de tener comportamientos antagónicos (contrarios), este
sistema se subdivide en:

 Sistema Nervioso Simpático, que son los nervios que proyectan desde el SNC hasta
la zona lumbar y torácica de la médula espinal.

 Sistema Nervioso Parasimpático, nervios encargados de proyectar desde el encéfalo


y la región sacra (zona más baja de la espalda) de la médula espinal. (Pinel, 2007)

El cuadro 3.1 muestra un resumen de la actividad simpática y parasimpática en


&Derrickson (2013).

Cuadro 3.1 Efectos de las divisiones simpáticas y parasimpáticas del sistema nervioso
autónomo.

ÓRGANO/SISTEMA EFECTOS DEL EFECTOS DEL


PARASIMPÁTICO SIMPÁTICO
Sistema digestivo Aumenta la movilidad Disminuye la actividad del
intestinal y las secreciones de sistema digestivo.
las glándulas digestivas.
Contrae los esfínteres, por
Relaja los esfínteres. ejemplo el esfínter anal.
Pulmones Contrae los bronquíolos Dilata los bronquíolos
Vejiga urinaria/uretra Relaja los esfínteres, nos Contrae los esfínteres,
permite orinar impide orinar.
Corazón Disminuye la frecuencia Aumenta la velocidad y la
cardíaca, enlentece, calma. fuerza del latido cardíaco.
Glándulas salivares Estimula, aumenta la Inhibe la secreción, provoca
secreción de saliva. la boca seca
Ojo Contrae la pupila Dilata las pupilas
Pene Causa la erección Causa la eyaculación

Sistema Nervioso Somático

Es la parte del SNP que se relaciona con el medio externo. Conecta los músculos y la piel
al SNC, a diferencia del SNA, está involucrado con actividades conscientes. Está formado
por nervios aferentes, que transmiten las señales sensitivas desde la piel, los músculos
esqueléticos, las articulaciones, los ojos, los oídos, etc; y los nervios eferentes que conducen
las señales motoras desde el SNC hasta los músculos esqueléticos. (Pinel, 2007)
Nervios Craneales

La mayor parte de los nervios del SNP surgen de la médula espinal, pero hay 12 pares de
excepciones: los 12 pares de nervios craneales, que surgen del encéfalo. Se les numera de
forma secuencial, desde la parte de delante hacia la de atrás. Los pares craneales incluyen
nervios puramente sensitivos, tales como el nervio olfativo (I par) y el nervio óptico (II par),
pero la mayoría contienen tanto fibras sensitivas como fibras motoras. El nervio vago (X par)
es el de mayor longitud; engloba fibras motoras que van desde el intestino y proceden de él.
Las fibras motoras neurovegetativas de los pares craneales son parasimpáticas.

Los neurólogos frecuentemente examinan las funciones de los diversos pares craneales a
fin de basar sus diagnósticos. Ya que las funciones y localización de los pares craneales
son específicas, la alteración de las funciones de un determinado par craneal proporciona
una pista excelente sobre la localización y extensión de un tumor y de otros tipos de
patología cerebral. (Pinel, 2007)

¡Éxito y adelante, a realizar las actividades de aprendizaje!

Introducción a los problemas de aprendizaje

En 1962, Samuel Kirk utiliza el término problemas de aprendizaje (PA) para referirse a un
retraso o trastorno en el desarrollo del habla, lenguaje, lectura, escritura o habilidades
matemáticas resultantes de disfunciones cerebrales o problemas emocionales. Se considera
hoy, que los problemas emocionales o de interacción social pueden existir
concomitantemente pero no se consideran como causantes de problemas de
aprendizaje (Mónica Rosselli; Esmeralda Matute; Alfredo Ardila, 2010).

La hipótesis de la posible existencia de alteraciones cerebrales asociadas con los PA fue


apoyada posteriormente con los trabajos de Albert Galaburda y Norman Geschwind, quienes
en el análisis postmortem de un individuo con dislexia encontraron diferencias en el tamaño
del plano temporal del hemisferio izquierdo, así como cambios en la caracterización de la
corteza cerebral en áreas asociadas con la lectura. Las diferencias en el funcionamiento
cerebral durante tareas de lenguaje entre individuos disléxicos y lectores normales han sido
corroboradas recientemente utilizando técnicas modernas de neuroimagen (Mónica
Rosselli; Esmeralda Matute; Alfredo Ardila, 2010)

Desde comienzos del siglo XX aparecen algunas observaciones aisladas sobre las posibles
patologías subyacentes a los problemas de aprendizaje, dando lugar a la neuropsicología. El
neuropsicólogo infantil, es un especialista en evaluación y tratamiento de niños o
adolescentes con alteraciones cognitivas, conductuales o académicas, relacionadas con
problemas congénitos o lesión cerebral. En todos estos casos, se requiere de conocimiento
suficiente relacionado con la maduración cerebral (Mónica Rosselli; Esmeralda Matute;
Alfredo Ardila, 2010).

Un problema de aprendizaje puede causar que una persona tenga dificultades aprendiendo
y usando ciertas destrezas. Las destrezas que son afectadas con mayor frecuencia son:
lectura, ortografía, escuchar, hablar, razonar, y matemática. Los investigadores creen que
los problemas del aprendizaje son causados por diferencias en el funcionamiento del
cerebro y la forma en la cual éste procesa información. Los niños con problemas del
aprendizaje no son “tontos” o “perezosos”. De hecho, ellos generalmente tienen un nivel de
inteligencia promedio o superior al promedio. Lo que pasa es que sus cerebros procesan la
información de una manera diferente. (National Dissemination Center for Children with
Disabilities, 2015)

No hay una única señal que indique que una persona tiene un problema de aprendizaje. Los
expertos buscan una diferencia notable entre el progreso escolar actual y el nivel de
progreso que podría lograr, dada su inteligencia o habilidad. También hay ciertas
indicaciones que podrían significar que el niño y niña tiene un problema de aprendizaje. La
mayoría de ellas están con las tareas de la escuela primaria, ya que es cuando tienden a
descubrirse.

Es probable que el niño y niña no exhiba todas estas señales, o aún la mayoría de ellas. Sin
embargo, si exhibe varios de estos problemas, entonces los padres, madres y el maestro(a)
deben considerar la posibilidad de que el niño o niña tenga un problema de aprendizaje:

 Puede tener problemas en aprender el alfabeto, hacer rimar las palabras o conectar
las letras con sus sonidos.

 Puede cometer errores al leer en voz alta, y repetir o detenerse a menudo.

 Puede no comprender lo que lee.

 Puede tener dificultades con deletrear palabras.

 Puede tener una letra desordenada o tomar el lápiz torpemente.

 Puede luchar para expresar sus ideas por escrito.

 Puede aprender el lenguaje en forma atrasada y tener un vocabulario limitado.

 Puede tener dificultades en recordar los sonidos de las letras o escuchar pequeñas
diferencias entre las palabras.

 Puede tener dificultades en comprender bromas, historietas cómicas ilustradas, y


sarcasmo.

 Puede tener dificultades en seguir instrucciones.


 Puede pronunciar mal las palabras o usar una palabra incorrecta que suena similar.

 Puede tener problemas en organizar lo que él o ella desea decir o no puede pensar
en la palabra que necesita para escribir o conversar.

 Puede no seguir las reglas sociales de la conversación, tales como tomar turnos, y
puede acercarse demasiado a la persona que le escucha.

 Puede confundir los símbolos matemáticos y leer mal los números.

 Puede no poder repetir un cuento en orden (lo que ocurrió primero, segundo,
tercero).

 Puede no saber dónde comenzar una tarea o cómo seguir desde allí. (National
Dissemination Center for Children with Disabilities, 2015)

Daño cerebral

Los problemas de aprendizaje pueden tener diferentes orígenes, entre ellos, el daño
cerebral. El estudio del daño cerebral en seres humanos tiene dos finalidades:

1. Aumenta nuestro conocimiento del cerebro sano.

2. Sirve de base para la elaboración de nuevos tratamientos.

Estudiaremos algunas causas del daño cerebral.

Tumores cerebrales

Un tumor consiste en una masa de células que se desarrollan independientemente del resto
del organismo. Alrededor del 20% de los tumores que se han encontrado en el encéfalo son
meningiomas (tumores que se desarrollan en las meninges, las 3 capas que recubren el
SNC). Estos tumores crecen dentro de su propia membrana, por lo que son fáciles de
detectar. Por lo general son benignos (es decir que se pueden extirpar
quirúrgicamente) (Pinel, 2007).

Trastornos vasculares cerebrales

Las apoplejías, son TVC que provocan daño cerebral. Existen 2 tipos:

1. Los que se deben a una HEMORRAGIA CEREBRAL.

Este ocurre cuando se rompe un vaso sanguíneo del cerebro y la sangre se infiltra
en el tejido nervioso y termina por dañarlo. Una causa frecuente es la ruptura de un
aneurisma, que es una dilatación patológica de forma abombada que se forma en la
pared del vaso sanguíneo. Los aneurismas pueden ser congénitos o el resultado de
exposición a agentes tóxicos o infecciones.

2. Los que se deben a una ISQUEMIA CEREBRAL

Esta es una alteración del riego sanguíneo a una región del encéfalo. Las tres causas
principales son:

 Trombosis: un tapón que bloquea el flujo de sangre.

 Embolia: un tapón que viene desde un vaso más grande que se aloja en un vaso
pequeño. Básicamente es un trombo que ha viajado en el torrente sanguíneo.

 Arterioesclerosis: las paredes de los vasos sanguíneos se endurecen y los


conductos se estrechan. (Pinel, 2007)

Traumatismo craneoencefálico cerrado

No es necesario que se produzca una perforación de cráneo para que el cerebro resulte
gravemente lesionado, este es el nombre que recibe este tipo de
lesión.Las contusiones suponen la lesión del sistema circulatorio cerebral, dichas lesiones
producen hemorragias internas. Un hematoma consiste en la acumulación localizada de
coágulos de sangre en un órgano o tejido, también conocidos como moretes.Cuando hay
una alteración en la consciencia después de un golpe en la cabeza y no hay una contusión,
el diagnóstico es el de contusión cerebral. (Pinel, 2007)

Infecciones del encéfalo

Una invasión del encéfalo por microorganismos es una infección cerebral, y la inflamación
resultante es una encefalitis.

 Infecciones bacterianas: cuando las bacterias infectan el cerebro suelen llevar a la


formación de abscesos cerebrales, que con frecuencia atacan e inflaman las
meninges resultando en meningitis. La penicilina y otros antibióticos a veces
eliminan la infección, pero no pueden anular las lesiones cerebrales ya causadas.

 Infecciones virales: hay dos tipos de infecciones virales: los que tienen una afinidad
particular por el tejido neural (ej. Rabia) y las que lo atacan pero no tienen mayor
afinidad por él (ej. Herpes).

Neuro toxinas

El sistema nervioso puede resultar dañado por la exposición a cualquiera de una serie de
sustancias químicas tóxicas, que pueden penetrar en la circulación general procedentes del
tubo digestivo, de los pulmones o a través de la piel. Por ejemplo, los metales pesados tales
como el mercurio y el plomo, pueden acumularse en el encéfalo y dañarlo de forma
permanente. (Pinel, 2007)

Factores genéticos

Por lo general, las enfermedades neuropsicológicas de origen genético suelen ser


transmitidas por los padres. Estos se asocian a los genes recesivos anormales. El síndrome
de Down es un trastorno genético causado no por un gen defectuoso sino por un accidente
genético, el cual se produce en el 0,15% de los nacimientos. Durante la ovulación se origina
un cromosoma 21 adicional en el óvulo y cuando éste es fertilizado hay tres cromosomas 21
en lugar de dos (Pinel, 2007).

Problemas de aprendizaje

A continuación estudiaremos los trastornos de aprendizaje según la clasificación de la


Asociación Americana de Psiquiatría (APA) , quien en el Manual Diagnóstico y Estadístico
de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), sólo reconoce como tal la dislexia o trastorno de
la lectura, la Disgrafía o trastorno de la escritura y la discalculia o trastorno del cálculo. En
un intento por unificar los términos utilizados para denominar los trastornos en el desarrollo,
generalmente se utiliza el prefijo “dis” (p.ej., dislexia, discalculia, dispraxia, entre otras) en
tanto que el prefijo “a” (p.ej., alexia, acalculia, apraxia, entre otras) se aplica a trastornos
adquiridos como consecuencia de una patología cerebral.

Dislexia

La mayoría de los niños y niñas aprenden a leer sin dificultades; sin embargo, cerca del 25%
experimentan dificultades en la lectura en algún momento de su vida escolar. Los términos
dislexia y trastorno del aprendizaje de la lectura son sinónimos. La definición actual
propuesta por la International Dyslexia Association es:

“La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje cuyo origen es neurobiológico.


Se caracteriza por dificultades en la precisión y/o fluidez en el reconocimiento de las
palabras y pobres habilidades ortográficas y de decodificación. Estas dificultades
típicamente resultan de un déficit del componente fonológico del lenguaje que con
frecuencia es inesperado en relación a otras habilidades cognitivas y a la instrucción
escolar recibida. Dentro de las consecuencias secundarias se incluyen problemas en
la comprensión lectora y una experiencia en la lectura reducida que limitan el
crecimiento del vocabulario y el manejo de información”.

A continuación se describe en más detalle la dislexia según Rosselli, Matute &


Ardila, 2010.
Etiología

Se considera que la historia familiar de dislexia es el factor de riesgo más importante para
presentarla y se ha demostrado la existencia de líneas familiares a través de estudios. Sin
embargo, esto no descarta la existencia de otros factores en la base de la aparición de este
trastorno. Defries y colaboradores (1991) señalan que entre 44% y 75% de la varianza de la
dislexia es explicada por factores genéticos y el resto por factores exógenos. Entre ellos
destaca la presencia de complicaciones pre y perinatales como infecciones virales durante
las primeras etapas de la vida intrauterina.

Neurobiología de la Dislexia

Se ha demostrado que los individuos disléxicos presentan anormalidades corticales


microscópicas, además se han observado anormalidades estructurales en el lóbulo temporal
con reducción en la asimetría que caracteriza al cerebro normal. Déjerine (1891) ubica dos
localizaciones en el hemisferio cerebral izquierdo, una de ellas en la región parieto-temporal
y la otra en la región temporo-occipital.

Prevalencia

El trastorno en la lectura representa al menos 80% de la población que muestra trastornos


de aprendizaje constituyéndolo como el trastorno de aprendizaje con mayor prevalencia. Se
ha señalado que la dislexia es más frecuente en niños que en niñas con una relación de 1.5
a 1. Los estudios longitudinales muestran que la dislexia es una condición persistente; si
bien las diferencias en el desempeño lector, entre los niños disléxicos y los lectores
normales, son más acentuadas durante los primeros grados escolares, éstas no
desaparecen aun en la vida adulta.

Variables Cognitivas

El trastorno en la lectura se asocia frecuentemente al trastorno del cálculo y al trastorno de


la expresión escrita, siendo raro relativamente hallar alguno de estos trastornos en ausencia
de otro. Si bien la dislexia puede aparecer en forma aislada, los trastornos de aprendizaje
también se hallan asociados frecuentemente a distintas enfermedades médicas como lo son
las secuelas por envenenamiento con plomo, el síndrome alcohólico fetal, etc.

Entre las funciones cognitivas que se relacionan con la dislexia, se ha encontrado un déficit
en el procesamiento auditivo rápido y el procesamiento visual. Existen otras funciones
cognitivas relacionadas con el aprendizaje de la lectura entre las cuales se destacan la
capacidad para decodificar estímulos visuales, la velocidad de denominación, la amplitud de
vocabulario, la capacidad de memoria operativa, y la habilidad para mantener la atención y
la concentración. Al respecto, Matute y colaboradores (1996) encontraron que un porcentaje
elevado de niños con problemas de lectoescritura presentaba en edad más temprana,
problemas generales de aprendizaje.

Diagnóstico

El diagnóstico de la dislexia se hace tomando en cuenta lo que la APA (Asociación


Americana de Psiquiatría) señala en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos
Mentales (DSM-IV), dónde resumiendo los criterios, se basan en tres puntos:

1. Características de la lectura (precisión, velocidad, comprensión)

2. El cociente de inteligencia

3. Interferencia de la alteración de la lectura en el rendimiento académico o en la vida cotidiana


del individuo.

Tratamiento y Pronóstico

En general, la dislexia es de relativo buen pronóstico si es atendida a tiempo, aunque esto


no quiere decir que sea siempre así. Es decir, aunque cuando la dislexia no desaparece si
se logra superar. Evidentemente, si el niño o niña que presenta este tipo de problema recibe,
desde los inicios de su aprendizaje de lectura, apoyo profesional especializado, las
dificultades se superarán más fácilmente aun cuando no alcanzan el nivel de lectura de sus
homólogos sin este tipo de trastorno. Puede resultar particularmente difícil superar la dislexia
cuando este trastorno se acompaña de otros de tipo conductual, retardos importantes en la
adquisición de lenguaje, etc.

Disgrafía

El aprendizaje de la escritura de textos es difícil y se prolonga a lo largo de la vida escolar


por lo que es considerada como la culminación del aprendizaje académico. La escritura
de textos implica una gran cantidad de conocimientos, habilidades y capacidades, por
lo que es difícil alcanzar un dominio óptimo de éste. A continuación se describe la
disgrafía según Rosselli, Matute & Ardila (2010).

Etiología
En la actualidad, la etiología de los trastornos de aprendizaje incluye la consideración de
factores intrínsecos (genéticos), perinatales y extrínsecos (ambientales). Estudios
realizados en adultos con lesión, han permitido observar que no es posible localizar una sola
región cortical discreta para una función mental compleja como lo es la escritura. Entre las
áreas que están involucradas se pueden mencionar las siguientes: Corteza primaria de
ambos hemisferios, área de Broca, corteza motora primaria, etc. Pennington (1991) sugiere
que la etiología del trastorno de la expresión escrita puede estar relacionada con una
disfunción del hemisferio cerebral derecho y puede coexistir con un trastorno en las
matemáticas.

Prevalencia

Se estima que aparece tanto como el trastorno de la lectura. El Centro Nacional de


Estadísticas de la Educación en EUA (1999) reporta que solo aproximadamente 23% de los
niños de cuarto de primaria logran escribir adecuadamente.

Variables Cognitivas

Harris (1995) sugiere que una muestra de escritura puede reflejar las dificultades en el
desarrollo lingüístico, motor y cognitivo dado que la escritura involucra una integración
compleja de varias habilidades y una variedad de disfunciones del desarrollo pueden
hacerse presentes en ella. Entre las funciones cognitivas relacionadas se encuentran el
lenguaje, la memoria, atención, lectura, funciones ejecutivas como son la organización, la
planeación y la flexibilidad cognitiva; y variables afectivas.

Diagnóstico

El manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV-TR) incluye este


trastorno dentro de los trastornos de aprendizaje y determina que su diagnóstico requiere
que las habilidades de escritura se ubiquen claramente por debajo de lo esperado para la
edad cronológica, el nivel intelectual y la relación edad-grado escolar del evaluado. Los
problemas en la escritura además deben, interferir claramente con el desempeño académico
y actividades en la vida diaria que requieran de la escritura.

Tratamiento y Pronóstico

Los niños con este trastorno se encuentran en particular riesgo de ser desatendidos debido
a la dificultad para diagnosticarlo. Existen diferentes enfoques para atender este trastorno.
Por lo general, se hace un programa a partir de un análisis minucioso de las dificultades de
escritura específicas que enfrenta el niño, estas pueden ser caligráficas, ortográficas,
composición textual, etc. Se recomienda motivar al niño a utilizar estrategias para solucionar
problemas, alcanzar metas; y modificar su postura negativa ante sus dificultades en la
escritura puede apoyar de manera indirecta una mejor escritura.

Discalculia

El trastorno de discalculia del desarrollo o trastorno del cálculo se refiere a un defecto de


tipo cognitivo en la niñez que afecta la adquisición normal de las habilidades matemáticas.
Usualmente no aparece de forma aislada; de hecho se cree que solo 1% de los escolares
presentan discalculia como problema único; en la mayoría de los casos se observa asociada
a algún otro problema de aprendizaje. Rosselli, Matute & Ardila (2010) , describen la
discalculia como sigue:

Neurobiología

Este es un trastorno que se observa comúnmente en niños con epilepsia. Al hacer una
comparación con la acalculia (trastorno en las habilidades de cálculo resultante de una
lesión cerebral establecida), podemos suponer que los procesos cerebrales que subyacen
a ambos problemas son los mismos, ya que el tipo de errores que se observan en las
personas con cualquiera de estos dos tipos de trastornos son similares. No obstante, la
estimulación ambiental juega un papel decisivo en la expresión y severidad del problema.

Prevalencia

Es difícil establecer la prevalencia del trastorno del cálculo, porque son muchos los estudios
que analizan la prevalencia de los trastornos de aprendizaje sin distinguir específicamente
trastornos de la lectura, del cálculo o de la expresión escrita. (American Psychiatry
Association, 1994) Se estima que aproximadamente de 4 a 6% de la población escolar
presenta este trastorno.

Variables Cognitivas

La presencia de algunas alteraciones cognitivas pudiera explicar, al menos en parte, la


presencia del trastorno del cálculo. Los niños con discalculia pueden fracasar en numerosas
tareas aritméticas y numéricas. Los errores observados en estos niños son múltiples e
involucran una gran cantidad de capacidades tales como organización espacial, atención
visual, motricidad, juicio, razonamiento y memoria. La discalculia con frecuencia se asocia
con problemas en la lectura, déficit en la atención y dificultades emocionales.

Diagnóstico

La característica esencial del trastorno de cálculo es una capacidad aritmética que se sitúa
esencialmente por debajo de lo esperando en individuos de la misma edad cronológica a
pesar de que el coeficiente intelectual y grado escolar estén de acuerdo a su edad. Si hay
un déficit sensorial, las dificultades para el rendimiento en cálculo exceden de las habilidades
asociadas a él. Y el último criterio es que este trastorno interfiere significativamente en el
rendimiento académico o las actividades de la vida cotidiana que requieren habilidades para
las matemáticas.

Otros trastornos psiquiátricos que inciden en el


aprendizaje

Como se mencionó anteriormente la APA sólo reconoce, dentro de la clasificación de


trastornos de aprendizaje, los que ya se describieron en el apartado preliminar. Sin embargo,
hay muchos otros trastornos, qué como futuros pedagogos, encontrarán en las aulas de
clase y pueden incidir significativamente en el rendimiento académico de los niños y niñas.

Trastornos de la comunicación

Algunos niños y niñas adquieren rápidamente un repertorio léxico importante y en forma


temprana comienza a unir palabras y construir frases. Otros niños, por el contario, muestran
una lentitud en la adquisición de sus habilidades para comprender y producir lenguaje.
La disfasia de desarrollo representa un trastorno en la adquisición normal de lenguaje no
explicable por retardo mental, déficit sensorial o motor, privación ambiental o alteración
emocional. La audiomudez implica un retraso grave dentro del lenguaje y la ausencia de
enunciados verbales a los seis años de edad. El nombre afasia congénita implica una
incapacidad en la adquisición del lenguaje oral. La tartamudez es un defecto en la fluidez
representado por una interrupción en el ritmo normal del habla que se caracteriza por
repeticiones involuntarias, prolongaciones o pausas en los sonidos. (Mónica Rosselli;
Esmeralda Matute; Alfredo Ardila, 2010)

Trastornos generalizados del desarrollo


Los trastornos generalizados del desarrollo se caracterizan por una perturbación grave y
generalizada de varias áreas del desarrollo: habilidades para la interacción social,
habilidades para la comunicación o la presencia de comportamientos, intereses y
actividades estereotipadas. El trastorno autista (ahora conocido como trastorno del
espectro autista) se incluye dentro de esta clasificación, y se caracteriza por la presencia de
un desarrollo marcadamente anormal o deficiente de la interacción y comunicación sociales
y un repertorio sumamente restringido de actividades e intereses. Las manifestaciones del
trastorno varían mucho en función del nivel de desarrollo y de la edad cronológica del sujeto.
Las deficiencias de la interacción social son importantes y duraderas. Por su variedad de
síntomas en cada individuo es un trastorno difícil de diagnosticar. También se encuentra en
esta categoría el trastorno de Rett que se distingue por el desarrollo de múltiples déficit
específicos tras un período de funcionamiento normal después del nacimiento. El trastorno
desintegrativo infantil se describe como una marcada regresión en múltiples áreas de
actividad tras un período de por lo menos 2 años de desarrollo aparentemente normal, este
puede manifestarse en la comunicación verbal, no verbal, relaciones, sociales, juego y
comportamiento adaptativo.

Y finalmente, el trastorno de Asperger, que se identifica por una alteración grave y


persistente de la interacción social y el desarrollo de patrones de comportamiento, intereses
y actividades restrictivas y repetitivas; éste puede llevar a un deterioro significativo en el área
social, laboral y otros aspectos importantes de la vida del individuo. Todos estos trastornos
suelen ponerse de manifiesto durante los primeros años de la vida y acostumbran a
asociarse a algún grado de retraso mental. A veces se observan acompañados de otras
enfermedades médicas (p. ej. Anormalidades cromosómicas, infecciones congénitas,
anormalidades estructurales en el SNC) (American Psychiatry Association, 1994).

Trastornos de las habilidades motoras

La característica esencial del trastorno del desarrollo de la coordinación es una


alteración significativa del desarrollo de la coordinación motora. El diagnóstico sólo se
establece si tal afectación interfiere significativamente el rendimiento académico o las
actividades de la vida cotidiana. Este trastorno no se diagnostica ante la presencia de una
enfermedad médica. Además, si se encuentra en la presencia de retraso mental, las
deficiencias motoras exceden de las habitualmente asociadas a él. Las manifestaciones de
este trastorno varían en función de la edad y la etapa del desarrollo. Por ejemplo, los niños
pequeños pueden manifestar torpeza y retraso en la constitución de hitos del desarrollo
motor, como el retraso significativo en aprender a gatear, anudarse los zapatos.

Trastornos por déficit de atención y comportamiento


perturbador
En este apartado se incluye el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
que se caracteriza por síntomas manifiestos de desatención y/o hiperactividad. (American
Psychiatry Association, 1994) Para su diagnóstico debe aparecer antes de los 7 años y debe
interferir con la actividad académica, social, familiar o laboral. Se ha descrito además como
una alteración en el desarrollo del cerebro humano, la cual se manifiesta en forma de
síntomas de la conducta y del control emocional. Las personas con TDAH tienden a rechazar
toda actividad que pudiera ser interpretada como una dificultad, una obligación o un
obstáculo. La escuela, con sus actividades de aprendizaje académico, deportivo y social,
representa el escenario de donde se genera el mayor número de situaciones socialmente
problemáticas durante la niñez y la adolescencia. (Mónica Rosselli; Esmeralda Matute;
Alfredo Ardila, 2010)

También se incluyen en este apartado los trastornos de comportamientos perturbadores


dentro de los cuales está el trastorno disocial que se caracteriza por un patrón
comportamental que viola los derechos básicos de los demás o las principales normas o
reglas sociales propias de la edad del sujeto. (American Psychiatry Association, 1994)

Finalmente en esta categoría se encuentra el trastorno negativista desafiante (TND) que se


caracteriza por un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante. (American
Psychiatry Association, 1994) El TND hace referencia a una forma habitual de responder
frente a las normas o límites, la cual consiste en reaccionar desproporcionadamente con
rabietas o pataletas, con irritabilidad y llanto para rechazar o evitar el cumplimiento de la
norma. (Mónica Rosselli; Esmeralda Matute; Alfredo Ardila, 2010)

Todos estos trastornos tienen como característica en común, que para su diagnóstico deben
afectar el aspecto académico y social de la vida del niño, unos en mayor grado que otros.
Como pedagogos es importante reconocer a los estudiantes que padecen de estos
trastornos, ya que un diagnóstico temprano permitirá que se pueda tratar tempranamente al
niño. Es además imprescindible reconocer el trabajo de un equipo multidisciplinario
integrado tanto por docentes, psicólogos, psiquiatras, médicos, terapeutas de lenguaje,
fonólogos, oftalmólogos, neurólogos para un diagnóstico adecuado y un pronto tratamiento.