Você está na página 1de 2

Hoja de respuestas

Módulo: Dirección Estratégica

Nombre y José Manuel Domingo Millán


apellidos
← Fecha 13/10/2017
entrega
Debes responder en un espacio máximo de 1.200 palabras, aproximadamente dos páginas (en Times
New Roman 12)
Explica, ayudándote de ejemplos, las principales diferencias entre las metodologías de gestión
de proyectos predictivas y ágiles.

Problema: Algunos proyectos tienen objetivos claros mientras que las metas de otros son, en el
mejor de los casos, inciertas. Cada tipo de proyecto tiene su propio conjunto de retos de gestión.

Solución: Implementar diferentes metodologías de gestión de proyectos.

A grandes rasgos, cuando una organización elige qué aproximación (predictiva o ágil) va a usar para
desarrollar un determinado proyecto, la principal consideración es si el proyecto está en un terreno
familiar con un camino predecible, o si se trata de descubrir nuevas fronteras donde no se sabe del
todo qué esperar.

Una vez dicho esto, creo que es casi imposible encontrar un proyecto que sea 100% predictivo o
100% ágil, casi siempre hay “necesidad” de ambos en cualquier tipo de proyecto.

Ejemplo 1: Abriendo una vía de escalada.

Una de mis aficiones cuando era joven era la montaña, y con un amigo -montañista más experto que
yo, todo hay que decirlo- abrimos unas cuantas vías de escalada.

Para conseguir este objetivo, el primer paso era realizar una planificación técnica, económica y
temporal detallada y cerrada: Qué tipo de vía íbamos a crear (corta y para descuelgue, larga de
varios tramos, ...), tipo de roca predominante en la montaña (lo que influye en tipo de anclaje a usar,
¿perforación a mano o con taladro?, …), punto de partida de la vía, comprar el material, pedir los
días de vacaciones en los respectivos trabajos, … Además, este proyecto tenía un final predecible
(llegar de un punto A a otro B) y el rango de herramientas a usar estaba siempre acotado.

En este sentido, se podría decir que estábamos usando una metodología predictiva para afrontar
este proyecto.

Por otra parte, siempre hay terreno desconocido: Hasta que no estás subido a la cuerda, no sabes
exactamente con qué te vas a encontrar. Esto obliga a hacer cambios continuos durante la
ejecución (¿por qué lado sorteo la fisura? ¿Cuál es la distancia óptima entre anclajes?), a ser
creativo y a trabajar en equipo.

Estas características son propias de las metodologías ágiles.


Ejemplo 2: Ampliación y creación de nuevos centros logísticos de una empresa de moda

Mi trabajo actual es el de responsable de maquinaria de Tempe (Grupo Inditex). Esta empresa


fabrica y distribuye el calzado y los complementos del grupo (Zara, Pull & Bear, Berskha, …)

Tempe es una empresa con un ritmo anual de crecimiento superior al 10%, con lo que los proyectos
de ampliación de los centros logísticos que tenemos y/o creación de nuevos centros están a la orden
del día (ejemplo: link)

A priori, se podría decir que éste es un ejemplo típico de empresa cuyos proyectos se pueden
gestionar con la metodología predictiva: Siempre hay un plan, y cuando falla, intentamos
recuperar la normalidad lo antes posible. La planificación es muy detallada, se le da mucha
importancia a la documentación y a la generación de estándares (para asegurar la futura
mantenibilidad y fiabilidad de la mecanización que se instala), los riesgos son en su inmensa
mayoría cuantificables y se planifican contramedidas de antemano, …

Pero -y aquí está la gracia- la filosofía de Tempe se fundamenta en que somos una empresa de moda
antes que una empresa de logística. Y si Inditex se caracteriza por algo, es por la flexibilidad,
rapidez y capacidad de innovación.

Esto trasladado a los centros logísticos significa que incluso en mitad de la instalación de la
maquinaria de una fase de ampliación pueden llegar cambios en los requerimientos de nuestros
clientes (que son las cadenas de moda. Ejemplo: Deciden sacar para un determinado mercado un
tipo de bota que no cabe en las cajas estándar que tenemos validadas en el almacén). Estos cambios
“obligan” a dar una respuesta rápida (en muchas ocasiones el plazo que te dan es de semanas para
estar preparados) y a ser flexible para cumplir con las necesidades del negocio. A consecuencia de
esto, aunque los proyectos vienen con una documentación exhaustiva (cómo montar las máquinas,
forma de hacerles el setup inicial, …) tenemos nuestro equipo propio de mejora continua que
trabaja en paralelo para satisfacer estos nuevos requerimientos. Si estas necesidades “especiales” no
existiesen, no tendría ningún sentido tener este equipo propio en planta (habría un único
departamento en corporativo, en vez de que cada centro logístico tenga el suyo) Siendo todo esto
propio de las metodologías ágiles.

En definitiva, ambos métodos tienen sus méritos, pero no hay ninguno que sea inherentemente
mejor que el otro.

Interesses relacionados