Você está na página 1de 2

Poder y Género

Alumna: Carolina Rodríguez Rodríguez


Matrícula: 2143001532
Las Sufragistas
La represión a los derechos de las mujeres ha estado presente desde tiempos
inmemorables. La película, en sí, sólo nos muestra una época, un pequeño
pedazo de la historia, un poco antes de la Primera Guerra Mundial cuando las
mujeres comenzaron a creer en sí mismas y valorarse por lo que eran, seres
humanos. El sufragio femenino era lo que primordialmente se buscaba pues,
una vez concedido, sería como un efecto dominó; tendrían la oportunidad de
ser reconocidas, participar en las decisiones del pueblo, recibirían pagos justos,
mejoraría su calidad de vida, entre otros beneficios. La película hace una
representación del resultado del feminismo, asimismo, de lo difícil que fue ser
mujer en ese tiempo, pues el sexo definía tu rol en la sociedad, así como sus
derechos. La única manera de ser escuchadas y de llamar la atención de las
autoridades, era revelándose, de otra manera, mediante la exposición y
argumentación pacífica, jamás las hubiesen escuchado.

Creo yo, que lo más irritante para una sufragista era el conformismo. Muchas
mujeres, a pesar de ser explotadas y acosadas en el ámbito laboral desde su
adolescencia, obligadas a trabajar aun sintiéndose incómodas, no lo delataban.
El simple hecho de alzar la voz, te convertía en víctima de ser señalada,
ridiculizada, rechazada y etiquetada por la sociedad; y lo más lamentable es
que las mismas mujeres les daban la espalda. La misma resignación de un
sistema patriarcal, era lo que las mantenía aferradas a una vida sin cambios en
donde por costumbre era la mujer la que se hacía cargo de los niños, de los
quehaceres del hogar, aunado a ello, de trabajar horas de más sin pago justo y
de obedecer y satisfacer a su marido.

Cuando comienza la reivindicación por sus derechos, comenzaron a hacer


públicos sus deseos e inquietudes; querían dejar de ser los fantasmas de una
sociedad conservadora y machista, tener voz y voto, como cualquiera. Sin
embargo, ¿quién podría ver por ellas si la totalidad de los gobernantes eran
hombres? En una escena de la película, cuando Maud, se expresa y habla
frente a los miembros del Parlamento, por primera vez se siente libre de
Poder y Género

expresar su realidad, ella confía en la empatía que siente con el juez y cree con
confianza que con su participación lograría un cambio. Esa seguridad fue la
gota que derramó el vaso en la vida de Maud, cuando por decisión
“democrática” no se les otorgó el derecho a votar.

Los encarcelamientos a las participantes de éste movimiento era algo


netamente injusto, ¿encerrarlas por el “exceso” de su libertad de expresión?
¿Por querer ser tomadas en cuenta? Nuria Varela mencionaba en su libro
“Feminismo para principiantes” que anteriormente los hombres habían
batallado por sus derechos y que incluso estaba escrito en la “Declaración de
los Derechos del Hombre y del Ciudadano”. Me pregunto en esa época qué
excusas se les venía a la mente para justificar su superioridad. ¿Acaso no
meditaban que las mujeres simplemente pedían lo mismo?