Você está na página 1de 5

Lectura de un libro y ensayo terminal

Mil soles espléndidos


Mil soles espléndidos es una novela escrita por Khaled Hosseini, un autor afgano que
plasma un poco de su cultura en sus libros. La novela está dividida en tres partes, en la
primera aparece Mariam, una harami (bastarda), hija ilegítima de un importante
hombre de negocios, Yalil, y que vive con su mamá, Nana, en una zona bastante modesta
en las afueras de Herat. Cuando Mariam cumple 15 años, su madre fallece, por lo que el
único adulto responsable de ella es su padre, éste al verse presionado por sus esposas
y su reputación, decide “deshacerse” de ella emparejándola sin su consentimiento con
Rashid, un hombre 30 años mayor que ella. Lo que viene después no es más que una
vida llena de desgracias, maltratos y abusos por parte de su esposo. La segunda parte
toma lugar en Kabul en donde Laila, se convierte en la protagonista, se trata de una niña
de 9 años, amante de los libros y cuyo pasatiempo favorito es estar con Tariq, su mejor
amigo; cuando cumplen 14 años, Tariq y su familia, a consecuencia de los conflictos de
la guerra ruso-afgana, deciden abandonar Afganistán para mejorar su calidad de vida,
dejando a Laila desolada. La vida de Laila cambia drásticamente cuando una bomba
acaba con la vida de sus padres, dejándola gravemente herida y sin hogar. En la última
parte de la novela Rashid y Mariam encuentran a Laila y éste, con doble intención,
decide hacerse cargo de ella. Lo que comenzó como un “acto de buena voluntad”
terminó como un infierno para Laila y Mariam, que durante este proceso, entablan una
amistad profunda. A pesar de que ambas difieren en la edad, las circunstancias en las
que se encuentran dentro de su hogar y fuera de éste hace que construyan un vínculo
muy fuerte que les da la fortaleza imprescindible para superar los obstáculos que la
vida les depara.
Introducción
Decidí escoger éste libro debido al amplio contenido que proporciona para la materia
de Ética y Valores. Mil soles espléndidos sin bien es una novela y no un ensayo sobre la
ética o algún texto descriptivo sobre algún suceso que ocurre en el país, se retoma de
ella situaciones que hacen cuestionar el comportamiento del ser humano y su relación
con la religión, los derechos humanos y la importancia de estos en distintas ubicaciones
geográficas, y los problemas y decisiones morales en los que se ven las personas y por
consiguiente, sus acciones.
El gran problema es que estamos hablando de una historia que se desarrolla en un país
conflictivo, que no comparte los mismos ideales de los países que firmaron, por
ejemplo, la Declaración de los Derechos Humanos, es más, estos países redactaron su
propia Declaración de los Derechos Humanos en el Islam (DDHI).
A pesar de que una historia cuyos personajes no son reales, su contenido en cuanto a
sucesos históricos no son falsos. En la DDHI se hace responsable al hombre de la
protección social y económica de la familia, no reconoce el derecho individual a cambiar
de religión o creencias, reafirma la superioridad de los varones, entre otros. La
Declaración que anteriormente mencioné, fue redactada en 1990, y si prestamos
atención, la parte más dura de la historia ocurre precisamente desde 1970-2001 (más
o menos). ¿Y qué tiene que ver esto con el libro? Pues en realidad mucho. Dentro de la
novela nos encontramos a distintos personajes como son Mariam, Laila, Rashid, por
mencionar a los más relevantes. La historia de desarrolló en Kabul, capital de
Afganistán; a pesar de que realmente no soy una persona que conozca de pies a cabeza
la situación por la que, en ese entonces, se encontraba dicho país, lo que puedo asegurar
es que la misoginia y los conflictos bélicos, la discriminación, la falta de moral de la
sociedad (vista como espectador, pues para ellos puede que lo que hicieron fuese
correcto) fueron muy puntuales a lo largo de la narración. Como es el hecho de que el
padre de Mariam, Yalil, la haya ofrecido a su suerte a un hombre cuyo historial de
violencia no era conocido, o el hecho de que la sociedad permitiese que el hombre del
hogar pudiera tener control sobre “sus” mujeres e hijos, o que los talibanes pudiesen
imponer sus reglas, las cuales a las que menos favorecía era al sexo femenino.
En sí, en el texto jamás menciona alguna propuesta que solucione los problemas por los
que pasan las protagonistas, ya que, como mencioné previamente, para dicho país, su
idiosincrasia lo aprueba, tal vez para el lector cause indignación, e incluso para las
víctimas en la novela, sin embargo, para los que las ejercían era lo correcto debido a que
su religión se lo permitía, entonces, ¿es correcto juzgar sus acciones?
Casi al final de la historia, Mariam actúa y asesina a Rashid, no porque ella lo haya
planeado, sino más bien porque fue en defensa propia; sin embargo, ella es sentenciada.
Lo que bien sabemos es que nada justifica arrebatarle la vida a una persona, pero, si esa
persona arrebató de muchas maneras parte de tu vida, tu libertad, tus sueños y
esperanzas y en ese momento casi te quita tu existencia, ¿habrá sido correcta la decisión
que tomó? ¿Fue una conducta no ética pero correcta?
Desarrollo
Cada persona posee principios y valores que forman su carácter y son la base en la toma
de decisiones morales. Dentro de la historia, se encuentran sucesos, que como antes ya
he mencionado, en lo personal, me causan conflicto. Retomando los acontecimientos
acaecidos y reflexionando con base en mis principios, estoy totalmente en desacuerdo
con las decisiones que toman alguno de los personajes principales, primero que nada,
nadie tiene derecho a tomar decisiones importantes por una persona. Es increíble que
en países como Afganistán, “tierra de todo, menos de tolerancia, a pesar de que hace
más de 10 años el régimen talibán fue <<destruido>>, por el todopoderoso Estados
Unidos, la situación de las mujeres no ha cambiado mucho, siguen siendo objetos, no
personas” (Geni García, 2014). No es posible que hoy en día persistan los matrimonios
arreglados; si bien es cierto, cuando uno es menor de edad, los padres ejercen autoridad
parental sobre sus hijos, sin embargo, existe un límite. Los niños y adolescentes tienen
derecho a que se proteja su vida, su supervivencia, su dignidad y a que se garantice su
desarrollo integral.
De vuelta a la historia, cuando Yalil “entrega” a Mariam con su nueva pareja, le quita el
derecho de su libertad, de una vida libre de violencia y de su identidad, y lo antes
mencionado sólo es un caso, conforme avanza la historia, el efecto dominó prosigue.
Para que una pueda vivir la historia completamente, es importante meterse en el papel,
ser empáticos. Cuando recién comencé a leer ésta obra, me conmoví y al mismo tiempo
lamenté la vida tan desgraciada que tienen las mujeres musulmanas, si bien el Corán
establece que los hombres y las mujeres son iguales, en 4:34 se recita lo siguiente: “Los
hombres son los protectores y proveedores de las mujeres, porque Alá ha hecho que
uno de ellos supere al otro, y porque gastan de sus bienes. Por lo tanto las mujeres
correctas son devotamente obedientes y recogidas en ausencia de su esposo que es lo
que Alá les exige."(Corán 4:34). Lo que acabamos de leer, no tiene ni pies, ni cabeza (al
menos para mí), tal vez éste versículo se podría tergiversar un poco y malinterpretar
su verdadero significado.
Existen otras situaciones importantes que me cuestiono; conforme continúa la historia,
Laila se embaraza y en el proceso tiene una niña y un niño (Aziza y Zalmai,
respectivamente). A pesar de la presencia de los dos infantes, Rashid continúa
maltratando a ambas mujeres, es decir, ¿será que Zalmai vería el comportamiento de su
padre como algo natural? ¿Qué valores se le estaba enseñando, que los hombres podían
maltratar y ofender a las personas por el simple hecho de ser hombre? ¿Zalmai seguiría
con la ideología de su padre cuando éste creciese? Esta circunstancia es bastante grave,
a pesar de mis nulos conocimientos en psicología infantil, creo yo que los niños
observan y absorben todo lo que ven y más si se trata de un pariente cercano y querido.
El problema radica en que, si el maltrato está permitido, estos comportamientos
podrían ser retomados por Zalmai y en un futuro podría llegar a ser el golpeador del
mañana, entonces, por obvias razones, es totalmente inmoral para mi cultura y mis
principios que el hombre tuviera la libertad de desquitar su furia sobre sus parejas.
Hay un fragmento del libro en el que Laila, Mariam y los niños deciden finalmente
escapar de la tortura de vivir con Rashid, cuando intentan subir al camión, un hombre
de “buena fe” las trata de ayudar, sin embargo, esa ayuda jamás llega puesto que ésta
persona las acusa, debido a que “una mujer no podía viajar sin la autorización de su
marido”. ¿Pueden creerlo? Puede que para las autoridades de ese país lo acción tomada
por el individuo haya sido la correcta, debido a que, sus leyes proporcionan una fuerza
que permite que el individuo adopte una “conducta moral” con sinceridad y seriedad.
Por último, pero no menos importante, el suceso más conflictivo del libro ocurre justo
al final. Como ya mencioné, Mariam comete un crimen, sin embargo, éste acto fue una
acción a consecuencia de una emoción muy intensa, ¡tal como lo afirmaba Melchin! Laila
se encontraba en apuros (así como la persona que se ahogaba en el mar y gritaba por
ayuda), estaba siendo asfixiada por Rashid, así que, la respuesta emocional inmediata
que tuvo Mariam fue la de auxiliar a su amiga, fuera cual fuera la decisión que tomara,
en ese momento no importaba que fuese buena o mala. La consecuencia a causa de esta
acción fue la sentencia de muerte. Fusilamiento. No obstante, ¿por qué Mariam no tuvo
oportunidad de testificar en contra de aquel hombre que por muchos años estropeó su
vida? Es una cuestión que yo creo, cada persona que lee éste libro se plantea. Tal vez
nada de esto habría ocurrido si Mariam hubiese tenido la oportunidad de mantenerse
por sí sola, pero con tantas prohibiciones hacia el sexo femenino por parte de los
talibanes impedía rotundamente el desenvolvimiento de la mujer en la sociedad
musulmana, en aquel entonces, había una serie de reglas extremistas que prohibían que
la mujer trabajara fuera del hogar, que asistiesen a la universidad, que utilizasen alguno
otra prenda que no fuese el burka, que salieran de sus casas sin la compañía de
sumahram, en fin.
Es una situación difícil de analizar debido a que estamos hablando de un país para el
cual en su código penal autorizaba dichas reglas, además, su régimen imponía
conductas, criterios de “ética y moral”, es decir, para ellos sus decisiones y creencias
eran lo correcto y quien no estuviese de acuerdo, “cuello”, literal. Entonces, ¿era ético
no entrometerse en los asuntos de dicho país debido a que sus leyes morales eran
distintas a las “convencionales”? No fue, en su tiempo, una situación fácil de enfrentar,
incluso para las Naciones Unidas. Tal vez la intervención de Estados Unidos fue lo
adecuado, gracias a ello el régimen talibán se esfumó. Y si no hubiese sido por ello, tal
vez la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán no existiría.

Conclusión
Para la realización de éste ensayo, fue necesario realizar un poco de investigación sobre
los temas legales, éticos y morales en Afganistán. Desgraciadamente no pudo ser una
búsqueda tan profunda debido a que me tomaría meses digerirla a causa de la extensa
información que existe, tomando en cuenta la historia que hay por detrás.
Considero que fue un excelente tema ya que me dio mucho de qué hablar, sabía que éste
asunto, generaría conflictos internos que me harían cuestionar y reflexionar que cada
cultura es diferente y cada una posee leyes, normas, conductas, creencias que dentro de
lo que cabe permiten prácticas distintas que para unos pueden ser tomadas como
buenas y para otros como malas. He ahí el grandísimo problema.
Cuando estaba husmeado en internet, encontré una página web impresionante que
daba puntos de vista con respecto al islam, realmente no me entrometí mucho ya que
es un tema que realmente no domino, sin embargo, hubo una serie de preguntas que
me hicieron reflexionar: “¿Si los valores básicos del bien y del mal han sido tan bien
conocidos e incluso ha habido un acuerdo universal sobre ellos, entonces por qué existe
en este mundo distintos patrones de conducta moral?” “¿Por qué hay tantas y tan
conflictivas filosofías morales?” “¿Qué yace en las raíces de sus diferencias?” “¿Cuál es
la posición única del islam en el contexto de los predominantes sistemas éticos?” Con
respecto a éstas preguntas, supongo que ciertos modelos morales se contradicen unos
con otros, precisamente porque cada sociedad crea sus propias reglas, con base en sus
ideales. Estas cuestiones son precisamente el punto de partida de un debate que sería
bastante conflictivo.
El punto es que no se podría llegar a un acuerdo, jamás. La ética y la moral son
subjetivas, según mi punto de vista, incluso cada persona es un mundo el cual es regido
por sus propias conductas morales, y qué más quisiera una que no fuera así, que todos
pensáramos de la misma manera, pero ¿qué manera es la correcta?
Con base en mi premisa quiero decir que no podemos cambiar las creencias de una
persona, ya que desde la cuna se va desenvolviendo con ellas a tal punto que llega a la
madurez y mantiene ese pensamiento el cual sería complicado de modificar. Si caemos
en cuenta que cada individuo es diferente, imaginemos una nación en la cual toda su
existencia se les ha inculcado ideas primitivas, misóginas, discriminantes, no sería
posible que en unos años cambiase.
Para finalizar, quisiera plantear una idea utópica que podría unirnos a todos los
individuos que poblamos éste planeta. ¿Qué pasaría si, al menos, ciertos principios de
ética humana fueran universales? Conforme pasan los años el mundo se va haciendo
pequeño (en términos metafóricos), y a pesar de las diferencias que se pudiesen
presentar, los individuos de todos los países que existen deberíamos de convivir. Es
cierto (puesto que en todo mi ensayo he hablado de ello) que cada uno posee una
identidad, pero debería haber una norma superior que nos obligue a todos a participar,
pero sobre todo, que la aceptemos. Todos tendríamos que tener en cuenta que nos
necesitamos unos a otros para vivir, para ello necesitamos mejorar nuestras relaciones,
con esto podríamos vivir en un mundo ideal, en donde la paz gobierna; esto sería
posible sólo si nos integramos en esa ética. Es cierto que los humanos no creamos el
mundo, pero aquí estamos, habitándolo, es imprescindible que convivamos en él, que
lo conservemos.

“No es posible un nuevo orden mundial sin una ética universal” (Juan Merino Médico,
2015).