Você está na página 1de 4

La cultura azteca y los ciclos temporales en la obra de Gioconda Belli

Timothy Hill (‘99)

Tan recto como la línea que guía esta frase, el mismo. Estos cuadrantes se destinan a representar las
concepto del tiempo occidental no se presta fácilmente cuatro direcciones: norte, sur, este, y oeste. Luego, el
a entender el entorno, o la existencia entera, de la pensamiento cósmico se basa en una cualidad del
cultura azteca. Como parte de la civilización tiempo que se caracteriza por una dinámica que le
occidental, nuestra imagen de “tiempo”, si se pudiera permite crearse y destruirse constantemente a través
describir tal cosa, consiste en una línea cronológica de la lucha (León-Portilla, 53-54). Este rasgo, que se
que se extiende, alargándose interminablemente a desarrolla claramente en la obra de Belli, nos permite
través de las fechas y los acontecimientos diarios. Sin analizar su literatura desde otro ángulo.
embargo, algunos autores, “Garro, Scorza y Belli Pese a que Belli se ha criticado dentro
yuxtaponen, comparan o simplemente oponen la muchos diferentes contextos: el feminista, el histórico,
cosmología mágica, [el tiempo cíclico], de sus el político, el romántico, el mítico y el nicaragüense
personajes indios a la visión positivista de los (Richards, 209), la clasificación que más me interesa
mestizos o blancos [y su tiempo lineal]. De esa es la que incluye a su obra en los círculos de la
manera estipulan una nueva forma según la cual se literatura de resistencia. Según Richards, “the themes
debe leer, entender e interpretar la ficción” of construction and destruction are [como
(Rojas-Tempe, 143). Así, para poder hablar de la consecuencias de alguna lucha entre dos fuerzas
presencia indígena en La mujer habitada de Gioconda contradictorias] understandably recurrent in resistance
Belli, hay que rechazar por completo el concepto del literatura” (210). De esta manera podemos intentar
tiempo lineal. Tan solo con una mentalidad dispuesta acercarnos al análisis más apropiado, el que se
a viajar circularmente por el tiempo cíclico, se puede embarca en el concepto integral en la cultura azteca: la
alcanzar la profundidad de la representación indígena lucha cósmica. Estas luchas fundan “el más allá" del
en la obra. A mi modo de ver, la esencia de la novela mundo azteca, en un espacio de infinitos
de Belli se halla en los ciclos de la naturaleza, de los movimientos.
acontecimientos, y de la historia que se repiten una y Durante mucho tiempo la idea del
otra vez. Así, solamente a través de un conocimiento movimiento náhuatl ha confundido a los grandes
de las creencias cósmicas y mitológicas, el tiempo pensadores del occidente. Tal vez la mejor manera de
cíclico explica los paralelos entre la civilización describir este concepto es analizar las actitudes de los
azteca y la sociedad contemporánea, y las relaciones aztecas frente a su creencia en lo que ellos llaman el
entre las protagonistas representativas de dos ciclos Quinto Sol, o ‘la época en que vivimos’. Según los
temporales, Itzá y Lavinia. Como introducción a la aztecas, las cuatro direcciones del universo tomaron
cultura azteca, y para facilitar el análisis literario de la en apropiarse de la superioridad durante cada una de
novela, he destacado, muy generalmente, dos aspectos las cuatro épocas que precedieron al Quinto Sol. Una
categóricos de la cultura azteca. La novela se época había existido bajo el control de cada dirección,
desarrolla a través del pensamiento cósmico y de la pero tan fácil como entraban en una época, se acababa,
idea de movimiento náhuatl. Estos rasgos, perdida en la lucha. Una tras otra las direcciones
fundamentalmente indígenas, se incorporan a lo largo cayeron, ardiéndose en celos, vencidas por su propia
de la obra (Rojas-Tempe 143). Se refiere a las obras avidez. Según los mitos, la armonía solo volvió a
de Elena Garro, El árbol; Manuel Scorza, Garabombo establecerse cuando los dioses decidieron sacrificarse
el invisible; y Gioconda Belli, La mujer habitada. en Teotihuacan. Como resultado de la renovada
Creando maravillosamente el vinculo entre armonía, se comenzó la Quinta Época. Sin embargo,
Itzá, espíritu indígena que habita el naranjo, y Lavinia, este sacrificio salvador no se realizó sin castigo. La
mujer contemporánea que vive sola. Según Timothy mitología relata que el sol se movía como
Richards, un crítico que analiza esta relación, “the consecuencia del sacrificio de los dioses; el ‘Sol de
political sensitization of the contemporary woman Movimiento’ sigue su camino, atraído por las fuerzas
Lavinia, which constitutes the major facet of her cósmicas de los dioses idos. De ahí nace la
development in the single year that is the primary importancia del movimiento, que equilibra el universo
focus of the narration, is measured by the degree to de las cuatro direcciones.
which she is capable of appropriating her heritage as it Las ideas sobre el pensamiento cósmico y el
is voiced by the mythic presence” (Richards 210). movimiento cíclico definen el concepto del tiempo
El pensamiento cósmico se construye azteca. Su importancia en la vida de los náhuatl es
principalmente por dos partes. Primero, se cree que el incontable. Belli utiliza las contemplaciones de Itzá
universo se dibuja en forma de cruz, concretado por un para hacer referencia a esta preocupación indígena por
ser supremo, Coatlicue, que genera y sostiene al mantener el movimiento del sol: “Nosotros siempre

Hill 1
vivíamos con el temor de que el sol se pusiera para marcha que rompe las tinieblas y se establece en el
siempre, pues que garantías tenemos de que alumbrará medio del cielo...Pues los dioses no son meras
mañana” (Belli 34). Habiéndose convertido en la representaciones de la naturaleza. Encarnan también
historia de su existencia y de su cultura, la influencia los deseos y la voluntad de la sociedad, que se
que tienen estos credos no se puede disminuir a una autodiviniza en ellos” (86).
ligera clasificación de ‘fe’. Octavio Paz, escritor La representación indígena que nos presenta
mexicano y estudioso de la cultura azteca, lo describe Belli (a través del personaje de Itzá) coincida con esta
como una profunda y eterna dedicación a equilibrar lo función de los dioses en la sociedad azteca. La
que dejaron de ser meras fuerzas y que se convirtieron presencia del espíritu indígena, como dios protector en
en manifestaciones casi palpables. Según ocurre con la vida de Lavinia, sugiere la necesidad que siente para
muchos otros pueblos y civilizaciones, para los guiarle a Lavinia por los cambios individuales,
aztecas el tiempo no era una medida abstracta y vacía biológicos, y políticos que ella ya ha vivido en otro
de contenido, sino algo concreto, una fuerza, sustancia ciclo temporal. “Lavinia guarda grandes espacios de
o fluido que se gasta y consume. De ahí la necesidad silencio. Su mente tiene amplias regiones dormidas.
de los ritos y sacrificios destinados a revigorizar el año Me sumergí en su presente y pude sentir visiones de
o el siglo (Paz 85). mi pasado” (Belli 56). Mediante las reflexiones
El tiempo cíclico, esta masa casi corpórea, prolíficas que hace Itzá de su pasado, nos enteramos
forma la base de la novela y se manifiesta a lo largo de la fuerte semejanza que existe entre dos, y quien
del relato, siempre en los momentos íntimos en que sabe si muchas más, épocas diferentes. Pienso que
Itzá se comunica con Lavinia a través de su vínculo quizás también mis antepasados remotos, los que
especial. Desde el comienzo se nos revela la huyendo de la explotación de Ticomega y Maguatega,
omnipresencia del espíritu de Itzá en la vida de llegaron a poblar estos parajes, permanecieron en la
Lavinia. “No había ‘mi’ exclama Itzá, al encontrarse tierra, en los frutos y las plantas durante mi tiempo de
multiplicada, todavía habitante del árbol y, a la vez, vida. Quizás fue alguno de ellos el que pobló mi
presente en la naranja que yace en el suelo. “Todo sangre de ecos; quizás alguno de ellos vivió en mí;
aquello era yo. Prolongaciones interminables del ser. hizo que dejara mi casa; me llevó a los montes a
Una laguna. Una piedra. Círculos concéntricos combatir con Yarince. La vida tiene maneras de
interminables, haciéndose y deshaciéndose. Extraños renovarse a si misma (Belli, 112).
me parecían los caminos de la vida” (Belli 52). Itzá ve en Lavinia los mismos conflictos
No cabe duda de que este ambiente le personales y la misma inestabilidad política y social
extrañara a Itzá: “Me pregunto cuanto ha cambiado el que ella enfrentaba durante el período de la conquista.
mundo. Mucho ha cambiado, sin duda” (Belli 25). En este sentido, “la magia, [las fuerzas cósmicas que
Siguiendo los caminos cíclicos a través de tiempo, Itzá se manifiestan en el tiempo cíclico], aparece en el
se encuentra reencarnada en las venas de un árbol, nivel referencial como una tradición dinámica,
cuatro siglos más tarde. Al estar suspendida entre dos anclada en los orígenes de la historia indígena que se
ciclos temporales, dos momentos históricos, Itzá transmite de generación en generación”
experimenta el mundo de Lavinia a través de sus ojos (Rojas-Tempe, 143). Estos paralelos históricos se
del pasado, que todavía ven a su amante muerto, enlazan mediante dos ciclos temporales que se
Yarince, y que aún recuerdan los arcos y flechas de la incorporan intrincadamente en uno.
época de la conquista. Sin embargo, la presencia de “Espero que se consumen los ritos, se unan
Itzá en la vida de Lavinia no se descubre sin propósito. los círculos”, medita Itzá al acercarse al momento en
Itzá vuelve a nacer, como en otra vuelta de un eterno que se ‘encuentran’ Itzá y Lavinia, espiritualmente
ciclo, para ayudar a Lavinia, su sombra (Belli 52). Esta unión de las dos protagonistas, o
contemporánea. mejor dicho, la infusión del espíritu indígena de Itzá
La reencarnación de Itzá como árbol, además en el cuerpo de Lavinia es una perfecta representación
de demostrar el poder del tiempo cíclico que se revive, de los renacimientos cíclicos que definen el mundo
señala la importancia de los elementos naturales. Esta azteca. Es precisamente esta preocupación por el
reproducción de la naturaleza es un rasgo conocido de génesis, la vida cíclica y el renacimiento, que explica
la cultura indígena. De ahí, el tratamiento de la la presencia de Itzá en el árbol, y la influencia que
naturaleza y sus ciclos casi se vuelve requisito para tiene sobre Lavinia. “Mi savia continua su trabajo de
entrar en la mentalidad náhuatl. Una de las imágenes convertir en frutas los azahares”, añade Itzá, para
más asociadas con el pueblo indígena, especialmente demostrar su propósito de fomentar la procreación de
en cuanto a la religión, es la del mundo natural. Al la naturaleza (Belli 35). De esta manera vemos una
igual que muchas civilizaciones indígenas, la religión mutua dependencia entre Itzá y la naturaleza. Sin
azteca es una religión solar. Según Paz, “en el sol, el embargo, según cuenta la mitología azteca, esta
dios que es fuente de vida, el dios pájaro, y en su convivencia entre humanos y el mundo natural no

Hill 2
puede existir sin un planeamiento ex acto del tiempo femeninas para buscar una manera más activa de
(timing). Así, además de elucidar el concepto cíclico, rechazar las injusticias de sus sociedades. Itzá se
la relación entre Itzá y Lavinia señala lo importante convierte en guerrera fuerte y va con Yarince en
que es la coordinación temporal de la sociedad con los contra de las fuerzas de los conquistadores.
sucesos cósmicos. Belli destaca este otro rasgo de la Semejantemente, Lavinia se incorpora al movimiento
cultura náhuatl en varios momentos claves de la revolucionario donde lucha al lado de su amor, Felipe.
novela: “He puesto mi savia en todas sus ramas y Cuando Lavinia se encuentra cara a cara con
cuando venga el tiempo, dará frutos y el ciclo Vela al final de la obra, Itzá, conmovida por sus
empezará de nuevo” (Belli 25). Aquí, Itzá sigue la recuerdos del pasado, se apodera de los impulsos de
antigua tradición de coincidir los deseos con el ritmo y Lavinia.
el ciclo de la naturaleza. Sin esta concordancia
precisa, no se podría esperar buenos resultados. Un Me abalancé en su sangre atropellando los
ejemplo de este planeamiento estratégico se puede ver corceles de un instante eterno. Grité desde
en los antiguos ritos anuales que se practicaban todas sus esquinas, ululé como viento
durante la época del imperio azteca. Estos ritos, arrastrando el segundo de vacilación,
celebrados en el Templo de Tlaloc (dios de la lluvia), apretando sus dedos, mis dedos contra aquel
sirvieron para invocar las lluvias desde el vientre de la metal que vomitaba fuego. Lavinia sintió en
Madre Naturaleza. Durante el rito se preocupaba el tumulto de sus venas, la fuerza de todas
extensivamente por acudir a los ciclos naturales que rebeliones, la raíz, la tierra violenta de aquel
caracterizan la transición crítica entre estaciones país arisco e indomable, apretándole las
(Townsend 211). entrañas...Supo entonces que debía cerrar el
De la misma manera que los ritos aztecas ultimo trazo de los círculos, romper vestigio
coincidían con las fuerzas cósmicas y naturales, Itzá final de las contradicciones, tomar partido de
también trata la importancia de la concurrencia una vez para siempre (Belli, 356).
temporal y cósmica. Su preocupación por la
organización temporal (timing) de los acontecimientos Al decir esto, Lavinia revela el cumplimiento del ciclo
se revela en su ansiedad ante el primer encuentro con que habla vinculado a ella y a Itzá: “He cumplido mi
Lavinia. “Ya siento los embriones recubrirse de la ciclo; mi destino de semilla germinada, el designio de
carne amarilla de las naranjas. Sé que debo darme mis antepasados” (Belli 357). La muerte de Lavinia
prisa. Ella y yo nos encontraremos pronto” (Belli 35). en plena guerra no es mera casualidad; es la misma
Este apuro que se manifiesta en Itzá corresponde muerte que padeció Itzá durante la conquista. Sin
fuertemente con la preocupación azteca de concordar embargo, la muerte de Lavinia no significa, de
sus vidas – el trabajo, los ritos, las ceremonias – con ninguna manera, el final de la historia. Como una
las fuerzas cósmicas. interpretación concluye, “the mythic voice thus
Otro ejemplo del tiempo como comodidad counters the linear with a cyclical scheme in which the
preciosa y calculada aparece en la novela cuando conclusion or one cycle provides the beginning and
Lavinia ya esta involucrada en el movimiento social y the enrichment or the next” (Richards 213). Al
debe substituirse al muerto Felipe en la gran invasión terminar la novela, según los aztecas, el río es un
de la casa del General Vela. Este momento oportuno simple fin, sino un comienzo, el principio de una
no puede perderse, ni por parte de Lavinia en una nueva historia.
ocasión inevitable de pasar a la clandestinidad, ni por Al final de la obra las protagonistas de
parte del movimiento que lleva meses calculando el Gioconda Belli completan un círculo. Es un ciclo
ataque. Al igual que los aztecas, con sus ritos entre muchos; un ciclo eterno que se renovara
ajustados a las transiciones estacionales, los activistas innumerables veces más. Es un ciclo tan antiguo
también dependen del tiempo. “Quiero que vos tomés como el tiempo mismo que seguirá uniendo para
mi lugar. Vos conocés bien la casa. Ya no hay tiempo siempre las épocas, los acontecimientos, las personas.
para que nadie más la conozca bien como es Es un fenómeno casi mágico que solo se explica a
necesario” (Belli 308). través de los pensamientos cósmicos, la idea del
La participación de Lavinia en la acción movimiento del universo, y el concepto del tiempo
contra Vela parece estar escrita en su destino. Su cíclico de los aztecas. Mientras el sol, centro del
lucha interior solo se Justifica y tiene sentido cuando universo, continúa su camino siguiendo las fuerzas de
ella se une al movimiento. En este respecto existe otra dioses sacrificados, no acabaran nunca los ciclos. “La
semejanza fuerte entre Lavinia e Itzá. Ambas mujeres, luz esta encendida. Nadie podrá apagarla” (Belli 357).
rebeldes de sus respectivas épocas, luchan contra la Prepared for Prof. Steven F. White
presión de una sociedad machista. Las dos comparten
el mismo deseo de romper con las expectativas In Spanish 348

Hill 3
Obras citadas:
Belli, Gioconda. La Mujer Habitada. Argentina:
Emece Editores. 1992.

Clendinnen, Inga. Aztecs: an interpretation. New


York: Cambridge University Press. 1991.

León-Portilla, Miguel. Aztec Thought and Culture: A


Study of the Ancient Nahuatl. Norman: University of
Oklahoma Press. 1963.

Paz, Octavio. El Laberinto de la soledad. Mexico:


Fondo de Cultura Econ6mica. 1959.

Richards, Timothy A.B. “Resistance and Liberation:


The Mythic Voice and Textual Authority in Belli's La
Mujer Habitada”. Critical Essays on the Literatures of
Spain and Spanish America. Boulder: Soc. of Spanish
and Spanish-American Studies. 1991 vii.

Rojas-Tempe, Lady. “La alteridad indígena y mágica


en la narrativa de Elena Garro, Manuel Scorza y
Gioconda Belli”. Alba de América. 1991: 141-152.

Townsend, Richard F. The Aztecs. London: Thames


and Hudson. 1992.

Hill 4