Você está na página 1de 8

TITULO

La nueva ley universitaria: De la mercantilización a la politización.

Javier Sayritupa Flores


RESUMEN

La reciente publicación de la nueva ley universitaria, es objeto de serios


cuestionamientos en cuanto a su aplicación, por cuanto después de dos años de
formación en el seno de la Comisión de Educación, Ciencias y Tecnología, el
Congreso de la República aprobó el texto de la nueva Ley Universitaria que fue
promulgado y publicado el 09 de julio del 2014, contempla, entre otras cosas, la
creación de un ente supra universitario dirigido por el estado;
la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (SUNEDU).

Esta ley tiene dos problemas graves de origen: 1. El avasallamiento de la


autonomía universitaria y, 2. El monopolio de la educación universitaria,
contrariamente a lo señalado en la Constitución que señala la descentralización
y cuando mucho la facultad del Estado de “coordinar”.

PALABRAS CLAVE
Autonomía universitaria, mercantilización, politización, superintendencia,
debate, problemática, apresurada, modernizar, desnaturalización, mercado,
formación profesional, burocracia, atribuciones, injerencia, condiciones,
transparencia, lucro, financiamiento.

INTRODUCCION

Con la aprobación de la ley universitaria en el Congreso, el Estado retoma su rol


rector en la educación superior universitaria, pero lo hace vulnerando el artículo
18 de la constitución en el extremo que otorga a cada universidad autonomía en
su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo y económico. La
Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (Sunedu) en resumen
tiene tres funciones básicas: otorgar licencias de funcionamiento, verificar
la calidad mínima y fiscalizar cómo se mueve el dinero.

El estado, de su función constitucional de coordinar y fijar los lineamientos


básicos, ha pasado a controlar, si bien es cierto que, según la nueva ley, debe
verificar que toda universidad tenga las condiciones básicas para ofrecer una
carrera, debemos tener en cuenta que estas facultades, conforme mandato
constitucional, cada universidad ya lo tiene, en suma el SUNEDU está
asumiendo un papel paternalista en el fondo está politizando la educación
universitaria cuando dispone que las autoridades universitarias son producto de
elección en la comunidad universitaria, soslayando en extremo el mérito
profesional.

La ley establece es que toda universidad debe asegurar condiciones básicas


para proteger el derecho que tiene todo estudiante a una educación de calidad.
El mercado por sí solo, como algunos han planteado, rara vez asegura que toda
la oferta de un servicio como la educación superior tenga el estándar básico que
se requiere. Y si un joven se da cuenta, varios años después, al terminar su
carrera, que lo que invirtió en tiempo y dinero fue un desperdicio, tendrá poco
que hacer. El tiempo perdido no se lo devuelve nadie.

Lo que se requiere de manera urgente es la creación de una Superintendencia


Universitaria que garantice la calidad educativa superior

CUERPO TEXTUAL

1. La situación de las universidades en el Perú


Me permito analizar y tener clara la situación anterior a la nueva ley.
Según la anterior ley 23733 y sus modificatorias, la ley 26439 ley que crea el
Consejo Nacional para la autorización de funcionamiento de universidades
CONAFU y el D Leg 882; la universidad no solo otorga títulos, sus funciones son
formar profesionales, investigar y ser foco de cultura, según la anterior ley
universitaria. En la realidad, es muy diferente.
Tenemos Universidades Públicas, Privadas sin fines de lucro y Privadas con
fines de lucro. La universidad se conforma por Estudiantes, graduados y
profesores. Parece básico, pero hay datos muy importantes.

Entre la Cayetano, la San Marcos y la PUCP producen académicamente


más que el resto de universidades. Sin embargo, estas tres no tienen grado
de comparación con Colombia y Chile, por ejemplo.

El 50% de alumnos estudia en universidades que suman el 2% de la producción


académica del país. Esto no lo va a arreglar el mercado por sí solo.

En conclusión, la antigua ley universitaria no era realmente mala, solo que


no se cumplía.

2. Los puntos básicos a conocer

Desactiva la ANR y la Sunedu asume sus funciones: La creación de una


Superintendencia es muy cuestionada. Sin embargo, aquí está. Reemplazará a
la ANR y el CONAFU; además tendrá tres funciones básicas:
otorgar licencias de funcionamiento, verificar la calidad mínima y fiscalizar
cómo se mueve el dinero.

Elimina el bachillerato automático, la Ley precisa que para bachiller se


necesitará, entre otras cosas, un trabajo de investigación. En cambio,
para titularse profesionalmente se requerirá, entre otras cosas, aprobar una
tesis o trabajo de suficiencia profesional. Si tenemos en cuenta que la ley no es
retroactiva, solo es aplicable para los futuros cachimbos.

El Rector y vicerrectores serán elegidos por voto universal, obligatorio,


personal, directo y secreto. No podrán reelegirse inmediatamente.
Las universidades privadas lucrativas que generan utilidades no estarán
exoneradas de las normas tributarias y deberán pagar el Impuesto a la
Renta. Salvo que reviertan en mejorar la calidad educativa (podría acceder a un
crédito tributario de 30% del monto reinvertido). Esto será supervisado por la
Sunedu (y por la SUNAT).

3. Puntos a favor de la nueva Ley Universitaria

El Estado recupera su posición como órgano rector. Aparentemente no vulnera


la autonomía universitaria.

La ley recupera la idea de que las universidades son un espacio de


conocimiento, de investigación.

Sienta las bases de un sistema de aseguramiento de la calidad.

Docentes con mayores grados académicos. Por ejemplo, para ser profesor
principal se necesita tener un doctorado (uno de verdad). Además, si una
persona tiene los requisitos necesarios, puede ser profesor principal o asociado
sin pasar por la carrera docente.

Las autoridades universitarias tendrán que poseer postgrados


académicos firmes, no de medio tiempo. Además, considera que los miembros
del consejo deberá tener grado de doctor

Para ser representante estudiantil en una universidad pública, se debe ser


parte del tercio superior. Además, se acaba con los alumnos eternos (máximo
se podrá llevar cuatro veces un curso).

4. Puntos en contra de la nueva Ley Universitaria

No es buena idea exigir un trabajo de investigación para ser bachiller y una tesis
para la licenciatura, por cuanto, como quiera que el bachiller es neófito en la
materia, se tiene que va a promover la venta y plagio de tesis; además de la
desvalorización y festinación de la investigación académica.
La nueva forma de elegir a las autoridades académicas (a través del voto
universal en las universidades públicas) va a robustecer la politiquería que
tanto daño hace a las instituciones educativas que divide a la comunidad
estudiantil y soslaya el mérito académico, además, no está garantizando la
independencia política de la Superintendencia.

La calidad de la enseñanza no se soluciona con grados académicos (la ley exige


maestrías y doctorados como requisitos).

El problema no son tanto los profesores, sino la nutrición de los jóvenes.


Además, peca de ingenua la ley al exigir maestría para los profesores.

El Gobierno hace un papel intervencionista, la ley es controlista y va en


contra de la Constitución porque la Superintendencia atenta la autonomía
universitaria. Además, una mayor intervención del Estado
generará mediocridad y enormes barreras burocráticas para el sector privado.
Con esta nueva ley, Gastón Acurio no podría poner su nueva universidad de
turismo y gastronomía.

Las que van a tener más chamba y potencialmente más problemas inmediatos
son las publicas; a las privadas se le da casi completa libertad para definir
la implementación en sus términos. Ahora, cualquier resultado se verá en
años, no de inmediato, porque las condiciones que se ponen requieren tanto
mecanismos de control como plazos de adecuación. Si se aplicara, las que
tendrían problemas para cumplir serían, tanto las privadas como las publicas.

Por ejemplo: el 25% de tiempos completos, eso no le va a ser fácil a muchas


universidades.

Uno de los puntos más controversiales de la Ley es que, a partir de ahora, sólo
podrán ser profesores universitarios quienes tengan maestría. ¿Por qué la
crítica? Muchas de las universidades de reciente creación que son criticadas;
regalan las maestrías, mientras que obtenerla en una universidad de calidad es
más difícil. Eso llevaría a tener una mayoría de profesores egresados de las
universidades en etapa de consolidación. Mientras, profesionales destacados en
sus rubros y con amplia experiencia académica, ya no podrían ser profesores.

1. Ausencias en la nueva ley

En ninguno de los 133 artículos de la ley hace referencia a la creación


de filiales. Rectores de universidades como Esan y la UPC se han quejado de
que no puedan llevar su oferta académica fuera de Lima, a pesar que su calidad
académica esté por encima del promedio.

El hecho es que en los últimos años la proliferación de filiales en el interior del


país sin ningún filtro lo convirtió en un tema bastante complejo caso por Ejemplo
de la Universidad “Alas Peruanas”. Mora explica que el Sunau verá en su
momento volverlas a autorizar, aunque con profundo análisis. "Si la
Universidad del Pacífico quiere llevar su facultad de economía a provincias sería
ilógico decirle no", dice a modo de ejemplo, con lo que ha dejado en claro su
inclinación por la proliferación de filiales.

En la ley no se ha mencionado pero se percibe claramente la intención de


privatizar la educación universitaria, tengamos en cuenta que uno de las
funciones de la SUNAU es fiscalizar como se mueve el dinero, además de
fomentar la creación de universidades particulares con requisitos relativamente
posibles de concretizar.

El Poder Ejecutivo si bien norma las políticas educativas nacionales, esto no


quiere decir que contravenga contra un principio constitucional como la
autonomía. El Estado debe comprender que no es sólo dar leyes sino garantizar
el financiamiento de la educación superior y todos sus niveles

5. En cuanto a la prognosis

Según explica uno de los miembros del equipo técnico de la Comisión de


Educación, la nueva Ley Universitaria no tendrá un reglamento específico.
Es decir, el Estatuto de cada universidad definirá su aplicación concreta y
específica. Falta que sea promulgada por el Ejecutivo.

También se reveló que el Ejecutivo dentro de poco remitirá al Congreso un


proyecto de ley tendiente a dinamizar los institutos y escuelas de educación
superior tecnológica, pedagógica y artística, que funcionan en un mercado sobre
regulado con trabas a la inversión pública y privada de calidad.

Explicó que la propuesta sugiere la racionalización de normas internas para


reducirlas de 80 a un total de ocho, las cuales versarán sobre reducción de
tiempos de los procesos de autorización de funcionamiento, requisitos de
titulación y contratación de docentes. Añadió que se está buscando cambios más
profundos y facilitar la relación entre la oferta formativa y la demanda laboral.

CONCLUSIONES

1. Es necesario crear una superintendencia universitaria con el fin de asegurar


la calidad educativa, debería establecerse una entidad supervisora, como se
hace en los servicios públicos como el agua, y con mayor razón tratándose
de la formación educativa, sin afectar la autonomía universitaria".

2. Teniendo en cuenta los forados que tiene esta nueva ley considero que es
el momento de abrir el debate nacional mediante procedimientos que
garanticen la participación de todos los sectores interesados en la
problemática universitaria, por cuanto es una ley incompleta.

3. Esta ley universitaria, no toma en cuenta ninguna opinión de los propios


involucrados, que desnaturaliza la autonomía universitaria y que más bien la
somete a una entidad bajo el control político de turno.

4. La ley tiene limitaciones, la monopolización de la educación universitaria,


pero es mejor que la deplorable situación actual.
5. Es de esperar que el debate en el Pleno del Congreso la mejore y que los
defectos restantes se vayan corrigiendo en el camino.

BIBLIOGRAFIA

- Ley Nro 23733 Ley universitaria y sus modificaciones


- Ley 26439 Ley que crea el consejo nacional para autorización de
funcionamiento de universidades CONAFU y sus modificatorias
- Decreto Legislativo Nro 882
- Ley Nro 30220 Nueva ley Universitaria
- http://www.educacionenred.pe/noticia/nueva-ley-universitaria/
- Diario “La República”
- Vía Perú21: “La Ley Universitaria nos ha regresado a los 70″
- Diario El Comercio: “Autoridades universitarias cuestionan poderes
entregados a superintendencia” (28/06/2014).