Você está na página 1de 3

Caso investigado

Se ha encontrado una situación especial en la Institución Educativa Las aguas de Montebello, de carácter privado en el que se reconoce comportamientos inapropiados entre estudiantes de diferentes grados especialmente en el grado séptimo en el cual se encuentran 3 grupos de 35 estudiantes cada uno.

En las observaciones que se han realizado en la institución se encuentran diferentes eventos de agresión tanto verbal como física entre los estudiantes, particularmente en los espacios de descanso y en otros espacios, donde se evidencian burlas, sarcasmos, golpes, empujones. Los docentes acuden a los lineamientos dispuestos en el manual de convivencia, pero también se realizan medidas que ellos denominan más formativas; lo primero que se suele hacer es el diálogo con los actores del evento de agresión, y también a algunos espectadores; si se considera grave se convoca un encuentro entre coordinación de convivencia y los padres de los estudiantes relacionados, en caso de que las conductas continúen, se acude al área de psicología o trabajo social, al comité de convivencia y en casos extremos a medidas disciplinares.

Como comportamientos particulares de los estudiantes dentro del aula se encuentra varios estudiantes desatentos, responsivos e impulsivos frente a cualquier señal de agresión o de confrontación y por otro lado, se muestran con pocas habilidades sociales en algunos, los

cuales cada director

de grupo tiene idea

alguna

de estos y han

reportado las situaciones con las personas de trabajo social.

Indagando de manera general, en el área de trabajo social, se indica que se tiende a responsabilizar a la familia de las situaciones de maltrato; con lo cual se halla que cerca del 30% de los estudiantes en secciones de seguimiento afirman que existen situaciones violentas en la Institución educativa, mientras el 70% dicen que no existen.

Ahora dentro de la observación se halló que los chicos desde sus experiencias vividas se tiene que cercar del 40% han tenido experiencias de maltrato verbal, identificando agresiones donde se presenta rechazo social, amenazas, entre otros, seguido del 60 % que identifica el maltrato físico en múltiples ocasiones. Se ha determinado limitar el uso de móviles celulares en el colegio, dado que se ha encontrado maltrato, que se identifica través de las redes sociales, el 14% afirman haber recibido intimidación; se conoció de un caso en particular, una estudiante que desertó de la institución por cuenta de acoso escolar a través de Facebook, donde se le amenazaba y citaban a peleas en la calle, además de disponer apodos y difamación de ella, caso que se le dio seguimiento hasta comisaria de familia.

En relación a la información que se obtiene de los padres de familia, se encuentra que en general, ellos asisten de manera escasa a las reuniones convocadas desde la institución, y cuando lo hacen, solo va uno de los dos acudientes, además solo se afanan por ir por el parcial de notas

cuantitativas, no mostrando interés por el comportamiento de sus hijos,

lo cual presenta abandono. El programa de escuela de padres tienen poca receptividad, sobre todo por parte de aquellos padres, cuyos hijos

son reportados por los maestros como “conflictivos” y presentan bajo

rendimiento académico.

Estas situaciones, se constituyen en una limitación para emprender procesos formativos con los padres de familia.