Você está na página 1de 2

A pesar de que existen muchos métodos para dejar el cigarrillo (se puede dejar de

fumar con hipnosis, usando parches, terapia laser, etc.) en los países del mundo
que se encuentran en desarrollo el porcentaje de fumadores pasivos y activos es
enorme, mucho más que en los países desarrollados.

Los fumadores activos son aquellos que utilizan directamente el cigarrillo o el


cigarro. Existen muchas enfermedades por fumar que padecen los fumadores
activos. Uno de los más graves es la posibilidad de sufrir cáncer en los diferentes
órganos del cuerpo.

Los órganos afectados pueden ser los pulmones, hígado, riñón, esófago, cuello de
útero, la faringe, la garganta, la laringe, la vejiga o incluso también la medula ósea.
Otros efectos físicos incluyen diversas complicaciones durante el embarazo, daño
al sistema digestivo, al sistema respiratorio, al sistema cardiovascular, etc.

Los fumadores pasivos, en cambio, solo inhalan el humo que produce el cigarrillo
de otra persona. Esto generalmente es debido al hecho de encontrarse muy cerca
de alguna persona que se encuentre fumando.

Al inhalar este humo también se inhala nicotina y otras sustancias toxicas que van
al interior de los pulmones de los fumadores pasivos. Como resultado se pueden
experimentar dolor en los ojos y la garganta, además de sufrir dolor de cabeza,
tos, estornudos, mareos, náuseas, irritación en la zona nasal y otros síntomas
inusuales.

Aunque los fumadores pasivos no suelen volverse adictos al tabaco pueden


sufrir algunos de los efectos de la nicotina a los que se enfrentan los
fumadores activos. Debido a esto son propensos a sufrir todas las
enfermedades que mencione anteriormente de los fumadores activos, pero a
un ritmo más lento.

Si una mujer embazada se expone al humo del tabaco al tener su bebe este
puede sufrir de bajo peso al nacimiento. Los niños son más propensos a las
enfermedades causadas por ser fumadores pasivos.

Algunos estudios científicos afirman que debido a la exposición al humo del


cigarrillo muchos niños sufren de enfermedades como el Síndrome de Muerte
Súbita del Lactante (SMSL), asma, infecciones pulmonares e incluso alergias.

Las personas mayores de edad también son vulnerables a enfermedades del


corazón debido al hecho de ser fumadores pasivos. Los componentes toxicos del
tabaco o la nicotina afectan fácilmente a las personas mayores ya que su sistema
inmunológico se va debilitando con el paso de los años. Es algo realmente horrible
ver como nuestros propios padres están siendo afectados por nuestra
irresponsabilidad de convertirlos en fumadores pasivos por ponernos a fumar
cuando estamos cerca de ellos.
Hay mucha evidencia que muestra que tanto los fumadores activos como los
fumadores pasivos provocan lentamente cáncer de mama en mujeres de
edades alrededor de los 50 años. El riesgo aumenta a medida que aumenta la
exposición a los 2 tipos de fumadores.

En el año 2004 la Agencia Internacional para la Investigación Sobre el Cáncer y la


Organización Mundial de la Salud se encontraban lo suficientemente seguras para
declarar que existe la posibilidad de sufrir cáncer en muchos órganos de los
fumadores pasivos y, por lo tanto, se declaró que fumar en lugares públicos se
considera un delito ofensivo.

Los estudios demostraron que el porcentaje de probabilidad para los fumadores


pasivos de sufrir alguna enfermedad cardiaca es del 25% al 30% y para
desarrollar cáncer de pulmón es del 20% al 30%.

Así que los fumadores activos no solamente están causando daño a sí mismos.
Ellos no tienen ningún derecho de propagar enfermedades en la sociedad. Como
seres humanos responsables deberían abstenerse de fumar en lugares donde se
encuentren otras personas. O un mejor método para el bien de ellos y de toda la
sociedad seria que se decidieran a dejar de fumar para siempre.