Você está na página 1de 12

Autonomía del Banco Central: Lecciones de Tendencias Globales MARCO ARNONE, BERNARD J.

LAURENS, JEAN-FRANC¸OIS SEGALOTTO, y MARTIN SOMMER

Este documento calcula índices de autonomía del banco central (CBA) para 163 centrales
bancos a fines de 2003 e índices comparables para un subgrupo de 68 centrales bancos a partir
de finales de los años ochenta. Los resultados confirman fuertes mejoras en CBA económico y
político en las últimas dos décadas, aunque Se necesita más progreso para impulsar la
autonomía política de los bancos centrales en mercado emergente y países en desarrollo.
Nuestro análisis confirma que CBA ha ayudado en promedio a mantener bajos niveles de
inflación. El documento identifica cuatro principios generales de CBA que han sido
compartidos por la mayoría de países. Existen diferencias significativas en el área de
supervisión bancaria donde muchos bancos centrales han conservado un papel clave.
Finalmente, discutimos la secuencia de reformas para separar la conducta de las políticas
monetarias y fiscales. [JEL E58, E52]

Documentos del personal del FMI (2009) 56, 263-296. dio: 10.1057 / imfsp.2008.25; publicado
en línea el 23 de septiembre de 2008 Un gran cuerpo de investigación ha sugerido que la
autonomía del banco central (CBA) puede tener importantes beneficios para el desempeño
macroeconómico. El CBA puede ayudar a los países a lograr una inflación promedio más baja,
amortiguar el impacto de los ciclos políticos en los ciclos económicos, mejorar la estabilidad
del sistema financiero y impulsar la disciplina fiscal sin ningún costo adicional real o sacrificios
en términos de volatilidad del producto o crecimiento económico reducido.2 Aunque varios
estudios han documentado tendencias recientes en CBA para grupos seleccionados de países,
aún no se ha realizado un análisis de las tendencias mundiales llevado a cabo.3 En un esfuerzo
por llenar este vacío, calculamos los índices de CBA de jure para 163 bancos centrales, que
representan a 181 países, a fines de 2003.4 También construir índices comparables de CBA
para un subgrupo de 68 bancos centrales como de fines de la década de 1980 Las dimensiones
de todo el país y series de tiempo de este El nuevo conjunto de datos nos permite extraer
varias lecciones importantes de las tendencias mundiales en CBA en las últimas dos
décadas: Los bancos centrales en las economías avanzadas continúan disfrutando de una
mayor CBA que aquellos en mercados emergentes y países en desarrollo. Sin embargo, en A
fines de 2003, todos los grupos de países exhiben un nivel más alto de CBA que alcanzado por
las economías avanzadas a fines de los años ochenta. Una gran mayoría de los bancos
centrales han recibido el mandato de establecer la estabilidad de precios como uno de los
objetivos de la política monetaria. Además, la mayoría central los bancos tienen autonomía
con respecto a establecer la tasa de política y no son requerido para extender el crédito
directo al gobierno. Existe una divergencia entre los bancos centrales en el tema financiero
supervisión. Muchos bancos centrales en mercados emergentes y en desarrollo los países han
conservado su papel clave en las actividades de supervisión; en adición, los bancos centrales
en unos pocos grandes países avanzados también han conservado alguna forma de
participación en la supervisión financiera. De hecho, no es infrecuente para que las leyes del
banco central prescriban la solidez del sistema financiero como un objetivo que está
subordinado a la estabilidad de precios a mediano plazo. La participación en uniones
monetarias ha ayudado a mejorar la autonomía de bancos centrales, tanto entre las
economías avanzadas (como en el caso del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y los
países en desarrollo (Banco Central de los Estados de África Occidental-BCEAO, el Banco de
Estados de África Central-BEAC y el Banco Central del Caribe Oriental- ECCB) En el grupo de
países en desarrollo, esto se debe a la participación en una unión monetaria ha sido
beneficioso para el desarrollo de mercados, lo que a su vez había sido un requisito previo para
la eliminación de crédito directo del banco central al gobierno (o banco central) participación
en el mercado primario de valores del gobierno). Varios países de mercados emergentes y en
desarrollo continúan fortalecer su autonomía de instrumento. Sin embargo, mirando hacia
adelante, el principal desafío será aumentar aún más la autonomía política de la central
bancos, principalmente asegurando que se designen los órganos de gobierno del banco central
sin mucha interferencia política y por plazos más largos.

I. Metodología para evaluar CBA

Nuestra evaluación de CBA y su evolución en el tiempo se basa en las metodologías


desarrolladas por Grilli, Masciandaro y Tabellini (GMT) en un documento publicado en 1991, y
la metodología utilizada por Cukierman en un documento publicado un año después (ver
Cuadro 1). GMT distinguió a los políticos (es decir, capacidad del banco central para
seleccionar los objetivos de la política monetaria) y económico (es decir, capacidad del banco
central para seleccionar sus instrumentos) dimensiones de la autonomía, pero Cukierman miró
a la disposición en el centro legislación bancaria con respecto al director ejecutivo del banco
central; formulación de políticas por el banco central y sus objetivos; y las limitaciones en los
préstamos del banco central al gobierno. La matriz presentada en la Tabla 1 resume las
diferentes muestras y índices que se utilizan en este documento. Nuestra evaluación de CBA al
final de la Década de 1980 se basa en el índice GMT para los 18 países de la OCDE analizados
en GMT (1991), en adelante referido como el "índice completo" y el Cukierman (1992) datos
convertidos en el índice GMT para los 50 países restantes evaluado en ese documento, en lo
sucesivo denominado '' índice estrecho '. evaluación de CBA a fines de 2003 se basa en el
"índice completo". Para garantizar comparabilidad normalizamos los resultados dividiendo los
valores absolutos por el puntaje potencial máximo. Debido al método que usamos para
transponer Los datos de Cukierman en el índice estrecho, se justifica alguna calificación con
respecto a nuestra evaluación de la evolución del CBA en el tiempo.5 Esta advertencia es
discutido en la Sección III, que presenta una comparación entre países.

II. Literatura sobre los beneficios de CBA

Varios autores han utilizado los índices desarrollados por Cukierman y GMT en su trabajo
sobre CBA y sus beneficios. Arnone, Laurens y Segalotto (2006a) proporcionan una descripción
detallada de este trabajo. Aquí, resumimos los principales resultados sobre los beneficios de
CBA para el desempeño de la inflación: Alesina y Summers (1993) definen un índice de CBA
como el promedio del Índices GMT y Cukierman. Usan el índice para probar la correlación
entre CBA y la inflación promedio y su variabilidad, desempleo, y el nivel de las tasas de interés
reales. Encuentran un negativo significativo correlación entre CBA y el nivel y la variación de la
inflación. de Haan y Kooi (1997) usan los índices de CBA desarrollados por GMT y Cukierman
para distinguir los conceptos de conservadurismo y autonomía. Evalúan las relaciones entre
estos dos conceptos y la inflación el rendimiento y la variabilidad de la producción. Encuentran
que CBA, especialmente autonomía del instrumento del banco central, tiene un impacto
considerable en la inflación rendimiento y poco en la variabilidad de salida. Mangano (1998)
clasifica los indicadores existentes más utilizados, incluyendo Índices GMT y Cukierman, y
hacer una regresión sobre la inflación y la producción. Él encuentra que el CBA de GMT tiene
un impacto significativo en la inflación. Oatley (1999) investiga la solidez de las relaciones
encontradas en investigación previa entre CBA y el rendimiento macroeconómico por analizar
ocho indicadores de CBA, incluidos los desarrollados por GMT y Cukierman. Él encuentra que
CBA reduce la inflación incluso cuando se tienen en cuenta los aspectos económicos, políticos
o institucionales. Sin embargo, algunos investigadores han encontrado poca o ninguna
evidencia de los beneficios macroeconómicos de CBA-vea Banaian, Burdekin y Willett (1995);
Posen (1995 y 1998); Campillo y Mirón (1997); Führer (1997); y Crosby (1998).

III. CBA: comparación entre países y evolución a lo largo del tiempo

La Tabla A1 informa los índices de resumen de CBA, y los resultados detallados pueden ser
encontrado en Arnone y otros (2007). La instantánea de CBA al final de la La década de 1980 se
basa en datos de GMT y Cukierman para 68 bancos centrales, de los cuales 25 están en
economías avanzadas, 22 en mercados emergentes y 21 en países en desarrollo países.6.7 Los
puntajes del CBA a fines de 2003 se basan en nuestra lectura de documentos legales para 163
bancos centrales, de los cuales 28 están en avanzado economías, 32 en mercados emergentes
y 103 en países en desarrollo. En total, la muestra para el final de 2003 abarca 181 países. La
Tabla 2 proporciona una amplia visión general de los puntajes CBA para el país principal
grupos. Presentamos índices agregados para bancos centrales en avanzado economías,
mercados emergentes y países en desarrollo; puntajes para las uniones monetarias también se
informan por separado.

Evaluación del CBA a fines de la década de 1980

Nuestra instantánea de CBA a fines de la década de 1980 se basa en los resultados de GMT
(1991) y Cukierman (1992) para bancos centrales en economías avanzadas, y Cukierman (1992)
para bancos centrales en mercados emergentes y en desarrollo países. Para todos los grupos
de países, la autonomía general fue bastante baja (es decir, por debajo de 0.50) en ese
momento, siendo la autonomía económica generalmente mayor que la autonomía política
(Figura 1). Las economías avanzadas exhibieron los puntajes más altos de autonomía general.
Sin embargo, los países de la zona del euro mostraron niveles de autonomía política y
económica significativamente más bajos que aquellos en las otras economías avanzadas
(Figura 2). Países en desarrollo exhibió puntajes ligeramente más altos de autonomía general
que los mercados emergentes economías. Sin embargo, excluyendo las economías en
transición, los niveles de CBA en esos dos grupos eran comparables.

Evaluación del CBA a fines del 2003

Comparación por grupos de ingresos

Los índices de CBA han aumentado bruscamente desde sus niveles finales de 1980, pero con
notables diferencias entre países. En promedio, los promedios de CBA en todo ellos principales
grupos de ingresos ahora superan 0,50, con los bancos centrales en avanzada economías que
logran una mayor autonomía que los bancos centrales en emergentes mercados y países en
desarrollo (Figura 3). Dicho esto, algunos avanzados los países de la región de Asia y el Pacífico
obtienen puntajes bajos en comparación con sus pares, especialmente debido a su limitada
autonomía política. Los bancos centrales de países en transición han alcanzado puntajes CBA
que son comparables con CBA en ocasiones avanzadas economías (Figura 4). Claramente, los
países en transición han tomado ventaja de los cambios en el régimen político para adoptar el
banco central legislaciones que reflejan las mejores prácticas en las economías avanzadas. En
el caso de los países bálticos y de Europa Central, la proximidad de Unión Europea junto con el
proceso de establecimiento de la zona del euro con el Banco Central Europeo (BCE) altamente
independiente se ha fortalecido incentivos para la introducción de bancos centrales
autónomos. Curiosamente, los bancos centrales de los países que operan en un monetario
Unión exhiben autonomía que es significativamente mayor que el promedio de su grupo de
ingresos. La media alcanzada por los bancos centrales en el SEBC está próxima al máximo nivel
de autonomía (ver Figura 4). En el grupo de desarrollo países, los tres bancos centrales
regionales (BCEAO, BEAC y ECCB) también muestran niveles de CBA que son
considerablemente más altos en ambas dimensiones de autonomía que las de sus pares (Tabla
A1). Cabe destacar también la dicotomía en los puntajes de autonomía política en países.
Como se discutió anteriormente, las economías avanzadas (especialmente en Europa) y las
economías en transición tienen, con algunas excepciones notables, políticamente bancos
centrales autónomos. Por el contrario, muchos países en desarrollo continúan para puntuar
mucho peor en los criterios que sustentan el índice político (ver la siguiente subsección). La
dispersión de puntajes de autonomía económica entre países es considerablemente menor
(Figuras 5 y 6).

Discusión detallada de los subcomponentes CBA

¿Cuáles son las razones principales de las diferencias entre países en los puntajes CBA?

La mayoría de las diferencias en la autonomía política están relacionadas con el derecho


disposiciones para el nombramiento de los órganos rectores de los bancos centrales (cuadro
3). En países en desarrollo, los gobiernos a menudo continúan participando en selección de
juntas del banco central y las tenencias tienden a ser cortas (criterios 1-4); el gobierno
generalmente está representado en el consejo (criterio 5); y los bancos centrales tienen una
protección legal limitada en caso de conflicto con el gobierno (criterio 8). Diferencias entre
países para el otro los subcomponentes de la autonomía política son más pequeños;
curiosamente, la mayoría los bancos centrales han adoptado la estabilidad monetaria como
uno de sus principales objetivos (criterio 7). Sin embargo, en muchos países, los gobiernos
continúan involucrarse en la implementación de la política monetaria (criterio 6). Las
características clave de la autonomía económica del banco central son las siguientes (Tabla
4): Pocos gobiernos, incluso en países en desarrollo, tienen acceso automático a el crédito del
banco central (criterio 1); cuando este tipo de crédito está disponible, la tasa de interés que
cobra el banco central suele estar cerca de la las tasas del mercado pero las prácticas difieren,
especialmente en los países en desarrollo (criterio 2) .8 Muchos bancos centrales en países en
desarrollo pueden participar en los mercados primarios para los valores del gobierno (criterio
5). Esto claramente representa un riesgo de inflación, pero, como se analiza a continuación,
esta disposición puede simplemente reflejan el desarrollo insuficiente de los mercados
financieros en algunos países. La mayoría de los bancos centrales establecen libremente sus
tasas de política (criterio 6). Con la excepción de las economías avanzadas, la mayoría de los
bancos centrales han conservado su papel clave en la supervisión bancaria (criterio 7bis).

Patrones regionales

Mirando a través de las regiones geográficas, los bancos centrales en Europa tienen los
puntajes CBA más altos en términos de autonomía económica y política, incluso después de
desglosar los puntajes por grupos de ingresos (Tabla 5, fila EUR). En el grupo de mercados
emergentes, el CBA general es el más bajo en Medio Oriente y Regiones de Asia Central (MCD)
y África Subsahariana (AFR). Entre países en desarrollo, las diferencias en CBA en todas las
regiones geográficas no son particularmente grandes; Sin embargo, los bancos centrales en
Asia y el Pacífico (APD) y las regiones del África subsahariana (AFR) tienen el rango más bajo en
promedio.
Desarrollos en CBA en el tiempo

Tendencias por grupos de ingresos

Las principales tendencias en los desarrollos de CBA en el tiempo son las siguientes: Los
puntajes promedio de CBA para nuestra muestra global de 163 bancos centrales tienen
aumentó significativamente en las últimas décadas: CBA general (autonomía política y
económica) casi se ha duplicado. La economía elemento de autonomía sigue siendo
significativamente por delante de la política component.9 Las economías avanzadas
comenzaron a partir de niveles relativamente altos de autonomía en finales de 1980, pero
continuó fortaleciendo su CBA en el posterior año. Dado que la autonomía económica ya era
bastante alta, la mayoría se ha avanzado, en términos absolutos, en el impulso de la política
autonomía. Dicho esto, el componente político de la autonomía aún está rezagado algo detrás
de los puntajes de autonomía económica.10 En el grupo de mercados emergentes, el CBA
general se ha más que duplicado con el tiempo y ha superado CBA típico en los países
avanzados en el finales de la década de 1980 Las medidas de autonomía económica y política
muestran niveles similares de mejora, con la autonomía económica restante más alto que la
autonomía política.11 El desarrollo de CBA en el grupo de países en desarrollo es más difícil de
evaluar las limitaciones dadas de datos Basado en los puntajes CBA del Cukierman muestra
(que representa aproximadamente el 20 por ciento de los países en desarrollo), la autonomía
política de los bancos centrales en los países en desarrollo ha mejorado solo marginalmente y
permanece bajo. Sin embargo, la autonomía política aumentó hasta cierto punto de acuerdo
con la definición '' estrecha '' de nuestro índice CBA (Tabla 2). En general, nuestra lectura de
los datos es esa autonomía política de los bancos centrales en los países en desarrollo es
ciertamente mucho menor que en mercados emergentes y economías avanzadas, aunque no
es posible cuantificar con precisión la evolución de la independencia política en el tiempo.
Como para la autonomía económica de los bancos centrales en los países en desarrollo, la La
imagen emergente de los datos es mucho más clara: la CBA económica tiene aumentado
significativamente en las últimas dos décadas. Para obtener un sentido más amplio de la
evolución de CBA para una variedad de países a lo largo del tiempo, es útil para transformar
los datos CBA en el marco de cuatro cuadrantes de GMT (1991) (Figuras 7-9). En cada figura,
los ejes horizontal y vertical corresponden a los componentes económicos y políticos de CBA,
respectivamente. Para todos los grupos de países, se puede observar un cambio general de los
trazados observaciones hacia arriba y hacia la derecha, lo que confirma la amplia base
fortalecimiento en los componentes económicos y políticos de CBA. El cambio es claramente
más uniforme en el caso de las economías avanzadas, ya que la mayoría las observaciones se
han llenado en el cuadrante superior derecho (Figura 7). Los puntos de datos para los
mercados emergentes y los países en desarrollo también muestran un cambio hacia arriba
hacia la derecha (es decir, los puntajes de CBA han estado aumentando), pero la dispersión de
las observaciones es más alta que la de las economías avanzadas. Dicho esto, es interesante
observar que los puntajes para los emergentes mercados y los países en desarrollo a finales de
2003 son más concentrado y ubicado a la derecha de lo que era el caso para avanzado
economías a fines de los años ochenta. Esto es un corolario al hallazgo anterior de que, A fines
de 2003, las economías en desarrollo y las economías de mercado emergentes logrado un
grado de CBA que es más alto que el nivel alcanzado por las economías más avanzadas a fines
de los años ochenta. Además, las cifras confirman que la mayoría de las diferencias entre
países en CBA puntajes se deben actualmente a las diferencias en la autonomía política
Tendencias regionales

El aumento de CBA es un fenómeno mundial: bancos centrales en todas las regiones del
mundo se han concedido una mayor autonomía política y económica (Tabla 6). Pero el
aumento en CBA ha sido desigual entre las regiones. Central los bancos en Europa han ganado
mucho en términos tanto económicos como políticos autonomía. En el hemisferio occidental,
gran parte del progreso ha sido enfocado en el área de la autonomía económica. Por el
contrario, los bancos centrales en el subsahariano África y las regiones de Medio Oriente y Asia
Central han visto ganancias relativamente modestas en su autonomía en las últimas dos
décadas.

IV. CBA e inflación

En esta sección, volvemos al viejo debate sobre los beneficios de CBA para mantener un
entorno de baja inflación.12 Por supuesto, los resultados de la inflación reflejar las políticas
monetarias y fiscales reales, el entorno externo y las actitudes generales de los políticos hacia
la inflación, que pueden o no ser reflejarse en las leyes del banco central. Esta sección, por lo
tanto, examina a qué medida en que los marcos jurídicos más sólidos para CBA pueden haber
contribuido a la reducción en los niveles promedio de inflación, después de controlar otros
determinantes de la inflación.13 Nuestro análisis se centra en el grupo de mercados
emergentes y en desarrollo economías porque estos son los países donde la volatilidad en la
inflación los resultados han sido más significativos (Figura 10). A mediados de la década de
1970, mediados de la década de 1990, episodios recurrentes de políticas fiscales y monetarias
laxas, combinadas con los shocks de los precios de los productos básicos, mantuvo la inflación
alta. Por el contrario, promedio la inflación en las economías de mercados emergentes ha
caído dramáticamente desde los principios de la década de 1990 -en muchos casos desde
niveles de doble y triple dígito- a alrededor de por ciento en el momento presente.14 Varios
factores han contribuido a la reducción de la inflación en mercados emergentes. Como se
discutió en el FMI (2006), la mejora de la inflación el desempeño en general ha reflejado la
creciente preferencia de los formuladores de políticas por inflación baja y estable. Este cambio
de política en parte resultó de lo anterior experiencia con una inflación alta y variable en los
mercados emergentes y Economías avanzadas. A principios de la década de 1980, los costos
percibidos de doble dígito la inflación aumentó, ya que la alta inflación coincidió con un bajo
crecimiento y un aumento del desempleo. Los gobiernos de las economías avanzadas fueron
los primeros en responder fortaleciendo los marcos institucionales y normativos para
fomentar estabilidad monetaria, incluida la potenciación del CBA y la transparencia, y algunos
países adoptan un objetivo de inflación explícito. La combinación de caída de la inflación
externa, aprendizaje de políticas exitosas en otros lugares, y la insatisfacción pública con la
inflación explica gran parte del cambio posterior a políticas de baja inflación en mercados
emergentes y países en desarrollo. Por otra parte, la profundización gradual de los mercados
financieros nacionales y mayor La CBA ha hecho que el financiamiento inflacionario de los
déficits fiscales sea menos común. Aparte a partir de estos factores, la globalización también
puede haber fortalecido a los políticos incentivos para llevar a cabo una política monetaria
prudente (Rogoff, 2003). Por ejemplo, los mercados internacionales de capital pueden haber
tenido un efecto disciplinario sobre la política, incluso a través del riesgo de una reducción de
la inversión extranjera (Tytell y Wei, 2004). En resumen, el entorno de baja inflación en los
mercados emergentes y los países en desarrollo han resultado de una variedad de factores.
¿Pero tiene mayor CBA contribuyó a mejores resultados de inflación después de controlar por
todas otras explicaciones importantes de baja inflación?

Para proporcionar una respuesta tentativa a esta pregunta, hemos estimado un modelo
econométrico que vincula el probabilidad de un buen rendimiento de la inflación, definida

como la inflación anual a continuación 10 por ciento-a los diversos determinantes de la


inflación discutidos anteriormente.16 Específicamente, la especificación del modelo incluye
apertura comercial, inflación en economías avanzadas, el equilibrio fiscal escalado por la
profundidad de la sector financiero,

el régimen de tipo de cambio y dos medidas alternativas de CBA.17 Los resultados de la


estimación (Tabla 7) sugieren que CBA sí ha ayudado a mantener baja la inflación En promedio,
un paso de ninguna autonomía a la autonomía completa aumenta la probabilidad de mantener
baja la inflación en aproximadamente un 50 por ciento. En nuestra muestra, la autonomía
promedio de los bancos centrales en los mercados emergentes aumentó de 0.3 a alrededor de
0.7 en las últimas dos décadas, lo que implica un aumento promedio en la probabilidad de baja
inflación en aproximadamente 20 puntos de porcentaje. También examinamos cómo se
calculó la medida de CBA en este trabajo se realiza en comparación con una medida alternativa
de autonomía, volumen de negocios de los gobernadores de los bancos centrales (ver
Cukierman, Webb y Neyapti,1992), que se ha utilizado tradicionalmente en regresiones de
panel. Tanto la autonomía las medidas están correlacionadas por lo que la regresión de la
carrera de caballos en la especificación (4) no no produce resultados estadísticamente
concluyentes. Sin embargo, vale la pena señalar que el coeficiente en CBA se reduce solo en un
tercio cuando el volumen de ventas de central se incluyen los gobernadores bancarios (véanse
las especificaciones (1) y (3)), pero el coeficiente en el volumen de negocios de los
gobernadores del banco central disminuye en aproximadamente dos tercios en la
especificación que también incluye CBA (especificaciones (3) y (4)). El modelo confirma el
papel muy importante de los determinantes de la inflación aparte de CBA. Debido a que la
apertura promedio en la muestra aumentó desde aproximadamente del 30 al 60 por ciento en
las últimas cuatro décadas, la globalización ha aumentó la probabilidad de baja inflación en
aproximadamente 20 puntos porcentuales en el todo un grupo de mercados emergentes. El
modelo también atribuye un significado peso al rendimiento de la inflación en las economías
avanzadas. La desinflación que tuvo lugar allí a principios de la década de 1980 se estima que
ha aumentado la probabilidad de baja inflación en los mercados emergentes en 30 puntos
porcentuales o Más. La política fiscal -una fuente tradicional de presión inflacionaria- también
es identificado como un determinante importante de la inflación.19 Finalmente, un el régimen
de tipo de cambio puede, en promedio, mejorar las posibilidades de lograr una inflación baja,
aunque se ha comprobado que el mantenimiento de las paridades cambiarias en los mercados
emergentes difícil a largo plazo.20

V. Lecciones emergentes de las tendencias mundiales

El análisis de puntajes CBA desagregados ha revelado que los marcos legales para la mayoría
de los bancos centrales de nuestra muestra, comparten varios principios comunes. Nosotros
han identificado cuatro principios tan amplios que parecen representar el consenso entre los
responsables de las políticas, independientemente del nivel de desarrollo de los países en los
que operan. Los cuatro principios discutidos a continuación son consistentes con las opiniones
académicas sobre cómo los políticos deben lograr la separación entre las políticas monetarias y
fiscales, y más limitar ampliamente el impacto del ciclo político en la conducta depolítica.21

Vistas de consenso

Principio 1: Establecer la estabilidad de precios como el objetivo principal de la política


monetaria

Política Casi todos los bancos centrales están legalmente obligados a perseguir la estabilidad
de precios como uno de sus objetivos principales. Se han asignado bancos centrales en algunos
países más de un objetivo, pero a menudo se le ha dado prioridad a la estabilidad de precios
estado. Por lo general, la ley del banco central formula los objetivos del banco central de una
manera que identifique la estabilidad de precios como la más efectiva forma en que el banco
central puede contribuir al crecimiento económico.22 Esto enfoque está en agudo contraste
con las políticas de la década de 1970 en una serie de países en los que se esperaba que los
bancos centrales canalizaran los recursos financieros a los sectores prioritarios, lo que los hace
similares a los bancos de desarrollo. El enfoque actual de CBA reconoce que los gobiernos
pueden tener varios objetivos económicos competitivos, particularmente a corto plazo. En
consecuencia, pueden tender a ignorar los efectos inflacionarios a mediano plazo de un
político monetario expansivo. Esta inconsistencia de tiempo causa credibilidad problema. Por
lo tanto, confiar la estabilidad de precios a una agencia autónoma (que es, el banco central)
ayuda a fortalecer la credibilidad.

Principio 2: Reducir los préstamos directos a los gobiernos

La mayoría de los bancos centrales tienen disposiciones vigentes que limitan su capacidad de
proporcionar crédito irrestricto al gobierno. Hoy, casi todas las leyes del banco central
estipular que los préstamos al gobierno, si se permiten, no pueden ser automático, y debe ser
temporal y estar sujeto a límites cuantitativos. Además, la prohibición de la participación del
banco central en el mercado primario para la deuda pública, una prohibición que no se aplicó
en gran escala a fines del Década de 1980, ahora se ha extendido a un gran grupo de países y
es un distintivo característico de la legislación más reciente. Además, la disposición que,
cuando esté disponible, el crédito del banco central al gobierno debería estar en el mercado
tasas, también se ha convertido en una práctica generalizada. Por lo tanto, ha surgido una
opinión de consenso de que una política monetaria sólida requiere que los préstamos directos
del banco central al gobierno sean de naturaleza limitada, es decir, generalmente a corto plazo
(o temporal) con restricciones sobre el monto. Fijar la tasa de interés en tal préstamo con
referencia al interés del mercado las tasas fortalecen la autonomía del banco central. Dicho
esto, directo central El crédito bancario está destinado a facilitar la gestión del efectivo a corto
plazo por parte de tesorería en países con mercados de dinero poco profundos o una deuda
pública débil marco de gestión (Laurens, 2005).

Principio 3: Asegurar la plena autonomía para establecer la tasa de política

A la mayoría de los bancos centrales se les ha otorgado plena autonomía para establecer su
política tarifa. En el nivel más básico, esta condición es necesaria para el banco central para
perseguir sus objetivos. Pero desde otro ángulo, tal práctica también sugiere que la mayoría de
los legisladores han aceptado la opinión de que una tasa de política (generalmente una tasa de
interés interbancaria a corto plazo) es el objetivo operativo apropiado de política monetaria.23
Por lo tanto, se debería otorgar al banco central autonomía para establecer su tasa de política.
Un corolario de esa opinión consensuada es el deseo de garantizar que el banco central tenga
plena autonomía para el diseño de sus instrumentos de política monetaria, es decir, las
herramientas para lograr el funcionamiento objetivo de la política monetaria.

Principio 4: Asegurar que ningún gobierno participe en la formulación de políticas

Que no se requiere aprobación gubernamental para la formulación de la política monetaria es


un cuarto principio que ha sido adoptado por la mayoría de los bancos centrales de todo el
mundo. Un corolario de ese principio es la existencia de procedimientos para resolver
conflictos entre el banco central y gobierno, como se desprende del alto grado de correlación
entre los puntajes en estos dos criterios entre países. Además, cuando tal los procedimientos
para la resolución de conflictos están establecidos, la representación del gobierno en una junta
directiva (es decir, la junta del banco central) no es necesaria. Esta la observación también es
apoyada por la alta correlación de puntajes para este criterio con los dos anteriores (es decir,
sin aprobación del gobierno para formulación de políticas y existencia de procedimientos de
resolución de conflictos).

Salida de la literatura: el papel de los bancos centrales en el banco Supervisión

El análisis en la Sección III reveló que los bancos centrales en muchos los mercados y los países
en desarrollo han conservado su papel clave en la supervisión bancaria, Aunque es menos
penetrante, tal práctica también se observa en algunas grandes economías avanzadas. Esta
práctica va contra el argumento a menudo hecho en la literatura que la implementación de la
política monetaria y la banca la supervisión son dos funciones separadas y que los problemas
estructurales subyacentes en el sector financiero debe ser abordado directamente por una
agencia especializada.24 Este argumento se basa en la experiencia en algunos países que
relajan política monetaria para mitigar los problemas del sector financiero, que el banco
central puede estar más tentado de hacer si está a cargo de la supervisión bancaria, puede
agravar los problemas del sector financiero y socavar la política monetaria. Sin embargo, las
consideraciones prácticas han llevado a una salida de estos argumentos conceptuales.25 En los
mercados emergentes y en los países en desarrollo, la una mayor disponibilidad de personal
calificado y recursos en el banco central a menudo jugado un papel en la decisión de si las
funciones de supervisión deberían mantenerse en el banco central. También existe la opinión
de que, dado el aumento de CBA, en particular en los mercados emergentes y los países en
desarrollo, ubicando las funciones de supervisión en el banco central permiten a los
supervisores '' a cuestas '' y disfrutar del mismo grado de autonomía. Las consideraciones que
han llevado a número de bancos centrales para aumentar su enfoque en cuestiones de
estabilidad financiera también apoyan una desviación de los argumentos conceptuales
presentados en literatura.26

Además, evidencia empírica reciente de Arnone y Gambini (2007) muestra que un mayor
grado de cumplimiento de los Principios Básicos de Basilea es logrado por aquellos países que
implementan una supervisión integrada de los bancos junto con valores y / o compañías de
seguros; también encuentran algunos resultados estadísticamente significativos a favor de
colocar tanto la supervisión bancaria y una supervisión integrada dentro del banco central.
Finalmente, la estabilidad de precios y la solidez del sector financiero pueden ser compatibles,
al menos a más largo plazo.27 Por lo tanto, confiar la implementación de la política monetaria
y la supervisión financiera al banco central podría ser deseable, particularmente si el banco
central tiene un objetivo claro y disfruta de un alto grado de autonomía y responsabilidad y,
por lo tanto, no tendrá la tentación de usar los mejores instrumentos secundarios (en nuestro
caso, la política monetaria) para lograr objetivos de estabilidad.28 Por lo tanto, el argumento
presentado en gran parte del literatura que los bancos centrales no deberían participar en las
funciones de supervisión es cuestionable, y no es infrecuente que las leyes del banco central
prescriban la solidez del sistema financiero como un objetivo subordinado a estabilidad de
precios a medio plazo.

Secuencia de las reformas

Las tendencias históricas sugieren una posible secuencia de reformas para mejorar el CBA, que
asocia los dos subcomponentes de CBA (es decir, económico y político) con cambios
estructurales en la economía y el sistema financiero. Los procesos de mejora en CBA
generalmente comienza con el establecimiento de la política fundaciones de un banco central
autónomo; esto es seguido por pasos para fortalecer la autonomía operativa; y el proceso
termina en la autonomía política área en términos de una mayor autonomía para la
formulación de políticas y el nombramiento de alta dirección.

Paso 1: aclarar los objetivos y establecer la autonomía básica del instrumento

Establecer objetivos claros desde el principio en el proceso del banco central la modernización
es fundamental para establecer un marco legal para el banco central, que asegura una
adecuada asignación de responsabilidades entre el gobierno agencias. Las consideraciones
conceptuales y la práctica apuntan a la estabilidad de precios como el objetivo principal más
deseable para el banco central. Concomitantemente, se requiere un nivel mínimo de
autonomía económica. En este proceso, la autonomía del instrumento (es decir, la capacidad
del banco central para llevar a cabo la gestión de la liquidez independientemente de las
consideraciones de financiación del presupuesto) es un primer paso importante hacia el
establecimiento de una comunidad autónoma Banco Central. En particular, al principio del
proceso, los límites deben ser puestos en la capacidad del gobierno para obtener crédito del
banco central, o en la capacidad de los bancos comerciales para tener acceso discrecional al
crédito del banco central, que el banco central puede controlar su balance. Tales medidas son
críticas para mejorar el control del banco central sobre el suministro de dinero.

Paso 2: Fortalecer aún más la autonomía de los instrumentos

En las primeras etapas del desarrollo del mercado financiero, estableciendo una clara
separación entre la gestión de la liquidez por parte del banco central y la la financiación del
presupuesto puede no ser factible. Sin embargo, como ya se discutió, el crédito directo del
banco central al gobierno debería ser a tasas de mercado, y destinado a facilitar la gestión del
efectivo a corto plazo por parte del Tesoro. Existen varias condiciones para avanzar hacia la
plena autonomía de la política monetaria y gestión de la deuda pública, lo que permitirá la
separación de responsabilidades de política. Especialmente importante es el desarrollo de un
gobierno mercado de valores, donde las fuerzas del mercado determinan las condiciones que
un déficit presupuestario puede ser financiado, 30 y una gestión de la deuda pública capacidad
en el tesoro Esto hace posible eliminar el central directo crédito bancario al gobierno.

Paso 3: Fortalecer la autonomía política adicional

La última etapa en el proceso de construcción de un banco central autónomo tiene que hacer
con el fortalecimiento de la autonomía política adicional. Como se evidencia en los resultados
en la Tabla 3, solo las economías avanzadas han alcanzado altos niveles de autonomía (es
decir, superior al 50 por ciento) con respecto a la designación de su gestión de los órganos de
gobierno. Por lo tanto, la última etapa en CBA involucra fortalecer aún más las disposiciones
legales que abordan el potencial de interferencia política en las operaciones del banco central,
incluido el gobernador y la junta del banco central nombrados de forma más autónoma y para
términos más largos, y con aún menos interferencia política. Tales disposiciones ayudan a
establecer una separación total entre y políticas fiscales. En ese entorno, se espera que los
mercados financieros reaccionar a las señales de política monetaria, y la credibilidad de la
política monetaria es crítico para mantener condiciones de mercado ordenadas. Sin embargo,
en vista de la condición que se requieren para establecer dicha separación (lo más importante
mercados monetarios eficientes y el mercado de valores del gobierno), no todos los países
pueden alcanzar esta última etapa de CBA. Para los países que no pueden establecer una
separación completa, hay un caso aún más fuerte para establecer mecanismos de
coordinación para complementar el papel de los mercados como medio para garantizar la
disciplina financiera.

VI. Conclusiones

Basándose en una amplia investigación teórica y empírica que destaca las ventajas
macroeconómicas de CBA, los bancos centrales en la mayoría de los países tienen se le han
otorgado mayores niveles de autonomía en las últimas dos décadas, independientemente del
nivel de ingresos del país. Bancos centrales en avanzado las economías continúan disfrutando
de una mayor autonomía que las emergentes mercados y países en desarrollo, pero a fines de
2003 todos los grupos de países exhibió índices de autonomía política y económica que fueron
más altos que los alcanzados por las economías avanzadas a fines de los años ochenta. Casi
todos los bancos centrales han recibido el mandato de establecer la estabilidad de precios
como uno de los objetivos de la política monetaria, son libres de establecer la tasa de política,
y son no se requiere para proporcionar crédito directo automáticamente al gobierno. Estas las
tendencias reflejan lo que se puede considerar como la opinión de consenso sobre CBA entre
los legisladores. Sin embargo, en contraste con los puntos de vista teóricos sobre CBA, muchos
bancos centrales, especialmente en los mercados emergentes y en desarrollo países, sino
también en algunas economías avanzadas, han conservado su responsabilidad en el área de la
supervisión financiera. Nuestro análisis también sugiere que el movimiento hacia una mayor
CBA tiene valió la pena en términos de bajos niveles de inflación sostenidos en muchos países
emergentes mercado y países en desarrollo. Este resultado se mantiene incluso después del
análisis representa los otros factores determinantes de la inflación, como los déficits fiscales o
el precio movimientos en el exterior También vale la pena señalar los puntajes más altos de
CBA entre los centros regionales bancos, ya sea que operen en economías avanzadas (como el
SEBC) o en países en desarrollo (como BCEAO, BEAC y ECCB). Dado que la participación en una
unión monetaria puede ser beneficiosa para el desarrollo del mercado, y que se requiere un
mercado monetario activo para eliminar el banco central directo crédito al gobierno (o
participación del banco central en los mercados primarios para valores del gobierno), las
uniones monetarias pueden ayudar a mejorar la autonomía del banco central. Varios países de
mercados emergentes y en desarrollo, pero también algunos las economías avanzadas,
continúan fortaleciendo la autonomía de sus instrumentos. Sin embargo, mirando hacia
adelante, el principal desafío será impulsar aún más autonomía política de los bancos
centrales, principalmente garantizando que el banco central los órganos rectores son
nombrados sin mucha interferencia política y por plazos más largos. La etapa final en la
evolución de CBA implica un de jure completa separación entre políticas fiscales y monetarias.
Sin embargo, eso no descarta la relevancia de los mecanismos para la política monetaria y
fiscal coordinación para complementar el papel de los mercados como un medio para
garantizar disciplina, aunque tales mecanismos desempeñarán un papel más importante en
países que aún no han alcanzado la etapa final de CBA.