Você está na página 1de 13

Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

Aristocles (Platón)
Vida
(429-347 a.C.) Platón transcurrió su infancia en Atenas. De familia nobilísima de la aristocracia, sus padres:
Aristón y Perictiona. Tuvo 2 hermanos, Glaucón y Adimanto, y una hermana, Potona.

Poco antes de su nacimiento había estallado la desgraciada guerra del Peloponeso que tan profunda
influencia había de tener en los destinos de Atenas, y en la cual tomó parte como soldado.

Recibió una muy buena educación. Estudió matemáticas, música y cultivo la poesía. En filosofía recibió sus
primeras lecciones de Cratilo, mediocre seguidor de Heráclito (todas las cosas sensibles están eternamente
en devenir y no es posible la ciencia acerca de ellas). Con Sócrates se definiría hacia la Filosofía. Sería su
discípulo y amigo.

Después de la muerte de Sócrates (399), Platón se ausenta de Atenas, refugiándose en Megara con un grupo
de socráticos, permaneciendo allí poco tiempo, viajando por Creta, Egipto y Cirene, regresando a Atenas
(396). Ahora escribiría sus primeras obras (República I, Apología, Critón, etc).

En el 390 realizaría su 2do viaje, visitando la Magna Grecia, relacionándose con pitagóricos. De vuelta en
Atenas, abrió una escuela en un pequeño terreno a 3km de la ciudad, recibiendo el nombre de Academia.
Permanecerá Platón 20 años en Atenas dedicado a la enseñanza y composición de sus obras (Protágoras,
Fedón, República, Fedro, Teeto, Parménides).

Sus últimos años los consagraría a la composición de Filebo, Timeo, Cruitias y Leyes. “Murió escribiendo”
dice Cicerón. Falleció en el aniversario de su nacimiento, siendo enterrado en el jardín de la Academia.

Desarrollo de su pensamiento
Tanto Aristóteles como Diógenes Laercio, señalan 3 influencias fundamentales:
explicó…
a. Lo sensible según Heráclito
b. Lo inteligible según Pitágoras
c. La política según Sócrates.

a. Recibió a Heráclito a través de Crátilo. Tomará las ideas de la movilidad, la contingencia, la


impermanencia, la caducidad, la imperfección y el no-ser de las entidades del mundo físico y, por tanto, de la
relatividad de nuestro conocimiento acerca de ellas.

b. La amistad de Platón con Arquitas de Tarento y otros pitagóricos, va acompañada de la asimilación de


diversos elementos doctrinales: el origen celeste y la pre existencia de las almas que vivían felices antes de
su unión con el cuerpo; la inmortalidad y las reencarnaciones; la mística de los números; entre otros.

c. Recibió de Sócrates el método inductivo como procedimiento para la formación de conceptos universales,
la aspiración a conocer las esencias, la preocupación por hallar el Logos de las cosas, y su inclinación hacia los
problemas morales y políticos.

A pesar de esto, Platón NO fue nunca pitagórico, ni siquiera puramente socrático, ni se adhirió jamás a
ninguna tendencia con carácter exclusivo.

1
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

Concepto de Ciencia
Para Platón, ser y conocer son cosas correlativas: a mayor ser corresponde mayor ciencia. Sólo es
cognoscible el ser. Entre el ser y el no-ser, existe el hacerse, el llegar a ser, el ser en movimiento, el cual tiene
algo de ser, pero no llega a la plenitud perfecta del ser.
-Al Ser le corresponde la Ciencia
-Al No-ser le corresponde la Ignorancia
-Al Llegar a ser le corresponde la Opinión.

Con la Teoría de las Ideas, la realidad queda dividida en…


1. El mundo superior, eterno, supra celeste, en el cual se hallan las Ideas, que son entidades reales,
subsistentes, perfectas, puras, inmateriales, eternas e inmutables, inmóviles, invisibles a los ojos del cuerpo
y solamente perceptibles por la inteligencia.
Sin embargo, no son simples conceptos abstractos, sino verdaderas entidades reales; son las razones
objetivas y modelo de todas las cosas, el fundamento de toda verdad y de la certeza absoluta.
2. El mundo cósmico, visible, dividido en una parte que ocupa un lugar intermedio entre el mundo de las
Ideas y la segunda parte.
a) La región celeste, o sea, el conjunto de 11 esferas giratorias superpuestas, que se mueven en el éter, en
las cuales están situados los astros y los planetas, que son seres divinos, incorruptibles, con un cuerpo
esférico de fuego y con un alma que es la causa de su movimiento.
b) El mundo terrestre es el de los seres sensibles compuestos de los 4 elementos materiales, móviles, sujetos
al cambio, a la generación y a la corrupción, conforme al concepto de Heráclito.

Este concepto jerárquico del Ser se refleja paralelamente en un concepto ascendente de la ciencia, que
constituye una ascensión hacia el ser. La ciencia verdadera y perfecta solamente se da en el conocimiento de
las Ideas
3. Conocimiento sensitivo: tiene por objeto los seres materiales y sensibles (sentidos)
2. Conocimiento racional discursivo: versa sobre el concepto de número y de cantidad (imaginación, razón
discursiva)
1. Conocim. racional intuitivo, que versa sobre los seres carentes de toda materia y de toda cantidad
(entendimiento).

Mundo de las Ideas en el Timeo


Toda la doctrina del Timeo se desarrolla en el supuesto de dos mundos: uno el ideal, integrado por entidades
eternas, subsistentes, perfectísimas, inmutables, que sirven de arquetipos para la obra del Demiurgo, el cual
modela los seres del mundo sensible a imagen y semejanza de las Ideas. Existe un ser eterno, que no ha
nacido ni ha sido engendrado, y otro ser que siempre nace, que cambia y muere y nunca permanece ni llega
a existir permanentemente. El 1ro es percibido por la intelección y el raciocinio; el 2do por la opinión unida a
la sensación no razonada.

Argumentos para demostrar existencia de este mundo…

a. La perfección y la belleza del mundo sensible reclaman un modelo perfectísimo y una causa
inteligente, que lo ha hecho a imagen y semejanza del modelo.
b. La validez de la ciencia reclama objetos estables y permanentes.
c. Los elementos materiales son creados por el Demiurgo a imagen de los elementos ideales.

Añade Platón la Idea del Animal eterno, modelo conforme al cual forma el Demiurgo los seres del mundo
animado.

Además añade una serie de entidades intermedias que se escalonan jerárquicamente entre los dos
extremos:

2
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

En la cumbre, las Ideas subsistentes, y debajo, los Números y las figuras geométricas, el arquetipo de Animal
eterno, el Demiurgo, el Alma cósmica, las divinidades astrales, las almas humanas separadas, los hombres,
las especies de vivientes, las formas geométricas, los elementos materiales, y finalmente en el extremo más
inferior de la escala, el espacio, la materia y el no-ser.

Los Números Ideales


Según Aristóteles, Platón, en la última fase de su pensamiento, habría creído en la existencia de 3 órdenes
distintos de entidades reales: 1°, las Ideas subsistentes; 2°, los seres matemáticos; 3°, los objetos del mundo
sensible. Los seres matemáticos serían intermedios: eternos e inmóviles como las Ideas, pero
distinguiéndose de éstas por ser muchos (las Ideas son únicas). “Platón hace de las Ideas y de los seres
matemáticos dos substancias, y pone como tercera substancia la de los cuerpos sensibles” (Met. VII 2, 1028b
20-21).

Existen 3 clases de números:

1. Ideales:
(Reales) - Son eternos, subsistentes, de naturaleza idéntica a la de las Ideas. Son géneros supremos,
semejantes al “ser”. Entran dentro del objeto de la Dialéctica. En el Timeo ejercen la función de
ejemplares de la obra del Demiurgo.
2. Matemáticos:
(Conceptos) - Son conceptos que se hallan en la mente del matemático, el cual hace sus cálculos con
ellos utilizando el raciocinio, las hipótesis y las imágenes. Son extra temporales, pero pueden
repetirse indefinidamente. Sólo se pueden concebir, pero no representar.
3. Sensibles:
(Corpóreos) - Son los que van unidos a los cuerpos del mundo material

Platón no realiza una matematización de las Ideas, ni una sustitución de las Ideas por los números, sino que
éstos son elevados a la categoría de Ideas.

Relación entre mundo Ideal y sensible


La naturaleza de las Ideas platónicas ha sido interpretada por Aristóteles como entidades ontológicas, reales,
subsistentes y separadas de las cosas sensibles.
Platón admite la existencia de dos órdenes distintos y contrapuestos de seres: el mundo de los seres
sensibles, que comprende todo el Universo físico ordenado por el Demiurgo; y el supra-mundo eterno de las
Ideas. Las Ideas no están en la mente divina, porque en Platón éstas son superiores al Demiurgo y a los
dioses, que son entidades pertenecientes a un orden inferior.

La teoría platónica de las Ideas es un fruto de su vigorosa aspiración hacia el realismo y hacia lo absoluto;
pero tan extremada que no sabe mantenerse dentro de los límites de la verdadera realidad, y, como
Parménides, incurre, por una paradoja, en el idealismo, resultado de su confusión entre orden lógico y
ontológico.

Teología
Lo divino:

3
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

En el universo todo vive y todo cuanto vive es divino. La


jerarquía de las divinidades corresponde exactamente a los
Ideas
distintos grados de su participación en el ser y en la vida. Demiurgo
Son divinas todas las entidades pertenecientes al mundo Mundo sensible
superior y trascendente de las ideas, que son seres
personales, eternos, vivientes, inteligentes y perfectísimos. La Idea de Bien es la cúspide de la pirámide
escalonada de todos los seres del mundo ideal.
La escala de “divinidades” va descendiendo en perfección a medida nos alejemos del mundo superior ideal.
Así es divino el Demiurgo, ser eterno, inteligente y bueno, situado fuera del mundo de las Ideas, pero que
goza de la felicidad de su contemplación. Y son divinas todas las cosas del Universo creado por el Demiurgo a
imitación del mundo ideal. La perfección y la divinidad de los seres pertenecientes al mundo físico sensible,
corresponde a su grado de participación de la Idea de Vida o de la Idea de Animal eterno, y va descendiendo
conforme se alejan de su primer principio. Son divinas: el Alma cósmica (que informa todo el universo y que
constituye el principio general del movimiento); las almas de los dioses, de los genios, de los demonios y de
los astros animados; y las almas de los hombres.
Todo es divino.

Pruebas de la existencia de Dios


En Platón es inútil buscar la noción de un Dios único, personal, trascendente e infinito. Las pruebas que
presentará Platón, aunque basadas en principios perfectamente válidos –causalidad eficiente y ejemplar,
movimiento, contingencia, finalidad y orden del mundo -, sin embargo, no logran toda la plenitud de su
alcance por estar radicalmente desvirtuadas desde el primer momento por un concepto limitado de la
divinidad.

Rechazaba decididamente las cosmologías mecanicistas que trataban de explicar los fenómenos físicos
solamente mediante elementos puramente materiales. Le parece absurdo el ateísmo, y evidente la
existencia de lo divino.

Cada una de las pruebas de la existencia de Dios llega a un término distinto, y no deben considerarse como
convergentes a una misma realidad:

a. Por medio de la Dialéctica se llega al conocimiento del mundo de las Ideas divinas: el proceso
ascendente de la Dialéctica, es su doble aspecto, racional y sentimental, auxiliada
experimentalmente por la reminiscencia (recuerdo), parte de las realidades particulares, móviles y
contingentes del mundo sensible, y se va remontando por grados hasta llegar a la afirmación de la
existencia de un mundo superior, trascendente, invisible a los ojos del cuerpo, pero perceptible por
la inteligencia, dónde existe una pluralidad de entidades subsistentes, jerárquicamente ordenadas,
en cuya cumbre se halla la Idea suprema de Bien. Son tan elevados los caracteres que le atribuye
Platón, que cuesta trabajo no ver en ella al mismo Dios. Sin embargo no se trata de un Dios infinito y
trascendente, sino sólo de la divinidad más excelente entre otras muchas entidades divinas.
Quizá pudiéramos ver en el procedimiento platónico una primera manifestación del argumento
ontológico. Mediante la Dialéctica llegaríamos a un concepto abstracto y universal del Bien. Luego,
dando el salto del orden lógico al ontológico, se afirmaría su existencia en el orden real.
b. Por los caminos extra racionales del amor se llega a la contemplación de la Idea divina de la
Belleza: partiendo de la contemplación de los seres corpóreos y sensibles, se va elevando a la belleza
moral, de ésta a la intelectual, hasta llegar finalmente a la contemplación de la Idea de la Belleza en
sí misma, de la cual participan todas las demás bellezas particulares.
c. La existencia del mundo sensible exige la existencia de una causa eficiente divina(Demiurgo):
“Todo lo que se hace, necesariamente se hace por alguna causa, y sin causa nada puede llegar a ser”

4
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

(Filebo); “Todo cuando ha comenzado a ser tiene una causa” (Timeo): el mundo sensible, entonces,
ha comenzado a ser. Por consiguiente, tiene una causa, porque es necesaria una potencia capaz de
hacer llegar las cosas a ser. Esa potencia eficiente es el Dios-Demiurgo, que es anterior al mundo,
porque la causa precede siempre a lo causado.

“A mi juicio hay que distinguir, en primer lugar, aquello que siempre ES y que no ha tenido origen, y
aquello que SE ESTÁ HACIENDO y nunca es. Lo primero es aquello que la mente aprehende con la
inteligencia, porque siempre es lo mismo; y lo segundo, lo que se percibe por los sentidos con
opinión, porque se hace, perece y nunca es verdaderamente.
Ahora bien, todo lo que se hace, necesariamente se hace por alguna causa, y sin causa nada puede
llegar a ser” (Timeo 27c-28c)

“Piensan muchos que aquellas causas (materiales) son no sólo auxiliares, sino también las causas
reales de todas las cosas, porque producen el frío, el calor, el crecimiento… Pero es imposible que
éstas tengan razón e inteligencia… Pero el que ama la razón y la ciencia debe buscar ante todo las
causas de una naturaleza inteligente, y después… aquéllas que son movidas por otras, y que a su vez
mueven a otras de manera necesaria.

d. El orden y la armonía del Universo revelan la existencia de una causa inteligente divina (Demiurgo,
Alma cósmica): es el Demiurgo el que dipone los elementos diversos y contrarios, combinándolos de
una manera proporcionada en una armonía admirable, a imitación de las Ideas. Hay una inteligencia,
un Alma universal que gobierna todo. El Demiurgo como buen artífice dispone las partes para el bien
del conjunto.
e. El movimiento del Universo reclama la existencia de un primer motor, que se mueve a sí mismo, y
que mueve todas las demás cosas (Alma Cósmica): Patón se imagina que el Demiurgo crea un Alma
Cósmica que se moverá a sí misma y a todos los demás seres. Existe en todos los cuerpos.
f. …

Atributos de lo “divino”
Lo que distingue a lo divino es su inmutabilidad, lo que es en sí y no cambia, y por lo tanto existió y existirá
siempre: eternidad, incorruptibilidad y perfección. Las Ideas, además de esto, son simples, vivientes,
inteligentes y perfectísimas.

Demiurgo
En su madurez, hablaría del Dios-Demiurgo, situado entre los dos mundos, el ideal y el sensible, colocado en
la cumbre del Universo físico, a la manera de un rector o gobernador. Es una causa divina, el ser que ha
ordenado el mundo. Es un dios inferior a las Ideas y organizador del mundo físico.

Las Ideas, y en especial la del Bien, eran demasiado perfectas como para cometer la torpeza de fabricar un
mundo sensible, reduplicación inútil e imperfecta del mundo ideal. Por eso introduce Platón ese ser divino,
pero inferior a las Ideas. El Demiurgo se encargará de organizar un Universo sensible, introduciendo en la
materia (también eterna) un reflejo de los arquetipos ideales. Introdujo en la materia eterna las semejanzas
de las Ideas.

Mundo Sensible
El Demiurgo no creará ninguna realidad nueva, sino que introducirá un orden en el desorden caótico de la
materia, modelándola conforme a la imagen de las Ideas. La materia, esencialmente mudable, es un
completo desorden; se puede relacionar con el caos.

5
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

El espacio sería una realidad distinta e intermedia entre el mundo de las Ideas y el caos material, en donde
se engendrarán todas las cosas sensibles. El espacio es aquello en lo cual se hacen, nacen, mueren,
desaparecen, entran y salen todos los seres que son imágenes de los seres eternos.

Física
Disponiendo de las Ideas como modelos, el caos de los elementos como materia y el espacio como lugar
para colocar en él sus “creaciones”; el Demiurgo emprendió su labor. Tomaría en especial la Idea del animal
viviente perfecto, a fin de hacer un mundo que fuese un gran animal viviente.

a) Alma cósmica: lo primero que hizo fue crear un Alma para que fuese el principio de la vida y del
movimiento ordenado del universo. Estará hecha sólo de principios pertenecientes al orden de las
Ideas.
b) Cuerpo del mundo: tomando el conjunto de la masa amorfa, hizo con ella una gran bola, dándole
figura de esfera (por ser la más perfecta y semejante a Dios).
Formados el Alma y el Cuerpo, los unió, comenzando a vivir este último.
c) Esferas celestes
d) Cuatro especies de vivientes:
i. Dioses celestes, formados del elemento fuego…
Son los dioses astrales o estrellas fijas; son inmortales por voluntad del Demiurgo.
ii. Almas humanas, que por su destino corresponden a la tierra…
El Demiurgo forma la parte racional e inmortal de las almas humanas; les enseñó la
naturaleza del Todo y les dio a conocer las leyes fatales. Constará de otras 2 partes: la
irascible y la concupiscible.
El primer nacimiento del hombre es natural. Pero los sucesivos, reencarnaciones, dependen
de su buena o mala conducta.
iii. Las aves, que pertenecen al aire
iv. Los peces, que corresponden al agua.

e) Los elementos: en el centro del Universo, el Demiurgo formó la Tierra.


f) Optimismo universal: Platón repetirá que la obra realizada por el Demiurgo es la más perfecta y las
más hermosa que era posible ejecutar.

Antropología
“De cuantas cosas tiene el hombre, su alma es la más próxima a los dioses y su propiedad más divina y
verdadera”. El alma se mueve a sí misma y es el principio del movimiento del cuerpo. Las almas son eternas
e inmortales como los dioses. Su naturaleza, aunque inferior, es semejante a la divina.

[Ver fotocopia]

Alma tripartita:
1. Racional: creada directamente por el Demiurgo, alojada en el cerebro y tiene por misión dirigir las
operaciones superiores del hombre. Es divina, inmortal y comunica al hombre con el mundo ideal.
2. Pasional, irascible: creada por los dioses inferiores, reside en el tórax, separada de la superior por medio
del cuello, pero unida a él por medio de la médula espinal. Es la fuente de las pasiones nobles y generosas
pero es inseparable del cuerpo y permanece con él en el momento de la muerte.
3. Concupiscible: reside en el abdomen, separada de la pasional por el diafragma. De ésta provienen los
apetitos groseros y las pasiones inferiores, y es también mortal.

El cuerpo es el vehículo del alma y mantiene con ella un equilibrio y armonía perfectos.

6
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

El alma no pertenece al mundo terrestre, sino al celeste, al cual tiende a volver, por medio de la areté, que
señala el retorno a la contemplación del mundo superior de las Ideas como fin trascendente de la vida del
hombre.

Ética
Sumo Bien
Todos los hombres aspiran a la felicidad.

El hombre consta de un alma unida a un cuerpo material. El sumo bien no consistirá en la sabiduría pura
(correspondiente a un espíritu puro) ni tampoco a una vida entregada al placer sensible (animales), ya que
esto es inestable e insufieciente, siendo la parte más baja del hombre.

El bien del hombre consiste en una mezcla proporcionada de ambas cosas. Así evita tanto las exageraciones
del hedonismo como la rigidez del intelectualismo. El placer medido por la moderación y mezclado con la
sabiduría, resulta proporcionado, bello y verdadero, y constituye el bien y la felicidad de que el hombre es
capaz en este mundo. La mezcla dosificada de placer y sabiduría, armonizados en la vida virtuosa= felicidad
de que el…

“Es feliz quien amando el Bien lo hace suyo”. Platón tiene la esperanza de que existe un Bien Supremo y en
sí, y lo considera como accesible al hombre, por contemplación directa después de la muerte; y, de un modo
imperfecto, por medio de la reminiscencia y el cultivo de la Filosofía (Dialéctica) auxiliada por una vida
virtuosa, en este mundo.

Virtud
Al Sumo Bien, en el cual consiste la felicidad del hombre, se llega por la práctica de la virtud, que Platón
considera como lo más precioso del mundo.

Platón tiene el gran mérito de haber superado el relativismo de los sofistas, volviendo al concepto
tradicional que relacionaba la ley, la justicia y la virtud, con el ser, con el orden ontológico que consideraba
reinando en el Cosmos.

Virtud como Armonía


La armonía individual y social, es una imitación de la armonía cósmica, regida por una ley universal,
conforme a la cual todo está perfectamente medido, regulado y proporcionado. La virtud se logra cuando el
hombre se ajusta a este orden cósmico que rige en el Universo (se anticipa el concepto que desarrollarán los estoicos).

Virtud como Purificación


El alma no pertenece a este mundo, sino que está aquí de camino. Seguir este orden es vivir virtuosamente.
Purificarse es separar lo más posible el alma del cuerpo, acostumbrar el alma a dejar la envoltura del cuerpo.
La virtud tiene un carácter finalista.

Ideas subsistentes y Virtud


Las Ideas son la norma suprema y objetiva de la virtud platónica. La Idea de Bien constituye la medida más
exacta para discernir lo bueno de lo malo. Con esa teoría establece Platón una realidad trascendente,
asignándole a la virtud objetos estables por encima de la movilidad y de la contingencia de las cosas del
mundo sensible; y también determina un sentido práctico y finalista de la conducta humana.

Alma tripartita y Virtudes


Platón define las funciones de las distintas virtudes en conformidad con su visión tripartita del hombre.
1° Justicia: poner orden y armonía en el conjunto, asignando a cada parte la función que le corresponde
dentro de la totalidad. Este orden que busca establecer, viene a ser un reflejo del orden general del Universo

7
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

y del mundo superior de las Ideas. “Por la justicia nos asemejamos a los que es invisible, divino, inmortal y
sabio”.
2° Prudencia: (o Sabiduría) es la virtud propia del alma racional, que es lo divino en el hombre. Es la
orientación hacia las cosas divinas.
3° Fortaleza: es propia del alma irascible. Le corresponde regular las acciones del alma de las pasiones
nobles y generosas, haciendo que el hombre se sobreponga al sufrimiento y al dolor, sacrificando los
placeres cuando es necesario para el cumplimiento del deber.
4° Templanza: es propia del alma concupiscible. Implica serenidad, armonía y dominio de sí mismo. Pone
orden y moderación en las actividades propias de la parte inferior del hombre.

Política
Origen de la sociedad
La Sociedad es considerada como el resultado que brota necesariamente de la misma condición de la
naturaleza humana.

Organización de la sociedad
Agrupados en sociedad, en un comienzo, ésta va pasando poco a poco de su estado amorfo hasta
constituirse en Ciudad. Su concepto corresponde a las Ciudades-Estado griegas.

En un primer momento, brota espontáneamente la división de las funciones y del trabajo, según las distintas
necesidades (vestido, alojamiento, alimento). Conforme crece la ciudad, aparecen nuevas necesidades
(provenientes del refinamiento de la vida) como la navegación, el comercio, etc. La ambición será causa de
choques violentos con otras ciudades vecinas. Surge aquí la milicia de guerra.

La vida misma de la ciudad reclamará de un gobierno, el cual deberá ejercerse por una minoría selecta, cuya
misión consistirá en regular las relaciones entre ciudadanos y de éstos con la ciudad.

Alma tripartita y clases sociales


3° Al elemento concupiscible le corresponde la clase inferior, que es la más numerosa, compuesta por todos
cuantos se dedican a los oficios o trabajos materiales: africultores, comerciantes, artesanos; cuya misión
consiste en producir lo necesario para la vida material de la ciudad.
2° Al elemento irascible corresponde la clase de los guardianes, cuya misión consiste en velar por la
seguridad de la ciudad y defenderla contra sus enemigos. Su virtud fundamental es la Fortaleza o el valor; y,
además, fieles, robustos, moderados y hasta un poco filósofos. Son de menor cantidad. A esta clase se le da
una educación especial, y de ella salen, por selección, los destinados a ejercer las funciones de gobierno.
1° Al elemento racional corresponde la clase de los gobernantes, que son el cerebro o la inteligencia de la
ciudad. Su misión consiste en legislar y velar por el cumplimiento de las leyes, organizar la educación y
administrar la ciudad. Sus virtudes fundamentales son la Prudencia y la Sabiduría, pero además, veracidad,
magnanimidad, honradez, fe en la inmortalidad, y sobre todo, conocimiento de la Dialéctica, ciencia
suprema que revela la verdad del mundo de las Ideas, norma de todo buen gobierno. Los gobernantes
deberán ser Filósofos.

Formas de Gobierno
La perfección del hombre consiste en el equilibrio perfecto entre todos sus elementos integrantes, reducidos
a unidad y regidos por la prudencia del alma superior (Nous). Este es el Filósofo. La degeneración comienza
cuando el alma racional pierde su predominio y prevalecen las inferiores, llegando a su punto más bajo
cuando llegan a dominar los instintos anárquicos de orden puramente sensitivo y pasional. Cosa semejante
sucede en la ciudad. Los regímenes se van degenerando a partir del más perfecto, aristocracia, timocracia,
oligarquía y democracia, llegando a la tiranía, el peor.

8
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

a) Monarquía o aristocracia: es la forma pura, ideal perfecta, en la cual gobiernan uno o pocos
hombres, pero que son los mejores. La decadencia se inicia cuando se mezclan los mejores con otros
peores, al descuidarse las uniones entre parejas, dando por resultado un desequilibrio social. Así se
van generando todos los demás regímenes, enfermedades de la ciudad. Primero…
b) Timocracia: mezcladas las razas de oro (Filósofo), plata (Soldado), bronce y hierro (artesanos), se
produce la desarmonía y la discordia interior. Se dividen las tierras hasta entonces comunes. El
elemento pasional, que ambiciona victorias, prevalece sobre el racional. Predomina la clase militar,
apoderándose de las riquezas y oprimiendo a las clases inferiores. Luego…
c) Oligarquía: la ambición creciente de riquezas da por resultado su concentración en manos de una
pequeña minoría. Se divide la ciudad en dos clases antagónicas: una pequeña de magnates
riquísimos (oligarcas) y otra compuesta por una multitud empobrecida. Los oligarcas (zánganos con
aguijón) se ven obligados a dominar por el miedo a un pueblo que los aborrece y que aguarda la
ocasión para expulsarlos del poder.
d) Democracia: exterminados los oligarcas, el pueblo se apodera del gobierno. En la ciudad ahora
impera la libertad o anarquía, en la cual cada uno hace lo que se le antoja, dejándose llevar por el
desenfreno de sus deseos. Todos se consideran capaces de regir la ciudad. Los cargos se proveen por
elección popular y usualmente caen en manos de los menos dignos y preparados.
e) Tiranía: en medio del desorden producido por el exceso de libertad, terminan por prevalecer los más
audaces y violentos y sobreviene la reacción. El demagogo favorito del pueblo se apodera del mando
y se erige en tirano, suprimiendo por completo la libertad. Es el reino más completo de la injusticia,
en que impera el desorden, pues se rompe la armonía entre las diversas partes integrantes del
Estado, prevaleciendo la más inferior, quedando entronizadas las pasiones más viles y odiosas,
encarnadas en el tirano. Es el grado más bajo que puede llegar la degeneración social de las formas
de gobierno.

En el libro Político dice que el hecho inevitable de la degeneración progresiva, se puede remediar
sustituyendo el poder personal del monarca por el poder de la ley. “Ya que es difícil encontrar el rey ideal, el
poder el monarca debe sustituirse por la dictadura de la ley”.

9
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

Aristóteles
Vida
[Hoja 21 carpeta o. n° 414 de Fraile]

Obra
[Hoja 21 carpeta]

Doctrina – Realismo moderado


Con su doctrina Aristóteles responderá al monismo estático de Parménides (a), al movilismo de Heráclito (b)
y al pluralismo idealista del Platón (c).

a) No existe un ser único, sino que existen muchos seres, cada uno de los cuales es una sustancia
individua concreta que puede ser afectada por múltiples modificaciones accidentales. El Ser uno no
es más que un concepto abstracto de la mente.
b) Aristóteles admite el movimiento, pero al mismo tiempo afirma la permanencia de las esencias. Los
seres particulares se mueven, pero las esencias son inmutables y permanecen a través de todos los
cambios y mutaciones.
c) No existen 2 mundos ontológicamente distintos, sino uno solo. Los universales no tienen realidad
ontológica, sino lógica. Son conceptos formados por la mente mediante la abstracción. La verdadera
realidad ontológica la constituyen las sustancias individuas (terrestres, celestes y divina).

Orden y jerarquía
En el Universo existen una pluralidad de seres reales escalonados en orden de perfección, desde el más
ínfimo (materia prima) hasta el supremo (Dios). Puntos de vista:

 Acto y potencia: los seres comienzan en la pura potencialidad física de la materia, ascendiendo hacia
un acto cada vez más perfectos, hasta llegar al acto puro que es la cumbre del ser.
 Forma y materia: primero tenemos la materia sin ninguna forma (materia prima), y a través de una
serie de seres cuyas formas son cada vez más perfectas llegamos a la Forma sin materia (Dios).
 Movimiento: el Primer Motor inmóvil no es movido por otro ni se mueve a sí mismo, y es causa de
todos los movimientos.
 Finalidad: todo ser tiende a su propia perfección, que constituye un fin particular: las potencias a los
actos, y todo el Universo a Dios como causa final atractiva, causa suprema del movimiento.

Gnoseología - Ciencia
Aristóteles suprime el mundo trascendente de las Ideas de Platón y sólo admite la existencia de sustancias
particulares e individuas, distribuidas jerárquicamente en tres planos:
1° Divina
2° Celestes
3° Terrestres

Cada sustancia tiene su propio ser (no le es participado por otro), debido a las 4 causas que intervienen en su
generación, y que no es ni participación ni imitación de ninguna otra realidad trascendente.

Distingue dos órdenes de conocimiento:

 Sensitivo: es la fuente de todos nuestros conocimientos y se caracteriza por su particularidad. Es


verdadero, pero no científico.

10
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

 Intelectivo: es el capaz de producir conceptos universales (estables, fijos y necesarios). Puede llegar a
constituir conocimiento científico.

El conocimiento científico es el conocimiento de las esencias de las cosas. Es un conocimiento de las cosas
por sus causas (aitía). Qué es y por qué es. Es un conocimiento necesario, saber que algo es así y no de otra
manera.
Es un conocimiento universal: fijo, inmutable, necesario y cierto de las cosas, que llega hasta sus esencias, las
expresa en definiciones y las explica por sus causas.

El conocimiento se da en la elevación progresiva desde lo material y mudable, percibido con los sentidos,
hasta lo inmaterial e inmutable, que es lo que corresponde al concepto universal aprehendido por el
entendimiento, y que puede calificarse como abstracción.

Todo conocimiento tiene su punto de partida en la experiencia sensible (ni reminiscencia ni ideas innatas).

Filosofía primera
Es la ciencia que estudia al ente en cuanto ente y las propiedades que le corresponden en cuanto tal.
Además estudia los modos universalísimos del ente o ser (categorías: sustancia y accidentes); las nociones
generalísimas de acto y potencia, principio, causa, efecto y movimiento; esencia y existencia; etc.

Así, la Filosofía primera (o metafísica) aparece como una ciencia generalísima y previa, que establece bases
firmes sobre las cuales se asientan todas las ciencias particulares.

Esencia
Es aquello que una cosa es y por lo cual se distingue per se de todas las demás. La esencia se expresa en la
definición. Hay esencia de la substancia (per primo et per se) y de los accidentes (de modo secundario).

Analogía
Aplicando al ente la noción de analogía, con ella se expresa la multitud de sentidos diferentes en que puede
emplearse esa palabra y que responde a una multitud de modos distintos de seres existentes en la realidad.
[p. 456 - Fraile]

Distingue las palabras en:

- Homónimas: es decir equívocas; para misma palabra significados diferentes:


osa (animal) y osa (constelación)
- Sinónimas o unívocas: la significación idéntica o muy semejante:
comer-alimentarse o moverse-trasladarse
- Parónimas: o denominativas; las que difieren según el caso:
de gramática, gramático; o de valor, valeroso
- Análogas: aquellas en que la palabra es la misma y el sentido fundamentalmente uno, pero con una
gran variedad respecto de los objetos a los cuales se aplica:
“león” referido al animal y al hombre valeroso-

Acto y Potencia
Un ser en acto es el que posee la existencia actual. La potencia implica imperfección y se ordena
esencialmente al acto.

El ser en acto siempre es anterior al ser en potencia, tanto lógica como ontológicamente.

Categorías
O modos de ser. Se dividen separando a la sustancia de los accidentes (cantidad, cualidad, relación, etc.)

11
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

Teología
Aristóteles afirma la existencia de una sustancia suprema, Acto uro, trascendente al Universo, que
constituye la coronación ontológica de todo su sistema. Este Ser supremo es trascendente, causa primera y
eterna del movimiento de las sustancias celestes y terrestres.

Pruebas de su existencia
1. Por el orden del mundo: “si alguien sentado en el monte troyano Ida, hubiese visto al ejército de los
helenos avanzando por la llanura, con orden y disposición perfectos…, habría tenido la idea de que
existía un ordenador de semejante orden, que mandara a los soldados tan bien dispuestos a su
mando”, no pensando que pudiera formarse al azar.
2. Por los grados de perfección de los seres: donde hay graduación de más y de menos perfecto, tiene
que haber un ser que sea perfectísimo.
3. Por la experiencia psicológica: en el escrito perdido Sobre la oración afirmaba la existencia de Dios,
que es trascendente. En el libro De caelo invoca la experiencia de lo divino en sueños, en la
adivinación y en la proximidad de la muerte.
4. Por el movimiento: el Primer Motor inmóvil. “Todo lo que se mueve es movido por otro”. Todo
movimiento requiere un motor distinto del móvil; pero esta concatenación no puede remontarse al

infinito.
En la Physica, Aristóteles, se detiene en su demostración al llegar a una causa mecánica, inmediata,
inmanente al Universo, que es el primer motor inmóvil. Mientras que, demostrándolo
metafísicamente, llega hasta una sustancia trascendente, que es la causa universal de todo
movimiento. Sin embargo, este Dios no conoce al mundo, quedando excluidos su gobierno, su
creación y su providencia sobre el universo.

Ética
Felicidad
Su Ética es esencialmente finalista y eudemonista. Toda acción humana está orientada hacia la consecución
de algún bien, al cual van unidos el placer y la felicidad. El bien tiene carácter de causa final, que obra sobre
el agente por atracción extrínseca.

El bien del hombre consiste en la vida contemplativa, en el ejercicio de la actividad de su potencia más alta:
la inteligencia. El acto del pensamiento tiene algo de divino. Es lo que distingue al hombre de los animales.

“La elección o la posesión de los bienes naturales, bienes del cuerpo, riquezas, amigos y otras cosas, serán
buenos si nos ayudan a conocer y contemplar a Dios. Este es nuestro fin más noble y nuestra norma más
segura de conducta. Mientras que será malo todo lo que nos impida la contemplación y el servicio de Dios”.

12
Final – Historia de la Filosofía Antigua – G. Fraile O.P.

Virtud
La Felicidad es cierta actividad del alma, dirigida por la Virtud más perfecta. La Felicidad es una cosa
excelente y divina. Pero no es un regalo de los dioses ni tampoco un producto del azar, sino que es preciso
conquistarla tras largo y costoso ejercicio, por la lucha y la práctica de la virtud.

El hombre es un compuesto sustancial, integrado por dos principios distintos: cuerpo material y alma
espiritual. El compuesto es sujeto de pasiones, de potencias y de hábitos. Las pasiones son aquellos
movimientos del apetito sensitivo que llevan consigo placer o dolor (concupiscencia, dolor, envidia, odio).
Las potencias son aquello que hace al hombre capaz de experimentar las pasiones. Y los hábitos son
cualidades adquiridas, que ponen al sujeto en buena o mala disposición para sentirlas.

La Virtud es un hábito bueno, que hace bueno al hombre y buenas sus acciones. Se le contrapone el vicio. La
virtud reside siempre en el alma, pues necesita conocimiento, deliberación y libertad para regir la actividad
humana a costa de esfuerzos que serán mayores o menores, según las buenas o malas disposiciones
naturales del sujeto.

La virtud es:
- Un hábito adquirido
- Un hábito voluntario
- Las morales consisten en el justo medio entre extremos viciosos
- No basta con conocer especulativamente en qué consiste la virtud, sino que es necesario esforzarse por
poseerla y practicarla

Definición: hábito adquirido, voluntario, deliberado, que consiste en el justo medio en relación a nosotros,
tal como lo determinaría el buen juicio de un varón prudente y sensato, juzgando conforme a la recta razón
y a la experiencia.

13