Você está na página 1de 65

Entre polémicas y controversias,

Argentina debate sobre el aborto


Por DANIEL POLITI 16 de abril de 2018

Una protesta proaborto frente al Congreso, en Buenos Aires, el 10 de


abril CreditAgustín Marcarian/Reuters
Read in English

BUENOS AIRES — Lucía Bulat, estudiante de Medicina de 19 años, estaba bailando


en las escaleras frente al palacio legislativo en la capital argentina mientras veía a
quienes se manifestaban a favor de la despenalización del aborto reunidos ahí.

“Es un día hermoso”, dijo Bulat ese 10 de abril. “Nos estamos empoderando y
reclamando por nuestros derechos. No podemos dejar que otros nos digan qué
podemos hacer con nuestros cuerpos y qué no”.

No fue hace tanto tiempo que los activistas proaborto en Argentina tenían pocas
esperanzas de que pudieran volver del tema tan polarizante una prioridad legislativa.

Sin embargo, los legisladores en el país –de donde es oriundo el papa Francisco–
ahora se encuentran debatiendo una medida para que se pueda interrumpir un
embarazo dentro de las primeras catorce semanas de gestación.

Si tienen éxito quienes promueven la medida, Argentina se convertiría en el país más


poblado de América Latina en permitir el aborto, un hito en una región donde la
norma son las estrictas leyes en contra.

El sufrimiento de San Juan y su espíritu resiliente


El que el tema esté a discusión en la Cámara de Diputados es visto por muchos como
un resultado directo del activismo a favor de los derechos de la mujer en la nación,
que despegó particularmente en 2015 con la campaña contra feminicidios “Ni una
menos“.

Cientos de miles de mujeres han tomado las calles en años recientes para despertar
conciencia sobre la violencia doméstica e impulsar que haya leyes más fuertes para
la protección de las mujeres.

“El movimiento Ni Una Menos contribuyó a aumentar la adhesión al movimiento


feminista y a generar una demanda generalizada para lograr más igualdad de
derechos”, dijo Dora Barrancos, socióloga del Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (Conicet). “Ese cambio se ve muy contundente”.

Manifestantes antiaborto en Buenos Aires el 10 de abril, mientras el Congreso debatía


una medida de despenalización. CreditAgustín Marcarian/Reuters
Para Andrea Schenk, de 28 años, quien estaba entre los manifestantes prodes
penalización frente al Congreso el pasado 10 de abril, el vínculo entre #NiUnaMenos
y el debate entre legisladores es innegable.

“La lucha contra los femicidios nos llevó a luchar contra todo tipo de violencia hacia
la mujer. No poder decidir sobre nuestros cuerpos es una forma de violencia”,
aseguró.

La posibilidad de la despenalización ganó terreno político a principios de este año


cuando el presidente Mauricio Macri, quien personalmente se opone al
aborto, abogó por que los legisladores votaran según su conciencia.

Si la medida es aprobada, lo que aún no es seguro, sería en parte gracias a una


coalición de quienes se han vuelto inesperadamente aliados en un Congreso
comúnmente enfrentado.

El activismo promujeres en el país ha llevado a algunas legisladoras a respaldar la


despenalización, entre ellas, Victoria Donda, de izquierda; Brenda Austin, de la
coalición de centroderecha de Macri, Cambiemos; Romina del Plá, del Partido
Obrero, y Mónica Macha, aliada de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Si bien tenemos diferencias polÍticas en muchos aspectos, tenemos una


coincidencia profunda sobre este tema,” dijo Macha.

Está programado que a lo largo de los siguientes dos meses cientos de expertos y
testigos comparezcan frente a una comisión especial que se reunirá cada dos
semanas para discutir la legislación.

Varios países en América Latina permiten el aborto en circunstancias específicas,


como embarazos resultado de una violación o cuando peligra la vida de la madre si
continúa la gestación. Argentina sería el cuarto país latinoamericano en
despenalizarlo sin esas restricciones, después de Cuba, Uruguay, Guayana y algunas
partes de México.

Quienes impulsan la despenalización dicen que su principal motivación es salvar


vidas. Las complicaciones por abortos clandestinos suman el 18 por ciento de las
muertes maternas en Argentina, lo que las vuelve la causa principal de esos
fallecimientos, según Mariana Romero, investigadora del Centro de Estudios de
Estado y Sociedad, organización sin fines de lucro. En 2016 y 2015, dijo, al menos 98
mujeres perdieron la vida a causa de abortos clandestinos.

“Hay entre 45.000 y casi 60.000 hospitalizaciones derivadas de abortos clandestinos


por año”, dijo Austin, la legisladora de Cambiemos. “Quienes están en contra del
aborto legal están a favor del aborto clandestino”.

Aunque sí está permitido que las mujeres víctimas de violación o que enfrentan un
embarazo posiblemente mortal puedan abortar en Argentina, muy pocos médicos
realizan el procedimiento porque temen contravenir la ley.
“En la práctica no se respetan esas excepciones y lo que vemos es una prohibición
prácticamente total a los abortos”, dijo Salil Shetty, secretario general de Amnistía
Internacional, quien visitó Argentina la semana del 9 de abril.

El respaldo a la despenalización también ha crecido en los últimos años, en parte a


medida que la iglesia Católica ha perdido peso.

Un sondeo de 2006 del Centro de Estudios de Estado y Sociedad mostró que el 37


por ciento de los argentinos opina que las mujeres deberían de poder abortar sin
importar la causa, una cifra que aumentó a 49 por ciento en una nueva encuesta
realizada en marzo por el mismo grupo.

“Quienes están en contra del aborto legal están a favor del aborto clandestino”.
BRENDA AUSTIN, LE GISLADORA DE CAMBIEM OS
Otro sondeo nacional de este año hecho por la Universidad Nacional de General San
Martín halló que el 55 por ciento de los argentinos está a favor de la despenalización,
aunque hay fuertes disparidades geográficas. En las provincias más rurales del norte
está a favor el 40 por ciento de la población, en contraste con el 67 por ciento que lo
está en Buenos Aires.

“Hay una correlación muy clara: las poblaciones más modernas y urbanas son más
propensas a aprobar la legalización”, dijo Lucas Romero, quien dirige la consultora
Synopsis.

El asesinato también existe, pero eso no quiere decir que lo vamos a legalizar.
SABRINA SOULIER, MAN IFE STANTE PROVIDA
El respaldo entre los encuestados tomó por sorpresa hasta a algunos expertos.

“El número me sorprendió mucho”, dijo Vanesa Vázquez Laba, quien dirige el
departamento de Género y Diversidad Sexual en la Universidad Nacional de General
San Martín. “Evidentemente, la atención a la violencia de género llevó a que el tema
del aborto tome un rol más prominente en la sociedad en su conjunto”.

Esas cifras y el aumento en la influencia del movimiento a favor del aborto


probablemente son lo que motivaron a Macri a asumir una postura relativamente
neutra mientras el Congreso debate el tema.

“Como más de una vez dije, estoy a favor de la vida”, dijo Macri el 1 de marzo antes
de que se abriera la discusión legislativa. “Pero también estoy a favor de los debates
maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos”.

Los líderes eclesiásticos, en tanto, han sido enfáticos en su oposición y recientemente


han argumentado que mejorar la educación sexual en las escuelas es una mejor
estrategia para atender la cantidad de embarazos no deseados.

La primera audiencia legislativa sobre el tema este abril se desarrolló de una manera
inusualmente tranquila para los estándares de un congreso comúnmente enconoso.
En un intento de reducir la acritud en el debate, Daniel Lipovetzy, el legislador afín
al gobierno que encabeza la comisión y quien está a favor de la despenalización,
insistió que todas las preguntas a los expertos sean presentadas por escrito.
Afuera del Congreso ese 10 de abril, un grupo de manifestantes antiaborto pidieron
a los legisladores que “legislen por los dos”, madre y bebé en gestación, mientras
aplaudían al ritmo de un supuesto ritmo cardiaco y cantaban canciones provida.

“Nadie tiene derecho a matar una vida”, dijo Sabrina Soulier, de 28 años. “El
asesinato también existe, pero eso no quiere decir que lo vamos a legalizar”.

Unos 36 legisladores de los 256 que ejercerían su voto no han dicho cuál es su
postura, según un conteo hecho por Lipovetzy, quien espera que los indecisos
terminen decantándose a favor.

“Es un final abierto”, dijo el legislador. “Cómo se distribuyen esos indecisos va a


determinar el resultado”.

Muchos esperan que la batalla termine centrada en el Senado, donde tienen más
peso las provincias rurales. Un conteo de Economía Feminista, que aboga por la
igualdad de género, indica que solo dieciséis senadores se han pronunciado a favor
de la despenalización; veintisiete han dicho estar en contra, y veintinueve no han
declarado su postura.

Sin embargo, los activistas están convencidos de que será difícil para los senadores
votar en contra si la medida obtiene un apoyo amplio en la Cámara Baja.

“Ningun senador es suicida”, dijo Donda, una de las legisladoras que es parte de la
coalición prodespenalización. “Vamos a ganar porque tenemos los argumentos más
sólidos”.
Hace unos días, el Congreso peruano comenzó el debate sobre el
proyecto de ley Nro 3839-2014-IC que plantea la despenalización del
aborto en caso de violación sexual, inseminación artificial o
transferencia de óvulos no consentida, presentado por organizaciones
feministas con un respaldo de 80.000 firmas de la ciudadanía, número
de adhesiones superior al mínimo establecido por la Ley de Derechos
de Participación y Control Ciudadanos.
Actualmente, en el país, el aborto es legal solo en los casos en los que la vida
de la mujer embarazada corre peligro. La norma que lo sustenta logró contar con
una guía de atención para atención de aborto terapéutico en servicios de salud, tras
nueve décadas de demandas de mujeres y de organizaciones, y frente a las dificultades
presentadas por los vacíos al momento de la práctica médica.
La actual coyuntura abrió la posibilidad de debatir una vez más sobre la despenalización
del aborto en diferentes espacios, no solamente con el Estado sino también con
diferentes actores de la sociedad civil. El presidente de la Comisión de Constitución y
Reglamento del Congreso de la República anunció que invitará a especialistas,
representantes de los colegios Médico del Perú y de Abogados de Lima, de los
ministerios de Salud y de Justicia, y representantes de organizaciones para que vayan
exponiendo sus posiciones frente al tema a los representantes de la Comisión.

Argumentos por la despenalización


Despenalizar el aborto es dejar de considerar delito la interrupción de un embarazo
cuando se realiza por libre decisión de la mujer y, por ende, dejar de perseguir penal
o judicialmente a mujeres y/o a profesionales que realizan el procedimiento.
Significa respetar la decisión de las mujeres respecto a la maternidad, sin considerar la
maternidad una obligación, y dejar de impulsar a más mujeres a prácticas clandestinas
de aborto en condiciones inseguras que ponen en riesgo su integridad, su salud y su
vida.
En América Latina y el Caribe (ALyC) se producen alrededor de 4.4 millones de abortos,
de los cuales el 95% son inseguros y muchas mujeres se auto inducen el aborto
o acuden a proveedores que aplican técnicas inseguras o que no están
adecuadamente capacitados. En los países de ALyC el aborto está penalizado en la
mayoría de casos y en siete países de la región está totalmente prohibido (Instituto
Guttmacher, 2008).
En el caso de Perú, el 8,4% de mujeres alguna vez unidas refiere haber sufrido
violencia sexual. Si bien se reconocen subregistros, según cifras del Ministerio
Público (2013) en promedio se registran 49 denuncias diarias de violación sexual. Más
del 90% de las víctimas de delitos contra la libertad sexual son mujeres y las edades
más vulnerables en casos de violación sexual están entre 14 y 17 años de edad
(PNCVHM 2009-2015). A estos datos se suman que 90 de cada 100 embarazos de
niñas son consecuencia de actos incestuosos, y 34 de cada 100 adolescentes
embarazadas como consecuencia de una violación sexual, se suicidaron.
El hecho que el Estado, a través de la legislación, obligue a una mujer a continuar con
un embarazo producto de una violación sexual implica que se continúe la violencia
sobre dicha mujer, esta vez a cargo del Estado.
Es necesario que los gobiernos implementen medidas efectivas para evitar que más
mujeres sigan sufriendo las consecuencias de la penalización del aborto y entiendan
que la penalización no reduce el número de abortos, lo que logra es el aumento de
abortos clandestinos e inseguros con alta morbilidad y mortalidad materna y, que la
maternidad no es un destino obligatorio para las mujeres. En 2013 los países de ALyC
suscribieron el Consenso de Montevideo en el que se comprometieron a tomar medidas
para prevenir y evitar el aborto inseguro.
Alianza por la Solidaridad viene apoyando la lucha de las organizaciones feministas y
de derechos humanos por la despenalización del aborto. Les invitamos a visitar el blog
de la Campaña Déjala Decidir donde podrán encontrar artículos y notas sobre las
acciones de las organizaciones y sus argumentos por el derecho de las mujeres a
decidir sobre sus cuerpos.
Comienza el debate que
polariza a Argentina: la
despenalización del aborto
El Congreso argentino empieza a tratar el tema en medio de gran
polarización; Macri está en contra, pero promovió el debate/ AFP
Argentina comenzará este martes uno de los debates políticos más
trascendentes del año: la despenalización del aborto.

Las posturas a favor y en contra quedarán planteadas en los


plenarios organizados por las comisiones de Legislación General,
que preside Daniel Lipovetzky (PRO); de Salud, a cargo de Carmen
Polledo (PRO); de Familia, conducida por Alejandra Martínez (UCR-
Jujuy) y de Legislación Penal, que encabeza Gabriela Burgos (UCR-
Jujuy).

En tanto, el dictamen de consenso podría ser debatido durante junio


próximo en el recinto de la Cámara baja, para pasar luego al Senado.
El resultado de la votación por ahora es incierto, porque hay aún
muchos legisladores indecisos.

La audiencia se llevará a cabo en medio de marchas cruzadas


convocadas por las organizaciones a favor y en contra de la iniciativa,
que se movilizarán al Congreso mientras se desarrolle el plenario.

Por un lado, los sectores que están en contra de la iniciativa -entre


ellos la organización Unidad Provida, que nuclea unas 100
organizaciones- convocaron a realizar mañana a las 15.30 un
"banderazo" en el Congreso para manifestar su "rotundo rechazo al
aborto y demandar políticas en favor de la mujer y del niño por nacer".

En tanto, los referentes de la Campaña Nacional por el Derecho al


Aborto Legal Seguro y Gratuito comenzarán a concentrarse en el
Congreso también mañana desde las 9.30, para terminar con un
nuevo "pañuelazo" a las 18, bajo la consigna "Ni una muerta ni una
presa más por aborto clandestino", según consiga un cable de la
agencia oficial Telam, al que refieren medios locales.

El debate en el plenario de comisiones se abrirá con 30 invitados,


entre ellos varios de alto perfil, como el padre "Pepe" José María Di
Paola, el periodista Luis Novaresio, la actriz Carla Peterson, el exjuez
de la Corte Rodolfo Barra, y los constitucionalistas Andrés Gil
Domínguez y María Angélica Gelli.

El primer día de exposiciones estará dividido en dos. Hasta las 13.30


será el turno de 15 oradores que apoyan la legalización del aborto,
como Novaresio, Peterson y Gil Domínguez. Entre las 14.30 y las 18
lo harán 15 detractores de la reforma, entre ellos el padre Pepe, Barra
y Gelli. Tendrán siete minutos cada uno.
Marchas y protestas
El debate por la legalización del aborto también se dará en la calle.
Organizaciones a favor y en contra llamaron a concentrarse mañana
frente al Congreso, con vistas al comienzo del tratamiento en
comisión de los proyectos de ley presentados por distintos espacios.

En ese sentido, militantes de la Campaña Nacional por el Derecho al


Aborto Legal, Seguro y Gratuito -que reúne a más de 500
organizaciones- se instalarán a partir a las 9.30, para terminar una
jornada llena de actividades con un nuevo "pañuelazo" a las 18, bajo
la consigna: "Ni una muerta ni una presa más por aborto clandestino".

Asimismo, diputados firmantes del proyecto presentado por la


organización brindarán hoy, a las 12, una exposición en el Congreso.
Allí se espera la palabra de las primeras cuatro firmantes de la
iniciativa: Romina Del Plá (Frente de Izquierda-Partido Obrero),
Victoria Donda (Libres del Sur), Brenda Austin (UCR) y Mónica
Macha (FPV).

"Las actividades en la calle son para hacer sentir el reclamo y hacer


más visible el debate que ocurre adentro del Congreso. Son
movilizaciones tranquilas y pacíficas, y respetamos que las personas
que no acompañan la legalización se manifiesten también. La calle
tiene que demostrar la madurez que está ocurriendo adentro", dijo,
en diálogo con LA NACION, Marta Alanis, integrante de la Campaña
Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Por el otro lado, la organización Unidad Provida, que reúne unas 100
organizaciones que promueven "el derecho a vivir de la mujer y del
niño por nacer", convocó a realizar pasado mañana, a las 15.30, un
"banderazo" para manifestar su "rotundo rechazo al aborto y
demandar políticas en favor de la mujer vulnerable y del niño por
nacer".

"Salimos a las calles con un banderazo para mostrar que una mayoría
rechaza esta ley que se pretende instalar desde afuera, que no
representa el sentir de la mayoría de los argentinos y para que se nos
deje de mentir. Las mujeres no morimos por abortos clandestinos.
Estamos muriendo por pobreza y por las fallas del sistema de salud",
dijo a LA NACION Camila Duro, integrante de la ONG Frente Joven.

La postura del presidente

En marzo, Macri tomó la decisión de impulsar en el Congreso el


debate para despenalizar el aborto, y encontró desprevenidos a los
distintos sectores que en la Argentina rechazan esa práctica.
El presidente de Argentina ha expresado al respecto que se opone al
aborto pero no lo vetará si se aprueba. "Estoy en contra (del aborto),
estoy a favor de la vida". (...) "También he dicho que yo no voy a vetar
la ley si sale", afirmó.

Mariano Rajoy, el presidente de España, está de visita Argentina en


medio de este debate. En una entrevista este fin de semana en ABC,
Macri era preguntado por esa cuestión: "Usted facilitó el proyecto de
ley de despenalización del aborto en Argentina y defiende su debate.
¿Personalmente, está a favor o en contra?".
Su respuesta fue: "Estoy en contra, estoy a favor de la vida. Los
diputados y senadores tendrán libertad de conciencia para votar. Lo
único que les he pedido es respeto en el debate, que esto fortalezca
a Cambiemos, aceptando cada uno la posición del otro, sin sentirse
agraviado. Eso es lo que le va a servir a Argentina, que debatamos
las cosas y que se acepte la decisión de la mayoría. Sea cual sea.
También he dicho que yo no voy a vetar la ley si sale".
La Cámara de Diputados retomó hoy el debate en comisión de los
proyectos que buscan despenalizar el aborto. En primer término,
expusieron médicos, especialistas y abogados en contra de legalizar
la interrupción del embarazo hasta la semana 14. A continuación, los
argumentos principales de estos expositores:
"Cobardía"
Primero, el pediatra Rodolfo Keller consideró que la despenalización
del aborto es "una incongruencia inadmisible por el derecho a vivir
que todo ser humano tiene por el sólo hecho de existir" y juzgó como
"una cobardía desde la postura de un adulto terminar con un niño".

"Una madre en estado de confusión ante la noticia de un embarazo


no deseado debe recibir apoyo enfocado a llevar adelante su
problema y no a deshacerse del mismo", indicó.

Derecho a la vida
En segundo lugar, el abogado Ricardo Bach de Chazal puso de relieve
que "ninguno de los tratados suscriptos por nuestro país incluye al
aborto voluntario como un derecho ni admite siquiera,
indirectamente, que su práctica sea promovida o aconsejada por sus
órganos de monitoreo".

En esa línea, sostuvo que ningún organismo se encuentra facultado


para imponer, proponer ni sugerir que en Argentina se disponga la
grave violación al derecho a la vida que supone la legalidad del
aborto.
"Valoración peyorativa del embarazo"
En tanto, la médica y doctora en ciencias jurídicas de la UCA Débora
Rainieri aseguró que el embarazo "no es una enfermedad que debe
ser curada con el aborto", al advertir que existe "una valoración
peyorativa del estado de embarazo de la mujer".

Pidió asimismo considerar "el daño irreparable en la salud psíquica


de la mujer después de un aborto" y agregó: "Los países donde existe
la despenalización muestran ésto como un dato científico que no
pueden desconocer".

"Derechos humanos"
Por su parte, el abogado y profesor de la UCA Juan Gregorio Navarro
Floria hizo referencia a la objeción de conciencia y sostuvo que "la
libertad de conciencia quedaría desfigurada si, al momento de una
mujer que quiere obrar respecto a los listados de su conciencia se lo
castiga por eso", al sostener que "se trata de un conflicto de derechos
humanos" porque "en la objeción de conciencia hay una oposición de
derechos".

Secuelas psíquicas
En tanto, el secretario de Salud de San Miguel, Pablo de la Torre,
dijo que desde ese municipio "acompañamos la vida y tratamos de
acompañar a la mujer antes, durante y después del embarazo", y
advirtió que "el post aborto es desbastador: he visto sus secuelas
psíquicas como depresión, intentos de suicidios y hasta recaídas de
salud cercanas a la fecha del aborto".
Cuatro investigadores del ICS de la Universidad de Navarra analizan el problema desde la filosofía, la
educación, el lenguaje y la ética en la vida pública. Isabel Solana

Cuatro investigadores del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de


Navarra conversaron acerca del aborto durante un encuentro en la Biblioteca de
Humanidades del campus pamplonés. Con el objetivo de contribuir a desentrañar la
complejidad de este fenómeno, arrojaron luz sobre él desde diversas perspectivas del
conocimiento: la filosofía, la educación, el lenguaje y la ética en la vida pública.
En la reunión participaron David Thunder, del proyecto "Religión y sociedad civil";
Carlos Beltramo, de "Educación de la afectividad y de la sexualidad humana", Inés
Olza, de "Discurso público"; y Mariano Crespo, de "Ley natural y racionalidad
práctica".
¿En qué estado se encuentra el debate acerca del aborto?
Mariano Crespo (MC): El aborto implica la decisión sobre una vida nueva que se
encuentra en un estado de inocencia absoluta. Cuando en los años 80 se empezó a
hablar en España de su despenalización en tres casos concretos, Julián Marías publicó
una serie de artículos en los que lamentaba la falta de un debate estrictamente racional
acerca de esta cuestión. Este diagnóstico sigue vigente en la actualidad. No es
infrecuente que las discusiones acaben en descalificaciones de las posturas de los otros,
acusando de querer imponer determinadas convicciones subjetivas válidas solo
individualmente o para un determinado grupo.
"Hay que combatir la idea de que una ley que proteja al nonato es un
retroceso en el campo de los derechos"
¿Qué papel desempeñan las convicciones morales en este debate?
David Thunder (DT): No hablamos de la defensa de una postura privada o religiosa, sino
de un fenómeno público: la vida de un ser humano y cómo este interactúa con la vida de
la mujer que lo lleva dentro. Para mejorar la calidad del debate público se requiere más
honestidad, reconocer que esta cuestión tiene una base de evidencia pública. Hay que
superar los eslóganes y las frases hechas. Muchos consideran que está en juego un
conflicto de opiniones personales que no se pueden arbitrar públicamente. Cuando esto
es así, el debate se politiza: quien participa en él tiene un proyecto o un programa y quiere
imponer su voluntad a cualquier coste. En Irlanda -mi país- se ha legalizado
recientemente el aborto y ha ocurrido eso: algunos han tomado una postura y no han
querido prestar atención a la evidencias biológicas y referentes a la salud de la mujer para
buscar posibles soluciones cuando hay un aparente conflicto entre las dos vidas.

MC: Se piensa que quienes nos oponemos al aborto lo hacemos en virtud de


determinadas convicciones religiosas, las cuales se consideran falsamente como
expresiones de preferencias emocionales. De este modo, decir que el aborto es malo
equivaldría a expresar una suerte de repugnancia moral a esa acción. Así, lo que a uno le
causa un disgusto emocional no tiene por qué disgustar a otros. Planteado en estos
términos, el diálogo se trunca de raíz. Es cierto que muchos tenemos argumentos en
contra del aborto basados en nuestra fe o muy vinculados a ella, pero eso no significa que
se trate de preferencias emocionales radicalmente subjetivas que intentamos imponer.
Antes de plantear la discusión en torno a los aspectos jurídicos y éticos relacionados con
el aborto, sería imprescindible "descontaminar" la discusión en torno a esos temas tan
candentes. En España esto está aún por hacer.
Entonces, ¿se está manipulando el lenguaje en torno al aborto para lograr su
aceptación social?

Inés Olza (IO): Muchas veces gana quien hace un mejor uso del lenguaje. Resulta
preocupante que abunden expresiones eufemísticas como "interrupción voluntaria del
embarazo", presentes en el lenguaje técnico jurídico, los diccionarios académicos, las
obras lingüísticas... Efectivamente, estamos hablando de embarazo y su cese es
voluntario en el aborto. Pero la palabra "interrupción" alude a algo que para
momentáneamente y luego tiene visos de seguir, cuando no es esto lo que ocurre. En
lugar "finalización voluntaria del embarazo" se propone "interrupción" porque el vocablo se
aproxima a lo que queremos decir pero evita la connotación de acabar definitivamente con
algo. El eufemismo cunde porque se extiende rápidamente y se "digiere" con facilidad.
Detrás hay una postura ideológica.
Carlos Beltramo: Cualquier palabra o expresión que rebaje el impacto social y personal
del aborto se expande velozmente porque endulza la realidad. Probablemente, los más
inmunes a esa palabra son quienes defienden la nueva vida. Con todo, el
discurso provida también tiene cosas que aprender. Un especialista americano afirmó que
nos habíamos equivocado durante años al centrarnos poco en la mujer y casi en exclusiva
en el nasciturus, cuando ambos son víctimas. Es importante destacar que en ciertos
embarazos –como por ejemplo el que es fruto de una violación– no hay una solución sin
dolor, aunque pretendan hacernos creer que el aborto no conlleva sufrimiento. Debido a
esto, los prochoice se han posicionado como los defensores de los derechos femeninos. Es
frecuente que busquen justificar su posición con casos dramáticos y atípicos, sacados de
contexto. Frente a esto, tendríamos que presentar historias de personas que decidieron
seguir con su embarazo y son felices, así como fortalecer las investigaciones que poco a
poco van revelando los efectos nocivos de lo que ya algunos denominan "síndrome post-
aborto".
MC: La cuestión de la conquista ideológica del lenguaje no es novedosa. Tiene que ver
con la sofística clásica. Hay dos formas de entender el lenguaje: al servicio de la realidad,
para describir lo que sucede, o al servicio de una perspectiva ideológica que pretende
influir en la conducta del otro. Por otra parte, el modo en el que los partidarios del aborto
conciben la libertad procede de una determinada concepción de la autonomía moral,
como si esta no tuviera ninguna referencia a criterios morales objetivos. Pero cabe
preguntarse si esto es realmente así, si existen tales criterios que regulen la autonomía de
la conciencia: algunos de ellos pueden ser valores como la vida humana propia y ajena.
"No hay una solución sin dolor, aunque quieran hacernos creer que el
aborto no conlleva sufrimiento"
Con respecto a la cuestión de la libertad de decidir, ¿se debe considerar el aborto
como un derecho?
IO: Las dos grandes palabras que se utilizan para defenderlo son "libertad" y "derechos"
de la mujer. En España se ha asociado el avance de los progresivos supuestos del aborto
a una consecución de libertades, a algo de lo que antes se nos privaba. Se ha expandido
la idea de que en los años 80, en los inicios de la democracia, se empezó a conquistar un
derecho que poco a poco se ha consolidado, y se considera que limitarlo es
antidemocrático. Se pone el foco en esto y se ocultan los derechos que tiene el nonato.
DT: Mary Ann Glendon, catedrática de la Universidad de Harvard y colaboradora del ICS,
ha comentado más de una vez que el concepto de derecho domina el debate en la vida
pública en el mundo anglosajón. Pero tal y como señala, cuando se plantea una cuestión
en términos de derechos, el debate se silencia y se corta: si yo creo que tengo un derecho
y el otro me lo niega, percibo que me está atacando. En EE. UU. ese concepto ha
desempeñado un gran papel en la defensa de las personas negras y es algo admirable.
Pero cuando se extiende a cualquier debate público, inclusive el del aborto, no facilita
abordar todos los aspectos de la cuestión.
¿Los derechos de la madre deben anteponerse a los del hijo?
DT: Observamos una paradoja: cuando es un hijo deseado, el niño tiene derechos, pero
estos desaparecen cuando se trata de un embarazo no esperado. Nuestra sociedad se
asienta en una base llena de incoherencias; una de ellas consiste en proclamar que todos
los seres humanos tienen la misma dignidad, a la vez que se trata al no nacido como si no
fuera un ser humano digno. El nonato presenta una situación de gran vulnerabilidad:
resulta casi invisible socialmente y no puede defenderse con su propia voz. Precisamente,
resulta llamativo ver cómo los grupos que han perdido su valor en la esfera pública a lo
largo de la historia han sido colectivos que, por diversas circunstancias, no aparecían en
los lugares destacados de la sociedad o no tenían un espacio para defender públicamente
sus derechos, como ocurrió con los esclavos de EE. UU. Una serie de mecanismos
sociales y políticos garantizan esa inferioridad y poco a poco hay que desmontarlos.
CB: Una de las principales barreras con las que nos encontramos para defender los
derechos del no nacido es el continuo cuestionamiento y relativización acomodadiza de
en qué momento podemos hablar de que estamos ante un ser humano. Esta debería ser
una de las principales herramientas con las que contamos para establecer límites de
acción, pero cuesta hacer que la sociedad reaccione adecuadamente frente a la evidencia
científica. Si agregamos que el embrión no se ve y que en la cultura actual se ha tendido
a invisibilizarlo socialmente, el problema se agrava. He ahí la importancia de educar desde
la infancia para que todo el mundo sea consciente de que, antes de convertirse en adulto,
pasó por las etapas de cigoto, embrión y feto, y que su vida continuará sin solución de
continuidad hasta la muerte. En el proyecto "Educación de la afectividad y de la
sexualidad humana" somos conscientes de la importancia de lo visual en la cultura actual
y en el material escolar que elaboramos trabajamos mucho con ilustraciones que ayudan
a generar en los niños, los padres y los docentes un sustrato emocional sobre el que se
asienten los conocimientos. Porque una cosa es que la embriología sepa de sobra que allí
hay una persona y otra muy distinta que el niño aprenda a apreciar al hermanito "desde el
primer momento" o que conozca que él fue un cigoto y que eso es muy bueno.
"Es incoherente proclamar que todos tenemos la misma dignidad y tratar al
no nacido como si no fuera un ser humano digno"
¿Qué argumentos válidos se pueden sostener para defender la cultura de la vida?
MC: En términos positivos, habría que esforzarse por hacer la distinción clásica entre acto
y persona: rechazamos los actos cometidos por determinadas personas, no a
estas. También habría que destacar que, entre los derechos humanos, unos son más
básicos que otros. El derecho a la vida se fundamenta en la condición ontológica del ser
humano frente a otros derechos que exigen un cierto desarrollo de la conciencia humana
(por ejemplo, no tendría sentido reconocer el derecho de un niño de siete años a casarse
con una amiga de su edad). El primer tipo de derechos se tiene por el simple hecho de ser
persona y el Estado debería protegerlo.
CB: Hay que combatir la idea de que una ley que proteja al niño por nacer es un retroceso
en el campo de los derechos. El discurso debería centrarse en hablar de progresar en
otras líneas: la búsqueda de una mayor protección de ese niño no nacido, de la
ampliación de sus libertades, etc. Esto requiere emplear un lenguaje que remita a cambio
positivo para reemplazar el de regresión. Por ejemplo, se podría explicar el daño que se
ha hecho a las madres con las leyes anteriores y cómo se quiere modificar el rumbo en
ese sentido. A lo largo de la historia ha habido grandes líderes que han dicho cosas en
contra de la cultura dominante y que han sido aceptadas poco a poco. En estos
momentos contamos con el papa Francisco. Cuando era arzobispo de Buenos Aires, solo
se refería al aborto en el contexto del compromiso social del mensaje de Cristo, en
situaciones como bautizos de hijos de madres solteras en una villa miseria o en Semana
Santa, mientras lavaba los pies a niños. Así se entiende que el mensaje es de amor y
protección de toda vida humana, lo que hace más comprensible lo que se propone.
IO: No sé cómo acabar con la idea de que ampliar supuestos constituye un progreso,
pues el lenguaje está muy arraigado. Parece que las sociedades avanzan
irremediablemente y que una nueva ley implica la conquista de determinadas libertades.
Afirmar que la ampliación de los supuestos legales del aborto va contra los derechos
fundamentales se considera opuesto a la idea de esperanza y de progreso. Quizá la clave
consiste en subrayar cómo se avanza paralelamente en otras líneas que antes se habían
dejado de lado, de modo que la balanza se equilibre.
DT: Las organizaciones provida de Irlanda han aprendido que lanzar argumentos en una
esfera pública que cada vez defiende menos la vida del no nacido no conduce a ninguna
parte si no viene acompañada de la educación en los colegios, las universidades… Esta
es la manera de cambiar poco a poco la cultura.
El año 2015 quedará marcado en la historia de la gineco-obstetricia nacional como el
año en que se presentó el proyecto gubernamental para despenalizar el aborto en
Chile (en tres situaciones particulares). No es esperable que de aprobarse ese proyecto
disminuyan las muertes maternas en nuestro país, o que se reduzca la mortalidad
perinatal (a menos que con la ley aprobada se eliminen prácticamente todos los fetos
malformados que se diagnostiquen correctamente), o que se reduzcan las violaciones,
o que mejore la calidad del diagnóstico prenatal en nuestro país. Pero quienes
presentan este proyecto tampoco pretenden esto.

Los argumentos de quienes están a favor del aborto han ido modificándose a medida
que son contrarrestados por la evidencia disponible, y lo que resta es el pensamiento
de que la mujer es dueña de su propio cuerpo y de que el feto in útero no es un ser
humano con los mismos derechos que los demás, de modo que ella puede disponer de
él libremente.

Al final del día, esto es lo que se pretende, pero no ha habido claridad o sinceridad en
todos para exponerlo.

Los hechos ocurridos en los días siguientes a la presentación del proyecto del gobierno
(presentación realizada en la mitad del periodo estival y de vacaciones, y al mediodía
de un día festivo), así como las declaraciones de conocidos políticos, han probado los
objetivos reales de lo que pretenden aquellos que han presentado la ley. La
despenalización no es tal, se pretende obligar a instituciones a realizar lo que es
completamente opuesto a su misión; se amenaza a personas e instituciones que se
oponen al proyecto; se reconoce que no se ve al feto como persona, y aparecen
definiciones variadas, para sumar a las que ya existen ("según mi moral..").

Salvo particulares excepciones, ha llamado la atención el silencio de la mayor parte de


los médicos, de la mayor parte de los gineco-obstetras y de casi todos los
subespecialistas en medicina materno fetal. Es posible que sea porque no
quieren involucrarse en una discusión que asumen vana; es posible que sea porque
den la situación por perdida; es posible que sea por pudores o respetos humanos mal
concebidos; es posible que sea por temor (temor al castigo, a ser señalado con el
dedo, a perder pacientes); es posible, en el caso de los directorios de las sociedades
científicas, que sea por la convivencia al interior de ellos de opiniones divergentes,
pero ha llamado la atención el silencio.

Este silencio supone la aceptación, entre otras cosas, por parte de la Sociedad Chilena
de Obstetricia y Ginecología que la decisión de aborto, el diagnóstico de riesgo vital o
de malformación o de violación será hecho (según el proyecto) por un médico general.
No se requiere entonces un gineco-obstetra ni un subespecialista en Medicina Materno
Fetal (subespecialidad aprobada hace poco por Conacem). El proyecto habla de riesgo
vital presente o futuro (imaginen lo que esto puede involucrar); no se dice cómo se va
a probar si hubo violación o consentimiento, en fin. Basta observar las declaraciones
de personeros públicos (o ex) para entender que no hay interés alguno en el
dialogo que ellos mismos esgrimen debe realizarse.

En el contexto anterior, quisiera a continuación hacer una suerte de listado de algunas


verdades que debemos todos recordar y tener en consideración cuando conversemos
del tema:
1) Todas las células de un ser humano adulto provienen de una sola célula original
llamada cigoto, que resulta de la fecundación de un óvulo por un espermatozoide. El
cigoto es el primer estado del desarrollo de un nuevo ser humano, desarrollo que está
determinado por el código genético del cigoto, código que se activa a partir del
momento de la fecundación.

2) Alrededor de 30 horas después de la fecundación ocurre la primera división del


cigoto que genera las dos primeras células llamadas blastómeros, cada una con 46
cromosomas. Cada blastómero tiene la capacidad de reprogramarse y originar un ser
humano completo, que es lo que ocurre en el caso de los gemelos monocigóticos
(idénticos).

3) Al séptimo día después de la fecundación el embrión se anida en el útero y


comienza la producción de hormonas que permiten detectar la presencia de un
embarazo. Esto es lo que hace que algunos definan embarazo a partir de la
implantación, si bien ésta fue una decisión política para que no hubiese objeciones al
desarrollo y uso de métodos anticonceptivos que actuasen antes de la implantación, o
a las manipulaciones reproductivas de la tecnología.

4) No existe consenso respecto del momento en que el embrión adquiere su condición


de ser humano, susceptible por lo tanto del mismo respeto que otros exigen para sí
mismos: fecundación, implantación, inicio del desarrollo del sistema nervioso, inicio de
la posibilidad de tener dolor, nacimiento, son diferentes concepciones para la
aceptación de la "humanidad" de un ser humano. De hecho, recientemente se ha
propuesto que se pueda matar a los recién nacidos portadores de una malformación
congénita grave no diagnosticada in útero (JME Online First, published on March 2,
2012 as 10.1136/medethics-2011-100411).

5) Distintos argumentos permiten sostener que el embrión humano no pertenece al


cuerpo de la mujer del mismo modo que un órgano.

6) No existe consenso respecto del momento en que el embrión humano es una


persona. Cuando aquellos que sostienen que para ser persona se requiere auto
conciencia, capacidad de planificación, memoria, racionalidad, etcétera, se olvidan que
eso supone que uno podría eliminar entonces a muchos pacientes neurológicos, a
ciertos ancianos, a los recién nacidos, y otros.

7) Quizás la mejor definición de aborto sea la de Juan Pablo II: "eliminación deliberada
y directa de un ser humano en las fases iniciales de su existencia, desde la concepción
al nacimiento".

8) El argumento de que Chile es el único país que no permite el aborto no resiste


ningún análisis intelectual. Es como cuando un niño solicita permiso a su madre para
una actividad cualquiera argumentando que las mamás de sus amigos se
lo concedieron.

9) La interrupción del embarazo (diferente a aborto) por riesgo de la vida materna se


realiza frecuentemente, sin legislación alguna que lo prohíba, en todas las
maternidades del país.

10) Las madres con fetos con malformaciones incompatibles con la vida necesitan ser
acogidas y acompañadas. El diagnóstico de incompatibilidad no está libre de error.
11) Las madres violadas sometidas a un aborto reciben con éste una agresión más. De
hecho las instituciones u organizaciones que acogen a estas madres muestran que una
gran mayoría de ellas no se practica un aborto y desea finalmente quedarse con su
hijo/a.

12) El aborto provocado no es en Chile un problema de salud pública (se pueden


revisar editoriales y artículos de la Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología).

13) La mujer que se practica un aborto no merece ser castigada, sino acompañada.

14) Las cifras que se dan para estimar la magnitud del aborto ilegal son
aproximaciones basadas en modelos subjetivos e inexactos.

15) La afirmación de que en las clínicas privadas se realizan abortos en quienes


pueden pagar es falsa, porque desde hace mucho tiempo esas instituciones tienen
protocolos que impiden ese tipo de acciones.

16) El aborto no es inocuo para la mujer ni para su vida futura.

17) La falta de políticas públicas adecuadas, preventivas y terapéuticas, no se resuelve


a través del aborto, y, por otra parte, es más o menos evidente que respecto de
políticas de prevención y de intervención hay mucho aun que hacer.

18) Si se utiliza respecto del aborto la filosofía de la medicina basada en evidencias


para ofrecer a nuestras pacientes aquellas intervenciones que se ha probado (a través
de trabajos metodológicamente adecuados) que son beneficiosas, legislar a favor del
aborto carece de toda evidencia para sostener que sea beneficioso para las madres,
sus familias, o la sociedad en general. La mujer, siempre madre, no puede estar sola
en esto. La sociedad y el país que queremos construir requiere de una reflexión que
sea proactiva y no reactiva al desarrollo científico y tecnológico. Esa es responsabilidad
de todos.
La maternidad debe ser una decisión libre, no ejercida por
obligación. Es decir, no se debe forzar a las mujeres a continuar
con un embarazo no deseado. La penalización del aborto limita la
autonomía reproductiva, convierte al Estado en cómplice de la
discriminación y un opositor del derecho a la salud de las
mujeres.

Que esta práctica esté penalizada no significa que no exista. Se


calcula que existen más de 17.600 abortos clandestinos al año,
según un estudio del CMP Flora Tristán. El problema está en que
la penalización orilla a las mujeres a la clandestinidad, además de
arriesgar su vida y salud.

Las desigualdades múltiples operan también a este nivel. Aunque


la penalización afecta a todas las mujeres, impacta de forma
diferenciada en las de menos recursos económicos, informativos y
de movilidad social. Son las pobres o jóvenes quienes terminan a
merced de personas inescrupulosas que lucran con la
desesperación.

Según el Ministerio de Salud, el aborto es una de las principales


causas de muerte materna en adolescentes: representa un 29%.
Otro dato que debe llamar nuestra atención y la de las autoridades
es que el suicidio es una de las principales causas indirectas de
muerte materna en esta misma población (56%).

Por lo tanto, con la criminalización del aborto, el Estado afianza


las desigualdades. Por ello, debe garantizar la existencia de
servicios legales para la interrupción voluntaria del embarazo no
deseado, como una medida de justicia social, equidad y salud
pública.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, a través de la


sentencia Artavia Murillo vs. Costa Rica, estableció que en caso de
conflicto de derechos se debe establecer una ponderación de los
mismos. No se puede, tras el argumento de la defensa de la vida,
dar protección absoluta al embrión anulando los derechos
fundamentales de la madre.

Si bien el Estado Peruano constitucionalmente defiende la vida


desde la concepción, no puede hacerse una interpretación
restrictiva y biológica de esta disposición. Se deben considerar las
consecuencias que tiene esto sobre la vida y salud de las personas,
en este caso, las mujeres gestantes. Y es que la defensa de la vida
se relaciona con la defensa de otros derechos como la dignidad, la
libertad y la salud.

Al mantener criminalizado el aborto, se contraviene la Convención


sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación
contra la Mujer (Cedaw) y la Convención para Prevenir, Erradicar
y Sancionar la Violencia contra las Mujeres (Belén do Para), dado
que la negación del derecho a decidir es discriminación y la
maternidad forzada es un acto de violencia, de la cual no puede ser
cómplice el Estado.

Aunque la penalización en el Perú no tiene consecuencias de cárcel


efectiva para las mujeres, sí las expone a procesos judiciales
penosos. La criminalización no se orienta a la defensa de “la vida”,
sino a castigar a las mujeres por el ejercicio de su autonomía
reproductiva. ¿Puede el Estado mantener esta incoherencia?

Finalmente, el Estado debe legislar basándose en el principio de


neutralidad, sin que en las decisiones medien criterios
confesionales y personales. Las modificaciones legales que se
planteen en el ámbito de los derechos reproductivos deberán tener
como base el enfoque de derechos y realizarse en el marco de un
Estado laico.

EN CONTRA

No al juego de la muerte

- Gerardo Castillo Córdova -


Director del Área Departamental de Ciencias Biomédicas
de la Universidad de Piura

Ayer me hicieron una pregunta acorde con el momento político


que estamos viviendo: ¿Debería el siguiente gobierno legalizar el
aborto? Inmediatamente surcaron por mi cabeza muchísimas
ideas, todas a favor de la vida humana. Pero hoy he decidido no
decir más de lo mismo, hoy no repetiré los argumentos científicos
y bioéticos que venimos expresando y explicando incansablemente
desde siempre todos aquellos peruanos que defendemos la vida.

Hoy no insistiré en que la vida humana empieza con la


fecundación y no con la implantación, hoy no insistiré en que con
los avances científicos actuales las razones para el aborto
terapéutico no se sostienen, hoy no insistiré en que el aborto no
soluciona nada y que lo empeora todo, tal como ya se ha
demostrado en otros países.

Hoy quiero como médico y como peruano expresar argumentos


que mi razón y mi conciencia me dictan. Tengo más de 25 años
ejerciendo la medicina y me he encontrado durante este tiempo
con todo tipo de situaciones, en una lucha constante entre la vida y
la muerte de nuestros pacientes, para con muchísimo esfuerzo y
con la ayuda de Dios lograr arrancar muchas vidas de las garras de
la muerte.

En el Perú no estamos para seguirle haciendo el juego a la muerte.


Es momento de ser coherentes con nuestro país y con nosotros
mismos. Y esta premisa es válida para todos los candidatos que
disputan el sillón presidencial. Un buen presidente de nuestro país
debe ser coherente y defender sus principios y los principios de
muchos peruanos; debe ser valiente, aunque eso le signifique un
enfrentamiento directo con las personas que defienden posiciones
contrarias. El Estado Peruano constitucionalmente está obligado a
defender la vida de los peruanos y no a promover la muerte; por lo
tanto, no debe legalizar el aborto.
Todos los días vemos cómo con un absoluto desprecio de la vida se
asesina a muchos de nuestros compatriotas. Ustedes se
preguntarán: ¿y eso que tiene que ver con el aborto? Pues tiene
que ver y mucho. Sobre todo cuando les vamos inculcando
subrepticiamente a nuevas generaciones que se puede matar sin
problemas, que el aborto es como el pan del día, que ese ser
humano tan pequeñito no vale nada, que vale menos que un perro
que cayó al río y que un policía casi perdió la vida por salvarlo, que
vale menos que la vida de esos pajaritos de la selva que son
enjaulados y maltratados para traficar con ellos. Desde ningún
punto de vista debemos continuar con ese empeño de hacerle el
juego a la muerte, la sociedad peruana no está para ese tipo de
juegos.

Mi formación médica me obliga a defender la vida humana por


encima de cualquier ideología y ese debe ser el principio que rija el
buen desempeño de los profesionales de la salud de nuestro país.
Debemos decidirnos a no seguir haciendo el juego a la muerte y
probemos a defender la vida de manera real y efectiva,
enfoquemos todo este tema desde el lado positivo e intentemos de
una vez hacer las cosas de manera correcta.

Está demostrado que el aborto legalizado no va a ninguna parte.


Decidámonos a defender la vida y la familia, unámonos todos,
incluso los que están a favor del aborto. Intenten y miren la vida
de una manera distinta y observemos los resultados que como país
tendremos en los próximos años y en las nuevas generaciones.
Nuestro Perú nos lo agradecerá.
¿El hijo por nacer es parte del cuerpo de la madre?
El argumento más común de los abortistas sostiene que el hijo por nacer es parte del
cuerpo de la madre, y que ella debe decidir hacer con su cuerpo lo que le dé la gana.
Veamos lo que dice la ciencia:

“En el caso concreto del aborto, y de acuerdo con los datos actuales de la ciencia, la
realidad es que desde la concepción existe una vida humana y que el embrión –hasta
la octava semana– y el feto –a partir de la novena semana– es un ser humano singular,
distinto e independiente de la madre, que necesita del claustro materno para su
desarrollo. Señalar, como se propende a proclamar, que el aborto es un ejercicio de
libertad porque la mujer es dueña de su propio cuerpo, es una falsedad, porque el
aborto afecta a una vida distinta a la de la mujer embazada, que es además la de su
propio hijo.“ (Nicolás Jouve de la Barreda. Doctor en Ciencias Biológicas por la
Universidad Complutense de Madrid y Catedrático de Genética en la Universidad de
Alcalá. Ha sido presidente de la Sociedad Española de Genética y colaborador de la
Cátedra de Bioética UNESCO. Fuente: CiViCa)

¿Las mujeres conciben seres no humanos?


Uno de los argumentos típicos de los abortistas es que los hijos por nacer que son
abortados no son seres humanos. La ciencia no dice lo mismo:

“A partir de la concepción –lo que marca el antes y el después‐ el cigoto humano,


dotado de la autonomía biológica que le confiere su material genético, evoluciona y
se desarrolla en dependencia del medio que le da sustento y soporte, el cuerpo de su
madre. La comunicación con la madre gestante se produce desde el primer día,
mediante señales hormonales a las que el organismo que lo gesta responde
aportando las condiciones para el desarrollo del feto. Son innumerables los detalles
que se conocen sobre este desarrollo, y son altamente sugerentes para la
fundamentación biológica del valor que esta etapa de la vida humana merece.“ (César
Nombela Cano, Rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y Catedrático
de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de
Madrid. Fue presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de
España. Fuente: AGEA)

¿Un embrión sólo es un puñado de células, y no un ser humano?


Otro argumento típico de los abortistas para cosificar la vida humana en sus inicios es
sostener que se trata, sin más, de un puñado de células. ¿Y qué dice la ciencia al
respecto?:

“Así que incluso en un embrión de una semana, con esas nuevas técnicas, podemos
decir ya, “él es un hombre” o “ella es una mujer”, y por tanto sabemos que el embrión
ya es, de hecho, una persona humana. Y, si no estoy confundido con el Inglés; cuando
se refiere al embrión yo no diría “eso”, porque sabemos que ahí hay un ser
humano. Como un marinero sobre su barco, yo preferiría decir: ella está ahí.
Recuerden que el pequeño embrión humano posee ya las propiedades que nos
permiten reconocer que ella es una mujer, por ejemplo. Rebasa a mi imaginación
como genetista que los legisladores, sabiendo que este embrión de una semana es
una niña, ¡no se dieran cuenta, al mismo tiempo que es una persona
humana!” (Jérôme Lejeune. Médico genetista francés, descubridor de la anomalía
cromosómica que provoca el síndrome de Down, y considerado el padre de la
genética moderna. Fue Profesor de Genética Fundamental en la Facultad de Medicina
de la Universidad de París, miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias,
miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia, miembro de la
Academia Nacional de Medicina de Francia, miembro de la Real Sociedad de Medicina
de Londres y Doctor Honoris Causa por numerosas universidades. Fuente: Testimony
before the Louisiana Legislature, publicado por la Fondation Lejeune).

¿Es aceptable matar al hijo no nacido por estar enfermo o ser


discapacitado?
Otro de los frentes abiertos por los abortistas es el del aborto eugenésico. Sostienen
que es un acto de crueldad traer a seres humanos enfermos o discapacitados al
mundo, y que lo más piadoso que se puede hacer con esos hijos por nacer es
abortarlos. ¿Y qué dice la ciencia?

“La lista de anomalías detectables por DGP [Diagnóstico Genético Preimplantatorio] o


DP [Diagnóstico Prenatal] va en aumento, al tiempo que se ofrece el aborto
eugenésico como una opción en cuanto se detecta una posible anomalía. La situación
actual en relación con el aborto eugenésico es realmente alarmante. La terminación
del embarazo, practicada sobre fetos vivos por motivos de «riesgo fetal», supone un
3% del total de abortos en España y es el tipo de aborto que más directamente afecta
a los ginecólogos del sistema público de sanidad. En cualquier caso, acabar con la
vida del feto enfermo o discapacitado, diagnosticado antes de nacer, es de una
extremada crueldad y atenta contra el código deontológico de la profesión médica al
acabar deliberadamente con la vida de un ser humano indefenso y lesionar la salud
sexual y reproductiva de la mujer.” (Nicolás Jouve. Fuente: Nueva Eugenesia y
Diagnóstico Prenatal, CiViCa).

¿Legalizar el aborto reduce el aborto clandestino y el riesgo para las


madres?
Otro argumento habitual del movimiento abortista es que legalizar el aborto hace que
se reduzca la práctica de abortos clandestinos, que suponen un grave riesgo para la
salud de las madres que abortan. El informe científico más exhaustivo hecho hasta
ahora dice lo contrario:

“Los protagonistas originales de reformas para las leyes de abortos, han rebatido
que una gran proporción de los casos de abortos clandestinos hasta ahora tratados
en hospitales, y casi todas las muertes resultantes, fueron debidas a interferencia
criminal. Ellos postularon que la legislación del aborto eliminaría esto y esgrimieron
argumentos y evidencias en contra. Nuestras cifras nos indican… que a pesar de un
marcado aumento en el número de abortos terapéuticos (legales) desde 1968 a 1969,
desafortunadamente, no hubo un cambio significativo en el número de casos de
abortos clandestinos que requerían ingreso en un hospital. El hecho de que la
legalización del aborto no haya, hasta el momento, reducido materialmente el número
de abortos, ni de muertes producidas por abortos de todas clases, no es
sorprendente. Esto confirma la experiencia de la mayoría de las naciones y fue
pronosticado por el Colegio en su declaración de 1966.” (Informe del Real Colegio de
Obstetricia y Ginecología del Reino Unido, publicado por el British Medical Journal en
mayo de 1970. Fuente: Hay Alternativas).

¿El aborto es la mejor solución en caso de embarazo por violación?


Los abortistas han hecho de los casos de embarazo por violación uno de sus
argumentos más potentes para defender la legalización del aborto. Sostienen que
tener al hijo de un violador hace que la madre prolongue el trauma de la violación
toda su vida. El mayor estudio científico hecho hasta la fecha se titula “The Sorrow of
Sexual Assault and the Joy of Healing” (2011), elaborado por el doctor David C.
Reardon, Julie Makimaa (concebida por violación) y Amy Sobie (ver referencia en
VidaHumana.org). El estudio analizó 192 casos de mujeres embarazadas como
consecuencia de una violación y 55 casos de personas concebidos por violación. De
las 192 mujeres violadas, 28 lo habían sido por incesto. El 69% de las mujeres
entrevistadas decidió dar a luz, el 29% abortó y el 1,5% sufrió un aborto espontáneo.
Los resultados sorprenderán a más de uno:
 De las 133 mujeres que optaron por dar a luz, ninguna dijo estar arrepentida de
ello. Ni una sola dijo que preferiría haber abortado. El 80% de ellas expresó felicidad
por haber tenido a su hijo. “Los sentimientos de la mujer hacia el niño mejoran
durante el embarazo”, concluye el estudio, y “reconocen que el niño es una víctima
inocente igual que ellas”.
 De las 56 mujeres que abortaron, sólo una dijo no tener ningún remordimiento. Seis
de ellas no quisieron hablar del aborto. Una víctima de incesto dijo no estar segura
de lo que hizo. Cuatro afirmaron tener numerosos remordimientos por haber
abortado, y 44 de esas mujeres se arrepintieron de haber abortado. El 93% de las
mujeres que abortaron reconocieron que el aborto no solucionó sus problemas y
que no se lo recomendarían a otras mujeres en su situación.
 De las 55 personas concebidas por violación, ninguna dijo que preferiría haber sido
abortada. Muchos de ellos expresaron indignación e incluso rabia hacia la idea de
que fuesen “productos de maldad” o de que hijos concebidos por violación deban
ser abortados.
La Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso de la
República aplazó el debate sobre el proyecto de ley para despenalizar el
aborto en casos de violación sexual. ¿Se aprobará finalmente? Diferentes
organizaciones civiles que defienden los derechos de la mujer ya se pronunciaron
al respecto.

Se trata del proyecto de Ley N° 3839-2014- IC, que propone despenalizar el


aborto en casos de violación. Fue presentado en octubre del año pasado. Sin
embargo, hasta hoy no se debatía pese a que más de 64 mil personas firmaron a
favor. Este martes el tema fue abordado, pero no se llegó a algún acuerdo y se
aplazó sin fecha exacta de reanudación.

El lunes, diversos legisladores como Verónica Mendoza, Sergio Tejada, Rosa


Mavila y Carlos Bruce solicitaron que la Comisión de Justicia analice la iniciativa
a fin de que sea aprobada. En la actualidad cinco países en América Latina ya
han eliminado de sus códigos penales el delito de aborto por violación sexual.

A FAVOR

Diversas organizaciones civiles que defienden los derechos de la mujer (Manuela


Ramos, Promsex, Flora Tristan, Católicas por derecho a decidir y Cladem),
congresistas y artistas se han sumado a una intensa campaña para demostrar
que es importante que se apruebe la ley.

"Cuatro de cada cinco casos de violaciones sexuales se dan en menores de edad.


76 de cada 100 eran hombres que tenían relación directa con la víctima; es decir,
padres, padrastros, tutor y profesor. Nueve de cada 10 embarazos de niñas
menores de 15 años se debieron a incesto. 34 de cada 100 niñas y
adolescentes entre 10 y 19 años de edad que quedaron embarazadas, lo fueron
producto de una violación".

Tanto las organizaciones como los congresistas a favor de la despenalización del


aborto le han recordado a la Comisión de Ética Parlamentaria que vivimos en un
estado laico donde no se puede mezclar la fe con los derechos civiles.

"La desprotección de las niñas y adolescentes frente a la violencia sexual no debe ser
un secreto. El 25% de las menores de edad víctimas de violación tienen entre
10 y 13 años", se lee en un tuit.
Cada año, 17 mil 600 mujeres estarían recurriendo al aborto porque sus
embarazos fueron producto de una violación y/o incesto. 'Estas mujeres solo
tiene dos alternativas, ser madres a la fuerza o exponerse a un aborto ilegal e
inseguro', indican entre sus argumentos.

Entre los congresistas a favor están Verónika Mendoza, Lourdes Alcorta, Rosa
Mávila, Leyla Chihuán, Renzo Reggiardo, entre otros, quienes han exigido un
debate justo.
EN CONTRA

Juan Carlos Eguren, el congresista de la bancada PPC-APP, es quien preside la


Comisión de Justicia y Derechos Humanos, la que debatirá si se aprueba o se
archiva el proyecto de ley que despenaliza el aborto.

El jueves 16 de abril era el último día para debatirlo, pero Eguren decidió
postergarlo para el martes 21 de este mes. Los miembros de la Comisión de
Justicia reconocieron que había violado la ley de ciudadanía al no convocar a
las promotoras del proyecto.

El presidente de la Comisión de Justicia ya se ha mostrado en contra de la


despenalización del aborto, al igual que otros congresistas como Carlos Tubino
y Martha Chávez, por considerar que se atenta contra la vida de un ser
humano.

El Arzobispado de Lima organizó una manifestación donde también emiten


mensajes, pero en contra. La denominada 'Marcha por la vida', convocó a miles
de personas.

El cardenal Juan Luis Cipriani ya ha mostrado su postura en contra de este


proyecto de ley, al igual que varios sectores de la iglesia católica. Además, fue él
uno de los impulsores de esta marcha.

"Un Perú que defiende la vida, que defiende el matrimonio entre un hombre y
una mujer y que defiende la familia”, dijo durante la 'marcha por la vida' el
cardenal.

DATOS

- Las cifras presentadas por las organizaciones civiles pertenecen al Ministerio de


la Mujer, en su mayoría.
La Ley del Aborto en el Perú
Actualmente en Perú es posible practicarse un aborto legalmente con fines
terapéuticos. Es decir, cuando la interrupción del embarazo es la única forma de salvar
la vida de la gestante o evitar “un mal grave o permanente” en su salud.
El aborto terapéutico se encuentra reglamentado a través de la Resolución Ministerial
No. 486-2014. Mediante de la cual se aprobó la Guía Técnica Nacional para la
estandarización del procedimiento de la Atención Integral de la gestante en la
Interrupción Voluntaria por Indicación Terapéutica del Embarazo menor de 22 semanas
con consentimiento informado en el marco de lo dispuesto en el artículo 119° del
Código Penal.

El Aborto en Perú
• El aborto terapéutico no aplica para casos de violación sexual.

• Si te diagnostican un aborto terapéutico, una Junta Médica debe


aprobar la intervención y designar al médico que lo llevará a cabo
dentro de las siguientes 24 horas.

• La Junta Médica está conformada por tres profesionales médicos.


Es posible que vuelvan a examinarte y solicitar exámenes adicionales.
Si concluyen que el aborto terapéutico es recomendable, solicitarán
tu consentimiento.

• Todo el proceso, desde que presentas tu solicitud, hasta que te


realizan la intervención, debe realizarse en un plazo máximo de seis
días calendario.

• Si la Junta Médica concluye que no es recomendable interrumpir tu


embarazo, puedes solicitar que se forme otra Junta Médica.

• Debes recibir orientación e información durante todo el proceso.

• En cualquier momento del proceso puedes cambiar de opinión.


El reglamento define 11 casos médicos bajos los cuales es posible evaluar la
posibilidad de la interrupción del embarazo. Si has sido diagnosticada con alguna de
estas condiciones tienes derecho a practicarte un aborto legal en Perú. Estas
condiciones son:
1. Embarazo ectópico tubárico, ovárico, cervical.
2. Mola hidatiforme parcial con hemorragia de riesgo materno.
3. Hiperemesis gravídica refractaria al tratamiento con deterioro grave hepático y/o
renal.
4. Neoplasia maligna que requiera tratamiento quirúrgico, radioterapia y/o
quimioterapia.
5. Insuficiencia cardiaca congestiva clase funcional III-IV por cardiopatía congénita o
adquirida (valvulares y no valvulares) con hipertensión arterial y cardiopatía isquémica
refractaria a tratamiento.
6. Hipertensión arterial crónica severa y evidencia de daño de órgano blanco.
7. Lesión neurológica severa que empeora con el embarazo.
8. Lupus Eritematoso Sistémico con daño renal severo refractario a tratamiento.
9. Diabetes Mellitus avanzada con daño de órgano blanco.
10. Insuficiencia respiratoria severa demostrada por la existencia de una presión parcial
de oxígeno < 50 mm de Hg y saturación de oxígeno en sangre < 85%.y con patología
grave.
11. Cualquier otra patología materna que ponga en riesgo la vida de la gestante o
genere en su salud un mal grave y permanente, debidamente fundamentada por la
Junta Médica.
LA REALIDAD DEL ABORTO EN EL PERÚ

En el Perú y el resto del mundo, pocos temas son tan


controversiales como el aborto. Nuestro país tiene un código penal que prohíbe el aborto salvo cuando la vida
de la madre corre peligro. Europa, Rusia, China, Norteamérica y países latinoamericanos como Brasil,
Argentina y Uruguay tienen una posición más liberal.
El aborto legal se realiza en el 74% de la población mundial y comprende a 117 países, en donde se permite en
tres situaciones: en casos seleccionados sucede en 53 países (45%), el aborto es liberal fundamentando las
causas en 14 países (12%) y se realiza de manera absolutamente liberal en 50 países (43%). El aborto ilegal
se realiza en el restante 26% de la población que comprenden 74 países. En América Latina el aborto es ilegal
a excepción de Cuba y Puerto Rico. La tasa de aborto en el mundo es de 13 por mil mujeres en edad fértil
(MEF); en América Latina es de 37 y en el Perú es de 55 por mil.
En América Latina la práctica del aborto está regulada jurídicamente por el sistema de las indicaciones. Este
señala que el aborto es punitivo, salvo que sea autorizado por la concurrencia de determinadas indicaciones.
Estas indicaciones son terapéuticas o médicas por riesgo para la vida de la mujer (en Argentina, Bolivia,
Brasil, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Haití, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú,
Uruguay, Venezuela); por enfermedad fetal grave o incurable (en Panamá, Trinidad y Tobago, Uruguay); por
violación sexual (en Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, México, Uruguay); por precaria situación familiar (en
Uruguay).
En el Perú se produce aproximadamente un millón de embarazos al año, de los cuales un tercio termina en
aborto clandestino. En eventos internacionales se ha concluido que el Perú es el país latinoamericano con el
mayor número de abortos, seguido de Brasil y Argentina. Por cada mujer que muere por aborto hay 10 ó 15
mujeres que quedan incapacitadas para procrear o sufren de procesos crónicos dolorosos. Hay referencias
anecdóticas que indican una alta tasa de complicaciones por aborto entre las mujeres de las zonas urbano-
marginales, que por temor a las consecuencias legales y personales no llegan al hospital a solicitar tratamiento
para las complicaciones.
La polémica del aborto ha polarizado el mundo de tal manera que existen globalmente dos corrientes de opinión
contrapuestas que se identifican con los nombres de “pro life” y “pro choice”. En un extremo están quienes
creen que el embrión o el feto tienen prioridad absoluta sobre las decisiones personales de la mujer y parecen
ignorar por completo los derechos de ésta. El extremo opuesto privilegia resueltamente los derechos de la mujer
a decidir por sí misma, ya sea la continuación o la interrupción del embarazo, y parece hacer caso omiso de
cualquier valor posible del embrión o feto.
Es necesario conocer que el Código Penal aprobado en 1991, en los artículos 114 al 120, establece sanciones
contra las mujeres que se practican el aborto y contra las personas que lo realizan. La Constitución del Perú del
año 1993 ratifica la prohibición del aborto en el Artículo 2, inciso 1, cuando señala: “El concebido es sujeto
de derecho en todo cuanto le favorece” Igualmente la Ley General de Salud (N° 26842) establece en su
artículo 30°, la obligación de que los establecimientos de salud y los médicos tratantes, informen a la autoridad
policial sobre los casos en los que exista sospecha de aborto provocado.
Sin embargo en el artículo 119 del Código Penal dice: “No es punible el aborto practicado por un médico
con el consentimiento de la mujer embarazada o de su representante legal, si lo tuviere, cuando es el
único medio de salvar la vida de la gestante o para evitar en su salud un mal grave y permanente”
La Medicina entiende por aborto toda expulsión del feto, natural o provocada, en el período no viable de su
vida intrauterino, es decir, cuando no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir. Si esa expulsión del feto se realiza
en período viable pero antes del término del embarazo, se denomina parto prematuro, tanto si el feto sobrevive
como si muere.
En el lenguaje corriente, aborto es la muerte del feto por su expulsión, natural o provocada, en cualquier
momento de su vida intrauterino.
El debate ha dividido no solamente al gobierno. Una encuesta realizada el año 2009 por la Universidad de Lima
arroja un empate técnico cuando la pregunta es si se debe permitir el aborto por violación. Sin embargo, hay
una marcada diferencia de opinión entre los estratos sociales.

Según la encuesta, el sector con ingresos económicos más altos muestra un claro respaldo a la despenalización
del aborto por violación: un 61,5% está a favor. Otro es el resultado en el sector con los ingresos más bajos.
Aquí, solamente el 22% de los encuestados aprueba la despenalización mientras que un 73% se muestra en
contra de cambiar la ley (fuente: El Comercio).
La encuesta también plantea el aborto por malformación del feto. En este caso, un 60% de los encuestados con
los ingresos más altos se muestra a favor de esta posibilidad, mientras que en el sector con menos ingresos el
respaldo solamente alcanza el 39%.
Los encuestadores de la Universidad de Lima vienen planteando ambas preguntas desde el año 2002. Desde
entonces, el respaldo general a la despenalización del aborto en casos de violación y de malformación se ha
incrementado notablemente: En el primer caso, de 38,1% (2002) a 47,5% (2009) y, en el segundo,
de 33,4% (2002) a 51,5% (2009). También es interesante notar que el porcentaje de hombres y mujeres a favor
y en contra del aborto no varía de forma significativa
El aborto puede ser espontáneo o provocado. El primero se produce o bien porque surge la muerte
intrauterinamente, o porque causas diversas motivan la expulsión del nuevo ser al exterior, donde fallece dada
su falta de capacidad para vivir fuera del vientre de su madre. Si el aborto es provocado, se realiza matando al
hijo en el seno materno o forzando artificialmente su expulsión para que muera en el exterior.
CANTIDAD DE DENUNCIAS QUE HAN REALIZADO EN 12 AÑOS (1993 – 2004) SOBRE EL DELITO DE
ABORTO EN EL MINISTERIO PÚBLICO, DISTRITO JUDICIAL DE LIMA.

Referencia: Datos tomados de estudios de D. Ferrando y de archivos del Ministerio Público.

TABLA 2. CONOCIMIENTO DE GINECÓLOGOS SOBRE LEGISLACIÓN


ACTUAL EN ABORTO

CASOS QUE LO PERMITE No %


LA LEY
Único medio de salvar vida a la 62 55.9
gestante
Solo en malformaciones fetales 12 10.8
(MF)
MF, Violación y salvar vida a 7 6.3
la gestante
30 27
En ningún caso
111 100
TOTAL
Solamente el 56% de ginecólogos acertaron respecto a la verdadera situación legal del aborto en el Perú. 1 de
cada 4 especialistas piensan que está prohibido el aborto en todos los casos. Es interesante saber que 4 de
cada 10 ginecólogos no conocen con exactitud en qué casos se puede realizar legalmente un aborto.

Según los estudios de AGI en 1994 se realizaron 271.1 mil abortos y en el año 2004, en un tercer estudio y
empleando la misma metodología, la cifra ascendió a 410 mil abortos.

Es reveladora la curva que expresa la evolución de las denuncias por aborto del Distrito Judicial de Lima del
Ministerio Público en los últimos 12 años, prácticamente no se ha modificado. Mientras las denuncias de la
Fiscalía se han mantenido en un bajo número los abortos realizados se han incrementado en 52% en 10 años.
Consideramos así, que el aborto es uno de los delitos más cometido y menos sancionado legalmente en el
Perú. Al hallarse una denuncia del Ministerio Público por 1,080 abortos inducidos, existe una tácita aceptación
del hecho. En este caso se ajusta el criterio que dice que, cuando un delito no es sancionado muchas veces,
podría no ser problema del delito mismo sino de la norma.

En este sentido es importante conocer que hay desinformación de los ginecólogos respecto a la situación legal
del aborto, así 1 de cada 4 especialistas piensan que está prohibido el aborto en todos los casos, 1 de cada 2
ginecólogos piensa que un embarazo con feto anencefálico se puede terminar legalmente. Aun así el 23% de
especialistas opinan que debe estar despenalizado el aborto en todos los casos, y el 75% cree que debería ser
legal en algunos casos. La mitad opina que la despenalización disminuiría las muertes maternas y casi un tercio
piensa que disminuiría el número de abortos.

La mejora del Código Penal aprobada por la Comisión Revisora sostiene lo siguiente: No es punible el aborto
practicado por un médico con el consentimiento de la mujer embarazada o de su representante legal en los
casos siguientes:

 Cuando constituye el único medio para salvar la vida de la gestante o para evitar en su salud un mal
grave o permanente.
 Cuando es probable que el ser en formación obedezca o desarrolle graves malformaciones o tareas
físicas o psíquicas, siempre que exista al respecto el diagnóstico médico especializado.
 Cuando el embarazo sea consecuencia de violación sexual, siempre que los hechos hubiesen sido
denunciados penalmente, así como de la inseminación artificial o transferencia de un óvulo fecundado
no consentidas (fuente: El Comercio).
En el debate público, las acusaciones han predominado por sobre los argumentos. El cardenal Juan Luis
Cipriani no dudó en comparar a los defensores de una posición más liberal con el rey Herodes quien, según
el evangelio de Mateo, mandó a matar a todos los niños de dos años y menos en Belén. Según un artículo del
diario El Mundo de España, el aborto clandestino es la tercera causa de mortalidad materna en el Perú.
Cada día llegan decenas de mujeres de escasos recursos económicos a emergencias con infecciones,
hemorragias y perforaciones causadas en abortos clandestinos, confirma el decano del Colegio Médico, quien
explica que la Maternidad de Lima ha sido testigo de dramáticos casos en los que mujeres desesperadas se
han lanzado por escaleras, se han golpeado el vientre con objetos contundentes e incluso han utilizado agujas
de tejer y palitos de anticucho para autoinducirse un aborto. Por la penalización del aborto, las mujeres temen
acudir de inmediato a urgencias y finalmente van cuando las infecciones están en estado muy avanzado, lo que
convierte al aborto clandestino en un problema de salud pública (fuente: El Mundo). Según un estudio de la
ONG Flora Tristán (fuente: El Mundo), los abortos clandestinos en el Perú sumarían más 370 mil por año.
Las estadísticas oficiales alemanas hablan de 114 mil abortos durante el año 2008 Tomando en cuenta que
Alemania tiene 82 millones de habitantes, la mitad de ellos mujeres, podemos hablar de un aborto por cada 360
mujeres. En el Perú, con alrededor de 28 millones de habitantes, tendríamos como mínimo un aborto por cada
38 mujeres.

ESTERILIZACIÓN FORZADA
¿Qué descubren como violación contra los derechos de la mujer cuando investigan el período de
gobierno de Fujimori?
Salir del ámbito doméstico y pasar a lo que significó la dictadura y la política de esterilizaciones forzadas que
se implementó dirigida fundamentalmente a las mujeres y principalmente a las mujeres rurales, de zonas
alejadas pobres. Uno identifica esas zonas, donde había ferias de esterilizaciones. Se han encontrado actas de
autorización firmadas por personas analfabetas, que son parte de las pruebas más graves. Se hacía todo a
espaldas de las mujeres o coaccionándolas.

¿Cuántos casos se han detectado?


Hay varias versiones. Los primeros datos que empezaron a dar fueron de la Defensoría del Pueblo. Hasta
diciembre 2009, la investigación en curso decía que había más de dos mil casos de esterilizaciones llevadas
inadecuadamente, muchas forzadas y varias que acabaron en muerte de las mujeres. La Corte Interamericana
de derechos humanos (CIDH) recomendó un acuerdo de solución amistosa. Este es el caso de Mamerita
Mestanza, una mujer de Cajamarca, del Alto Soberón. Tenía siete hijos. Fue acosada desde que tuvo el sexto
hijo, por personal de salud de su zona para ser esterilizada. Ella se resistía, y al final cuando dio a luz al último
hijo, los médicos le aconsejaron esterilizarse. Y ante la negativa de ella, los médicos le decían que el gobierno
ha sacado una ley diciendo que va a sancionar a todos los que tienen más de siete hijos, mentira que en Lima
nadie creería, pero en el ámbito rural es contundente. Es así como ella es esterilizada con engaños. La
intervienen en malas condiciones y la mandan a su casa cuando presentaba síntomas de que tenía que estar
en evaluación médica y fallece a los tres días. el esposo informa que Mamerita está mal y el personal médico
le recomienda “ponle candela en su brazo y vas a ver que ahí sí va a volver”. Porque él contaba que a su
esposa se le estaba paralizando la mitad del cuerpo. Mamerita falleció y la investigación estaba en curso, pero
el año pasado se cerró.
Pero no es el único caso, así como Mamerita hay muchas historias de mujeres que han sido
esterilizadas, aprovechándose del analfabetismo de estas y de sus familiares.

Por otro lado cuál es la situación del aborto en nuestra ciudad


La comunicación y el nivel de confianza con los padres, así como reacciones negativas ante la noticia del
embarazo están fuertemente relacionados con el aborto provocado, en las adolescentes de Trujillo.

Los sentimientos de culpa, depresión, ansiedad, trastornos de estrés postraumático, así como las
dificultades para sus relaciones sociales, interpersonales y ocupacionales en su vida adulta son un
problema trascendente ; no obstante, es importante señalar que la continuación de un embarazo no deseado y
la experiencia de ser madre contra su voluntad también suele tener consecuencias emocionales graves
Las principales razones por las que optan por el aborto es que tener un hijo dificultaría su educación o su trabajo,
además de no sentirse preparadas para ser madres en ese momento, no querer ser madre soltera o tener
problemas de pareja.

ESTUDIO REALIZADO EN EL AÑO 2001 POR EL HOSPITAL REGIONAL DOCENTE DE TRUJILLO


El objetivo del estudio fue conocer en qué medida las relaciones familiares están relacionadas con el aborto
provocado en adolescentes. Se realizo un estudio de tipo caso control pareado en adolescentes que se hayan
sometido a un aborto o que hayan conservado su embarazo, atendidas en el Hospital Regional Docente de
Trujillo durante el año 2001.
La población se constituyó de 70 adolescentes con abortos provocados que llegaron al hospital por
complicaciones y 493 embarazos en adolescentes en el año de estudio. Para tal intención se seleccionó una
muestra representativa calculando con una potencia de 80% y un nivel de confianza de 95% para un estudio
caso control pareado. Lo cual reportó una muestra de 58 pares (total 116).
Los casos fueron adolescentes hospitalizadas por hemorragia vaginal y diagnóstico de aborto provocado
(evidencia de tabletas de Cytotec®] en vagina o signos cervicales de manipulación abortiva); los controles
fueron seleccionados cuando acudían al control del embarazo, que fueron pareadas por edad de la paciente,
edad gestacional, residencia y nivel socioeconómico. Se excluyeron adolescentes trabajadoras sexuales, con
paridad previa y con antecedentes de aborto.

Se desarrolló una encuesta semiestructurada que constó de preguntas abiertas y cerradas con la finalidad de
cruzar la información. Para la validación de la encuesta se empleó el juicio de expertos tomando como tales a
cinco especialistas en aborto y en adolescencia. Dicho instrumento recogió información de filiación, aspectos
económicos y demográficos y principalmente la comunicación familiar sobre el cual se centra el estudio. El
mecanismo de captación fueron los consultorios externos y la sala de emergencia del hospital, en donde se
seleccionaron las muestras que cumplían con las características especificadas.

Todos las encuestadas firmaron y colocaron su huella digital en una carta de consentimiento informado, el
estudio fue revisado y aprobado por el Comité de Ética del Hospital Regional Docente de Trujillo y por el Comité
de Investigación de la Universidad Privada Antenor Orrego; en cuanto al aspecto legal, no se denunciaron a las
pacientes, puesto que los entrevistadores son externos al Ministerio de Salud y carecen de atribuciones legales
respecto a la condición de los casos, además, se tomó en cuenta que las mujeres que abortaron eran menores
de edad y prevalecieron los derechos del código del niño y del adolescente y el respeto a la confidencialidad
otorgada.

RESULTADOS
La población estudiada estuvo conformada por adolescentes de 15 a 19 años que pertenecen al estrato
socioeconómico C y D, 70% de ambos grupos realizaron o están cursando la educación secundaria. No hubo
diferencias entre el estado civil de los padres, 67% eran casados y 24% convivientes en el grupo caso, mientras
que 51% era casado y 34% conviviente en el grupo control.

No se encontró relación entre la presencia de violencia familiar entre los padres OR: ni de el antecedente de
aborto provocado en otro miembro de la familia OR: 1,14 con el aborto provocado adolescente.

La relación de confianza con los padres influye en la probabilidad de continuar con el embarazo, ya que las
adolescentes que continuaron con el embarazo confían más en sus padres y hay 4,5 veces más posibilidades
de abortar en aquellas adolescentes que no confían en sus padres, es por ello que sólo 20% de los que
abortaron le comunicaron por decisión propia a sus padres sobre su embarazo, a diferencia de 62% de las que
continuaron con la gestación

La reacción que tuvieron los padres respecto a la noticia del embarazo (independientemente de cómo se hayan
enterado), donde los casos de aborto tienen mayor riesgo de una reacción negativa (violencia, retirarla de los
estudios o hacerla trabajar) de los padres, en cambio en las adolescentes que continuaron su embarazo hubo
81% de reacciones positivas en los padres puesto que 26% manifestaron su apoyo inmediato y 55% aceptaron
la situación. Al analizar a todas las adolescentes (casos y controles) que confesaron a sus padres sobre el
embarazo, se evidencia que hubo 26% de apoyo de los padres sin diferencias por grupo; sin embargo, no hubo
reacciones de aceptación en los casos de aborto y tuvieron un alto porcentaje de reacciones negativas (12/32)
a diferencia de los controles (9/55).
En conclusión, los factores familiares que influyen en el aborto provocado son la falta de confianza hacia los
padres, que se traduce en que la adolescente no cuenta su condición de embarazo a los padres, así como una
reacción negativa de parte de los padres y de los demás miembros de la familia ante la noticia del embarazo.

El problema del aborto es un tema muy difícil de tratar, un buen numero de personas lo consideran un asesinato,
donde la criminal es la propia madre y el médico que le practica el aborto, sin embargo existen
algunas excepciones que la Ley ampara.

Personalmente considero que el aborto no se debería practicar en ninguna circunstancia, porque por una parte
el ser madre es el regalo más hermoso que Dios le da a la mujer, y porque científicamente se ha
comprobado que de todas las maneras que se practica este, existe sufrimiento fetal, y las mujeres después
de practicárselo pueden quedar con un grave daño físico o Psicológico para toda la vida. además cuando una
persona

Sin embargo, si el embarazo es producto de una violación sexual, la decisión está en la persona que ha sido
víctima de esta agresión, ya que nuestras leyes permiten el aborto en estas circunstancias.

Si se trata de adolescentes, los padres son los llamados apoyar y a trabajar junto con ello, mejorando la
comunicación y confianza con sus hijos, facilitando la información sobre aspectos de sexualidad y planificación
familiar con la finalidad de evitar de forma oportuna y adecuada el aborto inducido.
Según el Código Penal, es un derecho de las mujeres decidir si interrumpen o
no su embarazo cuando sea el único medio para salvar su vida o evitar un daño
grave y permanente en su salud.
PUEDES VER Magaly Solier sobre el aborto: “Las mujeres deben decidir por su
cuerpo” | VIDEO
Para garantizar una adecuada y oportuna atención de las mujeres gestantes,
el Ministerio de Salud aprobó en el 2014 la Guía Técnica Nacional para la
estandarización del procedimiento de la Atención Integral de la gestante en la
Interrupción Voluntaria por Indicación Terapéutica del Embarazo menor de 22
semanas con consentimiento informado en el marco de lo dispuesto en el artículo
119º del Código Penal, un documento que señala cuál debe ser la actuación de
los profesionales de la salud cuando una mujer solicite practicarse un aborto
terapéutico.

Acceso e información

Una mujer puede acceder a un aborto terapéutico luego de las 22 semanas de


embarazo, ya que el Código Penal no establece límites temporales. Sí se le
prohíbe, significaría una violación del derecho a la vida y la salud de las mujeres.
Así pues, el médico tratante debe informar a la paciente que puede acceder a
un aborto terapéutico cuando esté de por medio salvar su vida o evitar en su
salud un mal grave y permanente. Si el profesional no lo hiciera, deben iniciarse
acciones sancionatorias penales y administrativas contra el médico, porque es su
obligación cumplir con el procedimiento de la Atención Integral de la gestante en la
Interrupción Terapéutica de su Embarazo. Según el artículo 377° del Código
Penal, todo funcionario público que omite, rehúsa o retarda algún acto de su
cargo, puede ser sancionado con pena privativa de libertad no mayor de 2 años.

Caso de violación

Una mujer que ha sido víctima de una violación sexual, puede acceder a un
aborto terapéutico. En estos casos lo que debe analizarse es si la continuidad del
embarazo pone o no en riesgo la vida o la salud física, mental o social de la
gestante, más allá de la causa del embarazo. Someter a las mujeres a embarazos
forzados consecuencia de un delito del que han sido víctimas implica infligirles
daños psicológicos que pueden configurar tortura o un trato cruel, inhumano y
degradante.
Cuando se solicite el aborto por este motivo para niñas y adolescentes debe
considerarse que el embarazo debido a su edad es considerado de alto riesgo y
debe intervenirse a la brevedad posible para prevenir su muerte o un daño
permanente en su salud.
Enfoque

Fiorella Zárate
Abogada, equipo de Litigio Estratégico de Promsex
En nuestro país, el acceso a servicios de aborto por causal salud es un derecho.
Sin embargo, la aprobación de la Guía Técnica Nacional de Aborto Terapéutico
solo fue posible luego de que el Estado peruano fuera condenado en dos
ocasiones a nivel internacional en los casos “K.L. vs. Perú” y “L.C. vs. Perú”, ante
Comités de Derechos Humanos de la ONU, por haber negado el acceso a
servicios de aborto a dos adolescentes cuya continuación del embarazo puso en
riesgo su vida y salud. Sin embargo, pese a la aprobación de dicha Guía, aún
existen serios obstáculos para su implementación en los servicios públicos y
privados de salud. Recientemente, la Comisión de Protección al Consumidor de
INDECOPI multó a la clínica El Golf por no tramitar una solicitud de aborto
terapéutico de acuerdo con la referida Guía y por no haber garantizado el aborto
terapéutico pese a que la gestante demostró seria afectación a su salud mental.
En ese sentido, preocupa que, pese a ser un derecho de las mujeres, los
hospitales y clínicas aún se muestren renuentes a informar adecuadamente a las
pacientes, y a proceder de acuerdo con la Guía en cuestión, ocasionándoles
daños irreparables. Por ello, se hace necesaria la capacitación periódica a los
profesionales de la salud, a fin de que guíen sus prácticas sin estereotipos de
género ni temores infundados sobre eventuales responsabilidades administrativas
o judiciales por practicar un aborto terapéutico, sino más bien en total claridad de
sus deberes de acuerdo al marco legal y constitucional vigente que ampara el
derecho a la vida y salud de las mujeres. [NOTA PATROCINADA]
El debate sobre el aborto en el Perú
Tuesday, 27 de October de 2009 Bernd Krehoff

En el Perú y el resto del mundo, pocos temas son tan controversiales como el aborto.
Nuestro país tiene un código penal que prohíbe el aborto salvo cuando la vida de la
madre corre peligro. Europa, Rusia, China, Norteamérica y países latinoamericanos
como Brasil, Argentina y Uruguay tienen una posición más liberal.

A pesar de la oposición radical de la Iglesia Católica, el Perú podría dar un pequeño


paso hacia la liberalización del aborto. En el Congreso, la Comisión Revisora del
Código Penal ha recomendado permitir el aborto en casos de violación y cuando el
feto sufre serias malformaciones.

El debate ha dividido no solamente al gobierno. Una reciente encuesta de la


Universidad de Lima arroja un empate técnico cuando la pregunta es si se debe
permitir el aborto por violación. Sin embargo, hay una marcada diferencia de opinión
entre los estratos sociales.

Según la encuesta, el sector con ingresos económicos más altos muestra un claro
respaldo a la despenalización del aborto por violación: un 61,5% está a favor. Otro es
el resultado en el sector con los ingresos más bajos. Aquí, solamente el 22% de los
encuestados aprueba la despenalización mientras que un 73% se muestra en contra
de cambiar la ley (fuente: El Comercio).

La encuesta también plantea el aborto por malformación del feto. En este caso, un
60% de los encuestados con los ingresos más altos se muestra a favor de esta
posibilidad, mientras que en el sector con menos ingresos el respaldo solamente
alcanza el 39%.
Los encuestadores de la Universidad de Lima vienen planteando ambas preguntas
desde el año 2002. Desde entonces, el respaldo general a la despenalización del aborto
en casos de violación y de malformación se ha incrementado notablemente: En el
primer caso, de 38,1% (2002) a 47,5% (2009) y, en el segundo, de 33,4% (2002) a
51,5% (2009). También es interesante notar que el porcentaje de hombres y mujeres
a favor y en contra del aborto no varía de forma significativa.

La enmienda del Código Penal aprobada por la Comisión Revisora sostiene lo


siguiente:

No es punible el aborto practicado por un médico con el consentimiento de la mujer


embarazada o de su representante legal en los casos siguientes:

1) Cuando constituye el único medio para salvar la vida de la gestante o para evitar en
su salud un mal grave o permanente.

2) Cuando es probable que el ser en formación obedezca o desarrolle graves


malformaciones o tareas físicas o psíquicas, siempre que exista al respecto el
diagnóstico médico especializado.

3) Cuando el embarazo sea consecuencia de violación sexual, siempre que los hechos
hubiesen sido denunciados penalmente, así como de la inseminación artificial o
transferencia de un óvulo fecundado no consentidas (fuente: El Comercio).

En el debate público, las acusaciones han predominado por sobre los argumentos. El
cardenal Juan Luis Cipriani no dudó en comparar a los defensores de una posición más
liberal con el rey Herodes quien, según el envangelio de Mateo, mandó a matar a todos
los niños de dos años y menos en Belén.

Pero esta diatriba no debería impresionar a los legisladores ni al Ejecutivo. Como


señala Gian Carlo Orbezo Salas en su última columna, “el Estado no puede elaborar
políticas públicas ni legislar en función de creencias religiosas o dogmas de fe”. Lo que
debe importar es la integridad física, mental y moral de los ciuadanos habidos y por
haber.

El debate sobre el aborto está lleno de preguntas irresueltas, difíciles y casi


metafísicas. ¿Cuándo empieza la vida humana? ¿Desde la concepción? ¿Desde el
anidamiento del óvulo fecundado en el útero? ¿En el momento en que el embrión se
convierte en feto? ¿Durante el nacimiento? ¿A los dos o tres años de nacido? ¿O acaso
es imposible determinar el momento preciso?

Todas estas preguntas conllevan posibles respuestas que tienen sus defensores.
Ninguna posición parece totalmente jalada de los pelos. Es por ello que, en vez de
insultar al estilo del cardinal Cipriani, debemos aprender a respetar opiniones
divergentes por más que no estemos de acuerdo.

Más allá del plano normativo y moral, sin embargo, está un asunto pragmático y
palpable: El bien de las mujeres embarazadas que deciden abortar. En la crónica
semanal, Ignazio De Ferrari hace notar que la actual prohibición del aborto engendra
una terrible discriminación hacia las mujeres que no tienen recursos suficientes para
pagar un aborto en condiciones médicas aceptables (o para obtener la píldora del día
siguiente, cuya distribución pública acaba de ser vetada por el Tribunal
Constitucional).

En vez de reducir la cantidad de abortos, la prohibición legal lleva a muchas mujeres


desesperadas a terminar el embarazo en condiciones absolutamente espeluznantes.
Según un reciente artículo del diario El Mundo de España, el aborto clandestino es la
tercera causa de mortalidad materna en el Perú:

Cada día llegan decenas de mujeres de escasos recursos económicos a emergencias


con infecciones, hemorragias y perforaciones causadas en abortos clandestinos,
confirma el decano del Colegio Médico, quien explica que la Maternidad de Lima ha
sido testigo de dramáticos casos en los que mujeres desesperadas se han lanzado por
escaleras, se han golpeado el vientre con objetos contundentes e incluso han utilizado
agujas de tejer y palitos de anticucho para autoinducirse un aborto. Por la
penalización del aborto, las mujeres temer acudir de inmediato a urgencias y
finalmente van cuando las infecciones están en estado muy avanzado, lo que convierte
al aborto clandestino en un problema de salud pública (fuente: El Mundo).

Las autoridades políticas no pueden cerrar los ojos frente a esta realidad. Según un
estudio de la ONG Flora Tristán (fuente: El Mundo), los abortos clandestinos en el
Perú sumarían más 370 mil por año. Es una cifra muy alta, sobre todo si la
comparamos con países que tienen una posición bastante más liberal frente al aborto.
Alemania, por ejemplo, permite el aborto cuando el embarazo afecta la integridad
psíquica de la mujer, lo cual hace que la cantidad de abortos clandestinos, o aquellos
realizados en el extranjero, sea relativamente baja.

Las estadísticas oficiales alemanas hablan de 114 mil abortos durante el año 2008
(fuente: presione aquí). Tomando en cuenta que Alemania tiene 82 millones de
habitantes, la mitad de ellos mujeres, podemos hablar de un aborto por cada 360
mujeres. En el Perú, con alrededor de 28 millones de habitantes, tendríamos como
mínimo un aborto por cada 38 mujeres.

Estos números muestran la urgencia de repensar las políticas de salud reproductiva


en el Perú. Un buen gobierno es aquel que contribuye al bienestar de sus ciudadanos –
ricos y pobres, hombres y mujeres. Los argumentos morales son, sin duda,
importantes, pero no deberían servir como pretexto para mantener leyes que, en vez
de mejorar la situación de las mujeres embarazadas, tan sólo agravan la tragedia.

Por Bernd Krehoff

Por el derecho a decidir


El 28 de setiembre se recuerda el Día de la Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe,
y diversas organizaciones sociales en el Perú demandan debate y aprobación del Proyecto de Ley Nº
387-2016, que propone la despenalización del aborto en casos de violación sexual y en casos de
malformaciones fetales congénitas incompatibles con la vida.

28 Sep 2017 | 7:05 h


Redacción:
Redacción LR

NOTICIAS RELACIONADAS

Chile: hoy promulgaron ley que despenaliza el aborto en el país


Michelle Bachelet promulga la ley que despenaliza el aborto
En Sullana incrementan casos de abortos en menores
Mercedes Aráoz: ¿qué dijo sobre el aborto en casos de
violación? [VIDEO]

En el Perú es legal el aborto terapéutico desde 1924, cuando la vida o la salud de la mujer
embarazada está en riesgo. Sin embargo, las mujeres, como las niñas embarazadas producto de
una violación; o aquellas que se encuentran embarazadas de un feto con malformaciones
incompatibles con la vida; es decir, que morirá antes de nacer, durante el parto o durante el
período neonatal, son forzadas a continuar con el embarazo y sometidas a un mayor dolor de
manera innecesaria.
En nuestro país, según la Policía Nacional en el 2016; 1.844 niñas menores de 14 años fueron
violadas, 1.924 tenían entre 14 y 17 años. Cada día, 4 niñas menores de 15 años se convierten en
madres; cada día, mientras miramos a otro lado, 50 mujeres denuncian haber sido violadas, el 95%
no lo hace por temor, machismo o vergüenza.
PUEDES VER Aborto terapéutico en el Perú
Se estima cada año alrededor de 35.000 embarazos por violación; 1.000 recién nacidos que
mueren por un defecto congénito incompatible con la vida.
Mientras nuestra clase política se deteriora, se sigue evadiendo esta terrible realidad, castigando
con nuestra indiferencia a quienes deberíamos proteger.

Madre por imposición


De aprobarse el Proyecto de Ley Nº 387-2016, estas mujeres, adolescentes y niñas dejarán de
ser tratadas como criminales por interrumpir un embarazo en estas dos causales; es momento de
avanzar y dejar decidir a estas mujeres en este punto de sus vidas, despenalizar el aborto en
casos de violación y malformaciones incompatibles con la vida extrauterina, es una medida
mínima y urgente de justicia y salud.
Proyecto de Ley 387-2016 propone la ampliación de los casos de aborto legal por dos causales:
malformaciones congénitas y en caso de violación sexual. La penalización del aborto niega una
realidad dramática que afecta estructuralmente a las mujeres en el Perú.Cada año 35.000 mujeres
quedarían embarazadas producto de una violación sexual.75 de cada 100 agresores por violación
sexual tenían relación directa con la víctima.

28 de Setiembre: un llamado a la acción para que ninguna niña


tenga que ser madre
Susana Chávez
Directora de PROMSEX
L.C. apenas tenía 13 años cuando decidió acabar con su vida en medio de un largo proceso de
victimización por un adulto quien le cuadruplicaba la edad. La historia de L.C. grafica la de más de
2 mil niñas que se embarazaron o tuvieron hijos en este último año en el Perú; y esta cifra no ha
disminuido en los últimos 30 años, según data el Instituto Nacional de Estadística e Informática
(INEI).
Por esta misma circunstancia pasaron recientemente dos niñas de 10 años, una en la provincia de
Jaén (Cajamarca) y otra en Huánuco, cuyo abuelo y tío, respectivamente, abusaron del poder que
tenían sobre ellas. Lo peor es que el Estado también les falló, no les dio otra opción más que
continuar con esos embarazos producto de violaciones, pese a que el impacto en la salud física y
mental de estas niñas sería más grave y de por vida.
Nada de lo señalado es un supuesto, estas niñas son reales, con expectativas y esperanzas, y son
sacrificadas, pues ni su opinión, ni sus derechos son parte de la discusión. Y no son las únicas
desprotegidas, también lo son sus futuros hijos, cuya probabilidad de sobrevivencia está en peligro,
por la prematuridad al nacer y edad de la madre.
La violación, es sin duda, una de las causas importantes del embarazo en adolescentes y nuestro
país no es ajeno a esta violencia social. Aquí, 1 de cada 5 niñas es violada antes cumplir los 15
años y en al menos el 60% de los casos, se trata de un familiar cercano a quién la victima conoce y
hasta confía.
En los últimos años el debate sobre el aborto ha tomado relevancia en la igualdad de las mujeres,
pero la despenalización del aborto por violación se ha convertido en una urgencia, es por ello que
el 28 de setiembre, Día de Despenalización del Aborto, debería ser dedicado a las casi 4 millones
de niñas que hay en el Perú para que se les garantice el derecho a vivir y crecer sanamente.
Prólogo
En el tema del aborto existe una relación entre derecho y moral, los cuales son imprescindibles para el destino
de la humanidad. Por lo cual resulta de manera urgente abrir el tema a todos los grupos importantes de
nuestra sociedad, en lugar de ignorar, tratando de dar la espalda al problema, debemos de
tomar conciencia acerca de lo importante que es el dar derecho a la vida a un ser único y como todos, es de
poseer los mismos derechos que nosotros.
Ha llegado el momento de definir posiciones y definir si somos partidarios de considerar al aborto como un
medio para evitar el surgimiento de la vida humana o, como un medio para causar la muerte de un ser
humano en su proceso de formación. Es el momento de decidir si la futura madre puede oponer su derecho
de decidir libremente sobre su desarrollo personal, al derecho que tiene otro ser humano de existir. Y lo más
importante: es el momento de determinar ai la sociedad puede valerse del aborto para controlar un
crecimiento de la población que según la Organización de Naciones Unidas resulta peligrosa para el futuro de
la humanidad.

Introducción
El panorama que nos ofrece el mundo en la situación actual puede parecer por un lado de una vestimenta con
bellos colores: progreso técnico y tecnológico a escala que no tiene fin, tratados internacionales que
promueven buen auge económico entre ambos países. Pero en el otro lado encontramos desolación, tristeza
y desesperanza por parte del ser humano por el mismo sentido que no ha llegado a conocerse a sí mismo y
también la injusticia, los asesinatos, suicidios, robos, eso muchas veces instigado por el odio y la venganza
hace que el mundo s e vista de sangre.
Este mundo presente que ha perdido el rumbo, en el que el hombre ya no sabe lo que quiere, y ene l que
la dignidad de la persona no es tomada en cuenta, puesto que se le desprecia y pisotea, como resultado de la
transmutación y pérdida de los grandes valores.
Este mundo que es la casa en donde vivimos, pide y exige que le sea devuelto su estado natural,
su respeto, justicia, comprensión, armonía y amor del hombre para el hombre.
Entrando al tema de nuestra vida, la vida es conducta y al conducta un conjunto de red de acciones. A
la comunidad poco le interesa una existencia mientras ésta no se expresa bajo la forma de
un comportamiento trascendente: el que afecta a otros individuos. Más importa esa existencia cuando influye
sobre numerosas vidas o cuando esa vida ya nació, sin pensar muchas veces que ya antes de nacer está
sujeto a deberes y derechos.

Introducción al aborto
El tema de esta monografía es El aborto. Para tener una mejor comprensión de esta problemática
explicitamos las distintas concepciones y diferentes puntos de vista. Elegimos este tema porque nos parece
interesante ya que es una problemática actual que no sólo afecta a las mujeres sino a toda la sociedad.
Mantenemos una posición de solidaridad con la Iglesia Católica, que en su Catecismo expresa: "La vida
humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el
primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los
cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida."
La Declaración de Independencia de Estados Unidos reconoce derechos inalienables como el derecho a la
vida, a la libertad y a la consecución de la felicidad. Sin duda, los dos últimos derechos carecen de significado
si no se respeta el primero. El derecho a la vida es el más fundamental de los derechos de la persona
humana. Violarlo, destruir una vida, matar a un ser humano de cualquier edad o en cualquier etapa de su
desarrollo —ya se encuentre dentro del seno materno o fuera de él. Es un crimen contra Dios y la humanidad.
¿Cuándo comienza la vida humana? ¿En qué momento verdaderamente se convierte el pequeño organismo
que se desarrolla dentro del seno materno en un ser humano? En el momento de la concepción
o fecundación están presentes todos los elementos necesarios de la creación de un nuevo ser humano. Al
unirse los cromosomas del padre y de la madre, forman una persona humana absolutamente única, que
nunca se repetirá. En ese momento comienza la vida. Desde ese instante toda formación futura de la persona
es totalmente una cuestión de desarrollo, crecimiento y maduración. Desde el momento de la concepción el
ser humano crece hasta que llega al final de la vida.
Cada ser humano recibe 23 cromosomas de cada uno de sus progenitores. Una vez que tiene lugar la
fecundación, tanto el óvulo como el espermatozoide dejan de existir. Se ha creado un nuevo ser, que en esta
etapa es un organismo viviente que sólo pesa 15 diezmillonésimas de gramo. Mientras crece dentro del seno
materno, este ser se desarrolla separadamente de la madre, y tiene su propia sangre. La vida del hijo es
distinta de la de la madre, una vida separada e individual.
Las principales religiones del mundo condenan el aborto: por ejemplo, tenemos el mandamiento judío-cristiano
"No matarás". El aborto viola el Juramento Hipocrático de los médicos y la Declaración de Ginebra en la que
se expresa que el médico tendrá el mayor respeto por la vida humana desde el momento de la concepción.
El aborto no cura ninguna enfermedad. Si la madre desea al niño, el médico le brindará toda la asistencia
necesaria para superar cualquier complicación que se conozca. Una consecuencia de la actual epidemia de
abortos; en este momento de más de 1,5 millones de abortos quirúrgicos al año. Esta prácticamente eliminado
los servicios de adopción.
Además de matar al niño, el aborto puede poner en peligro la salud y la vida de la madre. La sociedad sufre
cuando se permite que unos maten a otros por conveniencia. Y la diseminación de la práctica del aborto nos
acerca cada vez más al día en que no se cuente con suficientes trabajadores sociales que puedan brindar
apoyo a los ancianos, lo que debilitará los servicios sociales y consecuentemente ejercerá presión para que
se practique la eutanasia.
El aborto es la guerra más violenta de todos los tiempos. Nunca en la historia de la humanidad ha tenido lugar
tanta muerte violenta en el mundo. Debido a las bajas tasas de nacimientos, la población occidental está
disminuyendo. Es necesario contener esta tendencia catastrófica mediante la oración, la educación y la
protesta pacífica.

La historia del aborto


Desde siempre, han aparecido referencias al aborto en diversas culturas de la antigüedad en cuanto a la
manera de realizarlo y a las disposiciones que tenían para juzgar el acto.
Una de las descripciones más antiguas sobre cómo efectuarlo es el que aparece en el tratado médico escrito
en China, durante el gobierno del emperador Shen Nung en el siglo XVII AC
En el código de Hammurabi (2500 AC), el aborto se consideraba un delito contra los intereses del padre o
marido, y también una lesión a la mujer. En Babilonia las leyes reconocían ciertos derechos a la mujer. En
Babilonia, las leyes reconocían ciertos derechos de la mujer, pero en general sólo el marido era el ofendido y
económicamente el lesionado.
En el derecho hebreo (cap.XXI, Vers.22), figura: Si algunos riñeren, e hirieren a la mujer embarazada, y ésta
abortare, pero sin haber muerto , será penado conforme a lo que impusiera el marido de la mujer y juzgaren
los árbitros.Mas si hubiere muerto, entonces pagará vida por vida.
Respecto al aborto, hay una concepción que domina toda la antigüedad en tiempos orientales, en Grecia y
aun en Roma. El feto es pars viscerum matris, es decir que es parte de perpetua minoridad y así el poder del
tutor, padre, esposo, estado, se extendías a sus bienes y persona y por tanto al fruto de su concepción.
En las ciudades griegas el aborto era considerado una práctica normal de regulación de nacimientos. El
mismo Hipócrates a pesar de la condena de aborto que tiene su juramento, no vacila en aconsejar a las
parteras acerca de los abortivos y anticonceptivos. Sócrates incluía entre las funciones la de facilitar el aborto
cuando la madre lo deseara. Platón proponía en su República, que se obligase a abortar a las mujeres
mayores de 40 años. Y Aristóteles era partidario de la limitación de nacimientos.
En la época del Imperio Romano, con la corrupción de las costumbres y el libertinaje femenino, el aborto se
extendía más y más, debido a lo numerosas de las familias y su debilitada situación económica. Según Ovidio,
las matriarcas abortaban a menudo para castigar al marido o para que la semejanza física con el amante de
turno no revelara el adulterio. Empieza entonces la reacción del Estado, que lo considera un acto indigno
contra la moral, vislumbrándose la concepción de que el Estado asume la defensa de los intereses
demográficos y de la protección de las costumbres. Decía cicerón en sus Oraciones: Con el aborto se
destruye la esperanza de un padre, el sostén de una raza, el heredero de una familia, el ciudadano de un
Estado.
También se han encontrado alusiones al respecto en diversos papiros egipcios que ofrecen detalles sobre la
operación.
El padre de la Medicina, Hipócrates que vivió entre los años 460 y 357 AC, en la antigua ciudad de Gracia,
dejó como legado el juramento hipocrático con el cual aún hoy se comprometen todos los estudiantes de
medicina a ejercer su profesión con ética y profesionalismo, en dicho juramento se refiere de la siguiente
manera al aborto:
Nunca daré a nadie una droga mortal aunque la pida, ni haré una sugerencia a ese efecto. Tampoco le haré
un aborto a una mujer.
La Biblia cristiana condena al aborto como un acto criminal y lo mismo opina la iglesia de hoy en día. Cuando
el aborto no se realiza para proteger a la mujer, sino porque ésta desea poner fin a su estado de gestación por
razones económicas, morales o sociales, recibe el nombre de criminal.
Pero el aborto no es sólo un problema legal que concierne a la profesión médica, sino un problema humano y
hasta social, año a año son miles los abortos realizados por los más diversos motivos en personas de
todas clases sociales y edades.
Aunque la cantidad de mujeres que se someten a una aborto es grande, no tienen disculpa de parte de la
sociedad, que prefiere apoyar a una madre soltera que a una mujer que teme enfrentar su responsabilidad de
madre y que engendrar muerte.
También existía el juramento hipocrático que era testigo de la promesa de todos los profesionales de la salud
destinada a no interrumpir la evolución natural de la vida que se engendra en una mujer.
En otras culturas o religiones como por ejemplo el Budismo, también se prohíbe el aborto y se castiga.
Historia del aborto en el Perú
Durante el incanato, la interrupción abortiva practicada a los tres meses de embarazo se penaba con la
muerte por la horca o lapidación, pena que tanto se imponía a la madre como a la persona que la ayudara. Ya
que el aborto no sóo evitaba el incremento de la familia y la comunidad, sino que, también privaba al imperio
de un futuro guerreo o de nuevas manos y energías para el desarrollo de actividades productivas .El aborto
provocado no se castigaba cuando el parto no seguía su curso y existía el peligro inminente de la vida de la
madre.
La necesidad de preservar a las mujeres, expresión de vida y fuente de ella, justificaba para los incas,
la impunidad el aborto en esas circunstancias excepcionales.
Durante la Colonia la represión del aborto era absoluta y se sancionaba su práctica con pena de muerte o
destierro.

El proceso de la vida mes por mes


PRIMERAS TRES SEMANAS
El embarazo se calcula a partir de la fecha de la última menstruación y la concepción ocurre alrededor de dos
semanas después de la menstruación, Durante esta etapa se observan los cambios más importantes:
Partiendo desde una sola célula, imperceptible al ojo humano, se divide en dos, para luego formar los
principales órganos.
CUARTA SEMANA
Al final de la cuarta semana, el embarazo es visible a simple vista. El embrión está evolucionando.
Hasta este momento, la mujer empieza a tener conocimiento de su estado de embarazo.
QUINTA SEMANA
Durante esta semana, se conforma lo que será la columna del embrión. Se trata del sistema
nervioso primitivo.
En esta época las mujeres embarazadas que no desean alumbrar a su hijo, casi no utilizan las prácticas
abortivas; en cambio, optan por ingerir tomas, brebajes o aplicarse inyecciones supuestamente abortivas.
Muchas veces estos métodos no son eficaces pero malogran el feto y si este bebé llega a nacer puede tener
deficiencias físicas o mentales.
SEXTA SEMANA
El embrión duplica su tamaño hasta alcanzar 1,3cm y se inicia la formación de sus órganos .Al final de la
semana, la médula espinal, el cerebro, los oídos y los ojos ya han iniciado su desarrollo.
SÉPTIMA SEMANA
Los principales órganos siguen desarrollándose durante esta semana. La cabeza cambia con mucha rapidez y
empieza a verse humana.
OCTAVA SEMANA
En esta etapa casi todos los órganos principales están formados y sólo faltan los toques finales a
algunas estructuras como el bazo y la vejiga. El corazón lleva dos semanas latiendo.
Durante estas dos semanas se llevan gran cantidad de abortos en todas sus modalidades.
NOVENA A DUODÉCIMA SEMANA
Al final de esta etapa las piernecitas y los bracitos se mueven frecuentemente y con un fin determinado.
Como en el caso anterior las cantidades de abortos que se practican en esta etapa son alarmantes.
DECIMO TERCERA SEMANA
En esta etapa, la cabeza se ha enderezado; también comienza a erguirse el cuerpo. Los deditos de las manos
y los pies están separados, y las matrices de las uñas han empezado a desarrollarse.
DEL TERCER A CUARTO MES
La madre puede percibir claramente las pataditas del futuro bebé. Sus manitos están perfectamente
delineadas. Sus huellas digitales ya pueden identificarse en los primitivos rasgos.
A partir del tercer mes (pasa de llamarse embrión para llamarse feto) puede moverse, patear, tragar, extender
los dedos de los pies, cerrar las manos, girar la cabeza y fruncir la frente. Pero la madre no puede sentir estos
últimos movimientos, puesto que es muy pequeño.
Los abortos efectuados en este periodo son peligrosos.
DEL CUARTO A QUINTO MES
El pequeño ya puede guiñar sus ojitos; se puede escuchar los latidos de su corazón y en el cuerpecito
acumula mayor cantidad de grasa superficial; cubriéndose de LANUGO y de otra sustancia protectora llamada
VERNIX. Sus movimientos son más acelerados y se va aferrando a la vida.
También en esta etapa son numerosas las mujeres que se practican maniobras abortivas, exponiendo su vida.
DEL SEXTO AL SÉPTIMO MES
El pequeño se encuentra perfectamente instalado. Sus células nerviosas establecen las primeras conexiones.
Puede nacer prematuramente y tener vida saludable si es que se le brindan los cuidados necesarios.
DEL OCTAVO AL NOVENO MES
Ya todos sus órganos y detalles finales están listos. En esta etapa sólo se da un aumento de talla y peso
corporal finales. El bebé va girando hasta que termina finalmente descansando su cabeza en la zona pélvica
de la madre.
El derecho a la vida
Todo hombre por ser naturaleza dotada de inteligencia y libre albedrío es persona y como tal tiene unos
derechos que se ganan inmediatamente y al mismo tiempo de su propia naturaleza, son los derechos
fundamentales y también los derechos ciudadanos, Y este es el primer de estos derechos, el derecho a la
vida, sin este derecho los demás dejarían de existir o carecerían de sentido, el derecho a la vida que ofrece al
hombre la ocasión única para el desenvolvimiento de la sociedad.
La vida, es pues el derecho fundamental y condición para la existencia de todos los demás.

El aborto
1.-Definición de Aborto:
Aborto (del latín abortus o aborsus, de aborior, "contrario a orior", "contrario a nacer" es la interrupción del
desarrollo del feto durante el embarazo, antes de que éste haya alcanzado las 20 semanas, el cual puede ser
espontaneo, natural o provocado. Después de este tiempo, la terminación del embarazo antes del parto se
llama parto pretérmino. El término "aborto espontáneo" se refiere a los hechos que se presentan de manera
natural, o al menos sin que medie voluntad de eliminar al nasciturus (el que ha de nacer) por parte de la
madre o por parte del médico que atiende el trabajo de parto.
Podemos definir también al Aborto como interrupción dolosa del proceso fisiológico del embarazo causando la
muerte del producto de la concepción o feto dentro o fuera del claustro materno, viable o no.

El aborto en la juventud
Generalmente la muchacha que sospecha estar embarazada no recurre de inmediato a la consulta de un
ginecólogo para asegurarse de su estado. O donde la persona donde efectúa los abortos o la comadrona.
Sino que consulta sus amigas; el novio pregunta a sus amigos; tal vez deciden ir a alguna farmacia a comprar
medicamentos que regulen el retraso menstrual.
Ella optará seguramente tal vez por tomar cualquiera de estas medicinas o tal vez aquellas recetas caseras
como ruda con leche, apio, purgantes, etc.
Al no dar resultado ninguno de estos métodos intentará todo aquello que le recomienden, tal vez sea hacer
ejercicios bruscos, golpearse el vientre, tomar algunas pastillas que le recomiendan porque le surtieron efecto
en una prima o en una amiga; la cual, tal vez no estaba embarazada, sino que el miedo y la tensión que el
causaba la idea de estar embarazada retrasaba su periodo menstrual.
Al no descubrir el método para poder perder el embrión, la muchacha tendrá sólo dos opciones, la de tener al
niño o la de abortar. Todo dependerá de la educación que recibió en su hogar, su formación moral, etc.; el
apoyo que recibe de su pareja; la comprensión que podría obtener de sus padres, el conocimiento que tiene
de los métodos utilizados en el aborto, etc.; todo ello la acompañará a tomar una decisión
TIPOS DE ABORTOS:
 Aborto Espontáneo:
Se considera aborto espontáneo a la pérdida de la gestación antes de las 26 semanas, cuando el feto no está
aún en condiciones de sobrevivir con garantías fuera del útero materno. Un aborto espontáneo ocurre cuando
un embarazo termina de manera abrupta. Un 8 y 15 por ciento de los embarazos, según las fuentes, que se
detectan terminan de esta manera, aunque un número importante y dificilmente valorable pasan
desapercibidos. Existen muchas doctas opiniones que dicen que incliso el 50 por ciento de los embarazos
pueden considerarse fracasados y terminar de forma espontánea.La mayoría de los abortos espontáneos,
tanto conocidos como desconocidos, tiene lugar durante las primeras 12 semanas de embarazo y en muchos
casos no requieren de ningún tipo de intervención médica ni quirúrgica. De igual forma también la inmensa
mayoría de los abortos inducidos se dan antes de las 12 semanas. Causas del Aborto Expontáneo: Las
alteraciones cromosómicas constituyen la causa más común de esta alteración. El aborto espontáneo
recurrente (AER) ha sido definido como la verificación de 3 o más AE reconocidos
clínicamente. Datos epidemiológicos indican que el riesgo de un nuevo aborto después de un AE(aborto
espontaneo) es del 24%, pero asciende a un 40% después de 4 AE(abortos espontaneos) consecutivos.
También se han propuesto como causa de AER(aborto espontaneo recurrente) las alteraciones de la arteria
uterina.Entre los factores anatómicos adquiridos están las adherencias intrauterinas, los miomas, la
adenomiosis, las cirugías tubarias y la endometriosis que es una enfermedad que ocurre cuando el tejido
endometrial, es decir, el tejido que reviste internamente el útero y que se expulsa durante la menstruación,
crece fuera de él. En el caso de los miomas, se dice que su asociación con los AER(aborto espontaneo
recurrente) puede obedecer a factores mecánicos, tales como reducción de la cantidad de sandgre que se
irriga, alteraciones de la placenta y contracciones uterinas que determinan la expulsión fetal. Se cree que el
AER(aborto espontaneo recurrente) en mujeres con endometriosis puede deberse a la secreción de toxinas o
a una mayor producción de prostaglandinas, que generan contracciones uterinas y alteraciones hormonales.
Sin embargo, no se sabe si el aborto es ocasionado por la endometriosis o por mecanismos inmunológicos
indirectos. Los problemas de salud de la madre pueden ser las causas de un aborto.Fumar, consumir alcohol,
los traumas y el abuso en el consumo de drogas, aumentan las posibilidades de un aborto.
 Aborto Inducido:
El aborto inducido, según la definición de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) es el como el
resultante de maniobras practicadas deliberadamente con ánimo de interrumpir el embarazo. Las maniobras
pueden ser realizadas por la propia embarazada o por otra persona por encargo de esta. Desde las primeras
leyes a principios del siglo pasado, el aborto provocado ha ido siendo despenalizado en muchos paises, tanto
del primer, segundo o tercer mundo y su despenalización ha supuesto en estos paises una disminución
drástica de la morbilidad y mortalidad materna.
 Aborto Legal:
Se considera aborto inducido legal cuando es realizado bajo las leyes despenalizadoras del país donde se
practica. En España se considera aborto legal cuando es realizado con consentimiento de la mujer, en un
Centro Acreditado para ello y bajo uno de los tres supuestos despenalizadores de la ley, es decir cuando hay
peligro para la salud o la vida de la embarazada, por causa de violación o por malformaciones fetales.En otros
países existen leyes que permiten la realización del aborto bajo la ley de plazos de tal forma que una mujer
puede interrumpir su embarazo solamente con la libre decisión.
 Aborto Ilegal
Se considera aborto ilegal o clandestino cuando es realizado en contra de alguna de las leyes del país donde
se practica.Cuando el aborto está prohibido por la ley, las circunstancias hacen que muchas mujeres busquen
a comadronas o a médicos que se prestan a colaborar. Pero el aborto practicado en estas circunstancias es
peligroso y mantiene unas estadísticas de mortalidad y morbilidad materna infinítamente superiores a las del
aborto legal. El aborto ilegal se practica generalmente en las peores condiciones higiénicas y con las
posibilidades escasas de recurrir con urgencia a un hospital. Es importante que antes de continuar con la
decisión que tomes valores las circunstancias a las que te puedes enfrentar.Sobre todo en países donde se
considera el aborto legal recuerda que has tomar las cosas con calma y pensar inteligentemente para evitar
las complicaciones de un aborto hecho en malas condiciones higiénicas sanitarias. Conoce los riesgos ya que
la decisión es tuya. Tú decides.

Tipos de prácticas de aborto


1-.Aborto por succión
"El aborto por succión se hace entre los 3 y 4 meses. Este método se lleva a cabo introduciendo un tubo a
través de la cérvix (la entrada del útero), el cual está conectado a un aspirador muy potente que destroza el
cuerpo del bebé mientras lo extrae. Después con un cuchillo curvo de acero, el abortista corta en pedazos las
placenta separándola en paredes del útero y la extrae". Este es el aborto más popular que se hace, ya que
casi el 95% de abortos se realizan bajo esta forma.
Complicaciones del método de succión:
"Infección, trauma en la cérvix, Peritonitis, Endometritis, Laceración del útero, trauma renal, inflamación de la
pelvis, embolismo, trombosis, esterilidad", entre otros.
2. Dilatación y Legrado: Curetaje (D y C)
Se utiliza en casos donde la madre curse entre las 3 y 4 semanas, este método es parecido al anterior sólo
que en vez de una máquina succionadora , se utiliza un cuchillo, unido a una especie de cuchara, con una
punta previamente afilada con la cual se va cortando al bebé en pedazos, tratando de extraerlo por el cuello
de la matriz , luego los pedazos se siguen extrayendo con la ayuda de un fórceps
Este aborto trae aún más riesgos que el aborto de succión
Aborto por Solución (inyección) Salina
Es usado cuando el bebé es pasado de las de las 5 semanas y por lo tanto como el bebé ya es más grande
es muy riesgoso para la madre.Aunque este tipo de aborto se ha declarado ilegal en Japón y pootros
países.Estados Unidos lo sigue practicando en la actualidad.
Esto consiste en una extracción del líquido amniótico, de manera que se le inyecta al líquido amniótico una
solución de concentración salina. Entonces, ocurre que el bebé ingiere esta solución con el fin de
envenenarlo, lo que le producirá una muerte segura 12 horas más tarde, destruyendo con su paso
órganos, sistemas y convulsiones del feto, además de producirle quemaduras graves en la piel del bebé,
luego, unas horas después, la madre da a luz un bebé muerto.
Complicaciones:
Peligrosos coágulos intravasculares, ruptura del útero, embolismo pulmonar, etc.
Así como éstos, existen muchos más, por eso debemos de considerar que el aboto es un verdadero crimen
que no sólo atenta con la vida del feto , sino también con la de la propia madre.

El aborto en el Perú
El único aborto que actualmente está legalizado, es el aborto terapéutico, donde la vida de la madre se pone
en riesgo, donde existe la posibilidad de salvar a la madre, en lugar del embrión o feto. Las leyes peruanas lo
aceptan, ya que, si bien, tanto el concebido y la madre tienen los mismos derechos tanto matar a la madre o
matar al concebido tendrían el mismo peso, matar a la madre implicaría, matar a dos personas. Pero como
este concebido no es un ser íntegro al 100%, en este caso, es un ser humano en formación plena, se optaría
por salvar a la vida que en caso de muerte sí generaría mucho dolor para sus familiares.
El aborto en casos de violación, aborto eugenésico, siempre constituirán elementos que estén en contra de las
leyes constitucionales, pues atentarían contra el principal derecho: El derecho a la vida. Sin este elemento
vital, todos los demás derechos dejarían de existir y perdería un sentido lógico. En el caso de violación, en
primer lugar, la víctima resulta inocente de todo ese hecho, y por lo tanto tiene condiciones de vivir, eso no es
ningún impedimento para desecharlo, si a la madre se le hace seguimiento continuo de apoyo psicológico, se
podría salvar estas vidas, y que se practique por causas de este hecho si está penado, tanto como el aborto
eugenésico que es cuando se aborta por malformaciones o nace con alguna discapacidad, ya que bajo estas
condiciones. Tanto matarlo antes de nacer o después de nacer tanto por aborto de violación como causas
eugenésicas, está prohibido por la ley peruana.
¿CUÁLES SON ALGUNAS DE LAS PRINCIPALES CAUSAS DEL ABORTO EN EL PERÚ?
Una de las causas más comunes que agravan el delito del aborto es la escasa disposición que hay en las
personas para optar por la planificación familiar o para emplear métodos anticonceptivos seguros, es un
fenómeno que se da especialmente en las adolescentes. En efecto, el no tener una adecuada orientación
sobre el ejercer la sexualidad y la implicancia que pueden tener estas, así como su desconocimiento de
métodos anticonceptivos seguros acarrean como resultado un alto porcentaje de maternidades no deseadas.
En la región andina alrededor del 80% de gestaciones de mujeres adolescentes es de este carácter. La
tercera parte o más de los nacimientos no es deseado ni planificado.
Un gran porcentaje de mujeres que recurren al aborto por haberse embarazado sin desearlo son
adolescentes. El Perú no es ajeno a esta realidad .De acuerdo a la encuesta demográgica, hace 20 años,
aproximadamente 1 de cada 10 adolescentes convive o está casada, pero 7 de cada 10 no usa ningún
método anticonceptivo.
Actualmente, se dice que ocurren cada día un aproximado de 1000 abortos en el Perú, lo que al año serían
350,000 abortos, una cantidad inverosímil y difícil de creer para muchos, lo que a muchos les parece
exagerado.
gran cantidad de veces el aborto se debe a motivos económicos .En estos casos, el aborto no es un efecto
sino una consecuencia de la miseria que representan los hogares pobres, o simplemente porque piensan que
esa criatura les puede perjudicar en sus estudios o su vida profesional. De modo que el aborto es un crimen
que debería apuntar a la sociedad. El conocimiento de un anticonceptivo está difundido en las clases medias.
Las clases sociales altas pueden pagarse un mejor médico, o incluso pueden viajar a otros países para
abortar inpunemente; así desde Francia a Suiza o a Yugoslavia y desde Estados Unidos a Suecia, Japón o
Puerto Rico.
Son muchas las razones que empujan a las mujeres a interrumpir gestaciones aun cuando ella suponga correr
los riesgo que confronta un aborto inseguro y sancionado por la ley.
Según la psicóloga Lizbeth Cueva, afirma que entre las principales causa están la falta de medios económicos
para sostener más hijos, las relaciones de pareja inestables que inhibe a que estas decidan criar hijos juntos,
el deseo de las parejas de no tener todavía hijos, el miedo de las adolescentes a la sanción moral, el
embarazo producido por violación sexual o incesto y las anomalías en el feto.
Consecuencias del aborto
CONSECUENCIAS FISICAS:
 Puede generar esterilidad
 Infecciones vaginales
 Intenso dolor
 En algunos casos las pacientes pueden presentar fiebre, escalofríos y vómitos
 Cáncer de mama
 Hasta incluso poner en riesgo su propia vida, llevándola a la muerte
Cuando se realiza un embarazo vía succión, así sea en un lugar higiénico y seguro, puede igual presentar
riesgos, ya que esto puede dañar la cérvix, que puede trae como como consecuencias abortos espontáneos,
si sale embarazada posteriormente, incluso puede traer daños en el útero de la mujer, haciendo que en los
futuros embarazos el embrión no se coloque en una posición correcta, lo que puede traer en efecto, la
extirpación del útero, lo que convierte a la mujer en estéril.
CONSECUENCIAS PSICOLOGICAS Y/O EMOCIONALES
Puede traer como consecuencia:
 Sentimiento de culpa
 Estrés post abortivo
 Pensamientos suicidas
 Retraimiento social
 Autoestima baja
 Desesperación
Todo esto, necesita un apoyo psicológico, ya que más de la mitad de las mujeres que no son tratadas en
estos temas desarrollan alteraciones psicológicas, transtornos mentales.

CONSECUENCIAS DEL ABORTO LEGALIZADO


Se ha podido comprobar que en los países donde el aborto está legalizado, se incrementa la violencia de los
padres sobre los niños, especialmente la de la madre sobre sus hijos aun cuando sean planificados y
esperados. La respuesta a ésto es que cuando la mujer violenta su naturaleza y aborta, aumenta su
potencialidad de violencia y contagia ésta a la sociedad, la cual se va haciendo insensible al amor, al dolor y a
la ternura.
Después de un aborto legal, aumenta la esterilidad en un 10%, los abortos espontáneos también en un 10%, y
los problemas emocionales suben del 9 al 59%. Además, hay complicaciones si los embarazos son
consecutivos y la mujer tiene el factor RH negativo.
También pueden darse perforación del útero, coágulos sanguíneos en los pulmones, infección,
y hepatitis producida por las tansfusiones, que podría ser fatal.
ARGUMENTOS EN CONTRA
Actualmente el aborto en el Perú es ilegal, pero de todas maneras se practica. La pena para aquellas mujeres
que consienten este hecho cruel, es hasta de 2 años en prisión, pero lamentablemente esto no se da en la
práctica; ya que hasta ahora no hemos visto a ninguna mujer encarcelada por cometer este acto cruel. La
pena para aquellas mujeres que realizan un aborto ilegal puede ser de uno a seis años de prisión. A pesar de
esto vemos que el aborto en el Perú ha incrementado, alcanzando los 410 mil abortos clandestinos al año,
esto causa la tercera parte de muerte materna en nuestro país.
Sin embargo vemos en la actualidad que existen diferentes motivos por el cual una mujer se decide a abortar.
Debido a esto el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha pedido al Perú modificar su legislación sobre el
aborto e incluir excepciones a la prohibición de la interrupción del embarazo, "en caso el embarazo se de
producto de una violación y un incesto".

A todo esto:
 No se debe legalizar el aborto, puesto que al abortar se esta matando a un ser humano; y al cometer esto
estaríamos yendo en contra de los DERECHOS HUMANOS, ya que el primer derecho humano es el derecho
a la vida, sin ningún tipo de discriminación, ya sea por sexo, raza, religión, edad, situación socio-económica,
estado de salud, o cualquier otra condición. Por tanto todo ser humano debe ser protegido desde el momento
de la concepción.
 En el caso de una violación tampoco se debe permitir el aborto, puesto que científicamente se ha probado que
del 100% de mujeres violadas sólo el 1% sale embarazada.
 Tampoco se debe abortar si se dé el caso en que el bebé salga con malformaciones o discapacidades físicas;
ya que el hecho de que nazca con estas discapacidades no quiere decir que no tenga buenas capacidades
mentales. Tal es el caso del famoso orador motivacional y predicador cristiano, "NICK VUJICIC". Que
habiendo nacido con discapacidades físicas, carencia de extremidades, esto no le fue un impedimento para
lograr sus metas con éxito.
 Un aborto puede dar lugar a complicaciones médicas más adelante en la vida, el riesgo de embarazos
ectópicos dobles, y la posibilidad de un aborto involuntario y la enfermedad pélvica inflamatoria también
aumenta.
 El aborto no debe ser utilizado como otra forma de anticoncepción.

 Un aborto puede dar lugar a complicaciones médicas más adelante en la vida, el riesgo de embarazos
ectópicos dobles, y la posibilidad de un aborto involuntario y la enfermedad pélvica inflamatoria también
aumenta.se han visto distintos casos de mujeres que después de abortar presentan consecuencias en el
transcurso del tiempo.
 El aborto no es socialista, sino todo lo contrario, es absolutamente capitalista. No se debe legalizar el aborto
porque si esto pasara las clínicas abortistas se convertirían en un negocio millonario amparado por el Estado.
 Una ley que permita el aborto no es lo que quieren las mujeres, la mujer no demanda el aborto; por el
contario, pide que se les ayude a seguir adelante con el embarazo. Como los casos de aquellas mujeres en
casos de baja situación económica, que al no tener los medios necesarios para criar a un nuevo ser, óbtan por
abortar.
 También debemos tomar en cuenta a la Iglesia Católica, ya que están en desacuerdo con el aborto, porque
para ellos el aborto es un asesinato. Y según la Biblia: Proverbios 6:16-17: "El señor aborrece por completo
las manos que derraman sangre inocente" y Éxodo 20:13: "No matarás." El asesinato es una maldad según
Mateo 5:21, Romanos 1:29, 18:21 y Revelaciones 21:8, 22:15.
Leer más: http://www.monografias.com/trabajos98/aborto-peru-y-mundo/aborto-peru-y-
mundo.shtml#ixzz5EIrtQA7v