Você está na página 1de 7

LA PRUEBA

INTRODUCCION
El tema desarrollado en el presente trabajo trata sobre el Instrumento privado , determinar cuales son los hechos
exentos de prueba y las pruebas del derecho, es importante resaltar que en un proceso legal existe la alegación
sobre un hecho que se suscita, dicho hecho debe ser probado por la parte actora, para lograr la convicción del juez
respecto al hecho y es de allí que el juez va a decidir, pero no en todos los casos la parte actora tiene que probar los
hechos porque nuestro Código de Procedimiento Civil establece hechos que no pueden ser probados por ciertos
acontecimientos que se presenta el cual va a ser desarrollado en el presente trabajo.

ANTECEDENTES

Se puede asumir que la idea de probar algo, de demostrar algo, de acreditar algo, de
sustentar algo, es casi tan antigua como el hombre civilizado (o sujeto a reglas sociales).
En efecto, desde sus primeros inicios como miembro de una sociedad organizada, el ser
humano debió haberse visto en la necesidad de tener que demostrar algo, ya sea
su posesión sobre un bien, sobre su morada, sobre un territorio, respecto a la
responsabilidad de un crimen, etc.

Es por ello, que desde el surgimiento de las primeras formas o intentos de derecho
positivo, por ejemplo: El denominado CODIGO DE HAMMURABI, que era un conjunto
de reglas escritas en una estela de piedra, del pueblo sumerio, en el cual predominaban
sanciones draconianas, como la llamada Ley del Talión; se aprecia, que ya se manifiesta
aunque de manera muy embrionaria el derecho a probar. En efecto, en dicho conjunto de
normas, tan antiguo, denominado por muchos primitivo, se vislumbra ya la necesidad de
PROBAR, en un afán humano tan importante como la vida misma: determinar a los
responsables de un crimen sin perjudicar a los inocentes. Allí igualmente, se
vislumbran, primitivos afanes, por defender lo que hoy en día conocemos como un
PRINCIPIO sustancial, que se encuentra hondamente ligado al derecho penal y a la
PRUEBA: el Principio de Presunción de Inocencia.

Efectivamente, conforme lo proponen diversos estudios, ya en el Código de Hammurabi


hay un embrionario PRINCIPIO DE PRESUNCION DE INOCENCIA, que aparece
ligado a la necesidad de que aquello que se imputa a alguien, tenga que ser debidamente
probado. Al respecto, señala JULIO PEREZ GIL: “La prevención frente a falsas
acusaciones estaba garantizada con el principio del Talión, previéndose que el que
acusara a otro de un delito sin poder aportar prueba debería sufrir la misma pena que el
acusado si ésta llegara a demostrarse”
(1 Ver: Art. 22 del Código de Lipit-Ishtar y 1 a 4 del Código de Hammurabi. Vid.
KOROSEC, V.., “Le Code de Hammurabi et les droits antérieurs”, Revue Internationale
des droits de l’Antiquité, T. VIII (1961), p. 26. Este principio lo encontramos reiterado
también en Egipto. Vid. VALERIOLA, T., Idea general de la policía o tratado de
policía, Valencia 1799, (reimpresión 1977), p. 35, para quien esta norma se fundamenta
en el derecho natural “que priva hacer á otro lo que uno mismo no quisiera
sufrir”. PEREZ GIL, Julio: LA ACUSACION POPULAR, Memoria de Tesis para la
obtención del grado de Doctor en Derecho- Universidad de Valladolid, 1997, pp.16.)

ALGUNAS NORMAS PRIMITIVAS SOBRE LA PRUEBA:

En el denominado CODIGO DE HAMMURABI:

“Si un hombre acusa a otro hombre y le imputa un asesinato pero no puede probarlo, su
acusador será ejecutado”.

“Si uno en un proceso ha dado testimonio de cargo y no ha probado la palabra que dijo,
si este proceso es por un crimen que podría acarrear la muerte, este hombre es
condenable a muerte.”

“Si los testigos de tal señor no estuviesen a mano, los jueces le señalarán un plazo de
seis meses. Y si al (término del) sexto mes, no presenta sus testigos, este señor es un
falsario. Sufrirá en su totalidad la pena de este proceso.”

“Si el dueño de la cosa perdida no ha llevado los testigos que conozcan la cosa perdida:
Es culpable, ha levantado calumnia, será muerto.”

En el libro bíblico DEUTEREMONIO:

Algo muy semejante se ve, en el Libro Bíblico DEUTEREMONIO, que recoge normas
consuetudinarias de los antiguos pueblos semiticos y de sus vecinos:

“Si surgiere contra uno un testigo malo acusándole de un delito, los dos interesados en la
causa se presentarán ante Yavé, ante los sacerdotes y los jueces en funciones en ese
tiempo; quienes si, después de una escrupulosa investigación, averiguasen que el testigo,
mintiendo había dado falso testimonio contra su hermano, le castigarán haciéndole a él
lo que él pretendía se hiciese con su hermano; así quitarás el mal de en medio de Israel.
Los otros, al saberlo, temerán y no cometerán esa mala acción en medio de ti; no tendrá
tu ojo piedad; vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie”.

(Deuteronomio XIX, 16 y ss.)


El cumplimiento de tal previsión, lo vemos por ejemplo, en la historia de la acusación
que le hicieron calumniosamente al profeta Daniel, a causa de la cual éste fue arrojado al
foso de los leones. Tras constatar su error en dicha condena, el Rey Darío ordenó que se
arroje al mismo foso a aquellos que habían formulado esa acusación maliciosa,
conjuntamente con sus hijos y sus mujeres. Vid. Daniel, 6, 24/25.)1

IMPORTANCIA

La prueba es el medio que nos lleva a saber si un hecho es real o es falso, es


el camino que nos permite a través de un proceso judicial confirmar que el
derecho en realidad nos pertenece o estamos usurpando el derecho de otro.
Por ejemplo como se prueba que en realidad Juan vendió una casa a María,
con el contrato de compraventa suscrito por las partes, el cual es una prueba
documental, claro todos esto basado en la buena fe de que dicho negocio no
fue una simulación el cual sería otro caso aparte.

ARGUMENTO

las partes de un argumento jurídico de prueba aplicando las ideas del teórico de la
argumentación antideductivista Stephen Toulmin.23 Él cual nos dice: […] toda
argumentación parte de una pretensión, que es aquello que se sostiene, aquello que se
quiere fundamentar. Si esta pretensión es puesta en duda, debe ser apoyada por
medio de razones, esto es, hechos que den cuenta de la corrección de la pretensión.
Ahora bien, en ocasiones hay que explicitar por qué las razones apoyan a la
pretensión, y ello debe hacerse por medio de un enunciado que exprese una
regularidad que correlacione el tipo de hechos que constituye la razón con la
pretensión. Este elemento fundamental es la garantía, que consiste siempre en una
regla, norma o enunciado general. A su vez, la garantía puede ser apoyada con un
respaldo, que trata de mostrar la corrección o vigencia de esa regularidad.

DESARROLLO DEL TEMA

LA PRUEBA

1 Ibid, PEREZ GIL, Julio: LA ACUSACION POPULAR, Memoria de Tesis para la


obtención del grado de Doctor en Derecho- Universidad de Valladolid, 1997, pp.16.
La prueba, en Derecho, es todo motivo o razón aportado al proceso por los medios y
procedimientos aceptados en la ley para llevarle al juez al convencimiento de la certeza sobre los
hechos1 discutidos en un proceso. Ciertos autores le asignan a la prueba el fin de establecer la
verdad de los hechos y no solamente el convencimiento al juez.2
Desde un punto de vista procesal, la prueba se aprecia desde tres aspectos: desde su
manifestación formal (medios de prueba), desde su manifestación sustancial (los hechos que se
prueban) y desde el punto de vista del resultado subjetivo (el convencimiento en la mente del
juzgador).3 En cuanto a la primera manifestación los medios de prueba son los vehículos a través
de los cuales probamos un hecho, objeto o circunstancia y están establecidos en la ley (testimonios,
peritajes, inspecciones, etcétera), mientras que la manifestación sustancial hace referencia a los
hechos que se quieren probar a través de esos medios (existencia de un contrato, comisión de una
infracción, etcétera).
Se pueden probar todos los hechos, a excepción de los hechos negativos sustanciales y de los
hechos que son moral y físicamente imposibles. En un proceso judicial se deben probar los hechos
que son objeto de litigio, teniendo generalmente la carga de la prueba aquél que ha afirmado un
hecho que no ha sido admitido por la contraparte.
Objeto de la prueba
Definición
Son las realidades que en general pueden ser probadas, con lo que se incluye todo lo que las normas jurídicas
pueden establecer como supuesto fáctico, del que se deriva una consecuencia también jurídica.
El tema del objeto de la prueba busca una respuesta para la pregunta: "qué se prueba, que cosas deben probarse".
Cabe ciertamente distinguir entre los juicios de hecho de los de puro derecho. Los primeros dan lugar a la prueba;
los segundos, no.[3]
Esta división elemental suministra una primera noción para el tema en estudio; regularmente, el derecho no es
objeto de prueba; sólo lo es el hecho o conjunto de hechos alegados por las partes en el juicio.
 La prueba del derecho
Existe un estrecho vínculo entre la regla general de que el derecho no se prueba y el ppio. Gral. Que consagra la
presunción de su conocimiento; no tendría sentido la prueba del derecho, en un sistema en el cual éste se supone
conocido. El conocimiento, se ha dicho, trae la obligatoriedad de la aplicación de la norma, como la luz proyecta la
sombra del cuerpo[4]La regla a la inversa en el derecho griego primitivo, en el juez sólo podía sólo podía aplicar
la ley invocada y probada por las partes.
 La prueba de los hechos
La regla de que solo los hechos son objetos de prueba tiene una serie de excepciones:
La primera excepción consiste en que sólo los hechos controvertidos son objeto de prueba. Esta conclusión se
apoya en la norma que establece que las pruebas deben ceñirse al asunto sobre el que se litiga, y las que no le
pertenezcan serán irremisiblemente desechadas de oficio, al dictarse la sentencia. Y los asuntos sobre que se
litigan son, sin duda, aquellos que han sido objeto de proposiciones contradictorias en los escritos de las partes.

FUENTES DE PRUEBA
Existen dos concepciones sobre las fuentes de la prueba: la sostenida por Carnelutti y Bentham
quienes consideran que las fuentes de la prueba son los hechos percibidos por el juez y que le
sirven de deducción del hecho que se va a probar;2 y la sostenida por Guasp, quien ve tales
fuentes en las operaciones mentales de donde se obtiene la convicción judicial que se distinguen en
percepción y deducción. La doctrina más autorizada en Latinoamerica, entre las que
destaca Hernando Devis Echandía12 está de acuerdo con la primera concepción, pues como dice el
autor mencionado las operaciones mentales de que habla GUASP sirven para saber cómo se
obtiene la prueba, pero no de dónde se obtiene, y que la fuente de esta consiste en lo segundo y no
en lo primero.
En cuanto a las fuentes de la prueba, para deducir su significado debemos tener en cuenta tres
conceptos: el concepto de medio de prueba (que son aquellas formas autorizadas por la ley para
poder probar los hechos, como el testimonio, la confesión judicial, la inspección judicial, etcétera), el

2 Carnelutti. La prueba civil. p. 89 - 106.


concepto de objeto de la prueba (que es el hecho, cosa o circunstancia que se trata de probar) y el
motivo o argumento de prueba (que es la inferencia lógica que usará el juez para determinar cual es
la prueba válida y cual no). El conocimiento de estos tres conceptos es importante para determinar
cuándo estamos frente a la fuente de la prueba o a un medio de prueba. De ello deducimos que las
fuentes de la prueba son los hechos, objetos o circunstancias que se tratan de probar, teniendo en
cuenta que no siempre el objeto de prueba es la fuente de prueba, puesto que un objeto de prueba
(por ejemplo, el matrimonio entre dos personas) puede llevar a deducir a la fuente de la prueba (en
el mismo ejemplo, por medio del matrimonio probamos la presunción legal de paternidad sobre el
hijo nacido dentro de esa relación) y por lo tanto no son cosas iguales, aunque sí pueden llegar a
confundirse.3
Los medios de prueba varían según la legislación de cada país. En los países con libertad
probatoria amplia, las leyes permiten que se pueda probar cualquier hecho a través de cualquier
medio que esté a su alcance, en cuyos casos las leyes no enumeran exhaustivamente a los medios
de prueba, pudiendo las partes procesales probar los hechos de cualquier manera posible e idónea,
mientras que en los países con libertad probatoria restringida se permite que se puedan probar los
hechos solamente a través de los medios de prueba que están expresamente establecidos en la
ley.
En Ecuador y en la mayoría de países de Latinoamérica, la ley procesal enumera exhaustivamente
a los medios de prueba, y son los siguientes:

Materia civil
 Declaración de parte o confesión judicial: Consiste en la declaración que hace el actor o el
demandado a pedido de la otra parte. Forma parte de este medio de prueba el juramento
decisorio que es la declaración que hace el mismo requirente respecto de las preguntas que
hizo a la otra parte en la declaración de parte.
 Declaración de testigos: Consiste en la declaración que hace un tercero ajeno al litigio sobre un
hecho.
 Prueba documental: Los documentos pueden ser públicos cuando han sido emitidos o
autorizados por autoridad pública en uso de sus funciones, o privados cuando han sido
suscritos por particulares o autoridad pública que no haya estado en el uso de sus funciones.
 Inspección judicial: Consiste en la verificación personal que hace el juez del bien materia de
litigio.
 Dictamen de peritos: Consiste en la verificación de los hechos, objeto o circunstancias del litigio
realizado por un experto en el tema.
 Informes de traductores: Consiste en la traducción de un documento o de un testimonio.
Materia penal
 Declaración de testigos: Al igual que en materia civil, declarara un tercero ajeno al proceso. Los
familiares del procesado no puede ser obligados a declarar en su contra.
 Declaración del procesado: Esta declaración debe ser voluntaria, espontánea y sin juramento.
El procesado no puede ser obligado a declarar en contra de sí mismo.
 Declaración de la víctima: Es la declaración que hace la víctima. Se debe evitar la
revictimización.
 Dictamen de peritos.
 Informes de traductores.
 Prueba documental: En este caso no puede obligarse al procesado a reconocer documentos.

3 Devis Echandía, Hernando. «Capítulo XI Fuentes, motivos o argumentos y materia o formas de expresión de
la prueba». Teoría General de la Prueba Judicial. p. 255.
Materia contencioso administrativo
En materia contencioso administrativo son válidas todas las pruebas de materia civil, a excepción
de la declaración de parte o confesión judicial, misma que no puede pedirse a un funcionario público
demandado, sin embargo se le puede pedir que el funcionario requerido remita informes bajo
juramento sobre los hechos cuya respuesta se requiera.

Materia laboral
En el juicio laboral son admitidas todas las pruebas que son admitidas en materia civil, pero en ellas
adquiere un valor importante el juramento deferido, que es un medio de prueba a través del cual el
trabajador prueba el tiempo de servicios y la remuneración percibida, a falta de otras pruebas más
contundentes sobre tales hechos.

Fases de la actividad probatoria

La actividad probatoria se compone de tres fases: 1. La fase de producción u obtención de la


prueba; 2. La fase de asunción de la prueba por parte del juez; y, 3. La fase de valoración o
apreciación de la prueba. En materia netamente procesal podría decirse que cursa cuatro etapas: 1.
La de recibimiento genérico de las pruebas; 2. La de proposición concreta de las pruebas; 3. La de
práctica de l prueba; y 4. La de valoración o apreciación de las pruebas.
Las fases se podrían resumir de la siguiente manera:

Fase de producción u obtención de la prueba:[editar]


Esta fase contempla todos los actos procesales e incluso extraprocesales con finalidad procesal
que, de una u otra manera, conducen a poner la prueba a disposición del juez e incorporarla al
proceso.4 Esta fase podría tener sub fases, como las siguientes:
Averiguación o investigación de la prueba
En el proceso penal de acción pública es el fiscal quien generalmente se encarga de hacer la
investigación de los hechos, aunque también son los particulares quienes pueden coadyuvar en ese
proceso. En el proceso civil las partes interesadas pueden hacer la investigación de los hechos por
sí mismas, sin la necesidad de intervención de funcionarios oficiales o terceros, excepto en el caso
de información restringida en el que podrán requerir del auxilio de un funcionario público con
potestad. Según Bentham, esta fase tiene por objeto descubrir la fuente de las pruebas, sea la
cosa, sea la persona que las puede suministrar.
Aseguramiento o defensa de la prueba
Una vez que se han averiguado los hechos o se ha podido determinar la persona o personas de
quien procede la prueba, se procede a asegurar que la prueba se va a actuar, ya sea mediante
apoderamiento material preventivo de las cosas, o mediante medidas coercitivas, o a través de
diligencias preparatorias que son aquellas que tienen como finalidad determinar o completar la
legitimación activa o pasiva en el futuro proceso o anticipar la práctica de la prueba que pudiera
perderse.5
Proposición y presentación de la prueba
La proposición de pruebas sucede en dos momentos: en una forma genérica o abstracta, cuando a
petición de parte legitimada el juez se limita a abrir la etapa de prueba y, en forma concreta cuando

4 Devis Echandía, Hernando. Teoría General de la Prueba. Editorial Temis. p. 264.


5 Sentís Melendo. Teoría y práctica del proceso. p. 599.
las partes legitimadas piden se practique determinada prueba. En este caso, mientras la
presentación de prueba implica aducir un medio de prueba al cual el juez se limitará a admitirlo, sin
que deba adelantarse a su práctica.
Admisión y ordenación de la prueba
La admisión implica una calificación previa por parte del juez de las pruebas que han sido
solicitadas por las partes. El juez determinará si es que las pruebas cumplen con los requisitos
intrínsecos de las mismas, esto es la conducencia, utilidad, pertinencia y ausencia de prohibición
legal de la prueba; y los requisitos extrínsecos, esto es, la oportunidad, formalidad adecuada de su
petición, competencia del juez y legitimación de quien la solicita.
Recepción o práctica de prueba
La recepción es aquella diligencia judicial mediante la cual se agrega la prueba al expediente.
Generalmente ese acto procesal es la audiencia de prueba, que en el sistema oral es el momento
en el cual se recogen las pruebas que han sido anunciadas por las partes, excepto en casos en que
aquella prueba no pueda ser actuada íntegramente en dicha audiencia, como es el caso de la
inspección judicial.

Fase de asunción de la prueba


La asunción de la prueba por parte del juez no debe ser confundida con la recepción de la misma.
Aunque ambas sucedan generalmente en el mismo momento, hay que considerar que la prueba se
refiere no al hecho físico o material de la recepción o práctica del medio, sino a la comunicación
subjetiva de juez con ese medio y operaciones sensoriales y psicológicas para conocerlo y
entenderlo, es decir, para saber en que consiste y cuál es su contenido (sin que en esta fase
proceda todavía a valorar su mérito o fuerza de convicción,15 cosa que corresponde únicamente a la
apreciación de la prueba).
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

CONCLUSIONES
Para triunfar en el proceso no basta tener la razón, es necesario saberla conducir si nos consideramos titulares de
un derecho que no hemos podido satisfacer por la vía del entendimiento directo, tal negativa nos obliga a activar la
vía jurisdiccional a fin de ventilar ante ella el conflicto que nos afecta. Para esto debemos acudir ante el tribunal que
está facultado, en razón de la competencia para conocer sustanciar y decidir la controversia que hemos planteado,
en un instrumento procesal que llamamos demanda y la cual ha sido estructurada conforme al régimen legal que le
es aplicable. Cubiertos estos extremos del proceso y consolidada la relación procesal con la legitimación en
los autos del demandado, mediante la citación y la consiguiente contestación de la demanda, como justificante de su
pretensión o el demandado si a su vez alego no estar obligado a ese cumplimiento, sea por encontrarse liberado del
mismo, como fundamento a los derechos que así lo permiten establecer, todo o en parte. Llegamos procesalmente a
esta dimensión corresponde a las partes producir en los autos los elementos confirmatorios de esas aseveraciones,
lo cual equivale a la prueba.
El objeto del derecho son los hechos, los mismo deben ser probados por la parte actora, ahora bien, cuando se
tratan de hechos que son notorios, hechos admitidos , los legalmente presumidos y los hechos evidentes estos no
deben ser probado ya que la Ley así lo determina.