Você está na página 1de 30

“S o y .

E s p í r i t a”

Sólo los Espíritus puros reciben la palabra de Dios con la misión de transmitirla... Puede haber,
pues, revelaciones serias y verdaderas, como hay revelaciones apócrifas y mentirosas. El carácter
esencial de la revelación divina es el de la “eterna verdad”. Toda revelación contaminada de
errores o sujeta a modificaciones no puede emanar de Dios…. [Génesis, Capt I, ítem#10]

Pages

Inicio Bienvenidos! ¿Que Creemos? ¿Quienes Somos? Amigos FACEBOOK Descargas ¿Obsesión
Espiritual? ESCALA ESPÍRITA Médium Espiritismo Científico La Reencarnación Pase Magnético
Estudio Libro los Espíritus Allan Kardec Espiritismo SIMPLE Fluidos Cósmicos Periespíritu

lunes, 18 de febrero de 2013El Fenómeno de la BICORPOREIDAD, el Desdoblamiento Espiritual

La Bicorporeidad, ExperienciaExtra-corporal y el termino desdoblamiento (Hacerse doble) son las


diferente formas de referirse a lo mismo. Allan Kardec utilizó el término Bicorporeidad. Luego de
exponer este tema y dedicar un Vídeo explicando este tema, considero que lo más difícil de
entender es el hecho de que al momento del desdoblamiento, se requiere Fé y más que nada
visualizar este fenómeno como uno que se dá cuando se ha alcanzado un adelanto espiritual
considerable.

La Metafísica habla del fenómeno de "Experiencia Extra sensorial", Desdoblamiento Astral", no


es lo mismo a lo que expone el Espiritismo.

No es sino con un adelanto espiritual bastante definido hacia el bien común que se puede lograr
el desdoblamiento. En este proceso la moralización debería ser la regla para que esto ocurra,
pero en realidad no podemos olvidarnos que este fenómeno depende de cuan adelantada este
el Alma Encarnada para tener este privilegio entre comillas, pues cuando se logra, el Alma ya ha
pasado por un proceso bastante riguroso de conocimiento espiritual. Pero la codificación no
establece pautas, y se sabe que también el desdoblamiento es practicado por personas que no
tienen ninguna moralización. Y esto se explica con que las Almas Encarnadas cuando encarnan
ya ha pasado por innumerables encarnaciones y pueden haber alcanzado un grado de
adelantamiento que los capaciten para el desdoblamiento. Entonces debemos tener nuestra
mente disponible a esta comprensión. Nuestra filosofía no tiene que ver nada con prácticas de
hechicerías, santerías o africanismos. Nuestra filosofía difiere en su totalidad de la percepción
generalizada sobre lo que es ser Espirita.

¿Qué es Ser Espirita?

En el Libro de los Espíritus, Allan Kardec deja en claro la locución “mundo espirita” (monde
spirite) como sinónimo de “mundo de los Espíritus”. Salvo cuando es empleada para designar a
quien profesa el espiritismo, la palabra “espirita“ (spirite) significa “de los Espíritus”, es decir,
perteneciente o relativo a los Espíritus. Reemplazarla por el vocablo “espiritual” (spirituel –
spirituelle), implica alterar su sentido. Allan Kardec advirtió que para referirse a cosas nuevas
hacen falta palabras nuevas, e introduce la palabra espirita como uno de esos neologismos. Así
que, ese adjetivo se aplica a muchos vocablos: (doctrina, teoría, ciencia, alma, vida, escala,
turbación, naturaleza, infancia, jerarquía), etc. En Plural, la encontramos junto a los términos
visitas, fenómenos, comunicaciones, manifestaciones, ideas, creencias libros, etc. Por su parte la
palabra “espiritual” es utilizada salvo pocas excepciones en su sentido tradicional. Ahora bien, y

¿Qué es el Espiritismo?

Al contrario de lo que muchos se piensan, el Espiritismo no es estar frente a una mesa y jugar a
la “Quija” para la evocación de los espíritus. Tampoco tiene nada que ver con el Tarot
(Cartomancia), o Leer la Mano (Quiromancia), o con esos que se autodenominan médium y
espiritistas, sin ni siquiera conocer el Espiritismo en su fondo, o peor aún que hacen profesión de
la Mediúmnidad sacando provecho de ello.

"El Espiritismo es la ciencia que trata sobre el origen y el destino de los espíritus y las relaciones
que pueden establecer con el hombre. El espiritismo es la filosofía que resulta de estas
relaciones, y el resultado de estas comunicaciones que se constituyen en hechos demostrados."
De manera que lo que voy a presentar a continuación no tiene nada que ver con manifestaciones
producidas por hechiceria, brujeria o de adivinación. Son fenómenos naturales, que siempre
han existido y que tienen explicación espiritual.

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo
describe en una Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo…

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan
en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos
egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el
prójimo y moderados en todas las cosas, pues este es el signo característico del espiritista
verdadero…” Allan Kardec

SOLO se reconoce un adepto del Espiritismo, aquel que practica las enseñanzas del Espiritismo,
eso es considerado un Espiritista Verdadero.

No es Espiritista, uno que cambia las enseñanzas del Espiritismo, e introduce “Opiniones
Personales”, aisladas, de las que el Espiritismo no puede responsabilizarse.

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en
el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.

Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido,


mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la
autenticidad.

Allan Kardec fue enfático en hacer la diferencia y específicamente, los diferenció de los
perturbadores y detractores del Espiritismo en el Libro de los Médiums, articulo #336 en
adelante.

Comencemos con un vídeo complementario de este tema:

--------------------------------------------------------------------------------

El Libro de los Médiums nos indican lo siguiente.


137. Un mismo Espíritu ¿puede encarnar en dos cuerpos diferentes a la vez?

- No: el Espíritu es indivisible y no puede animar simultáneamente a dos seres distintos. (Véase,
en El libro de los Médiums, el Capítulo “Bicorporeidad y transfiguración”).

Veamos entonces el tema de la Bicorporeidad según expresado en el Libro de Los Médiums:

Bicorporeidad, Según El Espirítismo

BICORPOREIDAD Y TRANSFIGURACIÓN

Apariciones de Espíritus de personas vivas.

– Hombres dobles. – San Alfonso de Ligori, y

San Antonio de Padua. – Vespasiano. –

Transfiguración. – Invisibilidad.

114. Estos dos fenómenos son variedades de las manifestaciones visuales, y aunque desde luego
puedan parecer maravillosos, se reconocerá fácilmente, por la explicación que pueda darse de
los mismos, que no salen del orden de los fenómenos naturales. Uno y otro descansan sobre
este principio, a saber: que todo lo que sea dicho sobre las propiedades del periespíritu después
de la muerte, se aplica al periespíritu de los vivos. Sabemos que durante el sueño el Espíritu
recupera parte de su libertad, quiere decir, se aisla del cuerpo, y fue en este estado que tuvimos
muchas ocasiones de observarlo. Pero el Espírito, sea el hombre muerto o vivo, tiene siempre su
envoltura semi-material, que por las mismas causas que hemos descrito puede adquirir la
visibilidad y al tangibilidad. Hechos muy positivos no dejan ninguna duda en cuanto a esto; sólo
citaremos algunos ejemplos que conocemos personalmente, cuya exactitud podemos garantizar,
y todos pueden recoger ejemplos análogos consultando su memoria.

115. La esposa de uno de nuestros amigos vio diferentes veces durante la noche entrar en su
cuarto, con luz o sin ella, una vendedora de fruta de las cercanías, que conocía de vista, pero a la
cual no había hablado jamás. Esta aparición le causó un espanto tanto más grande, cuanto que
en esta época esta señora no tenía ningún conocimiento del Espiritismo, y que este fenómeno se
repitió muy a menudo. Pues la vendedora estaba perfectamente viva, a esta hora
probablemente dormía; mientras que su cuerpo material estaba en casa, su Espíritu y su cuerpo
fluídico estaba en la de esta señora; ¿por qué motivo? Esto es lo que no se sabe. En semejante
caso, un espiritista iniciado en esta clase de cosas se lo hubiera preguntado, pero dicha señora
no tuvo tal idea. Cada vez la aparición se eclipsaba sin que supiera cómo, y siempre que
desaparecía iba a asegurarse que todas las puertas estaban perfectamente cerradas, y que nadie
había podido introducirse en su habitación. Esta precaución le probaba que estaba bien
despierta y que no era juguete de un sueño. Otras veces vio de la misma manera un hombre que
no conocía, pero un día vio a su hermano que estaba en California; tenía de tal modo la
apariencia de una persona real, que en primer momento creyó en su vuelta y quería dirigirle la
palabra, pero desapareció sin darle tiempo. Una carta recibida posteriormente le acreditó que
no había muerto. Esta señora era lo que se puede llamar un médium vidente natural, pero como
hemos dicho en aquella época no había oído jamás hablar de médiums.

116. Otra señora que habita en la provincia, estando gravemente enferma, vio una noche, a eso
de las diez, un caballero anciano, habitante en la misma ciudad, y que veía algunas veces en la
sociedad, pero sin ninguna relación de intimidad. Este caballero estaba sentado en un sillón al
pie de su cama, y de cuando en cuando tomaba un polvo, aparentando que la cuidaba.
Sorprendida de tal visita a semejante hora, quiso preguntarle el motivo, pero el caballero le hizo
señas para que no hablase y de que durmiera; varias veces quiso dirigirle la palabra y siempre le
hizo la misma recomendación. Al fin se durmió. Después de algunos días, estando restablecida,
recibió la visita de este mismo caballero pero en una hora más conveniente, y esta vez era
verdaderamente él; tenía el mismo traje, la misma caja de tabaco y exactamente las mismas
maneras. Persuadida de que había venido durante su enfermedad, le dio las gracias por la
molestia que se había tomado. El caballero, muy sorprendido, le dijo que no había tenido el
gusto de verla hacía bastante tiempo. La señora, que conocía los fenómenos espiritistas,
comprendió lo que era esto; pero no queriéndoselo explicar, se contentó con decirle que
probablemente lo habría soñado. Esto es lo probable, dirán los incrédulos, los Espíritus fuertes,
lo que para ellos es sinónimo de gentes de genio; pero es cierto que esta señora no dormía esta
vez ni la precedente. – Entonces sería que soñaba despierta o, de otro modo, que estaba
alucinada. – He aquí la gran palabra, la explicación universal de todo lo que no se comprende.
Como hemos ya refutado suficientemente esta objeción, continuaremos dirigiéndonos a
aquellos que pueden comprendernos.
117. Sin embargo, he aquí otro hecho más característico, y nos alegraríamos al ver cómo podría
explicarse por el solo juego de la imaginación. Un caballero habitante en provincia no había
querido jamás casarse, a pesar de las instancias de su familia. Se le había insistido notablemente
a favor de una persona que residía en una ciudad vecina, y que él no había visto nunca. Un día,
estando en su cuarto, se admiró al verse en presencia de una joven vestida de blanco y la cabeza
adornada con una corona de flores. Le dijo que era su desposada; le tendió la mano, que tomó, y
en la cual vio un anillo. Al cabo de algunos instantes todo desapareció. Sorprendido de esta
aparición, y asegurándose que se hallaba bien despierto, se informó si alguien había venido
aquel día, pero se le contestó que no se había visto a nadie. Un año después, cediendo a las
nuevas instancias de una parienta, se decidió ir a ver a la que se le proponía. Llegó el día de
Corpus; volviendo de la procesión, una de las primeras personas que se presentó a su vista
entrando en la casa fue una joven que reconoció por la que se le había aparecido, vestida de la
misma manera, porque el día de la aparición era también el del Corpus. Quedó anonadado, y por
su parte la joven dio un grito de sorpresa y se puso enferma. Vuelta en sí, dijo que había visto a
este caballero en semejante día del año precedente. Se efectuó el casamiento. Esto ocurrió hacia
el año de 1835; en aquella época no se trataba de Espíritus, y por otra parte uno y otro son
personas de un positivismo extremo y de una imaginación nada exaltada.

Puede ser que se diga que uno y otro tenían el Espíritu afectado con la idea de la unión
propuesta, y que esta preocupación determinó una alucinación; pero es preciso no olvidar que el
marido era tan indiferente a esto, que estuvo un año sin ir a ver a su pretendida. Aun admitiendo
esta hipótesis, quedaría por explicar la doble aparición, la coincidencia del traje con el día de
Corpus y, en fin, el reconocimiento físico entre personas que no se había visto jamás,
circunstancias que no pueden ser producto de la imaginación.

118. Antes de ir más lejos debemos responder inmediatamente a una pregunta que no dejarán
de hacernos: es saber cómo el cuerpo puede vivir mientras que el Espíritu está ausente.
Podríamos decir que el cuerpo puede vivir con la vida orgánica que es independiente de la
presencia del Espíritu, y la prueba de esto es que las plantas viven y no tienen Espíritu; pero
debemos añadir que durante la vida el Espíritu nunca está desprendido completamente del
cuerpo. Los Espíritus, lo mismo que ciertos médiums videntes, reconocen el Espíritu de una
persona viviente por medio de un cordón luminoso que termina en su cuerpo fenómeno que no
tiene nunca lugar cuando el cuerpo está muerto, porque entonces la separación es completa.
Por medio de esta comunicación el Espíritu es advertido instantáneamente de la necesidad que
el cuerpo puede tener de su presencia, y entonces vuelve con la prontitud del relámpago desde
cualquier distancia que esté. Resulta de esto que el cuerpo jamás puede morir mientras dure la
ausencia del Espíritu, y que no puede nunca acontecer que éste, a su vuelta, encuentre la puerta
cerrada como lo han dicho algunos novelistas en las historias de su invención. El libro de los
Espíritus, núms. 400 y siguientes).

119. Volvamos a nuestro asunto. El Espíritu de una persona viva, aislado del cuerpo, puede
aparecer como el de una persona muerta, y tener todas las apariencias de la realidad; además,
por las mismas causas que hemos explicado, puede adquirir una tangibilidad momentánea. Es el
fenómeno designado bajo el nombre de Bicorporeidad, el que ha dado lugar a las historias de los
hombres dobles, esto es, de individuos cuya presencia simultánea ha sido acreditada en dos
parajes diferentes. He aquí dos ejemplos sacados, no de las leyendas populares, sino de la
historia eclesiástica.

San Alfonso de Ligorio fue canonizado antes del tiempo exigido, por haberse mostrado
simultáneamente en dos parajes diferentes, lo que pasó por un milagro. San Antonio de Padua
estaba en España, y al mismo tiempo que predicaba, su padre, que estaba en Padua, iba al
suplicio acusado de un asesinato. En este momento aparece San Antonio, demuestra la
inocencia de su padre y hace reconocer al verdadero criminal, quien más tarde sufrió el castigo.
Se probó que en el mismo momento. San Antonio no había salido de España. Habiendo sido
evocado San Alfonso, e interrogado por nosotros acerca del hecho arriba manifestado, contestó
lo que sigue:

1. ¿Podría explicarnos este fenómeno?

Sí; el hombre, cuando está completamente desmaterializado por su virtud, y que ha elevado su
alma hacia Dios, puede aparecer en dos parajes a la vez. He aquí cómo. El Espíritu encarnado,
sintiendo venir el sueño, puede pedir a Dios transportarse a un lugar cualquiera. Su Espíritu o su
alma, como queráis llamarla, abandonan entonces su cuerpo seguido de una parte de su
periespíritu, y deja la materia inmunda en un estado vecino a la muerte. Digo vecino a la muerte
porque queda en el cuerpo un lazo que une el periespíritu y el alma a la materia, y este lazo no
puede ser definido. El cuerpo aparece en este estado al paraje que se le ha llamado. Creo que es
todo lo que deseáis saber.
2. Esto no nos da la explicación de la visibilidad y tangibilidad del periespíritu. El Espíritu,
encontrándose separado de la materia según su grado de elevación puede hacerse tangible a la
materia.

3. ¿El sueño del cuerpo es indispensable para que el Espíritu aparezca en otros parajes?

El alma puede dividirse, cuando se siente transportada a un lugar diferente de aquel en que se
encuentra el cuerpo. Puede acontecer que el cuerpo no duerma, aunque esto sea muy raro, pero
entonces el cuerpo no está jamás en un estado perfectamente normal, está siempre en un
estado más o menos extático. Observación. – El alma no se divide en el sentido literal de la
palabra; irradia por diferentes lados, y es así como puede manifestarse sobre muchos puntos sin
estar dividida; es lo mismo que una luz que pueda simultáneamente reflejarse en muchos
espejos.

4. ¿Qué le acontecería a un hombre si se le despertase bruscamente en el mismo momento que,


sumergido en el sueño, su Espíritu apareciese en otra parte?

Esto no sucederá, porque si alguno tenía la intención de despertarle, volvería el Espíritu al


cuerpo y prevendría la intención, atendido que el Espíritu lee el pensamiento.

Se nos ha dado varias veces una explicación completamente idéntica, por el Espíritu de personas
muertas o vivas. San Alfonso explica el hecho de la doble presencia, pero no da la teoría de la
visibilidad y tangibilidad.

120. Tácito refiere un hecho análogo. Durante los meses que Vespasiano pasó en Alejandría para
esperar la vuelta periódica de los bien tos de verano y la estación en que el mar estaba más
seguro, acontecieron muchos prodigios, por donde se manifestó el favor del cielo y el interés que
los dioses parecían tomar por este príncipe... Estos prodigios redoblaron en Vespasiano el deseo
de visitar el lugar sagrado de Dios, para consultarle los asuntos del imperio. Ordenó que el
templo se cerrarse para todo el mundo; luego que hubo entrado en él y fijado su atención en lo
que iba a pronunciar el oráculo, percibió detrás de él uno de los principales egipcios, nombrado
Basilide, que sabía estaba detenido por enfermo a muchas jornadas de Alejandría. Se informó de
los sacerdotes si Basilide había venido al templo en este día; se enteró por los demás si se le
había visto en la ciudad; en fin, envió hombres a caballo y se aseguró que en dicho momento
estaba a ochenta millas de distancia. Entonces no dudó ya que la visión fuese sobrenatural, y el
nombre de Basilide le sirvió para él de oráculo. (Tácito, Historias, Lib. IV, cap. 81 y 82, traducción
de Burnouf).

121. El individuo que se muestra simultáneamente en dos parajes diferentes, tiene, pues, dos
cuerpos; pero de estos dos cuerpos uno solo es real, el otro no es más que la apariencia; se
puede decir que el primero tiene la vida orgánica, y que el segundo tiene la vida del alma; al
despertar, los dos cuerpos se reúnen y la vida del alma entra en el cuerpo material. No parece
posible, al menos no tenemos nosotros ejemplo, y la razón parece demostrarlo, que en el estado
de separación, los dos cuerpos puedan gozar simultáneamente y al mismo grado de la vida
activa e inteligente. Se deduce, además, de lo que acabamos de decir, que el cuerpo real no
podría morir mientras que el cuerpo aparente quedase visible; la aproximación de la muerte
llamaría siempre al Espíritu al cuerpo, aunque sólo fuese por un instante. Resulta, igualmente,
que no podría darse la muerte al cuerpo aparente, porque no es orgánico ni está formado de
carne y hueso; desaparecería en el mismo momento que se tratara de matarle (1).

--------------------------------------------------------------------------------

Fenómenos de Bicorporeidad

Uno de los miembros de la Sociedad nos da a conocer una carta de uno de sus amigos de
Boulogne-sur-Mer, en la cual leemos el siguiente pasaje. Esta carta data del 26 de julio de 1856.
281

«Desde que por órdenes de los Espíritus he magnetizado a mi hijo, éste se ha vuelto un médium
muy raro; por lo menos es lo que él me ha revelado en 329 estado sonambúlico, en el cual yo lo
había puesto a petición suya el 14 de mayo último, y cuatro o cinco veces después.

«Para mí está fuera de duda que, despierto, mi hijo conversa libremente con los Espíritus que
desea, por intermedio de su guía, que él llama familiarmente de amigo; que a voluntad él se
transporta en Espíritu adonde quiere, y voy a citaros un hecho del cual tengo pruebas escritas en
mis manos.

«Hace hoy exactamente un mes, estábamos los dos en el comedor. Yo leía el curso de
Magnetismo 282 del Sr. Du Potet, cuando mi hijo tomó el libro y lo hojeó; al llegar a un cierto
trecho, su guía le dijo al oído: Lee esto. Era la historia de un doctor de América, cuyo Espíritu
había visitado a un amigo a 15 ó 20 leguas de allí, mientras dormía. Después de haberlo leído, mi
hijo dijo: Me gustaría hacer un pequeño viaje semejante. –¡Pues bien! ¿Adónde quieres ir? –le
dijo su guía. –A Londres, respondió mi hijo, a ver a mis amigos, y nombró a aquellos que deseaba
visitar.

«Mañana es domingo, fue la respuesta; no estás obligado a levantarte temprano para trabajar.
Dormirás a las ocho e irás a viajar a Londres hasta las ocho y media. El próximo viernes recibirás
una carta de tus amigos que te harán reproches por haberte quedado tan poco tiempo con ellos.

«Efectivamente, al día siguiente por la mañana, a la hora indicada, se durmió con un sueño muy
pesado; a las ocho y media lo desperté: él no se acordaba de nada; por mi parte, no dije una
palabra, esperando el resultado.

«El viernes siguiente yo trabajaba en una de mis máquinas y, como de hábito, fumaba, después
de almorzar; al observar el humo de la pipa, mi hijo me dijo: ¡Mira! Hay una carta en el humo. –
¿Cómo ves una carta en el humo? –Tú vas a verla, respondió, porque he aquí al cartero que la
trae. Efectivamente, el cartero venía a entregar una carta de Londres, en la cual los amigos de mi
hijo le reprochaban por haber pasado con ellos solamente algunos momentos el domingo
anterior, de las ocho a las ocho y media, relatando una multitud de detalles que sería demasiado
largo repetir aquí, entre los cuales el hecho singular de haber comido con ellos. Tengo la carta –
como os lo he dicho– que prueba que no he inventado nada.»283

Después de haber sido contado el caso anterior, uno de los asistentes dijo que la Historia relata
varios hechos semejantes. Citó a san Alfonso de Ligorio, que fue canonizado antes del tiempo
requerido,284 por haberse mostrado simultáneamente en dos lugares diferentes, lo que fue
considerado un milagro.

San Antonio de Padua se encontraba en España, y en el momento en que predicaba, su padre


(en Padua) marchaba al suplicio, acusado de asesinato. En ese momento san Antonio aparece,
demuestra la inocencia de su padre, y da a conocer al330 verdadero criminal, que más tarde
sufrió su castigo. Fue constatado que san Antonio estaba en ese mismo momento en España.

Al haber sido evocado san Alfonso de Ligorio,285 le hemos dirigido las siguientes preguntas:

1. ¿Es real el hecho por el cual habéis sido canonizado?

–Resp. Sí.

2. ¿Es excepcional este fenómeno?


–Resp. No; puede presentarse en todos los individuos desmaterializados.

3. ¿Era ése un justo motivo para canonizaros?

–Resp. Sí, ya que por mi virtud me había elevado hacia Dios; sin esto no hubiese podido
transportarme a dos lugares al mismo tiempo.

4. ¿Merecerían ser canonizados todos los individuos en los cuales este fenómeno se presenta?

–Resp. No, porque todos no son igualmente virtuosos.

5. ¿Podríais darnos la explicación de este fenómeno?

–Resp. Sí; el hombre, cuando por su virtud se ha desmaterializado completamente y ha elevado


su alma hacia Dios, puede aparecer en dos lugares al mismo tiempo; he aquí cómo: el Espíritu
encarnado, sintiendo venir el sueño, puede pedir a Dios para transportarse a cualquier lugar. Su
Espíritu o alma –como queráis llamarlo– abandona entonces su cuerpo, seguido de una parte de
su periespíritu, y deja la materia inmunda en un estado parecido al de la muerte. Digo parecido
al de la muerte, porque ha quedado en el cuerpo un lazo que une el periespíritu y el alma a la
materia física, y este lazo no puede ser definido. Por lo tanto, el cuerpo aparece en el lugar
deseado. Creo que es todo lo que deseáis saber.

6. Esto no nos da la explicación de la visibilidad y de la tangibilidad del periespíritu.

–Resp. Al encontrarse el Espíritu desprendido de la materia, según su grado de elevación, puede


hacer tangible la materia.

7. Sin embargo, ciertas apariciones tangibles de manos y de otras partes del cuerpo pertenecen
evidentemente a los Espíritus de un orden inferior.

–Resp. Son los Espíritus superiores que se sirven de Espíritus inferiores para probar la cuestión.
8. ¿Es indispensable el sueño del cuerpo para que el Espíritu aparezca en otros lugares?

–Resp. El alma puede dividirse 286 cuando se siente trasladada a un lugar diferente de aquel en
que se encuentra el cuerpo.

9. ¿Qué le sucedería a un hombre que está inmerso en el sueño, mientras que su Espíritu
aparece en otra parte, si él fuese despertado súbitamente?

–Resp. Esto no sucedería, porque si alguien tuviera la intención de despertarlo, el Espíritu


volvería al cuerpo y habría de prever la intención, puesto que el Espíritu lee el pensamiento.
Tácito relata un hecho análogo: 331

Durante los meses que Vespasiano pasó en Alejandría para esperar el retorno periódico de los
vientos de verano y de la estación en que el mar se vuelve seguro, sucedieron varios prodigios, a
través de los cuales se manifestó el favor del cielo y el interés que los dioses parecían tener por
este príncipe...287

Estos prodigios aumentaron en Vespasiano el deseo de visitar la sagrada morada del dios para
consultarlo sobre asuntos del imperio. Ordenó que el templo fuese cerrado para todos:
habiendo allí entrado, y totalmente atento a lo que iba a pronunciar el oráculo, percibió detrás
de él a uno de los principales egipcios, llamado Basílides, que sabía que estaba enfermo a
muchas jornadas de Alejandría. Se informó con los sacerdotes si Basílides había venido ese día al
templo; se informó con los transeúntes si lo habían visto en la ciudad; en fin, envió hombres a
caballo y se aseguró que en ese mismo momento él estaba a ochenta millas de distancia.
Entonces, no dudó más de que la visión había sido sobrenatural, y el nombre de Basílides le
sirvió de oráculo.288 (TÁCITO. Historias, libro IV, caps. 81 y 82. Traducción de Burnouf.)

Después de que esta comunicación nos fue dada, varios hechos del mismo género –cuya fuente
es auténtica– nos han sido contados, y entre ellos están los más recientes,289 que por así decirlo
han tenido lugar en nuestro medio, y que se presentaron en las circunstancias más singulares.
Las explicaciones a las que dieron lugar amplían singularmente el campo de las observaciones
psicológicas.

La cuestión de los hombres dobles, relegada antiguamente a los cuentos fantásticos, parece así
tener un fondo de verdad. Próximamente volveremos sobre el tema.290

281 Con el título Un viaje periespiritual, Gabriel Delanne (París, Francia, 23/03/1857 – Ídem,
15/02/1926) transcribe literalmente este primer caso de la RE dic. 1858–IV: Fenómenos de
Bicorporeidad, pág. 328, en su libro El Alma es Inmortal [128], y lo hace seguir del detallado
relato de Bicorporeidad de san Alfonso de Ligorio, en art. homónimo (cap. IV de la 1ª parte), con
base en documentos oficiales de la Iglesia. [V. tb. N. del T. 284.] (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de
Bicorporeidad, pág. 328.) LXVIII

282 Se refiere al Traité du magnétisme en douze leçons (Tratado de Magnetismo en doce


lecciones) del barón Jules-Denis Du Potet de Sennevoy (La Chappele [Yonne], Francia, 1796 –
París, 1881), libro que Allan Kardec coloca en su Catálogo Razonado [114 p], en la sección
Magnetismo (3ª parte: Obras realizadas fuera del Espiritismo, subdivididas en Filosofía e
Historia, Novelas, Teatro, Ciencias y Magnetismo). Por otra parte, al realizar una profesión de fe,
Allan Kardec cita al barón Du Potet [cf. N. del T. 110], entre otros, en la RE mar. 1858–VIII: El
Magnetismo y el Espiritismo, pág. 92. (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de Bicorporeidad, pág. 329.)

283 Este interesante caso del joven de Londres será recordado por Allan Kardec en la RE feb.
1859–II: Los agéneres, págs. 39-41 (en la respuesta a la preg. Nº 5 y en el comentario final de
Kardec, después de la resp. 16), remitiendo el Codificador para consultar este art. de la Revue
Spirite. Por otro lado, en la RE ago. 1859–VI a: Boletín de la Sociedad Parisiense de Estudios
Espíritas – Viernes 1º de julio de 1859: sesión particular, pág. 221, dicho joven de Boulogne-sur-
Mer es designado en el acta de la Sociedad con la inicial W... hijo, en la sección Comunicaciones.
(RE dic. 1858–IV: Fenómenos de Bicorporeidad, pág. 329.)

284 Escribe el gran investigador espiritista César Lombroso (Verona, Italia, 06/11/1835 – Turín,
19/10/1909), en la 2ª parte de su notable Ricerche sui fenomeni ipinotici e spiritici (Los
fenómenos de Hipnotismo y Espiritismo), cap. XI: Dobles [131]: «En el proceso de beatificación
de Alfonso de Ligorio, se lee que aquel buen siervo de Dios fue al Vaticano para asistir
milagrosamente al papa Clemente XIV en sus últimos momentos, mientras su cuerpo estaba
inmóvil en su sillón, en Arienzo, absorto en éxtasis, del que no salió hasta veinticuatro horas
después, o sea, en el preciso momento en que expiraba el pontífice: siete de la mañana del 22
de septiembre de 1774. Fueron tantos los testigos del suceso, que determinaron la canonización
de Alfonso antes del tiempo prefijado». (Citación del libro: Storia dello Spiritismo [Historia del
Espiritismo], de Cesare Baudi Di Vesme, Turín, 1896, vol. II, páginas 139 y siguientes.) [Cf. tb. las
N. del T. 183, 104, 148, 168 y 170.] (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de Bicorporeidad, pág. 330.)

285 Posteriormente, en 1861, Kardec va a transcribir de una forma más sintética esta evocación,
en la 2ª parte de El Libro de los Médiums [26], cap. VII: Bicorporeidad y transfiguración –
Hombres dobles: san Alfonso de Ligorio y san Antonio de Padua, ítem 119, comentando –entre
otros asuntos– la Bicorporeidad de san Antonio de Padua. San Alfonso María de Ligorio
(Marianella, Italia, 1696 – Nocera, 1787) fue beatificado en el año 1816 y canonizado en 1839.
San Antonio de Padua (Lisboa, Portugal, 1195 – Padua, Italia, 1231), conocido tb. con el nombre
de san Antonio de Lisboa, fue un gran religioso franciscano. (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de
Bicorporeidad, pág. 330.)

286 En Le Livre des Médiums [16 a], en el citado ítem 119, cuestión Nº 3, el insigne Codificador
realiza una esclarecedora Nota a la resp. de esta preg., que traducimos directamente del original
francés: «En el sentido literal de la palabra, el alma no se divide: irradia en diferentes
direcciones, y puede así manifestarse en varios puntos sin dividirse; lo mismo sucede con una luz
que puede reflejarse simultáneamente en varios espejos». (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de
Bicorporeidad, pág. 330.)

287 Ver la 2ª parte de El Libro de los Médiums [27], cap. VII: Bicorporeidad y transfiguración –
Vespasiano, ítem 120. (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de Bicorporeidad, pág. 331.)

288 Trátase de Basílides, uno de los principales personajes entre los egipcios, contemporáneo de
Vespasiano (Reate [Lacio, hoy Italia], c. 17/11/09 después de J.C. – Cutilia, 24/07/79), emperador
romano desde el año 69 hasta su muerte. No confundir con Basílides de Antioquía (120 d. J.C. –
161), filósofo que vivió en Alejandría y que era gnóstico, estoico y defensor del platonismo. El
templo al que se refiere el texto [§ 2º de la pág. 331] del historiador Tácito –citado por Kardec–
es el Templo de Serapis, divinidad egipcia, cuyo culto fue introducido en Grecia y en Roma.
Poseía todas las atribuciones de Zeus, y se lo confunde con Esculapio, pues libraba a los hombres
de sus dolencias por medio de los oráculos.

Con referencia al historiador romano Publio Cornelius Tácito (55 d. J.C. – 120) –uno de los
mayores historiadores de todos los tiempos–, fue designado cuestor por el propio Vespasiano, y
uno de los hijos de éste, Domiciano (emperador romano que sucedió a su hermano Tito en el
año 81) lo nombró pretor en el año 88. Al parecer, en esa época Tácito administró una provincia
de la Galia. En sus Historias (106-109), Tácito aborda el verdadero género histórico; estudia el
período que va de la muerte de Nerón (año 68) a la de Domiciano (96). Los Anales (115-117)
tratan del período anterior al de las Historias. Comprenden desde la muerte de Augusto (año 14
d. J.C.) hasta la de Nerón.

Con respecto al traductor de Historias, de Tácito (en 6 volúmenes, 1827-1833), se trata del
renombrado profesor francés Jean-Louis Burnouf (1775–1844), padre del orientalista y también
traductor Eugène Burnouf (París, Francia, 08/04/1801 – Ídem, 28/05/1852), habiéndose este
último consagrado al estudio de la lengua y de la literatura hindú y persa –entonces mal
conocidas–, encontrando la clave para la lectura del zend, lengua de los antiguos libros sagrados
persas. Éste tradujo del sánscrito al francés el Bhagavala Purdna ou histoire poétique de Krichna
[Bhagavata Purana o historia poética de Krishna], poemas hindúes del siglo XIII antes de J.C.,
sobre Krishna y LXIX sus reencarnaciones, traducción (1840-1847) que publicó en París en tres
volúmenes. Por veinte años Eugène Burnouf fue miembro de la Academia de las Inscripciones y
profesor de Sánscrito en el Collège de France [Colegio de Francia]. Eugène escribió en 1844 la
obra: Introduction à l’histoire du Bouddhisme indien [Introducción a la historia del Budismo
hindú]. Cf. al respecto la Notice sur les travaux de M. Eugène Burnouf [Reseña de los trabajos del
Sr. Eugène Burnouf], de Barthélémy Saint-Hilaire, incluida en la 2ª edición de Introduction à
l’histoire du Bouddhisme indien (París, Maisonneuve, 1876, pág. IX). Por otro lado, sobre el
político, periodista y profesor del Instituto de Francia, Saint-Hilaire (París, Francia, 19/08/1805 –
Ídem, 24/11/1895), v. el Catálogo Razonado, de Allan Kardec, en donde constan dos obras de
Barthélémy: Le Bouddha et sa religion [1860; El Buda y su religión] [114 k] y Mahomet et le
Coran [1866; Mahoma y el Corán] [114 l], siendo que este último libro es citado en una Nota de
Allan Kardec en la RE ago. 1866–I +: Mahoma y el Islamismo – Primer artículo, pág. 225, texto
que continúa en la RE nov. 1866–I +: Mahoma y el Islamismo – Segundo artículo, pág. 321.
Finalmente, tener a bien no confundir Eugène Burnouf con su primo Émile-Louis Burnouf
(Valognes, Francia, 1821 – París, 1907), que tb. era orientalista francés, siendo éste Director de la
escuela de Atenas y autor de obras de Filología, Historia y Arqueología, como Diccionario clásico
sánscrito-francés (1863); Historia de la literatura griega; Estudio de mitología comparada (1872),
etc. (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de Bicorporeidad, pág. 331.)

289 RE ene. 1859–III: El Duende de Bayonne, pág. 11. (RE dic. 1858–IV: Fenómenos de
Bicorporeidad, pág. 331.)

290 En una Nota de Kardec al final del ítem 121 de El Libro de los Médiums (cap. VII de la 2ª
parte: Bicorporeidad y transfiguración), dentro del subtítulo Vespasiano, el Codificador cita una
amplia bibliografía de la Revue Spirite sobre el tema en cuestión, que traducimos al castellano,
agregando entre corchetes el Nº de la pág. de cada art.: «Ver la Revista Espírita de enero de
1859: El Duende de Bayonne [pág. 11]; febrero de 1859: Los agéneres [pág. 36] y Mi amigo
Hermann [pág. 41]; mayo de 1859: El lazo entre el Espíritu y el cuerpo [pág. 127]; noviembre de
1859: El alma errante [pág. 300]; enero de 1860: De un lado el Espíritu, de otro el cuerpo [pág.
11]; marzo de 1860: Estudios sobre el Espíritu de los encarnados: El Dr. Vignal [pág. 81] y la Srta.
Indermuhle [pág. 88]; abril de 1860: El fabricante de San Petersburgo [pág. 115] y Aparición
tangible [pág. 117]; noviembre de 1860: Historia de María de Ágreda [Fenómeno de
Bicorporeidad, pág. 356], y julio de 1861: Una aparición providencial [pág. 199]». (RE dic. 1858–
IV: Fenómenos de Bicorporeidad, pág. 331.)

--------------------------------------------------------------------------------

Veamos también la Forma y Ubicuicidad de los Espíritus según lo presenta la codificación en El


Libro de Los Espíritus.

III.- Forma y ubicuidad de los Espíritus

88.¿Tienen los Espíritus una forma determinada, limitada y constante?

- Para vuestros ojos, no, pero sí para los nuestros. Esa forma es, si así lo queréis, una llama, un
fulgor o una chispa etérea.

88 a. Esa llama o chispa ¿posee un color determinado?

- Para vosotros, varía de lo oscuro hasta el brillo del rubí, según sea el Espíritu más o menos
puro.De ordinario se representa a los genios con una llama o una estrella en la frente. Es esta
una alegoría que recuerda la naturaleza esencial de los Espíritus. Se la sitúa en lo alto de la
cabeza, debido a que allí se halla la sede de la inteligencia.

88 a. Esa llama o chispa ¿posee un color determinado?

- Para vosotros, varía de lo oscuro hasta el brillo del rubí, según sea el Espíritu más o menos
puro.

De ordinario se representa a los genios con una llama o una estrella en la frente. Es esta una
alegoría que recuerda la naturaleza esencial de los Espíritus. Se la sitúa en lo alto de la cabeza,
debido a que allí se halla la sede de la inteligencia.

89. Los Espíritus ¿ponen cierto tiempo en franquear el espacio?

- Sí, pero son tan veloces como el pensamiento.

89 a. El pensamiento ¿no es el alma misma que se transporta?

- Cuando el pensamiento se halla en un lugar, allí está también el alma, puesto que es esta
última la que piensa. El pensamiento es un atributo.

89 a. El pensamiento ¿no es el alma misma que se transporta?

- Cuando el pensamiento se halla en un lugar, allí está también el alma, puesto que es esta
última la que piensa. El pensamiento es un atributo.

90. El Espíritu que se desplaza de un sitio a otro ¿tiene conciencia de la distancia que recorre y
de los espacios que atraviesa o, por el contrario, es transportado de súbito al lugar dónde quiere
ir?

- Lo uno y lo otro. El Espíritu puede muy bien, si así lo desea, darse cuenta de la distancia que
recorre, pero tal distancia puede asimismo borrársele por completo. Depende de su voluntad, y
también, de su naturaleza más o menos depurada.
91. ¿Es la materia un obstáculo para los Espíritus?

- No, pues lo penetran todo: aire, tierra, aguas, el fuego mismo les son igualmente accesibles.

92. ¿Poseen los Espíritus el don de la ubicuidad? En otras palabras, un mismo Espíritu ¿puede
dividirse o estar en varios puntos a la vez?

- No puede haber división de un mismo Espíritu. Pero, cada uno de ellos constituye un centro
que irradia hacia diferentes lados, de ahí que parezca estar en varios lugares al mismo tiempo. El
Sol, como ves, es sólo un y, sin embargo, irradia a todo su alrededor, enviando muy lejos sus
rayos, no obstante lo cual no se divide.

92 a. ¿Todos los Espíritus irradian con igual potencia?

- Muy lejos de ello: su potencia de irradiación depende de su grado de pureza.

Cada Espíritu es una unidad indivisible, pero cada uno de ellos puede extender su pensamiento a
lugares diversos sin por eso dividirse. Sólo en este sentido debe entenderse el don de ubicuidad
que a los Espíritus se atribuye. Tal como un destello que proyecta a la distancia su fulgor y puede
ser percibido desde todos los puntos del horizonte. Y tal como un hombre que, sin cambiar de
sitio ni dividirse, puede transmitir órdenes, señales y movimientos a diferentes puntos.

--------------------------------------------------------------------------------

El término utilizado por la ciencia y las Filosofias metafisicas para referirse a la Bicorporeidad hoy
es:
Experiencia extra corporal

De Wikipedia, la enciclopedia libre

La experiencia extra corporal es la sensación de estar flotando fuera del cuerpo

En algunos casos, el sujeto puede experimentar la autoscopia (posibilidad de ver el propio


cuerpo, desde el punto de vista de un observador externo).

Sinónimos

La experiencia extra corporal también se puede denominar:

desdoblamiento astral

desdoblamiento corporal

experiencia ecsomática

experiencia extracorpórea

OBE (out-of-body experience: ‘experiencia fuera del cuerpo’).

proyección astral

Primera mención

El término fue introducido en 1943 por George NM Tyrrell en su libro Apariciones,[1] y adoptado
por algunos investigadores como Celia Green[2] y Robert Monroe[3] como concepto alternativo
libre de prejuicios acerca de esta creencia, sin centrarse en etiquetas tales como «proyección
astral», «viaje del alma» o «senda espiritual». Aunque el término pragmáticamente se distancia
de conceptos problemáticos desde el punto de vista científico (como alma o espíritu), los
científicos todavía saben muy poco sobre el fenómeno de las experiencias extracorporales.[4]

Algunos investigadores recrearon experiencias extracorpóreas en estudios de laboratorio


mediante la estimulación de ciertas partes del cerebro humano.[5]
Según Susan Blackmore, una de cada diez personas ha experimentado una o más veces, una
experiencia fuera del cuerpo a lo largo de su vida.[6]

Las EFC son a menudo parte de las experiencias cercanas a la muerte. Los que experimentan EFC
a veces afirman haber descubierto detalles, que eran desconocidos para ellos antes de la
experiencia.[7]

En algunos casos el fenómeno parece ocurrir de manera espontánea, en otros se asocia con un
trauma físico o mental, circunstancias de peligro que crean estrés intenso, deshidratación,
estados de coma, experiencias cercanas a la muerte, estados de ensoñación, sueño profundo,
cansancio extremo, privación sensorial, sobrecarga sensorial, uso de drogas psicodélicas,
psicotrópicas, disociativas y enteógenas. Se han desarrollado muchas técnicas orientadas a
inducir la experiencia de forma deliberada, como la visualización, estados de relajación y
meditación.[8]

Recientes estudios (2007) han demostrado que experiencias similares a las EFC pueden ser
inducidas mediante la estimulación eléctrica del cerebro (en particular la unión
temporoparietal). Algunos de los que experimentan EFC afirman que las experiencias han sido
producidas por su propia voluntad, mientras que otras informan que se han visto súbitamente
expulsados fuera de sus cuerpos (generalmente precedido por una sensación de parálisis). En
otros casos, fueron conscientes de estar fuera del cuerpo después de los hechos cuando los
experimentadores observaron su propio cuerpo físico casi por accidente.[9]

Algunos neurólogos han sospechado que el evento se desencadena por una falta de coincidencia
entre las señales visuales y táctiles. Para ello se utilizó una recreación de realidad virtual para
simular una EFC. El sujeto miraba a través de gafas y veía a su propio cuerpo proyectado por
delante, ya que parece que un observador en reposo estuviera detrás de él. El experimentador
entonces tocaba al sujeto al mismo tiempo con una varilla, y la sensación que describían eran
que la imagen virtual era la que experimentaba la sensación táctil.[10] [11]

El experimento creó la ilusión de estar por detrás y fuera del propio cuerpo. Sin embargo, los
críticos y el propio experimentador tuvieron en cuenta que el estudio no llegó a replicar en toda
regla todas las características de las experiencias fuera del cuerpo.[12]
Tipos de EFC

Espontáneas

Durante o cerca del sueño

Artículo principal: Parálisis del sueño.

Son aquellas experiencias fuera del cuerpo que se experimentan cerca del estado de ensoñación,
antes o después, asociadas a veces a sueños lúcidos, aunque otros tipos de experiencias
inmediatas y espontáneas también se informan. Un gran porcentaje de estos casos se refieren a
situaciones en que el sueño no era particularmente profundo (debido a una enfermedad, ruidos
de otras habitaciones, estrés emocional, sueño irregular con frecuentes despertares, etc.). En la
mayoría de estos casos, los sujetos luego adquirían la conciencia de haber despertado del sueño
y cerca de la mitad de ellos experimentaron parálisis del sueño.[9]

Experiencias cercanas a la muerte

Las experiencias cercanas a la muerte (ECM) son otra forma de experimentar una EFC. Algunos
sujetos afirman haber tenido una EFC en momentos de graves traumas físicos, como
ahogamientos, accidentes o cirugías.[cita requerida]

Otras

En el mismo sentido que las ECM, realizar grandes esfuerzos físicos, durante actividades como la
escalada a gran altitud o maratones, puede inducir experiencias fuera del cuerpo. Pueden
experimentar bilocación, experimentando al mismo tiempo puntos de referencia visual desde la
tierra y desde el aire.[13]

Inducidas

Las experiencias extra corporales pueden ser provocadas premeditadamente a través de


numerosas técnicas,[14] [15] [16] [17] [18] ejemplos de los cuales están ampliamente
disponibles en muchos libros de divulgación sobre el tema.

Inducción mental
Quedarse dormido físicamente, sin perder la vigilia. "Mente despierta, cuerpo dormido"[19]
describe el estado ampliamente sugerido como una de las causas que pueden provocar una EFC,
ya sean voluntarias o espontáneas. Thomas Edison utilizaba este estado para resolver problemas
mientras trabajaba en sus inventos. Apoyaba un dolar de plata sobre su cabeza mientras estaba
sentado con un cubo de metal en una silla. A medida que quedaba dormido, la moneda caía
estrepitosamente en el cubo, restaurando su estado de alerta.[20]

El pionero de las EFC Sylvan Muldoon utilizaba un método más simple, manteniendo el
antebrazo en posición vertical en la cama como el objeto que cae.[16] Salvador Dalí usaba otro
método similar, denominado método paranoico-crítico, para obtener las extrañas visiones que
inspiraron sus obras.

Deambular deliberadamente entre estados intermedios de sueño y vigilia puede provocar


también episodios espontáneos de trance en el inicio del sueño, que son en última instancia muy
útiles para inducir una EFC.[21] [22] [23]

Al aproximarse a estados próximos al sueño mediante métodos sofrológicos, llega un momento


en que se siente que uno «se desliza» sin perder la vigilia. Este deslizamiento se informa como
una necesidad de salir del cuerpo físico. Algunos consideran que la relajación progresiva es una
forma pasiva de privación sensorial.

Despertar mental, pero no físico. Esta técnica se logra a través de la práctica de los sueños
lúcidos. Una vez dentro de un sueño lúcido, el soñador o bien orienta la temática y transcurso
del sueño en una dirección voluntaria, o una súbita EFC destierra por completo las imágenes del
sueño accediendo de este modo al estado subyacente de la parálisis del sueño, ideal para
provocar la separación del cuerpo.

Trance profundo, meditación y visualización. A través de varios tipos de visualizaciones, como


imaginar que se sube por una cuerda para «salir» de su cuerpo, flotando fuera de su cuerpo,
recibiendo el disparo de un cañón, y otros enfoques similares. Esta técnica se considera difícil de
usar para personas que no pueden relajarse adecuadamente. Un ejemplo es la popular técnica
«cuerpo de luz» de la Orden Hermética del Alba Dorada.[24]

Inducción mecánica

Sincronización de ondas cerebrales a través estimulación audivisual. Las ondas binaurales se


pueden utilizar para inducir frecuencias específicas de ondas cerebrales,[25] sobre todo las
relacionadas con los estados de sueño/vigilia. Según el Instituto Monroe, la inducción con ondas
binaurales de 4 hercios se mostró efectiva para inducir EFC,[26] y algunos autores consideran
que estas ondas son eficaces para iniciar una EFC cuando se utilizan combinadas con otras
técnicas.[27] [28]

Asimismo, son eficaces técnicas como la introducción simultánea de frecuencias beta asociadas
a estados de vigilia (detectables en el cerebro de individuos normales y relajados despiertos).
Otra tecnología popular utiliza pulsos de ondas sinusoidales para obtener resultados similares, y
los tambores que acompañan las ceremonias religiosas de los nativos americanos también se
cree que provocan estados de mayor receptividad para el acceso a estados modificados de
consciencia.[cita requerida]

Estimulación magnética del cerebro, como en el "casco de Dios", desarrollado por Michael
Persinger.[cita requerida]

Estimulación eléctrica del cerebro, en particular la unión temporoparietal (Véase el estudio de


Blanke más abajo).

Privación sensorial. Este enfoque tiene como objetivo fomentar la desorientación intensa por la
eliminación de referencias espacio-temporales. Los tanques de flotación o estimulación con
ruido rosa a través de auriculares a menudo se emplean para este fin.[cita requerida]

Sobrecarga sensorial, lo contrario de la privación sensorial. Se puede sacudir al sujeto, por


ejemplo, durante mucho en un diseño especial de cuna, o someterlo a fuentes de luz como
forma de tortura, para hacer que el cerebro desconecte de toda la información sensorial. Ambas
condiciones tienden a causar confusión y desorientación, que a menudo permiten al sujeto
experimentar vívidas y etéreas experiencias fuera del cuerpo. Esto tiende a ocurrir cuando el
sujeto cree que está en una posición determinada, mientras que su cuerpo real o bien se mecía
en una cuna de forma activa, o estaba acostado. La conciencia de repente se transfiere al cuerpo
mental.[cita requerida]

Inducción química

Las EFC inducida mediante el uso de drogas se suele considerar como alucinaciones (es decir,
puramente subjetivas), incluso por aquellos que consideran por lo general el fenómeno como
objetivo. Hay varios tipos de medicamentos que pueden iniciar una EFC, sobre todo drogas
disociativas alucinógenas como la ketamina, el dextrometorfano (DXM o DM), y la fenciclidina
(PCP). También se han relatado experiencias extracorpóreas bajo la influencia de drogas
psicodélicas como la dimetiltriptamina (DMT), que contiene la ayahuasca. La salvia divinorum se
conoce también por producir síntomas como salir de su cuerpo y "viajar" a muchos lugares a la
vez. Muchos psiconautas también afirman que sienten como si su alma saliera del cuerpo.

La metanfetamina también se conoce como promotora de EFC, no en sí misma, sino por la falta
de sueño. Hay registro de experiencias donde la persona siente que hablan por encima y por
detrás de ella y, estando bajo la influencia de la droga, no tiene ni idea de lo que está
sucediendo.

El nootrópico galantamina puede aumentar las probabilidades de éxito cuando se utiliza junto
técnicas inductorias de sueño lúcido.[29] [30] [31]

Fenomenología
Percepciones del medio ambiente

Robert Monroe clasifica las EFC en 2 tipos, «locales 1» y «locales 2»:[cita requerida]

Locales 1: el medio ambiente es en gran medida coincidente y consistente con la realidad; otras
etiquetas comúnmente utilizadas para describir este tipo de EFC son proyecciones etéricas,
etéreas o RTZ (Zona en Tiempo Real). La aparición de una experiencia de este tipo puede ser
aterradora, con intensas sensaciones fisiológicas, como cosquilleo eléctrico, vibraciones del
cuerpo completo y taquicardias. La confusión mental es común en las experiencias espontáneas
locales 1; la persona puede creer que ha despertado o que ha muerto, y el pánico puede ser
causado por la constatación de que los propios miembros del cuerpo parecen estar penetrando
en otros objetos.

Locales 2: son menos abiertamente físicas en su naturaleza y se solapan subjetivamente con


sueños lúcidos. El sujeto se haya inmerso en mundos irreales, formas modificadas de la realidad
y con características físicamente imposibles o inconsistentes. Los colores brillantes y vivos son
una característica común de esta forma.

Progresión

En las encuestas, el 85 % de los encuestados relatan oír ruidos fuertes, conocido como síndrome
de la cabeza explosiva, durante el inicio de la EFC.[32] [33]

Un esquema de EFC clásico se desarrolla a través de varias etapas perceptualmente distintas.[34]


[35]

fase de espera: la interacción consciente con el medio ambiente físico cesa; la atención está en
otra parte, con los estímulos sensoriales desactivados; el cuerpo está en modo piloto
automático; el estado de sueño es un ejemplo de esta etapa.

fase cataléptica: con ausencia de la capacidad de realizar movimientos voluntarios, típica de la


parálisis del sueño.[36]

Aparece de manera repentina percepciones alternativas tales como intensas vibraciones, ruidos
y visión con los párpados cerrados.[37]

etapa de separación: con esfuerzo, la perspectiva de percepción varía en relación a la ubicación


del cuerpo físico; caracterizada por una intensa sensación, el resistirse a la salida del cuerpo
puede impidir la progresión.[38] [39]

etapa de libre circulación: más allá de un radio determinado, el movimiento se hace sin
obstáculos,[40] con un control cada vez mayor; la claridad visual y mental puede variar
enormemente, desde apenas funcional a excepcional.

etapa de reingreso: aparece la necesidad de volver, dando lugar a la revocación voluntaria o


involuntaria, que es extremadamente rápida y súbita; también puede ocurrir una transición a la
vigilia o al sueño.

Fin de las percepciones

Las EFC pueden estar seguidas por otras experiencias que son relatadas tan reales como las
sensaciones propias de las EFC. Alternativamente, el sujeto puede desvanecerse en un estado de
ensoñación, o pueden despertar por completo. Las EFC a veces terminan bruscamente debido a
una sensación de miedo por pensar que están yendo "demasiado lejos" fuera del cuerpo.
Muchos terminan con una sensación repentina de "chasquido" y, a veces un "tirón" que les
empuja de nuevo hacia sus cuerpos, y algunos afirman que incluso sienten algo parecido a ser
succionados. La mayoría describe el final de la experiencia diciendo: "entonces me desperté".
Sin embargo, algunos informan que vuelven al cuerpo físico plenamente conscientes. La
transición desde el "cuerpo astral" hacia el cuerpo físico ha sido comparado con el uso de una
cámara que desenfoca lentamente un objeto distante (el cuerpo astral), mientras que vuelven a
centrarse en uno mucho más cercano (el cuerpo físico). El objeto distante es desdibujado en un
primer momento y, finalmente, desaparece por completo cuando el nuevo objeto aparece en el
enfoque.[cita requerida]

Fenomenología de las experiencias cercanas a la muerte

La fenomenología de las experiencias cercanas a la muerte (ECM) por lo general incluye otros
factores fisiológicos, psicológicos y trascendentales, más allá de los típicos que habría que
considerar en una EFC (Parnia, Waller, Yeates y Fenwick, 2001). Las experiencias cercana a la
muerte (ECM) pueden incluir impresiones subjetivas de estar fuera del cuerpo físico, visiones de
parientes fallecidos y figuras religiosas, y sentimientos de trascendencia del ego y de los límites
espacio-temporales.[41] Por lo general la experiencia incluye factores tales como: sensación de
estar muerto, sentimientos de paz y la ausencia de dolor; audición de sonidos no-físicos,
experiencias fuera del cuerpo, experiencia del túnel de luz (sensación de moverse hacia arriba o
a través de un pasadizo estrecho); encuentro con la luz, encuentro con un ser superior (Dios),
guías espirituales, o entidades similares; "revisión de la vida", y renuencia a volver a la vida.[42]

Experimentos

En experimentos controlados, algunas personas fueron capaces de inducir la experiencia de


manera ponderada, a través de visualizaciones dispuestas en un estado meditativo o en un
sueño lúcido. La ciencia sabe relativamente poco sobre el asunto por no disponer de medios
para comprobar dichas experiencias, mediante instrumentos de medición. Para la ciencia, hasta
el momento, no hay ninguna evidencia de que la sensación de experiencia extra corporal tenga
otra explicación además de una alucinación.

--------------------------------------------------------------------------------

Reflexión

He presentado este tema mencionando lo que nos indica el Libro de los Médiums con lo que nos
tiene que decir con relación a la Bicorporeidad, el tema de la Ubicuicidad del Libro de los
Espíritus, y las teorías Metafísicas con el término de la experiencia Extra Corporal, usurpando
básicamente la información que ya se había presentado por los Espíritus hace 156 años.

Los Metafísicos al no poder explicar el termino Experiencia Extra Corporal, y al no considerar a


los Espíritus como los que causan que estos fenómenos se den, lograron que este término se
clasificara como “una ilusión” por la comunidad científica. Un Espírita debe saber la diferencia
entre estos terminos Metafísicos que no es Espíritismo. A pesar de atribuirse este fenomeno
espiritual como inventado por ellos en 1943, pero ya para 1861, Allan Kardec lo había
mensionado y dado ejemplos de ello.

Nos resta a los Espiritístas el lograr continuar con nuestra educación en estos temas no
comprensible por las mentes Metafísicas de nuestro tiempo y la comunidad científica. Aunque
no hace diferencia si ellos lo creen o no. La Bicorporeidad ha existido siempre, y son los
Espiritistas del mundo que deben ser instruidos con prioridad, ya que poseen el conocimiento, la
fe y la disposición de entender este fenómeno.

Espero que la información contenida sea de algún modo fiel a lo publicado por los Espíritus de la
codificación.

Cualquier alma Encarnada que se lo proponga puede hacer que este fenómeno se pueda dar. Los
nuevos llegados al espiritismo que dicen haber tenido estos episodios en sus vidas, debemos los
Espiritistas entender que si es posible que ocurra por personas que están comenzando a
educarse en el Espiritismo, pues todo depende de la pureza espiritual de esa alma encarnada.

--------------------------------------------------------------------------------

REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN

El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

Obras Póstumas, Allan Kardec

Génesis – Allan Kardec

El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

El Libro de Los Médiums – Allan Kardec


--------------------------------------------------------------------------------

Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página

Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi


página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a
los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy
ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no
dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por
leer este blog. Frank

NOTA Importante:

Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que
publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información
de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el
atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu
espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.

Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la
información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el
crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito,
constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:

Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy
Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com

Nombre del Artículo:

Fecha Publicado:

Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.

--------------------------------------------------------------------------------

Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo
de educación espiritual: