Você está na página 1de 4

Acupuntura ,CANALES

Los canales de acupuntura representan el paso de la sangre y la relación y comunicación que


guardan los distintos órganos entre sí. Anteriormente se pensaba que eran parte de algo cósmico y
religioso, sin embargo, las investigaciones actuales demuestran que son paquetes
neurovasculares, (paquetes de nervios, arterias y venas) pues siguen estas mismas trayectorias. El
flujo de sangre y líquidos entre los órganos sigue este mismo patrón, por lo que ha quedado
demostrada su función.

Los canales reciben su nombre respecto a un órgano pues esa es la circulación sanguínea de ese
órgano, desde cómo llega a la sangre hasta como se distribuye a las distintas partes del cuerpo.
Precisamente como esta sangre es distribuida a lo largo de un paquete neurovascular, se entiende
que en esta trayectoria existen puntos con acciones específicas sobre el flujo de esta sangre, por lo
que es posible controlarlo.

La teoría sobre los meridianos en el cuerpo humano se lista en 12 puntos, que están repartidos
por todo el cuerpo, donde emerge la energía corporal. Estos doce puntos se dividen en seis de
ellos como yin y los otros seis como yang.

Los meridianos son líneas entrelazadas el nuestro cuerpo y a través de la interacción con ellos se
pueden lograr efectos concretos y calculados, generalmente relajantes o con intención de sanar
dolencias.

Todo el mundo ha nacido con este circuito de flujo energético. Incluso en el vientre materno, el
Chi de un feto fluye por su propia órbita. Después de nacer, este camino está libre y abierto, hasta
que aparece la pubertad, cuando el cuerpo siente las presiones del cambio hormonal y el
desarrollo físico, las emociones se hacen más fuertes durante la fase de la adolescencia. El estrés
es uno de los principales factores que producen los bloqueos de Chi que aparecen en los canales
del cuerpo cuando se es adulto.
El pensamiento médico chino está concentrado en el concepto de energía, todo lo que existe en la
naturaleza es energía en perpetuo movimiento y transformación. Las energías que hacen
funcionar el cuerpo humano se denominan yin y yang y comunican entre sí a todos los órganos a
través de unos canales llamados meridianos.

Cada meridiano tiene un trayecto definido en el cuerpo, que se divide en dos partes: La vía
interna, la vía externa.

La vía interna tiene su origen en un órgano, recorre internamente el cuerpo y se conecta a la ruta
externa en el punto de acupuntura.

La ruta externa finaliza en la terminal del punto de acupuntura y es conectada a otra ruta interna,
llevándola de regreso al órgano de origen, convirtiendo el trayecto total o meridiano en un circuito
cerrado.

Los meridianos circulan la energía vital de la sangre al cuerpo y nutren los tejidos para dar
funcionalidad a varias estructuras del ser, de manera que el hombre se conecte y comunique con
el cosmos. Cada meridiano goza de una ubicación específica llena de energía donde se puede
acceder desde el exterior, estas ubicaciones se llaman puntos de acupuntura y son varias; cada
punto tiene una función específica que dota al cuerpo de energía.

Los canales Yang:

Meridiano de la Vesícula Biliar (44 puntos).

Meridiano del Estómago (45 puntos).

Meridiano del Intestino Grueso (20 puntos).

Meridiano del Intestino Delgado (19 puntos).

Meridiano de la Vejiga (67 puntos).

Meridiano Triple Calefactor (23 puntos).


Los canales Yin:

Meridiano del Pulmón (11 puntos).

Meridiano del Bazo-Páncreas (21 puntos).

Meridiano del Corazón (9 puntos).

Meridiano del Riñón (27 puntos).

Meridiano del Pericardio (Circulación y sexualidad) (9 puntos).

Meridiano del Hígado (14 puntos).

Meridiano del Pulmón (P): Los especialistas emplean este meridiano cuando el paciente presenta
síntomas como problemas respiratorios (asma, bronquitis crónica, perdida de voz), o problemas
por desarreglos gástricos (diarreas o indigestión, entre otros).

Meridiano del Intestino Grueso (IG): Se emplea cuando los síntomas se presentan como
estreñimiento y cualquier tipo de problema pulmonar que pueda aquejar al paciente.

Meridiano del Estómago (E): Aquí se pueden tratar síntomas que se presentan como problemas
bucales (ulceras bucales, gingivitis, escorbutos) y males estomacales (nauseas, indigestión, cólicos)

Meridiano del Bazo-Páncreas (BP): En este meridiano se trata cuando se presentan problemas de
trastornos menstruales y cuando la digestión es insuficiente (estomago débil).

Meridiano del Corazón (C): Excelente punto a tratar para personas que presentan problemas
cardiacos de todo tipo (infartos, arritmias, taquicardia entre otros), como también problemas con
el habla.

Meridiano del Intestino Delgado (ID): En este punto se tratan problemas de hinchazón de párpado,
ya sea inferior o superior (Orzuelo), como también trastorno en los riñones, dificultad para
miccionar e infecciones urinarias.
Meridiano de la Vejiga (V): En esta zona podemos actuar sobre síntomas de problemas de
epilepsia e hiperactividad nerviosa.

Meridiano del Riñón (R): Este meridiano se relaciona con diversos problemas, desde dolores
lumbares, hasta problemas de de dolor o sequedad de la garganta. También interacciones
problemas pulmonares, y cuadros de ansiedad y depresión.

Meridiano Circulación y Sexualidad (CS): Se halla en zonas del pecho. Este punto es óptimo para
tratar la fiebre ya que la reduce, corrige problemas emocionales y de ansiedad.

Meridiano Triple Calefactor (TC): Se emplea cuando se presentan síntomas de dolencias en los
brazos, infecciones de oído y de garganta.

Meridiano de la Vesícula Biliar (VB): Para casos de migrañas y problemas de insomnio, sinusitis
aguda y crónica, así como problemas lumbares y de ciática.

Meridiano del Hígado (H): Para problemas de sensación de vértigo, corrige los ciclos desordenados
de la menstruación y también problemas respiratorios y de asma.

El médico acupunturista es alguien que estudia estos puntos y canales y que, además comprende
la enfermedad del paciente y con el uso de ellos, ayuda a reestablecer la armonía en la circulación
sanguínea del cuerpo.