Você está na página 1de 11

Matrices Progresivas

Escala Avanzada
(Sección 4)

MPAI
DISEÑO Y EMPLEO

Después del des:arrollo y \"aSto empleo de las Matrices Progresivas Escala Gene­
ral con una amplia pna de sujetos. hubo muchos requerimientos de un test capaz
de indicar en unos minub:Js si una persona es intelectualmente "torpe", "término
medio" o "bdllante-. Tambirn surgió la demanda de un test confiable para medir la
efidencia intelectual de pcnonas con una capacidad intelectual supedor al prome­
dio y que diferenciara cbramcnte entre individuos de una aptitud incluso superior.
Las Matrices Progresiva Escala Avan7..1da (MPA) se construyeron para satisfacer esas
dos necesidades.

Las MPA se publi-::ul ca dos cuadernos separados que presentc'1n, respectiva­


mente la Serie 1 (12 p:oNc MltU que abarcan todos los procesos intelectuales ejem­
plificados en las MPG ., b §IIBl completc'1 de dificultades), la Serie II (que com­
prende 36* problem:as ad:lwiw.aluente difíciles, destinados a discriminar entre
quienes pueden resol\'er todos o CiIIÍ todos los problemas de las MPG).

La Serie 1 puede emplc:wse para familiarizar con la naturaleza de los proble­


mas a los sluetos que van a abollLu b Sede II, y entrenarlos en el método de traba­
jo. También se la puede nrilizw;" c:aao test de 10 minutos, a fin de obtener una indi­
cación aproximada de la ap.'" dr b persona para percibir y pensar con claridad.

La Serie 1I se puede USII'" . . . . . discriminar entre personas de aptitud intelec­


tual superior de dos modm. patillIrs sin límites de tiempo, en la evaluación de la
capacidad de observacióo ., p -roto clam. o con un límite de tiempo (por lo
general 40 minutos) en b C""!h3f ióo de la eficiencia del trab~o intelectual. Los
problemas de la Serie 11 bcnca I*ca:nClCiones y argumentos similares a los de la
Serie 1, sólo que su dificult:ld a'... 8112 de modo más constante y se vuelven conside­
rablemente más complejos. F..a. .dt:u:M:los en función de la frecuencia con que se
los resuelve, de l~odo que b ,....., cid puntaje total (a diferencia de lo que ocurre
con las MPG) no depende de cw-: d..;ero haya intentado resolver todos los proble­
mas de la escala antes de cIetcBase.. Ea .. primer intento, nadie, aunque tenga una
capacidad intelectual sobrnalicnllr. ... aauelve todos en menos de 40 minutos; el
interés y la atención de los ~R lOIIiene sin aburrimiento durante más de una
hora.

Como se ha explicado en b Snxión InlTOductoria de este Manual, todas las


escalas de las Matrices Pmgn~:.siwas CIIiq ordenadas de modo tal que proporcionan
entrenamiento en el método de uaIJ;jo. a fin de reducir los efectos de la práctica y
el adiestramiento. Por lo tanlO~ b admioislr.Ición de la Serie II sin la Serie 1 reduce
la validez de los datos obtenidos..

* La edición que se usó entre 1947,!" 196! comprendía 48 problemas.

MPA3
La eficiencia intelectual depende más que la capacidad intelectual de la salud
ment.1.l y física. La familiaridad con la situación de test y la pl-áctica con el método
de trab::úo también aument.1. más la eficiencia que la capacidad. Cuanto más se
empleen los tests para seleccionar candidatos al ingreso en ocu'paciones o centros
de estudio, mayor será el incentivo para que la gente trate de conocerlos bien de
antemano. A fin de satisfacer la demanda, han aparecido agencias y publicaciones
---~~-qu~ proveen ese entrenamiento. Cuando los tests se emplean con fines de selec­
ción, quienes los aplican tienen la responsabilidad de controlar la validez de los
datos obtenidos. En la pl"áctica, si se opt.1. por la administración individual (como
corresponde cuando las decisiones afectarán las vidas futuras de los interesados)
por lo general resulta fácil detect.1.r a quienes ya tienen una amplia experiencia pre­
via con el test.

Si se considera deseable, se puede hacer conocer la Serie I a las personas


encargadas de preparar a los candidatos para un examen en el que se administrará
la Serie JI como test de eficiencia intelectual. De tal modo, a todos los fines prácti­
cos, se uniforman y neutralizan los efectos de la familiaridad y la práctica en la velo­
cidad de trab~uo de los sujetos.

Las MPA son particularmente (lliles como guía para la selección de estudiantes
o graduados que deseen seguir estudios avanzados de ciencia o técnica, pero en
cuanto también considera la importancia relaliva de otros faclores, el test propor­
ciona información Mil acerca del ritmo del progreso y sobre el éxito con que proba­
blemente se desempeñará el sujeto en sus estudios. Empleado de este modo, tam­
bién ofrece indicaciones sobre el éxito probable en ciertas ocupaciones, como por
ejemplo la programación de computadoras.

INSTRUCCIONES PARA EL USO DE LA ESCALA COMO TEST INDIVIDUAL

La Serie I indica en pocos minutos si una persona tiende a pertenecer al 10


por ciento "más torpe" de los adultos, el 80 por ciento "término medio" o al 10 por
ciento "más brillante", A tal fin, se le muestra al slueto el primer problema de la
serie. Se le explica que en el dibl~o superior (la matriz) se ha recol-tado una parte.
El psicólogo señala el espacio en blanco y después dice: "Cada una de las figuras
que se ven aquí" (indica las figuras de ab~o recorriéndolas con el dedo) "llena
bien el espacio en blanco, pero no todas tienen el diblUo correcto. Sólo una de
ellas es la que salió del diblUo de arriba. Indique cuál de ellas, si se ubicara en el
espacio de arriba, completaría adecuadamente el dibl~o en el sentido horizontal y
el sentido vertical". Desliza el dedo sobre las líneas de puntos (horizontales) y He·
nas (verticales) que hay que completar, hace una pausa, y pregunta: "¿Cuál es la
figura que salió de aquí?". Por lo general, los SlUCtos captan sin dificultad lo que se
les pide, y seilalan la figura 8. Si no sdlalan ninguna, se les pueden dar más expli­
caciones hasta que comprendan bien lo que tienen que hacer. Si eligen una figura

MPA4

errónea, se les muestra por qué es incorrecta, y se les pide que vuelvan a elegir.
Cuando el sl~jeto ha escogido bien, el psicólogo dice: "¡Sí! ¡Muy bien! Esta figura es
la única que completa correctamente el diblUo tanto horizontal como verticalmen·
te". Cuando ya est:'l satisfecho con la comprensión que la persona demuestra, pasa
al problema 2 y dice: "Ahora resuelva esto. Seiiale la figura que, si la pusiera en el
espacio del dibt~o de arriba, lo complet.'\ría correctamente en las dos direcciones.
¿Cuál es?". Por lo común no surge ninguna dificult.'\d. Si son necesarias más expli.
caciones, se vuelve al problema 1 para explicar con él cómo hay que trab~ar con el
problema 2. Esa es la única explicación que se da. Si el sujeto comete un error en
cualquier etapa del test, antes que empiece con el problema siguiente se le debe
advertir que mire cuidadosamente la matriz, que recuerde que una y sólo una de
las ocho figuras de ab:.1Ío es la totalmente correcta, y que se f~e bien que la que elige
concuerde con el dibt~o en las dos direcciones. Cuando el examinado se preocupa
por detalles nimios, se le aclara que no hay pequeñas boUDpas, que todas las figuras
están bien trazadas y que cada una de ellas es coI'Tttta o errónea (no hay solucia.
nes intermedias).

Después del primer problema, cuent., como aM"Ia:ta o errónea la primera


elección del slUeto. Las personas "torpes" u'opiezan coa di6cult.,des en los primeros
cinco problemas, y si no tienen suerte con soluciones :al azar, su punt~e tot.'\1 en la
Serie es menor de 6. Las personas de capacidad -.rrmino medio" no encuentran
dificult.'\des en los primeros cuatro problemas. CORICIaI arores en los problemas 5
a 10, y pocas veces resuelven los dos (lltimos de b. srric. Las personas "bdllantes"
captan el principio r:.ípidmnente y, con la exceJlÓÓll de algún posible error por deg.
cuido en el inicio de la serie, pocas veces fracas:m ca más de un problema.

La Serie II se administra como test de c:apx:i«bd IDC'IlW no cronometrado a


quienes captan el principio de la Serie 1 sin difiawkxks J resuelven más de la mitad
de esos problemas. Después de completar b Serie 1" a: le muestta la Serie 11 y se le
pide que anote sus soluciones en la hoja de R!SpUI'!II:IL Se le dice que los problemas
son similares a los de h\ Serie 1, sólo que hay más J que Y.II1 aumentando su dificul·
tad con más continuidad. Debe abordar por tunJO uno tr.IS otro, desde el principio
al final del cuadernillo, sin saltearse ninguno ni .otYer atrás. Dispone de todo el
tiempo que desee, se te permite trabajar con IJ'aDquiJidad y sin interrupciones y se
le pide que lo haga con const.ancia y a su prvpio ritmo para ver cuántos problemas
puede resolver. Es necesario algo de supervisión para controlar que el examinado
anote correctamente las soluciones en b hoja de respuestas. Por lo general a los
sujetos les toma más o menos una hora completar todos los problemas que pueden
resolver de la Serie 11.

MPA5

INSTRUCCIONES PARA USAR lA ESCAlA COMO TEST COLECTIVO

Materiales necesarios

Pam el examinador

1 copia de las insu'ucciones para la administración.


1 cronómeu·o.
1 ejemplar del Cuadernillo de la Sede I de las MPA.
1 ejemplar del Cuadernillo de la Sede 11 de las MPA.
1 hoja de respuestas del test.

Para cada sujeto

1 hoja de respuestas del test.


1 ejemplar del Cuadernillo de la Serie 1 de las MPA.
1 ejemplar del Cuadernillo de la Serie II de las MPA.
1 lápiz.

Instrucciones para la administración

DECIR HACER

Para este test se les dará una hoja de respuest¡\s, en la que ¡motarán sus elec­ Mostrar en a\Lo la hoja
ciones, y dos cuadernillos. En los cuadernillos no hay <fue escribir nada. de respuest.'lS.
Fijense en la hoja de respuest¡lS.

Escriban sus (1;ltos en la parle supcriOl' de la hoja. Recuerden que en esa Mostrar en alto un ejem­
hoja tienen que ¡molar todas las respuestas. En el cuadernillo verde no hay plar de la Serie I.
que escribir nada. Tomen el cuadernillo verde, pero...

No lo abmn.

Pongan la hoja de respuestas ,\1 lado del cu¡¡dernillo. Este es un test de obser­
vación y pensamiellto clam. COllSt¡\ de dos partes. La Segunda parte, la Serie
11, es la importante. 1..\ primera, la Serie 1, que es la que tienen ante ustedes,
es muy corta. Su !inalidad es enseñarles el método de trab.yo, o recordárse­
los, si }".t han visto allles otros tests de este tipo. Ahora abran el cuadernillo
verde en 1,\ primem página. Ven que aquí está el nÍlmero del problema, el Mostrar en alto la hoja
número 1, y que en la hoja de respuesUls, b,uo el ellcabezmniento de ·Serie de respuestas y sei'i¡dar la
1", hay una columna de nÍlmeros: 1, 2, 3, etcétem, hasta 12. columna 1 de la Serie 1.

La parte superior del problema 1 es un diblyO con una parte vacía, recorta­
da. Miren el diblÚo y piensen cómo debe st:r \a parle que \0 completa
correctamentt:, tanto horizollL<11 como verticalmente; [msqtlen, entre estas
ocho figuras de aquí aL"yo; cuál es la que corresponde. Sólo una de e1hlS es

MPA6
la correct.'l. L'l níunero 1 completa el diblUo en el semido vertical, pero no
en el sentido horizontal. La nÍlmero cuatro es con'eCla horizollLalmellLe,
pero no en el sentido vertical. Sclialen con el dedo la figura que es con'ecta
en los dos senlidos. La níullero 8 es la pieza correCI<I, ¿no es así? De modo
que la solución es "gft, y deben escribir el númem 8 frente al número 1,
deb:yo de ~Serie 1", en la hoja de respueslas. Hág~\Illo. Escriban el 8 frente
al 1 de la primera columna de la hoja de respuestas. No escriban nada en Los examinadores con­
el cuadernillo. trolan que eSlO se haga.

Ahora den vuelta la hoja del cuadernillo, y resuelvan por sí mismos el Dar 20 segundos.
problema 2.

Desde luego, la respuesta es 4. ¿Han anotado el 4 frente al nÍlmero 2 en la CrOl1lrolar las hojas de
primera columna de la hoja de respuestas? ¿Lo han hecho lodos? respuestas, para verificar
que todos los sujetos ha­
yan hecho la anotación
en la columna que co­
rresponde.

Verán que los problemas de esta serie pronlO se van poniendo difíciles. Sean
fáciles (7 difíciles, p¡m¡ resoh..:rb 5ic:mpn: tienen que aplicar el mismo méto­
do de trab¡tio. Esta es ulla serie de pcict.ica.. No es importante resolver todos
los problemas. Lo imporl<lIlle es cbrse cuenta de cómo se van desarrollando,
y ap~'ender el método para n:soh~ Sigan por sí mismos con el resto de
la serie.

Ahora illLerrumpan el trabajo. CicTn::-n d cu:;¡derni\lo verde y pónganlo a UI1 Dar 5 minutos.
lado, sobre el pupiu'e.

Tomen el cuaderno gris, de la Serie 11. pero no lo abran. ¿Tienen todos la


Serie II? No la abran todavía. Este es d ttnbdc:ro test, Los problemas que
vienen son como los que ¡¡c¡¡ban de ,'ft". pero aquí hay m;1S y se van volviendo
más diliciles cOllLinuamelllc. Con wdoruc::apIica d mismo método de traba­
jo. Se obsel'mn las filas hOlizonlales y x piensa cómo debe ser la figura
omitida. Se observa las columnas " ..n.ic:ala '1 x YUC:h"1: a pensar cómo debe
ser la ligura omitida; linalmente se digr b figura corrccta en los dos semi­ Mostrar en aho la hoja
dos (horizoll 1..11 y vertic¡¡I). Entonces se iInOIa d número de esa figura frente de respuestas y señalar
al número del problema en el rCC1.l3Cko de b Serie: 11 de la hoja de respues­ dónde empieza la Serie
tas. No escriban nada en el cuademillo p 11.

Tienen 40 min U tos. Recuerden que lo qw: .....u es b ex;acÜtud del traba­
jo. L'lS soluciones a med͡LS se consider.m cnuRS..AIMwdcn un fWObIema tJ"a5
otro, por turno, y mues de pasar al sig\licn~ Iijc:ux bicu si b:r.n encontrado
la figura correCl:¡ pm11 complet.'lr el dibtgo. c.b ..uWaua es m;í:s dificil que
el anterior y exige un control más cuic:bdoso.. cTKDCD :aIJIuna pregunta? Una breve pausa.

Abran sus cuadernillos en el primer problema. Empiecen ahora. Poner en marcha el cro­
nómetro. Dar 40 minu­
lOS.

Bien, ahora dejen de trab~ar, por faml". Cierren los cuadernillos, vean si han
puesto su nombre, fecha de nacimiento y sexo en la hoja de respuestas.

MPA 7
Desarrollo

Las MPA se diseiiaron originalmente en 1943 para su empleo por lasJuntas de


Guerra para la Selección de Oficiales. En 1947 se preparó una revisión para su uso
general. MienudS el test no se aplicó a una amplia gama de adultos de capacidad
intelectual superior no fue posible determinar el mejor orden para los problemas
de la escala. Esa tarea resultó posible gracias al trab~o experimental emprendido
por G. A. Foulds con la edición de 1947, junto con el análisis de ítems realizado por
A. R. Forbes y H. G. llevans sobre los protocolos entregados por organizaciones que
emplearon la edición de 1947 para la orientación vocacional y la selección ocupa­
cional. Como resultado, en la edición de 1962 se suprimieron 12 problemas que no
pesaban en la distribución del puntL~e, y se reordenaron los problemas restantes.

Análisis de ítems

A. R. Forbes realizó un análisis de los ítems de la Serie de 1947, basado en pro­


tocolos obtenidos con 2256 alumnos de las Reales FuerLas Aéreas, del Correo y
escuelas normales. El análisis de ítems empleó Curvas Características de los Items,
en concordancia con lo que ahora describiríamos como un "modelo de Rasch de 3
parámetros" (véase la Sección Introductoria de este Manual). L'ls curvas característi­
cas de las Series I y 1I aparecen en los gráficos MPA 1 Y MPA 2, respectivamente.

En e! gráfico MPA 2, los ítems aparecen numerados según su posición en la


edición de 1962. Su posición en la serie de 1947 puede identificarse en la tabla
MPA VI.

De! gráfico MPA 2 surge con claridad que al incluirse en la muestra a estudian­
tes técnicos y universitarios, todos esos 36 problemas resultaron tener un real valor
discriminativo enu'e examinados de la gama para la que se diseiiaron las Mau'ices
Progresivas Escala Avanzada. En esta serie no hay ningún ítem que nadie haya
resuelto, ni ningún ítem con e! que todos hayan fracasado.

En ningún caso los problemas se agruparon según la naturaleza del argumento


presentado. En consecuencia, hubo que reconsiderar la idea original de formar
grupos de problemas cualitativamente distintos.

El gráfico MPA 3 presenta una comparación de los porcent.:~es de respuestas


correctas para cada problema (la línea fina), y el orden en que cada problema
alcanzó el nivel del 50 por ciento de respuest.:'ls correctas mientras e! punt~e total
con la nueva serie pasaba de 1 a 36 (la línea gruesa). La fila superior de números
en la parte de arriba del gráfico indica e:l número que tenía en la edición de 1947
cada uno de los problemas conservados. La fila inferior de números indica su posi­
ción en la nueva serie de 36 problemas. La columna de cifras de la izquierda pre­

MPA8

.e
.o
d
18
.o
Ir
.e
ti­
.o

• • ., ..
Puntaje total
10 11 11

Gráfico MPA 1

y c--- c::aracte:ristk de los ítems de las MPA (Serie 1),

versión de 1947

s,
3
i-

la
la


)r

.o
lr

lS
a
II
·s
Gril'1CO MPA 2

7 Curvas CIilIdeIÍiItÍcM de los ítems de las MPA (Serie II),

i­ versión de 19&2, '-das ea datos recogidos antes de 1960

.-r*.ooo la edición de 1947

MPA9
sent.'1 el orden en que cada problema conservado cruza el nivel de 50 por ciento de
respuestas correctas. La escala de la derecha presenta la frecuencia porcentual con
que cada problema de la nueva serie fue solucionado por la población estudiada.
Los problemas 1, 2, 5, Y 6 nunca fuemn resueltos por menos del 60 por ciento de
los examinados, de modo que en el gr{úico los representa una línea discontinua. Se
verá que después del problema 6 se produce una estrecha concordancia entre el
orden en que los problemas cruzan el nivel del 50 por ciento de respuestas correc­
tas y la frecuencia porcentual con la que fueron resueltos.

Antes de decidir el Q1'den final de los 36 problemas conservados en la nueva


revisión, se construyeron dos tests pmtotipos. En uno de ellos los pmblemas se
ordenaron según lu frecuencia porcentual con la que eran resueltos. En el segundo
fueron ordenados, en la medida de lo posible, en función del argumento. Se les
pidió a seis psicólogos que udb~aran con cada serie y registraran sus introspeccio­
nes. Hubo acuerdo unánime en cuanto a que el porcent.~e tot.'11 de respuest.'lS
correctas era el mejor clitedo pald ordenar la present.'1ción. Había que hacer una o
dos excepciones a esta I·egla. El pmblema 13 (antes 19) ya ha sido mencionado
como uno de los menos s.,tisfactorios de la escala revisada. A partir del gráfico MPA
5 se pensó que eld un poco más fácil de lo que indicaba el porcent;ye de respuestas

Gráfico MPA 3

.....
--­--­
.1& . . . . .

1&"'••

lOS 36J'RQBLEMAS CONSERVADOS

1 :1 1 .. ., G 1 8 9- 1
1
~~1~:'4t2~~ 26~oZ1 t929Jl2'J~J~.~~~~~~1118Ji.l3 3941'*;414f.1.04 ~
°, L1213t4,&1611'8t92011n2J1425~12829~1323J.l4J~36·

--­.--­--­.-­
T_
,
de re.puestas correclas para cada problema
'00
. .
..
•\¡ . . . . . .

,,."
IA~ • •"

a _ _ "1A \. ""'lit,

---,­ ..
,
,
.
2
l \
"
..
4

~I
, \.
S
6
7
8
• ti
\
9
10 \
"
12 0 ••
\

,. .
13
14
15
18
\
17
'8
20
.\
21
n
23
24
2!i
'.
",

28 lO
2.1
28
29
30
31
3'2
33
34
35

MPA 10

correcto.s. Para ver si la práctica con problemas que present..ban argumentos simila­
res aumentaba realmente el porcent.~e de respuestas conectas, se decidió agrupar
los problemas 41,43 Y 42 de 1947 (30,31 Y 32 de la edición de 1962), aunque ello
significaba desplazar en una posición el antiguo problema 45. Como el problema 40
de 1947 (ahora problema 34) había sido redibujado para eliminar elementos sin
pertinencia, se decidió anteponerlo al problema 47 de 1947 (ahora problema 35).

Errores comunes

Antes de revisar la edición de 1947 era importante conocer los errores cometi­
dos con cada problema y su disu-ibución entre las ocho figuras de elección posible.
Como las MPA pretenden ser esencialmente un test del pensar claro y preciso,
incluso b~o la presión del tiempo, el principal objetivo de la comparación de los
errores era asegurar que en un ítem "psicológicamente problemático" no hubiera
ningún tipo desotientador de figura errónea, y que en las matrices que no llegaban
a ser problemáticas, nunca un sujeto eligiera la figura correcta por razones equivo­
cadas.

Se pudieron identificar cuatro tipos de errores:

(A) Soluciones incompletas.. Eran eITores debidos a que no se captaban todas las
variables determinantes de la figura correcta. En lugar de ello se elegía una
figura parcialmente correcta. que no satisfacía todos los factores. Un ejemplo
es el problema 13 de la fe\isión de 1962 cuando los sujetos eligen la figura 6
en lugar de la 2. En la tabla MPA 1 este tipo de error aparece como "Correlato
incompleto".

(B) Líneas de razonamiento arbitrarias.. L. figura elegida sugiere que el slueto ha


aplicado un principio de razonamiento cualitativamente diferente del exigido
por el problema. Es un ejemplo el problema 16 cuando los sluetos eligen la
figura 1 en lugar de la 4. Este tipo de error aparece en la tabla como "Princi­
pio erróneo".

(C) Elecciones sobredetenninadas. Estos errores suponen que no se logró discrimi­


nar ciertas cualidades ilTele\'3.Iltes de la figura elegida. y se ha elegido una figu­
I-a que combina la mayor canúdad posible de las características individuales de
la matriz a completar. Un ejemplo es el problema 7 cuando los slúetos eligen la
figura 2 en lugar de la 6. Estos errores se pueden considerar una forma de
"pensamiento hipcrinclusivo", pero como to'Ullbién los cometen personas que
sin ninguna duda no son esquizofrénicas. se los describirá como debidos a la
"Confluencia de ideas",

(D) Repeticiones. En este caso el SltietO elegía simplemente una figura idéntica a

MPA 11
una de las tres de la matriz, la inmediatamente adyacente al espacio a llenar.
Un ejemplo aparece en el problema 6 cuando los sluetos eligen la figura 7 en
lugar de la 1.

Se observó que los tipos de elecciones erróneas variaban con el aumento del
punt'Úe total. Para comparar los errores cometidos en los niveles sucesivos de capa­
cidad intelectual, la escala revisada ha sido dividida en tres partes iguales. Con los
problemas 1 a 12 inclusive, se realizó un estudio comparado de las elecciones erró­
neas en el nivel de punt,ue de 7 a 9. Con los problemas 13 a 24 inclusive, se conside­
ró el nivel de punt,~e de 17 a 19. Con los problemas 25 a 36, el nivel de punt<~e
considerado fue de 27 a 29. En la edición de 1947, esos niveles correspondían a
punt<ues de 20 ± 1, 30 ± 1, 40 ± 1.

La tabla MPA 1 muesU-a la posición y naturaleza de los dos errores más fre­
cuentes cometidos en los tres niveles de punte~e con ]a escala de 1962. Las cifras
entre paréntesis indican la posición de cada problema en la edición de 1947.

La tabla MPA II resume la información de la tabla MPA 1. Los errores debidos


a que no se prestó atención a todos los aspectos pertinentes del problema (es decir,
los cOlTelatos incompletos) son c1ammente los más frecuentes y explican más de la
mitad de los errores más comunes cometidos por personas de los niveles de capaci­
dad promedio y superior al promedio. Los errores debidos a la aplicación de un
principio erróneo fueron los más frecuentes en el nivel inferior de capacidad, pero
probablemente sin llegar a ser significativamente más frecuentes. Los elTores debi­
dos a la confluencia de ideas y a la repetición, no muy comunes en ningún caso,
declinaban a medida que aumentaba el punte~e tote.l.

La tabla MPA III presenta la distribución de las elecciones erróneas en cada


posición, 1 a 8, con independencia de la natllJ<\leza de la figura elegida. Si las elec­
ciones se hubieran realizado puramente al azar, en cada posición deberían aparecer
12,5 por ciento de errores. El hecho de que la distribución varíe con el nivel de
capacidad depende probablemente de la naturaleza de las soluciones ofrecidas, y
también de su posición, y parece estar relacionada con la conducta general de reso­
lución de problemas. Pero a la luz de la tendenci;.\ general está claro que, salvo para
las posiciones 6 y 7, la incidencia de las elecciones elTóneas es más o menos pareja.
Existe una cierta tendencia a la elección más frecuente de las posiciones 1 y 4,
mientras que las posiciones 6 y 7 tienden a ignorarse. La figura 4 esl.í. cercana al
espacio a llenar de la matriz, y la popularidad de la figura 1 podría deberse a una
pauta de búsqueda. La evitación de las figuras 6 y 7 parece estar relacionada con el
hecho de que el test se administra a personas dc nivel alto de capacidad intelectual,
puesto que en los tests de alternativas múltiples de este tipo los deficientes suelen
preferir esas dos posiciones cuando no tiencn más remedio que conjeturar al azar.
En los problemas 4 y 7 las figuras alternativas han sido reordenadas para ascg •
una distribución incluso más pareja de las elecciones correcte.s y erróneas.

MPA 12