Você está na página 1de 2

Aspectos topográficos

Los espacios representados en el relato pueden ser asociados a las distintas etapas de
desarrollo de Pancracio:
 Infancia. El mundo espacial de la infancia de Pancracio está subdividido en distintos
subespacios: la "casita en ruinas", con su "campo sembrado de patatas" (1978: 11), frente a
las puertas de la ciudad de Seldwyla; la montaña a la que el héroe sube todas las tardes a
presenciar la puesta del sol (ibíd.: 11); los campos y bosques que recorre buscando
muchachos con los que pelearse (ibíd.: 13); y, finalmente, un estrecho espacio simbólico:
"dos metros bajo tierra" (ibíd.: 11) está el padre muerto. A esta limitación extrema (la tumba
del padre) le corresponde, en el mundo de los vivos, la estrechez (espacial y económica) en
la casa materna. A su vez, esta se halla en una relación de oposición con los dos espacios en
los que el casi adolescente protagonista encuentra resquicios de libertad: la montaña y los
campos y bosques.
Adolescencia. La adolescencia del héroe del relato transcurre en los siguientes espacios: la
pradera, a la que llega después de caminar durante toda la noche de su fuga, y donde trabaja (si
bien sólo durante medio día) por primera vez en su vida (ibíd.: 21); el bosquecillo de hayas en el
que, esa tarde, se tira a descansar (íd.); la desembocadura del Rin, donde llega después de
caminar durante ocho horas nocturnas; el puerto de Hamburgo (ibíd.: 22).6 A esto hay que
agregar: el buque mercante inglés en el que se embarca rumbo a Nueva York, Nueva York
(donde Pancracio pasa una mañana) (ibíd.: 23), y el barco en el que viaja a la India
en calidad de recluta del ejército inglés. En este país asiático, Pancracio vuelve a llevar una vida
sedentaria durante casi una década. Vive en primer lugar en casa del comandante del ejército
inglés. Los primeros cinco años allí son formativos para el héroe: aprende a desempeñar una
multiplicidad de tareas. Al cabo de este lustro, llega Lidia, la hija del comandante, con lo cual,
por un lado, el espacio, si bien continúa siendo el mismo, se transforma radicalmente en un
sentido semántico y, por otro, su adolescencia (se ha fugado a los catorce años de edad; ahora
tiene unos veinte) llega a su fin.

 La noción de sexualización del espacio (Sue Best) es fundamental para entender la función
del discurso colonialista en la Novelle. La espacialización de la femineidad y del cuerpo de la
mujer (Best, 2002: 185 y ss.) determinan en buena medida el discurso colonizador del héroe
del relato, por lo que se puede decir que este está genderizado. Mas también, como
decimos, lo está en un segundo sentido: responde, en tanto mecanismo de compensación, a
las representaciones del héroe relativas a su propia masculinidad y lo que ella entraña
socialmente.
 El resultado de este periplo es positivo, en términos formativos: "esa vida al aire libre, con
el continuo alternar de pesados trabajos, sólidas comidas y despreocupados descansos, me
sentó a la perfección, y mi cuerpo recibió un entrenamiento tal que llegué al gran emporio
comercial de Hamburgo hecho un mozo fuerte y guapo" (íd.).
3. Juventud. En la India, el espacio central es la propiedad del comandante del regimiento
–luego gobernador de toda la región– en la que el héroe trabaja como administrador
y multiusos. Con la llegada de Lidia comienza la juventud de Pancracio. El jardín de esta
residencia suntuosa deviene uno de los subespacios más importantes: es allí, "bajo
los árboles umbrosos" (ibíd.: 29) que, pasados entre seis meses y un año de la llegada de Lidia,
se enamora de ella y que, medio año más tarde (esta vez en el "sitio en que había una o dos
docenas de naranjos, que saturaban el aire con su aroma") le declara, infructuosamente, su
amor (ibíd.: 37). El siguiente espacio atravesado por Pancracio es la selva, en la frontera más
avanzada del imperio británico en la India. Allí pasa dos años y se convierte, por su
buen desempeño militar, en capitán de la compañía (ibíd.: 42). Luego, cansado de todo y
después de un frustrado regreso a la residencia del gobernador, se va a París, donde se une al
ejército franco-africano para partir rumbo a Argelia. En este país africano se representa otro
espacio importante en la novela corta: el desierto, y dentro de él, la cañada donde recuerda a
Lidia y tiene el encuentro decisivo con el león.

Interesses relacionados