Você está na página 1de 7

I.

MARCO TEÓRICO

1.1. ANTECEDENTES

 Un estudio de francisco Vighi Arroyo titulado “salud y seguridad laboral en


ambientes térmicos” describe cómo influencia el ambiente térmico en los
puestos de trabajo. Haciendo uso de una metodología cualitativa y
descriptiva le fue posible hacer una compilación sobre las teorías y normas
más importantes en materia de ambientes térmicos y su incidencia en la
productividad de los empleados en sus puestos de trabajo, llegando entre
otras a la conclusión de que cuando las temperaturas exceden los limistes
de resistencia, afectan el humor y la productividad del empleado en su
ambiente laboral.

 En otro escenario se encuentra el trabajo investigativo de John Jairo Sierra


Moreno y Leonardo Fabio Velásquez vallejo en 2013, desarrollan el trabajo
“métodos de valoración de la exposición a temperaturas extremas” con el
objetivo de caracterizar los métodos de valoración de la exposición a
temperaturas extremas en la población trabajadora en los procesos
productivos de calor o frío, por medio de la búsqueda de evidencia científica.
A través de una revisión sistemática de la literatura, por medio de una
búsqueda de artículos relevantes realizada desde octubre de 2012 hasta
mayo del 2013.

1.2. MARCO CONCEPTUAL


Un ambiente térmico inadecuado causa reducciones de los rendimientos físico y
mental, y por lo tanto de la productividad; provoca irritabilidad, incremento de la
agresividad, de las distracciones, de los errores, incomodidad al sudar o temblar,
aumento o disminución de la frecuencia cardiaca, etc., lo que repercute
negativamente en la salud e incluso, en situaciones límite puede desembocar en
la muerte.
La proporción de trabajadores que desarrollan su actividad en el sector de
servicios es cada vez más numerosa, y son frecuentes los problemas creados
por la falta de confort térmico, por lo que es de gran interés disponer de criterios
de valoración y métodos de control para estas situaciones.
El estrés térmico es la presión que provoca determinados efectos en un
trabajador expuesto a temperaturas extremas, tanto en frío como en calor. Cada
persona reacciona de manera diferente a esta presión, que depende de su
susceptibilidad y grado de aclimatación, aunque los niveles de temperatura,
humedad y velocidad del aire sean iguales.
Cuando el calor producido por el propio cuerpo y el recibido externamente no
está en equilibrio, tiende a producirse una modificación de la temperatura
corporal. Las condiciones físicas del ambiente laboral condicionan en el
trabajador una determinada carga térmica. El conjunto de estas cargas que
representan la acción agresiva térmica sobre el trabajador se llama estrés
térmico.

1.2.1. Reacción del cuerpo humano al estrés térmico por bajas temperaturas
El cuerpo humano, de sangre caliente, reacciona cuando se le somete a un
ambiente térmico de frío intenso (contacto con agua muy fría, trabajos en
cámaras frigoríficas industriales, etc.), produciéndose la hipotermia, puesta
en manifiesto por una contracción de los vasos sanguíneos de la piel con el
fin de evitar la pérdida de la temperatura basal. Como consecuencia de ello,
los órganos más alejados del corazón, las extremidades, son los primeros en
acusar la falta de riego sanguíneo, además de las partes más periféricas del
cuerpo (nariz, orejas, mejillas) más susceptibles de sufrir congelación.
Otros síntomas siguen a la exposición prolongada al frío (dificultad en el
habla, pérdida de la memoria, pérdida de la destreza manual, shock e incluso
la muerte).
El problema del estrés térmico resulta complejo por la variedad de factores
que intervienen en el mismo.
Un aspecto importante lo constituye la selección de la ropa adecuada, ya que
las ropas voluminosas dificultan el movimiento, debiendo tenerse en cuenta
la evacuación de calor producido durante el trabajo y las condiciones de
viento y humedad que normalmente acompañan a los ambientes fríos.

1.2.2. Reacción del cuerpo humano al estrés térmico por calor

La reacción de la persona ante un ambiente térmico no presenta una


respuesta homogénea en todos los casos, ya que mientras para unos puede
significar una simple molestia, en otros pueden presentarse unas
manifestaciones concretas características del estrés térmico.
El aumento de la temperatura del ambiente provoca el aumento de la
temperatura corporal de las personas. Cuando ésta aumenta, el cuerpo
reacciona con la sudoración y la elevación del riego sanguíneo para facilitar
la pérdida de calor por convección a través de la piel, que a su vez son causa
de una serie de trastornos, tales como la pérdida de elementos básicos
para el cuerpo (agua, sodio, potasio, etc.), motivada por la sudoración o la
bajada de tensión provocada por la vasodilatación que puede dar lugar a que
no llegue riego suficiente de sangre a órganos vitales del cuerpo como el
cerebro, produciendo los típicos desmayos o lipotimias.

1.2.3. Generación del estrés térmico

No resulta sencillo determinar los efectos de la exposición al calor o al frío,


pues algunos factores son difíciles de identificar y evaluar. Al efectuar
experimentos con grupos de personas expuestas a condiciones de
sobrecarga térmica, sucede que las reacciones resultan muy variadas y se
producen algunas respuestas completamente diferentes. Esto puede ser,
simplemente, consecuencia de las diferencias fisiológicas entre sujetos
(aclimatación, edad, aptitud física, sexo, constitución corporal, etc.). Pero
también pueden intervenir otros factores personales más sutiles, como es el
estado físico de personas, que puede variar en unas horas por múltiples
causas.

1.2.4. Síntomas en el organismo a través de la variación de temperatura


35 – 40 °C TRASTORNOS TRASTORNOS
PSICOFISIOLÓGICOS
TRASTORNOS 20 °C
FISIOLÓGICOS PSICOLÓGICOS
- Fuerte fatiga - -Mayor número de -Disminución del
Perturbación accidentes rendimiento
Sobrecarga metabólica - Aumento fallos en el intelectual -
-Capacidad de
trabajo Dificultad de
del sistema Disminución del rendimiento
-disminución del concentración
vascular rendimiento -Irritabilidad plena
rendimiento
-Malestar

1.2.5. El dióxido de carbono y la salud

El dióxido de carbono es esencial para la respiración interna en el cuerpo


humano. La respiración interna es un proceso por el cual el oxígeno es
transportado a los tejidos corporales y el dióxido de carbono es tomado de
ellos y transportado al exterior.
El dióxido de carbono es un guardián del pH de la sangre, lo cual es esencial
para sobrevivir. El sistema regulador en el cual el dióxido de carbono juega
un papel importante es el llamado tampón carbonato.
Consiste en iones bicarbonato y dióxido de carbono disuelto, con ácido
carbónico. El ácido carbónico neutraliza los iones hidroxilo, lo que hará
aumentar el pH de la sangre cuando sea añadido. El ión bicarbonato
neutraliza los protones, lo que provocará una disminución del pH de la sangre
cuando sea añadido. Tanto el incremento como la disminución del pH son
una amenaza para la vida.
Aparte de ser un tampón esencial en el cuerpo humano, también se sabe
que el dióxido de carbono tiene efectos sobre la salud cuando la
concentración supera un cierto límite.
Los principales peligros para la salud del dióxido de carbono son:

 Asfixia. Causada por la liberación de dióxido de carbono en un área


cerrada o sin ventilación. Esto puede disminuir la concentración de
oxígeno hasta un nivel que es inmediatamente peligroso para la salud
humana.

 Congelación. El dióxido de carbono siempre se encuentra en estado


sólido por debajo de los 78oC en condiciones normales de presión,
independientemente de la temperatura del aire. El manejo de este
material durante más de un segundo ó dos sin la protección adecuada
puede provocar graves ampollas, y otros efectos indeseados. El
dióxido de carbono gaseoso liberado por un cilindro de acero, tal
como un extintor de incendios, provoca similares efectos.

 Daños renales o coma. Esto es causado por una alteración en el


equilibrio químico del tampón carbonato. Cuando la concentración de
dióxido de carbono aumenta o disminuye, provocando alteración del
equilibrio, puede tener lugar una situación amenazante para la salud.

1.2.6. El dióxido de carbono como contaminante


El dióxido de carbono es un asfixiante simple que actúa básicamente por
desplazamiento del oxígeno y que a elevadas concentraciones (>30.000
ppm) puede causar dolor de cabeza, mareos, somnolencia y problemas
respiratorios, dependiendo de la concentración y de la duración de la
exposición.
Es un componente del aire exterior en el que se encuentra habitualmente a
niveles entre 300 y 400 ppm, pudiendo alcanzar en zonas urbanas valores
de hasta 550 ppm. El valor límite de exposición profesional (LEP-VLA) del
INSHT para exposiciones diarias de 8 horas es de 5.000 ppm con un valor
límite para exposiciones cortas de 15 minutos de 15.000 ppm. Estos valores
son difíciles de encontrar en ambientes interiores no industriales como son
oficinas, escuelas y servicios en general. En la práctica, en estos recintos se
encuentran valores de 2.000 y hasta 3.000 ppm. Si se superan estos niveles
puede deberse a una combustión incontrolada, en cuyo caso el riesgo para
la salud puede no ser debido al dióxido de carbono sino a la presencia de
otros subproductos de la combustión, principalmente el monóxido de carbono
(CO), cuyo límite de exposición es muy inferior (25 ppm).

1.2.7. Ruido

Se entiende por ruido todo sonido desagradable o no deseado. Se utilizan


sonómetros para medir las vibraciones de presión que producen sonidos
audibles. La unidad práctica de medición del ruido es el decibel (dB).
El oído humano responde de diferentes maneras a sonidos de diferentes
frecuencias. La unidad de frecuencia es el hertz (Hz) y el oído reacciona a
las frecuencias comprendidas aproximadamente entre 20 y los 20.000 Hz. El
volumen de los sonidos, juzgando por el oído humano, depende de la
frecuencia y del nivel. El oído es menos sensible a las frecuencias bajas y
muy a las altas que a las frecuencias medias comprendidas entre los 1000 y
los 8000Hz. Un sonómetro posee una red eléctrica incorporada de
características uniformes para simular este oído medio típico. La red
generalmente aceptada para esta aproximación es la escala ‘A’ y las
mediciones hechas durante esta evaluación se designan con las letras dB(A).

El ruido es la causa de diversos problemas. Impide la comunicación del


sonido, en primer lugar por efecto de encubrimiento que cada sonido ejerce
sobre los de frecuencia igual o inmediatamente superior, que reduce la
inteligibilidad de las palabras emitidas con una voz que no supere en 10 dB
el ruido ambiental; y, en segundo lugar, porque eleva temporalmente el
umbral auditivo cuando el ruido al que se ha estado expuesto superaba los
78 u 80 dB. El ruido ambiental puede obstaculizar la comunicación o, al cubrir
las señales de alarma, puede ocasionar accidentes. Su nivel no debe
exceder los 60-70 dB(A), si se quiere mantener una conversación a una
distancia normal.
Se considera que la exposición a niveles de ruido continuo de 90 dB (A) o
superiores es peligrosa para el oído, pero el nivel de 85 dB(A) ya es un nivel
de alarma que no debería superarse. Es preciso tener especial cuidado con
los ruidos impulsivos, es decir, los sonidos con un tiempo de elevación de no
más de 35 milisegundos para alcanzar la intensidad máxima (que se mide
como la presión del sonido en pascales (pa)) y una duración no superior a
un segundo sobre el tiempo en que el nivel es de 20 dB por debajo del
máximo. Cada vez que el nivel sonoro aumenta en 6 dB, la presión sonora
se duplica y la energía acústica se cuadriplica; por consiguiente, se considera
que por cada aumento de 3 a 5 dB del nivel sonoro, es preciso reducir a la
mitad la duración de la exposición para mantener inalterado el efecto
biológico.

1.2.8. Vibración

La vibración mecánica es frecuente en los ambientes laborales y puede


representar un riesgo para la salud. Existen dos formas de vibración: de
cuerpo entero, manual o segmentaría y un tercer fenómeno de “mareo”
producido por la exposición a vibración de muy baja frecuencia (0-1Hz).

 Vibración de Cuerpo entero

La vibración del cuerpo entero es aquélla que se transmite a todo el cuerpo


a través de pies o glúteos, o de ambos, con frecuencia al manejar o ir sentado
en vehículos de motor (incluidos los montacargas y los vehículos todo
terreno).
Las fuentes más comunes son los vehículos de todo tipo, muy
frecuentemente los de transporte. Las partes del cuerpo tienen diferentes
frecuencias de resonancia. Por ejemplo, los hombros y el abdomen tienen
frecuencias de resonancia de 3-5Hz, la cabeza de 20Hz y el corazón de 7Hz.
Las respuestas fisiológicas son básicamente el aumento de la frecuencia
cardiaca y de la tensión arterial y un ligero ascenso de la frecuencia
respiratoria y del consumo de oxígeno. Estos cambios se observan a 5Hz y
se producen por el incremento de la activación muscular en movimientos de
adaptación. En frecuencias de 10 a 25 Hz se disminuye la agudeza visual
puesto que esta es la frecuencia de resonancia de los ojos. Afecta el
desempeño motor y el control muscular, reflejado en imprecisión de los
movimientos. Se ha relacionado con enfermedades de la columna vertebral
y hemorroides.

 Vibración Segmentaria

La vibración en brazos y manos, por otro lado, se limita a esas dos partes
del cuerpo y se produce normalmente con el contacto del volante.
Se produce por herramientas manuales como pistolas neumáticas y
taladros. La exposición a este tipo de vibración se relaciona principalmente
con dos enfermedades:
La enfermedad de Reynaud o síndrome de la mano blanca, asociada con
la exposición a frecuencias entre 50 y 100Hz, producida por la
vasoconstricción y la alteración de los nervios de la mano. Se caracteriza
por una coloración blanca de los dedos, rigidez, adormecimiento y
dificultad para la manipulación de elementos.
La enfermedad de dartmeos frecuente, relacionada con la exposición a
frecuencias de 100Hz. La mano se torna roja o morada, se edematiza y
duele.

1.2.9. Efectos de las vibraciones sobre el organismo.


El cuerpo Humano es un sistema biológico y físico extremadamente
complejo. Cuando se le observa como un sistema mecánico se ve que
conmine un número de elementos lineales y no lineales, siendo sus
propiedades mecánicas diferentes de acuerdo a las personas. El hombre
percibe vibraciones en una gama de frecuencias que va desde una fracción
de Hercios hasta 1000 Hz.
Biológicamente, y por supuesto psicológicamente, el sistema no es más
simple que desde el punto de vista mecánico. Para estudiar el efecto de las
vibraciones sobre el hombre es necesario clasificar el tipo de exposición a
las vibraciones en dos categorías según los medios por los cuales el
trabajador se pone en contacto con el medio vibrante.
 La primera categoría se denomina << vibración de cuerpo total>> y es
el resultado de someter la masa total del cuerpo a una vibración
mecánica.
 La segunda categoría se denomina << vibración segmental>> y se
define como aquella a la que solo está expuesta una parte del cuerpo.
Esta clasificación de las vibraciones no implica necesariamente que
aquellas partes del cuerpo que no estén en contacto directo con la
superficie vibrante no resulten afectadas.

1.2.10. Métodos e instrumentos de medición de los factores ambientales

 Estrés térmico

El estudio del estrés térmico puede hacerse mediante experimentación,


bien sea con personas o con máquinas. Los trabajos con personas
pueden hacerse sobre la base de recopilar la opinión de los usuarios
(técnicas subjetivas) o sobre la base de medir diferentes parámetros
como temperatura y humedad (técnicas objetivas).
Existen diferentes métodos (fisiológicos, instrumentales, de balance
térmico) para determinar las características del ambiente térmico y
conocer el riesgo que puede suponer para el trabajador expuesto; uno
de los métodos más frecuentemente utilizados es el Método WBGT.17
El método WBGT, es un método de evaluación que permite valorar la
exposición al calor durante largos periodos de la jornada laboral a partir
del índice WBGT (Wet Bulb Globe Temperatura), cuyos valores adopta
la ACGIH como valores TLV para el estrés térmico, por su rapidez y
sencillez.18

El Índice WBGT se basa en la instalación de un equipo de medición que


está formado por:
• Termómetro seco
• Termómetro húmedo 3- Termómetro de globo
• Instrumento el cual permite determinar todos los datos necesarios
para el método
Figura 1. Equipo Quest para la determinación de índices WBGT.