Você está na página 1de 11

PROPIEDADES FISICOQUIMICAS DE LA MATERIA

ALVAREZ YISETH
HERAZO MARIA
MERCADO JUAN
PEREZ DIEGO

LIC:
DABEIBA BARETO

8°1

INSTITUCION EDUCATIVA MARISCAL SUCRE


QUIMICA
SAMPUES
2018
INTRODUCCION

La sustancias en el mundo, tal y como lo conocemos, se caracterizan por sus


propiedades físicas o químicas, es decir, cómo reaccionan a los cambios sobre
ellas.
Las propiedades físicas son aquellas que se pueden medir, sin que se afecte la
composición o identidad de la sustancia. Podemos poner como ejemplo, el punto
de fusión (ejemplo del agua). También existen las propiedades Químicas, las
cuales se observan cuando una sustancia sufre un cambio químico, es decir, en
su estructura interna, transformándose en otra sustancia, dichos cambios
químicos, son generalmente irreversibles. (Ejemplo formación de agua, huevo
cocido, madera quemada).
¿QUÉ SON LAS PROPIEDADES FÍSICAS Y QUÍMICAS DE LA MATERIA?
La materia como la conocemos tiene ciertas propiedades que podemos apreciar
cuando algún objeto o material tiene una reacción con una sustancia, al observarlo
o simplemente tocarlo. Estas propiedades nos ayudan a identificar de mejor
manera todo lo que tenemos a nuestro alrededor ya que hay características que
son únicas.

Los distintos tipos de materia se pueden identificar por dos componentes


principales, la composición y sus propiedades. En el caso del primero, se refiere a
los componentes y sus proporciones y en el caso del segundo hablamos de las
cualidades o atributos que distinguen a un material de otro.

Propiedades físicas y químicas de la materia.

Cuando nos referimos a las propiedades de la materia siempre existirán dos tipos
de éstas, las físicas, las cuales no cambian la naturaleza química y las químicas,
las cuales si cambian la naturaleza química.

Las propiedades físicas se pueden medir sin cambiar la composición química de


la sustancia y se pueden percibir usando nuestros sentidos. Además hay que
tomar en cuenta si son intensivas, que no dependen de la cantidad de materia y
siempre serán iguales o extensivas, que si dependen de la cantidad de materia y
cambiaran junto con ésta.

Para las propiedades químicas tenemos las reacciones que hacen evidentes las
características de alguna sustancia o material, por lo que identificamos al material
original como un reactivo y al resultado como el producto. Para medirlas hay que
afectar su composición ya que no es suficiente con verlas o tocarlas. Los cambios
químicos de las sustancias resultan en algo completamente diferente ya que los
elementos se reacomodan, generando nuevos compuestos.

Estados de agregación

Para cualquier sustancia o mezcla, modificando sus condiciones de temperatura o


presión, pueden obtenerse distintos estados o fases, denominados estados de
agregación de la materia, en relación con las fuerzas de unión de las partículas
(moléculas, átomos o iones) que la constituyen. Esto es porque, de acuerdo con la
teoría cineticomolecular, consideramos que la materia está formada por partículas,
"bolas", que en realidad son las moléculas, y es el agrupamiento particular de las
moléculas de una sustancia, su modo de agregación, lo que dicta si un pedazo de
materia será sólido, líquido o gaseoso.
 Sólido: Los objetos en estado sólido se presentan como cuerpos de forma
definida; sus átomos a menudo se entrelazan formando estructuras
estrechas definidas, lo que les confiere la capacidad de soportar fuerzas sin
deformación aparente.
 Líquido: Si se incrementa la temperatura de un sólido, este va perdiendo
forma hasta desaparecer la estructura cristalina, alcanzando el estado
líquido. Característica principal: la capacidad de fluir y adaptarse a la forma
del recipiente que lo contiene.
 Gases: Se denomina gas al estado de agregación de la materia compuesto
principalmente por moléculas no unidas, expandidas y con poca fuerza de
atracción, lo que hace que los gases no tengan volumen y forma definida, y
se expandan libremente hasta llenar el recipiente que los contiene.
 Plasma: El plasma es un gas ionizado, es decir que los átomos que lo
componen se han separado de algunos de sus electrones. De esta forma el
plasma es un estado parecido al gas pero compuesto por aniones y
cationes (iones con carga negativa y positiva, respectivamente), separados
entre sí y libres, por eso es un excelente conductor. Un ejemplo muy claro
es el Sol.

Cambios de estado
Cuando un cuerpo, por acción del calor o del frío pasa de un estado a otro,
decimos que ha cambiado de estado. En el caso del agua: cuando hace calor, el
hielo se derrite y si calentamos agua líquida vemos que se evapora. Si se calienta
un sólido, llega un momento en que se transforma en líquido.
Los tipos de cambio de estado
Son los procesos en los que un estado de la materia cambia a otro manteniendo
una semejanza en su composición. A continuación se describen los diferentes
cambios de estado o transformaciones de fase de la materia:
 Fusión: Es el paso de un sólido al estado líquido por medio del calor;
durante este proceso endotérmico (proceso que absorbe energía para
llevarse a cabo este cambio) hay un punto en que la temperatura
permanece constante. El "punto de fusión" es la temperatura a la cual el
sólido se funde, por lo que su valor es particular para cada sustancia.
Dichas moléculas se moverán en una forma independiente,
transformándose en un líquido. Un ejemplo podría ser un hielo
derritiéndose, pues pasa de estado sólido al líquido.
 Solidificación: Es el paso de un líquido a sólido por medio del enfriamiento;
el proceso es exotérmico. El "punto de solidificación" o de congelación es la
temperatura a la cual el líquido se solidifica y permanece constante durante
el cambio, y coincide con el punto de fusión si se realiza de forma lenta
(reversible); su valor es también específico.
 Vaporización y ebullición: Son los procesos físicos en los que un líquido
pasa a estado gaseoso. Si se realiza cuando la temperatura de la totalidad
del líquido iguala al punto de ebullición del líquido a esa presión al continuar
calentando el líquido, éste absorbe el calor, pero sin aumentar la
temperatura: el calor se emplea en la conversión del agua en estado líquido
en agua en estado gaseoso, hasta que la totalidad de la masa pasa al
estado gaseoso. En ese momento es posible aumentar la temperatura del
gas.
 Condensación: Se denomina condensación al cambio de estado de la
materia que se pasa de forma gaseosa a forma líquida. Es el proceso
inverso a la vaporización. Si se produce un paso de estado gaseoso a
estado sólido de manera directa, el proceso es llamado sublimación
inversa. Si se produce un paso del estado líquido a sólido se denomina
solidificación.
 Sublimación: Es el proceso que consiste en el cambio de estado de la
materia sólida al estado gaseoso sin pasar por el estado líquido. Un
ejemplo clásico de sustancia capaz de sublimarse es el hielo seco.
 Sublimación inversa: Es el paso directo del estado gaseoso al estado
sólido.
 Ionización: Es el cambio de un gas a plasma.
 Desionización: Es el cambio de un plasma a gas.
También se puede ver claramente con el siguiente gráfico:

La solubilidad
Es la capacidad de una sustancia de disolverse en otra llamada solvente.
Implícitamente se corresponde con la máxima cantidad de soluto que se puede
disolver en una cantidad determinada de disolvente, a determinadas condiciones
de temperatura, e incluso presión (en caso de un soluto gaseoso). Puede
expresarse en unidades de concentración: molaridad, fracción molar, etc.

Si en una disolución no se puede disolver más soluto se dice que la disolución


está sobresaturada. Bajo ciertas condiciones la solubilidad puede sobrepasar ese
máximo y pasa a denominarse solución sobresaturada. Por el contrario, si la
disolución admite aún más soluto, se dice que se encuentra insaturada.
No todas las sustancias se disuelven en un mismo solvente. Por ejemplo, en el
agua, se disuelve el alcohol y la sal, en tanto que el aceite y la gasolina no se
disuelven. En la solubilidad, el carácter polar o apolar de la sustancia influye
mucho, ya que, debido a este carácter, la sustancia será más o menos soluble; por
ejemplo, los compuestos con más de un grupo funcional presentan gran polaridad
por lo que no son solubles en éter etílico.

Punto de ebullición
Es "aquella temperatura en la que la presión de vapor del líquido iguala la presión
de vapor del medio en el que se encuentra".1 Coloquialmente, se dice que es la
temperatura a la cual la materia cambia del estado líquido al estado gaseoso. El
agua se tiene que calentar 100º C para que hierva.
La temperatura de una sustancia o cuerpo depende de la energía cinética media
de las moléculas. A temperaturas inferiores al punto de ebullición, solo una
pequeña fracción de las moléculas en la superficie tiene energía suficiente para
romper la tensión superficial y escapar. Este incremento de energía constituye un
intercambio de calor que da lugar al aumento de la entropía del sistema (tendencia
al desorden de los puntos materiales que componen su cuerpo).
El punto de ebullición depende de la masa molecular de la sustancia y del tipo de
las fuerzas intermoleculares de esta sustancia. Para ello se debe determinar si la
sustancia es covalente polar, covalente no polar, y determinar el tipo de enlaces
(dipolo permanente —dipolo inducido o puentes de hidrógeno—).
El punto de ebullición no puede elevarse en forma indefinida. Conforme se
aumenta la presión, la densidad de la fase gaseosa aumenta hasta que,
finalmente, se vuelve indistinguible de la fase líquida con la que está en equilibrio;
esta es la temperatura crítica, por encima de la cual no existe una fase líquida
clara. El helio tiene el punto normal de ebullición más bajo (–268,9 °C) de los
correspondientes a cualquier sustancia, y el carburo de wolframio, uno de los más
altos (5555 °C).

El punto de fusión
Es la temperatura a la cual un sólido pasa a líquido a la presión atmosférica.
Durante el proceso de cambio de estado de una substancia pura, la temperatura
se mantiene constante puesto que todo el calor se emplea en el proceso de
fusión. Por esto el punto de fusión de las sustancias puras es definido y
reproducible, y puede ser utilizado para la identificación de un producto, si dicho
producto ha sido previamente descrito.
La presencia de impurezas tiene una influencia considerable sobre el punto de
fusión. Según la ley de Raoult todo soluto produce un descenso crioscópico, o sea
una disminución de la temperatura de fusión. Las impurezas actúan de soluto y
disminuyen el punto de fusión de la sustancia principal disolvente. Si existe una
cantidad importante de impureza, la mezcla puede presentar un amplio intervalo
de temperatura en el que se observa la fusión
Así pues cabe indicar que:
a) Las sustancias sólidas puras tienen un punto de fusión constante y funden en
un intervalo pequeño de temperaturas.
b) La presencia de impurezas disminuye el punto de fusión y hace que la muestra
funda en un intervalo grande de temperaturas.
c) La presencia de humedad o de disolvente dará puntos de fusión incorrectos.
Los cambios físicos
Son las transformaciones que pueden cambiar el estado material, pero jamás
cambiará su naturaleza química. Los cambios físicos, o métodos físicos, pueden
usarse para separar los componentes de una mezcla formada por distintas
sustancias químicas, pero no sirven para separar los componentes de un
compuesto en sus elementos.1
Los cambios físicos ocurren cuando los objetos o sustancias experimentan un
cambio que no modifica su composición química. Esto contrasta con el concepto
de cambio químico, en cual la composición de una sustancia varía debido a una
reacción química, en la que una o más sustancias se combinan para formar
sustancias nuevas. En general un cambio físico, o un método físico, puede
modificar la composición de una mezcla. Por ejemplo, la sal disuelta en agua
puede ser recuperada dejando evaporarse el agua.
Un cambio físico implica un cambio en las propiedades físicas. Los ejemplos de
propiedades físicas pueden ser: fusión, transición de un gas, cambios de fuerzas,
cambio de durabilidad, cambios en la forma del cristal, en la forma, en el tamaño,
en el color, en el volumen y en la densidad.
Muchos cambios físicos también implican la reorganización de los átomos, sobre
todo en la formación de cristales. Aunque la mayoría de los cambios químicos son
irreversibles, y muchos de los cambios físicos son reversibles, la reversibilidad no
es un criterio seguro para la clasificación.
 Magnetismo: Los materiales magnéticos de hierro pueden volverse
magnéticos. El proceso es modificable y no afecta a la composición
química.
 Cristalización: Muchos elementos y compuestos forman cristales. Algunos
como el carbono pueden presentarse como varias formas diferentes. Las
más conocidas son: el diamante y el grafito.
Los cristales en metales tienen un importante efecto en las propiedades
físicas de estos, que incluye fuerza y ductilidad. Algunos tipos de cristales,
su forma y la medida, pueden ser alterados por golpes físicos.
 Soluciones: La mayoría de disoluciones de sales y algunos compuestos
como azúcares pueden ser separados por evaporación. Otros como
mezclas o líquidos volátiles como alcoholes de pesos moleculares bajos,
pueden ser separados a través de la destilación fraccionada.

Los cambios químicos

Involucran la transformación de elementos en nuevos compuestos, los cuales


pese a ser una combinación de los elementos originales pueden presentar
propiedades totalmente diferentes. Existen procesos en los que la transformación
es reversibles, es decir, mediante la manipulación mecánica podemos separar y/o
revertir el cambio para obtener los elementos originales (cambio físico), este no es
el caso de un cambio químico, debido a que la principal característica del mismo
es la irreversibilidad del proceso, por lo que los productos obtenidos no pueden
retornar a sus elementos de origen.

Las características de los productos obtenidos de los cambios químicos dependen


de diferentes factores:

 Número de átomos: La cantidad de átomos presentes de cada compuesto


influye en gran medida en el producto final, ya que determina la cantidad de
enlaces y la naturaleza de los mismos, así como también influye
directamente en la estructura molecular del nuevo compuesto.
Considerando a modo de ejemplo que está reaccionando el elemento
carbono con 2 átomos de valencia, con el oxígeno (el cual se presenta en
forma bivalente), el resultado de esa reacción será monóxido de carbono
(CO) el cual es un gas tóxico. Por otra parte, si consideramos el mismo
escenario, pero en esta oportunidad tenemos el elemento carbono con una
valencia de 4, el resultado de la reacción será dióxido de carbono (CO2), el
cual es un gas vital en procesos como la fotosíntesis y la respiración.
 Temperatura: Muchos lo consideran el factor determinante en el desarrollo
de una reacción, ya que se requiere cierta cantidad de energía para que se
dé inicio al proceso. Un aumento de temperatura, se traduce en un
incremento de la velocidad de la reacción, independientemente de que la
misma sea exotérmica o endotérmica. Esto se debe a que, al aumentar la
temperatura, se hace mayor el número de moléculas con una energía igual
o mayor que la energía de activación, con lo que aumenta el número de
choques efectivos entre átomos.
 Fuerza de atracción y repulsión: Es una magnitud física, también conocida
como carga eléctrica, que determina las fuerzas que atraen o repelen
compuestos, considerando su campo magnético. Esta determina la
capacidad de la materia para compartir fotones.
 Concentración: La concentración de los elementos participantes, es un
factor determinante en la ocurrencia de una reacción, ya que a mayor
concentración existe una mayor probabilidad de coaliciones.
CONCLUSION

Del anterior trabajo podemos concluir que:

Las propiedades físicas se quiebran, derriten o rebotan en cambio las propiedades


químicas las sustancias se descomponen, oxidan o por ejemplo se secan;
cualquier cambio físico que por alteración química no vuelve a su estado natural o
cualquier cambio químico que por alternativa física no vuelve a su estado natural.