Você está na página 1de 9

los que debería sostenerse el sistema de compras pública a fin de enfatizar su

importancia y permitir su adecuado uso.

PRINCIPIOS QUE RIGEN LAS CONTRATACIONES.

A. Libre concurrencia.

Según el cual las entidades están prohibidas de adoptar exigencias y

formalidades costosas e innecesarias que limiten la participación de los

Proveedores en el procedimiento.

B. Igualdad de Trato.

Por este principio las entidades se encuentran impedidas de brindar

privilegios a algún proveedor, y están obligadas a actuar y brindar

oportunidades de forma objetiva y paritaria.

C. Transparencia.

La información del proceso debe ser clara y coherente con el fin de que pueda

ser comprendida por todos los proveedores

pág. 1
D. Publicidad.

Según el cual se defienden la Libre Concurrencia y la Igualdad de Trato,

siendo obligatorio la publicidad del procedimiento de contratación, con el fin

de facilitar su supervisión y control.

E) COMPETENCIA.

 Los procesos de contratación incluyen disposiciones que permiten

establecer condiciones de competencia efectiva y obtener la propuesta

más ventajosa para satisfacer el interés público que subyace a la

contratación. Se encuentra prohibida la adopción de prácticas que

restrinjan o afecten la competencia.

En el Perú, una de las resoluciones de la autoridad administrativa competente

en donde se define con claridad este principio es la Resolución Nº 369-2007-

TC-S1 del 19 de abril del 2007. En su FUNDAMENTACIÓN número 4 y 5 se

señala que, las decisiones que se adopten en el marco de las contrataciones y

adquisiciones del Estado deben responder al equilibrio armónico que debe

existir entre los derechos de los postores y su connotación, en función de las

razones de bien común e interés general a efectos de garantizar la

participación de diversas personas en la calificación de las ofertas, para elegir

la mejor entre ellas.

Entre los componentes de este principio, está el de fomentar la objetiva

participación de postores.

pág. 2
F) EFICACIA Y EFICIENCIA.

 El proceso de contratación y las decisiones que se adopten en el mismo

deben orientarse al cumplimiento de los fines, metas y objetivos de la

Entidad, priorizando estos sobre la realización de formalidades no

esenciales, garantizando la efectiva y oportuna satisfacción del interés

público, bajo condiciones de calidad y con el mejor uso de los recursos

públicos.

Las contrataciones que realicen las Entidades deberán efectuarse bajo las

mejores condiciones de calidad, precio y plazos de ejecución y entrega y con el

mejor uso de los recursos materiales y humanos disponibles. Las

contrataciones deben observar criterios de celeridad, economía y eficacia. En

ese sentido, la Resolución Nº 871.2008.TC‐4 señala que por otro lado, el

artículo 40.1.2 de la Ley del Procedimiento Administrativo General, Ley №

27444, dispone que las Entidades están prohibidas de solicitar a los

administrados la presentación de documentos que hayan sido expedidos por la

misma Entidad o por otras Entidades públicas del sector, en cuyo caso

corresponde recabarlas a la propia Entidad a solicitud del Administrado. Como

es evidente, esta norma no es aplicable a los procesos de selección, pues

bastaría que los postores ofrezcan documentos que obran en la Entidad o en

alguna dependencia del sector al que pertenece ella, sin presentarlos

físicamente, para que el Comité Especial se vea en la obligación de acudir,

indagar y obtener la documentación de sus archivos o del de otras Entidades y

así desplegar una actividad, que no es su deber ni obligación y que, en puridad,

le corresponde desarrollar al propio administrado, quien es el que está en mejor

pág. 3
disposición y es el interesado en obtener dicha documentación, lo que además

contraviene el Principio de Eficiencia que debe regir las contrataciones del

Estado”.

(Effio Ordóñez, Augusto Oliver y Alexander PAJUELO ORBEGOSO, Principios

rectores de la contratación pública, pág. 16.

G) VIGENCIA TECNOLÓGICA.

 Los bienes, servicios y obras deben reunir las condiciones de calidad y

modernidad tecnológicas necesarias para cumplir con efectividad la

finalidad pública para los que son requeridos, por un determinado y

previsible tiempo de duración, con posibilidad de adecuarse, integrarse y

repotenciarse si fuera el caso, con los avances científicos y tecnológicos.

Los bienes, servicios o la ejecución de obras deben reunir las condiciones de

calidad y modernidad tecnológicas necesarias para cumplir con efectividad los

fines para los que son requeridos, desde el mismo momento en que son

contratados, y por un determinado y previsible tiempo de duración, con

posibilidad de adecuarse, integrarse y repotenciarse si fuera el caso, con los

avances científicos y tecnológicos. En ese sentido, la Resolución Nº

387.2008.TC‐4 precisa que sin embargo, estando a la omisión de parte de la

Entidad de emitir sustento técnico que permita confirmar esta situación,

corresponde exhortarla a que, previamente a la suscripción del contrato, y en

observancia del privilegio de controles posteriores del cual goza, verifique si los

pág. 4
productos propuestos por el postor ganador cumplen las exigencias requeridas

por las Bases y si, de ser el caso, se ajustan a la necesidad de la contratante,

para cuyo propósito deberá cotejar si la superioridad a la que alude este

adjudicatario resulta de la aplicación del principio de vigencia tecnológica.

(Effio Ordóñez, Augusto Oliver y Alexander PAJUELO ORBEGOSO, Principios

rectores de la contratación pública, pág. 15- 16.

H) SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL Y SOCIAL.

 En el diseño y desarrollo de los procesos de contratación pública se

consideran criterios y prácticas que permitan contribuir tanto a la

protección medioambiental como social y al desarrollo humano.

Principio De Sostenibilidad Ambiental Éste se aprecia más claramente como

adoptado en virtud al Acuerdo de Promoción Comercial Perú - Estados Unidos,

en donde existen normas de cumplimiento obligatorio en materia de medio

ambiente. El mismo es congruente y concordante con la Ley Nº 28874, norma

que regula la publicidad Estatal, en el sentido de que el principio de

sostenibilidad ambiental, debe ser aquel que promueva conductas con

RELEVANCIA SOCIAL. Así entendidas las cosas, tenemos como conductas de

relevancia social, aquellas referidas a los recursos naturales, como los hídricos,

energéticos, minerales, bosques entre otros que sean de interés difuso; es

decir, de interés de toda una colectividad.

pág. 5
En toda contratación se aplicarán criterios para garantizar la sostenibilidad

ambiental, procurando evitar impactos ambientales negativos en concordancia

con las normas de la materia. Esta es otra novedad de la Ley, incorporada a fin

de adecuar la contratación administrativa a parámetros provenientes de la

normativa en materia ambiental. Aparentemente este principio podría parecer

innecesario, pues debe suponerse que toda actividad, incluso las que son

contratadas por el Estado, debe evitar impactos negativos y para ello existen

los estudios de impacto ambiental. Este principio sin embargo obliga a las

entidades a incorporar en su normativa, fundamentalmente en sus bases, pará-

metros que permitan que la ejecución contractual no genere afectaciones

ambientales. Si bien aparentemente nos encontramos ante un principio

autónomo, el mismo es también resultado de la aplicación del principio de

eficiencia en la contratación administrativa. El daño ambiental constituye una

externalidad negativa, la misma que genera desperdicio de recursos, lo cual

afecta directamente a la eficiencia de la contratación administrativa. Ello genera

en el mediano plazo una mayor calidad de gasto y una calidad de vida más

apropiada para colectividad. Ello implica entonces incorporar criterios de

sostenibilidad ambiental a las bases de los procesos de selección, permitiendo

otorgar mayores puntajes a quienes ejecuten los contratos con el menor

impacto ambiental, sin que ello implique dirigir la contratación hacia marcas o

modelos específicos, lo cual evidentemente se encuentra proscrito por la

normativa contractual.

pág. 6
I) EQUIDAD.

 Las prestaciones y derechos de las partes deben guardar una razonable

relación de equivalencia y proporcionalidad, sin perjuicio de las

facultades que corresponden al Estado en la gestión del interés general.

Este principio también introducido en la nueva norma de contratación estatal

resulta muy importante y se aprecia como algo razonable, derivado del contrato

y de la ejecución contractual.

De conformidad con las normas del derecho común, por ejemplo las del

derecho civil, las prestaciones deben evitar la excesiva onerosidad en el

cumplimiento para una de las partes, de tal manera que lo pactado, refleje un

interés plasmado de manera equitativa en beneficio de los intervinientes.

Así entendidas las cosas, el principio de equidad se aprecia como uno que

equilibra las situaciones que puedan suceder en el devenir o desarrollo de un

contrato con el Estado, salvaguarda a la parte que puede afectarse o

perjudicarse, y sin renunciar el Estado a su rol protagónico.

Es decir, la nueva normativa peruana estaría incorporando los supuestos de

la teoría de la imprevisión o del riesgo de imprevisión, lo cual en la doctrina

europea se encuentra ya contemplado legislativa, doctrinaria y

jurisprudencialmente el interés público, a fin que la obra o servicio pactado no

se frustre. Es decir, se busca dar una solución a fin de continuar con la

pág. 7
prestación, en donde el riesgo es compartido tanto por la Administración como

por el contratista, sin renunciar el Estado a la gestión del interés general.

pág. 8
CONCLUSIÓN

 Los principios en materia de Contratación del Estado son normas que

inspiran la regulación positiva y la actuación de las Entidades del sector

público en los procesos de contratación.

 Sin embargo, resulta necesario que dicho principios aplicables a la

contratación administrativa sean aplicados de manera efectiva. Es cierto

que varios de ellos tienen su correlato en múltiples disposiciones de la

Ley y de su Reglamento, pero también ocurre que algunos de ellos no

son respetados por la normativa, razón por la cual los operadores

jurídicos deberán interpretar los mismos conforme a estos principios (en

aplicación de una de las finalidades de dichos enunciados) a fin de que

el sistema de contratación administrativa pueda funcionar

coherentemente.

pág. 9

Interesses relacionados