Você está na página 1de 10

DESARROLLO CONTENIDO CURSO REPSOL BOLIVIA

Se realizaron pruebas de campo del sistema de elevación Hydraulic-Jet (HJ) en pozos de


los activos "Activo Integral Poza Rica-Altamira" (AIPRA) y "Activo Integral Aceite
Terciario del Golfo" (AIATG) en la Región Norte de "Petróleos Mexicanos-E & P"
ENERGÍA). Los resultados se analizan en este estudio de caso, que incluye antecedentes,
objetivos y alcance, una visión general del marco teórico de HJ, resultados de pruebas,
un breve análisis técnico y de costos, conclusiones y recomendaciones.

Parte de los desafíos tecnológicos en la explotación de campos petrolíferos, son los


asociados a pozos sin suficiente energía propia para fluir desde el fondo hacia las
instalaciones de superficie. Esta condición ocurre en la mayoría de los pozos de los
activos de AIPRA y AIATG, convirtiéndose en Sistemas Artificiales de Levantamiento
(ALS) un asunto estratégico esencial para lograr los objetivos de producción y el tema
obligatorio sujeto a análisis y evaluación permanentes.

La continuidad operativa durante los períodos observados de las pruebas HJ, respalda la
viabilidad técnica de los pozos en AIPRA y AIATG, con baja incidencia de fallas, reinicio
rápido del sistema, así como algunas reparaciones asociadas; y consecuentemente baja
producción retrasada debido a estas razones. Además, se observó el potencial de HJ para
cumplir las principales ventajas, entre ellas: factibilidad y velocidad de ejecución y
recuperación sin plataforma de reparación, viabilidad de medición de la producción in situ,
viabilidad de logro de tasas de flujo bajas y, en el caso de AIATG, capacidad como
sistema centralizado en múltiples -bien localizaciones. Para estos casos, estas
circunstancias se consideran "paradigmas de ruptura" para el levantamiento hidráulico
como un sistema solo aplicable a pozos de relativa alta productividad. Los resultados
alcanzados respaldan la viabilidad económica del sistema de elevación Hydraulic-Jet en los
dos activos, incluso el beneficio marginal evidente para el caso AIATG, donde la reducción
de costos porque abarca sistemas integrales para varios pozos en el mismo lugar es una
opción.

Con base en experiencias previas, se ha observado que, mientras más proveedores de


petróleo incorporan, más
las oportunidades para bajar los costos pasan hasta que se logran los "costos reales". Por
lo tanto, se recomienda involucrar a nuevos proveedores como una estrategia para
promover la competitividad.

Fondo

Proyectos de explotación de campos


de PEP enfrentar varios

tecnológico

desafíos,

entre ellos,

aquellos relacionados con pozos

productividad, particularmente porque no tienen suficiente energía para fluir por sí


mismos desde el fondo hacia las instalaciones de la superficie. La mayoría de los pozos
que fluyen en los activos de la Región Norte de PEP, presentan este problema
temprano, lo que significa que las ALS tienen un rol significativo y una amplia aplicación.
Para enfrentar desafíos tecnológicos como este, soporte tecnológico específico
áreas continuamente buscan detectar, evaluar e implementar iniciativas efectivas, que al
mismo tiempo significan
optimización de costos operativos, para obtener excelencia operativa y mejores ganancias.

Objetivo y alcance del estudio

El objetivo de este estudio de caso fue evaluar la viabilidad técnico-económica del


Sistema de elevación de chorro hidráulico (HJLS) en activos de la Región Norte de PEP;
y el alcance incluye una revisión general de HJLS, para documentar las experiencias de
aplicación con este sistema en activos mencionados, para analizar los resultados de las
pruebas y la rentabilidad del sistema para estos casos. Para mayor información y
extrapolación a otros sistemas alternativos u otros activos, se deben realizar consultas y
análisis relevantes.
Desarrollo de temas

Visión de conjunto

Ya sea desde el comienzo de la explotación en depósitos originalmente de baja energía o


en campos maduros, cuando los niveles de energía no son suficientes para fluir de forma
natural desde el fondo hasta las instalaciones de superficie, u ocasionalmente para
obtener más producción; se afirma que más del 90% de los pozos productores de
petróleo en todo el mundo requieren una ALS para resolver el problema y hacer que su
explotación sea económica y técnicamente factible.

De acuerdo con sus principios operativos básicos, los principales sistemas de elevación
artificial conocidos en la industria petrolera son: bombeo de varilla lechona (SRP),
levantamiento de gas (GL), bombeo sumergible electro (ESP) y levantamiento hidráulico
(HL), de los cuales hay variantes como bombeo convencional de bombeo de lechón
(CSRP) y bombeo de cavidades progresivas (PCP), elevación continua de gas (CGL) y
elevación de gas intermitente (IGL), y levantamiento hidráulico de pistón (HPL) y
levantamiento de chorro hidráulico (HJL), así como particularmente derivaciones y
combinaciones de ellas que han sido probadas con éxito.

Por diferentes razones, la selección de ALS ha sido objeto de debate y controversia, sin
embargo, es posible señalar que: de acuerdo con las características de los sistemas,
ninguno es exclusivo de circunstancias particulares ni se aplica a todos los casos; de modo
que cada caso debe analizarse de manera particular, considerando las ventajas y
desventajas de las opciones, pero considerando que las características de los diferentes
dispositivos son relativas entre sí y algunas tendrán menos o más peso dependiendo de
las circunstancias específicas (Clegg et al. ., 1992).

Según las referencias de EE. UU. (Clegg et al., 1993) y Sudamérica (Hirshfeldt, 2006),
consideradas representantes mundiales, el análisis de la muestra (Clegg et al., 1993) que
incluye un 80% de pozos de baja producción (<100 bpd) y 20% mejores pozos de
producción (> 100 bpd); del total de la muestra, el 85% opera con SRP, el 11% con
GL, el 4% con BEC y el 1% con otros sistemas BH incluidos; sin embargo, si los mejores
pozos de contribución se analizan por separado, GL se aplica en más del 50%, SRP con
una tasa de 30%, y los otros sistemas tienen una cobertura proporcionalmente mayor,
comenzando a ser más sensibles BEC y BH. El análisis de la muestra (Hirshfeldt, 2006),
que son principalmente pozos de baja producción, indica que el 82% opera con SRP, el
16% con BEC y el 2% con GL. En la Región Norte de PEP, la diversidad de condiciones
de los pozos se ha beneficiado para probar la variedad de sistemas de levantamiento
artificial, y para varios de ellos establecer como uso común, resultando una estadística
similar a la última expuesta, prevaleciendo GL que fue la primera uno de uso masivo en
la Región Norte, seguido por SRP, sistema; y PCP y BH recientemente se sometieron a
pruebas de campo tratando de expandir su uso.

Con frecuencia, la Región Norte de PEP ha desempeñado el papel de laboratorio de


pruebas tecnológicas, incluidas las pruebas ALS. Es por eso que HJLS fue probado en
pozos de los activos de AIPRA y AIATG. Este estudio tiene como objetivo documentar la
viabilidad técnica y económica del sistema, basado en el análisis de los resultados de estas
pruebas de aplicación.

Marco teórico de la tecnología "Hidráulico-Jet Lift" (HJL)

Durante la última fase de la vida útil de un pozo y particularmente cuando el pozo deja
de fluir por energía propia, para continuar u optimizar la explotación de los pozos,
mientras sea técnica y económicamente factible, es una práctica común en todo el
mundo instalar un ALS, con el objetivo de lograr la disminución de la presión del ojal
(para promover la contribución de los fluidos del yacimiento en el pozo) y para ayudar al
desplazamiento de los fluidos producidos a las instalaciones de procesamiento de la
superficie.

La elevación hidráulica logra este objetivo al hacer circular "Fluido de potencia" (fluido a
presión) desde la superficie a la bomba de la superficie inferior, y puede ser: HPL que
consiste básicamente en un par de pistones alternativos, donde el pistón del motor,
impulsado por la potencia fluido y conectado por una varilla al pistón de la bomba,
transmite el desplazamiento positivo que permite que el pistón de la bomba impulse los
fluidos producidos por el pozo a la superficie; o HJL, que emplea el principio Venturi,
que básicamente transforma el fluido en un chorro (flujo de fluido presurizado forzado a
fluir a través de un área de flujo gradualmente reducida, ganando velocidad y perdiendo
presión) de alta velocidad que al momento de mezclarse con fluidos de pozo, efecto de
succión / arrastre, induce el transporte de la mezcla a la superficie; en ambos casos, la
bomba hidráulica subterránea desempeña el papel de transformador, convirtiendo el fluido
de energía en energía o presión potencial. El sistema integral se complementa con un
equipo de superficie para presurizar y manejar el fluido de potencia y los fluidos
producidos por el pozo.

Los componentes principales de HJL (el interés del caso para este estudio) bomba de
la superficie inferior de particular son: boquilla, garganta y difusor. Alto presión
y baja velocidad el fluido de potencia se suministra a la bomba y se dirige hacia la
boquilla donde, por efecto de la reducción del área de flujo, la presión se convierte en
presión y alta velocidad se genera energía cinética, y baja baja (Jet) y dirigido hacia
la entrada de la garganta (cámara de mezcla), entremezclándose con fluidos del
depósito, qué ingreso es inducido por su mayor presión, produciendo acción de
bombeo como un efecto de "succión / arrastre" de fluidos. La mezcla de fluidos se
completa dentro de los límites de la garganta, así como la transferencia de energía del
fluido de potencia a los fluidos de la formación; en este punto, el potencial de mezcla
es preponderantemente energía cinética; Entonces eso es manejado a lo largo de
una sección de expansión areal final (difusor), donde como consecuencia, la velocidad
disminuye y es convertido de energía cinética a presión, mayor que la presión de la
columna de fluido de producción, suficiente para fluir a la superficie a través de la
tubería o anillo entre la tubería y la carcasa (Fig. 1).
Hay varias formas de instalar bombas de superficie, que dependen de si son fijas,
insertables o de tipo "libre". Las bombas fijas se introducen y extraen junto con los
tubos de inyección de fluido de potencia (tubos convencionales o en espiral), ya que la
bomba está unida a este elemento; mientras que para la línea de alambre de tipo
insertable y las herramientas de pesca convencionales se utilizan para estas actividades; el
tipo recuperable puede ser introducido / extraído independientemente del tubo de
inyección de fluido de potencia, de forma hidráulica con circulación directa / inversa,
ventaja que los hace los más utilizados. HJL utiliza un circuito de flujo de fluido de
potencia de tipo abierto, en el que el fluido de potencia vuelve a la superficie mezclado
con los flips producidos por el pozo. En una instalación típica, el fluido de energía se
inyecta a través del tubo y la mezcla se produce a través del espacio anular.

El equipo de superficie HJL se utiliza para almacenar, limpiar, acondicionar, presurizar y


conducir fluido de potencia, generalmente agua o aceite, incluso obtenido de la misma
producción de pozos, que se utiliza para activar la bomba de subsuelo. El equipamiento
básico incluye: bomba / motor principal, recipientes de almacenamiento y lavado,
separadores, válvulas de control y eventualmente paneles y sistemas de control
automático (Fig. 2).

Las referencias técnicas (Clegg et al., 1992 y 1993) (Ramos, 2000) y la información
de otros (Granados et al., 2011) argumentan diferentes ventajas y desventajas del
Sistema de elevación de chorro hidráulico, destacando el siguiente como de importancia
relativa para los casos analizados en este estudio:

 Ventajas:
• Ejecutar y recuperar la bomba de subsuelo es posible en forma hidráulica o con línea de
cable, sin una plataforma de reacondicionamiento convencional. Instalación y puesta en
marcha rápida (72 horas máximo).
• No hay partes móviles que se unan a la bomba de superficie y no requieran varillas de
bombeo.
• La bomba de subsuelo tiene una tolerancia relativa a la presencia de sólidos (por
ejemplo, arena).
• La presencia de gas gratuito beneficia la eficiencia de bombeo ( <400 ft3 / bbl).
• Es posible controlar la temperatura y la presión en el fondo del pozo.
• Factibilidad para limpiar o estimular intervalos utilizando tubería de bobina
• Factibilidad para medir fluidos producidos in-situ (superficie) y para aplicar pruebas de
producción de presión.
• Factibilidad para producir aceite de alta viscosidad (500 cp), utilizando aceite liviano
como fluido de potencia.
• Factibilidad para agregar varios productos químicos combinados con fluido de potencia.
• Aplicación en pozos delgados y con tubería de bobina.
• Amplios rangos de aplicación para caudal (200-15000 BLPD / pozo), profundidad
(1500-6000 m, TVD), temperatura (35-260 ° C) y desviación del pozo (0-90 °,
severidad <24 ° / 100 ft )
• Factibilidad para ajustar la producción en el rango de diseño, regulando la tasa de
inyección y la presión, y para modificar la capacidad de la bomba cambiando las
dimensiones de la boquilla / garganta.
• Posible de ser colocado en uno o un grupo de pozos

 Desventajas: • Baja eficiencia del sistema (10-30%). • Ha sido categorizado para


pozos profundos (> 1500 m) y producción relativamente alta (> 200 BLD / pozo). • Los
requisitos de equipos de superficie son relativamente grandes, dependiendo de la
cantidad de fluidos que se deben administrar. • El GLR excesivo disminuye la
capacidad de la bomba (> 500 ft3 / bbl). • La cavitación en la garganta de la bomba
de superficie afecta considerablemente la eficiencia. • Se requiere cierto nivel de
presión de entrada de la bomba (generalmente un 25% de sumersión). • En caso de
depositar material orgánico o inorgánico en la bomba de subsuperficie (se identifica
por aumento de presión en el sistema de bombeo de superficie), eventualmente podría
ser necesario recuperar la bomba para dar servicio de mantenimiento. Pruebas de
aplicación de campo HJL (AIPRA y AIATG) Como parte de la búsqueda continua por
parte de PEP, de soluciones tecnológicas para mejorar la productividad y optimizar los
costos operativos, se instalaron varios sistemas HJL en los activos de AIPRA y AIATG.
Esta sección presenta brevemente el desarrollo y los resultados de estas experiencias.
Caso AIPRA En el proyecto AIPRA, específicamente en el área de Poza Rica (AIPRA-
PR), las ALS han sido ampliamente utilizadas durante mucho tiempo, y la selección de
los sistemas se ha basado principalmente en la observación de mejores prácticas
mundiales, influencia de proveedores, experiencias propias y preferencias de el
personal técnico-operativo. Por lo tanto, en el proyecto AIPRA prácticamente todas las
ALS tradicionales y muchas variantes han sido probadas y se puede argumentar que
la situación actual del uso de ALS es una elección natural basada en las condiciones
de reservorio, pozos y áreas de trabajo, así como en disponibilidad y necesidades (por
ejemplo para implementar GL, era importante la amplia disponibilidad de gas en ese
momento, y para implementar SRP, los problemas de seguridad fueron un factor clave
debido al crecimiento de las áreas urbanas cerca de los campos de explotación), así
como las ventajas y desventajas ofrecidas por los diferentes sistemas que conjunto ha
determinado su viabilidad técnica y económica para ser aplicado masivamente.
In the frame exposed, on May 2005 was carried out a HJL pilot test, firstly in Mecatepec 107 well,
which previously produced 390 BLPD with SRP and was expected to produce 500 BLPD. The inform
(Granados et. al., 2011) shows that during the period observed, due to pressure increase in flow line
(from 78 to 108 psi) it was not possible, with available equipment (designed to 78 psi backpressure),
to establish injection pressure/flow required; the well produced only an average of 250 BLPD.

Next test took place in Poza Rica 314 well, which was scheduled to isolate two lower intervals (water
producers), stimulate three superior intervals and install a HJ system (designed to 125 psi
backpressure) (Figs. 3). Available inform (Granados et. al., 2011) for this case, shows a period for
about five months producing an average of 570 BLPD (62% water) (Fig 4).

Para recolectar más información y apoyar mejor la evaluación del sistema para apoyar
técnica y económicamente esta opción como una alternativa para ser aplicada en los
pozos de este proyecto, las pruebas se extendieron en el tiempo, el número de pozos y
la diversidad de condiciones de los pozos.

Desde diciembre de 2005 hasta octubre de 2011 se han instalado más de 40 sistemas,
recuperando en el paso algunos de ellos por alta producción de agua, dejando 34 sistemas
operativos (Tabla 1) (Granados et al., 2011), mostrando en ese momento promedio
bruto producción por pozo de 241 BLPD y 155 BOPD, en el rango de 54 a 1034 BLPD,
y de 3 a 899 BOPD, y un total para el sistema de 8,189 BLPD y 5,270 BOPD, que
es significativo teniendo en cuenta el volumen diario neto total de este proyecto
(24,000 BOPD) y la distribución de diferentes ALS (Fig. 5).

Análisis de Costos

El análisis de costo-beneficio llevado a cabo aquí se realiza de una manera muy simple,
basada en el precio del servicio integral, como el utilizado durante la mayor parte del
tiempo de prueba, y los ingresos por producción de red petrolera promedio por pozo
observado, ambos conceptos convertidos a BOPD. El servicio integral incluye diseño,
suministro de piezas, operación, mantenimiento, monitoreo y recopilación de información;
no requiere una inversión inicial sustancial o recursos adicionales; permite seleccionar
equipos para diferentes condiciones de operación y disponibilidad inmediata, entre otras
características.

Locales.- Del informe correspondiente (Granados et al., 2011), los costos de servicios
integrales disponibles se calcularon como un promedio ponderado de los artículos
utilizados en los casos de AIPRA y AIATG, y de acuerdo con la cantidad de pozos
involucrados. Las producciones netas promedio para usar en el análisis de costos fueron
aquellas que resultaron en el último informe disponible (11 de octubre) en el momento
de la documentación del informe en particular; distinguiendo los casos resultan 155 BPD
para los pozos AIPRA, y 50 y 25 BPD para los campos de Tajín y Humapa-Coyula,
respectivamente, para los pozos AIATG (debido a la diferencia de producción promedio
notable). El precio de la mezcla de petróleo mexicana en el momento de la
documentación del informe particular era cercano a $ 100.00 USD / bbl.

Considerando los costos promedio del servicio integral para los pozos AIPRA y el precio
de la mezcla de petróleo en México, el BOPD necesario para pagar el servicio integral se
calculó en 8.65 bbl. Para este caso, basado en una producción neta promedio de 155
BOPD, el resultado es una rentabilidad favorable evidente de $ 14,640.00 USD / d /
bien.

Considerando el costo promedio del servicio integral para el caso AIATG, para los pozos
de Tajín, BOPD necesitaba pagar el servicio integral resultado de
6.46 bbl, y basado en una producción neta promedio de 50 BOPD, el resultado es una
rentabilidad favorable evidente de $ 4,354.00 USD / d / pozo. Como referencia, para
los pozos Furbero, basados en una producción neta promedio de 11 BOPD, resulta una
rentabilidad irrelevante de $ 454.00
USD / d / bien; Para resolver esta situación, los sistemas fueron reubicados en los pozos
Humapa-Coyula, donde BOPD necesitaba pagar
resultado de servicio integral de 5.15 bbl, y basado en una producción neta promedio de
25 BOPD, a pesar de una rentabilidad favorable, esto es relativamente marginal como
resultado de $ 1,985.00 USD / d / pozo.

La comparación de la rentabilidad para los casos analizados se presenta a continuación


(Fig. 7), lo que evidencia la importancia, desde el punto de vista económico, de una
selección de pozos apropiados en
favor de la rentabilidad del sistema HJ. Es significativo mencionar el costo
dependencia en función de HP
requerido y la cantidad de pozos operados por cada sistema

Conclusiones y Recomendaciones

Los resultados observados permiten apoyar la viabilidad técnica del sistema HJL como
una alternativa para los pozos estándar en el proyecto AIPRA y para algunos campos en
el proyecto AIATG.

Desde el punto de vista de la funcionalidad, continuidad operativa HJL durante los


períodos observados (con baja incidencia de fallas

inherente al sistema, y una rehabilitación especialmente rápida cuando sea necesaria, así
como algunas reparaciones, por lo tanto, la baja producción diferida atribuible a estos
factores), permite establecer la viabilidad técnica de esta tecnología en ambos casos, los
proyectos AIPRA y AIATG.

Además, se probó el potencial de HJL para cumplir con las principales ventajas de
interés mencionadas, destacando la factibilidad y velocidad de funcionamiento y
recuperación sin plataforma de reparación, la factibilidad de medir los fluidos producidos
in situ, la posibilidad de agregar aditivos químicos y la factibilidad de ajustar la
producción en el rango de diseño. así como la posibilidad de producir caudales
relativamente bajos y muy bajos (50 BLPD para el proyecto AIPRA y 5 BLPD para el
proyecto AIATG). Además, como un interés particular para el proyecto AIATG, era
relevante verificar la capacidad del sistema para operar como un sistema centralizado.
Estos temas significan romper paradigmas sobre HJ como un sistema inelegible para
pozos de baja y muy baja productividad.

En consecuencia, el análisis realizado permite apoyar la viabilidad económica. Incluso


marginal en los casos de AIATG porque sus pozos productivos muy bajos, la rentabilidad
del sistema resultó favorable, esto hace evidente la importancia, desde un punto de vista
económico, de una selección de agrupaciones / pozos apropiada. El proyecto AIPRA tiene
la ventaja de presentar pozos con mejor productividad; mientras tanto, el proyecto
AIATG tiene la ventaja de la posibilidad de reducir costos implementando el sistema para
varios pozos en el mismo clúster, haciendo atractiva la opción explorando gradualmente
más pozos, así como el uso de motores de gas y completándolo con cierto nivel de
automatización, o monitoreo y control.

Con base en experiencias con diferentes tecnologías petroleras, se ha observado que si


más proveedores llegan al mercado, los costos disminuyen para alcanzar "costos reales",
entonces se sugiere fomentar una mayor participación de los proveedores como una
estrategia para promover la competitividad.

Como una buena práctica sobre el tema ALS, incluso si uno o incluso varios tipos de
sistemas ALS han sido probados, elegidos e implementados con éxito, se recomienda
realizar una evaluación continua del rendimiento del sistema y prestar atención a las
innovaciones tecnológicas, como estrategia de mejora continua.

Nomenclature

°C = Celcius degrees
cp = centipoise
BLPD =
barrels of
liquid per
day BOPD
= barrels of
oil per day
USD =
USA
dollars
GLR = gas liquid ratio TVD = true vertical depth

References
Clegg, J.D., Consultant, Bucaram, S.M. ARCO Inc., and Hein Jr. N.W. Conoco Inc. 1992. New
Recommendations and Comparisons for Artificial Lift Method Selection. Paper SPE 24834
presented at the SPE Annual Technical Conference and Exhibition, Washington, DC, 4–7 October
1992.

Clegg, J.D., Consultant, Bucaram, S.M. ARCO E&P Technology, and Hein Jr. N.W. Conoco Inc. 1993.
Recommendations and Comparisons for Selecting Artificial-Lift Methods. Paper SPE 24834PA, JPT
Vol. 45, December 1993: 1128-1131, 1163-1167.

Granados J., Mancilla S. and Flores F. PEP RN. Análisis de la Aplicación del Sistema Artificial de
Explotación “Bombeo Hidráulico” en Pozos de los Activos de la Región Norte (AIPRA y AIATG).
Internal inform and ppts for PEP RN, Poza Rica Ver, May–November 2011.

Hirschfeldt M. Artificial Lift in Mature Fields, Case Study of the Golfo San Jorge Basin Argentina.
Artificial Lift Conferences, Feb-2006-Jakarta Indonesia

Ramos H., Salgado H., Ruiz O. and Salazar A. PEP Ek-Balam asset. Test of Hydraulic Jet Pump in the
Balam 91 well. Paper 59021 presented at the SPE International Petroleum Conference and Exhibition
in Mexico, Villahermosa, 1–3 February 2000.