Você está na página 1de 2

I.

Herramientas para el diseño de las acciones del Asesor de convivencia escolar

Lo central al momento de diseñar una reunión, taller, capacitación, es generar procesos de


aprendizaje en los participantes, no sólo reunirse para conversar y opinar, si no que el sentido
es movilizar procesos de cambio. Y para ello existen algunas herramientas que facilitan este
proceso.

Estructura básica para las acciones en visitas (chequear lo previo v/s lo aprendido): para trabajo
con grupos, reuniones, talleres, capacitaciones, etc.

a) Ticket de entrada: pueden ser pregunta(s) que se realiza(n) y que invitan a la reflexión del
grupo, usualmente ayudan a abrir un tema. Y conocer cuánto conocen, saben o manejan
respecto al tema a trabajar, también puede servir a modo de conocer sus expectativas del
trabajo a realizar. Plasmar en algún dispositivo visual, escrito por participante.

b) Desarrollo: uso de dispositivos visuales que apoyen la actividad a realizar (p. e.: uso e pos-
it en papelógrafos o pliegos de cartulina, lienzos, mapas, etc.), la idea es que ayuden a
dinamizar el trabajo en grupo y fomentar el diálogo y conversación, pero dirigido siempre
a algo concreto para evitar análisis de tipo “estructural”.

c) Ticket de salida: preguntas que ayudan a cerrar y chequear lo aprendido por los
participantes; con qué te quedas de lo realizado hoy?, en una palabra señala qué te
llevas?, cómo se sintieron?, cuáles son los acuerdos? De lo visto hoy, qué puedo
implementar en mi práctica?, etc.

Análisis de casos:

Durante la visita que corresponda al análisis de casos, se requiere una presentación del
caso por parte del equipo de la escuela al resto de los integrantes y al Asesor. Se hace
necesario entonces contar con una estructura para esta presentación, de tal manera de
contar con toda la información relevante de la situación del estudiante. De esta forma
nuestra propuesta es la siguiente:

1. Identificación del estudiante: incluye nombre, edad, curso, apoderado.

2. Antecedentes familiares: explicar a través del Genograma la situación familiar del


estudiante, incorporando aspectos relacionales (dinámica familiar plasmada en el
genograma, familia con limites internos y externos altamente permeables, lo que
genera….), de estructura (de acuerdo a los antecedentes entregados por XXX en
entrevista, el estudiante vive con su madre en un contexto de familia uniparental, además
de dos hermanos, de X edad, y que asisten al mismo establecimiento. La madre ejerce rol
de cuidado y de jefa de hogar, ya que trabaja en, siendo la única que aporta
económicamente a la familia…..), así como otros relevantes que dan cuenta de la realidad
familiar, es decir, factores sociales (hacinamiento, ingreso familiar, acceso a programas
sociales, etc.), recursos disponibles de la familia (cuentan con familiares de apoyo, red
externa de apoyo a la familia), factores protectores v/s factores de riesgo (si bien la madre
es cercana y preocupada de su hijo, el tiempo que permanece en su horario de trabajo no
le permite tener un mayor control sobre sus hijos, quienes permanecen durante todo el
día en la calle, careciendo de estrategias para ejercer este control.) .

3. Antecedentes académicos y pedagógicos: Dar a conocer rendimiento, asistencia y


conducta del estudiante con pares y adultos, tanto en establecimiento actual como en
anteriores, y en el hogar. Lo central es conocer la trayectoria escolar del estudiante en
base a estas tres variables: asistencia, rendimiento y conducta.

4. Acciones realizadas por el establecimiento con el estudiante y su familia: mostrar


diagnóstico y metodologías con las cuales se realizan las evaluaciones, el plan de trabajo
establecido y quienes participan de éste, medidas formativas y disciplinarias aplicadas,
apoyos que se le han otorgado, soluciones intentadas con sus resultados.

5. Expectativas de cambio: Qué espera el profesional que presenta el caso que ocurra con el
estudiante, qué espera ver más en él? (que estudiante no pelee en la sala con su
compañero XX, que estudiante no le falte el respeto a su profesor jefe, de historia y de
matemáticas, etc. personalizarlo para acotar lo más posible la acción que se requiere
modificar). Esto con la finalidad de que se defina cuáles son las cosas (conductas) que se
aspira a “cambiar” en el estudiante y visualizar condiciones que rodean esas conductas
(porque no todo será modificable por el estudiante), de esta forma tendremos el insumo
para definir las acciones a ejecutar con estudiante y escuela, pudiendo además definir de
inmediato objetivos y metas del plan de trabajo a implementar.

6. Con el paso anterior es posible definir objetivos concretos a lograr para luego trabajar en
un plan de intervención individual; también es necesario aplicar el criterio para bajar
expectativas por ejemplo.