Você está na página 1de 8

LA

 REVOLUCIÓN  INDUSTRIAL  
Objetivos  a  Evaluar:  dar  cuenta  de  la  comprensión  y  análisis  del  fenómeno  industrializador  británico  y  mundial  a  partir  del  siglo  XVIII  

I  
El  Concepto  de  “Revolución  Industrial”  

1. Presentación:  a  mediados  del  siglo  XVIII  comenzó  en  Reino  Unido  un  proceso  de  cambio  económico  en  el
que   el   uso   de   nuevas   técnicas,   fuentes   de   energía   y   formas   de   organización   del   trabajo   provocó   un   enorme
crecimiento  de  la  producción  de  bienes;  a  la  vez,  la  sociedad  y  la  vida  cotidiana  se  modificaron  intensamente.
Esos   cambios   económicos   y   sociales   se   conocen   como   revolución   industrial   porque   marcan   el   paso   de   una
sociedad  agrícola  y  tradicional  a  una  sociedad  industrial  y  moderna.

En  la  revolución  industrial  se  distinguen  tres  fases:  la  primera  revolución  industrial,  que  comenzó  hacia  1760;  la  
segunda   revolución   industrial,   que   se   inició   en   torno   a   1870;   y   la   tercera   revolución   industrial,   que   se   está  
produciendo  en  la  actualidad.  

2. Del  Taller  a  la  Fábrica


Hasta  la  revolución  industrial,  los  productos  manufacturados  se  elaboraban  en  pequeños  talleres  artesanales.
Desde   finales   del   siglo   XVIII,   los   talleres   comenzaron   a   ser   sustituidos   por   fábricas,   grandes   establecimientos
que  contrataban  a  gran  número  de  obreros  que  trabajaban  con  máquinas.

James  Watt,  en  1774,  construyó  la  primera  máquina  de  vapor.  A  partir  de  entonces,  las  máquinas  movidas  por  
la  energía  del  vapor  se  utilizaron  en  la  minería,  la  industria  y  el  transporte.  La  aparición  de  las  fábricas  supuso  
un  cambio  trascendental  en  la  organización  del  trabajo  respecto  a  la  época  preindustrial:  

• El   artesano   realizaba   la   pieza   completa   y  tenía   todavía   cierta   capacidad   de   control   sobre   su   ritmo   de
trabajo,  por  ejemplo,  no  estaba  sujeto  a  un  horario  fijo.
• El   obrero   estaba   especializado   en   una   única   tarea,   con   lo   que   el   trabajo   se   hizo   más   monótono,   y,
además,  tuvo  que  adaptarse  al  ritmo  de  trabajo  impuesto  por  la  nueva  maquinaria,  que  no  se  detenía
hasta  que  no  era  desconectada.
Todos   estos   cambios   ahorraron   trabajo,   aumentaron   la   calidad   de   los   productos,   incrementaron   la  
productividad,  es  decir,  el  número  de  piezas  que  elaboraba  cada  obrero,  y  abarataron  los  costes.  

2.1  El  Invento  decisivo:  La  Máquina  de  Vapor  


La  utilización  del  vapor  fue  posible  gracias  al  invento  de  la  máquina  de  vapor,  perfeccionada  por  Watt  en  1769.  
Este  invento,  uno  de  los  más  revolucionarios  de  la  historia  de  la  humanidad,  producía  una  corriente  continua  
de  vapor  capaz  de  mover  una  rueda  a  un  ritmo  continuo.  La  máquina  de  vapor  se  aplicó  primero  a  la  minería  y  
después  a  la  industria  textil  y  al  transporte.  La  mecanización  del  campo  redujo  la  necesidad  de  mano  de  obra  
agrícola.  

3. Origen  y  Expansión
La  revolución  industrial  se  inició  en  Reino  Unido  debido  a  la  confluencia  de  una  serie  de  factores:
• El   país   estaba   experimentando   un   acelerado   crecimiento   de   la   población,   lo   que   significaba   un
aumento  tanto  de  la  demanda  de  productos  como  de  la  mano  de  obra.
• Se   había   incrementado   la   productividad   de   la   agricultura   gracias   a   innovaciones   como   la  rotación   de
cultivos   y   el   arado   de   hierro.   Por   un   lado,   esto   permitió   alimentar   a   más   población.   Por   otro,   se
empezó  a  necesitar  menos  mano  de  obra  agrícola.
• Reino  Unido  contaba  con  una  gran  riqueza  de  recursos,  sobre  todo  de  carbón,  barato  y  abundante,  una
fuente  de  energía  capaz  de  mover  las  nuevas  máquinas  de  vapor.
• El  transporte  era  fácil,  por  las  vías  marítimas  y  fluviales.
• Poseía  colonias  en  ultramar  que  proporcionaban  materias  primas  y  mercados  para  sus  mercancías.
• Las  instituciones  financieras  especializadas  habían  experimentado  un  considerable  desarrollo.
• Se   consolidó   una   mentalidad   burguesa   dominada   por   el   espíritu   de   empresa   y   la   búsqueda   de
beneficios.
En  las  décadas  de  1830  y  1840,  las  innovaciones  de  la  primera  revolución  industrial  se  extendieron  por  Europa.  
Esta  expansión  se  produjo  de  forma  muy  desigual.  Bélgica  y  Francia,  los  países  más  próximos  a  Reino  Unido,  
fueron  los  primeros  en  seguir  sus  pasos;  después  lo  hicieron  Países  Bajos  y  Alemania.  En  el  resto  de  los  países  
europeos   la   industrialización   quedó   circunscrita   a   unos   enclaves   muy   concretos.   Fuera   de   Europa,   Estados  
Unidos  inició  su  revolución  industrial  a  partir  de  1830  y  Japón  hacia  1868.  

4. Sectores  Industriales
Los  sectores  textil  algodonero  y  siderúrgico  protagonizaron  la  primera  revolución  industrial.

4.1  El  Algodón  


La  industria  textil  algodonera  era  la  más  importante  en  un  principio  y  en  la  que  más  rápido  se  efectuaron  las  
innovaciones   técnicas.   En   1800,   unas   350.000   personas   trabajaban   en   el   hilado   y   tejido   de   prendas   de   algodón  
con   máquinas   especializadas   (hiladora   hidráulica,   telar   mecánico).   Pronto   los   productos   textiles   ingleses,  
baratos  y  de  buena  calidad,  inundaron  los  mercados  mundiales.  

4.2  El  Hierro  


La  industria  siderúrgica  alcanzó  un  gran  desarrollo  a  mediados  del  siglo  XIX.  La  sustitución  del  carbón  vegetal  
por  el  mineral  (coque)  evitó  la  deforestación  e  impulsó  la  construcción  de  modernos  altos  hornos.  Los  nuevos  
procesos  de  fundición,  pudelado  y  laminado  permitieron  producir  a  gran  escala  lingotes  de  hierro  refinado.  El  
carbón  era  una  fuente  de  energía  abundante,  barata  y  muy  potente,  pero  también  muy  contaminante.  Pronto  
las  zonas  industriales  estuvieron  envueltas  en  espesas  nubes  de  contaminación.  

5. Consecuencias  de  la  Revolución  Industrial


La   mecanización   de   las   tareas,   la   aparición   de   fábricas   y   la   producción   orientada   a   la   venta   tuvieron
consecuencias  muy  importantes:

• La   producción   experimentó   un   fuerte   crecimiento.   Las   máquinas   permitían   elaborar   muchos   más
productos   industriales,   por   lo   que   estos   bajaron   de   precio   y   se   crearon   grandes   excedentes   que   se
destinaron  a  la  exportación.
• Las  ciudades  se  multiplicaron  y  aumentaron  su  población.  La  mayor  parte  de  las  fábricas  se  situaban  en
las  ciudades.  Muchos  campesinos  emigraron  a  las  urbes  de  su  país,  e  incluso  de  otros  Estados,  en  busca
de  trabajo.
• Se  pasó  de  una  sociedad  agraria  a  una  industrial.  Lentamente  la  agricultura  dejó  de  ser  el  sector  que
empleaba  a  más  población.  Poco  a  poco,  la  industria  y  los  servicios  pasaron  a  un  primer  plano.

SÍNTESIS  DEL  TEMA:  LA  PRIMERA  REVOLUCIÓN  INDUSTRIAL  

Riquezas de las colonias a Europa Parte se invierte en investigación, ciencia y técnica

Carbón como combustible Cambios Liberalismo


Se inventa la máquina de vapor
ideológicos económico
Fábricas - Industrias

Siglo XVIII La burguesía


Cambios
busca el
políticos
En Inglaterra y después en Francia poder político
PRIMERA
REVOLUCIÓN
Crece la población INDUSTRIAL Burgueses
Cambios
sociales
Éxodo rural Proletarios

Crecen las ciudades


Cambios
Búsqueda de Agricultura
La industria suplanta al taller económicos
Industrias

Mano de obra barata Colonias Comercio

Transportes
Para conseguir Para conseguir
mercados donde Capitalismo
materias primas
vender la producción industrial
baratas
industrial

2  
II  
La  Segunda  Revolución  Industrial  
1. Industrias   Punteras:   dos   nuevas   fuentes   de   energía   fueron   la   base   de   esta   segunda   fase   industrial:   la
electricidad   y   el   petróleo,   cuyo   empleo   masivo   se   dio   en   el   siglo   XX.   Aparte   de   las   industrias   tradicionales
(textil,   carbón),   que   siguieron   expandiéndose,   los   nuevos   inventos   propiciaron   el   desarrollo   de   tres   sectores
industriales:  eléctrico,  químico  y  siderúrgico.

• La   industria   eléctrica   revolucionó   el   alumbrado   (la   bombilla   de   filamento,   el   gran   descubrimiento   de


Edison,  acabó  desbancando  al  alumbrado  de  gas),  el  transporte  (ferrocarril  eléctrico,  metro,  tranvías)  y
las  telecomunicaciones  (telégrafo,  teléfono,  radio).
• La   industria   química   tuvo   un   gran   impulso   por   la   creación   de   nuevos   productos:   abonos,   artículos
sintéticos  (tintes  y  colorantes  artificiales)  y  nuevos  explosivos  y  productos  farmacéuticos.
• En   el   sector   siderúrgico   se   produjo   un   gran   progreso   con   la   invención   del   horno   Bessemer,   capaz   de
producir  grandes  cantidades  de  acero  a  bajo  precio.  El  acero  tuvo  inmensos  efectos  sobre  la  industria
naval  y  de  armamento,  así  como  sobre  la  arquitectura  y  la  ingeniería.  También  se  desarrolló  la  industria
de  otros  metales  y  aleaciones  (aluminio,  cobre,  níquel,  cinc).

Al  mismo  tiempo  tuvo  lugar  un  nuevo  cambio  trascendental  en  los  medios  de  transporte  con  la  aparición  del  
automóvil  y  del  avión,  cuyo  mayor  desarrollo  tendría  lugar  en  el  siglo  XX.  

1.1  El  Teléfono  


Antonio   Meucci   ideó   el   «telégrafo   parlante»   en   1855   para   ayudar   a   sus   compañeros   a   comunicarse   cuando  
trabajaba  como  técnico  en  un  teatro  de  Florencia,  y  lo  perfeccionó  para  que  su  mujer  hablara  con  él  desde  su  
habitación  cuando  se  quedó  paralítica.  No  tuvo  dinero  para  patentarlo  y  presentó  su  invento  a  una  empresa,  
que  no  le  hizo  caso,  pero  los  materiales  del  invento  cayeron  en  manos  de  Graham  Bell,  quien  lo  patentó  y  se  
llevó   la   gloria.   Meucci   demandó   a   Bell,   pero   murió   sin   ver   reconocida   su   obra.   Así,   paradójicamente,   el  
auténtico  inventor  del  teléfono  murió  en  la  pobreza,  mientras  que  Bell  se  hizo  rico  con  el  nuevo  aparato.  

En   el   año   2002,   el   Congreso   de   Estados   Unidos   reconoció   que   el   inventor   del   teléfono   no   fue   Graham   Bell,  
como  se  había  pensado  tradicionalmente,  sino  Meucci.  

2. Sistemas  de  Producción  y  Venta


Durante   la   primera   revolución   industrial,   la   empresa   familiar   era   la   forma   de   organizar   una   producción   poco
mecanizada   en   pequeñas   industrias.   En   la   segunda   revolución   industrial   se   pusieron   en   práctica   nuevos
sistemas  de  producción.

• Se   mejoró   el   proceso   de   trabajo.   El   ingeniero   Taylor   dividió   el   trabajo   en   tareas   pequeñas,   cuya
duración   se   cronometraba   con   exactitud.   Cada   obrero   se   especializaba   en   una   tarea   (división   del
trabajo)   y   recibía   un   salario   proporcional   a   la   labor   realizada.   El   trabajo   se   volvió   muy   eficaz,   pero
también  era  más  mecánico  y  monótono.
• Poco   después,   el   empresario   Henry   Ford   inventó   la   cadena   de   montaje   (fordismo),   que   evitaba   los
tiempos  muertos  entre  unas  tareas  y  otras.  Con  estos  cambios  aumentó  el  número  de  productos  que
elaboraba  cada  operario,  por  lo  que  los  precios  se  redujeron  y  se  elevó  el  consumo.
• Se   desarrollaron   grandes   empresas   que   controlaban   los   mercados.   Surgió   la   concentración   empresarial
y   aparecieron   los   trusts   y   los   holdings,   grupos   formados   por   varias   empresas   que   buscaban
monopolizar   un   sector   de   la   producción   y   acabar   con   la   competencia.   Así,   en   1890,   la   Standard   Oil
marcaba   los   precios   del   petróleo   en   Estados   Unidos   porque   controlaba   el   90   %   de   las   refinerías   del
país.
• Variaron  las  formas  de  venta.  Aparecieron  los  primeros  grandes  almacenes  y  se  desarrolló  una  nueva
técnica  para  promover  la  compra  de  bienes:  la  publicidad.

Sin  embargo,  todas  estas  innovaciones  crearon  gran  inquietud  entre  los  trabajadores  y  modestos  propietarios  
de  comercios  y  talleres,  que  vieron  peligrar  su  forma  de  vida  tradicional.  

3. Potencias  Industriales
Entre   1865   y   1914,   Gran   Bretaña   siguió   siendo   la   primera   potencia   comercial   del   mundo,   pero   perdió   la
supremacía  industrial,  ya  que  la  industria  británica,  estrechamente  ligada  al  vapor  y  al  carbón,  se  adaptó  con
dificultad  a  las  innovaciones  técnicas  posteriores.

3  
Donde   las   nuevas   industrias   se   desarrollaron   más   fue   en   Estados   Unidos   y   en   Alemania.   En   1914,   Estados  
Unidos   se   convirtió   en   la   primera   potencia   agrícola   e   industrial   del   mundo   gracias   fundamentalmente   a   la  
fortaleza   de   su   mercado   interior   y   a   nuevas   pautas   de   organización   de   la   producción,   centradas   en   la  
innovación  tecnológica  y  en  la  concentración  empresarial  en  trusts.  

Alemania,  por  su  parte,  se  puso  a  la  cabeza  de  las  industrias  química  y  eléctrica  y  destacó  en  la  industria  pesada  
del   hierro,   el   acero   y   la   maquinaria.   Las   claves   fueron   la   ampliación   del   mercado   interior,   gracias   a   la  
unificación,  la  concentración  empresarial  y  la  política  militarista.  

SÍNTESIS  DEL  TEMA:  LA  SEGUNDA  REVOLUCIÓN  INDUSTRIAL  

Riquezas de las colonias a Europa Parte se invierte en investigación, ciencia y técnica Liberalismo
económico,
Petróleo como combustible Se inventa el motor a explosión Cambios sindicalismo,
Fábricas - Industrias y se desarrolla la electricidad ideológicos socialismo,
comunismo y
anarquismo
Siglos XIX y XX La burguesía
Cambios
políticos acrecienta su
En Inglaterra, Francia, Alemania, poder político
Estados Unidos, Japón, etc. SEGUNDA
REVOLUCIÓN
Crece la población
INDUSTRIAL Burgueses
Cambios
Éxodo rural sociales
Proletarios

Crecen las ciudades


Cambios
Búsqueda de Agricultura
Crece la industria económicos
Industrias

Mano de obra barata Colonias Comercio

Transportes
Para conseguir Para conseguir
materias primas mercados donde Capitalismo
baratas vender la producción financiero
industrial

4. La  Ciudad  Industrial
En   el   siglo   XIX   se   produjo   un   intenso   proceso   de   urbanización   en   Europa.   Si   en   1800   solo   el   10   %   de   los
europeos   vivía   en   ciudades,   a   finales   del   siglo   XIX   lo   hacía   ya   un   40   %.   El   número   de   ciudades   y   su   tamaño
crecieron  extraordinariamente:  a  comienzos  del  siglo  XIX  no  existía  ninguna  ciudad  en  el  mundo  que  superara
el  millón  de  habitantes;  al  finalizar  el  siglo,  ya  había  doce  ciudades  «millonarias».

Las  causas  que  explican  el  crecimiento  de  las  ciudades  son  variadas:  
• Algunas  ciudades  crecieron  en  torno  a  las  fábricas:  eran  las  ciudades  industriales.  El  ejemplo  más  típico
es  Manchester,  en  Reino  Unido.
• En  otros  casos,  el  crecimiento  se  debió  al  desarrollo  del  comercio,  como  sucedió  en  el  caso  de  Marsella,
en  Francia.
• Otras  ciudades  crecieron  simplemente  por  el  aumento  de  la  población  de  su  entorno,  como  Burdeos,
en  Francia.

En  la  mayoría  de  los  casos,  el  crecimiento  de  las  ciudades  se  produjo  tanto  por  el  incremento  de  la  población  
que  habitaba  en  ellas  como  por  el  éxodo  rural.  La  revolución  industrial  aceleró  la  mecanización  de  las  labores  
agrícolas,   por   lo   que   muchos   campesinos   se   quedaron   sin   trabajo   y   se   dirigieron   a   la   ciudad   en   busca   de  
empleo  (migración  campo-­‐ciudad).  

La   mayor   parte   de   las   ciudades   tenía   una   larga   historia   y   en   ellas,   junto   a   los   barrios   antiguos,   se   construyeron  
barrios  nuevos  (llamados  ensanches)  cuyas  calles  eran  más  anchas  y  seguían  una  disposición  en  cuadrícula,  y  en  
los  que  vivían  la  burguesía  y  las  clases  medias.  También  surgieron  nuevos  barrios  industriales  alrededor  de  las  
ciudades.  

4  
5. La  Sociedad  y  los  Cambios  Urbanos
Muchas   ciudades   crecieron   de   una   forma   rápida   y   desordenada,   sin   ninguna   planificación,   lo   que   dio   lugar   a
unos  núcleos  urbanos  industriales  superpoblados,  insalubres  y,  a  veces,  tan  contaminados  que  la  gente  tenía
que   ir   a   tientas   en   pleno   día.   Además,   a   medida   que   se   desarrolló   la   urbanización,   se   agudizó   la   separación
entre  las  clases  acomodadas,  aristócratas  y  burgueses,  que  habitaban  en  los  nuevos  barrios  del  ensanche,  y  los
obreros  y  obreras,  que  se  hacinaban  en  hileras  de  casas  pequeñas  y  antiguas  del  centro  urbano  o  de  los  nuevos
barrios  construidos  en  torno  a  las  fábricas,  sin  servicios  básicos  y  muy  contaminados.

Con   el   tiempo,   las   ciudades   se   fueron   reformando,   y   se   instalaron   sistemas   de   alcantarillado,   pavimentado,  
recogida   de   basuras,   iluminación,   ventilación   de   las   viviendas,   etc.   Otros   problemas   que   comenzaron   a  
preocupar  ya  en  esa  época  fueron  el  abastecimiento  de  agua  potable  y  la  purificación  de  los  ríos.  

III  
La  Sociedad  de  Clases  y  el  Movimiento  Obrero  

1. El   Auge   de   la   Burguesía:   en   el   siglo   XIX   se   denominaba   con   el   término   burgués   a   grupos   muy   diversos:   la
antigua  nobleza  estamental,  los  empresarios  (industriales,  hombres  de  negocios,  banqueros);  los  rentistas,  que
vivían   de   los   intereses   de   sus   fortunas;   los   altos   funcionarios;   los   intelectuales   y   los   profesionales   liberales
(abogados,  médicos,  etc.).

Los   burgueses   vivían   en   las   ciudades,   en   los   nuevos   barrios   del   ensanche;   concedían   gran   importancia   a   las  
apariencias;   frecuentaban   los   clubes,   salones   y   bailes;   y   se   casaban   entre   ellos.   Sus   valores   llegaron   a   ser  
predominantes:   el   culto   al   trabajo,   el   ahorro   y   la   sobriedad   como   medios   para   alcanzar   la   prosperidad,   y   la  
exaltación  de  la  familia  y  el  hogar.  

2. Las  Clases  Medias


La   clase   media   alcanzó   su   gran   desarrollo   a   partir   de   este   momento,   ya   que   antes   eran   una   escasa   minoría
urbana.   Era   un   grupo   heterogéneo   formado   por   artesanos   que   trabajaban   en   talleres   (modistas,   herreros,
carpinteros,   etc.),   pequeños   comerciantes   y   propietarios   rurales,   empleados   públicos,   profesores,   etc.   Su
posición  económica  y  su  nivel  de  instrucción  eran  superiores  a  los  de  las  clases  bajas  e  inferiores  a  los  de  los
burgueses.

Generalmente   vivían   también   en   los   ensanches,   aunque   ocupaban   casas   peores   que   las   de   los   burgueses.  
Tenían  un  gran  afán  por  imitar  en  sus  posibilidades  la  forma  de  vida  de  la  burguesía.  

3. El  Proletariado  Urbano
Esta  nueva  clase  social  la  formaban  los  obreros  industriales.  Trabajaban  en  fábricas,  en  labores  que  requerían
poca  cualificación.  Cobraban  salarios  reducidos  (sobre  todo  mujeres  y  niños),  sus  jornadas  laborales  superaban
las  doce  horas  en  ambientes  insanos  y  carecían  de  seguridad  social  en  caso  de  enfermedad,  paro  o  jubilación.
Vivían   en   casas   antiguas   y   pequeñas   del   centro   urbano   o   en   los   nuevos   barrios   construidos   en   torno   a   las
fábricas,  sin  servicios  básicos  (como  alumbrado  o  transporte)  y  muy  contaminados.

3.1  Las  Condiciones  de  Trabajo  en  una  Fábrica  


Los  trabajadores  de  las  industrias  del  siglo  XIX  tenían  que  soportar  unas  condiciones  laborales  muy  duras:  

• Los  horarios  eran  excesivamente  largos  (más  de  doce  horas,  por  lo  general)  y  se  prolongaron  cuando  se
comenzó  a  utilizar  la  iluminación  de  gas.
• La  disciplina  laboral  era  muy  dura.  Se  castigaba  con  multa  al  que  abandonara  el  trabajo  por  cualquier
necesidad  o  al  que  hablara  o  silbara  mientras  trabajaba.
• La  inseguridad  en  el  trabajo  era  total.  El  obrero  debía  poner  un  sustituto  si  caía  enfermo;  no  cobraba
los   días   perdidos   y   podía   ser   despedido   sin   ningún   derecho.   Por   lo   general,   la   fábrica   no   reunía   las
condiciones   mínimas   de   higiene   y   salubridad.   En   las   fábricas   textiles,   por   ejemplo,   el   polvo   de   la
materia  prima  producía  enfermedades  respiratorias.
• El   trabajo   infantil   constituyó   el   capítulo   más   degradante.   Aunque   las   leyes   fueron   limitando   la   edad,   el
horario   y   el   tipo   de   trabajo,   no   faltaron   los   abusos.   En   Francia,   en   1841,   la   reglamentación   laboral
exigía   que   los   niños   tuvieran   «al   menos   8   años»   y   prohibía   que   trabajaran   de   noche.   Los   niños,   por   ser
más  sumisos  y  por  cobrar  un  salario  menor,  constituyeron  una  mano  de  obra  muy  rentable.

5  
4. Los  Campesinos
A  pesar  de  la  industrialización,  la  mayoría  de  la  población  seguía  siendo  campesina.  Había  grandes  diferencias
entre  unas  regiones  y  otras:

• En   el   norte   y   el   oeste   de   Europa   la   mayoría   de   los   campesinos   eran   propietarios   y   fueron   incorporando
máquinas  y  nuevas  técnicas  de  cultivo.
• En   el   sur   de   Europa,   en   las   regiones   latifundistas   (Andalucía,   sur   de   Italia),   eran   muy   numerosos   los
jornaleros,  campesinos  a  sueldo  que  cobraban  un  jornal  escaso  y  tenían  una  vida  miserable.  En  estas
zonas  las  innovaciones  de  la  revolución  agrícola  tardaron  más  en  incorporarse.
• En   el   centro   y   este   de   Europa   los   campesinos   sufrían   la   peor   situación   y   muchos   siguieron   siendo
siervos  hasta  la  segunda  mitad  del  siglo  XIX.
El  número  de  campesinos  fue  descendiendo  paulatinamente  a  lo  largo  del  siglo  XIX,  ya  que  muchos  emigraron  
a  las  ciudades  en  busca  de  trabajo.  

5. Otras  Ocupaciones
Uno  de  los  grupos  más  numerosos  era  el  formado  por  el  servicio  doméstico,  fundamentalmente  femenino.  A
finales  del  siglo  XIX  una  de  cada  tres  jóvenes  inglesas,  un  millón  y  medio  de  personas  en  total,  se  dedicaba  a
estas  actividades  en  las  casas  de  nobles,  burgueses  y  clases  medias.  Los  criados  y  criadas  cobraban  un  salario
mísero,   vivían   en   las   buhardillas   de   las   casas   en   las   que   estaban   empleados,   trabajaban   desde   la   madrugada
hasta  altas  horas  de  la  noche  y  solo  tenían  una  tarde  libre  a  la  semana.

SÍNTESIS  DEL  TEMA:  SOCIEDAD  DE  CLASES  Y  MOVIMIENTO  OBRERO  

2º REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Producción industrial

BURGUESÍA 2 grupos sociales PROLETARIADO

Explota al...

Se producen reacciones en defensa del proletariado

Los obreros se organizan Filósofos Protesta de la Iglesia


Católica Apostólica
Romana

Owen, Fourier, Marx, Engels, Bakunin,


etc. etc. Proudhon, etc.

SINDICATOS SOCIALISMO COMUNISMO ANARQUISMO Encíclica


(documento)
Rerum
Novarum (1891)

El proletariado se Los bienes de Los bienes de Los bienes de Critica la


agrupa para producción son producción son producción no explotación del
defender sus de los del Estado. tienen dueños. obrero y la lucha
intereses de clase. trabajadores. Lucha de clases. de clases.

6. El  Movimiento  Obrero
Paralelamente   al   asociacionismo   obrero   aparecen   pensadores   que   proponen   soluciones   para   reformar   la
sociedad  surgida  de  la  revolución  industrial.  Estos  pensadores  se  integran  en  tres  corrientes  fundamentales:  el
socialismo  utópico,  el  anarquismo  y  la  del  socialismo  científico.

6.1  Socialismo  Utópico  


Los   llamados   socialistas   utópicos   denuncian   la   injusticia   y   los   defectos   del   sistema   capitalista.   Aunque   varios  
pusieron   en   práctica   sus   doctrinas,   en   general   se   limitan   a   formular   teorías,   a   dictar   normas   morales,   y   a  
pensar  en  cambios  basados  en  el  pacifismo  y  en  la  reforma  del  individuo.  No  actúan  como  representantes  del  
proletariado.  

6  
Algunos  teóricos  del  socialismo  utópico  son:  
• Saint-­‐Simon  (1760-­‐1825)  defiende  la  industrialización,  la  planificación  económica  y  la  paz  social.
• Fourier   (1772-­‐1837)   denuncia   las   desigualdades   del   sistema   capitalista,   así   como   la   injusta   condición
social  de  la  mujer.  Propone  la  construcción  de  falansterios,  asociaciones  voluntarias  de  trabajadores  en
una  vivienda  y  un  centro  de  trabajo  dignos.
• Owen  (1771-­‐1858)  teoriza  sobre  las  cooperativas  de  producción  y  consumo  y  algunas  de  sus  ideas  se
practican  con  éxito  en  su  fábrica  New  Lanark.
• Proudhon   (1809-­‐1865)   cuestiona   la   propiedad,   defiende   la   solidaridad   obrera   y   la   remoralización
social.  Es  un  precursor  del  anarquismo.

6.2  Anarquismo  
El  anarquismo  es  una  teoría  social  y  política  que  pretende  la  supresión  del  Estado  y  la  libertad  del  individuo,  
su   pensador   más   importante   es   Bakunin,   un   aristócrata   ruso   que   vivió   en   Francia,   Italia   e   Inglaterra   donde  
difundió   las   ideas   básicas   de   su   ideología.   Bakunin   defiende   el   ateísmo,   la   libertad   como   bien   supremo   y   el  
rechazo   de   toda   autoridad,   así   como   la   necesidad   de   una   revolución   campesina.   La   sociedad   anarquista   se  
organizaría   en   comunas   autónomas   autogestionadas   en   las   que   la   propiedad   sería   colectiva.   Estas   comunas  
podrían  agruparse  en  federaciones.  Para  suprimir  el  Estado  los  anarquistas  se  apoyan  en  la  abstención  absoluta  
de  la  vida  política,  en  la  huelga  y  en  la  revuelta  individual.  El  anarquismo  se  extendió  sobre  todo  por  tres  países  
europeos:  Rusia,  Italia  y  España.  

6.3  Socialismo  Marxista  


El   marxismo   busca   el   análisis   científico   y   la   transformación   de   la   sociedad   capitalista   mediante   la   acción  
revolucionaria  del  proletariado.  

Marx   elaboró   la   doctrina   filosófica   del   materialismo   histórico   y   dialéctico   en   la   que   considera   al   Estado  
burgués  incapaz  de  resolver  las  contradicciones  del  capitalismo.  En  1848,  Marx  y  su  amigo  Engels  escribieron  el  
Manifiesto  Comunista,  obra  en  la  que  plasmaron  las  líneas  básicas  del  socialismo  marxista:  
• Materialismo   dialéctico.   La   historia   se   mueve   a   impulsos   de   la   economía   y   de   la   lucha   de   clases,
pasando  por  diferentes  etapas:  Primitiva,  Esclavista,  Feudal,  Capitalista,  Socialista.
• Lucha   de   clases.   En   todas   las   etapas   de   la   historia   hay   explotadores   y   explotados.   Los   explotadores
tienen  los  medios  de  producción.  No  trabajan  y  viven  a  costa  de  los  explotados,  cuyo  descontento  se
manifiesta  a  veces  en  forma  de  rebelión.
• Análisis   económico   del   capitalismo.   El   modo   de   producción   capitalista   genera   contradicciones   que
conducen  a  crisis  económicas  y  a  su  propia  crisis  final.
• Dictadura   del   proletariado.   Tras   una   fase   de  dictadura   del   proletariado,   el   Estado   podrá   desaparecer   y
dará   lugar   a   una   sociedad   sin   clases   ni   desigualdades.   En   1864,   Marx   ayudó   a   crear   la   Asociación
Internacional  de  Trabajadores  (AIT),  que  preconizaba  la  unidad  de  acción  de  los  obreros  industriales
de   todo   el   mundo,   superando   los   sentimientos   nacionalistas,   pero   esta   asociación,   denominada   la   I
Internacional,  tuvo  divisiones  internas  por  el  enfrentamiento  ideológico  entre  Marx  y  Bakunin.

7. Organizaciones  Obreras
En   los   inicios   de   la   industrialización,   los   obreros   tenían   prohibido   formar   asociaciones   para   defender   sus
intereses.   Tras   una   costosa   lucha   a   lo   largo   del   siglo   XIX,   los   Estados   fueron   reconociendo   paulatinamente   el
derecho  de  asociación  y  se  crearon  sindicatos.  El  derecho  de  asociación  se  reconoció  por  primera  vez  en  Gran
Bretaña  (1825).  En  el  resto  de  Europa  sucedió  hacia  la  segunda  mitad  del  siglo  XIX.  Un  paso  importante  fue  la
creación   de   la   "I Asociación   Internacional   de   Trabajadores   (AIT)"   en   1864,   que   trató   de   unir   a   todas  
las organizaciones  obreras  del  mundo,  aunque  fracasó.

El   instrumento   más   eficaz   de   presión   de   los   obreros   era   la   huelga,   y   sus   principales   reivindicaciones   eran:  
reducción  de  la  jornada  laboral,  supresión  del  trabajo  infantil,  mejora  de  las  condiciones  de  trabajo,  aumento  
de   los   salarios   y   creación   de   un   seguro   de   paro,   enfermedad   y   vejez.   Los   patronos   intentaron   desarticular   el  
movimiento   obrero   y   utilizaron   medidas   represivas   como   las   sanciones   y   los   despidos.   Por   su   parte,   los  
gobiernos  vieron  en  los  sindicatos  una  amenaza  al  orden  social  y  utilizaron  a  la  policía  y  al  ejército  para  poner  
fin  a  sus  huelgas  y  manifestaciones.  

8. La  Celebración  del  1º  de  Mayo


En  Chicago,  el  primer  día  del  mes  de  mayo  de  1886,  fueron  detenidos  y  ajusticiados  numerosos  trabajadores
por   manifestarse   en   petición   de   una   jornada   laboral   de   ocho   horas.   Para   perpetuar   la   memoria   de   esos
luchadores,   desde   el   año   siguiente   se   celebra   cada   Primero   de   Mayo   la   fiesta   del   trabajo.   En   casi   todos   los
países   democráticos   es   día   festivo   y   los   sindicatos   convocan   manifestaciones   en   defensa   de   los   derechos   de
todos  los  trabajadores,  a  la  vez  que  se  celebran  diversos  actos  de  carácter  lúdico  y  fiestas  de  hermandad.

7  
MOVIMIENTOS Y CAMBIOS SOCIALES
SÍNTESIS  DEL  TEMA:  MOVIMIENTOS  Y  CAMBIOS  SOCIALES  

SIGLO XIX
se caracteriza por se caracteriza por

CAMBIO influido por influido por CAMBIO


CAPITALISMO
SOCIAL IDEOLÓGICO

producido por aparecen nuevas


se basa

CAMBIOS CLASES
DEMOGRÁFICOS SOCIALES DOCTRINAS
SOCIALES
crean
dan lugar se dividen en
las principales son

CICLO
DEMOGRÁFICO TERCIARIZACIÓN BURGUESÍA TRABAJADORES SOCIALISMO
MODERNO MARXISMO ANARQUISMO
UTÓPICO
se dividen en
se desarrollan
se basa en adquiere el organizan

CAMPESINOS OBREROS
DESCENSO provoca AUMENTO se organizan en MOVIMIENTO
CIUDADES
MORTALIDAD POBLACIÓN se marcha OBRERO
luchan por
aglutina
gracias a

se centra en MEJORAS
PRIMERAS anticipan PARTIDOS
LABORALES SINDICATOS
ACCIONES OBREROS
MEJORA AVANCES CONTROL
fundan
ALIMENTACIÓN MEDICINA ECONÓMICO luchan por como

LUDISMO CARTISMO INTERNACIONALES


OBRERAS

Fuentes  Consultadas:  
• http://www.kalipedia.com/historia-­‐universal/
• http://iris.cnice.mec.es/kairos/ensenanzas/eso/contemporanea/revolucion_06_02.html

V  
ACTIVIDADES  
1) Explica   qué   factores   hicieron   posible   el   surgimiento   de   la   revolución   industrial   y   señala   en   qué   sectores
económicos  se  manifiesta
2) Explica  qué  características  tienen  la  primera  y  la  segunda  revolución  industrial
3) Señala  la  diferencia  entre  los  “trusts”  y  los  “holdings”
4) Señala  qué  características  tenían  las  industrias  norteamericanas  y  alemanas
5) Explica   qué   diferencias   sociales   se   pueden   establecer   (mediante   una   pirámide   social)   entre   los   distintos
grupos
6) Señala  las  características  del  trabajo  en  los  inicios  de  la  revolución  industrial
7) Explica  qué  diferencias  existen  entre  el  socialismo  utópico  y  el  científico

8