Você está na página 1de 2

La Hemostasia es un proceso vital que ocurre de forma continua en el organismo

sin que nos percatemos de ello, consiste en mantener la integridad del sistema
circulatorio, especialmente de los vasos sanguíneos, para evitar que ocurran
perdidas de sangre o hemorragias.

La Hemostasia sigue varios pasos


1. Inicialmente el vaso lesionado sufre un proceso de vasoconstricción, esto
quiere decir que se contrae hasta casi cerrarse para detener el sangrado,
esto ocurre por estimulo de diversas sustancias químicas que son liberadas
en el lugar de la lesión.
2. Luego las plaquetas comienzan a llegar para formar un trombo o
coagulo de sangre que se adhiere al defecto en la pared del vaso
sanguíneo para taparlo, esto ocurre gracias a la capacidad de plaquetas
de agregarse y adherirse.
3. A continuación se refuerza el trombo con la formación de una sustancia
llamada fibrina, que forma una red que envuelve las plaquetas para darle
mayor estabilidad al tapón que crearon las plaquetas.
4. Finalmente viene el proceso de reparación de la pared del vaso
sanguíneo durante el cual se disuelve el trombo para que la sangre pueda
circular nuevamente sin obstrucción.
La coagulación de la sangre es un proceso muy complejo que se
encuentra en perfecto equilibrio y en el que intervienen varias sustancias
como son los factores de coagulación y las plaquetas. Cuando se afecta
este equilibrio ocurre una predisposición a sufrir hemorragias.

Una víscera (del latín uiscera, "vísceras") es un órgano contenido en las principales cavidades
del cuerpo humano y de los animales. Las vísceras son órganos internos que
derivan embriológicamente del mesodermo o del endodermo.
Las cavidades esplácnicas son el tórax, el abdomen y la pelvis. La parte de la anatomía que
estudia las vísceras es la esplacnología.

Vísceras[editar]
Se considera víscera todo órgano interno que forme parte del cuerpo de un animal, ser
humano u otro.

Clasificación[editar]
Según la constitución anatómica o estructural, existen dos grandes grupos de vísceras:

 Vísceras macizas o parenquimatosas: Son las vísceras que presentan dos partes bien
diferenciadas en su constitución anatómica, como son el estroma (tejido de sostén, que
representa el armazón intersticial) y el parénquima (tejido funcional o tejido noble de la
víscera que le dota el tipo de función) y está formado también por la cápsula envolvente
que la protege.
 Vísceras huecas, membranosas o canaliculares: Son las vísceras que presentan
morfología de saco hueco y que va a estar tapizada por una serie de capas estructurales o
túnicas. Las túnicas o capas que presentan las vísceras huecas son de externa a interna:
- Capa serosa
- Capa muscular (constituida por músculo liso)
- Capa submucosa
- Capa mucosa

Esplacnología[editar]
La esplacnología (del griego splagkhnon, "víscera", y logos, "tratado") es la
parte de la anatomía sistemática que se encarga del estudio científico de las
vísceras, haciendo un especial hincapié en la descripción de los
aparatos digestivo, respiratorio, urinario y genital.1

Son vísceras, sobre todo los órganos del aparato respiratorio y aparato digestivo como:

* Los pulmones.
* El corazón.
* El hígado.
* El páncreas.
* El bazo.
* Víscera hueca: Es un segmento del tubo digestivo.

Según este concepto de víscera, el cerebro, no sería una víscera, ni tampoco los músculos, ni los
huesos.

Se denomina dehiscencia en el ámbito sanitario, a una complicación quirúrgica en el que la


herida se separa o se abre repentinamente, por lo regular sobre una línea de sutura.
Usualmente el desarrollo deficiente de matriz extracelular y la cantidad inadecuada de
colágeno o los defectos del mismo (como en el Síndrome de Ehlers Danlos) son las causas de
dehiscencia de heridas en el periodo de recuperación. Los factores de riesgo para padecer
esta lesión además de defectos en la producción de colágeno son:

 diabetes
 obesidad
 mala técnica de sutura.
 trauma post-quirúrgico sobre la herida.1