Você está na página 1de 6

EL DISCURSO JURIDICO

El discurso jurídico, es el instrumento utilizado para los juristas, que de una


manera convincente pretenden convencer o persuadir el pensar del tribunal al
cual se está presentando; inclusive este tipo de discurso exige que tenga que
incluirse unos elementos fundamentales que el orador tendrá que percatarse al
utilizarlos, en ellos se puede mencionar la palabra: todo aquel pensar que en su
momento le surgen en la mente; la frase “al hacer una unión de palabras el
orador podrá construir una frase, que pueda ofrecer un argumento jurídico
relacionada al hecho”.
La oración, con la utilización de ella deberá incluirse un verbo rector, que será
este el que dará sentido y el enfoque a la disputa que es el motivo de contienda o
litigio.
El párrafo, el orador va exponer en forma lógica entre un punto a otro el
argumento se dará a conocer.
El Discurso es el conjunto de párrafos que de manera lógica fueron expresadas a
través de un razonamiento sistemático que le dará fin al discurso hecho por el
jurista.- Siendo el discurso jurídico un medio para expresar de manera lógica con
antelación a un razonamiento sistemático, tienen características principales que
son inherentes a él; como el entender un discurso jurídico tienen que llamar la
atención al público, y de esa manera, puedan atenderse en lo que él expone quiso
dar a entender, si el discurso se torna un tanto aburrido, no llenará las
expectativas del receptor y será vano su esfuerzo; el obrador jurídico debe
informar al que escucha, si se toma un tema desconocido para algunos en la sala,
sería excelente aplicar de que se habla para que pueda llamar su atención, ya que
si no se toma en cuenta esto, no se podrá tener la atención del espectador.- Es
preciso recalcar que el obrador jurídico se centra también en convencer a los
oyentes, esto con el fin de exponer lo que se dice ser a lo que en base a pruebas y
a fundamentos de derecho se concluye que no es cierta la imputación, y de esta
manera se cambiara la perspectiva del oyente y se podrá tener una.- Con esto se
espera obtener una respuesta u opinión distinta a la que ya se había creado;
claramente esta que solo de una manera elocuente se deberá persuadir al oyente,
invadiéndolo con argumentos lógicos que lo hagan pensar, y sobre todo analizar,
obteniendo así su voto a favor influenciando en su conducta para obtener con
astucia su declaración.
Existe una gama de discursos que al orador jurídico le serian útil, teniendo en
cuenta que unos lo perjudican.
Los discursos jurídicos, uno de los cuales no favorecen al orador jurídico, al
anotar los puntos que debe tocar y de pronto surgen otros dentro del debate no
será de ayuda, tendrá que ser espontáneo para no perder tiempo y oportunidad
para atacar literalmente hablando en el momento preciso.
Los discursos memorizados, el orador lo lee en su mente y no en papel,
existiendo el riesgo de que olvide algún párrafo o palabra que pueda cambiar el
sentido de lo que desea dar a entender.
Los discursos improvisados utilizados de manera especial para los oradores
jurídicos requieren de mucha experiencia y práctica, que el orador que es
indispensable pueda vasto conocimiento del tema, con este discurso el abogado
defensor o acusador podrá lucirse ante el tribunal, demostrando sus habilidades y
rico conocimiento, claro está; que obtendrá un resultado satisfactorio.
También existe el discurso esquematizado que podrá ser escrito o mental serán
temas puntuales que es necesario y preciso exponer haciendo el uso de palabras
claves que lo apoyen para deslindar el tema; podrá el orador combinar dos tipos
de discursos, a través del discurso extemporáneo, utilizando el discurso leído y el
improvisado, de esta manera, podrá leer lo escrito y si en ese momento surgen
ideas u opiniones al respecto será de mucha ayuda al emplearlos a ambos
discursos, la vista no esta entrada en el podio donde se encuentra el papel, sino
que leyere y podrá ver al público, eso creará una conexión entre público y orador.
El discurso jurídico tiene cuatro distintas formas en que se puede manifestar,
las cuales son:
La Charla; aquella que puede surgir en un momento utilizando un lenguaje
coloquial que no requiere mayor formalidad, algunas veces puede ser varias
personas las que participen que no se establecen normas, debiendo existir un
respeto mutuo;
La Conferencia: un discurso académico en el cual el orador conferencista
pretende transmitir, comunicar y dar a conocer su conocimiento a sus
instructores;
El discurso propiamente dicho, el cual es utilizado recurrentemente en los
oradores juristas porque es allí donde exponen argumentos de tipo jurídico con
fundamento de ley, para persuadir, convencer al tribunal a través de sus alegatos,
siendo este el discurso que interesa al jurista dado que es adecuado al área
jurídica en el caso que se está desarrollando;
La Improvisación: es otra forma de discurso en la que el orador jurídico utiliza,
anteriormente se hablaba de este discurso, el jurista debe tener suficiente
conocimiento del tema , para poder sin aparente preparación anticipada ya que se
asume, que es conocedor del tema y se esperaría que actuara en el momento
preciso, ya que desconoce el discurso que dará la otra parte y es casi incierto o
que alegará aunque pueda existir una similitud al hacerlo, en relación al hecho que
los motivos del litigio.
El discurso jurídico, atiende una clasificación que lo divide en dos clases:
principalmente la primera clasificación aquella que da a conocer la razón, el motivo
del discurso y él porque se produce el discurso, siendo esto;
El discurso sobre mesa: son todos aquellos acontecimientos que tratan de
entretener, recordar hechos en el momento de relatos en alguna comida o fecha
relevante que se esté celebrando, es un discurso en el que se habla en un tema
en relación al festejo;
los discursos informativos: el orador debe presentar este discurso de una
forma clara, debe pretender que el público se entretenga por el tema interesante
que se ha dado a conocer y sea de su interés y atención al público de acuerdo a la
información que proporcionan y a la forma de hacerlo: se sub-clasifican en:
Narrativos: y dentro de estos están los históricos: en ellos se expondrá un
hecho o acción que tenga relevancia.
Están también los descriptivos: como su nombre lo indica van a dar detalle de los
sitios y hechos, para graficar y dar a entender la descripción del hecho.
Los expositivos: exponen en el ser y deber ser por medio de relatos.
Los discursos de persuasión: son los utilizados por los oradores jurídicos que lo
hacen con la intención de convencer y persuadir y con ello tener éxito en la
audiencia, tiene tres divisiones siendo:
La primera discurso de estímulo: son los que se hacen con la intención de
pretender, que surja un sentimiento en el público, haciendo mención de una
persona en especial, en la bienvenida o también que tenga una relación de
patriotismo.
Los discursos para convencer: el orador pretende cambiar la perspectiva que
tiene el público para que con su argumentación consiga resolver las dudas del
espectador y así pueda influir en el cambio de su pensar.
El discurso para motivar: como su nombre lo aclara está centrado a que cuando
el orador dé discurso, al recibirlo el interlocutor tomará una decisión en su actuar y
así realizar lo que el orador le transmitió.
Segunda clasificación: se encarga del género oratorio, dividido en seis grupos:
1.- Los Discursos académicos: son los que siempre llevan consigo un tema
nuevo de interés en lo relacionado con el ámbito intelectual, se debe llevar a cabo
en un lugar adecuado para que la atención del orador no se desvíe por el ruido.
2.- Discursos Forenses: también llamados discursos jurídicos, son los que
usualmente y con obligatoriedad, deben ser usados en los tribunales de justicia,
especialmente en los juicios orales, el orador jurídico o forense, debe manejar el
tema porque de ello depende su éxito en el juicio.
3.- Discursos Políticos: se refiere a todos los que tiene relación directa indirecta
con el estado y sus intereses, es necesario tener capacidad de dominio público y
tener una agilidad mental para la manifestación, de éste se derivan:
El Discurso político parlamentario: es el que se realiza puramente en el
Organismo Legislativo y todos los relacionados con él.
Discurso Político Popular: Son los que se manifiestan a una comunidad o
pueblo a través de este discurso se hace propaganda.
Discurso Religioso: Son aquellos que traen consigo siempre un sermón el cual
pretende aconsejar a los feligreses a través de pasajes bíblicos.
El Discurso Social: Es el usado en actos sociales ya que es obligatorio dar unas
palabras de bienvenida o despedida, estos deben de ser oportunos, tener en
cuenta una persona o en entidad en la cual será importante hacer mención,
cuando este se esté dando
el discurso el orador debe creerse lo que dice y al mismo tiempo sentirlo, es decir
deberá expresar su sentir de manera original, estos discursos requieren que sean
breves ya que si se alarga el discurso, se volverá aburrido y no podrán la debida
atención cuando sea importante lo que dirá.
Los Discursos de Despedida Final: conocido también como acción fúnebre, es
realizado durante el sepelio de una persona que haya sido muy querida en su
colectivo.
El asesor jurídico con anticipación hace una estructura de discurso que deberá
tener una seguridad al hablar y la convicción debe ser evidente, no importando el
tipo de discurso utilizado, empezará con la introducción la cuan será la encargada
de atraer la atención del público y así despertar el interés, consiguiendo de esta
manera ser escuchado por su elocuencia al expresarse, esta parte introductoria
servirá para narrar los hechos, y también exponer sus intención final, tomando en
cuenta que debe hacerse de una manera breve y concisa.
Liego de realizada la introducción se debe hacer el cuerpo o desarrollo del
discurso: esta parte debe estar centrada en desarrollar en cuatro puntos los
cuales serán fundamentales; es decir así como el orador jurídico planteara las
alegaciones que el demandado formule; aquellos casos en los cuales se dé fuera
de lugar el proceso por falta de pruebas o por otra causa el juez suspenda el
procedimiento judicial; cuando la sentencia sea fijada se tendrá muy en cuenta las
circunstancias atenuantes que modifican la responsabilidad penal y por ultimo
deberá indicar aquellas disposiciones legales que modifican la situación actual en
que se encuentre el imputado en síntesis los derechos y facultades que el Estado
otorga por la Ley Penal.
Lo último que deberá hacer el Orador Jurídico en el ORGANISMO JUDICIAL es la
conclusión, ya que es muy importante que tenga cuidado y un poco más de
sutileza al finalizar su discurso, ya que pudo haber tenido éxito al inicio pero
también debe esforzarse para que la faena sea finalizada con mayor éxito.-
Cuando ya se tiene la estructura del discurso jurídico, en el desarrollo del mismo s
debe trabajar con eficiencia, se empezará con los testimonios, que son de gran
importancia dentro de este discurso.
Al presentarse, se empezara a armar el rompecabezas del meoño del asunto y
dará sustento a lo que haya dicho el orador jurídico con respecto al caso que los
motiva, en algunos casos suele ocurrir la autoincriminación del cliente, el cual se
declara autor del delito, desbaratando así los argumentos a su favor que planteó a
su abogado, y no queda y no queda más que buscar las pruebas y alternativas
que puedan debilitar lo confesado por el cliente.- Estando ya dentro de la
contienda se debió de haber manejado otras pruebas, es decir los medios
probatorios distintos a la confesión y testimonios, documentos que contengan
estadística relacionada al hecho o a la intervención de expertos o peritos que
puedan dilucidar el acto con exactitud con actitud; con la aplicación de la tipicidad
que es la que adeuda el hecho delictivo, teniendo en consideración la figura o tipo
descrito en la ley, y faltando estos elementos, serán las definiciones de tipo
jurídico que coadyuvaran al tener un mejor argumento para considerarlo fuera de
lugar; en materia penal no se puede aplicar a la analogía de los delitos, pero el
orador jurídico, podrá hacerlo discurso tomando como referencias casos que
puedan aclarar lo que se desconoce o lo que ya se conoce.
Es trabajo de los administradores de Justicia aplicar la jurisprudencia, interpretar y
juzgar, debe impartir justicia conforme la Constitución Política de la República
de Guatemala, los valores y normas del ordenamiento jurídico del país; son los
hechos que han dado lugar al litigio y por ello son los datos objetivos comprobados
y comprobables, son estos los que cambiaran al proceso, aplicando al derecho
para que establecer los derechos vulnerados, la pena correspondiente y la
sentencia que sea declarada.- El discurso jurídico adquiere un poder frente a las
personas, para esclarecer un hecho por medio de argumentos de un orador
jurídico, son tres los que la doctrina da a conocer.
El discurso ante el defendido: Es el que utiliza el abogado cuando ya conoce el
caso que va patrocinar convenciendo al defendido que las acciones que se le
plantean a desarrollar son las apropiadas, demostrada por la ley que sustenta esa
teoría.
El discurso ante el tribunal: A este discurso se debe presta mucha importancia,
de esto depende ganar o perder el juicio, debe el orador jurídico manejar un
léxico distinto que la convicción de lo que dice sea expresada en su lenguaje
corporal, y este será el responsable de que el discurso sea efectivo o
desperdiciada la oportunidad de demostrar los hechos; luego se encuentra el
discurso ante el jurado, el cual es similar al anterior, el orador debe hacer
despertar el sentimiento al público, en cuanto hable, ya que muchos tienen
variedad de criterios.
El Discurso Jurídico dará lugar al Orador Jurídico para hacerse demostrar
creando sus argumentos de manera precisa, sin titubear y con una elevada
convicción, la doctrina legal le será una herramienta fundamental para su
desenvolvimiento en la oratoria, que será el medio para alcanzar “el éxito
profesional del derecho”.