Você está na página 1de 5

ACTIVOS FINANCIEROS

En un sentido general, el sistema financiero (sistema de finanzas) de un país está


formado por el conjunto de instituciones, medios y mercados, cuyo fin primordial es
canalizar el ahorro que generan los prestamistas o unidades de gasto con superávit
hacia los prestatarios o unidades de gasto con déficit, así como facilitar y otorgar
seguridad al movimiento de dinero y al sistema de pagos.

De acuerdo con Martínez Torres Omar Alejandro en su libro Análisis económico, el


sistema financiero es el conjunto de regulaciones, normativas, instrumentos,
personas e instituciones que operan y constituyen el mercado de dinero así como
el mercado de capitales. Orientando y dirigiendo tanto el ahorro como la inversión,
poniendo en contacto la oferta y la demanda de dinero de un país.

La labor de intermediación es llevada a cabo por las instituciones que componen el


sistema financiero, y se considera básica para realizar la transformación de
los activos financieros, denominados primarios, emitidos por las unidades
inversoras (con el fin de obtener fondos para aumentar sus activos reales), en
activos financieros indirectos, más acordes con las preferencias de los ahorradores.

El sistema financiero comprende, tanto los instrumentos o activos financieros, como


las instituciones o intermediarios y los mercados financieros: los intermediarios
compran y venden los activos en los mercados financieros.

Clasificación del sistema financiero

Esta se separa en tres grandes categorías.

Entidades reguladoras y normativas: estas son las encargadas de vigilar y regular


el funcionamiento de los intermediarios financieros.

Intermediarios financieros: son instituciones que obtienen recursos de un


prestamista y los ofrece a los prestatarios. Existen diferentes intermediarios como
las sociedades inmobiliarias, los fondos de inversión inmobiliaria, las compañías de
seguro y los fondos de pensiones.
Organismos de apoyo: son aquellas instituciones del ramo que están autorizadas
para captar y colocar de manera masiva y amplia, recursos del público ni recibir
depósitos en cuenta de cheques.

Activos financieros

Los activos financieros son aquellos títulos o anotaciones contables emitidos por las
unidades económicas de gasto, que constituyen un medio de mantener riqueza para
quienes los poseen y un pasivo para quienes lo generan. Los activos financieros, a
diferencia de los activos reales, no contribuyen a incrementar la riqueza general de
un país, ya que no se contabilizan en el Producto interior bruto de un país, pero sí
contribuyen y facilitan la movilización de los recursos reales de la economía,
contribuyendo al crecimiento real de la riqueza. Las características de los activos
financieros son tres:

 Liquidez
 Riesgo
 Rentabilidad

Liquidez

La liquidez es la capacidad que tiene una entidad para obtener dinero en efectivo y
así hacer frente a sus obligaciones a corto plazo. En otras palabras, es la facilidad
con la que un activo puede convertirse en dinero en efectivo.

Por ejemplo, una caja fuerte con un depósito es un activo de alta liquidez, ya que
es fácilmente convertible en dinero en efectivo cuando sea necesario.

Para medir la liquidez de una empresa se utiliza el ratio de liquidez, con el que se
calcula la capacidad que tiene ésta para hacer frente a sus obligaciones a corto
plazo.

Así pues, se puede averiguar la solvencia en efectivo de una empresa y su


capacidad para seguir siendo solvente ante cualquier imprevisto.
Clasificación de los activos según su liquidez

Podemos clasificar los activos financieros según su liquidez:

1. Dinero en curso legal: Monedas y billetes (es lo más líquido que hay, pues ya es
dinero en sí. Se puede cambiar sencillamente por otros bienes).

2. Dinero en los bancos: Depósitos a la vista, depósitos de ahorro y de plazo (véase


depósitos bancarios).

3. Deuda pública a corto plazo: letras del Tesoro (véase deuda pública).

4. Pagarés de empresa: Activos emitidos por empresas privadas (véase pagaré).

5. Deuda pública a largo plazo: Bonos y obligaciones del Tesoro.

6. Renta fija: Deuda emitida por las empresas privadas (véase renta fija).

7. Renta Variable: Desde acciones hasta derivados financieros (véase renta


variable).

Riesgo

El Riesgo financiero es la probabilidad de un evento adverso y sus consecuencias.


El riesgo financiero se refiere a la probabilidad de ocurrencia de un evento que tenga
consecuencias financieras negativas para una organización.

El concepto debe entenderse en sentido amplio, incluyendo la posibilidad de que


los resultados financieros sean mayores o menores de los esperados. De hecho,
habida la posibilidad de que los inversores realicen apuestas financieras en contra
del mercado, movimientos de éstos en una u otra dirección pueden generar tanto
ganancias o pérdidas en función de la estrategia de inversión.

Todos tipos de riesgos financieros

Riesgo de mercado, asociado a las fluctuaciones de los mercados financieros, y en


el que se distinguen:
Riesgo de cambio, consecuencia de la volatilidad del mercado de divisas.

Riesgo de tipo de interés, consecuencia de la volatilidad de los tipos de interés.

Riesgo de mercado (en acepción restringida), que se refiere específicamente a la


volatilidad de los mercados de instrumentos financieros tales como acciones,
deuda, derivados, etc.

Riesgo de crédito, consecuencia de la posibilidad de que una de las partes de un


contrato financiero no asuma sus obligaciones.

Riesgo de liquidez o de financiación, y que se refiere al hecho de que una de las


partes de un contrato financiero no pueda obtener la liquidez necesaria para asumir
sus obligaciones a pesar de disponer de los activos —que no puede vender con la
suficiente rapidez y al precio adecuado— y la voluntad de hacerlo.

Riesgo operativo, que es entendido como la posibilidad de ocurrencia de pérdidas


financieras, originadas por fallas o insuficiencias de procesos, personas, sistemas
internos, tecnología, y en la presencia de eventos externos imprevistos.1

Riesgo país o riesgo soberano.

Riesgo sistémico.

Rentabilidad

La rentabilidad hace referencia a los beneficios que se han obtenido o se pueden


obtener de una inversión.

Tanto en el ámbito de las inversiones como en el ámbito empresarial es un concepto


muy importante porque es un buen indicador del desarrollo de una inversión y de la
capacidad de la empresa para remunerar los recursos financieros utilizados.

Hace referencia al beneficio que se lleva cada uno de los socios de una empresa,
es decir, el beneficio de haber hecho el esfuerzo de invertir en esa empresa. Mide
la capacidad que posee la empresa de generar ingresos a partir de sus fondos. Por
ello, es una medida más cercana a los accionistas y propietarios que la rentabilidad
económica.

El ratio para calcularla es el ratio sobre capital, conocido comúmente como ROE
(return on equity). En términos de cálculo es la relación que existe entre el beneficio
neto y el patrimonio neto de la empresa.

Existen tres maneras de mejorar la rentabilidad financiera: aumentando el margen,


aumentando las ventas o disminuyendo el activo, o aumentar la deuda para que así
la división entre el activo y los fondos propios sea mayor.

Algunos ejemplos de lo que es un activo financiero

 Ahora pondremos algunos ejemplos de activos financieros, clasificados


según su nivel de liquidez:
 Dinero en curso legal. Son las monedas y billetes. Tiene el mayor grado de
liquidez y puede intercambiarse directamente por otros bienes.
 Dinero en banco.Son los depósitos bancarios. Pueden ser de ahorro,
depósitos a la vista y de plazo.
 Deuda pública a corto plazo. Las famosas letras del Tesoro.
 Pagarés de empresa. Los activos emitidos por empresas privadas a
proveedores, etc.
 Deuda pública a largo plazo. Son los Bonos y obligaciones del Tesoro.
 Renta fija. Es la deuda emitida por las empresas privadas.
 Renta Variable. Son los activos que incluyen desde acciones hasta los
derivados financieros.