Você está na página 1de 2

Caso grupos y comunidades

CASO: DESARROLLO ORGANIZACIONAL COMUNA LO ESPEJO – SECTOR LO VALLEDOR

Durante la década de los ‘50 comienza a perfilarse en las grandes ciudades de Chile un serio
problema de hacinamiento y urbanización irregular por parte de la población de menores recursos,
debido entre otros factores al rápido crecimiento demográfico dado por la migración campo –
ciudad y la falta de políticas habitacionales por parte del Estado para enfrentar este fenómeno.

En este contexto, en 1954 se estableció la Corporación de la Vivienda (CORVI) que logró construir la
población San Gregorio en La Granja y la José María Caro en San Miguel. Posteriormente, el gobierno
de Eduardo Frei Montalva implementó la denominada "operación sitio" mediante la cual los
pobladores tomaban créditos para adquirir terrenos dotados de urbanización básica, es decir:
letrinas, calles ripiadas, soleras, pilones de agua potable y tendido eléctrico.

Sus habitantes se desempeñaban principalmente como obreros en las industrias, existiendo un alto
número de desempleados.

Durante los primeros cinco años la vida en todos los sectores de la ‘Caro’ estaría marcada por la
organización colectiva para mejorar las viviendas y los espacios públicos. Así, los vecinos se
organizaron en algunos sectores para excavar, para construir los cimientos y el levantamiento de las
casas.

Junto a la vida social organizada que se generó en torno a la autoconstrucción, se desarrolló de


manera significativa la sociabilidad en torno a otras organizaciones como los centros de madres,
juntas de vecinos – que fueron reconocidas legalmente años después– y la actividad deportiva a
pesar de la carencia de espacios adecuados. A mediados del 60 existían alrededor de 104 centros
de madres y 112 clubes deportivos. La Iglesia Católica, con las comunidades cristianas de base y las
organizaciones juveniles como la Juventud Obrera Cristiana, eran parte importante de los grupos
organizados.

Con la llegada de la democracia en 1990 surgen nuevas estructuras comunales y se funda la Comuna
de Lo Espejo de la cual forma parte La Población José Maria Caro. Muchas juntas de vecinos se re
articularon y han funcionado durante los últimos 26 años en un contexto más democrático. También
han cobrado fuerza los tipos de organizaciones sociales como los clubes deportivos, los centros de
madres y clubes de adulto mayor.

En la actualidad cuenta con organizaciones o grupos de vecinos entre las que podemos mencionar
la organización social Comprando Juntos, compuesta fundamentalmente por mujeres de todas las
edades, con jefatura de hogar femenina, otro grupo es el Club deportivo Lo Valledor, conformado
básicamente por hombres de las distintas edades, data de los años 70’, cuenta con 120 socios en
distintas categorías. Grupo de adultos mayores, desarrollan actividades de salidas a distintos
lugares, son pensionados, de ambos sexos.

Desde hace un año el municipio se encuentra instalado en el sector interviniendo con diversas
acciones, ha realizado asambleas en los 4 sectores con sus respectivos grupos, invitando a participar
a los dirigentes a un Consejo Vecinal de Desarrollo, (CVD) este se ha conformado hace un par de
meses, y han aceptado participar para reactivar los distintos grupos; sin embargo existen distintas
posturas frente alfuncionamiento de este. Este consejo se reúne una vez a la semana, se organizan
para tomar un café, existe un sistema de turnos semanales que se encargan de las invitaciones, solo
lo integran las directivas de los grupos antes mencionados, el desarrollo de sus reuniones lo dirige
la Asistente Social, y han presentado diversos problemas debido a lo heterogéneo que es, distinto
sexo, edades, necesidades, como son faltas de respeto frente a las opiniones distintas, falta de
aceptación por la diversidad, distintas posturas políticas, ausencias permanentes de los más
jóvenes, descalificación frente a la opinión de las mujeres, el grupo de futbol permanentemente
desea tener el control de la reunión, no permitiendo que otros opinen o conduzcan las reuniones,
la profesional cree que la falta de conocimiento de cada uno pudiera provocar las
incompatibilidades, además el bajo nivel educacional que presentan, la permanente ansiedad por
querer soluciones rápidas; Ante esta realidad el municipio destino a la Asistente Social de
Organizaciones comunitaria, en conjunto con un estudiante Técnico Social, realizar una jornada de
trabajo, donde recojan información relevante de los miembros que participan en los grupos con el
fin de poder hacer propuestas de intervención innovadoras al grupo del Consejo de Desarrollo
Vecinal.