Você está na página 1de 11

Artrópodos

Contenido
Generalidades ......................................................................................................................... 2
Características morfológicas generales de los insectos ........................................................... 2
Principales órdenes y clases de artrópodos de importancia para la parasitología .................... 3
Piojos ....................................................................................................................................... 3
Pediculus humanus .............................................................................................................. 3
Phthirus pubis ...................................................................................................................... 4
Como vectores ..................................................................................................................... 4
Pulgas ..................................................................................................................................... 5
Como vectores biológicos .................................................................................................... 5
Como hospederos intermediarios ......................................................................................... 5
Chinches.................................................................................................................................. 6
Cimidios o chinches de cama ............................................................................................... 6
Familia Reduviidae, subfamilia Triatominae ......................................................................... 6
Dípteros ................................................................................................................................... 7
Moscas ................................................................................................................................. 7
Mosquitos ............................................................................................................................. 8
Garrapatas............................................................................................................................... 9
Sarcoptes scabiei .................................................................................................................. 10
Bibliografía ............................................................................................................................. 11
Artrópodos

Generalidades
Los artrópodos forman parte del reino animal, dentro del cual constituyen alrededor de 80% de todas
las especies que este reino incluye. Tienen, por tanto, amplia distribución geográfica. Las especies
de mayor importancia médica se agrupan dentro de las clases Insecta, Arachnida y Crustacea.

Son animales invertebrados, de cuerpo segmentado, con simetría bilateral, apéndices pares
articulados y exoesqueleto quitinoso. Su tamaño es variado y oscila entre centímetros (como ocurre
con algunos insectos alados) a seres microscópicos, de unos cuantos micrones (como los ácaros).

Las características diferenciales entre estos tres grupos son:

Insectos. Poseen tres pares de patas (insecta, hexápoda), tres segmentos corporales bien definidos:
cabeza-tóraxabdomen. La mayoría son especies aladas, y de hábitat terrestre.

Arácnidos. Tienen cuatro pares de patas, dos segmentos corporales (cefalotórax y abdomen) en la
familia Araneae; o bien un solo segmento corporal, o soma, como ocurre en los Acarina. La mayor
parte se trata de especies ápteras y de hábitat tanto terrestre como acuático.

Crustáceos. Presentan cinco o más pares de patas, dos segmentos corporales nítidos (cefalotórax y
abdomen), son ápteros y su hábitat es acuático.

Características morfológicas generales de los insectos


La cabeza normalmente tiene un par de ojos compuestos grandes, un par de antenas y
comúnmente tres ocelos. Las antenas, que varían enormemente tanto en tamaño como en forma,
actúan como órganos táctiles, olfatorios, y en muchos casos como órganos auditivos. Las piezas
bucales están formadas por unas piezas especialmente endurecidas; típicamente la boca está
formada por un labrum, un par de mandíbulas y otro par de maxilas, un labium y una hipofaringe a
modo de lengua. El tipo de piezas bucales que tiene un insecto determina su alimentación y es muy
variable entre ellos.

El tórax está formado por tres partes o somitas: protórax, mesotórax y metatórax, cada una de ellas
con un par de patas. En muchos insectos, las dos últimas partes presentan un par de alas, más o
menos transformadas. Las alas son, de forma genérica, unas expansiones formadas por la
epidermis; consisten en una doble membrana que contiene venas, una cutícula más engrosada, que
funciona para fortalecer esa membrana. Aunque el patrón que forman estas venas de las alas de los
insectos varía entre diferentes grupos, son constantes dentro de una familia, género o especie, y en
muchos casos las variaciones del modelo de reticulación que forman las venas en el ala sirve como
carácter taxonómico para diferenciar especies.

Las patas de los insectos a menudo aparecen modificadas en función de la vida del insecto. Los
terrestres las suelen tener adaptadas para la marcha, provistas por ejemplo de uñas como los
escarabajos, o de ventosas, como en las moscas; las patas traseras de los saltamontes están
adaptadas al salto; el grillotopo tiene las patas delanteras modificadas para excavar; algunos
insectos acuáticos presentan modificaciones en las patas que les permiten nada o flotar y
desplazarse por la superficie del agua; en las abejas las patas tienen una modificación para guardar
el polen.

El abdomen de los insectos está formado por entre 9 y 11 segmentos, de los cuales el 11, cuando
aparece, está reducido a un par de cercos. Las larvas o ninfas tienen una gran variedad de

2
Artrópodos

apéndices abdominales, que luego pierden al crecer y transformarse en adultos. Al final del
abdomen aparecen los genitales externos. Existen innumerables variaciones del abdomen entre los
insectos: los escabajos son normalmente rechonchos, las libélulas largas y estilizadas, algunos
acuáticos son ahusados.

Principales órdenes y clases de artrópodos de importancia para la parasitología


 Orden Siphonaptera (pulgas)
 Orden Phthiraptera (piojos)
 Orden Hemiptera (chinches)
 Orden Díptera (moscas, mosquitos)
 Orden Acarina (garrapatas y ácaros)

Piojos
Los piojos son ectoparásitos específicos y
permanentes de los hospederos que atacan, es
decir, los piojos que se encuentran en las
personas son propios de la especie humana y
no se traspasan normalmente a otras especies;
por otra parte, desarrollan en el hospedero
infestado todo su ciclo, desde huevo a adultos,
por un proceso de metamorfosis gradual o
incompleta, y son picadores y hematófagos
desde que nacen.

Pediculus humanus
Presenta dos cepas o variedades de morfología similar, pero de localización diferente. La variedad
capitis o piojo de la cabellera, y la variedad corporis, o mejor, vestimentis, o piojo de la ropa. Aunque
la localización de estas variedades es bien estricta, puede haber cruzamientos fértiles entre ellas.

Son insectos de 2 a 4 mm de largo (las hembras más grandes que los machos) de color
blanquecino, más oscura en P. capitis. La cabeza es cuadrangular, aguzada hacia delante. Posee
dos cortas antenas y un par de ojos simples. El aparato bucal está oculto en reposo y solo se
evagina al picar. Forma entonces una estructura cilindroide, corta y gruesa, provista de ganchos o
dentículos para fijar el insecto a la piel y facilitar la introducción de los estiletes perforadores. El tórax
es corto, grueso, muy simplificado, de el surgen tres pares de patas cortas y gruesas, con poderosas
garras o pinzas en su extremo. El abdomen es voluminoso, ovoidal, con placas queratinizadas en
los bordes (placas paratergali), y con su extremidad hendida en las hembras y prominente y
puntiaguda en los machos.

3
Artrópodos

Las hembras colocan los huevos adhiriéndolos


firmemente a los cabellos, o a las fibras de ropa,
según la variedad a la que corresponda; estos
huevos o liendres son blanquecinos, con brillo,
miden alrededor de 0.8 mm, y poseen una tapa u
opérculo mamelonado en su extremo superior.
Tardan de 8 a 10 días en dar nacimiento a
pequeñas ninfas que de inmediato inician la
hematofagia. Para picar se fijan cabeza debajo de
los cabellos o de las fibras de la ropa, según
corresponda.

Phthirus pubis
Es un piojo diminuto que mide 1.5 a 2 mm, de aspecto
cuadrangular, tan ancho como alto. Sus patas están provistas
de garras grandes y fuertes, lo que da el aspecto de un
pequeño cangrejo. Es el crab louse de los países de habla
inglesa. Con sus garras se aferran firmemente de la pilosidad
pubiana y del área genitoabdominal cercana. Es importante
considerar que se adhieren al vello púbico, prácticamente
adheridos a la superficie cutánea, como son muy delgados y
casi transparentes, pueden pasar inadvertidos a un examen
físico superficial. Los huevos son similares a los de P.
humanus, pero de color más oscuro y con el opérculo coronado de gruesos mamelones.

Sus picaduras provocan reacción dermitica similar a la del P. humanus, con marcado prurito, que
constituye el síntoma fundamental. La transmisión es directa, de personas infestadas a sanas, y de
tipo venéreo por la localización de este parasito.

Como vectores
Dentro del perfil epidemiológico de estas especies destaca la función que puede ejercer P. humanus
vestimentis como vector biológico de algunas infecciones, como el tifus exantemático clásico
producido por Rickettsia prowazekii, o la fiebre recurrente epidémica causada por Borrelia
recurrentis.

Ambas son infecciones febriles agudas, de reservorio humano exclusivo. En el tifus exantemático
clásico P. humanus vestimentis se infecta al picar a individuos con rickettsias circulantes en la
sangre. Los gérmenes invaden y se multiplican en las células epiteliales del intestino medio del
insecto, que se rompen y vacían su contenido al lumen intestinal, saliendo al exterior por sus heces.
El piojo infectado muere y sus heces quedan en la ropa de vestir o el lecho del paciente, se secan y
forman un polvo que puede ser inhalado por una persona sana, o contaminar sus manos y ser
inoculado por rascarse.

En la fiebre recurrente epidémica el piojo también se infecta por hematofagia, pero en este caso las
borrelias traspasan las paredes intestinales e invaden su cavidad general y se multiplican en la
hemolinfa. La transmisión a otras personas se produce por aplastamiento de los piojos y la
liberación de su hemolinfa. De este modo, las borrelias pueden quedar sobre la piel desnuda y

4
Artrópodos

contaminar las manos de otras personas, o al llevar los dedos sucios hacia la conjuntiva ocular o la
mucosa oral.

Pulgas
Los sifonápteros son hematófagos pequeños que se conocen como pulgas. Presentan metamorfosis
holometábola las pulgas solo tienen preferencias pero no especificidad del hospedero que parasitan
y, por otra parte, no viven en el hospedero, sino en el ambiente cercano, se desarrollan desde huevo
a imago por metamorfosis completa, y solo los imagos son picadores hematófagos que atacan a un
hospedero para alimentarse y luego lo abandonan.

Las hembras y los machos, así como las larvas, requieren


ingerir sangre, aunque pueden sobrevivir a periodos de ayuno
prolongado. Los adultos son ectoparásitos obligados que por lo
general se encuentran sobre el animal, desplazándose entre el
pelo o pliegues y alimentándose de sangre por medio de su
aparato bucal perforador-succionador. Especies como Pulex
irritans, Ctenocephalides felis, Ctenocephalides canis,
Xenopsylla cheopis y Nosopsyllus fasciatus son pulgas no
penetrantes, ya que son parásitos permanentes-temporarios,
tienen tropismos por ciertos huéspedes, pero con frecuencia se
alimentan de diferentes especies de animales. Por otra parte, la
hembra de Tunga penetrans se considera penetrante, ya que se
introduce en la dermis del huésped durante un largo periodo de
su vida.

Como vectores biológicos


Son dos las infecciones que pueden transmitir: la peste
negra, tanto en su forma bubónica como en la forma
neumónica. La peste negra, producida por Pasteurella o
Yersinia pestis y transmitida de rata en rata por las
pulgas de ratas, entre ellas por Xenopsylla cheopis.; es
una infección natural de las ratas y otros roedores, sean
estos sinantropicos o silvestres. La pulga se infecta al
picar a la rata infectada o ingerir su sangre.

Otra infección similar de las ratas y transmitida entre ellas por las pulgas que por lo general las
atacan es el tifo murino. Es provocado por Rickettsia typhi, cuyo mecanismo de transmisión es
similar al de los piojos para el tifus exantemático. Nuevamente, Xenopsylla cheopis es la especie de
pulga que posee mayor importancia. Se infecta al picar a una rata durante los episodios de difusión
sanguínea de la infección, pero en este caso las rickettsias colonizan de manera masiva las células
del epitelio intestinal del insecto y salen al exterior mezcladas con sus deposiciones.

Como hospederos intermediarios


Este fenómeno ocurre en la transmisión de algunas cestodiasis de los animales que a veces pueden
infectar al humano. Es lo que sucede con la tenia Dipylidium caninum de perros y gatos, y la
Hymenolepis diminuta de las ratas. Los animales infectados expulsan huevos en sus heces, las que
pueden servir de alimento a las larvas de las pulgas que los infestan. De los huevos ingeridos por
las pulgas surgen embriones que migran hacia su cavidad general donde con el tiempo se

5
Artrópodos

transforman en cisticercoides; estos permanecen intactos en todas las fases siguientes de la


metamorfosis del insecto hasta llegar al imago. Estos imagos infectados pueden ser ingeridos por
los animales, lo que es un fenómeno normal en ellos, y así dar origen a la infección por la tenia
adulta en ellos. Lo mismo puede ocurrir en las personas si ingieren pulgas infectadas, lo que es
ocasional.

Chinches
Los hemípteros son insectos paurometábolos, que se caracterizan por poseer una cabeza tubular
con un aparato bucal perforador succionador sin palpos. Pueden o no ser alados y sus sustratos
alimenticios, dependiendo de la especie, incluyen fluidos vegetales, hemolinfa o sangre.

Cimidios o chinches de cama


Hemípteros hematófagos de la familia Cimicidae, que incluye especies ectoparasitarias en
mamíferos y aves; pero las únicas que tienen importancia medica por ser principalmente
antropofilicas son Cimex lectularius y C. hemipterus.

Son insectos ovoideos de alrededor de 7-8 mm de largo, aplanados de forma dorsoventral, de color
café rojizo, con cabeza y tórax pequeños y un amplio abdomen que ocupa los 2/3 de la longitud total
del cuerpo. La trompa picadora esta flectada bajo el cuerpo cuando el animal esta en reposo y se
extiende al picar; solo poseen vestigios del primer par de alas, reducidas apenas al segmento
coriáceo.

Familia Reduviidae, subfamilia Triatominae


En la familia Reduviidae, y en particular en la subfamilia Triatominae, se ubica un grupo de insectos
muy significativo en su relación con el protozoario parásito Trypanosoma cruzi. Estos insectos se
conocen como triatominos o triatóminos, son insectos que pueden medir entre 10 y 30 mm. Los
triatominos presentan un tórax con el protórax dividido en un lóbulo anterior y uno posterior; al
mesonoto lo representa un escutelo y dos pares de alas, de los cuales al anterior lo constituyen
hemélitros. En el nivel abdominal los adultos presentan un pliegue lateral o “conexivo” que facilita la

6
Artrópodos

distensión abdominal. Esta estructura posee manchas que facilitan la identificación taxonómica de
ciertas especies. La mayor parte de las especies de triatominos se encuentran en América, desde el
sur de Estados Unidos hasta Argentina; sólo el género Linshcosteus se encuentra en Asia.

Como vectores biológicos


La importancia médica de los triatominos radica, en primer lugar, en su capacidad hematofágica. Su
función como vectores biológicos de Trypanosoma cruzi tiene lugar, ya que en el intestino medio de
dichos insectos las formas de tripomastigotes ingeridas en el proceso de alimentación se
transforman en epimastigotes, que son las formas multiplicativas del parásito en el vector. En la
ampolla rectal dichos epimastigotes se diferencian a tripomastigotes metacíclicos, que son las
formas infectantes para el huésped vertebrado. Cuando un triatomino infectado se alimenta, ingiere
sangre en una proporción superior a su propio peso. En esta condición se activa una serie de
mecanismos hormonales en el insecto, que tienen como propósito lograr el equilibrio hídrico, por lo
que con rapidez ocurre un proceso de liberación de líquido al intestino del insecto, proceso mediado
por los túbulos de Malpighi. En este
momento inicia la salida el exceso de líquido
y con éste se suelen arrastrar los
tripomastigotes metacíclicos al exterior. De
esta forma la contaminación de piel
lacerada, heridas o mucosas con las heces
infectantes condicionan el proceso de
infección por el parásito.

Dípteros
Son insectos holometábolos con metamorfosis completa que normalmente incluye cuatro fases:
huevo, larva, pupa y adulto. Ello significa que el aspecto que presentan como adulto es
diametralmente opuesto al del aspecto larvario. Las larvas viven generalmente en hábitats
claramente diferentes a los de los adultos.

Moscas
Las moscas tienen el cuerpo dividido en cabeza, tórax y
abdomen. La cabeza, grande y con amplia movilidad giratoria,
posee dos ojos principales grandes facetados y tres ocelos.
Según las especies, las piezas bucales son de dos tipos:
chupador en las moscas no hematófagas (Musca, Calliphora y
Sarcophaga) y de tipo picador en las moscas hematófagas
(Stomoxys y Glossina). Se desarrolla por metamorfosis
completa, a través de las fases de huevo, larva (varios
estadios) pupa e imago. Algunas especies son vivíparas y dan

7
Artrópodos

nacimiento directamente a larvas (Sarcophaga, Glossina, Oestrus), o a pupas (Glossina).

Como vectores mecánicos


Numerosas especies de moscas, en especial la mosca casera, Musca domestica, proliferan en la
suciedad de basurales, letrinas, estiércol, cadáveres y otros detritos similares. Desde allí pueden
transportar de manera mecánica elementos infecciosos hacia la vivienda humana, los alimentos o
los utensilios empleados para su elaboración y consumo. Incluso hacia las personas mismas.

El transporte mecánico lo efectúan por la superficie peluda de su cuerpo, en las almohadillas


adhesivas de las patas, o en sus constantes regurgitaciones y defecaciones que emiten al posarse
en una superficie. Estas manchas sirven al inspector sanitario para evaluar la higiene de las
viviendas afectadas y determinar los lugares donde efectuar rociamientos insecticidas.

Como vectores biológicos


Este mecanismo de transmisión de infecciones es ejercido por moscas hematófagas. Una de las
más comunes es Stomoxys calcitrans, conocida como “mosca brava” o “mosca de los establos”. Es
casi cosmopolita y de morfología similar a Musca domestica. Se diferencia de esta por la estructura
de su trompa picadora, que es dura y extendida hacia delante en forma de bayoneta. Además,
posee manchas parduscas en los segmentos abdominales. También es diferente la posición que
adquiere al posarse en reposo en una superficie vertical, pues lo hace con la cabeza hacia arriba y
las alas extendidas hacia ambos lados; en cambio Musca domestica adopta una posición indiferente
y mantiene sus alas plegadas sobre el abdomen.

Mosquitos
Son los insectos considerados clásicos en cuanto a su acción
como vectores biológicos de numerosas infecciones.
Pertenecen al orden Diptera (dos alas), dentro del cual hay
cuatro familias de interés medico o de salud pública:

1. Culicidae: mosquitos o zancudos.


2. Psychodidae: flebótomos.
3. Simuliidae: jejenes.
4. Heleidae: jerjeles.

El ciclo vital es por metamorfosis completa, de cuyas cuatro etapas, las tres primeras se desarrollan
en el agua: huevo, larvas, pupas. El imago es volador y, solo las hembras son hematófagas. La
alimentación sanguínea en ellas es fundamental para que sus huevos sean fértiles.

Subfamilia Anophelinae
Los anofelinos del género Anopheles se relacionan con la transmisión de virosis y parasitosis
importantes en salud pública, incluyendo paludismo, filariasis y arbovirosis. Las hembras de los
anofelinos más significativas en salud pública ponen los huevos individualmente sobre la superficie
de aguas no contaminadas y sin movimiento, como en orillas de lagos, lagunas y zanjas. Estos
huevos son poco resistentes a la desecación y poseen un par de estructuras laterales que les
ayudan a flotar. Las larvas no tienen sifón respiratorio y en su lugar poseen una placa respiratoria en
el octavo segmento abdominal. Por esta razón, reposan en forma paralela a la superficie del agua.
En los segmentos abdominales poseen unos pelos en forma de abanico, que se denominan “pelos
palmeados”, los cuales ayudan a mantener esta posición de reposo.

8
Artrópodos

Virosis transmitidas por mosquitos


Entre las enfermedades por virus que transmiten los mosquitos se
deben mencionar algunas importantes en salud, como dengue y fiebre
hemorrágica del dengue, fiebre amarilla, fiebre y encefalitis del Oeste
del Nilo (West Nile), fiebre del Valle Rift y encefalitis de San Luis, de
Venezuela, equina del este, japonesa, La Crosse y Chikunya. De
éstos, el dengue (cuatro serotipos) es el arbovirus más importante en
términos de morbilidad y mortalidad a escala mundial. El vector
principal del dengue es Aedes aegypti, aunque a Aedes albopictus se
le relaciona con brotes y epidemias en algunas áreas.

Parasitosis transmitidas por mosquitos


También los mosquitos transmiten los parásitos que causan el paludismo y la filariasis linfática
(Wuchereria bancrofti o Brugia malayi). Los anofelinos son los vectores biológicos del paludismo, en
tanto que varios culícidos son los vectores de la filariasis linfática. En ambas enfermedades, las
especies de mosquitos implicadas dependen de factores como la ubicación geográfica y factores
climáticos.

Los mosquitos del género Anopheles son los únicos capaces de transmitir las cuatro especies de
Plasmodium que causan paludismo en humanos: P. falciparum, P. vivax, P. ovale y P. malariae.

Garrapatas
Las garrapatas son ácaros macroscópicos caracterizados por poseer cuatro pares de patas y un
cuerpo globoso, aplanado dorso-ventralmente y no segmentado, que las diferencia de otros
arácnidos, cuyo cuerpo está dividido en dos partes (el cefalotórax y el abdomen). Las garrapatas
son ectoparásitos obligados que se alimentan de la sangre de sus hospedadores (hematófagos).
Durante la toma de sangre, y a través de varias vías como la saliva, el fluido coxal, la regurgitación
del contenido intestinal o las heces, las garrapatas pueden transmitir a sus hospedadores un amplio
y variado conjunto de patógenos causantes de graves enfermedades, algunas de ellas letales.

De acuerdo con sus características morfológicas y fisiológicas, las garrapatas se agrupan en dos
grandes familias, garrapatas duras (ixódidos) y blandas (argásidos), de las cuales, las duras son las
principales transmisoras de enfermedades tanto a los animales como a las personas. Dichas
enfermedades son actualmente más frecuentes que en pasadas décadas; este aumento en la
frecuencia se debe, en parte, al cambio climático, el cual ha favorecido la difusión de especies de
garrapatas propias de climas templados y tropicales hacia regiones climáticas muy diferentes de las

9
Artrópodos

de origen. Junto al cambio climático, el explosivo aumento de las poblaciones de determinados


animales salvajes ha contribuido no sólo a una mayor dispersión geográfica de las especies de
garrapatas, sino también a un aumento significativo de sus poblaciones, facilitando la aparición de
los denominados “paisajes patógenos”.

A lo largo de su vida, una garrapata pasa por varias fases evolutivas, en concreto las de huevo,
larva, ninfa (o varios estadios ninfales en el caso de los argásidos) y adulto, pasando la mayor parte
de su tiempo alejadas de su hospedador, refugiadas en las madrigueras/nidos de sus hospedadores
o en el suelo y la vegetación, a la espera de alimentarse.

Tras subir al hospedador y localizar un lugar adecuado para fijarse,


las garrapatas perforan la piel con el extremo distal, dentado, de sus
quelíceros a la vez que introducen el hipostoma en la misma,
sirviendo así de primer elemento de anclaje. Durante este proceso
los pedipalpos, que son órganos sensoriales, se retiran hacia los
lados y quedan fuera de la piel. Es decir, los pedipalpos no
participan en la picadura. En el caso de los ixódidos, éstos segregan
enseguida un cono de cemento alrededor de las piezas bucales
obteniendo así el anclaje definitivo. Este cemento es un fluido rico
en proteínas, lipoproteínas, lípidos y carbohidratos que puede
provocar dermatosis con manifestaciones cutáneas diversas.

Durante la perforación de la piel, los quelíceros y el hipostoma desgarran los vasos capilares
provocando una hemorragia. Al mismo tiempo, las garrapatas inoculan la saliva, cuyas moléculas
líticas cooperan con la respuesta inflamatoria e inmunitaria del hospedador para formar un pequeño
absceso o cavidad de alimentación en el extremo de los apéndices bucales, desde el cual succionan
la sangre y los exudados tisulares que fluyen hacia dicha cavidad. Las garrapatas inoculan la saliva
y succionan la sangre a través del mismo canal, de manera que realizan ambas funciones
alternativamente durante todo el tiempo que tardan en completar la toma de sangre.

Sarcoptes scabiei
La sarna o escabiosis es una ectoparasitosis cosmopolita que afecta al
humano, producida por el acaro Sarcoptes scabiei variedad hominis,
transmitida principalmente por contacto directo de persona a persona y
produce un intenso prurito generalizado, tiene algunas peculiaridades
de acuerdo con la edad del afectado.

Sarcoptes scabiei es un acaro muy pequeño, de color blanco cremoso,


de forma ovalada, aplanado dorsoventralmente y cuyo cuerpo o soma
no está segmentado y su superficie posee cerdas o pelos salientes
dirigidos hacia atrás. Posee cuatro pares de patas cortas, las dos
anteriores y dos posteriores están provistas de órganos a modo de
ventosas situados en los extremos de unos largos pedicelos, las otras
patas terminan en unas cerdas largas, que es característico de la especie. En su extremo anterior
posee un aparato bucal prominente, que le sirve para alimentarse del estrato corneo de la epidermis
y le da el aspecto de cabeza. Las hembras miden de 0.3-0.5 mm por 0.2-0.4 mm de largo, y el

10
Artrópodos

macho entre 0.2-0.4 mm de ancho y 0.1-0.2 mm de largo, por el color blanquecino y tamaño no son
visibles a simple vista.

Las formas adultas presentan espinas triangulares a lo largo de idiosoma. El primero y segundo par
de patas rematan en apoteles campaniformes.

El huésped definitivo para este ácaro es la especie


humana; no obstante, existen otras variedades de
Sarcoptes scabiei que pueden afectar en especial a
diversos animales, como cerdos y perros, tal es el caso de
Sarcoptes scabiei var suis y Sarcoptes scabiei var canis.
En algunas ocasiones puede darse la ocurrencia de
infestaciones transitorias en el humano por estas
variedades de Sarcoptes scabiei, generando cuadros
pruríticos autolimitados.

Sarcoptes scabiei realiza todo su ciclo de vida sobre el


huésped. La cópula tiene lugar en la superficie de la piel y
las hembras grávidas excavan túneles en la dermis, en los
cuales colocan sus huevos. Del huevo emerge una larva hexápoda que pasa por dos estadios
adicionales (protoninfa y tritoninfa) antes de alcanzar la fase adulta; este ciclo vital dura alrededor de
tres semanas. Las formas en que se ubican en la superficie de la piel son las responsables de la
transmisión; en cambio, las que se localizan en la subdermis provocan la patología del cuadro.

Las personas son el principal reservorio de Sarcoptes scabiei variedad hominis. La diseminación
entre las personas es a través del contacto directo de la piel, incluido el contacto sexual. La
transmisión mediante prendas intimas y ropa de cama es poco frecuente, y se produce si están
contaminadas con ácaros juveniles o adultos de personas infestadas que han usado la ropa hasta
48 h antes, en ambientes con temperatura de 21°C y con 40 a 80% de humedad relativa, y aun más
tiempo con temperaturas más bajas y mayor humedad.

Bibliografía
Becerril, M., (2014) Parasitología Médica. McGraw-Hill, pp. 315-339.

Calderon, L., et al. (2004) Los artrópodos y su importancia en medicina humana. Rev Fac Med
UNAM Vol.47 No.5

Quiroz, H., (1999) Parasitología y enfermedades parasitarias de animales domésticos. Limusa, pp.
88- 90.

Tay, J., et al. (2007) Parasitología Médica. Méndez Editores, pp. 393-412.

Werner, A., (2013) Parasitología Humana. McGraw-Hill, pp. 601-638.

11