Você está na página 1de 2

La invención del Tercer Mundo

Capítulo II
La problematización de la pobreza: La fábula de los tres mundos y el desarrollo

La concepción de la división de las sociedades presenta su origen en la exteriorización del término


pobreza, determinado por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) para distinguir
unos países/sociedades según su capacidad de PIB, generando una grieta divisoria entre los países
que quedaron catalogados en uno u otro mundo.
El BIRF, “genera la noción de tres mundos –naciones industrializadas libres, naciones comunistas
industrializadas y naciones pobres no industrializadas que constituían el Primer, Segundo y Tercer
Mundos respectivamente–implantada con firmeza”. (Escobar, 2007) El concepto de pobreza es
aprovechado por los países del primer mundo y lo ligan a una idea de aprovechamiento de esta
situación de división, el desarrollo.
Estados Unidos, quién se presenta como el país primer mundista más poderoso, es aquel país que
aprovecha esta división social para parcializar aún más a las sociedades determinadas como pobres
(tercermundistas); la concepción de pobreza poblacional se reconoce gracias al déficit de ingresos
económicos que esta presenta, el olvido político-económico, el clasicismo y la parcialización
organizacional. Ahora, presentando el Discurso del Desarrollo de la mano del BIRF, Estados Unidos
logra impactar en la mentalidad de las sociedades “pobres”, aprovechando las dudas e inseguridades
que los países tenían de sí mismos.
Este Discurso del Desarrollo, fue utilizado por Estados Unidos para promover en las sociedades
pobres una utopía hacia el cambio; aprovechando la necesidad de las ya mencionadas por mejorar el
déficit económico y la ansiedad por ingresar a un mundo desarrollado y de oportunidades, ser una
sociedad primermundista; pero Estados Unidos, en realidad buscaba tomar dominio político,
territorial, empresarial y monetario en aquellas sociedades para seguir ampliando su imperio multi
desarrollado siguiendo la teoría: “No puede perdurar en una parte del mundo si las otras viven en
condiciones de pobreza y mala salud” (Milbank Memorial Fund, 1948: 7; véase también Lasswell,
1945).

La verdad política y económica en Colombia representa uno de los mayores problemas a afrontar, no
solo por la corrupción que se presenta en su gobierno, sino por el uso de una serie de habilidades
cuyos parámetros se establecen para buscar el libre intercambio de productos con otros países,
conocidos como TLC (Tratado de Libre Comercio) en donde se dice que “es un instrumento legal
(bilateral o de más partes) de carácter vinculante, es decir de cumplimiento obligatorio, que tiene
como objetivo consolidar el acceso de bienes y servicios, sin necesidad del pago de impuestos”
(Mincit,2016). Es de esta forma que se ve la forma como los países del primer mundo aprovechan
para deshacer a un país y hundirlo más en la pobreza; puesto que la única razón para realizar
acuerdos con países tercermundistas radica en utilizar recursos y bienes ajenos para producir y
seguir mejorando la economía; es un sistema que se basa en necesidades de ascenso social,
económico y político construido en un escalafón de mentiras y fundamentado en la imposibilidad del
tercer mundo por ascender en esas interminables escaleras de fracaso y decepción. Es de esta
manera como se concluye y se descarta la antropologización del occidente como un término viable
para el desahogo de una economía en decaída y sufrimiento.

Jiménez Martínez Iván Darío - 41171066


Hernández Bernal Deivid Jhair-40171358
Referencias
Escobar, A. (2007). ​La invención del tercer mundo .​ Obtenido de Cronicon:
http://www.cronicon.net/paginas/Documentos/No.10.pdf

Ministerio de comercio exterior y turismo (2016) . ​Tratado de libre comercio.​ obtenido de:
https://www.mincetur.gob.pe/wp-content/uploads/documentos/comercio_exterior
/Sites/Bid/pdfs/Qu%C3%A9%20es%20un%20TLC.pdf

Jiménez Martínez Iván Darío - 41171066


Hernández Bernal Deivid Jhair-40171358