Você está na página 1de 9

USO DE LOS SIGNOS

DE PUNTUACIÓN

ROBERTO CADAVID MISAS (ARGOS)

Artículo extraído del libro:

EL ENSAYO EN ANTIOQUIA

Selección y prólogo de

JAIME JARAMILLO ESCOBAR

© 2003 Primera edición


Alcaldía de Medellín
-Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín-
Concejo de Medellín
Biblioteca Pública Piloto
de Medellín para América Latina
© 2003
Jaime Jaramillo Escobar
Por el prólogo y la investigación
Un querido amigo mío me estuvo echando el cuento para que publicara en esta
columna una serie de articulitos sencillos y didácticos sobre temas gramaticales. A riesgo de
aparecer como dómine .cosa que detesto, y más en asuntos relacionados con el idioma, en los
que soy mero aficionado- voy a iniciar tal cursillo con algunas notas sobre puntuación, que es
un aspecto muy descuidado en la enseñanza que reciben hoy los muchachos.

LA COMA
Empecemos con la coma, y vamos a ver hasta dónde llegamos hoy.
La coma tiene dos usos principales:
1. Separar los elementos semejantes de una serie.
2. Separar los elementos que tienen carácter explicativo en la frase.
Estudiemos el uso número 1 con ejemplos, que es como mejor se aprende a usar el idioma.
Irán separados con comas los elementos de las siguientes listas:
a) Sustantivos: Pedro, Juan, Diego y Santiago. (Aquí vemos que la conjunción y
remplaza la última coma).
Campana, pelota y flor.
b) Adjetivos: Rodrigo está cansado, enfermo, aburrido y furioso.
c) Verbos: corre, salta y vuela.
d) Adverbios: anteayer, hoy y mañana.
e) Frases: mar de fondo, frágil quilla, largo viaje, playa ignota.
f) Oraciones cortas: ni él me la quiere enseñar, ni yo la quiero aprender.
Estudiemos ahora el uso número 2 de la coma, que es cuando separa elementos
explicativos o incidentales, que van intercalados dentro de la oración principal, y que pueden
suprimirse y siempre queda otra oración completa.
a) Medellín, la ciudad industrial de Colombia, es la más contaminada. Si se suprime la
frase explicativa, la ciudad industrial de Colombia, que está separada por comas, queda otra
oración completa: Medellín es la más contaminada.
b) Yo, francamente, no entiendo.
c) Esta clase, por lo que veo, se va a acabar ya.
3. El tercero de ellos tiene que ver con los vocativos.
¿No saben qué cosa es un vocativo? Pues es el caso de la expresión que sirve para llamar
o invocar a una persona o una cosa. Si yo llamo:
-¡Pedro, ven acá!
Pedro es el vocativo.
Igualmente, en la frase:
-Ayer estuve, mi estimado Pepe, en el estadio.
Mi estimado Pepe es el vocativo.
Pues bien (ya estoy hablando como un maestro de escuela); pues bien: un vocativo
llevará coma detrás de él cuando esté al principio de una frase; o antes de él, cuando esté al
final; o una antes y otra después cuando esté en medio de la frase:
Ejemplos:
-José, ataje la mula que el macho se fue.
-Yo no sé qué camino coger, Dios mío.
-¿Entiendes, Fabio, lo que estoy diciendo?
4. Van precedidas y seguidas de coma las expresiones esto es, es decir, en fin, por
último, por consiguiente,
sin embargo, no obstante, y otras por el estilo. Ejemplo:
-El cazador la contempló dichosa y, sin embargo, disparó su tiro.
Esto no será poesía, pero sí es una canallada antiecológica. Pero está bien puntuada.
5. Se debe emplear la coma cuando se invierte el orden regular de la oración,
adelantando lo que ha de ir después. En estos casos se pone coma al final de la parte
que se anticipa: Ejemplo: Que él haya estado allá, creo que es mentira. Como el orden natural de
este ejemplo sería: Creo que mentira que él haya estado allá, con- viene hacer una corta
pausa después de allá, la cual se indica con la coma.
Los relativos como que y donde se separan del sujeto con una coma cuando
encabezan una frase que explica una cualidad o circunstancia del sujeto, pero que se aplica
a todos los individuos que lo constituyen.
Ejemplo: Los guerrilleros, que fueron cogidos con las armas en la mano, fueron
fusilados.
En este ejemplo, la frase que fueron cogidos con las armas en la mano, indica una
circunstancia que es común a todos los guerrilleros de que se está hablando.
Cuando la frase que va después de los relativos que, donde y semejantes limita el
número de individuos del sujeto, no se coloca la coma:
Los guerrilleros que fueron cogidos con las armas en la mano fueron fusilados.
En este caso el no empleo de la coma da a entender que sólo fueron fusilados aquellos
guerrilleros que fueron cogidos con las armas en la mano, o sea que está limitado el
número de individuos del sujeto.
Va otro ejemplo para que ustedes aprecien el diferente significado que adquiere según se
emplee o no la coma después del relativo.
El campo, donde he vivido siempre, es la residencia que me agrada.
El campo donde he vivido siempre, es la residencia que me agrada.
7. En una oración no se debe poner coma entre el sujeto y el verbo, por largo que sea
el sujeto. Así, en las siguientes frases, sobra la coma:
El capitán del buque que acabó de llegar, salió a reci- birme.
Todos los senadores presentes, eligieron al nuevo di- rector.
8. Cuando se omite un verbo, para no repetirlo, se coloca en su lugar una coma:
El amor a la gloria mueve a las almas grandes, el amor a la plata, a los mafiosos.
Es decir, el amor a la plata mueve a los mafiosos. La coma remplaza al verbo mueve.
9. Debe ir coma antes de algunas conjunciones como pero, aunque, mas, cuando aparecen
en frases cortas:
Él es bruto, pero muy educado.
Yo voy a estudiar, aunque sea tarde.
El día ya no lo sé: sí lo sé, mas no lo digo.
10.Copio el siguiente artículo de la Ortografía de Marroquín:
“La coma es a veces indispensable para evitar ambigüedades y equivocaciones, y, cuando
haya de servir para evitarlas, ha de emplearse aún antes de las conjunciones y, e, o, ni.
“Ardieron las casas de todos mis vecinos, y la mía escapó milagrosamente.
“Quien, al ir leyendo este período, no hallara la coma después de vecinos, creería cuando
viera las palabras y la mía, que mi casa también se había quemado, y se engañaría.
“El perdón se funda en el olvido y en las naciones sólo se vive de recuerdos.
Aquí parece que se dice que el perdón se funda en el olvido y en las naciones, lo
que es un gran despropósito.
Una coma después de olvido da al período su sentido ver- dadero.
“Si él me quisiera mal podría perderme.
“Omitida la coma en este período, no se sabe si se quiso decir que si él me aborreciera
podría perderme, o que si me quisiera no podría perderme. La coma después de mal le hace
significar lo primero, y lo segundo, colocada después de quisiera..
Hasta aquí el maestro Marroquín. Ahora remato con una conocida frase a la cual ustedes
deben colocar la coma en su debido punto:
Juan tenía una marrana y la madre de Juan era la hija de la marrana.
De mi querido amigo Gustavo Vieco he recibido una interesante carta en la cual
reproduce algunos apartes de una famosa y agotada obrita que sobre puntuación escribió a
principios del siglo don Januario Henao, padre de mi otro querido amigo Antonio Henao Gaviria.
De ella copio las siguientes reglas sobre el empleo de la coma:
11.”Cuando cada una de las palabras llamadas semejantes lleva antes una conjunción,
debe ponerse la coma ante cada una: Ejemplo: Ni soy turco de nación, ni moro, ni renegado.
12. “Se emplea la coma para separar las combinaciones de palabras pareadas y en
serie continua: Álzanse pilotes de azul o blanco, o de amarillo y rojo, o de verde y negro,
destinados a amarrar las góndolas.
13. “Los pronombres tal y tanto se contraponen a menudo a cual, como, que; a
cuanto, etc., y en tal caso la coma debe ir antes del segundo miembro de la comparación:
Juro darte por ese hijo tanto hijos, cuantas estrellas hay en el cielo.
14. “La coma acompaña a toda palabra que puede referirse, ya a lo que antecede, ya
a lo que sigue, para evitar ambigüedades: Aquí estoy pues, sus órdenes son para mí
sagradas.
“Póngase coma antes de pues, y variará el sentido de esta oración..
Hasta aquí la coma. Seguiremos con el descuidado punto y coma.

EL PUNTO Y COMA
Se emplea el punto y coma en cuatro casos principales:
1. Cuando un período consta de varias frases que ya llevan una o varias comas, se
separan estas frases con punto y coma.
Ejemplos: “Me acompañaban un condiscípulo, que iba para su casa; un cadenero, que
me iba a ayudar; dos gamines, que se nos juntaron”.
“Cada uno de los compañeros consigna sus recuerdos: Juan Vélez, el ingeniero, nos
habla de los planos que se levantaron; Héctor Gómez, con sus conocimientos de aviación,
nos describe el aeropuerto; José Mejía, por su parte, nos cuenta la llegada del primer
avión”.
2. En las oraciones formadas por varias frases seguidas que tienen un solo sujeto.
Ejemplo: “Bolívar fue primero embajador en Londres; luego vino a iniciar la guerra en
Venezuela; pasó en seguida a Cartagena, donde le suministraron tropas; y después
emprendió la campaña del Magdalena”.
3. Delante de pero, sin embargo, no obstante, y otras expresiones adversativas semejantes,
cuando separan frases de alguna extensión.
Ejemplos: “Yo quisiera contarte todo lo que pasó; pero, desgraciadamente, me tengo que
callar muchas cosas”.
“Como hacía tan poco tiempo que nos habíamos visto, resolví no saludarlo; no
obstante, al poco rato me llamó la atención extrañado”.
4. En la correspondencia comercial, para separar asientos de una misma naturaleza.
Ejemplo:
“Precios, por kilo: arroz, $25; fríjol, $80; maíz, $30”.

LOS DOS PUNTOS


Una amiga me pide que le dé algunas indicaciones sobre el empleo de los dos puntos.
Ahí le van.
Los dos puntos se usan en los siguientes casos:
1. Antes de una enumeración de los elementos contenidos en una frase:
“Tres personajes antioqueños tuvieron participación notoria en la guerra de la
Independencia: Girardot, Córdoba y Zea.
2. Cuando, después de una oración, sigue otra que es consecuencia o resumen de ella.
“Estoy resuelto a sostener lo que he dicho: por la verdad murió Cristo”.
3. Antes de una transcripción o cita textual: El Quijote empieza así: En un lugar de la
Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme..
4. Después de las expresiones Estimado señor y otras semejantes con que empiezan
las cartas: “Mi querido amigo: Ya estoy aprendiendo a utilizar los dos puntos”.
Según la Academia, “después de los dos puntos se escribe indistintamente con letra
mayúscula o minúscula el vocablo que sigue”.
5. Antes de una cita. Cuando ésta es textual, debe transcribirse con absoluta fidelidad,
y empezar con mayúscula, si así empieza el fragmento citado. O con minúscula, cuando se
han omitido palabras iniciales que en ese caso se deben remplazar por puntos suspensivos.
Ejemplo del primer caso:
Recuerda el Ritornelo de León de Greiff:
Esta rosa fue testigo
de ése, que si amor no fue,
ningún otro amor sería.
Ejemplo del segundo caso:
Me encanta el estribillo: ...sí lo sé, mas no lo digo.
6. Después de la frase que anuncia una enumeración. Ejemplo:
Los departamentos que tienen playa en el mar Caribe son ocho: Guajira, Magdalena,
Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba, Antioquia y Chocó.
7. No se deben poner los dos puntos después del verbo, aunque se trate de una
enumeración: Ejemplo: Juan compró perros, gatos y conejos.
Y no
Juan compró: perros, gatos y conejos.
8. Se deben poner los dos puntos después de las expresiones a saber, verbigracia, por
ejemplo, como sigue y otras parecidas.
Por ejemplo: los cuatros Evangelistas eran tres, a sa-
ber, Enoc y Elías.
9. Se usan los dos puntos al final de una cláusula, cuando se resume en una frase
corta todo lo dicho antes:
En bachillerato fue el alumno más distinguido; en la universidad estudió becado; ya
graduado, se le considera como uno de los mejores abogados: se ha distinguido en todo lo
que ha hecho.
10.Después de una proposición general seguida de los pormenores de la misma.
Los vegetales superiores comprenden tres familias: las hierbas, los arbustos y los
árboles.
11.Después de una lista de pormenores, y antes de la proposición que los comprende
todos.
Las hierbas, los arbustos y los árboles: en estas tres familias se dividen los vegetales
superiores.
12.Antes de una proposición que explica o desenvuelve lo anterior: como un resumen,
una deducción, una explicación.
Lope de Vega adolecía de falta de instrucción; como poeta fue un portento: no hay que
extrañar que a tantas perfecciones uniese tantos desaciertos.
Hicieron grandes preparativos para recibirnos: sin duda habían tenido buenos
informes de nosotros.

PUNTOS SUSPENSIVOS, INTERROGACIÓN Y ADMIRACIÓN


Los puntos suspensivos
Se usan los puntos suspensivos cuando se deja incompleto el sentido. Ejemplo:
Eso es como yo te lo digo, pero...
Cuando se cita un texto literario incompleto, o la primera parte de un refrán o de un
dicho muy conocido:
Ejemplos:
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre...
El que con muchachos se acuesta...
Después de la letra inicial que insinúa una palabra que por indecente no se quiere
escribir completa. Ejemplos:
-Pues yo no sé a qué sabe la m..., porque nunca la he comido.
-Que vaya muy al c...

INTERROGACIÓN Y ADMIRACIÓN
Ni en inglés, ni en francés, ni en general en otros idiomas se emplean los signos de abrir
interrogación y admiración. Esto “ha” hecho que muchos -especialmente los redactores de
textos de publicidad- los hayan suprimido en español. Esto es un error que debe evitarse.
Nuestro idioma es el único que los emplea y es necesario usarlo, pues muchas veces
ocurre que, “si no” se emplean, sólo se da uno cuenta al final de la frase de la entonación
que debe darle. Son característicos de nuestro idioma, y no tenemos por qué imitar prácticas
ajenas.
Como muchas máquinas de escribir no tienen los signos de abrir interrogación y
admiración, se debe subsanar esta falta escribiéndolos a mano.
Ejemplos:
-¿Van a hacerme caso?
-¡Sí, profesor!

El Colombiano. Agosto . diciembre de 1982.