Você está na página 1de 21

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

NEUROCIENCIA
ANATOMIA Y FISIOLOGIA DEL SISTEMA
NERVIOSO
Profesor: William Reyes
JENNY MOLINA 12-5446
14/06/2017
NEUROCIENCIA
Neurociencias
Las Neurociencias son un conjunto de disciplinas científicas que investigan acerca de la función, la
estructura y la bioquímica del sistema nervioso. Además, se preguntan también por el efecto de los
fármacos o las patologías asociadas al sistema nervioso y al cerebro. Las bases biológicas del
comportamiento humano se consiguen a través del estudio sistemático que llevan a cabo las
Neurociencias.

En esta sección abordaremos todas las noticias, investigaciones y monografías relacionadas con la
neuropsicología, la biología de la conducta y la neuropsiquiatría. Artículos actualizados diariamente para
que conozcas cómo funciona el sistema nervioso, el encéfalo y cómo esta gran máquina neuroquímica
genera nuestros comportamientos, actitudes y apetencias.

La neurociencia comprende una amplia gama de interrogantes acerca de cómo se organizan los
sistemas nerviosos y cómo funcionan para generar la conducta.

Las neurociencias también están muy relacionadas con la psicología, ya que los procesos mentales
son llevados a cabo por el cerebro.

Las neurociencias tienen como objeto de estudio nada más ni nada menos que
comprender el complejo sistema mediante el cual funciona la mente humana, abordando
ese estudio de manera científica. Las células del cerebro, llamadas neuronas, se
encuentran ampliamente influenciadas por el entorno en el cual el individuo se relaciona
con ese mismo entorno y con las demás personas, y es por eso que las neurociencias
también tienen disciplinas como el caso del psicoanálisis, que está enfocado en el estudio
de la conducta humana para develar los rasgos actitudinales de cada persona. También, se
encargan de desentrañar cómo es que se produce el proceso de aprendizaje, de archivado
de información en el cerebro, y los procesos biológicos que tienden a facilitar el proceso
de aprendizaje.

Los profesionales de las neurociencias son todos aquellos psicopedagogos, psicólogos,


psiquiatras, psicoanalistas que han sido formados y preparados para abordar diferentes
casos en relación al análisis conductual de las personas y que a su vez, pueden estar
autorizados para el recetado de psicofármacos (en el caso de los psiquiatras). Además,
también están los neurocirujanos, que son aquellos cirujanos que se especializan
exclusivamente en operaciones quirúrgicas en el área del cerebro.

En la actualidad, las neurociencias han tenido una gran tarea en la medida que muchas
personas padecen trastornos del sueño, de ansiedad, de angustia, estrés, debido a la
aceleración del ritmo en el cual estamos inmersos y que es el tiempo que nos imponen
todas nuestras obligaciones diarias, que muchas veces dejan a las personas con poco
tiempo para la relajación de la mente y el exceso de responsabilidades y de tareas -
muchas de ellas que se deben realizar casi al mismo tiempo- juegan en contra para la
salud mental.

Las neuronas espejo

Las neuronas espejo o neuronas especulares son las células nerviosas denuestro cerebro que
se activan cuando observamos a alguien realizando algún tipo de acción, la cual
inconscientemente llama nuestra atención y tendemos a imitarla.
Estas neuronas actúan imitando la acción que está siendo observada y reflejando la
sensación de la otra persona como propia, de allí el nombre de “espejo”. Dichas neuronas son
las responsables de nuestro comportamiento de imitación y también responables de que nos
sintamos en sintonía y reflejados con la otra persona.
Las neuronas espejo fueron descubiertas en 1996, casi por casualidad, por un grupo de
neurocientíficos italianos de la Universidad de Parma, quien entre ellos se destaca Giacomo
Rizzolatti.

El descubrimiento de estas neuronas surgió de un estudio realizado con primates, donde en los
mismos se observaba su comportamiento cerebral colocando electrodos en la corteza frontal
inferior del cerebro; luego estudiaban que neurona específica intervenía ante el movimiento del
primate. El cerebro de estos primates funcionaba reflejando las acciones de otro individuo
congénere, y les permitía identificar no solo sus movimientos sino también las intenciones del otro.

Posteriormente investigaciones permitieron afirmar que el cerebro humano también cuenta


con neuronas espejo, lo que no sería extraño, ya que somos seres semejantes; la diferencia es
que nuestras neuronas espejo son más inteligentes, perceptibles y evolucionadas. En los seres
humanos estas neuronas se encuentran en la corteza parietal inferior del cerebro, en el Área de
Broca.
Los experimentos afirman que dichas neuronas son responsables de gran parte del
aprendizaje humano y tienen un rol fundamental en el aprendizaje y desempeño del
lenguaje; además, intervienen también en la comprensión del comportamiento del otro y nos
permiten desempeñar ciertas habilidades sociales tales como la empatía o el poder de imitación.

¿Cómo funcionan las neuronas espejo?


Las neuronas espejo se activan cuando un individuo realiza una acción o interpreta una
determinada emoción.
Pero… ¿ qué ocurre si el individuo observa a una persona realizando la misma acción o
experimentando la misma emoción? Cuando el sujeto observa a otra persona experimentando su
misma emoción o realizando la misma acción, es el momento donde se activan sus neuronas
espejo.

El verdadero funcionamiento de las neuronas espejo es el reconocimiento de algunas acciones


y emociones en la otra persona; el sujeto al reconocer esas acciones y emociones se permite
comprender y percibir con más facilidad las intenciones y emociones de la otra persona.
Las neuronas espejo juegan un papel fundamental a la hora de relacionarnos socialmente, puesto
que lo que nos permite relacionarnos es el reconocimiento a la otra persona y de eso se encargan
estas mismas neuronas.

Estas neuronas nos envían conocimiento determinado de cómo piensan y sienten las personas con
quienes nos estamos relacionando, ya sea con un vínculo estrecho o con un simple cruce de
palabras.

Importancia del estudio del sistema nervioso en psicologia

La psicología contemporánea busca, como uno de sus objetivos primordiales, la comprensión de la


mayor cantidad de los aspectos que intervienen en la conducta humana de una forma integral, es
decir, tratando de tomar en cuenta todos los factores que participan en ella. Hoy sabemos que todo
fenómeno o proceso psicológico es simultáneamente de tipo biológico, esto significa que están
íntimamente relacionadas las variables fisiológicas, evolutivas, sociales, entre muchas otras, y son
una parte inseparable de la conducta del individuo. En la actualidad el estudio del sistema nervioso
y sus funciones son indispensables para comprender la conducta de los organismos ya que en él
se generan y elaboran los procesos para la representación y adaptación al medio ambiente que le
permiten al individuo interactuar de una forma correcta y eficaz al medio que le rodea.

Una de las principales razones por las que se estudia al Sistema Nervioso dentro de la Psicología
es porque nos permite comprender su participación en la generación de las conductas del individuo
y la función adaptativa que desempeña. El estudio de los hemisferios cerebrales y su relación con
otras estructuras ha permitido comprender cómo el organismo obtiene una representación de sí
mismo y del medio a través de sus funciones sensoperceptuales; ¿Qué se ha explicado gracias al
descubrimiento de las diversas redes neuronales especializadas que están organizadas en áreas o
módulos, que son colonias de neuronas que procesan una información sensorial homóloga y que
no están exclusivamente en la corteza cerebral, sino también en otras estructuras subcorticales. El
modo en que están conectados estos módulos neuronales es lo que distingue a las diferentes
regiones cerebrales, y las relaciones entre diferentes estructuras son las que permiten generar
conductas complejas de acuerdo a las exigencias del medio en donde el individuo se desempeña.

El cerebro está integrado por tres divisiones importantes, organizadas entorno de las tres cámaras
del tubo desarrollado en las primeras etapas de la vida embrionaria: el Cerebro anterior (o
prosencéfalo), el cerebro medio (mesencéfalo) y el cerebro posterior (rombencéfalo).

El cerebro anterior que rodea los ventrículos laterales y el tercer ventrículo, se compone del
telencéfalo y el diencéfalo. El telencéfalo esta formado por la corteza cerebral, el sistema límbico y
los ganglios basales. La corteza cerebral se divide en lóbulos frontal, parietal, temporal y occipital.
El surco central separa el lóbulo frontal que interviene específicamente en el movimiento y su
planeación, los otros tres lóbulos participan primordialmente en la percepción y el aprendizaje. El
sistema límbico que incluye la corteza límbica, el hipocampo y la amígdala interviene en la
emoción, motivación y aprendizaje. Los ganglios basales participan el control del movimiento.

El cerebro medio, que rodea el acueducto cerebral está constituido por el tectum y el tegmentum el
primero interviene en la audición y el control de reflejos visuales y reacciones a estímulos en
movimiento. El tegmentum contiene la formación reticular que es importante para el sueño, el
alertamiento y el movimiento; la materia gris y el núcleo rojo y la sustancia negra ambas pares del
sistema motor.

Cerebro posterior que rodea el cuarto ventrículo, contiene el cerebelo, el puente y la medula
oblongada (bulbo raquídeo).

Medula espinal se divide en regiones: cervical, torácica, lumbar y sacra, la medula espinal es una
estructura encerrada dentro del canal espinal formado por las vértebras, está organizada en una
región central, compuesta por sustancia gris y rodeada de sustancia blanca. La sustancia gris esta
ordenada por niveles o segmentos de acuerdo con las diferentes partes del cuerpo. Allí se
encuentran las motoneuronas las cuales provocan la contracción de las fibras musculares.

La sustancia blanca contiene los nervios que conectan entre si los diferentes niveles superiores e
inferiores así como las estructuras cerebrales.

El sistema motor incluye a las motoneuronas que se encuentran en las raíces ventrales y que
inervan las fibras musculares.
Anatomia y fisiología de la Respuesta Sexual Humana

Los órganos genitales y el sistema reproductor


Es muy importante la condición en que se encuentren los órganos genitales externos e internos. Malformaciones, lesiones,
infecciones, atrofias, tumores, en estos órganos pueden ocasionar serios problemas en la sexualidad.

Los órganos genitales masculinos


El pene es una de las partes más importantes de los órganos sexuales masculinos. Sirve para la micción y el orgasmo. En
estado de flacidez suele medir entre 7 y 10 centímetros y en estado de excitación 12 y 18 centímetros. Su longitud y
diámetro varían considerablemente entre individuos. Se pone erecto ante la excitación sexual, pero también por las ganas
de orinar.

El pene está formado por el glande; un reborde que separa el glande del cuerpo del pene; el cuerpo del pene; y una parte
posterior, que está oculta y se sitúa debajo del pubis. En la parte central se encuentra la uretra, conducto por el que pasa el
semen y la orina para salir por el orificio situado en el glande. Las partes más sensibles del pene suele ser el glande y su
parte inferior denominado frenillo.

El glande está envuelto por el prepucio que lo cubre en su estado normal. A veces, la boca del prepucio es demasiado
estrecha y produce irritación. Este defecto se llama fimosis y puede ser eliminado quirúrgicamente.

En el pene también se hallan los cuerpos cavernosos y esponjosos que se llenan de sangre durante la fase de excitación y
que por un proceso hidráulico permiten la erección.

El escroto es una bolsa situado debajo del pene que suele contener los testículos y el epidídimo. Los testículos producen
espermatozoides o semen y algunas hormonas sexuales como los andrógenos (testosterona). El testículo izquierdo suele
hallarse un poco más abajo que el derecho.

En el interior del escroto se encuentran los órganos sexuales masculinos accesorios: el epidídimo, donde se forman los
espermatozoides; el conducto deferente, que va de los testículos al conducto eyaculador; las vesículas seminales,
depósitos donde se almacena el semen; la próstata, glándula que rodea la uretra y que elabora un líquido espeso y lechoso
que constituye una parte muy importante de la porción líquida del semen; unos conductos eyaculadores especiales, que
ayudan a expulsar el líquido del pene en el momento de la eyaculación; y las glándulas lubricantes (glándulas de Cowper)
que facilitan el paso del semen por la uretra hasta su abertura.

Los órganos genitales femeninos


Se hallan constituidos por la vulva. Tiene forma ovalada y se encuentra entre los muslos de la mujer, y va desde el monte
de Venus o púbico hasta la región del perineo (cerca del ano). La vulva está formada por unos labios mayores en cuyo
interior hay los labios pequeños. Los labios mayores tienen la coloración de la piel y están cubiertos de vello. Los labios
pequeños son de color rojizo, y tienden a distenderse, hacerse sensibles y lubricarse cuando la mujer se halla excitada.

En el interior de los pequeños labios se encuentran el clítoris, la uretra y el orificio vaginal. El clítoris es un pequeño botón
situado por encima de la uretra. Es la parte más sensible de los órganos genitales femeninos, al igual que el glande en el
hombre. Se encuentra recubierto por un repliegue de piel denominado capuchón del clítoris, análogo al prepucio del
hombre. Este órgano mide alrededor de 3,5 centímetros. Durante la excitación este órgano se endurece y se vuelve eréctil.
La uretra está destinada a la micción, no obstante puede adquirir cierta sensibilidad y ser placentera su estimulación. El
orificio vaginal se sitúa cerca del ano. Posee una entrada o vestíbulo que está bien provista de terminaciones nerviosas y es
muy sensible a estímulos táctiles.

La vagina tiene forma tubular y mide de siete a diez centímetros de longitud. El tubo vaginal tiene sus paredes en contacto,
pero se separan cuando se introduce el pene, ajustándose al tamaño del mismo. La longitud, diámetro y tamaño de la
abertura varía mucho de una mujer a otra, pero debido a su elasticidad puede adherirse a un pene de casi cualquier
tamaño. Infecciones en la vagina (vaginitis) pueden producir dolor durante la pentración.

En las mujeres que aún no han tenido relaciones sexuales con penetración, la entrada de la vagina está cubierta
parcialmente por una membrana llamada himen. El himen puede ser grueso, fino, fuerte, débil, elástico, rígido o inexistente.
Puede rasgarse o dilatarse durante las primeras relaciones con penetración, pero a veces puede impedir la penetración
debido a un himen demasiado grueso procediéndose a una intervención quirúrgica para extirparlo. A menudo, se rasga o
dilata antes de que la mujer efectúe la primera cópula debida a reconocimientos médicos, exploración sexual, empleo de
tampones, etc. En la parte superior de la vagina se sitúa el cuello del útero que comunica con el útero.

La vagina desempeña varias funciones importantes: evacuar la menstruación, se dilata durante el parto para dar paso al
bebe, y se dilata y extiende para recibir el pene durante la cópula.

Las paredes de la vagina, en su tercio exterior, están provistas de músculos que durante el coito rodean firmemente el
pene. Estos músculos a su vez pueden impedir la penetración debido a una contracción involuntaria de los mismos y
producir lo que se denomina vaginismo.

Por encima de la vagina se encuentra el útero, lugar donde se produce la fecundación espermatozoide y óvulo. Del útero
parten las trompas de Falopio, dos brazos que conectan el útero con los ovarios situados uno en cada extremo. Los ovarios,
análogos a los testículos del hombre, segregan óvulos y hormonas que provocan la ovulación y la menstruación.

La Respuesta Sexual Humana (RSH) es de las pocas funciones en que nuestro cuerpo experimenta, en poco tiempo, una
transformación tan radical. Se dan múltiples cambios biológicos a gran velocidad.

La RSH es un conjunto ordenado de acontecimientos fisiológicos, cuya meta es preparar a los cuerpos para la
reproducción.

Para que tenga lugar el coito, los cuerpos tienen que experimentar una serie de cambios en un período breve de tiempo. Es
decir, el pene tiene que estar erecto y la vagina bien lubricada y dilatada para poder realizar la penetración. Igual pasa con
otras funciones como dormir o comer. El cuerpo tiene que sufrir una serie de cambios similares de adaptación para que
pueda darse la función. Así, para poder hacer bien la digestión la comida debe ser masticada y triturada, y el estómago
debe haber segregado sus jugos gástricos previamente.

Los cambios no se limitan a las áreas genitales sino que implican todo el cuerpo. Pero ahora nos vamos a centrar sólo en el
área genital. La transformación que sufren los genitales se debe en gran parte a una vasocongestión local, es decir, un
aumento del flujo de sangre en las zonas genitales. Esto produce la erección en el hombre y una lubricación y dilatación en
la mujer.

Masters y Johnson distinguieron cuatro etapas sucesivas en la RSH: excitación, meseta, orgasmo, y resolución.

Respuesta Sexual Humana


1- Excitación

Es el inicio de las sensaciones eróticas y se caracteriza por la consecución de la erección en el hombre y la lubricación
vaginal en la mujer.

Las manifestaciones implican una respuesta de vasocongestión (aumento del flujo de sangre) y miotonía (aumento de la
tensión muscular).

A medida que la excitación aumenta, se acelera la respiración, ritmo cardíaco y presión arterial.

En el hombre, esta fase se caracteriza por la erección, la elevación y ensanchamiento de los testículos.

En la mujer, se caracteriza por una vasocongestión general de la piel y miotonía. Una de las razones del por qué las
mujeres tienen mayor sensibilidad en todo el cuerpo es debido a esta vasocongestión general. Los pechos se hinchan y los
pezones se hacen erectos. En el área genital, existe una lubricación vaginal y la vagina se dilata y se hincha. Se da también
una vasocongestión, menor, del clítoris que se hace eréctil en algunas mujeres pero no en otras. El útero aumenta de
tamaño y sube.

2- Meseta

Estado de excitación máxima anterior al orgasmo. La respuesta vasocongestiva local alcanza su punto máximo, así como la
tensión muscular.
En el hombre, la erección es firme y alcanza su máximo tamaño. Los testículos también son más grandes y alcanzan su
punto de elevación máximo. Aparecen también dos o tres gotas de un fluido mucoso claro que procede de la glándula de
Cowper, y que puede contener espermatozoides y, por tanto, fecundar. Este fluido sirve para facilitar el paso del semen por
la uretra hasta su abertura.

En la mujer, destaca el moteado de la piel o “rubor sexual” que consiste en la aparición manchas rojizas por la piel, una
hinchazón y coloración de los labios menores, del rojo brillante a un color borgoña, y la formación de una lámina espesa de
tejido congestionado, denominada “plataforma orgásmica” por Masters y Johnson, y que puede disminuir la apertura de la
vagina (facilitando el “atenazar” el pene una vez introducido). Esta lámina rodea la entrada de la vagina y su primer tercio
interior. El útero alcanza su máxima altura y la entrada de la vagina se encuentra muy dilatada. El clítoris gira 180 grados y
se retrae en posición plana quedando escondido.

3- Orgasmo

En el hombre, el semen brota del pene erecto en tres a siete chorros y con intervalos de 0’8 segundos. Hay dos
componentes en el orgasmo masculino: una fase de emisión, que consiste en contracciones de los órganos internos y se da
la sensación de la “inevitable eyaculación”; y una fase de eyaculación, que consiste en contracciones rítmicas de la uretra,
los músculos de la base del pene y del perineo.

Después del orgasmo viene un período refractario. Eso significa que tiene que transcurrir cierto tiempo antes de que pueda
eyacular otra vez.

En la mujer, también se dan contracciones rítmicas reflejas a 0’8 segundos de los músculos de alrededor de la vagina,
perineo y de la “plataforma orgásmica”.

La mujer no es refractaria y por tanto puede experimentar más de un orgasmo en breves períodos de tiempo si sigue su
estimulación, lo desea, y no se haya inhibida o exhausta.

4- Resolución

Disminuyen las respuestas fisiológicas que se habían dado y el cuerpo vuelve al estado de reposo o inicial. Durante esta
fase, en la mujer, la estimulación del clítoris, pezones o vagina puede resultar molesta o irritante.

La RSH no es universal y fija, sino sujeta a diferencias individuales y del momento. Su duración y pauta no es siempre la
misma y es sujeta a muchas variables. Así, podrá depender del momento del ciclo menstrual, del cansancio físico y mental,
del tipo de actividades sexuales que se practiquen, de la ingesta de alcohol u otras drogas, del estado físico, del estrés
general, de estímulos distractores, de la comodidad del lugar, de la novedad de la pareja, del estado de ánimo, del
momento del día, etc. Por tanto, el patrón de RSH dependerá de la persona (estado físico y mental), de la situación y del
momento.

Por tanto, podemos decir que la RSH es multifactorial y no tan sólo es un estímulo-respuesta (E-R), como apretar el botón
del ascensor.

A pesar de todas las variables que influyen, solemos tener una duración y una pauta media. En parte porque lo solemos
hacer en los mismos lugares, momentos, personas, y del mismo modo y en parte porque habrá personas con mayor
facilidad que otras en llegar al orgasmo.

La RSH suele seguir la dirección que hemos mencionado antes si los pensamientos sexuales y la estimulación física no
cesan y van en aumento. De esta manera suele llegarse al orgasmo. El orgasmo es un reflejo, y por tanto, una
consecuencia de una adecuada estimulación física y mental. Es como el reflejo de la rodilla que necesita de un golpe físico
adecuado y no tener pensamientos inhibidores del reflejo, por eso, los médicos antes de golpear con el martillo suelen
recurrir a algún tipo de distracción para que pueda darse el reflejo.

Como hemos visto antes, la RSH no consiste en una entidad única sino más bien en dos componentes: una vasocongestión
local o aumento del flujo sanguíneo en las zonas genitales que produce la erección en el hombre y la lubricación e
hinchazón vaginal en la mujer; y una miotonía o aumento de la tensión muscular que acaban en contracciones musculares
rítmicas que constituyen el orgasmo en ambos sexos.

Los dos componentes son gobernados por estructuras anatómicas distintas, en concreto, por partes diferentes del Sistema
Nervioso Autónomo (SNA). La vasocongestión es debida al Sistema Nervioso Autónomo Parasimpático (SNAp) y la
miotonía al Sistema Nervioso Autónomo Simpático (SNAs).
Como ambos componentes de la RSH son controladas por partes diferentes del SN, uno puede quedar inhibido o
bloqueado, mientras que el otro puede permanecer normal. Así, podemos dividir los problemas sexuales en función de si
afectan a un componente u otro, es decir, si afectan a la excitación o al orgasmo.

Descripción de las bases neuroanatómicas de la Enfermedad de Parkinson, sintomatología y


tratamientos

La enfermedad del Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo, cuya afección neural


está localizada en la degeneración de las neuronas dopaminérgicas del sistema nigroestriado a nivel
mesencefálico, concretamente de la porción de este núcleo denominada pars compacta (Sáez, 2012).
Debido a esta pérdida de neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra, y de sus proyecciones al
estriado, se produce una disfunción progresiva de los circuitos de los ganglios basales que
intervienen en control motor.

Junto con la degeneración de neuronas dopaminérgicas, el segundo signo más frecuente de


esta patología es la presencia de cuerpos de Lewy en la sustancia negra, también detectada en el
bulbo olfatorio, otros centros mesencefálicos y en la corteza cerebral (Fernández, 2007).

A continuación se describirá el sustrato anatomo-funcional que se encuentra afectado en la


enfermedad del Parkinson.

El sistema de los ganglios basales consta de tres estructuras: el cuerpo estriado, el núcleo
subtalámico y la sustancia negra que forman un circuito de control motor cuya función es grosso
modo, la selección y facilitación de un movimiento o una secuencia de movimientos, suprimiendo
otros (Hall, 2008).

El cuerpo estriado es una región de sustancia gris situado en la base de cada hemisferio,
constituido por tres núcleos: caudado, putamen y globo pálido. Entre el caudado y el putamen existe
una continuidad morfológica, puesto que la parte anterior o cabeza de éste, se encuentra unida al
putamen (Redolar, 2010). En cuanto a sus implicaciones funcionales, es probable que el putamen
posea un papel más releante en las funciones motoras porque su mayoría de conexiones se
establecen con áreas corticales motoras, mientras que el caudado parece estar involucrado en
funciones cognitivas puesto que recibe proyecciones de áreas de asociación de la corteza y las envía
a la corteza prefrontal (Redolar, 2010). El globo pálido se sitúa en posición medial en relación al
putamen, y está constituido por dos partes: segmento lateral o externo y segmento medial o interno.
Las combinaciones de estos núcleos se denominan de diferentes formas, al caudado y putamen se le
denomina neoestriado o simplemente estriado, el globo pálido recibe el nombre de paleoestriado, y
el putamen y el globo pálido forman el núcleo lenticular (Redolar, 2010)
Los circuitos motores de los ganglios basales se suelen denominar también circuitos
motores extrapiramidales haciendo alusión a su función reguladora de los movimientos no
voluntarios. Estos circuitos ejercen un control indirecto sobre el movimiento a través de su
influencia en la corteza cerebral y no por acción directa sobre las vías que descienden hacia la
médula espinal (Snell, 2008). Su organización anatómica y funcional está basada en dos ejes
fundamentales: 1) las aferencias dopaminérgicas de la sustancia negra compacta y las aferencias
glutamatérgicas corticales como vías de entrada al circuito que modulan la actividad estriatal; 2) El
globo pálido medial como estructuras de salida, con eferencias que alcanzan a la corteza cerebral y
los núcleos tronco encefálicos retroalimentando el circuito, y cuya actividad está modulada por el
estriado (Rodríguez et al 1997)

Entre las áreas corticales que inervan el cuerpo estriado, las proyecciones más iportantes
son las áreas de asociación en los lóbulos frontal y parietal, pero también forman parte de esta vía
corticoestriatal proyecciones de las cortezas temporal, insular y cingular (Hall, 2008).

En la descripción del circuito motor de los ganglios basales, se ha identificado que las áreas
motoras precentrales (4,6), y áreas sensitivas postcentrales (3, 2 y 1) se unen con el estriado, que a
través de dos vías diferentes regresan a las área corticales motoras de asociación (premotora y
suplementaria) por medio de los núcleos talámicos VA y VL (Rodríguez et al. 1997). Antes de
pasar a explicar el recorrido anatómico de las dos vías, es importante destacar el papel central que
juega la corteza motora secundaria y área suplementaria, como principal input cortical del estriado.
Estas áreas participan en la planificación de patrones específicos de movimiento tras recibir
instrucciones generales de la corteza prefrontal dorsolateral, además de recibir input también del
área de asociación parietal posterior (Pinel, 2007).

Los siguientes dos apartados están dedicados a describir las dos vías que conforman el
circuito de los ganglios basales y que se diferencian en su tanto en su recorrido anatómico, como en
su efecto sobre el movimiento.

1. Vía directa

Las aferencias de la corteza motoras de asociación (motora secundaria y suplementaria


motora) y las áreas sensitivas postcentrales llegan al cuerpo estriado mediante una conexión
excitadora. En el estriado se suma a dicha aferencia cortical la aferencia también excitatoria de la
sustancia negra pars compacta (SNpc), lo que da como resultado una inhibición sobre el globo
pálido interno (GPi), ejerciendo así una influencia inhibitoria sobre la actividad tónica de las
neuronas del GPi (gabaérgicas) y dando como resultado un aumento de la actividad excitatoria de
los núcleos ventral anterior (VA) y ventral lateral (VL) que alcanzan las áreas motoras de
asociación, propiciando el movimiento (Rodríguez et al. 1997).

En resumen, cuando se activa el estriado a través de esta vía directa, aumenta la actividad
de los núcleos talámicos, porque se inhibe la inhibición del globo pálido sobre los mismos (Hall,
2008). Consecuentemente, los núcleos talámicos activarán la corteza motora suplementaria, desde
dónde se envía la orden de movimiento a la corteza motora primaria. Finalmente la corteza motora
primaria envía la orden a las motoneuronas de la médula espinal para que se ejecute el movimiento
(Pinel, 2007).

La dopamina favorece la continua activación de la vía directa, y por tanto, se hace posible el
curso normal del movimiento. Si la dopamina no se proyecta sobre el estriado, se produce
hipoquinesia (reducción del movimiento) porque el tálamo no está activo (Hall, 2008). Es decir, la
actividad del tálamo estaría siendo inhibida por la alta actividad del GPi a causa de la falta de
dopamina en el estriado.

Figura 1: organización funcional de la vía directa de los ganglios basales. Las flechas color rojo
indican conexiones excitatorias y las color azul inhibitorias.

1. Vía indirecta

Las aferencias de la corteza motoras de asociación (premotora y motora suplementaria) y


las áreas sensoriales llegan al cuerpo estriado mediante una conexión excitatoria . En el estriado se
suma a dicha aferencia cortical la aferencia también excitatoria de la SNpc, lo que da como
resultado una inhibición del la sección lateral del globo pálido (GPl). Consecuentemente el GPl,
tiene una influencia inibitoria sobre el NST, lo que da como resultado una conexión excitatoria en
su proyección hacia el GPm y aumentanto así la actividad de los núcleos de salida o GPm. Como
resultado, se produce una disminución de la actividad excitatoria de los núcleos VA y VL.

El aumento de actividad en el GPm inhibe a los núcleos talámicos, lo cual produce


inhibición de la corteza premotora, favoreciendo la inhibición de los movimientos indeseados. A
diferencia de la vía directa que tiene dos sinapsis inhibidoras, esta vía indirecta tiene tres, lo que
hace que se invierta el sentido de la estimulación (Hall, 2008).

Figura 2: organización funcional de la vía indirecta de los ganglios basales. Las flechas color rojo
indican conexiones excitatorias y las color azul inhibitorias.

De acuerdo con la descripción de las dos vías, la fisiología motora de los ganglios basales
se caracteriza por dos aspectos funcionales que suceden en paralelo (Rodríguez et al. 1997):

- La inhibición neuronal en los núcleos de salida (GPm/SNpr) que conduce a una facilitación
eventual y fásica de determinados patrones motores

- El aumento de actividad neuronal en los núcleos de salida conlleva a la detención o


inhibición del movimiento durante la realización de secuencias motoras. La activación de
esta vía proporcionará señales temporales de fin e inicio y facilitará el encadenamiento de
varias secuencias
Además de estar implicados principalmente en el circuito motor, los ganglios basales
también modulan la actividad cognitiva y emocional, mediante dos circuitos correspondientes:

- El circuito cognitivo tiene origen en la región dorsolateral prefrontal que se proyecta a la


porción dorsolateral del núcleo caudado, que a través del globo pálido llega a los núcleos
talámicos ventral anterior (VA) y dorsomedial (DM) para volver a cerrar el circuito en la
corteza de origen (Hall, 2008). Anormalidades en el funcionamiento de este sistema
repercute en las capacidades ejecutivas, como memoria de trabajo y de acción pudiendo
producir también apatía (Hall, 2008).

- El circuito límbico, parte del cortex frontal ventro-lateral para proyectarse a regiones
ventromediales del núcleo caudado, pasar a través del núcleo accumbens (que a su vez
recibe aferencias excitatorios del hipocampo, la amígdala) y el globo pálido para regresar a
la corteza de origen mediante las vías de los núcleos VA y DM del tálamo (Hall, 2008).
Este circuito es especialmente relevante para las funciones de personalidad, como
socialización, restricción de impulsos, empatía, etc. Además, ejerce un rol fundamental
como circuito de recompensa, por lo que su alteración puede tener consecuencias a más
como conductas adictivas, irritabilidad, impulsividad y desinhibición, o conductas a menos
como la anhedonia (Hall, 2008).

En cuanto a la sintomatología de la Enfermedad del Parkinson (EP) hay cuatro síntomas


cardinales, de los cuales, han de reunirse dos para cumplir el criterio clínico del diagnóstico de EP
son (Sáez, 2010):

- Temblor: en reposo, lento y rítmico que afecta a las extremidades y no a la cabeza y a


menudo dismiuye con el movimiento voluntario. Desaparece con el sueño.
- Bradicinesia: lentitud en la realización de movimientos.
- Rigidez o aumento del tono muscular: incremento en la resistencia a la movilización pasiva
de las extremidades.
- Inestabilidad postural y dificultad en la marcha: alteración de los reflejos posturales,
especialmente el de enderezamiento, que está relacionado con las caídas. El paciente suele
inclinar la cabeza y el cuerpo hacia adelante, y entre las dificultades de la marcha más
habituales se encuentran los bloqueos, pulsión-retropulsión y festinación.

De entre la sintomatología no motora asociada a esta enfermedad se encuentra la


manifestación de trastornos psiquiátricos como problemas depresivos y de ansiedad, deterioro
cognitivo y demencia, alteraciones del sueño y síntomas autonómicos como ciertos trastornos
urinarios (urgencia miccional, nicturia) y estreñimiento (Rojo, 2009)

El tratamiento farmacológico consiste predominantemente en la administración de L-Dopa,


que consigue que las neuronas no afectadas liberen una mayor cantidad de dopamina, reduciendo
así los síntomas de la enfermedad (Redolar 2010). La razón por la cual se administra este fármaco
en lugar de dopamina, es porque éste último no atraviesa la barrera hematoencefálica. Por el
contrario, la levodopa sí puede ser transportada y convertirse en dopamina por la acción de la
enzima descarboxilasa. Junto con la L-Dopa, se suele tomar un fármaco que impide su
metabolización en dopamina fuera del cerebro: carbidopa o hidrocloruro de benseracida (Redolar
2010). Sin embargo, esta terapia farmacológica es paliativa puesto que no frena la
neurodegeneración de neuronas dopaminérgicas y además presenta la limitación de causar efectos
motores indeseados. Es habitual que aparezcan discinesias (movimientos espontáneos irregulares)
asociadas a la terapia dopaminérgica a largo plazo, con el añadido de que en algunos pacientes la
terapia médica está limitada por la corta duración del beneficio de las dosis de levodopa (fases
“on”), las cuales pueden ser demasiado breves como para ser prácticas (Collins et al., 2010). No
obstante, en la mayoría de los pacientes se observa un período durante el cual el tratamiento
farmacológico es efectivo (denominado periodo de “luna de miel”), tras el cual aparecen
complicaciones motoras como las mencionadas discinesias y fluctuaciones motoras, las cuales son
difíciles de controlar (García –Ruiz et al. 2004).

Hoy en día existe la posibilidad de tratar dichas complicaciones del tratamiento


farmacológico a largo plazo con neurocirugía, concretamente mediante Estimulación Craneal
Profunda (ECP). Dicha intervención mejora los síntomas motores, y consecuentemente la calidad de
vida del paciente en relación al tratamiento farmacológico (Pötter-Neger, Volkmann, 2013). En los
últimos años se está demostrando que incluso en estadíos tempranos, la neuroestimulación en
combinación con la terapia farmacológica mejora los síntomas motores en comparación con la
terapia farmacológica sola (Schuepbach et al. 2013).

Según el documento de consenso sobre estimulación cerebral profunda en la EP (2009),


para aumentar las probabilidades de éxito de dicha intervención se deben tener en cuenta tres
factores fundamentales: la adecuada selección de candidatos quirúrgicos, la correcta colocación del
electrodo en la diana quirúrgica y la optimización en la programación del sistema de estimulación.

El citado documento de consenso establece como recomendaciones en relación a la


selección de candidatos, escoger sólo a aquellos que padecen EP idiopática (que no muestran
síntomas de otras enfermedades) y entre estos escoger a aquellos pacientes que presentaron una
respuesta sostenida a la levodopa y una aparición tardía de las fluctuaciones motoras y discinesias
(5-7 años desde la enfermedad). Se exige una evolución mínima de cinco años de EP con ausencia
de demencia y patología psiquiátrica grave. Se recomienda una edad inferior a los 70 años y que el
estado de salud del paciente sea lo suficientemente bueno como para someterse a la operación. Por
último, el estado cognitivo ha de estar preservado o ligeramente alterado, siendo el deterioro
cognitivo grave un criterio de exclusión.

Las dos dianas quirúrgicas más frecuentes son núcleo subtalámico (NST) y el globo pálido
interno (GPi). La estimulación tanto del GPi como del NST es efectiva para el tratamiento del
temblor incidiendo directamente sobre la disminución de discinesias, rigidez y bradicinesia y
mejorando la estabilidad postural (Obeso et al., 2001). En relación al NST se ha observado que los
síntomas que mejoraron en respuesta al tratamiento con levodopa antes de la cirugía mejoran con la
estimulación del NST (Schüpbach, 2012). Esta diana quirúrgica además presenta la ventaja de que
permite la reducción de la dosis de medicación antiparkinsoniana, lo que ayuda a que disminuyan
las discinesias asociadas al estado “off” de la medicación (Collins, 2010). Algunos estudios que han
comparado la estimulación del GPi y NST han informado de un beneficio añadido en el caso del
NST en relación a las bradicinesia del estado off de la medicación y lo que repercute en una
disminución del sentimiento de incapacidad de los pacientes (Anderson et al., 2005). Parece por
tanto, haber acuerdo en que la ventaja de la estimulación del NST no es la mejora cuantitativa de un
mejor estado “on”, sino cualitativa por la prolongación de este estado durante el día (Schüpbach,
2009).

Continuando con la comparación de estas dos dianas quirúrgicas, un meta-análisis informó


de un efecto ligeramente inferior de la estimulación del GPi en comparación con el NST sobre la
inestabilidad postural y las dificultades de la marcha, dentro del primer año post-operatorio (Bakker
et al., 2004). También se ha observado una tendencia a mayores efectos sobre los síntomas
acinéticos comparando ambos tipos de cirugía durante los cinco años post-cirugía (Moro et al.
2010)

La mayoría de los estudios muestran una mejora general con la estimulación del NST más
que de la estimulación del GPi (Gelabert-González , Relova, Castro-García, 2013). Sin embargo la
estimulación del GPi reduce las discinesias inducidas por la medicación más efectivamente, por lo
que aquellos pacientes que no presentan muchas posibilidades de reducir la medicación y son
predominantemente discinéticos, pueden beneficiarse más de la estimulación del GPi (Green, 2009).
Otra razón para escoger el GPi frente al NST sería evitar efectos cognitivos indeseados que pueden
derivar de la estimulación del NST. Existe una pequeña proporción de pacientes de NST que
desarrollan psicosis o alteración de la función ejecutiva frontal relacionado con la estimulación de
áreas no motoras del NST (Green, 2009). Por tanto, se puede preferir esta diana en aquellos
pacientes con antecedentes de demencia o psicosis o en pacientes de edad avanzada.

El estrés es una de las enfermedades mas comúnmente detectadas en estos tiemposafecta


a personas de todas las edades, y trae muchas consecuencias de salud a largo plazo.Au n q u e e st a
n o e s u n p ad e ci mie n t o n u e vo , ya q u e l a re sp u e st a e l e st ré s e s
la supervivencia del ser humano, ya que cuando nosotros sentimos estrés se segrega
adrenalina,la cual es estimulada por el hipotálamo, el pulso se acelera y la tención arterial
se eleva, estoconlleva a la liberación de energía, esto es lo que nos ayuda a
pensar o reaccionar de unamanera muy rápida ante un peligro.En el libro llamado “Los
12 Principios del Cerebro” nos menciona: cuando una persona esta estresada
presenta tres elementos, los cuales nos hacen saber que los síntomasque tiene es
estrés, el primero es que se presentan una reacción física que es posible
ser medida por otra persona, la segunda es que se tiene que presentar un agente
estimulante, conla cual la persona tiene un sentimiento de agresión de ese agente
estimulante hacia ella, latercera es que la persona se muestra fuera de control ante el agente
estresante.Estas son todas las características que se presentan cuando una persona se
encuentraen un estado de estrés.Para poder volver a un estado normal, después de
estar en un periodo de estrés esgracias a la hormona llamada cortizol, la cual se
va segregando en pequeñas dosis, vaeliminando todos los agentes que ocasionan el
estrés.Presentar estrés en periodos cortos, estimulan la presión arterial que nos
ayuda aso b re v iv ir, y a q u e n o s d a u n a f u e rz a so b re n at u r al a n t e algu n a
a m e n a z a , t amb ié n u n a respuesta al estrés es la activación de los glóbulos blancos, los
cuales son los que defiendenel cuerpo ante alguna bacteria invasiva al sistema inmunológico.

En cambio presentar estrés a largo plazo ocasiona muchos trastornos a la salud,


se puede producir un ataque cardiaco, o un derrame cerebral, y al contrario disminuye laa
ctivación de glóbulos blancos, por lo cual ocasiona estar más impuestos a enfermedades.El estrés
crónico da como resultado a la depresión, la cual conlleva a alteraciones elalgunas zonas
cerebrales del cerebro, en el documento llamado “Neurogénesis en el cerebroadulto:
relación con el estrés y la depresión” escrito por el profesor Eberhard Fuchs,
delLaboratorio de Neurobiología Clínica, nos menciona: las zonas cerebrales
más afectadas por l a s a lt e ra c i o n e s a so ci ad a s a la d e p r e si ó n so n la c o r t e z a p
r e f r o n t a l , l a a m ígd a l a y e l hipocampo, zonas que juegan un papel crucial en las emociones, la
memoria y el aprendizaje.Los cambios estructurales y funcionales que tienen lugar como
consecuencia del estrés y/ouna depresión grave son la reducción en volumen, tamaño
neuronal y densidad, junto conalteraciones en el flujo sanguíneo cerebral y el metabolismo de la
glucosa.Existen técnicas de relajación que ayudan a combatir el estrés, en el
documentollamado “NTP 355: Fisiología del estrés” escrito por El Instituto Nacional de
Seguridad eHigiene en el trabajo, nos menciona algunas, una de ellas es llamada “Técnicas de
relajación(Jacobson, Schultz)” , otra puede ser “Técnicas de respiración”, y también nos
menciona otraque es “ Meditación y relajación mental”, todas estas técnicas, no
atacan el problema delestrés, ya que este es causado ya sea por problemas en la familia, escuela
o trabajo, los cualesdeben ser resueltos para desaparecer el estrés, sin embargo nos ayudan
a controlar los efectosfisiológicos ante el estrés, a controlar la ansiedad, siempre y
cuando se realicen con la atención necesaria de el beneficio que pueden traen consigo.

Neurofisiologia del miedo:


El miedo es una emoción primaria caracterizada por un sentimiento habitualmente desagradable. La percepción de
cualquier estímulo, innato o adquirido, que pueda poner en peligro nuestro bienestar físico o psicológico activa
la respuesta de miedo. Esta respuesta adaptativa conlleva cambios fisiológicos y comportamentales propios de la
respuesta de estrés.

Si bien existen miedos inherentes o endógenes en la especie humana como por ejemplo: la oscuridad y la muerte;
generalmente, aprendemos que un elemento ambiental es peligroso mediante un mecanismo
de condicionamiento clásico (Imagen 1).

Imagen 1. Aprendizaje Pavloviano o Condicionamiento clásico.


Este tipo de condicionamiento es el mecanismo más simple de aprendizaje, un proceso mediante el cual un estímulo
que previamente no suscitaba miedo (ej., relámpago) acaba provocándolo a consecuencia de su asociación
temporal con otro estímulo que sí lo provoca (ej., trueno). No obstante, podemos llegar a sentir miedo a un
estímulo sin haber experimentado contacto previo, simplemente por la observación de otros individuos mostrando
miedo a dicho estímulo. A este tipo de adquisición se le denomina aprendizaje vicario o por observación.

El nexo común de todas las situaciones o estímulos que producen miedo es la capacidad de poner en
funcionamiento el sistema del miedo (Imagen 2). Una vez que este sistema es activado ante un estímulo
específico es posible que el miedo se generalice o se convierta en una fobia. En ambas situaciones, miedo o fobia,
nuestro organismo entra en un estado de ansiedad que nos prepara para luchar, huir o quedarnos inmóviles.
Imagen 2. El sistema del Miedo.
El eje principal de este sistema es la amígdala cerebral. Así, toda la información que entra a través de los sentidos
pasa por la amigdala, y ésta detecta cualquier señal de peligro. La llegada de la información desde los sentidos a la
amígdala puede ocurrir mediante dos vías en las que están involucradas distintas áreas cerebrales y que poseen
distintas características y funciones. La vía principal (tálamo-corteza-amígdala) tarda más en procesar los
estímulos ya que son percibidos a un nivel superior y está involucrada en el aprendizaje de que meter los dedos en
un enchufe conlleva una descarga eléctrica, y este hecho jamás lo olvidaremos (memoria explícita o consciente).
La vía secundaria (tálamo-amígdala) es más directa pero menos precisa, lo que nos permite comenzar a
responder al estímulo potencialmente peligroso antes de que sepamos exactamente cual es el estímulo. Un ejemplo
de la activación de esta vía es cuando una persona aparece por sorpresa, reaccionamos gritando o saltando y no
nos damos cuenta de que es un amigo hasta pasado un rato. Pero también está implicada en la respuesta de miedo
condicionado, considerado como un tipo de memoria no consciente (memoria implícita o emocional), en la que la
amígdala reconstruye el estado corporal que se produjo la primera vez que tuvimos contacto con el agente que nos
produce el miedo. A su vez, las conexiones cerebrales facilitan que los recuerdos explícitos activen la memoria
implícita.

La expresión de la respuesta de miedo se lleva a cabo mediante la activación del sistema nervioso
autónomo (no consciente) y la respuesta hormonal (endocrina) por parte de la amígdala.

La activación del sistema nervioso autónomo estimula la liberación de catecolaminas. El aumento de las
concentraciones sanguíneas de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) nos preparan para luchar o huir. Con
este fin, el aporte sanguíneo es desviado hacia los músculos desde las partes no esenciales, como la piel o el
intestino. El corazón late con más fuerza y la respiración se vuelve más profunda y rápida. Se interrumpe la
digestión y la secreción de fluidos. La vejiga y el intestino se vacían y los sentidos se agudizan (pupilas dilatadas).
Además, las catecolaminas facilitan la consolidación de la memoria implícita siempre y cuando la respuesta no sea
demasiado intensa.

Así mismo, la amígdala activa el eje corticotropo (eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal) que dará como
consecuencia la respuesta hormonal. La liberación de neurotransmisores estimula a nivel hipotalámico la producción
y liberación de la hormona liberadora de corticotropina (CRH). Cuando la CRH alcanza la hipófisis estimula
rápidamente la liberación de la hormona adrenocorticotropa (ACTH). La ACTH a nivel de las glándulas suprarrenales
(localizadas encima de los riñones) produce un aumento en la producción y liberación de cortisol. El cortisol facilita
la respuesta comportamental y potencia los efectos de las catecolaminas.

En resumen, si un día tenemos un episodio desagradable con, por ejemplo, un perro grande y negro, puede que
generemos miedo a los perros de este tipo o generalicemos este miedo a todos los perros. Así, la proxima que
veamos un perro de esas características se activará la amigdala que conllevará la liberación de catelocalimanas y
cortisol y la respuesta de miedo que nos hará, en este caso, huir o quedarnos inmoviles.

Bibliografía

Agudo L. Procesos cognitivos y sistemas cerebrales de la emoción. REV NEUROL 2002; 34(12):1161-1170.
Martín M.D. La sorpresa, el asco y el miedo. In: Enrique G.Fernández-Abascal, Maria Pilar Jimenéz Sánchez, Maria
Dolores Martín Díaz (eds) Emoción y Motivación. La adaptación humana. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces,
S.A.: Madrid, 2003; pp 159-203.

Puente A. Emociones. In: Cognición y Aprendizaje. Fundamentos psicológicos. Psicología Pirámide: 2003; pp 435-
451.

Torras M., Portell I., Morgado I. La amígdala: implicaciones funcionales. REV NEUROL 2001; 33(5):471-476.

Medina, J. (2010). Los 12 Principios del Cerebro.

Norma. C u i x a r t , S . N . ( s . f . ) .

https://www.importancia.org/neurociencia.php

https://psicologiaymente.net/neurociencias/neurociencias-mente-humana

https://www.blogpsicologia.com/neuronas-espejo/

http://psicologiaenlinea.org/?p=503

http://informaciosexual.blogspot.com/2009/02/anatomia-y-fisiologia-de-la-respuesta.html

Anderson, V.C., et al. Pallidal vs subthalamic nucleus deep brain stimulation in Parkinson disease.
Arch. Neurol. 2005 62, 554–560.

Bakker, M., Esselink, R.A., Munneke, M., Limousin-Dowsey, P., Speelman, H.D., Bloem, B.R.,
Effects of stereotactic neurosurgery on postural instability and gait in Parkinson’s disease.
Movement Disorder 2004; 19: 1092-1099

Collins, K.L., Lehmann, E.M., Patil, P.G. Deep brain stimulation for movement disorders.
Neurobiology of Disease 2010; 38: 338-345

Fernández E. Bases moleculares de la enfermedad del Parkinson. Mente y Cerebro 2007; 22, 81-87.