Você está na página 1de 224

Teatro 2009

Teatro 2009

Primera Edición: 2006
© Editorial Estentor
Dr, Lucio No. 5, col. Doctores, México D.F.

Edición: Comisión Nacional de Publicaciones
Diseño y portada: Ana Laura Gómez Díaz

Impreso en México

La reproducción total o parcial de este material es valida con previo permiso del
editor.

Teatro 2009

Editorial Estentor
México, 2009

CONTENIDO Artículos de Víctor Puebla Café Teatro Colonia Autor Cri-Cri para inconformes Autor Histeria de la poesía mexicana Autor La Araña Autor .

.

ARTÍCULOS DE VÍCTOR PUEBLA .

.

no era sino el pro- ducto de la combinación de ese magnífico personaje al que todos cono- cían como Aquiles. escurridiza y jacarandosa. vencedor del cancerbero. y del otro gran héroe sin rival: Hércules. limpiado los establos de Augías. convirtieron mis romances de adolescente en una aventura de joven arrepentido pero divertidamente descarriado. Sí. con sus amores encuerados. con sus íconos diviniza- dos en blanco y negro de aquella época fueron el alimento de una voca- ción que en aquellos tiempos apenas se removía en mis adentros. las historias de Moliere y Shakespeare fecundaron mi imaginación y junto con los libros de la Historia Sagrada y los cuentos de Oscar Wilde. sus héroes y monstruos zoológicos y su caballo alado volador. A unque mi naturaleza es inconcretable por etérea. Entonces Superman. En realidad. si nos percatamos de que me he codeado con el mismísimo y viperino Aristófanes de Grecia y que aprendí a sumar bajo la vigilancia del propio Pitágoras. Pero tengo la lucidez de que de niño compartí mis juegos con la pléyade de dioses grie- gos que convirtieron mi inocencia en una aventura mágica que tenía por escenario al más impresionante de los territorios sagrados: el Olimpo. Artículos Autosemblanza del Divo por el mismísimo Divo. en tan- 9 . Las enormes pantallas de los cines de entonces. muerto al león de Nema. que había matado a dos serpientes des- de chiquito. invulnerable a raíz de un baño mágico que su santa madre. el Olimpo. y era el único que había bajado al Hades para rescatar a la esposa de un amigo suyo. cuatacho de toda la vida. pero de que ter- minaba la cifra con un cinco. que era un invasor primerizo. cumplo con la encomienda que se me impone de brindar una semblanza del que hasta ahora escribe. Con ellos cursé mi primaria en una escuela rural de la mixteca. sí puedo asegurarlo. agarrándolo de un talón para evitar que se lo llevara la corriente y por cuya causa le había que- dado sensible aquel sitio que fue luego la causa de su muerte. Crecí con las aventuras de La pequeña Lulú y Memín Pinguín. y vuelto a salir de la región de los muertos a salvo. le había dado en el río del Hades. no tengo fija la fecha de mi nacimiento. Si bien la secundaria sirvió para desposeerme de mi anacrónica ino- cencia a los tardíos catorce años. Tetis. Podría considerar que soy eterno. aunque la muerte me ronde muy cerca.

representaciones estatales. finalmente. divos también. Sendas escuelas de teatro. el conocimiento de casi todo el país realizando representaciones en toda clase de escenarios y. amores y actuar. Teatro 2009 to que bailaba el hassel y el bomp en aquellas primigenias discotecas. adaptaciones teatrales. Cualquier reclamación. aventuras de toda índole. y continuamente envío mi fiel pensa- miento a un corazón vagabundo y lejano que es el destinatario de mi enamoramiento humano y que a estas fechas quién sabe dónde andará. Luego la universidad y los grupos profesionales y claro: el siempre hacer teatro con otros tantos especimenes que compartían mi notoria afición por el trabajo de Sófocles. Ojalá que la muerte me pille así antes de que la necesidad me haga dedicarme a otra cosa. desde luego. fueron la fuente de experiencia que nutrió mi conocimiento de la esce- na. Aunque me guste mucho el glamour.. venero el recuer- do de una madre amantísima y sensitiva. colaboraciones con algunos diarios locales. estoy al frente de un Instituto de Arte. la inmensa satisfacción de saber que contribuyo con mi trabajo a la emancipación de la ignorancia entre los miembros de mi pueblo y al desarrollo de una visión alternativa que nos hace imaginar que este mundo aún tiene remedio. Una beca del Centro Mexicano de Es- critores para escribir teatro. pachangas. Actualmente vivo en la bellísima ciudad de Puebla. soy el responsable de una compañía teatral y me desempeño cobijado por un ejército de trabajadores sociales que comparten su vida y sus intereses con este Divo enamoradizo. Amistad. actuar. obras originales. actuar. duda o colaboración económica favor de di- rigirla a: divodepueblaguiónbajo15arrobahotmailpuntocompuntoemee- quis. de la vetusta Puebla y el Distrito Federal. Fiestas. Vivo con mi perra Antígona. 10 . Algunos reconocimientos en el terreno de la actuación y la dirección ocupan espacios en mi altar del ego que desempolvo cotidianamente en los estantes de mi librero.. a grado tal que aún no logro recuperarme y me desenvuel- vo en esta madurez contemporánea en una convalecencia histriónica que no cede bajo ningún remedio. Más tarde descubrí el teatro: y enfermé de pasión por ese oficio “tan sin embargo”...

responsabilidad. “Es sorprendente y catártico cuando vemos al héroe intocable que nos han heredado los maestros. recurso existencial D ecía Helen Hayes. De tal manera que si nuestras instituciones educativas brindaran ma- yor atención a través de los diferentes niveles escolares al ejercicio tea- tral como método didáctico. como estudiantes tienen que exponer. en protagonistas de su propia biografía cuando aparecen como personas humanas. etc. ejercicio de la memoria. etc. ídolos de piedra e insensibles a fuerza de construir una imagen oficial. a manifestar de una manera elocuente y clara todas aquellas inquietudes existenciales que le son propias de su edad. De las muchas experiencias que tengo a la hora de hacer teatro.. equilibrio físico. En el adolescente. camaradería.. es uno de los me- dios más eficaces para transmitir ideas. etc. susceptibles de errores y virtudes que el documento histórico omite en la mayoría de las veces. Tengo la experiencia de que muchos de los temas que. libertad de imaginación. ubicación en la fantasía situacional. desinhibición. situación que no se consigue con una magistral conferencia o con una doctísima lección de pizarrón y libro. Artículos El teatro. incluso. tiene en el teatro a uno de sus mejores aliados cuando convertimos las estáticas figuras heroicas de los libros. Y es que el teatro. otro gallo nos cantara en el concierto de la cultura universal. educar y sensibilizar a la natura- leza humana. dominio de sí mismo. se quedan más grabados en su ánimo y en su memoria luego de haber sido expuestos de manera dramática. sobre todo. la celebérrima actriz norteamericana multi- premiada por sus soberbias interpretaciones en cine y teatro: “Cada vez que me percato de que muchos de los hombres más importantes que ha dado la humanidad han escogido el lenguaje teatral para expresar sus ideas. y canaliza aquellas ansieda- des juveniles por el camino de la creación artística. soltura escénica. sola- 11 . comer como cualquiera y refocilarse del comentario popular al reírse de un mal chiste festejado”. control de las emociones. manejo de la energía. la experiencia teatral lleva al individuo. disciplina. dejándolos como personajes acartona- dos y pétreos sin posibilidad alguna de humanización. como síntesis de todas las artes. La historia. me siento muy satisfecha de dedicarme a este arte como mi auténtica profesión”. además de que aporta un sentido de colaboración grupal.

como nunca lo haremos en la vida real. que de otra manera no pudieran tener acceso en nuestra vida cotidiana. Los resultados no se han hecho esperar y así hemos visto el desempeño que como profesionistas han alcanzado aquéllos que durante su infancia y a lo largo de su preparación escolástica han tenido Amén de ser el perfecto pretexto para averiguar el contexto histórico. el montaje representa la oportunidad de vivir. social y anímico que rodea el argumento de cual- quier obra teatral que se vaya a poner en escena. económico. político. pero probables. 12 . Teatro 2009 mente he encontrado una relación consecuente entre el decir y el hacer en la organización antorchista que “a fuerza”. situaciones fantásticas. hacer teatro es la oportunidad de vivir mil veces mil vidas diferentes. En efecto. quiere implantar la actividad artística y teatral en cada uno de los estudiantes que ingresan a las escuelas en donde tiene influencia di- cha organización. en el buen sentido de la palabra.

Artículos No nos hagamos bolas D e una vez por todas. se dan a la tarea de hacer experimentos. comprensivos. insiste uno en la notoriedad. Ya con el tiempo. y luego del enfrentamiento con el conocimiento del origen y la naturaleza del Arte. el desmadre y todos aquellos peligros que la misma farándula nos proporciona con harta diversidad y profusión. ¡y que me deseen! (no es por presumir pero hay algunos a los que nos sigue funcionando la fórmula). objetivo que sólo al- gunos genios. Y los que se quedan haciéndole a la comicidad y la tragedia. a lo cual debemos sumar el profundo ego por destacar sobre los demás. y a estas alturas del sistema. muchos futuros genios han perdido la proporción de las cosas y deciden que lo suyo es aquello en lo que están momentáneamente metidos. En este camino. este vicio artístico arraigado hasta lo más profundo de los huesos surge de un anhelo desconocido de reconocimiento. éxito y riqueza. y para que quede claro. el glamour. quiero aprovechar este espacio que siempre me tienen reservado mis bondadosos. en cuanto se muere el talentoso. y se dan a la borrachera. sus técnicas y sus expe- rimentos: no hay que olvidar que. aquello que les resulta económicamente redituable. a los que podemos contar con los dedos de las manos. es necesario contar con un buen sustento económico que le permita a uno poner en práctica sus riesgosas innovaciones. y es muy frecuente encontrarse con teatreros desilusionados existencialmente porque no tuvo éxito la 13 . preguntarse: ¿y para qué hago teatro? Casi siempre. ¡qué me admiren!. y se responde uno. en un primigenio pensamiento ingenuo: ¡qué me aplaudan!. finalmente. Así las cosas. han conseguido en virtud de la claridad de sus ideas. la angustia de no saber "para qué hace uno teatro" sigue bullendo en la mente y en los corazones de algunos apasionados de las "tablas". olvidán- dose de los grandes ideales con los que al principio contaban. Lástima que en muchos de estos casos. la bohemia. Más adelante viene la aventura. para referirme a un fenómeno frecuente y común que le acaece a casi todos los teatreros del mundo. si es que no han conseguido un importante mecenas que les cumpla todos sus gustos. para que esta circunstancia se cumpla. pacientes y simpatiquísimos cuachirolos de bu- zos. se murió su obra. crear espacios indepen- dientes y explotar. pero ahora con el propósito de ser el ¡vanguardista artístico! que romperá con todas las reglas y creará una nueva experiencia catártica.

EL PUEBLO ME LO DIJO. Inconscientemente. Soledad y desilusión: "la historia me hará justicia". luego. muchos listos apro- vechados utilizaron en su beneficio. sabe que. El pueblo es el que decide. que se ha percatado de ello. las grandes figuras de la dramaturgia universal. tal vez. los grandes actores y los grandes directores. no hay otro sentido. o porque los actores son unos indiscipli- nados. fiesta del pueblo. Teatro 2009 última producción que hicieron. en donde los personajes más imagi- nativos agregaron su dosis de fantasía y su imaginación para convertir la fiesta en un fenómeno multitudinario que. procurará más adelante ser mejor de lo que antes era. sino volver hacia los orígenes de esta milenaria actividad y reconocer que el teatro es una "fiesta popular". solamente han destacado cuando se han puesto a pensar en el pueblo. y en la mayoría de las veces. Sin embargo. Pues como dijo aquel célebre personaje de la política mexicana no hace mucho tiempo: "no hay que hacernos bolas". que no han logrado definir para qué va a servir lo que durante tantos años han hecho. o porque esta sociedad no entiende las revolucionarias ideas que aplicó en su última escenificación. 14 . luego de un "baño de estética" y emoción: ¡aprendió sintiendo! Así que todos aquellos colegas que viven en la "eterna búsqueda del yo" a través del teatro. el que se mira reflejado en esa imagen mágica que lo arremete o lo divierte. que viven con la angustia de ignorar cuál es el sentido de su actividad. exhibido en la escena. y de muchas otras cosas que no sabía. no se hagan bolas: el teatro se debe llevar a cabo para la educación del pueblo.

Con rasgos definitivamente distintos del resto del mundo. típicos. que durante las "dionisíacas" (fiestas de la vendimia) celebraba el pueblo en medio de un regocijo generalizado. chan… (Y las características del único y auténtico teatro mexicano) L a historia del teatro mexicano se remonta hacia nuestras raíces prehispánicas. nuestro tea- tro no fue comprendido por las culturas del viejo mundo ¡tratado como un acto de barbarie!. De aquellas formas auténticas sólo nos quedan los vestigios que descubri- mos en las danzas religiosas que aún podemos disfrutar en algunas fies- tas patronales y que se hacen acompañar de música y diálogos recitados por los intérpretes herederos de nuestros remotos ancestros. inconformes. chun. su propia forma de representación. La nueva forma de representación que importaron los españoles y que conocimos en México en forma de pastorelas y autos sacramentales provenían de aquellas celebraciones en honor al dios griego Dionisos. pintorescos y con una gran inconformidad en el alma y en el estómago. has- ta que se fueron filtrando. no fuimos capaces durante mucho tiempo de sacar a la luz nues- tras auténticas formas de abordar el fenómeno de la representación. encontraron 15 . junto con muchas otras cosas extrañas. rebeldes. y nuestros conquistadores impusieron. junto con la veneración a los santos españoles. aguardientosos. tímidas reminiscencias de lo que había sido el teatro. que el fenómeno teatral en nuestro país volvió a hacerse de características tan peculiares que en ningún otro lugar del mundo habían sucedido. cuando los desgraciados gachupines no habían hecho territorio en nuestros contor- nos nacionales. las novenas y los sacrifi- cios. No fue sino hasta después de iniciada la Revolución Mexicana. donde tal acontecimiento de carácter ritual (como siempre ha sido en todas las culturas) incluía el sacrificio hu- mano para reconciliar a las entidades divinas con la naturaleza en una invocación para la preservación del universo. combativos. en la conmemoración de la misa. los rosarios. Artículos Chin. Así. ésa que propició nuestro afrancesado Porfirio Díaz al haberse aposentado un titipuchal de años en el poder. Los mexicanos del pueblo: iletrados.

los cuales no hubieran tolerado. bailarinas. periódicos o revistas. hambriento de solaz y esparcimiento. nació el teatro de revista. Cuando la capacidad arquitectónica de los teatros formales no pudo dar cabida a la numerosa concurrencia que significaba su desmecatado público. un foro en el que reunidos algunos descocados "artistas". tanto a situaciones cotidianas de índole sexual. Todo esto hilvanado en una concepción del espectáculo que no se había producido hasta entonces y en la que la participación de cada artista se integraba en un todo armónico pero que no perdía su individualidad y ca- racterística particular. que antaño habían estado dedicados por la alta sociedad al cultivo de la música culta. impreparado para lanzar su protesta profunda con los mejores recursos intelectuales que le hubiera otorgado una educación que no tenía y que hubiera podido perpetrar a través de libros. se dieron a la tarea de armar unas "revistas" divertidísimas. en una deslumbrante profusión de improperios ingeniosos y atroces. que abordaban algunos temas de imperante actualidad y exhibían a muchos de los personajes de la política en toda su descarnada realidad. cómicos. en su mayoría periodistas. sus inconformidades. tiples. volcaron toda su imaginación. pícaros y poetas. el "evangelista". encontró en el teatro la voz que reclamaba el reconocimiento de sus derechos. entre los que se encontraban cantantes. inventando tramas en donde tuvieran cabida los personajes más representativos de aquella época. Como consecuencia lógica. Durante aquella época se hizo posible lo que no había sido posible 16 . de otra manera. Así. en su doble sentido. Los escritores. el reclamo popular de un pueblo sometido. el matasanos. el indio endino. sus pasiones y hasta sus ironías en contra de aquellos que por sistema se consideraban "intocables". Los cómicos se dieron a la tarea de rescatar a los "tipos populares" como la borrachita. Teatro 2009 en los recintos teatrales. la ópera y el ballet clásico. periodistas. el "peladito". los artistas se dieron a la tarea de salir a los barrios popula- res armando unas enormes "Carpas". Sobre la escena desfilaron bellísimas mujeres que cantaban atrevidísi- mas canciones con letras disfrazadas de pícaras composiciones que alu- dían. la chismosa. como a críticas en contra de aquellos malos funcionarios que no cum- plían con su deber. y exhibirlos sobre el foro escénico hablando por el pueblo como abanderados de los grandes ideales del mexicano común. el pueblo. político. en las que instalaban su tribuna para aprovechar las catárticas delicias de las cuales gozaba el respetable. mexicano.

Y el pueblo recibió algunos de los beneficios liberadores que este arte milenario había crea- do para él. finalmente.. han abordado la puesta en escena de la obra Chin. reconociendo nuestras propias realida- des. que se estará representando durante todos los sábados de lo que resta del año. chun. como en la etapa prehispánica. ya no a la víc- tima que con su sangre redimiría al mundo y lo haría conseguir la super- vivencia. difundiendo nuestra idiosincrasia como parte del cosmos universal. en su lugar preferido: EL ALERO. chan. con su hablar peculiar. Les auguramos un rotundo éxito. con su mandil descosido y su comida picosa. sin prejuicios ni falsos criterios. y bajo la dirección escénica de Juan Pedro Coahuayana y la su- pervisión artística de su maestro Víctor Puebla. 17 . a través del Grupo Nacional de Teatro. el Movimiento Antorchista. Ahora sacrificábamos. teatro-peña-bar de la 2 poniente 506. sino a la figura pública que no había hecho lo conveniente para redimir el orden de nuestra sociedad. Fiesta popular al fin. Sacrificio al fin. "Cachirulo". con su creatividad y su sensibilidad únicas e irrepetibles. Artículos muchos años atrás: volvió el teatro al pueblo. con su aguardiente oaxaqueño y su pulque de Apan. Puebla. Como parte de su acendrado interés por promover un ánimo nacio- nalista en el pueblo mexicano. Catarsis. se ha dado a la tarea de intentar rescatar algunos de los textos que este género eminentemente mexicano nos ha legado a la posteridad y como producto del trabajo de investigación del maestro Enrique Alonso. con su visión cosmogóni- ca. con sus virtudes y sus defectos -al fin humanos-..

nos encaminamos al inmenso teatro con el ánimo de disfrutar una pachanga cultural en com- pañía de mis admiradores queridos. compitiendo amistosamente en representación de los más desarrollados estados de la República. Teatro 2009 Teatro C uando la divosidad lo acompaña a uno a todas horas del día. me encaminé en mi Divó-Movil hacia el venturoso (por aquello de los vientos) auditorio “In Xóchitl in Cuícatl” del cerro del Tejolote. a quienes intento ilustrar llevándo- los frecuentemente a mis incursiones didácticas. más de una veintena de puestas en escena de la más diversa índole. en el alivio de la cruda. 18 . Seguido de mis treinta esclavos negros importados del más famoso pueblo de Oaxaca. Maestros incrédulos. Dejando a un lado senda invitación para compartir el foro con Plácido Domingo en un concierto de música folklórica con temas de “Los Patita de Perro” en La Scala de Millán. se sensibilizaban más ante el sufrimiento de la suerte del protagonista en turno. y a convivir con los miles y miles de ávidos espectadores que año con año se congregan en torno a tal evento para presenciar. Abuelos que nunca habían ido al teatro. consultarías políticas. Uno de estos múltiples compromisos me llevó a asistir al magno IV Encuentro Nacional de Teatro del Movimiento Antorchista. Papás que. compromisos sociales. Niños asombrados que reían o gritaban ante cual- quier manifestación que. y disculpándome ante el famoso tenor. Todo ello junto en una sola experiencia que han hecho posible los organizadores de un evento tal. equipos de tramoya montando sus escenografías. Los taquitos. de todos los días que componen la vida de un Divo. presentaciones per- sonales. con sus alumnos. Teatreros consagrados que miran con desdén al otro teatrero que apenas hace sus pininos. que no dejaban de aplaudir ante la picardía de una fra- se feliz. al que tanto admiro. hay que hacer frente a tamaña responsabilidad y dividir el tiempo entre entre- vistas. allá en el Estado de México. en un alarde de cultura. era el perfecto pretexto para provocar un escándalo en cadena. ensayos y un poco de seducción sensual que también es artículo de primera necesidad. Actores por todas partes repa- sando su texto (que ya lo deberían llevar aprendido). el refresco de sabor que hace más confortable la deleitación del espectáculo. directores impacientes porque sus actores no les hacen caso. fuera de la realidad. El zoológico teatral fue muy nutrido. las palomitas. Mamás con sus bodoques a la cintura. firmas de autógrafos.

Nuestro deber es entregamos a nues- tro público cumpliendo el compromiso de lograr las más altas fantasías que el respetable imagine con uno. mientras aquí acuden sólo aquellos que en su vida van a poder costear su boleto que les permita disfrutar de un encuentro con la cultura más universal. ese cerro pedregoso y feo. Desde Carballido hasta Shakespeare. son un banquete de ilusión que. hasta la crítica feliz de los comediantes clásicos. mezclado con otras sustancias que “los hacen disfrutar más intensamente del festival”. y me marché del IV Encuentro Teatral de los antorchistas arrojando besos a los transeúntes. encendí los miles de foquitos que bañan mi divomóvil por las noches. en el Tejolote. aderezada con la indispensable diversión. el Cervantino sería un festival que deben ocultar su rostro ante la humillación evidente y apa- bullante que un sencillo encuentro teatral. envuelto en mi desgastado abrigo de piel de dragón y me regresé a mi legendaria morada a disfrutar una buena película del nuevo cine mexi- cano. logran dando como resultado la transformación social del discriminado. en el Cervantino se derrocha el bloff de acudir a esa ciudad centenaria para despreciar la oportunidad de aprender de la sensibilidad de otros pueblos hermanos. durante tres días. el pueblo se arremolina en la ansiedad de ser participe de un rito que le es heredado por generaciones y que sólo ha de disfrutar en virtud de la generosidad de quienes lo llevan a cabo. Si lo intangible tuviera vergüenza. algunos miles de pobres. Desde la sórdida realidad de los hambrientos y los ignorantes. ¡Cuánta diferencia hallé entre esta multi- tud de proletarios sedientos de arte en este cerro de singular conducta y aquella mucha más numerosa comunidad juvenil que abarrota las tortuo- sas calles de un Guanajuato histórico convertido. subí y bajé en aquella tertulia de teatreros. Artículos Custodiado siempre por mis guardaespaldas para prevenir cualquier ataque sorpresivo de algún grupo de admiradores alocados. en aras de un festival internacional. Aquí. Pero los Divos somos apolíticos. con Moliére a un lado. Yo. en la cantina más grande del mundo! Mientras en este aún modesto encuentro teatral campea el afán de la lección. organizado con la inteligencia y el corazón de los héroes anónimos que lo realizan. sin tomar en cuenta que lo más exquisito de la sensibilidad humana los rodea y los llama. por eso. disfrutan y devoran con gratitud por el be- neficio implícito que un evento de tal magnitud representa para quienes lo presencian. los jóvenes experimentan veinte días de desenfreno alcohoril. Allá. 19 .

sin propo- nérselo. Atena. A muchos siglos de distancia en el tiempo. haciendo las delicias del auditorio cuando interpretaba a los personajes de sus "cuentos". ¡que se casó con su madre y le dio 2matarili" a su padre! En fin. jalado por mulas. se hizo famosa. Poseidón. a la observación de los astros. intercambiando sobre su rostro máscaras de escayola para darle carácter a su interpretación. el teatro. Ese personaje se llamaba Tespis y se le considera el padre del teatro. la fórmula del teatro sigue vigente y podemos seguir disfrutando en estas épocas de su efecto cau- 20 . quienes gracias a la esclavitud que privaba en su sociedad. Y así. la danza y tantas otras cosas que hicieron tan singular y vanguardista aquella cultura antigua. o sea. tenían la oportunidad de dedicar todo su tiempo de ocio a la contemplación inocua de la vida. y los dioses. Teatro 2009 Fiesta de tespis en San Luis Potosí E n la antigua y clásica Grecia. imaginaron las más catastróficas tru- culencias alrededor de algunos legendarios personajes que la tradición oral había heredado al pueblo y que luego se convirtieron en ejemplo de lo que debía o no debía pasar si nos portábamos mal o desconocíamos a los dioses. Afrodita y toda su parentela) te- nía para los inteligentes griegos. una figura común que transitaba por las poblaciones pintorescas y calurosas de ese país. se convirtió en un foro en donde se podía "aprender" mientras se divertía. Este personaje viajaba de pueblo en pueblo trepado en un carrito en forma de plataforma. el análisis matemático. unos seis siglos antes de Cristo. en el que había acondicionado una especie de telón de fondo contando historias que "declamaba" ante un numeroso público de cam- pesinos. instituyeron durante las fiestas de la vendimia una serie de concursos dramáticos en que los más grandes escritores clásicos medían sus talentos dramatúrgicos para de- mostrar quién era el más fregón a la hora de contar historias. todo esto. gracias a un oficio que más tarde daría lugar a una de las artes más populares y benéficas que pudo haber conocido la humanidad: el teatro. Luego los copiones desocupados-libres de sus coterráneos. el dios del vino (bendito sea). Desde luego. a filosofar. en la vida de los hombres. aldeanos y esclavos. la creación escultórica. éstos se dedicaron a construir "trage- dias" cuyo tema principal era la intervención del destino. Ya ven lo que le ocurrió al irreflexivo Edipo. en honor de Dionisos. a sabiendas de la importancia que la veneración por la familia divina (Zeus.

los mejores directores.. El pueblo. ¡allí va lo mas granado y vanguardista del teatro nacional!. éste rebelde del arte se resiste a apartarse de su veta madre y retorna. El teatro. la van- guardia escénica. han cultivado el gusto por el arte de Tespis. popular!: lo que es del pueblo. claro. sí. ineluctablemente a sus orígenes ancestrales. A este evento no van los mejores ac- tores. del pueblo´. el pueblo. entre lo constructivo y el crimen. y por tal hecho. etc. ya oigo los reclamos de mis colegas teatristas (yo soy tea- trero): ´¡Pero si Bellas Artes realiza anualmente la muestra nacional de Teatro!. Desde luego. producto de la fiesta del pueblo. las mejores propuestas. aunque a Tespis se le reco- nozca como tal. ni los más famosos. padre del teatro.. Y recalco con letras mayúsculas POPULAR. hay una van- 21 . etc. ni. Pues bien. ni acuden los directores mejor pagados. en donde decenas de grupos de aficionados (y unos cuantos experimentados) realizan no una confrontación.. de acuerdo a cada civilización. teniendo a su favor. ha sido arrancado muchas veces de las manos del mismo para aprovechar sus múltiples beneficios y ponerlos al entero servicio del consumismo mercenario. en efecto. Sin embargo. sin distinción alguna. Todas las culturas.. sino un encuen- tro amistoso para demostrar cuánto es su interés por cultivar el arte de los histriones. Cada uno de los estados de la República otro concurso interno. La gente sigue siendo testigo de la confrontación entre el bien y el mal.. frecuentemente manipula- do en la historia de la humanidad por aquéllos que tienen el poder para hacerlo. viendo la vida sobre un entarimado de ocho por ocho en don- de todo puede suceder. he debido remarcar en mi comentario: `del teatro popular.. ¡Sí. que se realiza en nuestro país. "el poder de la palabra". las más caras producciones`. se avecina el acontecimiento nacional más importante del año en el terreno del teatro popular. Sí. Artículos tivador y persuasivo. La experiencia no puede ser más feliz si se toma en cuenta que durante la representación: se "siente" y se piensa. en relación con las demás artes. ejecutándolo con características distintas. los mejores actores. ni vemos las producciones más apantallantes. pero que en esencia tiene el mismo propósito de co- municar "algo". ha vuelto a encontrar un evento en el que su partici- pación es la protagonista: el Encuentro Nacional De Teatro Del Movi- miento Antorchista. entre la belleza y lo salvaje.

de las producciones de Esquilo. José. la comida y la bebida. Ni hablar de los críticos e intelectuales. en lugar de pensar en él como una mercancía más de este paradójico MERCADO. Así. 22 . este esfuerzo que la comunidad cultural antorchista. no por ello damos por descontado el momento feliz del regocijo actoral.. acarreando con las cobijas. estudian- tes de escasos recursos. Cats. 28 y 29 de octubre.mx. el perro y el gato. y la convocatoria la puedes encontrar en la página de Antorcha Campesina www. Sófocles y Eurípides. como en aquellos tiempos de la antigua Grecia. cuando sus salas se abarroten de esas caras felices que se disponen a disfrutar de una emisión más de éste concurso que año con año va rindiendo frutos a la hora de comprobar que sus participantes son la cosecha actual de un trabajo comprometido. realiza año con año. Teatro 2009 guardia artística porque la naturaleza del evento es rescatar a esta arte de la manipulación cotidiana.org.. de la infesta cultural que las producciones de Broadway que se compran en "paquete" (Los Miserables. cuando toda la familia (por miles) se congregaban en los inmensos teatros de la Hélade una semana entera. obreros. El Soñador.antorchacampesina. va ganando terreno en el ánimo de todos aquéllos para quien el teatro es la posibilidad de TRANSFORMAR. Al evento al que me refiero acuden señoras. Cabaret. niños moquientos. Los magníficos y bellísimos escenarios de San Luis Potosí se volve- rán a sentir PUEBLO. el cotorro. campesinos. Vaselina) han dejado en el ánimo del público elitista o "conocedor" que es el único que puede pagar las altísimas entradas para ver tan deslumbrantes espectáculos. El Encuentro Nacional de Teatro del Movimiento Antorchista se rea- lizará en la ciudad de San Luis Potosí durante los días 27. abuelitos. amas de casa. para disfrutar. que siempre se produce.org. también. por días enteros. El fantasma de la ópera.

Divo. imberbe niño fantasioso este Divo que escribe. el héroe cinematográfico aquel que de pequeño imaginaba.va mostrándote una realidad lejanamente parecida a aquella que ni todas las fantasías infantiles del mundo llegaron a concebir en un ejercicio de truculencias y maldades. y “el conoci- miento” de las cosas -vía la historia y la ciencia. Que Robin Hood sería mi compañero de aventuras y la fuerza de mi brazo y mi astucia serían las armas que esgrimiría contra los tiranos del mundo. la música. mientras los afilados dientes del olvido roen las remotas e ingenuas bienaventuranzas niñas como resultado de una madurez ineluctable que nos lleva a ocuparnos de “otras cosas” más importantes y urgentes. Posteriormente. Y entonces concluimos con que el infantil “látigo justiciero” se queda arrinconado en el desván de los propósitos. Artículos Las hormigas bailarinas E n algún tiempo lejano del pasado. los pobres son de carne y hueso y la injusticia se hace patente con los garrotes del sistema y sus policías queretanos. Pero no soy pesimista a pesar de la realidad cotidiana. Soñaba con ser “el hombre invisible” o “el látigo negro”. impulsando mi brazo que blande una bandera de sueños y luchas lidereadas por consignas prácti- cas y concretas. la vida ha sido generosa conmigo y me ha colocado estratégicamente en el tiempo y el espacio. la poesía y 23 . Hoy. la crudeza del hambre y la ignorancia son los dragones asesinos de todos los cuentos que conforman nuestras vidas como transeúntes de una existencia compartida entre millones de seres que pueblan este planeta. En la realidad. en el momento y el lugar en donde debí haber esta- do: hoy. cabalga a mi lado escondido en propósitos sociales verdaderos. Soñaba con tener suficientes tesoros para repartirlos entre quienes lo necesitaran y que la muerte sería un enemigo fácil de vencer gracias a los efectos mági- cos de posiones heredadas de hadas y hechiceros que me habrían otorgado tales virtudes como pago a mi contribución a alguna causa justa y venerada. sin embargo. Divo descocado y fatuo. la “desgraciada vida” nos serena y ubica. Nos enteramos luego de que el ideal primigenio se convierte en NADA en aras de atender nuestro compromiso con la mujer y los hijos a la hora en que se muestra como verdad aquel dicho popular que reza: “cuando el hambre entra por la puerta el amor sale por una ventana”. para lograr tales ideales. los barrotes de la cárcel y la humedad infame del calabozo artero. imaginaba que cuando “grande” acaudillaría jornadas victoriosas de batallas libradas contra la pobreza y la injusticia. esgrimo como armas el canto.

con el propósito de educar y sensibilizar al pueblo mexicano. grupos culturales del Movimiento Antorchista! Nota: Los grupos culturales nacionales del Movimiento Antorchista re- corren nuestra República de cabo a rabo ofreciendo sus espectáculos a pú- blicos compuestos de amas de casa. noble y agradecido que se ríe y se conmueve ante el disparatado enredo de la trama teatral y aplaude rabiosamente después de la primera tanda de canciones alternativas que nos muestran. de 14 a 20. bebo del manantial de su juventud con el licor de su entusiasmo noble. al igual que ellos. como nos lo han repetido hasta el cansancio las palabras sosas de la producción musical de ahora. amén del encanto y la ternura por quie- nes padecen. 24 . desarrollar y difundir sus inclinaciones artísticas. campesinos. ¡Adelante. Las hormigas bailarinas. cantantes e histriónicas. revuelven los ánimos de sus ingenuos espectadores para despertar en ellos la rabia y la inconformidad. música. Mi ejército hormigueril. sus castañuelas sonoras y sus Sinaloas de chela espumosa cantándole a la vida la esperanza de un futuro no muy lejano y mejor. trabajadores y estudiantes de escasos recursos económicos. a partir de este momento. para que este ejército de hor- migas bailarinas. cómplice perplejo. como una máquina devastadora con la injusticia y las diferencias sociales que tanto asolan a este pobre planeta a causa del interés privado y el ansia de poder. vagabundas. la batalla diaria con sus plumas de aves remotas. con sus años verdes y sus ansias in- definidas libra. Teatro 2009 el baile conduciendo un ejército de hormigas danzarinas crías que. no obstante. cándidas y vigorosas. Habrá que insistir. evolucionen de tal manera hasta que se transmuten en voraces marabuntas de la ignorancia y arrasen. hambre de mejores formas para convivir. Yo. trashumantes. sino que este sentimiento eterno ha dado lugar a los más extraordina- rios ensayos lingüistas para pretender definir lo que por naturaleza no tiene definición. Para que se sepa doy fe. Dichos grupos están conformados por hijos de trabajadores que han encontrado en el Movimiento Antorchista la oportu- nidad de descubrir. ingenuo e irreverente. poesía y danza) y han alcanzado un alto grado de profesionalismo re- conocido por propios y extraños. delicada y elegan- temente que el amor no es simplemente una sesión de sexo. Y allí está el pueblo. Sus espectáculos son de carácter multidisciplinario (teatro. y me complazco en las bondades de su generosa disposición de intercambiar el glamour y la riqueza por el trabajo y la solidaridad.

a eso sí le tenemos miedo. fiesta. el arte. la artesanía. encontró su razón de ser. A lo que el ser humano le teme es a la forma en la que se nos puede pre- sentar. el conocimiento. la capacidad de asombro y la lucha diaria. descubrió que el grado más alto al que hombre alguno pueda llegar es a convertirse en un ser que vive y lucha por los demás. que tanto nos espantaron de niños. Estúpidamente pensando que nada tenía yo que ver con la política. en culto oscuro y sagrado. ¡otra bendición de la vida!. muñecos. pero morir. merced a modernas sectas. hasta que me tropecé con ellos. que ya existía tam- 25 . la caricatura. quién me lo en- señara. Debo confesar que este Divo que aquí escribe invirtió más de la mitad de su vida. Así las cosas. a derrochar egoísta e inicuamente un trabajo que muchas satisfacciones personales nos dejó. pero nunca en recurso de miedo. recurso para la sátira política. pero que al finalizar el día. me declaraba ¡apolítico! sin saber que nada en el mundo existe que no esté ligado con la política y que no hay nada que provenga del ser hu- mano que no esté condicionado por la determinación de los modos de producción. más que nada es el temor a perder la oportu- nidad de seguir viviendo: es decir. salvo en las películas de "El Santo". adornos y. las sema- nas y los meses iban creando un hueco que ni la misma magia del teatro había podido llenar. sobre todo para los mexicanos. su imagen se refleja lo mismo en panes. últimamente. aquel vacío que me acompañaba en mi maleta de cómi- co y que me llevaba a mi casa luego de haber sido aclamado después de alguna afortunada función. hasta que en algún momento y lugar aprendió que el sentido de la vida era el vivir para los demás. de continuar disfrutando todas aquellas bondades que la naturaleza y la sociedad nos comparte como la amistad. mi respuesta inmediata sería que no: la muerte. el amor. dulces. o vaya usted a saber cuánto más. Artículos ¿Y luego? S i me preguntaran si acaso le tengo miedo a la muerte. ha sido motivo de veneración. consideré seres extraordinarios sobrenaturales pero imaginarios a aquellos personajes que la escuela nos mostró a través de la historia y que eran capaces de morir por la libertad y la justicia. ironía. por obra y gracia de la infa- me ignorancia. que en muchas ocasiones puede ser dolorosa o imprevista. Producto de la clásica educación pequeñoburguesa. Hasta que me encontré.

sino con el claro. Ahora. pero con un fin aún más alto: abrirle los ojos y convocarlo al cambio. sin que me hubiera percatado de ello: hacer teatro para el pueblo. y Carballido y Román Calvo. dándole al público aquello que lo aletarga o engaña. y Novo. firme. mucha gente disfruta. ¡GRACIAS A MIS MAESTROS DE VIDA! 26 . y Sófocles. Pero hacer teatro no para hacerse rico y famoso. Así. y Shakespeare. como yo también lo aprendí. co- noce y reflexiona sobre el teatro sin saber que están en presencia de los clásicos aprendiendo la diversidad de la visión del mundo. decidido e im- perioso propósito de educarlo y sensibilizarlo. Molière siempre ha estado a mi lado. Teatro 2009 bién.

Dicen que no tiene uno alternativa para escoger la familia biológica. Como en esta revista se nos ha dado la facultad de hablar libremente de lo que se nos pegue la gana. como siempre. no provocado por la tortura ajena. 27 . es ineluctable. en los hechos. y cada colaborador se hace responsable de las opiniones emitidas. Sepan que estoy poniendo todo de mi parte para seguir luchando a través del trabajo. A Pochacua y Juanito. pero lo que sí puede uno escoger es dónde y con quién quiere estar uno en la vida. Fraternalmente Víctor Puebla. apoyo. volver a trabajar y echar desmadre. Muchos lectores han de ignorar a qué me refiero. y unos deseos inmensos de retornar a los seres queridos. con el permiso de la directiva editorial. Pero sí sé que mi familia a la que me refiero revisa estas páginas semanalmente. por mi persona. Artículos Ahí vienen los antorchistas (¡Jesús me ampare!) Dra. mi amor inmenso. pa' qué dicen. Mi especial agradecimiento a mi líder indiscutible por todo su aprecio y al que nunca dejaré de reconocer y agradecer la oportunidad de volver a nacer. atención y cari- ño demostrado. aunque Clara Zetkin sabía mucho de ello. voy a hacer uso de ese derecho. Allí es donde uno encuentra a su verdadera familia. y si no. que con su pan se lo coman. Corazón (Para no perder el espacio) R ecibí una breve misiva de mi cuatacho Víctor Puebla con la fervien- te petición de ocupar este espacio para hacer pública la solicitud a la que accedo esperando que mis editorialistas me lo permitan. Les ofrezco mis dis- culpas por no poder aclarar mi confidencia. fuera parte de la lucha. A mis compañeros de lucha: Nunca pensé que la tolerancia del dolor físico. Pero para comprender y tolerar esto es necesario tener una gran pasión por lo que se hace en la vida. como cuando me conocieron. y a todos ellos deseo expresarles mi agradecimiento por todo su interés. una firme y clara convicción en unos ideales justos y posibles.

Desde luego que. debo confesar que yo también pensaba lo mismo. me dijo: ¿cómo que ustedes no tienen nada que ver?.. metiendo las manos al fuego por ellos. como en el caso de la maestra Cristina Rosas Illescas. para que estas manifestaciones surtan efecto.. En algún tiempo de mi vida. Con toda honestidad. Por eso. más concretamente. Yo los conozco de cerca y me consta que lo único que quieren es que las condiciones de vida de la gente más marginada mejoren. corruptos y hasta asesinos. porque somos todos nosotros quienes escogemos a nuestros gobernantes irresponsables. a través de una buena organización. protegidos de políticos y partidos. es ne- cesario cobrar fuerza con una buena organización. parami- litares. "nosotros qué culpa tenemos". El divino Divo del Olimpo de Puebla. "hay que cerrar las cortinas del negocio porque quién sabe qué clase de gente sea". Clarísimo. sepa que está ante gente buena. Lo que el pueblo está pidiendo es que se le haga caso. Desde entonces. aplaudo sin cesar cuando el pueblo se levanta para protestar por alguna inconformidad. integrante de la organización antorchista y encarcelada a causa de la cerrazón de Francisco Garrido Patrón. y aun así. Por eso admiro su trabajo y su lucha desde mi nube de Divo y doy fe de lo que digo. mi ignorancia y mi estupidez no comprendía el efecto de tales acciones. Conste que sigo haciendo uso de mi libertad. etc. desde luego que sí. Pero a lo que me quiero referir. cuando vea pasar a un antorchista junto a usted no lo rechace ni lo vea con ojos de toro loco. parte de una de esas manifesta- ciones contra las que protesté de aquella manera. etc. aún exista gente (sobre todo los de clase media) que siga pensando que dichas acciones son sólo producto de revoltosos y es- candalosos que no tienen por qué alterar la vida de la gente decente: "Yo sí tengo que trabajar". no ha surtido efecto. 28 . Teatro 2009 Hartísimo enojo me da cuando en muchas de las manifestaciones pú- blicas de grupos organizados o semiorganizados. honrada y trabajadora. ¿eh? Hasta que una persona inteligente. que se lanzan a la ca- lle para protestar o exigir que se les haga caso por algún problema que quieren resolver. cuando por mi inconciencia. etc. es al trabajo de la organización antorchista a quienes muchos tachan de revoltosos.

. Escondido bajo la paja de un gorro sombrío. hilera de reparos viejos y nuevos. Y me he escapado de mi lecho pétreo. ávidas. sin presentimientos a algo que parece mío. para llevar sobre mis lenguas pálidas un reclamo añejo que casi había olvidado: justicia. piel de hombre y de pueblo. vestido de viento transparente y con una carga sonora de vibraciones que reme- dan el latir de un corazón que hace mucho no siento. Muerto yo. infinitamente quietos para esta ansia de vivir que aún nos invade. los últimos despojos de nuestros huesos enmohecidos.. Hoy. Remotos. irritantes y seductores. Artículos 7 de Junio: marcha D ebajo de la tierra todo parece inamovible. apenas percibimos en nuestra mortaja de tierra los sonidos groseros de aquéllos que aún se agitan. 29 . otra vez flor. Y me sumo. soy protesta por esta incómoda quietud. vuelto sudor o río. en mi delirio parezco de nuevo vivo. piel de hambre y coraje... Y descubro luces nuevas y aromas desconocidos teñidos de colores primigenios. que abandoné con la vida pero que no me es desconocido. vueltos alimento.. Los muertos estamos demasiado quietos. pintado de sol sobre el lienzo recio de los rostros magros. La paz del sueño mor- tuorio se sorprende. y la envidia fría y húmeda de nuestra tumba sube en ansias invisibles por la piel del planeta que nos aprisiona. interminable. trepan por los laberintos subterráneos de un árbol generoso que nos rescata de la penum- bra fría. Y de pronto. muerto. . que agradecidos. me atrae irremisiblemente. Ya no estoy en mi tumba y soy de nuevo niño. con una fecha detenida que define el tiempo que estuvimos vivos.(No sabe que yo. resbalo por la sonoridad de mil consignas proteicas. sin permiso de Dios y con la venia de la tierra. muchas otras polvo que ha de irritar los ojos de quienes tropiecen con nuestra queja. teñido de banderas púrpuras y justas. soy la razón de sus lágrimas). con aromas de maíz y esencias de cilantro avanzando en una larga.. como un imán al hierro.¿Y ahora. que en la superficie distingue una lápida que repite al sol nuestro nombre. a veces. hoy gusano. me veo envuelto entre cuerpos tangibles. por qué lloro sin motivo? . Soy el líquido lácteo de un pecho caudaloso y pío. Y me llama la voz. entre los fenómenos físicos de su vida. enérgicos. por la ineluctable vida de las raíces vegetales que se beben. Los muertos que aún estamos vivos. cundiendo las calles angélicas.

que anhelo construir una avalancha de reclamos oxidados para abatir la abulia de los torpes funcionarios. soy el hermano que murió por ti. y me levanto. soy la voz del maestro en su palestra noble. a otros que se unen a mí por un mismo motivo. soy el que anhela el bien comparti- do. bajo el rebozo de la anciana campesina. Me elevo en el puño del reclamo público. La quietud no es justa para mí. y el que por tu causa está. el timbre de tu discurso es una invocación de resistencia nula que me hace renacer de mis restos amargos. me uno. Teatro 2009 Soy la voz de Carmen Serdán en su balcón heroico. Cada 6 de Junio. 30 . ¿Cómo estar muerto si requieres mi vida? ¿Cómo descansar si mi ánimo es ne- cesario? Aquí estoy. Soy una marcha y la marcha es por mí. Maestro. mi reclamo. Me llama tu voz. Voy marchando.. Y no he de morir nunca. Hundido en las entrañas de la tierra. he de volverme fatuo para hacer visible mi voz. vuelto luz. brazo con brazo. fundido entre las plantas rotas de los pies de los que aún se agitan. no.. te escucho. soy el cansancio bueno del que construye. He de aferrarme al recuerdo para enquistar mi presencia. Y he vuelto a vivir por esta unión y su lucha. soy el que estuvo. Y escucho a mi líder. mientras viva un hermano. He de heder la tierra para elevar. en olor.

.

.

Puebla. .CAFÉ TEATRO COLONIA 11 Sur número 1308 Puebla.

“GRUPO DE ARTE SALVADOR NOVO” 1er Aniversario de Café Teatro .

no. MARKO: Preparamos unas cubitas. MARKO: Cockteles y Teatro. amigos. la une por los mismos sentimientos. MARKO: Seguramente ustedes pensarán que esto ya lo hicimos­. el que llevamos a cabo con ­todas las ganas de nuestro ser a pesar de todos los contratiempos que se nos presenten en el camino.VÍCTOR: Muy buenas noches señoras y señores. no.”) SABER JUSTO: ¡Sal. sino su significado interno ­porque ésta es su verda- dera realidad y no el amaneramiento externo y el detalle. nuestro teatro. (Música de introducción para “Las Nubes. VÍCTOR: Aristófanes lo sabía muy bien. y muéstrate ante los espectadores con todo tu atrevimiento! SABER INJUSTO: ¡Vete al. VÍCTOR: No. sino de unas considera­ciones acerca de esa comunicación que compartimos ­con ustedes y que surgen de un motivo fundamental: el Teatro. alguna vez: y es cierto. Gracias por acompañarnos en esta noche tan especial para no­sotros. Felices actividades que adoramos con un dios común: Dionisos. sí preparemos algo. y por esta razón in­sertamos una parte de su comedia Las Nubes en el primer trabajo que realizamos y al que titulamos: LÍRICA. Es un medio de comunión entre la gente. tampoco hablaba de eso. MARKO: Gracias también por estar celebrando este nuestro primero aniversario en el que no presentaremos nada (risita de am- bos). J: ¿Anonadarme a mí? ¿Tú. SAB. VÍCTOR: En esta representación de Aniversario trataremos de recordar algunas de las escenas de las obras que ha cobijado este lugar. ¿no? VÍCTOR: No... lugar donde quieras! Yo te voy a anonadar hablando ante la multitud.” VÍCTOR: La meta del Teatro no es representar la apariencia ­externa de las cosas. quién eres? 35 . MARKO: El Teatro es una actividad humana que se transmite a­los de- más haciendo que sientan y experimenten lo que el actor ha sentido y experimentado. Excuse nuestra intención la rúbrica de que presumimos: “es nuestro estilo de Teatro en Puebla.

SAB. SAB. SAB. J: Malamente te destruiré. J: Por causa tuya ningún jovenzuelo quiere asistir a la escuela. podrá escoger entre ellas. I. SAB. J: La que no sirve.: Ese es mi adorno ahora. SAB. Teatro 2009 SAB. y un día se sabrá en Atenas que enseñas solo necedades. chiflado! SAB. SAB.: Vénganse para acá. I. I.: Y tú.. SAB. me echas polvo de oro. I.: Yo. SAB.: Una sabiduría.: ¿Conque entre los dioses? ¿Puede haber justicia cuando Zeus no fue castigado por haber encadenado a su padre? SAB. Son sabios. I. ¿Dónde está? SAB. tendré siempre algo que contra- poner. como yo la nueva en- señanza. me espantaste tú! ¡Basta ya de pleitos y de in­jurias y mejor declara lo que antes enseñabas.: Me das coronas de lirios. J: ¡Ay. SAB. J: Eres un bufón perfecto. eso les gusta en esta época a los menteca­tos. SAB. SAB.: ¿Me estás echando mis flores? SAB..: No sabes. J: Un matador de tu padre. un viejo anticuado. SAB.: Di. I.. SAB. Y ante todo afirmaré que la justicia ­no existe en lo absoluto. J: Cuidado si les pones las manos encima. I. a todo lo que tú digas. J: Diré las cosas justas. joto desvergonzado! SAB. I. hasta dónde llega el mal! ¡Por favor una escupidera! SAB. I. SAB.: Dime luego. Si este joven oye las dos doctrinas. J: Te creo. 36 . SAB. y eso que tú eres más fuerte. SAB. I. I.: No sirvo. SAB. I. J: Entre los dioses. J: Eres un gran socarrón. para hacerlo ¿qué harás? SAB. SAB. I. Déjenlo que siga diciendo insensateces. SAB. J: ¿Qué harás para demostrarlo? SAB.: ¡Ay.: Mentecatos no. I. J: ¡Tú. SAB. SAB. J: ¿Conque no existe? SAB.. J: Plomo te echara y no oro. ay.: Inventaré nuevas máximas. pero te venzo. I. I.: ¡Viejo caduco.

y les darán ­por apodo el “ni- ñito de la mami”. SAB.: Jovencitos. les daban sus cuartazos por mostrarse enemigos de las musas. hacia la casa del maestro de Música y ellos mante- nían el módulo fijado por sus mayores. Tendrás que dar por honesto todo lo oprobioso y por oprobioso todo lo 37 . grandes espaldas. I. Y en casa del maestro de Gimnasia los muchachos debían ­sentarse con las piernas dis- puestas de tal modo que no ­mostraran signo de su virilidad.. las del saber Justo. no perderán el tiempo destrozan­do gente en las re- uniones. unas espaldas estrechas. y en ella ponen su alma tendrán siempre un pecho enhies- to.. con esos chilliditos agudos que se usan ahora. Me place lo que estás diciendo.: Esas son puras vejeces. jovencitos. que es lo que se hace aho­ra. En qué forma iba dispuesta. ni cruzar siquiera la pierna. Café Teatro Colonia SAB. que se van a­ convertir en un puerquito de Hipócrates. tendrás en pri­mer lugar: una piel lánguida y pálida. No se les permitía comer rábanos. ridiculeces de rucos. si lo creen. a. Esa educación los hizo. sin desconfianza. nalgas cortas. miembro largo. una lengua larga. nalgas grandes miembro bien proporcionado. Miren que lo ­aprenderán: Aborrecer la vagancia de las reuniones. por Dionisos. ordenados y en silencio. J: Bien. SAB. más de lo que lo permite la ley. ­ SAB. Por lo tanto. un pecho muy reducido. no ir a los baños públicos. J: Pero con esas vejeces fueron formados los héroes que triun- faron en las batallas. Diré ahora de la buena educación. I. SAB. Se les veía có­mo iban por todos los caminos. Pero si sigues las enseñanzas que se van estilando ahora. Ante todo ningún niño iba a dejar oír su voz. para que los que andan a caza de ­amantes no vieran en ella los tamaños de lo que andan ­buscando.. ni quitar a sus mayores algo de anís o de apio. Y si había alguno que torciera la voz o hiciera payasadas con ritmos ­decadentes. larga.. tan difíciles de cantar para quien es serio. Y al levantarse debían alisar bien la arena. lengua corta. todo él afeminado. han de gastar el tiem­po en los gimnasios. No se les permi- tía reír a carcajadas. adhiéranse a mis enseñanzas. En­tonces florecía yo hablando de las cosas justas y ­la que imponía la ley era la discreción. Si haces lo que te digo. un cutis resplan­deciente. J: Mientras brillan y florecen.

J: Pero se casó con Tetis. Y tú. Y eso se lo debe a ser un hombre bien formado en sus costumbres. viejo más antiguo que Cronos. SAB. Cometes un delito. I. Y ahora voy con el uso de la lengua. y yo digo lo contrario. Una cosa que les echas en cara es que se entretengan en las reuniones. siendo un vendedor de cachivaches y venía todo cubierto de plantas montaraces. SAB. J: Por cuántas veces. has entrado con la 38 . ni copa. vamos a hablar las cosas naturales. Dos errores enormes. Mira bien ­cómo voy a echar abajo toda esa argumentación que él pondera tanto. Dice él que han de someterse a reglas de moderación. ni mujeres. SAB. ésos que se creen muy sabios. I.: Tiempo hace que estoy ansiando echar por tierra tus ­argucias. ni franca- chelas… ¿Pa­ra qué sirve la vida si falta todo eso? Quede eso ahí y vayamos adelante. ni Néstor hubie­ran hecho tan gran caso de los oradores. ante mis máximas nuevas. pero diestro y socarrón. porque yo soy el primero en anteponer razones a las leyes y a la justicia. qué puedes decir a esto… Miren bien. por Zeus. Todo quedará destruido. ni pescado. malvado como tú sabes. Por esa justicia antigua fué la ­manera de que Peleo ganara un galardón. éste dice que los jóvenes no deben ejercitarse en ella. ¡Y qué cantidad de dinero sacó el infeliz! Pero no.: ¿Un galardón? ¿Una daga? ¿Y qué provecho pudo obtener de una daga? ¿De qué le sirvió al infeliz? Hipérbo­la. Lo que a ellas les interesa es que las dominen como una ciudad en asedio. Me llaman a mí saber débil. saber Justo. o saber Injusto. I. has sido enamorado. y me ardían las entrañas al esperar que acaba- ras. ganó la contienda. Yo lo apruebo totalmente. y para acabar con todo te mancharás de lacras. una daga n­ o. SAB. ni Homero. Es que no era un hombre de bríos ni sabía dar gusto bajo las cobijas a la mujer. Ésos son males muy grandes. como los degenerados. Di­me tú. muchachos. ni­el cótabo. de lo que van a privarse con esa templanza: ya no tendrán sus mucha- chos. ¿has visto que un moderado consi­ga escalar las cum- bres. SAB. Si eso fuera malo. Teatro 2009 honesto.: Pero Tetis muy en breve lo dejó a media calle.

¿te das cuenta de que nada dices? Ahora ponte a mirar a los espectadores: a ver qué mayoría h­ allas. J: De invertidos proceden. J: También son invertidos. Y los trágicos. I. J: Vencidos estamos… señores invertidos. Te atrapan en el acto. ha perdido mucho de su po- der debido a que numerosas personas que se dedican a él y aun buena parte del público. Baila. A éste bien lo conozco.) VÍCTOR: Se piensa frecuentemente que nuestro teatro moderno. I. Pero si te formas a mi lado la cosa cambia. I. SAB.: Qué ves pues. Recobran sus anteriores actitudes. J: La mayoría. que tanto ha subrayado el realismo. Y a aquel otro. ¿qué otra cosa? SAB.: Si sigue tus consejos… ¿podrá escapar de la pena de los adúl- teros que son quemados y depilados con ceniza por detras? Y de este modo. ¿qué de malo hay en eso? SAB. ríete. I. allí va mi manto: ¡me paso a vuestras filas! ­ (Música para final de escena. ¿de dónde se toma a los a­gitadores públicos? SAB. SAB. SAB. J: De los invertidos. J: Ya los veo. por los dioses. SAB. ¿qué cosa hay peor que eso? SAB.: Suponte que lo fuera. I. SAB. ¡Tú inerme mortal. I.: Dices bien. ¿cómo podrá probar que no es un invertido pasivo? SAB.: Vaya pues.: Te lo creo. J: Dirás mas bien. SAB. I. Si te hallan con mujer ajena. le dirás al marido que lo mismo hizo Zeus vencido por el amor y rendido por ­las mujeres. J: Callarme. son de esta clase: invertidos. vas a decirme. nada es malo para ­ti. ¿Y los demagogos? SAB. goza. I. ¿de dónde? SAB.: ¿Qué vas a decir entonces? SAB. Te arrui­nas si no sabes defenderte. Café Teatro Colonia mujer de tu vecino. tienen ­demasiado miedo a 39 .: ¿Qué dirás si en esto también te venzo? SAB. podrías tener más fuer­za que un dios! SAB.: Pues bien. I. SAB. y al que tiene la cabelle- ra larga.

Nos parece sospechosa cualquier ­voz que se eleve un poco por encima del mero murmullo. ­ VÍCTOR: En la escena que presentarnos. o la mueca que excede el simple fruncimiento de cejas. (Música de introducción para Las sirvientas. por algunos funcio- narios mojigatos obsesionados por sus prejuicios. la se­ñora es guapa. Una actua­ción obvia nos parece deshonesta. considerándolo como ­una plaga.) CLARA: Porque la señora es buena. en la habitación de la señora y todavía con la taza de tila envenenada que su frustrada víctima no ha querido tomar. MARKO: La obra nos relata el crimen que intentan cometer ­dos herma- nas en la persona de la mujer a la que sirven. la señora ha cuidado a Clara o a Solange. Pero antes de que esto suceda. que ha salido bajo fianza de la cárcel. inmoral y escandalosa. así como cualquier gesto más rotundo que el necesario para encender un cigarrillo. VÍCTOR: En LÍRICA abordamos también otro tipo de problemas re- latados por Genet. un autor francés califica­do de “maldi- to” del que escogimos una escena de su obra Las sirvientas para ser representada por no­sotros y que incluimos en el final de ese espectáculo. Teatro 2009 lo teatral. puesto que siempre 40 . encontramos a una de las dos hermanas solitaria. la señora es dulce. La señora nos ha vestido como unas princesas. por medio de una taza de tila envenenada. y corre a reunirse con él sin haber ingeri- do el mortal líquido. Como mera acotación diremos que por estas dos escenas y algunas otras la obra fue calificada de tendenciosa. Estamos tan entusiasmados con el método “realista” que hemos llegado a equiparar la sinceridad con la platitud. MARKO: En nuestra época lo “Teatral” se ha convertido prácticamente en una mala palabra. la juzgamos como una treta que emplea el actor para ocultar su pobreza interior. la señora recibe el ­llamado de su marido. Hemos estado obsesionados durante tan- to tiempo por la conducta natural ­en la escena que nos encon- tramos en la situación paradójica de insistir en que el teatro sea lo menos teatral posible. en vez de verlo como el meollo de lo que el teatro puede ser.

bajé por las escaleras lo más despacio que pude. Y a veces. Café Teatro Colonia nos confundía… La señora nos envolvía en su bondad. CLARA: . CLARA: Me hubiera gustado verte en mi caso. Tolera que el domingo vayamos a misa y nos coloquemos en un re- clinatorio cerca del suyo. La señora se nos es- capa. tú lo echabas todo a perder. Estamos perdidas. No quiso beber- la. la señora es guapa. Llevemos nuestras cosas. era de esperar. Sabes que nos abandonan los ob- jetos. la señora es dulce. porque la señora es buena. No hay más remedio que hu­ir. La señora nos habla del señor hasta darnos celos. la has hecho buena. ¿Cómo pudiste dejar que huyera? Va a volver a ver al señor y lo comprenderá todo. Y ahora estoy recitando para mí las bondades de la señora por­que la señora es buena. la señora es guapa. para darte el tiempo necesario para prepararlo todo. CLARA: Sabes a qué me refiero. SOLANGE (Entrando): ¿No ha bebido? Naturalmente. Eché el gardenal en la tila. Clara. con la punta de su guante nos la ofrece ella misma. ¿Tendré yo la culpa? SOLANGE: Como siempre. Acepta el ­agua bendita que le presentamos. Tu lengua estaba impaciente de anunciar la salida ­del señor de la cárcel. Otra vez vas a hacer tonterías. SOLANGE: Hice lo que pude. SOLANGE: Maldita tú. la señora ­es dulce. Nos inunda de flores marchi- tas. Me metí por las calles más solitarias. Obré para que todo saliera bien. Y mientras yo estiraba el tiempo. SOLANGE: Y te reías de mí. Larguémonos. CLARA: Todas las astucias eran inútiles. Dejabas de vigilar a la Señora. La señora ­nos prepara las tisanas. SOLANGE: La frase empezó en tu propia boca.. Estamos malditas. La señora se escapa. La señora nos permitía vivir juntas a mi hermana y a mí. Quise retener las palabras… No inter- cambies acusaciones. CLARA: Se acabó en la tuya. encontraba taxis a manadas. Nos daba las chucherías que ya no le servían. No podía ya evitarlos. CLARA: No te ensañes.. 41 .

Clara. De prisa. SOLANGE: Clara. Desde que vi cómo los objetos nos revelaban uno tras otro. Su triunfo es nuestra vergüenza. El menor error puede entregamos a la policía. pero se “quemaba”. Y yo estaba sola para aguan­tar todos estos choques. SOLANGE: Vámonos. Su manera de andar triunfante. Llevemos nuestras cosas. Tú no asististe como yo a todos los descubrimientos de la señora. Volve- rán mañana los dos. Su felicidad atroz. Vamos a cualquier sitio. Y tenemos que ser grandes culpables para que nos acusen con tanta ­porfía.. Es demasiado tarde. CLARA: Marcharnos. Cojamos el barco. La he visto cuando descubrió el despertador de la cocina que se nos olvidó ­poner en su sitio. No cesaba de descubrir- nos. cojamos el barco. me dan miedo. Des- pués del teléfono les tocó a nuestros labios traicionarnos. Solange. Porque la vi que avanzaba ­con seguridad hacia la revelación. CLARA: ¿A dónde iríamos? ¿Qué haríamos para vivir? Somos po- bres. Toda su alegría estará hecha de nuestra vergüenza. SOLANGE: ¡A la porra! ¡Que todo se vaya a la porra! Tendremos que encontrar el modo de huir. Cuando descubrió que leíamos detective. llevémonos. Su vestido ­es nuestra ver- 42 . Solange. La poli- cía nos pescaría enseguida. ¿con quién? No tendré fuerzas para llevar una maleta. CLARA: Hemos perdido. para vernos caer. Teatro 2009 SOLANGE: ¿Crees que los objetos nos hacen caso? CLARA: Es lo único que hacen. CLARA: ¿El dinero? No lo consentiría. Acongojadas. Se habrán enterado de todo. No adivinó nada.. llevémonos. Cuando descubrió el colorete mal borrado de ­mis mejillas. No viste tú como ella centelleaba. Su manera de andar en la escalera. Nos traicionan. SOLANGE: No crees que vamos a quedamos así. cojamos el tren. ¿a dónde? Unirnos. De todo. SOLANGE: La dejaste que se fuera. No somos ladronas. CLARA: He visto a la señora.. Con cualquier cosa. Los he visto a punto de revelárselo todo a la señora. SOLANGE: Hay que huir. Cuando descubrió los polvos de la ­coqueta.. Y el mismo dinero nos denun- ciaría.

en los ambientes. en 43 . Porque le acuso a usted de todas las desgracias. ¡Vaya!. Clara. CLARA: Le acuso a usted de ser culpable del más espantoso de los crímenes. ha vuelto a tomar las pieles. CLARA: No era tan fácil rematarla. CLARA: Pero. señora. SOLANGE: Cree usted Yo hubiera logrado hacerle la vida imposible. pensemos en los intereses. CLARA: Demasiado cansada. SOLANGE: Atrévase a repetirlo. Pero si yo me hubiera encargado a mí misma su ejecución. me esta usted irritando y me incita a la cólera. Su deli- cadeza se deja ver en el momento preciso. Café Teatro Colonia güenza. De todos modos.. SOLANGE: Acabo. SOLANGE: Es evidente que las criadas son culpables si la señora es inocente. tratemos de apreciar las mentes separadas que son meras células de ese cerebro complejo. Sus pieles. ¡Esa tila envenenada! Esa tila que usted se atrevía a rechazar. La luz vuelve a la normalidad.. Juro que la hubiera llevado a cabo. CLARA: Estoy tan cansada. Porque no se trata de un cri- men. No podrá nunca acusarnos de un crimen preciso. con las manos juntas. SOLANGE: Es el momento oportuno para que usted se queje. Negárseme a morir. yo le hubiera abierto las mandíbulas para obli- garle a tragársela. Cuando esta- ba dispuesta a pedírselo de rodillas. observemos sus miles ­de facetas. Solange. estudiemos sus variadas expresiones.) MARKO: Coloquémonos en la entrada de cualquier teatro cuando el público empieza a reunirse.. la vida se la hubiera hecho intolerable. besando su vestido. (La escena queda inconclusa. SOLANGE: Está usted loca o borracha. porque. CLARA: Lo inventaremos pues. usted. Y le hubiera obligado a que me suplicara ese veneno y quizás se lo hubiera negado.. en los ­vocabularios. CLARA: Solange. en las percepciones. Es tan sencillo ser inocente.

de la punta serenado. ideas y ­personajes que la multitud pueda comprender y aceptar aun si satisfacen todas nuestras exigencias in- dividuales. escogida ­por mero gusto. en los patrones. la compli­cación surgía cuando en lugar de la musa de la histo­ria aparecía la musa de la poesía que nos presentaba a algunos de sus hijos predilectos como El Negrio poeta. Decidíamos entonces escribir una obra que hablara de nuestros persona- jes históricos. de la cual presentamos una parte. Sor Juana Inés de la Cruz. 44 . todos sus problemas nos aparecerán más ­claramente que en cualquier libro de texto o de téc­nica dramática. y para estar bien informados de todas las co- sas en lugar de ponernos a estudiar. invocábamos al espíritu de Cuauhtémoc por medio de una sesión espiritista. nuestra Histeria de la poesía mexica­na. dentro de una antología. MARKO: La trama se llevaba a cabo cuando pensando qué hacer para participar en una muestra de Teatro nos enfrentamos al problema de siempre: ser nada más dos actores. diversas. Teatro 2009 las simpatías. en las conciencias y niveles de re­finamiento contrarios de donde ha surgido este gigan­te y los obstáculos o dificultades a que se enfrenta el dramaturgo cuando presenta situacio- nes. y aún no estamos seguros de haber escogido la mejor para realzarla. Manuel Acuña y éste personaje que presentamos ahora. pero abordamos. simbolizaba en ­nuestro trabajo a la POESIA POPULAR: (Introducción musical de Histeria de la poesía mexica­na) MARKO: Come zacatito verde. Claro está. en las convicciones. Y sus desvelos: Antenoche fui a tu casa tres golpes le di al candado tú no sirves para amores tienes el sueño pesado. VÍCTOR: Cuando intentamos crear un espectáculo poético se ­nos vi- nieron a la mente miles de ideas.

JUAN: ¿Y los amores? Algo tan importante para nuestro pueblo. también he sufrido mucho: Dicen que la pena mata pero yo digo que no que si la pena matara ya me hubiera muerto yo. llorar sin saber por qué que no es delito llorar por el amor a una mujer. pa’ regar un plan que tengo me quiero casar contigo. MARKO: Y cuando las quiere uno mucho: Se me hace y se me afigura 45 . JUAN: Y cuando ya las ha perdido uno: Llarar. soledad de cerro en cerro todos tienen sus amores y a mí que me muerda un perro. llorar. corazón. Dime cómo te llamas para quererte que no puedo amarte sin conocerte. ¿pero con qué te mantengo? Sólo que comas zacate como las mulas que tengo. soledad. MARKO: ¡Y muy celebrador! Agua de las verdes matas tú me tumbas. JUAN: Y como la voz del pueblo. tú me matas tú me haces andar a gatas. MARKO: El que enamora casadas siempre anda descolorido será por las desveladas o por el miedo al marido. Café Teatro Colonia JUAN: Pero aún así es muy derecho: Agua le pido a mi Dios. MARKO: ¿Y qué decir cuando no tienes a quien cantarle? Ay soledad.

MARIO: ¿Por herencia o por convicción? ELENA: Mi familia siempre MARIO: ¿Siempre? ELENA: ¿Siempre qué? MARIO: Dígame. Como mera referen­cia. ELENA: ¿Sí? MARIO: ¿Sabe sted quién fue Rubén Jaramillo? ELENA: ¿Rubén Jaramillo? ¿El cantante? (Se emociona. (Ambos actores toman sendas actitudes de “devotas” y al unísono repiten) VÍCTOR: Estamos obligados a recordar con agrado. titulada Octubre termino hace mu­cho tiem- po. recordaremos un diálogo: (Música de los Beatles. la partici­pación de dos compañeros nuestros que colaboraron con la actividad de este café durante el año transcurrido: María Vélez Y Mario Bonilla. señora: ¿Considera correcta la actitud que ha ­tomado cierta parte del clero mexicano con respecto a­la problemáti- ca latinoamericana? ELENA: ¿Perdón? 46 . Teatro 2009 que tu amor es palo blanco ni crece ni reverdece.) ¿Se trata de un concurso? MARIO: Dígame: ¿Practica alguna religión? ELENA: ¿Por qué? MARIO: ¿Practica o no? ELENA: Soy católica. sin reparar en n­ ada. MARKO: María interpretaba conmigo una obra mexicana escrita por Pilar Campesino. obra ubicada dentro de los acontecimientos sangrientos del Tlatelolco del 68. nomás ocupando el campo.) MARIO: Rrrriiiinnnnnn. JUAN: Y siempre ha sido así la voz popular. Nos hechiza con sus cantos o nos hace sonreír con su lengua mordaz y ­bífida que se clava con saña en todo.

ELENA: La verdad es que no sé… Tengo tan poco tiempo para MARIO: ¿No le interesa? ELENA: Bueno sí. si esta progresión geométrica continúa en los mismos términos. MARIO: Supongo que mandarlos a todos ustedes al carajo. amante y abnegada madre de familia. Dios mío. desde luego que sí. mire. yo.. ELENA: ¡Majadero! VÍCTOR: MARIO BONILLA nos conmovió enormemente con su magnífi­ca interpretación de García Lorca en su espectáculo: FEDERICO. pero no comprendo a dónde pretenden llegar con tanto relajo. ¿no le parece? ELENA: Mire... tiene todo­ el derecho a emitir su opinión con respecto al presen­te movi- miento estudiantil.. “Mi corazón está aquí. es un membrillo demasiado otoñal. pero dígame: ¿qué ­entiende usted por subdesarro- llado? ELENA: Bueno. Hunde tu cetro en él.. Señor. MARIO: Usted es justamente la persona indicada para decir si real- mente ayuda la Santa Madre Iglesia a subsanar la injusticia y la miseria. Café Teatro Colonia MARIO: ¿Está usted de acuerdo con Su Santidad en lo que se refiere al control de la natalidad? ¿Sabía usted que desde hace un siglo la población humana se duplica cada cuarenta y cinco años y que se calcula que en un tiem­po próximo aumentará al do- ble cada veinte y que. Explíqueme qué intentan.. y está podrido. ¿Beneficia en verdad el ejercicio del voto a los dieciocho años? Usted sabe que so­mos un continente subde- sarrollado. probablemente llegará a duplicarse cada cinco años? Fuerte cosa. Arranca los esqueletos 47 . yo. MARIO: Usted. ELENA: ¿Mi opinión? MARIO: Es importante.

que yo pediré prestado el corazón de un amigo. guárdate tu cielo azul que es tan aburrido el rigodón de los astros y tu infinito. Son los dos maestros de nuestra escuela­ del mundo… sería muy difícil decidir cuál de los dos es el mejor maestro. Teatro 2009 de los gavilanes líricos que tanto. de una manera indeterminada. pero el teatro es más capaci- tado para expresar­lo. es más paciente cuando formula sus mensajes nos habla con una voz que ha sido educada deliberadamente y su expresión es lúcida y precisa. lo bello y lo bueno. selecciona alguna verdad pequeña y definida para confiarnosla y trata de expresarse claramente. fugaz. El teatro. pero nos ha- bla con murmullos y truenos. Aquélla tiene tanto que decir qué carece de paciencia para hacerlo. tanto lo hirieron y si acaso tienes pico móndale su corteza de hastío. (Cesa música de tema de FEDERICO) MARKO: El teatro y la naturaleza compiten siempre en la gran tarea de mostrar a la humanidad lo verdadero. No trata como la naturaleza de decimos todo a la vez. aunque tiene menos qué decir. Mas si no quieres hacerlo me da lo mismo. Nunca podremos asegurar ­con precisión lo que nos ha enseñado la 48 . La na- turaleza tiene más que decirnos. inquietante. Nos maravilla con una concien- cia in­definida de mil mensajes indescifrables. Corazón con arrollos y pinos y un ruiseñor de hierro que resista el martillo de los siglos.

Café Teatro Colonia naturaleza. festejamos en esta ciudad la conmemoración de 450 Aniversario de su fundación.) Hijo de la chingada. 49 . MARKO: (Indignado. VÍCTOR: Oye.. y al que le tenemos un afecto muy especial porque fue un trabajo nacido por el amor. (Eno- jado. El amor no a una persona o a una cosa. como el primero.) ¡Dame mis hojas! ¿Sabes qué es lo que ­pasa? Que como tú sí eres falto de talento quieres ­castrar la imagi- nación de la gente que tiene deseos de hacer algo. dice el refrán. Se llevaban a cabo ­espectáculos verdaderamente fastuosos en su producción y deslumbrantes para el observador. Aunque después de todo y habien- do escuchado lo que leímos. lo sigo pensando.) Dame mis hojas. pero no es para que te pongas así. y eso de los personajes.. el lenguaje es pobre. Los perso­najes no están bien definidos. Para cerrar la noche terminamos con un trabajo que. nos acarreó muchos disgustos pero nos dejó grandes satisfacciones. MARKO: En 1981.. MARKO: Es cierto.” (MUSICA DE INTRODUCCIÓN PARA “pues ya que hablamos de Puebla…”) VÍCTOR: Bueno. Pero es que cada vez que reanudamos la ­lectura tuerces la conversación. Échame a mí la culpa. MARKO: ¿Qué? VÍCTOR: El tema no tiene caso. y después de todo no hemos terminado de leer tu obra ni descubrir ese final de fantasía que me a­ ugurabas. MARKO: (Exigiendo. VÍCTOR: Pero quien mucho abarca poco aprieta. la estructura brilla por su ausencia. te diré que no es la gran cosa. el amor a nuestra ciudad. ahora sí me indigné. Son tus críticas las que ­no tienen fundamento. la estructura y el lenguaje es el puro pretexto para ocultar la envidia que me tienes.. pero sabemos el significado exacto de todo lo que hemos aprendido gracias al Teatro. y quien mucho habla. la. He aquí un fragmento del que fue nuestro homenaje a la ciudad y al que ­titulamos “PUES YA QUE HABLAMOS DE PUEBLA. VÍCTOR: Eso. mucho cansa.

De esa negación al amor que embarramos por la pared del abandono. quizás tengas razón. Teatro 2009 VÍCTOR: Estás loco. Abandonar este dolor anti- guo. Y además para qué va- mos a realizar otro trabajo si todo va a ser tiempo perdido. deseo e­vitarte una desilusión mayor y te señalo las fallas que le encuentro a “eso”. MARKO: Pero yo no hago teatro para comer. y sin conocerlo. la labor cultural en Puebla es­tá medianamente apoyada por instituciones como la ­Casa de la Cultura o Fonapás. Para ello tendría que hablar de esa renuncia ciega e incons- ciente a las tardes de tradición religiosa. ¿Y la labor de las escuelas de Teatro? Tenemos dos. Ya ni siquiera ­puedo aspirar el aroma de un despertar de palomas porque llevo el perfume más agrio encima: el 50 . ¡Cuántas veces no nos han censurado o impedido que presentemos una obra por no considerarla apta para ser vista por las ­“dignas familias poblanas”! Si los clásicos son censurados. Así las cosas. MARKO: ¿"Eso"? Desde un principio. qué nos podemos esperar nosotros? Y ya lo dijo el señor Ancira: ¿que los mismos grupos de tea­tro nos echamos unos a otros im- properios. ¿Quieres una demostración mejor de que prejuzgas las cosas? VÍCTOR: Estás equivocado. ¿Cómo declararle mi amor. y no puedo hacerlo con otro lenguaje si no es el que poseo. VÍCTOR: Pero quizás puedas encontrar un medio mejor para cantarle a Puebla. y la otra se duerme en sus laure­les. Precisamente porque te estimo. si la ­poesía la andamos escupiendo en los inodoros de las canti- nas? VÍCTOR: Bueno. MARKO: Yo no he escrito una loa para hablar de sus inconveniencias. De los combates floridos. Pero en el estado en que te encuentras creo imposible hacerte entrar en razón. Pero quiero contarle a esta ciudad que amo. has llamado a mi trabajo “eso”. ya verás qué poca gente nos viene a ver. ¿no? Pero una se pasa la vida poniendo obras comerciales. ­de las ratas de la soledad que chillan a su paso por ­los pozos de nuestra hipo- cresía. entiéndelo. que ya no hay… Quisiera sacudirme este olvido. Eso ­seria la de- claración irrefutable de la prostitución del teatro. como ver­duleras. MARKO: Desde luego que la tengo.

. tú eres quien tiene razón.. su amargura real de ­diamante opaco. la ciudad que me han contado? VÍCTOR: Entonces: la leyenda. en realidad. se abandona. ¿Para qué me sacaste de tu memo- ria? ¿Para qué llamaste mi nombre a poblar una loa ­si al final me dejaras flotando en un limbo de olvido? (No encontrando más recursos. quizás. VÍCTOR: Pero aún no hemos llegado al final. 51 . MARKO: Me has convencido. Tal vez Puebla sea una ciudad que ni siquiera necesite de cantos. Quizás éste sea el mejor final ­para una obra. Marko. ¿Me pides mejores palabras? Necesito sufrir para escribirlas.) Pero es que no me puedes abandonar así. y yo me convenza ahora de que está llena de mierda. Merezco una conclusión. por des­cuido. Si ese era tu propósito. ¡Descubrir ese final del que hablabas! MARKO: No tiene caso. cómo la ahogamos todos con nuestra desidia. Lamento que haya sido en el último momento en el que consideraras a Puebla. Quizás ese final del que hablas sea como tú dices. VÍCTOR: ¿Y la historia? MARKO: ¿La Historia? ¿De qué historia puedo estar cierto? ¿Es ­Puebla. No hay una sola fuente de dignidad que me ­grite que me quede. me voy... MARKO: Es inútil. VÍCTOR: Es que.. al menos. Falta continuar con esta farsa.! ¿En qué bote de basura se quedó. VÍCTOR: (En Fray Julián. VÍCTOR: Lo siento...). una buena ciu­dad. No tiene caso.. y me basta con salir a la calle para reci­bir su amargura de ciudad reina. MARKO: Dame mis papeles. su noble amargura de niña antigua.... Pero es tan frágil esa verdad. Café Teatro Colonia de la nostalgia ­de no saber cómo fue mi ciudad cuando era del todo be­lla. Es nuestra y se las c­ edo. Es tarde y ya me alejo. MARKO: ¡La leyenda! ¡Quizás ésa sea la única realidad valede­ra de una existencia.. Y mírala cómo se ahoga. lo has con­ seguido.. mi sentimiento? Sólo me queda mi ciudad. VÍCTOR: ¿Y el amor? MARKO: ¡Víctor.. porque también es una obra de arte el amor y no importa cómo se le cante a una ciudad sí lo que importa es cantarle.

Este momento que está aquí y que hace de mi única ciudad. llegaría a ser tan amada como lo es hoy. de su ciudad. 52 . Ay.” VÍCTOR: ¡Señor! ¡El ámbito impreciso de tu presencia se anuncia en mi interior! ¡Deja tu afán de demoler esta nueva So­doma de angustia! Hazme instrumento de la buena nueva. Abandona la ira de fiera de tu mano para contemplar la magnífica pres- tancia de su sino. ¡Señor. has de bajar a la ciudad que antaño fue mi lu- gar consentido y destruir lo que la mano del hombre no supo conservar. se abre un surco de oro en nuestra patria historia. VÍCTOR: (Dándose por vencido.) ¡Ciudad de Maravilla! MARKO: Descúbrete las entrañas.) VOZ: “Mira Gabriel. Ni nueva. (Gran silencio de ambos. MARKO: La estrofa viste galas y se remonta hasta empapar las alas en los puros añiles de tu cielo. Ay. la Puebla de los Angeles.) ¿Fundarla de nuevo. la ciudad “Única”. Teatro 2009 VÍCTOR: Pero. Señor? ¿Sin materia? ¡Con un renovado amor de ma- ñana que alimentará la evocación del anciano amante! Aquí guardamos los recuerdos de joya. El llanto de Ta- lavera de las madres. es víbora salvaje. aquí se quedan los muertos que ­nos atan a la tierra. Ni levantándola con tus propias fuerzas la llenarías de todo lo que ahora es. esas llagas malolientes que te amor- dazan. (Silencio.. del hombre de puebla. ciudad materna en cuyos lazos se estrechan el pasado y el futuro en las horas presentes por saludarte a coro.. Puebla es ¡de ciudades flor! MARKO: … quien vive aquí. sobre tus cúpulas iridiscentes se estrella un sol de gloria. Aquí vive el amor.. Un murmullo sordo­se escucha en el ambiente.. es que si Tú fueras de Puebla. poco a poco. Luego. sabrías del gozo de de­cir: ¡Salve.

Café Teatro Colonia hay eclosión de flores y perfumes en el rico jardín de tu leyenda. 1983.. por custodiar tu senda! (Música para final de la obra. Julio 16. Puebla. VÍCTOR: ¡Y los ángeles. bajan a tu escudo. 53 .) TELÓSN..

.

CRI-CRI PARA INCONFORMES Original de Víctor Puebla .

Reparto • La exuberante • El bailarín • El gordo • La espantada • El director • El greñas • El despistado • El grandote patudo • El creído • El suficiente .

terminando de interpretarse por los mismos actores. quienes no pre- cisamente realizan el baile con mucha destreza. la pro- ducción de Cri-Cri es clásica. Tú. Qué culpa tengo yo de que sean ustedes unos incultos. espantada (Aquí dice el nombre de la actriz). hasta que interviene el director EL DIRECTOR: No. hábilmente resueltos por los bailarines. no. tú. deberán ir de más a menos. pues suplo todas mis carencias actorales con lo que me sobra de atractivo visual (se acaricia el cuerpo) LA ESPANTADA: (Enojada o exuberante) Sí. tienes que dejar de pensar en la inmortalidad del cangrejo. Los números del principio. Yo pienso que eso está muy mal. Yo creo que eso es del tiempo de Ma- tusalén (Todos se voltean a ver al director) EL DIRECTOR: (Incómodo) Bueno. es cierto. que te comportes así. no. a ver si bajas de peso. Gordo. insensibles e 57 . no. EL BAILARÍN: A mí se me hace que lo que está mal es haber pen- sado que podríamos hacer un espectáculo basado en la música de Cri-Cri. EL EXUBERANTE: Y yo. bueno. ¿Quién se va a acordar de él? Hay muchos que ni lo conocen. estás muy arrítmi- ca. No me gusta. EL SUFICIENTE: (Presumiendo) Porque los que realmente lo esta- mos haciendo bien somos bailarín (O el nombre del actor) y yo. Despistado (O mejor. lo que pasa es que… la música… quiero decir… el productor… es de- cir… mi jefe insistió… en fin… ¡Bueno. EL GREÑAS: Sí.Al iniciarse la obra se ofrecerá un espectáculo dancístico de baile y la música más popular del grillito cantor. el nombre del actor). a poco crees que los niños se van a fijar en esas cosas? Tienes que recapacitar (nombre).

en una mano tengo a Mazinger. Teatro 2009 inconcientes y que desconozcan una producción musical tan importante… EL SUFICIENTE: Pues yo sigo pensando que no es cosa de incultu- ra. que tiene la cara de inteligente. (Todos se visten de encuestadores y comienzan con la encuesta) EL EXUBERANTE ENTREVISTADORA: (A un niño) Dígame usted. el destructor de los villanos y conquistador del espacio. sino de a-na-cro-nis-mo TODOS: ¿De queeeé? EL SUFICIENTE: Es una palabra que me acabo de aprender esta se- mana y que significa: ¡Pasado de moda! TODOS: (viendo de nuevo al director) ¡Óoorale! EL GORDO: Tendríamos que hacer una encuesta para averiguar si es cierto que a los niños de esta época les intere- sa averiguar quién es el tal Cri-Cri. ¿Piensa que el personaje mexicano Cri-cri tie- ne la suficiente fuerza cultural para vencer a los monstruos. Y la verdad es innegable hasta sus últimas consecuencias. ¿En realidad piensa usted que la palabra Cri-Cri refleja el sonido que se produce con el roce de las patas traseras de ese insecto verde que Dios inventó para no dejarnos dormir? EL GREÑAS ENTREVISTADOR: (A otro niño) Usted. 58 . superhéroes y villanos que el imperialismo yanqui ha produ- cido para atarantar y enajenar a los niños mexicanos? EL SUFICIENTE ENTREVISTADOR: ¿De verdad piensa que la pro- ducción musical de ese compositor puede adquirir personali- dad y nacionalidad al grado de identificarse con el pueblo y el sentimiento de un país como México de mis amores? (Todos tararean el “Jardín tapatío” y unos con otros bailan en pareja) EL GORDO ENTREVISTADOR: (A otro niño) Si yo te ofreciera dos juguetes. y en la otra te entrega- ra el violín de hoja con que Cri-cri compone sus canciones ¿Con cuál te quedarías? -“MAZINGER” -¡Lo ven! La realidad nos revela el sentido de la verdad.

EL GREÑAS: Motor de la conciencia y de la sabiduría. Yo soy un padre de familia que exige res- peto y consecuencia. LA EXUBERANTE: En cuyo nombre se derriban montañas y se apare- cen figuras fantasmagóricas. TODOS: ¿Quieres saber cómo se llama? ¡IMAGINACIÓN! EL GORDO: (Adelantándose) ¡Mentira! ¡Mentira! Todo eso te lo dicen para justificar su falta de dinero para rea- lizar la producción. Milagro! A este niño hay que canonizarlo. EL BAILARIN-FANÁTICO: Además aquí se había prometido un es- pectáculo Cricrisesco y a Cri-cri sólo lo han mencionado para vituperarlo. TODOS: (Cantan) Porque eres un niño fregón. porque eres un niño fregooón. porque eres un niño fregón. Cri-Cri para inconformes (Se produce una batalla de superhéroes) RESPUESTA PARA CONTESTACIÓN: “El violín de hoja”: ¡Milagro. LA ESPANTADA: Que abre corazones y sensibiliza el alma. te damos un premio chingón. heroicizarlo y nobilizarlo. Eso sí que es ternura. mensajes educativos. Si esto continúa permitiéndose van a terminar hablando de sexo.) EL DIRECTOR: Pues este grillo cantautor. El director acabó por perder la razón. Yo traje a mis hijos a deleitarse con la música del Grillito Cantor y regocijarse con los cuentos del inspirador Gabilondo Soler. EL CREÍDO: Que construye y edifica palacios donde común- mente no los hay. de- comisarlo. El director está loco o se le zafó un tor- nillo. los actores son unos inconcientes y nada me extrañaría que esto que se pregona como Centro Cultural en realidad fuera un centro de vicio y prostitución disfrazado. EL EXUBERANTE-BEATA: Eso mismo pienso yo. que vocabulario! ¡Qué ejemplo es este para las criaturas! Si he sabido que esto iba a ocurrir en esta obra me llevo a mis retoñitos a los televitea- tros a ver la Caperucita Roja. docilidad. (Todos le dan pamba. tenía mucha imagina- ción. Imaginaba juguetes que bailaban. LA ESPANTADA MADRE DE FAMILIA: ¡Ay. animales 59 . pantentizarlo.

no! A mí no me miren. LA ESPANTADA: Y la única persona gorda que aquí tenemos es… (Todos miran al gordo. sin duda. mana. chivos que toreaban. Teatro 2009 que hablaban. porque una cosa es que mi vida sea muy cerda y otra cosa es repre- sentarla. el chinito del jarrón. LA EXUBERANTE: Yo sí lo estoy. EL SUFICIENTE: Nos contaba muchas historias con música. ¿no? EL GORDO: Bueno… sí. EL DESPISTADO: Ay. porque ella encarna a la madre mexi- cana.) EL GORDO: ¡Ah. bueno. imaginaba hasta que él imaginaba. la araña panteonera… (Todos los actores dirían aquí los títulos de sus canciones preferidas. que se amilana. LA EXUBERANTE: Porque en esta historia es muy importante el papel de la madre. EL BAILARÍN: Pues yo insisto en que necesitamos una gorda. EL GREÑAS: Cabecita blanca. LA ESPANTADA: El director siempre te ha echado muchas porras 60 . EL DESPISTADO: Pero.) LA EXUBERANTE: Pero una de las historias más conocidas lo fue. EL BAILARÍN: (Mirándose el lánguido cuerpo que tiene) Pero para eso se necesita estar gordo. gente que pen- saba. LA EXUBERANTE: Te pueden decir MADRE. sufrida. como la historia del chivo ciclista. la historia de “Los tres cochinitos” (Se oyen los primeros acordes de la canción de referencia) en la que nos narra la historia de tres personajes que desean cosas diferentes en su vida. jefaza de mis jefazas. si es una gran oportunidad. tierna y abnegada. EL BAILARÍN: ¡Es un magnífico papel! LA ESPANTADA: ¡Ya van a empezar con sus mariconerías! EL CREÍDO: Al fin eres actor. EL GORDO: ¿Y a poco piensan que vamos a representar la vida de los tres cochinitos? EL DIRECTOR: Claro. EL GORDO: Estar rechoncho y bonito.

lo que me subieron fue el pasaje. no. duerman hijos míos. ¿No tendrías unos cuantos varos que me desan- gustien? LA MADRE: Greñitas de mi vida.MAMÁ COCHINITO: (Tierna) Duerman. aunque lavo y plancho ajeno. Pelos erizados.. Yo. EL GORDO: Bueno. no puedo sacar más que lo indispensable para irla pasando. (Mira unas fotografías pegadas en la pared) Mi greñitas que- rido. EL GREÑAS: Cualquier personaje te queda como anillo al dedo. 61 . Y tú me saliste ambicioso y pa- seador. chamarra de cuero. si. caracterizado como el cochinito punk. estoperoles.. Tu padre anda sin trabajo. Cómo me duele no poder complacerte. la crisis está cada vez más aguda. ya me metí en otra canción. Cri-Cri para inconformes EL GORDO: Me las merezco. pero… LA EXUBERANTE: El tiempo te hará justicia. Toma es- cena. Ay. Baila al compás de la música) EL PUNK: ¡Qué onda jefa! ¡Qué broncas agitan tu existen- cia? Vine para pedirte que me alivianes un poco. el trasporte no me lo han subido. ¿queeeeé? EL GORDO: ¿Qué cosa va a pensar? TODOS: Aaaaaayyyyy. EL GORDO: Lo que pasa es que… mi mamá… TODOS: Tu mamá. que deberá ser escueta pero imaginativa) EL GORDO. ¡Pero qué pienso! Y mis hijos. entra EL GREÑAS. Tan alocado e impulsivo… ¡qué amor! (Se escucha música de rock. no. Preocupada) ¿Qué voy a hacer? La vida está cada vez más cara. Esos angelitos que no tienen la culpa de nada. (Les manda besitos. Mi marido es un marrano sinvergüenza y perezoso que no da nada para comer. Ya subieron el trasporte. No. tú sabes que la situación está muy mal. cadena y zapatotes toscos. (Suenan nuevamente los acordes de “Los tres cochinitos”. Duerman hasta mañana. y al son de esta música los actores van caracterizando al personaje y cambiando ante el público la escenografía.

hijo. Dos provectas bailari- nas hacen show. que alimente con sustancia la existencia de los hombres. qué tú traes en la boca. LA MADRE: (Alarmada) ¡No. 62 . Los actores cambian de escenario. y echar el puro desmadre. ya no te azotes. Nosotros debemos de aspirar a más. que esto es obra para niños. pero a mí me llama la atención la aven- tura. Termina el baile. verdad que es cierto. Irme por el mun- do a viajar. Nomás te vine a avisar que me voy de la casa para buscar fortuna. mi negro. de cabaret. no debes decirlas nunca. de Cri- cri. y aunque son gente del pueblo ningu- no de ellos es pillo. ya sabe bien. Entra el COCHINITO PUNK a bailar con las bailarinas. ¿qué dices. el baile. LA EXUBERANTE-LA BAILARINA: Quiero advertirte. Lo único que van a lograr es hacer de tu vida una cochinada. EL SUFICIENTE-NEGRITO SANDÍA: Esto es pura pachanga. que se salga. Se enciende un letrero luminoso. llamado “La lancha. lo desconocido. nigth club”. Ya deja a tus cochinos amigos. sí! Que no se meta. la acción. LA MADRE: Pero. LA EXUBERANTE.BAILARINA: Pero son palabras. jefa. A ser jamón de alcurnia. “la lancha” no! (Se oyen los primeros acordes de la guaracha "METETE TETE". LA ESPANTADA-CABARETERA: Un negro bien educado. negro. o quedarme en una lancha. pues nadie aquí te provoca. EL PUNK: Pos sí. es un relajo bien padre. hijo mío? Yo quiero que seas un cochinito de bien. Teatro 2009 EL PUNK: Está bien jefa. LA ESPANTADA CABARETERA: Yo aquí me estoy divirtiendo.) TODOS: ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Arriba Teté! ¡Y que no se meta si no quiere! OTRO: ¡Sí. Entre el público se encuentra el NEGRITO SANDÍA y muchos otros animales. quiero bailar con tu hermana. Lo juro. capaz que despiertan a un muerto.

Cri-Cri para inconformes

propicia las alegrías,
pero si tú eres grosero,
llamaremos a tu tía
EL NEGRITO SANDÍA: A mí, lo que dices,
me viene valiendo
yo solo, sin tía,
me estoy divirtiendo,
y usted, si se mete,
y me da sus razones,
yo le prometo un cuate,
dentro de sus calzones.
Los negros sandías,
somos bien cabrones…

(Entra el DESPISTADO-TÍA, con un palo en la mano.)

DESPISTADO-TÍA: Con esa palabras,
tú sales huyendo,
a ver si con golpes,
te vas divirtiendo.
Este negro feo,
leperadas habla,
pero pa´su legua,
tengo yo esta tabla.

EL GREÑAS: Ay, negro sandía,
cómo eres grosero,
te amarro la lengua,
y te meto al ropero

NEGRO SANDÍA: Te meto un trancazo,
por sentirte rey
mí no me espanta tu cara de güey,
ya vete cochinito
¿qué haces en LA BARCA?,
si eres atrevido,
te carga la parca

63

Teatro 2009

LA ESPANTADA-CABARETERA: A ver, un momento,
antes de pelearse,
les pido respeto,
no es bueno bronquearse

LA EXUBERANTE-CABARETERA: Mejor es, señores,
antes de pelear,
que el ánimo calmen,
pudiendo bailar
TODOS: ¡El negro! ¡El negro! ¡Sí, el danzón del
Negrito Sandía!

(Baile donde el Negrito Sandía tendrá un duelo con el cochinito greñas.
Entra una pandilla de facinerosos, un tlacuache los comanda.)

EL CREIDO TLACUACHE: ¡Mano arriba y patas a la barriga! ¡Aquí se
acabó este reventón! Ahorita se me caen
con lo que traigan encima.
EL GREÑAS: Ay, nanita cochinita. Ayúdame cochinita
de los desamparados (Se envalentona)
¡Quiénes son ustedes!
EL CREIDO TLACUACHE: ¡Somos de la banda de las carnes frías!
EL GREÑAS: ¡No, de las carnes frías no!
TLACUACHE: Sí, y vamos a hacer de esta buena pierna
un trozo de jamón.
SECUAZ UNO: De este lomo gordito haremos tocino y
chuletas.
SECUAZ DOS: (Mirándole las nalgas) Se me hace que
bisteses de puerco no vamos a tener.
SECUAZ TRES: Esta barriguita inflada servirá para cho-
rizo.
EL GREÑAS: (Jalándose para soltarse de los cuatro se-
cuaces y del tlacuache) ¡No, déjenme,
déjenme! Todo por no hacer caso a mí
mamá (Cae al suelo.)
LA MADRE COCHINITO: ¡Greñitas, Greñitas, despierta hijo. Te aca-
bas de caer de la cama.
EL GREÑAS: ¡La barca, la barca! ¡Se hunde la barca!

64

Cri-Cri para inconformes

LA MADRE COCHINITO: ¿Cuál barca hijo?

(Entra el segundo cochinito, que es un cochinito fresa y ve que MAMÁ
COCHINITO está cuidando al GREÑAS)

EL BAILARÍN FRESA: Ay, mami. Debes dejar de consentir al tal gre-
ñas. La gente que no quiere entender, que se
hunda en la ignorancia. Porque hay quienes sí
nos merecemos todo. Y no es porque yo este
presente, pero, la verdad, mi alto grado de in-
teligencia me hace concebir mejor las cosas,
¿ves? Qué bueno que a mí me mandaste a la
escuela, y de paga.
MADRE COCHINITO: Hijo, ¡Con cuántos sacrificios te he podido sa-
car adelante! Pero debes compartir tu sabidu-
ría con los demás y no ser egoísta ni vanidoso
EL BAILARIN COCHINITO FRESA: Ay, mami. Pero cómo piensas
que ello me van a entender. Mi nivel cultural
es distinto al de ellos. Yo vivo en las alturas
y ellos se arrastran por el suelo. Yo soy un
perfume para el aire, y ellos son peste para el
viento. Yo soy exquisito y refinado, ellos son
groseros y vulgares. Quizá esté mal que yo lo
diga en mi presencia porque puedo ofender mi
delicada sensibilidad, pero la verdead es ésta y
en cualquier parte del mundo… yo sigo siendo
el rey.

(Suena algunos compases de música clásica, que interpreta el COCHI-
NITO FRESA, sale la MAMÁ COCHINITO y el GREÑAS. Entra la
REINA DE LAS ABEJAS)

LA EXUBERANTE-REINA: ¡Amiguito! ¡Amiguito! ¡Siempre es un
encanto verte! Mua, mua.
EL COCHINITO FRESA: Reinita. A la bio, a la bao, a la bim bom ban,
tú, tú, ra, ra, ra. ¿Qué tienes que te apesadum-
bra? ¿Por qué veo tu exquisito rostro atribu-
lado?

65

Teatro 2009

LA EXUBERANTE-REINA: (Llorando) Ya no lo aguanto. ¿Pues qué
se ha creído?
COCHINITO FRESA: ¿A quién ya no aguantas? ¿De quién hablas?
REINA DE LAS ABEJAS: Es un vulgar, un corriente.
COCHINITO FRESA: ¿Quién? ¿Quién?
REINA DE LAS ABEJAS: ¡Al Jicote!” ¡Al Jicote Aguamielero?
COCHINITO FRESA: (Le da el soponcio) ¡Que San Cochino nos
guarde! ¡Pero qué dices!
LA EXHUBERANTE-REINA: Sí. ¿Tú crees que una persona de mi
calidad, de mi alcurnia, puede permitir que
un Jicote Aguemielero quiera casarse con
migo? Yo soy la Reina, La Reina de las Abe-
jas y un Jicote Aguamielero no cuadra con
mi amor

(Escuchamos la música del JICOTE AGUAMIELERO de fondo, mien-
tras llegan los demás actores a armar una sala de juicios. En el barandal
de los interrogatorios se coloca el JICOTE AGUAMIELES, que quién
sabe por qué circunstancias tiene la marcada apariencia del cómico
“Cantinflas”. LA REINA DE LAS ABEJAS y el COCHINITO FRESA se
colocan en el banquillo de los acusados)

EL GREÑAS- JUEZ: (Golpea con su partillo el escritorio) ¡Silen-
cio! ¡Silencio! O mando a desalojar la sala…
(Se hace silencio) A ver, Jicote Aguemielero,
¿Jura usted decir la verdad, toda la verdad y
nada más que la verdad?
EL GRANDOTE PATUDO-JICOTE AGUAMIELERO: ¡Juro!
EL GREÑAS-JUEZ: (Meloso) Y usted, majestad, la Reina de las
Abejas. ¿Jura usted decir la verdad, si quie-
re, toda la verdad, si así lo juzga convenien-
te, y nada más que la verdad, si es que se le
pega la gana?
EL EXHUBERANTE-REINA: Pues…
COCHINITO FRESA: ¡Pronto, señor juez! ¡Cómo osa usted dudar
de la palabra de mi defendida! Ella es una
reina. Una señora, educada para gobernar y
poner huevos…

66

Es más. señor Juez. aun- que yo diría mejor IRRESPONSABLE. y de la misma manera. ¿quién le va a creer si está re’flaco? EL GREÑAS-JUEZ: Majestad. majestad. Cri-Cri para inconformes EL NEGRITO SANDÍA: ¡O sea que es una gevona! EL GREÑAS. verá. Yo lo apoyo. Alboroto de todos. (Un secretario del Juez. LA REINA Y EL FRESA se dan besitos de aire en las mejillas) EL NEGRITO SANDÍA: ¡Ese cochinito es sotaco. bellísima y respetadísima majes- tad? (EL NEGRITO SANDÍA le lanza una trompetilla. pero esta señora que está aquí. a cada acusación que lance El Jicote le propi- nará un porrazo en la cabeza) SECRETARIO: ¡Anotado! EL JICOTE AGUAMIELERO: Asimismo. ¿de qué acusa usted a nuestra esbelta. de cxumplir sus deberes. (Le aplauden.JUEZ: ¡Silencio! ¡Silencio! ¡O mando a desalojar la sala! EL EXHUBERANTE-REINA: ¡Eso! Lo que ha dicho mi abogado de- fensor. No está usted para saberlo. que aquí se encuentra presente con su presencia presenciable. la acuso de estar coludida. es verdad. La Tía le propina una tanda de tablazos para que el negro se aquiete) EL JICOTE AGUAMIELERO: Pues. a ver. o como quien dice acompinchada… 67 . dígame. ni yo para contarlo. le ruego encarecida- mente que no me alborote a la concurren- cia. mas bien ordeno que el público que ha concurri- do a este juicio le brinde un aplauso. (Al Jicote Aguamielero) ¿Y usted? Pelado y vulgar Jicote Agumaielero.

se rompen los aparatos. Y de irresponsa- bilidad desnaturalizada. Le da el mimisqui. al fin la suelta. La acuso de la ignorancia extrema. te voy a electrocutar. LA REINA se desmaya. le da aire. que no se retracte. Aconsejada por el ya menciona- do COCHINO FRESA (Aplausos de los simpa- tizantes. La tía lo reprende)… con el amanerado. hacerse sus compinches (El negro vuelve a aplaudir. La acuso del más gra- ve e imperdonable de los delitos existentes. (Gran barullo en la sala. si es que los hay) Pero aún más. sentada frente al espejo. El juez golpea con su martillo el escritorio) JUEZ: ¡Silencio! ¡Silencio! O mando a desalojar la sala. señor Juez. protesto! Pido que el acu- sador. no. Se hace un relajo de tal circunstancia. o como quien dice. O más aún. Teatro 2009 (EL NEGRITO SANDÍA aplaude rabiosamente ante la palabra) EL JICOTE AGUAMIELERO: Que quiere decir. y para agravar el castigo. JICOTE AGUAMIELERO: Asimismo y de la misma manera. la acu- so de perder miserablemente el tiempo. presumido y falso culterano Cochino fresa. eso es lo que mejor veo. EL NEGRITO SANDÍA: No. 68 . EL FRESA se dirige al Juez) COCHINITO FRESA: ¡Protesto. LA TÍA DEL NEGRITO: Si sigues diciendo cosas. Yo soy su abogado. Y escuche bien esto chato. Exijo que se retracte. señor juez. Abucheos de los detractores. con un jicote tan feo. la reina se cae. EL COCHINITO FRESA la auxilia. (El negro ya no puede más del gozo de estar oyendo lo que cree oír y su entu- siasmo lo hace caer al suelo. grosero y vulgar Jicote Aguamielero ex- plique y avale esas afirmaciones tan graves que ha lanzado en contra de mi defendida. aquí no ha cambiado nada.

chato? SECRETARIO: (Golpe) ¡Anotado! JICOTE AGUAMIELERO: Sin embargo. Desde tiempos inmemoriales ha sido siempre así. ¡Cómo es posi- ble! ¿Qué no se da usted cuenta que me va a manchar las alfombras? Mi panal de amor. la tabla de multiplicar. por mejor de- cirlo. pero qué atrevido. silencio. (Grita) Mejor ya no succiones. EL JICOTE AGUAMIELERO: Protesto. Para que usted lo sepa. o mando a desalojar la sala. Se MAMÁ. A ver. succionan. EL GREÑAS-EL JUEZ: (Al Jicote) A ver. exigiré que me digas. Jicote Aguamielero. señor juez. su majestad. se ha negado siquiera a recibirme. la clase no se aprende. (Dos policías se llevan al NEGRITO SANDÍA) TÍA DEL NEGRITO: Gracias. esta mujer. las abejas no hacen eso que acaba de afirmar. Quiero que se anote eso en el acta. la reina de las abejas está destinada a ser mi esposa. liban la miel de las flores. Para informa- ción de la señora abeja reina. Cri-Cri para inconformes por no querer comportarte. detenido por faltas a la autoridad. Qué puede decir usted a esto. Mi cera de Campeche. Las abejas no MAMÁn. EL NEGRITO SANDÍA: Ora sí te la jalaste. protesto señor juez. esta abeja. por escándalo público y por no hacer caso a la tabla de su tía. 69 . si es que no es usted un ignorante. o. llévense a ese sujeto oscuro. LA REINA DE LA ABEJAS: Ay. explíquese o retráctese. EL GREÑAS-EL JUEZ: Silencio. ¿O no. guardias. JICOTE AGUAMIELERO: Como debería usted sa- berlo. EL JUEZ: A ver. quiero decir.

Jico- te Aguamielero. qué cosas dice. Apelo a su conciencia. miembros del jurado. aquél que se volvió cantautor? LA REINA: No pude contestarle porque me hallaba plati- cando con mi amiga Doña Zorra. no está usted en su juicio. público aquí presente. ma- jestad. aprendiendo a hacer esos pasteles que tanto te gustan. EL COCHINITO FRESA: Muy bien. Por eso es- toy aquí. (Ala reina) Majestad. Mi defendida le ha negado el paso a sus habitaciones a este sujeto que se encuentra aquí porque… porque… (En secreto a la rei- na) ¿Por qué no lo ha dejado entra majestad? LA REINA DE LAS ABEJAS: (En secreto al COCHINI- TO FRESA) ¿No te acuerdas que el otro día que llegó estábamos jugando a las manitas capeadas. estoy en el suyo. señor juez. en realidad. con el tal gri- llo. Todos en el reino saben que. la mano de vuestra majestad está destinada para el único que puede desposarla. 70 . EL GREÑAS-JUEZ: Es verdad. Mi defendida no tiene por qué contestar a sus preguntas. silencio o mando a desalojar la sala. LA REINA DE LAS ABEJAS: Ay. EL COCHINITO FRESA: Y la vez que le llevó serenata. (Al juez) Señor juez. el aquí presente. señora. cuando llegó el tal Ji- cote que casi le tira la puerta? LA REINA: Acuérdate que estábamos en nuestra clase de repostería. Si mi de- fendida se ha negado a abrirle las puertas a los pelagatos aquí presentes es: ¡Porque no se le ha dado su real y majestuosa gana! (Barullo general) EL GREÑAS-EL JUEZ: Silencio. Teatro 2009 EL COCHINITO FRESA: Protesto. digo calientes? EL COCHINITO FRESA: ¿Y la semana pasada.

durmiendo. el Jicote Aguamielero se la pasa todo el día echadote. Yo no la tomo. es que… a qué hora voy a ver mis abejonovelas. Cri-Cri para inconformes EL COCHINITO FRESA: ¿Y quién. leche con miel. luna de miel y muchas variadas exquisiteses que las progenitoras le preparan a la hora del desa- yuno. según usted. pues… pues… qui- zás tenga razón el Jicote Aguamielero. miel con amaranto. yo no duermo: "filosofeo". la comida o la merienda… ¿O no? LA REINA DE LAS ABEJAS: Pero. No hay que ser ni siquiera una pizca de listo para no darse cuenta de que lo que pretende 71 . ¡La exijo! (Alboroto de todos) JUEZ: ¡Silencio. miel con limón. silencio! O mando a desalojar la sala. EL JICOTE: ¡Miente! ¡Miente! Señor juez. Además. Yo no la requiero. Quiero hacer hincapié en el carácter impositorio… (Risas de todos los asistentes) ¡Dije impositorio! (To- dos se callan)… que el discurso del tal Jicote Aguamielero ha contenido en su exposición. protesto. la atiendo. le ha otorgado la mano de mi defendida al tal Jicote Aguamielero? EL JUEZ: ¿Quién? Pues… (Al Jicote) ¿Quién? EL JICOTE AGUAMIELERO: (Con dignidad) ¡La madre naturaleza! (Todos se persignan al estilo bosque) TODOS: ¡La Madre Naturaleza! EL JICOTE AGUAMIELERO (Al público): ¿O no? La unión de nuestras dos naturalezas da pie para que miles de hijas nuestras nazcan y produzcan el néctar exquisito que luego estos niños degustarán en sus casas saboreando las deliciosas tortas con miel. hot caques con miel. señor juez. (A la reina) ¿Qué puede decir la acusada a esto? LA REINA DE LAS ABEJAS: Bueno. pero… COCHINITO FRESA: Protesto.

para que lo pusieran a estudiar. pues. Mi papá me com- pró un yate como aquél. ningún abejorro gustará de nosotras. saber qué clase de lectura acostumbran estos señores. ERES. ¿Cuál golpe de Estado? Estado de golpe es el que tiene este señor en la cabeza. protesto. jugando a la co- midita y leyendo TÚ y ERES… REINA DE LAS ABEJAS: Bueno. Ni modos que aparezca entre mis súbditos toda puerca y chimeca. miente! La reina de las abejas y yo nos dedicamos a la lectura todos los días. En lugar de cochinito dormilón de- bería estar en la canción del burro. Todas esas revistas nos muestran que la moda es que se encuentre uno delgada. ¿ya viste quién se va a casar? Me saque el cupón de la buena suerte. en rojo. ¡Mire! (Saca una gran cantidad de TELENOVELAS. se vería bonito. 72 . y qué otra cosa voy a hacer si soy la soberana. TÚ. EL GREÑAS-JUEZ: ¡Silencio. si no. Las arroja al pú- blico) TODOS: Préstamela manita. quiere su señoría. sí. ésa es su más grande obligación. EL JICOTE AGUAMIELERO: Ah. Este vestido. EL COCHINITO FRESA: ¡Miente. OTROS: Pásame esa receta que no la tengo. hablando por teléfono. Teatro 2009 este proletario zumbón es darle un golpe de Estado al es- tado en que esta abeja se encuentra. es que… mi figura. señor juez. pero. etc. silencio…! TODOS: ¡… O mando a desalojar la sala! JUEZ: Así es que es cierto que se pasa todo el día jugando a las manitas calientes. Con figuras de abejas embellecidas. con perdón de la con- currencia. la madre na- turaleza nos dio a cada uno una tarea específica que cum- plir… Los soberanos deben servir a sus súbditos. Éste es el coche que quiero. EL JICOTE AGUAMIELERO: Protesto. Yo acuso a este cochino burro también de ser uno de los causantes de que la reina de las abejas se halle sumida en la más grande de las ignorancias. Ay. LA REINA DE LAS ABEJAS: Pero. LA REINA DE LAS ABEJAS: Es que yo soy la soberana. JUEZ: ¿Y la puesta de huevos? Si no mal recuerdo.

abejorro proletario? JICOTE AGUAMIELERO: No hay prueba más fehaciente de la genero- sidad de la naturaleza que la redondez del mundo y de las abejas… REINA DE LAS ABEJAS: Pero. me adora gordita como soy. gordita de mis amores. EL GREÑAS-JUEZ: ¡Venga la sentencia! REINA DE LAS ABEJAS: Yo. 73 . REINA: ¿Y para defenderme. ¿Dónde se ha visto a un cochino tan flaco? Todo por imitar y hacerle caso a lo que dicen esas revistas mentirosas. mi Jicote de la Mancha. tocino de probeta? COCHINITO FRESA: Pero. yo sólo trato de defenderla. ahora voy a organizar una fiesta en donde cele- bramos con júbilo y entusiasmos mi reconcilia- ción con el Jicote Aguamielero. cochino des- nutrido. sino por la presión que el Jicote Aguamielero ha ejercido sobre ella. Cri-Cri para inconformes JICOTE AGUAMIELERO: ¿Pero. y sin mi abejorro proletario. Y yo. Pero por eso te voy a castigar. es que yo… REINA DE LAS ABEJAS: ¿Qué no sabes que sin mí. lo condeno a comer todo lo que en nuestros ratos de ocio hemos horneado con el propósito de ver si engordando puede servir de mejor manera a la humanidad y a sus hermanos marranos. marrano de alcancía! COCHINITO FRESA: Pero. quién te ha dicho. Y a este cochino. señor juez! Mi defendida está poseída por la demencia o el cansancio men- tal. majestad. producto del saber torcido. la Reina de las Abejas. el panal es improductivo? Ahora que me queda claro que sólo mi Jicotito chulo. es que aquí en la revista dice… COCHINITO FRESA: ¡Protesto! ¡Protesto. me comprometo a que desde hoy me dedicaré a lo que la madre na- turaleza me ha encomendado hacer y para lo cual soy importante. Habla no por ella. Prometo que voy a querer a mi jicotito del alma y que no le daré más problemas. has de llamarme desquicia- da mental. REINA DE ALS ABEJAS: (Escandalizada) ¡Así que me estas llamando loca. que los abejorros las prefieren flacas? REINA DE LAS ABEJAS: ¿Qué dices.

(Tocan violentamente la puerta) MAMÁ COCHINITO: ¿Quién es? VOZ: ¡El casero! MAMÁ COCHINITA: ¡Santa cochina bendita. Don Pipirulando mandó decir que ya llevas dos faltas en matemáticas. Qué bueno que cuando termines tus estudios te vas a dedicar a la medicina. Ade- más. MAMÁ COCHINITO: Entonces dile… que me escapé con un marinero y luego que me abandonó me dejó unididita en el vicio. Bueno. hijo. Dios mío. El escenario va cambiándose hasta volver al inicial cuarto donde MAMÁ COCHINITO vive con sus tres cochinitos. (Suspira) Ay. ya lo hemos discutido varias veces. te acaba de oír. qué haría yo sin tu ayuda. COCHINITO CHIQUITO: No mamá. COCHINITO CHIQUITO: Pero mamá… MAMÁ COCHINITO: No empieces con tus robots. si te vio la semana pasada. el casero! Y ya le debe- mos varios meses de renta.) MAMÁ COCHINITO: … Y cuando yo regrese ya deberás haber corta- do el pasto del jardín de la muñeca de enfrente. aunque le aclare que fue porque fuiste a componerle su bicicleta al chivo de la canción. Me dijo Doña Zorra que le fueras a componer el teléfono porque ya no puede platicar con nadie. qué vamos a hacer. MAMÁ COCHINITO: Entonces… que cometí un pecado de senectud y que… 74 . ¡Qué voy a hacer! ¿Y si le decimos que me morí? COCHINITO CHIQUITO: No mamá. Te tienes que recibir de médico. (Va saliendo) Qué vamos a hacer los pobres. Entra MAMÁ COCHINITO seguida de COCHINITO CHIQUITO. hijo. ya me voy porque tengo que entregar esta ropa. no debemos decir mentiras. Teatro 2009 (Se escucha la canción del Jicote Aguamielero y se organiza una tertu- lia popular.

Quién quita y se le ablande el corazón. EL SUFICIENTE-LOBO CASAERO: No. desiste. (Les pregunta a los niños del pú- blico) ¿Verdad niños que me deje dormir aquí? (Respuesta del público) Ya lo ve.) Está bien. Cri-Cri para inconformes COCHINITO CHIQUITO: Mamá. oink de sus cerditos. (El cochinito chiquito va y abre la puerta) EL SUFICIENTE-LOBO FEROZ: ¡Dónde está esa cochinita marrana. Y sé que tiene usted razón en disgustarse. he dicho que ven- go a sacarle sus cosas y en este mismo momento lo voy a hacer. no te aflijas. Como los muebles están muy pesados. los niños quieren que me deje dormir aquí. pero. no sin antes gruñirles a los niños) (MAMÁ COCHINITO llora) COCHINITO CHIQUITO: Madre. lo mejor que podemos hacer es abrir la puerta y afrontar la realidad. señor casero. (Intenta sacar alguna de sus co- sas ante los gritos angustiados y melodramáticos de MAMÁ COCHINITO. EL SUFICIENTE-LOBO CASERO: Eso mismo viene usted di- ciéndome desde hace seis meses y no he visto hasta ahora ni un solo quinto de lo que me debe. señor casero. pero le suplico que me comprenda. madre. y el oink. Pero mañana mismo le daré su dinero. (Sale. Vengo a sacarle sus cosas a la calle. ay de ustedes si para cuando regrese ma- ñana no han desocupado la casa. nosotros vere- 75 . Quédese por esta noche. causante de todas mis deudas! MAMÁ COCHINITO: ¡Señor casero! ¡Señor casero! Le pido que no se altere. Tengo que hacer un co- bro por un dinero que me adeudan. señora. MAMÁ COCHINITO: ¡No. déjeme quedarme esta noche tan solo! ¿Dónde van a soñar mis pobres ange- litos? Se pueden morir de frío si se duermen a la intemperie. No he tenido trabajo y mi marido me abandonó.

Tú qué sabes de la vida. gran concurso de can- to y baile en el salón EL BARRIL DESVENCI- 76 . COCHINITO CHIQUITO: Pero. COCHINITO CHIQUITO: Además. Para mañana tú tendrás ese dinero… MAMÁ COCHINITO: Hijo. COCHINITO CHIQUITO: Pero. yo sólo quiero ayudarte. qué bueno eres. mamá. Yo sé lo que te digo. Los artistas son unos degenerados. COCHINITO CHIQUITO: Madre. vi- cios y holgazanes. (Se va oscureciendo la escena hasta quedar un solo haz de luz al frente. pero sé que es casi impo- sible conseguirlo. pero tam- bién quiero realizarme. Cochinokovski. Ade- más… (Enfática) soy tu madre. COCHINITO CHIQUITO: Está bien. Ya te hubieras apurado. MAMÁ COCHINITO: Así no lo vas a lograr. Yo veré cómo conseguiré ese dinero. No sabes lo que dices. que se puede hacer con un seguidor que ilumina al HERALDO. Teatro 2009 mos qué podemos hacer. mamá. Cochi- nel Cervantes Saavedra. Tú estás muy pequeño para poder distinguir el bien del mal. otra cosa sería. si apenas voy en tercero de pri- maria. ¿A poco ellos también fueron lo que tú dices? MAMÁ COCHINITO: No existe punto de comparación. MAMÁ COCHINITO: Eso es mejor. ¿y los grandes artistas? Cochinoto- veen. Nadie me quita de la cabeza que esas ideas te las ha metido el grillo ése que se cree compositor. Esas eran otras épocas. Se la pasan perdiendo el tiempo de pachanga en pachanga. atención! ¡Hoy. tú sabes que mi verdadera vocación es el arte… MAMÁ COHINITO: Ay. MAMÁ COCHINITO: No importa. otra vez tus tonterías. Como tú digas. Ésos fueron grandes cochinos ejempla- res. Si ya te hubieras recibido de médico.) EL HERALDO: ¡Atención. Cochino Da Vinci.

Muchas parejas bailan danzón. tango o algún otro baile de moda. Y ahora. ¡Un aplauso para él. Cri-Cri para inconformes JADO! ¡Premio único e indivisible! Un titipu- chal de pesos. quien lleva por nombre el NEGRITO BAILARÍN. en punto de las diez de la noche se llevará a efecto el magno concur- so. interviene el animador) DESPISTADO-ANIMADOR: ¡Eso es. tendremos al concursante número 82. amigo.) COCHINITO CHIQUITO: Prepárense. Por otra parte entra el Cochinito chiquito junto con sus hermanos y coros con instrumentos musicales en las manos. muy bien! Un aplauso para el Negrito Bailarín. ¡Atención. Hoy. un grupo de bailarines y cantan 77 . Tendremos como jurados a la prestigiada Pa- tualia Hernández. atención! (Salón de baile EL BARRIL DESVENCIJADO. debemos po- ner todo nuestro empeño para que nos salga lo mejor que se pueda. De esto depende el futuro de nuestro hogar… y el mío. muchachos. como últi- mo número. (Termina la pieza musical y aparece el ani- mador) EL DESPISTADO-ANIMADOR: ¡Eso es! Les pido un aplauso para la araña panteonera que nos ha deleitado con un fabulosos baile. como penúltimo número. después de esta par- ticipación nos toca a nosotros. y al gran director de escena Cochinius de Tivaria. Y ahora. quien en este momento se dis- pone a subir al escenario para demostrarnos su destreza en el ritmo del TAP. (La participación del negrito bailarín termina y después de una ova- ción. siempre y cuando sea con música de Gabilondo Soler. señoras y señores! (Sube el negrito bailarín e interpreta su número musical.

aplausos y una música 78 . (Llegan hasta el escenario los ya mencionados.) … ¡LA ARAÑA PANTIONERA! (Grito histérico de la araña. (Número musical espectacular con base en el tema de los cochinitos dormilones. truene de dedos por todos lados. etc. los escuchamos. Ellos se hacen llamar LOS COCHINITOS DORMILONES. los felicitan. que sin duda alguna se verá que es el mejor del concurso. el cual les recordamos. amigo ¿Desde dónde vienen? COCHINITO CHIQUITO: Venimos desde nuestra casas. que simpático cochinito ¿Y qué nos vas a cantar? COCHINITO CHIQUITO: Nuestro tema. agradeciendo las ova- ciones que no les hacen y se acomodan. el nunca bien pondera maestro COCHINIUS DE TIVARIA y la maestra PATUALIA HERNÁNDEZ. derrama unas cuantas líquidas emociones. a los que aguanten. Sale el animador) DESPISTADO-ANIMADOR: Y ahora señores y señoras. y es nuestra de- cisión entregarle el premio a… (Redobles de tambor. Seguramente que ha sido una decisión muy difícil para nuestro jurado.) EL GORDO COCHINIUS DE TIVARIA: Antes que nada. la inigua- lable y humilde profesora PATUALIA HERNÁNDEZ y yo. los ovaciona. tenemos ya aquí el veredicto del jurado. En cámara len- ta se acerca al escenario en medio de flashes. Dígame. no tienen facha de hacerse patos. “Los cochinitos dormilones” DESPISTADO-ANIMADOR: Pues bien amigos. DESPISTADO-ANIMADOR: Ay. (Entran los cochinitos) Aquí los tenemos ya con nosotros. ya sabemos. Teatro 2009 tes que vienen con la mejor de las intensiones a tratar de ga- narse el único premio indivisible de un titipuchal de pesos. quie- nes. queremos felicitar a todos los participantes. Ésta es abrazada por sus amigos más próximos. El público les aplaude. los carga. se dan ánimos. es inape- lable. los concurrentes se abrazan unos a otros emocionados.

jia. Si mañana no entregamos el dinero de la renta. EL GREÑAS patea el aire con rabia. Bien me lo decía mi madre. para que se las coma con cucharas cafeteras…! EL COHINITO-FRESA: Yo los obligaría a aplaudir un cuadro bailable de Pato Armando Castañeda. La araña se ve envuelta en una luz ensoñadora mientras empiezan a caer billetes del techo. Los artistas se mueren de hambre. Cochinito Dormilón que podrías triunfar en tal concurso. cuatro platos de sopa de verdura sin pollo.) EL COHINITO-GREÑAS: ¡… y unas cuantas patadas en el trasero. ya. a mirar una puesta en escena completa de Pato Castillo. Además. Mejor dedícate a otra cosa. quienes la felicitan y le hacen entrega de un enorme tro- feo. que envuelven su figura. Tú. el arte no te va a dejar nada bueno. donde no in- quietes a todos los que te rodean haciéndoles creer que todos merecen una vida mejor. Cochi- nitus de Tivaria es mi amigo. ya. A poco creíste. a leer un melodrama de Pator Puebla… EL COCHINITO CHIQUITO: Ya. Cri-Cri para inconformes triunfal estilo Rocky. tu madre y tus her- manitos tendrán que irse a vivir a otra parte. con mirada de indignación se cruza de brazos y tamborilea los dedos. jia. y claro que le hice un regalito para que me apoyara en mis planes. en este barrio 79 . el casero nos echará por la ventana. Llega hasta el escenario donde es recibida por los jurados. Para que te lo sepas. luego. Ahora lo que tenemos que pensar es en cómo salir del apuro en el que se encuentra nuestra pobrecita mamá. entra el LOBO CA- SERO) EL SUFICIENTE-LAS FRESAS: Jia. Basta de lamentaciones y de estar elucubrando maldades para desquitarse de los jurados. dos piquetes de hormiga donde más le duela. Tú no tienes talento. El COCHINITO CHIQUITO es el más triste y apoya la cabeza entre las palmas de sus manos con la mirada pérdida quién sabe dónde. El FRESA. se encuentran sentados a la orilla en la orilla de una banqueta los tres cochinitos. la luz se reduce has- ta destacar su sonrisa radiante y su mirada acuosa. a escuchar una conferencia de Felipe Gañan. Cuando vuelve la luz. (Salen los cochinitos dormilones de escena y.

armados hasta los dientes y amenazan al lobo casero) EL GRANDOTE PATUDO-CHUPERMÁN. luchamos por el bien- estar de nuestros iguales. LOBO CASERO: ¿Los superhéroes. 80 . MUJER TARADILLA: Queremos las escrituras de la casa de los tres cochinitos. Jia. CHUPERMÁN: Y Chupermán. jia. las estrellas de la televisión?. (Va a salir. porque no me vas a decir que eres blancou. LA MUJER TARADILLA Y CHUPERMÁN. en contra de tus ideales y de tus paisanos. EL GRANDOTE PATUDO-CHUPERMÁN: Sabemos que posees mucho dinero producto de todo lo que le has quitado a tus paisanos. LA MUJER TARADILLA: La Mujer Taradilla. yo se la alquilo a los tres co- chinitos. pues que no nos recono- ces? Somos Barman. LA EXHUBERANTE-LA MUJER TARADILLA: Y que en el fondo nos pertenece EL SUFICIENTE-LOBO CASERO: ¿Pero quiénes son ustedes. Teatro 2009 nadie considera importante a un cochinito dormilón luchador y que le quiera hacer a la música. jia. soñador y mexicanou. ¿por qué me quieren quitar mis cosas? BARMAN: Claro que somos los superhéroes. LA EXUBERANTE-MU- JER TARADILLA Y EL DESPISTADO-BARMAN: ¡Manos arriba lobo casero! EL DESPISTADO-BARMAN: Ahora vas a darnos todo lo que traes encima. Ese cochinito dormilón se ha pasado mu- cho de la raya. ni siquiera interpretando las canciones de ese grillo verde que se llama Cri-cri y que es un soñador. pero en ese momento se aparecen en el escenario BARMAN. LOBO CASERO: Pero si la casa es mía. de dón- de vienes? BARMAN: ¿Cómo qué quiénes somos. CHUPERMAN: Anda creyendo que nos va a inutilizar dando a conocer la música de ese grillo tonto. Cochinos como tú y grillos como el tal cantor no hacen falta en este sitio.

nos traten nuestras cosas y las de nuestros paisanos. La Mujer Taradilla! EL COCHINITO FRESA: Uf. ellos defienden el bien. LA MUJER TARADILLA: Yo lo estrangularé con mi cuerda maravi- llosa. auxilio! (Entran los tres cochinitos azorados por los gritos del LOBO CASERO) LOS COCHINITOS DORMILONES: ¿Qué pasa aquí? EL GREÑAS: ¡Barman. LOBO CASERO: Sí. (Música de superhéroes. EL COCHINITO CHIQUITO: Villano o no. aunque sean superhéroes. Coreografía gringa en la que bailen los tres) LOS CHUPERHÉROES: Ahora sí. LOBO CASERO: ¡Auxilio. Chuperman. EL GREÑAS: Chuperman. BARMAN: Nosotros somos súperinvensibles. EL GREÑAS: No puede ser. y como nosotros somos morenitos mexicanos… CHUPERMAN: A callar Lobo casero. auxilio! ¡Sálveme alguien! Ayuda. ¿me podrías enseñar a volar? CHUPERMÁN: Quieto cochinito marrano. luego se ve que 81 . luego. CHUPERMAN: Yo le quemaré las patas con mi súper vista. dandos todo lo que tengas. EL GREÑAS: ¿No me puede dar su autógrafo? COCHINITO CHIQUITO: ¡Bata! ¿Qué es lo que sucede aquí? LOBO CASERO: Estos superhéroes me quieren asaltar y me quieren quitar todas mis pertenencias. que en esta obra tú eres el villano. Cri-Cri para inconformes LA MUJER TARADILLA: Pues ahora tendrá que pasar a nuestras ma- nos o te liquidaremos con nuestros súperpoderes. pero sólo el bien de los gueros. BARMAN: No grites o te irá peor. COCHINITO FRESA: Yo sí estoy de acuerdo con que se la quiten. CHUPERMÁN: Acuérdate que los lobos mexicanos sólo saben aullar y soplar. yo prefiero a las chicas superpoderosas. no podemos permitir que unos extranjeros. BARMAN: Yo le daré un batigolpe en la batibarriga. para que aprenda. para que se batirretuerza. LOBO CASERO: ¡Auxilio.

en donde la peor parte se la lleva el lobo casero. GOLPAZO Y MADRAZO. pero no contaban con nuestra astucia. seguramente me quieres sorpren- der. se me salió! EL GREÑAS: Sus poderes están bien para series gringas. Teatro 2009 eres un cerdo. ENCONTRONAZO. CHÚPERHEROES: ¿Pero qué es lo que pasa? ¿Por qué no funcionan nuestros chúperpoderes? COCHINITO FRESA: Lo que ustedes no saben es que están en un cuen- to mexicano. (Los superhéroes salen) 82 .) COCHINITO CHIQUITO: Eso es. Se congela la escena y apare- cen sendos letreros con PUM. no tra- tes de súperpasarte. Ya los tenemos. LOS CHUPERHÉROS: ¡A ellos! (Se produce una pelea entre los cochinitos dormilones y los superhéroes. Vuelve a reanudarse la pelea en donde evidente- mente van perdiendo los superhéroes hasta que se vuelve a congelar esta y aparecen los letreros: PUTAZO. CHAS. lo deduzco por mi súperinteligencia. COCHINITO CHIQUITO: Si no sueltas inmediatamente al Lobo Case- ro. COCHINITO FRESA: ¿Qué shampoo usas Mujer Taradilla? MUJER TARADILLA: Estos cochinitos dormilones nos quieren sor- prender. Se reinicia la pelea. EL COCHINITO CHIQUITO: Ese poder es más grande que su fanta- sía de plástico. Por eso los hemos podido vencer. váyanse y no vuelvan más. quien en la trifulca es golpeado tanto por unos como por otros. Ahora devuélvanle todas sus cosas al Lobo Case- ro. CHUPERMAN: ¿En dónde he oído eso? COCHINITO CHIQUITO: ¡Suelten al Lobo Casero o les pesará! BARMAN: No te batialebrestes o te va a batipesar. (Se asusta de lo que dijo) ¡Ay. y en los cuentos mexicanos no nos andamos con mamadas. yo te voy a batimadrear. CUAS. COLISIÓN. pero aquí preferimos la ilusión y la imaginación. hasta que se vuelve a congelar y aparecen los letreros GOLPE. (Los superhéroes obedecen) Y ahora.

ya me está cayendo gordo. LOBO CASERO: Ya. Cri-Cri para inconformes EL SUFICIENTE-LOBO CASERO: ¡Qué feo! ¿Verdad? y yo que creí que en realidad eran héroes buenos porque así lo he visto siempre por la televisión. que pe- leaban por el bienestar y la justicia de todos. y para de- mostrárselo tenemos que conseguir de alguna manera ese dinero que le debemos. nosotros sabemos que nada de lo que ha dicho es cierto. Se vuelven a sentar en la orilla de la banqueta y en ese momento entra mamá cochinita. Pero eso de la televisión son puras mentiras. Son ustedes unos tramposos co- chinos. Suélteme. de los perritos con dolor de muela. (Sale el LOBO CASERO y los tres cochinitos vuelven a su preocupación. no le deterioraron mucho la carrocería. Creen que yo no me he dado cuenta. pero si creen que voy a caer en su juego peligroso están muy equivocados. los chivos ciclistas. COCHINITO CHIQUITO: Qué bueno que no estábamos lejos de aquí y pudimos darnos cuenta de lo que pasaba. los chini- tos del jarrón. ya. basta! Nada de eso cochinitos. COCHINITO GREÑAS: Está correcta su naturaleza.) 83 . EL COCHINITO FRESA: ¿Pero. COCHINITO FRESA: ¡Piquetes en los ojos y pastel de polvo de uñas para que te vuelvas loca! COCHINITO GREÑAS: ¡Picadillo de cola de lobo para hamburguesas de McDonals! COCHINITO CHIQUITO: ¡Basta. los negritos bailarines. seguro que este fue un plan ideado por ustedes para conmoverme y obligarme a ceder en mis legítimas exigencias. ahora veo claro. vá- monos y dejémoslo ahí. va a ver la bola de guamazos que le vamos a propinar. qué está diciendo este lobo caperuci- tesco? COCHINITO GREÑAS: Ahora sí. COCHINITO FRESA: Pues yo le voy a pasar unas recetas a Walter Mercado para combatir la mala suerte.

si es que se deciden a filmal. Entra en ese momento EL CHINITO DEL JARRÓN) CHINITO DEL JARRóN: Los he andado buscando desde que terminó el conculso. como me hubiera gus- tado ser sordo para no haber escuchado sus gri- tos de auxilio. de ese glan compositol al que tienen que plesentalme y que palece que es un glillito velde llamado Cri-cri. COCHINITO FRESA: Y yo. Ven mamá. Mamá cochinito los cochinitos dormilones van salien- do acongojados y compungidos. como hubiera querido no tener ese buen corazón que me caracteriza. ya están sacando nuestras cosas. (Los cochinitos se abrazan. (Música tristísima. para haberme com- placido de él. El LOBO CASERO se asoma riendo sa- tisfecho y cínico. Los tres ponen sus pezuñas sobre el contrato. dejenme deciles amis- gos. COCHINITO CHIQUITO: De nada sirve quejarse. donde cobijar a nuestra pobre madre y guarecernos nosotros mismos de las in- clemencias del tiempo. qué desgracia! El malvado Lobo Casero ha mandado a sus secuaces a desalojar nuestro hogar. busca- dola de nuevos talentos. Les oflesco un jugoso contla- to. yo tengo fe en que todo se solucionará. que nos ha implesionado grandemente su intelpletación del tema “Los cochinitos dormi- lones”. El chinito del jarrón les entrega un gran fajo de billetes. ahora lo que tene- mos que hacer es buscar un lugar donde poda- mos refugiarnos. COCHINITO GREÑAS: Malvado Lobo Casero. (Saca el contrato y lo exprime de tan jugoso que está y luego se lo muestra a los cochinitos dormilones) Pol la exclusividad de su música y unos cholosientos miles de pesos de anticipo. la madre llora emocionada.) 84 . hijos. emplesalio de una glan compañía de música fregona. Soy el Chinito del Jarrón. Teatro 2009 MAMÁ COCHINITA: ¡Hijos.

A la cárcel. un cochinito…) EL FRESA: (Zafándose del cuadro) ¡Uy. Tiene que recapacitar. nada. Lo que pasa es que se me había olvidado… GUARURA 2: Nada. esto es más de lo que adeudamos y como ya han servido sacar nuestras cosas de su casa. La ley es la ley. para que aprendas a no cometer injusticias ni delitos. no. Entran dos guaruras malencarados con sendos letreros donde se lee SECRETERÍA DE HACIENDA.) GUAGURA 1: Al fin te encontramos Lobo Casero ¿Creíste que te nos ibas a escapar? Te hemos estado persiguien- do desde hace tiempo y al fin hemos dado contigo. yo no estoy de acuerdo con lo que está sucediendo. maestro. Perdónenme. ¿Qué va a decir? LA ESPANTADA: Ay. (Le entrega el dinero. LOBO CASERO: No. nos mudaremos inmediatamente a otra más grande y más có- moda. Lobo Casero. Camínale. Cri-Cri para inconformes COCHINITO CHIQUITO: Aquí está. Responderás ante la justicia por todos los impuestos que no has pagado por tantos años. ora sí le la ja- laron! ¿Cómo va a ser esta la historia de los tres cochinitos? LA EXUBERANTE: Ya me imagino a nuestro productor. donde nuestra madre pueda vivir con más tranquilidad. yo creo que hay instancias en donde tiene 85 . (Salen llevándoselo) MAMÁ COCHINITO: (Llorando emocionada y abrazando a sus tres retoños) ¡Hijos míos! (Cuadro tierno con música de fondo: “el más chiquito de los tres.

que es algo de lo que me gusta. EL DIRECTOR: Ustedes no entienden. Si quieren un espectáculo infantil lo van a tener. EL BAILARÍN: Ya me imagino con lo que nos va a salir: LOS NI- ÑOS NO SON TONTOS PARA NO ENTENDER.) EL DIRECTOR: ¿Sí? TODOS: ¿Nos da permiso para ir por una coca y unaS ga- lletas? EL DIRECTOR: Señores. Además a mí me da la oportunidad de bai- lar. LA SUFICIENTE: Sí. hay que plantearlo en una reunión. Teatro 2009 que ser planteado su caso. EL BAILARÍN: Y a mí también. Yo opino que mejor hagamos unas rondas infantiles. así sí nos va a hacer caso. 86 . hay que ir todos. esto no tiene nada de infantil. (Sale furioso) EL CREÍDO: Yo creo que deberíamos quitarle las groserías. Yo no digo chingade- ras. ¿No querrá matar de un coraje al productor? EL SUFICIENTE: Yo creo que debemos hablar con él para hacerle comprender su error. EL CREIDO: A ver qué cara pone cuando le digamos: Señor Di- rector… (En este momento entra el Director con uN legajo de papeles en la mano. EL GORDO: A mí se me hace que nos van a clausurar… TODOS: ¿Queeeeeeeé? EL GORDO: El teatro. aquí les traigo nuestra obra infantil. EL DESPISTADO: Pero si los niños se saben más y más fuertes de las que decimos. LA EXUBERANTE: ¿Decimos? Dicen ustedes. LA EXUBERANTE: Hay que convencerlo de que recapacite. EL GREÑAS: Y todo por seguirle la corriente al Director. ¿quién va a creer que este es un espectá- culo para niños? EL SUFICIENTE: Pues yo tampoco estoy de acuerdo pero me disci- plino. pero no se preocupen. ¡Nos van a censurar! EL GORDO: Además.

.

.

o vaya Ud. HISTERIA DE LA POESÍA MEXICANA (Antología poética a ritmo de farsa. . Manuel Torres (V) Todos los poemas para la realización de esta pieza fueron extraídos del “Ómnibus de la Poesía Mexicana”. • Para la última escena se recurrió a una idea de Salvador Novo. a saber…) Idea y realización: Marko Castillo (M) V.

Se necesita un héroe. Puebla de los Ángeles. Es necesario un guerrero ca- paz de romper las alas de Dios. Mayo de 1982 V: ¡Cuauhtémoc! ¿Por qué no Netzahualcóyotl? M: Porque para este drama no se requiere un poeta. .

Puede tomarse la idea de que los propios actores. Pero para eso se inventó la caja idiota. el que las mías estén cortas y las tuyas flacas no impide que ejecutemos con maestría los pasos de este baile. V: Pero date cuenta que nuestra naturaleza nacionalista no va de acuer- do con el montaje de una obra de esta categoría. tontos o de violencia. Nada demasiado ostentoso para no distraer la atención del público.Foro vacío. ¿Ya viste qué desfiguros hacemos con las piernas? M: Buenos. pero el verdadero paso para este acorde es éste. M: Bueno. como si en realidad estuvieran ensayando un baile. Lo que yo quiero decir es que todo no nos queda. (Lo ejecuta) V: No. M: Perdóname. ¿no? V: Desde luego que sí. por ejemplo. no. M: No es cierto. V: ¿Llamas a esto: baile? Tiene más ritmo un penitente arrodillado de la Villa. Lo único que necesitamos para hacer una buena comedia musical es lo de siempre: una historia medio tonta. La televisión no tiene la culpa de que proyecten a tra- vés de ella programas insulsos. con alguna grabado- ra en escena. (Baja la música del principio) V: No. Ambos acto- res ejecutarán la danza con los clásicos gestos y además propios de los números musicales de las comedias norteamericanas. Fred Astaire y Gene Nelly no nacieron sabiendo. de fondo. Quizá algún elemento de utilería: una silla o una mesa. M: Y yo quiero ser internacional. hagan poner en acción la música de la obra. los cursos de secundaria o de orientación agrícola o familiar que se transmiten por algunos canales. Muy loable es. melodías pegajosas. M: Mira. yo no me voy a poner a bailar las angustias postreras de Cuau- htémoc a ritmo de “salsa”. M: Eso es muy justo. ya que pretendes hacer un espectáculo musical. hazlo abordando un tema mexicano. no. La afirmación de que la gente debe asistir al teatro a divertirse para olvidarse de sus problemas. que nosotros. Mucho brazo pa´rriba… V: Ése es el problema de siempre. O en todo caso. Así no. V: Tienes razón: nacieron gringos. Suena la música. 91 . De repente uno de ellos se queda quieto y observa al otro que sigue bailando.

¡Qué chiste! V: Inmediatamente entrarían los poemas urbanos de Salvador Flores Rivera. No. no. Y nos apedrean por inmorales. los mártires de Tlatelolco. Un collage de obras de teatro. V: Poesía sacra… 92 . Muy adoc para mí. qué te pa- rece si hacemos mejor otra cosa. (Baila rabiosamente). no. V: Empezaríamos con Las Nubes. ¿Y por qué no?. no. ¿no? V: Oh. mira. M: No. Resucita Netzahualpilli y ve a tu hija abortando lágrimas de insuficiencia al no poder realizar su intento. Yo. M: (Interrumpiendo su baile). (Teatral). por ejem- plo. comedia musical o nada. V: Proseguiríamos con una escena de El médico a la fuerza. El foro tendría que estar lleno de sangre… Eso sí. No entiendes M: Porque lo que tú quieres es que te cuente a ritmo de opera Rock la historia de La Conquista. Ahora te sientes hijo predilecto de la estigmatizada raza de bronce. para que veas. tú. sí. por ejemplo. V: Sí. sería un espectáculo dividido en dos partes: la comedia y la tragedia. V: Pasaríamos a la tragedia… M: Ora sí. ¡que brillara mucho! V: No seas estúpido. V: ¡El monólogo de Segismundo! M: (Pose trágica). M: Y tú haces la muda. ya que no nos ponemos de acuerdo. sí. M: (Sin dejar de bailar). de Mo- liere. ¿no? (bai- la). Mira. Serán canciones. M: (En berrinche). y requete no. pero te aseguro que es mínima la proporción de espectado- res que prefieren esos programas a las series norteamericanas como “La Mujer Maravilla” o “Kojak”. no. amantí- simo enamorado de este México Mágico. M: Uy. de Aristófanes. Cuando los domingos. M: Ay. pudieran instruirse con las pláticas de Gutierre Tibón. V: (Conciliador). Teatro 2009 V: Pues sí. El diálogo entre el “Saber Justo” y el “Saber Injusto”.

Que lo que te estoy diciendo es muy en serio. sí. vestuario. -Esto es Teatro Porque al decirlo en cantos se me derrama el alma de suspiros de soledad. Y saldríamos a grito pelado (Oscuro. sigue. Y porque estamos locos nos callamos la mentira 93 . de angustia. Grito de tiempo abandonado y seco que anuncia su presencia en una noche en que decirles: Teatro. ¿Y luego? V: ¡Luego seguiría el estrellato! M: ¡El hijo de LÍRICA! V: ¡La fama! M: ¡LÍRICA y Santo contra las mujeres vampiro! V: Luego… (Vuelve en sí). Oye. y un poema que tengo por ahí y que habla del teatro y de esas cosas. de mudez. es una invitación a sumergirse en la divina faz de la demencia. Me está interesando. Historia de la poesía mexicana M: Muy en mi elemento. ¿A poco no te gusta la idea? M: Pues la verdad. de encanto. Se escucha la introducción de “LIRICA”) ¡Y se hace la luz! -Esto es Teatro- Con ella se me vienen bajando las estrellas y en cielo se congela en una fuente de luceros. M: ¿Y cómo empezaríamos? V: Con un oscuro. V: ¡Sería un espectáculo completo! M: Le llamaríamos Lírica. V: ¡Y terminaríamos con la última escena de Las Criadas de Genet! M: Sigue. V: Sólo necesitaríamos un Café. no.

V: Esta bien. esto es teatro. esto es teatro”. Definitivamente. la fruta. Fue creado por el hombre. 94 . no. Es menos complicado y no nos acarreamos problemas oficiales. la hermosura. La razón da al traste con todo lo creado en la tierra. ubicarlo en una línea política. el cátaro de sueños. V: ¡Estás loco! En este caso prefiero tirar el intento a la basura y pensar en otra cosa. Teatro 2009 porque el amor. para que exista. que tal si montamos “Amor sin Barreras”. Así podríamos poner algunas escenas de “Cantando bajo la lluvia” (Canta). M: (Breve pausa). ser represen- tante de un conglomerado social. V: El teatro no es cosa de instinto. V: ¿Y trabajar para decir nada? M: Comprometer al teatro en aras de un adoctrinamiento. Empieza la función. no. (Canta). M: Una flor no necesita ser bella para serlo. como lo oyes. Si por lo menos le pusiéramos música. V: No existe el Arte por el Arte. Soy feliz otra vez”. (Ha querido chantajear moralmente al otro actor). M: ¿A la basura? V: Sí. Mejor. Bueno. no. V: ¡Cómo! ¿No te duele que vaya a tirar a la basura mi trabajo? M: No. no por la naturaleza. la soledad y la ternura parecen pocos a llenar el universo que canta al tiempo: que los vientos arrastran en sus siglos moléculas de teatro… -Esto es Teatro- M: No. Así el Arte. “Cantando al llover. un motivo que parte del desarrollo existencial del hombre. la ciencia. Siempre es fundamental. sino de razón. ¡A la basura! M: ¡A la basura! (Van hacia el bote de basura que hay en un extremo del escenario y arrojan el trabajo en él). voy can- tando al llover. no me convence. es tanto como prostituirlo. Oye. “Se levanta el telón. y bailando también. M: Entonces no es cosa de este mundo. a la basura.

ha entrado la música con el tema de “Pues ya que hablamos de Puebla…” Si alguna vez en el Hado perdurable me dijera en el goce de la nada: ¿Dónde anhelas que brote tu mirada. V: De lo que vengo a deducir que estás de acuerdo con todo el mecanis- mo capitalista que impone el “espectáculo-evasión”. M: ¡Eres un tramposo! V: Principiaríamos con el hermoso soneto de Ernesto Moreno Machu- ca. la literatura. Ya que amamos tanto a esta ciu- dad. M: De ninguna manera. M: ¿Cómo cuál? V: un espectáculo dedicado a Puebla.. incógnita criatura. M: Pero una posición sí debemos tener. la espiga de tu cuerpo miserable? Si dijera una Voz. 95 . el teatro. M: Bueno. V: Que tal si te propongo que hagamos otra cosa. las disco. lo menos que podemos hacer es rendirle un homenaje. M: ¿Llevaría música? V: Por supuesto… M: Entonces sí acepto. no. V: … pero de fondo. V: Siempre tienes que ser extremista. etc. para evitar que el individuo empiece. ¿Dónde quieres que surja constelada el alma que he de darte por morada para que siempre aspire lo inefable? Mi corazón. Historia de la poesía mexicana V: Tampoco vas a declararte excéntrico o inadaptado. ¿Te acuerdas? (Momentos antes. que soluciona todo? M: En mi vocabulario. pues entonces no hacemos nada. inestructurable. Pero lo que el público desea no es ver repre- sentada su miseria en un lugar que bien podría servirle de paliativo para seguir adelante. ya sea el cine. ¿Acaso no existe la reconcilia- ción. V: Me late que me estás dando la razón.

pero para hablar de la ciudad tendríamos que abordar todo sin problemas. qué caray. no esa historia. Y nos apedrea la Junta Moral Familiar Cristiana por el escanda- lito. eso sí. que historia… ¡Eso es! ¡La historia! M: ¿La historia?. Teatro 2009 rosa herida de místicos mensajes contestará con límpida ternura: quiero nacer en un país sin niebla. Es mucho más fácil hacer algo como Vaselina. menos. Acuérdate que en Puebla somos muy espantados. V: ¿A la basura? M: ¡A la basura! (Arroja el legado de papeles al cesto de la basura) V: Ah. tendríamos que decir que los poblanos la tenemos muy descuidada. M: Ay. M: ¡No! La otra. M: Ja. 96 . y en un rincón azul llamado Puebla. ¿Quieres una copa? M: ¡Desde luego! V: Pensándolo bien. Si esto de hacer teatro no es nada fácil. ánfora de paisajes. en México. la otra. que una cosa de más seriedad. M: ¿Cómo? V: Si vamos a decir que la ciudad es bella. V: No seas atarantado. no. M: No. M: ¡Qué bonito! ¡Pero qué bonito! V: Claro. ¿cuál historia? V: Nuestra historia M: ¿Nuestra historia? V: ¡Cómo no se me había ocurrido antes! Podríamos hacer un espectá- culo con nuestra historia. creo que ya me estás convenciendo. bruto. V: Bueno. Ya te quieres meter otra vez en camisa de once varas. ¡que historia de Rock and roll! V: Sí. Tal vez ni siquiera nos vuelvan a invitar al festival de teatro. no. no. V: No. M: ¡Qué barbaridad! V: ¿Entonces no? M: Pues no. Ya vez lo delicadas que son las autoridades. La historia de los mexicanos.

V: ¿Cuál? M: Que la hiciéramos en comedia musical. que ellos vinieran a nosotros.) M: (Metido en sus razonamientos) Claro. hasta el castigo eter- no no son más que un engaño vil. Y la mentira comienza desde la misma familia. la médium… 97 . Ahí está Lupita. que siempre resulta engañador. Marko no vayas al baile. Yo me veo feo vestido de época... M: Entonces.. es una bonita idea.. es verdad. Eso sí puede ser posible V: Marko… M: Mi madre me lo decía. Desde luego. Con decirte que una vez nos pusi- mos mi madre y yo a hacer cuentas de nuestras edades y resultó que yo era tres años más grande que ella. Es más. Pero qué bruto soy. ¿qué de la historia?. no hubiéramos venido. Si yo tenía la solución. ¿quién de todos esos historiadores que habla de México puede afirmar que es cierto lo que dice? M: Ninguno. ¿de qué hablas? M: Eso lo hubiéramos hecho desde el principio. V: Pero. V: Cállate. M: No. V: Vete a la… M: Sin mencionar a la familia. cómo no se me había ocurrido. Y dime.? (Para sí mismo. Sí. porque desde el argumento de los santos reyes. Historia de la poesía mexicana M: ¿Qué? V: Sí. V: Marko. ¿Y si hiciéramos una máquina del tiempo? V: No bromees que esto es cosa seria. que sin vestir de época te ves igual. Tratar con la gente que movió esos acontecimientos. Podríamos hacer un recorrido por cada uno de los acontecimien- tos relevantes de nuestro pueblo. V: Aunque después de todo. V: Déjame pensar. ¿de qué historia íbamos a hablar? La su- puesta realidad de nuestro pueblo sólo la podríamos averiguar en los libros. M: ¡Ya lo tengo! V: ¿Cómo le haríamos. Ni en cuenta se les puede tomar. Yo podría aceptar con una condición. no estés jugando. M: Bueno. ¿Cómo le harías para desarrollarla? M: Es que para ello tendríamos que haber nacido y vivido todas esas experiencias.

por qué estás hablando solo. Además no pasa nada. ¿Para qué vamos a invocar a los espíritus del más allá? M: Pues para hablar con la historia. V: ¿Cuáles problemas? M: Pero cómo no se me había ocurrido. Todo lo que necesitamos es hacer una estrella de David. Ésas son cosas muy serias y además a mí me da miedo. no seas igualado. V: Acabarás que decirme qué es. M: No. Ora. bruto. me espantas. M: Perfecto. V: No que. en una de esas sesiones espiritistas yo me puse a espi- rar y me aprendí el numerito. tú. V: ¿De qué David? 98 . Todo es cosa de concentración. Dé esas que ponen los ojos en blanco y empie- zan a estremecerse como rumberas temperamentales. Si lo que necesitamos es entrar en contacto con la gente que en realidad vivió los acontecimientos. Siéntate aquí. M: No. V: ¿De ésas? M: De ésas. M: ¿Yo? Nada V: Entonces. Quisiera hablar con Cuauhté- moc. M: Eso no es ningún problema. Yo tengo miedo. Vas a ver que con todo sale bien. no. V: ¿Y qué con eso? M: Pues una vez. Ahora siéntate aquí. V: Pero para eso se necesita un lugar cerrado y que no haya tanta gente como ahora. M: ¡INVOCACIONES! V: ¿Invocaciones? M: Invocaciones. Teatro 2009 V: ¡Basta ya! M: Ay. Qué te traes entre manos. Si es muy fácil. V: ¡Estás seguro de que no pasará nada? M: Nada. V: A ver. No acepto. hombre. V: No. V: No. no. no. M: Es que ya tengo la solución a tus problemas. V: ¿Ya vas a empezar de nuevo? M: No. ¿No te he platicado que mi mamá es médium? V: Médium qué. médium.

M: No vienen. pero ya que yo me des- mayo cuando veo mi sangre. No oíste bien. pérate. Musa eterna de la Historia. Ayúdanos a invocar a tus hijos muertos. límpiate. Qué dijiste. Y siéntate de nuevo. Convencí a este bruto y ahorita le des- cubro que no es de sangre azul. Madre Naturaleza.) M: Flores del más allá. M: Ni por aquí lo pensé. Hiérete un dedo. Todo sea por el bien de la patria. Espíritus vagabundos de los hom- bres ilustres. M: P. no Pedro Infante. V: Ora qué. De sangre de humano. Ahora sí te la buscaste (Lo agrede. Es que no haz de estar bien concentrado. V: Pues no voy a sacarme sangre. M: No es cierto manito. Arca de la Alianza Francesa. Padre Cuauhtémoc. Dije Cuauhté- moc. no. M: ¿Ah. Pérate. pérate. V: Ah. necesito de la tuya. Uno de los actores se convulsiona y grita. Almas errantes de los penitentes. M: No. V: Ni lo pienses. (Lo despierta. Esperan. Te lo aseguro. David. no? V: No. Mu- cho silencio. De pronto se escucha el Son de la Negra. V: A ver. y nada. Eso no. (Se concentra. M: Ahora un poquito de sangre de buey. Haz presente a uno de tus hijos predilectos. al otro le sale sangre) V: Ay. (Espera un rato. que me los espantas. M: (Ofreciéndole un pañuelo) Toma. El tipo ese que le partió la madre a Goliat.) V: ¡Ajajajajay! Hijos del maíz. Historia de la poesía mexicana M: David.ues toma (Le pega. ya. V: (Rezongando) Silencio… concentración… hijo de la… M: ¡Espíritus del más allá! Sombras necesitadas de luz. no. ya llegó su mero padre.) 99 . te estamos esperando… (Silencio. tú. Torre de David. no.) V: No vienen. desgraciado. Madre Patria.) M: Pérate. mucha concentración. ¡Vengan! Los estamos solicitando… V: Los estamos solicitando… M: ¡Silencio!. Mira cómo me dejaste. M: ¿No? V: No. V: Qué patria ni que ocho cuartos.

Nuestros pechos. y allí. dichosos al fin: hemos visto ya dónde ha de ser nuestra ciudad! ¡Vamos y vengamos a reposar aquí! En la sociedad de Águilas y en la sociedad de Tigres es invocado el que nació en su escudo: el que hace vivir todo. Teatro 2009 V: Ora. Concentración. qué pasó. nuestros escudos. Tuviste una onda encontrada. nuestras cabeza. Ambos: A la una. tranquila. veréis un águila que está enhiesta. Cuando la luz vuelve ya éstos se encuentran con sus atavíos adecuados.) ¡Id y ved un nopal salvaje. Con- centrémonos juntos. allí se peina las plumas. Y así les dijo: -¡Ah. Greda y plumas se esparcen: llegan hasta la tierra. Y con eso quedará conten- to vuestro corazón: ¡Allí está el corazón del cópil que tú fuiste a arrojar allá donde el agua hace giros y más giros! Pero allí donde vino a caer. del corazón del cópil ha brotado ese nopal salvaje! Y allí estaremos y allí reinaremos: allí esperaremos y daremos el encuentro a toda clase de gentes. mexicanos. Vuestra orden. el que nació con sus cascabeles. que adquiristeis la gloria del que da la vida! 100 . aquí sí será! ¡México es aquí! Y aunque no veían quién les hablaba. príncipes Cuauhtléhuatl y Cahualtzin. vuestra riqueza. Ambos actores tomas sus posiciones correspondientes. M: No pasó nada. V: Ora. nuestras flechas. ya habéis visto entre los peñascos. en México. ¡Ah. A todos los que nos rodean allí los conquistaremos. se pusieron a llorar y decían: ¡Felices nosotros. Y luego hizo reunir a los ancianos todos Cuauhcóhuatl y les dio a conocer las palabras de Huitzilopochtli. allí les haremos ver. Allí come. a las dos y a las… ¡tres! (Oscuro.

Sin sacerdotes. marchitaron las flores. príncipes! En vuestras manos está: ¿Quién pondrá reposa a su escudo. oh. nació en sus cascabeles.  los cabellos están esparcidos. sin valor y sin vergüenza.  enrojecidos tienen sus muros. Enseñaron el temor.  101 . al mando y al dardo del Dios? ¡Ah. príncipes! Tenedlo bien presente. comenzó a señorear. Mataron la flor de Nacxitl. aquí en México! Famosa perdura la ciudad de Tenochtitlan. todos iguales. os la impuso el Dios. Historia de la poesía mexicana ¡Nació en su escudo. chuparon hasta matar la flor de los otros porque viviese la suya.  y en las paredes están salpicados los sesos. pensad en ello príncipes: ¿Quién ha de dispersar la ciudad de Tenochtitlan? Pero vinieron los conquistadores y todo lo deshicieron. ¡Nadie tema ya la muerte hermosa. En los caminos yacen dardos rotos. sin sabiduría. que sólo recibimos su amargura.  Destechadas están las casas. y fue la causa de nuestra muerte. Ya no había sacerdotes que nos enseñaran.  Gusanos pululan por calles y plazas. ¡Los conquistadores sólo habían venido a castrar al Sol! Y los hijos de sus hijos quedaron entre nosotros. y con eso se siente gloriosa. Y así se asentó el segundo tiempo.

se acedó la comida!  Esto es lo que ha hecho el Dador de la vida en                                                            Tlatelolco. Quién sabe que cosa le echarían a la botella que ya nos hizo cruda. Se despabilan.  ¡El agua se ha acedado. Llorad. ¿Quieres otra copa? V: Pues a ver si así se me quita este malestar.  Golpeábamos. Teatro 2009 Rojas están las aguas. ya verás que sí nos sale. Los actores han quedado en la misma posición que al comienzo de la invocación. ratones y tierra hecha polvo… y aún los gusanos. por estar dizque invocando a los espíritus. V: Creo que nos quedamos dormidos. M: Ahorita hacemos otra prueba. están como teñidas.  hemos masticado grama salitrosa. (Luz general. pero  pero los escudos no detienen la desolación.  piedras de adobe. lagartijas. V: Ya ves.  En los escudos estuvo nuestro resguardo. Si es retefácil. M: A ver. (Huele la botella) Nada.) V: Ora ¿qué pasó? M: Ay.  tened entendido que con estos hechos  hemos perdido la nación mexicana.  es como si bebiéramos agua de salitre. amigos míos.  y cuando las bebimos. nanita. 102 . Qué dolor de cabeza. los muros de adobe en nuestra ansiedad  y era nuestra herencia una red de agujeros. Y no hemos tomado mucho que digamos. M: Es que tú no te sabes concentrar. como si hubieran estado dur- miendo. Todo normal.  Hemos comido panes de colorín. Lo único que nos vino fue un terrible dolor de cabeza.

Historia de la poesía mexicana V: No que.. M: Además. a las dos y a las… ¡tres! M: Espíritus del más allá.) V: Ah. Tú musa inspiradora. infeliz. Más bien. y no estar aquí. ¿quién es la materia? Yo. por las islas Malvinas. pregunta. ¿no? Entonces. Se escuchan fanfarrias…) ¡POLIMNIA. P: Pues Clío no está.ópues tu haz de sabe. ¿Qué quieres? M: Es que … yo quería. hazte presente. Aunque te diré que la pobre anda muy desolada porque ya no encuentra buenos trágicos en estos tiempos. (Mira a su alrededor) ¿Y esto qué es. Pero es la última vez. Anda muy ocupada allá. un teatro? M: Algo parecido. V: Pues mejor hubiésemos ido allá. Víctor quería… bueno. Si mi mamá dice que anda curando en un templo espiritista allá por la lagunilla. Se está bastante incomoda aquí. el dios de la guerra. estas metido en su cuerpo. V: Bueno. le hubiera gus- tado estar aquí. ¿de qué tienes que temer? Tú solamente pregunta.. M: ¿Cuál musa? V: Tu madre. la musa. La que bajas a fregadazos cuando andas borracho. ah… ah… (Se oyen los compases de alguna melodía de la So- nora Santanera. P: A Melpómene. no a ti. Cuando ya me veas que el espí- ritu ha entrado en mí. M: ¿Y vas a perder la oportunidad de hablar con el mismísimo Cuau- htémoc? V: Mira. la musa de la tragedia. la musa de la Historia. Yo ya no quiero hablar con nadie. P: Que no es nada halagador que digamos. Musa aguerrida de la Historia. cómo de que no existió. Pero en fin. V: Está bien. Ya no te aguanto. ¿Y ahora qué quieres? M: Es que … yo llame a Clío. M: A la una. M: Te prometo que esta vez sí va a surtir efecto. mi hermana. (El otro actor se empieza a estremecer. idiota. Gordo desgracia- do. presenta! M: Po… ¿quién? V: Polimnia. Pero concéntrate. M: Ah. con Marte. padeciendo tus no- vateces. ¡Para lo que me tiene que decir! A lo mejor ni existió y noso- tros lo estamos invocando. ¿qué quieres? 103 .

por historia. al primero que encuentre. Entra el tema del negrito poeta) Ah… ah… ajá… M: Ay. O el Negrito Poeta. M: Prefiero llamarte Negrito. V: Mi nombre de pila es José. menos a mí. lavar y bordar para mis ocho huevonas hermanas que en esta época todos las llaman. M: Ora Víctor. (Le muestra un libro. no estés jugando. V: Como quieras. M: Ora. claro. P: ¿Y para eso me mandaste llamar? (En el drama total) Tú no sabes que tengo que guisar. Música de la Sonora Santanera que se aleja. V: ¿Pa´qué me mandaste llamar mi hermano? M: Ay. mi hermano. Aquí Vasconcelos. ¿Pero para qué me mandaste llamar? M: (Más en confianza) Bueno. Con quien queremos hablar es con Cuauhtémoc porque deseamos inves- tigar la verdadera historia del mexicano a través de sus más desta- cados hijos. Ahí me echas un grito al rato… (Estremecimiento. ¿quién me está hablando? V: José Vasconcelos. Teatro 2009 M: Es que fíjate que nos invitaron a la cuarta muestra de teatro y no tenemos nada que presentar. Y no queriendo pasar desapercibidos pensamos en realizar una obra histórica. no estés jugando.) M: ¡Copias! ¡Copias! ¡Meras copias del europeísmo! V: Pero esto está lleno de autores. pues. nanita. (Con algún elemento de vestuario que lo distinga como poesía) ¿De qué poesía mexicana hablas? V: De ésta. Pero te voy a mandar a alguno de mis hijos. planchar. en primera a usted no lo llamamos. pues pienso que tú nos querrás brindar alguna ayuda: quisiéramos hablar con Cuauhtémoc. ¡qué espanto! V: (Voz de negro) Cómo estas mi negro. P: ¡Qué genios! M: Pero ya que tu elevadísima hermana no puede venir. 104 . Nomás uno que otro borracho como tu. no me digas que estoy jugando. M: Después haríamos aparecer a la poesía en persona para que ella nos diera su propia opinión de la producción mexicana. mas pue- des llamarme Pepe. porque como ando muy ocupada no tengo tiempo de buscar a ninguno en espe- cial. aunque no salga rimando. mamacita. presente. presente.

V: ¿Por qué no mejor Netzahualcóyotl? M: Porque para este drama no se requiere un poeta. En cada hombre que inclina la espalda para hundir la pala en la tierra. Historia de la poesía mexicana M: Los poetas no son la poesía. Cierto es. ¿Cómo olvidaste a tus dioses. hay que romperlas. desairar al lenguaje. (Pausa larguísima) Y todo volverá a ser como antes… No para ti el monótono y arrullador sonido de la silvestre flauta. en la charla con un amigo. asombrando. en el placer cotidiano de la comida. Para que una poesía sea verdadera no basta con seguir las reglas codificadas. no el español. mexicano? ¿No te vasta una tarde de lluvia en esta ciudad de cemento. Estoy enfer- ma de modorra y oscuridad… V: Cuauhtémoc… M: En efecto… He venido al conjuro del nombre de Cuauhtémoc a reivindicar tu lengua. saber que no existo en México? V: ¿Y mis antepasados prehispánicos? México no es Tenochtitlan. no de hombres. En cada madre que amamanta a su crío. violarlas. ahí agonizo de pereza y desilusión. criatura. El dios de Cortés le reprochará por esa causa. No para ti es el plácido reposo de la siesta. en la sonrisa de un niño. 105 . pero me río de quien intenta estudiar y clasificar mi exis- tencia. Por tu altanería te reconozco. ser espurio de las letras y perecer de nuevo. para mostrarte que existen? Cuauhtémoc sabía que había hecho mal al confiar en la falsa promesa del español de respetar su vida. Se necesita un hé- roe. puro. la queja de la brisa que vaga en la floresta. Mi lengua natural debería ser el náhuatl. Es necesario un guerrero capaz de romper con las alas de Dios. desconocido. Cuauhtémoc vive todavía. Entonces comienza su verdadera esencia. ¿Poesía mexicana? ¿No te duele. Aún así. Ese Dios que impuso la gente extraña: el español conquistador de tierras. Supo que le esperaba este destino desde el momento en que se rindió en lugar de quitarse la vida. que en una edad que ha sido de enamorados árcades el bienestar cantó. Ahí me encuentro. en el sonido de la música. M: Sabes agredir con tus raíces. Cierto es que necesito de la lengua para existir literaria- mente.

¡reposa!. ¡despierta y ven! ¡Sal de la tumba lóbrega. V: ¿No te he convencido? 106 .) M: Pero la gente no comprendería lo que queremos decir. M: Para qué escribir.. que hallarte en la lid bárbara. que de los ahuhuetes las ramas seculares formen la lira trágica de rudo y bronco son: y allí donde la tétrica tiniebla no huye nunca entre las rudas rocas de la árida espesura. al aire la melena. quien diste al enemigo que batalló en tu suelo. como un leve maullido. V: D e todos modos el intento se hace. Se hace un silencio solemne. el hórrido bramido de tus mares. el ademán resuelto. sublime como un Dios. y ante tu paso erguirse. Teatro 2009 ni de la fuente limpia de cadenciosa voz… para cantarte. pálida desprende de su sien en tus praderas índicas hay árboles y hay nidos. que combatió contigo. Se escucha la voz de uno de los actores. los de contrarias filas huirán al ver el rayo brotar de tus pupilas bajo el plumaje fúnebre de tu imperial airón! (Ésta ha sido la parte más alta de la estructura de la obra. V: ¿Tú crees? M: Lo creo. mas si acaso los bélicos sonidos Claman de trompas épicas. débiles. ¿Para qué gastar el tiempo? La gente viene al teatro a divertirse. casi imperceptible. ¡también grandioso fue! Señor: escucha. titánico. terrible e impotente. como la ira lívido. tú. la indiana faz serena. límpido y azul y terso el lago recoge entre sus ondas el rayo triste y vago que la alta luz. señor.. y contemplar de frente grandeza tan heroica. y en desbandada. ¡suene tu nombre heroico en el rugir del león!… Tú fuiste. con tu valor indómito renombre y gloria---.

Historia de la poesía mexicana M: No. Un haz de luz ilumina el penacho de Cuauhtémoc. V: (Eh sufrido) Y yo que creí que ibas a preguntarme algo. entonces. bla. nuestro poético territorio M: Yo no. mesicano y nacido en Almolonga. V: ¿A la basura? M: A la basura. hasta que desaparecen.) M: (Conciliador) Espérate. soy. Y ya por ahí pensamos qué cosa vamos a hacer. ¡Pregunta y te contestaré! V: (Como si se le hubiera ocurrido una gran idea) ¿Dónde naciste? M: (Un poco desilusionado) Aunque soy de raza conga yo no he nacido africano. 107 . (Alarido. hace tanto tiempo que nadie me pregunta nada. Siempre que alguien del más allá llora a alguien del más acá. La musa esa entrometida que vino a meter su cuchara donde no la llaman. que ésta ya se acabó.) V: ¿Y ahora? M: Pues vamos a comprar otra botella de vino. quizás alguno de los grupos de las escuelas se decida a presentarnos a su gente… (Continúa el bla. Pero a mí nadie me pregunta nada.) M: Casual. M: ¿Nos vamos? V: Nos vamos. M: (Cada vez con más confianza) ¡Apoco de veras eras muy muy para las improvisaciones! V: Prueba y verás. es para preguntarle algo.) TELÓN V: ¿Y para qué invades. ¿Te parece? V: (Lanza un suspiro) Me parece. (Arroja el trabajo al bote de la basura. Bueno. (Van saliendo en tanto se apagan las luces del teatro. bla. Yo siempre he pensado que un espectáculo musical sería lo apropiado para la gente… V: Fíjate que ya me estás convenciendo. Se escucha de fondo musical algunos compases de música prehispánica. V: ¿No? M: No.. de nación. que ya me acordé que sí tenía algo que pre- guntarte.

otro. Tú y todos los de tu raza siempre me han odiado. Teatro 2009 M: Te voy a dar algunos pies y tú me los haces en verso. era muy repetida. no era de maguey. amigo. Tanto que en una de las esquinas del palacio real hicieron fijar una cuarteta que. 108 . ¿verdad? V: Huuu. todo es para los hispanos. M: Salud. (Sigue) Domine memento mel digo cuando estoy comiendo y a mis tripas encomiendo este licor de maguey… salud (Toma la copa de vino que hay sobre la mesa) A caray. así es que en México estamos iguales que en un principio. Te ha costado. “Domine memento mel…” V: Ah. Los nuevos mexicanos sufrían la animadversión que se fue formando por parte de los españoles. 400 para ti. ¿qué piensas de los mexicanos? V: Estamos los mexicanos de vienes sin participio. me dijiste esto en latín para ponerme en aprietos. Oye negro.  y aquél que pronunciaba así  aquesta lengua profesa. En la lengua portuguesa al ojo llamaron “cri”. M: A ver. desgraciado. (Piensa) “El que nació para huaje… V: …hasta acocote no para. cuando yo vivía. M: (Tomando la personalidad del gachupín) Nada mejor te merecías. M: Los mexicanos siempre hemos estado jodidos. cara la sandez de tu leguaje. eso lo hemos visto desde hace 200 años. Por eso me consuela el verso que escribí y que apareció en muchas esquinas del virreinato. era de uva. que como funcionarios llegaban de la península.  En la nación holandesa  “ollo” le llaman al culo  y así con gran disimulo  juntando al “cri” con el “ollo”  lo mismo es decir cri-ollo  que decir “ojo de culo”.

Pero al primer empenachado que vea. por favor. no de Folclor. V: (Despertando) ¿Quiém? . presente. condesa. (Comienzan los catorrazos) Agggg. nada tiene que ver con el negro ése que nos enviaste. Haz un esfuerzo y ve si lo encuentras por ahí. Hombre sin casta! V: No me agrada lo que escupo. ¡Qué cosas tiene uno que aguan- tar en aras de la literatura! Juana de Asbaje. qué pasa!¡Quién se está peleando! ¡Quietos! ¡En el más allá no se permiten broncas! M: Disculpe doña Polimnia. no se distingue muy bien con quién te tropiezas. ¿Qué más? M: Pues que nosotros deseábamos hablar con Cuauhtémoc. te lo mando. Mal nacido. todas las mañanas me la paso entubada. Pero como por ahí hay mucha penumbra. y con eso de que Hércules me persigue por to- das partes. ¿no? V: Trataré. que aunque es morenito también. pero es que el fulano que se fue comenzó a agredirme. M: ¡Desgraciado. condesa. V: Espero que el oscuro ése que les mandé les haya servido de algo para el espectáculo que piensan hacer. Se incorpora. donde el criollo siendo culo bien puede sin disimulo cagarse en cosa tan ruin. espéreme un ratito que me está llamando una materia. Música fanfárrica de la Sonora San- tanera) ¡Qué pasa. No pude venir antes porque tenía los fri- joles en la lumbre. ambos actores se estremecen) M: Ah… ah… ah… (Risita) Ay. bien. Haré lo posible… (Se va. M: Pero no me vayas a mandar a Vidal Calvario. (Cae desmayado. Bien.V: Pero acuérdate de la contestación que se de dio Gachu” en arábigo hablar es en castellano mula “pin” la Guinea articula y en su lengua dice dar: de donde vengo a sacar que este nombre gachupín es un muladar sin fin. Auníue a mi me parezca impúdico que mis susodichos hijos les cuenten en público sus otroras tormen- tos escribanos. V: Bien. V: Nadie se pelee. ¿Para qué soy buena? M: Para nada.

como quiera vuestra merced llamarme. ja. habla como siempre. cómo se llena la cabeza de versos! Los mejores los tenía en la memoria. no Marko. en miles de cosas. como yo lo hacía). Juana de Asbaje. Para qué interrumpís la santa paz de las almas en pena. ¿Cuál quieres que te refiera? V: La que usted guste. ¡Pero que pregunta más ociosa! V: Quiero decir. inteligente el muchacho. Ya sé. ¿cómo escribía? M: Con una pluma y tinta. V: (Muerto de la risa) Ja. M: Uy. V: ¿Almas en pena? M: Vos me mandaste llamar. interrumpiendo mis celestiales es- carceos y diáfana contemplación de las estrellas a mi alcance? V: ¿Estaba en contemplación celestial? M: Trepada en la luna. ja. M: Mi época favorita… ¡Ah. de tu angélica forma: cálamos forme el Sol de sus luces. Depende de qué época de mi vida y de mis escritos. Bien. Bien. ni más ni menos. ¿qué quieres que te diga? V: ¿Ora qué le pregunto?. Me encanta el len- guaje coloquial. en qué se inspiraba. sílabas las Estrellas compongan. Creo que yo me hubiera hecho famosa haciendo en este tiempo para hacerle la competencia a Chava Flores. Lísida. si yo quería hablar con Cuauhtémoc. Eso estuvo bien cuando vivía y después cuando un colega mío mandó llamarme hace unos ayeres para po- nerme a platicar con mi dizque reencarnación. inteligente. M: ¿Para qué me mandasteis llamar. presente. Ésa sí no te la sabía. chispas. V: Ah. Mako. ¿cuál es la pregunta? V: ¿Yo. (La zafadota ésa que quiere hablar con Dios de tú. ja. chato. pero uno de ellos que puede trasla- dar al papel es el siguiente: Lámina sirva el Cielo al retrato. M: Mi nombre es Juana de Asbaje. atreverme a preguntarle a vos? M: Ay. Cárceles tu madeja fábrica: Dédalo que sutilmente forma 110 . ja. Ora si nos aventamos grueso. Teatro 2009 M: Juana de Asbaje o Sor Juana Inés de la Cruz. íntimamente ligados los unos con los otros.

mas llena. tus dos ojos. 111 . áspides que por flechas disparan. pórfido en que las almas reposan: túmulo les eriges de luces. tus mejillas clásicas dan a Mayo. Cátedras del Abril. máquina que divide una y otra. trémula no en tu frente se oculta. último. Tránsito a los jardines de Venus. Pérsica forman lid belicosa. víboras de halagüeña ponzoña. cláusula de coral y de aljófar. Lámparas. abrasadas transforma. tu nariz judiciosa. Límite de una y otra luz pura. a las almas que llega. Tíbares de prisiones gustosas. pródiga de candores asoma. no triforme. súbitos resplandores arrojan: pólvora que. tu boca: rúbrica con carmines escrita. Cóncavo es. fúlgida su esplendor desemboza. Tórridas. árbitro es entre dos confinantes. Hécate. Círculo dividido en dos arcos. Historia de la poesía mexicana vínculos de dorados Ofires. en la barba. Lágrimas del Aurora congela. búcaro de fragancias. estudiosas: métodos a jazmines nevados fórmula rubicunda a las rosas. Febeas. bóveda de luceros las honra. breve pira.

clausura. que a los aires tremola: ágiles movimientos. sólidos pavimentos ignoran. que esparcen bálsamo de fragantes aromas. cíngulo ciñe breve por Zona. sienten frutas y ondas. mágicos que. 112 . Índices de tu rara hermosura. rústicas estas líneas son cortas. Móviles pequeñeces tus plantas. cálidos si las almas los tocan. músculos nos oculta ambiciosa. sonora. Plátano tu gentil estatura. rígida. dóricas esculturas asombra: jónicos lineamientos desprecia. fértiles de tus dos palmas brotan. Cúmulo de primores tu talle. Bósforo de estrechez tu cintura. méritos cante tuyos. Teatro 2009 órgano es de marfil. cítara solamente de Apolo. flámula es. émula su labor de sí propia. frígidos si los ojos los miran. si de seda. cándidos tus dos brazos. que en dulces éxtasis aun al viento aprisiona. a los vientos que pisan. Dátiles de alabastro tus dedos. en canora música. tu garganta. los deseos ayunos: míseros. provocan Tántalos. Pámpanos de cristal y de nieve. tósigos de beldad inficionan.

atractivo. por supuesto M: ¿Y tú. vuelvo a sentirme en el mundo de los vivos. terminaron por hacerme una campana de cristal. de que triunfa de mí tu tiranía: que aunque dejas burlado el lazo estrecho que tu forma fantástica ceñía. en esta época en la que vives se comprende mejor. Al llamarme así. M: Está bien.. M: Dímelo. claro. bella ilusión por quien alegre muero. Quiero escuchar una voz joven que me recuerde a mí mis- ma voz cuando vivía. ¿por qué dedicó tantos poemas a la condesa ésa? M: A la bellísima María Luisa Gonzaba y Campos. Con todo el respeto que me ha rodeado. como lo has hecho. Detente. Si al imán de tus gracias. se traslada grande y magníficamente de una mira a otra. Bueno. Digo. V: Sale. Parece que no me consideran como humana. Juana. ahí le va. dulce ficción por quien penosa vivo. ¿Decías? V: Ah. Marquesa de la Laguna. satisfecho. V: Oiga. imagen del hechizo que más quiero. condesa de Paredes. Pues porque el amor que un ser puede sentir por otro. sirve mi pecho de obediente acero. Historia de la poesía mexicana V: Eso es bellísimo M: No de lo mejor de mi producción. tienes algo de mi producción que te guste en especial? V: Sí. querrás decir.. ¿para qué me enamoras lisonjero si has de burlarme luego fugitivo? Mas blasonar no puedes. llámame así. dispuesta a encontrarnos. 113 . sombra de mi bien esquivo. ¿no? V: (Turbado) Ah sí. pero sí de mis favoritos. poco importa burlar brazos y pecho si te labra prisión mi fantasía.

puesto que los dividiste como si fueran ejidos. a la patria y a toda esta bola de hijos de… México. para servirle a usté. Llega el espíritu. Teatro 2009 M: Cálate bien los quevedos cuando mis versos traslades. ¿quién eres tu? V: Juan Ignorado. Otro estremecimiento.) M: ¿Y ahora qué pasó?. ¿Te parece bien. M: Ahorita lo localizo. M: Polimnia a secas. Veremos a ver si puedes. Nos vemos al ratito. ora. Ya termino. Juanita va hecha una furia. V: Pues fíjate bien Polimnia. nada más que rapidito porque el epazote está en todo su hervor. ¿Qué no era Cuauhtémoc al que les mandé? Como vi la sombra con plumas. Augusta nunca me ha gustado. Como nombre sue- na bastante feo. la Condesa de Paredes quiere echar un nixtamal. no pongas por jodes jades ni saques por podos pedos. V: Como tú quieras Augusta Polimnia. arrivederchi… (Desvaneci- miento de ambos. ni en el aire las compongo. Y mis partos repartidos son espectáculo triste. M: Ora. Por poco me rasga la túnica con la medallota ésa que trae colgada siempre en el cuello.) V: (Grito) Pues yo no soy poeta. No te mandes. ¡Presente! 114 . a fe? ¿No te parece un insulto que donde yo puse el culto tú me suprimas la t? Y en aquella linda glosa “qué importa cegar o ver” hiciste cosas de oler lao que era visible cosa. a Dios. ora. (El actor se vuelva a estremecer. por mi mal. porque a la otra eres capaz se enviarnos a Iris Chacón con todo y Churo Farías.

Tú eres el pueblo. grita y arulla. pero la querencia ¿cuándo? M: Ya le dije que no vamos a estar oyendo sus impertinencias. la palabra que no es suya nos la convierte en cantar. vamos a hablar popular sonriendo y haciendo bulla. la mujer que a mí me prueba se muere o se vuelve loca o se va para su casa muy calladita la boca 115 . Váyase y deje entrar a nuestro pobre Cuauhtémoc. el sufrimiento. M: Ya entiendo. Todo México habla por tu boca y tú por todo México. de nuestro pueblo bravío. ¿Pues qué no sabe us- ted que nosotros estamos ocupadísimos investigando la historia de México a través de sus más destacados hijos? Además hay gente aquí que no tiene por qué estar aguantando sus peladeces. V: Dicen que me han de quitar las veredas donde ando las veredas quitarán. So- bre todo cuando estamos tan ocupados en el presente y susodicho numerito. Historia de la poesía mexicana M: Ya se volvió a equivocar la tal Polimnia. ¿No es así? V: Quién tuviera el venturón como lo tuvo el cabrito que se murió de chiquito por no llegar a… grande M: Tú eres el cantar también. V: ¿Quien me dirá que me mueva. que no me voy a morir no les quisiera decir que cuando la enredadera echa flores donde quiera no pueda echarlas aquí. soy Poesía Popular que canta. la palabra que no es suya. La poesía. el cantar. ¿O me equivoco? V: Soy como el manjar de breva que agüita se hace la boca.

¡Sí señor! Pueblo que sabe como son sus amores. Teatro 2009 ¡Ah que muchachito este. V: Pero aún así es muy derecho: Agua. sí. tú me matas tú me haces andar a gatas V: ¿Y los amores. V: Mi amor es como el conejo sentido. la polla que no me como la dejo cacaraqueando. porque no puedo amarte sin conocerte. M: Y sus desvelos: Antenoche fui a tu casa. qué mi México lindo. tres golpes le di al candado tú me sirves para amores tienes el sueño pesado. algo tan importante para nuestro pueblo? Diré como te llames para quererte. Pues de veras que me reconociste! Estoy seguro que es porque tú también sabes cosas como las que yo me sé. V: Ah. le pido a mi Dios pa’ regar un plan que tengo me quiero casar contigo pero con qué te mantengo sólo que comas zacate como las mulas que tengo. como el venado no come sacate viejo ni tampoco muy trillado. M: ¡Y muy celebrador! Agua de las verdes matas tú me tumbas. M: Soy como el gavilancillo que anda por aquí volando. sí. M: El que enumera casadas siempre anda descolorido 116 . M: Pues para qué le voy a decir que no. come zacatito verde de la punta serenado. Pueblito calaverón lleno de pasiones dobles.

soledad. sin reparar en nada. sabes de los filtros que hay en el amor. el altivo porte de una majestad. ¿Qué es para nuestro pueblo. tienes el veneno que fascina en tu mirar. alabastrina. todo el palpitar de una canción. soledad. la mujer. nos hechiza con sus cantos o nos hace sonreír con su lengua mordaz y bífida que se clava con saña en todo. tienes en el ritmo de tu ser. eres vibración de sonatina pasional.azul y poesía que renace en cada parto. la divina magia de un atardecer. Historia de la poesía mexicana será por las deslavadas o por el miedo al marido V: Y como la voz del pueblo. Mujer. y la maravilla de la inspiración. Dicen que la pena mata pero yo digo que no que si la pena matara ya me hubiera muerto. mujer divina. también he sufrido mucho. eres la ilusión de mi existir…¡Mujer! 117 .) ¡Letanía de los pobres contra los ricos…! M: Y si así quedara presente la mujer -la mujer musa-. Juan? V: Mujer. M: Y cuando las quiere uno mucho: Se me hace y se me afigura que tu amor es palo blanco ni crece ni reverdece. M: ¿Y qué decir cuando no tienes a quién cantarle? Ay. Tienes el perfume de un naranjo en flor. nomás ocupando el campo V: Y siempre ha sido así la voz popular. tienes el hechizo de la liviandad. (Ambos actores tomas sus posiciones adecuadas y de rodillas dicen. Hechizada ---- -----. llora sin saber por qué que no es delito llorar por amor a una mujer.

¿qué pasa? M: ¡¿Quién firma ese plagio?! V: Pues tú. Marte. ¡Chin! Tengo que lavar los huitlacoches hasta que queden blanquitos. dejemos eso. ¿qué estabas diciendo? M: Escribiendo el pilar de mi producción poética. M: ¡Lo demandaré! (Pausa) ¿Yo? ¡Pero si apenas lo estoy escribiendo! 118 . mi pobre vida. pre- sente! V: Oye. Como parece que ninguno de los que les he mandado les ha servido. su compañero com- prende que el espíritu se empieza a alejar. Teatro 2009 M: Y ahora dinos la esencia pura del mexicano. los dejo en buena compañía. muy místico. así que con su permiso. pero si eso es requete conocido. les traigo a Manuelito. digo. V: …Yo siempre fui lo que soy jamás te dije mentiras y puse a tus pies mi vida sin ninguna condición si tu lo quieres. ¿Y ahora qué va a decir Ulises? Ay. me voy de ti para siempre dejando un beso en tu frente como postrer bendición. M: ¡Qué cosa! ¿Quién es?. Bueno. ¿a quién permi- tís me haga ese tipo de afrenta? ¿Quién me espía? V: Y ahora. hados imperturbables. lépero! ¡Leperísimo! ¡Tenía que ser el representante de la Poesía Popular Mexicana! Le agarró un pellizco el desgraciado que me va a dejar morada quién sabe por cuánto tiempo. mi pobre vida que es para tí. ¡Manuel Acuña. muy místico él. M: (Estremecimiento)… Y en medio de nosotros. Juan. mi amor.) V: (Después de un estremecimiento) ¡Ay. V: Uy. (Se hace un silencio solemne. No habrá reproches de parte mía sólo me importa que seas feliz ya ves que todo perdí en la vida. ¡oh!. El actor se desvanece.

Pero nunca se dejó. V: Oye. no.) ¡Figúrate qué hermosas las horas de esa vida! ¡Qué dulce y bello el viaje por una tierra así! Y yo soñaba en eso. 119 . M: Ahí está el peligro.. V: Y el final de tu poema a ella precisamente… M: ¿Cómo dices que va? (Se apresta a copiarlo mientras lo dice el actor. M: ¿Pues qué ha pasado en el mundo? ¿Y por qué ese… Edipismo que dices? V: Porque en el último verso de la estrofa que vas diciendo.. ¡bien sabe Dios que en nada cifraba yo mi empeño. ¿Verdad? ¿Pero qué podría yo hacer? V: Hacer. Mas bien. Ay. V: Oye. Pero la culpa la tiene el Guillermo ése. recordando a su madre. pensaba yo en ser bueno por ti. mi afán y mi esperanza. Pero que tal si te equivocas. ¿verdad? je. aquí entre nos. mi santa prometida. Déjame ver… déjame ver… “esa mujer que sufre y llora y que del cielo implora…”. desvelándome toda la noche para irle a presumir al otro día a la Rosario que era por ella. yo creo que mucho. no. je. eso no es tuyo M: No.mo un. ¿por qué estás tan ojeroso? M: Costumbre de la época. ¿Y por eso me critican? ¡Cuándo se había escucha- do tal amor filial! Imagínate: en medio de la mujer amada y tú. M: ¡Eso es lo que había pensado exactamente! (Escribe). como un Dios”. se burlan de tu Edipismo superlativo. no más por ti. Historia de la poesía mexicana V: Eso lo compusiste hace un chorro de tiempo y todos. V: Pero la amabas. lo que se dice: hacer. M: Cuál amor ni que nada. Mi madre… co. acabas di- ciendo “en medio de nosotros mi madre. hasta la fecha. y al delirar en eso con alma estremecida.Dios. le traía ganas. tu bendita madre. Todo el día la anda repitiendo y mira: esta manchita en el saco es la de las moqueadas que da en mi hombro. ¿Pero qué les duele al mencionar una madre? “pobre mujer que abandonada y sola…” ay. Ahí me tenías a veces. mi dicha y mi placer. Bien sabe Dios que ése era mi más hermoso sueño. Eso es de otra cosa que escribí no precisamente a la madre.

V: ¿Y lo de la comedia digital? M: Tsmpoco. V: Pero Manuel. ¡pero cómo no se me había ocurrido! ¡Es cierto! ¡Es una idea estupenda! M: Yo siempre tengo buenas ideas. Nos quitamos de problemas. M: Pues mejor haces algo poético y no histórico. yo quería… ¡la historia! M: Existen libros para eso. V: Pero el de la idea de invocar a los espíritus fuiste tú. Teatro 2009 sino en amarte mucho en el hogar risueño que me envolvió en sus besos cuando me vio nacer! Ésa era mi esperanza… mas ya que a sus fulgores se opone el hondo abismo que existe entre los dos. adiós! M: ¡Lo tengo! ¡Lo tengo! ¡Al fin lo he terminado! Se lo voy a dar a Rosarito. eso. V: Pues sí. ¡basta ya! Jamás vamos a averiguar así lo que queremos. 120 . M: Bueno. vuelve en sí. Todavía de que me preocupo por propor- cionarte el material necesario para tu obra… V: Nuestra obra. Siempre se ha tomado en cuenta tu opinión. V: Bueno. V: Sí. Quería historia no poesía. No sea que se arrepienta… (Se va. Vive en la nube de al lado. amor de mis amores. Todavía de que te proporciono el material. Total. la luz de mis tinieblas. te quejas. Nada mñas que tú nunca las tomas en cuenta. la esencia de mis flores. ¿verdad?. después de un estremecimiento. El actor. M: ¿Y qué quieres que hagamos? V: Dejar todo por la paz. no presentamos nada este año en la muestra de Teatro y ya. Yo quería hacer un espectáculo musical. mi lira de poeta. Así que adiós. mi juventud. es que eso no es una buena idea. ¡adiós por la vez última. M: (Enojado) Malagradecido. V: Pues no que ya no M: Pero a la Sansores.) V: Bueno. M: Pero si el de la idea de hacer un espectáculo histórico fuiste tú. antes de que me la gane Manuel José Othón. pero el material equivocado. Se nos siguen cruzando las ondas. Así que ahí nos vemos.

Además. Tenemos los recursos necesarios para montar una obra mexicana ¡Y tú quieres hacer una comedia musical! ¿No puedes esperar un poco? En cuanto terminemos con este trabajo seguiremos con eso que tú tanto quieres hacer. Historia de la poesía mexicana M: Lo que pasa en que dudas de mi capacidad creativa. por Dios. No seas niño. V: No es hora de sacar nuestros trapitos al sol. ¿Además con qué elementos humanos trabajaríamos si solamente somos dos? Manuel Reygadas no va a querer prestarnos a sus actores. Si está empezada una cosa habrá que concluirla. La gente se ha quedado aquí. ¿Y los bailari- nes? ¿Quién tocaría la música? Ni tu sueldo ni el mío alcanzarían para toda la escenografía y el vestuario de la obra. Pero hay que encontrar una justificación exacta caminando su camino. Con la misma secuencia con la que nos ha ocurrido M: ¿Cómo? V: Fíjate: Con el negrito poeta abarcaríamos su época y La Colonia. Todo lo hemos hecho de común acuerdo. ¿No hemos escrito esta obra? ¿No fue un trabajo conjunto el espectáculo de Puebla? ¿Quiénes trabajaron en Lírica en el Café Teatro? M: Pero siempre mis ideas las has dejado para segundo término. V: Yo nunca he dicho nada al respecto. Pero hay que conservar las ganas. y estaremos donde haya un sitio libre para lle- var a cabo una representación. M: ¿Sí? Pues entonces quiero que hagamos la comedia musical… V: (En plena indignación) Mira… ya comenzamos con esto. Estamos hablando de México. esperando un final al que no quieres darle luz. M: Pero. No existe el teatro por el teatro. esta in- quietud de volar y volver las letras de los dramaturgos. ¿cómo? V: Representando lo que hemos vivido aquí. teatro vivo. Por eso estamos aquí. eso no es cierto. M: ¿Lo de las posesiones y esas cosas? V: ¿Por qué no? M: Si tú lo dices… V: Yo lo digo (Pausa) ¿De acuerdo? M: (Pausa larguísima) ¡De acuerdo! V: (Grito entusiasta) Pues ya tendríamos el espectáculo armado. 121 . ¿En qué lugar la representarías? El Principal siempre está ocupado ¿No tendría una muestra de teatro que hacerse en un recinto adecuado? Aquí no tenemos ni si quiera luz.

grita. hagamos de cuenta que ya estamos en el es- cenario. también para denunciar. Con Manuel Acuña. la Intervención Francesa. con Juan Pablo.) M: (Al público) La poesía mexicana se ha caracterizado porque. representados a los novohispanos. Un solo haz de luz ilumina el área del escenario donde uno de los actores se adelanta. ¡La época moderna! V: Ya no tenemos tiempo. Santa Anna. M: ¿Qué es lo que faltaría? V: ¡Un sillón! M: ¿Y ahora? V: ¡Oscuro! (Se hace el oscuro. agrede. parece ser leída en secreto o dicha en voz baja por el miedo de ser reprendida. 122 . Teatro 2009 Tendríamos. ade- más de cantar su alegría o llorar sus tristezas se rebela. Existe no sólo para em- bellecer. Y concluyamos el espectáculo. con Sor Juana. a la poesía popular. la época de Juárez. Con Juan. Si bien este tipo de poesía se edita en libros que cualquier persona puede adquirir. M: Yo tengo dos poemas. el romanticismo. (Se los entrega) ¿Te parecen? V: Me parecen. ¿Qué más? M: Nos faltaría abarcar la independencia. es un reflejo vivo de una condición latente. la Revolución.

Historia de la poesía mexicana 123 .

.

LA ARAÑA .

por TODO.Manuel Torres Jiménez. A mi amor imposible… por serlo. A mis amigos Ismael Yáñez. Julio/Octubre 1976. A mi madre. . Quit y Víctor Terrón por su amistad. Ricardo P. Concepción Jiménez.

En tus mismas aldas se encontraban manchas de sangre de las almas de pobres inocentes. hasta con maldades aprendiste tus caminos. “¡Qué hermoso te parece tu camino en busca del amor! A la verdad.” (Jr. 2. 33-34) .

. Personajes • CASANDRA. donde siempre hay alguien dispuesto a emigrar a ésta y extender sus alas. hijo mayor de Casandra y amante de Lucrecia.18 años. Aún bella. 20 años. hija de Casandra y amante de Bernardo. madre de Casandra y ahora criada de la casa. • BERNARDO. Cerca de 45 años. Cerca de 60 años. hijo de Casandra. • ADELA. lejos de la ciudad. su hermano. Dueña de la casa. • UNA BRUJA. madre y dueña. • CASTOR. “PEONES” La creación transcurre en la casa de Casandra. • LUCRECIA.

Horas después. esa misma noche. Escena V: Las habitaciones de Casandra. Escena VI: Jardín de la mansión. Escena III: Comedor. SECUENCIA DE CUADROS ACTO PRIMERO Escena I: Escenario vacío. Noche del segundo día. Escena IV: Mismo escenario. Misma noche. 129 . Unos segundos después de terminado el cuadro anterior. Escena IX: Jardín de la mansión. Escena II: El gran salón de la mansión. Escena IV: Salen de la mansión. Atardecer. Mañana del segundo día. Escena V: Saloncito de hilar. Esa misma noche. Unas horas después. Luz cenital a izquierda y derecha. Anochecer del tercer día. Escena VIII: Sótanos de la mansión. ACTO SEGUNDO Escena I: Un rincón de la mansión. La misma noche. Horas después. Noche del segundo día. Escena VII: Salen de hilar. Escena II: Salen de hilar de la casa de Casandra. Escena III: Habitaciones de Casandra.

Escenario oscuro. altivo.): ¡Sast! CASANDRA: Silencio. iluminado por cuatro cirios. como un mozo que detiene el caballo para cerrarle el paso a la mujer que lo desdeña y mirarle desde una altura superior a su cuerpo. Y se yergue severo. LUCRECIA: (Poniéndose un dedo sobre los labios. brotan los latidos del fondo de la tierra para anunciar un nuevo sol… el que nace por la mañana para morir por la noche… el que sufre la angustia de abandonar lo que día con día encuentre renovado para volverlo a aban- donar. con la mortecina luz del sol cegándole los ojos en una tarde mojada de flotantes hojas otoñales ahogadas entre el agua salada del mar… ¡El arroyo que mintió creyén- dose inmenso para ser amado por la verde tersura y el polvo de las mejillas! ¡Mire cómo se recrea el pez en la oscuridad! ¡Cómo se agiganta la humedad al resbalar por las escamas del ser que contiene. un sollozo que presa- gia muerte. A ambos lados se enciende luz cenital que nos descubre a Casandra y Lucrecia sentadas en pequeños silloncitos de costura. ¿Escucha? Es un latido de agonía. LUCRECIA: (De cara al público): Oigo el galopar de centenares de corceles que se acercan. Hilan. Teatro 2009 ACTO PRIMERO Escena I. se agitan los horizontes habitados de escarcha sollozante. ¡Un recinto frío. también canta! Con la voz de un violín que se escapa a las nubes para sonar la cuerda mal ajustada. la de la cuerda 130 . cómo la madre se hace grande por el hijo que ha de parir! Cuando yo nazca me iré lejos… ¡para gritar! CASANDRA (De cara al público): En la oscuridad se escucha el silen- cio. con sus jinetes blandiendo es- padas con las que han de cortar el aire para asfixiarlo entre sus manos y ofrecerlo como presente a la amada que espera con la vista fija en un punto del horizonte. Cada uno en su lado. la que desvirtúa la pulcritud de un sonido acoplado al universo.

Es de noche. LUCRECIA: Cada uno de ellos me parecerá un muro de piedra. es señal de que vendrá. LUCRECIA: ¡Hemos pasado tantas noches sin luna. 131 .): La abriré tan sólo un poco. Se mete en nuestros cuerpos como el frío en la lentura. Ésta es una nueva. descoM- pondrá el rostro y pensará que ha muerto mi espera. CASANDRA: La luz se filtrará por los cristales. La araña tangible. Cruzará esa puerta y abrirá los brazos para recibir a una paloma que tiene alas de angustia. Lucrecia y su madre hilan. (Pausa. LUCRECIA: Madre… ¿puedo abrir la ventana? La noche es cálida y mi carne tiembla de espanto. ¿No hueles el viento? Se impregna con el perfume de los alhelíes y las azucenas. ¡El pecado! OSCURO. CASANDRA: Verá la luz a través de los cristales. solas! CASANDRA: Ésta no es una de aquellas noches. Pequeño saloncito que Casandra utiliza para hilar. (Feliz.) Sólo quiero que sepa que lo espero. CASANDRA: ¡Calla! Tu voz le hará huir. que el filo de una navaja no podrá pasar por la abertura. Muy poco. ¡Silencio! LUCRECIA: ¿Escuchas algo? CASANDRA: Nada. Me asfixiarán. Altos ven- tanales con vidrios de colores. LUCRECIA: (Con urgencia. LUCRECIA: Si ve las ventanas cerradas disminuirá el paso. Harán de mi lecho una jaula y de mí un cóndor. calla. Me volverán ciega. (Maternal) Siéntate… tenemos que hilar.) Nada. Tanto. Pero. a la que una mañana una mano extraña violará extrayendo de su rigidez una sinfonía de sonidos cacofónicos… ¿Lo oyes? Es él. Escena II. vulnerable. LUCRECIA: Ahora vendrá pintando sus labios con una sonrisa. ¡Que siempre lo he hecho! CASANDRA: (Condescendiente): Sea. ¿Vendrás? CASANDRA: (Hilando): ¿No escuchaste el rumor de los peones? “En noche de luna ausente el macho fecunda a la hembra”.

CASANDRA: Baja la voz. con paso seguro. presenciando cómo mis pies huían de mi alcoba para encontrarse con él en un lugar desconocido y solitario donde sólo la cla- ridad de la luna comulgaba con nuestras espaldas. Sonríe un poco y. miles de velas consumidas. LUCRECIA: ¿Qué dirá la gente? CASANDRA: ¿Qué gente? ¡No confunda tu lengua los términos! A eso que 132 . (Solemne. Lanza un suspiro. madre. bailando como una quinceañera enamora- da. LUCRECIA: Borda. Cierra los ojos para pensar en algo. LUCRECIA: Veinte siglos. Dos… tres años. lo adora! CASANDRA: A veces me siento vieja cuando te miro sonreír así. Un grito ante lo que tienes cerca y se aleja de ti. LUCRECIA: Madre. el zaguán de su virginidad. Se recarga en ella mirando hacia afuera. Teatro 2009 (Lucrecia abre la ventana. Esas cosas se saben y se callan.) Y silencio… mucho silencio ante una primera vez. se llaga hasta donde su madre). CASANDRA: ¿Si? LUCRECIA: ¿Qué es el amor? ¿Por qué lo siento y no lo sé? CASANDRA: Una demencia. ¡Niño! ¡Deje a su abuela que su abuela no lo quiere. CASANDRA: ¡Habla! ¡Habla! ¡Déjala que hable! ¡Que grite! ¡Que se consuma en la sonoridad de un eco que rompió los muros de su niñez! ¡Que flanqueará. borda los calzoncitos de mi chiquillo son- riente y de cabellos rubios. Ahora podrás revolotear como una calandria en primavera. dando de vueltas. nidos por un abrazo que derretía la blancura de mis pechos y la longitud de sus muslos. CASANDRA: No habremos de volverlo grito. Los abre. LUCRECIA: ¿Contaste los días que pasaron? CASANDRA (Deteniendo el hilado): Cuando él se fue era inverno. Una mirada de melancolía. No siempre el pecado es susurro. Cuan- do me pierdo en la soledad de esta silla y dejo que mis manos tuerzan la que ha de convertirse en hilo. luciendo tu traje de novia como un medallón de premio. Una mujer no habla así. Se acabaron los días de congojas para ti.

LUCRECIA (Explicando): Las mujeres lloran al amo cuando éste se va. la sangre de nuestros partos! (Transición) ¡Ellos se lo llevaron! ¡Infectaron el aire con sus sudores y lo mataron! LUCRECIA: Adela dice que mi padre murió de enfermedad. y quemarle la cara al ama. ¡Son avispas. CASANDRA: ¡Y lo sigo amando! Tanto como desprecio la carne oscura de nuestros peones… ¡el polvo de nuestros basureros. CASANDRA: Y después se refugian en sus cuevas de paja y troncos para desenterrar el odio que han escondido debajo del co- mal. madre. Sueñan en mi señor… LUCRECIA: Tu marido… CASANDRA: ¡Su Cristo! (Firme. Los hombres agitan los sombreros y adelantan los pasos gritando: “Adiós y vuelvan pronto”. Cuando descendió el fére- tro nos sepultaron a nosotros también. como nuestra pro- pia piel sobre los huesos. Cuando el amo les quiere. 133 . LUCRECIA: Madre… ¿por qué los odias? ¿Por qué ellos te odian a ti? CASANDRA: Porque ambos nos hemos arrebatado el amor del amo. los hombres mueren de deseo. CASANDRA: Ellos encerraron su microbio en sus salivas y luego la untaron en los labios de Ernesto… ¡Ernesto! ¡Y después dejaron su semen aquí… en la sala del templo de los dio- ses! ¡Estiércol sobre la seda de una alfombra! LUCRECIA: Cástor te ama. la mugre de nuestras uñas. Quedamos con los ojos cerrados bajo un montículo de arena como un viejo vestido frío que se adhiere nuestra piel. CASANDRA: Cástor es un pantano que quiere ser armiño. La araña cruza frente a tu balcón con un hacha o una pala hiriendo al suelo con el filo de su cansancio no puedes llamarle gente. Cuando se acuesta con el ama. con la firma de su desprecio como estandarte de su libertad. LUCRECIA: Mi madre amaba mucho a su esposo. inmutable) La tarde en que lo sepulta- mos clavaron en la cabecera de su tumba cientos de cruces con su nombre como epitafio. insectos! Gérmenes de víboras con brazos que alargarán en ademanes de insultos y blasfemias para destro- zar la carne de quien les tiende la mano y devorarlos. desprecia a su mujer.

elegantemente vestido. y la medida de su estatura y la fuerza de sus manos. amable): Bebamos. (Lu- crecia va hasta la ventana y mira) ¡Sí! ¡Es un jinete que se acerca! Se dirige hacia la finca. a la cabeza de la mesa. Un demonio puede aparecer a la vuelta de cada esquina lo mismo como un cuchillo de doble filo que como una hilera de dientes blancos y una cabellera rubia. LUCRECIA: Bebamos pues. Adela sirve. Al centro. BERNARDO: (Vehemente): Deja que me acaricie en las tuyas. Teatro 2009 LUCRECIA: ¡Ssst! ¿Escuchas? El rumor de un caballo que trota. ¡Es él! ¡Es él! CASANDRA: (Levantándose): ¿Quién? LUCRECIA: Bernardo… (Casandra va hasta la ventana y mira al exterior. de Ernesto. una larga mesa con candelabros. con un severo vestido negro. Los secretos son uno mismo sólo que dis- frazado. Lucrecia. LUCRECIA: Y el de su pelo. Escena II. preside la escena. BERNARDO: No mucho. ¡por el sol de la primavera! BERNARDO: Por la niebla y por el sol. Casandra baja la copa. A la izquierda Bernardo. pintado. Botas altas. Su capa vuela con el viento y traza ademanes de bienvenida.) CASANDRA: Tendrás muchas cosas que contar. El comedor. Por el que ausente piensa en el retorno como la niebla en el invierno. 134 . Casandra. feliz. CASANDRA: Lucrecia había olvidado el color de tus ojos. ¡La ciudad es tan mis- teriosa y guarda tantos secretos! LUCRECIA: Mi madre escribe por la noche sus secretos. Grandes arañas penden del techo. etc. Lucrecia.) OSCURO. Un enorme retrato. CASANDRA: (Levanta su copa y sonríe. A la derecha. platos de plata. Bajo el retrato. La llama de las velas se agita con el aliento de quien está cerca. (Bernardo y Lucrecia beben sin dejar de mirarse. con vestido blanco. puños y cuello de encaje. molesta.

(Bebe. Lucrecia. Los fabrica para subsistir. levántate. Ten cuidado. alargan sus brazos tratando de tocarse las manos. Mira a Bernardo. Tendrás una joya más que colgar en el bajo de tu vestido ¡Tus sueños! Más necesitas dormir para soñar. Hay un gran silencio entre los tres personajes. Lu- crecia. bésame. (Lucrecia hace una reverencia aún sonriente e inicia la marcha. Tienes que sacudirte el polvo del camino Ber- nardo. Habrás soñado. “Ningún ente que palpita sobre la tierra puede vivir sin ellos”. Insinuante. roza tu piel con la mía y agitemos nuestras espaldas una con otra. Mírame. (Lucrecia sale) CASANDRA: (En doble sentido): El fuego de la hoguera puede que- marte si te acercas mucho. LUCRECIA (Infantil): Nosotros tenemos uno. Ma- ñana despertarás mejor. la tuya con la mía… la mía con la tuya. Acabas de regre- sar y ya quieres partir de nuevo. CASANDRA: (Se levanta de golpe): ¡Basta! (Pone sus manos sobre la de ellos. Manchas los recintos con él. Tu hermano tiene que reposar también. Bésame la frente y corre las cortinas de tu ventana. Bernar- do le ha besado la mano) BERNARDO: El festín no está listo aún. Arrúllate y duerme ahora. Lucrecia y Ber- nardo descansan repentinamente sus copas sobre la mesa. La araña La ciudad no tiene secretos.) BERNARDO: Lo tenemos. (Mete el dedo en la copa y lo juega dentro. 135 . impidiendo que se toquen) Aún no ha llegado el momento. BERNARDO: Lucrecia mía. mira como naufrago en el mar de tu mira- da.) LUCRECIA: ¡Bernardo! BERNARDO: ¡Lucrecia! LUCRECIA: Dejemos que la plata de luna nos pinte las espaldas.

Y todo parecía a punto de llo- ver. Las montañas tenían sus cúspides con la sangre que el sol reflejaba en las nubes. con ellos. El viento hacía mecerse en la tierra la delgadez de la hier- ba que hace meses sacó su cuerpo y tostó sus células al sol. BERNARDO: ¡Madre! CASANDRA: ¡Cállate! Mal es el rumbo que toman las palabras. 136 . CASANDRA: No habrá necesidad de hacerlo. Parecía dispuesto a agigantar esa luz que descubría sobre tu cabeza. CASANDRA: Hasta que dejó de serlo. Tuve miedo antes de entrar aquí. No es difícil declamar lo que se ha aprendido tan bien. ¡Sí! Esqueletos famélicos que arrastraban su osamenta tratando de alcanzar la orilla. ¡La botánica. y hacer de ti un gran hombre. Los ren- glones de un libro nos nublan la vista y se consumen a la par de una vela que muere en las madrugadas. Los peones son insectos. BERNARDO: (Le toma las manos e inquiere con desesperación) Al cruzar la sequía de los campos vi cómo corrían aquellos hombres. Eran espectros que vomitaban lava a la mitad de la tarde. de cruzar de regreso nuestras flacas tierras y encontrarme con ellos. como la aureola de un santo. Teatro 2009 BERNARDO: Madre. a pincel podrido y a papel que- mado. los preceptos y la tesis con las calles vacías son temas para que converse un recién llegado. la zoología. Un hombre que se estaciona en el pasado sobre un lienzo que tiene un olor a alcohol. los limites de la miseria con sólo tocar a pezuña de mi caballo. BERNARDO: Mi padre fue un gran hombre. CASANDRA: Ha sido muy amena tu charla. CASANDRA: ¿Los peones? BERNARDO: Eran esqueletos famélicos. un amado hijo pró- digo que recuesta su cabeza en el regazo de su madre… así… así… (Acaricia a un hijo imaginario) acariciando el aire que te simula…! BERNARDO (Le toma la mano y la conduce cerca de una terraza). Dejé- monos navegar en la alegría de tu regreso y brindemos por ello. CASANDRA: Tu padre siempre elogió tu inteligencia.

burlona): Nunca. Nuestros espíritus seguirán vagando por la escalera. como una fiera. No sabes lo que dices. CASANDRA: ¿De veras? BERNARDO: Pero voy a irme. BERNARDO: Pero madre… en las cunas ya no había niños. detrás de ella. la botonadura desbrochada y los cabellos en desorden. ¡Nada! ¡Hasta el suelo te niega su altura! Eres más bajo que un chorro de saliva sobre la espuma del mar. CASANDRA: Bernardo. Sus puertas permane- cerán cerradas y nadie osará profanarlas. las puertas abiertas y las cor- tinas que danzan al paso del aire que las mueve. Cástor. en este lugar yo soy la reina y tú no eres más que… (Interrumpe la voz de Lucrecia) LUCRECIA: ¡Cállate! Todos están podridos. CASANDRA: Nadie puede abandonar esta casa. CASANDRA (Sonriendo. La araña hormigas que cavan sus tumbas antes de escupirnos a la cara sus odios. Hay cuatro muros que protegen nuestros cuerpos. CASANDRA (Entra de nuevo y comienza a apagar las velas): Un mie- do por demás infundado. Me iré y me llevaré conmigo a toda esa gente que odias y que acabará hundiéndote en tu amargura. BERNARDO: Lo haré yo. madre. Las madres se sentaban a las puertas de las chozas y perdían su vista en la nada y sus ojos estaban inyectados de llanto y sus mejillas maquilladas de polvo y lagrimas… ¡lodo! Enton- ces sentí miedo. BERNARDO: Estaré lo que debo de estar y después me iré. tu legua reposa en una charca de veneno y te mueres en ella por no poder al- canzar nada. BERNARDO: Siento alegría de estar aquí.) 137 . Lo más que podría perder esta casa se- ría nuestras vidas. los rincones. Bata de en- caje delgadísimo con listones bajo el busto y mangas. CÁSTOR: ¡Cállate! (En lo alto de la escalera aparece Lucrecia que huye de Cástor.

ya lo sé. Eres… CÁSTOR: Sí.) CÁSTOR: ¡Ah! Mi hermano… LUCRECIA: (Solloza en el regazo de su madre): Su mente me trastor- na. ¿A quién ha venido a ver el caballero esta noche? ¿A la hermana? ¿A la madre? ¿A la criada? No digas que vas a meterte en mi lecho… BERNARDO: (Sereno): ¡Qué bien representas tu papel! CÁSTOR: (Desconcertado): ¿Cómo? BERNARDO: Te sientan bien las canas a los veinte años. Teatro 2009 LUCRECIA: (Se refugia en los brazos de Casandra): Madre. Casandra y Lucrecia formando un trío. BERNARDO: (Da un paso para parecer protector): ¡Cástor! CÁSTOR: (Con burla): Por fin se digna el señorito a hablar. (Bernardo. impasible. ¿No? CASANDRA: (Severa): Sube. (Con bur- la) Lo he aprendido bien. CÁSTOR: (Carcajada): Voy a meterme debajo de tus faldas y rascar con mis uñas hasta que sangres. Descubre a Bernardo. Burlón. El primero. ¿A eso quieres llegar no? ¡Al altar mayor! CÁSTOR: ¿Razonas con el pensamiento o con los cincuenta mil renglones de tus libros? Confiésalo. Es a ella a quien has venido a encontrar esta 138 . Hace que sea una pesadilla en el más oscuro de los pozos. la bestia más sucia de tu porquero. Descien- de lentamente con la vista clavada en él. (Acaricia la bar- billa de Lucrecia y ésta se hunde más en los brazos de Casandra). me vuelve loca. CÁSTOR: ¿Ahora? Cuando el más querido de tus hijos y el más in- teligente de los hermanos ha vuelto a casa ¡No! Esto hay que celebrarlo. Lo estudia. Aquí el único sabio eres tú. ¡Cállalo! ¡Cállalo! CASANDRA: Cástor. Eres la viva estampa del Cristo de nuestro santuario. Y el fétido olor a alcohol de tu boca te hace tener un encanto supre- mo. CASANDRA: (Altiva): Eres el más fuerte de los viejos. Cástor ais- lado por completo de los tres. Ya veo… descubro huellas de la sonrisa en los vértices de los labios de la doncella.

CASANDRA: Calla. ADELA: ¿A su cuarto? CASANDRA: A las habitaciones de boda. (Casandra ha quedado sola. CASANDRA: (Firme): Somos los dioses en este templo.) ADELA: ¿Subieron? CASANDRA: Sí. Bernardo… lleva a tu hermana a su lecho. Procuran poner sabanas oscuras. CASANDRA: Buenas noches… ¡hijos! ESCENA III. Nadie puede más que nosotros. No estás ya para estas cosas. 139 . Lucrecia permanece sollozando en silencio. Esta noche no vendrán los peones a limpiar el piso de la mansión. BERNARDO: (Temeroso): ¿Ahora? (Va a tomar la mano de Lucrecia pero se retracta) Tengo miedo. (Sale riendo) (Casandra y Bernardo cruzan su mirada reconociendo en ellos culpa. ¡Recuerda de dónde te recogí! CÁSTOR: (Subiendo): Puedo vanagloriarme: soy la única miera que duerme en casa. las blancas po- dían mancharse. Sube a tu cuarto. La primavera está lejos todavía. Únicamente alumbran el re- cinto el recinto la débil luz de un candelabro. vieja. La araña noche. Se detiene. levanta la vista y dice en tono severo y despreocupado a la vez. BERNARDO (Aún titubeante de tomar la mano de Lucrecia y empieza a ascender con ella): Buenas noches madre… madre. ¡Son dos toros valientes que se asoman a los in- fiernos! A mis años aún se tienen recuerdos de nuestras mañanas. CASANDRA: Basura. ADELA: Buena noche tendrá Lucrecia entre la fuerza de esos brazos. Y hay más en los sótanos de una casa. Va a la mesa y retira los platos y demás que hay sobre ella. ¿De qué los vamos a disfrazar aho- ra? ¿De alcobas? CASANDRA: Sí.) BERNARDO: Siempre hay secretos en las ciudades. Entra Adela. condúcela a su habitación. Esta noche es noche de espera.

Teatro 2009 ADELA: Ya veo. quedamos desampa- rados. CASANDRA: (Como un infante): ¿He obrado mal? ADELA: ¿Qué te confiesa tu razón? CASANDRA: Mi corazón está lleno de dudas. Porque dos cuer- pos no caben en uno solo. Te has enredado en tus propios hilos. CASANDRA: Cuando lo… cuando Ernesto murió. ADELA: Abandónate aquí. CASANDRA: ¿Cuándo terminarás de hablar? ADELA: Nací hablando. ADELA: (Por lo bajo): Pecar también fatiga. que me asesina con su estrechez. habré de morir hablando. (Le ofrece una silla) CASANDRA (Imaginando): Le gusta mirar por las ventanas. CASANDRA: ¿No apacigüe la sed de mis pequeños con el sudor de mi frente? ¿No construí con mi sangre una fuente de donde bebieron? ¿No abrí mis venas? ¿No los amamanté? (Re- belde) Y dónde estoy ahora. (Pausa) ¿Estás cansada? CASANDRA: Mucho. ¿Cuándo te veré rezar conmigo? CASANDRA: Aún tengo la sangre firme para no refugiarme como úl- timo recurso de inmortalidad. ADELA: Su alcoba carece de muros. tú y yo. en la religión. ADELA: Aquí. Mis hijos. conmigo. Todavía mi dios sigue siendo Casandra… ¡Mi dios! ADELA: Los malos días te han vuelto loca. ¿A dónde vas a ir a parar? Ya se te vienen los años encima. ADELA: Fuimos como balsas a la deriva. 140 . que me ajusta. ADELA: A Lucrecia. CASANDRA (Justificándose): ¿No estuvo mi mano firme para volver a empezar? ADELA: Lo que dices es cierto. ADELA: Olvídalo. CASANDRA: Enterrada en una tumba que no me pertenece. Hay noches que se las pasa en vela mi- rando a la lejanía. Eres también de la opinión de que las viejas sólo servimos para rezar al fondo de las iglesias. Sus cuatro ventanales dis- traen su atención.

Casandra la acaricia) Dime. ADELA: ¿Por qué? CASANDRA: Se ha rebelado el primero de mis hijos. rom- per la jaula y volar. Yo también los amo: con mi piel y mi razón. Cuando se derritan las velas de mis arañas y quedemos sumidos en la más profunda soledad. ADELA: Como todas las noches… llegó Bernardo. La araña CASANDRA: Hice mío lo que toqué. ADELA: ¿Cómo? CASANDRA: Destruyendo con fuego mi propio infierno. De ser un dios débil. Irme lejos de todo sentimentalismo. uno de mis insec- tos para arrastrarme y terminar conmigo misma. CASANDRA: ¡Pecan! ¡Pecan madre! ¿Pecan? Pecar es don de dioses. Cuando descargué el látigo so- bre mis avispas. ¿se aman? ADELA: ¡Lo hacen! CASANDRA: ¿Se encierran? ADELA: Sí. para marcharse mañana. como clavada en una silla de ruedas. ¡Como la aurora! CASANDRA: Como la tarde. frágil. Provocaré una generación de héroes y demonios que existirá atrapada en la red que he de tejer con mis hilos. voy a terminar con todo. 141 . sobre mis insectos y provoqué que se abalanzaran contra mí. (Adela le pasa la mano sobre el hombro. madre. Qui- siera aletargarme. (Pausa) Tengo miedo. ser… por qué no. Quiere salir. Amo tanto como se aman ellos entre sí. Acompañado de una sinfonía de gorriones y dormideras. ADELA: Y ahora. ser parca. pétrea. Y ahora mis hijos se duer- men en un mismo lecho y fecundan mi casa con sus mi- serias. ¿qué vas a hacer? CASANDRA: Voy a empezar a finalizar mi vida. ADELA: ¿Cuándo daremos fin a este juego? CASANDRA: Cuando se separen mis redes y quede enjuto mi cuerpo. que clavaran sus aguijones en las niñas de mis ojos hasta dejarme ciega e impotente. seca. Cuando los peces salten fuera de la pecera y mueran ca- muflados por las aves. ADELA: ¿De qué? CASANDRA: De haber obrado mal. Un dios de paja que se cobrará con el primer soplo de viento.

A la diestra de Dios padre estaremos. Y he de matarlo. Casandra de pie. Semioscuridad. En ese momento se escucha un rui- do en la escalera. CASANDRA: A la derecha de mi cruz está la tuya. redobles de tambor por muerto. Casandra. tendidas al sol. ADELA: Así es. el momento de tornarse en polvo y formar parte. CASANDRA: Adela. Gran ventanal en cortinas de gasa a la derecha por donde se escurre la luz de la luna. Lecho a la iz- quierda. junto a la ventana. ADELA (Triste): Cuando hayas volado. Durante el cuadro y conforme Casandra va di- ciendo parlamentos va a desnudarse para meterse a la cama. de esta gran esfera que simula la tierra… entonces los hombres nos perdemos entre el laberinto de troncos. en la totalidad del bosque tapizado de hojas secas que es- peran. CASANDRA: En ellos pienso. de brazos agigantados y dedos de madera crujiente. El aire nos huele a lluvia y las calles son pasos sin fondo. ADELA: Pero… CASANDRA: Obedece. (Adela obedece. OSCURO ESCENA IV. ojos secretos que nos miran desde la penumbra. Teatro 2009 ADELA: Piensa en tus hijos. una vez más.) ADELA: ¿De uno de tus hijos. Alguien ha estado ahí. Habitación de Casandra. ADELA: ¿Qué? CASANDRA: Voy a enamorarme de uno de mis hijos. Casandra? ¿De quién? CASANDRA: ¿Quién anda ahí? ADELA: ¿De quién Casandra? ¿De quién? CASANDRA: Mira quién ha estado ahí. (Solemne) El viento. CASANDRA: Hay ocasiones en que los arboles se sientes solos. cuando no te encuentres con nosotros no te olvides de mí. arterias vacías. (Adela se sorprende. 142 . Va y mira) ¿Quién es? ADELA: Nadie Casandra.

Nos sentamos así. la metralla si balas. como cárcel o cofre. completamente desnuda y suspira. Enton- ces estamos solos. La araña Las golondrinas cantan con voces de metralla posadas sobre un hombro que es el nuestro. que no se escuche en el ambiente más que una sola respiración. Casandra hila. a la orilla de una cama. Se abre la aurora y la cosecha aso- ma la parte más alta de su estructura. Estamos solos con nosotros mismos reflejándonos en el espejo de nuestros sabios cuantos infantiles… nos vemos la cara. el li- mosnero sin vientre y el grito hecho sal sobre la miel… somos… ¡los hombres! (Se tira sobre la cama. nos desnuda- mos procurando que no existan luces. LUCRECIA: ¡Atrápala! ¡Atrápala! ¡Que no se escape! 143 . perdidos como la luna en el infinito. Los surcos que el arado traza sobre la tierra para germi- nar la mies. Ahora sí. que reine el silen- cio.) OSCURO ESCENA V Jardín de la mansión. Que sólo tengan movimiento los brazos de las cortinas de gasa y que se sienta frío… ¡mu- cho frío! Ahora sí. como mar o viento… ¡Somos nosotros! Los que somos y no queremos ser. Se pierde la luz de la luna. las caderas recogidas en una mueca de burla y las piernas juntas. Ya no hay nadie que acompañe nuestros pasos para no ser los únicos. sólo se escucha el rumor de un mar que azota sus olas en un acantilado cercano. El viento sopla más fuerte que antes. Altas rejas en los tres lados que podemos ver. el cuello. el asesino sin sangre. Somos nosotros… ¡pero nosotros! La calavera sin máscara. los pechos salientes y flácidos. El sí pronun- ciado como una negación. el héroe sin lauros. los brazos. la nuestra. Como si fuera una jaula en que nuestros personajes jugaran. La garganta supurada de vis- cosas flamas y pus… el caracol sin sonido. en tanto que Bernardo y Lucrecia persiguen una mariposa.

BERNARDO: ¿Más? LUCRECIA: Sí. Dóblate las mangas de la camisa y aligera el paso. CASANDRA (Seria): De flor.) ¡Aquí está! ¡Es nuestra! LUCRECIA: A ver. Por Bernardo no te preocupes. Luego. Teatro 2009 BERNARDO: ¡Ya casi la tengo! (Sube a una de las rejas y trata de atra- parla con una red. como si le reprocha- ra algo o quisiera encontrar en ella una razón a sus palabras. caen a un mis- mo tiempo. BERNARDO: ¿Cómo? CASANDRA: Ahora Lucrecia le está robando el color que ese insecto a su vez robó a las flores. CASANDRA: Una mujer también. BERNARDO: Mira. (Mete la mano en la red y saca la mariposa. LUCRECIA: Sé distinguir a las alimañas. (Casandra los mira alejarse mientras sus manos continúan tejiendo. CASANDRA: Me preocupo por ti. La pone en las manos de Lucrecia que ésta ha juntado formando una pequeña cárcel) LUCRECIA: ¡Que bonita! ¡Hace cosquillas! BERNARDO: ¡Quiere escapar! LUCRECIA: Mira como se revuelve ahí dentro. LUCRECIA: Una flor es pequeña. ¡Como mueve las alas! BERNARDO: Está pintándote los dedos de polen. hermano. Ese es su sino. El universo las iguala.) LUCRECIA: Bernardo. más. en las alas de la mariposa es un adorno. Vayamos a atrapar mariposas. La casa no es segura y la amenaza se esconde bajo las piedras. tomán- dola de las alas. (Lucrecia mira inquisitivamente a su madre. Sólo que en las manos de ella el polen parecerá una mancha. LUCRECIA (Toma la mano de Bernardo. En- tra Cástor) 144 . mueren en un mismo tiempo. que no ha entendido nada y tira de él): Vamos. CASANDRA: No se alejen mucho. madre.

sin uros ni sen- timentalismo. Se corono con las estrella de sus desdenes. Lo digiero y lo saboreo. La mujer con la que se acuestan al terminar la jornada y a la que descubren desnuda apoyando su es- palda en el quicio de la ventana. Desde la raíz hasta la punta. Y la comen así. imaginan- do los bucles de su adorada. Y ellos las poseen. ¡Veinte! Lo revela el cobre de mi piel. Aprovechémoslo. me dije? ¡Risas resbalándose por el luto de nues- tras alfombras! ¿Reías madre? CASANDRA: Reían Bernardo y Lucrecia. las margina con la punta de su calzado y se viste de ellos. La que perdió el sabor de lo prohibido en aras de la rutina. La que es “suya”. ¿No? (La mujer lo ignora) Me pareció escuchar risas que provenían del jardín. Es la mujer fácil. Y la señora los ignora. ¡Qué odio! ¡Qué desprecio! ¡Qué insulto y blasfemia! ¡Que defeque sobre sí mismo! CASANDRA: Hoy amaneció la mentira como una mañana de domingo. Lo he aprendido de memoria. Sienes pintadas. sin tino ni razón. ¡Que ría quien pueda hacerlo! CÁSTOR: Y que llore quien no. CASANDRA: (Seria): ¡Qué joven eres! ¡Quién lo creyera! Parece… CÁSTOR: Mayor. soñando en las delicias de la que es su ama. nace plata en vez de nacer carbón. insípida. Continuemos odiándonos. como la fruta que ya no sirve. ¡Las arrugas! ¡Ah. La hembra que sueñan y sobreponen a las facciones de la que tienen punto. Y sonríe al 145 . La felicidad vive con ellos y ríen. ya lo sé. insultos de mi madre. los surcos que trazan los peones para alagar a la señora! A su señora. ¿Será posible. Desde el arado hasta la cosecha. Me levanto por las mañanas y me maquillo la ve- jez. los desconoce. Primero las canas. CASANDRA: Eres como un viejo solitario dormido en la imbecilidad de la modorra. Cástor? ¿Treinta? CÁSTOR: Lo figura la plata de mis sienes. Acariciando el estropajo que su compañera tiene por pelo. ¿Cuántos años tienes. CÁSTOR: Cierto. la que servilmente se despoja la vergüenza para formar sus compas con sus piernas. La araña CÁSTOR: Es un día estupendo.

Perfúmame los cabellos y bésame las plantas para que tu Cristo te redima por tus pecados. Pálpame y re- conoce mi piel. ¿Es así como vives. Aquí. deja a un lado la teja que tiene en sus manos y se le- vanta. Las palabras de Cástor le duelen pero se mantiene firme. ¡Qué supremos heroísmos! ¡Qué innata grandiosidad! ¡Eres un arcángel que habita la tierra por satisfacerse! ¡Eras una diosa! CASANDRA (Sonriendo): ¿Quién eres Cástor? ¿Sabes acaso que te amo? ¿Por qué te mientes una falsa imagen de ti mismo? CÁSTOR (Desconcertado): ¿Cómo? CASANDRA: Eres mi amante. postrado ante Casandra. CÁSTOR: Tienes fuerza suficiente para mantener en alto la frente. Teatro 2009 nuevo pasajero que cruza frente a su balcón. madre? ¿Es así como exage- ras mi vejez? ¡A través de tu espejo? CASANDRA: Los gatos miran mejor en la oscuridad. como un sacerdote ante un alabastro. Lo invita a pasar. CÁSTOR: ¿Y las arañas? ¿Sabes como te han puesto los peones? ¡La Araña! ¿Por qué será madre? ¿No será porque hilas de sol a sol? (Casandra. toma sus manos y las lame. Yo soy uno de ellos. Aspira y róbame el aire que me pertenece. (Cástor. Mi enamorado frustrado. furiosa.) CASANDRA: Desde anoche el tiempo está espeso.) CASANDRA: Perro… ve a ladrarle a otro extraño tus desgracias. Cuando venga la penumbra lo hará escalar las paredes que conducen a su alcoba y lo obligara a po- seerla. Bésame y prueba de tu saliva. se contiene. lo desliza bajo su puerta y lo acomoda bajo su cama. Tanto que puede cortarse con el filo de una navaja. ¿Por qué me in- sultas entonces? Deberías rendirte a mis pies para conse- guir lo que anhelas. El anzuelo que espera el bazo del pez para atraparlo. lo esconde. altiva. va a acariciar la cabeza de su hijo pero al fin. 146 . La mujer está a punto de vencerse ante las palabras de Cástor. como un perro fiel. CÁSTOR (Vencido): Vengo de ti pero tú me ignoras.

) BERNARDO: Dinos que miente. Furiosa. ¡Hazlo! (Casandra. (Intenta salir pero se tropieza con Bernar- do y Lucrecia que vuelven por la red. Antes de salir vuelve la cabeza para mirar a Casandra y después desaparece. las mías porqué no? Con… su permiso. (Sale) (Casandra de pie. Len- tamente Bernardo abandona el lugar. humillado. Fuertes están mis muslos para sostenerme y escalar los muros que es- cala tu nocturno visitante. 147 . seguido de Lucrecia. Tú… no vales nada. Incrédulo. ¿Cuánto vales? (Casandra tiene el intento de abofetearle. Yo no titubearé. sin embrago. Bernardo.) LUCRECIA: No… no es verdad… ¡Di que no es cierto! (Lucrecia. Sin saber qué hacer. madre. Si unas débiles piernas pueden. ¡Así las cosas tendrán que pagar una diadema de estrellas! CÁSTOR (Superior): ¿Eso tan solo? Te vendes al precio más bajo y no vales tanto. indignado.) CÁSTOR: Pues bien… como “Araña” te compro. hile su tela para atracar insectos mejores. cabizbajo. La respiración agitada. Dice con rencor contenido. Casandra deja escapar dos lágrimas. hulla ahogada en sollozos.) LUCRECIA: Bernardo olvido la red y… (Observan los rostros de Ca- sandra y Cástor.) OSCURO. El coraje le colorea las me- jillas. La araña tu “Araña”.) CÁSTOR: Anda… pregona a tus súbditos a quién te has vendido. Cuéntale de los extraños. avanza hacia ella. (Cástor se incorpora. impávida. ante el silencio de su madre. no lo hace) CASANDRA: ¿Quieres comprarme? ¿Pagar la ternura de una madre que no lo es? Vas a quedarte ciego.

Tus “insectos” se mueren de sed. CASANDRA: Me gusta. señora. sólo serán insectos… ¡Insectos! (Se cubre el rostro. LUCRECIA: No te entiendo. LUCRECIA: ¿Y por qué morir con toda esa gente? Cuando hayamos partido sus espíritus acompañarán a los nuestros. Ya lo ves.) LUCRECIA: (Dura): Deja. (Adela sale. encerrada. ¿Por qué dejar que nuestra finca se muera?) CASANDRA: (Mirando a Lucrecia como si fuera una extraña): Llegó la hora de abrir el apocalipsis.) LUCRECIA (Dura): Una o dos cucharadas de azúcar. El saloncito de tejido. Sola conmigo misma. ¡Mis esqueletos vivien- tes! LUCRECIA (Condescendiendo. Entra Adela. (Lleva en las manos una bandeja. CASANDRA: De vez en cuando dejo que mis insectos penetren por mi balcón. como espantada. ADELA: Su té. a mí? CASANDRA: (Igual que antes): Puede ser. ¿Por qué? CASANDRA: Porque se introdujo al final a esta casa. cubierta por una gran carpeta de ter- ciopelo entre ellas. un poco): Ya casi nadie trabaja nues- tras tierras. Teatro 2009 Escena VII. CASANDRA: Aún así. LUCRECIA: No ahora desde luego.) LUCRECIA: ¿Tejer? CASANDRA:Estar aquí. han pasado tres días y Bernardo no ha vuelto a la ciudad. (Ida. ante su madre. Una mesita redonda. como la niebla en el bosque. Yo os lo prepararé. Pero también llegan hasta a mí las quejas de mis peones. Casandra y Lucrecia tejen. Sobre la mesita el cesto de tejido. 148 . Es mediodía unos días después. LUCRECIA: (Continúa con su mismo tono): ¿A que te refieres. Las dos inmutables.) No entiendo tu manía de sentarte durante casi las veinti- cuatro horas del día para tejer en este recinto. (Rindién- dose al fin. LUCRECIA: Y a mí no me extraña eso. CASANDRA: Cuando todo haya acabado entenderás. LUCRECIA: ¿Quiere decir que nos toca morir? CASANDRA: Tal vez.

LUCRECIA: Preparada para qué. CASANDRA: ¿Para qué? ¿Para encontrarte con un cielo azul que sólo es aire? Están mejor aquí. Es su obli- gación. él… sólo deseaba que yo supiera… CASANDRA: Le pediré que no vuelva a hacerlo. CASANDRA: Bernardo… LUCRECIA: ¿Por qué nosotros no? CASANDRA: ¿Nosotros? LUCRECIA: Quiero decir. LUCRECIA: Tienes razón. Las terminales de autobu- ses y los grandes hospitales. al viento. CASANDRA: Deberías saberlo. Un hijo tiene que atender a su madre. A recorrer esa alfombra verde que veo desde mi ventana. Cástor y yo. Hay tantos carrua- jes… tanta gente. No entiendo. Verle la cara. CASANDRA: ¿Quién te ha contado eso? ¿Bernardo? LUCRECIA: Bueno. CASANDRA: ¿Dónde esta Bernardo? LUCRECIA: ¿Bernardo? CASANDRA: Sí. CASANDRA: Se perderían. Todos los lugares donde se parte hacia un nuevo sitio. ¿Dónde está? LUCRECIA: No lo sé. al campo. (Lucrecia le alarga la tasa) ¿Porqué me lo das tú) LUCRECIA: Desde hoy quiero atenderte yo. LUCRECIA: ¿Porqué. LUCRECIA (Tratando de parecer dulce): Madre… ¿por qué no nos dejas salir? CASANDRA: ¿Salir? ¿A dónde? LUCRECIA: Fuera. Son insectos. Yo no lo creo. La araña CASANDRA (Reponiéndose): Solo. LUCRECIA: Me gustaría conocerla. La ciudad es inmensa. CASANDRA: Haces bien. Descubrir el asfalto de carbón y las vías del tren. 149 . La miel le roba el sabor. Dicen que hay hijos que no aman a sus padres. LUCRECIA: ¿Quién lo dice? CASANDRA: La gente. LUCRECIA: Bernardo ha salido. madre? CASANDRA: Porque te hace daño. Aún no estás preparada.

LUCRECIA: ¿De verdad. Teatro 2009 CASANDRA: Te digo que ya entenderás. Desconfías de mí. Estás errando. si es que aun puedes. CASANDRA: ¿Qué dices? LUCRECIA: La verdad. Enséñame como corre la sangre por tus heridas sin derramar una gota de ella. Quiero po- sar las manos sobre tu cabeza y sentir las espinas de tu diadema. madre. CASANDRA: ¿Por qué dudas en casarte con Bernardo? ¿No lo han he- cho ya? LUCRECIA: No. Vístete con el manto blanco. El bajo de mi vientre no ha cobijado aún a ningún hombre. Pero muéstrate como eres al darnos la bendición! CASANDRA: No sé de que extraña ratonera sacas tus argumentos pero quiero decirte que todos. son erró- neos. absolutamente todos. Presenciarán mi coronación y formularé 150 . Quiero creerlas. Lucrecia. para esta noche. tu costado. Para que crea que quien esta clavada en la cruz de mi cabecera eres tú. CASANDRA: ¿Dudas de mis palabras? LUCRECIA: No. ¡Levántate en lo alto de tu altar y cásame con Bernardo cuando estemos bajo tus pies. ¿O es que no lo entiendes? ¿No te das cuanta de que obramos mal? ¿De que no puede ser? CASANDRA: Quisiera que terminaras de hablar. Muéstrame tu corona. de verdad? Contéstame. CASANDRA: ¿Cómo dices? LUCRECIA: Bernardo nunca ha entrado en mi cama. tus llagas. Quiero saber que lo que estamos haciendo no lo condenan los hombres. Porque no estoy segura de que tu seas mi Dios. LUCRECIA: ¿Por qué no dejas que extienda mis alas y remonte el vuelo? Quiero conocer nuevos sitios. LUCRECIA: Muéstrame tu poder para que no dude. CASANDRA: ¡Hombres! Hasta dónde ha llegado Bernardo. Para que seas firma en mi resolución. CASANDRA: Estás perdida. CASANDRA: También tú. LUCRECIA: Madre… quiero confesarte… tengo miedo. porque quiero ser limpia. CASANDRA: ¡Lucrecia! LUCRECIA: Porque quiero ser buena. ¿De qué? LUCRECIA: De no estar enamorada de mi hermano. nuevos hombres.

Y tu Dios soy yo. Esta noche tendremos fiesta. CÁSTOR: ¿Qué es lo que debo hacer? BRUJA: Estarte en silencio. Hay que hablar en voz baja para no despertarla. CÁSTOR: ¿Por quién? BRUJA (Ríe): Atrevido. CÁSTOR: Vieja… BRUJA: Calla. Tu majestad se hace dios esta noche. BRUJA: Entra. CÁSTOR: Vieja… BRUJA (Se lleva un dedo a la boca): Siéntate aquí. (Él lo hace) Es bueno vivir en los pasadizos de tu mansión. no hables. ¿Traes algo? CÁSTOR: Comida. Flores de los pantanos. CÁSTOR: ¿Qué miras? BRUJA: Espera. Te estaba esperando. Prepare mi baño. Tu padre solía visitarme también. sale. La araña su boda. BRUJA (Ríe. El recinto se ilumina y descubrimos a una bruja que en medio de la oscuridad meneando un gran caldero que vomita un espeso vapor blanco. ESCENA VIII. Ca- sandra da dos palmadas y entra inmediatamente Adela) ADELA: ¿Llamaba la señora? CASANDRA: Sí. CÁSTOR: ¿Podré? 151 . (Pau- sa) Sé a qué vienes. (Lucrecia. CÁSTOR: Tienes poderes para hacerlo. Adela. Vete. Paredes húmedas. sarcástica): Dámelos. OSCURO. ¿Dónde está tu señor del mal? BRUJA: ¡Ssst! Ahora duerme. LUCRECIA: Madre. Una escalera angosta al fondo por donde baja Cástor con una antorcha en la mano. mucho silencio. Necesito silencio. CASANDRA: Retírate. Ahora estoy vieja. después de hacer una reverencia. Por mi santo poder e absuelvo de todos tus pecados. Calabozo oscuro de la mansión.

(Ella toma una bolsita de piel de cabra con un polvo blanquecino en el interior y empieza a trazar va- rios signos en el piso con el polvo) Ven señor de los infiernos tus siervos te necesitan. ven. se restrie- ga en el cuerpo del muchacho. que te robaste la mitad de los cielos. Vas a dormir sobre su reino. Adela lo imita. Necesito abrir los cielos. Teatro 2009 VIEJA: ¡Cállate! Pon tus manos aquí. Se escucha una música extraña e 152 . Las llamas de las velas también. La vieja toma un recipiente con un extra- ño líquido rojo. No las dejes de mover. Tú. Aquí estoy contigo para que no estés solo. Ve que tu sierva los requiere. meneando sus cade- ras para hacerlas sonar junto a los maguellales. La vieja ríe. Todo parece palidecer. y pinta el pecho de Cástor con él. ¡Salta! ¡Brinca! ¡Canta! ¡Viva tu luz acurrucada en los nidos de los gorriones! Escóndete demonio bajo la cueva de tu lujuria… (Se estremece)Vengo del centro de las llamas de tu gloria para ofrecerte mi alma. ¡Danza! Hasta que se cimbre la tierra con tu redoble. ¡Van! (Un viento helado cruza el recinto. (Cástor danza. Canta en una lengua extraña. Señor del mal y del bien… llégate hasta mí. vas a ser suyo para que ella sea de ti. ¡Sigue! CÁSTOR (En el éxtasis): Ven señor. Ríe satánicamente. Ven.) CÁSTOR: Salta la luna piropeando su cielo. ven. Rayos. se mesa los cabellos y empieza a danzar. ¡Recíbela! ¡Tómala! ¡Hazla tuya! ¡Mira como sangran las heridas de mis manos y pies! ¡Mira como se abre mi costado y como llueve en mis ojos! ¡Canta! Con la música me visitará tu espíritu y rom- perá las cadenas de mi esclavitud. señor. Te voy a hacer una santa… ¡Santa! La construiré con el semen y el sexo. (Continúa) ADELA: Prosigue. Vas a dormir sobre su testa. Ya se están abriendo las tinieblas y mi señor se encuentra cerca. El recinto se llena de humo y luces fugaces… como los rayos del sol se filtran entre las ramas de un bosque. Contorsionando su cuerpo febrilmente. róbate ahora unos granos de estrellas.

la iluminación es completa y descubrimos a Lucrecia y Bernardo en actitud sorprendi- da. (Casandra toma un puñal que la bruja le ofrece. la bajan. los ojos restirados hacia las sienes. como si su voz fuera el inte- rruptor de todas las luces del escenario. CASANDRA: Ya estoy aquí… ¿quién soy? BRUJA: Eres Casandra. Lucrecia tu hembra. danza y queda tendida en el suelo.) CÁSTOR: ¡Noooooo! (Su grito se paga junto con la oscuridad. se opa- can…) ESCENA IX. Lentamente desciende una luz cenital que des- cubre el cuerpo de Cástor. Sentada en un trono inmóvil. como en las procesiones de Semana Santa y al final de ella: Casandra. al mismo tiempo. in- móviles. Ella tiene la cara pintada de blanco. Se levanta. La vieja ríe satánicamente. ¡Bebe de sus arterias! Gime y después muere. (Casandra hunde el puñal en el cuerpo de Cástor.) BRUJA: Por fin… Ernesto… ésta es mi venganza. La araña inmediatamente detienen el ritmo de su cuerpo. Ahora. ¡Extírpales el corazón a tus siervos! Inte- rrumpe la corriente de sus venas. Llegan al frente. que cargan cuatro corpulentos encapucha- dos. ¡La Araña! Bernardo y Cástor tus varones. como si sólo el escenario hubiera cambiado o como si saliéramos de un sueño para entrar a la realidad. Una enorme tiara sobre su cabeza. como una Mafertiti. Quedan jadeante. dirige su mira- da hacia uno y otro lado. Los odias y los vas a destruir. éste se convulsiona. El jardín. Acaban de llegar al jardín y se sorprenden de lo que ven. He aquí tu puñal. LUCRECIA (Casi en la puerta): ¡Cástor! 153 . en la misma posición en que quedara en el cuadro anterior. contorsiona también el cuerpo. todo él tiembla y su rostro se transforma. Así. Retrocede Cástor. saborea el momento. Del fondo del recinto emergen varios hombres encapuchados. teme- roso.

Y todos elevaron una cruz en la cabecera de su sepulcro. La verja. Los nom- bres y los apellidos sólo sirven para evitar las equivo- caciones. Todos los peones y gente del pueblo fueron a verlo. ¡Cómo corrían por aquí y por allá! Eran una avecitas que revo- loteaban de rama en rama… Y un día el señor amaneció muerto. Con sus hijos y su esposo. La ciudad: con sus parques y sus hoteles. en un bosque de Cristos. Dos cerraduras tuvo la verja desde entonces.) LUCRECIA: ¡Cástor! ¿Qué tienes? ¡Contéstame! BERNARDO: Ayúdame a incorporarlo. las primeras no valen nada sin las segundas. Es así.) BERNARDO (Asombrado): ¡Cómo! LUCRECIA (Admirada al máximo): ¡Una corona! ¡Una corona de es- trellas! FIN DEL ACTO PRIMERO ACTO SEGUNDO ESCENA I. Mi señora… mi hija. Teatro 2009 BERNARDO: ¡Hermano! (Ambos corren hacia Cástor. Frío como el tronco de un árbol. descubren en una de las manos de Cástor “algo” que les sorprende aún más. como las palabras y las ideas. Un rincón de la mansión. (Voltean el cuerpo y le levantan la cabeza. Es- perábamos encontrar aquí lo que nunca encontramos en la ciudad… ese gran monstruo que nos abre las fauces disfrazadas de brazos. Su tumba se convirtió. de pronto. (Pausa) Pero la mujer regresó a casa. Los chicos eran muy pequeños. Y lo sepultaron. Y se encerró. con sus templos y sus antros de vicio nos de- testaban… como nosotros a ella. al hacerlo. 154 . Con mi ama. (Suspira) Hace años que entré aquí. ¡Era impresionante! Parecía un nuevo panteón dentro del mismo cementerio. Somos. los hombres. Pues bien. Y junto con ella a sus hijos. Llegamos y nos instalamos. ADELA: Mi nombre es Adela… ¿Adela qué? ¡Que importa! Hoy en día lleva uno el nombre para no perderse.

para no mo- rirme sola. sentada. Una mañana a través de ella. ADELA: Así. ADELA: Pero… CASANDRA: Sólo quiero que te quedes aquí. Así. pero esta mañana… Esta mañana encontré escondida. junto a mí. ADELA: ¿Te sientes mal? CASANDRA: ¿Es que no lo ves? ADELA: ¿Qué te sucede? CASANDRA: Siento que me abandonan las fuerzas. CASANDRA: En esta casa no escucho más que las mimas palabras de siempre. Sólo allí. Y pasaron primaveras y veranos.) CASANDRA: ¡Adela! (Grita) ADELA: Estaba limpiando los candelabros. que se es libre. Que huye de mi el entendimiento y queme desvanezco en un torbellino de fuego. La araña la única parte por donde se puede decir que se sale de verdad. este pequeño saco repleto de ¡arañas muertas! OSCURO. tejien- do. Me asusta la soledad. y murieron otoños e inviernos y Bernardo regresó con el ideal metido en la hendidura de las uñas. CASANDRA: Dame tu mano… cuéntame viejas leyendas… como cuando niña… “Había una vez…” (Se desvanece) (Oscuridad y luz solamente sobre Adela) ADELA: Parecía un desmayo cualquiera. ¡Regreso para sacarnos! ¡Pero han sucedido tantas cosas! (Se alumbra más la escena y vemos a Casandra junto a Adela. salió Bernardo con la consigna de regresar y li- berar a sus hermanos. 155 . en lo más profundo de la fuente. ADELA: Te traeré… CASANDRA: Nada. quédate aquí. Ven.

Esta noche será coronada como tal. BERNARDO: Este día te invade el pesimismo. cada una con veinte o treinta velas. En efecto. ADELA: No como ese. Amplísimo recinto con enor- mes columnas a los lados. Busque por todas partes y no pude encontrar a nadie. En esta casa sobran sillones para hilar. Se lo regaló el señor cuando… BERNADO: Su reina está aquí. ¿O sí? ¿Sí Bernardo? ¿Ha sido tu mano quien hizo eso para sacarnos? BERNARDO: Desde luego que no. De ninguna manera. Nunca se atreverían a hacer algo semejante. El gran salón de la mansión. Para esta noche sólo faltará encender las velas de las arañas. Tropieza a la mitad de ella con Bernardo. ADELA: Nuestro panal puede derretirse al primer rayo del sol. continua mejor con tus quehaceres que nada malo ocurrirá. Adela cruza la escena. No le he visto la cara más que para tomar el té. Ese sillón era el preferido de tu madre. ADELA (Saliendo): Nada peor a lo que ocurre ya. Teatro 2009 ESCENA X. Inmensos ventanales con cristal de diferentes colores. Adela. en cada uno de sus brazos. BERNARDO: ¿Mi madre? ADELA: En su recámara. Muy de madrugada escuché como si alguien hu- biera estado destrozando alguna cosa con un utensilio de labranza. Las arañas penden del techo en sinnúmero. pero por qué te preocupas de esa manera. Cuando me levanté para ver lo que sucedía descubrí a la mitad del jardín hachas astillas. No me cabe la idea de que alguien o “algo” entrara por la reja. BERNARDO: ¿Está todo listo? ADELA: Casi. el sillón donde Casandra suele sentarse a hilar. (Sale) (Entra Lucrecia por el lado izquierdo) 156 . Todo esto es muy extraño. Desde esta tarde se ha encerrado en ella. BERNARDO: ¿Y no te cabe pensar que pudo haber sido alguien de no- sotros quienes lo hayan hecho? ADELA: ¿Ustedes? No. BERNARDO: ¿Extraño? ADELA: Sí. o más.

Bernardo? BERNARDO: Con… Adela. (Pausa): ¿A dónde iremos? BERNARDO: Al rincón más oscuro del universo. a través del agua. cómo se resbalan los astros por el cielo.. no. BERNARDO: Tienes mojados los brazos. LUCRECIA: Me pregunto quién se librará de quién. hasta haber encontrado la otra. Be- biendo nubes. no. LUCRECIA: He visto. 157 . La araña LUCRECIA: ¿Con quién hablabas. diría que a mi también me invade algo extraño. Era un espejo que amenazaba dejarme ciega si me miraba en él. BERNARDO: Tomados de la mano… paseando por las estrellas. LUCRECIA: Los dos. Ahora está oscureciendo. Hace un momento Hortensia acaba de confesar algo que la tiene tensa. A eso del mediodía mi fuente se cubrió de oro. Es curioso si no fuera a pa- sar lo que esta noche pasará. Sólo jugaba con ella. ¿Buscabas algo en la fuente? LUCRECIA: Sí. ¿Y tú? ¿Dónde has estado todo este tiempo? LUCRECIA: En la fuente. Ahora tú. digo. BERNARDO: Tu lugar favorito. como una gran cabeza de estropajo de plata sobre la mía. Nosotros de ella o ella de nosotros. Todo este tiempo ha estado gritándome el corazón que algo va a suceder. Me contaba algo sin importancia. LUCRECIA: ¿Porqué? ¡Quiero verla! Déjame ver la cara de mi libertad. BERNARDO: Hoy todo mundo está inquieto.. BERNARDO: Pronto llegará la hora. Aquí. BERNARDO: De “nuestra” libertad. LUCRECIA: ¿Y qué pasó? ¿La tienes? BERNARDO: Precisamente.) BERNARDO (Enamorado): ¿Lo ignoras aún? LUCRECIA: Cuando me estrecha como ahora. LUCRECIA: Enséñamela. BERNARDO: ¿Lo ignoras aún? (La abraza. LUCRECIA: Me pregunto qué será de nosotros después de esta noche. Ella de espaldas a él. LUCRECIA: ¿Todo mundo? BERNARDO: Sí. BERNARDO: No.

¡Soy como la luz de una vela que se extingue! Soy el tronco que cansado de sostener sus ramas las deja una a una sobre los zarzales. se quebró el lápiz para. CASANDRA: A lo lejos se divisan los maguellales. su casa. (Levanta con las manos un marco de espejo sin espejo y observa por él. Aún no se cumple la hora fijada.. Una ventana en el aposento de Casandra.) ¡Adela! Diles a los invitados que tengan la bondad de esperar. como la pintura de una hormiga caricaturizada. lámpara de cera inmóvil. los cóndores se mueren de hastío. los rayos se hielan. dominante. CASANDRA: Ya van mis hijos sin cara al festín. las fuentes se agotan. la lluvias de fuego. Sin cara. no saben a dónde irán!. los huer- tos secos. Ofréceles una copa. descolorida. altiva. las tierras estériles. Está sentada en una silla. Su mirada. las cuencas sin ojos.. ya lo sé. Como si delante de ellos se extendieran sus propiedades. lo olivos. los nopales sin tunas. ago- nizó mi juventud. Amaneció muerto mi cesto de costura. La señora no está lista. Sí. Casandra sonríe. con la cabeza cubierta con una especie de “montañera” del mismo color del traje. dolorosamente. Que esperen. su jardín. Los miraré a través de mí. Teatro 2009 LUCRECIA: Solo… ¡Los dos! OSCURO. perdida en un punto bajo. (Bajo la ventana cruzan un pequeño grupo de “insectos”. las paredes en ruinas. los esqueletos vivientes y mis in- sectos que festejan a su reina madre. Voy a enterar con la nocturnidad a mi 158 . Un trago de vino o un bocado de miel. La araña que sostiene la longitud de sus brazos. Ésta mira a través de ella. En- tre los cristales. las madres vacías. Llevan antorchas en las manos. ¡Deténganse. Hombres ves- tidos de un color seco. café amarillento o beige. mis cejas.

Revolver los términos. Me interno en la nave de una iglesia y me siento solitaria 159 . La araña amante. ausencia. Mi riqueza convertida en mendicidad. ya sé. los tejo. soy tu abuela. (Triste) Después soy penumbra. ¡Me levanto… asciendo! Escapo hacia el es- condrijo y allí me oculto para esperar. de los abismos. Fue un regalo de tu pa- dre. Sí-no. Todo termina y yo hace poco que comencé a finalizar. ven! Mírame. Ahora soy una reina y muevo mis ocho patas y agito mis cuatro alas para asustarlos. ¿Por qué te gustó? Sí. A cada partícula de piedra con que fue hecha le en- tregaste pedazos de corazón. Su líquido me da la vida. y nos ahoga. Vivimos de su recuerdo. Viviste para ella. los tengo. Lo acos- taré junto a mi tumba para acariciar su piel así… así… (Se acaricia los senos. Ya hacen nacer a mis nietos. Toda esta casa está impregnada de él. uniéndolos con mí saliva. ¡Ven chiquitín. A la proximidad de la frontera. miedo. Me gusta conjugar. los tejo. Ahora sí. La amaste desde el primer momento. Ya es tarde para empezar. La redonda construcción de tu fuente.. Contraponerlas. cerca-lejos.) No sé porqué habla mi boca. Fue su mano quien me condujo al delirio. tu-yo. Equivocar las palabras.. Es la red en donde atraparé a mis peces para volverme mar. así soy.) ¿Has visto. ¡Mi telaraña! ¡Mi corcel para el reo! ¡Mi jaula para el ave! ¡Mis puños para la mariposa!. impaciente. Lucre- cia? Se ponen verdes nuestros geranios. a multiplicar. (Pausa. Trata de volver a sí misma. los tuerzo. (Desequilibrada. Los riego día con día con agua de tu fuente. Soy feliz”… y ahora da vida a mis flores… a mí. Al fruto de mis entrañas vuelto deseo. La coloreaste con tu sangre. A cada ins- tante. a que se enreden en ella. Bésame.) Como a Ernesto… ¡Ernesto! Mi amor muerto. los voy a partir. de la gente del campo que me entregó su aprecio y yo ignoré. Voy a contarte un cuento. Ahora me levanto y tomo mis hilos.

Como si un gran número de gente lo ocupara. Allí me quedaré. Teatro 2009 a rezar la oración. el recinto. LUCRECIA: Desde oriente vinieron para acompañar la fiesta. cobijada con el velo negro sobre mi cabeza y el escapulario sobre mi corazón. se vuelve un insecto. porque se ha vuelto un secreto más de la ciudad… sólo eso… ¡un secreto! OSCURO. olvidada del mundo. BERNARDO: Y se sientan a la derecha de Dios Padre y de Dios Hijo. ADELA: Pronto bajará la reina. Subiré a tus aposentos y devoraré a mis hijos. LUCRECIA: El recinto es iluminado por numerosos candelabros. Espesos murmullos. Casandra se queda quiera ahora para medir sus pala- bras. Beben. BERNARDO: De gran gala se han vestido los caballeros y costosas jo- yas lucen las mujeres. se encuentra vacío. Allí moriré de vejez y frío. Des- vanecida en la nada… echa polvo que al viento escapará por el asfalto de la ciudad. LUCRECIA: Y todos volveremos nuestra atención hacia la cúspide de la escalera para mirarla bajar. Me confundiré en la niebla. LUCRECIA: Se pisotean. ESCENA IV. Su frente amplia y limpia. un insecto más en sus tierras. brillante con la luz de las estrellas. En el extremo iz- quierdo Bernardo y Lucrecia. 160 . porque ellos… me han devorado ya. con lágrimas de cristal en las mejillas. BERNARDO: O se ensalzan. en la peste de los autos. Ahora muere. empero. BERNARDO: El vino aturde el entendimiento. en la suciedad. LUCRECIA: Y los valores humanos se derrumban. Entonces me volveré una araña y esca- laré los muros como el amante los míos. Adela ofrece copas a invitados imaginarios. BERNARDO: ¡Y arañas! LUCRECIA: Arañas que no penden del techo. BERNARDO: Es una fortuna que nos acompañe tanta gente. El gran salón de la mansión. se calla.

La araña

ADELA: ¿Quién alargará sus miembros para coronarla?
BERNARDO: El cuerpo que cobija mi nombre.
ADELA: Ya sacudimos la corona. La sacamos de un viejo baúl de
nuestro desván. La colocaremos sobre su cabeza.
LUCRECIA: Y ofreceremos el té.
ADELA: ¡El té!

(Como si despertara de un sueño pronuncia las palabras. Luego va a
salir pero en ese momento se escuchan largas fanfarrias. Los tres vuel-
ven la cabeza hacia lo alto de la escalera. Se escucha un gran murmullo
e inmediatamente después un pesado silencio. Casandra aparece. Un
elegante vestido negro y un collar de perlas en el cuello. Desciende con
paso pausado con una mano al aire, como si un caballero la acompaña-
ra llevándola de ella. Los tres inclinan la cabeza.)

CASANDRA (Real): ¿Han llegado todos?
BERNARDO: Todos, madre.
CASANDRA (Condescendiente): Desde ahora soy tu majestad.
BERNARDO: Todos, majestad.

(Al fondo, detrás de los altos ventanales amargan las “avispas” con an-
torchas en las manos, como fantasmas o momias.)

CASANDRA: … mi trono. (Bernardo conduce a su madre, hasta un
improvisado trono; una silla de las que utiliza Casan-
dra, para tejer). Oigo murmullos.
BERNARDO: Es la impresión de descubrir su belleza.
CASANDRA (Ausente): Y dime, Bernardo. ¿Vas a casarte con aquella
doncella de que me hablabas?
BERNARDO: Lo he hecho ya majestad. Aquella mujer que inclina la
cabeza para saldarnos es ahora mi mujer.
CASANDRA: Esta noche voy a casarlos. Pero no hace falta ya.
CASANDRA: Es bonita.

(Bernardo inclina la cabeza en gesto de agradecimiento.)

CASANDRA: Ahora me incorporo. Soy pequeña en medio de estas
grandes columnas. ¡Y me hago reina!

161

Teatro 2009

(Afuera, los “peones” comienzan a gritar y a golpear las ventanas,
como si quisieran entrar, un gran tumulto en un linchamiento. Adela se
refugia en los brazos de Lucrecia, temerosa.)

¡Ya oigo los aplausos! ¡Mis vasallos me aman! (Pausa.
Se sienta.) ¡La corona (Bernardo saca de entre sus ropas
la corona de estrellas de Cástor. Casandra se desconcier-
ta. Se queda impávida.) ¡No!

BERNARDO: Vuestra corona, majestad.

(Ella parece una estatua, atemorizada. Bernardo levanta los brazos con
la corona en las manos. Está detrás de ella. Los gritos cesan por un
momento. La escena es patética, suspensa. De pronto escucha un grito,
es la voz de Cástor que rompe toda la escena.)

CÁSTOR: ¡Detente! No sea tu mano pecadora que entregue las lla-
ves de la gloria.

(Cástor baja presuroso la escalera.)

¿De dónde tus afanes consiguen muestras de sacrifi-
cio? ¡Hipócrita! Blasfemo. ¡Sacrílego! Esa corona es mía.
La corté yo con mi sangre. La hice nacer de la unión de
mis venas y mis arterias. ¿Y si viene mi propia sangre a
arrebatarla de mis manos? ¡Soy yo quien la parió y no tú!
¡Mío es el poder y la gloria! ¡Detén el latir de tus sienes
en tu cabeza!

(Todo ha quedado en silencio. A grandes pasos Cástor de acerca al “tro-
no” donde Bernardo no ha acabado de coronar a su madre. Ahora lo
hace al decir Casandra.)

CASANDRA: ¡Detente! ¡Detente tú! Yo soy tu Dios. Tu Señor supremo.
El poder que...
CÁSTOR: Madre…
CASANDRA: Ya estoy vendida. Me vendí a ti el mismo instante en que
naciste. Fuiste mi lazarillo y yo tu ciego. Fui la mano que

162

La araña

se tiende y tú mi limosna. Eras la cadena, el collar, y yo tu
perro. (Solemne, confundida.) Eres la única pureza de mi
cuerpo a quien nunca me atrevía a tocar. ¡No te acerques!
No infectes el aire que espiras con mi aliento.
No necesito estrellas para ser de ti. ¡Eres la vista del
ciego y yo ahora veo!
CÁSTOR (Arrodillado): Mira como se postra mi amor a tus pies.
Mira como se agita mi pecho al reconocer tu verdad.
Ahora en el umbral de la muerte, me describes al tono
de la felicidad. Seré feliz aunque sea sólo un momento.
Mis insultos, mis querellas, eran caricias y besos sobre tu
frente. Tu basura se recoge del estiércol y tiende su mano
hacia ti. (Cástor alarga la mano.)
CASANDRA: ¡Cástor! ¡Mírame! ¡Voy a matar mi fe… (Lo mira dura)
¿Qué ves?
CÁSTOR (Vivas.): ¡Amor!
CASANDRA: ¿Qué ves?
CÁSTOR: ¡Amor!
CASANDRA: ¿Qué ves?
CÁSTOR: Amor.
CASANDRA: Acércate. (Cástor lo hace) ¿Quién soy?
CÁSTOR: La luz de mi oscuridad.
CASANDRA: Tu araña.
CÁSTOR: La tela donde me quiero perder.
CASANDRA: ¿Me amas?
CÁSTOR: ¡Tanto! Que ya no me cabe el amor en el pecho.
CASANDRA: Bésame que voy a matar mi fe. (Cástor no sabe que ha-
cer. Duda.) ¡Bésame!

(Ante el tono autoritario de ella, Cástor se deja vencer. Se acerca a ella,
toma su cara entre sus manos y posa sus labios en los de la mujer.)

CÁSTOR: Madre.
CASANDRA: Bernardo… ¿Matarías a quien osara quitarme mi corona?
BERNARDO (Desconcertado): ¿Cómo?
CASANDRA: ¿Lo harías?
BERNARDO: Sí.
CASANDRA (Se vuelve a Cástor): Cástor… ¿morirías por mí?

163

Teatro 2009

CÁSTOR: Mil veces. (Ha medido sus palabras)
CASANDRA (Saca un puñal de sus ropas y lo ofrece a Bernardo.):
Toma este puñal, Bernardo. (Él lo recoge) Cástor, hijo,
éste es mi regalo de amor. (Le tiende la corona.)
CÁSTOR: Recibo a la muerte como el anillo de boda.
CASANDRA: … se va lo único bueno de mi vida. ¿Lo oyes Adela? Y
ahora sí me encuentro segura de obrar bien. Con él se
va el único sentido noble de mi pensamiento, mi ser de
madre.

(Al decir esto, Cástor le arranca la corona de las manos y al mismo
tiempo, Bernardo, hunde el puñal en su vientre. Cástor sonríe, agrade-
cido, a su hermano.)

CÁSTOR: Nace… mi… ¡amor! (Muere.)
CASANDRA: Muere mi amor.

(Cástor cae, pesadamente a los pies de ella. Casandra se levanta, altiva,
como una reina indignada, teniendo a sus plantas una alfombra de dia-
mantes: su hijo.)

CASANDRA: (Grita, antes de llorar…): ¡Mi reino empieza con esta
muerte!
(Se escucha un gran estruendo. Los “peones” rompen las ventanas y se
precipitan al interior arrasando con todo. Bernardo despierta de su letar-
go, tira el puñal al suelo, corre a donde Lucrecia, le toma un brazo.)

BERNARDO: ¡Huyamos!
LUCRECIA (Resistiéndose): No podemos. Nos falta la otra llave.
BERNARDO: Romperemos los muros, saltaremos la reja.
LUCRECIA: Mi debilidad no podrá. No soy fuerte.
BERNARDO: Escalaremos por los balcones. ¡Pronto! Tenemos que sal-
varnos.
LUCRECIA: Nuestra salvación esta aquí. En la oscuridad. Déjame,
suéltame, huye tú.
La fuerza, la temeridad va contigo. Conmigo se queda
la fe. Yo nunca podré salir de aquí. ¿Es que no te das
cuenta? ¿Es que no ves que estoy… ciega? (Bernardo re-

164

Lucrecia le muestra la cara donde sus cuencas se hallan vacías. pero la mayoría vence. permanece intacta.) CASANDRA: Mi llave se esconde bajo mi almohada. La araña trocede. sin nadie que se atreva a poner sobre ella un dedo. salta por uno de los balcones en donde es sorprendido por los peo- nes. Y los tengo aquí. de pie. dentro del pecho. Mi llave se es- conde bajo mi sillón. lucha.) ¡LIBREEEEEEEEEEEEEES! (Adela lanza un grito y cae al cielo. Él decide salir. La agitación continúa. La mansión es confundida por las llamas. Sólo Casandra. (Grita. espantado. Ahora somos libres. sangra.) 165 . Lucrecia de cara al público. se resiste. El ruido es ensordecedor. La escena es patética. terminan por destrozarlo. todos se atrope- llan.

.

DIVERTIMENTO POBLANO “Loa urbana” Espectáculo costumbrista para dos actores y un ballet Original de Marco Castillo y Víctor Puebla .

Seria ideal contar con una plazuela de tipo colonial de esas que en Puebla abundan. op. En la puesta en escena original se escuchaba al inicio del espectáculo el primer movimiento de la sinfonía 9 en mi menor. Y Gregorio de Gante: Puebla Cd. con un balcón adornado de rosas para ilustrar la parte correspondiente a la Puebla de antaño. El espectáculo fue concebido para ser represen- tado de preferencia en lugares abiertos pero se deberá contar con un espacio adecuado donde el ballet pueda interpretar sus danzas.Los poemas utilizados son originales de los prestigiados poetas poblanos Ernesto Moreno Machuca: En la Nada. . 95 “Desde el nuevo mundo” de A. Dvorak. de Maravilla y A la China Poblana.

y los Ángeles baja a tu escudo por custodiar tu senda… 169 . se abre un surco de oro en nuestra patria historia… Sobre tus cúpulas iridiscentes se estrella un sol de gloria ACTOR:.. de ciudades flor Tierra heroica del valor Y de mujeres divinas. Quien fuera el charro mejor De la mejor de tus chinas. el hado perdurable me dijera en el gozo de la nada ¿Donde quieres que brote tu mirada la espiga de tu cuerpo miserable? Si dijera una voz inescrutable… ¿Donde quieres que surja constelada el alma he de darte por morada Para que siempre aspire a lo inefable? ACTOR II : Mi corazón. incógnita criatura. Contestará con límpida ternura… Quiero nacer en un país sin niebla En México ánfora de vividos paisajes Y en un rincón azul llamado. “y dios mandó a sus Ángeles para que te custodien en todos tus caminos” ACTOR:. ACTOR I: . Puebla Puebla..Voz Actor I: Si alguna vez. Ciudad de maravilla ante el conjuro de tu nombre sonoro se estrechan el pasado y el futuro ( y en las horas presentes} por saludarte a coro.”ángelus suis deus mandavit de te ut custodian to in omnibus viis tuis”. Rosa herida de místicos mensajes. la estrofa viste galas y se remonta hasta empapar las alas en los puros añiles de tus cielos hay eclosión de flores y perfumes en el rico jardín de tu leyenda.

aunque sea remotamente ese peculiar tinte que la distingue de la provincia de la gran urbe (Desaparecen los actores y entra un cuerpo de Baile interpretando algu- na danza indígena como quetzales.) A gusto del director se puede anexar en esta parte información sobre las danzas a ejecutar Cuando termina el ballet de interpretar su danza. Tlaxcala. al sur con los estados de Oaxaca y Guerrero: Al oeste con los estados de: México. salen los bailarines y entran los actores cada cual por su lado ACTOR II: Pero hablemos ahora de la capital del estado. en honor del general que combatiera en la heroica batalla del 5 de mayo de 1862 170 . De Puebla. se encuentra ubicado hacia el cen- tro de la republica y cuenta con 33 950 km2 de extensión limitando al norte y al este con el estado de Veracruz. días. negritos arcos y tejedores. Morelos y al NO con el estado de Hidalgo ACTOR I: En su geografía extensa y variada podemos encontrar una árida región como Tecali y Tecamaxalco o verdes y agrestes lugares como la húmeda Cuetzalan. noches. nuestra Puebla ACTOR II: Pues ya que hablaremos de Puebla. Puebla de los Ángeles o Puebla de Zaragoza. o el pinto- resco Zacatlán Sitios arqueológicos de misterios y de historia como lo sería la mismísima Cuetzalan y Cholula. etc. que sin embargo aun conserva. señoras y señores Mi compañero (aquí dice el nombre del actor I) y un servidor (dice el nombre de él) les damos las gracias por acompañarnos hoy que hablaremos de nuestro lugar de origen. o bulliciosos y alegres lugares cosmopolitas como la ciudad capital. Teatro 2009 Termina la obertura musical ACTOR I: Y dice con tono coloquial Muy buenas tardes. Tendremos que decir- les que nuestro estado.

aunque el INEGI nos quiera hacer menos. perico. ACTOR I: Y que todas esas características que lo conforman si no solo fama y leyenda ACTOR II: Pues… Puebla es una ciudad prolífica en leyendas ACTOR I: Como al leyenda de la China Poblana… ACTOR II: La monja del mole poblano… ACTOR I: (señalando a su compañero) el día de todas las mulas… ACTOR II: (en desquite señalando a su compañero) o la fiesta de los panzones. esta ciudad se ha convertido en un ejemplo viviente de la lucha constante que sostiene el empuje de las nuevas generaciones. no lo toques con despacito por- que te muerde la mano Tócalo con un palito porque es animal maldito… ACTOR I: Y el último adjetivo cuya traducción no queremos expli- car. ACTOR I: La calle de la soledad… ACTOR II: Nuestro señor del veneno… ACTOR I: Las campanas e la catedral… ACTOR II: Y de la fundación… que nos cuenta como el señor or- denó a Fray Julián Garcés. (explica) Poblano. Pero del poblano no se habla muy bien que diga ACTOR I: No. Divertimento poblano ACTOR I: Con más de 2 millones de habitantes. chicharronero. camotero. ya que además de ser sumamente conocido. con sus modas enajenantes y de aquellos que defienden un pasado re- flejado en las costumbres familiares. poblano. ACTOR II: Mono. ACTOR II: (Cambiando de tono). cono- cido su significado representaría para los que actúan un motivo de aprehensión AMBOS: (indignados…) PI…PO…PES… ACTOR II: Aunque hay autores que con su literatura confirman que todo aquello que se dice del poblano no es cierto y que esta actitud al parecer hipócrita es solo producto de una excelente educación. que halara un sitio donde fundara una ciudad y la encontró en el paraje que por aquella época se llamaba Cuetlax- coapan. corta bolsa y embustero. obispo de Tlaxcala. 171 .

te agarras dos o tres pend…. hecho que acaeció el 16 de abril del año 1531. los que con unos cordeles hicieron el trazo de una ciudad sobre un lugar que en ese entonces se llamaba Cuetlax- coapan y que traducido al español quiere decir: Lugar donde las víboras cambian de piel (los actores hacen mutis y aparecen inmediatamente después caracteriza- dos de ángeles haciendo el trazo de una ciudad con unos cordeles de oro) Ponte abusado carnal que no se enchueque la línea. Teatro 2009 (el actor II se retira al fondo donde se cambia y se caracteriza como arcángel. perdón. en donde veía una frondosa campiña atravesada por cristalino rio que aumenta su caudal con los manantiales que brotaban de tan fértil tierra y que cuando contemplaba esta maravilla de la naturaleza descendieron del cielo unos ángeles. es mandato celestial pa que se aparten del mal 172 . en tanto que el otro se ha vestido como dios) (En el centro del escenario como voz tronante) ACTOR I: Que venga el arcángel san Gabriel (entra volando) ACTOR II: A sus órdenes jefe Mira Gabriel. yo no creo que dios haya dicho eso…No pero la historia nos proporciona los datos correctos y nos da las fecha de la fundación. Y la leyenda cuenta como el obispo Fray Julián Garcés obispo de Tlaxcala. tuvo un sueño la víspera del arcángel San Miguel. Án- geles y te me bajas de volón a cutex.… cotex… cuet- lax… cuetlaxcoapan (harto) ACTOR I: Ahí a un ladito de Cholula Y al primer pendejo que encuentres en la tierra le dices que ordeno que me funde una ciudad ACTOR II: (arrebatándole los elementos que lo caracterizan como Dios) Híjole mano.

Hay hermano san Gabriel que puras quejas te haces. pa que tan mal no la pases y para calmar tu sed. Cuetlaxcoapan?. (hace señas de “uñas”) Como aves de rapiña Pa que se calme y agote se inclinen a la bondad. Es que a la gente de allá de España que está viviendo se ha dado a la facultad. y eso que es. porque en el cristiano hablar jamás hemos de nombrar el nombre de una ciudad con la lengua de estas gentes. tomate un pulquito de Apan que hemos de trazar muy bien en este lugar cuetlaxcoapan. que quede recta la traza.. Es algo que no comprendo. es mandato del señor que ahorita me está escuchando. Divertimento poblano esta ciudad y su raza. y es que mi suposición que si no acabamos presto. para hacer una ciudad. será este día muy funesto pues nos dará insolación. que ahorita me está mirando mando rayar la campiña que casi está floreciendo. porque el augusto señor. 173 . se les trace una ciudad pa que ya no estén chin… (interrumpiendo) Ando como trastornado de tanto rayo de sol.

hartas iglesias. tarado y chenchito porque ese si les va a creer y casi llegando acá quien llenaba el requisito fue el obispo Juliancito. aunque tú ya estés senil. el señor que arriba está. ahí se pepenan a un ser de preferencia viejito. que el día 26 de abril una ciudad fundaras. no se te vaya a olvidar. Abre el oído Julián escucha y estate atento. que soñándonos está. Aquí irá la catedral. porque dentro de un momento a todos les contaras. lo agarras de la orejas le dices …ahora te dejas… y a Tlaxcala van a cáer. ni modos... Te me bajas con Miguel a fundar una ciudad. porque como estas soñando. te me agarras a Gabriel. porque estamos en un sueño no te lo dijo tu dueño. al ratito despertando. que no me quiere ni hablar porque me escape del cielo yo estando en pleno refuego… pues que me manda a llamar. Acuérdate bien Julián. Pues a mí me dijo así. 174 . tonto. Teatro 2009 “lugar donde las serpientes a cambiar la piel se van”.

sus habitantes tendrán. el primero se justifica) como llegan visitantes con su cara de farsantes. ya no se alegue … ni gabrieles ni migueles se llamara los angéles. ahorita mi espada calas pa que sepas miguelito que aunque yo estoy más chiquito.chachas la pupila alegraran. 175 . tengo bien puestas las alas. Alto allí. Pues ya lo he estado pensando y re-pensando he hallado. Y que nombre llevará tan re-precioso lugar?.. Divertimento poblano que queden codo con codo porque la fama de mochos y de hartos “teporochos”. lugar donde las pu. aquí muere ya. se van. se llamará San Gabriel. me re-lleva la…tostada.. mas. Se hará aquí el hotel del Mar con chinches y cucarachas. se llamará San Miguel. este nombre… San Miguel. Pinta tu raya angelito que aquí probaras tu espada. se llamará San Gabriel. si no beben. Óyeme nooo… compadrito ese nombre no es bonito. Aquí irá una cantina-bar (el otro arcángel se asusta.

Teatro 2009 (se rehace los dos y vuelven al tono coloquial del principio) En efecto la ciudad de Puebla recibió en un principio el nombre de los Ángeles pero a lo largo de la historia ha recibido muchos títulos más El titulo de noble y leal. mi señor el rey y yo que todos los que en ella vaya a vivir no paguen alcabalas. (El del papel de reina). sin embrago en los documentos eclesiásticos se firma todavía como Puebla de los Ángeles. la reina a nombre de la cancillería real de la Nueva España.. aumente y ennoblezca a su pueblo. (Interrumpiéndolo) oye yo creo que aquí cabria hacer una aclaración porque comúnmente la gente conoce a Puebla como Puebla de Zaragoza. he sido enterada de que han poblado cristianos y españoles una ciudad que se dice llamar los Ángeles. El de muy noble y muy leal El de ciudad de los Ángeles. Para ello tendríamos que remitirnos hacia el año 1532 en la ciudad de Medina del campo en donde la reina re- genta expidió una cedula que a la razón describe: (Ambos salen por un momento para caracterizarse de reina y lacayo y luego vuelven a entrar. ni pecho y que este decreto empiece a hacerse efectivo a partir del momento que lo tengan en sus manos. 176 . Lacayooooo Escriba Siiii Yo. hemos decidido. se escucha un paso doble que acompaña la entra- da de su majestad). O de puebla de los Ángeles o el de. pues para que esta ciudad crezca.

Leed…. hemos decidido mi Señor y yo la… (nuevas risitas) reina. (extiende el documento a la reina) Firmad majestad (risitas) la reina firma Fuera del personaje quitándose los elementos que lo caracterizaron como lacayo Bueno pero… y lo de Puebla de Zaragoza. la reina a nombre de la cancillería real y Juan de Sámano. Augusta e imperial ciudad de los Ángeles Para piernas y campañas las poblanas Puebla de los pericos y de los camotes Monumento Nacional Patrimonio cultural de la humanidad. La imperial ciudad de los Ángeles. 177 . (en el) Bueno ese fue un decreto del presidente Benito Juárez en honor del general que combatiera En la heroi- ca batalla de Puebla. Pero la ciudad de Puebla ha recibido muchísimos nom- bres más: El Relicario de América La ciudad de las Cien Torres La ciudad Angélica Angelópolis. (el del papel de lacayo) Yo… la reina (risitas conteni- das) he sido enterada de que se ha poblado de Ángeles una cristiana ciudad que se hace llamar Puebla. Divertimento poblano Yo. La levítica Puebla. (la reina se desconcierta pues descubre que el lacayo está borra- cho) y para que los habitantes ennoblezcan su aumento y no vayan a correr. Yo a reina a nombre de la samanillería real y San de Juanamo. que a partir de este decreto no pa- gue nada por sus pechos.

guayabates. Y uno de los guisos más sofisticados que se han inventa- do en nuestro país. Cuatro cosas come el poblano. buñuelos de harina. costillas de cerdo encebolladas. heroico monumento nacional y patrimonio histórico de la humanidad. cajetas. de los camo- tes. Sabanas de cerdo braseadas. lechón a la poblana. camotes poblanos. muy leal. calabazates. fritangas. riquísima moronga. manteca. levítica. huevo y anís. rajas con crema. cochino. ACTOR II. chiles en nogada. turrones. pero les sugiero que cuando ustedes envíen al- guna carta únicamente pónganle. de los azulejos y de las campanas. rajas con arroz rajas con huevo rajas a hu…. Puebla Pue… y de cualquier modo llega… y más rápido. rajas con leche. enchiladas. Bueno. Platillo típico de la ciudad de Puebla. ¿ Y cómo lo inventaron? (2) 178 . salsa barroca por excelencia y que es degustado interna- cionalmente por los gourmets y que comúnmente lama- mos…Mole ACTOR l . Guisos sofisticados y llamativos a la vista que despier- tan el apetito. punche. lyemitas de huevo. de los pericos. Teatro 2009 Por lo que podemos deducir que esta sencilla ciudad ter- minó por llamarse: La muy noble. cerdo. Riquísimos chilrmoles. augusta. Cesárea. im- perial ciudad de los Ángeles… y de Zaragoza. chilaquiles. orgullo de la cocina mexicana. deleite de paladares exigen- tes. Pero hablando de Puebla no podemos dejar de mencio- nar su gastronomía local. sangre de cerdo o la “chilladora en vox populi y para la alcurnia. puerco y marrano. Pipián.

Aquí. preparad un pollo almendrado. Mariiiiia Gratia plenaaaa… (Cambia de ritmo) Vacilón que rico vacilón… cha. Dígame madre… ACTOR ll .cha. que rico cha. ) El ingrediente madre. Probad el rompope madre. a este- rompope le hacen falta huevos. ron pipope ( Ambas corrigen. (Entra el actor ll como madre superiora rosilo alarmado). Madre ¿Qué hacéis hermana? ACTOR l . ACTOR ll .) No hermana.cha. Hermana. ACTOR ll . haciendo ron poblano madre ACTOR ll .cha. Haaaaa. (Alarmado.cha.) Ah. Cocinera ha caído enferma. ACTOR ll . bueno. yo no puedo hacer eso. (El actor l bate furiosamente) ¿Que hacéis hermana?.)Rompope ACTOR l . toda la congragación. Cómo que no. Pues cuenta la leyenda que… (Ambos salen de escena para caracterizarse de monjas) Entra el Actor l y comienza a mover la cuchara en supuesta olla) ACTOR l . hace gestos de disgusto. una prueba de Dios ha caído sobre este Con- vento. Hermana. No madre. ACTOR l . ACTOR ll . (Lo hace. (Sofocad. ACTOR l . (Remarcando ) Sus. Divertimento poblano ACTOR lI . ACTOR ll . Hermana Engracia.) ACTOR ll . Pero… no madre.) ¿La queeeé… ACTOR ll .ti-tu-ta. tenemos la visita del señor obispo y la hermana. ¿Por qué no? 179 . ACTOR l . ACTOR ll . (Respirando con alivio. (Canta ) Ave Mariiiia gratia plena. ha de- cidido que seáis la sustituta. hermana engracia ACTOR l . (Improvisación de ambos.

Aquí madre estoy mole y mole . (ambas admiradas) AMBAS El mole. ACTOR l . tortilla fri- ta. el actor II entra) ACTOR II. he inventado el mole. nueces. Hermana Engracia. mmmmmmh (ríe con malicia) pues ahora vera… va… chile ancho. plátano frito. cebolla .( Rie maliciosamente) si se lo echo. (Quitándose los aditamentos de monja) dios mío. ella que puso tanto empeño en la elaboración de nuestro escudo (declama) 180 . pen… ACTOR II . galletas de panela frita… y chocolate… al fin obispo le gusta mucho el Chocolate. perdón almendros. ajonjolí. Teatro 2009 ACTOR l . (Muele al ritmo del jarabe tapatío. chile pasilla. piñones. Porque no hemos sembrado pollos. dirigiéndose al público) ¡Es que no se guisar! Y ahora que hago…con lo gordo que me cae ese obispo. (secreto de la casa). (se le ocurre una idea) Conque al obispo le gustan mucho los chiles…eeeh. no se lo echo… se lo echo total… estoy inventando. almendras. dientes de ajo…di. Pero madre es que… (angustiado. un chipotle pa ‘l picor. pasitas. Hermana Engracia(extrañada) ¿Qué haceis hermana? ACTOR I. que daría la reina Juana. Esos se van a inventar después. Madre. especies varias. Al obispo le gustan mucho los chiles: preparad unos chiles en nogada. (Sale) ACTOR I. cacahuates . por fin… (se echa una diana) ACTOR II. Vamos a darle su chocolate. jitomate. chile mulato. ACTOR l . Bueno algo tenemos que hacer porque el obispo no no puede irse sin comer y tenéis toda mi aprobación para inventar algún guiso. madre no sea ud.

. Tarugo. de la torre de en medio brota un caudaloso rio de aguas azules. 181 . La estrofa viste galas. hasta empapar las alas en los puros añiles de tu cielo. Se hizo en forma acorazonada. ciudad de maravilla”. a los lados dos ángeles vestidos de blanco y purpura sostie- nen una corona imperial de oro y dos letras en las manos KV. ACTOR I. Zoquete. es la leyenda que acompaña al escudo de la ciu- dad ¿Qué nunca la has leído? ACTOR I.. ¡Ay!. Pues… si. y se remonta.que bonita recitación ACTOR II. Hay eclosión de flores y perfumes en el rico jardín de tu leyenda y los ángeles bajan a tu escudo por custodiar tu senda. ACTOR II. es latín y para que lo sepas el escudo de la ciudad de puebla fue el más elaborado y simbólico de cuantos se produjeron en la época. con cinco esbeltas torres de oro sobre un fondo verde–gualda. que significan CARLOS V y una orla cintada en la cual está escrito el versículo II del salmo 90 de David que traducido al español dice “Y Dios mando a sus ángeles para que te custodien en todos tus caminos . Se abre un surco de oro en nuestra Patria historia sobre tus cúpulas iridiscentes se estrella un sol de gloria. rompiendo las torres. Ante el conjuro de tu nombre sonoro ( 4 ) se estrechan el pasado y el futuro en las horas presentes por saludarle a coro. pero… como está en ingles no entiendo nada. Divertimento poblano ANGELIS SUIS DEUS MANDAVIT DE UT CUSTODIAM TE IN OMNIBUS VIIS TUIS..

lucen los tres colores ( 5 ) de nuestra sacra. y como dece el madrigal. ACTOR ll. se deserta mucho acerca de ello. en la ciudad de Puebla. Teatro 2009 ACTOR I . Muy bonito. Y las de Oxaca ACTOR ll. ¡ Bueno ya! Si de mujeres vamos a hablar creo que lo más acertado seria mencionar a nuestra divina y única china poblana. las de Tabasco. la única realidad es que existe y que: Mundanal y divina en cuya veste criolla y pinturera que se queja de olvido. nacional bandera es a nuestros ojos soñadores echa una mujer de luz la Patria entera. tormentos rabiosos! Ojos claros. Es cierto. No me miréis con ira Porque no parezcáis menos hermoso. Si para mujeres guapas solamente las de Mexico ACTOR I. Y las de Jalisco. ACTOR ll. las de… ACTOR I. serenos si de un dulce mirar sois alabados por qué si me miráis miráis airados si cuanto más piadosos más bellos parecéis a aquel que os mira. ACTOR ll. pero… te volviste a salir de texto…. Ya que así me miráis. poeta salmanquino que fue herido en las puertas de San- to Domingo. de la majestuosa capilla de Sto Domingo. Ahorita Lo que tocaba era el Madrigal de Gutierre de Zetina. Y las de Tlaxcala ACTOR l. miradme al menos. muy bonito. Y las de Sinaloa. ¡ Ay. aquí en nuestro país. ACTOR I. 182 . Que importa cual haya sido su origen. serenos. Ojos claros. ACTOR ll. las de Veracruz.

Echar a vuelo las campanas de catedral. se trenzan el guirigay de la rondalla que gotean rientes mandolinas. quién fuera el charro mejor de la mejor de tus chinas ACTOR I. ( Declama. Hay rumor de oleaje de la fiesta nocturna en el miraje a mareantes ríos que ofrecen frutas. como un incendio la verbena popular en la clásica barriada. Tendríamos que colgar papelitos de colores. Pero para hablar de ella tendríamos que engalanar el Recinto como para una fiesta. Divertimento poblano ACTOR ll. Puebla. de ciudades flor.) Arde. la nutrida colmena de romeros simula marejada sin par. Ponche de Puebla ACTOR I.) ACTOR I. ACTOR II. viandas. y a un balcón florecido de rosas 183 . ACTOR I. Exacto. Rompope para las damas. tierra herética del valor y las mujeres divinas. ACTOR II. Licor de pasita.” ACTOR I.) ACTOR II. Repartir banderitas de papel ( Lo hacen. De este gozo de fiesta grande. Cantar “ Que chula es Puebla. acrecen con las vividas corrientes de las sonoras calles hechas humanos de ríos. Contagiar a la gente de este gozo de haber nacido en en el relicario de América. ) ACTOR II. revuela. ( Bajan guirnaldas de papelitos de colores. de barrio recién lavado y ser un peregrino de luz en la cascada de estrellas ACTOR I. ACTOR II. Como eso! ( señala. golosinas. Sus voceríos. Sobre el tumulto estalla el hondo sollozar de una vihuela una voz varonil se alza.

mientras que por el otro entra el actor I vestido de “vecina” 184 . A consideración del director. Cuando ha terminado de bailar el ballet entra el actor ll y dice ) … con la cara morena que alumbra la obsidiana de los ojos con la oscura melena que acaricia los brazos y la espalda la china es una noche danzarina con un cielo estrellado como falda que hace soñar al ululante coro. Es algún pobre infortunad ACTOR II. en este momento el ballet interpretar uno o más bailes adecuados. Y en el cielo. la noche es otra china De la falda azul. estos empiezan a ejecutar un típico jarabe poblano. Teatro 2009 y galas adornado se prende el dulce y triste cantinela. Allá por el jardín ( 6 ) hay compacto grupo que se apretuja en incesante expectación febril como un impacto de ilusiones sangrantes el ujujuy y el ayayay comenta el delirio del coro se elevan cual cohetes y revientan ebrios de azul en carcajadas de oro es que sobre el sonoro alto tablado del kiosko y cabe la caricia que da el ramaje fresco dibujan charro y china el pintoresco canevá de un jarabe. con lentejuela de oro ( hay una breve pausa y a continuación dice: ) …¿ Pero qué pasa con nuestra puebla moderna? ( Sale por un lado. ( En un lugar especial para los bailarines.

Esa bolsa esta llena de…. Mal nacido. señora. señora. o sea. Le contesté. ¿ Quien yooooo? ACTOR II. desgraciado. ( música melodramática ) 185 . Pero además eso es lo que menos interesa es que esta es la segunda ocasión en que estoy a punto de cacharla en el momento de dejar esa bolsa de no se que en la puerta de la casa de su veci- na. ¡ qué significa¡ ACTOR l. pero hecho de habernos saludado es una prueba irrefutable de que usted y yo ya tenemos tratos. Como se atreve. y que no pien- so ( 7 ) dirigirle una sola palabra. ACTOR ll. ( Digna. con una enorme bolsa de plástico que con sigilosos pasos abandona a la mitad del foro En ese momento aparece el actor ll y reclama: ) ACTOR II. Que sabe que perte- nezco ACTOR I. por muy pequeña que esta sea. de que nos conocemos. señora.) Nada. un echo anticiuda- dano y una acción cometida por una persona que puede ser considerada pro esto como una perfecta cochina ACTOR I. ACTOR ll. Y que pudo haberme matado de un susto. Pero como no va a contener nada. ACTOR l. Le recuerdo que dejar la basura en la vía publica es un delito federal. Pero señora. La bolsa. ACTOR l. Digame usted. Y además quien es usted para dirigirme la palabra. pantuflas cara encremada. no lo saludé. y entonces el bulto que hace. esa bolsa no contiene nada. imbécil. Divertimento poblano – bata. tubos en la cabeza.señora. pero asustada. hipertensa y cardiaca. que contiene la bolsa. ¡ Que contiene? ACTOR I. Pues lo siento señora. ( Vestido como futbolista de la franja y alas en la cabeza.) Señora. No me mienta. Una familia de rancio abolengo poblano. Significa algo que a usted no le importa. si ayer nos saludamos. No ve que soy diabética. ACTRO ll. Como no me va importar. ACTOR II.

Deeee… ACTOR l. De qué ACTOR ll . Por que yo tengo una cocina integral carísima. ACTOR ll. Pero señora…. 186 .) ¡¡ Noooo!!! ACTOR ll . En Holanda habrá querido decir. (Como una madre culpable ante los reproches de un Hijo. ( Cinico. ACTOR l. ACTOR ll. Y que quiere que se haga. ACTOR l. porque aquí en (8) Puebla no se encuentra un carro de basura ni de milagro y eso que Puebla es una ciudad acostumbrada a los mi- lagros. Mire señora. que me costo muchísimo dinero y no voy a permitir que me la ensucien con sus cacotas las moscas. Cómo no va querer decir nada. Además los carros de la basura no pasan nunca. Si. da un pésimo aspecto a la ciudad y se producen miles de moscas. Señora no le permito que me insulte de esa manera.) Basura. ( En el colmo del dolor. ¿Siiiii? ACTOR ll . ¿ Nooooó? ACTOR l. Que se llene de moscas mi cocina. ( TRAGICA. señora. ACTOR I. ACTOR ll. comprendo por haber sido cachada infra- ganti en el momento de cometer su delito la hace decir incoherencias. Que cosa tiene usted con los estudiantes para que los insulte de ese modo. Levanta la mano y al fin la planta sobre la mejilla del otro pobre. ACTOR l. Teatro 2009 ACTOR l .) Incoherente su burla ¡Estudiante! ACTOR II. Hoy por la mañana escuche en un conocido programa noticioso que nuestras Autori- dades hicieron lo posible para prestar un servicio inme- jorable. pero eso no quiere decir nada. (Indignadísima. ACTOR l. ACTOR ll. ACTOR l.) Bueno si. ACTOR ll .) De…. Qué no se da usted cuenta que dejando la basura en las calles se pro- ducen enfermendades. Eso es una mentira señora.

Y esa idea que usted tiene de los estudiantes es producto de su men- talidad caduca y reaccionaria. que escuchen mú- sica. No que por el otro dia me ba- jaron a mi y a mi cinco inocentes criaturas del camión a junta de leperadas. te amo … Alejandro “ La 28 esta contigo” y “chingue su madre Montero Ponce”. ACTOR II. lépero. que estudien. grille- ro y pandillero ACTOR II. ¿de donde iban a sacar dinero para pagarse sus estudios en esas institucio- nes rete caras y costosas como la UDLA y la Ibero? Y además los jóvenes se reúnen en esos grupos que se dicen pandillas para protestar por todas las cosas que les obligamos a hacer los adultos. Comunista. libertino. ACTOR l . yo uso esas cosa para las reumas. digo. de una familia llena de vicios. no soy estudiante. Yo se que tiene razón señora. Lo que pasa es que deberían de ocuparse de sus estudios y no andar molestando a la gente pura y decente como- yo. (Lo abofetea. De seguro a de estudiar en la UAP. no muy fuerte) viciosa su abuela.) Hijo de satan jusein. la próxima vez- que vea pintada mi barda quien va a mandar a saludar a su madre soy yo. ACTOR I. Si los pobresitos estudiantes no tuvieran oportunidad de asistir a la UAP. que vayan al teatro. estudiante ACTOR II. Y además. No soy estudiante. Pintapa- redes. estudiante. Divertimento poblano ACTOR I. fíjense yo tengo una casita y muy blanca y todos los días tengo que pin- tarla por que a diario amanece pintarrajeada de léperos letreros que pintan los estudiantes y que letreros fíjese “gobierno vendido” con b grande ACTOR l . Pues si quieren protestar por lo que les hacemos los adultos que se preparen. Mire señora. pero eso no le da derecho a insultarme de esa manera ACTOR I. no soy comunista. Estu… comu… (Harta. escandaloso. Como que la tengo. 187 . ACTOR ll . Pues si señora pero hay que entender que esas son mani- festaciones propias de la juventud y y que son producto de una sociedad enferma. que lean. drogadicto. de Ernesto. ACTOR I .

ni prietos. Porque hay que negar cualquier culpa por muy pequeña que esta sea. Pero antes estuve comisionado a hacer tares mas loables. Pues si señora. no se la levante. y para que lo sepa soy el Ángel de su guarda. ACTOR l . pues al. Pero sabe que es lo que debemos hacer. ACTOR l . lo que admite usted señora. ¡ Como que y qué. rubia. ( Le pega no muy fuerte. Yo soy de los 188 . sexy. aeróbica y toda la cosa ¿ Y tu quien eres? ACTOR ll . ( Le pega no muy fuerte. ni nacos. ACTOR ll . soy un ángel. cachondos. soy su ángel y soy el ángel de su guarda. ACTOR l . Si señora soy un ángel. ACTOR l. ACTOR l. ni des- nutridos. (Le vuelvo a pegar) se la puse encima. usted no sabe quien soy yo. ACTOR ll . ACTOR ll . Yo poblana. barrocos. ¿ Que? ACTOR ll . sensuales. Lavar el prestigio de la gente de Puebla.) loca su abuela. señora! Esa es una actitud bastante ACTOR ll . conchuda y descarada. ACTOR l .) Descarada su abuela. guapa. Teatro 2009 ACTOR ll . cosa que no hago con mucho gusto porque es usted una vieja arguendera. Y eso que en Puebla es una ciudad acostumbrada a los milagros ya deje de hablar tonterías que se va a desper- tar mi vecina y se va a dar cuenta de que yo soy. Ahhhhhhh. No porquerías como…. Baja California. No diga mentiras señora. si . los angeles de puebla son gorditos. digame entonces. ACTOR l . Yo no tengo ángeles tan feos. la que le dejo la basura todos los di… ACTOR ll . Estudiante. ACTOR l . En la Paz. yo señora. Y que con agua. en la Colonia La Paz tampoco hay agua. Admite que es usted la que deja la basura todos los días en la puerta de su vecina. y qué ACTOR ll . Señora. gorda y bigotona. rica. por que aquí ni de milagro. agua solamente en La Paz ACTOR ll . ACTOR ll . Mire señora es la ultima vez que le permito que me le- vante la mano. mentirosos y chicharroneros. por que lo negaba. No dicen que los poblanos somos hipócri- tas. ACTOR l .

Los contentos chiquillos antiguos son ancianos de espal- das que hace muecas al presente y no desean el futuro. bellas e inocentes criaturitas. su bolsa…. Quisiera sacudirme este olvido. de los combates floridos que ya no hay. de esa renuncia siega e insistente en las tardes de tradición religiosa. Finalmente y de puntitas se dirige con la bolsa en las manos hacia la puerta de la vecina.. Y en que lugar de andar pensando en exterminar a sus pobres. ( La otra se fue. no encuentra lugar. mejor piense ex- terminar al culpable de que yo no sepa en donde dejar esto…Pendejo. Cambiado de tono. ACTOR l . Pero ahora me voy a convertir en el ángel exterminador para acabar con esta bola de po- blanos que han hecho de el relicario. Seño- ra. Murieron los combates floridos de la fiesta. Para hablar de la ciudad de Puebla. muy oronda. Las modernas alcantarillas sucias se han comido los afa- nes de esa felicidad momentánea y total. de tris- teza opaca ACTOR l . Divertimento poblano ángeles que antaño trazaron con cordeles de oro ( 9 ) el plano de esta ciudad. (Le avienta la bolsa de basura al otro y se va. (con la bolsa de basura entre las manos) Señora. 189 . Pues dígale a su jefe. también tenemos que hablar de sus inconvenientes. Atenas de América un basurero. ACTOR ll . abandonar este dolor antiguo. que no le tenemos miedo. El ir y devenir de la alegría se ha quedado perdida en esa pose de propiedad que acaso salva la tradición. ACTOR ll .) ACTOR ll . de esa negociación al amor que embarramos en la pared del abandono. de las ratas de La Soledad que chillan a su paso por los pozos de nuestra hipocresía. ACTOR l. Nostalgia de no saber como fue mi ciudad cuando era del todo bella. el de la nostalgia. y no basta salir a la calle para recibir su amargura de ciudad reina. El actor ll busca donde dejarla. ACTOR l . ya ni siquiera puedo aspi- rar el aroma de un despertar de palomas porque llevo el perfume mas agrio encima. Mi ciudad es centro de trajín desgastante y gris. su real amargura de diamante opaco su noble amargura de niña antigua. fíjese.) Y es que ya no hay tertulias en Puebla.

ni nueva I… Puebla de Los Ángeles. llena de tradiciones antiguas y ancuanas mañaneras. aquí están los muertos que nos atan a la tierra. Aquí guardamos los recuerdos de joya. Es que señor. Es que señor. Este momento que esta aquí y que hace de mi única ciudad . aquí vive el amor. Teatro 2009 ACTOR ll . gozo del decir : Salve ciudad materna en cuyos lazos se estrecha el pasado y el futuro en las horas presentes por saludarte a coro se abre un surco de oro en nuestra patria historia la estrofa viste galas y se remonta hasta amparar las alas en los puros añiles de tu cielo hay eclosión de flores y perfumes en el rico jardín de tu leyenda y los ángeles bajan a tu escudo por custodiar tu senda (En este momento el cuerpo del ballet interpretara “ Que chula es Pue- bla” para rematar la obra. el llanto de talavera de las madres. si tu fueras de Puebla sabrías del del actor ll . seria tan amada como ( 10 ) lo es hoy. de calles con olor a vainilla y aire de antojo de tamal. 190 . ni levantando con tus propias fuerzas la llenarías de todo lo que ahora es. Pero mi ciudad ésta llena de templos coloniales y rinco- nes bohemios. la ciudad única.) TELON.

Divertimento poblano 191 .

.

LA POBLANÍA DE LOS ÁNGELES .

Escena primera.

TRAK CHINA POBLANA

El escenario vacío iluminado por calles de luz. Un BARRENDERO
municipal con bote en diablito, escoba y sombrero barre las calles de
puebla. Se empieza a escuchar música la canción "Mañanitas poblanas"
el BARRENDERO canta mientras barre. La iluminación descubre la si-
lueta de dos hombres que entran al escenario, cuando termina la canción
empiezan a hablar estos dos personajes, que parece que, además de la
desvelada, comienzan una discusión.

BARRENDERO. Ya las cúpulas se mecen en la hamaca del viento
Las torres majestuosas, se mecen al igual.
Mientras los trovadores, cantan las mañanitas,
Mañanitas poblanas empiezan a cantar etc.
(Al público) ¡Cuanta basura! Lo que hay que trabajar
después de un día de fiesta. Mi bote está lleno de sor-
presas, se encuentra uno de todo. ¿Quieren echarle
un ojo? Pura maravilla. Después de la fiesta a noso-
tros nos toca barrer lo que queda, flores, serpentinas,
confeti, hasta globos. ¡Ay, esto no es globo, ya me
embarre los dedos! Como les decía se encuentra de
todo, mire una lentejuela, seguro ha de ser de una
china poblana, ya no se ven muchas en estos días.
¡Una muñeca de corpus! Debe de ser de alguna que
agarró otra cosa igual de tiesa en lugar de la muñeca.
Vivir aquí, en una ciudad tan grande y tan bonita,
es la pura alegría, cuando más se disfruta es en la
noche, todos descansan y uno la limpia mientras la
contempla.

Sigue cantando.

ÁNGEL. Si le encuentras tantos inconvenientes. ¿Por qué no
te vas?
VAMPIRO. Eso es lo que no me sé responder. ¿Por qué no me voy
si estoy harto?

195

Teatro 2009

ÁNGEL. Pero, ¿harto de qué? Yo le encuentro a la Ciudad más
cualidades positivas que negativas.
VAMPIRO. Harto de no hacer nada, de esta indolencia, de las tar-
des aburridas que miran siempre lo mismo.
ÁNGEL. Pero si es para llenar el espíritu. Mira estas calles, es-
tas casas, estos monumentos, es una gloria vivir acá.
VAMPIRO. Eso dices porque no tienes aspiraciones. Pero de vivir,
aquí a vivir en París, o Londres, o en alguna ciudad del
primer mundo hay un abismo de diferencia.
ÁNGEL. Tenemos el pasado.
VAMPIRO. Puras antigüedades para vender en los Sapos, hay que
ver el futuro.
ÁNGEL. Tenemos tradiciones.
VAMPIRO. Pretextos para no progresar.
ÁNGEL. Tenemos belleza arquitectónica.
VAMPIRO. Depende del enfoque.
ÁNGEL. Tenemos riqueza culinaria.
VAMPIRO. Prefiero una buena nalga.
ÁNGEL. Vivimos en paz.
VAMPIRO. ¿Cuál? El tráfico es insoportable, el esmog ya llegó,
somos mucha gente.
ÁNGEL. ¿Cómo te voy a convencer de que vivimos en la mejor
ciudad del mundo?
VAMPIRO. Naciendo en otro lado.
BARRENDERO. (Cantando) Es mi Puebla, es mi Puebla, es mi Puebla
colonial…
ÁNGEL. ¿Lo ves? Hasta este infeliz le canta a la ciudad
BARRENDERO. Óigame pero si yo soy muy feliz.
VAMPIRO. Ha de estar igual de loco que tu, porque sólo a un
lunático se le ocurre ver bonita a una Ciudad que no
tiene remedio.
ÁNGEL. Señor, si usted, venga para acá, nos va a ayudar a que
pueda entenderme con mi amigo.
BARRENDERO. Como no, señor, nomás dígame para que soy bueno.
Porque yo, soy bueno para todo así como me ve. Desfa-
go entuertos, enderezo jorobados, y como en este caso,
si ustedes lo requieren, soy consejero matrimonial.
VAMPIRO. No, mi buen, no nos confunda una cosa es que este-

196

La poblanía de los ángeles

mos paseando por el zócalo y otra muy diferente que
nos vea cara de actores.
ÁNGEL. Mire, usted en lo que nos puede ayudar es a arreglar
una pequeña diferencia entre mi amigo, aquí presente
y un servidor.
BARRENDERO. ¿Cómo de cuantos centímetros es la diferencia?
VAMPIRO. Vamos directo al grano.
BARRENDERO. No tengo granos, uso cutis de colegiala.
ÁNGEL. ¿A usted le gusta la ciudad?
BARRENDERO. ¿Cuál?
VAMPIRO. ¿Cómo que cuál?, pues ésta.
BARRENDERO. ¿Puebla?
ÁNGEL. Sí, Puebla, ¿le gusta?
BARRENDERO. Me encanta.
VAMPIRO. Ha de ser porque no le queda otra. Le tocó en suerte
nacer aquí y pues ni modo. Yo creo que tienes que
escoger a otra persona de otra clase para que pueda
dirimir nuestras diferencias.
BARRENDERO. Pues fíjese que no. Yo nací en otra parte pero desde
muy chico vivo aquí y decidí quedarme para siempre.
ÁNGEL. ¿Qué es lo que más le gusta de la Ciudad?
VAMPIRO. ¿Pero que puede saber un pobre BARRENDERO?
BARRENDERO. Ora si me está llenando el buche de piedritas. Para que
lo sepa tengo una maestría en contaduría, avalada por
famosa Universidad privada, soy trilingüe, alto y bien
parecido, canto, declamo, actúo, soy bailarín de ballet
y visto Niños Dios. Asunto…
VAMPIRO. ¿Entonces, por qué es BARRENDERO?
BARRENDERO. Porque alguien tiene que rescatar lo que los demás
consideran inservible. Por ejemplo, mire aquí en mi
bote está un corazón de hojalata. ¿Usted, qué sabe si
es el corazón de una niña que suspira por el novio que
se le fue?
ÁNGEL. Pero díganos, ¿qué es lo que más le gusta de la Ciudad?
BARRENDERO. Depende la hora. Cuando barro en las mañanas, el frío
que tonifica trae el canto de los pájaros que saludan
al sol. Saludo a las pocas viejecitas que barren las
banquetas de piedra a la primera hora. Veo las torres

197

porque a éste. los sabores del caldero. La ciudad está viva. las charlas de los amigos. Barro las ilu- siones perdidas. Huelo los aires que me llevan aromas de champurrado y atoles para acompañar los tamales. saludando. las citas inconclusas. la señora nos puede sacar de dudas. Pero no dijo nada en concreto. los desvelos. Es inofensiva. el chirriar de la manteca. Cómo que hace falta otra opinión. A mí. o no le quedó clara la pregunta o a mi me faltó el entendimiento. Grito ÁNGEL. Teatro 2009 de las iglesias y campanarios que se pintan tímidos de aurora. En la tarde barro el trabajo de los ángeles que todos los días llenan las calles. los besos del "adiós. la fiesta. ÁNGEL. mamá. a veces nos regala filetes de corazón. yendo a los comercios. el descanso. Pero. de esos que trae colgados en el collar. Esta muchacha se pasea en las noches por aquí y siempre lamentándose de ha- ber perdido algo. Un poco estrafalaria pero muy buena persona.GOLPE DE TAMBOR ---- Se escucha el sonido de un teponaxtli. el sueño que mitigó las penas. Ahí estoy en desventaja. ¿qué es lo que más le gusta? BARRENDERO. el trajín de la ciudad que vomita energía por cada una de sus puertas. sus ángeles. vendiendo. VAMPIRO. La llorona! BARRENDERO. Mira. No se 198 . En la noche barro la melan- colía de los cafés. Algo hay de eso joven. com- prando. Golpes de tambor que acompañan la entrada de COATLICUE que llega lentamente ataviada con su falda de serpientes. dos contra uno. ---. VAMPIRO. ¡Ay. Veo a los ángeles desvelados que aún sonríen recor- dando el último chiste de la reunión. las aventuras ocultas. hasta mañana". La somnolencia de la comida.

pixcalli que me tallas el cuerpo dia- riamente. No VAMPIRO. (la abraza) VAMPIRO. El hábito glorioso de los ángeles que habitan estas calles. Aquí las traigo a que se tiendan al sol para poder cambiar su piel. COATLICUE. las piedras que componen su contorno. ¿le gusta la ciudad? COATLICUE. No COATLICUE. cantor. Díselo tú. Desde el fondo de los tiempos. VAMPIRO. ¿No saben el comienzo? ÁNGEL. a lo esencial. testiga he sido desde el comienzo de los tiem- pos. ÁNGEL. ¡Soy so madre! ÁNGEL. La tierra de mis hijas las serpientes. Sea más respetuoso con lo desconocido. La poblanía de los ángeles le acerque mucho porque las serpientes pican y son de cascabel. Diles que mis serpientes son las primeras que han recorrido los caminos preparando su llegada. BARRENDERO. COATLICUE. Si le quiere hablar hay que darle por su lado. 199 . Diles de mi respeto. Soy la madre de todos los tiempos. de mis entrañas brota gloriosa hacia los cielos. ¿Me gusta? Es mía. madre de las criaturas que vuelan que corren y se arrastran. como mi cuerpo mórbido se ha tendido indolente para que los ángeles hurguen en mis entrañas y puedan sacar la cantera. Madre y abuela de mí misma vengo a contemplar todas las noches la crea- ción perfecta de mis entrañas. yo paso. El tiempo y el sol se juntan para venerarme. VAMPIRO. De atar la loca. COATLICUE. la llegada de aquellos que hicieron posible el sueño de ese Dios que no conozco y en su nombre me trans- formaron en la radiante joya que sus poblanos ánge- les habitan. el material. ¿No le da miedo traer tremendos viborones? COATLICUE. Bueno. El corazón palpi- tante de los seres. Señorita ¿Me puede permitir un momento? COATLICUE. Madre amada diles a estos neófitos quién eres. Yo soy huérfano. ¡Jesús bendito! ¡Mamá! Yo que te creía perdida. la argamasa. ÁNGEL. BARRENDERO.

unas veces alumbraba. otras no. pero las más de las veces lo hacía muy mal. Eclipse de mi cara ante sus ojos. Luz de la noche oscura. Hace mucho tiempo. por eso la serpiente de cristal se dedicó a alum- brar constantemente al mundo en las noches por el poniente y en las mañanas por el oriente. La luna era muy caprichosa. Pero sucedió que la luna. Luminiscencia pura en la espesura. Mientras mis plumas. mi cuerpo se res- bala constante a todas horas. ÁNGEL. Oscuridad y luz soy en la bruma. Cascabel de mi andar que no cansa. Caprichoso mi andar por las esferas. envidiosa de la belleza de la serpiente y del cariño que todos los hombres le 200 . Colmillo listo a refulgir al aire. *SONIDO TAMBORES* JUEGO DE DOS Y AL FINAL UNO Después de estar vestidos recorren el escenario como la narración lo indica remarcando con golpes de tambor. Pálida faz de nieve que no quiero mostrar a los mortales. Antorcha que se en- ciende cuando tu cara ocultas. Cristal que ondula liviano por las noches. lo hizo tanto que quedó marcado para siempre. A eso se debe que tenía que recorrer el camino que ven y. Teatro 2009 COATLICUE se dirige al fondo a una plataforma se oye el sonido de un caracol y tambores entran dos mujeres que empiezan a ataviar a los muchachos a uno de ángel a otro de vampiro mientras el BARRENDE- RO habla. tanto que no sé cuanto. ÁNGEL. BARRENDERO. Mientras los atavían. TAMBOR (GOLPE) VAMPIRO. como ahora todavía lo es. VAMPIRO. unas veces lo hacía bien. BARRENDERO. navajas de metal se clavan airosas en el éter. Lo único que había en el cielo por las noches eran la luna y una serpiente preciosa de cris- tal.

JUEGO DE TAMBORES EN LA PELEA DE ÁNGEL Y DIABLO Al ritmo de los tambores inician una lucha cósmica el ÁNGEL y el VAMPIRO recreando la leyenda de la creación de las estrellas. en el momento de que el ÁNGEL va arrojarle su casco se que- dan estáticos un momento. ÁNGEL. BARRENDERO. ROBOT DE ESTRELLAS COATLICUE. Suena música. veneración que exijo de mis hijos. COATLICUE. Así se explicarán porque le tenemos tanto respeto a las serpientes. lugar donde tus hijas cambian de piel. Siendo cristal mis destellos brillarán para siempre. VAMPIRO. La poblanía de los ángeles tenían. se rompió en muchísimos pedazos. que hacen tan bellas las noches cuando no tienen nubes. VAMPIRO. pero al mismo tiempo el mito de la lucha del ángel contra el demonio. La vía láctea. El camino de la serpiente. La serpiente sagrada de mi cuerpo. Luchan. madre de los ángeles. su corazón cayó por el poniente y es el lucero de la tarde. Esos fragmentos se esparcieron por todo el cielo y son los puntos de luz que se llaman estrellas. ÁNGEL. Mixcoatl ohtli. BARRENDERO.. madre de todo lo creado. COATLICUE. El BARRENDERO dice. A ti. BARRENDERO. Siendo luz. desde Coetlaxcoapan. La cabeza de la serpiente cayó por el rumbo donde sale el sol y es el lucero de la mañana. Yo brillo eternamente. Le da el golpe al VAMPIRO. 201 . quedarás sumido en las tinieblas. Se ilumina COATLICUE en la plataforma. Iluminación con robot de estrellas. le arrojó una gran piedra. BARRENDERO. Recibe la adoración fervorosa de tus fieles. y la serpiente que no pudo esquivar el golpe. Brillo cuando yo quiero.

porque el tiempo pasó. venerado en Cholula. BARRENDERO. por supuesto que esto pertenece a otra época. -BALLET- Cambio de iluminación. ¡Cómo se nota plebeyo Que es muy grande tu ignorancia. Pero ese objeto en sus manos Sólo a mi ha pertenecido. Disculpe desconocido No soy amigo de enredos. que infame. Mire. ruido de tambores. Se realiza el ritual. entra el BARREN- DERO a barrer las plumas y lo que hayan dejado en sus evoluciones. ahora sirven para hacer plumeros. Plumas de quetzal divino es algo que me encuentro fre- cuentemente en la basura. acaso no te deslumbra Mi notoria inteligencia? Pero. Las plumas ya no son preciosas. barriendo uno se puede encontrar con otras sorpresas. Presidido por la Diosa y en una orilla discreta el BARRENDERO. Quien siempre está en la penumbra Nunca a los sabios alcanza! ¿Qué. Las plumas son estilográficas. Después de terminar el ballet se va COATLICUE. ¡Me haces perder la paciencia. Pero barriendo. 202 . por ejemplo esta hebilla de plata.. de caracoles. Entra el LETRADO que se dirige al BARRENDERO directamente. BARRENDERO. Teatro 2009 para que quetzalcoatl reditivo ilumine con su sabidu- ría nuestra senda. que seguro el dueño andará buscando. LETRADO. porque ahora no sirve para nada. grito de COATLICUE. ¿a dónde dice que es suyo? LETRADO. qué ciego. entra el ballet a realizar un baile prehispánico en honor a Quetzalcoatl. ¡Qué va a ser! Si me lo acabo de encontrar.

naco Entiende lo que te digo ¡Entrega mis pertenencias. sólo le puedo decir que esta cosa que me hallé yo la recogí tirada. Eso es un timo. BARRENDERO. ¿no lo notas? ¡Pero cómo hay gente pilla Este cinto que aquí traigo Es el que tenía la hebilla! BARRENDERO. Óigame no. Ese objeto es muy valioso. yo como no le entiendo a la rima. Ahí la puse de por mientras En tanto fui a un recorrido. China Poblana. un milagro LETRADO. Y un ignorante. LETRADO. como dijo Doña Margarita. LETRADO. BARRENDERO. Sabes lo que haría. y ahora que ya perdió la paciencia… ¿ya se buscó bien en las bolsas del pantalón? LETRADO. "el que da y quita" LETRADO. O pediré tu castigo! BARRENDERO. ratero. no son materia profana y de verse entre los santos. 203 . Representas para mí Todo eso. Los milagros. se quedará con las ganas. Ningún uso le daría. La poblanía de los ángeles BARRENDERO. se la voy a entregar aho- rita mismo. Pues yo. coyote. loco teatrero. ¿Qué no es claro?. Cómico. Jamás pesé que a mi objeto Yo lo encontraría perdido. mal nacido. eso quería. Pero retrógrado. Desde luego. Primero dice que esto que esto que tengo en las manos lo había extraviado. Mire señor. BARRENDERO. Pos pa' mí que es usté un atarantado. como eres. a mí no me insulta de esa manera. Hijo del diablo. Si tanto le urge esa cochina hebilla. Poco hombre.

Teatro 2009

BARRENDERO. Órale mi inspirado, lléguele usted a la polémica. Aquí
este señor dice que nuestra China Poblana era una
mujer de lo peor.
LETRADO. Lo digo, sí, y lo sostengo,
Qué la fiel información
Que a mis ojos ha llegado,
No revelan otra cosa
Que esa idea absurda y tonta
De encontrar tantas virtudes
Y rendir adoración
A una fémina del pueblo
Que más defectos exhibe
Que esos bordados que aludes…
POETA. ¿Mujer del pueblo, señor?
¡Desde luego! ¿Qué esperaba?
Acaso el pueblo no es llama
Que a la cultura incendiara,
No para hacer cenizas
Sino luz que así alumbrara
La historia de los países,
La fama, el tiempo que aclama
Los encantos de esta tierra,
De esta gente y sus raíces.
BARRENDERO. Eso está muy bien, mi buen. Y además, le quiero decir
al señor, que ya que ando barriendo por todas partes,
se, porque lo he visto, de tantos y tantos prodigios
que la venerable China Poblana ha hecho a favor de
quien solicita su ayuda. Ella debía estar en un altar.
Pero se me hace que usted es de esos de la Santa In-
quisición que prohibieron la publicación de los libros
que contenían la relación de todas las conversaciones
y apariciones que Santa China Poblana tuvo en vida
con Dios.
LETRADO. Entiende, lego, pollino.
Desconocedor.
Profano, obtuso, modorro,
Malandro, mastrenco, escueto,
Calabacín, marranejo,

204

La poblanía de los ángeles

Incipiente, indocto, joto,
Ignaro, zote; pendejo.
BARRENDERO. Ora si ya me enchilé. Nomás eso me faltaba, que aparte
de quererme robar mi hebilla, que yo solito la encontré,
desconozca a Santa China poblana, Catarina de San
Juan, beata, doncella, virtuosa y termine de insultarla.
LETRADO. Pero ¿de dónde sacas, infame
Que esa mujer es beata,
No es santa, ni china y virtuosa,
Vamos pues, no es ni poblana.
POETA. China que luces airosa
Regia camisa bordada,
Que usas zapatos de raso
Y llamativas enaguas,
Faja de seda y rebozo
Que tu belleza resaltan,
China que luces airosa
Con tu corpiño de plata.
BARRENDERO. ¡Pos que no conoce la leyenda? ¿Qué no sabe que
Santa Mirrah, que fue una agraciada princesa, con-
vertida luego en esclava, llegada de las tierras de Mo-
gol, vivió mucho tiempo en Puebla, y se hizo monja
y luego Santa?
LETRADO. Las Chinas vendían las aguas
Eran sirvientas plebeyas,
Rudas, recias, y mercaban
Con los indios, ¡No doncellas!
BARRENDERO. Ora ya hasta de piruja la trató
POETA. A ti te cantan los aires
Los ríos y las cascadas,
También te cantan los bosques,
Los árboles con sus ramas.
Y yo, con amor te ofrendo
La inquietud de mi romanza
Mientras te cantan las aves
Himnos de fresca mañana.
BARRENDERO. Órale mi versificador, júntese conmigo para darle en la
madre a este injuriador de honras. Y se lo advierto: lo

205

Teatro 2009

voy a hacer de cachitos tan diminutos que se necesitará
un recogedor para levantarlo. Lo único que me fastidia,
es que voy a tener que llenar mi bote con tan pútrida
porquería. ¡Vente mi Pancho Palomares, nos lo vamos a
sonar! Dile lo que piensas de nuestra China Poblana.
POETA. Tú me infundes optimismo
Mi dulce China Poblana
Y haces que olvide mis penas
Con una de tus miradas
Cuando postrado de hinojos
Le doy las flores de mi alma
Tú me infundes optimismo
Mi dulce, China Poblana.
Mi dulce China Poblana,
Y haces que olvide mis penas
Con una de tus miradas,
Cuando postrado de hinojos
Te doy las flores de mi alma.
Tú me infundes optimismo
Mi dulce China Poblana.
LETRADO. Bueno, ya. ¿Me vas a dar mi hebilla o no?
BARRENDERO. Se la voy a dar pero puesta en un cinturón y se la voy
a repegar tanto al cuerpo y con tanta violencia que no
se la van a poder despegar ni rezándole a Santa China
Poblana.
LETRADO. ¿Pero de dónde sacas qué es Santa?
BARRENDERO. ¿No presume de LETRADO? Pues mucho me sor-
prende que no sepa la historia de Santa China Pobla-
na. (Saca un libro con pasta de lentejuela del bote de
basura y lo abre) mire, aquí dice; Mirrah (amargu-
ra) princesita de noble estirpe, nacida en el reino de
Delhi, nieta de Maximiliano, emperador de Oriente,
dueña absoluta de las tierras de Mogol. Fue raptada y
arrojada con otros prisioneros…
LETRADO. Esa circunstancia inicua
La exhibes como argumento
De un propósito mezquino
Que no tiene gran sustento.

206

La poblanía de los ángeles

BARRENDERO. Espéreme que todavía no acabo. Un comerciante por-
tugués que de México había arribado a Manila com-
pró a Catarina de San Juan, que así había mudado su
nombre. Mirrah pasa su traslado a México donde la
entregarían como hija adoptiva de capitán Miguel de
Sosa y a doña Margarita Chávez, arribando a Acapul-
co en 1619 o 20 cuando la princesita tendría 11 años
de edad.
LETRADO. ¿Y en dónde está la santidad?
Fantasioso proletario
Ser esclavo no demuestra
Lo que quieres demostrar.
BARRENDERO. Mirrah, princesa de la India, esclava en Filipinas, se
hizo visionaria católica en Puebla. Y ella vio oyó y
dialogó con Cristo, los ángeles, las almas difuntas y
los diablos. Las visiones de Catarina eran tan espec-
taculares y variadas que así como admiraron a sus
confesores y devotos, asustaron a los inquisidores
que prohibieron la venta de las estampas de Cata-
rina de San Juan. (Cierra el libro). ¿Cómo le quedó
el ojo?
LETRADO. ¿Dónde se encuentra esa Santa?
BARRENDERO. En la Iglesia de la Compañía, a un lado de la Univer-
sidad, se halla una lápida…
LETRADO. Dame mi hebilla…
BARRENDERO. Que al calce dice; A Dios, óptimus máximo. Esconde
este túmulo a la venerable en Cristo, virgen Catarina
de San Juan a la cual Mongolia dio al mundo, y la
Angelópolis al cielo. Esta es la China Poblana.
LETRADO. Mientes, mientes, mientes, mientes.
Esa no es China Poblana.
Pues que ni venía de China
Ni se convirtió en poblana.
Poblana se les decía
A las nacidas aquí,
Y Chinas porque arreglaban
Sus rizos todos así.
Dame mi hebilla, malora.

207

Entra lujosamente vestida la MARQUESA de Calderón. elegantemente vestida. En tu trenza están prendidas Todas mis esperanzas. dulce amor del alma mía". ¿Pero de dónde sacas que es Santa? BARRENDERO. Los colores de mi enseña Venerada y sacrosanta. ¡Dame mi hebilla! BARRENDERO. China representativa. Yo me la encontré en el suelo. No. suelta. Una camisa de mu- 208 . que es lo que usté que es sensi- bilizado piensa de la China Poblana. El traje de las campesinas poblanas es bonito. El verde y blanco solemnes Y el rojo sangrante llama. con aureola y todo se le aparece al BARRENDERO que la empieza a adorar y a cantar "China. TRAK CHINA POBLANA El LETRADO y el POETA se van cada uno por su lado. con el pueblo y para el pueblo. Yo voy a hacer un milagro con esta hebilla de plata. el BARRENDE- RO furioso va a perseguir al LETRADO con la escoba cuando aparece Santa China Poblana. El milagro de ser del pueblo. MARQUESA. LETRADO. ¡Quiero mi hebilla! BARRENDERO. y a todos nos ha hecho milagros: El milagro de la unión de compatriotas hermanos. y no me esté dando lata. Teatro 2009 BARRENDERO. El milagro del orgullo honor de ser símbolo de mi Patría. En el cinturón fajado. El milagro del reconocimiento de nuestra nacionalidad. Dígale mi buen. Lo es. espe- cialmente en los días de fiesta. LETRADO. Fragua de todas mis ansías. No LETRADO. alegre y simpática que continúa la descripción. lo es. POETA.

colgadas del cuello. El cabello partido a la mitad. por lo general. BARRENDERO. Una faja larga y ancha en diversos colores. pues cuando la diligencia llega sana y salva a Puebla. Una pa- ñoleta de colores envolviendo el cuello a guisa de amplio listón. un corpiño de raso de algún color vivo. ¿Y cómo estuvo el viaje. sino sobre los hombros. bordadas en plata. ¿Pero quién no se la va a querer robar. y las trenzas unida una con otra por medio de un anillo de brillantes. y finalmente. mi marido. marquesota de mi alma? MARQUESA. a dos colores. Nuestra mayor esperanza residía en el reconocido y milagroso conocimiento que poseen los bandidos del valor del equipaje de todos los viajeros. formando solapa. sin medias. Circunstancia que se ha convertido en un lugar común. Y un rebozo. Llenos de ansiedad ante la perspectiva de ser asalta- dos. aretes largos y toda clase de gargantillas y medallas. pues ¿a dónde se había metido? ¿Hace tiempo que no la veíamos por acá? MARQUESA. BARRENDERO. y chapines de raso con adornos plateados. y era de 209 . Respondiendo a una invitación de don Antonio de Haro íntimo amigo de Calderón. la parte baja hecha. La poblanía de los ángeles selina blanca. un zagalejo más corto que la camisa. güera arrebatadora. y sonantes baratijas. el cuello y las mangas plisadas con nitidez. dando vuelta dos o tres veces al talle y anudándose detrás. no en la cabeza. de tela blanca y roja. fabricada en el país. Mi marquesa de sololoy. cuyas puntas. Esto produce mayor sorpresa que cuando es detenida por los ladrones. mi corazón de alfeñique. adornaba con randas en el borde infe- rior. trenzado detrás. mi marquesa cachetotes de durazno? MARQUESA. por lo general. abierto al frente. y la parte alta de raso amarillo. sujeto en el frente con un prendedor. en la que se esconde una cigarrera de plata. quedan sujetas por la faja. BARRENDERO. medias de seda. como chal. recamado de oro o plata. o.

¡Qué bueno que llegó con bien! Por lo menos no está reventada de cansancio. a pesar de que hoy es día de fiesta. BARRENDERO. Se me hace que usted anda malita de la vista. Teatro 2009 suponerse y era de suponerse que se darían cuenta de nuestra condición de peregrinos que viajan por placer. MARQUESA. BARRENDERO. MARQUESA. MARQUESA. etc. ¿Por qué. Es para que no se metan los amigos de lo ajeno. confiábamos que uno o dos sarapes. Por el BARRENDERO. oiga? MARQUESA. Es que las miro de arriba pa’ abajo. las calles de Pue- 210 . y no nos iban a tomar por unos recién llega- dos cargando mercancías de Europa. Y aún en lo bajo de las azoteas. que extraña impresión de malestar producen las calles. el contenido de nuestros tan traídos y llevados portmanteaux. no podrían constituir incentivo suficiente para hacerles caer en la tentación. y su contenido: peines. en donde algún día han de pasar por antigüedades indias y las mandarán al Museo para que las enseñen como una prueba de que las mujeres de Moctezuma se cepillaban el cabello. BARRENDERO. En los mal enlosados patios. (Recapacitando) Y sin embargo. BARRENDERO. MARQUESA. unos cuantos aretes y uno o dos chales. A primera vista. Y luego. Fue a dar a la barran- ca. Lo que se reventó fue una de nuestras maletas. En las grandes ventanas con rejas de hierro. hay un no sé de destartalado en estos portalones de madera. MARQUESA. MARQUESA. BARRENDERO. no vemos sino grupos de campesinos o de mendigos. cepillos. BARRENDERO. BARRENDERO. mi mar- quesa. Cómo pasa a creer si son puertas de palacio. que parecen los de unos enor- mes graneros. BARRENDERO. ¿Qué pasó? MARQUESA. Adivinando por consiguiente. donde. ¿Y cómo encuentra la ciudad? MARQUESA cuerpe- cito de flan napolitano. algunas sortijas.

“hipócritas”. Grandes casas de dos pisos. BARRENDERO. 211 . Ya descansó mi alma. inteligentes. BARRENDERO. MARQUESA. Mi tortita de Santa Clara. (por el BARRENDERO). MARQUESA. carismáticos. sólidas y bien construidas. MARQUESA. Y con todo respe- to mi jamoncillo de pepita. Su extremada limpieza comparada con México. listos. las casas muy gran- des. Yes. Eso sí. Finos. Así somos. Corría un proverbio entre los mexicanos que decía que “si todos los hombres tenían cinco sentidos los poblanos teníamos siete”. MARQUESA. MARQUESA. Pero al mismo tiempo una como somnolencia que le hace a uno sentir como si las cosas fueran hileras de conventos y que toda la gente. Magnificas Iglesias. bien vestidos. discretos. ángeles de Dios. BARRENDERO. “muchos”. Pues sí. BARRENDERO. BARRENDERO. es sorprendente. distinguidos. caballerosos. Se les considera como muy reservados en sus maneras. MARQUESA. Fíjese que ya le quería aplicar el 33. Pa’ que no se lastime sus piecitos. educados. elegantes. y espaciosa y bella la plaza. Bien pavimentadas. BARRENDERO. cultos. Agua en abundancia. Natural consecuencia de la falta de vida de sociedad. BARRENDERO. “espía tras las ventanas”. La poblanía de los ángeles bla son limpias y regulares. Favor que usted nos hace. ¿No qué chaparras? MARQUESA. BARRENDERO. Calles anchas. se hubieran encerrado en ellos para cumplir algún voto. No ve la fama que tenemos. y la catedral magnífica. BARRENDERO. Mi suspiro de monja. BARRENDERO. Ahí nada más para el gasto mi marquesa. ¿y qué? MARQUESA. Es que así somos los poblanos. MARQUESA. Para pedir el milagro de su amo. modestos. excepto los mendigos. sagaces… MARQUESA. aquí nos bañamos diario. Para que usted quepa mi traguito de rompope. sencillos.

son sus volcanes. Bueno. Como debo levantarme a las tres para salir en diligen- cia. la MARQUESA Calderón de la Barca. lo más sobresa- liente de panorama de puebla. Bueno. BARRENDERO. Tiene lo que raramente poseen los hombres a la vez. un corazón ardiente y una cabeza despejada y fría. ya no puedo platicar más desde aquí. pues rara vez los extranjeros. al sur se levantan los grandes volcanes. Frances. BARRENDERO. Me olvidaba. Adiós Pancha. Permanecen en la ciudad por algún tiempo y su presencia es algo así como una novedad. ¿me permite que le hable de tú? Mamacita. más conocida como. (Cortado) Bueno… es por falta de tiempo… pero aho- ra que es día de fiesta la invito al Teatro. marquesa. (las mujeres especialmente) permanecen en la ciudad por algún tiempo y su pre- sencia es algo así como una novedad. extiende la mano para ser besada y se va caminando airosamente. 212 . El Teatro es limpio y de buenas proporciones. ya no puedo platicar más desde aquí. En primer tér- mino. Cómo la vamos a extrañar. la Matlalcueyetl. Como debo levantarme a las tres para salir en diligen- cia.- Adios lindo lépero. pero triste. o Malinche. BARRENDERO. MARQUESA. no siempre nos visita una marquesa. no siempre nos visita una marquesa. es nuestro orgullo. Teatro 2009 BARRENDERO. ya lo vio. señora Erskine In- glis. el BARRENDERO se queda suspirando. Nuestras próximas cartas han de llegar de México. BARRENDERO. digo. Nuestras próximas cartas han de llegar de México. digo. palanqueta sabrosa. MARQUESA. el cerro de Guadalupe y la montaña del Pilar. es el primer Teatro de América. La marquesa termina su texto con un mohín. la montaña de la estrella. y nos ven más a nosotros que a los actores. Al norte. por la parte Este se yergue el Pico de Orizaba. ¿Cómo lo ve? MARQUESA.

El confundido es usted. El asunto que nos ocupa es de otra naturaleza. el ejército de Oriente. En medio de ellas. es mi Puebla. la otra solloza con la cabeza baja. FUNCIONARIO. pequeña y frágil. joven. etc. parece usted no entender. La poblanía de los ángeles BARRENDERO. Se le cayó un adorno de modestia. Van vestidas con el traje tradicional de china poblana. nada más les aviso que está prohibido tirar basura en la vía pública. señora. el de hoja. juega. es agracia- da. Quiero recordarle. TAMALERA. Señora. ¿Cómo no iba a desesperarme. pues no me hago de la boca chiquita y les doy permiso de tirar los desper- dicios en mi bote. es robusta. Disculpen pre- ciosas damas. la otra. si a todos nos quedaba claro que la manera en que nuestro ejército. Miren nomás que preciosidad. ¿Qué tiene qué ver una cosa con la otra? TAMALERA. Necesitamos co- 213 . La mujer madura tiene un aire soberbio aunque apacible. luego de la batalla del 5 de mayo. es- peluznante. Barre. ¿El sitio de los franceses a las fuerzas y gentes de Puebla había sido muy prolongado. fue constituido. mientras canta. Se encuentra con dos tamaleras que ofrecen sus mercancías. Un FUNCIONARIO se pasea ante ellas. sin lentejuelas en la falda. me lo voy a llevar para después guardar- la en donde tengo mis tesoros. no tenía grandes expectativas ante la ame- naza innegable de que se enfrentaría al ejército mayor del mundo y al más disciplinado? Si Zaragoza no se hubiera muerto… FUNCIONARIO. que la razón por la que se encuentra usted detenida es por el hecho inaudito. estamos hablando de lo mismo. mientras platicamos un poquito. de haber cometido el sacrilegio de vender esos tamales del diablo a sus compatriotas a sabien- das que éstos contenían en su interior… TAMALERA. ora que si se acomiden y me invitan el tamal. Una de aproximadamente 40 años. hierve violenta- mente un bote de tamales. Es mi Puebla. el antiguo. La TAMALERA después de darle un tamal al BARRENDERO continúa con su explicación al FUNCIONARIO.

imaginaron tal posibilidad. TAMALERA. Nunca en Puebla se había preparado manjar igual. (nuevo sollozo de la muchacha). Estamos hablando del enemigo. Los aztecas… FUNCIONARIO. FUNCIONARIO. Me sorprende. FUNCIONARIO. Los tamales tuvieron mucho éxito. Los mismos soldados que tantas energías perdían. pero en su inconsciente presentían cierto tipo de victoria. si a los tres meses fueron insuficientes ya que se las 214 . Las dos sabíamos lo que estábamos haciendo. era una manera de convertir su complicidad en un acto heroico. Y que el hecho de arrastrar en su idea a esta víctima inocente (Señala a la muchacha). señora. ¿Intenta decir que su clientela estaba enterada de lo que se trataba? TAMALERA. Quisiera que se percatara de la magnitud de su atroci- dad y lo incomprensible de su conducta. ¿De qué sirvieron todas aquellas provisio- nes que el General González Ortega mandó recaudar. Teatro 2009 mer. Nadie ignora las facultades de regeneración físi- ca que tienen los tamales. ni las de Santa Inés con sus camotes. Un enemigo poderoso que nos estaba venciendo a fuerza de privarnos de lo más vital. No lo pienso así. ¿Quién podría imaginarse que una mujer que sostiene su vida con el expendio de ese alimento que cono- cemos como tamal y que los extranjeros mencionan como “ampaniú de maíz” sea una mujer instruida y no solamente en cuestiones culinarias. Lo que ustedes utilizaban para rellenar esa comida del diablo era… TAMALERA. Teníamos bastantes pedidos. FUNCIONARIO. ¡Eso es aterrador! ¡Cómo puede concebirse una re- flexión así sabiendo a lo que nos referimos! ¡Estamos hablando de carne humana! TAMALERA. Ni las monjas de Santa Rosa. Así lo pienso. comían con avidez nuestro producto y sentían su patriotismo reforzado y renacido. con su mole poblano. ¿Acaso inten- ta decir que la manufactura de su mercancía era una manera de contribuir a la resistencia? TAMALERA. FUNCIONARIO. su capacidad de información.

extraerlos de su tumba. Pero también me sedujo su juventud. Realmente es lamentable que aún no se hubiera inventado el hot dog. Sobre todo los de nalga. ¿Qué en la comunión no nos comemos a Dios? ¿No es eso también un acto de canibalismo? Los tamales eran buenos. Los sueldos de las tropa como siempre. puesto que nadie creía que éste fuera a durar ni siquiera cuarenta días. A ella le pareció natural la aventura. Ella era inocente. Y cuando el ejér- cito quiso reabastecerse. Que obstinación la suya con esa idea del pecado. Y como el panteón del Carmen quedaba tan cerca… FUNCIONARIO. ¿Para qué les habremos ganado aquel 5 de mayo? Entonces fue que se me ocurrió. eran insuficientes para recobrar las fuerzas necesarias y enfrentarse a la batalla. FUNCIONARIO. Su mente necesitaba nada más la lógica de un sencillo razonamiento. el enemigo ya había rodea- do la ciudad entera. ¿Qué la orilló a arrastrar hasta sus planes a esta ino- cente muchacha? ¿No se horrorizó ella de concebir en su imaginación tal propósito? TAMALERA. “Si tengo hambre. 215 . pero le aseguro que el material del que podríamos haber dispuesto era abundante y suculento. hay que tomar la comida de dónde la hay”. Eso no justifica su sacrilegio. No nos podíamos aventurar demasiado por los sembradíos abandonados sin el peligro de tropezar con algún suabo cagón que ante el ayuno de su físico fogoso no quisiera atentar contra nuestra integridad. TAMALERA. ¿Le parece a usted normal descuartizar cadá- veres. Los franceses siempre se han distinguido por la dureza de sus par- tes. procesarlos en un acto de diabólica presunción y ofrecerlos para alimento de los humanos? TAMALERA. ¡Cómo! Acaso no percibe la desmesura de su atrevi- miento. La poblanía de los ángeles empezaron a comer desde antes de que se declarara el sitio. No. Lo que nos costaba más trabajo conseguir era el maíz y las hojas secas de la mazorca. FUNCIONARIO. (Risa pícara de la muchacha). Uno se asusta al percatarse de cuanta ingenuidad puede existir en una persona.

de haber vendido a nuestros coterráneos inmensas cantidades de tamales elaborados en su interior con carne de francés. hablar sin haber hecho algo importante para los demás? Por- que YO egoísta cava su propia tumba en la auto vene- ración y se pierde entonces en el más absoluto olvido. FUNCIONARIO. me van a querer cobrar más im- puestos. ¿No es más necesaria la vida para intentar la lucha de un propósi- to honroso. TAMALERA. Además el sabor no combinaba bien con nuestras especias. Inmensas tampoco. Siempre hay algo secreto en el interior de cada una que ningún hombre pueda mancillar. FUNCIONARIO. ¿Qué mujer no lo es? Hasta las divertidoras los tie- nen. Teatro 2009 FUNCIONARIO. Muchos de estos güeros desabridos estaban tan flacos por su incapacidad por adaptarse a nuestro clima y su comida que no daban más que para medio bote de “tamal de extranjero”. Señora. en complicidad con esta jovenci- ta. Yo sólo me ocupé de obedecerle. Él dijo. que la muerte inútil y lo inicuo del hecho de la descomposición física del cuerpo? Los gusanos no combatían… FUNCIONARIO. ¿Usted no ha tenido la sensación de vivir una vida vacía? De que ésta transcurre y se mueve como si nuestro cuerpo no fuera mas que una planta de maceta o una piedra que sólo ocupa un sitio en el camino? ¿No ha pensado que no solamente hemos nacido para comer. Realmente te- níamos que realizar grandes milagros para conseguir el éxito que tuvieron. TAMALERA. ¿No es atentar contra Dios? TAMALERA. ¿Pero qué le mueve a usted para considerar que su acción carece de culpa y de barbarie? No se da cuenta de que eso es un acto inhumano. ¿De tal manera que no se arrepiente? TAMALERA. mirar. (Pausa). Ahora resulta que es usted una mujer de principios. estamos aquí para juzgar el aterrador delito cometido por usted. Yo amanecía cotidianamente con la rutina del 216 . “Dad de comer al hambriento”. Me arrepentiría de no haberlo hecho.

que disparar y acabar con la vida de otros seres a los que ni siquiera conocemos? Yo no maté a nadie. para ayudar a mis compatriotas. de cualquier modo. ¿Inhumano? ¿No es más humano tender la mano. Yo era solamente así. Y hasta patriota me siento. con nuestro propio fusil. como una vaca que amamanta a sus becerros sin mayor consigna que la biológica necesidad de seguirlos reproduciendo. El ruido de los cañones franceses cercanos me des- pertó el marasmo. asumiendo lo que otros decidieran. El silbido de las balas encontradas que se cruzaban por el aire apacible de esta ciudad- mujer penetró por mis oídos y construyó discursos que hablaban de rebelión. Los cuerpos los encontré ya muertos. de furias guardadas por generaciones con el embozo del menosprecio de ser mujer. tomé de la mano a la más inocente de mis hijas y le desvirgué la estupidez. Tomé el más grande de mis botes de tamales –armas para la lucha. Es usted el demonio mismo. Y cuando eso ocurrió. como mujer. Yo creía que era verdad que yo. Hasta que me percaté de ello. Entonces empecé a armar el tamal… FUNCIONARIO. Ahora ya no estoy vacía. Puede us- ted condenarme y encerrarme de por vida. La poblanía de los ángeles ser vegetativo que se consume inexorablemente en el inicuo estado de la conformidad. ya no podré morir nunca. de virtudes no descubiertas y que ansiaban manifestarse.y encendí el fuego de mi decisión con la llama de patriotismo. por cuya mente corría la idea de la inutilidad femenina. O también ejecutarme. borracho e incluso. TAMALERA. FUNCIONARIO. era úni- camente la costilla extraída de mi Adán despiadado. sin tomar en cuenta lo que yo pensa- ra o sintiera. ¿Considerará usted que esa diatriba bizantina de com- plejos es suficiente argumento para justificar su inhu- mano proceder? TAMALERA. Es posible. 217 . pero me queda el convencimiento de que ayudé a la causa con un poco de atrocidad.

Los pobres no tene- mos mas que el amor por esta tierra y si la dejamos mancillar. Ahora fueron los franceses los que re- llenaron mi bote. puede echar a perder el espíritu. ¿No le tiene miedo a la justicia? TAMALERA. Esa insana cos- tumbre de andar en las calles después de las ocho de la noche. luego reflexionó y al final acabó dándose un atracón de tamales de francés. VIUDA. Teatro 2009 FUNCIONARIO. en los sonidos extraños del viento. vomitó. Dejen de hacer ruido que la gente decente no puede descansar a gusto en sus aposentos. muchos más invasores. y en la vigilia del conocimiento… Pero yo sigo haciendo mi tamal… (Larga pausa) Señor funcionario… ¿cuál es su sentencia? FUNCIONARIO. Deme… deme uno de oreja. El BARRENDERO ha seguido con interés el diálogo haciendo todo tipo de interjecciones. después. seca y mustia que habla con autoridad. mujer enteramente vestida de negro. entonces no lo perdemos todo. Le tengo miedo al dolor de los demás y cerrar los ojos cobardemente adjudicándole la culpa a un Dios que ni siquiera nos mira. no tendre- mos ya nada. El BARRENDERO sigue contagiado bailando alegremente cuando hace su entrada la VIUDA. Ahora hay muchos. Le tengo miedo a la injusticia. los excesos pervierten las costumbres y las relajan haciendo que 218 . Al principio se horrorizó. escondidos en las ideas. pero tengo muchos botes más para que los tiranos se cuezan en ellos. Los grupos se han hecho cada vez más numerosos y al grito de ¡Ya se fueron los franceses! Todo el cuerpo de ballet se forma para interpretar los jarabes poblanos. en las formas ad- quiridas. En todo este texto han ofrecido tamales a los transeúntes que se acer- can a comerlos en grupos. Le tengo miedo a dar- me cuenta de ella y quedarme con los brazos cruza- dos. Yo me sentaré en la puerta de cada iglesia que exista y se los ofreceré a la gente con una sonrisa en los labios como una oferta de venganza.

BARRENDERO. haga que las piedras relumbren de belleza. ¿quién se crece que es usted? VIUDA. los indios levantaron mi casa en donde me recluí y a falta de tener cuidados con mi familia. Soy la encargada de cuidar la honra de las doncellas. no mentir. VIUDA. no hablar ante sus mayores. no robar galletas de la alacena. BARRENDERO. BARRENDERO. No se dedique a estarme vien- do descaradamente al rostro. Pero si ya hay escuelas Montesori. VIUDA. Las comidas deben hacerse en silencio. y el buen hablar. VIUDA. trapeé. y el buen hacer. Y la moral. Mire señora. Ándale. ¿Quién es usted? BARRENDERO. Los niños tienen derecho de jugar. BARRENDERO. Desde niños nos dicen que tenemos que hacer VIUDA. yo soy muy sano. Llegué con los primeros pobladores. Ay mamacita. Oiga. barra. La poblanía de los ángeles la ciudad se convierta en una filial de Sodoma y Go- morra. Entonces limpie. 219 . BARRENDERO. BARRENDERO. Lugares en donde con ideas extranjerizantes los echan a perder. me dediqué a cuidar a la Ciudad. doña. BARRENDERO. La viuda. respetar a sus pa- dres. y el buen vestir. Amargada por la muerte de mis esposos y mis hijos. A mí no me ha dado ninguna enfermedad venérea. ¿usted es la que se encarga de cuidar las cos- tumbres? VIUDA. que soy una mujer de- cente. No me diga que ni siquiera podemos sopear el cho- colate. y las buenas maneras. Con sus juegos y gritos rompen la paz interior. mis ojos no están hechos para posarse en su insignificante presencia. El que mantiene limpia esta preciosa Ciudad que ha- bita usted y que habitamos todos. Tenían que darme un solar. otra loca. VIUDA. VIUDA. Tengo que estar alerta. BARRENDERO. Por eso los poblanos estamos llenos de prohibiciones. Los niños deben de ser discretos.

expertos en acercarse a los balcones para robar la calma. Se pondrán los alimentos en una canasta y se izará por medio de una cuerda hasta la viga principal. pa’ aprovechar. CARMEN SERDÁN. VIUDA. Debe ser recatada y no mostrar sus emociones. ¡Mexicanos! VIUDA. La mujer poblana debe estar en su casa. Yo. CARMEN SERDÁN. ¡La Patria está en peligro! BARRENDERO. VIUDA. BARRENDERO. digo. desmelenada y en un estado de gran agitación CARMEN SERDÁN. Pero a mi me gusta platicar y reir. Ora si estoy entre dos fuegos. VIUDA. ¿No podemos visitar a nuestra noviecita santa? VIUDA. BARRENDERO. Ciudadanos de Puebla. CARMEN SERDÁN. Teatro 2009 VIUDA. Debe de ser callada. BARRENDERO. O sea que hay que comer con las puertas cerra- das. VIUDA. bajándo- se al momento que el intruso se vaya. Vulgaridades de baja estofa. una simple mujer en- tregada a los ideales de lograr una nación libre de opresiones que se han aposentado en el poder para hacerse los dueños de nuestros destinos. Debe de ser modesta. Las horas de visita deben ser respetadas BARRENDERO. arreglada. VIUDA. Sólo frente a familiares y parientes y siempre y cuan- do ella esté todo el tiempo con la mirada baja. Y se vigilará que la casa esté herméticamente se- llada en la noche. obediente a los mandatos que le impongan su pa- dre. CARMEN SERDÁN. sus hermanos y el que con el tiempo Dios le designe como Marido. 220 . siempre limpia. Para evitar a los ladrones de sus- piros. CARMEN SERDÁN. ¿Y si se me ocurre llegar a la hora de la comida. En este momento se abre un balcón por donde se asoma alterada. Arenga al pueblo desde los balcones de su casa en un 18 de noviembre de 1910.

artesanos. coraje. comerciantes. maestros. CARMEN SERDÁN. La sangre que corre en nuestras venas vamos a derramarla gustosos si la Patria lo pide. directores. rateros. boleros. La poblanía de los ángeles VIUDA. ingenieros. 221 . que también les duelan. dramaturgos. choferes. misóginos. paleteros. CARMEN SERDÁN. Y ahí barrí muchas balas. El BARRENDERO se queda desconcentrado. votos. hoteleros. Dispuestos a defender con la vida si es preciso lo único que podemos legar a nuestros hijos. actores. escritores. mendigos. sube a la plataforma en donde queda como cúpula poblana vigilando todo lo que sucede a su alrededor. herreros. restauranteros. diletantes. elecciones. fotografías. al dictador infame que nos quiere detener can balas. VIUDA. cantineros. historiadores. fotógrafos. Échales mentadas. ensayistas. matemáticos. VIUDA. abogados. lideres. camio- neros. pin- tores. bailarines. Debe de obedecer las normas. Los exhorto a que tomen las armas. la VIUDA se dirige al fondo del escenario. BARRENDERO. meseros. No debe saber nada. cineastas. cantantes. CARMEN SERDÁN. políticos. dulceros. carniceros. No meterse en asuntos de los hombres. economistas. chaluperas. Debe de estar en su casa. Hay que derrocar al tirano. ambulantes. BARRENDERO. físicos. arquitectos. burócratas. no reelección! Desaparece CARMEN SERDÁN cerrando su balcón de un portazo. corridos. ten- deros. empresarios. banqueros. fonderos. biólogos. machistas. cuenteros. feministas. candidatos. carpin- teros. tenemos alma para des- garrarla en jirones. pancartas. ¡Sufragio efectivo. pro- mesas. nosotros tenemos va- lentía. estudiantes. corazón. ¡Viva la libertad! VIUDA. músicos. antropólogos. mueganeros. Una vida digna. historias. CARMEN SERDÁN. sociólogos.

¡Es mi poblanía! VIUDA. con su reloj de sol. calabozos de normas y costumbres. de represiones heredadas. y aturdidor aroma. Teatro 2009 prostitutas. es mi poblanía. Todos son ángeles. encaje de papel de china. Esta exacerbada pasión por mi cuna de tierra. ¡Santa Puebla de los ángeles…! BARRENDERO. madre de fuego en liquida amenaza volcánica. Madre pueblo. tontos. El grito femenino que clama libertad desde el balcón aguerrido. tributos de tacha en perpetua ri- validad con la viruela blanca del arroz con canela. lunar canceroso de mis historia. flores de mediodía. Repostería de amores entre balcones de herrería fantástica. La rabia conventual del claustro impuesto. el agri- dulce licor de mi saliva marina en la que el Quetzal- coatl de mi lengua se baña cotidianamente. Por los que ya no están o se nos han fugado. La placidez del encierro virginal… ¡es mi poblanía! TODOS. Ruega por el concilio de tus anhelos dispersos. VAMPIRO. malabaristas. todos son los ángeles que con su poblanía hacen de esta ciudad La Puebla de los Ángeles. La mesa puesta para los muertos amados. poetas. la siesta crepuscular de sus volcanes eternos. La huída del enemigo en sorpresiva victo- ria. 222 . payasos. madre de barro. visillo sombrío de viudas macilentas. locos. El escenario empieza a llenarse con todos los personajes que uno a uno dicen su declamación de amor a Puebla y el por qué de la poblanía. vagos. policías. cirque- ros. de sangre milenaria con teponaxtle y huéhuetl en las neuronas provincianas de cabelleras mestizas. bomberos. madre maíz. ciegos. agentes. filigrana vegetal. sobre su cielo artesanal. Cilicios de fe. jueces. Calaveras para morder misa de esperanza y rosarios con indulgencias entonadas en el clavecín de la voz materna… ¡es mi poblanía! COATLICUE. MARQUESA. Mi conservadora corazón hispana.

Vénganos tu reino de recalcitrante poblanía. estamos para la lucha prestos… TODOS. ¡Clama nuevos arrestos! Que los que aquí te amamos. ¡Santa Puebla de los Ángeles…! DIVOS. La poblanía de los ángeles TODOS. TODOS. ala de querubín. ¡Y hágase Santa Puebla de los Ángeles tu poblana voluntad! Declaración de amor a la ciudad por los maravillosos DIVOS ya sea con poemas escritos o de su propia invención. Interviene el ballet para el número final. Báñanos de tu pasado legendario y violento y no nos dejes caer en la tentación de entregarle al ignorante intento de desconocer tu beatitud. por su puesto “Qué chula es Puebla”. TELÓN 223 . No nos abandones en esta incredulidad advenediza que nos legan los tiempos. con cáscara de oro en verti- ginoso aspaviento. ¡Santa Puebla de los Ángeles…! ÁNGEL. mi adormecido corazón ma- cilento. Sacúdete el devenir del desmayado progreso y en un gesto de camino des- acuerdo muérdele el talón al porvenir que te herrum- ba y carcome.

Interesses relacionados