Você está na página 1de 15

ÍNDICE

Introducción ............................................................................................................. 2
Desarrollo ................................................................................................................ 2
Dificultades cotidianas de los adultos mayores ....................................................... 2
Factores para que un adulto mayor reciba atención de un cuidador: ...................... 3
Equipo multidisciplinario .......................................................................................... 3
Cuidados en el adulto mayor ................................................................................... 3
Cuidados diarios en el adulto mayor ....................................................................... 4
Cambios en la estructura de la casa ....................................................................... 9
Papel del fisioterapeuta en los cuidados del adulto mayor .................................... 11
Prevención de caídas ............................................................................................ 12
Consejos para los cuidadores del adulto mayor .................................................... 13
Conclusión............................................................................................................. 14
Fuentes de información ......................................................................................... 15

1
Introducción
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se considera adulto
mayor a cualquier persona mayor de 60 años. Algunos de ellos se consideran
adultos mayores disfuncionales debido a que, a causa de los problemas naturales
que conlleva el envejecimiento, necesitan ayuda para llevar a cabo sus actividades
cotidianas. Además, las personas de la tercera edad son más vulnerables a
diversas enfermedades y por lo tanto requieren una constante observación y
atención médica, además de los cuidados necesarios en el hogar.

El cuidado de ancianos es la satisfacción de las necesidades y requisitos


especiales que son exclusivos de la tercera segunda y cuarta edad. Este amplio
término abarca servicios tales como la vida asistida, cuidado de adultos, cuidados
de larga duración, residencias de ancianos, cuidado en hospicios y atención en el
hogar (Kjong, 2011).

El cuidado de ancianos hace hincapié en las necesidades sociales y personales


de las personas mayores que necesitan un poco de ayuda con las actividades
diarias y el cuidado de la salud, pero que desean envejecer con dignidad.

Desarrollo

Dificultades cotidianas de los adultos mayores


El deterioro físico derivado del proceso natural del envejecimiento, asociado a la
presencia de una o más enfermedades y al estilo de vida del individuo, puede
provocar que los adultos mayores no consigan realizar por sí mismos las
actividades más elementales de la vida diaria. Algunas de las actividades
cotidianas en las que el adulto mayor encuentra dificultad para realizar son:

 Subir y bajar escaleras


 Aseo personal
 Vestirse
 Salir de la casa
 Apego a un tratamiento terapéutico
 Usar el teléfono
 Cocinar
 Asear la casa
 Moverse dentro de la casa
 Lavar la ropa
 Comer

2
Factores para que un adulto mayor reciba atención de un cuidador:
1. Factores físicos asociados con la edad que se dan cuando el adulto mayor
se ve imposibilitado a realizar actividades que solían ser cotidianas y
sencillas, tales como: deterioro natural del cuerpo por envejecimiento,
enfermedades degenerativas, disminución o pérdida total de las habilidades
motrices, visuales o auditivas.
2. Factores psicológicos generados por: depresión, trastornos del ánimo,
alteraciones de la memoria.
3. Factores sociales que tienen que ver con: escasos recursos económicos,
vivienda inadecuada para su desarrollo, falta de atención por parte de los
familiares.

Equipo multidisciplinario
El equipo multidisciplinario es un grupo de diferentes profesionales que trabajan
en un área común de forma independiente, valoran al enfermo por separado e
interactúan entre ellos de manera informal. Intercambian la información de una
forma sistemática, comparten una metodología de trabajo y trabajan juntos para
conseguir unos objetivos conjuntos, colaborando entre ellos en la planificación y
puesta en marcha de un plan de tratamiento y cuidados (Bezón, 2007).

Está conformado por el médico geriatra, enfermera, auxiliar de cuidado en el


hogar, trabajadora social, terapeuta físico, terapeuta ocupacional, nutriólogo, entre
otros.

Cuidados en el adulto mayor


Suele haber un cuidador principal, que es el que pasa más tiempo con el anciano
y se ocupa de su cuidado integral. Este cuidador es el encargado de cubrir todas
las esferas del anciano, a nivel psíquico, físico, y social (Pacios, 2007):

 Físico
 Ayudarle a realizar la higiene personal, si no puede, el cuidador debe
realizársela. Administrar la medicación o llevar su control.
 Controlar su alimentación y su hidratación.
 Vigilar cualquier alteración en su piel, uñas, ojos, etc.

3
 Prestar ayuda en su movilidad, tanto en desplazamientos como en
trasferencias o cambios posturales.
 Psíquico
 Vigilar los cambios que pueda sufrir, en cuanto a su nivel de conciencia.
 Estar pendientes del estado de ánimo.
 Observar las alteraciones del sueño.
 Social
 Incentivarlo para que realice sus actividades diarias.
 Intentar que el anciano esté orientado en el tiempo, que conozca la fecha
actual, estación del año y festividades.
 Ejercitar su memoria, sobre todo la memoria reciente.

Cuidados diarios en el adulto mayor


Es importante que estos cuidados se realicen todos los días, si el adulto mayor es
independiente lo debe realizar el mismo, aún así, es necesario que en su domicilio
tenga un cuidador principal para evitar accidentes. Si el anciano es algo o
totalmente dependiente, el cuidador debe ayudarle a realizar las actividades.

 Higiene corporal

Para mantener la piel sana, las principales actividades son su limpieza e


hidratación. Estas actividades se deben realizar todos los días, tanto en ancianos
sanos como en ancianos enfermos. Para el aseo del anciano en el domicilio son
importantes su grado de independencia y las características de su domicilio.
Informaremos al anciano sobre el procedimiento del aseo, ya que esto mejora su
colaboración y disminuye su ansiedad. Si se realiza el aseo en la cama, se debe
hacer por zonas corporales, en este orden: cuello, tronco, brazos, axilas, piernas,
espalda, pies, genitales y región perianal (Pacios, 2007).

Se tiene que secar al anciano de forma inmediata, para evitar que éste sienta frío,
y prestar especial atención en el secado de las zonas de los pliegues y zona
interdigital, secando sin frotar. Es importante no utilizar alcoholes ni derivados de
forma rutinaria, pues resecan la piel y, en caso de hacerlo, se deben aplicar
después cremas hidratantes.

4
Si el adulto mayor tuviera apósitos cubriendo las heridas, evitar mojarlos durante
el aseo.

 Ducha

Se debe asegurar que la temperatura del agua no sea demasiado fría o caliente,
para evitar quemaduras o frío excesivo, el agua estará templada o según la
preferencia del anciano. La ducha no debe durar más de 15 minutos, ya que
puede provocar bajadas de tensión. Comenzar el baño desde los pies e ir
subiendo poco a poco.

Colocar en la ducha un tapete antiderrapante, tanto dentro como fuera, para evitar
caídas. Se recomienda la ducha con asiento. Después de la ducha, realizar un
buen secado corporal y aplicar una crema hidratante o aceite de almendras.

 Baño en la cama

Realizar el lavado por zonas corporales, como se ha mencionado anteriormente.


Se utilizan jabones neutros y agua templada. Durante el aseo, hay que examinar
con especial atención la piel, sobre todo donde hay prominencias óseas, en busca
de zonas enrojecidas, ampollas o erosiones.

Prestar especial cuidado en los pliegues y en los espacios interdigitales, tanto en


el lavado como en el secado.

En las ancianas, el aseo de la zona genital se debe realizar desde adelante hacia
atrás para evitar infecciones del tracto urinario. En los ancianos, limpiar y secar
bien el pliegue del prepucio, ya que es una zona muy sensible a infecciones.

Después del baño, aplicar crema hidratante o aceite de almendras en todo el


cuerpo.

 Aseo del cabello

Se debe realizar, como mínimo, una vez a la semana, y dependerá de la actividad


del anciano.

5
El cuidado del cabello requiere: el peinado, cepillado (que mejora la circulación
capilar) y el lavado. Si el anciano no tiene pelo, proteger la cabeza cuando salga a
la calle, tanto en invierno como en verano.

 Afeitado y depilación

El afeitado se debe realizar a diario, si es necesario. En ancianos con piel


sensible o con temblores, si se afeitan, utilizar maquinillas eléctricas, aplicando
loción sin alcohol después del afeitado. La depilación se realizará siempre que sea
necesario, pero aplicando métodos que no produzcan irritación ni quemaduras.

 Cuidados de los pies

Los pies de los ancianos a menudo presentan problemas debido a alteraciones


circulatorias, deformidades óseas o patologías como la diabetes, por lo que hay
que prestarles especial atención, lavándolos con on agua y jabón. Secarlos con
cuidado, sobre todo en la zona interdigital. Se hidratan con cremas como la de
almendras, y si hay durezas, aplicar vaselina. Vigilar la coloración y aparición de
lesiones cutáneas e informar a su enfermera si se producen. Las uñas se deben
cortar rectas o limar y, mejor, hacerlo después del baño.

 Cuidados de las manos

Los ancianos llevarán las manos siempre limpias, se lavan de la misma forma con
agua y jabón, y se secan bien, sobre todo entre los dedos. Cortar las uñas de
forma recta.

 Cuidados de la boca

Estos cuidados deben realizarse después de cada comida o siempre que sea
necesario. Los ancianos independientes, que realicen solos la higiene bucal,
deben utilizar cepillos suaves y pasta dental con flúor, que previene las caries. A
los ancianos dependientes, mezclarles en un vaso antiséptico bucal y agua, a
partes iguales, y se aplica con una gasa sobre la lengua de un lado a otro, para no
provocar náuseas; limpiar el paladar, los laterales de la boca y las encías. Si el

6
anciano es portador de prótesis dental, retirarla durante el sueño. Se limpia con
agua y solución antiséptica, tantas veces como sea necesario. Hidratar los labios
con vaselina o cacao.

 Cuidados de la alimentación
 Arreglar la mesa en forma atractiva. Utilizar vajillas de plástico.
 Verificar la temperatura adecuada de los alimentos para que no estén
demasiado calientes o muy fríos.
 Preparar platillos que sean del gusto del paciente.
 Servir un guisado a la vez y en cantidades pequeñas. De preferencia
bocadillos que el adulto mayor pueda comer solo
 No darle de comer en la boca mientras pueda hacerlo por sí mismo.
 Recordarle el uso de cubiertos cuando tome los alimentos con las manos.
 Tener paciencia ante los incidentes en la mesa y pedir que su familia
también la tenga.

 Cuidados de los ojos

Limpiar los ojos con una gasa estéril (una para cada ojo), impregnada con suero
fisiológico, comenzando desde el lagrimal al ángulo externo retirando secreciones.

 Cuidados de los oídos

Limpiar el pabellón auditivo con agua y jabón, intentando que el jabón no entre
dentro del oído, puesto que puede producir irritación y picor. No introducir hisopos
en el oído Si el anciano es portador de audífono, se retira durante la noche y se
limpian los restos de cerumen.

 Cuidados de la nariz

Mantener siempre sin mucosidad las fosas nasales; Se puede emplear suero
fisiológico para deshacer la mucosidad sólida. Recortare el vello excesivo que
suele crecer en las fosas nasales.

7
 Vestimenta del anciano

La ropa debe ser amplia y cómoda, respetando sus gustos. Debe estar limpia y
bien cuidada. Hay que evitar riesgos, la ropa sintética es muy inflamable.
Evitaremos cintas, cordones, etc. El anciano, habitualmente, tiene menos calorías
que los jóvenes y por lo tanto requiere más abrigo, sin caer en el exceso. Utilizar
zapato cerrado, ya que evitará posibles caídas. Utilizar ropas con cierres fáciles de
operar, como cremalleras y velcro e intentar que el adulto mayor se vista y se
desnude sin ayuda.

 Cuidados de la piel

La úlcera es una lesión de la piel en la


que puede haber una pérdida de tejido
y va desde la erosión superficial de la
piel hasta una afectación profunda,
pudiendo llegar al hueso (Pacios,
2007). Este tipo de lesiones aparecen
como resultado de una presión
prolongada sobre una zona de piel
vulnerable. La curación es lenta y en
algunos casos se cronifican, sobre todo
cuando existen problemas circulatorios,
desnutrición y falta de movilidad.

Prevención de las úlceras por presión

Hay que evitar la presión constante sobre las zonas que se muestran en la
imagen, realizando cambios posturales en el anciano cada 2 o 3 horas (decúbito
supino, decúbito lateral y decúbito prono). También se pueden utilizar elementos
que reducen la presión de las zonas susceptibles y, sobre todo, tener una
alimentación adecuada y una correcta higiene e hidratación de la piel.

8
Elementos que reducen la presión: arcos de cama, colchones alternantes,
protecciones como taloneras y almohadas.

 Higiene del sueño

El anciano debe acostarse y levantarse todos los días a la misma hora, siempre
que se pueda. No tomar bebidas alcohólicas antes de irse a la cama. No mantener
conversaciones emotivas antes de irse a la cama o ver programas de televisión
que le puedan poner nervioso. Intentar que realice actividades relajantes como
leer, escuchar música o rezar. No ir a la cama inmediatamente después de cenar y
realizar cenas ligeras. Es aconsejable tomar un vaso de leche antes de acostarse,
porque la leche induce al sueño y elimina la sensación de hambre si la cena
llegara a ser escasa. Si el anciano después de acostarse no concilia el sueño y no
para de dar vueltas en la cama, es mejor que se levante, antes de ponerse
nervioso, y que lo vuelva a intentar más tarde.

Cambios en la estructura de la casa


Otro aspecto de suma importancia en relación con el cuidado del adulto mayor
independiente, disfuncional o dependiente radica en la adecuación del hogar para
las exigencias de la vejez. Es por ello que una prioridad es establecer un entorno
adecuado para la seguridad y recreación de nuestro adulto mayor. La adaptación
del entorno debe partir de tres aspectos fundamentales: comodidad, seguridad y
movilidad (Causaubon, 2014).

Es importante no pasar por alto que estas adaptaciones en el hogar respetarán las
necesidades individuales del adulto mayor teniendo en cuenta aspectos
funcionales, sanitarios y de seguridad. En general son:

 Simplificar el ambiente al máximo para proteger al adulto mayor.


 Cuanto menos muebles haya, mejor.
 Eliminar muebles inestables y esquinas con los que el adulto pueda
tropezar y lastimarse.
 Evitar tapetes sueltos y pisos encerados o resbalosos.

9
 El desplazamiento libre del adulto mayor en las diferentes habitaciones de
la casa le proporcionará movilidad y evitará accidentes.

La entrada

 Debe estar habilitada para usuarios en silla de ruedas (deberá contar con
rampas, ascensores o puertas anchas).
 Pasillos largos y escaleras con pasamanos en ambos lados.
 Buena iluminación y una instalación eléctrica perfectamente distribuida (los
interruptores situados de tal modo que el espacio oscuro pueda iluminarse
antes de entrar)
 Los pisos lisos, nivelados y en buen estado para transitar sin dificultad (no
deben contar con superficies resbaladizas).

La sala debe contener:

 Por lo menos, un sillón cómodo poco profundo, de poca altura para que los
pies no queden colgando; con asientos y respaldos firmes, así como
recarga-brazos largos.
 Gimnasio y sala de terapia ocupacional.
 Usar colores contrastantes y cálidos con el fin de diferenciar los objetos
dentro del espacio.

El comedor

 Sillas livianas, seguras y estables. No debe haber bordes filosos ni salientes


puntiagudas en que se pueda atorar la ropa o que incluso sean capaces de
lastimar.
 La altura ideal de la mesa oscila entre los 70 y 80 centímetros. Las patas
deben ser rectas y sin sobresalir de la tabla.

El dormitorio

 Decorar con objetos del agrado del adulto mayor en cuestión: fotos, libros,
pinturas, objetos personales, etc.

10
 Timbre al alcance de la cama para que lo puedan accionar con facilidad en
caso de ser necesario.
 La cama debe ser cómoda, de fácil entrada y salida, sin dificultades para
ser tendida y alejada de la pared. De preferencia deben usarse camas
articuladas y de baja estatura por fines de comodidad.

El cuarto de baño

 La puerta del baño contará con un ancho de 80 centímetros como mínimo


para posibilitar la entrada de sillas de ruedas.
 El espacio para moverse cómodamente dentro del baño con la silla de
ruedas debe ser de 1.50 metros por 1.50 metros.
 Colocar barras de apoyo donde se requieran, por ejemplo, en la regadera o
en el excusado si es que al adulto mayor se le dificulta sentarse o pararse
de un asiento demasiado bajo.
 Colocar un asiento suave sobre el excusado.
 Quitarle la tapa del asiento al retrete.
 Vigilar que haya buena iluminación y ventilación.
 Se debe contar con un timbre para emergencias.

Papel del fisioterapeuta en los cuidados del adulto mayor


La fisioterapia entra en contacto con el adulto mayor, no sólo en aspectos
relacionados con la asistencia sanitaria sino también mediante la educación para
la salud, es decir, ofrecerles información y conocimientos sobre cómo llevar una
vida saludable y de la introducción de la fisioterapia por medio del ejercicio físico e
higiene postural en su día a día (Nguyen, 2008).

En un adulto mayor sano, algunos objetivos en los que se puede trabajar son los
siguientes:

 Elongación y estiramientos musculares.


 Fortalecimiento muscular.
 Flexibilización del raquis.

11
 Movilización articular.
 Reeducación respiratoria.
 Reeducación del equilibrio.
 Reeducación de la coordinación muscular.
Algunos ejercicios recomendados son:
 Realizar ejercicios de respiración colocando las manos, una en el tórax y
otra en el abdomen, para observar una respiración diafragmática (Rivera,
2009).
 Caminata a paso lento con respiraciones suaves y pausadas al ritmo de los
pasos, incluyendo balanceo de los brazos.
 Movilizaciones activas de cuello, hombros, codos, muñecas, dedos, cadera,
rodillas y tobillos,
 Realizar círculos con los tobillos manteniendo el equilibrio o con apoyo.
 En posición sedente realizar balanceos con el tronco hacia la derecha e
izquierda con los pies firmes en el piso y haciendo los movimientos de
manera alternada.
 En posición sedente realizar balanceos con el tronco hacia delante y atrás
con los pies firmes en el piso.
 En posición bípeda realizar balanceos sobre cada una de las extremidades
inferiores, dejando caer el peso del cuerpo en la pierna que se encuentra
apoyada en el piso, haciendo los movimientos de forma alternada.
 En posición bípeda y con ambas piernas juntas en posición neutra, caminar
sobre una línea, previamente trazada en el piso con los pies sobre la línea.
Se puede usar un balón e irlo rebotando para incrementar la dificultad del
ejercicio.
 Ejercicios de estiramiento para cuello, miembros superiores e inferiores.

Prevención de caídas
Las caídas son causas frecuentes de lesiones en los adultos mayores, inclusive de
los independientes, por eso es de importancia que se toman las siguientes
precauciones para evitar una complicación mayor:

12
 Acudir al oftalmólogo una vez al año por lo menos para resolver todo lo
necesario en cuanto a cataratas y otros problemas visuales (Savio, SF).
 Usar luces nocturnas y otras fuentes de luz auxiliares.
 No mirar directamente hacia las luces brillantes.
 Utilizar colores que contrasten dentro del hogar para que puedan
distinguirse unos objetos de otros.
 Mantener los lentes siempre limpios y a la mano.
 Informarse sobre los efectos secundarios de los medicamentos que el
adulto mayor en cuestión ingiere.
 Facilitar el desplazamiento dentro de la casa: usar zapatos, zapatillas con
suela de goma y vestuarios holgados.

Consejos para los cuidadores del adulto mayor


Se pueden tomar estos consejos para garantizar una actitud servicial y amable en
el cuidado de un adulto mayor:

 Atender su propia salud física y mental.

 Diseñar un plan de cuidados y distribuir el tiempo y esfuerzo en cada


tarea.

 Compartir responsabilidades de cuidado con el resto de la familia.

 Evitar el aislamiento y la pérdida de contacto con su entorno familiar y


social.

 Pedir ayuda a personas del entorno del anciano si es necesario.

 Aprender a relajarse y actuar con paciencia ante situaciones


estresantes.

 Mantener una actitud optimista y motivadora para evitar caer en la


monotonía.

 Cuando se sienta molesto/a o enfadado/a, tomarse un tiempo para


relajarte a solas.

13
Conclusión
El cuidado de los adultos mayores es una tarea en la que no sólo intervienen sus
cuidadores, sino todo un equipo multidisciplinario de médicos, enfermeras,
terapeutas físicos, terapeutas ocupacionales, nutriólogos, psicólogos e incluso
trabajadores sociales, que trabajan individualmente pero siempre con el mismo
objetivo, que es mejorar la calidad de vida del anciano y hacerla más agradable y
cómoda.

Es importante que el anciano mantenga una buena higiene física, ya que son
métodos preventivos de enfermedades graves como alguna infección o de las
úlceras por presión. Podría decirse que son los cuidados de la higiene son
cuidados primarios y obligatorios que debe recibir el anciano para garantizar su
salud. Además, debe vivir en un ambiente de paz en el que no sea discriminado
de ninguna forma y el trato a recibir debe ser muy humanitario y amable, para
preservar su salud mental y más aún si es jubilado, ya que la jubilación es un
factor importante para la aparición de trastornos mentales y del ánimo.

Es vital acondicionar el domicilio del adulto mayor de una manera funcional y


cómoda para él, ya que se deben evitar los esfuerzos al realizar las actividades de
la vida diaria, y prevenir accidentes de cualquier tipo. La adaptación del domicilio
no va a ser el mismo para todos los ancianos; se deben examinar los
requerimientos y características de una forma individual, ya que algunos
necesitarán espacios más amplios si utilizan silla de ruedas, mientras que otros no
tanto.

La terapia física juega un papel importante sobre la preservación de su salud, esto


debido a que el ejercicio físico que se realiza antes de padecer cualquier
enfermedad, reduce considerablemente el riesgo de padecer alguna patología del
sistema locomotor, por ejemplo, artritis, artrosis o sarcopenia; incluso con el
fortalecimiento muscular se llegan a prevenir caídas. La intervención terapéutica
debe adaptarse de acuerdo a la morfología y necesidades del adulto mayor de una
manera individualizada, no implicando una fatiga para el anciano.

14
Fuentes de información
Nguyen, Thuy. (2008, 5 noviembre). Atención al mayor desde la fisioterapia.
Recuperado 28 mayo, 2018, de https://www.efisioterapia.net/articulos/atencion-al-
mayor-la-fisioterapia

Causaubon, Marcelo. (2014). Manual de cuidados generales para el adulto mayor


disfuncional o dependiente. Recuperado 28 mayo, 2018, de https://fiapam.org/wp-
content/uploads/2014/09/Manual_cuidados-generales.pdf

Savio, Italo. (s.f.). Guía de Cuidados de Salud Para Adultos Mayores. Recuperado
28 mayo, 2018, de
https://www.bps.gub.uy/bps/file/8115/1/_guia_del_adulto_mayor.pdf

Rivera, Dalia.(2009, 17 noviembre). Programa de actividad física en el adulto


mayor independiente. Recuperado 28 mayo, 2018, de
https://www.efisioterapia.net/articulos/programa-actividad-fisica-el-adulto-mayor-
independiente

Pacios, Arturo (2007). Cuidados básicos del anciano. TENA, 1, 7-28. Recuperado
de
https://www.tena.co.cr/Documents/5_Region_South/Spain/Documents/Manual%20
Cuidados%20Básicos%20del%20Anciano.pdf

15