Você está na página 1de 13

PRESCRIPCIÓN EN EL NUEVO PAD

1. Introducción
2. Clases de prescripción en la prescripción en el nuevo PAD de la ley del servicio civil
– Ley nº 30057
3. Regulación de la prescripción en la ley de bases de la carrera administrativa y
remuneraciones del sector público- D. Leg. Nº 276.
4. Regulación de la prescripción en la ley del procedimiento administrativo general –ley
nº 27444.
5. Tratamiento de la prescripción en el nuevo procedimiento administrativo disciplinario.
6. Declaración de oficio de la prescripción del plazo para el inicio del PAD
7. Plazos de prescripción aplicables según la fecha de comisión de la falta disciplinaria.
8. Conclusiones

Introducción
El ejercicio de la potestad disciplinaria supone la observación del debido procedimiento antes,
durante y después de iniciado el procedimiento administrativo disciplinario que conduzca a la
emisión de una eventual sanción disciplinaria, siendo así resultaría contrario al principio del
debido procedimiento que el ejercicio de este poder disciplinario, por parte del Estado en su
condición de empleador, pueda ser ejercicio sin limitación del tiempo, toda vez que ello en
definitiva afectaría el principio de seguridad jurídica.
Siendo así la prescripción podrá ser entendida como el mecanismo a través del cual
un servidor que haya incurrido en la comisión de una falta disciplinaria merecedora de una
sanción disciplinaria, se liberará de la carga de soportar la imposición de una sanción, o incluso
el ser sometido a procedimiento administrativo disciplinario -en adelante PAD-, ello por imperio
del transcurso del tiempo, en tal sentido limita la potestad punitiva del Estado, puesto que tiene
como efecto que la autoridad administrativa deje de tener competencia para perseguir y
sancionar al servidor civil.
Clases de prescripción en la prescripción en el nuevo pad de la ley del servicio civil – ley nº 30057
El nuevo régimen disciplinario regulado por la Ley Nº 30057, Ley del Servicio Civil, ha previsto
dos plazos de prescripción [1]
 i. Prescripción del plazo para iniciar el procedimiento administrativo disciplinario (PAD).
 ii. Prescripción del plazo para concluir el procedimiento administrativo disciplinario (PAD).
La primera de ellas referida al plazo máximo para iniciar el procedimiento administrativo
disciplinario, ha previsto lo que denominaremos una "prescripción corta", que toma como punto
de partida la fecha en que se tomó conocimiento de la comisión de los hechos, de modo que
entre la fecha de toma de conocimiento y la fecha de inicio del PAD, no puede superar más de
un (1).
Se ha previsto lo que podríamos denominar una "prescripción larga", es decir aquella que opera
a los tres (3) años calendarios de haberse cometido la falta, salvo que durante ese periodo
la Oficina de Recursos Humanos o quien haga sus veces o la Secretaría Técnica hubiere
tomado conocimiento de la misma.
Con relación a este primer tipo de prescripción, se ha previsto que respecto al caso de
ex servidores civiles, el plazo es de dos (2) años calendario computados desde que la entidad
conoció de la comisión de la falta.
De otra parte se ha regulado la prescripción del plazo para concluir el procedimiento
administrativo disciplinario (PAD), señalándose que entre la notificación de la resolución del acto
de inicio del PAD y la notificación de la resolución que impone la sanción o determina
el archivo del procedimiento no debe transcurrir más de un (1) año calendario.
De ello se tiene que la administración tiene la obligación de conducir los procesos
administrativos disciplinarios en plazos razonables; lo contrario supondría una afectación al
derecho al debido proceso del presunto infractor, que comprende, a su vez, el derecho a un
proceso sin dilaciones. De este modo la entidad debe observar el principio de inmediatez como
una pauta orientadora para el ejercicio de su potestad disciplinaria, desde la apertura del
proceso hasta su culminación, con la imposición de alguna sanción.
Por consiguiente una transgresión del principio glosado determinaría la falta de legitimidad de
la entidad para imponer alguna sanción al servidor procesado, al haberse configurado el perdón
u olvido de la falta presuntamente cometida.
Regulación de la prescripción en la ley de bases de la carrera administrativa y remuneraciones del sector
público - D. Leg. Nº 276.
3.1 Consideraciones en torno al plazo de prescripción para instaurar el PAD.
El D.S. Nº 005-90-PCM, Reglamento del D. Leg. Nº 276, establecía en su artículo 173º, que el
procedimiento administrativo disciplinario debía iniciarse en el plazo no mayor de un año (1)
contado a partir del momento en que la autoridad competente tenga conocimiento de la comisión
de la falta disciplinaria, bajo responsabilidad de la citada autoridad. En caso contrario se
declarará prescrita la acción sin perjuicio del proceso civil o penal a que hubiere lugar.
Como puede advertirse este plazo de prescripción debía computarse a partir del día en que el
titular de la entidad ponía el primer proveído al escrito de denuncia impuesta, disponiendo la
investigación pertinente por el Órgano de auditoría Interna de la entidad, o en su defecto, a partir
del día en que los hechos irregulares o deficiencias detectadas durante el curso de la acción
de control sean puestos en conocimiento de los funcionarios, servidores, ex funcionarios, o ex
servidores sujetos a examen.
En esta línea de ideas el titular de la entidad debía emitir la respectiva resolución instaurando
el procedimiento administrativo disciplinario, dentro del año de la toma de conocimiento, toda
vez que pasado el plazo perdía la facultad de iniciar el PAD. Esto traía como efecto negativo
que las entidades optaran por emitir resoluciones de inicio de procedimiento administrativo
disciplinario con fecha anterior, de modo que coincidan antes del plazo de prescripción, ello
independientemente de su notificación.
También se había previsto que cuando a solicitud de parte una acción es declarada prescrita la
autoridad competente ordenará un proceso investigatorio para identificar y sancionar
administrativamente a los responsables. De este modo podrían ser pasibles de incurrir en
responsabilidad disciplinaria el titular de la entidad, los miembros del Órgano de Auditoria
Interna, e inclusive los integrantes de la Comisión Permanente o Especial
de Procesos Administrativos Disciplinarios.
Finalmente debemos señalar que el presupuesto para que la entidad se abstenga de ejercer su
poder disciplinario en virtud a la prescripción, debía tener como sustento el acogimiento de esta
por parte del servidor (administrado), vale decir no opera de oficio.
3.2 Consideraciones en torno a la duración máxima del antiguo PAD.
El D.S. Nº 005-90-PCM, establecía en su Art. 163º que el plazo de duración de los Procesos
Administrativos Disciplinarios no debían exceder los 30 días hábiles improrrogables; estando
bajo este precepto normativo es menester acotar que para los efectos en materia laboral se
entiende días hábiles los días laborables es decir no pueden computarse días hábiles los días
Sábados, Domingos ni feriados, por tratarse de días naturales o calendarios.
Asimismo, se señala que el incumplimiento al plazo de treinta (30) días, de duración máxima
del procedimiento administrativo disciplinario configuraba falta de carácter disciplinario
contenida en los incisos a) y d) del artículo 28 del D. Leg. Nº 276, "Ley de Bases de la Carrera
Administrativa y Remuneraciones del Sector Público"
Sin embargo, se debe precisar que lo estipulado en el Art. 163º del D.S. Nº 005-90-PCM, no
configura un plazo de caducidad que extinga el derecho de la administración a ejercer su
facultad sancionadora, por cuanto el cumplimiento del plazo estipulado de duración de
un proceso administrativo disciplinario recae sobre las atribuciones y obligaciones de la
Comisión Permanente de Proceso Administrativo Disciplinario conforme lo determina la Ley de
la materia y su Reglamento, este criterio se refuerza a lo estipulado en el Art 164º del D.S. Nº
005-90-PCM, que señala que "El proceso administrativo disciplinario a que se refiere el artículo
anterior(163º) será escrito y sumario y estará a cargo de una Comisión de carácter permanente
y cuyos integrantes son designados por resolución del titular de la entidad".
De otra parte nuestro TC en sentencia recaída en el Exp. Nº 0254-2005-PA/TC, señala en su
parte de fundamentos que "(…) en reiterada jurisprudencia ha dejado establecido que el
incumplimiento del plazo de 30 días hábiles no origina la nulidad del proceso administrativo-
disciplinario materia de autos, más aún, si durante su desarrollo se respetó, en su contenido
esencial, el ejercicio del derecho al debido proceso y, máxime, si, conforme se desprende del
tenor del propio artículo 163° del Decreto Supremo N.° 005-90-PCM, el incumplimiento del plazo
de 30 días hábiles configura falta de carácter disciplinario –contenida en los incisos a) y d) del
artículo 28° del Decreto Legislativo N.° 276– de los integrantes de la Comisión de Procesos
Administrativos Disciplinarios, no tratándose de un plazo de caducidad que extinga el derecho
de la administración de ejercer su facultad sancionatoria, como sí sucede en el caso previsto en
el artículo 173° de la citada norma legal, la cual dispone que el proceso administrativo-
disciplinario debe iniciarse en un plazo no mayor de un año, debiéndose declarar prescrita la
acción si no se cumple el plazo fijado".
Es así que en la práctica teníamos casos en que si bien se
instauraban procedimientos administrativo disciplinarios conforme al marco legal, estos solían
durar más de treinta días hábiles, sin que ello pueda ser cuestionado, aduciendo la recargada
labor que afronta la admiración pública, terminando encarpetadas la referida documentación,
generando con ello un deficiente ejercicio del poder disciplinario.
3.3 Prescripción en el Código de Ética.
Un tema al que no podemos evitar referirnos, en cuanto a prescripción se trata, está referido al
recogido en la Ley del Código de Ética de la Función Pública, aprobada mediante la Ley N°
27815, y sobre todo la permanencia de su reglamento (DS N° 033-2005-PCM), toda vez que
ello nos traía a debate cuál sería el plazo que tienen las entidades públicas para el inicio de
las acciones administrativas tendentes a los procedimientos administrativos disciplinarios.
Conforme hemos señalado el DS No. 005-90- PCM, Reglamento de la Ley de la Carrera
Administrativa y de Remuneraciones, aprobado mediante el D. Leg. N° 276, regulaba en su
artículo 173º, que el plazo que tiene la entidad para el inicio de un procedimiento administrativo
disciplinario es de un (1) año, contado a partir del momento en que la autoridad competente
tenga conocimiento de la comisión de la falta disciplinaria.
De otra parte el DS Nº 033-2005-PCM, estableció en su artículo 17°, que el plazo de prescripción
de la acción para el inicio del procedimiento administrativo disciplinario, es de tres (3) años,
contados a partir de que la Comisión Permanente o Especial de Procesos Administrativos
Disciplinarios toma conocimiento de la comisión de una infracción.
Está a aparente contradicción en la práctica generó muchas dudas, y porque no decirlo
aplicación indebida de la norma, señalamos que se trató de una contradicción aparente en virtud
a que ambas regulaciones se complementaban. Precisamente el artículo 12° de la Ley de
Código de Ética precisó que las entidades públicas establecerán las correspondientes
sanciones conforme a dicha ley, esto es, al D. Leg. Nº 276 y su reglamento, en forma similar el
artículo 16° del Reglamento de la acotada norma, señaló que el procedimiento administrativo
disciplinario, será regulado conforme a lo previsto en el D. Leg. N° 276 (Ley de Bases de la
Carrera Administrativa y de Remuneraciones del Sector Público) y su Reglamento aprobado por
D.S N° 005-90-PCM y sus modificatorias.
Desde esta optica nos encontramos frente a dos plazos de prescripción en los procedimientos
administrativos disciplinarios instaurados en las diversas entidades públicas, siendo la unica
diferencia entre la aplicación de uno y otro plazo, la referida a la norma matriz que se toma para
calificar la conducta como infracción y, por ende, la sanción a imponer.
En ese sentido si la conducta del funcionario o servidor público era calificada como falta según
los artículos 21º y 28° del D. Leg. N° 276, y, consecuentemente le corresponde la sanción
prevista en el DS N° 005-90-PCM, conforme a los parámetros y sanciones establecidos en dicha
norma, el plazo prescriptorio que se aplicaba para el inicio de un procedimiento administrativo
disciplinario era el indicado en el artículo 173° del D.S N° 005-90-PCM, es decir, un (1) año,
contado a partir del momento en que la autoridad competente tenga conocimiento de la comisión
de la falta disciplinaria.
Mientras si la conducta del funcionario o servidor era calificada como falta según los artículos
6°, 7° y 8° de la Ley de Código de Ética de la Función Pública (Ley N° 27815), y, por consiguiente
le corresponde la sanción prevista en el D.S N° 033-2005-PCM, conforme a los parámetros y
sanciones establecidos en dicha norma, el plazo prescriptorio que se aplicará para el inicio de
un procedimiento administrativo disciplinario será el indicado en el artículo 17º, es decir, tres (3)
años contados a partir de que la Comisión Permanente o Especial de Procesos Administrativos
Disciplinarios toma conocimiento de la comisión de una infracción.
De ello se advierte que la diferencia está entre uno y otro plazo de prescripción estaría referida
a la calificación de la infracción y, por tanto, ello determinaría la sanción que corresponda.
En la misma línea de ideas la Primera Sala del Tribunal del Servicio Civil [2] ha señalado:
"23. Con relación al plazo para el inicio de un procedimiento disciplinario en el régimen laboral
público, por la comisión de faltas establecidas en el Decreto Legislativo Nº 276, conforme al
artículo 173º de su Reglamento, aprobado por Decreto Supremo Nº 005-90-PCM, el mismo
debe iniciarse en un plazo no mayor de un (1) año, el cual de acuerdo a lo establecido en la
referida norma es contabilizado desde que la autoridad competente tiene conocimiento de la
comisión de la falta.
En el caso de trasgresiones a los principios, deberes, obligaciones y prohibiciones éticas
establecidas en la Ley Nº 27815 –Ley de código de Ética de la Función Pública, en el
Reglamento de dicho cuerpo legal, aprobado por Decreto Supremo Nº 0133-2005-PCM, se ha
establecido un régimen laboral público en lo que se refiere al plazo de prescripción se ha
señalado en el artículo 17º del citado Reglamento, que éste "…es de tres (3) años desde la
fecha en que la Comisión Permanente o Especial de Procesos Administrativos Disciplinarios
toma conocimiento de la comisión de la infracción, salvo que se trate de infracciones
continuadas, en cuyo caso el plazo de prescripción se contabilizará a partir de la fecha en que
se cometió la última infracción..".
Es decir, dependiendo del tipo de infracción o falta que cometiera un funcionario o servidor
público, el plazo de prescripción puede ser de un (1) año (Decreto Legislativo Nº 276) o de tres
(3) años (Código de Ética de la función Pública)."
Regulación de la prescripción en la ley del procedimiento administrativo general –ley nº 27444.
Si bien la normativa derogada por la LSC no regulaba lo que hemos denominado "prescripción
larga", es decir aquella que opera por el transcurso de un plazo máximo para iniciar el PAD, sin
considerar si la autoridad haya tomado conocimiento del hecho, la Ley Nº 27444[3]Ley del
Procedimiento Administrativo General, regulaba la misma, señalando lo siguiente:
"Artículo 233º -Prescripción
233.1 La facultad de la autoridad para determinar la existencia de infracciones administrativas,
prescribe en el plazo que establezcan las leyes especiales, sin perjuicio del cómputo de los
plazos de prescripción respecto de las demás obligaciones que se deriven de los efectos de la
comisión de la infracción. En caso ello no hubiera sido determinado, dicha facultad de la
autoridad prescribirá a los cuatro (4) años.
233.2 El cómputo del plazo de prescripción de la facultad para determinar la existencia de
infracciones comenzará a partir del día en que la infracción se hubiera cometido o desde que
cesó, si fuera una acción continuada.
El cómputo del plazo de prescripción sólo se suspende con la iniciación del procedimiento
sancionador a través de la notificación al administrado de los hechos constitutivos de infracción
que les sean imputados a título de cargo, de acuerdo a lo establecido en el artículo 235º, inciso
3 de esta Ley. Dicho cómputo deberá reanudarse inmediatamente si el trámite del procedimiento
sancionador se mantuviera paralizado por más de veinticinco (25) días hábiles, por causa no
imputable al administrado.
233.3 Los administrados plantean la prescripción por vía de defensa y la autoridad debe
resolverla sin más trámite que la constatación de los plazos, debiendo en caso de estimarla
fundada, disponer el inicio de las acciones de responsabilidad para dilucidar las causas de la
inacción administrativa."
En efecto la LPAG, previendo la importancia de regular el tema de prescripción, por estar
íntimamente relacionada a la seguridad jurídica, de modo que se pueda evitar prolongar en
forma indefinida la expectativa de una posible sanción, reguló como plazo máximo de cuatro (4)
años para que la entidad pueda determinar las infracciones normativas.
Cabe precisar que la LPAG, establece que la suspensión del plazo de prescripción, se produce
con la notificación del inicio del procedimiento administrativo disciplinario, dicho cómputo deberá
reanudarse en forma inmediata si el trámite del procedimiento sancionador se mantuviera
paralizado por más de veinticinco (25) días hábiles, por causas no imputables al administrado.
Finalmente la prescripción, como mecanismo de defensa tendrá que ser alegada por el
interesado, correspondiendo a la administración resolverla sin más trámite que la constatación
de los plazos, es decir no evaluará los medios probatorios conducentes a acreditar la
responsabilidad administrativa. En caso se declare fundado el pedido de aplicación de plazo de
prescripción la entidad deberá disponer el inicio de las acciones de responsabilidad
administrativa que correspondan.
Tratamiento de la prescripción en el nuevo procedimiento administrativo disciplinario.
 a. Prescripción del plazo para el inicio del PAD a partir de la toma de conocimiento de la
falta disciplinaria (Prescripción corta).
El RLSC, ha previsto que la prescripción para el inicio del procedimiento opera de dos formas,
una primera a los tres (3) años calendarios de cometida la falta "prescripción larga", y una
segunda que denominaremos "prescripción corta" que se produce al año de que la Oficina
de Recursos Humanos, o quien haga sus veces hubiera tomado conocimiento de la misma, esta
última siempre que no hubiera transcurrido el plazo anterior de (3) años.
Por su parte la Directiva Nº 02-2015-SERVIR/GPGSC "Régimen Disciplinario y Procedimiento
Sancionador de la Ley Nº 30057, Ley del Servicio Civil"[4], desarrollando la figura legal
de "prescripción corta", señala que esta ópera al año después de la toma de conocimiento por
parte de la Oficina de Recursos Humanos, o quien haga sus veces, incluye también a la
Secretaría Técnica.
Consideramos acertada la precisión de Servir, toda vez que, precisamente es la Secretaría
Técnica quien recibirá las denuncias, verbales o escritas, siendo la persona que tendrá el primer
contacto con el denunciante de una posible falta administrativa disciplinaria, y a partir de ello
desarrollará la investigación previa y pre-calificación de la misma, entonces, quien mejor que la
Secretaría Técnica para servir de referente al momento de computar el plazo de prescripción
de un (1) año, a partir de la toma de conocimiento.
Seguidamente se debe referir que cuando la denuncia provenga de una autoridad de control,
se entiende que la entidad conoció de la comisión de la falta cuando el informe de control es
recibido por el funcionario público a cargo de la conducción de la entidad. En los demás casos,
se entiende que la entidad conoció de la falta cuando la ORH o quien haga sus veces o la
Secretaría Técnica recibe el reporte o denuncia correspondiente.
En el caso de ex servidores civiles, el plazo de prescripción será de dos (2) años calendarios,
computado desde que la entidad conoció de la comisión de la falta. Para este supuesto, se
aplicarán los mismos criterios desarrollados hasta este momento.
 b. Prescripción del plazo para el inicio del PAD a partir de la comisión de la falta
disciplinaria (Prescripción larga).
El RLSC, a diferencia de lo que establecía el D. Leg. Nº 276, ha incorporado la figura legal de
lo que denominaremos "prescripción larga", referida básicamente a la imposibilidad de que la
entidad pueda instaurar procedimiento administrativo disciplinario y/o determinar la existencia
de faltas disciplinarias, por el solo transcurso de tiempo computado desde la comisión de la falta
disciplinaria.
Este tipo de prescripción se producirá cuando transcurran más tres (3) años desde la comisión
de la falta disciplinaria, independientemente de si se tenga procedimiento administrativo
disciplinario instaurado, lo cual nos parece correcto, dado que una pésima práctica con la
normativa anterior era que la entidad instauraba el PAD, dentro del año de tomado conocimiento
de la falta únicamente con el propósito de evitar la prescripción, luego del cual el expediente no
era abierto, hasta que una nueva autoridad asumiera el cargo y optara por continuar -en alguno
casos instaurar-, a pesar que podrían haber estado encarpetados por largos años.
 c. Prescripción del plazo para culminar el procedimiento administrativo disciplinario.
Consideramos que esta situación se reguló en virtud a que la normativa anterior únicamente
había regulado un tipo de prescripción, que era la que se producía al año de que la autoridad
competente tomara el conocimiento de la falta. Si bien se regulaba un plazo de duración máximo
de treinta (30) días hábiles –improrrogables- de duración del PAD, en la práctica terminaba
durando uno, dos, tres y hasta más años, en otros casos permanecían con la resolución de
instauración, sin que se produzcan ninguna actuación de parte de las desaparecidas
Comisiones de Procesos Administrativos Disciplinarios.
Precisamente nuestro TC en sentencia recaída en el Exp. Nº 0254-2005-PA/TC, señala entre
sus fundamentos"(…) en reiterada jurisprudencia ha dejado establecido que el incumplimiento
del plazo de 30 días hábiles no origina la nulidad del proceso administrativo-disciplinario materia
de autos, más aún, si durante su desarrollo se respetó, en su contenido esencial, el ejercicio del
derecho al debido proceso (…)".
Este razonamiento del TC, a nuestro parecer errado, y del todo cuestionable, respaldaba esa
aletargada actuación de Comisiones de Procesos Administrativos Disciplinarios, que solían
demorarse toda una eternidad, y tan solo en algunos casos operaba en forma muy eficiente,
motivada por intereses políticos, la pregunta que nos formulamos es ¿Acaso un PAD que
demore cuatro años podría encontrarse acorde al debido procedimiento?, repetimos que el D.
Leg. Nº 276, señalaba que el procedimiento administrativo disciplinario no podía durar más de
treinta (30) días hábiles, la respuesta es un enfático no, esto en virtud a que al margen de que
se respete el derecho a la defensa un PAD, no puede dilatarse en forma innecesaria la duración
de un PAD, más allá de lo estrictamente razonable.
Esto ha traído consigo que el RLSC, tratando de adecuarse a la nefasta situación relatada en
el párrafo precedente, haya regulado en su artículo 106º, que entre el inicio del procedimiento
administrativo disciplinario y la notificación de la comunicación que impone sanción o determina
el archivamiento del procedimiento no pueda transcurrir un plazo mayor a un (01) año
calendario.
Por su parte Directiva Nº 02-2015-SERVIR/GPGSC "Régimen Disciplinario y Procedimiento
Sancionador de la Ley Nº 30057, Ley del Servicio Civil", ha señalado en su punto 10.2, bajo el
título Prescripción del PAD, que "Conforme a lo señalado en el artículo 94 de la LSC, entre la
notificación de la resolución o del inicio del PAD y la notificación de la resolución que impone
sanción o determina el archivamiento del procedimiento no debe transcurrir más de un (1) año
calendario".
Particularmente consideramos un acierto en la LSC, y recogido por la Directiva en comento el
incluir el tema de duración del procedimiento administrativo disciplinario dentro del artículo 94º,
referido a la prescripción, del plazo máximo de duración del procedimiento administrativo
disciplinario, la cual unida al plazo para iniciar el PAD, en sus modalidades de prescripción corta
y larga, brindaran mayores garantías al debido procedimiento.
Pues bien, no pensemos que los plazos de prescripción larga y corta se contraponen, toda vez
que ambos son excluyentes, de modo que si desde que se producen los hechos calificados
como falta hasta la fecha en que se pretendiese instaurar procedimiento administrativo
disciplinario hubieran transcurrido más de tres (3) años, se producirá la "prescripción larga",
salvo que entre la toma de conocimiento de la falta y el inicio del PAD, existiese más de un (1)
año, en cuyo supuesto operará la prescripción "corta".
 d. Prescripción para el caso de ex servidores civiles
En caso de ex servidores civiles el plazo de prescripción es de dos (2) años calendarios,
computados desde que la entidad conoció de la comisión de la falta, para este supuesto, se
aplicará los mismos criterios desarrollados hasta este momento.
Declaración de oficio de la prescripción del plazo para el inicio del PAD
Esta nueva normativa ha previsto que corresponde a la máxima autoridad administrativa
declarar la prescripción de oficio o a pedido de parte.
Seguidamente se debe señalar que si el plazo para iniciar el procedimiento o para emitir la
resolución o comunicación que pone fin al PAD al servidor o ex servidor civil prescribiese, la
Secretaría Técnica elevará el expediente a la máxima autoridad administrativa de la entidad,
independientemente del estado en que se encuentre el procedimiento.
Es así que la máxima autoridad dispondrá el inicio de las acciones de responsabilidad para
identificar las causas de la inacción administrativa.
Como puede advertirse se ha considerado que la prescripción del plazo para iniciar el
procedimiento administrativo disciplinario al servidor o ex servidor civil, podrá ser declara
inclusive de oficio, lo cual nos causa extrañeza, toda vez que como se sabe la prescripción,
tiene que ser alegada por el interesado, mientras que la caducidad si opera inclusive de oficio.
Sin perjuicio a lo señalado consideramos acertado que la propia entidad pueda declarar de oficio
la prescripción, y ello por cuanto en la práctica muchas entidades tienen a cargo cuantiosos
expedientes que han sido dejados por las gestiones pasadas, a pesar de haber transcurrido en
exceso el plazo para instaurar el procedimiento administrativo disciplinario, sin duda ello
permitirá un manejo más ágil en cuanto a este tipo de documentación se refiere.
Finalmente a fin de poder identificar los tipos de plazos de prescripción regulados en el nuevo
régimen disciplinario de la LSC, presentamos el siguiente cuadro [5]
CLASES DE PRESCRIPCIÓN EN EL NUEVO RÉGIMEN DISCIPLINARIO-LSC.

Plazos de prescripción aplicables según la fecha de comisión de la falta disciplinaria.


Una consideración de suma importancia radica en determinar cuál es el plazo de prescripción
que resulta aplicable en casos de faltas que hayan sido cometidas antes del 14 de setiembre
de 2014, para casos en los que no se haya iniciado el respectivo procedimiento administrativo
disciplinario, para casos en que proviniendo de esta fecha se haya iniciado el procedimiento
antes del 14 de setiembre de 2014.
En primer orden debemos señalar que la Directiva Nº 02-2015-SERVIR-GPGSC, ha precisado
que el plazo de prescripción tiene naturaleza de regla procedimental.
Seguidamente conforme a la Directiva en comento, respecto a las faltas cometidas luego de la
entrada en vigencia del régimen disciplinario de la LSC, el plazo de prescripción aplicable sería
el previsto en el artículo 94º de la norma.
De otra parte considerando su declarada naturaleza de regla procedimental tendremos lo
siguiente:
 i. Por PAD iniciados hasta el 13.09.2014, por faltas cometidas con fecha anterior, se tramitan
según sus reglas de inicio (D. Leg. Nº 276, 728 y 1057), comisiones, faltas, sanciones, plazos
de prescripción, hasta la culminación de la segunda instancia.
 ii. Los PAD iniciados a partir del 14.09.2014, por faltas cometidas con fecha anterior se tramitan
según las reglas procedimentales de la LSC, incluyendo los nuevos plazos de prescripción.
 iii. Los PAD, iniciados a partir del 14.09.2015, por faltas cometidas a partir del 14.09.2015, se
sujetan a las reglas sustantivas y procedimentales de la LSC, incluyendo los nuevos plazos de
prescripción.
En esta línea de ideas se debe señalar que los plazos de prescripción no son acumulables de
modo que si se produce el plazo de inicio de un PAD, antes de la entrada en vigencia del nuevo
régimen disciplinario no podrían aplicarse los nuevos plazos de prescripción regulados en la
nueva normativa, por el contrario para los casos de PAD motivados en hechos anteriores al
14.09.2015, pero iniciados a partir del 14.09.2015, si se aplicaran los nuevos plazos de
prescripción, por tener la naturaleza de reglas procedimentales perfectamente aplicables.

Conclusiones
 i. El nuevo régimen disciplinario, instaurado por la Ley del Servicio Civil, Ley Nº 30057, y su
Reglamento General aprobado por D.S Nº 040-2014-PCM, ha introducido un nuevo tratamiento
de la prescripción, identificándose: (i) Prescripción para iniciar el PAD y (ii) Prescripción para
culminar el PAD.
 ii. Con el ánimo de brindar mayor seguridad jurídica se ha incorporado la "prescripción larga",
referida básicamente a la imposibilidad de que la entidad pueda instaurar procedimiento
administrativo disciplinario y/o determinar la existencia de faltas disciplinarias, por el solo
transcurso de tiempo computado desde la comisión de la falta disciplinaria.
 iii. Consideramos acertado que la propia entidad pueda declarar de oficio la prescripción, y ello
por cuanto en la práctica muchas entidades tienen a cargo cuantiosos expedientes que han sido
dejados por las gestiones pasadas, a pesar de haber transcurrido en exceso el plazo para
instaurar el procedimiento administrativo disciplinario, sin duda ello permitirá un manejo más
ágil en cuanto a este tipo de documentación se refiere.
LA "PRESCRIPCIÓN" EN EL RÉGIMEN
DISCIPLINARIO Y EN EL PROCEDIMIENTO
SANCIONADOR
Los nuevos criterios vinculantes del Tribunal Servir

El autor analiza los precedentes administrativos de observancias obligatorias


recientemente emitidas por el Tribunal del Servicio Civil, referentes a la prescripción de
la potestad disciplinaria y al proceso sancionador contra los servidores civiles que
infringen obligaciones.

La Constitución Política del Perú, en sus artículos 39, 40 y 41, regula la responsabilidad
administrativa de los funcionarios y servidores públicos de los tres niveles del gobierno
(nacional, regional y local), los mismos que al estar al servicio de la Nación y ante el
incumplimiento de sus obligaciones, mediante la ley sobre la materia se establece –así como
se regula– sus respectivas responsabilidades (administrativa, funcional, civil o penal), así como
el plazo de inhabilitación en el ejercicio de la función pública.

Entonces, los funcionarios y servidores públicos (bajo los Decretos Legislativos Nos. 276, 728
o 1057) que incumplen con sus deberes y obligaciones relacionados a su cargo, da lugar a la
imposición de una responsabilidad administrativa –diferente a la civil, penal o administrativa
funcional–. Así, se estableció un marco legal del régimen de responsabilidad administrativa de
dicho personal y la potestad administrativa disciplinaria a cargo del Estado, en el que el
incumplimiento de las conductas obligatorias (imposición de prestar un servicio público) está
asociada a determinadas sanciones.

En este escenario, a fin de contar con funcionarios y servidores públicos adecuadamente


remunerados y comprometido en el cumplimiento de sus deberes y obligaciones derivadas de
su cargo, que tienen incidencia directa e indirecta en la prestación de servicios que se brinda a
los ciudadanos, mediante la Ley Nº 30057[1], Ley del Servicio Civil (en adelante, LSC), su
Reglamento General, aprobado por Decreto Supremo N° 040-2014-PCM[2] (en adelante,
Reglamento General) y la Directiva N° 02-2015-SERVIR/GPGSC[3] (en adelante, Directiva), se
establece un marco legal único y uniforme del Régimen Disciplinario y Procedimiento
Sancionador a cargo de la administración pública, para todo el personal que presta servicios en
las entidad públicas del Estado, bajo los regímenes laborales regulados por los Decretos
Legislativos Nos. 276, 728 y 1057, desarrollándose las reglas procedimentales[4] (dentro los
cuales se encontraba los plazos de prescripción) y sustantivas[5], a fin de garantizar un debido
procedimiento del procedimiento administrativo disciplinario en resguardo de los derechos de
los funcionarios y servidores públicos –y los ex funcionarios y ex servidores–.

Así, para efectos de determinar la correcta aplicación de las normas que regulan la prescripción
(considerada como una regla procedimental desde el 25 de marzo de 2015) de la potestad
disciplinaria en el marco de la LSC, el Reglamento General y la Directiva, el Tribunal del Servicio
Civil emitió la Resolución de Sala Plena Nº 001-2016-SERVIR/TSC[6], cuyos criterios expuestos
en los fundamentos 21 (sobre la naturaleza jurídica de la prescripción), 26 (sobre el plazo de
prescripción en el nuevo régimen del Servicio Civil), 34 (sobre el inicio del plazo de prescripción
a partir de la toma de conocimiento de los hechos por parte de la Secretaria Técnica de los
procedimientos disciplinarios), 42 y 43 (sobre el plazo de duración del procedimiento
administrativo disciplinario) constituyen precedentes administrativos de observancia obligatoria,
los mismos que deben ser cumplidos por los órganos competentes del Sistema Administrativo
de Gestión de Recursos humanos a partir del 28 de noviembre de 2016.
1. Sobre la naturaleza jurídica de la prescripción: ¿regla procedimental o regla sustantiva?

Al respecto, entre otros puntos importantes tratados en la Resolución de Sala Plena Nº 001-
2016-SERVIR/TSC (en adelante Resolución de Sala), el Tribunal del Servicio Civil infiere que
la prescripción en el ámbito del Derecho Administrativo, al igual en el Derecho Penal; constituye
un límite a la potestad punitiva del Estado, el cual garantiza que los administrados sean
investigados o procesados por la Administración Pública dentro de un plazo razonable, de lo
contrario quedará extinta la posibilidad de accionar dicha potestad.

En un principio, la prescripción fue considerada como una regla sustantiva, conforme a la LSC
y su Reglamento General. Sin embargo, a partir del 25 de marzo de 2015, fecha de entrada en
vigencia de la Directiva y las reglas contenidas en ella, la naturaleza jurídica de dicha institución
se modificó y fue considerada como una regla procedimental.

Entonces, ante esta modificación de la naturaleza jurídica de la prescripción en función a la


fecha de publicación de un Directiva y las reglas contenidas en ella, considerando que la tesis
dominante sobre dicha institución jurídica es la sustantiva y donde la aplicación e interpretación
de las disposiciones que regulan el régimen disciplinario y procedimiento sancionador de la LSC
y su Reglamento General tienen que primar sobre cualquier otra disposición de rango inferior
que se emita (como lo es la Directiva), el Tribunal del Servicio Civil, en el fundamento 21 de la
Resolución de Sala, fija como precedente administrativo de observancia obligatoria lo siguiente:

“(…) la prescripción es una forma de liberar a los administrados de las responsabilidades


disciplinarias que les pudieran corresponder, originada por la inacción de la
Administración Pública, quien implícitamente renuncia al ejercicio de su poder
sancionador. Por lo que (…), la prescripción tiene una naturaleza sustantiva, y por ende,
para efectos del régimen disciplinario y procedimiento sancionador de la Ley, debe ser
considerada como una regla sustantiva”. (Énfasis agregado).

1. El plazo de prescripción en el nuevo régimen del Servicio Civil: ¿El plazo de prescripción
es de 3 años, 1 año, o ambos?

Conforme a lo previsto en la LSC (artículo 94º) y su Reglamento General (numeral 97.1 del
artículo 97º), la facultad para determinar la existencia de faltas disciplinarias e iniciar el
procedimiento disciplinario prescribe “a los tres (3) años calendario de cometida la falta, salvo
que, durante ese período, la oficina de recursos humanos de la entidad, o la que haga su veces,
hubiera tomado conocimiento de la misma. En este último supuesto, la prescripción operará un
{01} año calendario después de esa toma de conocimiento por parte de dicha oficina, siempre
que no hubiere transcurrido el plazo anterior".

Al respecto, de las normas citadas, se advierte que la Ley Nº 30057 prevé dos plazos para la
prescripción del inicio del procedimiento disciplinario a los servidores civiles: a) de tres (3) años,
cuyo cómputo inicia a partir de la comisión de la falta; y b) de un (1) año, cuyo cómputo inicia a
partir de conocida la falta por la Oficina de Recursos Humanos de la entidad o la que haga sus
veces.

Así, para efectos de aplicar correctamente las disposiciones que regulan el cómputo de los
plazos de prescripción (de 3 años y 1 año) en el marco de la LSC y su Reglamento General, el
Tribunal del Servicio Civil, en el fundamento 26 de la Resolución de Sala, precisa como
precedente administrativo de observancia obligatoria lo siguiente:

“(…) de acuerdo al Reglamento [General], el plazo de un (1) año podrá computarse siempre
que el primer plazo –de tres (3) años– no hubiera transcurrido. Por lo que, mientras no
hubiera prescrito la potestad disciplinaria por haber transcurrido tres (3) años desde la
comisión de la falta, las entidades contarán con un (1) año para iniciar procedimiento
administrativo disciplinario si conocieran de la falta dentro del periodo de los tres (3)
años.” (Énfasis agregado).

A manera de ejemplo, el Tribunal del Servicio Civil señala que “si los hechos fueron cometidos
el 15 de marzo de 2015, la potestad disciplinaria prescribirá a los tres (3) años de cometida la
falta, es decir, el 15 de marzo de 2018. Pero, si la Oficina de Recursos Humanos tomara
conocimiento de la falta dentro de aquél periodo, la potestad disciplinaria ya no prescribirá al
cumplirse los tres (3) años de cometida la falta, sino en el plazo de un (1) año de producida la
toma de conocimiento de la misma, pudiendo darse hasta dos supuestos: primero, en el que
estando a punto de transcurrir el plazo de los tres (años) desde la comisión de la falta, se
adicionará en el cómputo del plazo de prescripción un (1) año desde que RRHH o la que haga
de sus veces toma conocimiento de la falta; y, segundo, en el que no habiendo trascurrido el
plazo de los tres (años) desde la comisión de la falta, se computará solo el plazo de prescripción
de un (1) año desde que RRHH o la que haga de sus veces toma conocimiento de la falta.

1. El inicio del plazo de prescripción a partir de la toma de conocimiento de los hechos por
parte de la Secretaria Técnica de los procedimientos disciplinarios: ¿Puede la Secretaría
Técnica iniciar un procedimiento administrativo sancionador o imponer una sanción?

De acuerdo con lo establecido por la LSC (artículo 92º) y su Reglamento General (artículo 93º),
son autoridades competentes del procedimiento administrativo disciplinario: i) el jefe inmediato
del presunto infractor, ii) el jefe de recursos humanos o quien haga sus veces, iii) el titular de la
entidad y iv) el Tribunal del Servicio Civil. Así, dichas normas precisan también, que estas
autoridades cuentan con el apoyo de un Secretario Técnico, el mismo que no tiene capacidad
de decisión, por lo que sus informes u opiniones no son vinculantes.

De lo expuesto, se advierte que el Secretario Técnico, conforme a la LSC y su Reglamento


General, no constituye una autoridad dentro del procedimiento administrativo disciplinario –sino
solo un órgano de apoyo– y, por ende, no tiene potestad para iniciar el procedimiento
administrativo disciplinario o imponer sanción alguna. Al respecto, cabe precisar que la Directiva
considera que el plazo de prescripción también empezara a computarse desde que la Secretaría
Técnica haya tomado conocimiento de la falta mediante un reporte o denuncia.

Así, teniendo en cuenta que la prescripción tiene como función el de proteger al administrado
frente a la actuación sancionadora de la Administración, cuya potestad recae en las autoridades
competentes que ejercen poder de sanción, previstas taxativamente, de acuerdo a una correcta
interpretación la LSC (artículo 92º) y su Reglamento General (artículo 93º) –que no guarda
armonía con lo dispuesto en la Directiva–, el Tribunal del Servicio Civil, en el fundamento 34 de
la Resolución de Sala, el TSC precisa como precedente administrativo de observancia
obligatoria lo siguiente:

“(…) en cumplimiento del artículo 51º de la Constitución Política, en estricta observancia del
principio de legalidad recogido en la Ley Nº 27444 y, de conformidad con la Ley y el Reglamento
[General], (…) el plazo de prescripción no puede empezar a computarse desde el momento
en que la Secretaría Técnica tome conocimiento de una falta, toda vez no tiene capacidad
de decisión dentro del procedimiento administrativo disciplinario.” (Énfasis agregado).

1. El plazo de duración del procedimiento administrativo disciplinario: ¿El cómputo del


plazo final es al momento de la emisión o notificación de la resolución de sanción?
Tanto la LSC (artículo 94º) y su Reglamento General (artículo 106º) fijan claramente que, una
vez iniciado el procedimiento administrativo disciplinario a un servidor civil (de los Decreto
Legislativos Nº 276, 728 o 1057), las entidades cuentan con un (1) año para imponer la sanción
respectiva o disponer el archivamiento del procedimiento, de lo contrario operará la prescripción.
Así, el momento a partir del cual comenzará a computarse el plazo de un (1) año, esto es, desde
el inicio del procedimiento administrativo disciplinario, se produce con la notificación al servidor
civil del acto de inicio del procedimiento.

No obstante, se debe tener en cuenta que las citadas normas difieren respecto del momento
que se debe considerar para determinar cuándo finaliza el cómputo del plazo del procedimiento
administrativo disciplinario. En efecto, la Ley Nº 30057 se refiere expresamente al momento de
emisión de la resolución de sanción, mientras que el Reglamento General –así como la
Directiva– al momento de notificación de la comunicación que impone la sanción o archiva el
procedimiento.

Ante esta situación de incertidumbre e inseguridad jurídica, respecto de la finalización del


cómputo del plazo del procedimiento administrativo disciplinario –emisión o notificación–, en
aplicación de la ley sobre las normas de menor jerarquía y el principio de legalidad, el Tribunal
del Servicio Civil, en los fundamentos 42 y 43 de la Resolución de Sala, señala que precedente
administrativo de observancia obligatoria el siguiente criterio:

“(…) resulta lógico [aplicar] (…) la Ley antes que el Reglamento [General], lo cual además es
una obligación establecida en el artículo 51º de la Constitución y el principio de legalidad
[recogido en la Ley Nº 27444]”; por lo que, “(…) una vez iniciado el procedimiento administrativo
disciplinario el plazo prescriptorio de un (1) año debe computarse conforme lo ha establecido
expresamente la Ley, esto es, hasta la emisión de la resolución que resuelve imponer la
sanción o archivar el procedimiento”. (Énfasis agregado).

En resumen, se puede advertir que en los criterios vinculantes (precedentes administrativos de


observancia obligatoria) emitidos por el Tribunal del Servicio Civil, ante la existencia diversas
aplicaciones e interpretaciones –muchas veces discordantes– de las disposiciones que regulan
la prescripción de la potestad disciplinaria en el marco de la LSC y su Reglamento General, en
concordancia con la Directiva, prevaleció la aplicación de la primera norma (LSC) sobre las de
menor jerarquía (Reglamento General y Directiva), para determinar la responsabilidad de los
servidores civiles que infringen sus obligaciones e imponerles la correspondiente sanción
(amonestación escrita o verbal, suspensión o destitución). Ello, con la finalidad de salvaguardar,
preservar y obtener el correcto funcionamiento de la organización administrativa –que está en
proceso de una reforma laboral–, así como su correcta actuación frente a los ciudadanos, que
requieren de un personal que cumpla con sus deberes y obligaciones; puesto que lo contrario
generaría la desvaloración de la función pública y una deficiente prestación de los servicios a
los que está obligado brindar el Estado.

[1] Publicada en el Diario Oficial El Peruano el 04 de julio de 2013 y vigente desde el 05 de julio de 2013. Así,
el Régimen Disciplinario y Procedimiento Sancionador está regulada en sus artículos 85 al 98 de la Ley Nº
30057, las mismas que, conforme a la Novena Disposición Complementaria Final, se aplicarían una vez que
entren en vigencia las normas reglamentarias de la referida norma.
[2] Publicada en el Diario Oficial El Peruano el 13 de junio de 2014 y vigente desde el 14 de junio de 2014. Así,
el Régimen Disciplinario y Procedimiento Sancionador (previstos en el Libro I, Capítulo VI) está regulada en sus
artículos 90 al 127, siendo que, de acuerdo al literal c) de la Segunda Disposición Complementaria Final, dichas
disposiciones estarían vigentes desde el 14 de setiembre de 2014.
[3] Publicada en el Diario Oficial El Peruano el 24 de marzo de 2015 y vigente desde el 25 de marzo de 2015.
Al respecto dicha normativa fue denominada “Directiva del Régimen Disciplinario y Procedimiento Sancionador
de la Ley N° 30057, Ley del Servicio Civil”, la misma que aprobada por Resolución de Presidencia Ejecutiva N°
101-2015-SERVIR-PE, modificada por la Resolución de Presidencia Ejecutiva Nº 092-2016-SERVIR-PE.
[4] Desde el 25 de marzo de 2015 son consideradas reglas procedimentales: las autoridades competentes del
procedimiento administrativo disciplinario, las etapas o fases del procedimiento administrativo disciplinario y
plazos para la realización de actos procedimentales., las formalidades previstas para la emisión de los actos
procedimentales, las reglas sobre actividad probatoria y ejercicio del derecho de defensa, las medidas
cautelares y los plazos de prescripción.
[5] Desde el 25 de marzo de 2015 son consideradas reglas sustantivas: los deberes y/u obligaciones,
prohibiciones, incompatibilidades y derechos de los servidores, las faltas, las sanciones: tipos, determinación,
graduación y eximentes.
[6] Publicada en el Diario Oficial “El Peruano” el 27 de noviembre de 2016 y vigente desde el 28 de noviembre
de 2016.