Você está na página 1de 29

¿QUÉ PASARÍA SI...?

¿Qué pasaría si aprendieras a gestionar tu miedo? 

(porque vivir “sin miedo”, es imposible e inhumano… ¿verdad?)

¿Hasta qué punto cambiaría tu vida  si aprendieras a gestionar tus emocio­
nes, a ir más allá de tu miedo, a saber gestionar tu ira, tu orgullo, la desmotiva­
ción o la culpa? 

Con este  EBOOK,  completamente gratuito, descubrirás que no se trata real­


mente de "inteligencia" emocional, sino de gestionar tus emociones, y so­
bre todo, que no es un aprendizaje solo para unos pocos elegidos,  sino para
cualquier   persona:  emprendedores,   artistas,   deportistas,   familias,   padres   y
madres... 

Porque todos sentimos emociones y estamos constantemente emocionados.
Aprender a gestionar nuestra fuerza de auto conocimiento y acción más pode­
rosa, nos llevará hacia donde nos merecemos. 

Pon a las emociones de tu lado!

2
Antes de comenzar, es de recibo que me presente.

Mi nombre es Rubén Camacho, y a veces me he sentido muy empoderado. En
otras ocasiones no. Realmente, el empoderamiento no es una sensación que
dure toda la vida. Pero cuando aparece en tu vida, créeme, tienes la capaci­
dad de quedarte con ella y saber usarla cuando más la necesites.

Lo más importante que hice para empoderarme fue decidir dejar de hacer lo
que supuestamente tenía que hacer cuando me formé como Coach, y decidí
viajar, vivir en otros países y aprender de las personas lo máximo posible para
ser realmente bueno en mi profesión.

A día de hoy, he trabajado con clientes de 5 países (España, Ecuador, Argenti­
na, México y Chile), aunque lo más importante es que en este viaje construí
una familia. Ahora continúo viajando, con mi mujer y mi hijo,  mientras sigo
aprendiendo de personas como tú.

Aquí tienes una pequeña reseña sobre mí y sobre lo que hago: 

Pincha para leer “Acerca de los sueños en común”

Y ahora, ¡comencemos a aprender a gestionar nuestras emociones!

3
LO QUE PUEDES APRENDER…

¿Qué es lo que puedes aprender con este Ebook? ¿De qué te sirve apren­
der a gestionar tus emociones? ¿Es realmente útil? Y lo más importante: ¿es
para ti?

Con este Ebook, podrás aprender varias cosas: 

Primero, qué es realmente "Inteligencia emocional" y por qué
es mejor hablar de gestión de emociones.

Segundo,   la   gran   importancia   que   tiene   aprender   a   gestionar   nuestras


emociones para nuestra vida diaria, nuestros emprendimientos, nuestras rela­
ciones, y también, por supuesto, para nuestra vida profesional, en nuestra em­
presa o como emprendedores (de hecho, hoy día es ya imprescindible)

Tercero, qué es lo que puedes conseguir si aprendes a gestionar tus emo­
ciones. Sabrás que es un proceso largo, y puede ser algo complejo... pero no
imposible o inaccesible. Puedes conseguirlo en apenas un par de meses. Por
el contrario, con charlas breves o cursos de pocas horas, apenas se consigue
nada salvo entretenerse.

4
Cuarto,   cómo   el   concepto   de   "inteligencia   emocional"   y   la   gestión   de
emociones ha ido introduciéndose en nuestro mundo y sociedad y por qué
y para qué es tan importante que sea accesible para todos y todas.

Y quinto, y lo más importante: ¿cómo puedes aprender a gestionar tus emo­
ciones?

Te lo voy a contar, pero antes, un pequeño adelanto: lo consigues cambiando
totalmente  tu forma ACTUAL de gestionar tus emociones.  Y eso... implica
mucho, y lo puedes conseguir con menos de lo que crees.

¿Comenzamos?

Te voy a lanzar algunas PREGUNTAS PODEROSAS y CLAVES para que co­
miences desde ya a aprender a gestionar tus emociones.

5
SIEMPRE SON LAS EMOCIONES

Siempre   estamos   emocionados.  Esta   afirmación   es   rotunda,   es   decir:  no


existe ni un solo momento en el día en que no estemos sintiendo alguna
emoción. Por lo tanto, las emociones influyen en todo lo que hacemos, pensa­
mos, y también en nuestra toma de decisiones. 

Y sabemos que lo que nos está ocurriendo  AQUÍ y AHORA, depende de las
decisiones que hemos tomado (con respecto a nuestra forma de pensar, actitu­
des,   o   alguna   acción   concreta).   Nuestras   emociones,   entonces,   influyen   en
nuestra toma de decisiones y en todo lo que nos ocurre. 

¿Comprendemos ahora el gran valor que tiene saber gestionar nuestro
estado emocional?

6
PRIMERA CLAVE: 

"Somos seres emocionales, por lo tanto, aprender a gestionar nuestras
emociones significa tener de nuestro lado nuestra herramienta de desa­
rrollo personal y profesional más valiosa"

Si trabajas en una empresa o institución: sabes que los resultados y la bue­
na convivencia depende de cómo se gestionen las emociones. ¿Se sabe em­
prender? ¿Se actúa con proactividad? ¿La ira o el miedo dificulta la comunica­
ción? 

En el caso de que seas un profesional independiente, un deportista o un
emprendedor: cada día tienes nuevos retos, nuevas dificultades, también nue­
vos logros. ¿Qué falta desarrollar en ti para que llegues al estado ideal que de­
seas? ¿Hay alguna emoción que te dificulte llegar ahí? ¿Miedo a iniciar un ca­
mino diferente y más inseguro? ¿Frustración ante las dificultades? Tus emocio­
nes y sobre todo tu forma de gestionarlas: ¿te ayuda a avanzar cada día un
poco más, o permaneces siempre en el mismo lugar?

En el caso de que lo que te importe sea tu vida  íntima y tus relaciones
personales: ¿existe alguna emoción que suelas sentir continuamente y que te
lleva a  las mismas  experiencias?  ¿Sabes gestionar la  ira cuando  ocurre  un
conflicto? ¿Hasta qué punto te influye?

7
Cuando sentimos alegría, éxito o satisfacción, estamos en un estado emo­
cional que nos reconforta y a la vez activa para continuar en el mismo camino. 

Cuando sentimos paz, tranquilidad, también estamos en un estado emocio­
nal que nos informa sobre la coherencia que existe entre lo que hicimos y lo
que quisimos hacer. 

Cuando sentimos ira durante demasiado tiempo, orgullo, o desprecio ha­
cia una situación o hacia otra persona, también estamos en un estado emo­
cional que nos influye sobre lo que hacemos, pensamos y sentimos. 

Esto ocurre así durante todo el día.

NO ES “MENTE-CORAZÓN”

Desde la filosofía clásica (Platón y Aristóteles en Grecia, Sé­
neca en el Imperio Romano) hasta nuestros tiempos moder­
nos, la sabiduría siempre habló sobre el dominio de uno
mismo. 

Sin embargo, "dominar" quizá no sea la palabra adecuada. 

8
El ser humano siente emociones constantemente y tratar de dominarlas equi­
valdría a reprimirlas, lo cual también es un problema de gestión emocional. El
objetivo, es ser capaz de: 

Entender   nuestras   emociones,   saber   qué   nos   quieren


decir, y saber gestionar su intensidad y tiempo, para así
ser capaz de aprender de la situación y desarrollar habi­
lidades ante ella.

Si llevas mucho tiempo sintiendo miedo hacia los mismos estímulos, definitiva­
mente tienes un problema a la hora de gestionar tus emociones. Sin embargo,
ese miedo no es negativo. Ese miedo te informó la primera vez que aún no
tenías la preparación suficiente para afrontar esa experiencia. 

Si sigues teniendo ese miedo, es que no fuiste capaz de gestionar el miedo
para así aprender de la situación y seguir avanzando. El miedo solo te informa,
no es negativo en sí mismo. El problema es que no has gestionado bien ese
miedo.

Desde Descartes, hemos entendido que existe una diferencia entre  "mente y
corazón", como si nuestra mente fuera lo que nos hace humanos y el corazón,
o emociones, nuestra parte más instintiva y salvaje. Sin embargo, hoy día sa­
bemos que las emociones no son un problema, sino nuestra forma de gestio ­
narlas. ¿Y sabes cómo gestionamos nuestras emociones? 

9
Efectivamente...   con   nuestra   mente  (creencias,   pensamientos,   actitudes,
ideas...), además de con nuestras acciones. 

Y es la mente, curiosamente, la que comete la gran mayoría de los fallos o
errores.

No existe la diferencia "mente­corazón", ya que siempre sentimos emocio­
nes y nos influyen en cada una de nuestras decisiones. Cada una de nuestras
acciones está motivada por la emoción que estamos sintiendo en ese preciso
momento. 

Las mejores decisiones, entonces, son las que tomamos obedeciendo a
nuestras emociones.  En función de cómo gestionemos nuestras emociones,
esas decisiones serán acertadas o no.

Así de importante es la gestión emocional: es el principal factor que influye
en todo lo que nos ocurre.

Por lo tanto, saber gestionar nuestras emociones es un aprendizaje nece­
sario para: 

Empresas,  Organizaciones,  Emprendedores,  Deportistas,   Profesionales  inde­


pendientes, Madres, Padres, Adolescentes, Parejas, Tú mismo

10
Supone  un salto de nivel entre donde estás y donde puedes estar.  Saber
gestionar tus emociones es tomar las riendas de tu energía más poderosa y te­
nerla a tu servicio.

SEGUNDA CLAVE: 

Aprender a gestionar tus emociones es un salto de nivel entre donde estás y
donde puedes estar. Es tomar las riendas de tu energía más poderosa y te­
nerla a tu servicio. 

NO SE TRATA DE NIVELES

La inteligencia emocional, o gestión de emociones, es una habilidad que ha es­
tado con nosotros siempre, y de la que siempre hemos hablado a lo largo de la
historia. 

Sin embargo, este concepto se hizo muy popular gracias al psicólogo Daniel
Coleman y a su libro "Inteligencia Emocional", publicado en el año 1995. En
este libro, Coleman trataba de explicar cuáles eran los mecanismos neurológi­
cos que nos hacían sentir ciertas emociones, y cómo las emociones influían en
nuestras acciones y pensamientos, de tal forma, que consideraba que una per­

11
sona verdaderamente exitosa y con una vida repleta de bienestar y aprendizaje
no era la que poseía un alto grado de inteligencia en un sentido clásico, sino la
que sabía gestionar sus emociones y entender las de los demás (por ejem­
plo, Coleman consideraba que saber motivarse a uno mismo era un gran ejem­
plo de inteligencia emocional). 

Lo curioso, es que la inteligencia emocional es algo de lo que hablamos desde
Aristóteles. Aristóteles definía la inteligencia emocional (aunque lo llamaba de
otra forma), como: 

"La capacidad para enfadarse con la persona correcta, 

en el momento e intensidad justas, y por los motivos adecuados"

Con esta definición, Aristóteles nos decía que la inteligencia emocional o ges­
tión de emociones es tener a las emociones a nuestro servicio, saber gestionar­
las para nuestro bien, saber aprender de ellas, no quedar a su merced por un
modo inmaduro, inconsciente o torpe a la hora de gestionar su aparición, inten­
sidad y significado.

Decir esto... es decir mucho más que "inteligencia"

12
LO QUE NO TIENE MEDIDA

Un dato curioso y a la vez revelador: en el año 1921 se reunieron en un sim­
posio internacional algunas celebridades del mundo de la psicología y la psi­
quiatría en un evento de la APA (American Psiquiatric Association). El gran ob­
jetivo: definir qué era "inteligencia".

¿Quieres saber cuál fue el resultado?

 
Tras varios días de debate,  no pudieron definir qué es inteligencia .  Aún a
día de hoy, no encontramos una definición que satisfaga a todos los científicos.

Entonces, si no tiene definición: ¿cómo podemos hablar de medida o niveles
para un concepto que no tiene definición?

No se trata de niveles. 

No existen personas más inteligentes que otras a la hora de gestionar sus emo­
ciones.

Sencillamente, hay personas que han aprendido a gestionarlas y otras no.

¿Qué es entonces "Inteligencia emocional" o la gestión de emociones?

13
Dicho de forma sencilla y a la vez completa: 

"Es nuestra capacidad para entender nuestras propias emociones, saber sobre
qué nos están informando, y gestionar su aparición de tal modo que nos lleve a
aprender sobre esa situación y a desarrollarnos y crecer, así como entender
las emociones de los otros y saber relacionarnos con ellos de forma positiva"

Cuando gestionamos bien nuestras emociones, no quiere decir que siempre
estemos alegres. Al contrario, podemos enfadarnos, entristecernos, también te­
ner miedo... solo que en su grado justo y necesario. Algunos rasgos que te indi­
can que gestionas bien tus emociones, son: 

✔ Tus relaciones personales se caracterizan por la confianza, la coopera­
ción y a la vez independencia

✔ Sientes tus emociones de forma breve y con una intensidad moderada
(no hay grandes enfados, ni grandes miedos)

✔ Actúas con proactividad, asumiendo retos y situaciones nuevas con fre­
cuencia

A veces, ocurre lo contrario: 

Si tus reacciones emocionales suelen ser las mismas, con una intensidad ele­
vada, te cuesta entender lo que te ocurre o lo que realmente les ocurre a los

14
demás, y llevas mucho tiempo tratando de afrontar una situación que se te re­
siste... Hay alguna emoción con la que tienes la gran oportunidad de tra­
bajar.

LO QUE NOS OCURRE

¿Qué nos lleva a gestionar tan mal nuestras emociones?

¿Eres de esas personas que pasan el día con ira (o días, o semanas!) o te
cuesta mucho perdonar a los demás y olvidar?

¿O eres de esas que tienen demasiados miedos y les cuesta hacer algo dife­
rente a lo que suelen hacer?

Vivimos en un sistema social cuya cultura y educación, nos enseña precisa­
mente a ignorar nuestro estado emocional; incluso, nos enseña que las emo­
ciones son nuestra parte más débil, mientras que la mente lo es todo. 

15
Pasan los años, tenemos experiencias, y no hemos aprendido a sobreponer­
nos a ellas. En lugar de seguir creciendo y desarrollándonos como seres hu­
manos y profesionales, nos quedamos estancados. Las emociones solo nos
ayudan a conseguir lo que queremos, y si estamos estancados...  es porque
queremos estar estancados.

Si viviéramos en un sistema donde aprendiéramos a gestionar nuestras emo­
ciones desde niños, el mundo sería muy diferente. Pero ese sistema aún no
existe. Por esta razón, necesitamos aprender ahora, siendo adultos.

Ahora bien: ¿qué ocurre cuando lo que intentamos es leer libros, asistir a char­
las o seguir fórmulas mágicas?

Que cuando regresamos a casa, seguimos con los mismos hábitos y nuestro
sistema   habitual   de   gestión   emocional   vuelve.   Para   conseguir   un   cambio   y
transformación real, es necesario trabajar en uno mismo con más profundi­
dad. Y existen fórmulas muy potentes para que pronto pueda ser "de unos po­
cos para todos".

16
TERCERA CLAVE: 

Para aprender a gestionar nuestras emociones de forma positiva y fun­
cional, es necesario trabajar profundamente con uno mismo y de forma
integral. Es importante ser consciente de cuáles son tus creencias, tus
valores, tus actitudes, tus conductas, y generar un cambio para saber
entender qué quiere decirte cada emoción, entenderla y así poder ges­
tionarla. 

LO QUE DA RESULTADO

Ahora tengo dos noticias para ti. Una suele ser entendida como “buena” y la
otra como “mala” (aunque esto depende de tus juicios… no hay nada bueno ni
malo por sí mismo). 

La mala es que aprender a gestionar tus emociones y así aumentar “tu nivel”
(aunque ya sabes que no se trata de niveles) de inteligencia emocional no es
algo que ocurra en un día. Asistir a charlas o leer libros puede servirte, pero no
te llevará al cambio. 

La buena, es que ese cambio solo depende de ti, no de quien dé la charla o
escriba el libro. 

17
Lo consigues TÚ, con tu cambio de acciones, con tu propio trabajo sobre tus
emociones. 

Es un proceso de 3 pasos:

✔ Averiguar cómo gestionas tus emociones ahora (qué emociones sientes
con más intensidad, cómo interpretas lo que ocurre cuando sientes esas
emociones, durante cuánto tiempo, con qué intensidad, en qué situacio­
nes, etc.)

✔ Saber si gestionas alguna emoción de forma disfuncional (de tal forma,
que te bloquea)

✔ Aprender una nueva forma de gestionar las emociones con un PLAN DE
ACCIÓN

Este proceso es profundo y se hace poco a poco.  Se trata de aprender una
nueva forma de gestionar tus emociones, y para ello debes entender qué
emoción   o   emociones  no  estás  entendiendo   bien.  Esto   es  lo   que   llamamos
"emociones disfuncionales".  Para conseguir ese aprendizaje, es necesario
que pongas en juego todos tus paradigmas y que estés dispuesto a cambiarlos
y transformarlos. 

Tus creencias,  actitudes,  y por  supuesto, tus  conductas...  deben  estar  dis­


puestas a experimentar un cambio, una gran diferencia.

18
¿Te estás empezando a atrever?

EMOCIONES FUNCIONALES
VS
DISFUNCIONALES

¿Qué es una emoción disfuncional? 

¿Recuerdas cuando te preguntaba si pasas demasiado tiempo con ira, si tienes
algún miedo que te impide hacer lo que realmente deseas, si tu orgullo no te
permite mejorar tus relaciones personales o vivir con más paz, o si sientes tan­
ta desmotivación que no te diriges hacia lo que quieres?

Todo eso es debido a una emoción disfuncional.

Es una emoción que has gestionado de tal forma, que en lugar de ayudarte te
está bloqueando o limitando.

Pero el problema no es con esa emoción. La tristeza, la ira, el miedo… son
también emociones positivas. El problema es cómo las has gestionado.

19
¿Qué quiere decir esto?

Básicamente,  quiere   decir   que   todas   las   emociones   están   bien.  Cuando
sentimos ira, es porque hemos aprendido a sentir ira ante ciertos estímulos.
Nos hemos acostumbrado a reaccionar así. Cuando sentimos miedo, solo nos
estamos protegiendo ante algo que creemos peligroso. ¿Y es realmente peli­
groso? ¿Realmente necesitamos sentir esa ira, o es realmente un mayor pro­
blema que reaccionemos así? De eso se trata la gestión de emociones: de sa­
ber entender nuestras emociones y gestionar nuestras reacciones de for­
ma funcional, es decir, de tal forma que nos ayuden a entender las situa­
ciones y crecer y aprender.

¿Las emociones negativas no existen?

Exacto, no existen. ¿Cómo iba a ser negativa la tristeza si necesitamos sentir­
la? ¿Cómo va a ser negativo el miedo, si nos ayuda a entender que aún no es­
tamos preparados para afrontar un problema? Todas las emociones son po­
sitivas en sí mismas. El error es lo que hacemos con ellas. 

CUARTA CLAVE: 

Todas la emociones son positivas y necesitamos sentirlas. La diferen­
cia, está en cómo las gestionamos.

20
El término "emoción negativa" surge de la psiquiatría y de la psicología más or­
todoxa, y tienen como misión el diagnóstico. Por eso hablan de la ira, la depre­
sión o la ansiedad como "emociones negativas", pero realmente no lo son, sal­
vo que las gestionemos de forma disfuncional. Veamos cuál es la diferencia: 

✔ Emociones  funcionales:  son  las emociones cuya   aparición  entende­


mos (sabemos realmente por qué estamos sintiendo esa emoción) y la
expresamos en su grado justo y necesario, además de que podemos
gestionar su aparición (podemos buscar sentir esa emoción) y nos ayu­
dan así a crecer y desarrollarnos.

✔ Emociones disfuncionales:  son las emociones que sentimos con de­
masiada   frecuencia   e   intensidad,   cuya   aparición   escapa   siempre   de
nuestro control, y que hacen que las situaciones se repitan una y otra
vez.

Las emociones funcionales, en definitiva, son las que gestionamos de forma
acertada, con entendimiento y a nuestro servicio. Las emociones disfuncionales
son las que hemos aprendido a utilizar para continuar con el mismo problema
de siempre. 

Ahora, observa el ejemplo de varias emociones clásicas, y cómo pueden enten­
derse de forma funcional y disfuncional.

21
EL SIGNIFICADO DE LAS EMOCIONES

Veamos ahora el significado de la emociones más comunes desde tres puntos
de vista: 

(1) La función natural de esa emoción

(2) Una forma funcional e "inteligente" de gestionar el significado y aparición
de esa emoción

(3) Una forma de gestión disfuncional de esa emoción.

Lee con atención la triple descripción de cada emoción y pregúntate:  ¿hasta
qué punto me identifico con esta emoción cuando es disfuncional?

MIEDO: el miedo es una emoción que nos informa sobre un peligro. Nos hace
protegernos y ocultarnos. Un miedo instintivo sería una emoción que nos infor­
ma sobre un peligro para nuestra vida. Un miedo relativo depende de lo que
creamos sobre el mundo. Todos los miedos son justificados. Una persona pue­
de sentir miedo a un animal y otra a hablar en público o a comprometerse senti­
mentalmente o a terminar una relación. Cada persona tiene sus miedos y debe­
mos respetarlos todos. Hay dos clases de miedos: miedo funcional y miedo dis­
funcional. Un miedo funcional es bueno, nos ayuda a saber que un estímulo
puede dañarnos. Un miedo disfuncional es un problema: nos aparta de la vida,
nos aleja de vivir experiencias, nos hace creer que puede haber peligros donde
no los hay, nos impide experimentar afecto y bienestar. No hacemos lo que

22
realmente queremos y necesitamos por miedo disfuncional (miedo al enojo del
otro, miedo a lo que puede ocurrir, miedo a la soledad, miedo a la traición, etc.).
Un miedo disfuncional puede decirnos que tenemos que tener el control para
obtener seguridad, de tal forma que tratamos siempre de controlar nuestras
emociones, nuestras relaciones, a los demás (mediante exigencias y presio­
nes). La creencia pudiera ser “si no hacemos esto no obtendremos lo que que­
remos.” . Eso es en realidad miedo disfucional, ya que tenemos miedo de per ­
der o de no conseguir lo que queremos. El miedo es la emoción con la cual hay
más problemas de gestión emocional, ya que nuestra sociedad nos ha enseña­
do a relacionarnos desde el miedo y con miedo.

IRA:  la ira es una emoción que nos hace sentir mucha energía y malestar.
Nace como un miedo activo. Surge cuando no conseguimos lo que queremos o
cuando un estímulo nos molesta. Usamos la ira para resolver problemas. Una
ira funcional, que nos sirve, es aquella que nos informa sobre lo que no nos
gusta y expresamos esa ira durante unos segundos. Una ira disfuncional es
cuando usamos la ira para relacionarnos con los demás, para controlarles, para
exigirles. Nos daña a nosotros y a los demás, así como a nuestras relaciones.
También es una ira disfuncional cuando no la expresamos o reprimimos, ya
que si no es expresada tiene un efecto mayor y más desagradable sobre nues­
tro organismo.  

RESPONSABILIDAD­CULPA:  la   responsabilidad   es   una   emoción   que   nos


mantiene conscientes sobre las consecuencias de nuestras acciones sobre no­
sotros mismos y sobre los demás, que puede causar beneficios o daños y pér­
didas. Esta emoción nos puede ayudar a ser conscientes de qué queremos o

23
por el contrario ocasionarnos un gran malestar durante mucho tiempo. Cuando
esto ocurre, la responsabilidad se transforma en culpa. La culpa es como una
responsabilidad disfuncional. Cuando ocasionamos (o creemos ocasionar) un
mal a alguna persona, una emoción de responsabilidad funcional dura apenas
unos segundos. Nos hace conscientes del error y nos activa para el cambio.
Una responsabilidad disfuncional o culpa es la que dura demasiado tiempo, nos
hace lamentarnos en lugar de cambiar, nos limita y oprime. Una emoción de
culpa es disfuncional a causa de las creencias y normas sociales: “debes hacer
esto y lo otro y si no eres una mala persona”. Cuando creemos esto y ocurre
algo de lo que somos responsables pero no culpables, podemos culparnos du­
rante muchísimo tiempo. Todas las personas tenemos un grado de responsabi­
lidad sobre lo que ocurre. Si gestionamos bien esta emoción, la culpa no apare­
cerá en nosotros, sino la responsabilidad. Tampoco nos sentiremos culpables
por las presiones de otras personas (que se comunican con la culpa, tratando
de hacer sentir culpables a los demás para conseguir sus objetivos personales,
a causa también de su propio miedo).

EXIGENCIA: es una emoción que nos informa también sobre cómo queremos
comportarnos. Si la exigencia es funcional, nos ayuda a mejorar y a ser exce ­
lentes. Si la emoción de exigencia es disfuncional, nos mantiene en un estado
constante de tensión y malestar por conseguir lo que queremos inmediatamen­
te y en un grado de perfección imposible. La creencia sería: “ser exigente es
imprescindible para ser excelente”. Si nuestra emoción de exigencia es disfun­
cional también afecta a las demás personas: les exigimos en exceso y se dete­
rioran nuestras relaciones. 

24
ENVIDIA:  es una emoción que nos informa sobre nuestros deseos insatisfe­
chos y sobre nuestras frustraciones. Es funcional cuando nos ayuda a saber
qué necesitamos realmente. Descubrimos esto mediante la observación de los
demás. Es disfuncional cuando, en lugar de hacernos conscientes de qué ne­
cesitamos y nos gusta, tratamos de destruir a las personas que lo saben y lo
disfrutan mediante la crítica. Esa crítica en realidad nos hace daño a nosotros
mismos. Nos mantiene en un estado de malestar.

ORGULLO: es una emoción que nos informa sobre nuestros valores y miedos
cuando consideramos que algo o alguien ha atentado contra ellos. Es funcional
cuando nos ayuda a saber cuáles son nuestros límites y bloqueos y nos ayuda
a superarnos. Es disfuncional cuando nos limitamos aún más por esos valores,
creencias   y   miedos   y   dejamos   una   situación   sin   resolver,   perjudicando   así
nuestras relaciones personales. 

VERGÜENZA: es una emoción que nos informa sobre una acción que conside­
ramos negativa y nos perjudica. Depende de códigos sociales sobre lo que es
correcto o incorrecto. Por lo tanto, es una emoción muy relativa. Sentirla depen­
de ante todo de cuáles son nuestros códigos sociales. Esta emoción nos ayuda
y es funcional cuando nos informa sobre una conducta o acción nuestra que no
nos ha gustado.  Es disfuncional y nos destruye cuando nos dice que nuestra
conducta no gusta a los demás y eso nos hace sufrir. El problema está en que
nos identificamos con esa acción, como si fuéramos esa misma acción. Clave
para des­identificarnos:

25
“me ha ocurrido esto pero yo no soy esto.” 

¿Crees que tienes problemas con alguna de estas emociones?

Creo que todos los seres humanos tuvimos alguna vez un problema con alguna
de ellas.

La gran pregunta es:  ¿cómo iniciamos ese proceso de cambio y transfor­
mación para aprender a gestionar nuestras emociones de forma funcio­
nal?

LO QUE PUEDES CONSEGUIR

Ya sabes lo que es la gestión emocional (comunmente llamada "inteligencia"
emocional):  la habilidad para entender nuestras propias emociones y sa­
ber gestionar su aparición para aprender de esa situación, crecer y desa­
rrollarnos, así como entender las emociones de los demás. 

Sabes para qué te sirve saber gestionar tus emociones: para motivarte, para
conocerte, para afianzar tu desarrollo personal y profesional, para mejorar tus
relaciones personales, para conocer mejor tus talentos y ser capaz de dar lo
mejor de ti.

26
Y sabes, también, qué ocurre cuando no gestionamos bien alguna emoción:
nos congelamos, los resultados siempre son los mismos, nos cuesta avanzar y
"desbloquear"   situaciones   que   nos   ocurren   una   y   otra   vez   porque   nosotros
reaccionamos de la misma forma.

Sabes también cómo aprender a gestionar tus emociones:

✔ Primero, analizar cómo gestionas tus emociones AHORA

✔ Averiguar si gestionas alguna emoción de forma funcional o disfuncional

✔ Aprender una nueva forma de gestionar tus emociones para hacerlas
funcionales

✔ Trabajar con tu desarrollo personal de forma integral, es decir: poner en
juego tus creencias, valores, actitudes, conductas... y que estés dispues­
to o dispuesta a cambiarlas y transformarlas

✔ Trabajar con un PLAN DE ACCIÓN para el desarrollo personal en ges­
tión de emociones. Un plan de acción que suponga un compromiso con­
tigo, donde establezcas qué vas a hacer, cómo vas a hacerlo, dónde,
con quién, y cuándo.

En resumen: 

➢ TODAS LAS EMOCIONES SON BUENAS Y NECESARIAS

➢ CUANDO LAS SENTIMOS, NOS AYUDAN

27
➢ NUESTRAS INTERPRETACIONES SOBRE LO QUE OCURRE AFEC­
TAN A NUESTRAS EMOCIONES

➢ SOMOS RESPONSABLES DE ESAS INTERPRETACIONES Y PODE­
MOS CAMBIARLAS

Con esto... terminamos!

Antes, aún así, me gustaría hacerte una propuesta.

Ahora, puedes continuar con este camino de dos formas: 

Primero:  puedes continuar en soledad...  tienes contigo lo más importante,


que eres tú mismo y tu capacidad para crecer. Quizá el proceso sea largo y un
poco confuso, pero puedes conseguirlo sin lugar a dudas.

Segundo: puedes continuar... con compañía. Compañía que esté a tu lado
en   tu   proceso   para   aprender   a   Activar  tus   emociones.   Compañía   que   sepa
cómo funciona el proceso y que actúe para ti como un espejo donde te reflejes
y veas todo tu potencial para desarrollarlo.

Este Ebook, como sabes, ha sido totalmente gratuito. Solo has tenido que sus­
cribirte al CLUB DE EMPODERAMIENTO. 

28
No voy a pedirte nada a cambio… que te hayas suscrito ya es más que sufi­
ciente. 

La propuesta es la siguiente… presta atención a los e­mails! 

Vas a recibir algo muy interesante en cualquier momento.

Ha sido un placer que hayas llegado hasta aquí!

Gracias por estar ahí!

Rubén

29