Você está na página 1de 4

ARTICULO 20º COSTITUCIONAL

I. El proceso penal tendra por esclarecimiento de los hechos, proteger al inocente, procurar
que el culpable no quede impune y qur los daños causados por el delito se reparen.

II. Toda audiencia se desarrollara en presencia de un juez, sin que pueda delegar en dinguna
persona el derogado y la violacion de las pruebas, la cual debera realizarse de manera libre
y logica.

III. Para efectos de la sentencia solo se consideraran como prueba aquellas que hayan sido
desahogadas en la audiencia de jucio. La ley establesera las excepciones y los requisitos
para admitir en jucio la prueba anticipada, que por su naturaleza requiera desahogo
previo

IV. El jucio se celebrara ante un juez que no haya conocido del caso previamente. La
presentacion de los argumentos y los elementos probatorios se desarrollara de manera
pública, contradictoria y oral.

V. La carga de la prueba se demostar la culpabilidad corresponde a la parte acusadora,


conforme lo establezca el tipo penal. Las partes tendran igualidad procesal para sostener
la acusacion o la defensa, respectivamente.

ARTÍCULO 4.- El Proceso Penal se regirá Por los siguientes principios:

I.- Publicidad: Todas las actuaciones serán públicas, salvo las excepciones que se establezcan en
este Código para proteger la integridad física o psicológica de las personas que deban participar en
la audiencia, o cuando se ponga en riesgo la revelación indebida de datos legalmente protegidos;

II.- Contradicción: Los intervinientes podrán debatir los hechos y controvertir cualquier medio de
prueba, para lo cual podrán hacer comparecer, interrogar o, en su caso, contra interrogar a los
testigos y peritos pertinentes;

III.- Concentración: La presentación, recepción y desahogo de las pruebas, así como todos los
actos del debate se desarrollarán, ante el Juez competente y los intervinientes, en una audiencia
continua, sucesiva y secuencial, salvo casos excepcionales previstos en este Código;

IV.- Continuidad: Las audiencias no se interrumpirán, salvo en casos excepcionales previstos en


este Código;

V.- Inmediación: Los Jueces tomarán conocimiento personal del material probatorio introducido
en la audiencia, y escucharán directamente los argumentos de los intervinientes, con la presencia
ininterrumpida de los sujetos procesales que deban participar en ella, salvo los casos previstos en
este Código para la prueba anticipada.
Principio de interpretación general e interpretación restrictiva.

ARTÍCULO 5.- Las normas de este Código se interpretarán conforme a la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos, a los Tratados Internacionales ratificados por el Estado Mexicano y
a la Constitución Política del Estado. Deberán interpretarse restrictivamente las disposiciones
legales que coarten o restrinjan de cualquier forma, incluso cautelar, la libertad personal; limiten
el ejercicio de un derecho conferido a los sujetos del proceso; establezcan sanciones procesales o
exclusiones probatorias. En estos casos se prohíbe la interpretación por analogía y mayoría de
razón.
La analogía y mayoría de razón podrán aplicarse cuando favorezcan un derecho o el ejercicio de
una facultad conferida a quienes intervienen, siempre y cuando no provoque desigualdad
procesal.

Principio de presunción de inocencia.

ARTÍCULO 6.- El imputado deberá ser considerado y tratado como inocente en todas las etapas del
procedimiento, mientras no se declare su culpabilidad por sentencia firme, conforme a las reglas
establecidas en este Código. En caso de duda, se estará a lo más favorable para el imputado.
Ninguna autoridad pública podrá presentar a una persona como culpable, hasta que la sentencia
condenatoria haya causado estado.

En los casos de quienes se encuentren sustraídos de la acción de la justicia, se admitirá la


publicación de los datos

indispensables para su aprehensión por orden judicial.


El órgano jurisdiccional limitará por auto fundado y motivado la intervención de los medios de
comunicación masiva, cuando la difusión pueda perjudicar el normal desarrollo del proceso o
exceda los límites del derecho a recibir información.
Inviolabilidad de la defensa.
ARTÍCULO 7.- La defensa es un derecho inviolable en toda etapa del proceso. Corresponde a los
jueces garantizarla sin preferencias ni desigualdades.
Toda autoridad que intervenga en los actos iniciales del proceso, deberá velar porque el imputado
conozca inmediatamente los derechos que, en esa etapa, prevén la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, los Tratados Internacionales ratificados por el Estado Mexicano y la
Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Puebla.
Con las excepciones previstas en este Código, el imputado tendrá derecho a intervenir
personalmente en las actuaciones judiciales y a formular las peticiones y observaciones que
considere oportunas.

Cuando el imputado esté privado de su libertad, el encargado de custodiarlo comunicará al Juez o


al Tribunal, en forma inmediata, las peticiones u observaciones que aquél formule y le asegurará la
comunicación con su defensor. La falta de esta comunicación se sancionará por las leyes
respectivas.

Defensa adecuada.
ARTÍCULO 8.- En la práctica de cualquier actuación a partir de la detención de una persona como
posible autor o partícipe de un hecho punible o cuando se pretenda recibirle declaración o
entrevistarla y hasta el fin de la ejecución de la sentencia que imponga una pena o medida de
seguridad, el imputado tendrá derecho a ser asistido y defendido.
Para tales efectos, podrá elegir a un defensor particular, de no ser así, se le asignará un defensor
público; los cuales deberán contar con título profesional de abogado o licenciado en derecho,
legalmente expedido e inscrito ante las instancias correspondientes, además de conocer el
procedimiento acusatorio y oral.
El derecho a la defensa adecuada es irrenunciable y su violación producirá la nulidad absoluta de
las actuaciones que se deriven de ello. Integra el derecho a la defensa, el derecho del imputado a
comunicarse libre y privadamente con su defensor y a disponer del tiempo y de los medios
adecuados para preparar su defensa.
Las comunicaciones entre el imputado y su defensor son inviolables, y no podrá alegarse, para
restringir este derecho, la seguridad de los centros penitenciarios, el orden público o cualquier
otro motivo.

Los derechos y facultades del imputado podrán ser ejercidos directamente por el defensor, salvo
aquellos de carácter personal o cuando exista una limitación

a la representación legal o prohibición en la Ley.


Las personas indígenas tienen en todo momento, el derecho a ser asistido por intérpretes que
tengan conocimiento de su lengua y cultura.
Derecho a recurrir.
ARTÍCULO 9.- Las partes intervinientes tendrán derecho a impugnar cualquier resolución judicial
que les cause agravio, en los supuestos previstos por este Código.
Medidas cautelares.
ARTÍCULO 10.- Las medidas cautelares durante el proceso, restrictivas de la libertad personal o de
otros derechos, previstas en este Código, tienen carácter excepcional y su aplicación debe ser
proporcional al derecho que se pretende proteger, al peligro que tratan de evitar y a la pena o
medida de seguridad que pudiera llegar a imponerse.
Dignidad de la persona.
ARTÍCULO 11.- Toda persona tiene derecho a que se le respete su dignidad humana, su seguridad
y su integridad física, psíquica y moral. Nadie puede ser sometido a incomunicación, intimidación,
torturas ni a otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Derecho a la intimidad y a la privacidad.

ARTÍCULO 12.- Se respetará siempre el derecho a la intimidad de toda persona, en especial la


libertad de conciencia, los papeles y otros objetos privados y las comunicaciones de toda
naturaleza.
Sólo con autorización del Juez competente se podrá intervenir la correspondencia,
comunicaciones telefónicas y electrónicas o incautar los papeles, información en cualquier
modalidad u objetos privados.
Cuando se trate de grabación de comunicaciones entre particulares, los jueces podrán admitir los
datos que sean aportados de forma voluntaria por alguno de los que participen en las
comunicaciones, debiendo valorar el alcance de éstas, siempre y cuando contengan información
relacionada con la comisión de un hecho que la ley señale como delito. En ningún caso se
admitirán comunicaciones que violen el deber de confidencialidad que establecen la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado, este Código y las
demás Leyes que lo prevean.

Ninguno de los intervinientes en el proceso deberá divulgar información de la vida privada y datos
personales de la víctima u ofendido, imputado o testigos; esta prohibición se mantendrá incluso
después de terminado el proceso, salvo lo dispuesto en las leyes o cuando el juzgador determine
lo contrario.

Prohibición de la incomunicación y del secreto.

ARTÍCULO 13.- Queda prohibida la incomunicación del imputado así como mantener en secreto el
proceso.
Sólo en los casos y por los motivos autorizados por este Código, se podrá disponer la reserva de
alguna actuación hasta que concluya la ejecución de las diligencias ordenadas o el motivo que
justificó esa decisión.

Justicia pronta.

ARTÍCULO 14.- Toda persona tendrá derecho a ser juzgada y a que se le resuelva en forma
definitiva con respecto a la imputación que recaiga sobre ella, dentro de los plazos que establece
este Código. Se reconoce al imputado y a la víctima u ofendido el derecho a exigir inmediata
actuación frente a la inactividad de la autoridad judicial.