Você está na página 1de 17

Nociones comunes: Asaltar los

cielos
● Las tradiciones hablan de
la fuente, transcendente o
inmanente del
ordenamiento político (de
Para empezar: ¿qué toda constitución). Pero
cabe entender por ambas buscan su
autolimitación, su
“poder constituyente”? neutralización, su devenir
intrínseco al Estado. El
poder constituyente es
obligado así a identificarse
con la soberanía, la
suprema potestas, y/o con
la representación.
“El paradigma del poder constituyente es el de
una fuerza que irrumpe, quiebra, interrumpe,
desquicia todo equilibrio persistente y toda
posible continuidad. El poder constituyente está
vinculado a la idea de democracia como poder
absoluto”
“El poder constituyente presenta siempre una
relación singular con el tiempo. De hecho, el
poder constituyente es por una parte una
voluntad absoluta que determina su propio
tiempo. […] El poder se torna en una dimensión
inmanente a la historia y, por lo tanto, en un
horizonte temporal en sentido estricto: la ruptura
con la tradición teológica es completa. Pero no
basta. El poder constituyente represente además
una aceleración extraordinaria del tiempo. La
historia se ve concentrada en un presente que se
desarrolla impetuoso, la posibilidades se ven
angostadas en un núcleo fortísimo de producción
inmediata. Desde este punto de vista, el poder
constituyente se vincula estrechamente al
concepto de revolución”
El poder constituyente es fundamento, es decir,
funda y no es fundado. Pero es fundado cuando
se pretende limitarlo temporal y espacialmente.
En el tiempo es algo extraordinario y en el
espacio solo puede aplicarse a una constitución
formal o material determinadas.
El poder constituyente se define surgiendo del
vórtice del vacío, del abismo de la ausencia de
determinaciones, como una necesidad totalmente
abierta. El poder constituyente es esa fuerza que
se proyecta, partiendo de la ausencia de
finalidades, como tensión omnipotente y cada vez
más expansiva. […] Ahora bien, la omnipotencia y
la expansividad caracterizan también la
democracia, toda vez que caracterizan el poder
constituyente. La democracia es a la vez un
procedimiento absoluto de la libertad y un
gobierno absoluto”
Contra las neutralizaciones (Arendt, Schmitt,
Habermas): “El poder constituyente no solo no es
una emanación del poder constituido, pero
tampoco la institución del poder constituido: es el
acto de la elección, la determinación puntual que
abre un horizonte, el dispositivo radical de algo
que no existe aún y cuyas condiciones de
existencia prevén que el acto creativo no pierda
sus características en la creación. Cuando el
poder constituyente pone en marcha el proceso
constituyente, toda determinación es y sigue
siendo libre. Frente a esto, la soberanía se
presenta como fijación del poder constituyente y
por ende como término de este, como
agotamiento de la libertad de la que es portador:
oboedentia facit auctoritatem”
Poder constituyente vs. soberanía: “[E]l
concepto de soberanía y el de poder
constituyente representan una contradicción
absoluta. Se puede llegar a la conclusión de que,
si existe una vía independiente de desarrollo del
poder constituyente, excluye todo recurso al
concepto de soberanía, parte absolutamente del
poder constituyente mismo y trata de devanar de
este (y de nada más) toda consecuencia
constitucional”
“[...] La potencia se forma como poder
constituyente, no para buscar institucionalidad,
sino para construir más ser -ser ético, ser social,
comunidad. […] El deseo de comunidad es el
fantasma y el alma del poder constituyente
-deseo de una comunidad tan real como ausente,
trama y motor de un movimiento cuya
determinación esencial es la demanda de ser,
repetida, apremiante sobre una ausencia”
“El derecho, la constitución, siguen al proceso
constituyente -el poder constituyente da
racionalidad y figura al derecho. El poder
constituyente se presenta como distensión
revolucionaria de la capacidad humana de
construir la historia, como acto fundamental de
innovación y por ende como procedimiento
absoluto. El proceso movido por el poder
constituyente no se detiene. No se trata de limitar
el poder constituyente, sino de hacerlo ilimitado.
El único concepto posible de constitución es el de
revolución: poder constituyente, precisamente,
como procedimiento absoluto e ilimitado”
El problema del sujeto del poder
constituyente. Hipótesis tradicionales:
a) la nación, polisemia y bloqueo
b) el pueblo, cárcel de la representación
soberana
c) como multiplicidad de poderes jurídicos
singulares y sus relaciones
La relación entre poder constituyente y
multitud
“Toda práctica del poder constituyente revela,
tanto en su inicio como a su término, tanto en el
origen como en su crisis, una tensión de la
multitud encaminada a hacerse sujeto absoluto
de los procesos de la potencia. En torno y contra
esa pretensión leemos las discontinuidades y las
inversiones del proceso constituyente de la
racionalidad occidental, del mismo modo que en
la continuidad y en la solidez del sentido de la
acción de la multitudo podemos leer la
tendencialidad infinita y siempre resurgente del
proceso”
Límites y residuos en la tradición
revolucionaria del poder constituyente.
1) la unidad como presupuesto, la creatividad
constituyente presupone el Uno
2) el iusnaturalismo subyacente, el poder
constituyente como expresión de un presupuesto
“natural”
3) el transcendentalismo, en Kant y la revolución
como alma de la ética o finalidad de la razón
práctica
El desafío consiste en una invención de
pensamiento (y por ende de la práctica) más allá
de la razón analítica e instrumental de la
modernidad. Se trata de una desutopía
constitutiva que se cifra en la relación, inaudita,
maldita, salvaje, entre multitudo y potencia. Lo
que nos abre a una dimensión constitutiva de
altermodernidad.
La neutralización moderna del poder
constituyente.
1) mediante la racionalidad espacial (modelo
atlántico), la autonomización de lo político,
presencia horizontal y mediación vertical, un
esquema geométrico de controles recíprocos. El
poder constituyente es un incidente que hay que
encajar.
2) mediante la racionalidad temporal (control del
tiempo en las revs. francesa y rusa). Se presenta
como subordinación de la potencia del trabajo
vivo a la dialéctica temporal entre fuerza
productiva y poder de mando constituido. La
respuesta es la aceleración impuesta mediante el
terror.
Poder constituyente como crisis y desutopía
“Los procesos constitutivos de lo real histórico
son discontinuos, fulminantes en su
imprevisibilidad e inmediatez, tejidos
contradictorios que solo la resistencia, el rechazo
y la negatividad combinan, y a los cuales dan
forma positivamente. No hay ningún finalismo,
solo la radical continuidad de lo discontinuo, la
continua reaparición del tiempo de la potencia
como alternativa a -y al mismo tiempo la
resistencia contra- la disipación 'realista' y
'soberana' del tiempo. La relación entre multitud y
potencia determina en cada ocasión el sentido de
la historia -y ese sentido solo se da cuando se
sustrae a la discontinuidad y se conecta con la
“La ética del poder constituyente, como forma política de
la desutopía, se encarna también en la relación entre la
potencia y la multitud. Es una ética abierta, que
comprende inmediatamente las singularidades en las
condiciones de realización de la multitud y de su
potencia. El ser ético persigue en las singularidades la
tarea imposible de realizar la sustancia de la soberanía.
Hace de todo acontecimiento un testimonio, de todo
testimonio un acto de militancia. Su espera del
acontecimiento constituyente se empeña en la
constitución del acontecimiento. […] Esa apertura ética
se pone a prueba constantemente sobre las
determinaciones concretas de la multitud, sobre su
variación, sobre su desunión y sus antagonismos. […]
No pierde de vista la debilidad de las singularidades en
el constituirse como multitud”
Poder constituyente más allá de la
modernidad
Proyecto de una nueva racionalidad:
a) Creatividad contra el límite y la medida. El
límite es un obstáculo. El poder constituyente es
desmesurado, y toda medida es concreta y
relativa a una nueva producción de realidad.
b) Procedimiento-proceso contra el
mecanismo jurídico deductivo de toda
constitución. Cartografías continuas de
conexiones, interrelaciones, innovaciones. Una
“empresarialidad” constituyente
c) La igualdad contra el privilegio
d) Multiplicidad contra uniformidad
e) Cooperación contra poder de mando