Você está na página 1de 99
Un elefante ocupa mucho espacio Elsa Bornemann llustraciones de O' Kif-MG A mis hermanas Hilda y Margarita, como cuando creciamos bajo el sol del jardin de nuestra casa, al mismo tiempo aque los teros, los pinos y el laurel eo UN ELEFANTE OCUPA a, MUCHO ESPACIO ue un elefante ocupa mucho espacio lo sabemos todos. Pero que Victor, un elefante de cir- co, se decidié una vez a petisar “en elefante”, esto es, a tener una idea tan enorme como su cuerpo... ah... 30 algunos no lo saben, y por eso se los cuento. Ve- rano. Los domadores dormfan en sus carromatos, alineados a un costado de la gran carpa. Los anima- les velaban desconcertados. No eta para menos: cin- co minutos antes, el loro habfa volado de jaula en jaula comunicdndoles la inquietante noticia. El clefante habla declarado huelga general y proponfa que ninguno actuara en la funcién del dia siguiente. Te has vuelto loco, Victor? —Ie pre- gunté el leén, asomando el hocico por entre los barrotes de su jaula—.