Você está na página 1de 79

Los Cuatro Temperamentos,

La Astrología, y Las Pruebas


de Personalidad
LOS CUATRO TEMPERAMENTOS, LA ASTROLOGIA
&
LAS PRUEBAS DE PERSONALIDAD
Tabla de contenido
1. Los cristianos y los cuatro temperamentos

2. Orígenes ocultos de los cuatro temperamentos

3. Astrología y los cuatro temperamentos

4. Maestros del temperamento

5. Personalidad descubierta?

6. Un circo de tipos de personalidad

7. Problemas de tipología

8. Pruebas psicológicas

9. Pruebas de personalidad

10. Pruebas populares de personalidad

11. ¿Por qué todo el engaño?

12. Cristo en ti: la esperanza de gloria

Notas
Capítulo 1
*
Los cristianos y los cuatro temperamentos
Numerosos cristianos creen que pueden obtener una gran percepción de sí mismos y de los demás al
estudiar las características de la personalidad de los cuatro temperamentos. Los autores afirman que le
dicen "por qué actúa de la manera en que lo hace" y cómo:

• "Analiza tus puntos fuertes y débiles".


• "Descubre cómo Dios puede usar tus dones".
• "Mejore sus relaciones con los demás".
• "Avanzar en su carrera". 1

Abundan los testimonios Después de años de matrimonio, una mujer lee un libro sobre los cuatro
temperamentos y cree que comprende a su marido por primera vez. Las madres están convencidas de que
una vez que descubran si sus hijos son pequeños Sanguíneos, Coléricos, Melancólicos o Flemáticos,
entonces podrán entender por qué sus hijos se comportan de la manera en que lo hacen.

Muchos entusiastas del temperamento creen que conocer los temperamentos les da una mayor capacidad
para relacionarse con sus amigos. Afirman saber qué tipo llegará tarde para el almuerzo, lo que será rápido,
y que será temprano. Y una vez que comienzan a utilizar el sistema de cuatro temperamentos, están
convencidos de que es preciso y confiable.

¿Cuáles son los cuatro temperamentos?

La teoría de los cuatro temperamentos es un sistema antiguo ideado para comprender la naturaleza
humana y mejorar así la condición humana. La teoría divide a las personas de acuerdo con varias
características de personalidad que parecen conformar su temperamento básico. Algunas personas
intentan distinguir entre el temperamento de una persona y su personalidad al decir que los rasgos del
temperamento son innatos, mientras que los rasgos de la personalidad son el resultado de la naturaleza y
la nutrición. Sin embargo, la distinción no siempre es posible o clara.

Las cuatro categorías de temperamento son Sanguíneo, Colérico, Melancólico y Flemático. Cada categoría
o tipo está definido por una lista de términos descriptivos. Luego las personas se asignan a uno o más tipos
al hacer coincidir a la persona con las descripciones.
La siguiente tabla presenta cada uno de los cuatro temperamentos con una breve lista de rasgos
generalmente asociados con cada temperamento.

Sanguíneo Colérico Melancólico Flemático


Alegre Optimista Melancolía Tranquilo Amistoso Activo Sensible Confiable Hablador Confiado Analítico
Eficiente Animado De fuerte voluntad Perfeccionista Tranquilo Inquieto Rápido a la ira Unsociable Pasivo
Egocéntrico agresivo cambiante obstinado
Confiable Inconsiderate Rigid Lazy

La lista anterior es breve e incompleta. Como la teoría se ha transmitido a través de los siglos, las
descripciones de cada tipo se han modificado y ampliado. Los términos descriptivos para cada tipo no
siempre son consistentes entre aquellos que usan el sistema de cuatro temperamentos. Para algunos, una
característica particular, como el liderazgo, se usaría para describir al colérico; para otros describiría el
Sanguine. Por lo tanto, las listas no son duras y rápidas. Varían según la persona que los presenta.
General o específico?
Las categorías de temperamento son muy amplias y generales. No son específicos. Sin embargo, cuando
varios escritores describen los temperamentos, las descripciones pueden sonar muy específicas y exactas.
Observe, por ejemplo, cuán específica suena la siguiente descripción de la personalidad Sanguina. Fue
escrito por el filósofo del siglo XVIII Immanuel Kant.

. . . la persona optimista es despreocupada y llena de esperanza; le da una gran importancia a lo que sea
que esté tratando en este momento, pero puede haberlo olvidado al siguiente. Lo que quiere decir para
mantener sus promesas, pero no lo hace porque él nunca se consideró lo suficientemente profundo
antemano si él sería capaz de mantenerlos. Es bondadoso para ayudar a los demás pero es un deudor malo
y constantemente le pide tiempo para pagar. Él es muy sociable, dado a las bromas, satisfecho, no toma
nada muy en serio, y tiene muchos, muchos amigos. Él no es cruel sino difícil de convertir de sus pecados;
puede arrepentirse, pero esta contrición (que nunca se convierte en sentimiento de culpa) pronto se
olvida. Se fatiga fácilmente y se aburre con el trabajo, pero se dedica constantemente a meros juegos;
estos llevan consigo un cambio constante, y la persistencia no es su fuerte.2

La creatividad siempre está involucrada en la descripción de un típico Sanguine, Colleric, Melancholy o


Phlegmatic. Dichas descripciones de temperamento generalmente se asemejan a los personajes de
películas o libros más que cualquier tipo de categorías científicamente establecidas para analizar a las
personas.

¿Por qué son los cuatro temperamentos populares?


Los cuatro temperamentos, que en gran medida habían pasado de moda desde la época medieval, se han
popularizado entre los cristianos evangélicos de la misma manera que la astrología ha ganado popularidad
entre los no cristianos. Tal vez debido a las complejidades cada vez mayores de la vida y a numerosos y
complejos sistemas psicológicos, las personas buscan formas simples de comprenderse a sí mismas y a los
demás.
Y es por eso que los cuatro temperamentos han vuelto. Son fáciles de entender y usar. Ofrecen
explicaciones simples sobre la complejidad de las diferencias individuales y proponen soluciones simples
para problemas complejos de la vida. Además, muchos cristianos confían en la teoría de los cuatro
temperamentos porque creen que es confiable, útil y compatible con la Biblia.
Desde el principio, las tipologías se diseñaron para ayudar a las personas a comprenderse a sí mismas y
mejorar su condición. Cada uno de los cuatro temperamentos tiene características positivas y negativas.
Los rasgos positivos se llaman "fortalezas" y los negativos se denominan "debilidades". Por lo tanto, la
idea es ayudar a las personas a comprenderse a sí mismas y a los demás a través de la identificación de
rasgos positivos y negativos.
Entonces, una vez que se comprenden a sí mismos de acuerdo con sus fortalezas y debilidades, pueden
trabajar para mejorar sus fortalezas y superar sus debilidades. Además, una vez que se hayan metido en las
cajas, no se sorprenderán cuando surjan rasgos negativos en el comportamiento. Habrá una ilusión de
poder predecir el comportamiento.
¿Verdadero y confiable?
La teoría de los cuatro temperamentos también da una ilusión de verdad. Uno puede aplicar todos los
rasgos descriptivos a todos los humanos en mayor o menor grado. Por lo tanto, cuando las características
del temperamento se ubican en categorías, las personas pueden verse fácilmente a sí mismas debido a la
naturaleza universal de los rasgos, como amigable, confidente, sensible, confiable, etc.
Luego, cuando se les dice a las personas que pueden ser una combinación de los cuatro temperamentos,
pueden encajar fácilmente en una clasificación. Eso no significa que los cuatro temperamentos sean en sí
mismos exactos o útiles. Solo significa que consisten en rasgos universales y que las personas pueden
identificarse con ellos hasta cierto punto.
Los cuatro temperamentos son categorías amplias y arbitrariamente definidas de palabras descriptivas de
aplicación universal que se aplican a un gran número de personas. Sin embargo, cuando las personas se
aplican categorías a sí mismos y a los demás, piensan que tienen información específica. En realidad,
pueden tener una amplia aproximación que podría ser parcialmente cierta en un sentido muy general. Esto
se menciona en la literatura de investigación como el efecto Barnum, que lleva el nombre del showman del
circo PT Barnum.
En su libro Astrología: ¿Los Cielos gobiernan nuestro destino? John Ankerberg y John Weldon declaran que
"la carta de cualquier persona es potencialmente relevante para cada otra persona" 3. Al igual que en la
astrología, una categoría de cuatro temperamentos en particular es potencialmente relevante para todos.
Como mostraremos más adelante, hay más posibilidades de variación entre los doce signos del zodíaco
que con los cuatro temperamentos. Por lo tanto, su declaración sería aún más aplicable a los cuatro
temperamentos.

A pesar de la falta de evidencia científica o de erudición bíblica, los libros sobre identificación y
transformación de temperamentos a menudo suenan autoritativos. Incluyen tanto información plausible
como especulación salvaje presentada como un hecho comprobado. Una vez que una persona está
enganchada a tal sistema de comprensión de sí mismo y de los demás, verá todo desde esa perspectiva.
Además, una vez que una persona está convencida de que se ajusta a una categoría o combinación de
categorías en particular, buscará y notará pruebas confirmatorias. Buscará la validación y la encontrará
incluso cuando no esté allí. Incluso tenderá a actuar de acuerdo con su nueva comprensión. En otras
palabras, se ajustará a esa categoría.
Peter Glick, en su artículo "Stars In Our Eyes", dice que la tendencia a buscar y notar pruebas confirmatorias
explica por qué ", a pesar de la falta de evidencia de su validez. . . millones de personas recurren diariamente
a los horóscopos en busca de pistas para liderar sus vidas "4.
Lo mismo es cierto de los cuatro temperamentos. Parecen ser ciertas porque la gente quiere que sean
verdad. Parecen funcionar porque la gente quiere que trabajen.

Mayor comprensión?
Otra razón de su popularidad es que el conocimiento de los cuatro temperamentos también puede dar la
ilusión de una percepción excepcional de uno mismo y de los demás. Mediante el uso de listas de palabras
y frases descriptivas, las personas se asignan a sí mismas y a otros a categorías Sanguinas, Coléricas,
Melancólicas y Flemáticas. La suposición es que una vez que han colocado a alguien en una categoría,
pueden entender y conocer mejor a esa persona. Sin embargo, todo el proceso de poner a una persona en
una categoría no conduce a una comprensión sustancial adicional de nadie.
El proceso de categorizar a uno mismo y a los demás depende del conocimiento subjetivo previo. Todo lo
que sucede es que el conocimiento subjetivo que uno ya tiene sobre una persona se organiza según un
arreglo artificial y se le da un nombre. Por ejemplo, si "descubres" que tu hijo es "flemático", ya estarías
familiarizado con suficientes características para alinearlas con los adjetivos enumerados en "Flemático".
Todo lo que ha hecho es hacer coincidir las características descriptivas y proponer un nombre: "flemático".
Pero como la lista no pudo haber incluido todo sobre su hijo, la palabra flemático puede ser inexacta y
engañosa. En realidad, podría entender menos a su hijo por haber coincidido con los adjetivos disponibles,
ya que ahora puede centrarse en esas características e ignorar otras que podrían ser mucho más
importantes.
Conocer los rasgos y categorías del temperamento en realidad puede obstaculizar el conocimiento y la
comprensión de nosotros mismos y de los demás. Por ejemplo, una característica puede notarse en una
persona en una situación particular. Luego, tan rápido como un flash, esa persona aparece en una categoría
y se le asignan las otras características asociadas con ese temperamento, independientemente de si las
otras características se aplican específicamente. Tan pronto como una persona se coloca en una categoría
de temperamento, hay una tendencia a ver a esa persona en consecuencia. Entonces, el usuario del
temperamento simplemente puede reaccionar ante la etiqueta, en lugar de responderle como una persona
real y viva.
El uso de temperamento o tipologías de personalidad socava la variedad compleja de diferencias
individuales expresadas dentro de la gran posibilidad de interacciones y circunstancias sociales. Las
personas no son exactamente iguales en diferentes circunstancias. Quien puede parecer reservado y
callado en algunas circunstancias puede ser muy expresivo y extrovertido en los demás.

Una excusa para el comportamiento?


Otra razón para la popularidad de los cuatro temperamentos puede ser su atractivo carnal. Aquellos que
alientan a los cristianos a utilizar los cuatro temperamentos para el crecimiento espiritual advierten
constantemente contra el uso de las debilidades del temperamento como excusas para el
comportamiento. Desafortunadamente, esa es una gran tentación para pasar de "entender" por qué actúo
de cierta manera a "excusar" el comportamiento pecaminoso debido a "mi temperamento". Siempre que
el comportamiento pecaminoso es etiquetado como "debilidades", hay un sentido menguante de la
responsabilidad y la sensación de estar atrapado en la impotencia. Una vez resignados a la debilidad de
uno, uno puede intentar "compensar" esa "debilidad" desarrollando y centrándose en las llamadas
"fortalezas" del temperamento particular que uno cree que tiene.

Una apelación a la carne y el orgullo?


Mientras que algunos pueden estar tentados a usar su tipo de temperamento para excusar el
comportamiento, otros pueden sentirse atraídos por cualidades positivas asociadas con su tipo particular.
Cada categoría tiene características positivas que una persona puede aplicar a sí mismo.
Es fácil para muchas personas encajar en varias categorías a través de listas de características positivas. Es
cuando aparecen las características negativas que las personas tienden a alejarse de ciertas categorías y se
limitan principalmente a una categoría, siempre que lo positivo supere lo negativo. Los cuatro
temperamentos parecen funcionar debido a las ilusiones positivas que la gente tiene sobre sí misma.
La tentación posterior es volverse orgulloso del propio temperamento y de uno mismo. "Oh, sí, soy un
Sanguine. Soy extrovertido, amistoso, cálido y entusiasta. Sin embargo, no soy inconsistente, entonces
debo ser parcialmente flemático. "De hecho, uno puede escoger y elegir entre las características y llegar a
una concepción de sí mismo muy tentadora y engañosa simplemente mediante la aplicación de
características atractivas para uno mismo.
Cada vez que hay un sistema que alienta a las personas a analizarse a sí mismas, el auto-enfoque puede
conducir al orgullo. O bien, puede llevar a la autocompasión inversa del orgullo oa cualquiera de las otras
actividades de mente y corazón que se preocupan por uno mismo.

¿Mejor comunicación?
Otras razones para la popularidad de los cuatro temperamentos son las promesas directas e implícitas de
mejorar la comunicación. Cuando los autores de libros de temperamento sugieren formas de mejorar la
comunicación a través de la comprensión de los cuatro temperamentos, existe un requisito subyacente
para determinar el temperamento del cónyuge, los hijos, los socios comerciales y otras personas con las
que uno podría desear una mejor comunicación. Todo tipo de personas que profesan cristiandad se están
analizando a sí mismas y otros de acuerdo con los cuatro temperamentos. En lugar de comunicarse sobre
la base del amor y la verdad como se revela en las Escrituras, están tratando de manipular las relaciones
para que se ajusten a las fortalezas y debilidades del temperamento. De hecho, usar los temperamentos
puede convertir las interacciones espontáneas en intercambios manipuladores.

¿Mejora personal o santificación?


Los libros más vendidos sobre los cuatro temperamentos y otras tipologías similares dan a las personas la
idea de que pueden cambiarse a sí mismos para siempre, siempre que tengan este conocimiento especial.
Algunas personas piensan que a través de este conocimiento particular, pueden reemplazar sus
debilidades con sus fortalezas y así mejorar su propia identidad y mejorar su comportamiento. Promesas
de mejora y cambio abundan en libros que ofrecen "temperamentos transformados".
Algunos libros equiparan la naturaleza humana pecaminosa con los cuatro temperamentos y el fruto del
Espíritu con el llamado nuevo temperamento que recibe un cristiano cuando nace de nuevo. Los libros
ofrecen incluso más que la superación personal; ofrecen un nuevo temperamento para resaltar y mejorar
las fortalezas del temperamento existente, que ya ha sido identificado como la naturaleza pecaminosa. Por
lo tanto, a través de la religión de los cuatro temperamentos, el nuevo nacimiento supuestamente le da a
uno un nuevo temperamento, que supuestamente mejora y realza el temperamento viejo, pecaminoso y
natural. Obviamente, intentar casar la teoría de los cuatro temperamentos con las doctrinas de la salvación
y la santificación conduce a una gran confusión teológica.
En lugar de aclarar las doctrinas bíblicas de la creación del hombre, la salvación y la santificación,
concentrarse en los cuatro temperamentos enturbia el agua. Peor aún, la teología de los cuatro
temperamentos envenena el agua pura de la Palabra.
Cuando uno usa la Biblia para promover las teorías de las mascotas y transmuta el fruto del Espíritu en
rasgos de temperamento, uno termina con una religión de obras. En el mejor de los casos, estudiar los
cuatro temperamentos puede ayudar a una superación personal muy superficial. Pero, incluso esa
posibilidad no ha sido científicamente verificada. El quid de la cuestión es este: ¿deberían los cristianos
aprender y utilizar la teoría de la personalidad de los cuatro temperamentos o cualquier otra teoría
psicológica de la personalidad con el propósito de comprender la naturaleza humana y progresar en su vida
espiritual?

Compatible con las Escrituras?


Muchos cristianos están cautivados por las doctrinas populares de los cuatro temperamentos, porque se
han convencido de que las enseñanzas son compatibles con las Escrituras. Estamos viviendo en una
sociedad psicologizada.

Muchos cristianos se han convertido en consejeros psicólogos que intentan integrar sus teorías
psicológicas y terapias con el cristianismo. Cada psicólogo o consejero que intenta integrar las teorías
psicológicas con el cristianismo cree que su combinación es bíblica. Puede estar incorporando las teorías
de la personalidad de Sigmund Freud, Carl Jung, Alfred Adler, Abraham Maslow, Fritz Perls, Carl Rogers,
Albert Ellis y / o Viktor Frankl. Sin embargo, existen serios problemas con los intentos de integrar las teorías
psicológicas de la personalidad con la Biblia.
El problema principal es que tales teorías de la personalidad y el asesoramiento ofrecen explicaciones no
bíblicas sobre quién es el hombre, cómo debe vivir y cómo cambiarlo. Si bien puede parecer que hay puntos
de acuerdo, como la importancia del amor, en la base tales teorías son antitéticas al cristianismo. Cada uno
presenta una visión del mundo desprovista de Dios. Cada uno da una filosofía de vida no bíblica (quién es
el hombre, por qué está aquí y cómo debería vivir). Y, cada uno ofrece otro medio de salvación y
santificación. Por lo tanto, las teorías psicológicas de la personalidad son en realidad sistemas religiosos
rivales.
Los cuatro temperamentos y otros sistemas de tipo de personalidad no se originaron en las Escrituras. Son
parte de ese conjunto filosófico / psicológico de sistemas hechos por el hombre y opiniones personales que
intentan explicar la naturaleza del hombre y los métodos actuales para el cambio. Los autores cristianos
que promueven los cuatro temperamentos y tipologías similares basan sus ideas en teorías psicológicas no
comprobadas y observaciones subjetivas que no se basan ni en los rigores de la investigación científica ni
en los rigores del estudio exegético de la Biblia.
Las teorías de la personalidad y las tipologías de temperamento están llenas de nociones humanas sobre
la naturaleza del hombre, cómo debe vivir y cómo cambia. Las pruebas de temperamento y los inventarios
de personalidad también se basan en el mismo endeble fundamento de la subjetividad psicológica más que
en la ciencia o la Biblia.

¿Qué tipo de psicología?


Como en nuestros otros libros, cuando hablamos de teorías psicológicas, terapias y técnicas, no nos
estamos refiriendo a toda la disciplina de la psicología. Nuestra preocupación es con esa parte de la
psicología que trata con la naturaleza del hombre, cómo debería vivir y cómo cambia. Debido a que tales
teorías tratan con los aspectos no físicos de la persona, se entrometen en la misma esencia de las doctrinas
bíblicas del hombre, incluyendo su condición caída, la salvación, la santificación y la relación de amor y
obediencia a Dios. Las teorías psicológicas ofrecen una variedad de explicaciones alternativas sobre la
condición humana, pero son meramente opiniones y especulaciones que suenan científicas.
A lo largo de este libro nos referimos a estudios de investigación, porque si se puede hacer un caso para el
uso de cualquier tipo de psicología, debe ser apoyado en la investigación. Queremos dejar perfectamente
claro, sin embargo, que creemos que la Biblia se sostiene por sí misma. No necesita verificación científica
o soporte. Las presuposiciones cristianas comienzan con las Escrituras, y cualquier información extraída
del entorno es contestable a las Escrituras, no viceversa. Por lo tanto, no usamos resultados de
investigación para probar que la Biblia es correcta. Eso es totalmente innecesario. Citamos investigaciones
para revelar la naturaleza no científica de los tipos de teorías y técnicas psicológicas que parecen ser
populares entre los cristianos evangélicos.
Mientras continuamos aquí para abordar nuestras preocupaciones sobre la promoción prevaleciente de
las opiniones psicológicas, veremos la historia y el desarrollo de los cuatro temperamentos y cómo se
relacionan con la práctica de la astrología. También examinaremos otras tipologías de personalidad,
inventarios de personalidad y perfiles, y los supuestos básicos que subyacen a su uso, en términos de si son
científicamente válidos, prácticamente útiles o bíblicamente válidos. Y finalmente, consideraremos una
alternativa bíblica a las tipologías y pruebas de la personalidad.

Una breve mirada a la historia de los cuatro temperamentos revelará que sus orígenes se encuentran en
los mitos antiguos y las prácticas ocultas. Desde la antigüedad hasta la Edad Media, los médicos y filósofos
utilizaron su comprensión de los cuatro humores (fluidos corporales), los cuatro temperamentos y los
signos del zo- dac para tratar enfermedades y comprender las diferencias individuales entre las personas.
Los cuatro elementos de la cosmología griega son básicos para la teoría de la personalidad del cuatro
temperamento. El filósofo griego Empédocles (495-425 a. C.) enseñó que había cuatro elementos
principales en el universo conocido: fuego, aire, tierra y agua. Cada uno tenía calidades específicas de
cálido, frío, seco y húmedo con el fuego tibio y seco; el aire es cálido y húmedo; la tierra está fría y seca; y
el agua es fría y húmeda.1 Debido a la mezcla inherente de la cosmología con la mitología, cada elemento
también tenía su dios o diosa correspondiente. Al escribir sobre los cuatro elementos, Empédocles dijo:

Primero, por lo tanto, permítanme decirles que hay cuatro raíces: Zeus, el resplandeciente, Hera y
Aidoneus, y Nestis, que derrama en sus lágrimas la fuente de vida del hombre.2

Zeus es el fuego, Hera el aire, Aidoneus la tierra y Nestis el agua. Los cuatro elementos y sus cualidades
también formaron parte de la astrología griega temprana.3
Hipócrates (460-377 aC) luego amplió la teoría de Empédocles sobre cuatro elementos y enseñó que había
cuatro fluidos corporales o humores correspondientes: sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema. Él teorizó
que la salud dependía del equilibrio apropiado de esos humores en el cuerpo y que las enfermedades eran
causadas por un desequilibrio de los fluidos corporales.
Hipócrates también enseñó que había una relación entre los fluidos corporales y las temporadas anuales
con las variaciones estacionales de cada fluido. Por ejemplo, se observó que la flema aumentaba en el
invierno y era la más débil en el verano.5 (¿Una teoría temprana del resfriado común?)
Hipócrates creía que las personas tenían diferentes proporciones de humores con un humor más o menos
dominante. Por lo tanto, su esquema de relaciones entre los elementos y sus cualidades, los fluidos
corporales (humor) y las estaciones se vería así:

Elemento Cualidades Humor Tipo Temporada


Aire Cálido / Sangre húmeda Sanguine Resorte Fuego Caliente / Seco Amarillo Bilis Colérico Verano Tierra
Frío / Seco Negro Bilis Melancólico Otoño
Frío acuático / húmedo Flema flemático invierno

A Hipócrates generalmente se le atribuye la teoría del temperamento humoral de la personalidad, ya que


conectó los tipos con los estados mentales y físicos. Por ejemplo, la sangre, al ser cálida y húmeda, hizo
que las mejillas se sonrosen y promovió un temperamento alegre (Sanguino). La flema, por otro lado, se
consideraba fría y húmeda y producía una piel de aspecto acuoso, incolora y un temperamento suave o
inactivo. Sin embargo, Hipócrates le prestó atención principal a los humores, ya que se relacionaban con la
enfermedad más que con la personalidad. Y aunque desarrolló la idea original de los fluidos corporales
correspondientes a los cuatro elementos y vio conexiones entre los fluidos corporales y el temperamento,
no desarrolló completamente la teoría del temperamento de los tipos de personalidad.
Otros continuaron usando y construyendo sobre las premisas originales de Hipócrates. Por ejemplo, Platón
(427-347 aC), que había estudiado bajo Sócrates, sostenía que la locura era el resultado de humores
mórbidos que contactaban el alma mortal de una persona6. Platón enseñó que las cualidades de los
elementos y la constitución de los humores se relacionaban directamente con comportamiento. Él dijo:

La verdad es que la intemperancia del amor es una enfermedad del alma debido principalmente a la
humedad
y la fluidez que se produce en uno de los elementos por la consistencia suelta de los huesos.7
Platón continuó su diálogo erróneo argumentando que el mal comportamiento fue causado, al menos en
parte, por la condición corporal:

Porque ningún hombre es voluntariamente malo; pero lo malo se vuelve malo a causa de una mala
disposición del cuerpo y una mala educación, cosas que son odiosas para cada hombre y le ocurren contra
su voluntad.

Platón luego explicó cómo sucedió eso:

Porque donde el ácido y la saliva y otros humores amargos y biliosos deambulan en el cuerpo, y no
encuentran salida ni escape, sino que se acumulan y mezclan sus propios vapores con los movimientos del
alma, y se mezclan. . . y ser llevado a los tres lugares del alma. . . crean infinitas variedades de mal genio y
melancolía, de temeridad y cobardía, y también de olvido y estupidez.

El alumno de Platón, Aristóteles (384-322 aC), creía que la forma del cuerpo también reflejaba las
actividades del alma. Estaba interesado en cómo los humores estaban involucrados en la formación del
cuerpo y la mente. Asociaba la sangre cálida y espesa con la fuerza y la sangre fría y delgada con
inteligencia.
Aristóteles también escribió extensamente sobre la relación de la bilis negra con un temperamento
melancólico.
Como creía firmemente en la teoría humoral de Hipócrates, Aristóteles concluyó que las perturbaciones
mentales y emocionales eran de origen físico12.
Claudio Galeno de Pérgamo (130-200 dC) fue el médico que adelantó las teorías de Hipócrates y los llevó al
mundo romano. Se basó en las teorías originales de Hipócrates y escribió más ampliamente sobre la
relación entre humores y temperamentos. Buscó explicar las diferencias emocionales y de
comportamiento entre las personas y desarrollar tratamientos que serían adecuados para los de diferentes
temperamentos.13 De hecho, algunas de sus descripciones de las características fisiológicas y su relación
con la personalidad eran bastante detallado. Todo podría explicarse presumiblemente por un equilibrio de
los humores con las cualidades de cálido, frío, seco y húmedo. Por ejemplo, Galen escribió:
Aquellos que son más cálidos son más peludos e irascible. . . . Si sus muslos muestran pelo denso, son muy
lascivos. . . . Pero si alguien tiene mucho pelo en el pecho, su cuerpo no necesariamente está mucho más
caliente, ya que la mayor parte de su calor está en su corazón y, por lo tanto, es más apasionado. . . . Pero
si su piel es lampiña, suave y blanca, entonces se vuelve cobarde, tímido y poco emprendedor.14

Galen combinaba cualidades elementales y humores corporales con características de personalidad más
específicas. Brevemente su esquema se vería así:

Elemento Cualidades Humor Tipo Rasgos

Aire caliente / sangre húmeda Sanguine alegre cálido


Fuego caliente / seco Amarillo bilioso Colérico rápido para enojarse
Tierra fría / seca melancolía biliar melancolía
Flema de agua fría / húmeda Plácida flemática, lenta

La palabra temperamento en sí proviene de la palabra latina temperamentum que significa "mezcla


adecuada". La idea era que si los fluidos corporales se atenuaban, es decir, se reducían en su intensidad
equilibrando los humores entre sí, entonces se producía la curación. Debido a que los primeros griegos y
romanos creían que los fluidos corporales estaban influenciados por la presencia universal de los cuatro
elementos (aire, fuego, tierra y agua), también creían que el equilibrio podía verse alterado por los cambios
atmosféricos. Incluso se creía que las posiciones de varios planetas alteraban los fluidos, para bien o para
mal, porque se creía que había una "relación directa entre el macrocosmos del universo y el microcosmos
del organismo". Creían además que "los contrarios deberían ser curados por contrarios. "15 Esto es muy
similar al concepto astrológico de las polaridades y los intentos actuales de equilibrar las características
negativas de la personalidad con sus opuestos.

Una conexión antigua con la Astrología.


La teoría de la personalidad de los cuatro temperamentos estaba intrínsecamente ligada a otro sistema
correspondiente de personalidad mecanográfica: los signos astrológicos del zodíaco. La Enciclopedia de
Psicología dice:

Aunque los patrones cambiantes en el cielo se estudiaron primero con el fin de encontrar portentos de
eventos que afectarían la vida del grupo, una relación de la relación entre los rasgos personales y el
momento del nacimiento comenzó a evolucionar mucho antes del comienzo de la Era cristiana. Es central
para las visiones astrológicas de la personalidad un sistema de 12 patrones o tipos que corresponden a los
12 signos del zodíaco. Se puede considerar que los 12 tipos incluyen tres modos de expresión de cada uno
de los cuatro elementos señalados por Empédocles, ya que se dice que hay tres signos de aire, tres signos
de tierra, tres signos de fuego y tres signos de agua. Esta tipología ha disfrutado de cierta popularidad por
más de
2000 años.16

Los doce tipos de personalidad del zodíaco están dispuestos en cuatro conjuntos con tres signos en cada
conjunto. Estos se llaman trigonios o triplicidades. Cada triplicidad se corresponde con uno de los cuatro
elementos de Empédocles. Además, cada triplicidad corresponde con una de

Los cuatro humores de Hipócrates. Y cada triplicidad se corresponde con uno de los cuatro
temperamentos. Desde Empédocles hasta Galeno, cada persona que desarrolló esas categorías también
creía en las influencias de los planetas y las estrellas sobre los elementos, los humores y los
temperamentos.
La conexión entre las personalidades basadas en los fluidos corporales y las personalidades basadas en los
arreglos de los cuerpos celestes era la creencia astrológica de que cada persona es un microcosmos del
macrocosmos (el universo). Otro dicho astrológico antiguo era "como arriba, abajo". La siguiente tabla
revela el vínculo entre los cuatro temperamentos y los signos del zodíaco:

Elemento Humor Temperamento Zodiaco

Air Blood Sanguine Gemini Libra Acuario


Fuego amarillo biliar Colérico Aries Leo Sagitario
Tierra Negro Bilis Melancolía Tauro Virgo Capricornio
Flema de agua Phlegmatic Cancer Scorpio Piscis

La conexión entre los cuatro temperamentos y el zodíaco no es una coincidencia. Aunque gran parte de lo
que Galen escribió no incluía la astrología, dos de sus trabajos se centraron en la medicina astrológica. En
su pronóstico de la enfermedad por la astrología, Galen presentó su teoría de cómo la disposición relativa
de la luna, los signos del zodíaco y los planetas podrían guiar a un médico en el tratamiento de la
enfermedad. A través de estas configuraciones astrológicas, en relación con el humor y el temperamento
dominantes de un individuo, Galen creía que podía predecir qué enfermedades tendría una persona, qué
tratamiento debería administrarse y cuál sería el pronóstico.
En su libro Tipos psicológicos, Carl Jung también nota claramente la relación entre la astrología y los cuatro
temperamentos. Él dice:

Desde los primeros tiempos, se han realizado intentos para clasificar a los individuos según los tipos, y así
poner orden en el caos. Los intentos más antiguos que conocemos fueron realizados por astrólogos
orientales que idearon los llamados trigones de los cuatro elementos: aire, agua, tierra y fuego. El trigon
del aire en el horóscopo consiste en los tres signos aéreos del zodiaco, Acuario, Géminis, Libra; el trigon de
fuego se compone de Aries, Leo, Sagitario. De acuerdo con esta visión antigua, quienquiera que nazca en
estos trígonos comparte en su naturaleza aérea o ardiente y tendrá un temperamento y un destino
correspondientes. Estrechamente relacionada con este antiguo esquema cosmológico está la tipología
fisiológica de la antigüedad, la división en cuatro temperamentos correspondientes a los cuatro
humores.Lo que primero fue representado por los signos del zodíaco fue luego expresado en el lenguaje
fisiológico de la medicina griega, dándonos la clasificación en el flemático, sanguíneo, colérico y
melancólico. Estas son simplemente designaciones para las secreciones del cuerpo. Como es bien sabido,
esta tipología duró al menos mil setecientos años. En cuanto a la teoría del tipo astrológico, para asombro
de los iluminados, aún hoy permanece intacta e incluso disfruta de una nueva moda18.para asombro de los
iluminados, aún permanece intacto hoy e incluso goza de una nueva moda18.para asombro de los
iluminados, aún permanece intacto hoy e incluso goza de una nueva moda18.

La edad Media.
La teoría de la personalidad de los cuatro temperamentos de Galeno continuó utilizándose hasta bien
entrada la época medieval dentro de su contexto original de astrología. En su artículo para la Encyclopedia
of Psychology, KJ Shapiro dice:

Sintetizando ideas de la medicina y astronomía clásica griega, una teoría de los temperamentos que
prevalecía hasta la época medieval sostenía que, por ejemplo, una disposición sanguínea reflejaba una
combinación particular de humores en el cuerpo y que, a su vez, esta combinación había sido arreglada por
una cierta configuración de las estrellas en el momento del nacimiento de un individuo.19

La gente comúnmente creía que habían adquirido su temperamento al nacer bajo cierto signo astrológico
y que sus fluidos corporales estaban sujetos a influencias planetarias. Por lo tanto, muchos médicos
durante la Edad Media también fueron astrólogos.
La visión medieval del hombre, la naturaleza y el universo reflejaba ideas griegas que tenían que ver con
los cuatro elementos, los cuatro humores, los cuatro temperamentos y la astrología. En su libro The Mind
of the Middle Ages, Frederick Artz dice:

La estructura del hombre, el microcosmos, siguió la estructura del universo, el macrocosmos ... Se formó a
partir de la ciencia griega, las ideas religiosas y el folclore como una maraña interminable de astrología,
alquimia y química. , geografía y otras ciencias.20

La estrecha conexión entre la astrología y los cuatro temperamentos también se puede ver en esta
descripción de la alquimia medieval:
El alquimista medieval creía, siguiendo la tradición del gran Aristóteles, que el cuerpo del hombre, como
todas las demás cosas materiales, estaba compuesto de cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua. Cada
individuo tenía su propia mezcla particular de estos, su temperamento, como lo llamaban. Esto fue
determinado en la concepción y el nacimiento por la influencia de las constelaciones y los planetas. Las
aptitudes, debilidades y posibilidades de éxito o fracaso de cada ser humano surgieron de su composición
elemental. Como nadie se había mezclado adecuadamente desde Adán, surgió el problema de descubrir
algún remedio soberano, el secretum maximum, que limpiaría y rectificaría la composición del hombre y
produciría un supervisor, lleno de vigor físico y mental y disfrutando de una vida prolongada a través de
muchos alegres siglos De ahí la búsqueda persistente del Elixir,o piedra filosofal, que debe producir estos
maravillosos resultados, así como transformar los metales más bajos en oro.21

A pesar de haber sido condenados por eclesiásticos durante la Edad Media, muchos clérigos seguían los
principios astrológicos cuando practicaban la medicina. En su libro Suggesion of the Devil, la Dra. Judith
Neaman declara que las tablas, diagramas y poemas aforísticos medievales demuestran que la astrología
se usó junto con los cuatro humores y temperamentos tanto en la medicina como en los asuntos
cotidianos. La visión medieval de la personalidad era que la disposición de las estrellas y los planetas en el
zodac determinaba la personalidad de cada persona tanto al nacer como a lo largo de su vida.

Tipologías posteriores.
A través de los años, los filósofos, psiquiatras y psicólogos han ideado numerosas tipologías para clasificar
a las personas de acuerdo con el comportamiento social, los modos de sentir y percibir, las actitudes e
incluso el físico corporal, ya que podría relacionarse con el temperamento.

Los cuatro temperamentos finalmente se devaluaron y se consideraron reliquias de antiguos y limitados


intentos de comprender y tratar las diferencias individuales. Aunque siguieron siendo un punto de novedad
histórica, a menudo son totalmente ignorados en los libros de texto actuales de psicología. De hecho,
pocos estudiosos prestan seria atención a las cuatro clasificaciones de temperamento, excepto como
referencia histórica.
Sin embargo, los temperamentos han estado disfrutando de un renacimiento fuera de los círculos
científicos. Neaman señaló en 1975:

Muy degradadas, pero extrañamente influyentes, las tradiciones sobreviven hasta nuestros días en las
formas populares de los horóscopos y en palabras como "sanguíneo", "chocórico", "maníaco", "flemático"
y "melancólico". El mundo moderno está experimentando una resurgimiento del interés en la relación
entre la genética, las temporadas de nacimiento, los rasgos físicos y las disposiciones psíquicas22.

Y en ninguna parte los cuatro temperamentos son más populares que entre astrólogos y cristianos
evangélicos.
Los cuatro temperamentos evolucionaron desde una visión mitológica y astrológica del hombre y el
universo. Se combinaron consistentemente con los signos del zoodiac. Siguen siendo utilizados para
mejorar la condición humana a través del conocimiento y el temple de las fortalezas y debilidades presentes
en el momento del nacimiento. Aunque los cristianos que usan los cuatro temperamentos hoy en día lo
hacen sin el resto de la astrología, los cuatro temperamentos son esa característica de la astrología que los
cristianos hacen palpable.

La astrología es mucho más compleja que los cuatro temperamentos. Sin embargo, en realidad pertenecen
juntos. Desde las primeras ideas de los cuatro temperamentos y hasta la Edad Media, se creía que el
temperamento de una persona se había establecido de acuerdo con las configuraciones del sol, la luna y
los planetas. Si una persona naciera bajo un signo solar particular, tendría un temperamento
predeterminado.
El signo solar de una persona se refiere a la sección del zodíaco que el sol estaba atravesando cuando nació
la persona. Aunque el signo solar es el principal signo astrológico relacionado con el temperamento de una
persona, las variaciones del temperamento también dependen de otras configuraciones en el cielo en el
momento exacto del nacimiento. De hecho, un astrólogo que proyecte el horóscopo de una persona
interpretará de 30 a 40 factores principales junto con de 60 a 70 indicadores menores.1 Los horóscopos
pueden ser extremadamente detallados. Por lo tanto, además de nacer bajo el signo Géminis del zodíaco,
por ejemplo, y por lo tanto ser un tipo de Sanguine, otros factores traerían aspectos adicionales del
temperamento. Es por eso que los horóscopos se emiten para individuos.

Los cuatro temperamentos y el zodíaco.


Los doce signos del zodíaco están ordenados según los elementos (fuego, tierra, aire y agua), los humores
(bilis amarilla, bilis negra, sangre y flema) y los temperamentos (colérico, melancólico, sanguíneo y
flemático) tres veces en secuencia. El orden es el siguiente:

Temperamento del humor del elemento del zodiaco


Aries Fuego Amarillo Bilis Colérico Tauro Tierra Negro Bilis Melancolía Géminis Aire Sangre Sanguino Cáncer
Agua Flema Flemático

Leo Fuego Amarillo Bilis Colérico Virgo Tierra Negro Bilis Melancolía Libra Aire Sangre Sanguine Escorpio
Agua Flema Flemático

Sagitario Fuego Amarillo Bilis Colérico Capricornio Tierra Negro Bilis Melancolía Acuario Aire Sanguina
Sanguina Piscis Flema de agua Flemática

Por lo tanto, hay tres signos de fuego (colérico), tres signos de tierra (melancolía), tres signos de aire
(Sanguine) y tres signos de agua (flemático). Las repeticiones de tres conforman la triplicidad de fuego , la
triplicidad terrestre, la triplicidad aérea y la triplicidad hídrica. Cada una de las triplicidades se identifica con
un temperamento así como con un elemento y un humor.
Aries, Leo y Sagitario forman la "triplicidad de fuego". Los astrólogos enseñan que estos signos manifiestan
"diferentes aspectos del temperamento colérico". 2
Los signos de melancolía pertenecen a la "triplicidad de la tierra", y son Tauro, Virgo y Capricornio.3 Se
pensaba que la melancolía provenía de "un exceso de elemento de la Tierra en la composición psicológica
de la personalidad" 4.
Los tres signos zodiacales asociados con el elemento aire son Géminis, Libra y Acuario. Estos constituyen
la "triplicidad aérea", que se considera que manifiesta "diferentes aspectos del temperamento Sanguine".
Observe cómo la siguiente descripción de esta triplicidad coincide con una descripción general Sanguine:

Como el aire era considerado como el más "inquieto" de los cuatro elementos, los tres signos de aire se
consideraban dominados por diversos grados de descanso y vacilación. . . .
Cada uno de los signos de aire es versátil y está dedicado a las relaciones humanas, pero tiende a perderse
en asuntos superficiales y transitorios.5

Los adjetivos utilizados para describir Géminis, por ejemplo, son: "versátil, idealista, comunicativo,
imitativo, inventivo, alerta, inquisitivo". . . inquieto, impaciente, inestable, superficial. "6 Los adjetivos que
se usan a menudo para describir el temperamento Sanguineo son: sociable, extrovertido, comunicativo,
agradable, amistoso, animado, responsable, compasivo, despreocupado, inquieto, indisciplinado.
Los signos flemáticos pertenecen a la "triplicidad hídrica" y son Cáncer, Escorpio y Piscis.7 Se pensaba que
el temperamento flemático provenía de "un exceso del elemento Agua en la composición psicológica de
la personalidad" 8. Por lo tanto, los temperamentos eran una parte integral de la astrología.
La conexión de los cuatro temperamentos con la astrología no es accidental, sino más bien por diseño
original. Las teorías del temperamento se construyeron sobre las mismas premisas que la astrología, y
posteriormente se usaron juntas durante muchos años. Incluso en el siglo XX, los cuatro temperamentos
mantienen su lugar en la astrología.
Fue solo cuando varios psicólogos examinaron los cuatro temperamentos o los extrajeron para formar sus
propias teorías y categorías de personalidad que los cuatro temperamentos han sido tratados como si
fueran independientes de la astrología. Sin embargo, si bien pueden parecer independientes, los cuatro
temperamentos son intrínsecamente parte de la astrología. Constituyen una forma inadvertida para que
las personas practiquen un tipo de determinismo psíquico y esotérico astrológico sin lanzar un horóscopo
y sin siquiera darse cuenta de que están practicando la esencia de la astrología.

Problemas con la astrología y los cuatro temperamentos.

Los problemas de la astrología abordados por Ankerberg y Weldon también son aplicables a la práctica de
los cuatro temperamentos.9 Ni la astrología ni la teoría de los cuatro temperamentos son científicos.
Ambos son engañosos e inválidos. Ambos reinterpretan la doctrina bíblica. Y ambos están ligados a sus
raíces ocultas.
Si bien tanto la astrología como los cuatro temperamentos han sido sometidos a investigación científica,
ninguno cumple con los requisitos de la ciencia. Ankerberg y Weldon dicen: ". . . para que una teoría sea
legítima, los resultados deben tener relevancia explicativa (la teoría debe explicar algo) y ser falsable (es
decir, ser capaz de ser refutada). "10 (Énfasis en ellos). Dicen que la astrología no cumple con estos
principios básicos. requisitos. Ellos continuaron:

La astrología moderna niega o rechaza prácticamente todos los principios del método científico:
observación cuidadosa (causa y efecto observables); valoración crítica; pruebas experimentales; revisión
por pares (se puede demostrar con éxito a los outs). relevancia explicativa; falsabilidad; causalidad; etc. . .
Con respecto a la astrología, la conclusión indiscutible es que la evidencia científica indica que la astrología
falla en todo lo que dice hacer. (Énfasis en ellos).

Los cuatro temperamentos constituyentes de la astrología fallan en el mismo sentido.

Ankerberg y Weldon describen algunos estudios realizados sobre astrología. Ellos dicen:

El Estudio Mayo-White-Eysenck intentó determinar si la astrología podía predecir si la personalidad de un


adulto sería introvertida o extrovertida. Más de 2,300 adultos tenían sus puntuaciones de extroversión /
introversión tabuladas en el Inventario de Personalidad de Eysenck (EPI), y luego estos puntajes se
correlacionaron con las predicciones astrológicas12.

Los resultados del estudio fueron "marginales", lo que significa que los resultados fueron un poco más
altos que el azar. Sin embargo, cuando se realizaron cinco estudios adicionales, solo dos apoyaron los
hallazgos de Mayo-White-Eysenck.13 Ankerberg y Weldon informan que en investigaciones posteriores el
mismo Eysenck concluyó que "todo el efecto astrológico [del estudio original] se debía a la expectativa y
familiaridad de los sujetos con las características asociadas con sus signos del zodíaco ". 14
Un aspecto interesante de este estudio es que el Inventario de Personalidad de Eysenck tiene sus propios
problemas debido a la naturaleza altamente subjetiva de la introversión y la extroversión. Los mismos
problemas ocurren con los cuatro temperamentos. De hecho, los cuatro temperamentos representan
tanto los problemas de las predicciones astrológicas de temperamento como los problemas de los
inventarios de personalidad, que discutiremos más adelante.
Así como las personas pueden encajar en varias descripciones de las cuatro categorías de temperamento,
podrían encajar en cualquiera de los doce signos del zodíaco. Ankerberg y Weldon dicen: "No es raro
descubrir que una interpretación astrológica dada se ajusta perfectamente a un tema, aunque luego se
descubra que el cuadro es el gráfico equivocado" 15.
Mencionan al Dr. Marc Edmund Jones, que es a la vez ministro presbiteriano ordenado y "astrólogo líder
en Estados Unidos". Jones admite que la mayoría de las interpretaciones astrológicas podrían "adaptarse
a cualquiera, la mayoría del tiempo" 16. Ankerberg y Weldon sostienen: "La astrología parece para trabajar
porque los astrólogos hacen interpretaciones que son, o pueden hacerse, universalmente aplicables ". 17
La gravedad del engaño a través de la astrología es tan grande que Ankerberg y Weldon dicen:

Los estafadores y los practicantes de la medicina curandera son enjuiciados enérgicamente por la sociedad
porque su engaño y mentiras causan daño a las personas. Si los estafadores creen en su propio plan es
irrelevante, ya que el público no puede tolerar el fraude ni lo tolerará. En su propia esfera, la astrología es
una estafa, equivalente a la medicina quack.18

Lo mismo puede decirse de esa parte de la astrología conocida y promovida como los cuatro
temperamentos. Los cristianos sinceros que desean ayudarse a sí mismos y a los demás están involucrados
en un engaño que tiene consecuencias espirituales.
La astrología se ha conectado con Babilonia desde antes de que los israelitas estuvieran esclavizados. Sin
embargo, Dios le habló a Babilonia a través de su profeta Isaías. Él dijo
Él los juzgaría por esta razón:

Porque has confiado en tu maldad; tú has dicho: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu conocimiento te han
pervertido; y dijiste en tu corazón: Yo soy, y ninguno más está a mi lado. Por lo tanto, el mal vendrá sobre
ti; no sabrás de dónde ha salido, y caerán sobre ti mal; no podrás posponerlo; y de ti vendrá súbitamente
la desolación, que no conocerás (Isaías
47: 10-11).

Los babilonios habían confiado en sí mismos, pero más aún, habían confiado en el conocimiento esotérico
y en las actividades ocultas. Por lo tanto, el Señor los desafió a buscar ayuda en esos malos, pero inútiles
ejercicios, y los provocó con estas palabras:

Ponte de pie ahora con tus encantamientos y con la multitud de tus hechizos, en los cuales trabajaste desde
tu juventud; de ser así, podrás beneficiarte, si es así, puedes vencer. Estás fatigado en la multitud de tus
consejos. Deja que los astrólogos, los observadores de las estrellas, los pronosticadores mensuales, se
pongan de pie, y te salve de estas cosas que vendrán sobre ti (Isaías
47: 12-13).

Tales prácticas pertenecen a aquellos que están en rebelión contra Dios. Pertenecen a los primeros
astrónomos que buscaron construir una torre para alcanzar los cielos. No pertenecen al cristiano por el
cual Cristo murió y en quien el Espíritu Santo habita. La astrología es anatema para el cristiano. Y dado que
los cuatro temperamentos son un componente intrínseco de la astrología, también se deben evitar los
cuatro temperamentos.
Si bien la astrología es obviamente oculta y peligrosa para los cristianos, hay algunos cristianos profesantes
que están involucrados en ella. Ankerberg y Weldon cuentan la historia de un ministro que intentó luchar
contra la superstición de la astrología. Como parte de su prueba, hizo que le lanzaran el horóscopo, pero
cuando parecía exacto, estuvo involucrado durante ocho años antes de arrepentirse y recurrir a Dios en
busca de misericordia19.
Describen a otro hombre que había sido cristiano durante 30 años, pero que se interesó en la astrología
por su interés en las obras de Carl Jung que "estaban llenas de referencias al simbolismo astrológico".
Confiesa:
Todos los días durante 10 años me levantaba y calculaba mi cuadro, el de mi esposa y el de mis hijos. En vez
de dedicar tiempo cada día a la oración y al estudio de la Biblia, me sentí motivado a involucrarme en
complicados cómputos e interpretaciones astrológicas. Todo el tiempo, sentí sinceramente que estaba
viviendo mi vida de acuerdo con la voluntad de Dios.

¿Cuántos cristianos creen que ellos también viven sus vidas de acuerdo con la voluntad de Dios, pero al
mismo tiempo están prestando más atención a los cuatro temperamentos en relación con sus familias que
a lo que dice la Palabra del Señor sobre el amor y las relaciones? ¿Cuántos están tratando de mejorar a sí
mismos y a los demás a través de las fortalezas y debilidades de los cuatro temperamentos? ¿Cuántos están
tratando de dar forma a sus personajes de acuerdo con los cuatro temperamentos en lugar de recordar
que es Dios quien está trabajando en cada uno de Sus hijos? Él es quien los está moldeando a la imagen de
Cristo.

Fe en los temperamentos
Los cuatro temperamentos fueron parte de las creencias religiosas durante la época griega. Junto con las
otras prácticas de astrología y la adoración del sol, la luna y las estrellas, existía la creencia de que había un
equilibrio perfecto de temperamentos relacionados con el quinto elemento esotérico. El Diccionario de
Astrología dice: "Los 'cuatro elementos' astrológicos son en realidad cinco, los cuatro exotéricos son
Tierra, Aire, Fuego y Agua, unidos por el quinto, que es el 'Quinteseso'". 21
Los cuatro elementos se consideraron inestables y en tensión entre sí. Se creía que el quinto, aunque no se
ve, mantiene los otros elementos unidos, aunque nunca en perfecto equilibrio. Sin embargo, se pensaba
que la Quintaesencia era el equilibrio perfecto.

De la misma manera, los creyentes de los cuatro temperamentos actuales están trabajando hacia el
equilibrio perfecto de sus rasgos de temperamento. Están las polaridades yendo y viniendo y la lucha para
mejorar las fortalezas y reducir las debilidades. Al mismo tiempo, como en la astrología, hay un
determinismo que confina a las personas a su tipo de temperamento. Este es un sistema de fe y una visión
de uno mismo en un cosmos de elementos que luchan unos contra otros.
Incluso cuando se combinan con las enseñanzas bíblicas, los cuatro temperamentos no se transforman.
Ellos siempre están siendo moderados dentro de los límites del determinismo. La verdadera libertad no
viene de figurar el temperamento de uno según las reliquias de los cuatro temperamentos y la astrología.
Jesús ya nos dio el camino hacia la libertad, y eso es a través de creer en la Palabra de Dios y vivir de acuerdo
con esa Verdad (Juan 8: 31-32).
La verdadera libertad ni siquiera viene de aprender los cuatro temperamentos y luego redefinir el fruto del
Espíritu en los llamados rasgos de temperamento de la nueva naturaleza. Los cuatro temperamentos
tienen sus raíces en el paganismo y la astrología. Los cristianos no necesitan creencias y prácticas paganas,
como los cuatro temperamentos, para crecer espiritualmente. Si lo hicieran, la Biblia habría incluido tales
enseñanzas. Los cuatro temperamentos estaban ciertamente disponibles en ese momento, junto con
todas las otras prácticas paganas que eran una abominación a Dios. En lugar de incorporar las enseñanzas
griegas de los humores y los temperamentos para la superación personal, Pablo insistió en que solo hay un
verdadero Evangelio y que "la esperanza de la gloria" es "Cristo en ti".

Advertencia de Pablo.
El apóstol Pablo advirtió: "Guardaos de que nadie os arruine por la filosofía y el engaño vano, según la
tradición de los hombres, según los rudimentos del mundo, y no según Cristo" (Colosenses 2: 8). Su
advertencia puede haber incluido una referencia directa a los rudimentos de la astrología y los cuatro
temperamentos. Dos conceptos básicos que tenían que ver con los primeros astrólogos griegos eran los
"principios" y los "elementos". Los astrólogos seguían la creencia aristotélica de que cuatro principios
gobernaban la materia.
Como se describió anteriormente, los principios eran calientes, fríos, húmedos y secos y los cuatro
elementos eran fuego, tierra, agua y aire. Se pensó que los principios gobernaban la materia interactuando
como pares de opuestos. El Diccionario de Astrología explica:
Estos fueron los pares de opuestos interactuantes que se dice que subyacen a todos los fenómenos: las
formas unidas calientes y húmedas y trajo el aumento, la forma separada, seca y fría, y trajo la destrucción.
Las polaridades, o "principios". . . jugó un papel muy importante en la doctrina astrológica temprana.22

También desempeñaron un papel importante en los intentos de la medicina de equilibrar los humores del
cuerpo.
La palabra griega para "elementos" es stoicheion. También se traduce como "principios elementales". Así,
la misma palabra podría usarse para denotar los elementos básicos (fuego, aire, tierra, agua) y los principios
subyacentes de sus elementos correspondientes (caliente, frío, seco y húmedo). Cuando se usa en plural,
stoicheion "significa primordialmente cualquier primera cosa a partir de la cual otros en una serie, o un
todo compuesto, surgen" .23 Estos significados pueden tener una relación directa con Colosenses.
2: 8, donde Pablo advierte contra las "filosofías", los "engaños vanos" y los "rudimentos del mundo". La
palabra que se traduce como "rudimentos" o "principios elementales" en Colosenses 2: 8 es la misma
palabra stoicheion.
Con respecto a la palabra stoicheion, el Diccionario expositivo de la vid ampliada del Nuevo Testamento
dice:

En el NT se usa de (a) la sustancia del mundo material, 2 Pet. 3:10, 12; (b) las especulaciones engañosas de
los cultos gentiles y de las teorías judías, tratados como principios elementales, "los rudimentos del
mundo", Col. 2: 8, que se conocen como "filosofía y engaño vano"; fueron presentados como superiores a
la fe en Cristo; en Colosas, el culto a los ángeles, mencionado en el vers. 18, se explica por la suposición,
sostenida tanto por judíos como por gentiles en ese distrito, de que las constelaciones eran seres animados
celestiales o eran gobernados por ellos.24

Por lo tanto, en la misma palabra se encuentran las posibilidades de las enseñanzas griegas sobre los cuatro
elementos y los cuatro principios. Por lo tanto, la stoicheion de la que habló Pablo puede haber sido esos
"primeros principios" de Empédocles e Hipócrates (calientes, fríos, húmedos y secos) en relación con los
elementos (tierra, aire, fuego y agua).
Por otra parte, el apóstol Pablo también puede haber estado advirtiendo contra esos principios y
elementos, ya que se relacionan con los cuatro temperamentos y la astrología. ¿Podría ser que Pablo estaba
incluyendo específicamente las filosofías griegas de los cuatro elementos, los cuatro principios o
cualidades, los cuatro temperamentos y la astrología en su advertencia? De hecho, el tema de adorar
ángeles en el mismo pasaje puede estar relacionado con el significado oculto de los cuatro elementos:
tierra, aire, fuego y agua, a medida que iban más allá de los compuestos físicos de la tierra y se los
consideraba seres espirituales en sí mismos.
Al usar la palabra stoicheion, que puede ser traducida como "principios elementales" y "elementos", que
son básicos para los cuatro temperamentos, Pablo en realidad podría haber estado advirtiendo contra la
astrología y los cuatro temperamentos, junto con otras filosofías y vanas engaños. Sin duda, estaba
familiarizado con las enseñanzas griegas de humores, temperamentos y otros aspectos de la astrología.
Incluso si Pablo no hubiera estado familiarizado con tales enseñanzas, sin embargo, encajarían en la
categoría general de "filosofías", "engaños vanos" y "rudimentos del mundo". Pablo instó a los cristianos
a continuar su camino con el Señor sobre la misma base que su salvación inicial. El escribio:

Así como habéis recibido a Cristo Jesús el Señor, andad en él: arraigados y edificados en él, y establecidos
en la fe, como se os ha enseñado, abundando en acción de gracias. Cuídate de que ningún hombre te
arruine a través de la filosofía y el engaño vano, según la tradición de los hombres, según los rudimentos
del mundo, y no según Cristo. Porque en él mora toda la plenitud de la Deidad corporalmente. Y estás
completo en él, que es la cabeza de todo principado y poder (Colosenses 2: 6-10).

Luego, después de completar sus advertencias en el capítulo 2 de Colosenses, dijo:


Si entonces resucitaste con Cristo, busca las cosas que están arriba, donde Cristo está sentado a la diestra
de Dios. Pon tu afecto en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra
vida está escondida con Cristo en Dios (Colosenses 3: 1-3).

Tal admonición indudablemente alienta a los cristianos a cambiar la dirección de su enfoque desde sí
mismos y las cosas del mundo hacia el Señor y Sus promesas y provisiones. ¿Por qué alguien tendría que
estar sujeto a una categoría de temperamento, luchando siempre con sus así llamados temperamentos,
cuando están completos en Cristo? De hecho, las cuatro enseñanzas del temperamento, en lugar de
fomentar el crecimiento espiritual, en realidad pueden interferir con el trabajo de Dios en la vida del
creyente. ¿Por qué no dejar los temperamentos con la astrología y "presionar hacia la marca para el
premio del gran llamado de Dios en Cristo Jesús" (Filipenses 3:14).

Numerosos cristianos creen y promueven los cuatro temperamentos como un medio para comprender la
naturaleza y el comportamiento humano. Los dos promotores más prolíficos son el Dr. Tim LaHaye y
Florence Littauer. Sus libros y seminarios han tocado e influenciado a millones de cristianos. Más que
cualquier otra persona, se les puede atribuir haber motivado a los cristianos a comprenderse y explicarse
a sí mismos y a los demás en términos de Sanguine, Choleric, Melancholy y Phlegmatic.
A lo largo de sus libros, cada autor presenta listas de rasgos y características que piensan que son típicos
de los diversos temperamentos y tipos. Y cada uno proporciona formas fáciles de descubrir quién es qué.
Todos pueden encajar en una clasificación de temperamento cuádruple al tener las características
universales enumeradas para cada uno de los cuatro tipos. Entonces, dado que las características son
aplicables a todos en un grado u otro, todos pueden encontrarse en algún lugar. Para hacerlo más fácil,
todos pueden ser una combinación de tipos para que nadie tenga que encajar perfectamente en ningún
lado. Uno podría inventar casi cualquier combinación y las personas podrían meterse a sí mismas y a otros
en los compartimentos. Esa es una de las razones por las que las tipologías son tan populares.
Los promotores del temperamento creen sinceramente en lo que están haciendo. LaHaye sostiene que
"es esencial conocer su temperamento y poder analizar los temperamentos de otras personas" .1
Además, testifica que "de todas las teorías del comportamiento alguna vez concebidas, [la teoría de los
cuatro temperamentos] ha servido como la explicación más útil . "2
LaHaye y otros hacen declaraciones firmes sobre la importancia de comprendernos a nosotros mismos y
a los demás a través de sus categorías. También hacen promesas y afirmaciones alocadas sobre los
fantásticos resultados de sus sistemas. Los matrimonios y los niños florecen, afirman. El gran éxito está a
la vuelta de la esquina. LaHaye cree que es importante determinar el tipo de temperamento básico para
descubrir las "fortalezas y debilidades potenciales" de uno. Por lo tanto, él ofrece lo que él llama un
"programa para superar sus debilidades a través del poder de Dios en usted" 3.

Sistema de temperamento de LaHaye.


LaHaye introdujo los cuatro temperamentos a los cristianos evangélicos en 1966. Los cuatro
temperamentos habían sido prácticamente descartados después de la Edad Media y se descartaban
como un medio válido para comprender a las personas, hasta que unas pocas almas solitarias los
descubrieron entre las reliquias del pasado y se comercializaron ellos en el lenguaje del siglo veinte. Una
de esas almas solitarias fue el Dr. Ole Hallesby, un teólogo noruego que escribió Temperamentene i
kristelig lys, publicado en 1940 y traducido al inglés en 1962 como Temperamento y la fe cristiana.4
LaHaye dice que "dibujó extensamente" de Temperamento y Christian Faith al escribir su libro Spirit-
Controlled Temperament, que se publicó cuatro años después de la traducción al inglés del libro de
Hallesby.5
El libro de Hallesby no tiene referencias a pie de página que respalden sus declaraciones sobre cada uno
de los cuatro temperamentos. Por lo tanto, su libro es una combinación de sus propias observaciones
limitadas y las opiniones de otras personas sin nombre. Sin embargo, cuando habla de las características
de una persona Sanguina, Colérica, Melancólica o Flemática, habla como si lo que dice es un hecho.
LaHaye sigue en la misma tradición. A pesar de que le atribuye a Hallesby gran parte de su material, no
tiene ninguna investigación u otro apoyo para la delineación detallada de las características. Las
categorías y las descripciones se han transmitido a través de las edades de la misma manera que las viejas
historias de las esposas, contra las cuales las Escrituras claramente advierten (1 Timoteo 4: 7).
LaHaye también se inspiró en el libro Fact and Fiction in Psychology del psicólogo inglés Dr. Hans Eysenck,
que estaba interesado en investigar los cuatro temperamentos y la astrología. Eysenck intentó usar las
cuatro categorías de temperamentos básicos para distinguir las diferencias individuales entre las
personas en relación con la estabilidad emocional y el neuroticismo.6 Tras haber recurrido a varios
escritores de siglos anteriores, asignó rasgos a las cuatro categorías de temperamento y tuvo numerosos
individuos que se calificaron a sí mismos y otros según esos rasgos. Luego agregó dimensiones
adicionales de "Inestable" y "Estable" e "Introvertido" y "Extravertido" y se le ocurrió el siguiente círculo:

temperamental ansioso
rígido
sobrio pesimista reservado
quietud insociable
inestable

susceptible de moverse agresivo


excitable cambiable
impulsivo optimista
activo
melancólico
colérico
introvertido extravertido

pasivo cuidadoso reflexivo


pacífico
flemático sanguíneo
hablador saliente sociable
sensible
de trato fácil
revisado
de confianza
calma moderada
estable
animado sin preocupaciones
liderazgo

Maestros del temperamento

En el círculo de temperamentos de Eysenck, los cuadrantes colérico y melancólico están hacia el


"inestable", y el Sanguine y el Phlegmatic están hacia el "Establo". El Sanguine y el colérico están en el
lado "extravertido" del círculo y el Melancólico y el Flemático están en el lado "introvertido" .7
La extensa investigación de Eysenck se vio obstaculizada por la subjetividad. Tanto las escalas de
informes como las autoevaluativas se basaron en evaluaciones subjetivas limitadas a ítems en
cuestionarios o pruebas. A pesar de que desarrolló un inventario de personalidad interesante y llevó a
cabo una investigación exhaustiva, la propia subjetividad de su trabajo le impidió ser considerado
seriamente, incluso entre los miembros de su propia profesión.
Varias discrepancias se pueden ver al comparar las descripciones de LaHaye y Eysenck. Por ejemplo,
mientras Eysenck identifica la palabra inestable con el Melancólico y el Colérico, LaHaye usa la palabra
inestable para definir el Sanguine.8 LaHaye también revisó el círculo de temperamentos de Eysenck para
mostrar las "fortalezas" y "debilidades" de cada temperamento.
LaHaye cambió y reordenó algunos de los términos descriptivos también. Si bien hay algunas similitudes
entre las descripciones de Eysenck y LaHaye de los cuatro temperamentos, hay suficientes discrepancias
para ilustrar el hecho de que no están tratando con hechos objetivos. Las descripciones y listas de
características para cada uno de los cuatro temperamentos varían de persona a persona. Todo el asunto
de describir los cuatro temperamentos y asignar personas a las categorías es un acto tan subjetivo que es
a la vez inútil y engañoso.
LaHaye continuó promoviendo los cuatro temperamentos difuntos en su libro Temperamentos
Transformados. En ese libro comete varios errores con respecto a la historia de los cuatro
temperamentos. Aparentemente no entendió la profundidad y el alcance del trabajo de Claudio Galeno
de Pérgamo en la delineación de las características de los cuatro temperamentos. Además, dice
erróneamente que Galeno vivía en el
Decimoséptimo en lugar del segundo siglo.9 Si bien esto puede
parece intrascendente, revela la falta de una investigación sólida realizada en preparación para un libro
que pretende decirle a la gente cómo utilizar la teoría de la personalidad de los cuatro temperamentos
con el propósito del crecimiento espiritual.
LaHaye parece haber utilizado recursos mínimos para sus descripciones de los cuatro temperamentos.
Principalmente, extrajo del libro de Ole Hallesby (que está totalmente desprovisto de referencias
académicas o de investigación) y citas del filósofo alemán, Immanuel Kant, como se registra en el libro de
Eysenck Fact and Fiction in Psychology.10 LaHaye seguramente no podría haber tomado el resto de
Eysenck Libro en serio o él habría subido con categorías algo diferentes y habría sido mucho más
cauteloso en sus pronunciamientos sobre el uso al por mayor de los cuatro temperamentos para el
crecimiento espiritual.
A pesar de la declaración de LaHaye de que "la clasificación cuádruple de los temperamentos todavía se
usa ampliamente", los teóricos psicológicos generalmente habían abandonado la tipología de los cuatro
temperamentos. De hecho, es difícil encontrar material académico reciente relacionado con los cuatro
temperamentos. Además de su valor histórico, los cuatro temperamentos casi han desaparecido de la
escena de la investigación como medios anticuados y obsoletos de análisis y comprensión de la
naturaleza humana. En cuanto a la validación con criterios externos, es interesante que LaHaye intente
validar la teoría del temperamento sobre la base de expertos en la escritura a mano.11 Estos grafólogos
afirman que la escritura de una persona revela su personalidad. Sin embargo, numerosos estudios de
investigación han refutado sus afirmaciones.
LaHaye puede ser elogiado por criticar la influencia de Sigmund Freud y por la forma en que las teorías
deterministas de Freud socavan la responsabilidad personal. Sin embargo, la teoría de la personalidad de
los cuatro temperamentos tiene su propia responsabilidad de escapar: "Nací así, ese es mi
temperamento, por lo tanto, no puedo ayudar como soy". Y aunque los cristianos que promueven las
nociones de los cuatro temperamentos, No quiero que el sistema funcione de esa manera, de todos
modos. Una gran cantidad de comportamiento es "entendido" y por lo tanto excusado sobre la base de
los rasgos del temperamento.
LaHaye también puede ser felicitado por su preocupación sobre la forma en que "gran parte del mundo
adora hoy ante el santuario de la psicología y la psiquiatría" .13 Y, de hecho, eso es aún más evidente hoy
que cuando escribió esas palabras. Sin embargo, la teoría de la personalidad de los cuatro
temperamentos se encuentra entre los peores tipos de psicología. Además, es un medio de abrir a los
cristianos a otras teorías psicológicas vestidas con versículos de la Biblia. Aquellos que integran la teoría
de la personalidad de los cuatro temperamentos están haciendo lo mismo que aquellos que integran
cualquier otra teoría de la personalidad con el cristianismo, ya sea de Freud, Jung, Adler, Maslow, Rogers,
Hipócrates, Galeno o Kant.
Así como Freud creía que el hombre es impulsado por fuerzas invisibles en su inconsciente, LaHaye
enseña que el temperamento de una persona es "la fuerza invisible que subyace a la acción humana". Él
dice:

¡No hay nada más fascinante sobre el hombre que su temperamento! Es el temperamento que
proporciona a cada ser humano las cualidades distintivas de singularidad que lo hacen diferente
individualmente de sus semejantes, como los diferentes diseños que Dios le ha dado a los copos de nieve.
Es la fuerza invisible que subyace a la acción humana, una fuerza que puede destruir a un ser humano
normal y productivo a menos que sea disciplinado y dirigido.14

Inmediatamente se supone que la comprensión del temperamento de uno es esencial para escapar de la
destrucción y volverse productivo.
LaHaye usa las siguientes descripciones de los cuatro temperamentos en su libro de 1966:

Rasgos positivos Rasgos negativos

OPTIMISTA
Disfrutando inquieto Optimistic Weak-Willed Friendly Egotistical
Compasivo Emocionalmente inestable

COLÉRICO
Fuerza de voluntad fuerte templada en caliente
Líder Cruel Práctico Impetuoso Optimista Autosuficiente

MELANCOLÍA
Sensitivo Centrado en sí mismo Perfeccionista Pesimista Analítico Malhumorado Amigo fiel Venganza
Autocrítica

FLEMÁTICO
Ingenioso lento y perezoso
Bromista confiable Práctico testarudo eficiente Indecisivo15

LaHaye también incluye la tipología Introvert-Extrovert de Carl Jung en su esquema y coloca a los
Sanguine y Choleric bajo el tipo Extrovertido y los Melancholy y Phlegmatic bajo el tipo Introvert.16
También asigna el "pecado universal" de ira a los Sanguine y Choleric y el "pecado universal" del miedo a
los melancólicas y flemáticos.17 Los gráficos y las descripciones hacen que todo el conjunto parezca real y
confiable. Sin embargo, estas son clasificaciones y combinaciones arbitrarias. A lo largo de sus libros
posteriores, agrega y embellece las listas e incluso hace una prueba que las personas pueden tomar para
encajar en su sistema.
LaHaye establece la base habitual de las fortalezas y debilidades del temperamento, las combina con las
Escrituras y presenta un paradigma extranjero de la naturaleza pecaminosa y el proceso de santificación
del hombre. Él comienza el Capítulo Uno del Temperamento Controlado por el Espíritu con: "¿Por qué es
que no puedo controlarme?" Luego cita Romanos 7: 18-20 y dice: "El 'pecado' que moraba en él era la
debilidad natural que él, como todos los seres humanos, heredó de sus padres "18.
Él continúa:

Todos hemos heredado un temperamento básico de nuestros padres que contiene fortalezas y
debilidades. Este temperamento se llama varias cosas en la Biblia, "el hombre natural", "la carne", "el
viejo hombre" y "carne corruptible", por nombrar algunos. Es el impulso básico de nuestro ser el que
busca satisfacer nuestras necesidades.19

LaHaye luego intenta distinguir entre temperamento, carácter y personalidad. Él define el temperamento
como "la combinación de rasgos innatos que inconscientemente afecta el comportamiento del hombre".
Él llama al personaje "el verdadero yo" y lo compara con "el hombre oculto del corazón" y el alma.
Sostiene que el carácter "es el resultado de tu temperamento natural modificado por el entrenamiento
infantil, la educación y las actitudes, creencias, principios y motivaciones básicos". Finalmente, define la
personalidad como "la expresión exterior de nosotros mismos", que puede ser "Lo mismo que nuestro
personaje" o simplemente "una fachada agradable para un personaje desagradable o débil". 20 LaHaye
concluye:

En resumen, el temperamento es la combinación de rasgos con los que nacimos; el carácter es nuestro
temperamento "civilizado"; y la personalidad es la "cara" que mostramos a los demás21.

Mientras que él desea presentar una antropología bíblica, LaHaye presenta arbitrariamente su definición
de hombre en términos de opinión psicológica, en lugar de en términos de categorías bíblicas.
LaHaye insiste en que el temperamento es genético. Sin embargo, en el primer párrafo del Capítulo Uno
de su libro Why You Act the Way You Do, él cuenta esta historia:

Cuando estaba en la escuela secundaria había un par de gemelos idénticos en mi clase. Difícilmente
podríamos diferenciarlos. Probaron de manera idéntica en sus puntajes de CI (128). Pero ahí es donde las
similitudes se detuvo. Uno fue agradable; el otro con dibujó de la gente. A uno le encantaron los
deportes, la historia y la literatura; el otro prefería las matemáticas, la física y el lenguaje. Me interesó el
hecho de que sus promedios de calificaciones eran casi idénticos al final de sus cuatro años en la escuela
secundaria. Sin embargo, no obtuvieron las mismas calificaciones en la mayoría de las materias. ¿Qué hizo
la diferencia entre estos jóvenes? ¡Sus temperamentos! 22

Tal historia no apoya una teoría genética de los temperamentos, porque de acuerdo con la teoría
genética, los gemelos tendrían el mismo temperamento. La historia contradice la teoría. Y eso es típico
de las teorías del temperamento. Hay muchas contradicciones porque hay muchas presuposiciones que
no han sido validadas por ninguna medida verdaderamente objetiva.
Muchas suposiciones se hacen y se presentan como verdad, cuando en realidad mucho es simplemente
mito. ¿Qué mito creerás? Que los flemáticos son gordos y perezosos (la suposición errónea habitual) o
que raramente aumentan de peso porque comen despacio y deliberadamente23 (suposición no probada
de LaHaye). Que los mejores estudiantes son coléricos debido a su necesidad de lograr o las Melancolias
debido a sus mentes inquisitivas? ¿Que los flemáticos son procrastinators nacidos o que son el único tipo
de temperamento para pagar sus cuentas temprano?
LaHaye equipara el temperamento con nuestra "vieja naturaleza". Él dice: "Dado que el temperamento es
nuestra 'vieja naturaleza', lo que el hombre necesita es una 'nueva naturaleza'" 24. Pero LaHaye no
enseña que el temperamento debe ser considerado muerto o puesto ya que el anciano debe ser muerto y
pospuesto. Parece que solo quiere aplazar las "debilidades", a las que llama "pecado". Quiere mantener y
mejorar las "fortalezas".
En las Escrituras, la naturaleza antigua es la naturaleza pecaminosa, conocida como el "viejo hombre". Si
nuestro temperamento es equivalente a nuestra vieja naturaleza, tendría que ser considerado muerto y
pospuesto (Romanos 6: 6-11; Efesios 4:22, Colosenses 3: 9). Si el temperamento es la "vieja naturaleza",
tanto las fortalezas como las debilidades tendrían que ser consideradas muertas y postergadas.
Mayor confusión surge cuando LaHaye declara con valentía:

Una vez que haya determinado su temperamento básico, preste mucha atención a sus fortalezas y
debilidades. No es la voluntad de Dios que tus rasgos naturales sean destruidos.25
Tal confusión surge al intentar casar un sistema pagano de "fortalezas" y "debilidades" -las polaridades
astrológicas de los cuatro temperamentos- con las doctrinas bíblicas del hombre. Uno no necesita
profundizar en las filosofías paganas y los "rudimentos de este mundo" para descubrir los talentos o las
tentaciones de uno para pecar.
Dado que LaHaye cree que los rasgos del temperamento son genéticos y permanentes, dice: "Los rasgos
del temperamento, controlados o no, duran toda la vida". Sin embargo, en la misma página sostiene que
hay una manera de cambiar el temperamento 26.
Y, la forma en que él dice que una persona puede cambiar su temperamento es convirtiéndose en una
nueva criatura en Cristo. Con un simple cambio de las ideas y categorías de la concepción humana a las
doctrinas y categorías bíblicas, LaHaye convierte el temperamento (uno de los cuatro temperamentos o
una combinación de ambos) en nuestra "vieja naturaleza". Luego, en un gran salto de la imaginación,
convierte los nueve frutos del Espíritu de Gálatas 5 en "rasgos de temperamento" de nuestra nueva
naturaleza. 27
Hay una cantidad de problemas con tal ecuación, una es que según Colosenses debemos posponer lo
viejo y ponernos lo nuevo (3: 9-10), lo que no encajaría en lo que él propone a través de su libro. . Él quiere
que controlemos nuestra vieja naturaleza (temperamento natural) con los "rasgos de temperamento" de
nuestra nueva naturaleza. En otras palabras, él está proponiendo una cooperación o compromiso de dos
naturalezas. Eso es bastante diferente de poner al anciano a la muerte de acuerdo con Romanos 6 y
caminar en el Espíritu según Romanos 8.
Además, las personas que intentan casarse con los cuatro temperamentos (o cualquier otro tipo de
personalidad) con las Escrituras enfatizan las fortalezas y debilidades de cada tipo en lugar de la
obediencia y la desobediencia a Dios. Una persona puede ser más propensa al pecado en un área que en
otra y existen diferencias individuales. Pero, tratar de lidiar con estas diferencias a través de una tipología
de cuatro temperamentos socava el trabajo del Espíritu Santo en la vida de una persona. Los sistemas
psicológicos para explicar y comprender la esencia del hombre tienden a reemplazar la relación con el
Señor Jesús con fórmulas y técnicas.
Sin embargo, LaHaye sostiene que la teoría de los cuatro temperamentos para entender a la humanidad
es compatible con la Biblia. Él dice:

Los cuatro temperamentos parecen atraer a los cristianos porque son muy compatibles con muchos
conceptos bíblicos. Así como la Biblia enseña que todos los hombres tienen una naturaleza pecaminosa,
los temperamentos enseñan que todos los hombres tienen debilidades. La Biblia enseña que el hombre
tiene un pecado que lo acecha, y los temperamentos lo resaltan. La Biblia dice que el hombre tiene "una
vieja naturaleza" que es la "carne" o "carne corruptible". El temperamento está hecho de rasgos innatos,
algunos de los cuales son debilidades.28

Entonces, dado que la Biblia no enseña directamente los cuatro temperamentos, LaHaye presenta cuatro
personas principales de la Biblia en términos de temperamento. LaHaye advierte a las personas sobre el
uso indiscriminado de las cuatro clasificaciones de temperamento en otros.29
Sin embargo, audazmente se atreve a aplicar los cuatro temperamentos a Pedro, Pablo, Moisés y
Abraham en Temperamentos Transformados. Él convierte a Pedro en un Sanguineo, Pablo en un Colérico,
Moisés en una Melancolía y Abraham en un Flemático.30
En su libro Por qué actúas de la manera que lo haces, LaHaye convierte al rey David en una combinación
de Sanguine y Melancolía.31 Pero, otro maestro de los cuatro temperamentos, Florence Littauer, dice que
cuando las personas parecen tener temperamentos opuestos, como Sanguine y Melancolía, uno de los
temperamentos es en realidad una máscara.
Littauer dice: "Dios no nos creó con personalidades antagónicas en un solo cuerpo". 32 Luego cita a
Santiago 1: 8, "El hombre de doble ánimo es inestable en todos sus caminos". ¿Eso significa que el Rey
David, un hombre según el corazón de Dios, llevaba una máscara y era de mente doble e inestable en
todos sus caminos? Colocar arbitrariamente una figura histórica en una categoría es una tontería. Lleva a
una distorsión de esa persona histórica y distrae de la intención bíblica. También da la impresión de que
las personas pueden ser asignadas arbitraria y autoritativamente a uno de los cuatro tipos de
temperamento.
Al leer las diversas descripciones ampliadas de los diversos temperamentos, uno puede ver que se ha
agregado y asumido mucho desde la antigüedad. ¿Pero quién puede oponerse a la adición creativa de
todo tipo de detalles y predicciones de cada uno de los temperamentos y cómo actuarán en diversas
circunstancias? Si uno fuera a leer varios de estos libros por diferentes autores de una vez, uno podría
notar que abundan las contradicciones y la tontería.
Para su crédito, uno de los objetivos de LaHaye de enseñar los temperamentos es alentar a las personas a
ser llenas del Espíritu y tener el control del Espíritu Santo y transformar su temperamento natural.33 Y, en
lugar de simplemente llamar debilidades al debilidades del temperamento, sí habla sobre pecado en
referencia a ellos.34 Sin embargo, la concentración en los tipos de temperamento puede convertirse
fácilmente en un obstáculo en lugar de una ayuda. No hay justificación bíblica para usar un sistema
pagano para alentar el crecimiento espiritual.
Que el uso de los temperamentos es totalmente innecesario se puede ver en la historia de un hombre
que había sido transformado por el Espíritu a pesar de que no sabía que anteriormente había sido un
"colérico típico que comía fuego con algunas tendencias melancólicas". 35
LaHaye mismo da este ejemplo:

Este hombre no sabía nada sobre el temperamento, pero sí sabía lo que era ser lleno del Espíritu Santo.
Por lo tanto, no es esencial conocer los principios del temperamento para ser modificados por el Espíritu
Santo, pero tales principios señalarán las áreas más grandes de debilidades en nuestras vidas para que
podamos acelerar el proceso de modificación.36 ( Énfasis añadido.)

De hecho, no tenía que saber acerca de los cuatro temperamentos. El cristiano no necesita conocimiento
pagano para "acelerar el proceso de modificación". Dios ya le ha dado todo lo que necesita para el
proceso de santificación.
Si bien una de las razones ostensibles para usar la teoría del temperamento es ayudarnos a ver nuestras
debilidades y pecados para que los superemos, el Espíritu Santo no necesita una teoría extra bíblica para
señalar el pecado. Debido a la naturaleza pagana del sistema y los errores involucrados, un cristiano
puede entrar en la esclavitud de intentar arreglarse a sí mismo modificando sus debilidades y ejercitando
sus fortalezas, en lugar de permitir que el Espíritu Santo trabaje a su manera.
Si realmente queremos identificar nuestros pecados y nuestros hábitos pecaminosos, el Señor nos dará la
oportunidad de descubrirlos. Nuestro problema no es que no podamos descubrir nuestras tendencias
pecaminosas sin conocer los cuatro temperamentos. Nuestro problema no es querer notar nuestra
propia pecaminosidad. Pero cuando estamos listos, el Señor es fiel para responder a una oración como
Salmos 139: 23-24.

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame, y conoce mis pensamientos:


Y mira si hay algún camino perverso en mí, y guíame en el camino eterno.

Sistema de temperamento de Littauer.


Florence Littauer siguió los pasos de LaHaye después de leer su libro Temperamento Controlado por el
Espíritu.37
Desde ese momento ella ha dirigido seminarios y escrito una cantidad de libros enfocados en los tipos de
personalidad. En su manera encantadora y divertidas anécdotas, Littauer atrae fácilmente a los cristianos
a la mentalidad del temperamento. Ella alienta el autoanálisis a través de la comprensión y la aplicación
de los cuatro temperamentos, porque cree que ese conocimiento puede ayudar a las personas a
convertirse verdaderamente en lo que Dios quería que fueran, para que puedan alcanzar su máximo
potencial. Ella dice:
¿Sabes que Dios quiere usar tu personalidad, tus antecedentes, tus habilidades, tus dones para su Gloria?
Él te creó para un momento como este, pero quiere que sepas quién eres realmente para que seas una
persona genuina y sincera, no una que se esconde detrás de una máscara de confusión.

En lugar de centrarse en nuestra identidad en Cristo, Littauer sostiene que debemos conocer nuestro
temperamento. Por lo tanto, ella delinea los cuatro temperamentos y proporciona una prueba de
personalidad para que todos podamos descubrir quiénes somos en realidad. Evidentemente, el Señor y
Su Palabra no son suficientes para guiarnos a saber quiénes somos y convertirnos en las personas que
Dios quiere que seamos. De lo contrario, no habría necesidad de que ella añadiera la antigua herramienta
del temperamento, arraigada en la filosofía griega, la astrología y la mitología.
Littauer cree en la absoluta importancia de los cuatro temperamentos. Ella dice:

En estos tiempos de tensión global y agitación interna, encuentro tantas personas cristianas que anhelan
un cierto sentido de identidad y autoestima, algunas respuestas a sus frustraciones y búsquedas. . . . Ellos
estudian la Palabra; ellos saben que fueron creados a la imagen de Dios y hechos un poco más bajos que
los ángeles; han sido crucificados en Cristo y se han quitado la ropa vieja y se han puesto la nueva. Han
ido a la iglesia, se arrodillaron ante el altar el domingo y enseñaron estudios bíblicos. A pesar de todos
estos pasos espirituales positivos, todavía necesitan una solución simple para quienes realmente son
como individuos.

Evidentemente, "todas las bendiciones espirituales en los lugares celestiales en Cristo" (Efesios 1: 3) y
"todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad, mediante el conocimiento de Él" (2 Pedro 1: 3) no
son suficientes para la mod- ern Christian. Aparentemente Dios ahora necesita la ayuda del sistema de
temperamentos paganos. Según Littauer, Dios es quien usa los cuatro temperamentos. Ella dice que está
"asombrada de cómo Dios usa esta herramienta para abrir los ojos de la gente a sí mismos y sus
relaciones con los demás". 40
Evidentemente, para algunas personas, posponer lo viejo y poner la nueva vida en Jesús no es suficiente.
Necesitan conocer su temperamento.41 Littauer explica que cuando ellos, como ramas, estaban
conectados a la vid, Jesucristo, "no estaban conectados con lo que originalmente tenían la intención de
ser" 42 si "sofocaban inconscientemente [su ] rasgos naturales. . . para complacer a un padre o
compañero ". 43 Ella advierte que una persona puede estar usando una máscara de temperamento falso,
especialmente si se identifica con un temperamento que es opuesto a lo que otros identificarían como su
verdadero temperamento.
Este es un problema tan serio que Littauer declara: "Nunca alcanzaremos el potencial que está dentro de
nosotros hasta que nos quitemos la máscara y seamos la persona real que Dios quería que fuéramos" .44
Y con eso ella se está refiriendo a una máscara de temperamento eso solo se puede eliminar al
comprender qué temperamento somos en realidad.

Al adoptar y adaptar los tipos de temperamento, algunos de los entusiastas actuales ignoran el hecho de
que los griegos, los romanos y los europeos medievales trataban de moderar los temperamentos. Creían
que la salud física y mental provenía de la combinación de los cuatro elementos y los humores para
alcanzar un equilibrio perfecto. Sin embargo, Littauer enseña que si una persona no es definitivamente
un tipo o una fuerte combinación de dos tipos, probablemente no sepa quién es. De hecho, él puede
tener problemas reales. Ella enseña que si una persona es una aparente mezcla de tipos opuestos,
probablemente use una máscara de personalidad, no sepa quién es, y sin duda tiene serios problemas.45
Littauer es tan inflexible acerca de la importancia del autoconocimiento con respecto a los rasgos del
temperamento que le da un nuevo mandato en esta pregunta retórica:

Si venimos preempacados con ciertas combinaciones de las personalidades de nuestros padres, ¿no es
nuestro deber para con el Señor ser tan fieles a nuestros rasgos básicos como podamos? 46

¿Es realmente "nuestro deber para con el Señor ser tan fiel a nuestros rasgos básicos como podamos"?
¿Dónde está la justificación de las Escrituras? Por supuesto que no debemos ser deshonestos o
engañosos, pero ser "tan fiel a nuestros rasgos básicos como sea posible" no se presenta como un deber
en la Biblia, ni en los Diez Mandamientos ni en el Gran Mandamiento de amar a Dios ni en el segundo,
amar al prójimo como a sí mismo. Uno tiene la clara impresión de que los mandamientos de los hombres
se están agregando a la Palabra de Dios y se presentan como la voluntad de Dios.
De la manera de Littauer al presentar los cuatro tipos, parece que ella cree que Dios quería que cada
persona sea uno de los cuatro tipos de temperamento. Ella presenta a cada una de las siguientes
preguntas:

¿Estabas destinado a ser un Sanguine ?. . . ¿Estabas destinado a ser un colérico ?. . . ¿Estabas destinado a
ser una Melancolía ?. . .
¿Estabas destinado a ser un flemático? . .47
(Énfasis añadido.)

Ciertamente Dios creó a la humanidad con diferencias individuales, pero no creó las cuatro categorías de
temperamento.
Si la teoría de la personalidad de los cuatro temperamentos fuera bíblica, tales categorías descriptivas se
habrían desarrollado en la Escritura, al menos hasta cierto punto. Por ejemplo, la Escritura delinea
claramente entre los gentiles y los judíos, entre los salvos y los perdidos, y entre la carne y el espíritu.
Tales categorías no son simplemente insinuadas o creativamente extraídas de unos pocos versículos. Los
capítulos y libros completos están dedicados a distinguir entre creyentes e incrédulos y entre andar
según la carne o según el Espíritu. Por lo tanto, si va a haber otro sistema para comprender la dinámica de
la personalidad y el comportamiento, uno debe esperar una presentación tan clara en las Escrituras, si es
que es uno que deben seguir los cristianos.

En lugar de originarse en las Escrituras o seguir categorías bíblicas claramente designadas, aquellos que
promueven con entusiasmo las teorías del temperamento, los perfiles de personalidad y otras tipologías
están introduciendo paradigmas extranjeros que se originaron en el paganismo. Una vez que se
introducen tales paradigmas extranjeros, se usan para comprender y explicar la condición humana
respaldada por una nueva interpretación de la Escritura.
El objetivo de Littauer es similar a todos los proveedores de tipos de temperamento y signos del zodíaco.
Ella dice:

Nuestro objetivo al estudiar los temperamentos es evaluar nuestras fortalezas básicas y darnos cuenta de
que somos personas valiosas y valiosas; tomar conciencia de nuestras debilidades y tratar de superarlas
para aprender que el hecho de que otras personas sean diferentes no las hace equivocadas; y aceptar el
hecho de que como no podemos cambiarlos, podemos amarlos tal como son.48

Los aspectos de este objetivo son dignos: utilizar nuestras capacidades, superar las debilidades, notar
que no todas las personas son iguales, darse cuenta de que no podemos cambiar a otras personas y
amarlas de todos modos. Sin embargo, uno no tiene que haber leído descripciones de los tipos de
temperamento para alcanzar tal objetivo.
Como cuestión de hecho, cuando una persona sigue el camino del temperamento hacia la meta, en
realidad puede extrañar lo que Dios tiene para él. Puede enfatizar las capacidades que son secundarias al
plan de Dios para su vida; él puede "superar debilidades" sin jamás morir a sí mismo; él puede poner
personas en cajas para manejar sus diferencias; y puede mantener sentimientos sentimentales y
sentimentales sin el inconveniente del amor sacrificial.
Littauer afirma que muchas personas han encontrado libertad para ser ellas mismas a través de sus
enseñanzas. Después de uno de esos testimonios, ella dice:

El estudio de los temperamentos no es una teología, sino una herramienta para comprendernos a
nosotros mismos y aprender a relacionarnos con los demás49.

Inmediatamente después ella cita a Juan 8:36 (NVI): "Si el Hijo te libera, serás verdaderamente libre".
¿Piensa ella que sus enseñanzas son tan importantes o equivalentes a las palabras de Jesús? Juan 8:36
debe leerse en contexto. Jesús estaba hablando sobre Su Palabra y los discípulos siguiendo y
continuando en Su Palabra. Esa es la Verdad que libera a las personas, ¡no las enseñanzas paganas de los
cuatro temperamentos!
El sistema de Littauer promete que, además de ser libre de ser uno mismo, un individuo sabrá cómo
satisfacer sus necesidades propias del temperamento. Ella dice:

Sin una comprensión de los temperamentos básicos y los deseos y necesidades de cada uno, tendemos a
pasar gran parte de nuestro tiempo tratando de obtener de otras personas respuestas que simplemente
no pueden dar50.

A continuación, presenta las necesidades emocionales únicas de cada temperamento:

Sanguine Choleric Melancholy Phlegmatic

atención logro sensibilidad sensibilidad respeto aprobación apreciación orden sentimiento de


worth51
Esto es especialmente importante, porque ella dice que si no se satisfacen sus necesidades, son
vulnerables a la tentación.52 Esto revela cómo la necesidad no bíblica de la psicología de psicólogos
humanistas como Alfred Adler, Abraham Maslow y Carl Rogers influye en los proveedores de tipologías.
Si bien la especulación abunda en teorías y presentaciones de cuatro temperamentos, hay una certeza:
habrá una abundancia de promesas y un torrente de testimonios que los igualarán. Se hacen promesas de
que se comprenderá a sí mismo y alcanzará su máximo potencial y superará sus debilidades. También
podrá comprender y superar la depresión.53 Podrá ser sincero con usted, sea lo que fuere lo que eso
signifique, según si es fiel a sus "fortalezas" o es fiel a sus "debilidades". Además, todos de nosotros
podemos ser líderes si comprendemos nuestro propio temperamento. Littauer promete:

Todos podemos ser líderes sin importar nuestro origen, educación o personalidad, si podemos encontrar
una forma de evaluar nuestras habilidades y aprender a eliminar nuestros negativos.54

Cualquiera que sea la personalidad que tengas, puedes ser un líder. Al aceptar sus fortalezas y talentos y
trabajar para superar sus debilidades, crecerá en su potencial ilimitado y se convertirá en el líder que se
suponía que debía ser.55

¿Quién puede discutir con un sistema que tiene tanto éxito, al menos según sus entusiastas? Littauer
afirma que después de presentar informalmente la herramienta del temperamento a un pequeño grupo
de personas, "Vimos en una semana un nuevo entendimiento entre esposos y esposas, una liberación de
tensión y auto-juicio, y una nueva libertad para ser lo que Dios quería uno para ser. "56 Con tal promoción
y entusiasmo, ¿quién puede resistir?
Con respecto a los cuatro temperamentos, Littauer afirma que "su utilidad y validez siguen siendo las
mismas hoy que en la Grecia antigua" .57 Si ese fuera el caso, los psicólogos y psiquiatras no habrían
abandonado los cuatro temperamentos hace años. Si ese fuera el caso, las personas no habrían pasado
siglos revisando, renombrando y reestructurando las formas de entender a las personas. Y, si ese fuera el
caso, habría evidencia más allá de las pruebas de personalidad endebles y no válidas que las personas
usan para sustentar los mitos de tipología.
Además, si "su utilidad y validez siguen siendo las mismas hoy que en la Grecia antigua", siguen siendo
sistemas paganos de saber quién es el hombre y por qué se comporta de la manera en que lo hace.
Todavía son tan útiles y válidos como el horóscopo.

Littauer cita una carta de uno de sus admiradores, que ingenuamente vio la conexión entre el horóscopo
y los cuatro temperamentos. Ella escribió: "Creo que su estudio del temperamento posiblemente sea la
respuesta de Dios al 'alcance del horror'. Cuando alguien menciona su "signo", explico los
temperamentos ".58 Poco se da cuenta el que escribe cartas de que son de la misma fuente y
básicamente lo mismo.
Decir que los cuatro temperamentos "posiblemente sean la respuesta de Dios al 'alcance del horror'" es
equivalente a decir que el budismo puede ser la respuesta de Dios al "Hindismo". Littauer admite:

La única conclusión abrumadora a la que he llegado es que, independientemente de los rasgos que estén
etiquetados, todos parecen surgir del mismo patrón de la teoría de los humores de Hipócrates59.

Sí, y ese portainjerto es astrología pagana.


La Escritura no establece un sistema de diferencias de personalidad, sino más bien una de posponer el
viejo ser y ponerse el nuevo; de amar a Dios y seguir su camino más que el camino del yo; de amarnos los
unos a los otros sacrificialmente como ya nos amamos a nosotros mismos. No importa cuáles sean las
diferencias individuales entre las personas, el amor es el problema y la obediencia al Señor es la
respuesta.
Comprendernos a nosotros mismos en términos de tipologías es innecesario para caminar en pos del
Espíritu y llevar el fruto del Espíritu. La concentración en tales categorías solo alimenta la carne y
finalmente conduce a las Obras de la carne. Centrarse en las categorías de temperamento y personalidad,
perfiles y pruebas evita el problema real del pecado e intenta arreglarnos con los modos del mundo.

Ken Voges y Ron Braund, autores de Entender cómo otros te entienden mal, se han unido a los
popularizadores de los tipos de personalidad. En lugar de utilizar categorías antiguas de los griegos,
utilizan el modelo DiSC desarrollado por William Marston. Voges había utilizado previamente los cuatro
temperamentos promovidos por LaHaye y Littauer.1 Sin embargo, cuando descubrió el modelo DiSC, lo
abrazó con entusiasmo. Él dice:

Pero cuando entré en contacto con el refinamiento de John Geier del material DiSC popularizado por
William Marston, era evidente que Geier y Marston habían presentado una explicación más completa de
los rasgos de personalidad que el modelo de cuatro temperamentos.

Además de ser una versión revisada y actualizada de los cuatro temperamentos, el modelo DiSC está
acompañado por el Sistema de Perfil Personal, 3 un instrumento para clasificar a las personas de acuerdo
con los siguientes estilos de comportamiento: "Dominación", "Influencia", "Estabilidad", " Cumplimiento.
"4
A Voges le gustó el Sistema de Perfil Personal y vio un gran potencial para su uso entre los cristianos. De
hecho, disfrutó tanto categorizando a las personas con el modelo DiSC que lo usó para analizar y clasificar
a hombres y mujeres de la Biblia. Él dice:

Como otros [por ejemplo, LaHaye] habían hecho una asociación inicial de temperamentos con personajes
bíblicos, hice una referencia cruzada de ese material con los materiales de DiSC y realicé mi propio
estudio de las Escrituras.5

Por lo tanto, admite usar un paradigma extrabíblico para estudiar e interpretar las Escrituras. Cuando uno
recuerda las raíces, las modificaciones y las revisiones de los cuatro temperamentos, uno tiene que
concluir que este paradigma extrabíblico está pagano-casado con todas las maneras del hombre de vivir
sin Dios. Sin embargo, esta es ahora una herramienta de estudio de la Biblia, acogida con entusiasmo por
los cristianos que deberían saber mejor.
Después de su extenso "estudio bíblico" con el paradigma DiSC, Voges ideó el Perfil Personal Bíblico, un
dispositivo de mercadotecnia inventivo para inspirar la fe de los cristianos. Luego se unió a la gente de
DiSC para promocionar su perfil personal bíblico junto con el sistema de perfil personal secular. El
resultado final es un modelo de cuatro temperamentos no bíblicos que suena científicamente para
comprender a las personas, además de una fachada bíblica pintada con personajes de la Biblia moldeados
para ajustarse a las categorías DiSC.
En un intento de hacer que los sistemas paganos y mundanos de temperamento, las teorías y los perfiles
de personalidad aparezcan bíblicos, los promotores intentan analizar y clasificar varios personajes
bíblicos. Los tipos de personalidad y las diferencias individuales se presentan para explicar las acciones de
personas como Moisés, David, Pablo e incluso Jesús.
Voges y Braund afirman audazmente que Joshua era un High D (Dominante), ya que ese debería ser el
tipo de personalidad de alguien que podría dirigir el ejército israelita. Luego dicen:

Para evitar que Josué se volviera demasiado confiado en su habilidad para dirigir, Dios le dio una tarea
personal importante: meditar en "el Libro de la Ley" "día y noche" para que él pudiera seguir la guía de
Dios ( Joshua
1: 8) .6

Pero, ¿dirigió Dios a Josué a meditar sobre la Ley de Dios para vencer una debilidad particular de la
personalidad? ¿O la Ley de Dios tiene que ver con el pecado y la rectitud? Josué debía meditar en la Ley de
Dios para que la conociera a fondo a fin de guiar a los israelitas. No hay indicación en la Escritura de que
Dios le dijo a Josué que tenía una debilidad de personalidad por confiar demasiado. Toda la confianza de
Josué registrada en las Escrituras tenía que ver con su fe en Dios. Después de todo, él había acompañado
a Moisés al Monte Sinaí y había visto el poder de Dios. La confianza de Josué estaba en el Señor, no en sí
mismo. El razonamiento de Voges y Braund es absurdo. Socava las Escrituras.
Voges y Braund también identifican a Sarah como una personalidad High D (dominante). Dicen que Sarah
"abogó por un nuevo enfoque para lograr su objetivo" 7 de tener un hijo. El registro bíblico ni siquiera
insinúa una discusión de una personalidad dominante. La actitud parece ser de súplica:

Entonces Sarai dijo a Abram: He aquí, el SEÑOR me ha abstenido de llevar; te ruego que entres a mi
sierva; puede ser que pueda obtener hijos de ella. Y Abram escuchó la voz de Sarai (Génesis 16: 2).

Sara es el ejemplo bíblico de sumisión, no de dominación.

Del mismo modo, esposas, estad sujetos a vuestros maridos; que, si alguno no obedece la palabra,
también pueden sin la palabra ser ganados por la conversación de las esposas; mientras contemplan tu
casta conversación junto con el miedo. Cuyo adorno no sea ese adorno exterior de trenzar el cabello, y de
usar oro, o de vestirse; pero que sea el escondido
hombre del corazón, en lo que no es corruptible, ni siquiera el ornamento de un espíritu manso y callado,
que es a la vista de Dios de gran precio. Porque así también en el tiempo antiguo, las santas mujeres que
confiaban en Dios se adornaron a sí mismas, estando sujetas a sus propios maridos: así como Sara
obedeció a Abraham, llamándolo señor: de quién son sus hijas, siempre y cuando hazlo bien, y no temas
con asombro (1 Pedro 3: 1-6). (Énfasis añadido.)

Dios está preocupado por la fe, el carácter, la integridad y la obediencia de una persona a Su Palabra, más
que por su tipo de personalidad. Él está en el negocio de conformar a los creyentes a la imagen de su Hijo
"para que él sea el primogénito entre muchos hermanos" (Romanos 8:29). Él no ha establecido
categorías de personalidad en las Escrituras ni ha identificado personas de acuerdo con ninguna tipología
de temperamento. Sin embargo, Voges y Braund someten a numerosos hombres y mujeres de Dios a
dicho análisis y clasificación.
Así como LaHaye identificó a Abraham como un flemático, Voges y Braund convierten a Abraham en una
personalidad de alta S (firmeza). Al hacerlo, intentan explicar por qué hizo lo que hizo en términos de los
rasgos generales asignados a ese tipo de personalidad. Ellos dicen:

Abraham es un ejemplo maravilloso de la Escritura de un estilo de personalidad estable. Su vida ilustra


elecciones prácticas, trabajo en equipo y siempre luchando por ser un pacificador. . . . Para resolver el
conflicto, Abraham estaba dispuesto a permitir que Lot eligiera dónde deseaba establecerse y luego ir en
la dirección opuesta.

Por lo tanto, las acciones de Abraham se explican en términos de sus rasgos innatos y tipo de
personalidad, más que en términos de su relación con Dios.
Pero ¿qué pasa cuando Abraham condujo a sus hombres en la búsqueda de los reyes que habían
derrotado a los reyes de Sodoma y Gomorra y habían secuestrado a Lot? Si uno tomara ese ejemplo, uno
podría acusar a Abraham de ser Alto D (Dominante) en lugar de Alto S (Estabilidad). Según Voges y
Braund, una persona de Alto S evita el conflicto. Ellos dicen:

Su necesidad de seguridad, paz y apoyo influye en la mayoría de las personas de High S para otorgar una
importancia tremenda a la estabilidad dentro de su familia. En caso de conflicto entre los miembros de la
familia, tienden a angustiarse y propensos a la preocupación y la ansiedad. Esto a menudo conduce a
evitar el conflicto y dejar que otros tomen la iniciativa en la creación de soluciones.9

¡Abraham ciertamente no evitó el conflicto ni miró a otra persona para que tomara la delantera! Sin
embargo, una vez que alguien ha asignado una persona a una categoría, todo se interpreta en términos
de esa categoría. Por ejemplo, su rasgo de fidelidad y lealtad a su familia tenía prioridad sobre sus
supuestas necesidades de seguridad y paz.
De acuerdo con las teorías del temperamento y los perfiles de personalidad, todo comportamiento puede
ser entendido, interpretado y explicado sobre la base del temperamento / personalidad. Cualquier cosa
que una persona haga puede reducirse al tipo básico de temperamento / personalidad de una persona,
porque lo ve todo a través de ese sistema.
El autor y pastor Tommy Ice cree que imponer el sistema DiSC a varias personas en la Biblia es un grave
error en términos de interpretación de las Escrituras. Él dice:

Voges y Braund están imponiendo una grilla interpretativa externa sobre la Biblia que llega a la
conclusión de que se puede decir que varias personalidades de la Biblia son ilustraciones del sistema
DiSC, dando así la impresión de que este descubrimiento moderno de rasgos de personalidad siempre ha
estado ahí. No puedo ver ninguna diferencia, epistemológicamente, entre el uso de la grilla DiSC como un
marco interpretativo para explicar el comportamiento de aquellos en la Biblia y el de los enfoques
literarios críticos superiores de la Biblia que produjeron cosas como la teoría JEDP y dos Isaías.

A pesar de su intento de validar su tipología con la Biblia, el libro de Voges y Braund es simplemente una
herramienta psicológica que encaja bien con el enamoramiento actual de la iglesia con las teorías y
terapias de la psicología del asesoramiento. El título completo de su libro es revelador: Entender cómo
otros te entienden mal: Un plan único y comprobado para fortalecer las relaciones personales. La primera
parte apela a la postura psicológica de victimización actualmente popular. Al lector se le promete que al
leer el libro comprenderá cómo otros lo malinterpretan.
El subtítulo presenta el sistema DiSC como un "plan único y probado". Sin embargo, su singularidad se
pierde en la gran cantidad de sistemas que intentan comprender a las personas mediante la recopilación
de una serie de rasgos, distribuyéndolos en cuatro categorías y luego colocando a las personas en las
categorías haciendo coincidir rasgos y personas. El único elemento real de singularidad es un nuevo
vocabulario para identificar categorías antiguas, e incluso eso fue adaptado del modelo DiSC de Marston.
Voges y Braund admiten:

Las palabras griegas "Colérico", "Sanguino", "Flemático" y "Melancólico" son términos sinónimos del
DISC y utilizados por algunos escritores cristianos para identificar las diferencias en el comportamiento. El
más conocido es el Dr. Tim LaHaye.11

Así es como se alinean los dos sistemas:

LaHaye DiSC

Dominio colérico
Influencia sangrienta

Personalidad DiSCovery?

Firmeza flemática
Melancholy Compliance12

La versión de DiSC de Voges y Braund no solo es terriblemente única; no está probado desde la
perspectiva de procedimientos establecidos científicamente con controles y parámetros de investigación
estrictos. Decimos más sobre el instrumento de prueba del Sistema de Perfil Personal en nuestro capítulo
sobre pruebas de personalidad e inventarios.
A pesar de los reclamos exagerados en el título de su libro, Voges y Braund parecen ser personas sinceras
que evidentemente desean ayudar a las personas a alcanzar su mayor potencial. Ellos dicen:
Dios desea que cada persona realice su mayor potencial. En Filipenses 1: 6 Pablo escribe "[Estoy] seguro
de esto, que el que comenzó una buena obra en ti lo llevará a término hasta el día de Cristo Jesús."
Entendernos a nosotros mismos y a los demás es un requisito previo para alcanzar nuestro potencial
dado por Dios.13 (Énfasis añadido)

La frase "para que cada persona se dé cuenta de su mayor potencial" se usa ampliamente entre los
humanistas impíos y los paganos de la Nueva Era que enfatizan el potencial humano.
Cualquier sistema que se centre en las fortalezas y debilidades de varios tipos de temperamento se limita
a alcanzar el mayor potencial de lo que la Biblia llama el "anciano". En Filipenses 1: 6, Pablo no está
hablando de personas que alcanzan su mayor potencial mediante la comprensión ellos mismos a través
de categorías de temperamento. Él está hablando de la obra del Espíritu Santo en cada persona a través
del proceso de santificación mediante el cual los creyentes se transforman a la imagen de Cristo.
Por más que los psicólogos intenten utilizar la sabiduría del hombre para mejorar al hombre natural o
para mejorar el proceso de santificación, las teorías y terapias del mundo están intrínseca y en última
instancia en desacuerdo con la Palabra de Dios y la Obra de El espíritu santo. No hay un mandato bíblico
para comprendernos a nosotros mismos de acuerdo con cuatro categorías de rasgos con el fin de
alcanzar el llamado "poder dado por Dios". Surge una gran confusión teológica cuando alguien intenta
mezclar los sistemas ateos de la comprensión de la naturaleza del hombre con lo que la Biblia dice acerca
de la humanidad y la dinámica del comportamiento humano.

Amar a uno mismo.


Además de dispensar una teoría cuestionable de la personalidad basada en los tipos de personalidad,
Voges y Braund colocan un énfasis no bíblico en sí mismo. Intentan apoyar su énfasis no bíblico en sí
mismo y amor propio a través de la interpretación errónea de tales Escrituras como Mateo 22:39. En lugar
de presentar una exégesis bíblicamente correcta, hacen un uso indebido de las palabras de Jesús, "Ama a
tu prójimo como a ti mismo", para apoyar las doctrinas no bíblicas de la psicología humanista. Ellos dicen:

El segundo mandamiento de Cristo, "Ama a tu prójimo como a ti mismo", es el verso principal de este
libro. La única forma en que podemos amar a los demás de manera sacrificada es antes que nada tener
una comprensión clara de nosotros mismos. Esto se debe a que debemos ser conscientes de cómo cuidar
nuestras propias necesidades (físicas, emocionales y espirituales) antes de que podamos atender las
necesidades de los demás.
La Biblia claramente apoya la necesidad de desarrollar amor por nosotros mismos y amor por los demás.
No puedes tener uno sin el otro. Ellos van de la mano. Es una paradoja, pero no puedes servir
sacrificándote sacrificandote a ti mismo. Si te sacrificas sin ocuparte de tus propias necesidades, no
queda nada de calidad para dar a los demás.14

Debido a que el amor propio humanista no cuadra con las Escrituras, Voges y Braund lo llaman una
paradoja. Pero, no es una paradoja. Es una contradicción flagrante y revela un claro desacuerdo entre la
psicología humanista y la Biblia. Tal declaración realmente deja a Dios y Sus provisiones fuera. No
amamos a los demás porque nos amamos primero. Amamos a los demás porque Dios nos amó primero (1
Juan 4:19).
Su énfasis en amar y cuidarse a sí mismo refleja las enseñanzas de humanistas seculares como Erich
Fromm, quien se opuso con vehemencia a la soberanía de Dios y se burló de él como un autoritario
egoísta. Fromm enseñó que las personas deben amarse a sí mismas para alcanzar su máximo potencial.
También enseñó que la fuente del amor está dentro de uno mismo. Por eso creía que una persona tenía
que amarse a sí misma antes de poder amar a los demás. Sin fe en el amor de Dios, una persona queda en
bancarrota de sí misma.
Voges y Braund intentan justificar las enseñanzas de amor propio que provienen de Fromm, Abraham
Maslow, Carl Rogers y otros al decir: "La Biblia claramente apoya la necesidad de desarrollar el amor a
nosotros mismos y el amor a los demás". 15 Pero no hay Escritura que apoya el "desarrollo del amor por
nosotros mismos". Es por eso que los cristianos que enseñan el amor propio recurren a la interpretación
errónea y la aplicación incorrecta de Mateo 22: 36-40. Sin embargo, el concepto de amor propio no es el
tema del Gran Mandamiento. "Como a ti mismo" es solo un calificador.
Cuando se le preguntó a Jesús: "Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?"

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este
es el primer y gran mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De
estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas (Mateo 22: 36-40).

En su respuesta, Jesús no está ordenando a la gente a amarse a sí mismos. Él no da tres mandamientos


(amar a Dios, amar al prójimo y amarse a sí mismo). En cambio, Él dice: "De estos dos mandamientos
depende toda la ley y los profetas" (Mateo 22:40).
No se nos ordena amarnos a nosotros mismos. Nosotros ya lo hacemos De hecho, Jesús no ordenaría a
las personas que amen a los demás como a ellos mismos a menos que ya se amen a sí mismos. Sería una
declaración sin sentido. Si el amor propio fuera una necesidad para amar a los demás, debería preceder al
amor por Dios y al amor por los demás. Para ajustarse a la teología del amor propio, el primer
mandamiento debería leer: "Amate a ti mismo primero para que puedas amar a Dios y a los demás".
La Escritura enseña que la gente ya se ama a sí misma. Pablo dice: "Porque nadie aborreció jamás a su
propia carne; sino que la sustenta y la cuida, como la iglesia del Señor "(Efesios 5:29). Las referencias
bíblicas a las personas que se odian a sí mismas tienen que ver con saber que sus obras son malas (por
ejemplo, Ezequiel 36:31). En esos casos, todavía están comprometidos con sí mismos y conservan
prejuicios que son favorables para ellos mismos hasta que recurren al Señor y confiesan su pecado.
De la totalidad de las Escrituras, se nos ordena amar a los demás tanto como a nosotros mismos. La
historia del Buen Samaritano, que sigue el mandamiento de amar al prójimo en el Evangelio de Lucas,
ilustra no solo quién es nuestro prójimo, sino también qué significa la palabra amor. Aquí el amor significa
extenderse más allá del punto de conveniencia. La idea es que debemos buscar el bien de los demás con
la misma intensidad con la que nos buscamos a nosotros mismos, al igual que naturalmente cuidamos de
nuestro propio bienestar personal. No hay indicios de que el Buen Samaritano tuviera que encargarse
primero de sus propias necesidades. Eso es lo que hicieron el sacerdote y el levita. Ellos se encargaron de
sus propias "necesidades" primero. Se amaron a sí mismos para poder amar a los demás según su propia
conveniencia. Dado que es natural que las personas atiendan sus propias necesidades y deseos,Jesús
volvió su atención más allá de ellos mismos.
El amor bíblico por los demás viene primero del amor de Dios y luego al responder con amor
incondicional por Él (con todo el corazón, alma, mente y fortaleza). Una persona no puede hacer eso a
menos que conozca a Cristo y se infunda con su amor y su vida. La Escritura dice: "Lo amamos porque él
nos amó primero" (1 Juan 4:19). Una persona no puede amar verdaderamente (agapao) a Dios sin antes
conocer su amor por gracia; uno no puede amar verdaderamente al prójimo como a sí mismo sin antes
amar a Dios. La posición bíblica apropiada para un cristiano no es alentar, justificar o establecer el amor
propio, sino dedicar la propia vida a amar a Dios y amar al prójimo como a sí mismo. El Dr. Jay Adams dice:

No hay necesidad de preocuparse por cómo amarse a uno mismo, porque siempre que uno busque
primero amar a Dios y a su prójimo de una manera bíblica, toda preocupación propia apropiada aparecerá
como un subproducto. Es por eso que la Biblia nunca nos ordena amarnos a nosotros mismos. Dado que
la Biblia no dice nada al respecto, deberíamos serlo.16

En lugar de enseñar el amor propio como una virtud, la Biblia enumera el amor propio como una de las
marcas distintivas de la sociedad durante los últimos días:
Esto también sepan, que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos. Porque los hombres serán
amantes de sí mismos, codiciosos, jactanciosos, orgullosos, blasfemos, desobedientes a los padres,
ingratos, impíos, sin afecto natural, trepadores, acusadores falsos, incontinentes, feroces, despreciadores
de los que son buenos, traidores, embriagadores, ingeniosos, amantes de los placeres más que amantes
de Dios; teniendo una forma de piedad, pero negando el poder de la misma: de tal alejamiento (2
Timoteo 3: 1-5).

Los adjetivos que describen a los "amantes de sí mismos" ciertamente coinciden con el aumento actual
del entretenimiento ilícito, el materialismo, la rebelión adolescente, la fornicación, la violación, el
adulterio, el divorcio, la embriaguez, el odio a Dios y otras formas de búsqueda de placer. egocentrismo.
Desarrollar el amor propio no es la solución; es una gran parte del problema.17

Necesita psicología
Junto con el amor propio, Voges y Braund enseñan una serie de otras ideas populares relacionadas con la
psicología de las necesidades. Ellos dicen:

Este libro trata sobre la comprensión de las diferencias básicas en nuestro comportamiento basado en las
necesidades en oposición a las diferencias en nuestro comportamiento basado en valores. Se enfoca en
las diferencias comunes en nuestros estilos de comportamiento que se relacionan con la personalidad
más que con el carácter.18

Tal distinción entre necesidades y valores es extrabíblica. La Escritura no distingue entre


"comportamiento basado en las necesidades" y "comportamiento basado en valores".

La teoría de las necesidades emocionales que dirigen el comportamiento humano no es un concepto


importante que deba agregarse a la Biblia. Tampoco deben las Escrituras ser asistidas por tales fuentes
extrabíblicas, porque son antitéticas a la Palabra de Dios. El llamado comportamiento basado en las
necesidades generalmente se considera no moral. En las Escrituras, el comportamiento se entiende en
términos de obediencia o desobediencia a Dios. O una persona está complaciendo a Dios o no está
complaciendo a Dios. Incluso actividades mundanas como comer están incluidas. "Por tanto, si coméis, o
bebiereis, o hiciéis lo que hagáis, hacedlo todo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10:31).
Junto con sus enseñanzas sobre el amor propio y el comportamiento impulsado por las necesidades,
Voges y Braund repiten la moda actual de los mitos de codependencia / recuperación. Ellos dicen:

En una relación co-dependiente, estamos tan absortos en satisfacer las necesidades de otra persona que
no podemos identificar ni satisfacer nuestras propias necesidades.19

Nuevamente, tal afirmación no cuadra con la Escritura. No hay ningún mandato para que las personas
satisfagan primero sus propias necesidades para que puedan satisfacer las necesidades de los demás.
Voges y Braund están extendiendo su influencia a las iglesias, colegios y seminarios cristianos. Ofrecen un
sistema secular con una fachada bíblica, un dispositivo simple empaquetado en un formato de aspecto
científico y cuatro etiquetas actualizadas para identificar "estilos de comportamiento". Utilizan
exactamente la misma prueba y categorías que en el instrumento secular. Simplemente interpretando los
personajes bíblicos de acuerdo con los Patrones de Perfil Clásicos, que es parte del Sistema de Perfil
Personal, hacen que su versión sea "bíblica" en lugar de laica20.
Sin embargo, tales sistemas presentan puntos de vista opuestos sobre quién es el hombre y cómo
cambia, y corrompen las Escrituras con filosofías de hombres no probados, no científicos e incluso
paganos. A menos que una teoría de la personalidad se origine en el estudio de las Escrituras y refleje la
sana teología bíblica, tenderá a desviar la atención de Dios y Su Palabra con respecto a quién es el
hombre y cómo es salvado y santificado. Tal desviación presentará un medio alternativo de salvación y / o
santificación además de y en oposición a la clara Palabra de Dios al respecto.
Los cuatro temperamentos y DiSC no son los únicos espectáculos en la ciudad. Pueden ser la atracción
central del anillo para sus entusiastas cristianos, pero hay otros actos en las alas y en las exhibiciones.
PT Barnum creía que un buen circo tenía "algo para todos" 1. Y eso es lo que está disponible en una
amplia gama de tipologías de personalidad. Hay un "pequeño detalle" para todos. Para darle un vistazo
de cuántos "pequeños" están disponibles para escribir sobre la personalidad, este capítulo está dedicado
a ver algunos ejemplos de los cientos de tipologías de personalidad que apelan al deseo humano de
clasificar, categorizar y comprender a uno mismo y a los demás .

Goody de dos tipos.


"Dos-cuatro-seis-ocho; ¿A quién apreciamos? "Y también hay tres, nueve y dieciséis. Cualquier número y
cualquier número de combinaciones funcionarán para clasificar los temperamentos y las personalidades.
Los dos tipos son formas simples de categorizar a todos. A pesar de la gran generalidad, es sorprendente
cuánta gente cree que puede "entender realmente" a una persona una vez que la coloca en una
categoría. ¿O es al revés? Identifican algo acerca de la persona, piensan que han obtenido una gran
percepción de la otra persona y los empujan con confianza en una ranura. Todos lo hacemos. ¿Cuándo
fue la última vez que identificó a alguien con una de las siguientes clasificaciones bidimensionales de
personalidad?

Optimista / pesimista Introvertido / Extrovertido Cerebro derecho / Cerebro izquierdo Cognitivo /


Emocional Solitario / Joiner
Tipo A / Tipo B

Un escritor, después de examinar una serie de tipologías, propuso su propia teoría de tipos. Él dijo:

Propongo que haya dos tipos de personas en el mundo: los que creen que hay dos tipos de personas y las
que no. Me coloco en la segunda categoría. ¿Qué hay de ti? 2

Introversión / Extroversión.
La tipología de Carl Jung consiste en la dicotomía de extroversión / introversión con cuatro funciones
psíquicas básicas. Jung originalmente dividió a las personas en tres grupos: introvertido, extrovertido y
normal. Él dice del grupo normal:

. . . este grupo es el más numeroso e incluye al hombre normal menos diferenciado. . . . El hombre normal
es, por definición, influenciado tanto desde dentro como desde afuera. Constituye el extenso grupo
medio, en un lado del cual están aquellas cuyas motivaciones están determinadas principalmente por el
objeto externo, y por el otro, cuyas motivaciones están determinadas desde adentro. Llamo al primer
grupo extrovertido y al segundo grupo introvertido.3

Es interesante cómo las categorías anormales de Jung se han convertido en descriptivas del hogar para
todos. ¿Con qué frecuencia ha escuchado a alguien referido como extrovertido o introvertido? ¿Alguien
es "normal" en estos días?
Jung también distingue cuatro funciones psíquicas básicas: sensación, pensamiento, sentimiento,
intuición. A partir de esto, ubica a las personas en grupos correspondientes:

Para una orientación completa las cuatro funciones deben contribuir por igual: el pensamiento debe
facilitar la cognición y el juicio, el sentimiento debe decirnos cómo y en qué medida una cosa es
importante o no importante para nosotros, la sensación debe transmitirnos la realidad concreta a través
de la vista, el oído, la degustación, etc. ., y la intuición debería permitirnos adivinar las posibilidades
ocultas en el fondo, ya que éstas también pertenecen a la imagen completa de una situación dada.
En realidad, sin embargo, estas funciones básicas rara vez o nunca están uniformemente diferenciadas.

Por lo tanto, Jung dividió a las personas en cuatro tipos: tipos de sensaciones, tipos de pensamiento,
tipos de sentimientos e intuitivos.5 Luego combinó esos tipos con introversión y extroversión.6
Jung utilizó tales clasificaciones al trabajar con individuos neuróticos. No consideró tipear a las personas
normales como útiles e incluso creyó que esa práctica era "un juego de salón infantil" .7 Sin embargo, su
sistema ha sido modificado y popularizado por David Keirsey y Marilyn Bates en el libro Comprendedme:
carácter y tipos de temperamento .8
Keirsey y Bates presentan el mismo sistema desarrollado para el Indicador de Tipo Myers-Briggs (MBTI).
Tanto la tipología Keirsey-Bates como el MBTI se basan en los siguientes pares de características
opuestas (polaridades):

Extraversión (E) vs Introversión (I) Intuición (N) vs Sensación (S) Pensamiento (T) vs Sentimiento (F)
Juzgar (J) vs Percepción (P)

Cuando se combinan, hay dieciséis tipos, que se alinean con varias combinaciones de los cuatro
temperamentos9. El libro ofrece las mismas promesas de entendernos a nosotros mismos y a los demás y
de encontrar el éxito en la vida como lo hacen cuatro libros de temperamentos.

Tipo A / Tipo B y enfermedad cardíaca.


Debido a que los griegos conectaban la personalidad con los fluidos corporales, conectaban la
personalidad con la enfermedad. La gente continúa tratando de hacer este tipo de conexión.
Probablemente el tipo de personalidad más popular y conocido relacionado con la enfermedad es el Tipo
A "ahora legendario". La persona Tipo A ha sido descrita y clasificada como "agresiva, competitiva, tensa,
consciente del tiempo, hostil y en general". masculino."
Por un tiempo parecía que las categorías descriptivas de Tipo A y Tipo B iban a ser útiles para identificar
posibles problemas cardíacos y prevenir la enfermedad cardíaca. Obviamente, los Tipo A se parecían a los
candidatos típicos de ataque al corazón. Sin embargo, un artículo de la Berkeley Wellness Letter de la
Universidad de California dice: "Más de dos décadas de investigación sobre la relación entre la
personalidad y la enfermedad han encontrado poca importancia". Además informa que un "estudio de 22
años de seguimiento de unos 3.000 hombres de mediana edad. . . Indicó que el comportamiento de tipo
A no estaba relacionado con las muertes por ataque cardíaco. "El único rasgo de personalidad que creen
que podría estar relacionado con la enfermedad cardíaca es la" hostilidad crónica o cinismo ". 11

Una personalidad de cáncer?


Varios investigadores han intentado conectar enfermedades con tipos de personalidad. A una persona se
le ocurrieron los siguientes tipos de personalidad: Personalidad de enfermedad cardíaca, Personalidad de
hipertensión arterial y Personalidad de cáncer. Las descripciones de los tipos de enfermedad cardíaca y
presión arterial alta tenían más que ver con el peso corporal, comer, dormir, fumar y beber que con las
características de la personalidad. La Personalidad del Cáncer se describió de esta manera: "Poca
depresión, ansiedad o enojo, no cerca de los padres, poco variada, ambivalencia hacia sí mismo y hacia los
demás". 12
Otros contradicen esa descripción e identifican a la llamada Personalidad de Cáncer con la depresión. Sin
embargo, la investigación actual no respalda una relación tipo enfermedad-personalidad.
Un artículo en The Johns Hopkins Medical Letter: Health After 50 revela que no existe la "personalidad
del cáncer". Numerosas personas han intentado relacionar la depresión con la disminución de la
inmunidad, lo que predispone a las personas deprimidas a contraer cáncer. Sin embargo, esa suposición
no ha sido probada. Un estudio longitudinal bien conducido de 6.403 hombres y mujeres no pudo
demostrar que la depresión estuviera relacionada con el cáncer. 13

Tipos de inteligencia de la personalidad.


La teoría triátrica, ideada por el profesor de la Universidad de Yale, el Dr. Robert J. Sternberg, categoriza
a las personas sobre la base de aspectos de la inteligencia. Los tres tipos se describen de esta manera:

Un circo de tipos de personalidad


Tipo Componencial: "Alicia obtuvo puntajes altos en las pruebas y fue un genio en la toma de exámenes y
el pensamiento analítico".

Tipo de experiencia: "Bárbara no tenía los mejores puntajes en las pruebas, pero era una pensadora
magníficamente creativa que podía combinar experiencias dispares de manera perspicaz".

Tipo contextual: "Celia era inteligente en la calle. Ella aprendió cómo jugar el juego y cómo manipular el
medio ambiente. Sus puntajes en las pruebas no fueron máximos, pero podría llegar a la cima en casi
cualquier contexto ". 14

La ventaja del sistema de Sternberg es que al menos tiene en cuenta más aspectos de la inteligencia que
las pruebas de cociente intelectual estándar y por lo tanto alienta a las personas a desarrollar formas de
aprovechar al máximo lo que tienen. Sus categorías también pueden ayudar a algunas personas a sentirse
más inteligentes de lo que han demostrado sus puntajes en las pruebas. Es al menos mejor que cualquier
tipo de clasificación de gente inteligente / gente estúpida.
Hay un sistema de clasificación cuádruple para gerentes que agrega variables de Enérgico y Lazy a
Inteligente y Desapasionado para designar cuatro tipos de administradores: Inteligente / Enérgico,
Inteligente / Lazy, Dull / Enérgico y Dull / Lazy.15 Obviamente, un tipo se ve mucho mejor que los otros
tipos, pero los otros logran seguir administrando de todos modos. Tal vez los gerentes Dull / Lazy tienen
trabajadores inteligentes / enérgicos para compensar la falta.

Clasificaciones de personalidad de cuatro tipos.


Muchos sistemas de personalidad de cuatro tipos son similares a los cuatro temperamentos pero
enfatizan diferentes aspectos de la personalidad. Un promotor fuerte de los cuatro temperamentos tiene
una lista de otras tipologías que parecen ajustarse a las principales categorías de los cuatro
temperamentos originales. Como dijo Salomón: "No hay cosa nueva debajo del sol" (Eclesiastés 1: 9).
Pero hay matices y alteraciones de los sistemas antiguos. Además, hay una multitud de formas de cómo
se puede categorizar a las personas simplemente reordenando las características y enfatizando los
diferentes aspectos.
Una clasificación de individuos promete ayudarlo a relacionarse mejor con las personas simplemente al
saber si son "Socializadores", "Directores", "Pensadores" o "Relatores". Después de enumerar las
"necesidades primarias" de cada tipo, junto con el " fortalezas "y" debilidades ", este promotor de
tipología procede a decirle a su audiencia cómo tratar con cada persona.16
La idea es "detectar psicológicamente" a la persona, sintonizar su longitud de onda y pulsar las teclas
correctas para que comprenda lo que está diciendo y luego haga lo que quiera. Suena un poco
manipulador. Pero, ¿qué pasa si uno comete un error categorizando al individuo? ¿Qué pasa si él es una
combinación de tipos y se usa un equilibrio de estrategias incorrecto? Olvida eso. Solo compre el
programa de cassettes, libro de trabajo y cuestionarios de perfil personal y será un experto. Al menos esa
es la promesa implícita.

Tipos alternativos (Nueva Era).


En su libro Alternate Realities, el psicólogo humanista / transpersonal Lawrence Leshan divide a las
personas en cuatro categorías clasificándolas según su visión de la realidad. Los cuatro son "Modo
sensorial", "Modo clarividente", "Modo transpsíquico" y "Modo mítico". 17 Créalo o no todos encajan en
estas categorías que suenan para la Nueva Era. Pero luego los New Agers también deben tener un
pedazo del pastel.
Los psicólogos también han diseñado tipos de personalidad basados en las características de varios
dioses y diosas griegos. La analista junguiana Jean Shinoda Bolen hace más que clasificar a las personas
en tipos de personalidad en su libro Goddesses in Everywoman.18 Clasifica las características de la
personalidad con diosas (también conocidas como arquetipos) que supuestamente viven en cada mujer.
Las personalidades de las mujeres luego se identifican según el dominio de una o más diosas internas. Así
tienes a la mujer Artemisa, la mujer Atenea y la mujer Hestia, todas con personalidades que reflejan a las
diosas vírgenes. Luego están las mujeres "vulnerables" tipo diosa: la mujer Hera y la mujer Perséfone. Y,
finalmente, la mujer Afrodita, dominada por la diosa del amor y la belleza.
Además de detallar cada tipo y explicar cómo manejar una determinada diosa o arquetipo dominante,
Bolen también da ejemplos de celebridades para cada tipo. Puedes imaginar sus opciones para el tipo de
mujer Afrodita: Jean Harlow, Lana Turner, Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor. Nancy Reagan es su
ejemplo de una mujer Hera. La madre Teresa es del tipo Hestia. Y le da una bofetada a la etiqueta de
Atenea sobre Phyllis Schlafly porque una característica de la mujer de Atenea en esta tipología mitológica
es su tendencia a defender los valores patriarcales y el liderazgo.19
Después de su gran éxito con los tipos de diosas, Bolen escribió Dioses en Todo Hombre.20 Otros han
expandido el horizonte para los hombres dándoles tipos y arquetipos masculinos, como Rey, Guerrero,
Magico y Amante.21 Tales tipologías sin duda caben en con la fascinación de los New Agers por los mitos
y el culto pagano.
Uno no tiene que ser un psicólogo en estos días para desarrollar formas de clasificar a las personas. Un
psíquico que "lee auras" escribió un libro sobre cómo clasificar los tipos de personalidad por los colores
de sus supuestas auras. Incluso si uno no puede leer auras, uno puede decir el tipo e incluso el color del
aura leyendo las características de cada tipo.22

Cuatro tipos de consumidores.


Una nueva tipología para el mercado es "psicografía", una categorización basada en "valores y estilos de
vida" relacionados con la compra. Los tipos de compradores tienen una clave de color según si están
"dirigidos por el exterior", "dirigidos por el interior", "impulsados por necesidades" o "integrados". El
tipo "dirigido por el exterior" es el grupo más grande de consumidores: un increíble 69 por ciento .
Bueno, eso debería ayudar a los anunciantes! O lo hace? Los profesionales del marketing utilizan esta
tipología para vender todo tipo de artículos, pero los resultados han sido mixtos23.

Tipos de animales
¿Qué podría ser más entrañable que los tipos de animales, especialmente si se los considera personajes
encantadores de la fama de Walt Disney? Después de su encantamiento con la pseudociencia del cerebro
derecho / cerebro izquierdo , Gary Smalley y John Trent idearon una forma adorable de clasificar a las
personas. (No importa que los chamanes se identifiquen con los animales en sus rituales de iniciación.
Solo tenga en cuenta a Walt Disney e ingrese Never-Never-Land). Usando la "Tabla de Encuestas de
Fortalezas Personales" de Smalley / Trent, puede averiguar si es león, castor, nutria o golden retriever.
Puede realizar la prueba al rodear varias descripciones en L, B, O o G y descubrir a qué animal se parece
más. ¿Un esfuerzo serio o un juego inofensivo? Para que nadie se lo tome demasiado en serio, de lo
contrario, comenzaremos a tratar cada
otros como animales.24
Smalley y Trent no son los únicos que han llegado a una clasificación de cuatro criaturas. El grafoanalista
Norman Werling, quien supuestamente discierne la personalidad analizando la escritura, inventó tipos de
mariposas, elefantes, ranas y tortugas. Florence Littauer evidentemente considera la tipología de Werling
de algún valor desde que la incluyó en su "Tabla comparativa de la personalidad", en la que se alinea una
serie de otras tipologías de personalidad con los cuatro temperamentos.
Una inversión interesante en los tipos de animales es la aplicación de los cuatro temperamentos a los
perros. Muchos de nosotros recordamos a Ivan Pavlov por acondicionar perros para salivar. Pavlov
también notó que los perros tienen diferentes personalidades. Categorizó los perros en cuatro grupos
según si tenían un sistema nervioso predominantemente excitador o predominantemente inhibitorio o si
estaban equilibrados, estables o equilibrados, alternando en cuanto a estar excitados e inhibidos. Luego
alineó estos con los cuatro temperamentos:

Colérico excitador Inhibitorio melancólico equilibrado-alternante sanguíneo equilibrado-constante


flemático26

No podemos abandonar esta sección animal sin mencionar el libro Cerebros de dinosaurios: tratar con
todas esas personas imposibles en el trabajo.27 Pero dado que los autores realmente están hablando del
"cerebro reptil" en cada uno de nosotros, nos saltearemos este y recoge las piezas de las otras tipologías
de cerebro roto en una sección posterior.

Modelos Fisiológicos.
Los cuatro temperamentos relacionados con los cuatro fluidos corporales ya no se aceptan desde una
perspectiva biológica, aunque en siglos posteriores otras personas desarrollaron diferentes tipologías de
personalidad basadas en la composición biológica individual. Por ejemplo, en el siglo XIX Léon Rostan
propuso una tipología triple y dividió a las personas en tipos digestivo, muscular y respiratorio-cerebral.
Entonces en el
Década de 1920. Ernst Kretschmer revivió los tipos de Rostan y los llamó "pícnicos", "atléticos" y
"displásicos".
Años 1940 y 1950 William Sheldon propuso tres tipos de cuerpo (somatotipos) y tres tipos de
temperamento e intentó mostrar las correlaciones entre los dos.
Los tres tipos físicos de Sheldon eran endomorfia (redondez con predominio del peso cerca de las áreas
digestivas), mesomorfia (complexión muscular) y ectomorfia (larga y delgada). Sus tres tipos de
temperamento eran viserotonía (comodidad amorosa, comida y estar con las personas), somatotonía
(gusto por la actividad física, poder y correr riesgos) y cerebroto- nia (restringido, inhibido y privado). Si
bien a primera vista se podría suponer que existe una correlación entre los somatotipos y los tipos de
temperamento, los investigadores no han podido establecer ninguna relación. Por lo tanto, los
somatotipos pasaron de moda.29

Personalidades del tipo de sangre


Así como los cuatro temperamentos originales se basaban en algún aspecto del cuerpo, muchas otras
tipologías desde entonces también han relacionado el cuerpo con la personalidad. Hace algunos años, el
título de un artículo periodístico era "Bloodtype reading new Japan rage; reemplaza a la astrología ". El
artículo de AP de Tokio dijo:

La clave del comportamiento humano, una vez buscada por los psicólogos aficionados de Japón en el
curso de las estrellas, ahora la encuentra un nuevo grupo de aficionados en los tipos de sangre de las
personas.

Observe las características universales para cada tipo de sangre:

Tipo A perfeccionistas
Tipo B autoafirmativo, creativo
Escriba AB pensadores objetivos
Escriba O discriminando, especialmente con amistades30

De acuerdo con este sistema, todo lo que necesita saber es el tipo de sangre de alguien y usted puede
saber si emplearlo y cómo tratarlo si lo hace. Desafortunadamente para los entusiastas usuarios de esta
tipología, el artículo también reveló: "Los especialistas en sangre y otros expertos llaman infundadas sus
teorías". 31 Sin embargo, al menos un cristiano le da cierta credibilidad, ya que ella lo mencionó en su
"Personalidad". Comparison Chart "y alineó los tipos de sangre con los cuatro temperamentos, de los que
es extremadamente aficionada32.

Right-Brain / Left-Brain.
Los tipos de personalidad basados en supuestas diferencias entre hemisferios cerebrales derecho e
izquierdo han cautivado la imaginación de varias personas. La investigación del cerebro que estimuló esta
tipología tenía que ver con personas con daño cerebral. Los hallazgos iniciales fueron tentativos e
incompletos, y debido a que no enfatizaron la interacción entre los hemisferios de las personas normales,
las personas que escucharon sobre la investigación llegaron a conclusiones erróneas y especulaciones.
Aquellos ansiosos por nuevas formas de categorizar personas se apresuraron y crearon la llamada
persona de cerebro izquierdo (descrita como lineal, lógica, analítica y no emocional) y la llamada persona
de cerebro derecho (descrita como espacial, creativa, místico, intuitivo y emocional).
Muchas personas todavía creen en la pseudociencia del hemisferio derecho / cerebro izquierdo.
Erróneamente pensando que la tipología está respaldada por la investigación del cerebro, los entusiastas
del hemisferio derecho / izquierdo continúan adoptando las implicaciones iniciales, etiquetándolas de
"ciencia" y haciendo todo tipo de declaraciones sobre el hemisferio derecho y el izquierdo. gente. Los
investigadores del cerebro no están contentos con la tipificación de la personalidad del cerebro derecho /
izquierdo, porque es engañosa y tergiversa la gran complejidad del cerebro.
El neurólogo Dr. John Mazziotta de la Facultad de Medicina de UCLA dice:

Incluso en las tareas más triviales, nuestros estudios demostraron que todo en el cerebro fluía, en ambos
lados, en la parte frontal y posterior, en la parte superior e inferior. Fue tremendamente complicado.
Pensar que podrías reducir esto a una simple dicotomía izquierda-derecha sería engañoso y
simplificado.33 (Énfasis agregado).

El biopsicólogo Dr. Jerre Levy en la Universidad de Chicago sostiene:

El mito de los dos cerebros se fundó sobre una premisa errónea: dado que cada hemisferio estaba
especializado, cada uno debe funcionar como un cerebro independiente. Pero, de hecho, solo lo opuesto
es cierto. En la medida en que las regiones se diferencien en el cerebro, deben integrar sus actividades.
De hecho, es precisamente esa integración la que da lugar a comportamientos y procesos mentales
mayores y diferentes de la contribución de cada región. Por lo tanto, dado que la premisa central de los
creadores de mitos es incorrecta, también lo son todas las inferencias derivadas de ella.34 (Énfasis
añadido)

Después de entrevistar a varios investigadores en el campo, Kevin McKean dice:

Los científicos están comprensiblemente molestos cuando ven el trabajo cuidadoso pero a menudo
inconcluso popularizado y explotado tan fácilmente. Como dice Deutsch: "Me molesta la gente que dice:
'Todo esto se basa en la teoría neurológica, por lo tanto es cierto'. No está legitimado por la teoría
neurológica. No hay evidencia de que las personas estén a favor de una parte del cerebro o del otro; eso
es pura especulación ". 35 (Énfasis agregado).
Para obtener más información acerca de las tipologías de cerebro derecho / cerebro izquierdo y sus
problemas, vea Profetas de PsychoHeresy II.36

Cuadrantes cerebrales.
Ned Herrmann se aprovechó de la investigación del cerebro dividido, la relacionó con la teoría del
cerebro trino del Dr. Paul McLean, y propuso lo que él llama "patrones preferidos de aprendizaje y
conocimiento". Él concibió un sistema de cuatro tipos dominantes de aprendizaje y aprendices:

Izquierda cerebral: racional, cuantitativa, técnica, objetiva, intelectual.


El cuadrante dominante de muchos abogados, ingenieros, banqueros y médicos.
Izquierda límbica: confiable, organizada, conservadora, detallada, "segura".
Popular entre planificadores, administradores, contadores y burócratas.
Derecho límbico: emocional, espiritual, servicial, agradable, caritativo.
Enfermeras, músicos, trabajadores sociales, profesores. Derecho cerebral: abierto, arriesgado, visionario,
fantaseando, impulsivo.
Emprendedores, artistas, dramaturgos, entrenadores.37

¿Puedes verte en cualquier lado? ¿O es real, detallado, útil y abierto?


A pesar del esfuerzo creativo de Herrmann y su Brain Dominance Inventory, 38 no hay forma de
establecer la validez de esta tipología sin una observación extensa de la operación del cerebro y el
comportamiento acompañante de muchas personas. Su libro, en el que presenta esta tipología de la
personalidad y el aprendizaje, cuesta $ 35, pero para saber realmente cómo utilizar su sistema uno tiene
que asistir a sus talleres publicitados al final de su libro.

Tipos de pensamiento codificados por colores.


También sobre la base del modelo de dos cerebros, Karl Albrecht combinó conceptos abstractos y
experiencia concreta con el hemisferio derecho / cerebro izquierdo y creó Blue Sky (resumen del cerebro
izquierdo), Red Sky (resumen del cerebro derecho), Blue Earth ( experiencia concreta del cerebro
izquierdo) y Red Earth (experiencia concreta del cerebro derecho) .40
El cielo representa conceptos abstractos y la Tierra representa experiencia concreta. Suena vagamente
como aire (cielo), tierra (tierra), fuego (rojo) y agua (azul) de los cuatro humores de Hipócrates. Albrecht
conectó el azul con las personas analíticas del hemisferio izquierdo y el rojo con los cálidos e intuitivos
tipos del cerebro derecho. Por lo tanto, tiene un tipo de Tierra Roja ("intuitivo, orientado a las personas e
inclinado hacia la experiencia directa") que tiende a "tomar decisiones basadas en impresiones generales
en lugar de hechos o cifras individuales". Hizo ventas, asesoramiento y trabajo social con el tipo de
persona de Tierra Roja.41

Esta es la promesa que Albrecht hace para su sistema:

¿Sabía que su estilo de pensamiento tiene una poderosa influencia en la forma en que se relaciona con su
mundo y con otras personas? El término "estilo de pensamiento" se refiere a su propio método único de
procesar ideas y derivar el significado de su experiencia. Una vez que comprenda su estilo de
pensamiento, podrá apreciar mejor la forma en que otras personas se comunican, toman decisiones y
resuelven sus problemas.42 (Enfatiza el suyo).

Tenga en cuenta que hay cuatro categorías amplias, pero cada persona encontrará su "método único".
¡Qué tono! Puede pensar que se comprende mejor a usted mismo y a los demás, pero todo lo que ha
hecho es colocarlos en una categoría amplia, que puede cegarle a la singularidad de cada persona.
También recuerde, este sistema se basa en el mito de la personalidad del cerebro dividido y conlleva
todos los problemas de las tonterías del cerebro izquierdo / derecho del cerebro.
Tipos de químicos cerebrales.
Como puede ver por ahora, el cerebro está en boga para clasificar y escribir personas. Las personas no
solo han dividido el cerebro en secciones y atribuido las características de la personalidad en
consecuencia, el psiquiatra de St. Louis Robert Cloninger ha encontrado uno que conecta tres sustancias
químicas cerebrales con tipos de comportamiento. La dopamina química cerebral está conectada con la
búsqueda de novedad; la serotonina química del cerebro con evitación de daños; y la norepinefrina
química cerebral con dependencia de recompensa.
Al combinar la dominancia de uno o dos de estos químicos cerebrales, uno puede idear varios tipos de
personalidad.43 Por ejemplo, enumera lo siguiente para una persona con alta búsqueda de novedad
(dopamina) pero baja para evitar el daño (serotonina) :

Peligro que busca agresivo competitivo Hiperactivo impaciente hablador extrovertido44

Pero si una persona es alta en búsqueda de novedad (dopamina) y también alta en evitar daños
(serotonina) él es:

Hipotímico
Neurótico
Fácilmente angustiado Conflicto / vacilación Incierto / Indeciso45

De nuevo, a pesar de sus elaboradas tablas descriptivas y su uso de cuestionarios de personalidad,


Cloninger no ha podido establecer la validez de su sistema. Sería necesario registrar extensamente los
niveles químicos cerebrales junto con la observación objetiva de un gran segmento de la población para
validar esta tipología. Si bien el conocimiento reciente de las sustancias químicas del cerebro hace que el
sistema parezca más científico que los cuatro humores de Hipócrates, tienen el mismo nivel de utilidad.

Futuras fantasías (o pesadillas).


Uno de estos días podremos poner nuestro tipo de sangre, tipo de cuerpo, tipo de cerebro, tipo de
químico cerebral, tipo de hormona e incluso nuestro tipo de humor en un programa de computadora y
descubrir quiénes somos en realidad y a qué grupo de personalidad nosotros pertenecemos. En lugar de
que se le asigne un número, se nos dará un código de tipo de persona. Con todo el trabajo en los
cromosomas, tal vez alguien invente la personalidad de los cromosomas.
Las categorías posibles podrían ser Chromy W, Chromy X, Chromy Y y Chromy Z. Las posibles
combinaciones podrían ser WXYZ o WWXZ o ZZZZ (extremo flemático) o XXXX (extremo colérico).
Entonces, todos pueden tener un código de tipo de personalidad adjunto a su número de seguro social y
todos sabrán cómo relacionarse con todos los demás y tendremos paz en la tierra. Ya no necesitas saber
mi nombre? ¿Solo necesitas saber quién soy? Estoy 123-45-6789
Escriba WXYZ.

El Eneagrama.
Y por último, pero no menos importante a los ojos de muchos que se llaman a sí mismos cristianos, es el
eneagrama, que es una tipología esotérica para la autocomprensión, el crecimiento personal y la
transformación. Aunque se pretende que sea una antigua tradición espiritual, es relativamente nuevo en
el mundo occidental.
George Ivanovitch Gurdjieff, quien trajo el eneagrama a Europa en la década de 1920, afirma que se
originó hace unos 2500 años en una escuela de sabiduría babilónica.46 Enseñó que cada persona nace
con un "tipo de cuerpo planetario" con ciertos rasgos físicos y psicológicos . Él creía que las
características físicas y psicológicas de una persona están relacionadas con una glándula endocrina
dominante y con influencias planetarias sobre esa glándula.47 Esto puede implicar al eneagrama con la
astrología babilónica, ya que esas características estarían indicadas por un punto en el eneagrama . El uso
de Gurdjieff del eneagrama también es paralelo al "árbol de la vida" de la cábala esotérica del misticismo
judío.48
Gurdjieff usó los elementos esotéricos del Eneagrama con sus alumnos, pero no formalizó el sistema en
forma escrita. Por lo tanto, otros tomaron esta tarea sobre ellos mismos.
Oscar Ichazo comenzó a enseñar el eneagrama en Bolivia en la década de 1960 y trajo su versión de los
nueve tipos de personalidad a los Estados Unidos en 1971 como parte de su entrenamiento Arica. Afirma
haber aprendido el eneagrama directamente de los maestros sufíes en Pamir antes de leer algo de
Gurdjieff.49 El entrenamiento de Icazo en Arica combina el misticismo oriental y la psicología occidental.
Los nueve puntos en la circunferencia del círculo se utilizan para analizar los tipos de ego para obtener
una mayor conciencia y alcanzar un estado superior de conciencia.
El psiquiatra Claudio Naranjo aprendió el sistema de Ichazo y enseñó el eneagrama en Esalon, un
potencial humano, centro de New Age en California. Entre sus alumnos había varios sacerdotes jesuitas
que comenzaron a incorporar el enemagrama en su asesoramiento y en sus vidas personales.51 Como
resultado, la popularidad del eneagrama se ha extendido rápidamente entre los católicos romanos. De
hecho, dos de los libros más leídos sobre el tema están escritos por un ex sacerdote jesuita, Don Richard
Riso.52
Aunque la figura geométrica del eneagrama sigue siendo la misma, las versiones de la tipología de la
personalidad del eneagrama difieren entre varios profesores. Riso sostiene que su "interpretación del
eneagrama". . . diverge del enfoque de Ichazo en una serie de puntos importantes. "53 Los seminarios y
libros de Helen Palmer también revelan un énfasis y una dirección diferentes. De hecho, su editor dice:
"La Sra. Palmer ha desarrollado teorías sobre el uso del Eneagrama para comprender la personalidad
humana y su relación con aspectos de mayor conciencia que son diferentes y distintos de los expuestos
por el Sr. Ichazo" 54.
El eneagrama es una figura geométrica compuesta de un círculo con nueve puntos a lo largo de la
circunferencia, de la cual se dibujan un triángulo y un hexagono irregular. Cada número representa un
tipo de personalidad y las líneas indican direcciones de integración y desintegración. La siguiente tabla
muestra los tipos de acuerdo con los títulos de tipo de Riso y Palmer y de acuerdo con las "fijaciones" de
la personalidad de Ichazo:

Riso Palmer Ichazo

1 reformador resentimiento perfeccionista


2 Helper Giver Flatterer
3 Ejecutante de búsqueda de estado Go
4 Artista Tragic Romantic Melancholy
5 Thinker Observer Stinge
6 Loyalist Devil's Advocate Coward
7 Planificador generalista de Epicure
8 Leader Boss Venge
9 Peacemaker55 The Mediator56 Indolent57

Por supuesto, hay descripciones extensas de cada tipo para que todos puedan encontrarse a sí mismos y
encajar o apretarse en un tipo. Al igual que otras tipologías, estas son categorías arbitrarias.
El eneagrama es tan malo como los cuatro temperamentos por las mismas razones. Tiene los mismos
problemas con la subjetividad, la generalidad, la trivialización de las personas, las suposiciones falsas, etc.
También incorpora los mismos peligros. Está directamente relacionado con el ocultismo en sus orígenes,
sus objetivos y su uso actual, incluidos los intentos de alcanzar estados superiores de conciencia. Un
crítico de Eneagrama dice:
Sus raíces ocultistas no han sido completamente purgadas (si es que pueden serlo), y se ha abierto al
error teológico y al abuso social y psicológico. La falta de investigación científica significa que no hay
controles para determinar quién es realmente un experto, ni qué consejo es útil o perjudicial, ni si los
objetivos del sistema de eneagrama son sólidos.58

El Eneagrama es otro evangelio. Es un camino de falsificación de la salvación y no debe ser usado por los
cristianos.

Problemas de Tipología

Los sistemas filosóficos y psicológicos del mundo buscan comprender y explicar la naturaleza del hombre
y cómo él debe vivir y cambiar. Pero, son formas humanas de tratar de descubrir lo que Dios ya ha
revelado a través de Su Palabra. A menos que tal investigación de la naturaleza del hombre y por qué él
es la forma en que él se origina en la revelada Palabra de Dios, esa investigación estará llena de fallas y
competirá o socavará las Escrituras y el trabajo de Dios en la vida de una persona. Eso es lo que puede
suceder fácilmente cuando se trata de comprender las diferencias individuales.
Observar y registrar el comportamiento de forma objetiva y precisa es bastante difícil sin involucrar
presuposiciones y subjetividad. Cuando uno va más allá de reportar observaciones e intenta explicar

el por qué y el cómo, existe un peligro adicional de presuposiciones y contaminación no bíblicas.


Tan fascinante como varios tipos de personalidad pueden ser y tan seductores como los cuatro
temperamentos, los cristianos deben considerar las serias implicaciones del uso de tales sistemas. Las
tipologías son artificios altamente subjetivos que pueden llevar a la confusión, la contradicción, la
superficialidad, las suposiciones falsas y el error. Además, hay numerosas razones espirituales para no
usar el temperamento y las tipologías de personalidad.

Objetividad y subjetividad
Algunas diferencias individuales se observan y miden más fácilmente que otras, como la altura, el peso y
varias características externas. Otros son imposibles de cuantificar debido a la subjetividad y la influencia
de las circunstancias externas. Describir, cuantificar, medir y categorizar a las personas de acuerdo con el
temperamento y la personalidad implican un alto grado de subjetividad.
¿Cómo se puede medir incluso un rasgo único, como la generosidad, aparte de las circunstancias en las
que una persona ha crecido y ha estado apartada de las circunstancias y las personas que podrían generar
generosidad ahora? ¿Cómo se mide el optimismo? ¿O pesimismo, entusiasmo, compasión o amabilidad?
¿O cómo se puede medir como vengativo, conservador, decisivo o independiente?
Si bien tales descripciones se pueden aplicar más o menos a las personas, ¿cuánto es más y cuánto
menos? ¿Y qué rasgos son realmente innatos (genéticos), que son una combinación de genes y medio
ambiente, y que en su mayoría se aprenden? Las dimensiones de rasgo único son extremadamente
difíciles de cuantificar. Aún más difíciles son esos intentos de clasificar a las personas con precisión de
acuerdo con el temperamento o los tipos de personalidad.
Las categorías de tipos como los cuatro temperamentos son creaciones del hombre caído. Las categorías
se componen de observaciones subjetivas humanas de personas, o se revisan a partir de categorías
creadas por otros hombres caídos. Varios rasgos se asignan a las categorías, y todo esto está
contaminado por la subjetividad. Luego las personas se colocan en las categorías, nuevamente a través
de la subjetividad. A través de más observación subjetiva o pruebas que se basan en respuestas
subjetivas, se observan rasgos adicionales de personas dentro de las categorías. De este modo, las
descripciones de las categorías se expanden. Una vez que se describen las categorías, las personas se
asignan a sí mismas y a otros, de nuevo, a través de la subjetividad. Incluso cuando se utiliza investigación
y se realizan pruebas, reina la subjetividad, tanto en la construcción de la prueba como en las respuestas
subjetivas.
Los humanos solo pueden hacer evaluaciones subjetivas de ellos mismos y de los demás. Además, tales
evaluaciones a menudo están influenciadas por el autoengaño. La Escritura es clara acerca de esta
tendencia humana: "El corazón es engañoso sobre todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?"
(Jeremías 17: 9). Sin embargo, el Señor dice: "Yo, el Señor, escudriño el corazón; pruebo las riendas, para
dar a cada uno según sus costumbres y según el fruto de sus obras" (Jeremías 17:10).

Confusiones y contradicciones.
Si bien se han inventado numerosas tipologías, existen algunas similitudes básicas entre ellas. Al igual que
con los temperamentos, hay una agrupación de descripciones y rasgos. También habrá polaridades de
rasgos entre los tipos. Y cada tipo tendrá fortalezas y debilidades. Casi todos los sistemas de agrupación
de personas según el temperamento o los tipos de personalidad también permiten combinaciones de
tipos, ya que nadie puede encajar en un tipo puro sin cierta superposición. Cada tipo es una
generalización general y una forma cruda de referencia en lugar de una verdadera descripción de
cualquier persona en particular.
Por otro lado, varios sistemas de personas tipeadoras también revelan diferencias claras entre ellos
mismos. Si uno fuera a alinear los diversos sistemas de escribir personas, habría numerosas
inconsistencias. Incluso si uno los alineara de acuerdo con ciertas generalidades, aún habría suficientes
diferencias para generar confusión, si no contradicción.
Aunque alguien pueda pensar que tiene una idea muy clara de cada uno de los cuatro temperamentos, se
encontrará con confusión al observar varias descripciones históricas y actuales de esos temperamentos.
Por ejemplo, las primeras descripciones de la Melancolía casi siempre fueron negativas. Como señalamos
anteriormente, existen algunas contradicciones específicas entre la tabla de temperamento del Dr. Hans
Eysenck y la del Dr. Tim LaHaye. Ambos tuvieron que recoger de fuentes históricas para encontrar sus
descripciones.

Problemas de Tipología

Superficialidad y error
La mayoría de las clasificaciones de temperamento o personalidad simplifican demasiado la complejidad
de las diferencias individuales. Tal simplificación excesiva conduce a la superficialidad. Por lo tanto, los
sistemas de temperamento o tipo de personalidad que se promueven como conocimiento interno con
herramientas especiales para comprender a las personas en realidad conducen a un conocimiento más
superficial de una persona.
Tal superficialidad puede conducir a error, porque la persona se ve de acuerdo con la tipología en lugar
de según sus propias características únicas. Una revisión de los tipos de personalidad (incluidos los cuatro
temperamentos) en la Encyclopedia of Psychology dice:

La popularidad de las tipologías se puede entender en términos del hecho de que ofrecen una forma
económica de resumir configuraciones complejas de variables, una forma de caracterizar a la persona
completa en términos de un pequeño número de categorías muy amplias. Las críticas de la descripción
tipológica, por otro lado, han sostenido durante mucho tiempo que la simplicidad de la tipología conduce
a la inexactitud, que las categorías typal son artificiales, y que las características distintivas del individuo
se pierden cuando uno se junta con muchas otras personas con cualidades distintivas propias.1
Ver películas y televisión hace que las personas tipean la personalidad porque la mayoría de los
personajes son de tipo superficial. Raramente son personajes tridimensionales y completamente
desarrollados. Mostrar eso sería demasiado tedioso y tomar demasiado tiempo. Por lo tanto, la mayoría
de las partes de actuación son tipos y los actores a menudo son "de tipo". En un
Thriller superficial de 30 minutos, los personajes pueden identificarse fácilmente como tipos, por lo que
se comprende rápidamente quién es quién. Incluso los personajes de Shakespeare fueron retratados
moderadamente dentro de los cuatro tipos de temperamento para facilitar a la audiencia identificar
rápidamente al personaje y completar los elementos faltantes. Pero, si vemos a las personas reales de esa
manera, es posible que las conozcamos tan íntimamente como los personajes de la comedia de situación.
Las personas reales son más que imágenes en una pantalla. La gente real tiene muchas facetas. No
deberían reducirse a tipos. Una vez que se convierten en personajes de dos dimensiones que pueden ser
muy diferentes de lo que realmente son. Ver a las personas a través de un temperamento o etiqueta de
tipo de personalidad despersonaliza a la persona y devalúa su singularidad.

Suposiciones mal ubicadas.


Si una persona se coloca en una categoría debido a ciertos rasgos aparentemente consistentes, a
menudo hay una suposición errónea de que otros rasgos en esa categoría se aplican cuando, de hecho,
no lo hacen. Por ejemplo, si una persona es identificada como Melancolía porque es callada, reservada y
analítica, puede haber suposiciones infundadas de que también es rígido, pesimista, ansioso y
temperamental.
En otras palabras, si se identifican algunos rasgos como representativos de un temperamento o tipo de
personalidad, existen suposiciones de que también posee otros rasgos, incluso cuando no los tiene. Por
lo tanto, las personas pueden desarrollar malentendidos extremos entre sí cuando usan las tipologías de
temperamento y personalidad. Cuando uno o dos rasgos se notan, ¡Bingo! La persona se deja caer en una
ranura que dice que tiene muchos otros rasgos que quizás no tenga. Solo porque una persona esté
calmada y en paz no puede darle a nadie el derecho de decir que es un flemático y luego decir que
también debe ser flojo.
Escribir personas según ciertas características engañosamente da a los individuos la sensación de que
conocen y entienden a otra persona. Tales suposiciones erróneas conducen a relaciones basadas en
fabricaciones endebles más que en la verdad. Las categorías suelen ser tan artificiales como los
personajes de cómics. Conducen a relaciones superficiales y malentendidos. Hacen que las personas
saquen conclusiones y ejerciten el prejuicio, no por motivos de raza sino por tipo de personalidad.
Además, usar tipologías puede ser una forma de decir: "No quiero tomar el tiempo para descubrir quién
eres en realidad".

Las generalidades pueden parecer específicas.


Los sistemas de tipología son especialmente atractivos para las personas que están dispuestas a tomar
generalidades burdas y categorías amplias y aplicarlas de manera única para sí mismas y para otros. El
aspecto maravillosamente cautivador de los sistemas tipo personalidad, como los cuatro
temperamentos, es su fácil aplicabilidad a todas las personas. Como hay suficientes elementos
descriptivos generales para cada categoría, seguramente todos encajarán en alguna parte. Y debido a
que cada sistema de clasificación de personalidad permite combinaciones de tipos, nadie queda fuera.
Prácticamente todos pueden ubicarse en algún lugar de alguna combinación de tipos, ya que cada
categoría está llena de descripciones universales y generales de personas. Las características descriptivas
de categorías particulares, como "tranquilo y reflexivo", pueden no ser tan distintivas como uno podría
pensar. ¿Hay alguien que nunca ha sido callado y considerado? Tales tipologías de personalidad se basan,
por lo tanto, en generalidades burdas y las personas se clasifican en categorías amplias que solo pueden
conducir al conocimiento superficial y la comprensión de cualquier persona. Desafortunadamente, sin
embargo, la mayoría de las personas acepta descripciones de caracteres como aplicables de forma
exclusiva a ellos mismos y a los demás. Esto se llama el "efecto Barnum".
Falsas suposiciones sobre la consistencia.
Aquellos que usan tipologías a menudo parecen suponer que las características son consistentes dentro
de una variedad de circunstancias. Sin embargo, las personas actúan de diversas maneras en
circunstancias variables. Por ejemplo, en la constelación familiar o en torno a buenos amigos, una
persona puede ser muy extrovertida y sociable, pero tranquila y reservada en circunstancias diferentes,
en un entorno desconocido o entre extraños. En Personality and Assessment, Walter Mischel dice que
"con la posible excepción de la inteligencia, no se han demostrado las consistencias conductuales
altamente generalizadas, y el concepto de rasgos de personalidad como predisposiciones de respuesta
amplia es insostenible" 2.

Razones espirituales para no usar tipologías.


Además de todos los problemas anteriores con el uso del temperamento o los tipos de personalidad,
existen razones espirituales por las cuales los cuatro temperamentos y tipologías similares son peligrosas
para los cristianos. Los cuatro temperamentos y tipologías similares dan un poder falso basado en una
mentira. La Palabra de Dios es verdadera. Es rápido y poderoso. Reemplazarlo o asistirlo con tipologías
erróneas de personalidad es un insulto al Señor, especialmente si se tiene en cuenta la relación oculta.
Los peligros espirituales de usar temperamentos y tipologías de personalidad se pueden ver en las
siguientes actividades:

1. Evaluar los aspectos no físicos de una persona


(alma / espíritu) según un modelo extrabíblico.

2. Dividir a las personas en categorías que enfatizan la carne en lugar del espíritu.

3. Reemplazar la santificación con la auto-mejora a través del fortalecimiento de los aspectos positivos
del temperamento.

4. Enfocarse en la autoidentidad según el temperamento en lugar de nuestra nueva identidad en Cristo.

5. Convirtiéndose en uno mismo y en las cosas de la carne.

6. Excusar comportamiento pecaminoso.

7. Caminar de acuerdo con la teoría del temperamento en lugar de caminar después del Espíritu.

8. Intentar ser justo a través de las obras: aumentar las fortalezas y superar las debilidades. (Los rasgos
del temperamento positivo no se pueden equiparar con el fruto del Espíritu. Provienen de la fuente
incorrecta).

9. Ser apartado de la dependencia de Cristo para depender de un sistema.

10. Recibir un poder falso basado en una mentira.

11. Contemplarse unos a otros de acuerdo con las filosofías de los hombres, de acuerdo con los principios
elementales (los cuatro elementos, los cuatro temperamentos).

12. Ignorar la advertencia de Pablo se aplica al uso de los cuatro temperamentos:

Cuídate de que ningún hombre te arruine mediante la filosofía y el engaño vano, según la tradición de los
hombres, según los rudimentos del mundo y no según Cristo (Colosenses 2: 8).
A lo largo de la Biblia, Dios advierte a su pueblo sobre los peligros de seguir los caminos de las naciones
circundantes. Sin embargo, una y otra vez su pueblo recurrió a la idolatría y otras prácticas ocultas
prohibidas por

Dios. Estamos en grave peligro de repetir los pecados de Israel siguiendo los caminos del mundo e incluso
entrando en el engaño de la sabiduría y las prácticas ocultas.
La práctica de la astrología no se limita a conocer varias tablas y relacionar las configuraciones del cielo
con el nacimiento de la persona. Los astrólogos han admitido que reciben conocimiento psíquico sobre
personas más allá de sus habilidades para usar y comprender el horóscopo. Evidentemente, reciben
información especial sobre individuos a través de demonios. Del mismo modo, cualquiera que lea auras y
tipos personas en consecuencia recibe información de espíritus demoníacos.
En la medida en que los cuatro temperamentos están relacionados con la astrología, existe la posibilidad
de una actividad psíquica oculta similar. Dondequiera que haya engaño, se le da lugar al diablo. Puede
aparecer como un ángel de luz e incluso dar una visión misteriosa de las personas. Debido a esa
posibilidad, los cristianos que han estado dependiendo de los cuatro temperamentos y tipologías
relacionadas para entender a sus cónyuges e hijos, sería sabio confesar su participación con este sistema
impío, repudiarlo en el nombre de Jesús y huir de la contaminación posterior. .

Pruebas psicológicas

Las pruebas psicológicas son esencialmente un fenómeno del siglo XX. Con el auge de la ciencia y el uso
de las matemáticas en el siglo XIX, surgió la esperanza de que los modelos matemáticos podrían
aprovecharse para comprender y explicar al hombre y hacer predicciones sobre él. La esperanza es que, a
través del uso de las matemáticas, se puedan desarrollar pruebas psicológicas que utilizarán una pequeña
muestra del comportamiento del hombre (como se muestra en la prueba) para revelar mucho más sobre
él.
En su libro Pruebas psicológicas, la Dra. Anne Anastasi da una definición general de una prueba
psicológica. Ella dice:

Una prueba psicológica es esencialmente una medida objetiva y estandarizada de una muestra de
comportamiento.1
137

La prueba es un intento de diagnosticar algún aspecto amplio y significativo del comportamiento de un


individuo para revelar algo sobre él o para predecir cómo se desempeñará en el futuro. Anastasi dice:

Tradicionalmente, la función de las pruebas psicológicas ha sido medir las diferencias entre los individuos
o entre las reacciones del mismo individuo en diferentes ocasiones.2

Numerosas pruebas y tipos de pruebas se han desarrollado para medir estas diferencias. Las pruebas
psicológicas se pueden categorizar bajo los siguientes tres encabezados generales: 1) pruebas de nivel
intelectual general,
2) pruebas de habilidades separadas, y 3) pruebas de personalidad. Nuestra principal preocupación es con
la última categoría, que incluye inventarios de personalidad y pruebas de temperamento. Sin embargo,
antes de entrar en detalles, es necesario introducir dos características de prueba psicológica que son
extremadamente importantes: confiabilidad y validez.
Cada prueba psicológica tiene numerosas características importantes de construcción y uso. Solo
describiremos dos de ellos: confiabilidad y validez. A medida que analicemos esos dos términos en
particular y luego los apliquemos específicamente a las pruebas de personalidad, simplificaremos al
máximo. Nuestro objetivo en este capítulo es hacer que este tema complejo sea lo más claro posible para
ayudar al lector a comprender los problemas presentados en el siguiente capítulo.
El primer término, confiabilidad, se refiere a la consistencia. Anastasi dice:

La fiabilidad de la prueba es la consistencia de las puntuaciones obtenidas por las mismas personas
cuando se vuelven a evaluar con la prueba idéntica o con una forma equivalente de la prueba.

Por ejemplo, si una persona toma una prueba de cociente intelectual el lunes y el viernes de la misma
semana y recibe puntajes de CI de 90 y 91 respectivamente, es obvio que hay consistencia entre las dos
puntuaciones y que se puede confiar en los resultados.
Si la consistencia de la prueba / reprueba ocurre con la suficiente frecuencia, con suficientes personas,
ganaremos más y más confianza en la confiabilidad de la prueba. Sin embargo, si un individuo toma una
prueba de cociente intelectual el lunes y viernes de la misma semana y puntajes 90 y 120
respectivamente, la inconsistencia de los puntajes indica una falta de fiabilidad y no se puede tener
confianza en ninguno de los puntajes. Cuanto más a menudo se produce una incoherencia de prueba /
repetición de prueba, menos confianza se puede tener en la fiabilidad de la prueba.
El requisito mínimo para una prueba es que debe demostrar fiabilidad a lo largo del tiempo. Sin embargo,
la fiabilidad por sí sola no es suficiente. Incluso si una prueba es altamente confiable (consistente) aún
puede carecer de significado. En otras palabras, puede ser consistente, pero puede ser consistentemente
erróneo. Es por eso que el término confiable puede ser un poco engañoso. Una prueba que es confiable
en términos de consistencia puede no ser confiable en términos de exactitud o en términos de dar la
información que está diseñada para dar. Por ejemplo, un individuo puede obtener un puntaje de 90 en
varias administraciones de una prueba de inteligencia, pero realmente puede ser mucho más inteligente
con otras medidas.
Además de ser confiable, el resultado de la prueba también debe ser válido. Anastasi dice: "La validez de
una prueba se relaciona con lo que la prueba mide y qué tan bien lo hace". 4 (Énfasis en ella). También
dice: "Sin dudas, la pregunta más importante que se debe hacer acerca de cualquier prueba psicológica
tiene que ver con su validez". 5
Si bien la confiabilidad significa la consistencia de los resultados de la prueba, la validez se puede
considerar como la integridad de los resultados de la prueba. Si bien la confiabilidad se puede medir al
comparar los resultados repetidos del mismo individuo en la misma prueba (o una forma equivalente), la
validez se mide mejor al comparar el resultado de la prueba con un estándar objetivo independiente.
Ofrecemos el siguiente ejemplo para aclarar estos dos conceptos.
Digamos que una persona toma una prueba de tipeo de la computadora un día a la semana durante tres
semanas consecutivas y cada puntaje es de aproximadamente 30 palabras por minuto. La confiabilidad es
excelente hasta ahora. Digamos que toma la misma prueba por tres semanas más y puntajes de 30
palabras por minuto cada vez. La fiabilidad es mejor aún. Si agregamos más individuos con resultados
similares consistentes basados en diversas velocidades de tipeo individuales, nos sentimos cada vez más
confiados en la confiabilidad de la prueba. Sin embargo, dijimos anteriormente que una prueba podría ser
confiablemente incorrecta.
Si bien la confiabilidad es importante, la validez es mucho más importante. La falta de validez en una
prueba demostraría que a pesar de que esa prueba en particular puede ser confiable, no debería ser
confiable.
La validez, en el mejor de los casos, implica algún estándar externo y objetivo contra el cual comparar los
resultados de las pruebas. Si, en el ejemplo de prueba de tipeo, tuviéramos un estándar externo y
objetivo contra el cual medir, podríamos juzgar los resultados de la prueba. ¿Qué sucede si la
mecanógrafa que consistentemente obtuvo 30 palabras por minuto en la prueba de tipeo también
escribió en una computadora en el trabajo? Y, ¿qué pasaría si la computadora tuviera un paquete de
software que midiera su velocidad de tipeo y ese software mostrara consistentemente que generalmente
tipeaba aproximadamente 60 palabras por minuto? La prueba de tipeo sería confiable para este
individuo, pero no es válida debido a la gran discrepancia entre los resultados de la prueba de tipado y los
resultados externos de su paquete de software en el trabajo. Del mismo modo, si existiera una
discrepancia sustancial para un gran grupo de personas, entonces el uso de la prueba sería cuestionable.
En los próximos dos capítulos trataremos con esta característica más importante de la validez, que se
obtiene más idealmente al comparar los resultados en la misma prueba (o una forma equivalente) con un
criterio objetivo externo. Buscaremos esta característica de validez más importante al examinar los
inventarios de personalidad y las pruebas de temperamento.

Las pruebas de personalidad "son instrumentos para medir las características emocionales,
motivacionales, interpersonales y actitudinales, a diferencia de las habilidades" 1. Aunque hay una
variedad de pruebas de personalidad, centraremos nuestra atención en los inventos de la personalidad.
Estos inventarios se conocen como inventarios autoinformados. Están estructurados para que el
examinado se vea obligado a tomar decisiones que se describan mejor.
Algunas pruebas proporcionan afirmaciones a las que el examinado simplemente responde "Verdadero"
o "Falso". Otras pruebas proporcionan afirmaciones a las que una persona responde "más como yo" o
"menos que yo". Otros obligan al examinado a elegir uno entre varias palabras o frases descriptivas.
Estos no son más que tres ejemplos de las diversas opciones forzadas que brinda un examinado.

Probablemente los inventarios de personalidad más populares utilizados en la iglesia sean el Indicador de
Tipo Myers-Briggs (MBTI), el Sistema de Perfil Personal (PPS) y el Análisis de Temperamento de Taylor-
Johnson (TJTA). Discutiremos cada prueba, incluido el tema de su validez (integridad). Además,
discutiremos algunos otros instrumentos que pretenden medir el temperamento y los dones espirituales.
Como se mencionó anteriormente, la validez es "la pregunta más importante que se debe hacer acerca
de cualquier prueba psicológica" .2 Otra forma de pensar acerca de la validez es imaginar que uno intenta
validar un medicamento utilizado para curar una enfermedad. Si el fármaco pretende curar una
enfermedad y se somete a pruebas científicas y se considera que falta, no se usará el medicamento ni se
lo recomendará a otros. Un medicamento que no ha demostrado su eficacia ni siquiera estaría en el
mercado. Si así fuera, habría una protesta pública en su contra y la Administración Federal de Drogas
(FDA) prohibiría su venta.
Sin embargo, debido a que no existen tales agencias o regulaciones que frenen el uso de pruebas
psicológicas y porque las pruebas no son sustancias extrañas ingeridas para curar enfermedades, muchas
pruebas psicológicas continúan usándose a pesar de su falta de validez. Un buen ejemplo de esto es la
prueba de Rorschach inkblot, que es una técnica proyectiva.
La prueba de la mancha de tinta de Rorschach fue desarrollada por el psiquiatra suizo Hermann
Rorschach y se ha utilizado durante más de 60 años. La prueba consiste en 10 cartas. Cada tarjeta tiene
una mancha de tinta simétrica bilateral en él. Cinco cartas son en blanco y negro y las otras cinco son de
color. Un examinador le muestra las tarjetas al individuo y le pide que describa lo que ve. El examinador
evalúa las respuestas de la persona según las pautas especificadas.
Las pautas revelan el sesgo religioso de la prueba. Si una persona ve símbolos religiosos, esas respuestas
generalmente se calificarán como anormales. La interpretación de Rorschach: los autores de Advanced
Technique dicen:

Los contenidos de la religión casi nunca están presentes en los registros de las personas normales. Su
aparición se asocia con una profunda preocupación por los problemas del bien y el mal, preocupación
que, casi siempre, es una pantalla y un desplazamiento de la culpa inducida por la preocupación sexual.
Los contenidos de la religión pueden usarse para inferir problemas críticos y no resueltos de la
sexualidad. . . Las respuestas a [religión] son más comunes entre los esquizofrénicos, especialmente los
pacientes con de- liones que conciernen a la religión3.

Uno se pregunta cuántos cristianos desprevenidos podrían haber tomado el Rorschach y, en


consecuencia, sido tratados por preocupación sexual.
Todos parecen saber acerca de este instrumento aparentemente mágico, pero pocos laicos cuestionan su
validez. Al menos un millón de personas tomaron el examen cada año a mediados de los años sesenta.
Alrededor de cinco millones de horas de administración y puntuación sumaron una enorme
$ 25,000,000 por año.4 Aunque ha habido un ligero descenso, el Rorschach ha seguido utilizándose a un
ritmo de casi un millón por año, lo que equivaldría a una factura mucho más grande a precios actuales.5
A pesar de que los psicoterapeutas están al tanto de los estudios que revelan la escasa validez del
Rorschach, continúan usándolo. ¿Por qué? Porque esperan descubrir al menos una pista oculta para
entender a la persona. Sin embargo, ¿qué es lo que realmente encuentran? ¿Tesoro escondido? ¿O el
tesoro que están buscando es tan elusivo como la olla de oro al final del arcoíris? Al pretender revelar e
incluso medir los niveles más profundos de la personalidad, el Rorschach no puede ayudar a nadie a
distinguir entre el oro de los tontos y el real.
Después de un extenso análisis de la prueba de la mancha de tinta de Rorschach y la revisión de la
literatura, Arthur Jensen presenta su conclusión en el Anuario de Mediciones Mentales. Él dice:

Dicho francamente, el consenso de un juicio calificado es que el Rorschach es una prueba muy pobre y no
tiene valor práctico para ninguno de los propósitos recomendados por sus devotos.6

Anastasi dice:

La acumulación de estudios publicados que no han demostrado ninguna validez para técnicas proyectivas
tales como el Rorschach. . . es realmente impresionante.7 (Énfasis en ella.)

El Rorschach y otras pruebas de personalidad de baja validez se han usado durante demasiado tiempo.
Sin embargo, será aún más largo antes de que sean abandonados. Mientras los horóscopos permanezcan
en boga, el Rorschach y otras pruebas de personalidad también conservarán su mística.
Todas las pruebas psicológicas tienen problemas, pero los inventarios de personalidad son aún más
problemáticos. Anastasi dice: "La construcción y el uso de los inventos de personalidad están plagados de
dificultades especiales que van más allá de los problemas comunes que se encuentran en todas las
pruebas psicológicas" .8 Esta observación puede aplicarse con la misma facilidad a las pruebas de
temperamento. Las dificultades involucradas en los inventarios de personalidad, los perfiles y las pruebas
podrían llenar un libro en sí mismos. Sin embargo, nos restringiremos a la cuestión de la validez.

Validez.
Un autor de The Myth of Measurability dice: "La validez es el alma de una prueba". Continúa diciendo: "Es
aquí donde la mayoría de las discusiones sobre las pruebas fracasan y los defensores más informados de
las pruebas guardan silencio". 9 Indus- y las empresas a menudo usan pruebas de personalidad para
averiguar si la personalidad de un posible empleado es adecuada para una descripción de trabajo en
particular. La idea es predecir el éxito posterior de ese solicitante en particular.
A pesar de que la mayoría de las personas cree que tales pruebas realmente hacen lo que las personas
piensan que hacen, un artículo de la revista Training informa que "las encuestas más extensas realizadas
sobre estos instrumentos [pruebas de personalidad] a lo largo de los años han demostrado que su poder
de predicción es extremadamente débil . "Una persona que realizó un estudio de este tipo dijo:" No se
puede estudiar la literatura sobre el uso de pruebas de personalidad en la industria sin desencantarse por
completo ". 10
Cuando presentamos el concepto de validez, dijimos que la validez de una prueba indica su integridad, ya
sea que realmente mida lo que se supone que debe medir y cuán bien lo hace. Uno podría suponer que
solo hay un tipo de validez, un tipo de medio objetivo para determinar si la prueba hace lo que dice hacer.
Sin embargo, hay varias formas de determinar la validez.
La validez se agrupa generalmente en tres categorías principales: 1) validez relacionada con el contenido,
2) validez relacionada con el criterio, y 3) validez relacionada con el constructo. Una breve discusión de
cada uno puede ser útil para comprender los problemas intrínsecos a los inventarios de personalidad y
otras herramientas similares utilizadas para analizar los temperamentos y los rasgos.

Validez relacionada con el contenido.


La validez relacionada con el contenido funciona muy bien en educación. Por ejemplo, escribimos una
prueba para medir lo que los estudiantes aprendieron en matemáticas. La prueba es válida en la medida
en que hacemos preguntas sobre matemáticas y no fútbol. Uno puede ver claramente elemento por
elemento si las preguntas son sobre matemáticas y no sobre algún otro campo de estudio.
Uno podría reclamar la validez relacionada con el contenido para los inventarios de personalidad y las
pruebas de temperamento, ya que los artículos parecen tener un contenido apropiado. "¿Te gusta actuar
en el escenario?" Parece tener el contenido adecuado para la extroversión, por ejemplo.
Sin embargo, un problema con la validez relacionada con el contenido aplicado a los inventarios de
personalidad y pruebas similares es la circularidad. La prueba mide la extroversión porque define la
extroversión según las preguntas que realiza. Por el contrario, en una prueba de conocimiento
acumulado, el contenido se ha enseñado antes de dar la prueba. Por ejemplo, al dar una prueba de
matemáticas, hubiéramos cubierto el contenido de matemáticas antes de que se le diera la prueba de
matemáticas, en lugar de definir el contenido (extroversión) mediante la prueba ("¿Te gusta actuar en el
escenario?"). En otras palabras, las respuestas en una prueba de matemática no definen el contenido.
Debido a tal circularidad y otros problemas, Anastasi dice que para las pruebas de personalidad "la
validación de contenido generalmente es inapropiada y puede, de hecho, ser engañosa". Ella sostiene
que el contenido de las pruebas de personalidad "puede hacer poco más que revelar el hipótesis que
llevaron al constructor de prueba a elegir un cierto tipo de contenido para medir un rasgo específico.
Tales hipótesis deben ser confirmadas empíricamente para establecer la validez de la prueba ". 11
Los encuestados a menudo son engañados porque el contenido parece ser sobre lo que la prueba
pretende medir, como la extroversión. Pero esto no establece la validez de tales pruebas. Además,
muchos que leen libros de personas como LaHaye, Littauer, Voges y Braund son engañados para que
crean en el contenido de sus enseñanzas porque desconocen la necesidad de validez.

Validez relacionada con el criterio.


Otra forma de validez es la validez relacionada con los criterios. Anastasi dice:

Los procedimientos de validación relacionados con los criterios indican la efectividad de una prueba para
predecir el desempeño de un individuo en actividades específicas. Para este propósito, el desempeño en
la prueba se compara con un criterio, es decir, una medida directa e independiente de aquello que la
prueba está diseñada para predecir12.

Dos áreas de validez relacionada con los criterios sobre el temperamento y las pruebas de personalidad
se pueden sacar al hacer dos preguntas:

1. ¿Cómo es María? (Diagnóstico)


2. ¿Podemos predecir cómo hará María como resultado de este instrumento? (Predicción)

La primera pregunta tiene que ver con si Mary realmente tiene un temperamento particular o un perfil de
personalidad. Se trata de si ella ha sido diagnosticada con precisión. La segunda pregunta pregunta si el
instrumento (prueba o inventario) nos permitirá predecir cómo actuará Mary y si tendrá éxito o fracasará
en el futuro como resultado de tener un temperamento o personalidad particular.
No deseamos profundizar en las complejidades de la validez relacionada con los cri- terios en lo que
respecta a los inventarios y pruebas de personalidad. Lo planteamos porque se ofrecen muchos perfiles
de personalidad y pruebas de temperamento, y se realizan evaluaciones totalmente carentes de
validación estadística. Al leer varios libros populares, tomar varios inventarios de personalidad popular y
pruebas de temperamento, y escuchar sobre la capacidad de predecir el comportamiento futuro como
resultado, recuerde que la validez relacionada con los criterios (diagnóstico y predicción) es
imprescindible antes de aceptar los resultados con confi. - Dence. Si una prueba no ha sido validada, no te
preocupes por ella. Exigir validez relacionada con los criterios probablemente eliminaría todas las
pruebas de temperamento conocidas y muchos de los inventarios de personalidad.

Validez relacionada con la construcción.


El tercer tipo de validez es la validez relacionada con la construcción. Según Anastasi, "la validez de una
prueba relacionada con la construcción es la medida en que puede decirse que la prueba mide una
construcción o rasgo teórico" 13.
En nuestro ejemplo anterior de una prueba de tipeo, había una medida exacta externa de la velocidad de
tipeo que ocurría en la estación de trabajo del individuo. Entonces fue posible validar los resultados de la
estación de prueba del individuo. Sin embargo, en las pruebas de personalidad, los constructos son
hipotéticos o conceptuales. No puede cuantificar fácilmente los rasgos de personalidad o los tipos de
temperamento. A diferencia de la prueba de tipeo, en la que las cantidades de 30 palabras por minuto y
60 palabras por minuto eran unidades de medida exactas, los rasgos y los tipos no lo son. Es necesario en
estas instancias inferir validez a través de un proceso estadístico muy sofisticado, que obviamente no se
ha realizado en demasiados casos.

Transparencia de los elementos de prueba.


Existen numerosas razones para la falta de validez en las pruebas de personalidad. Una razón importante
por la que hay problemas con la validez es la transparencia de los elementos de prueba. Anastasi dice:

Los inventarios de autoinforme están especialmente sujetos a simulación y falsificación. A pesar de las
declaraciones introductorias en sentido contrario, la mayoría de los ítems de tales inventarios tienen una
respuesta que es reconocible como socialmente más deseable o aceptable que los demás.14

Debido a esto, las personas pueden "falsificar bien" para dar una buena impresión y "falsamente malo"
para crear una mala impresión. Hay mucha evidencia de esto en la literatura de investigación, incluso en la
medida en que cuando la misma persona realiza la misma prueba dos veces puede producir dos
resultados diferentes como quiera15.
Martin Gross, en su libro The Brain Watchers, ofrece un excelente ejemplo de falsificación. Él describe
cómo ayudó a un amigo a prepararse para una prueba para solicitar un puesto en una gran corporación:

La noche antes de su encuentro, nos sentamos en la mesa del comedor, preparando el gran experimento.
La prueba principal fue la Preferencia Personal de Edwards, una prueba de elección forzada
específicamente diseñada para frustrar tales intentos perversos de creación de imágenes.16

Primero Gross hizo que su amigo tomara la prueba sin ningún tipo de entrenamiento. Él dice:

El resultado fue grizzly: un individuo amistoso (muy "nutrido"), animado (alto "cambio"), con auto-
pensamiento (alta "autonomía") sin ningún deseo de manipular las cadenas de marionetas del destino
(bajo "Dominio" o "liderazgo"). 17

Era obvio para Gross que su amigo no conseguiría el trabajo con ese tipo de perfil. Por lo tanto, los dos
trataron de imaginar lo que la corporación estaba buscando. Se les ocurrió una lista de rasgos en los que
tendría que puntuar y los que debería mantener bastante cerca del promedio. Luego revisaron el ítem
por ítem "hasta que hubiéramos duplicado exactamente nuestra estimación del ideal corporativo". 18
(Énfasis el suyo). A la mañana siguiente el individuo tomó el examen. Fue contratado con el cumplido de
que los resultados de su prueba fueron "excepcionales". No solo los resultados de sus pruebas fueron
excepcionales; también lo fue su desempeño en el trabajo! 19

Si no es válido, ¿entonces qué?


Las pruebas de personalidad y temperamento y los inventarios generalmente tienen una validez
extremadamente baja. En otras palabras, no se puede confiar en que hagan aquello para lo que fueron
creados. A pesar de la gran confianza que tanta gente tiene en esas pruebas de comprensión personal y
contratación corporativa, tales pruebas simplemente no han cumplido los rigores de la validez.
Como ejemplo de la poca fiabilidad de tales pruebas, Gross decidió probar un pequeño experimento. Esta
vez, él mismo realizó una batería de pruebas tan cuidadosamente y con la mayor honestidad como pudo
para ver si los resultados eran consistentes. Después de puntuar y comparar los resultados, dice:

Cuando se digiere, con una "precaución" profesional consumada, ¿qué podría contar todo esto?
Obviamente, un ermitaño extrovertido, malhumorado y feliz, un desempleado que responde
maravillosamente a la vida corporativa, el alma pedestre promedio que se para de cabeza a ego sobre la
multitud, de una manera espectralmente ajustada, pero altamente neurótica.

Si bien tal anécdota puede ser humorística, la posibilidad de puntajes erróneos y perfiles inexactos no es
para nada graciosa. Hay consecuencias serias cuando se viola la verdad con pruebas que parecen tan
confiables y objetivas como una ecuación matemática perfecta, pero se pierde la marca. Basados solo en
información académica, es nuestra opinión que si los inventarios de personalidad y las pruebas de
temperamento se etiquetaran como medicamentos, la Administración Federal de Drogas prohibiría su
venta y uso.

Existen numerosas pruebas de personalidad que tienen que ver con tipos, temperamentos, rasgos,
intereses, valores, actitudes e incluso dones espirituales. Algunas pruebas son rápidas e informales; otros
son complejos y detallados. Algunos son inventarios de interés diseñados para ayudar en las elecciones
de carrera y el empleo. Otros están diseñados para el autoconocimiento. En este capítulo, analizaremos
algunas de las pruebas que los cristianos utilizan ampliamente.

Indicador de Tipo Myers-Briggs (MBTI).


El Indicador de Tipo Myers-Briggs (MBTI) es un inventario de personalidad basado en la teoría de tipos
psicológicos de Carl Jung. El MBTI proporciona las siguientes cuatro escalas bipolares:

Introversión-Extroversión Detección-Intuición Pensamiento-Sentimiento Juicio-Percepción

Estas cuatro escalas producen 16 tipos posibles.


El Consejo Nacional de Investigación ha evaluado el MBTI. Los miembros del Consejo provienen de los
consejos de la Academia Nacional de Ciencias, la Academia Nacional de Ingeniería y el Instituto de
Medicina. Al evaluar el MBTI, el Consejo Nacional de Investigación dice:
McCaulley (1988) estima que el MBTI se usa como instrumento de diagnóstico por 1,700,000 personas al
año en los Estados Unidos, y Moore y Woods (1987) enumeran la amplia variedad de organizaciones en
los negocios, la industria, la educación, el gobierno y el militares que lo usan. Probablemente sea justo
decir que el MBTI es el instrumento más popular de "auto-percepción e intuición sobre los demás" en uso
en la actualidad. Desafortunadamente, sin embargo, la popularidad del instrumento no es coincidente
con los resultados de investigación de apoyo.1

En otras palabras, ¡los resultados de la investigación no respaldan la popularidad! La preocupación


particular del Consejo es la falta de validez para el MBTI. Al concluir la sección sobre validez, el Consejo
declara: "La evidencia resumida en esta sección plantea preguntas sobre la validez del MBTI" 2.

El Consejo también critica la comercialización del MBTI:

Desde la perspectiva de los desarrolladores del instrumento, las ganancias de una audiencia ansiosa de
superación personal los alienta a comercializar el instrumento agresivamente; el marketing agresivo -
completo con tazas de café, camisetas, alfileres, placas de matrícula- aparentemente ha incrementado el
número de consumidores en todo el mundo.3
Antes de su sección general de "Conclusiones", el Consejo dice que "la popularidad de este instrumento
en ausencia de valor científico probado es problemático". En su sección de "Conclusiones", el Consejo
dice muy claramente: "En este momento, no hay suficientes investigaciones bien diseñadas para justificar
el uso del MBTI en los programas de orientación profesional ". 4
Otros han expresado su preocupación acerca de la dificultad de establecer la validez para las pruebas que
se basan en una construcción teórica. Drs. LJ Cronbach y PE Meehl dicen:

A menos que los diversos usuarios de la construcción acepten sustancialmente la misma red nomológica,
la validación pública es imposible. Un consumidor de la prueba que rechaza la teoría del autor no puede
aceptar la validación del autor.5

Al aplicar esta idea al MBTI, el Dr. Jerry Wiggins dice:

La validez del MBTI se puede evaluar independientemente del corpus total de las escrituras de Jung, pero
no se puede evaluar de manera justa fuera del contexto más delimitado de la teoría de Jung de los tipos
psicológicos. Al igual que con cualquier prueba orientada a constructo, tanto la validez de la prueba como
la validez de la teoría están en cuestión.6

Tenga en cuenta que la validez de la prueba y la validez de la teoría están inextricablemente ligadas.
Carl Jung consideraba todas las religiones como una mitología colectiva, no real en esencia, sino real en
su efecto sobre la personalidad humana. Para Jung, la religión, a pesar de ser simplemente un mito, era
un soporte espiritual indispensable.7 Jung estaba bastante familiarizado con el cristianismo. Su padre era
un ministro. Al describir su experiencia con el cristianismo, dice:

Poco a poco llegué a comprender que esta comuni- dad había sido una experiencia fatal para mí. Había
resultado hueco; más que eso, resultó ser una pérdida total. Sabía que nunca más podría participar en
esta ceremonia. "Por qué, eso no es religión en absoluto", pensé. "Es la ausencia de Dios; la iglesia es un
lugar al que no debería ir. No es la vida lo que está allí, sino la muerte "8.
El malentendido esencial de Jung sobre el cristianismo, la Iglesia y la Sagrada Comunión se traspasó a sus
teorías psicológicas.
Desde su rechazo al cristianismo, Jung podría haber procedido a negar todas las religiones. En cambio,
eligió verlos a todos como mitos, como expresiones simbólicas de la psique interna. Combinó este interés
en la religión como mito con su práctica del psicoanálisis a tal grado que Viktor Von Weizsaecker declaró:
"CG Jung fue el primero en comprender que el psicoanálisis pertenecía a la esfera de la religión" .9
Porque el psicoanálisis era una forma de religión para Jung, no podía rechazar toda religión sin rechazar
el psicoanálisis en sí mismo. Al presentar a toda religión como mitología y fantasía, Jung rebajó la
espiritualidad del hombre y desafió al Dios de la Biblia.
En lugar de creer en la Biblia y seguir al Espíritu Santo, Jung siguió su propia guía espiritual. En Recuerdos,
sueños y reflexiones, Jung dice:

Filemón y otras figuras de mis fantasías me recordaron la idea crucial de que hay cosas en la psique que
no produzco, pero que producen y tienen su propia vida. Filemón representaba una fuerza que no era yo
mismo. En mis fantasías mantuve conversaciones con él y me dijo cosas que no había pensado
conscientemente. Porque observé claramente que fue él quien habló, no I.10

Las teorías de Jung se desarrollaron bajo la influencia de su guía espiritual.


Las teorías que subyacen a los inventarios de personalidad, las pruebas de temperamento y los
inventarios de dones espirituales no son ciencia. Hemos abordado este tema en detalle en otra parte y
hemos demostrado que tales teorías son simplemente las opiniones de los hombres.11 Por ejemplo, las
cuatro preferencias de Jung son su opinión sobre el hombre. El uso de ellos en una prueba de
personalidad como el MBTI es la teoría de Jung (que es solo su opinión, no la ciencia) puesta en forma de
prueba. Cada inventario de personalidad o prueba de temperamento depende de la opinión personal de
alguien.
El hecho de que alguien idee una prueba y use las cuatro preferencias de personalidad junguiana (y 16
tipos) y utiliza medios matemáticos para validarla no significa que la teoría detrás de ella sea científica o
fáctica. Por ejemplo, uno podría crear un inventario de personalidad basado en las cuatro etapas
psicosexuales de desarrollo de Freud. Las cuatro etapas son oral, anal, fálica y genital.
Uno podría entonces establecer un sistema de cuatro preferencias y 16 tipos basados en el sistema
freudiano en la forma de un inventario de personalidad. Con mucho trabajo psicométrico, uno podría
eventualmente crear una prueba con resultados de confiabilidad y validez al menos igual a la de algunas
pruebas actuales. Sin embargo, si las teorías subyacentes no son científicas y especialmente si provienen
de lo oculto, ¿por qué uno se preocupa por la confiabilidad o incluso la validez?
Como mínimo, la teoría de Jung es meramente filosofías vanidosas de los hombres contra las cuales
estamos advertidos en
Sagrada Escritura. En el peor, se originó a partir de Satanás a través de una guía espiritual. Pensaríamos
que ningún cristiano querría la teoría psicológica de Jung ni ninguna prueba que derive de ella.
Entrevistamos a una mujer que es miembro de la Asociación de Tipos Psicológicos (APT). Ella habla en sus
conferencias y está muy familiarizada con el MBTI, habiéndolo usado y enseñado durante años. Le
preguntamos si había una relación entre el MBTI y los cuatro temperamentos. Ella dijo que
definitivamente lo había y que este es a menudo el tema en las conferencias de APT.
La relación entre los tipos psicológicos de Jung y los cuatro temperamentos se puede ver mejor en el
libro Please Understand Me: Character and Temperament Types por David Keirsey y Marilyn Bates.
Keirsey y Bates discuten los cuatro temperamentos, pero eligen usar los nombres de cuatro dioses
griegos "a quienes Zeus encargó para hacer al hombre más como dioses". 12
Los dioses que han seleccionado para representar los cuatro tipos de temperamento son Apolo, Dionisio,
Prometeo y Epimeteo. Keirsey y Bates discuten el temperamento apolíneo, el temperamento dionisíaco,
el temperamento prometeico y el temperamento epimeteo.
El MBTI, debido a su participación en los cuatro temperamentos, aunque en forma jungiana, está sujeto a
las mismas críticas que dirigimos anteriormente a quienes usan directamente los cuatro temperamentos.
Los cristianos no deben administrar ni tomar el MBTI. Por razones tanto bíblicas como científicas, el MBTI
no debe utilizarse para evaluar a las personas para el servicio cristiano o para la comprensión personal.

Sistema de Perfil Personal (PPS) y Perfiles Bíblicos Personales (BPP).

Al igual que el MBTI, el Sistema de Perfil Personal es un inventario de personalidad basado en la teoría de
tipos psicológicos de Carl Jung. Sin embargo, además de la teoría de Jung, el PPS se basa en un libro de
William Marston, Emotions of Normal People. El PPS proporciona las siguientes cuatro escalas:

D - dominación
i - influencia de otros
S - estabilidad
C - cumplimiento (a sus estándares) 13

Para comprender mejor el PPS, obtuvimos copias de él y de los Perfiles personales bíblicos (BPP). los
24 grupos de palabras usadas en ambas pruebas son idénticas. Por lo tanto, nuestros comentarios sobre
el PPS se aplican por igual al BPP. Después de leer las dos pruebas y todos los demás materiales que
recibimos de Performax Systems International, Inc., miramos las fuentes académicas para las
evaluaciones y revisiones. Encontramos muy pocas referencias en la literatura académica para el PPS y
ninguna para el BPP.
En el catálogo de productos de Performax hay una lista de The Kaplan Report: un estudio de la validez del
sistema de perfiles personales. Obtuvimos una copia de ese informe. Dice:

Desde 1972, el PPS ha sido ampliamente utilizado. Se dice que el mercado de este producto está
creciendo a diario. Por lo tanto, en 1982, PSII [Performax Systems International, Inc.] contrató a Kaplan
Associates de Chevy Chase, Maryland para la realización de un estudio para establecer cómo el PPS se
compara como un instrumento de evaluación con una medición psicológica altamente investigada y
válida. instrumentos.14

Tenga en cuenta que Performax, la compañía que posee y comercializa el PPS, contrató a una firma,
Kaplan Associates, para realizar este estudio. Hemos leído el informe y tenemos inquietudes y preguntas
al respecto. Definitivamente no establece la validez necesaria para el PPS.
Uno de los volúmenes más importantes en las pruebas es el Anuario de Mediciones Mentales (MMY). No
se menciona el PPS en el MMY hasta el Décimo Anuario de Mediciones Mentales. En ese volumen, se
evalúa el PPS. Esta evaluación reciente ocurrió años después del Informe Kaplan. Citamos de esa revisión:

Una seria preocupación con este instrumento es su falta de investigación informada. Si bien los autores
afirman que el instrumento muestra buena confiabilidad y validez, proporcionan al usuario prácticamente
ningún dato para respaldar estas afirmaciones15.

El revisor continúa y luego cuestiona los estudios que se proporcionan en el manual de PPS. En
conclusión, el revisor dice que "la clara falta de datos para respaldar este instrumento debería impedir su
uso". 16 (Énfasis agregado). Hicimos una búsqueda bibliográfica en el PPS y encontramos otras revisiones
que confirmaron la recomendación MMY.
Debido a que el PPS y el BPP están relacionados con la teoría de Jung, se aplicarían los mismos
comentarios hechos en la sección MBTI. Estas no son pruebas en las que los cristianos deberían participar
o promover. El PPS y el BPP también son bastante francos sobre la relación del DiSC y los cuatro
temperamentos. Como citamos anteriormente, su material de prueba dice:

Las palabras griegas "Coleric", "Sanguine", "Phlegmatic" y "Melancholic" son términos sinónimos del
DISC y utilizados por algunos escritores cristianos para identificar las diferencias en el comportamiento. El
más conocido es el Dr. Tim LaHaye.17

Como se mencionó anteriormente, el PPS y el BPP tienen los mismos 24 grupos de palabras a los que
responde el examinado. En contraste con la brevedad de la prueba (una página), el número de páginas
dedicadas a la cantidad de patrones que pueden resultar de la prueba es sorprendente.18
En el BPP hay más de 30 personas enumeradas de la Biblia (desde Abraham hasta el apóstol Pablo) con
sus patrones acompañantes19. Pensar que responder a meramente 24 grupos de palabras en tres
minutos (el tiempo que nos llevó completar el prueba) podría producir tantos patrones y aplicarse a que
muchos individuos en las Escrituras extienden los límites de la credulidad.
El PPS y el BPP se presentan en el libro de Ken Voges y Ron Braund, Entendiendo cómo los demás te
entienden mal: Un plan único y comprobado para fortalecer las relaciones personales, que discutimos
anteriormente. En vista de la información anterior, es obvio que las promesas implícitas del título no son
científicamente defendibles y que la relación admitida con los cuatro temperamentos debería, por
razones bíblicas, prohibir la participación de los cristianos.
El director de Christian Financial Concepts es Larry Burkett. En su catálogo de materiales hay una lista del
PPS que dice:

Esta es la versión de autocalificación del instrumento DISC que Larry Burkett comenzó a usar hace años
para determinar el perfil básico de personalidad de una persona. Con él puedes identificar tus
motivaciones primarias y secundarias y comenzar a comprender las fortalezas y debilidades de tu
personalidad. También puede aprender a apreciar cómo otros tienen diferentes motivaciones y ver cómo
cada perfil tiene el entorno de trabajo más deseado y más eficiente.20

Las promesas implícitas en este y otros listados son totalmente incompatibles con los hechos.
Nuestra recomendación para el PPS y el BPP es la misma que para el MBTI. Tanto por razones bíblicas
como científicas, esos dos instrumentos no deberían usarse para evaluar a las personas para el servicio
cristiano o para la comprensión personal.
Análisis de temperamento Taylor-Johnson.
El Análisis del temperamento de Taylor-Johnson (TJTA) es un inventario de la personalidad que no
pretende basarse en ninguna teoría de la personalidad. Sin embargo, dentro de él vemos similitudes
obvias con la teoría de Jung encontrada tanto en el MBTI como en el PPS. El TJTA proporciona las
siguientes nueve escalas bipolares:

Nervioso - Depresivo compuesto - Alegre-Activo-Social - Tranquilo Expresivo-Responsivo - Inhibido


Simpático - Indiferente Subjetivo - Objetivo dominante - Sumiso Hostil - Tolerante
Autodisciplinado - Impulsivo21

Psychological Publications, Inc., que imprime y distribuye el TJTA, dice que los puntajes de las pruebas
TJTA se compararon con las calificaciones de los psicólogos sobre los mismos individuos. Dicen: "La
validez empírica del TJTA se determinó primero mediante el uso de calificaciones clínicas profesionales".
También dicen: "En la mayoría de los casos, los resultados de las pruebas duplicaron de cerca las
predicciones" 22.
En respuesta a una carta de indagación acerca de la declaración de validez empírica anterior,
Psychological

Las publicaciones dijeron en esencia que los registros de la investigación no estaban disponibles. La carta
se refiere al procedimiento utilizado como "una encuesta más o menos informal". La carta continúa
afirmando que "los resultados se compararon con las impresiones y los hallazgos clínicos del personal".
23 Parece haber una discrepancia entre lo empírico validez reportada en el manual de TJTA y lo que se
estableció en la carta de Psychological Publications, Inc. Concluimos que la evidencia de validez empírica
ha sido sobreinformada y actualmente ni siquiera es verificable.
Como se mencionó anteriormente, una de las fuentes de información más importantes sobre las pruebas
es el Anuario de Mediciones Mentales (MMY). El Décimo Anuario de Mediciones Mentales dice: "La
principal reserva de este crítico con respecto al TJTA es la cuestión de su validez". El revisor dice que "la
principal evidencia objetiva de validez presentada en el manual [TJTA]" "ciertamente" no es suficiente
para demostrar la validez de la prueba "24.
H. Norman Wright, un pastor convertido en psicólogo, dirige Christian Marriage Enrichment (CME).
Durante años, Wright ha estado promoviendo el TJTA. El anuncio de CME se refiere a que TJTA produce
un perfil que es "extremadamente útil en consejería prematrimonial, marital e individual". La letanía es la
siguiente:

¿Alguna vez has estado "atascado" en el asesoramiento? ¿Te has preguntado si trabajar con un
¿Eres tú mismo o te refieres?

¿Ha querido encontrar una manera de descubrir los problemas de una persona de inmediato sin tomar
diez horas de tiempo de asesoramiento?

¿Le gustaría poder usar un indicador de personalidad para consejería y estudios bíblicos grupales?
¿Le gustaría saber "qué hacer" en las sesiones de consejería?
¿Alguna vez has querido saber cómo ayudar a alguien que lucha con la preocupación, la ira, la depresión o
la autoconversación negativa?
Si tiene respuestas "sí", el seminario TJTA es para usted.25

Por decir lo menos, hay una discontinuidad entre lo que revela la literatura académica y las promesas
implícitas en la publicidad de Wright.
Si bien la TJTA no está relacionada de manera tan transparente con los cuatro temperamentos, y por lo
tanto con el horóscopo, existen algunas similitudes. Nos preocupan estas similitudes. El TJTA no es tan
fácil de condenar por sus conexiones horoscópicas, pero ¿por qué usarlo si hay una posible conexión? Si
bien no podemos estar tan seguros como estamos del MBTI y del PPS de que puede haber una violación
bíblica relacionada con los cuatro temperamentos, aún recomendamos, al menos por razones científicas,
que la TJTA no se use para evaluar a las personas para el servicio cristiano. o para comprensión personal.

LaHaye Temperament Analysis (LTA).


El Dr. Tim LaHaye ha demostrado un gran deseo de ayudar a las personas a determinar su tipo de
temperamento. Además de escribir libros sobre el tema, LaHaye ha creado sus propios instrumentos. Su
libro Why You Act the Way You Do incluye un gráfico de gráficas de perfil personal de hágalo usted
mismo con preguntas que las personas pueden hacerse. Además, él ha ideado el Análisis de
Temperamento LaHaye.
A pesar de la garantía de LaHaye de que su LTA es "más del 92 por ciento exacto", no hay evidencia de su
precisión. Buscamos extensamente en la literatura académica y no encontramos ningún listado para el
LTA. Esto incluye el Anuario de Mediciones Mentales, Pruebas impresas, las Bibliografías de la Colección
de pruebas y varias bases de datos académicas. Compartimos esta información con un profesor de la
Universidad de California que se especializa en pruebas y mediciones. El hombre no es cristiano, pero su
respuesta es interesante. Él dijo: "Estimaría la validez de tales pruebas en algún lugar entre la lectura de
hojas de té y el I Ching". Cuando le preguntamos qué quería decir con eso, dijo que uno nunca debería
confiar en ningún examen psicológico que no haya sido sometido a las revisiones críticas habituales,
incluida una revisión de su validez.
No encontramos ninguna referencia a ningún estudio de validación realizado en el LTA por los
procedimientos académicos habituales o en ninguno de los escritos de LaHaye. Sin embargo, dice en Por
qué actúas como lo haces:

Desarrollé mis propias pruebas que administré a voluntarios de mi congregación, entre mis conocidos y a
más de mil misioneros que participaron en una gira misionera mundial. Finalmente, se me ocurrió el
Análisis de Temperamento de LaHaye, que creo que tiene un 92 por ciento de precisión. Se lo hemos
dado a casi 20,000 personas y hemos recibido muy pocas quejas. De hecho, aquellos que han tomado la
prueba están bastante sorprendidos por su meticulosidad y profesionalismo.26

En los círculos académicos la validación por "muy pocas quejas" provocaría risas o lamentos. Risas
porque sería académicamente risible; lamentación porque sería académicamente ridículo usar dicho
estándar para la validación de pruebas. Existen estándares por los cuales las pruebas se construyen,
administran y evalúan. Un buen texto sobre esto es Normas para la evaluación educativa y psicológica27.
Pensaríamos que los cristianos querrían utilizar los más altos estándares de prueba posibles antes de
promover ideas y exámenes de la manera en que LaHaye y otros lo hacen. Si ha cumplido con los
rigurosos requisitos y normas, no hemos visto evidencia de ello.
Incluso si el LTA cumpliera con los estándares académicos, la ideología detrás del examen no es tal que
un cristiano deba tener algo que ver con eso. Las pruebas para determinar los cuatro temperamentos
están en el mismo nivel espiritual que el trazado del horóscopo. Simplemente estamos sacando a relucir
las debilidades académicas del LTA para demostrar que no cumple con los requisitos científicos más de lo
que cumple con los requisitos bíblicos.
Al final de Por qué actúa de la manera que lo hace, hay instrucciones sobre "Cómo obtener su Análisis de
temperamento LaHaye personalizado". Él hace las siguientes promesas:

El Análisis de Temperamento de LaHaye es el resultado de más de quince años de investigación y es la


prueba más singular de su tipo disponible en la actualidad. Cada análisis se prepara personalmente y se
presenta en una carta de trece a diecisiete páginas del autor (dependiendo de su combinación de
temperatura y otra información pastoral). Le proporcionará la siguiente información en una carpeta de
cuero artificial de recuerdo que le interesará durante los próximos años.
1. Su temperamento primario y secundario: El nivel de precisión del 92 por ciento es extremadamente
alto. La prueba de cociente intelectual estándar solo se considera 80 por ciento precisa.
2. Sus aptitudes vocacionales, incluyendo al menos cincuenta vocaciones diferentes que podría hacer
cómodamente.
3. Un análisis de sus tres principales debilidades vocacionales con sugerencias apropiadas.
4. Sus trece dones espirituales por orden de prioridad, con una explicación para cada uno.
5. Treinta vocaciones en tu iglesia local a las que te sientes mejor.
6. Sus diez debilidades principales, con sugerencias apropiadas para ponerlas bajo control.
7. Sugerencias personales positivas sobre cómo superar tus debilidades.
8. Si está casado, algunas sugerencias sobre cómo tratarlo.
9. Si es soltero, la mejor forma de enfrentar la vida como soltero con su combinación de temperamento.
10. Si es padre, algunas sugerencias sobre crianza para su tipo de temperamento.28

Llamamos y hablamos con una mujer en la oficina del Dr. LaHaye y le preguntamos si hay algo escrito
sobre la investigación realizada en el Análisis de Temperamento LaHaye. Ella no sabía y dijo que
devolvería nuestra llamada, lo cual hizo. Ella dijo que el Dr. LaHaye le dijo que la investigación se realizó
en San Diego
Hace 15 o más años y los detalles no fueron publicados. Cuando se le preguntó si se podía obtener más
información escribiendo a LaHaye, ella respondió que no. Ella dijo que toda la información está en el libro.
Con base en nuestra investigación y comprensión de los estándares para las pruebas, encontramos que
LaHaye ha prometido en exceso y ha promovido en exceso sin los medios académicos habituales de
apoyo para lo que dice y lo que vende. Tanto por razones bíblicas como académicas, el LTA no debe
utilizarse para evaluar a las personas para el servicio cristiano o para la comprensión personal.

Prueba de perfil de personalidad (PPT).


La prueba del perfil de la personalidad (PPT) fue ideada por Florence Littauer. Su prueba cae en los
mismos problemas de falta de confirmación y falta de validez. Por lo tanto, tenemos casi los mismos
comentarios para el PPT que para el LTA. No lo encontramos listado en la literatura académica. Por lo
tanto, probablemente no ha sido validado. Si tales pruebas fueran bíblicas y no dependieran de ninguna
otra ideología, aún así les exigiríamos que cumplieran con los estándares académicos de integridad.
La portada del libro de Littauer dice: "Descubre el verdadero tú descubriendo las raíces de. . . Su Árbol de
Personalidad ". En la parte frontal de su libro Personality Plus están las palabras," Cómo entender a los
demás entendiéndote a ti mismo "y" Característica Especial: ¡Prueba de perfil de personalidad! "Las
promesas implícitas de autoconocimiento no están respaldadas por investigaciones válidas. El PPT, como
el LTA, se basa en los cuatro temperamentos. Por lo tanto, por razones bíblicas y académicas, el PPT no
debe ser utilizado por los cristianos.
El Señor no nos ha instruido a evaluarnos a nosotros mismos de acuerdo con nuestras personalidades,
sino más bien de acuerdo con Su Palabra. Tomar pruebas de personalidad cambia el enfoque hacia uno
mismo más que hacia Dios. Debemos mirar la ley perfecta de la libertad en Cristo. Él es a la vez nuestro
ejemplo y nuestra habilitación. En lugar de perder el tiempo en tomar pruebas de personalidad que ni
siquiera han alcanzado los estándares académicos de validez, los cristianos deberían pasar tiempo
aprendiendo la Palabra de Dios y practicando la obediencia. Si uno hiciera un punto de seguir diariamente
el bosquejo dado en 2 Timoteo 3: 16-17, uno estaría mucho mejor. Además, glorificaría al Señor en lugar
de a sí mismo.

Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en
justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Inventarios de dones espirituales.


Tal vez peor que las dos áreas de prueba que hemos discutido (personalidad y temperamento) es la idea
de que una prueba o inventario revelaría los dones espirituales de un cristiano. El "Inventario de
Obsequios Espirituales" y su guía adjunta "Comprensión de los Dones Espirituales" comprenden solo uno
de los numerosos inventos y pruebas usados para descubrir los dones espirituales de uno.29
La idea detrás de los inventarios es la misma que detrás de las pruebas de carrera: los rasgos y tipos de
personalidad coinciden con ciertas actividades y preferencias. Alinee los rasgos, las preferencias y las
actividades y terminará con una posible elección de carrera. Tales pruebas reducen los dones espirituales
y el servicio en el Cuerpo de Cristo a los inventarios de intereses profesionales y un trabajo en el mercado.
Dado que quienes crean y promueven dichas pruebas están copiando el mundo de los negocios, al menos
deben seguir las pautas académicas para la validación. En ninguno de estos inventarios hemos visto algo
que se parezca a los requisitos mínimos necesarios para un instrumento estadísticamente válido. La
gente está buscando un instrumento extrabíblico no probado para determinar la voluntad de Dios y el
llamado de Dios al servicio. Sin embargo, la falta de validez estadística no es el problema más serio con el
uso de inventarios espirituales de regalos.
En esencia, tales inventarios niegan la declaración de Pablo de que fue "hecho ministro, según el don de
la gracia de Dios que me fue dada por la eficacia de su poder" (Efesios 3: 7). ¿Fue nombrado ministro "de
acuerdo con el don de la gracia de Dios que me fue otorgada por el funcionamiento efectivo de su poder"
o por los rasgos naturales de su personalidad?
Si las personas siguen tipos de inventarios de elección de carrera para aprender cómo encajar en el
Cuerpo de Cristo, pueden estar sirviendo desde la base de poder equivocada ("fortalezas" de la
personalidad) y sus propios intereses personales, en lugar de desde el " trabajo eficaz "del poder de Dios
y de la obediencia a su voluntad y plan.
Si bien Dios puede usar los talentos naturales de una persona para su servicio, no se limita a eso.
Tampoco se limita a usar a Sus hijos de acuerdo con cualquier tipo de temperamento pagano. Él es
soberano y puede santificar los talentos naturales en dones espirituales. También puede frenar el uso de
talentos naturales para evitar que el orgullo se trague el alma. También puede proporcionar a las
personas un poder que va más allá de sus capacidades e inclinaciones naturales. Mientras a las personas
les gusta pensar que Dios usó a Pablo debido a sus talentos naturales, Pablo contó todo lo que él era y
tenía según la carne "estiércol". Él conocía el poder de la resurrección de Cristo que moraba en él para el
servicio.

¿Cómo funcionó la Iglesia a lo largo de los siglos, desde su inicio, sin estos inventarios? ¡Muy bien! Los
dones espirituales fueron reconocidos y ejercitados totalmente sin la ayuda del movimiento moderno de
prueba y la inclinación a adorar a los números. ¡Los dones son espirituales, no matemáticos! No pueden
ser identificados por instrumentos psicológicos, excepto de la manera más superficial y errónea.
Aunque mencionamos uno de los inventarios de obsequios espirituales por su nombre, no lo señalamos
como algo peor que el resto. Nos oponemos al uso de todas esas pruebas e inventarios que pretenden
identificar los dones espirituales. Si bien la Biblia no se refiere al tema de tales pruebas, sí nos advierte
acerca de seguir "la filosofía y el engaño vano, según la tradición de los hombres, según los rudimentos
del mundo y no según Cristo" (Colosenses 2: 8). ) En lugar de usar las formas del mundo para identificar
los dones espirituales y los llamamientos, los creyentes del Nuevo Testamento recurrieron a la oración y
la guía del Espíritu Santo.
Los pastores nos han dicho que los inventarios espirituales de obsequios son útiles para que su gente
sirva. Usan los dispositivos para motivar a las personas a servir. Sin embargo, utilizar un instrumento que
pretende identificar dones espirituales cuando hay una alta probabilidad de error, ya que no ha habido
una validación de los resultados, es deshonesto.
La verdad es un asunto demasiado importante en el Cuerpo de Cristo. Además, ¿qué sucede cuando un
inventario le da a alguien la idea de que puede (sí, debería) servir de una manera particular que sería
perjudicial para el Cuerpo de Cristo? ¿Qué pasa si la persona es agresiva y exige ocupar un puesto
determinado en función de su rendimiento en la prueba? Obtener un puntaje alto en cualquier regalo no
es razón para que una persona sea colocada en un ministerio en particular, ya que no hay validez
comprobada en los resultados.
Los inventarios de dones espirituales pueden llevar a las personas no solo a servir en la carne, sino
también a depender de sus "fortalezas" naturales en lugar de depender del Señor en el proceso de
servirlo. También existe el peligro de enfocarse en los obsequios de uno mismo y de uno mismo en lugar
de enfocarse en el Señor que es el Dador de los dones. Por razones bíblicas y académicas, recomendamos
encarecidamente que no se utilicen todos los inventarios de tales dones espirituales.

Pruebas de personalidad en la iglesia.


El uso de varias pruebas de personalidad se está volviendo prolífico entre los cristianos. Aquellos que se
preparan para el pastorado y el trabajo misionero a menudo se requieren para tomar tales pruebas.
Como resultado de tales pruebas, muchos han sido rechazados por dicho servicio. Sin embargo, no
encontramos nada en la literatura de investigación que pueda justificar tal conclusión.
En su artículo "The Trouble with Testing", Martin Lasden cita a George Dudley, un investigador de
pruebas y presidente de Behavioral Science Research Press de Dallas:

Las pruebas son una forma de llegar a la verdad de lado, y si crees que la única manera de llegar a la
verdad sobre otra persona es realizar una prueba, entonces no solo te estás engañando, sino que
también estás demostrando una visión muy negativa de la humanidad. Usted está diciendo que la verdad
no puede determinarse preguntando al sujeto, o aquellos que conocen el tema, sino solo preguntándole
a un experto en pruebas.

Dudley cree que debería haber más humildad sobre las pruebas.
Considere a un hombre que se prepara para el campo misionero con una organización misionera muy
respetada y muy conocida. Le dieron una de las pruebas de personalidad bien conocidas. Sobre la base de
los resultados, fue rechazado del servicio. Este es uno de los miles de ejemplos de pruebas de
personalidad en el peor de los casos. Si bien uno solo puede especular, plantea una pregunta sobre qué
les habría pasado a los grandes misioneros del pasado si hubieran sido sometidos a pruebas de
personalidad antes de ir al campo misionero. ¡Sólo Dios sabe! Nadie debe ser rechazado del pastorado o
del trabajo misionero sobre la base de un puntaje de prueba de personalidad o incluso en una batería de
pruebas de personalidad.

¿Por qué la gente, incluso los cristianos, persiguen los inventarios de personalidad, las pruebas de
temperamento y los inventarios de regalos espirituales? Aquí hay algunas posibles razones.

1. El efecto Barnum.
La investigación revela que las personas son muy propensas a aceptar las descripciones de los personajes
más generales que se aplican específicamente a ellos mismos. El término dado a este fenómeno es el
efecto Barnum, llamado así por PT Barnum, que creía que un buen circo tenía "algo para todos". Aunque
las descripciones o los términos descriptivos en los inventarios, tipologías y pruebas se aplican
igualmente bien a otras personas, los individuos son lo suficientemente crédulos como para creer que
son únicos para sí mismos. Por supuesto, esto es exactamente lo que sucede con el horóscopo, la lectura
de la palma y la observación de la bola de cristal. Esto se conoce en la literatura de investigación como la
ilusión de la singularidad y ocurre al menos para los rasgos positivos.1
En su artículo "Aceptación de los resultados de la prueba de personalidad", Philippe Thiriart pregunta:
"¿Es la precisión de los resultados de una prueba de personalidad un factor importante en su aceptación
por parte del cliente de un psicólogo?". Después de realizar un experimento y evaluar los resultados,
Thiriart dice:

Estos hallazgos indican que las personas están más dispuestas a aceptar declaraciones socialmente
deseables sobre ellas mismas que aquellas que son científicamente precisas. Los hallazgos también
sugieren por qué muchas personas aceptan fácilmente las afirmaciones sobre su personalidad que
provienen de los astrólogos y los lectores de palma.

2. Promoción por los cristianos populares.


Los inventarios de personalidad, las tipologías de temperamento y las pruebas de los dones espirituales a
menudo son promovidos por cristianos conocidos. H. Norman Wright promueve el TJTA; Larry Burkett,
Ken Voges y Ron Braund promueven el PPS; Tim LaHaye y Florence Littauer promueven los cuatro
temperamentos junto con sus propias pruebas de temperamento; y muchos en la iglesia respaldan el
MBTI. La popularidad de los promotores tiende a cancelar el discernimiento del usuario. Después de
todo, si H. Norman Wright promueve el TJTA debe ser grandioso. Además, estos promotores a menudo
lo hacen con tal entusiasmo contagioso. Desafortunadamente, el entusiasmo infeccioso de un cristiano
popular por tales productos es suficiente para superar cualquier renuencia.

3. Entusiasmo del cliente.


El Consejo Nacional de Investigación advierte sobre la experiencia personal y los testimonios y dice que
"no se consideran una alternativa aceptable a la evidencia científica rigurosa". El Consejo continúa
diciendo:

Incluso cuando tienen una alta validez nominal, tales creencias personales no son confiables como
evidencia. A menudo no consideran la gama completa de factores que pueden ser responsables de un
efecto observado. Las versiones personales de la realidad, que son esencialmente privadas, son
especialmente antiéticas para la ciencia, que es una empresa fundamentalmente pública3.

Las experiencias personales y los testimonios, tan importantes como lo son para las personas que los
expresan, no constituyen una prueba científica. LaHaye, Littauer, Voges y Braund tienen experiencias
personales y testimonios para apoyar su promoción de lo que hacen; sin embargo, carecen de pruebas
científicas.
En su libro The Inflated Self, el Dr. David Myers dice lo siguiente sobre las pruebas de personalidad:

La gente cree horóscopo datos sobre sí mismos de la misma manera que los datos de prueba de
personalidad, y su ser más receptivo a la prueba de la personalidad de retroalimentación en las pruebas
que tienen la validez real más baja, plantea algunas implicaciones desconcertantes para la psiquiatría y la
psicología clínica. Independientemente de si un diagnóstico particular tiene alguna validez, es probable
que el receptor lo admire, especialmente después de gastar esfuerzo y dinero para recibirlo.4

Hay una tendencia a apoyar un sistema en el que uno ha invertido tiempo y dinero, incluso si el dinero es
solo el costo de un libro. Lamentablemente, el usuario de la prueba que se compromete es la fuente
principal de los demás. El usuario entusiasta se convierte en el promotor entusiasta, a menudo
simplemente repitiendo el entusiasmo del promotor original. Puede ser que el verdadero efecto Barnum
sea el comentario de Barnum, "Hay un lechón nacido a cada minuto".

4. La ilusión de la eficacia.
¿Cómo es que estos cristianos populares llegan a ser tales creyentes en primer lugar? Myers cuenta cómo
la ilusión de eficacia ocurre en la psicoterapia:

En estudios experimentales, los terapeutas han tendido a atribuirse el mérito a los buenos resultados,
pero no a los malos resultados. Por lo tanto, el clínico puede conjeturar, "Ayudé al Sr. X a mejorarse. Pero,
a pesar de mi ayuda, la Sra. Y empeoró "5.
Debido a que es natural atribuirse el mérito del éxito y evitar la culpa del fracaso, se produce una "ilusión
de eficacia".

Myers describe otra faceta de la ilusión de eficacia. Él dice:

Dado que las personas tienden a buscar ayuda cuando las cosas han tocado fondo, cualquier actividad
que se realice puede parecer efectiva, tanto para el cliente como para el terapeuta.6

La ilusión de eficacia es tan fuerte en el área de los inventarios de personalidad que incluso cuando se
sabe que las pruebas carecen de la validez adecuada, las personas todavía las usarán porque todavía
piensan que funcionan. Una vez que una persona realiza una prueba para un consejero, por ejemplo, el
consejero la observará a través de los resultados de la prueba y también buscará y recordará cualquier
evidencia que lo confirme.
Después de hablar sobre las pruebas en una conferencia y de haber mencionado nuestras
preocupaciones con el Sistema de Perfil Personal, una persona que había usado la prueba durante años
nos dijo que le importaba si la prueba era válida o no. Sin embargo, dijo que le preocuparía si hubiera
alguna conexión entre el PPS y el horóscopo.
Si bien estamos de acuerdo en que su mayor preocupación debería ser su relación con el horóscopo, su
preocupación adicional debería haber sido su validez. Parecía que no le importaba cuán inválida era la
prueba, siempre y cuando no estuviera relacionada con el horóscopo. Sin embargo, la verdad es
demasiado importante para el cristianismo como para ignorar la validez de un instrumento de prueba que
usan los cristianos para los cristianos.

En resumen, "tomar crédito por los buenos resultados" y las personas que mejoran supuestamente
después de tomar una prueba que les da una nueva revelación, vemos el poder de la ilusión de eficacia, lo
que resulta en el apoyo para las pruebas que deben rechazarse.

5. Correlación ilusoria.
Myers dice:
Nuestra confusión sobre la correlación-causalidad a menudo se ve agravada por nuestra susceptibilidad a
percibir la correlación donde no existe ninguna. Cuando esperamos ver relaciones significativas,
fácilmente percibimos erróneamente los eventos aleatorios como significativamente relacionados.7

También dice que "los experimentos indican que las personas perciben erróneamente los eventos
aleatorios como confirmando sus creencias" .8 Si tenemos una etiqueta específica en nosotros mismos y
esperamos comportarnos de cierta manera, nuestras expectativas interpretarán nuestras acciones para
cumplir con la etiqueta y por lo tanto

6. Autoengaño.
La Biblia dice: "El corazón es engañoso sobre todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" (Jeremías
17: 9). La investigación sí respalda el autoengaño de las personas. Sabemos que es muy común que la
gente distorsione la realidad y tenga percepciones muy imprecisas de sí misma, de su mundo (entorno) y
del futuro. Dra. Shelley Taylor

Ilusiones positivas: Autoengaño creativo y la mente sana documentan la investigación que demuestra
cómo las personas se engañan sobre sí mismas, su entorno y su futuro. Gran parte de este autoengaño
puede trasladarse tan fácilmente a inventarios de personalidades, pruebas de temperamento e
inventarios de dones espirituales.
Esto no es una cuestión de falsificación; es una cuestión de comunicar nuestros propios engaños
mientras completamos el inventario o tomamos el examen. Por ejemplo, una persona puede verse a sí
mismo como un gran líder y aspirar al liderazgo en una iglesia. Él toma una prueba de dones espirituales y
naturalmente lo comunicaría en la prueba. Sin embargo, en realidad podría ser la peor opción posible
como líder. Pero una vez que comunicó su autoengaño en la prueba y encontró una confirmación allí, se
convirtió en un ferviente promotor de pruebas.

7. Profecía autocumplida.
El Dr. Robert Merton, en su libro Teoría Social y Estructura Social, conceptualizó la profecía
autocumplida.9 Merton dice que la profecía autocumplida ocurre cuando "una definición falsa de [a]
situación evoca un nuevo comportamiento que hace que la concepción original llegue cierto. "En otras
palabras, tendemos a actuar de acuerdo con nuestras expectativas, incluso si no son precisas.
Len Sandler, en un artículo sobre la profecía autocumplida, dice:

Todo se reduce a esto: conscientemente o no, aconsejamos a la gente sobre cuáles son nuestras
expectativas. Exhibimos miles de señales, algunas tan sutiles como la inclinación de las cabezas, la
elevación de las cejas o la dilatación de las fosas nasales, pero la mayoría son mucho más obvias. Y la
gente toma esas señales. El concepto de la profecía autocumplida se puede resumir en cinco principios
clave:

1. Formamos ciertas expectativas de personas o eventos.


2. Comunicamos esas expectativas con varias señales.
3. Las personas tienden a responder a estas señales ajustando su comportamiento para que coincida con
ellas.
4. El resultado es que la expectativa original se vuelve verdadera.
5. Esto crea un círculo de profecías autocumplidas.10

Los padres pueden caer fácilmente en la trampa de provocar ciertos comportamientos de sus hijos al
esperar que actúen de cierta manera. Por ejemplo, a una madre le pueden haber dicho que su niño es un
colérico perfecto según una prueba. Ella, en consecuencia, puede esperar un comportamiento agresivo.
Cada niño muestra un comportamiento agresivo, pero como su madre lo ha etiquetado como colérico,
está demasiado sensibilizada a cualquier comportamiento agresivo. Ella puede pensar que está
manejando bien la situación al aceptar la agresividad, porque espera sus estallidos de ira. Pero, ella bien
puede alentarlos a través de su expectativa y su sutil aceptación de ese comportamiento ahora que ella
"entiende" su temperamento. Si ella no tiene un pequeño colérico, ella creará uno.

8. Pensamiento ilusorio.
El pensamiento engañoso es algo en lo que todos estamos involucrados, y en general es más fácil atrapar
a alguien más que nosotros. Al conocer nuestra actitud respecto a las pruebas de personalidad, un
hombre habló con nosotros sobre algunas consultas que había hecho para el departamento de policía
local en esa ciudad. Dijo que había probado a 100 policías exitosos para ver qué había en común. Luego
estableció un perfil de personalidad basado en los resultados. Los nuevos solicitantes de la fuerza policial
cuyos perfiles eran similares a los de los policías exitosos fueron admitidos en la capacitación policial;
aquellos con perfiles diferentes fueron rechazados. Preguntó qué pensamos de lo que hizo y le
explicamos los siguientes problemas:

1. La prueba proporciona una instantánea de cómo eran los policías en el punto de éxito en lugar de cómo
se veían los mismos perfiles de hombres cuando originalmente solicitaron entrenamiento policial.
2. No se había establecido un estudio doble ciego para dejar entrar a un grupo de hombres que no
encajaban en el perfil. Deberían admitir ese grupo y luego verificar su éxito futuro y compararlo con
aquellos que encajaban en el perfil y fueron aceptados.
3. La comunidad o el perfil de policías exitosos puede ser una característica común de debilidades en
lugar de fortalezas. Sus puntos fuertes pueden ser tan individuales y diferentes entre sí que ningún perfil
podría capturarlos.
4. La profecía autocumplida podría estar involucrada aquí.
9. Numerolatry.
Muchas personas están involucradas en una suerte de numerolatría (adoración numérica). Si una prueba
utiliza números y perfiles numéricos, se supone que, por lo tanto, debe ser científica y válida. El uso de
números, matemática, estadísticas, correlaciones y medidas de importancia no significa que el resultado
final (un puntaje de prueba) sea válido. Pocas personas se dan cuenta de que incluso cuando se ha
demostrado que una prueba es estadísticamente significativa, la importancia estadística a menudo es tan
pequeña que es realmente insignificante.
Si bien la falta de validez debe silenciar a los celosos promotores cristianos de los inventarios de
personalidad y las pruebas de temperamento, ni siquiera ha disminuido su entusiasmo. La promoción y el
uso de tales inventarios y pruebas es un testimonio de la ingenuidad y negligencia de muchos cristianos.

Categorías Bíblicas de Diferencias Individuales .


Las diferencias individuales de temperamento y personalidad pueden hacer que la vida sea interesante y
desafiante. Pero, la Biblia no categoriza a las personas de acuerdo con el temperamento o la
personalidad. En cambio, la riqueza de la variedad impregna las páginas de la Palabra de Dios. Hubo
naciones y genealogías, pero no hubo tipos de temperamento. Dios usó personas fascinantes para
mostrar Su gloria y cumplir Sus propósitos, pero no eran del tipo de temperamento.
Las clasificaciones bíblicas de las personas siempre están en términos de su relación con Dios. Estas son
las clases de clasificaciones en las que los cristianos deberían interesarse. El Salmo 1 establece dos tipos
de personas:

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni se


sienta en silla de escarnecedores.

Pero su delicia está en la ley de Jehová; y en su ley medita de día y de noche.

Y será como un árbol plantado junto a arroyos de aguas, que da a luz su fruto en su tiempo; su hoja
tampoco se marchitará; y todo lo que él haga prosperará.

Los impíos no son así, pero son como la paja que el viento aleja.

Por tanto, los impíos no se levantarán en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos.

Porque el SEÑOR conoce el camino del justo, pero el camino de los impíos perecerá.

La distinción no se hace de acuerdo con la introversión o extroversión, o según si una persona es analítica
o emocional. La distinción se establece sobre la base de si una persona camina en obediencia o pecado,
ya sea piadosa o impía. Y, esa distinción es una cuestión de vida o muerte eterna.
Las clasificaciones en la Biblia entre los piadosos y los impíos, los salvos y los perdidos, y entre los bebés
en Cristo y los creyentes maduros han sido creados por Dios. Dios usa esas distinciones para llamar a un
pueblo a sí mismo para que una vez más su imagen se refleje como se propuso desde el principio.
Incluso con todo tipo de temperamento maravilloso o rasgos de personalidad, si una persona se
encuentra entre los perdidos, se lo describe de esta manera:

. . . muerto en delitos y pecados . . cumpliendo los deseos de la carne y de la mente. . . por naturaleza, los
hijos de la ira (Efesios 2: 1-3).

Gentiles en la carne. . . sin Cristo, siendo extranjeros de la comunidad de Israel, y ajenos a los pactos de la
promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo (Efesios 2: 11-12).
Teniendo el entendimiento oscurecido, alejándose de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos,
por la ceguera de sus corazones: Quien después del sentimiento se entregó a lascivia, para trabajar toda
inmundicia con codicia (Efesios 4). : 18-19).

Desde el momento del nuevo nacimiento, Dios comienza su obra de transformar a un individuo de
acuerdo con su plan perfecto. Él ha dado su Palabra, su Espíritu Santo y todo lo que es necesario para la
vida y la piedad.

Gracia y paz se te multiplicarán por el conocimiento de Dios y de Jesús nuestro Señor, según que su poder
divino nos haya dado todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad, por el conocimiento de aquel
que nos llamó a la gloria y la virtud. : por lo cual nos son dadas promesas muy grandes y preciosas: para
que por ellas seáis participantes de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que hay en
el mundo por la lujuria (2 Pedro 1: 2-4).

Tenga en cuenta que el Señor no hace que Pedro diga: "Agregue virtudes a las fortalezas de su
temperamento". En cambio, él dice:

Y además de esto, dando toda diligencia, agregue a su virtud de fe; y al conocimiento de la virtud; y a la
templanza del conocimiento; y a la paciencia de la templanza; y para tener paciencia con la piedad; y para
la piedad bondad fraternal; y para la caridad fraternal caridad (2 Pedro 1: 5-7).

La única clasificación dada en este próximo pasaje tiene que ver con aquellos que responden a la vida de
Cristo en ellos y aquellos que han olvidado lo que Dios ha hecho:

Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, os harán para que no seáis estériles ni estériles en el
conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pero el que no tiene estas cosas es ciego, y no puede ver lejos,
y ha olvidado que fue purgado de sus antiguos pecados (2 Pedro 1: 8-9).

Pedro no dice: "Identifica las fortalezas y debilidades de tu temperamento y agrega los rasgos de
temperamento del Espíritu". En cambio, dice:

Por lo tanto, hermanos, más bien, hagan diligencia para asegurar su vocación y elección: porque si haced
estas cosas, no caeréis jamás; porque así se os ministrará con gran entrada en el reino eterno de nuestro
Señor y Salvador Jesús Cristo (2 Pedro 1: 10-11).

El cristianismo es una relación muy personal con Jesucristo. No es un sistema religioso de fórmulas o
fabricaciones de medios artificiales para la auto-mejora. Cuando una persona nace de nuevo por la
voluntad soberana de Dios (Juan 1: 12-13), se convierte en una nueva creación en Cristo. El Espíritu Santo
viene a morar en él y a conformarlo a la imagen de Jesucristo. Dios trabaja desde adentro a través de Su
Palabra y Su Espíritu. También usa las circunstancias en la vida de los creyentes para conformarlos a su
imagen (Romanos 8: 28-29). La parte del cristiano es responder a lo que Dios está haciendo a través de la
obediencia habilitada por el Espíritu. Se vuelve más como Cristo cuando se enfoca en Dios en vez de en sí
mismo.

Pero todos, con la cara abierta contemplando como en un espejo la gloria del Señor, somos
transformados en la misma imagen de gloria en gloria, así como por el Espíritu del Señor (2 Corintios
3:18).

Libertad de servidumbre.
Las tipologías y pruebas de personalidad ponen a las personas bajo la esclavitud de sistemas y estándares
mundanos. Cada sistema psicológico presenta una teoría para explicar la condición humana, describe
cómo deberían ser y presenta un método de cambio. Por lo tanto, cada sistema condena a las personas a
través de un criterio de juicio hecho por el hombre sobre cómo deberían ser, y cada sistema presenta un
plan y promesas de cambio.
Una vez que una persona compra en tal sistema, intenta en vano convertirse en lo que ese sistema
promete que puede ser. Es un ciclo interminable de trabajos con usuarios que siempre intentan alcanzar
el estándar, pero que nunca lo logran. Es por eso que las personas tienden a pasar de un sistema
psicológico de cambio a otro, de una terapia a otra.
Ninguno de ellos da todas sus promesas. Lo mismo es cierto para tipologías como los cuatro
temperamentos, DiSC y el Eneagrama. Cada uno es un sistema que ofrece libertad para convertirse en
uno de los mejores. En realidad, cada uno es una forma de esclavitud.
El apóstol Pablo estaba preocupado por cualquier filósofo o actividad religiosa que contaminara el puro
Evangelio de la gracia. Su carta a los Gálatas expresa su preocupación por la seriedad de agregar obras
que pervierten el Evangelio de Cristo:

Me maravillo de que se haya apartado tan pronto del que los llamó a la gracia de Cristo para otro
evangelio, que no es otro; pero hay algunos que te molestan y pervierten el evangelio de Cristo. Pero si
nosotros, o un ángel del cielo, os anunciamos otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea
anatema. Como dijimos antes, así digo ahora, si alguno les predica otro evangelio diferente del que
recibieron, sea anatema (Gálatas 1: 6-9).

Pablo llamó a cualquier adición al Evangelio de Cristo "otro evangelio" que "pervierte el evangelio de
Cristo". Todo lo que tenga que ver con asuntos del alma que se sume al Evangelio de la gracia competirá
y contaminará la Palabra de Dios pura. Para los cristianos, las adiciones más peligrosas son aquellas que
están mezcladas con referencias bíblicas.
Durante los días de Pablo, los judaizantes dijeron que la fe en Cristo por el Evangelio no era suficiente.
Ellos enseñaron que los seguidores de Cristo tenían que ser circuncidados para asegurar su salvación.
Pablo no se oponía a la circuncisión en sí, sino a aquellos que estaban tentando a las personas a
circuncidarse solo en caso de que la fe en Jesús no fuera suficiente. Los judaizantes socavaron la obra
terminada de Cristo e instaron a las personas a hacer algo para establecer su posición ante Dios. De
hecho, estaban negando la eficacia de la Cruz para la salvación inicial.

Hoy, las obras agregadas a la Cruz de Cristo no son circuncisión. En lugar de agregar la circuncisión a la fe
en Cristo, innumerables cristianos están agregando las obras de superación personal a través de sistemas
psicológicos, como los cuatro temperamentos y otras tipologías. Por lo tanto, están negando la eficacia
de la Cruz en términos de santificación. Innumerables cristianos confían en las fórmulas de superación
personal junto con o en lugar de confiar plenamente en la suficiencia de las provisiones de Dios para vivir
la vida cristiana. Al hacerlo, dicen que la muerte y resurrección de Jesús son inadecuadas, que la gracia de
Dios es insuficiente, que la Palabra de Dios es incompleta, que el Espíritu Santo necesita "otro ayudante",
y que el Evangelio se limita a salvarnos de la final juicio.
Hoy, las meras opiniones psicológicas de los hombres se están agregando a la Cruz de Cristo y al
Evangelio de la gracia. La situación es muy similar a la del Antiguo Testamento cuando los israelitas
estaban incorporando la idolatría de las naciones circundantes. El Señor se afligió por las personas que se
apartaron de Su absoluta suficiencia:

¿Ha cambiado una nación a sus dioses, que aún no son dioses? pero mi pueblo ha cambiado su gloria por
lo que no aprovecha. Asómbrate, oh cielos, ante esto, y atemoriza, enloquecé, dice Jehová. Porque mi
pueblo cometió dos males; me han abandonado la fuente de aguas vivas, y les han sacado cisternas,
cisternas rotas, que no pueden contener agua (Jeremías 2: 11-13).

Hoy en día, en lugar de confiar en que Dios complete la obra que ha comenzado en cada cristiano
verdadero, muchos están tratando de convertirse en mejores cristianos a través de métodos psicológicos
seculares y paganos.
El Camino de la Muerte y el Camino de la Vida.
Después de argumentar que "el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de
Jesucristo" (Gálatas 2:16), Pablo enfatiza la separación drástica entre intentar asegurar la propia justicia y
confiar en la gracia. de Dios. La muerte y la resurrección son las únicas palabras que pueden describir la
diferencia radical. Y, de hecho, la nueva vida en Cristo viene solo por su muerte y por nuestra
identificación con esa muerte. Murió en el lugar de nosotros y nos dio una nueva vida para reemplazar
esa vida anterior.
De ahora en adelante no debemos vivir de esa vieja vida. Debe ser contado como muerto (Romanos 6).
No debemos tratar de analizarlo o mejorarlo. En cambio, debemos vivir por la nueva vida en Cristo Jesús.
Así, la descripción que hace Pablo de sí mismo no es exclusivamente para él o especialmente para los
creyentes maduros. Estas palabras son para todos los cristianos:

Estoy crucificado con Cristo; sin embargo, vivo; pero yo no, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora
vivo en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí (Gálatas
2:20).

Pablo no dijo: "la vida que ahora vivo en la carne la vivo por la fe del Hijo de Dios" más los cuatro
temperamentos o más cualquier otro sistema psicológico para comprender y cambiar a las personas. De
hecho, llamó tontos a los gálatas por agregar algo a la fe en la obra terminada de Cristo:

Oh Gálatas insensatos, ¿quién te ha hechizado, para que no obedezcas la verdad, ante cuyos ojos
Jesucristo ha sido evidentemente crucificado entre vosotros? ¿Esto solo aprendería de ti, recibirías el
Espíritu por las obras de la ley, o por el oír de la fe? ¿Eres tan tonto? Habiendo comenzado en el Espíritu,
¿ahora ha sido hecho perfecto por la carne? (Gálatas 3: 1-3).

Y esto es exactamente lo que muchos cristianos están tentados a hacer. "Habiendo comenzado en el
Espíritu" están tratando de ser "hechos perfectos por la carne" a través de medios psicológicos.

Identificación con Jesús.


En lugar de enseñarnos a enfocarnos en la personalidad y el temperamento, Dios nos está transformando
en la imagen de Cristo a través del Espíritu Santo. Él describe lo que debemos llegar a ser a través de Su
Palabra, Él demuestra la manera en que debemos vivir a través de Cristo y ejemplos santos, pero Él hace
más que eso. Él trabaja por dentro, porque ha infundido su vida y carácter en nosotros a través de su
Espíritu Santo. Él nos da Su Palabra externa, escrita, viviente y Su Palabra interna y viviente a través del
Espíritu.
La identificación del creyente en Cristo lo hace libre para amar y obedecer al Señor de acuerdo con la vida
misma de Cristo y la verdad misma de Cristo. Jesús promete:

Si continúas en mi palabra, entonces, ¿seréis verdaderamente mis discípulos? y conoceréis la verdad, y la


verdad os hará libres (Juan 8: 31-
32).

Pablo explica nuestra libertad en Cristo en su carta a los Romanos:


Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, que no andan conforme a la
carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me liberó de la ley del
pecado y la muerte. Porque lo que la ley no podía hacer, en que era débil por la carne, Dios enviaba a su
propio Hijo en semejanza de carne pecaminosa, y por el pecado, condenaba el pecado en la carne: Para
que la justicia de la ley se cumpliera en nosotros que no andan según la carne, sino según el Espíritu
(Romanos 8: 1-4).

Si la ley de Dios, que es santa, no puede hacernos "libres del pecado", ¿cómo puede hacerlo ningún otro
sistema religioso, filosófico o psicológico? Si la ley perfecta de Dios fue "débil por la carne", ¿por qué los
cristianos buscan otro sistema de "leyes"? Eso es lo que son las tipologías de personalidad. Son leyes
creadas por el hombre sobre quién es qué y por qué y cómo. Dios ha provisto la única manera de vencer a
la carne y eso fue enviando a su Hijo a morir en nuestro lugar, para "condenar el pecado en la carne". Los
sistemas psicológicos nos dejan en nuestros pecados, ¡pero el Hijo nos libera!
Debido a nuestra libertad en Cristo, Pablo urge:

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no os enredéis otra vez con el yugo de la
esclavitud (Gálatas 5: 1).

Sin embargo, no somos libres para ser yo y hacer lo mío. En cambio, somos libres de vivir nuestra nueva
vida en Jesús, no para alcanzar nuestro más alto potencial, sino para llegar a ser como Jesús para amar y
servir.

Porque, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; solo no uses la libertad para una ocasión en la
carne, sino que por el amor te sirvan los unos a los otros (Gálatas 5:13).

El plan de Dios para que "no satisfagamos los deseos de la carne" es que caminemos en el Espíritu, es
decir, mediante su presencia permanente y capacitada (Gálatas 5:16). Caminar en el Espíritu es permitir
que Cristo viva su vida en nosotros y a través de nosotros. Todos los otros métodos para superar las
"debilidades" solo reorganizan, fortalecen y alimentan la carne.

Guerra espiritual.
¿Por qué, entonces, hay tanto aparente fracaso en la vida cristiana? ¿Por qué hay tantos cristianos
buscando respuestas fuera de la Palabra de Dios y fuera de las provisiones prometidas en Su Palabra?
Quizás haya un malentendido acerca de lo que significa ser cristiano en términos de su vida trabajando en
nosotros. Tal vez algunos han olvidado que hay una guerra en marcha, o no han aprendido a luchar
contra el mundo, la carne y el demonio. En lugar de aprender a librar una batalla en la guerra espiritual
con la espada del Espíritu -la Palabra de Dios- y con el escudo de la fe, muchos cristianos han entrado en
territorio enemigo buscando otras formas de mejorar su condición.
Pablo continúa su carta a los Gálatas con una descripción de la batalla entre la carne y el Espíritu:

Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y estos son los unos
contra los otros contrarios: para que no hagáis lo que quisiereis (Gálatas 5:18).

El único camino a la victoria es ser guiado por el Espíritu. Como dice Pablo: "Pero si seáis guiados por el
Espíritu, no estáis sujetos a la ley" (Gálatas 5:18). La clave es ser guiado por el Espíritu, pero eso requiere
que uno muera para sí mismo y ahí es donde radica la resistencia.
¿Cuántos de nosotros todavía queremos mantener nuestras viejas costumbres? ¿Cuántos de nosotros
agarramos alguna parte querida de lo que alguna vez fuimos? Los caminos de Dios requieren Su
soberanía en nuestras vidas. ¿Nos oponemos a que sea Señor Soberano, Rey de Reyes, Maestro y Dueño
porque hemos sido nuestros pequeños dioses durante tanto tiempo? ¿Es porque hemos estado
fortaleciendo nuestra carne a través de programas extrabiblicos de auto superación?
En lugar de enseñarnos a descubrir qué tipo de temperamento o personalidad somos y usar nuestras
fortalezas y superar nuestras debilidades, la Biblia revela que estamos en una batalla espiritual entre la
carne (nuestra vida anterior) y el Espíritu (Su vida en nosotros). Cuando la carne gana una escaramuza, las
obras de la carne se manifestarán:

Ahora las obras de la carne son manifiestas, que son estas; adulterio, fornicación, inmundicia, civismo,
idolatría, brujería, odio, varianza, emulaciones, ira, contiendas, sediciones, herejías, envidias, asesinatos,
embriaguez, revelaciones y cosas por el estilo: de lo que les digo antes, como yo también te he dicho en
el pasado que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios (Gálatas 5: 19-21).
Pero cuando el cristiano camina en el Espíritu y es guiado por el Espíritu, el fruto del Espíritu se
manifestará:

Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fe, mansedumbre,
templanza: contra tales cosas no hay ley (Gálatas 5: 22-23).

El fruto del Espíritu no son rasgos de temperamento del hombre nuevo; son manifestaciones del Espíritu
Santo. Son esencialmente diferentes de esos rasgos similares del hombre natural, porque son el
resultado del Espíritu Santo que mora en ellos. ¡El fruto del Espíritu es evidencia de Cristo en ti, la
esperanza de la gloria!
La batalla espiritual se ganó inicialmente en la Cruz. Por lo tanto, Pablo declara:

Y los que son de Cristo han crucificado la carne con los afectos y las pasiones. Si vivimos en el Espíritu,
andemos también en el Espíritu (Gálatas 5: 24-25).

Pablo también describe caminar en el Espíritu en Romanos 8. Un elemento clave que se aplica al error de
utilizar las teorías de la personalidad es este:

Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que están después del Espíritu
son las cosas del Espíritu. Porque tener una mente carnal es muerte; pero tener una mente espiritual es
vida y paz (Romanos 8: 5-6).

Las tipologías de temperamento y personalidad hacen que las personas "tengan en cuenta las cosas de la
carne". Aunque uno de los propósitos de LaHaye para usar los cuatro temperamentos fue animar a las
personas a caminar en el Espíritu, tal plan contradice la clara Palabra de Dios. No nos volvemos más
espirituales al preocuparnos por las cosas de la carne.

Cristo ha dado a los cristianos su justicia. No necesitan establecer los suyos. Tampoco pueden alcanzar su
propia justicia a través de ningún tipo de sistema psicológico de autoconocimiento o superación
personal. Dios es quien trabaja en los creyentes a través de su Palabra y su Espíritu para conformarlos a la
imagen de Cristo. No hay necesidad de usar la sabiduría de los hombres.

Porque la palabra de Dios es rápida, poderosa y más cortante que cualquier espada de dos filos, penetra
hasta dividir el alma y el espíritu, las articulaciones y la médula, y discierne los pensamientos y las
intenciones del corazón. Tampoco hay ninguna criatura que no se manifieste a su vista; pero todas las
cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel con quien tenemos que hacer (Hebreos 4: 12-13).

El Señor, el discernidor de corazones, ve lo que necesita ser cambiado. Y, los creyentes no tienen que
esconderse de su propio pecado, porque Cristo Jesús es su Sumo Sacerdote.

Viendo entonces que tenemos un gran sumo sacerdote que ha pasado a los cielos, Jesús el Hijo de Dios,
retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda ser tocado con el
sentimiento de nuestras debilidades; pero fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin
pecado (Hebreos 4: 14-15).

Y a través de todo esto, Él nos está conformando a Su propia imagen, "para que él sea el primogénito
entre muchos hermanos" (Romanos 8:29).
El Señor conoce la singularidad individual de cada persona. Él sabe cuántos pelos hay en la cabeza de
cada persona en un momento dado. Y él conoce la composición genética exacta de cada persona nacida
en este planeta. Sin embargo, en Su Palabra, Él no estableció un sistema para comprender los rasgos del
temperamento. Tampoco estableció un plan por el cual las personas pudieran analizar las fortalezas y
debilidades de sus temperamentos o personalidades para encontrar el éxito y la felicidad.
En cambio, Él nos dio Su Palabra y Su Hijo. Él nos dio una vida nueva para permitirnos vivir en amor y
obediencia a él. Su trabajo en una persona y la respuesta de amor y obediencia de esa persona harán
resaltar la belleza de las diferencias individuales para reflejar su gloria de una manera única y viva. El
enfoque de la Biblia no es el misterio de las diferencias individuales de temperamento y personalidad. ¡El
enfoque bíblico es Jesucristo y el misterio de Cristo en ti, la esperanza de la gloria!

Notas

Capítulo 1: Los cristianos y los cuatro temperamentos


1. Tim LaHaye. Por qué actúas como lo haces Wheaton: Tyndale House Publishers, Inc., 1984, portada de
Living Books Edition.
2. Hans Eysenck. Hecho y ficción en psicología. Balti-more: Penguin Books, 1965, p. 56.
3. John Ankerberg y John Weldon. Astrología: ¿Los Cielos gobiernan nuestro destino? Eugene, OR:
Harvest House Publishers, p. 189.
4. Peter Glick, "Stars In Our Eyes". Psychology Today, agosto de 1987, p. 6.

Capítulo 2: Orígenes ocultos de los cuatro temperamentos


1. RW Lundin, "Humoral Theory". Encyclopedia of Psychology, Volumen 2. Raymond Corsini, ed. Nueva
York: John Wiley & Sons, 1984, p.167.
2. Felix M. Cleve. Los gigantes de la filosofía griega pre-sofística: un intento de reconstruir sus
pensamientos, vol. 2. La Haya, Países Bajos: Martinus Nijhoff,
1965, pp. 342-343.
3. Louis MacNeice. Astrología. Londres: Bloomsbury
Libros, 1989, p. 120.
4. Lundin, op. cit., p. 167.
5. Edwin Burton Levine. Hipócrates. Nueva York: Twayne
Publishers, Inc., 1971, p. 46.
6. KJ Shapiro, "Enfermedad mental: historia temprana." Encyclopedia of Psychology, Volumen 2.
Raymond Corsini, ed. Nueva York: John Wiley & Sons, 1984, p. 360.
7. Los Diálogos de Platón, vol. 2. B. Jowett, trans. Nuevo
York: Random House, 1937, p. 63.
8. Ibid.
9. Ibid.
10. Rudolph E. Siegel. Galeno sobre Psicología, Psicopatología y Función y Enfermedades del Sistema
Nervioso. Nueva York: S. Karger, 1973, p. 174.
11. Stanley W. Jackson. Melancolía y depresión: desde tiempos hipocráticos a tiempos modernos. New
Haven: Yale University Press, 1986, p. 5.
12. Shapiro, op. cit., p. 361.
13. Lundin, op. cit., p. 167.
14. Siegel, op. cit., p. 178.
15. Henry Sigerist. Una historia de medicina. Nueva York: Oxford University Press, 1961, p. 322.
16. RW Coan, "Types of Personality". Encyclopedia of Psychology, Volumen 3. Raymond Corsini, ed.
Nueva York: John Wiley & Sons, 1984, p. 24.
17. Lynn Thorndike. Magia y ciencia experimental, vol.
1. Nueva York: Columbia University Press, 1923, pp.
178-179.
18. CG Jung. Tipos psicológicos. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press, 1971, p. 531.
19. KJ Shapiro, "Temperamentos". Encyclopedia of Psychology, Volumen 3. Raymond Corsini, ed. Nueva
York: John Wiley & Sons, 1984, p. 410.
20. Frederick B. Artz. La mente de la Edad Media, 2da
Edición. Nueva York: Knopf, 1954, pp. 236-237.
21. JH Robinson citado en Una historia intelectual y cultural del mundo occidental, vol. 1. Harry Elmer
Barnes. Nueva York: Dover Publications, 1937, p. 428.
22. Judith S. Neaman. Sugerencia del diablo: los orígenes de la locura. Garden City: Anchor Press /
Doubleday, 1975, p. 8.

Capítulo 3: Astrología y los cuatro temperamentos


1. John Ankerberg y John Weldon. Astrología: ¿Los Cielos gobiernan nuestro destino? Eugene, OR:
Harvest House Publishers, 1989, p. 51.
2. Fred Gettings. Diccionario de Astrología. Boston: Routledge y Kegan Paul, 1985, p. 125.
3. Ibid., P. 106.
4. Ibid., P. 197.
5. Ibid., P. 7.
6. Ibid., Pp. 136-137.
7. Ibid., P. 348.
8. Ibid., P. 237.
9. Ankerberg y Weldon, op. cit., p. 51.
10. Ibid., P. 68.
11. Ibid., P. 69.
12. Ibid., P. 81.
13. Ibid., Pp. 81-82.
14. Ibid.
15. Ibid., P. 102.
16. Ibid., Pp. 102-103.
17. Ibid., P. 189.
18. Ibid., P. 113.
19. Ibid., P. 294.
20. Ibid., Pp. 295-296.
21. Gettings, op. cit., p. 131.
22. Ibid., Pp. 256-257.
23. WE Vine. El Diccionario Expositivo de la Viña Expandida del Nuevo Testamento. Minneapolis: Bethany
House Publishers, 1984, p. 352.
24. Ibid., Pp. 352-353.

Capítulo 4: Maestros del temperamento


1. Tim LaHaye. Por qué actúas como lo haces Tyndale
House Publishers, Inc., 1984, p. 9.
2. Ibid., P. 58.
3. Ibid., P. 59.
4. Ole Hallesby. Temperamento y la fe cristiana. Minneapolis: Augsburg Publishing House, 1962.
5. Tim LaHaye. Temperamento controlado por el espíritu. Wheaton, IL: Tyndale House, 1666, edición de
1967, p. 4.
6. Hans J. Eysenck. Hecho y ficción en psicología. Baltimore: Penguin Books, 1965.
7. Ibid., P. 54.
8. Tim LaHaye. Temperamentos transformados Wheaton, IL: Tyndale House Publishers, 1971.
9. Ibid., P. 10.
10. Eysenck, op. cit., pp. 55-57.
11. LaHaye, por qué actúas como lo haces, op. cit., p. 14.
12. Adrian Furnham. "Escrito o incorrecto: la validez del análisis grafológico", The Skeptical Inquirer, vol.
13, n.º 1, otoño de 1988, págs. 64-69.
13. LaHaye, Temperamentos Transformados, op. cit., p. dieciséis.
14. LaHaye, Temperamento controlado por el Espíritu, op. cit., p. 4.
15. Ibid., Pp. 24-42.
16. Ibid., P. 112.
17. Ibid., P. 70.
18. Ibid., P. 5.
19. Ibid.
20. Ibid., P. 6.
21. Ibid.
22. LaHaye, por qué actúas como lo haces, op. cit., p. 9.
23. Ibid., Pp. 10-11.
24. LaHaye, Temperamento Controlado por el Espíritu, op. cit., p. 8.
25. Ibid., P. 110.
26. Ibid., P. 7.
27. Ibid., Pp. 8, 45ff.
28. LaHaye, Temperamentos Transformados, op. cit., pp. 17-
18.
29. Ibid., P. 19.
30. Ibid., Pp. 30-131.
31. LaHaye, por qué actúas como lo haces, op. cit., p. 40.
32. Florence Littauer. Tu árbol de la personalidad. Dallas: Word
Publishing, 1986, p. 93.
33. LaHaye, Temperamentos Transformados, op. cit.
34. LaHaye, Temperamento controlado por el Espíritu, op. cit., p.
115.
35. LaHaye, Temperamentos Transformados, op. cit., p. 24.
36. Ibid., P. 25.
37. Florence Littauer. Personalidad Plus. Fleming H. Revell
Empresa. Tarrytown, Nueva York: 1983, p. 15.
38. Littauer, Your Personality Tree, op. cit., p. 18.
39. Ibid., P. 34.
40. Ibid.
41. Ibid., P. 88.
42. Ibid., P. 89.
43. Ibid., P. 88.
44. Ibid., P. 107.
45. Florence Littauer. Personalidades en el poder. Lafayette, LA: Huntington House, 1989, pp. 221-222.
46. Littauer, tu árbol de la personalidad, op. cit., p. 19.
47. Ibid., Pp. 19-20.
48. Ibid., P. 22.
49. Ibid., P. 23.
50. Ibid., P. 39.
51. Ibid., P. 68.
52. Ibid.
53. Ibid., Pp. 71-86.
54. Littauer, personalidades en el poder, op. cit., p. 10.
55. Ibid., P. 12.
56. Littauer, tu árbol de la personalidad, op. cit., p. 33.
57. Ibid., P. 32.
58. Ibid., P. 31.
59. Ibid., P. 35.

Capítulo 5: ¿DiSCovery de la personalidad?


1. Ken Voges y Ron Braund. Comprender cómo otros te entienden mal: Un plan único y comprobado para
fortalecer las relaciones personales. Chicago: Moody Press, 1990, pp. 41-42.
2. Ibid., P. 42.
3. El sistema de perfil personal tiene derechos de autor por
Performax Systems International, Inc., Minneapolis,
1985. También tenga en cuenta que en la mayoría de su material, la "i" es minúscula en DiSC.
4. Voges y Braund, op. cit., pp. 39-40.
5. Ibid., P. 42.
6. Ibid., P. 81.
7. Ibid., P. 83.
8. Ibid., P. 168.
9. Ibid., P. 169.
10. Thomas Ice, "Perfiles de personalidad: ayuda o impedimento para la vida cristiana", artículo inédito.
11. Ken Voges y Ron Braund. Comprender cómo otros te entienden mal: Un plan único y probado para
fortalecer las relaciones personales / libro de trabajo. Chicago: Moody Press, 1990, p. 139.
12. Voges y Braund, entendiendo cómo otros
Te malinterpreta, op. cit., p. 42.
13. Ibid., P. 34.
14. Ibid., Pp. 35-36.
15. Ibid., P. 36.
16. Jay E. Adams. La visión bíblica de la autoestima, el amor propio, la autoimagen. Eugene, OR: Harvest
House Publishchers, 1986, p. 73.
17. Para más información y discusión sobre
amor propio, refiérase a Martin y Deidre Bobgan, Profetas de PsychoHeresy II. Santa Barbara:
publicadores de EastGate, 1990.
18. Voges y Braund, Entender cómo otros
Te malinterpreta, op. cit., p. 27.
19. Ibid., P. 36.
20. Ibid., Pp. 41-42.

Capítulo 6: Un circo de tipos de personalidad


1. Joel T. Johnson y otros, "El 'efecto Barnum' revisitado: factores cognitivos y motivacionales en la
aceptación de las descripciones de la personalidad". Revista de Personalidad y Psicología Social, vol. 49,
No. 5, 1985, p. 1378.
2. Paul Chance, "Parte y paquete de la personalidad". Psychology Today, abril de 1988, pág. 19.
3. CG Jung. Tipos psicológicos. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press, 1971, p. 516.
4. Ibid., P. 518.
5. Ibid., Pp. 518-519.
6. Ibid., P. 523.
7. Keith Harary. "La personalidad de Omni-Berkeley"
Perfil, "Omni, septiembre de 1991. p. 50.
8. David Keirsey y Marilyn Bates. Por favor entiéndanme: Tipos de caracteres y temperamento. Del Mar,
CA: Prometheus Nemesis Books, 1978.
9. Ibid., Pp. 13-70.
10. Laurence Miller, "Para vencer el estrés, no te relajes: obtén
Resistente. "Psychology Today, December 1989, pp. 62-63.

11. "¿Qué pasó con los tipos A?" De la Universidad de California, Berkeley Wellness Letter, vol. 6, número
9, junio de 1990, p. 4.
12. Joann Rodgers. "Pronosticadores de longevidad: la personalidad
Enlace, "Omni Longevity, febrero de 1989, p. 25.
13. "¿Hay una personalidad de cáncer?" The Johns Hopkins
Carta médica: Salud después de 50, vol. 2, Número 1, marzo
1990, p. 1.
14. Robert J. Trotter. "Robert J. Sternberg: Tres cabezas son mejores que una." Psychology Today, agosto
de 1986, p. 60.
15. CB Lord, "He estado pensando. . . . "Georgia Center
Trimestralmente, vol. 3, No. 2, invierno de 1988, p. 2.
16. Tony Alessandra y Jim Cathcart, "Vende tu
Ideas. "Human Potential, diciembre de 1985, págs. 28-30.
17. Lawrence L. Leshan. Realidades alternativas. Nueva York: Ballantine Books, 1987.
18. Jean Shinoda Bolen. Diosas en todas las mujeres: una nueva psicología para las mujeres. San
Francisco: Harper & Row, 1984.
19. "Diosas en medio de nosotros". The Terrytown Letter, No.
46, febrero de 1985, págs. 7-12.
20. Jean Shinoda Bolen. Dioses en Everyman. Nueva York: Harper & Row, 1989.
21. Robert Moore y Douglas Gillette. Rey, Guerrero, Mago, Amante: Redescubriendo los Arquetipos del
Masculino Maduro. San Francisco: Harper, 1990.
22. Pam Oslie. Colores de vida San Rafael, CA: Nuevo mundo
Biblioteca, 1991.
23. "Dentro de la mente del consumidor". Newsweek, diciembre
1985, p. 7.
24. Gary Smalley y John Trent, "Descubriendo los dos
Lados de amor. "Focus on the Family, octubre de 1990, págs.
2-5.
25. Florence Littauer. Tu árbol de la personalidad. Dallas: Word
Publishing, 1986, p. 235.
26. David Lester, "Los cuatro temperamentos de Galeno y las teorías de cuatro factores de la
personalidad". Journal of Personality Assessment, 54 (1 y 2), 1990, p. 424.
27. Albert J. Bernstein y Sydney Craft Rozen. Cerebros de dinosaurios: tratar con todas esas personas
imposibles en el trabajo. Nueva York: Wiley & Sons, 1989.
28. RW Coan, "Tipos de personalidad". Encyclopedia of Psychology, vol. 3. Raymond Corsini, ed. Nueva
York: John Wiley & Sons, 1984, p. 24.
29. JL Andraessi, "Antecedentes históricos de la teoría del somatotipo". Encyclopedia of Psychology,
Volumen 3. Raymond Corsini, ed. Nueva York: John Wiley & Sons,
1984, p. 353.
30. "Tipo de sangre leyendo la nueva furia de Japón; reemplaza la astrología. "Santa Barbara News-Press,
16 de mayo de 1984, E-5.
31. Ibid.
32. Littauer, op. cit., p. 235.
33. John Mazziotta citado por Kevin McKean, "De dos
Mentes: Selling the Right Brain, "Discover, 1985, p. 38.
34. Jerre Levy, "Cerebro derecho, cerebro izquierdo: realidad y ficción". Psychology Today, mayo de 1985,
pág. 43.
35. Kevin McKean, "De dos mentes: vendiendo el derecho
Cerebro. "Descubre, abril de 1985, p. 40.
36. Martin y Deidre Bobgan, Profetas de PsychoHeresy II. Santa Barbara: EastGate Publishers, 1990,
Capítulo 14.
37. "Libros" (reseña de El cerebro creativo por Ned
Herrmann). Entrenamiento, noviembre de 1988, p. 92.
38. "Dos cerebros, cuatro estilos". Entrenamiento, noviembre de 1983, p. 12.
39. "Libros" (reseña de El cerebro creativo por Ned
Herrmann), op. cit., pp. 92-93.
40. "Dos cerebros, cuatro estilos", op. cit., p. 12.
41. Ibid., Pp. 12-14.
42. Karl Albrecht, "¿Qué color es tu mente?" Entrenador profesional, Invierno de 1986, p. 8.
43. C. Robert Cloninger, "Un método sistemático para la descripción clínica y la clasificación de variantes
de personalidad". Archives of General Psychiatry, vol. 44, junio
1987, pp. 573-588.
44. Ibid., P. 578.
45. Ibid.
46. Don Richard Riso. Tipos de personalidad: utilizando el Eneagrama para autodescubrimiento. Boston:
Houghton Mifflin Co., 1987, pp. 12-13.
47. Walter Sheer. "La cosmología del cuarto camino"
Gnosis, verano de 1991, p. 27.
48. Z'ev ben Shimon Halevi. "Gurdjieff & Kabbalah: Cómo se relaciona el Sistema de Gurdjieff con el Árbol
de la Vida", Gnosis, Summer 1991, pp. 42-45.
49. Riso, op. cit., p. dieciséis.
50. Martin y Deidre Bobgan. El camino psicológico / El camino espiritual. Minneapolis: Bethany House
Publishers, 1979, pp. 104-108.
51. Riso, op. cit., pp. 16-17.
52. Ibid. y Don Richard Riso. Comprender el Eneagrama: la guía práctica para los tipos de personalidad.
Boston: Houghton Mifflin Co., 1990.
53. Riso, Tipos de Personalidad: Usando el Eneagrama para el Descubrimiento del Ser, op. cit., p. dieciséis.
54. Helen Palmer. El Eneagrama: Comprenderte a ti mismo y a los demás en tu vida. San Francisco:
HarperCollins, 1991, p. xvii.
55. Riso, Tipos de Personalidad: Usando el Eneagrama para el Descubrimiento del Ser, op. cit., p. 30.
56. Palmer, op. cit., p. 38.
57. Arthur Hastings. Con las Lenguas de Hombres y Ángeles.
Chicago: Holt, Rinehart y Winston, Inc., 1991, p. 95.
58. Mitchell Pacwa. "Dime quién soy, O Eneagrama"
Christian Research Journal, otoño de 1991, p. 19.

Capítulo 7: Problemas de tipología


1. RW Coan, "Tipos de personalidad". Encyclopedia of Psychology, vol. 3. Raymond Corsini, ed. Nueva
York: John Wiley & Sons, 1984, p. 23.
2. Walter Mischel. Personalidad y evaluación. Nuevo
York: John Wiley & Sons, Inc., 1968, p. 146.

Capítulo 8: Pruebas psicológicas


1. Anne Anastasi. Pruebas psicológicas, sexta edición.
Nueva York: Macmillan Publishers, 1988, p. 23.
2. Ibid., P. 3.
3. Ibid., P. 27.
4. Ibid., P. 139.
5. Ibid., P. 28.

Capítulo 9: Pruebas de personalidad


1. Anne Anastasi. Pruebas psicológicas, sexta edición.
Nueva York: Macmillan Publishers, 1988, p. 523.
2. Ibid., P. 28.
3. Leslie Phillips y Joseph Smith. Interpretación de Rorschach: Técnica avanzada. Nueva York: Grune y
Stratton, 1953, p. 149.
4. Arthur Jensen. El sexto anuario de mediciones mentales. Oscar Krisen Buros, ed. Highland Park: The
Gryphon Press, 1965, p. 501.
5. Charles C. McArthur. El Séptimo Anuario de Mediciones Mentales. Oscar Krisen Buros, ed. Highland
Park: The Gryphon Press, 1972, p. 443.
6. Jensen, op. cit., p. 501.
7. Anastasi, op. cit., p. 621.
8. Ibid., P. 560.
9. Paul L. Houts, ed. El mito de la mensurabilidad Nuevo
York: Hart Publishing Company, Inc., 1978, p. 190.
10. Martin Lasden. "The Trouble with Testing", Training, mayo de 1985, p. 81.
11. Anastasi, op. cit., p. 144.
12. Ibid., P. 145.
13. Ibid., P. 153.
14. Ibid., P. 529.
15. Ibid.
16. Martin L. Gross. Los vigilantes del cerebro Nueva York: Random House, 1962, p. 269.
17. Ibid.
18. Ibid., Pp. 269-270.
19. Ibid., P. 270.
20. Ibid., P. 272.

Capítulo 10: Pruebas populares de personalidad


1. El Consejo Nacional de Investigación. En el ojo de la mente
Daniel Druckman y Robert A. Bjork, eds. Washington: National Academy Press, 1991, p. 96.
2. Ibid., P. 99.
3. Ibid., P. 101.
4. Ibid.
5. LJ Cronbach y PE Meehl citados por Jerry S.
Wiggins, "Revisión del Indicador de Tipo de Myers-Briggs". Décimo Anuario de Mediciones Mentales.
Jane Close Conoley y Jack J. Kramer, eds. Lincoln: University of Nebraska Press, 1989, pp. 537-538.
6. Jerry S. Wiggins, "Revisión del Indicador de Tipo Myers-Briggs". Décimo Anuario de Mediciones
Mentales. Jane Close Conoley y Jack J. Kramer, eds. Lincoln: Universidad de Nebraska Press, 1989, p. 538.
7. Thomas Szasz. El mito de la psicoterapia. Jardín
Ciudad: Doubleday / Anchor Press, 1978, p. 173.
8. CG Jung. Recuerdos, sueños, reflexiones. Aniela
Jaffe, ed. Richard y Clara Winston, trans. Nueva York: Pantheon, 1963, p. 55.
9. Viktor Von Weizsaecker, "Recuerdos de Freud y Jung". Freud y el siglo XX. B. Nelson, ed. Nueva York:
Meridian, 1957, p. 72.
10. Jung, op. cit., p. 183.
11. Martin y Deidre Bobgan. Psicohesura: la seducción psicológica del cristianismo. EastGate Publishers,
1987, Capítulo 3.
12. David Keirsey y Marilyn Bates. Por favor entiéndanme: Tipos de caracteres y temperamento. Del Mar,
CA: Prometheus Nemesis Books, 1978, p. 29.
13. "El sistema de perfil personal". Minneapolis: Performax Systems International, Inc., 1985, p. 7.
14. Sylvan J. Kaplan y Barbara EW Kaplan. "El informe Kaplan: un estudio de la validez del sistema de
perfiles personales". Kaplan Associates, Chevy Chase, MD, p. 3.
15. Ellen McGinnis, "Revisión del Perfil Personal"
Sistema. "Décimo Anuario de Mediciones Mentales. Jane
Cerrar Conoley y Jack J. Kramer, eds. Lincoln: Universidad de Nebraska Press, 1989, p. 623.
16. Ibid., P. 624.
17. "Perfiles personales bíblicos". Minneapolis: Performax
System International, Inc., 1985, p. 20.
18. "El sistema de perfil personal", op. cit., pp. 14-19.
19. "Perfiles personales bíblicos", op. cit., p. 20.
20. Catálogo de materiales de Christian Financial Concepts, Gainsville, GA.
21. "Perfil del análisis del temperamento de Taylor-Johnson", Publicaciones psicológicas, Los Ángeles,
1967.
22. Robert Taylor y Lucille Morrison. Manual de análisis de temperamento Taylor-Johnson, revisión de
1984. Los Angeles: Psychological Publications, Inc., p. 23.
23. Carta en archivo.
24. Paul McReynolds, "Revisión del Análisis de Temperamento de Taylor-Johnson". Décimo Anuario de
Mediciones Mentales. Jane Close Conoley y Jack J. Kramer, eds. Lincoln: Universidad de Nebraska Press,
1989, p. 813.
25. H. Norman Wright, Christian Marriage Enrichment, anuncio de la conferencia de verano de 1985.
26. Tim LaHaye. Por qué actúas como lo haces Tyndale
House Publishers, Inc., 1984, p. 126.
27. Asociación Estadounidense de Investigación Educativa, Asociación Americana de Psicología, y Consejo
Nacional de Medición en Educación. Normas para las pruebas educativas y psicológicas. Washington, DC:
Asociación Americana de Psicología, 1985.
28. LaHaye, op. cit., pp. 365-366.
29. Gary Georgeson y Randy Fowler. "Inventario de dones espirituales" y "Comprensión de los dones
espirituales". Inter-Varsity Christian Fellowship, abril de 1988.
30. George Dudley, citado por Martin Lasden en "The
Problemas con las pruebas, "Training, May 1985, p. 83.

Capítulo 11: ¿Por qué todo el engaño?


1. David G. Myers. El yo inflado. Nueva York: el
Seabury Press, 1980, p. 102.
2. Philippe Thiriart. "Aceptación de prueba de personalidad"
Resultados, "Skeptical Inquirer, vol. 15, No. 2, Invierno
1991, p. 161.
3. Consejo Nacional de Investigación. Mejora del rendimiento humano: problemas, teorías y técnicas.
Daniel Druckman y John A. Swets, eds. Washington, DC: National Academy Press, 1988, p. 17.
4. Myers, op. cit., p. 101.
5. Ibid., P. 136.
6. Ibid.
7. Ibid., P. 74.
8. Ibid.
9. Robert Merton. Teoría social y estructura social.
Nueva York: Free Press, 1957.
10. Len Sandler. "Profecía autocumplida: Mejor gestión por medio de la magia", Training, febrero de 1986,
pág. 61.