Você está na página 1de 5

Olivia Marcelino García

Amparo directo de dos instancias.

La primera instancia del juicio se tramita en la forma antes señalada, con la salvedad de
que, desde un principio, esto es, desde el escrito de demanda, el quejoso debe hacer valer
conceptos de violación referentes a la inconstitucionalidad de la ley, reglamento o
disposición de observancia general aplicado en la sentencia, laudo o resolución tildado de
inconstitucional, pues de lo contrario el amparo directo no puede dar lugar a la revisión.

Por su parte, la tramitación del recurso se inicia con la presentación, ante el Tribunal
Colegiado de Circuito que hubiere emitido la sentencia recurrida, de un escrito en el cual
debe transcribirse textualmente la parte de la sentencia que contiene la calificación de
inconstitucionalidad de la ley o que establezca la interpretación directa de un precepto de
la Constitución.

En ese escrito, que debe ser presentado a más tardar en el término de diez días contados
desde el siguiente al en que surta efectos la notificación de la resolución recurrida, el
recurrente debe expresar los agravios que le causa la sentencia impugnada.
Además, es necesario que el recurrente acompañe el escrito de expresión de agravios de
una copia de él para el expediente y una más para cada una de las otras partes, pues de
no hacerlo se le requerirá para que las exhiba dentro de los tres días siguientes, se pena
de que el Tribunal Colegiado tenga por no interpuesto el recurso.

Si no ocurre lo anterior, esto es, si el recurrente sí acompaña el escrito de agravios con las
referidas copias, el Tribunal Colegiado debe remitir, dentro del término de veinticuatro
horas, el expediente original, así como el escrito de agravios y la copia que corresponda al
Ministerio Público, al Alto Tribunal y, además, en caso de que su sentencia no contenga
decisión sobre constitucionalidad de una ley o la interpretación directa de un precepto de la
Constitución lo debe hacer constar en el oficio de remisión del expediente.

Posteriormente, será el presidente del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación


o, en su caso, de la Sala a la que corresponda el conocimiento del asunto, quien ha de
calificar el recurso de revisión. Para ello, debe verificar si el recurso fue formulado en tiempo
y forma legales, y si en la sentencia se hizo un pronunciamiento sobre inconstitucionalidad
de alguna ley, tratado internacional, reglamento federal o local, o la interpretación directa
de algún precepto constitucional, o si en la demanda se hicieron planteamientos de esa
naturaleza, aun cuando el Tribunal Colegiado de Circuito haya omitido el estudio de tales
cuestiones; y si no se reúnen tales requisitos debe desechar el recurso de plano.

De lo contrario, esto es, si sí se satisfacen los referidos requisitos, el recurso será admitido
especificándose que ello es sin perjuicio del análisis posterior del requisito de importancia
y trascendencia, y se turnará, dentro del término de diez días al Ministro relator, a efecto de
que formule por escrito, dentro de los treinta días siguientes, el proyecto de resolución,
relatado en forma de sentencia.

El Ministro relator debe entonces proceder al análisis del asunto, y si estima que éste no
cumple con el requisito de importancia y trascendencia debe formular un dictamen en el
que proponga el desechamiento del recurso, el cual debe ser puesto a consideración de la
Sala de su adscripción, y si el dictamen fuere rechazado por mayoría de votos, el mismo
Ministro relator debe proceder a elaborar el proyecto de fondo.

En este último caso, así como cuando de inicio se estima que el asunto sí cumple con el
referido requisito de importancia y trascendencia, debe elaborarse el proyecto de resolución
en forma de sentencia, y debe pasarse copia de éste a los demás Ministros, así como
señalarse día y hora para su discusión y resolución en sesión pública, lo cual debe ocurrir
dentro del término de diez días contados desde el siguiente al en que se haya distribuido el
proyecto formulado por el Ministro relator.

Así, el día señalado para la audiencia, el secretario respectivo debe dar cuenta del proyecto
de resolución, leer las constancias que señalen los Ministros y poner el asunto a discusión.
Una vez que el asunto está suficientemente debatido se procede a la votación.

Si el proyecto del Ministro relator se aprueba sin adiciones ni reformas se tiene como
sentencia definitiva y se firmará dentro de los 5 días siguientes. En caso contrario, esto es,
si no se aprueba, pero el Ministro relator acepta las adiciones o reformas propuestas en la
sesión éste procederá a redactar la sentencia con base en los términos de la discusión. En
este supuesto, así como en aquel en que deba designarse a un Ministro de la mayoría para
que redacte la sentencia de acuerdo con el sentido de la votación y con base en los hechos
probados y los fundamentos legales tomados en consideración, la ejecutoria deberá ser
firmada por todos los Ministros que hubiesen estado presentes en la votación, dentro del
término de 15 días

Segunda instancia
De acuerdo con lo dispuesto en los artículos 107, fracción V de la Constitución General de
la República, así como 46 y 158 de la Ley de Amparo, el juicio de amparo directo procede
taxativamente cuando se reclama una sentencia definitiva (laudo si se trata de un juicio
laboral) o una resolución que pone fin al juicio. La resolución de segunda instancia que
ordena reponer el procedimiento, no se adecua a ninguno de esos supuestos, porque no
decide el juicio en lo principal, es decir, estableciendo el derecho en cuanto a la acción y a
la excepción que dieron lugar a la litis contestatio y menos aún dio por concluido el juicio,
pues esa decisión tiene como finalidad volver el pleito al estado en que se encontraba antes
de cometerse la infracción que dio lugar a esa clase de resolución, para un nuevo curso
que se ajuste a la disposición expresa de la ley. Por tanto el juicio de amparo directo que
se promueva contra una resolución de esa naturaleza es improcedente.
Cesar uscanga uscanga

Las características específicas del Amparo Directo son las siguientes:

 Puede ser conocido y resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el caso de
que decida ejercer la facultad de atracción referida en la fracción V del numeral 107
Constitucional;
 Puede llegar a tener una segunda instancia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación,
en el supuesto de que alguna de las partes interponga el recurso de revisión contra la
sentencia dictada por el Tribunal Colegiado, siempre que en ésta se decida sobre la
constitucionalidad de leyes federales, locales o del Distrito Federal, tratados
internacionales, reglamentos expedidos por el Presidente de la República, por los
gobernadores de los Estados o del Distrito Federal, o sobre la interpretación directa de un
precepto de la Constitución.

La procedencia del Amparo Directo reside en la naturaleza de los actos reclamados, que
consisten en sentencias definitivas, laudos o resoluciones que ponen fin al juicio. En este
sentido, el artículo 107 Constitucional señala:
Artículo 107.- Todas las controversias de que habla el artículo 103 se sujetarán a los
procedimientos y formas del orden jurídico que determine la ley, de acuerdo a las bases
siguientes:
...
V. El amparo contra sentencias definitivas o laudos y resoluciones que pongan fin al juicio,
sea que la violación se cometa durante el procedimiento en la sentencia misma, se
promoverá ante el Tribunal Colegiado de Circuito que corresponda, conforme a la
distribución de competencias que establezca la Ley Orgánica del Poder Judicial de la
Federación, en los casos siguientes:
a).- En materia penal, contra resoluciones definitivas dictadas por tribunales judiciales,
sean éstos federales, del orden común o militares;
b).- En materia administrativa, cuando se reclamen por particulares sentencias definitivas
y resoluciones que ponen fin al juicio dictadas por tribunales administrativos o judiciales,
no reparables por algún recurso, juicio o medio ordinario de defensa legal,
c).- En materia civil, cuando se reclamen sentencias definitivas dictadas en juicios del
orden federal o en juicios mercantiles, sea federal o local la autoridad que dicte el fallo, o
en juicios del orden común.
En los juicios civiles del orden federal las sentencias podrán ser reclamadas en amparo
por cualquiera de las partes, incluso por la Federación, en defensa de sus intereses
patrimoniales; y
d).- En materia laboral, cuando se reclamen laudos dictados por las juntas Locales o la
Federal de Conciliación y Arbitraje, o por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje de
los Trabajadores al Servicio del Estado.
La Suprema Corte de Justicia, de oficio o a petición fundada del correspondiente Tribunal
Colegiado de Circuito, o del Procurador General de la República, podrá conocer de los
amparos directos que por su interés y trascendencia así lo ameriten;
VI.- En los casos a los que se refiere la fracción anterior, la Ley Reglamentaria de los
artículos 103 y 107 de esta Constitución señalará el trámite y los términos a que deberán
someterse los Tribunales Colegiados de Circuito y, en su caso, la Suprema Corte de
Justicia, para dictar sus respectivas resoluciones;

Facultad de Atracción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación


En el numeral 182 de la Ley de Amparo se encuentran establecidos los requisitos que
deberán de cumplirse para poder ejercitar la facultad de atracción contenida en el párrafo
final de la fracción V del numeral 107 Constitucional, para conocer de un Amparo Directo
que originalmente hubiese sido resuelto por los Tribunales Colegiados de Circuito. Se
estipula el siguiente procedimiento:
 Cuando la SCJN ejerza de oficio la facultad de atracción, se lo comunicará por escrito al
Tribunal Colegiado de Circuito, que en un término de 15 días hábiles remitirá los autos
originales a la SCJN, notificando personalmente a las partes de dicha resolución;
 Cuando el Procurador General de la República solicite a la SCJN que ejercite la facultad de
atracción, presentará la petición correspondiente ante la propia Suprema Corte de Justicia
y comunicará la petición correspondiente al Tribunal Colegiado del conocimiento;
 Una vez recibida la petición, y si la SCJN lo estima pertinente, mandará pedir que el Tribunal
Colegiado le remita los autos originales en el término de 15 días hábiles;
 recibidos los autos originales por la SCJN, dentro de los 30 días siguientes, resolverá, si
ejercita la facultad de atracción, en cuyo caso lo informará al correspondiente Tribunal
Colegiado de Circuito, procediendo a dictar la resolución correspondiente; en caso negativo,
notificará su resolución a la PGR y remitirá los autos, en su caso, al Tribunal Colegiado de
Circuito para que se encargue de dictar la resolución correspondiente.
 En el caso de que sea el propio Tribunal Colegiado de Circuito el que solicite a la SCJN que
ejercite la facultad de atracción, expresará las razones en que funde su petición y remitirá
los autos originales a la Suprema Corte quien dentro de los 30 días siguientes al recibo de
los autos originales, resolverá si ejercita la facultad de atracción, procedimiento en
consecuencia en los términos de la fracción II del numeral 182 de la Ley de Amparo.

Esta facultad, debe de aclararse que no puede ejercerse de manera caprichosa e


irresponsable, sino restrictivamente, y solo en los asuntos que por su interés y
trascendencia así lo requieran, y se exige que en el acuerdo o resolución respectiva se
invoquen las circunstancias que concretamente se refieran al caso de que se trata, sin
pretender apoyar tal determinación en hechos o consideraciones inexactas, y sí en cambio,
debe sustentarse en razonamientos que estén de acuerdo con la lógica y con el espíritu
legislativo que motivó la inclusión de esta facultad en la disposición constitucional que se
comenta.