Você está na página 1de 3

ENTREVISTA A LICENCIADO PENAL.

Con el objetivo de comprender y analizar de manera más profunda la obra de Miguel de


Cervantes, se realizó la siguiente entrevista a la Lic. Judith Arguello Ibarra egresada de la
Universidad Autónoma del Estado de México, perito en criminalística, grafoscopio y
documentoscopia, egresada del Instituto Mexicano de Formación Pericial y Capacitación
Jurídica, Asociación Civil.
¿Qué se entiende por homicidio?
Es aquel que consiste en la acción u omisión en el cual se priva de la vida a otra una persona.
Puede ser dolosa o culposa, se considera una actitud reprochable, antijurídica y
obligatoriamente culpable, (excepto en casos de imputabilidad donde no es culpable pero si
responsable) que consiste en atentar contra del bien jurídico de la vida de una persona.
En este actúan dos tipos de sujetos.
Sujeto activo: Quien que ejecuta lo necesario para producir el resultado de muerte; es decir, el
homicida.
Sujeto pasivo: Es el individuo titular del bien jurídico. Es diferente de la víctima que contempla
tanto al sujeto pasivo como a las demás personas que se vieron afectadas por la comisión del
delito.
En el homicidio se considera una conducta, y podemos clasificarla como conducta de acción
cuando el sujeto activo efectúa los movimientos que generan la muerte del sujeto pasivo, y
conducta de omisión impropia, en la que el sujeto activo deja de hacer lo que de él se
esperaba como tutor de una vida y debido a ello se genera la muerte.
¿Cómo es su clasificación?
Tiene 5 clasificaciones generales atendiendo al elemento subjetivo del agente:
Doloso: Cuando el sujeto activo tiene la capacidad de querer y entender las consecuencias de
su conducta y producir el resultado de muerte
Involuntario o culposo: Se conoce el posible resultado de muerte, sin embargo se cree poder
evitarlo, pero falla y se produce, también se da cuando se ignora el resultado pero se produce
la muerte de la persona, la punibilidad surge amparada por el deber de cada persona de
abstenerse de causar daño a otro individuo y las acciones carente de intensión y omisión que
conlleven a la muerte, estos son susceptibles de juzgarse con base a las leyes penales.
Preterintencional: Hace mención de las intenciones del causante donde primitivamente se
quiso dañar pero desafortunadamente termina con la muerte del sujeto.
Este se encuentra entre el dolo y la culpa, dolo frente a la acción y culpa frente al resultado
Simple: Se comete a falta de las cuatro agravantes (premeditación alevosía ventaja y traición).
Calificado: Este se subdivide en agravado según las circunstancias que harán más extensas la
sanción penal
 En razón del vínculo entre el autor y la victima
 En razón del modo elegido del autor
 En razón de la causa
 Aquel cometido con un medio idóneo para crear un peligro común.
 Dependiendo la cantidad de personas
 Atenuante: emoción violenta y preterintencional
¿Cuáles son las sanciones para los diferentes tipos de homicidio?
El código penal de cualquier entidad marca sentencias entre cuatro y setenta años
dependiendo los hechos que se susciten.
El código penal federal estipula que antes de calificar algún suceso como homicidio se debe
verificar lo siguiente dentro del hecho:
 Que la muerte sea producto de la lesión realizada o sus consecuencias que no pudieron
combatirse.
 Que los peritos declaren después de hacer la autopsia o investigación que dicha lesión
fue mortal.
También señala que no se tomara como homicidio una lesión aunque quien la recibió fallezca,
siempre y cuando la muerte fuese resultado de una causa anterior a la lesión y sobre la cual
esta no haya influido o se haya agravado por causas posteriores.
Este código también marca las siguientes sanciones:
1. Si el homicidio sucede en riña, se obtienen entre 4 y 12 años de prisión
2. Cuando el homicidio se da en duelo de 2 a 8 años de prisión.
3. Las penas de un homicidio culposo son de 4 a 15 años de prisión o de 15 a 45 años de
prisión.
4. En el caso de un homicidio doloso se dan de 30 a 70 años de prisión.
Estas penas dependen de la legislación local y las especificaciones de los sucesos.
¿Existía esta clasificación en el siglo XVII?
Dentro del siglo XVII realmente no existían clasificaciones, mucho menos agravantes o
atenuantes, únicamente se sentenciaba dependiendo de que la persona en cuestión realizara o
no el delito que estaba literalmente estipulado en sus leyes, en estos casos, lo mínimo que se
podía esperar era obtener un encarcelamiento, sin embargo, existían más escarmientos, todos
basados en la necesidad del estado de defender los derechos de su pueblo y en la corrección
del delincuente a quien el pueblo temía haciendo necesaria, por tanto, su erradicación o
restablecimiento.
Después de esta etapa surgen las escuelas de donde se dan las clasificaciones y conceptos que
alteran hoy en día la denominación de un homicidio y sus penas.
¿Qué opina de la justicia en ese tiempo y en el actual?
Partiendo desde la primicia de que justicia es dar a cada quien lo que se merece, podemos decir
que la justicia no era aplicada como realmente se especifica, sino, se modificaba para mantener
el orden social, (tal cual como ahora se acontece) como consecuencia no había una
investigación de los hechos y solo se buscaba la penalización de aquellas acciones que estaban
fuera del código penal, por eso una solían darse las venganzas privadas. Finalmente era castigar
a todos aquellos que no iban acorde con la sociedad o a los intereses de quien tenía poder.
Actualmente, se supone que contamos con un sistema de justicia penal que trae consigo
procesos más ágiles y respetuosos de los derechos en todas las etapas de este
Se establece que todas las audencias deben ser “púbicas” para mantener la “trasparencia” en
los desarrollos penales, cosa que no se da; yo considero que el modelo de justicia mexicano es
un fracaso pues la impunidad penal es un común denominador que impera en la mayor parte
del territorio nacional ya que el acceso a la justicia exige una igualdad social que ciertamente
no existe, siendo honestos, la justicia en nuestro país es tan solo una visión utópica e
inexistente.