Você está na página 1de 4

PTERIDOFITAS

INTRODUCCIÓN
Las pteridofitas son un grupo de plantas muy variado, también conocidas como plantas
vasculares inferiores, criptógamas vasculares o embriofitas; están caracterizadas por
no producir semillas y por propagarse por esporas sexuales o meiosporas.
Presentan formas muy variables, algunas son rastreras, otras erectas, trepadoras, o
epífitas. Ciertos representantes son acuáticos. Los tipos terrestres presentan, en
muchos casos, un rizoma subterráneo. La raíz primaria es efímera y es sustituida por
raíces adventicias formadas en los rizomas, o en ramas vegetativas. Como norma,
carecen de crecimiento secundario y desde el punto de vista morfológico no llegan a
ser nunca plantas muy complejas.
Presentan alternancia de generaciones, con gametofitos de vida libre y esporofitos
como generación (fase) dominante del ciclo de vida. En general, los gametofitos son de
vida corta y el lapso durante el cual el esporofito depende del gametofito se reduce a la
etapa embrional.
Las divisiones que se señalan para las plantas vasculares inferiores vivientes son:
Psilotophyta, Lycophyta, Sphenophyta y Pterophyta. Las tres primeras divisiones
presentan hojas micrófilas, esporangios, son isospóricas o heterospóricas y no
contribuyen en forma conspicua en la masa de vegetación mundial.
También se conocen como relacionados con los helechos. Las Psilotophyta están
representadas por dos géneros: Psilotum, de amplia distribución pantropical y
subtropical, y Tmesipteris, distribuido en Australia, Nueva Zelanda y otras islas del
Pacífico. Las Lycophyta están reunidas en sólo siete géneros: Lycopodium,
Lycopodiella, Selaginella, Uperzia e Isoetes, de distribución mundial, Stylites, localizado
en los Andes del Perú, y Phylloglosum, de Australia. Las Sphenophyta se reúnen en un
sólo género, Equisetum.
Las Pterophyta son las plantas que comúnmente conocemos como helechos, tienen
hojas macrófilas, son mayoritariamente leptosporangiadas e isospóricas y representan
al grupo más numeroso de las pteridofitas, con unas 10.000 especies, son macrófilas
porque este es el tipo de hoja femenina que recibe los arquegonios de los micrófilos
masculinos.
Dentro de ellas, el conjunto más ampliamente distribuido, abundante y conocido es el
de la clase Filicopsida, que reúne tanto al orden de las Filicales, que son los helechos
modernos terrestres y homospóricos que nos son más familiares, como los helechos de
los órdenes Marsileales y Salviniales, que son helechos acuáticos, todos de agua
dulce, heterospóricos y de pequeño tamaño. Los otros dos órdenes integrantes de esta
división son: Ophioglossales y Marattiales, que agrupan a los helechos esporangiados
y tienen un pequeño número de especies.
Las Sphenophyta se reúnen en un sólo género, Equisetum. Las Pterophyta son las
plantas que comúnmente conocemos como helechos, tienen hojas macrófilas, son
mayoritariamente leptosporangiadas e isospóricas y representan al grupo más
numeroso de las pteridofitas, con unas 10.000 especies.
Dentro de ellas, el conjunto más ampliamente distribuido, abundante y conocido es el
de la clase Filicopsida, que reúne tanto al orden de las Filicales, que son los helechos
modernos terrestres y homospóricos que nos son más familiares, como los helechos de
los órdenes Marsileales y Salviniales, que son helechos acuáticos, todos de agua
dulce, heterospóricos y de pequeño tamaño.
Los otros dos órdenes integrantes de esta división son: Ophioglossales y Marattiales,
que agrupan a los helechos esporangiados y tienen un pequeño número de especies.
Se estudiaron los patrones de distribución de 26 especies de pteridofitas como posibles
indicadoras de alteración ambiental en los bosques templados.

La presencia y abundancia de la pteridoflora se relacionó con variables edáficas,


topográficas y de vegetación en varios sitios de muestreo y en diferentes áreas, Con
base a diferentes análisis de correspondencia se pudo explorar la relación entre
variables. Se han determinado muchos paisajes en el área de estudio con base al
grado de deterioro: erosión severa, erosión, montaña con deterioro moderado
reversible, montaña sin deterioro aparente y cañada sin deterioro aparente.
Cheilanthes bonariensis y Pellaea ternifolia son indicadores de deterioro ambiental. Los
taxones que únicamente crecen en paisajes sin alteración aparente son: Adiantum
andicola, Adiantum poiretii, Argyrochosma incana, Asplenium blepharophorum,
Dryopteris pseudo filix-mas, Equisetum hyemale y Pteris cretica.
RESUMEN

Son de tamaño mediano, se caracterizan porque tienen vasos conductores pero no


tienen ni flores ni frutos. Viven en lugares frescos, húmedos y umbrosos. Son plantas
perennes sin desarrollo secundario que en las zonas tropicales llegan a alcanzar los
veinte metros de altura y presentan aspectos de palmeras. Tienen verdaderas raices,
tallos y hojas. Tuvieron su origen en el periodo Devónico donde formaron bosques de
donde proceden los actuales depósitos de carbón. Se reproducen por esporas. Son los
helechos y los equisetos.

En los helechos la parte más visible son las hojas, que se denominan frondes y se
encargan de realizar la fotosíntesis.

Durante la época reproductora, aparecen los soros, un conjunto de esporangios que se


encuentran en el envés de los frondes. En estos esporangios es donde se forman las
esporas. Las esporas, como las semillas, cuando caen al suelo germinan para originar
una nueva planta.

OBJETIVOS
 Distinguir las características que diferencian entre sí a los grupos de las
pteridofitas.
 Conocer las características que distinguen a las pteridofitas de los demás grupos
de plantas vasculares.
 Comprender las distintas fases del ciclo de vida de las pteridofitas (gametofito y
esporofito).
 Reconocer y comparar la morfología y anatomía de géneros representativos de
las divisiones que integran este grupo.
 Familiarizar al estudiante con algunas de las especies comunes.

BIBLIOGRAFÍA
BOLD, H.C.; C. Alexopoulos y T. Delevoryas. 1980. Morphology of Plants and Fungi.
4a. Ed. Harper & Row. New York. Caps. 13-18. CRONQUIST, A. Introducción a la
Botánica. 3ª. Ed. CECSA. México. Caps. 18-21. LINDORF, H.; L. Parisca y P.
Rodríguez. 1985. Botánica. Clasificación, Estructura, Reproducción. EBUC. Caracas.
Cap. XIII. RAVEN, P.H.; R.F. Evert y S.E. Eichhorn. 1999. 6a. Ed. W.H. Freeman and
Co. Worth Publishers. New York. Cap.19. SCAGEL, R.F. et al. 1973. El Reino Vegetal.
Caps. 18-21. STRASBURGER, E. et al. 1986. Tratado de Botánica. 7ª Ed. Marín.
Barcelona. Pág. 717.