Você está na página 1de 4

Sismógrafo

Sismógrafo quinemétrico del Departamento del El sismoscopio, inventado por Zhang Heng, fue
Interior de Estados Unidos. un antecesor del sismógrafo.

El sismógrafo o sismómetro es un instrumento para medir terremotos o pequeños temblores provocados


por los movimientos de las placas tectónicas o litosféricas. Fue inventado en 1842 por el físico
escocés James David Forbes.1
Este aparato, en sus inicios, consistía en un péndulo que por su masa permanecía inmóvil debido a
la inercia, mientras todo a su alrededor se movía; dicho péndulo llevaba un punzón que iba escribiendo
sobre un rodillo de papel pautado en tiempo, de modo que al empezar la vibración se registraba el
movimiento en el papel, constituyendo esta representación gráfica el denominado sismograma.
Diversas mejoras con péndulos horizontales fueron re instrumentos universales. En años anteriores, los
sismómetros podrían “quedarse cortos” o ir fuera de la escala para el movimiento de la Tierra que es
suficientemente fuerte para ser sentido por la gente. En este caso, sólo los instrumentos que podrían
trabajar serían los acelerómetros menos sensibles.
Los modernos sismómetros de banda ancha (llamados así por la capacidad de registro en un ancho rango
de frecuencias) consisten de una pequeña ‘masa de prueba’, confinada por fuerzas eléctricas, manejada
por electrónica sofisticada. Cuando la Tierra se mueve, electrónicamente se trata de mantener la masa fija
a través de la retroalimentación del circuito. La cantidad de fuerza necesaria para conseguir esto es
entonces registrada.
La salida de los acelerómetros es una tensión proporcional a la aceleración del suelo (recordando F=ma
de Newton), mientras que los sismómetros usan un circuito integrado para lograr una salida que es
proporcional a la velocidad del suelo.
Los sismómetros espaciados en un arreglo pueden ser usados para localizar a precisión, en tres
dimensiones, la fuente del terremoto, usando el tiempo que toma a las ondas sísmicas propagarse hacia
fuera desde el epicentro, el punto de la ruptura de la falla. Los sismógrafos son también usados para
detectar explosiones de pruebas nucleares. Al estudiar las ondas sísmicas, los geólogos pueden también
hacer mapas del interior de la Tierra.
Cuando ocurre un temblor, los sismógrafos que se encuentran cerca del epicentro son capaces de
registrar las ondas S y las P, pero del otro lado de la Tierra sólo pueden registrarse las ondas P.
Los sensores usados en los sismómetros de Tierra son los llamados geófonos. En cambio, en el medio
marino además del geófono también se utiliza el hidrófono para captar tanto las vibraciones terrestres
como las ondas acústicas que se transmiten por el agua.
Como equipos de sismología marina, existen los llamados sismómetros de fondo oceánico (OBS,
acrónimo en inglés), que son equipos autónomos que trabajan con sus propias baterías y que adquieren
datos durante un periodo de tiempo concreto.
DEFINICIÓN DE
SISMÓGRAFO
Antes de entrar a determinar el significado del término sismógrafo, se hace necesario proceder a
conocer lo que es su origen etimológico. En este sentido, podemos establecer que es una palabra
de origen griego, que es fruto de la suma de dos componentes de dicha lengua:
-La palabra “seismos”, que puede traducirse como “terremoto”.
-El verbo “graphein”, que es sinónimo de “grabar”.

Un sismógrafo es un dispositivo que se emplea para


la medición de las ondas sísmicas que provocan
los terremotos. Gracias a esta máquina que se utiliza en el
ámbito de la sismología, es posible registrar la amplitud de las
ondas y su propagación. Cabe destacar que las ondas sísmicas
son las ondas elásticas provocadas por la liberación de energía
que producen los movimientos de las placas tectónicas.

También conocido como sismómetro, el sismógrafo es una creación de James David


Forbes (1809–1868), un científico escocés que lo presentó en 1842. En sus orígenes, el
sismógrafo disponía de un péndulo que, debido a su masa, se quedaba quieto durante los
temblores. Al contar con un punzón en su extremo, el sismógrafo grababa las vibraciones en un
rollo de papel, que sí se movía por el sismo. De este modo, el resultado era un registro gráfico
que se denominaba sismograma.

No obstante, es interesante conocer que el primer sismógrafo de la historia data en realidad del
año 130 d.C y fue inventado y desarrollado por el chino Chan-Heng. Como es de imaginar era
bastante rudimentario y se componía de una vasija de bronce, en cuyo interior había seis bolas
en equilibrio sobre seis bocas de dragones. Se consideraba que si una de esas bolas caía dentro
de las fauces del animal se podía conocer que se había producido una onda sísmica.

Con los años, la tecnología fue evolucionando. En la actualidad los sismógrafos


son electrónicos: mediante un circuito, se mantiene la masa fija mientras la Tierra tiembla. Lo
que se registra, de esta manera, es la cantidad de fuerza que se ejerce.

Los sismógrafos de hoy pueden analizar la propagación de las ondas sísmicas y registrar el
epicentro del sismo. Además, a través de los sensores llamados geófonos (que son
transductores electromagnéticos), es posible establecer mapas internos del globo terráqueo.

Otra clase de sensor, denominada hidrófono, permite a los sismógrafos estudiar la propagación
de las ondas en el agua. De esta manera permiten analizar los maremotos que
provocan tsunamis.

Además del dato curioso del primero que se creó, hay otros que también merece la pena conocer
acerca de dicho artilugio:

-Puede llegar a detectar hasta terremotos que son tan excesivamente pequeños que ni siquiera
los seres humanos podemos sentirlos.
-En los modelos más modernos y dotados de la última tecnología, tienen la particularidad de que
giran en torno a varios elementos fundamentales como son la pesa, la base y el correspondiente
ordenador. De esta manera, se olvidan de las piezas claves en otros más antiguos como eran el
tambor y el marcador.
-Otra de sus notables características es que tienen la capacidad para poder registrar movimientos
en todas las direcciones.
SISMÓGRAFO

Un sismógrafo es el instrumento que utili-zan los sismólogos (los científicos que estudian los
terremotos) para registrar la fuerza o la intensidad de los seísmos.

Materiales

Una caja de zapatos con tapa


Un objeto pesado para sujetar la caja
Lápiz con goma
Contrapesos para el lápiz (clavos, arandelas, etc)
Plastilina
Cinta adhesiva
2 clips
Cordel
Tijeras
2 hojas de papel

Procedimiento

Con cuidado, haz un pequeño orificio en la mitad y otro junto a uno de los extremos de la tapa de
la caja. Coloca la caja abierta de pie, sobre uno de sus lados más estrechos, y asienta en el
interior un objeto pesa-do, por ejemplo una lata, para sujetarla y evitar que se caiga. Sitúa la tapa
sobre la parte superior de la caja, formando una T. (No es necesario que la parte abierta de la
caja esté orientada hacia el orificio de la tapa.)

Luego, sitúa un contrapeso cerca de la punta del lápiz (sin que la tape) y pégalo o átalo para
evitar que se caiga. Pon una tira pequeña de plastilina entre la punta del lápiz y el contrape-so,
para impedir que resbale. Los contrapesos deben ser pesados para que el lápiz, que registra el
movimiento del sismógrafo, tenga un contacto firme con el papel y al arrastrarse marque con
precisión las lí-neas.

Ahora, estira uno de los extremos del clip clávalo en la goma del lápiz. Ata el cordel al extre-mo
enroscado del clip. Introduce el otro extremo del cordel a través del orificio de la tapa de la caja y
átalo después al segundo clip.

Corta cada hoja de papel, a lo largo, en tres tiras. Estas tiras funcionarán como un rollo de papel y
registrarán los «movimientos del terremoto».

Coloca una tira de papel junto a la caja (debajo del orificio de la tapa) y muévela despacio.
Observa cómo se dibuja la línea en función del movimiento que pro-duces en la tira de papel.

Luego, pide a un amigo que mueva y sacuda la mesa mientras colocas las tiras de papel bajo el
lápiz. Tu sismógrafo reproduce los movimientos oblicuos y los ascendentes y descendentes.
Compara las distintas tiras de papel ¿qué diferencias encuentras en las lí-neas? ¿Cómo muestran
los efectos de una falla vertical u oblicua?
¿Cómo trabaja un sismógrafo?

Un sismógrafo es un instrumento usado para medir movimientos de la Tierra y cosiste de un


sensor que detecta el movimiento de la tierra, llamado sismómetro que está conectado a un
sistema de registro. Un sismómetro sencillo, que es sensible a movimientos verticales del terreno
puede ser visualizado como una pesa suspendida de un resorte que a su vez están suspendidos
sobre una base que se mueve con los movimientos de la superficie de la Tierra. El movimiento
relativo entre la masa y la base, proporciona una medida del movimiento vertical de la tierra. Para
añadir un sistema de registro se coloca un tambor que gira en la base y un marcador sujetado a la
masa. El movimiento relativo entre la pesa y la base, puede ser registrado generando una serie
de registros sísmicos, al cual conocemos como sismo-grama

Los sismógrafos operan con un principio de inercia – objetos estacionarios, como, la pesa en la
figura, que se mantienen sin movimiento a menos que se les aplique una fuerza. - Sin embargo, la
masa tiende a mantenerse estacionaria, mientras la base y el tambor se mueven. Sismómetros
que son usados en estudios de terremotos son diseñados para ser sumamente sensibles a los
movimientos de tierra; por ejemplo movimientos tan pequeños como 1/10,000,000 de centésima
(distancias casi tan pequeñas como espacios atómicos) pueden ser detectados en lugares
sumamente quietos. Los terremotos más grandes, tales como el de las islas Sumatra-Andaman
con una magnitud de 9.1 en el 2004, generando movimientos terrestres alrededor del planeta
Tierra que pueden tener varios centímetros de crecimiento.

Los sismógrafos modernos de investigación son electrónicos, y en vez de utilizar marcador y


tambor, el movimiento relativo entre la pesa y la base generan un voltaje eléctrico que es
registrado por una computadora. Modificando la posición del resorte, la pesa y la base; los
sismógrafos pueden registrar movimientos en todas direcciones. Los sismómetros comúnmente
registran movimientos de muchas y diferentes fuentes naturales; como también aquellas
causadas por el hombre; por ejemplo movimientos de los árboles a causa del viento, olas
golpeando las playas, y ruidos de autos y grandes camiones.