Você está na página 1de 3

Informe del texto de Laura Malosetti Costa, “Buenos Aires-Chicago: La vuelta del

malón”

Alumna Lorena Ertola – Profesor Pablo Villar – Metodología de la Investigación en Arte

Introducción

Laura Malosetti Costa (1956-actualidad) es una investigadora y ensayista


argentina que escribe sobre historia del arte. Es también curadora de exposiciones de arte
y autora de varios libros sobre arte latinoamericano. Realizó un doctorado en la
Universidad de Buenos Aires y es académica de número de la Academia Nacional de
Bellas Artes. Se desempeña como investigadora del CONICET y directora del Instituto
de Artes de la Universidad Nacional de San Martín. Es directora de la Maestría en Historia
del Arte Argentino y Latinoamericano de la UNSAM.

Malosetti analiza en el cap. VII Buenos Aires-Chicago: La vuelta del malón del libro “Los
primeros modernos, Arte y Sociedad en Buenos Aires a fines del siglo XIX” la obra
plástica argentina La vuelta del malón, 1892 (óleo sobre tela, 186,5 cm × 292 cm), de
Ángel Della Valle, desde su contexto socio-histórico e iconográfico.¿cuando publicó el
libro del capitulo utilizado?

Para realizar este análisis se basa en distintos historiadores de arte, artistas plásticos,
escritores, curadores, entrevistas, críticas periodísticas, como Julio Botet, Cristina Iglesia,
Jorge M. Furt, Sergio Villalobos, Delfín L. Garasa, Josefina Ludmer, entre otros.

Desarrollo

La vuelta del malón, fue celebrada como la “primera obra de arte genuinamente nacional”
desde el momento de su primera exhibición en la vidriera de un negocio de la calle
Florida, la ferretería y pinturería de Nocetti y Repetto en 1892. Pintado con el propósito
de enviarlo a la exposición universal en Chicago por el cuarto centenario de la llegada de
Colón a América, el cuadro fue exhibido nuevamente en Buenos Aires ese mismo año en
la exposición preliminar del envío a Chicago. En la Chicago obtuvo una medalla (de única
clase) y al regreso se exhibió nuevamente en Buenos Aires, en el segundo Salón del
Ateneo en 1894.
Fue la obra más celebrada de Della Valle. Presentaba por primera vez en gran formato
una escena que había sido un tópico central de la conquista y de la larga guerra de
fronteras con las poblaciones indígenas de la pampa a lo largo del siglo XIX: el saqueo
de los pueblos fronterizos, el robo de ganado, la violencia y el rapto de cautivas
Importante ¿la autora está de acuerdo con la visión negativa y vandálica de lo pueblos
originarios?. Della Valle se forma en Florencia y se puede ver en el manejo de la luz y la
pincelada. Se influenció de distintos artistas como Antonio Ciseri, los macchiaioli y los
pintores del Risorgimento italiano. Fue vinculado con los grandes cuadros de historia del
español Ulpiano Checa, famoso por sus entradas de bárbaros en escenas de la historia de
España y del imperio romano. Sin embargo, el cuadro de Della Valle tenía que ver con
una larga tradición en las crónicas y relatos literarios inspirados en malones y cautivas, y
también en imágenes que, desde los primeros viajeros románticos europeos que
recorrieron la región en la primera mitad del siglo XIX, representaron cautivas y malones.
En la década de 1870 Juan Manuel Blanes, pintor uruguayo, había realizado también
algunas escenas de malones que aparecen como antecedentes de esta obra. Casi ninguna,
sin embargo, había sido expuesta al público ya que tuvieron una circulación bastante
restringida. La vuelta del malón fue, entonces, la primera imagen que impactó al público
de Buenos Aires referida a una cuestión de fuerte valor emotivo e inequívoco significado
político e ideológico.

Todos los elementos de la composición responden a esta idea. La escena se desarrolla en


un amanecer en el que una tormenta comienza a despejarse. El malón aparece equiparado
a las fuerzas de la naturaleza desencadenadas (otro tópico de la literatura de frontera). Los
jinetes llevan cálices, incensarios y otros elementos de culto que indican que han
saqueado una iglesia. Los indios aparecen con una connotación impía y demoníaca. El
cielo ocupa más de la mitad de la composición, dividida por una línea de horizonte apenas
interrumpida por las cabezas de los guerreros y sus lanzas. En el cielo oscuro se destaca
una cruz iluminada que lleva uno de ellos y la larga lanza que empuña otro, como
símbolos contrapuestos de civilización y barbarie. En la montura de dos de los jinetes se
ven cabezas cortadas, en alusión a la crueldad del malón. En el extremo izquierdo se
destaca del grupo un jinete que lleva una cautiva blanca semidesvanecida, apoyada sobre
el hombro del raptor que se inclina sobre ella. Fue este el fragmento más controversial de
la obra por su connotación erótica, cierta inadecuación del aspecto (demasiado
“civilizado” y urbano) de la mujer y de su pose con el resto de la composición.

Conclusión

El cuadro aparece como una síntesis de los tópicos que circularon como justificación de
la “campaña del desierto” de Julio A. Roca en 1879, produciendo una inversión simbólica
de los términos de la conquista y el despojo. El cuadro aparece no solo como una
glorificación de la figura de Roca sino que, en relación con la celebración de 1492, plantea
implícitamente la campaña de exterminio como culminación de la conquista de América.

Excelente, ¿te fijaste cuales son la fuentes de historia que utilizó la autora para fundar sus
afirmaciones?
Muy bueno, pero ten en cuenta las cosas que te marco.