Você está na página 1de 2

Nombre: Víctor Francisco Cardozo Insfran Curso: 2do semestre

CI: 997.449 Sección: 3ra T.N.


Asignatura: Ingles Jurídico Prof.: Abog. Diego Yegros

Trabajo práctico sobre “Study Cases”

“Miranda Rights”
Miranda contra Arizona 384 U.S. 436 (1966), fue una decisión Landmark de la Corte Suprema
de los Estados Unidos. La corte sostuvo que tanto las declaraciones inculpatorias como las
exculpatorias realizadas en respuesta a un interrogatorio por un acusado en custodia policía es
admisible en un juicio sólo si la fiscalía puede demostrar que el acusado fue informado antes de
ser interrogado de lo que hoy en día se conoce como advertencia Miranda: su derecho a consultar
a un abogado defensor antes y durante el interrogatorio, y el derecho a no autoincriminarse. Y
además no sólo debe entender estos derechos, sino que además debe renunciar a ellos
voluntariamente.
Tuvo un impacto significativo en las fuerzas de la ley en Estados Unidos, convirtiendo la
advertencia Miranda en una parte rutinaria de los procedimientos policiales para asegurar que los
sospechosos son informados sobre sus derechos. La Suprema Corte decidió Miranda junto con
otros tres consolidados: Westover contra Estados Unidos, Vignera contra Nueva York, y California
contra Stewart.

 Origen
Ernesto Arturo Miranda (9 de marzo de 1941 - 31 de enero de 1976) fue un trabajador a quien
se le halló culpable sobre los delitos de secuestro, violación y robo a mano armada; cargos
basados sobre su propia confesión durante el interrogatorio policial, que luego resultó en el
histórico caso Corte Suprema de EE.UU., el caso Miranda contra Arizona) en junio de 1966, dónde
se dictaminó, por la apelación del abogado ante el Tribunal de Justicia y el comentario del ex fiscal
y jurista, que para aquel entonces se desempeñaba como presidente del Tribunal Supremo, Earl
Warren, que los sospechosos deben ser informados de su derecho contra la autoincriminación y
a consultar con un abogado antes del interrogatorio policial. Esta advertencia se conoce
como Advertencia Miranda.
Tras la decisión del Tribunal Supremo, se anuló la condena inicial de Miranda. En el segundo juicio,
con su confesión excluida de las pruebas, fue nuevamente condenado, y pasó 11 años en prisión.
Puesto en libertad condicional en 1972, murió cuatro años más tarde en una pelea en un bar.
Curiosamente, su asesino invocó sus derechos Miranda, a lo que se negó a hablar con los policías,
poco tiempo después se dejó en libertad por falta de pruebas y no se presentaron cargos por
asesinato.
 Decisión

El Jefe de justicia Earl Warren, un ex fiscal, envió su opinión a la Corte, indicando que dada la
naturaleza coercitiva de los interrogatorios en custodia de la policía (Warren citó diversos
manuales de entrenamiento de la policía que no fueron provistos en los argumentos originales),
ninguna confesión puede ser admisible bajo la cláusula contra la autoincriminación de la quinta
enmienda, y el derecho de la sexta enmienda a un abogado, a menos que el sospechoso haya
sido advertido y lo haya rechazado. Entonces, la condena de Miranda fue anulada.

“La persona en custodia debe, antes del interrogatorio, ser claramente informada de su derecho a
permanecer en silencio, y que cualquier cosa que diga será usada en su contra en un juicio; debe
estar claramente informado del derecho a consultar con un abogado y a tenerlo durante el
interrogatorio, y que, si es indigente, será designado un abogado para representarlo.”

 ¿Por qué son Importantes estos Derechos?

El significado fundamental del privilegio de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación es


claro: “En un caso criminal no se obligará a nadie a testificar en su contra”.

No se puede obligar a una persona a confesar, testificar o proporcionar pruebas que conduzcan a
su condena. El individuo acusado de un crimen está en libertad de declararse inocente y no se
puede inferir su culpabilidad si decide negarse a declarar en su propio juicio o permanecer callado
cuando la policía lo interroga.

El privilegio no constituye un derecho absoluto a guardar silencio. Es preciso reclamarlo; se


renuncia al mismo a menos que se lo invoque. Y cuando se lo reclama, el juez decide si su
afirmación está justificada. El acusado renuncia a ese derecho cuando consiente en testificar en
su propia defensa, en cuyo caso queda sujeto a las preguntas.

A fin de que las evidencias incriminatorias sean admisibles en un juicio, la policía necesita dar al
sospechoso las advertencias Miranda, antes de obtener la evidencia. La Suprema Corte encontró
que los agentes de policía necesitan dar a conocer a los sospechosos sus derechos Miranda a fin
de salvaguardar los derechos de esa persona a no incriminarse a sí misma. De ahí que un
sospechoso que se encuentre bajo custodia de la policía deba ser informado de sus derechos
antes de cualquier interrogatorio de la policía.

 Artículo equivalente de nuestra Constitución Nacional

Artículo 18 - De las restricciones de la declaración

Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo, contra su cónyuge o contra la persona con
quien está unida ni contra sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de
afinidad inclusive.

Los actos ilícitos o la deshonra de los imputados no afectan a sus parientes o allegados.