Você está na página 1de 17

SCIENTIFIC ARTICLES

Cranial Electrotherapy Stimulation Review:


A Safer Alternative
to Psychopharmaceuticals in the Treatment
of Depression
Marshall F. Gilula, MD
Daniel L. Kirsch, PhD
ABSTRACTO.
El uso de estimulación de electroterapia craneal (CES) para tratar la depresión y la ansiedad se revisa.
Los datos presentados a la Federal Drug Administration (FDA) para la aprobación de medicamentos en
el tratamiento de la depresión se comparan con los datos CES. Proponer el método de acción, efectos
secundarios, factores de seguridad y eficacia del tratamiento se discuten. Los resultados sugieren que
no hay datos suficientes para demostrar que la tecnología CES sea igual o de mayor eficacia para el
tratamiento de la depresión comparado con medicamentos antidepresivos, con menos efectos
secundarios. Debe realizarse un estudio prospectivo para comparar directamente el CES con
medicamentos antidepresivos y para comparar las diferentes tecnologías CES con cada una
de las otras.

Marshall F. Gilula is Senior Patient Safety Fellow, Center for Patient Safety, Department
of Anesthesiology, University of Miami, Jackson Memorial Hospital.
Daniel L. Kirsch is Chairman, Electromedical Products International, Inc., a medical
device manufacturing firm with a product line that includes CES devices, the subject
matter of this paper.
Address correspondence to: Marshall F. Gilula, Center for Patient Safety, Jackson
Memorial Hospital, The Institute–Fourth Floor, 1611 NW 12th Avenue, Miami, FL
33136 (E-mail: mgilula@mindspring.com).
Journal of Neurotherapy, Vol. 9(2) 2005
Available online at http://www.haworthpress.com/web/JN
∧ 2005 by The Haworth Press, Inc. All rights reserved.
doi:10.1300/J184v09n02_02 7
[Article copies available for a fee from The Haworth Document
Delivery Service: 1-800-HAWORTH. E-mail address: <docdelivery@
haworthpress.com> Website: <http://www.HaworthPress.com>∧2005 by The
Haworth Press, Inc. All rights reserved.]

PALABRAS CLAVE.
La Estimulación craneal con electroterapia, CES, depresión y seguridad del paciente,
comparaciones de eficacia, efectividad del tratamiento, estimulación de electroterapia
craneal (CES) está en la categoría de drogas de la Administración Federal (FDA)
reconocido para dispositivos médicos utilizando niveles de microcorriente de
estimulación eléctrica aplicada a través de la cabeza vía electrodos transcutáneos
para el tratamiento de la depresión, la ansiedad y el insomnio. El tratamiento de la
depresión con CES comenzó en los Estados Unidos en la década de 1960 y se
prescribe habitualmente por unos mil médicos y profesionales de la salud mental, pero
todavía tiene que lograr aceptación plena. Posiblemente porque no se ha hecho
disponible suficiente información para los profesionales con respecto a la seguridad y
eficacia de CES como tratamiento para la depresión.

Utilizar un dispositivo electromédico requiere una curva de aprendizaje adicional para


los profesionales y los pacientes que están acostumbrados al modelo de intervención
farmacéutico. Ingerir una cápsula o una tableta no requiere la atención al detalle
exigido para elegir el dispositivo correcto, los parámetros de forma de onda,
ubicaciones de electrodo y técnicas de colocación. Idealmente, ambas modalidades
requieren educación del paciente, seguimiento constante y determinaciones de
cumplimiento. El objetivo de esta revisión es comparar la eficacia del tratamiento del
CES y medicamentos en los estudios publicados.

HISTORIA y GENERAL REPASO


El Drs. Leduc y Rouxeau de Francia fueron los primeros en experimentar con
estimulación eléctrica de baja intensidad del cerebro en 1902 (Appel, 1972).
Inicialmente, este método fue llamado electrosleep porque la estimulación cerebral era
considerada un inductor del sueño. Hubo otros nombres como electroterapia
transcraneal (TCET) y terapia neuroelectrica (NET), pero investigando en el diario 8
de NEUROTERAPIA CES comenzaron en la Unión Soviética durante la década de
1950 y fue introducida en los Estados Unidos una década más tarde (Iwanovsky &
Dodge, 1968).
Durante la primera mitad del siglo XX muchos métodos diferentes fueron utilizados en
entornos clínicos en los pacientes para dormirlos durante diferentes periodos de
tiempo para restaurar el funcionamiento mental normal. Varios medicamentos o
combinaciones de medicamentos se aplicaron con diferentes grados de éxito.
Mientras que muchos pacientes respondieron a tales medicamentos bastante
drásticamente, hasta un 3% murió en el proceso (Badmaeva, 1956).

La terapia electroconvulsiva (TEC) para la depresión y psicosis fue introducida en


1933 por Cerletti y Bibi (1938). ECT típicamente implicó la aplicación de 120 voltios
con 500 miliamperios a 60 Hz por 0,2 segundos. ECT provocó convulsiones y pérdida
de conciencia, en lugar de dormir, por un tiempo limitado. Posteriormente, la corriente
eléctrica se redujo a alrededor de 30 miliamperios, utilizando 2 voltios a 700 Hz. Esta
forma menos intensa de estimulación transcraneal fue llamada electroanaestesia
(National Research Council, 1974). Los pacientes permanecieron dormidos mientras
estaban con la corriente, pero solían despertar inmediatamente cuando la corriente se
apagaba.

Finalmente, la corriente fue reducida a una intensidad mucho menor de 1 voltio, con 5
miliamperios a 700 Hz. Esta modalidad se aplicó durante horas a casos de insomnio
llamado "electrosleep" (Pozos, Richardson & Kaplan, 1971; Pozos, Strack, blanco &
Richardson, 1971). Los primeros artículos en revistas médicas americanas escritas
sobre el tratamiento que se conoce como electrosleep y CES todavía se llama
electrosleep en algunas zonas del mundo fuera de Estados Unidos (Forster, Post &
Benton, 1963). En la actualidad, la mayoría de los dispositivos CES limitan la
intensidad del estímulo a menos de 1,0 miliamperios en 0,5 o 100Hz de una fuente de
9 voltios.

Científicos estadounidenses descubrieron que CES no puso realmente a los pacientes


a dormir pero efectos positivos fueron obtenidos en el tratamiento, si el paciente
dormía o no. En el tiempo que el CES es desarrollado como tratamiento para
trastornos psiquiátricos, los psicofármacos comenzaron a emerger. Un ejemplo es la
clorpromazina, que fue utilizada a menudo en combinación con varias drogas para la
inducción de sueño. También fue encontrada eficaz en el tratamiento de algunas
psicosis, incluso cuando el dormir no fue inducido (Williams & Webb, 1966).

Durante las últimas tres décadas, al menos ocho empresas de dispositivos médicos
han solicitado y recibido autorización de la FDA para comercializar dispositivos CES.
En Una bibliografía de Kirsch (2002) figuran 126 estudios científicos de CES que
involucra sujetos humanos y 29 estudios con animales. La mayoría de los estudios
eran 9 artículos científicos completados en los Estados Unidos en los últimos 30
años. La mayoría de los estudios fueron doble ciego y llevado a cabo en las
universidades norteamericanas. En total, hubo 6.007 pacientes tratados bajo
diferentes condiciones de investigación, con 4.541 actualmente recibiendo tratamiento
de CES.

PROPUESTAS DE MECANISMO DE ACCION


Generalmente se cree que los efectos son principalmente mediados por una acción
directa sobre el cerebro a nivel del sistema límbico, el sistema de activación reticular
(RAS) o el hipotálamo (Gibson & O'Hair, 1987; Brotman, 1989; Madden & Kirsch,
1987).
La función primordial de la RAS está en la regulación de la actividad electrocortical. El
sistema límbico, hipotálamo y RAS son las estructuras del cerebro primitivo. Las
funciones de estas áreas y su influencia en nuestros estados emocionales eran
originalmente asignadas e investigadas mediante el uso de estimulación eléctrica. La
estimulación eléctrica de la materia gris periacueductal se ha demostrado para activar
descendiendo vías inhibitorias del médula oblonga medial al cuerno dorsal de la
médula espinal, de una manera similar a las acciones de las-endorfinas (Salar & Job,
1981; PERT, Dionne & Ng, 1981; Ng & Douthitt, 1975).

La Inhibición cortical que puede ser aumentada por CES es un factor en la teoría de
Control de puerta de Melzack-Wall (Melzack, 1975). Toriyama (1975) sugiere que el
CES produce sus efectos a través del sistema nervioso parasimpático dominando
mediante la estimulación del nervio vago.
Consideración adicional (1991) Taylor la hegemonia parasimpática por otros nervios
craneales como el trigémino, facial y glosofaríngeo. Campos, Tacke y Savana (1975)
mostraron que la actividad electrocortical producida por la estimulación del nervio
trigémino está implicado en la función de la región límbica del mesencéfalo que media
la emoción. La Sustancia P y encefalina se han encontrado en el núcleo del trigémino
y se postulan para ser implicado en la regulación de las emociones dentro del sistema
límbico (Jarzembski, Larson & Sances, 1970).
El nervio auditivo también podría verse afectado por el CES, que explicaría el mareo
que uno experimenta cuando la corriente es demasiado alta. Idealmente, los
electrodos del CES se colocan en los lóbulos de las orejas porque es una manera
conveniente de corriente directa a través de las estructuras del cerebro medio y el
tronco encefálico. Investigaciones recientes indican que el CES aumenta la potencia
alfa posterior y aumenta la amplitud y la simetría de la alfa producida en EEG sin
procesar (Kennerly, 2005).

De los estudios de CES en los monos, Jarzembski, Larson y Sances (1970) midio
42% a 46% de la corriente original entrando en el cerebro, demostró una mayor
concentración en la región límbica. Estudios en rata Krupisky, Burakov y
Karandashova (1991) demostraron un triple aumento en la concentración de endorfina
después de un tratamiento de CES.
La Investigación canina por Pozos et al (1971) sugirió que el CES libera dopamina en
los ganglios basales y los efectos fisiológicos del CES parecen ser anticolinérgicos y
catecolaminas-como en la acción. Richter y Zouhar Tatsuno (1972) encontraron que el
tamaño, la ubicación y distribución de vesículas sinápticas estaba todos dentro de
límites normales después de una serie de 10, estímulos de una hora de los monos
Rhesus.

Descripción del proceso de tratamiento


La Estimulación craneal con electroterapia (CES) es un tratamiento sencillo que
puede ser fácilmente aprendido en la oficina o clínica y administrado por los pacientes
en casa. La corriente se aplica mediante clip electrodos en los lóbulos de las orejas.
En la década de 1960 y principios de los 70, se colocaron electrodos directamente
sobre los ojos cerrados porque se pensaba que el bajo nivel de corriente utilizado del
CES no podría penetrar el cráneo.

Esta colocación de los electrodos fue abandonada hace más de 20 años. Estudios de
Ferdjallah, Bostick y Barr (1996) han demostrado 1 miliamperio de corriente aplicada a
la cabeza resultará en unos 5 microamperes/cm2 de CES llegando a la zona talámica.
Los autores consideran esta cantidad de corriente suficiente para afectar a la síntesis
y liberación de varios neurotransmisores.

Dispositivos de estimulación craneal con electroterapia son generalmente similares en


tamaño y apariencia a la estimulación nerviosa transcutánea (TENS), pero producen
muy diferentes formas de onda y un nivel de corriente mucho más bajo.
Dispositivos TENS estándar con corrientes de miliamperios son de dudoso valor y
posiblemente peligrosos cuando se aplica transcranealmente. Las Regulaciones de la
FDA contraindican su uso en la cabeza. El Protocolo estándar para el tratamiento con
CES de la depresión son 20 minutos a una hora al día durante las primeras tres
semanas, a un nivel confortable de corriente para el paciente.

El tiempo de tratamiento puede incrementarse como se baja el nivel de corriente. Esto


es generalmente seguida por tratamientos cada tercer día o sobre una base según
sea necesario durante el tiempo que sea necesario. En cada tratamiento, el paciente
se conecta los electrodos, humedecidos con unas gotas de solución, a los lóbulos de
la oreja mediante electrodos clip de oreja, ponga la corriente hasta un nivel cómodo o
subsensorial y dejar a ese nivel durante 20 minutos a una hora para el tratamiento.

El paciente no necesita sillón o un cuarto oscuro, para tener su efecto, aunque hay
alguna literatura que sugiere el uso concomitante de una configuración relajada o
dispositivos coadyuvantes tales como asientos cómodos pueden realzar los efectos
del CES (Gilula & Markovich 1977; Gilula, Markovich & Beal, 1977; Gilula, 1978).

No es inusual para las personas que trabajan en sus computadoras, ver televisión o
leer durante un período de tratamiento de CES. Después del tratamiento del CES, la
mayoría de los pacientes se sienten menos ansiosos, con menos dificultades y más
centrados en tareas mentales. Pacientes con resultados positivos en general duermen
mejor e informan de concentración mejorada, capacidades de aprendizaje creciente,
recuperación mejorada y un estado de bienestar después de una o una serie de
tratamientos de CES. La Mayoría de las personas puede reanudar sus actividades
normales inmediatamente después del tratamiento. Algunas personas pueden
experimentar una sensación eufórica, o un estado de relajación profunda que
perjudiquen temporalmente y mínimamente sus capacidades mentales o físicas para
el desempeño de tareas potencialmente peligrosas, tales como operar un vehículo de
motor o maquinaria pesada. Esto puede durar varias horas después del tratamiento.

PRUEBAS DE LA EFICACIA DEL CES


las 160 ventajas significativas en las investigaciones y estudios asociados del CES
revelaron en las respuestas de relajación, como la baja lecturas sobre los
electromiogramas (Forster et al., 1963; Gibson & o ' Hair, 1987; Heffernan, 1995;
Overcash & Siebenthall, 1989; Voris, 1995), varias mejoras en los
electroencefalogramas (Weiss, 1973; Cox & Heath, 1975; Heffernan, 1996,
1997;Hozumi, Hori, Okawa, Hishikawa & Sato, 1996; ITIL, Gannon, Akpinar & Hsu,
1971; Schroeder & Barr, 2001; McKenzie,
Rosenthal & Driessner, 1971; Singh, Chhina, Anand, 1971), reduce la ansiedad
(Klawansky et al., 1995; Bianco, 1994; Gibson & O' Hair, 1987; Heffernan, 1995;
Krupitsky et al., 1991, Overcash, 1999; Philip, Demotes-Mainard, Bourgeois & Vincent,
1991; Ryan & Souheaver, 1977; Schmitt, Capo & Boyd, 1986; Smith & Shiromoto,
1992; Voris & bien, 1996; Winick, 1999), aumentó la temperatura periférica (un
indicador de vasodilatación; Heffernan, 1995; Brotman, 1989), las reducciones en la
producción de ácido gástrico (Kotter, Henschel, Hogan & Kalbfleisch, 1975) y
reducciones en la presión arterial, pulso, respiración y ritmo cardíaco (Heffernan,
1995; Taylor, 1991).
La investigación del CES también encontró una reducción significativa en depresión
clínica (Cox & Heath, l975; Bianco, 1994; Philip et al., 1991; Rosenthal, 1972;
Feighner, Brown & Olivier, 1973; McKenzie et al., 1971; Matteson & Ivancevich 1986;
Rosenthal & Wulfsohn, 1970a, 1970b; Shealy et al., 1989; Smith & o ' Neill, 1975;
Smith, 1999).

La efectividad del CES para tratar la ansiedad ha sido reconfirmado por meta-análisis
conducidos por Klawansky et al (1995) y o ' Connor, Bianco y Nicholson (1991). El
Género no influye en el resultado del tratamiento del CES (Kirsch & Smith, 2004) y en
una encuesta de 500 pacientes con ansiedad, la edad osciló entre 3 y 89 (Kirsch &
Smith, 2004).
Datos paralelos de los 17 estudios del CES realizaron investigaciones de seguimiento
desde una semana hasta dos años después del tratamiento (Kirsch, 2002). Estos
estudios abarcan a varias poblaciones, incluyendo a pacientes deprimidos que no
responde a los medicamentos. Dieciséis de los estudios informaron que al menos
algunos de los sujetos habían continuado mejor después de un solo tratamiento de
CES, o una serie de tratamientos de CES. El otro informe de seguimiento sólo
comentó sobre seguridad (Forster et al., 1963). Ninguno de los 17 estudios menciono
efectos adversos duraderos.

CES investigación en depresión

Son 26 estudios publicados sobre los pacientes con depresión y cambios fisiológicos
o psicológicos medidos después del tratamiento del CES. Veintiuno de los 26 (81%)
estudios informaron resultados eficaces en el tratamiento de la depresión. Los cinco
estudios sobre el CES que informaron resultados negativos o indeterminados se
realizaron en la década de 1970 con dispositivos CES que ya no están disponibles en
el mercado.
Tres estudios mostrados 2 grupos con tratamiento real y 1 simulado tratado no
mejoraron significativamente, probablemente porque ambos grupos también estaban
tomando medicamentos (Levitt, James & Flavell, 1975; Marshall & Izard, 1974;
Passini, Watson & Herder, 1976).Onestudy no reportado ningún cambio significativo
en las escalas de ansiedad o depresión, pero subjetivo insomnio mejorado (P <.05)
durante el tratamiento activo (Moore, Mellor, Standage & Strong, 1975). Sólo un
estudio temprano de CES publicado hace más de 30 años llevado a cabo en una
población de insomnes con una duración promedio de síntomas de casi 20 años no
mostro ningún cambio significativo en absoluto en cualquiera de los parámetros
(Frankel, Buchbinder & Snyder, 1973).

COMPARACIÓN DE DATOS DE ANTIDEPRESIVOS Y EFICACIA DEL CES

Un reciente estudio evaluó los datos de ensayos clínicos de los nueve antidepresivos
aprobados por la FDA entre 1985 y 2000 (Khan, Khan & Brown, 2002). Estos ensayos
compuesto de 10.030 pacientes deprimidos en 52 estudios y menos de la mitad (48%,
45/93) mostró superioridad al placebo. Kirsch, Moore, Scorboria y Nicholls (2002)
utiliza la libertad de proceso de información para obtener todos los datos presentados
por las compañías farmacéuticas a la FDA para obtener aprobación para sus
medicamentos para el tratamiento de la depresión. Los autores analizaron los datos
para determinar el efecto del tratamiento de cada medicamento por encima de la tasa
de recuperación (equivalente al efecto del tratamiento) de los controles del placebo.
La Tabla 1 muestra un Resumen de la mejoría media (ponderado para el tamaño de la
muestra) en ambas condiciones de medicación con placebo para los medicamentos
estudiados seis antidepresivos. Como puede verse en esta tabla, la efectividad del
tratamiento de medicación por encima de los controles de placebo osciló entre un
mínimo de 11% en fluoxetina (Prozac) y una alta de 32% de paroxetina (Paxil). La
Eficacia de tratamiento era un 21,17% más allá de la recuperación alcanzada entre los
controles de placebo. La FDA acepta todos estos medicamentos como tratamiento
seguro y eficaz de la depresión.

La tabla 2 muestra resultados similares de ocho estudios CES presentados a la FDA


como parte de una aplicación 515(i) por electromédical Products International, Inc.
para reclasificar CES de clase III a clase II para las aplicaciones existentes de
depresión, ansiedad e insomnio. Los resultados incluyen 22.

TABLA 1. Mejora (ponderada por tamaño de muestra) es decir en la medicación Placebo condiciones y
proporción de fármaco Placebo/respuesta (adaptado de Kirsch & Moore, 2002)
Promedio de contribución del tratamiento con efecto placebo 79% promedio de
medicación más allá del placebo es decir 21%
Estudios de CES de un meta-análisis de 1.075 pacientes. El tamaño del efecto de
tratamiento fue 57.08% mejora cuando se corrige el tamaño de la muestra (Kirsch &
Smith, 2004). Los ocho estudios en la tabla 2 utilizan un formato de presentación de
informes similar a los de los estudios de medicina que podrían ser comparados (N
ponderación no rindió ningún cambio sustancial). No hubo estudios controlados
prospectivos de la eficacia de condiciones idénticas de medicamentos y CES bajo y
los resultados deben interpretarse con cautela. La tabla 2 muestra la eficacia
promedio de CES por encima de los controles de placebo en los estudios CES es
63%, o tres veces la eficacia promedio de los psicoactivo medicinales mostrados en la
tabla 1. La Figure1resume la mejoría sobre el efecto placebo de cinco antidepresivos
del cuadro 1 y CES de los estudios en la tabla 2.

Los investigadores que analizaron los estudios de medicina señalaron que la FDA
nunca pidió o midió el porcentaje de eficacia total o el porcentaje de mejora obtenida
por cualquiera de los medicamentos que se había evaluado y había aprobado (Kirsch,
2002). De hecho, los autores comentaron que en comparación con los controles de
placebo los medicamentos sólo lograron un puntaje de 1 a 3 puntos en las depresión
las medidas utilizadas en el estudio y concluyó, "el rango fue de una diferencia de 3
puntos la medicación/placebo para la venlafaxina (Effexor) a una diferencia de 1 punto
para la fluoxetina (Prozac),
LA TABLA 2. Proporción de Mejora con CES y condiciones Placebo, y proporción de la respuesta CES/Placebo para cada
estudio CES Placebo
Ambos estaban en el artículo 21 (64 puntos) versión de la escala de depresión de
ZUNG (Asociación psiquiátrica americana, 2000, pp. 534-537). La significación clínica
de estas diferencias es cuestionable (Kirsch, 2002). Por comparación, el cuadro 2
muestra la caída en el grupo de tratamiento de en CES escalas de medición sobre el
grupo de controles osciló entre 2 y 32 con un promedio de 13. Eso sugiere que CES,
en esos estudios era, al menos más de cuatro veces tan eficaz como el más eficaz de
los seis medicamentos analizados y 13 veces más eficaz que la fluoxetina (Prozac) en
comparación con controles de placebo. Es una comparación inexacta porque
diferentes escalas fueron utilizadas como en la mayoría de las investigaciones de
fluoxetina (Prozac) utilizó la escala de depresión de Hamilton (HAM-D), tres de los
estudios CES emplearon la escala de depresión de ZUNG que correlaciona bien con
la escala HAM-D (American Psychiatric Association, 2000; pp. 534-537; pp. 526-529).

COMPARACIONES DE LOS EFECTOS Y EFECTOS ADVERSOS


Ha sido una búsqueda continua entre las compañías farmacéuticas la medicación más
segura y más eficaz para tratar la depresión. hoy la popularidad de Internet aumenta
la preocupación con los efectos adversos de la medicación lo que sugiere que los
consumidores están mejor informados y buscan una variedad de modalidades
alternativas quizás para obtener efectos secundarios menos graves. Hay muchas
declaraciones precaución con respecto a los efectos secundarios de la medicación
(referencia de escritorio del médico, 2004) para cada uno de los medicamentos
enumerados en la tabla 1. El mayor riesgo de pensamientos suicidas y
comportamiento ("suicida") en niños y adolescentes provocó que la FDA a una
advertencia severa "caja negra" de un asesor de salud pública para todos selectivo
del serotonin reuptake inhibidores (ISRS) los medicamentos (FDA, 2004). Casi todos
los medicamentos antidepresivos están involucrados de alguna manera con uno o
más del sistema P450 hepático de isoenzimas (Levy, Mattson, Meldrum & Perucca,
2002).
Este tipo de metabolismo hepático puede producir complicaciones con varias clases
de medicamentos como anticonvulsivantes, antibióticos y medicamentos para control
de la natalidad debido a que un medicamento puede inducir o inhibir el metabolismo
de otros medicamentos. Las interacciones de medicamentos y / o efectos secundarios
activamente puede interferir con el tratamiento. Por el contrario, no existen informes
sugiriendo que el CES interacciona con los sistemas metabólicos del hígado. El
Etiquetado de CES contiene precauciones que se ven en todos los dispositivos
electromédicos contra el uso por mujeres embarazadas y personas con dispositivos
implantados como marcapasos.
La Mayoría de los fabricantes de CES sugiere que no se use un dispositivo CES al
operar equipo peligroso debido a un efecto calmante. No hay ninguna literatura hasta
la fecha que indique peligro del CES mientras esté tomando MAO (monoamino
oxidasa) inhibidores, beber alcohol, o mientras esté tomando alguna medicación
psicoactiva. Nunca ha habido un informe " actual de dependencia " de los pacientes
que usan CES o cualquier otra modalidad de electromedicina. Una encuesta no
encontró efectos secundarios negativos significativos de CES (Kirsch, 2002) y no hay
casos conocidos de un paciente utilizando una unidad de CES como parte de un
suicidio completado. A Los pacientes que se le diagnostico convulsión no han tenido
una convulsión por el repentino cese de uso del CES (Smith, Tiberi & Marshall, 1994).
Varios estudios describen al CES como coadyuvante cuando fue utilizado para
extraer medicamentos psicoactivos a los pacientes y puede potenciar los
medicamentos precozmente en el proceso (Gomez & Mikhai, 1978; Stanley &
Cazalaa, 1982).

RENTABILIDAD Y OTRAS COMPARACIONES ECONOMICAS

Las figuras 2 a 5 muestran las comparaciones de costo entre los medicamentos


antidepresivos y el sistema de Control de estrés Alpha-Stim (Electromedicina Products
International, Inc.). Estas cifras muestran el coste efectividad de CES en comparación
a la medicación. Las comparaciones de costo de medicamentos provienen de un
reciente artículo de prensa que investigó precios de medicamentos y no incluyen
visitas de médico permanente para cambiar las recetas, ajustar las dosis o tratar los
efectos secundarios de los medicamentos (Brink, 2003). También las estimaciones no
cuentan para el aumento de costos de medicamentos durante un período de cinco
años. Ambas modalidades no pueden recibir igualdad en términos de reembolso de
seguro como medicamento generalmente está cubierto, mientras que un dispositivo
CES puede o no puede ser contemplado como equipo médico duradero y gastos a los
pacientes individuales variarán según la cobertura de seguro.

Estas cifras muestran que mientras que el desembolso inicial de un dispositivo CES
es mayor que los primeros meses de la medicación, el punto es generalmente dentro
de cuatro a seis meses, resultando en un ahorro substancial en el primer año y el
ahorro acumulado en cinco años.
Eficacia de la medicación de la CES sobre el Placebo respuesta % de mejora sobre
el tratamiento con Placebo (No. de estudios)

FIGURE 1. Eficacia de la medicación y CES sobre la respuesta placebo de datos en las tablas 1 y 2.
Comparación mensual de medicamentos vs uno año de CES

FIGURE 2. Cost comparison of medication and CES by month.

FIGURE 3. Cost comparison of medication and CES over one year.


FIGURE 4. Cost comparison of medication and CES over five-year period.

DISCUSIÓN
En esta revisión claramente no se puede afirmar que un tratamiento es mejor que el
otro debido a diferencias en las metodologías de estudio, diagnóstico y características
de los pacientes. Un estudio que utiliza ambas modalidades en un diseño aleatorio
doble ciego con pacientes similares sería comparar directamente la eficacia de los
tratamientos. Sin embargo, los datos presentados en esta revisión para medicamentos
y CES proporcionan dirección a médicos y otros profesionales de la salud mental
cuando se enfrentan a los pacientes que no responden a la medicación o están
preocupados por los posibles efectos adversos.
Un problema con la investigación sobre la eficacia del tratamiento para la depresión
es que el tratamiento en los estudios de medicina se produjo durante un período de
cuatro a seis semanas mientras que el período de tratamiento en los estudios CES
ocurrió en tres semanas o menos. Desde una perspectiva clínica, ambos paradigmas
de tratamiento no pueden ser representante de intervención de tratamiento del mundo
real. Generalmente, la depresión reactiva o situacional nunca es tratada dentro de un
período de seis semanas de tiempo. Es más realista para conceptualizar el
tratamiento de las depresiones más dentro de un marco de tiempo de meses a años y
rara vez es una depresión clínica significativa totalmente resueltos en un tiempo de
tan breve tratamiento como la descrita en los estudios de eficacia del tratamiento. Es
posible que haya habido diferentes tipos de depresión medidos en los dos grupos de
estudios, pero ambos utilizan criterios similares de inclusión para la obtención de
evaluación psicométrica de la depresión sobre la ingesta de medicación.

FIGURA 5. Ahorro acumulado de CES sobre medicina durante un período de cinco


años.

Los estudios de medicación son fácilmente doble ciego y placebo controlado por
fabricación de píldoras que contienen una sustancia no terapéutica como el azúcar y
no informar a los investigadores o sujetos que las píldoras son supuestamente
terapéuticas. Los estudios modernos de CES utilizan un método igualmente efectivo.
Falsos dispositivos CES creados para el tratamiento placebo con cables no
conductivos. Para asegurar el doble ciego de los investigadores y sujetos la corriente
se limita a un nivel subsensorial de sólo 100 microamperes. Para compensar esta
corriente baja los tratamientos necesitan ser administrado por un tiempo más largo,
generalmente una hora.

CONCLUCIONES
Como un número creciente de pacientes busca alternativas a los efectos secundarios
de los medicamentos, CES ofrece una alternativa viable. Con una educación
adecuada de profesionales sanitarios, es bastante fácil ofrecer CES en una clínica,
hospital o consultorio médico. Algunos pacientes están entusiasmados con una
alternativa de tratamiento no químico, pero siempre hay algunos pacientes que
tampoco es inaceptable CES o que son incapaces de adherirse a un horario regular
de autotratamiento. El practicante puede educar al paciente en cómo aplicar los
electrodos y en el uso general del dispositivo. Utilización correcta de esta modalidad
de Electromedicina casi siempre requieren uso diario a corto plazo, y pacientes
crónicamente deprimidos encontrarán en su ciudad su propio dispositivo CES
programado para su uso o rentarlo según sea necesario.
El enfoque CES puede utilizarse para ayudar a suavizar los efectos iniciales
transitorios adversos de productos farmacéuticos, tales como la "activación" y
nerviosismo experimentado con algunos de los inhibidores de la recaptación de la
serotonina (ISRS). Otros pacientes estarán encantados de saber que no desarrollan
tolerancia con el aparato con pilas pequeñas por lo que la cantidad de corriente no
necesita ser aumentada, ni hay ninguna indicación que se vuelva menos eficaz con el
tiempo. Si CES es seleccionada como una modalidad de tratamiento, los médicos
temen repercusiones legales por no usar un antidepresivo al principio del tratamiento
se necesita presentar al paciente con las ecuaciones de riesgo / beneficio, educarse,
y/o usar CES en un lugar donde puedan observar los efectos inmediatos.

No hay ningún patrón típico de uso de medicamentos antidepresivos por cada


paciente, idealmente debería haber tratamiento individualizado, y el mismo principio
se aplica al uso del CES el solo o como tratamiento complementario. La Estimulación
craneal como electroterapia está disponible para los profesionales de la salud como
un tratamiento seguro y eficaz para la depresión. Para muchos pacientes de
depresión o ansiedad, esta modalidad puede ser muy eficaz o ambas, solo (es decir,
como "monoterapia") o como un tratamiento complementario. Cuando se utiliza como
un complemento, CES puede ayudar al médico a reducir la dosis de ISRS u otros
medicamentos antidepresivos potentes reduciendo el potencial de efectos adversos
graves a largo plazo de la medicación (Gilula & Barach, 2004).
REFERENCES
American Psychiatric Association. (2000). Handbook of psychiatric measures. Task
Force for the Handbook of Psychiatric Measures. Washington, DC: Author.
Appel, C. P. (1972). Effect of electrosleep: Review of research. Goteborg Psychology
Report, 2, 1-24.
Badmaeva, V. V. (1956). Death during narcotic therapeutic sleep. Archives Pakistan,
18, 104-107.
Bianco, F., Jr. (1994). The efficacy of cranial electrotherapy stimulation (CES) for the
relief of anxiety and depression among polysubstance abusers in chemical dependency
treatment. Unpublished doctoral dissertation, The University of Tulsa.
Brink, S. (2003). Health on the border. US News and World Report, 134, 20, 54-56.
Brotman, P. (1989). Low-intensity transcranial electrostimulation improves the efficacy
of thermal biofeedback and quieting reflex training in the treatment of classical
migraine headache. American Journal of Electromedicine, 6 (5), 120-123.
Cerletti, U., & Bibi, L. (1938). L’Elettroshock. Archives, General Neurological Psychiatric
Psychoanalysis, 19, 266.
Cox, A., & Heath, R. G. (1975). Neurotone therapy: A preliminary report of its effect
on electrical activity of forebrain structures. Diseases of the Nervous System, 36,
245-247.
FDA Public Health Advisory. (2004, October 15). Suicidality in children and adolescents
being treated with antidepressant medications. Retrieved March 28, 2005,
from http://www.fda.gov/cder/drug/antidepressants/SSRIPHA200410.htm
Feighner, J. P., Brown, S. L.,&Olivier, J. E. (1973). Electrosleep therapy:Acontrolled
double-blind study. Journal of Nervous and Mental Disorders, 157, 121.
Ferdjallah, M., Bostick, F. X., Jr., & Barr, R. E. (1996). Potential and current density
distributions of cranial electrotherapy stimulation (CES) in a four-concentricspheres
model. IEEE Transactions on Biomedical Engineering, 43 (9), 939-943.
Fields, W. R., Tacke, R. B., & Savana, B. S. (1975). Pulpal anodal blockade of
trigeminal field potentials elicited by tooth stimulation in the cat. Experimental
Neurology, 47, 229-239.
Forster, S., Post, B. S., & Benton, J. G. (1963). Preliminary observations on electrosleep.
Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 44, 481-489.
Frankel, B. L., Buchbinder, R., & Snyder, F. (1973). Ineffectiveness of electrosleep in
chronic primary insomnia. Archives of General Psychiatry, 29, 563-568.
Gibson, T. H., & O’Hair, D. E. (1987). Cranial application of low level transcranial
electrotherapy vs. relaxation instruction in anxious patients. American Journal of
Electromedicine, 4 (1), 18-21.
22 JOURNAL OF NEUROTHERAPY
Gilula, M. F. (1978, November). Elektroson v kachestvye metoda vozgeystviya na
soznaniye dlya sozdaniya aktivnoy relaksatzii [Electrosleep as a methodology for
influencing consciousness to produce active relaxation]. (Translated by L. A.
Zarakhovich) Presented at the P. K. Anokhin Institute of Normal Physiology, Academy
of Medical Sciences, Moscow, USSR.
Gilula, M. F., & Markovich, S. E. (1977). Holistic electrosleep: An electrophysiologic
equivalent of meditation or deep muscular relaxation. Neuroelectric News, 6 (4), 7-18.
Gilula, M. F., Markovich, S. E., & Beal, J. B. (1977, May). Electrophysiological aspects
of the pain response; relating TNS to skin resistance and bioelectric impedance
measurements. Paper presented at the Pain and Health Rehabilitation Institute
conference, Chicago, IL.
Gilula, M. F., & Barach, P. R. (2004). Cranial electrotherapy stimulation: A safe
neuromedical treatment for anxiety, depression, or insomnia. Southern Medical
Journal, 97 (12), 1269-1270.
Gomez, E., & Mikhail, A. R. (1978). Treatment of methadone withdrawal with cerebral
electrotherapy (electrosleep). British Journal of Psychiatry, 134, 111-113.
Heffernan, M. (1995). The effect of a single cranial electrotherapy stimulation on multiple
stress measures. The Townsend Letter for Doctors and Patients, 147, 60-64.
Heffernan, M. (1996). Comparative effects of microcurrent stimulation on EEG spectrum
and correlation dimension. Integrative Physiological and Behavioral Science,
31 (3), 202-209.
Heffernan, M. (1997). The effect of variable microcurrents on EEG spectrum and pain
control. Canadian Journal of Clinical Medicine, 4 (10), 4-11.
Hozumi, S., Hori, H., Okawa, M., Hishikawa, Y., & Sato, K. (1996). Favorable effect
of transcranial electrostimulation on behavior disorders in elderly patients with dementia:
A double-blind study. International Journal of Neuroscience, 88, 1-10.
Itil, T., Gannon, P., Akpinar, S., & Hsu, W. (1971). Quantitative EEG analysis of
electrosleep using frequency analyzer and digital computer methods. Electroencephalography
and Clinical Neurophysiology, 31, 294.
Iwanovsky, A., & Dodge, C. H. (1968). Electrosleep and electroanesthesia–theory and
clinical experience. Foreign Science Bulletin, 4 (2), 1-64.
Jarzembski, W. B., Larson, S. J., & Sances, A. (1970). Evaluation of specific cerebral
impedance and cerebral current density. Annals of the New York Academy of Sciences,
170, 476-490.
Kennerly, R. C. (2005). Clinical and quantitative EEG changes following cranial electrical
stimulation. Doctoral dissertation, University of North Texas. In process.
Khan, A., Khan, S.,&Brown, W. A. (2002). Are placebo controls necessary to test new
antidepressants and anxiolytics? International Journal of Neuropsychopharmacology,
5 (3), 193-197.
Kirsch, D. L. (2002). The science behind cranial electrotherapy stimulation. Edmonton,
Alberta: Medical Scope Publishing.
Kirsch, D. L., & Smith, R. B. (2004). Cranial electrotherapy stimulation for anxiety,
depression, insomnia, cognitive dysfunction, and pain. In Paul Rosch (Ed.), Bioelectromagnetic
medicine (pp. 727-740). New York: Marcel Dekker, Inc.
Kirsch, I., Moore, T. J., Scorboria, A., & Nicholls, S. S. (2002). The emperor’s new
drugs: An analysis of antidepressant medication data submitted to the FDA. Pre-
Scientific Articles 23
vention and Treatment, 5, 1-11. Available online at: www.journals.apa.org/prevention/
volume5/pre0050023a.html
Klawansky, S., Yeung, A., Berkey, C., Shah, N., Phan, H., & Chalmers, T. C. (1995).
Meta-analysis of randomized controlled trials of cranial electrostimulation: Efficacy
in treating selected psychological and physiological conditions. Journal of
Nervous and Mental Disease, 183, 478-485.
Kotter, G. S., Henschel, E. O., Hogan, W. J., & Kalbfleisch, J. H. (1975). Inhibition of
gastric acid secretion in man by the transcranial application of low intensity pulsed
current. Gastroenterology, 69, 359-363.
Krupitsky, E. M., Burakov, G. B.,& Karandashova, J. S. (1991). The administration of
transcranial electric treatment for affective disturbances therapy in alcoholic patients.
Drug and Alcohol Dependence, 27, 1-6.
Levitt, E. A., James, N., & Flavell, P. (1975). A clinical trial of electrosleep therapy
with a psychiatric inpatient sample. Australia and New Zealand Journal of Psychiatry,
9, 287-290.
Levy, R. H., Mattson, R. H., Meldrum, B. S.,&Perucca, E. (Eds.) (2002). Antiepileptic
drugs (5th ed., p. 54). Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins.
Lichtbroun, A. S., Raicer, M. C.,& Smith, R. B. (2001). The treatment of fibromyalgia
with cranial electrotherapy stimulation. Journal of Clinical Rheumatology, 7,
72-78.
Madden, R. E., & Kirsch, D. L. (1987). Low intensity transcranial electrostimulation
improves human learning of a psychomotor task. American Journal of Electromedicine,
2 (2/3), 41-45.
Marshall, A. G.,&Izard, C. E. (1974). Cerebral electrotherapeutic treatment of depression.
Journal of Consulting and Clinical Psychology, 42 (1), 93-97.
Matteson, M. T., & Ivancevich, J. M. (1986). An exploratory investigation of CES as
an employee stress management technique. Journal of Health and Human Resource
Administration, 9, 93-109.
McKenzie, R. E., Rosenthal, S. H., & Driessner, J. S. (1976). Some psychophysiologic
effects of electrical transcranial stimulation (electrosleep). In N. L. Wulfsohn & A.
Sances (Eds.), The nervous system and electric currents (pp. 163-167). New York:
Plenum.
Melzack, R. (1975). Prolonged pain relief by brief, intense transcutaneous somatic
stimulation. Pain, 1, 373-375.
Moore, J. A., Mellor, C. S, Standage, K. F., & Strong, H. (1975). A double-blind study
of electrosleep for anxiety and insomnia. Biological Psychiatry, 10 (1), 59-63.
National Research Council, Division of Medical Sciences (1974). An evaluation of
electroanesthesia and electrosleep. FDA Contract 70-72, Task Order No. 20 (NTIS
PB 241305), 1-54.
Ng, L. K. Y., & Douthitt, T. (1975). Modification of morphine-withdrawal syndrome
in rats following transauricular electrostimulation: An experimental paradigm for
auricular electroacupuncture. Biological Psychiatry, 10, 575-580.
O’Connor, M. E., Bianco, F., & Nicholson, R. (1991, June). Meta-analysis of cranial
electrostimulation in relation to the primary and secondary symptoms of substance
withdrawal. Presented at the 12th annual meeting of the Bioelectromagnetics Society,
Tulsa, OK.
24 JOURNAL OF NEUROTHERAPY
Overcash, S. J. (1999). A retrospective study to determine the effect of cranial
electrotherapy stimulation (CES) on patients suffering from anxiety disorders.
American Journal of Electromedicine, 16 (1), 49-51.
Overcash, S. J.,&Siebenthall, A. (1989). The effects of cranial electrotherapy stimulation
and multisensory cognitive therapy on the personality and anxiety levels of
substance abuse patients. American Journal of Electromedicine, 6 (2), 105-111.
Passini, F. G., Watson, C. G., & Herder, J. (1976). The effects of cerebral electric therapy
(electrosleep) on anxiety, depression, and hostility in psychiatric patients. Journal
of Nervous and Mental Disease, 163 (4), 263-266.
Pert, A., Dionne, R., & Ng, L. K. Y. (1981). Alterations in rat central nervous system
endorphins following transauricular electroacupuncture. Brain Research, 224, 83-
94.
Philip, P., Demotes-Mainard, J., Bourgeois, M., & Vincent, J. D. (1991). Efficiency of
transcranial electrostimulation on anxiety and insomnia symptoms during a washout
period in depressed patients: A double-blind study. Biological Psychiatry, 29,
451-456.
Physician’s Desk Reference. (2004). (58th ed.). Montvale, NJ: Thompson PDR.
Pozos, R. S., Richardson, A. W., & Kaplan, H. M. (1971). Electroanesthesia: A proposed
physiologic mechanism. In D. V. Reynolds & A. E. Sjoberg (Eds.), Neuroelectric
research (pp. 110-113). Springfield, MO: Charles C. Thomas.
Pozos, R. S., Strack, I. E., White, R. K.,& Richardson, A. W. (1971). Electrosleep versus
electroconvulsive therapy. In: D. V. Reynolds & A. E. Sjoberg (Eds.), Neuroelectic
research (pp. 221-225). Springfield, MO: Charles C. Thomas.
Richter, W. R., Zouhar, R. L., Tatsuno, J. (1972). Electron microscopy of the macaca
mulatta brain after repeated applications of electric current. Anesthesiology, 36 (4),
374-377.
Rosenthal, S. H. (1972). Electrosleep: A double-blind clinical study. Biological Psychiatry,
4, 179-185.
Rosenthal, S. H., & Wulfsohn, N. L. (1970a). Studies of electrosleep with active and
simulated treatment. Current Therapeutic Research, 12 (3), 126-130.
Rosenthal, S. H.,&Wulfsohn, N. L. (1970b). Electrosleep: A preliminary communication.
Journal of Nervous and Mental Disease, 151, 146-151.
Ryan, J. J., & Souheaver, G. T. (1977). The role of sleep in electrosleep therapy for
anxiety. Diseases of the Nervous System, 38 (7), 515-517.
Salar, G., & Job, I. (1981). Effect of transcutaneous electrotherapy on CSF -endorphin
content in patients without pain problems. Pain, 10, 169-172.
Schmitt, R., Capo, T., & Boyd, E. (1986). Cranial electrotherapy stimulation as a treatment
for anxiety in chemically dependent persons. Alcoholism: Clinical and Experimental
Research, 10 (2), 158-160.
Schroeder, M. J., & Barr, R. E. (2001). Quantitative analyses of the electroencephalogram
during cranial electrotherapy stimulation. Clinical Neurophysiology, 112
(11), 2075-2083.
Shealy, C. N., Cady, R. K., Wilkie, R. G., Cox, R., Liss, S., & Clossen,W. (1989). Depression:
A diagnostic, neurochemical profile and therapy with cranial electrical
stimulation (CES). Journal of Neurological and Orthopaedic Medicine and Surgery,
10 (4), 319-321.
Scientific Articles 25
Singh, B., Chhina, G. S., Anand, B. K., Bopari, M. S., & Neki, J. S. (1971). Sleep and
consciousness mechanism with special reference to electrosleep. Armed Forces
Medical Journal (New Delhi), 27 (3), 292-297.
Smith, R. B. (1999). Cranial electrotherapy stimulation in the treatment of stress related
cognitive dysfunction with an eighteen month follow-up. Journal of Cognitive
Rehabilitation, 17 (6), 14-18.
Smith, R. B.,&O’Neill, L. (1975). Electrosleep in the management of alcoholism. Biological
Psychiatry, 10 (6), 675-680.
Smith, R. B., & Shiromoto, F. N. (1992). The use of cranial electrotherapy stimulation
to block fear perception in phobic patients. Current Therapeutic Research, 51 (2),
249-253.
Smith, R. B., Tiberi, A.,&Marshall, J. (1994). The use of cranial electrotherapy stimulation
in the treatment of closed-head-injured patients. Brain Injury, 8, 357-361.
Stanley, T. H., Cazalaa, J. A., Atinault, A., Coeytaux, R., Limoge, A., & Louville, Y.
(1982). Transcutaneous cranial electrical stimulation decreases narcotic requirements
during neurolept anesthesia and operation in man. Anesthesia and Analgesia,
61 (10), 863-866.
Taylor, D. N. (1991). Effects of cranial transcutaneous electrical nerve stimulation in
normal subjects at rest and during stress. Unpublished doctoral dissertation, Brooklyn
College of the City University of New York.
Toriyama, M. (1975). Ear acupuncture anesthesia. Ear and Throat, 47, 497-501.
Voris, M. D. (1995). An investigation of the effectiveness of cranial electrotherapy
stimulation in the treatment of anxiety disorders among outpatient psychiatric patients,
impulse control parolees and pedophiles (pp. 1-19). Dallas& Corpus Christi,
TX: Delos Mind/Body Institute Newsletter.
Voris, M. D., & Good, S. (1996). Treating sexual offenders using cranial electrotherapy
stimulation. Medical Scope Monthly, 3 (11), 14-18.
Weiss, M. F. (1973). The treatment of insomnia through the use of electrosleep: An
EEG study. Journal of Nervous and Mental Disease, 157, 108-120.
Williams, R. L., & Webb, W. B. (1966). Sleep therapy (p. 20). Springfield, MO:
Charles C. Thomas.
Winick, R. L. (1999). Cranial electrotherapy stimulation (CES): A safe and effective
low cost means of anxiety control in dental practice. General Dentistry, 47 (1),
50-55.
RECEIVED: 07/12/04
REVISED: 01/13/05
ACCEPTED: 01/25/05
26 JOURNAL OF NEUROTHERAPY