Você está na página 1de 6

Un par de amigos caminaban por el desierto, cuando tienen una discusión y uno de los hombres golpea

a su amigo en la cara. El hombre golpeado se agacha y escribe en la arena «hoy mi amigo me golpeo la
cara», siguen caminando por el desierto hasta que llegan a un oasis, los dos se bañan cuando uno de ellos
empieza ahogarse y su amigo le salva la vida. El mismo hombre ahora saca un cincel y escribe en una roca
«hoy mi amigo me salvo la vida». Su amigo le pregunta: ¿Por qué cuando te pegue escribiste en arena y
cuando te salvo la vida escribes en una roca? Porque cuando me golpeaste quiero que el viento del olvido
borre aquel recuerdo, pero nunca quiero olvidar lo que hiciste conmigo hoy.

Colosenses 3
8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras
deshonestas de vuestra boca.
9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,
10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el
conocimiento pleno,
11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino
que Cristo es el todo, y en todos.
12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de
benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la
manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo
cuerpo; y sed agradecidos.
16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a
otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y
cánticos espirituales.
17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando
gracias a Dios Padre por medio de él.

JESÚS HAS MI CARACTER

Primeramente definamos lo que significa caracter: la palabra caracter viene de la palabra griega
“karacter” que significa marca, es la marca que se le pone al ganado para diferenciarlo.

El caracter es entonces las caracteristicas propias de cada persona que nos hacen
diferentes a los demas, es decir nuestra personalidad, es su manera particular de actuar y
de pensar.

CARÁCTER
(Del lat. character, signo mágico < gr. kharakter < kharasso, marcar, grabar.)
1. s. m. Personalidad, idiosincrasia, modo de ser de las personas tiene un carácter violento y depresivo.
2. Índole, naturaleza de las cosas o situaciones la información es de carácter confidencial.
3. Característica o particularidad que distingue a unas personas o cosas de otras.
Romanos 6
16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien
obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?
17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma
de doctrina a la cual fuisteis entregados;
18 y LIBERTADOS DEL PECADO, VINISTEIS A SER SIERVOS DE LA JUSTICIA.
19 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis
vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad
vuestros miembros para servir a la justicia.
20 Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia.
21 ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es
muerte.
22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, TENÉIS POR VUESTRO
FRUTO LA SANTIFICACIÓN, Y COMO FIN, LA VIDA ETERNA.
23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús
Señor nuestro.

¿CÓMO ES QUE EL CARÁCTER SE FORMA?

1. “Siembra un pensamiento (La palabra de Dios), cosecharás un acto”.


2. “Siembra un acto (Das tu primer paso), cosecharás un hábito”.
3. “Siembra un hábito (Disciplinas tu vida), cosecharás un carácter”.
4. “Siembra carácter (Espera una lluvia de bendiciones), cosecharás un destino”.

Jesús mostraba su carácter compasivo en cada ocasión en que presenció una necesidad humana.
También mostró agudeza en su percepción de las cosas, aparte de ser omnisciente. Como producto de su
deidad, se fijaba en lo que sucedía dondequiera que iba, y aún hoy en día lo hace, observando lo que está
sucediendo, prestando atención.

Los ojos de Jesús y su corazón son uno. Lo que Él observa, lo siente en su corazón, y cuando hay
injusticia, se molesta; cuando hay pobreza, se conduele; cuando hay abuso, se incomoda;
cuando hay dolor, se entristece; cuando hay necesidad, de inmediato quiere hacer algo
para solucionar el asunto. Él es el Dios que se identifica con tu situación, no importa cómo ocurrió
ese problema. Él siente en su corazón todo lo que te aqueja.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DEL CARÁCTER DE JESÚS, MOSTRADAS POR ÉL MISMO

Mateo 11

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.


29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que SOY MANSO Y HUMILDE DE
CORAZÓN; y hallaréis descanso para vuestras almas;
30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
I) JESÚS ERA UNA PERSONA MANSA

Mansedumbre significa poder bajo control, podemos verlo como Jesús a pesar de las burlas y las criticas
el no perdió el control, a pesar que tenía todo el poder para destruirlos, no lo hizo. (Juan 8:48-54)

Una persona mansa no permite que las críticas, o las burlas o las malas actitudes de los demás lo afecten
(Eclesiastés 10:4) no se hace parte del pleito sino que le pone un alto a la ofensa, aunque tenga la
capacidad de ofender, de gritar, humillar o hasta golpear.

Santiago 3

10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.
11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga?
12 Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna
fuente puede dar agua salada y dulce.
13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras
en sabia MANSEDUMBRE.
14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la
verdad;
15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.
16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.
17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna,
llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.
18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

II) JESUS ERA UNA PERSONA HUMILDE

Se asociaba con los humildes, con los pobres, con los menospreciados de la sociedad (juan 6:37) podemos
darnos cuenta que a Jesús no le importaba la condición social, moral o física de las personas, Él se acercaba a
ellos con amor.

1 Pedro 5

1 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los
padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada:
2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino
voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto;
3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.
4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.
5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, REVESTÍOS
DE HUMILDAD; porque:
Dios resiste a los soberbios,
Y da gracia a los humildes.
6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;
7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor
buscando a quien devorar;
9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros
hermanos en todo el mundo.
10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis
padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.
III) JESUS ERA COMPASIVO
Marcos 6
34 Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo COMPASIÓN de ellos, porque eran como ovejas que no
tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.

IV) JESUS ERA BUENO


Mateo 20
13 El, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario?
14 Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti.
15 ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque YO SOY BUENO?
16 Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos
escogidos.

Recuerde Santiago 3:13


13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre POR LA BUENA CONDUCTA SUS
OBRAS en sabia mansedumbre.
Gálatas 6
1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con
espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.
2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.
3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.
4 Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto
de sí mismo, y no en otro;
5 porque cada uno llevará su propia carga.
6 El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye.
7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también
segará.

V) JESUS ERA SERVICIAL


Juan 13
13 Vosotros me llamáis MAESTRO, Y SEÑOR; Y DECÍS BIEN, PORQUE LO SOY.
14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los
pies los unos a los otros.
15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.
16 De cierto, de cierto os digo: EL SIERVO no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el
que le envió.
17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.
LOS YO SOY DE JESÚS
Juan 4
25 Le dijo la mujer: Sé que ha de venir EL MESÍAS, LLAMADO EL CRISTO; cuando él venga nos
declarará todas las cosas.
26 Jesús le dijo: YO SOY, el que habla contigo.
1- Juan 6
Jesús es el único que nos sustenta espiritualmente
35 Jesús les dijo: YO SOY EL PAN DE VIDA; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí
cree, no tendrá sed jamás.
2- Juan 8
Por medio de Él obtenemos entendimiento y sabiduría espiritual para poder vivir
12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: YO SOY LA LUZ DEL MUNDO; el que me sigue, no andará en
tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
3- Juan 10 – 4
Él nos ha dado entrada libre al Reino
Ha pagado el precio de nuestra entrada con Su vida
7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: YO SOY LA PUERTA DE LAS OVEJAS.
8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.
9 YO SOY LA PUERTA; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la
tengan en abundancia.
11 YO SOY EL BUEN PASTOR; el buen pastor su vida da por las ovejas.
12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las
ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.
13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.
14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,
15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.
5- Juan 11
Ya sea que muramos antes del Rapto o que seamos tomados en vida en el mismo, Él nos ha
garantizado nuestra vida eterna con Dios
25 Le dijo Jesús: YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA; el que cree en mí, aunque esté muerto,
vivirá.
26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?
6- Juan 14
Él es el único que puede hacer esto
6 Jesús le dijo: YO SOY EL CAMINO, Y LA VERDAD, Y LA VIDA; nadie viene al Padre, sino por mí.
7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.
7- Juan 15
Por el resto de nuestra vida en la Tierra, las cosas que hagamos por Su poder, producto de
nuestra gratitud por lo que Él ha hecho por nosotros, son las únicas que importan
1 YO SOY LA VID VERDADERA, y mi Padre es el labrador.
2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que
lleve más fruto.

CONCLUSIÓN
Efesios 4
11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y
maestros,
12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón
perfecto, A LA MEDIDA DE LA ESTATURA DE LA PLENITUD DE CRISTO;
14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por
estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,
15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,
16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan
mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en
amor.
Gálatas 5
22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.
26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

1 Corintios 13
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o
címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera
que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.
3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser
quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.
4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;
5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;
6 no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad.
7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.