Você está na página 1de 11

TEMA: ANATOMIA, FISIOLOGIA Y PATOLOGIAS BENIGNAS DE

INTESTINO DELGADO

DOCENTE: DRA. BARCIONA

ESTUDIANTE: MA. PAULA RAMIREZ


8avo CICLO A

SEMESTRE A 2018
INTESTINO DELGADO
El quimo liberado del estómago ingresa al intestino delgado, que es el principal órgano
digestivo del cuerpo. No solo es aquí donde ocurre la mayor parte de la digestión, sino que
es donde ocurre prácticamente toda la absorción.(1) La parte más larga del tubo digestivo, el
intestino delgado, mide aproximadamente 3,05 metros (10 pies) de largo en una persona viva
(pero aproximadamente el doble de largo en un cadáver debido a la pérdida del tono
muscular). Como esto lo hace unas cinco veces más largo que el intestino grueso, podría
preguntarse por qué se llama "delgado". De hecho, su nombre se deriva de su diámetro
relativamente más pequeño de solo 2,54 cm, en comparación con 7,62 cm para el intestino
grueso. Como veremos en breve, además de su longitud, los pliegues y las proyecciones del
revestimiento del intestino delgado trabajan para darle una superficie enorme, que es de
aproximadamente 200 m2, más de 100 veces la superficie de su piel.(2) Esta gran área de
superficie es necesaria para procesos complejos de digestión y absorción que ocurren dentro
de ella.
ESTRUCTURA
El tubo en espiral del intestino delgado se subdivide en tres regiones. De proximal (en el
estómago) a distal, estos son el duodeno, el yeyuno y el íleon.
La región más corta es el duodeno de 25,4 cm (10 pulgadas), que comienza en el esfínter
pilórico. Justo después del esfínter pilórico, se dobla hacia atrás por detrás del peritoneo, se
vuelve retroperitoneal y luego forma una curva en forma de C alrededor de la cabeza del
páncreas antes de ascender de nuevo hacia delante para regresar a la cavidad peritoneal y
unirse al yeyuno. Por lo tanto, el duodeno se puede subdividir en cuatro segmentos: el
duodeno superior, descendente, horizontal y ascendente.(3)
De particular interés es la ampolla hepatopancreática (ampolla de Vater). Ubicada en la pared
duodenal, la ampolla marca la transición desde la porción anterior del tubo digestivo hasta la
región media, y es donde se encuentra el conducto biliar (a través del cual pasa la bilis desde
el hígado) y el conducto pancreático principal (a través del cual se produce el jugo
pancreático pasa del páncreas) únete. Esta ampolla se abre hacia el duodeno en una pequeña
estructura en forma de volcán llamada papila duodenal mayor. El esfínter hepatopancreático
(esfínter de Oddi) regula el flujo de jugo biliar y pancreático desde la ampolla al duodeno.
El yeyuno mide aproximadamente 0.9 metros (3 pies) de largo (en la vida) y corre desde el
duodeno hasta el íleon. Yeyuno significa "vacío" en latín y supuestamente fue llamado así
por los antiguos griegos que notaron que siempre estaba vacío al morir. No existe una
demarcación clara entre el yeyuno y el segmento final del intestino delgado, el íleon.
El íleon es la parte más larga del intestino delgado y mide aproximadamente 1,8 metros (6
pies) de longitud. Es más grueso, más vascular y tiene pliegues mucosales más desarrollados
que el yeyuno. El íleon se une al ciego, la primera porción del intestino grueso, al esfínter
ileocecal (o válvula). El yeyuno y el íleon están atados a la pared abdominal posterior por el
mesenterio. El intestino grueso enmarca estas tres partes del intestino delgado.
Las fibras nerviosas parasimpáticas del nervio vago y las fibras nerviosas simpáticas del
nervio esplácnico torácico proporcionan inervación extrínseca al intestino delgado. La arteria
mesentérica superior es su suministro arterial principal. Las venas corren paralelas a las
arterias y drenan en la vena mesentérica superior. La sangre rica en nutrientes del intestino
delgado se transporta al hígado a través de la vena porta hepática.(4)
DIGESTIÓN MECÁNICA EN EL INTESTINO DELGADO
El movimiento de los músculos lisos intestinales incluye tanto la segmentación como una
forma de peristalsis llamada complejos de motilidad migratoria. El tipo de ondas de mezcla
peristálticas que se observan en el estómago no se observan aquí.
Si pudieras ver en el intestino delgado cuando estaba pasando por la segmentación, parecería
que el contenido se empujaba progresivamente de un lado a otro, ya que los anillos del
músculo liso se contraen y se relajan repetidamente. La segmentación en el intestino delgado
no obliga al quimo a atravesar el tracto. En cambio, combina el quimo con jugos digestivos
y empuja las partículas de alimentos contra la mucosa para ser absorbidas. El duodeno es
donde ocurre la segmentación más rápida, a una velocidad de aproximadamente 12 veces por
minuto. En el íleon, las segmentaciones son aproximadamente ocho veces por minuto.
Cuando se ha absorbido la mayor parte del quimo, la pared del intestino delgado se distiende
menos. En este punto, el proceso de segmentación localizado es reemplazado por
movimientos de transporte. La mucosa duodenal secreta la hormona motilina, que inicia la
peristalsis en forma de un complejo de motilidad migratoria. Estos complejos, que comienzan
en el duodeno, fuerzan el quimo a través de una sección corta del intestino delgado y luego
se detienen. La siguiente contracción comienza un poco más abajo que la primera, obliga al
quimo un poco más lejos a través del intestino delgado, luego se detiene. Estos complejos se
mueven lentamente por el intestino delgado, forzando al quimo en el camino, tardando entre
90 y 120 minutos para finalmente alcanzar el final del íleon. En este punto, el proceso se
repite, comenzando en el duodeno.(5)
La válvula ileocecal, un esfínter, por lo general se encuentra en un estado contraído, pero
cuando aumenta la motilidad en el íleon, este esfínter se relaja, permitiendo que los residuos
de alimentos entren en la primera porción del intestino grueso, el ciego. La relajación del
esfínter ileocecal está controlada tanto por los nervios como por las hormonas. En primer
lugar, la actividad digestiva en el estómago provoca el reflejo gastroileal, que aumenta la
fuerza de la segmentación ileal. En segundo lugar, el estómago libera la hormona gastrina, lo
que mejora la motilidad ileal, lo que relaja el esfínter ileocecal. Después de que el quimo
pasa, la presión hacia atrás ayuda a cerrar el esfínter, evitando el reflujo hacia el íleon. Debido
a este reflejo, su almuerzo se vacía por completo de su estómago e intestino delgado cuando
se come la cena. El quimo tarda de 3 a 5 horas en salir del intestino delgado.
Digestión química en el intestino delgado
La digestión de proteínas y carbohidratos, que se produce parcialmente en el estómago, se
completa en el intestino delgado con la ayuda de jugos intestinales y pancreáticos. Los lípidos
llegan al intestino en gran parte sin digerir, por lo que gran parte del enfoque se centra en la
digestión de los lípidos, que se ve facilitada por la bilis y la enzima lipasa pancreática.(6)
Además, el jugo intestinal se combina con el jugo pancreático para proporcionar un medio
líquido que facilita la absorción. El intestino es también donde se absorbe la mayor parte del
agua, a través de ósmosis. Las células de absorción del intestino delgado también sintetizan
enzimas digestivas y luego las colocan en las membranas plasmáticas de las
microvellosidades. Esto distingue el intestino delgado del estómago; es decir, la digestión
enzimática ocurre no solo en la luz, sino también en las superficies luminales de las células
de la mucosa.
Para una digestión química óptima, el quimo se debe administrar desde el estómago
lentamente y en pequeñas cantidades. Esto se debe a que el quimo del estómago es
típicamente hipertónico, y si se forzaran grandes cantidades de una sola vez al intestino
delgado, la pérdida de agua osmótica resultante de la sangre hacia la luz intestinal ocasionaría
un volumen sanguíneo potencialmente mortal. Además, la digestión continua requiere un
ajuste al alza del pH bajo del quimo del estómago, junto con la mezcla rigurosa del quimo
con la bilis y los jugos pancreáticos. Ambos procesos toman tiempo, por lo que la acción de
bombeo del píloro debe controlarse cuidadosamente para evitar que el duodeno se vea
abrumado por el quimo.(7)

PATOLOGIAS BENINGNAS

Los tumores benignos del intestino delgado representan algo menos del 5% del total de
tumores del tubo digestivo. Suelen ser asintomáticos y su diagnóstico se realiza, en la
mayoría de las ocasiones, de forma accidental en el curso de una laparotomía o de un estudio
necrópsico. Su incidencia es similar en varones y mujeres, y pueden diagnosticarse a
cualquier edad, aunque es más frecuente en edades avanzadas. Cuando ocasionan síntomas,
los más frecuentes son los derivados de la obstrucción que producen al tránsito intestinal por
sí mismos o al provocar una invaginación, en cuyo caso se manifiestan con dolor abdominal
intermitente de tipo cólico y distensión abdominal.
Otra forma de presentación clínica es la hemorragia digestiva aguda o, con mayor frecuencia,
la anemia crónica por pérdida de sangre oculta en las heces. A diferencia de los tumores
benignos del colon, fácilmente detectables por colonoscopia, los del intestino delgado suelen
ser de difícil diagnóstico y pueden pasar inadvertidos en la exploración radiológica
convencional. Los tumores duodenales o del íleon terminal pueden diagnosticarse mediante
técnicas endoscópicas convencionales. Para el diagnóstico de los tumores del yeyuno e íleon
proximal debe recurrirse a técnicas radiológicas o endoscópicas específicas. La cápsula
endoscópica, es una de las técnicas diagnósticas con mayor rendimiento para el diagnóstico
de estos tumores, especialmente para aquellos casos que se presentan en forma de pérdidas
ocultas de sangre. Los adenomas, leiomiomas y lipomas son los tumores benignos más
frecuentes del intestino delgado. De forma excepcional pueden encontrarse también
hamartomas, fibromas, angiomas y tumores neurogénicos.
ADENOMAS
Se pueden localizar en cualquier tramo del intestino delgado aunque su localización más
frecuente es el duodeno o el íleon. Estos tumores representan 1/3 de todos los tumores
benignos del intestino delgado. Histológicamente se dividen en tubulares, vellosos y
tubulovellosos. Los adenomas vellosos son menos frecuentes. Suelen localizarse en la
segunda porción duodenal y, en general, son sésiles, de mayor tamaño y con signos de
degeneración maligna en un 40-45% de los casos en el momento del diagnóstico. El
tratamiento consiste en la resección local. Es importante realizar un seguimiento posterior,
especialmente en el caso de los adenomas vellosos, dada su elevada capacidad de recurrencia.
También resulta prudente realizar una colonoscopia para descartar la presencia concomitante
de adenomas o cáncer en el colon. La poliposis adenomatosa familiar es la enfermedad que
se asocia más frecuentemente con la aparición de adenomas en el intestino delgado,
principalmente en el duodeno
LEIOMIOMAS
Son los segundos tumores más frecuentes seguidos de los adenomas y se localizan con mayor
frecuencia en el yeyuno. Es un tumor benigno compuesto en su mayor parte por células del
músculo liso. Se llama leiomioma intestinal cuando el tumor está localizado en el tubo
digestivo. Con frecuencia, estos tumores no causan síntomas, o causan síntomas vagos. Más
a menudo, se descubren cuando una persona se somete a una endoscopia de vías digestivas
altas o una colonoscopia por otra razón. En raras ocasiones, estos tumores pueden causar
sangrado, bloqueo o ruptura de los intestinos. Si esto sucede, será necesario extirpar el tumor
quirúrgicamente.
LIPOMAS
Los lipomas representan el 13-15% de todos los tumores benignos del intestino delgado,
asentando el 50% de ellos en el ileon. Suelen ser solitarios, con un tamaño de 1 a 6 cm y
asintomáticos. A partir de los 4 centímetros, pueden ocasionar sangrado por ulceración o
invaginación intestinal en los lipomas pediculados.
HEMANGIOMAS
Los tumores vasculares de intestino delgado son raros, más frecuentes los benignos
(hemangiomas y tumores glómicos) que los malignos (angiosarcoma y sarcoma de
Kaposi). Los hemangiomas intestinales suponen el 7-10% de los tumores benignos del
intestino delgado.
Histología
Según su histología se dividen en capilares, cavernosos y mixtos. Son de color rojo o azulado
y su tamaño oscila desde milímetros a una gran masa en la luz intestinal o que infiltra la
pared. La variante más frecuente es el hemangioma cavernoso seguido del hemangioma
capilar y los mixtos (cavernoso-capilar).

Pueden ser solitarios o múltiples, que afectan a todo el tubo digestivo de manera difusa y
frecuentemente asociados a hemangiomas cutáneos.
La localización más frecuente de estos tumores es el colon, pero cuando asientan en el
intestino delgado lo hacen sobre todo a nivel yeyunal5.

Síntomas

Pueden ser asintomáticos y descubrirse de manera accidental durante otra cirugía o en la


necropsia. La manifestación clínica más común es el sangrado gastrointestinal, siendo la
anemia hipocrómica hiposiderémica el síntoma más frecuente, seguido de episodios de dolor
abdominal y vómitos que evolucionan a la obstrucción intestinal y en casos aislados a la
perforación.

Diagnóstico

El diagnóstico preoperatorio del hemangioma intestinal es difícil a pesar de las diferentes


técnicas de imagen. La TAC muestra una masa sólida homogénea o heterogénea con
extravasación del contraste administrado por vía endovenosa a la luz intestinal en los casos
de sangrado. En la RNM, aparece en T2 una imagen hiperdensa, pero en ocasiones son
imágenes heterogéneas al presentar en su interior calcificaciones, hemorragia o fibrosis.

En los casos que la clínica revela una obstrucción intestinal en la radiografía simple de
abdomen además de presentar calcificaciones se observa dilatación de asas intestinales con
niveles hidroáereos y con el tránsito gastrointestinal se puede localizar el lugar de la
obstrucción.

Tratamiento

El tratamiento de elección es la resección quirúrgica. Cuando son tumores pediculados


localizados en las primeras asas de yeyuno o en íleon terminal la resección endoscópica
puede ser una medida terapéutica eficaz

LINFANGIOMA
Los linfagiomas constituyen un grupo poco frecuente de tumores benignos de los vasos
linfáticos, más comúnmente encontrados en la infancia. Hasta hace poco se dudaba si en
realidad estas lesiones constituían verdaderos tumores. Se pensaba que más bien se trataba
de anomalías en el desarrollo del sistema linfático-venoso.
En general los linfangiomas constituyen una patología propia de la infancia, 40% se
diagnostican en el primer año de vida y un 80% antes de los 5 años de edad. La relación
hombre/mujer es 3:1 según algunos autores, en tanto para otros es 1:1.
Etiología
Su etiología es desconocida, sin embargo Barnett y Branch resumieron en cuatro grupos las
teorías acerca del origen de los linfangiomas:
a) Retención: esta teoría intenta explicar que la base en la formación de linfangiomas es
un problema de presión mecánica.
b) b) Trastornos en la función secretora endotelial de los vasos o trastornos de la
permeabilidad endotelial.
c) Origen inflamatorio.
d) liOrigen embrionario.
Otras etiologías invocadas incluyen falla en la fusión de las hojas del peritoneo o
degeneración localizada de los linfonodos. Inclusive ha sido propuesto el trauma como
posible de la aparición de linfangiomas.
La clasificación establecida por Weguer en 1877 aún está vigente:
a) Linfangiomas capilares o simples:
Los linfangiomas simples se presentan como pequeños crecimientos de canales
linfáticos tapizados por endotelio. Habitualmente localizados en forma superficial
en la piel. Conservan un moderado número de canales linfáticos a través de los
cuales se conectan con el sistema colector linfático adyacente.

b) Linfangiomas cavernosos:
Comprime las comunicaciones linfáticas produciendo aumentos de volumen de
los órganos que afecta. Se localizan de preferencia en la cara (mejillas, lengua,
tejidos de la cavidad bucal), cuello y retroperitoneo.

c) Linfangiomas quísticos:
Puede ser uni o multilocular. Se observan principalmente en el cuello mama axila,
región sacra baja, abdomen y región inguinal. Cuando se localizan en el
mesenterio los linfangiomas quísticos a menudo contienen quilo por lo que se les
denomina “Quilangiomas” o Quistes Quilosos.

Se compone típicamente de uno o varios quistes, cuyos diámetros varían de 1 a 5


cm, a menudo comunicados unos a otros. Estos quistes pueden contener quilo
seroso, hemático, purulento o un fluido de color achocolatado. No se comunican
con el sistema linfático adyacente.
Síntomas
No existe un pattern clínico constante, algunas veces los síntomas se deben a la presencia de
la masa quística abdominal y otras veces los síntomas se deben a las complicaciones.
Un cuadro abdominal agudo puede ser causado por torsión del quiste, por vólvulo de la
porción intestinal comprometida más su mesenterio o por ruptura de una o más estructuras
quísticas, con o sin infección secundaria y peritonitis.
La forma más frecuente de presentación clínica de los linfangiomas quísticos
retroperitoneales es como masa palpable suave y de consistencia quística en el abdomen, la
que usualmente crece lentamente.
De cuando en cuando estos quistes provocan síntomas agudos debido a compresión de
estructuras adyacentes o a complicaciones como: hemorragia dentro del quiste, inflamación
de la pared del quiste, infección perforación, torsión y ruptura. Estos pacientes presentan
dolor abdominal, distensión, resistencia muscular, fiebre, leucocitosis, etcétera, cuadro
indistinguible de otros procesos agudos abdominales, especialmente la apendicitis aguda
(12% de las complicaciones agudas).
HAMARTOMAS
PÓLIPOS JUVENILES
Son el tipo más frecuente de pólipo hamartomatoso. Pueden ser esporádicos o sindrómicos.
En adultos la variante esporádica se suele llamar pólipo inflamatorio, sobre todo cuando se
asocia a densos infiltrados inflamatorios. La inmensa mayoría de los pólipos juveniles afectan
a niños menores de 5 años.
Los pólipos juveniles típicos se localizan en el recto y la mayoría cursan con hemorragia
rectal. En algunos casos se produce prolapso y protuye al ano.
SINDROME DE PEUTZ-JEGHERS
Es un infrecuente trastorno autosómico dominante definido por la existencia de múltiples
pólipos hamartomatosos digestivos e hiperpigmentacion mucocutánea que se asocia a un
aumento del riesgo de desarrollar diversos tumores malignos, como cáncer de colon,
páncreas, mama, pulmón, ovario, útero y testículo, además de otras lesiones neoplásicas
menos frecuentes. Los pólipos intestinales son la forma más frecuente en el intestino delgado,
pero también se describen en el colon y el estómago y, con menos frecuencia, en la vejiga y
los pulmones.
Etiología
Es una enfermedad hereditaria causada por la mutación de un gen situado en el cromosoma
19. En 1998 se detectó el gen cuya mutación provoca la enfermedad. Se encuentra situado en
el cromosoma 19 y se llama STK11 (LKB1), según se cree es un gen supresor tumoral que
se inactiva con la mutación. El trastorno se hereda según un patrón autosómico dominante,
por lo cual los hijos de un paciente afectado por el síndrome tienen un 50% de probabilidades
de padecer la enfermedad, independientemente de su sexo.
Síntomas

 Manchas de color marrón o azul grisáceo en los labios, las encías, el revestimiento
interior de la boca y la piel
 Dedos de manos y pies en palillo de tambor
 Cólicos en la zona abdominal
 Pecas oscuras en y alrededor de los labios del niño
 Sangre en las heces que se puede observar a simple vista (algunas veces)
 Vómitos

El examen macroscópico de estos pólipos muestra que son grandes lobulados y pediculados
con un contorno lobulado.
Tratamiento
Es posible que se requiera cirugía para extirpar los pólipos que causan problemas
prolongados. Los suplementos del hierro ayudan a contrarrestar la pérdida de sangre. Las
personas que padecen esta afección deben ser monitoreadas por un proveedor de atención
médica y examinadas regularmente en busca de cambios cancerosos en los pólipos.

Complicaciones

 Intususcepción
 Pólipos que llevan a cáncer
 Quistes ováricos
 Un tipo de tumor ovárico llamado tumor de los cordones sexuales

Pronóstico

Los pólipos intestinales son hamartomas que tienen solo una pequeña probabilidad de
transformarse en malignos. Sin embargo, los pacientes con Síndrome de Peutz-Jeghers tienen
una probablidad aumentada de presentar cáncer en otros órganos, principalmente cáncer de
páncreas, cáncer de pulmón, cáncer de mama, cáncer de ovario, cáncer de cérvix y cáncer de
testículo.
BIBLIOGRAFÍA
1. Collins JT, Bhimji SS. Anatomy, Abdomen, Small Intestine. En: StatPearls [Internet].
Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2018. Disponible en:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK459366/

2. Volk N, Lacy B. Anatomy and Physiology of the Small Bowel. Gastrointest Endosc
Clin N Am. enero de 2017;27(1):1-13.

3. Lopez PP, Bhimji SS. Anatomy, Abdomen, Duodenum. En: StatPearls [Internet].
Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2018. Disponible en:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK482390/

4. Chaudhry SR, Bhimji SS. Anatomy, Abdomen, Stomach. En: StatPearls [Internet].
Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2018. Disponible en:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK482334/

5. Kiela PR, Ghishan FK. Physiology of Intestinal Absorption and Secretion. Best Pract
Res Clin Gastroenterol. abril de 2016;30(2):145-59.

6. Thomson AB, Keelan M, Thiesen A, Clandinin MT, Ropeleski M, Wild GE. Small
bowel review: normal physiology part 1. Dig Dis Sci. diciembre de 2001;46(12):2567-
87.

7. Otterson MF, Sarr MG. Normal physiology of small intestinal motility. Surg Clin North
Am. diciembre de 1993;73(6):1173-92.