Você está na página 1de 11

Contratos Mercantiles

1. CONTRATOS MERCANTILES
2. FORMACION DE LOS CONTRATOS MERCANTILES
3. CONCEPTO DE CONTRATO MERCANTIL <ul><li>Cuando el acuerdo tiene carácter
comercial, el contrato a que se deriva es clasificado como contrato mercantil .
</li></ul><ul><li>Existen una gran variedad de contratos mercantiles, como los de
compraventa, arrendamiento mercantil, mandato mercantil, garantía, colaboración, depósito,
contratos publicitarios, de crédito, permuta, transporte, entre otros. Son tipos de contratos
regulados por el derecho mercantil . </li></ul>
4. CONTRATOS MERCANTILES EN GENERAL <ul><li>En referencia a los requisitos y
elementos de los contratos, cabe indicar lo establecido por el C.C., que, en alguna forma,
modifica lo establecido por el C. de C. </li></ul><ul><li>Así ocurre tratándose de la
capacidad de las partes, teniendo en cuenta que el ejercicio del comercio supone la
celebración de contratos de diversa índole art. 1º T.P del código mercantil reputa comerciante
a los que tienen “capacidad legal” para ejercer el comercio, se dedican a el habitualmente.
Esto implica como se ha mencionado, gozar de la capacidad de contratar, para lo cual el
Código Civil señala como capaces a los mayores de 18 años en la que se alcanza la mayoría
de edad. </li></ul><ul><li>Así mismo, el C.C. faculta, de un modo general, a los incapaces
privados de discernimiento a celebrar contratos con las necesidades ordinarias de su vida
diaria. </li></ul>
5. <ul><li>En referencia al consentimiento de las partes como elemento del contrato, aparte
de que debe estar libre de los vicios de error, dolo, violencia, intimidación o fraude que lo
invalidan, conviene destacar algunas modalidades que se presentan con bastante frecuencia
en la contratación mercantil. Así ocurre en los contratos a distancia en los que transcurre un
lapso entre la oferta y la aceptación, lo que hace necesario decidir en qué momento se reputa
celebrado el contrato. </li></ul><ul><li>CLASES DE CONTRATO MERCANTIL
</li></ul><ul><li>Contrato de cambio o fundamentales : son los que tienden a realizar el fin
de comercio, que consiste en acercar los productos a los consumidores.
</li></ul><ul><li>Contrato de adhesión : son aquellos en la que una de las dos partes del
contrato impone a la otra, las condiciones y el contenido del contrato y por tanto esta ha de
optar si aceptarla o no. </li></ul>
6. <ul><li>Contratos mixtos : aparecen como englomerados de diversos contratos
reconocidos en la ley y no designados con ninguno.( Reúne otros contratos, no es puro).
</li></ul><ul><li>Contrataos típicos : aquellos que sin ser mixtos tampoco se pueden
acoplar a ninguno de los tipos de contratos existentes. </li></ul><ul><li>Compra-venta
Mercantil : Aquel contrato en el que uno de los contratantes se obliga a entregar una cosa
determinada y el otro a pagar por ello un precio cierto en dinero o signo que lo presente.
</li></ul><ul><li>- Requisitos para que la compra sea mercantil : </li></ul><ul><li>.
Cuando la realice un empresario o comerciante que se dedique habitualmente a dicha
actividad y se pueda defender por la aplicación de la analogía. </li></ul>
7. <ul><li>Es un doble requisito: </li></ul><ul><li>- Que compre las cosas par venderlas
</li></ul><ul><li>- Tenga animo o intención de lucrarse con la reventa.
</li></ul><ul><li>Requisito indiferente </li></ul><ul><li> Los bienes han de ser
adquiridos para ser revendidos en la misma forma o en otra diferente. La reventa la definimos
como la venta hecha por un comprador pero adquirido para revender. </li></ul><ul><li>La
compra-venta mercantil según la doctrina seria aquella que realizan los comerciantes que
compran a otras para revender y que el código de comercio parece decantarse por dos
criterios: </li></ul><ul><li>- La intención lucrativa del comprador. </li></ul><ul><li>- El
deseo de evitar en lo posible la aplicación del régimen mercantil a quienes no son
comerciantes. </li></ul>
8. FORMACION DE LOS CONTRATOS MERCANTILES <ul><li> La formación del
contrato se inicia, pues, con la oferta que debe contener todos los elementos sustanciales, de
modo que la parte a quien se dirige sólo dé su consentimiento, lo que no descarta la
revocatoria de la misma si antes, o simultáneamente con su recepción, llega a conocimiento
del destinatario dicha revocatoria antes de su aceptación. </li></ul>
9. OBJETO DEL CONTRATO MERCANTIL <ul><li>TERMINOS COMUNES:
</li></ul><ul><li>En cuanto al objeto del contrato, éste consiste, según el C.C., en crear,
regular, modificar o extinguir obligaciones (art. 1402), distinguiéndolo del objeto de la
obligación que debe ser lícita, agregando que el bien que es objeto de ella, así como la
prestación en que consiste, deben ser posibles. La licitud supone que la obligación contraída
no es opuesta a la ley o a las buenas costumbres. </li></ul><ul><li>TERMINOS
COMERCIALES: </li></ul><ul><li>En relación con la actividad comercial hay casos de
ilicitud originados en exigencias de la seguridad del tráfico mercantil, o por razones de interés
público, que limitan la voluntad de las partes respecto a las prestaciones objeto del contrato.
Puede tratarse del caso de venta de materias cuyo comercio está prohibido por ley, o de venta
con motivos ilícitos, como sería el caso negociar con ciertas sustancias, conociéndose el fin
antijurídico a que se les va a destinar. </li></ul>
10. FORMA DE LOS CONTRATOS MERCANTILES <ul><li>La forma puede ser la que
las partes decidan y que admita el derecho, presumiéndose que la forma que las partes
convienen adoptar anticipadamente y por escrito es requisito indispensable para la validez
del acto, bajo sanción de nulidad. </li></ul><ul><li>- Expresado en forma oral o escrita, el
contrato requiere de los sgtes requisitos: • La capacidad para ser titular de los derechos, poder
ejercerlos y contraer obligaciones. • El consentimiento expresado en libre voluntad por la
oferta respecto a la materia o cosa, y de la aceptación de la misma. • Como objeto pueden ser
todas las cosas que no están fuera del comercio humano en el presente y en el futuro, así
como los servicios, excepto los reñidos con las leyes y las buenas costumbres. </li></ul>
11. <ul><li>Como causa se entiende la entrega o promesa de la misma de la cosa o servicio
entre ambas partes. . Se puede exigir la forma de un documento con firma notarial, testigos
u otros. Por acuerdo de las partes, pueden agregarse otros componentes al contrato. . Si se
trata de un documento escrito, el contrato contiene las siguientes secciones: título,
identificación de las partes, antecedentes, cláusulas normativas, cierre y anexos. </li></ul>
12. CARACTERISTICAS DEL CONTRATO MERCANTIL <ul><li>La contratación
mercantil se caracteriza por la celeridad y por la sujeción a los principios de la buena fe, lo
que explica que se permita la libertad de forma, con las excepciones referidas en
determinados casos en que deba otorgarse seguridad y certeza por especiales razones.
</li></ul><ul><li>La facultad de estipular una cláusula penal no está sujeta al libre albedrío
de las partes, sino que debe guardar relación con la obligación principal, estando el juez
facultado para reducirla equitativamente cuando sea manifiestamente excesiva. Los contratos
mercantiles deben ser cumplidos y ejecutados de buena fe (Ejecutoria Suprema del 3 de
octubre de 1977) </li></ul>
13. <ul><li>En cuanto a la prueba ha resuelto que la prueba testimonial no enerva el derecho
del comprador, si la compra puede acreditarse por otros medios; que tampoco se enerva el
mérito de una letra de cambio con prueba testifical destinada a demostrar hechos contrarios
a su texto integral; y que el mérito ejecutivo de una letra de cambio no puede ser enervada
por prueba testimonial u oral, deficiente y contradictoria. </li></ul><ul><li>Finalmente, el
art. 59 del C. de C., en su última parte, establece que si resultan insuficientes las normas
interpretativas que el código menciona, se decidirá la cuestión en favor del deudor.
</li></ul><ul><li>Otras normas aclaratorias referentes a diversas circunstancias como son
las de que el día debe reputarse de veinticuatro horas, a que los meses deben considerarse
conforme al calendario gregoriano y que los años deben considerarse de trescientos sesenta
y cinco días, contribuyen a precisar los plazos contractuales, exceptuándose de las reglas
enunciadas lo que se establezca en relación con aquellos contratos en que figuren títulos
valores, que se rigen por la legislación especial. </li></ul>
14. OBLIGACIONES MERCANTILES <ul><li>Toda obligación consiste en dar o no hacer
alguna cosa y es mercantil cuando nazca de un acto mercantil de un acto de comercio.
</li></ul><ul><li>Características: </li></ul><ul><li>- Prohibición de los términos o plazos
de gracia o cortesía. </li></ul><ul><li>- Se refiere al cumplimiento de las obligaciones puras
en el derecho mercantil siendo obligación pura aquella que no esta sometida a condición o a
plazo para su cumplimiento. </li></ul><ul><li>- Constitución en mora (retraso en el pago
por parte del deudor). </li></ul>
15. CARACTERISTICAS DE LAS OBLIGACIONES MERCANTILES <ul><ul><li>Un
contrato será mercantil cuando este incluido en el código de comercio, que será el que fije
los requisitos que ha de cumplir un contrato para ser considerado mercantil.
</li></ul></ul><ul><ul><li>Constitución en mora, establece que si la obligación debe
cumplirse determinado día la obligación de indemnizar nace el día siguiente, sin que el
acreedor se dirija a el reclamando el pago. </li></ul></ul><ul><ul><li>- El criterio doctrinal
dice que el contrato mercantil es el contrato que se produce en el ejercicio de una empresa
mercantil y que lleva consigo determinadas características:
</li></ul></ul><ul><ul><ul><li>La conclusión </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La
rapidez en la ejecución </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La falta de formalidades.
</li></ul></ul></ul>
16. DIFERENCIAS SOBRE LA INTERPRETACIÓN DE LOS CONTRATOS
MERCANTILES <ul><li>EN EL CODIGO CIVIL : </li></ul><ul><li>- El C.C. no
contiene reglas de interpretación de los contratos, sino de los actos jurídicos mencionando
que el acto jurídico debe ser interpretado de acuerdo con lo que se haya expresado en él y
según el principio de la buena fe; que sus cláusulas se interpretan las unas por medio de las
otras, atribuyéndose a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas, y que las
expresiones que tengan varios sentidos deben entenderse en el más adecuado a la naturaleza
y objeto del acto. </li></ul><ul><li>EN EL CODIGO DE COMERCIO:
</li></ul><ul><li>- Establece en el art. 57 que el contrato debe ejecutarse de buena fe, según
los términos “en que fueron hechos y redactados”, o sea que alude a la interpretación literal,
excluyendo las tergiversaciones del sentido recto, propio y usual de las expresiones o que
restrinjan los efectos que naturalmente se deriven del modo con que los contratantes hubieran
explicado su voluntad y contraído sus obligaciones. </li></ul>
17. <ul><li>El C.C. en su art. 1353 establece que las reglas generales contenidas en la
respectiva sección rigen a todos los contratos de Derecho Privado, salvo si son incompatibles
con las reglas particulares de cada contrato; las reglas de interpretación del acto jurídico no
hacen referencia alguna a los usos, lo que permite afirmar que se trata de dos clases de usos:
</li></ul><ul><li>- Los interpretativos, a que se refiere el C.C. y </li></ul><ul><li>- Los
normativos, mencionados por el C. de C., que resulta corroborado por el art. 50 de este código
que dispone que los contratos mercantiles estáis sujetos a la interpretación del propio Código,
sin mencionar los usos comerciales. </li></ul><ul><li>Es de hacer notar que el C. de C.
establece un distingo respecto a la interpretación de los actos de comercio y los contratos, en
cuanto a la jerarquía de las normas a aplicarse, pues tratándose de los contratos se remite a
lo establecido en el propio código o en leyes especiales, y enseguida a las reglas del derecho
común; el art. 2, que trata de los actos de comercio, se remite después de las disposiciones
del código a los usos del comercio y en tercer lugar a las disposiciones del derecho común.
</li></ul>
18. CUMPLIMIENTO DEL CONTRATO <ul><li>EN EL CODIGO CIVIL:
</li></ul><ul><li>El C.C. vigente examina en primer lugar lo referente a los contratos con
prestaciones recíprocas ; a los casos de cesión de posición contractual ; a los casos de cesión
de posición contractual; de excesiva onerosidad de la prestación; a la lesión; a las
obligaciones de saneamiento que resultan aplicables a los contratos comerciales, en virtud
del tantas veces citado art. 1353 y que son materia de la disciplina civilista.
</li></ul><ul><li>EN EL CODIGO DE COMERCIO: </li></ul><ul><li>En el C. de C.
sólo lo admitía respecto a los bienes muebles, lo que resultaba congruente con su art. 320,
que es mercantil únicamente este contrato sobre esta clase de bienes, no considerada como
causal rescisoria, pero sí como originante de indemnización de daños y perjuicios a cargo del
contratante que hubiere procedido con malicia o fraude en el contrato o su cumplimiento, sin
perjuicio de acción criminal. </li></ul>
19. CONCLUSIONES <ul><li>Existen una gran variedad de contratos mercantiles, como
los de compraventa, arrendamiento mercantil, mandato mercantil, garantía, colaboración,
depósito, contratos publicitarios, de crédito, permuta, transporte, entre otros. Son tipos de
contratos regulados por el derecho mercantil . </li></ul><ul><li>El código mercantil reputa
comerciante a los que tienen “capacidad legal” para ejercer el comercio, se dedican a él
habitualmente. </li></ul><ul><li>La forma puede ser la que las partes decidan y que admita
el derecho, presumiéndose que la forma que las partes convienen adoptar anticipadamente y
por escrito es requisito indispensable para la validez del acto, bajo sanción de nulidad. Si se
trata de un documento escrito, el contrato contiene las siguientes secciones: título,
identificación de las partes, antecedentes, cláusulas normativas, cierre y anexos. </li></ul>
20. <ul><li>La contratación mercantil se caracteriza por la celeridad y por la sujeción a los
principios de la buena fe. </li></ul><ul><li>Los contratos mercantiles deben ser cumplidos
y ejecutados de buena fe. </li></ul><ul><li>El art. 59 del C. de C., en su última parte,
establece que si resultan insuficientes las normas interpretativas que el código menciona, se
decidirá la cuestión en favor del deudor. </li></ul><ul><li>En los contratos mercantiles no
es posible reconocer términos de gracia, cortesía u otros que bajo cualquier denominación
difieren el cumplimiento de las obligaciones estipuladas en ellos. </li></ul><ul><li>Toda
obligación consiste en dar o no hacer alguna cosa y es mercantil cuando nazca de un acto
mercantil de un acto de comercio. </li></ul>
21. LA OFERTA Y LA ACEPTACION
22. NATURALEZA Y EFECTO DE LA OFERTA <ul><li>La naturaleza de la oferta afirma
que ésta no puede calificarse como negocio jurídico, y tampoco como simple acto jurídico:
la oferta (al igual que la aceptación) estaría privada de autonomía propia, y sería, de por sí,
improductiva de efectos jurídicos, pues estos se realizan sólo si media contrato; con respecto
al contrato, la oferta (unida a la aceptación) no sería mas que un elemento, un fragmento, y
de aquí surge, por ejemplo, la definición de “actos prenegociales” atribuida, por una
autorizada doctrina, a la oferta y a la aceptación). </li></ul><ul><li>Para la oferta se puede
aceptar la definición de “acto prenegocial”, porque es cierto que de ella no nace un vínculo
jurídico, sino una obligación. </li></ul><ul><li>Es “prenegocial” en tanto no-negocial, sino
preparatoria del negocio - contrato. </li></ul>
23. CADUCIDAD Y REVOCACIÓN DE LA OFERTA <ul><li>La revocación, en sentido
estricto, es el acto jurídico mediante el cual, quien ha realizado un acto jurídico convierte
éste en inexistente o, según otros autores, quita eficacia a éste. Naturalmente, quien niega
que la oferta sea un acto jurídico, atendiendo a que de ella no nacerían efectos jurídicos, niega
también el carácter de acto jurídico a la revocación de la oferta. Se observa, en particular,
que la revocación del negocio es, en todos los casos, un negocio contrario
</li></ul><ul><li>En cambio, la revocación del acto prenegocial impide la formación del
negocio. la revocación de la oferta puede definirse como una declaración receptícia,
únicamente si se considera que debe dirigirse a un destinatario </li></ul><ul><li>No ocurre
lo mismo si se considera recepticia sólo la declaración que produce efecto desde el momento
en que es recibida (y, por lo tanto, desde el momento en que es conocida) por el destinatario
(como se establece, en cambio, para la revocación de la aceptación. </li></ul>
24. OFERTA IRREVOCABLE <ul><li>La oferta es normalmente revocable; están
previstas, en efecto, hipótesis de oferta irrevocable debidas a la voluntad misma del oferente
(oferta firme, artículo l329’ del Código Civil) o establecidas por la ley .
</li></ul><ul><li>OFERTA FIRME O IRREVOCABLE </li></ul><ul><li>Crea derechos
y deberes, por lo cual se llega a la conclusión incluso por parte de los que niegan a la oferta
revocable naturaleza negocial. </li></ul><ul><li>La oferta firme o irrevocable, en lo
sustancial, no tiene una naturaleza distinta de la oferta revocable, con excepción,
naturalmente, de su irrevocabilidad </li></ul><ul><li>OFERTA IRREVOCABLE es un
verdadero acto jurídico, y no un negocio jurídico.. Si se considera que la oferta ordinaria o
revocable no constituye un negocio jurídico, no se puede concluir algo distinto respecto de
la oferta irrevocable. La oferta irrevocable tampoco crea un vínculo jurídico; ella no hace
surgir ninguna obligación. La oferta irrevocable, al igual que la que llamamos “oferta
ordinaria”, crea para el oferente una sujeción, no un vínculo obligatorio. </li></ul>
25. OFERTA AL PÚBLICO <ul><li>La oferta también puede dirigirse “al público”, es
decir, a la pluralidad más o menos amplia e indeterminada de personas, o como suele decirse,
“in incertam personam”. Las dudas que se presentaban bajo el Código Civil abrogado, en
torno a la validez de una oferta a persona indeterminada, son ahora superadas por la expresa
regulación legislativa.) </li></ul><ul><li>Generalmente, se citan como típicos ejemplos de
ofertas al público, las ofertas de mercaderías, servicios o espectáculos, realizadas por medio
de publicidad en los diarios, avisos, radio, televisión, exposición en vitrinas, en ferias,
acompañadas por la indicación del precio, las ofertas de servicios o bienes mediante
mecanismos automáticos, entre otros (un sector de la doctrina considera auténticas ofertas al
público incluso los avisos de subasta, de licitación y figuras afines). Como toda oferta
contractual, también la oferta al público debe estar completa; tiene que contener en otras
palabras, todos los elementos esenciales del futuro contrato, de manera que la eventual
aceptación de un destinatario pueda, sin más, determinar la celebración del contrato.
</li></ul>
26. LA ACEPTACIÓN Y LA CELEBRACIÓN DEL CONTRATO. <ul><li>La aceptación
es acto expresivo de un poder, y, por consiguiente un negocio jurídico, aun cuando se trata
de un negocio destinado, en la hipótesis específica de aceptación de la oferta contractual, a
perder su autonomía, para ser absorbido en un negocio bilateral: el contrato Presupuesto
necesario para el válido ejercicio de tal poder por parte de un sujeto, es que éste sea
destinatario, en general, de una “comunicación”, entendida en sentido amplio, que
comprenda también la propuesta u oferta contractual. </li></ul><ul><li>Esta, en particular;
puede tener por objeto una ventaja, como sucede en la (oferta de) donación, en la oferta de
contrato unilateral del cual deriven obligaciones para el solo oferente (piénsese en la oferta
de una fianza, de una hipoteca); puede tener por objeto una situación que produce en igual
medida ventajas y cargas, como sucede en la oferta de contrato con prestaciones recíprocas.
La eficacia del acto de aceptación es la de llevar al perfecciona- miento de la hipótesis de
hecho fattispecie , la cual se origina a partir de la oferta; a la extinción del procedimiento,
que conduce a la celebración del contrato, y a la asunción de la posición jurídica compleja
que hace del mismo. </li></ul>
27. CADUCIDAD Y REVOCACIÓN DE LA ACEPTACIÓN <ul><li>La aceptación puede
ser revocada antes de la celebración del contrato (artículo 1328, segundo párrafo i)) También
la revocación de la aceptación es acto recepticio, y no sólo debe estar dirigida al destinatario
(corno la revocación de la oferta), sino que debe ser recibida por éste. Para poder operar; por
lo tanto, la declaración de revocación de la aceptación de llegar a conocimiento del oferente,
antes de que llegue la declaración de aceptación, es decir; antes de que el contrato se haya
perfeccionado. Para tal efecto, será la aplicación del artículo 1335. Son hechos que impiden
la eficacia (o perfeccionamiento) de la aceptación la muerte o incapacidad sobrevenida del
aceptante cuando tengan lugar con anterioridad a la recepción de la declaración de aceptación
por parte del oferente, es decir cuando sean precedentes a la celebración del contrato (ello,
conforme a lo señalado en el artículo 1330). </li></ul>
28. CONCLUSIONES <ul><li>La oferta es la manifestación de voluntad de una persona que
propone la realización de un negocio. </li></ul><ul><li>La oferta como declaración de
voluntad es la propuesta del oferente que busca una declaración de voluntad acorde, para
constituir el contrato. </li></ul><ul><li>La oferta puede dirigirse a un sujeto jurídico o
natural indeterminado, en cambio la aceptación tendrá destinatario conocido.
</li></ul><ul><li>La aceptación es la manifestación de voluntad por la que se otorga
conformidad a la oferta. </li></ul><ul><li>La aceptación debe llegar al conocimiento del
oferente dentro del plazo establecido por él. Entonces la oferta debe contener un plazo para
establecer cuando la aceptación es tardía según él. ( Art. 1376 C.C.) </li></ul>
29. LA CONDICION
30. LA CONDICIÓN <ul><li>Consiste en la cláusula por la cual se hace depender el
nacimiento o la resolución del negocio jurídico, de un acontecimiento futuro e incierto.
</li></ul><ul><li>Existen determinados negocios jurídicos que no admiten condición, tal es
el caso del matrimonio, del reconocimiento del hijo, de la adopción, etc. </li></ul>
31. CARACTERÍSTICAS <ul><li>Incertidumbre. El hecho puede ocurrir o no. No existe la
certeza de que va acontecer. </li></ul><ul><li>Futura . Es un hecho que va a ocurrir en el
futuro. </li></ul><ul><li>Nace de la voluntad de las partes y se establece de manera expresa.
</li></ul>
32. <ul><li>Condición resolutiva : Cuando del acontecimiento futuro e incierto se hace
depender el nacimiento de los efectos del negocio jurídico. El negocio jurídico; es decir, la
desaparición de la eficacia ya nacida del negocio. Ejemplo X arrienda a Y su inmueble, pero
señala que si en las elecciones del próximo año triunfa Z, se extingue el contrato y Z debe
devolver el bien. </li></ul>
33. CONTRATO Y COMISION MERCANTIL
34. CONCEPTO Y NATURALEZA DEL CONTRATO <ul><li>Se reputara comisión
mercantil al mandato, cuando tenga por objeto un acto u operación de comercio, o sea
comerciante o agente mediador del comercio el comitente o el comisionista. (art.237 c. de c.)
</li></ul><ul><li>De lo expresado en el art. 237 del código se deduce que el mandato es
mercantil si reúne dos requisitos: </li></ul><ul><li>- Objetivo, o sea, que la comisión tenga
por objeto un acto u operación de comercio, que en la mayoría de los casos es encontrar a la
persona que, en las condiciones más favorables al comitente, concluya el negocio de comprar
o vender en que consiste la comisión. </li></ul><ul><li>- S ubjetivo, que sea comerciante o
agente mediador el comitente o el comisionista. Habría que agregar que la comisión no es
contrato gratuito, como no lo es el mandato civil que se presume oneroso (art. 1791 C.C.), a
diferencia de lo que ocurría en el Código de 1936, que lo presumía gratuito, salvo pacto en
contrario (art. 1635). </li></ul>
35. <ul><li>Como en la comisión, así como en el mandato, se trata del cumplimiento de un
encargo; suele confundirse con otros contratos, principalmente con el de arrendamiento de
servicios y con el contrato de empleo, no obstante que entre ellos existe diferencias
sustanciales conforme resulta de la naturaleza de este contrato, y de lo que se expondrá más
adelante, siendo de destacar, entre otras, la de que el comisionista puede contratar en nombre
propio (art. 238). </li></ul><ul><li>Lo que no ocurre con el factor o los empleados, que
siempre contratan a nombre “de su principal” (arts. 278 y 286); el factor o empleado es un
dependiente en relación al principal. </li></ul><ul><li>el comisionista goza de
independencia en su actividad para el cumplimiento de la comisión y es, a su turno, un
«principal» respecto a sus propios dependientes, a quienes puede confiar determinadas
operaciones subalternas </li></ul>
36. <ul><li>Los empleados no pueden ejercer el comercio por su propia cuenta ni interesarse
en nombre propio o ajeno, ni el perder los beneficios en favor del principal soportando ellos
las pérdidas, siendo además causal de despedida silo hicieran. </li></ul><ul><li>El
comisionista, que puede negociar y de hecho negocia por cuenta propia.
</li></ul><ul><li>Lo que contribuye a confundir ambas figuras es que en algunos contratos
de empleo se pacta como retribución un porcentaje o una cantidad sobre las ventas, que se
denomina “comisión”, lo que no indica la naturaleza del contrato, sino una forma de pago
del servicio. Por eso se habla de los contratos a “comisión”, que indica la naturaleza del
convenio. </li></ul><ul><li>La comisión se perfecciona por el simple consentimiento de las
partes, pudiendo inferirse la aceptación por parte del comisionista si realiza los encargos que
constituyen la comisión (art. 242). </li></ul>
37. FORMAS DE CUMPLIR LA COMISIÓN <ul><li>El comisionista puede actuar en
nombre propio o en el de su comitente, caso este último en que se presenta la figura de la
representación. - Si actúa en nombre propio; queda obligado de modo directo, como si el
negocio fuese suyo, con las partes con quienes contratare, las cuales no tendrán acción contra
el comitente, ni este contra aquellas. Cuando contrata en nombre del comitente debe de
manifestarlo de manera expresa y, en este caso las acciones derivadas del contrato surtirán
efecto entre el comitente y la persona que contrató con el comisionista. </li></ul><ul><li>-
Si actua en nombre del comitente, deberá manifestarlo verbalmente o por escrito, en la forma
que corresponda, según el caso (art. 240). En tal supuesto, el contrato y las acciones que de
él derivan se producirán entre el comitente y la persona que contrató con el comisionista.
</li></ul>
38. <ul><li>Sin embargo, la sola afirmación del comisionista no puede ser bastante para
obligar al comitente; deberá probar la comisión si éste se negare.
</li></ul><ul><li>OBLIGACIONES DEL COMISIONISTA </li></ul><ul><li>- La
importancia del contrato, el rol que cumple el comisionista como promotor de la actividad
comercial, su condición de intermediario independiente, le imponen algunas obligaciones
desde antes de aceptar la comisión. </li></ul><ul><li>- Así resulta de lo dispuesto en el art.
24 del C. de C., que lo obliga comunicar al comitente su no aceptación; también le exige
prestar la debida diligencia en la custodia y conservación de los efectos que el comitente le
haya remitido, hasta que los consigne a disposición del Juez o aquél designe nuevo
comisionista, imponiéndole, en caso de incumplimiento, la responsabilidad de indemnizar
por los daños y perjuicios que sobrevengan al comitente. </li></ul><ul><li>- El
cumplimiento de la comisión aceptada o empezada a evacuar , observando lo establecido en
las leyes y reglamentos (art. 252) y la de rendir cuentos de las sumas que recibió para la
comisión, son las dos obligaciones básicas de las cuales derivan las demás. </li></ul>
39. <ul><li>La obligación de acatar las instrucciones recibidas (art. 247), consultando lo no
previsto (art. 248) y el no actuar en ningún caso contra disposición expresa del comitente
(art. 249), lleva consigo la sanción de responder por los daños y perjuicios en caso de
incumplimiento, de la que no podrá librarse alegando que procedió de buena fe, creyendo ser
lo mas provechoso para el comitente. </li></ul><ul><li>Si esta autorizado para obrar a su
arbitrio o no fuere posible la consulta, hará lo que la prudencia y sea más conforme al uso
del comercio, cuidando del negocio como propio (art. 248). </li></ul><ul><li>Tiene la
obligación de comunicar frecuentemente al comitente las noticias que interesan al buen
resultado de la negociación, participándole sin tardanza los contratos que hubiese celebrado
(art.253). </li></ul><ul><li>Tiene la obligación de defender los intereses del comitente, lo
que supone cobrar los créditos de su comitente en las épocas que fueren exigibles (art. 267).
</li></ul><ul><li>no concertar operaciones a precios o condiciones más onerosas que las
corrientes, sin que le sirva de excusa haber hecho operaciones por su cuenta en iguales
circunstancias (art. 251). </li></ul>
40. <ul><li>Está obligado a responder de la conservación de las mercancías que tenga en su
poder por cuenta ajena (en comisión), salvo que la destrucción o menoscabo sea debido a
caso fortuito, fuerza mayor, transcurso del tiempo o vicio propio de la cosa, casos en los
cuales debe dar al comitente el aviso respectivo, dentro de las veinticuatro horas, o por el
correo inmediato (art. 260). </li></ul><ul><li>Obligación de hacer constar las averías y
deterioros de las mercaderías, al hacerse cargo de ellas, a fin de librarse de responder en los
términos, condiciones y calidades que le fueron anunciadas al avisársele la remesa (art. 259).
</li></ul><ul><li>OBLIGACIONES DEL COMITENTE </li></ul><ul><li>La principal
obligación del comitente es abonar el premio pactado o, en defecto de pacto, lo que
corresponda con arreglo al uso y práctica mercantil de la plaza en que se cumpliere la
comisión. </li></ul><ul><li>Por regla general, el importe de la retribución a la que se
denomina «comisión» se fija en forma de porcentaje sobre el importe de la operación
encomendada. La disposición legal al respecto, de acuerdo con el carácter mercantil del
contrato. </li></ul>
41. <ul><li>En principio, la obligación de pagar el premio sólo existe si se cumple la
comisión, o sea, si se consuma el contrato o la operación encargada por el comitente, salvo
que no se realizara por causa imputable a éste. </li></ul><ul><li>En cuanto a la obligación
de retribuirle el importe de los gastos efectuados por el comisionista , implica además el pago
del interés legal desde el día en que los hubiere hecho hasta el total reintegro. Los gastos
deberán ser justificados, debiendo entenderse como imputables al cumplimiento de la
comisión. </li></ul><ul><li>DERECHOS DE GARANTÍA </li></ul><ul><li>Tanto el
comisionista como el comitente están garantizados por la ley respecto a los derechos
emergentes del contrato. Las garantías o privilegios en favor del comisionista consisten en el
derecho de retener los efectos recibidos o que conserva en su poder o que se encuentren a su
disposición como consecuencia del encargo, hasta que se le haga pago de sus anticipaciones,
gastos y derechos de comisión. </li></ul>
42. <ul><li>COMISIONES ESPECIALES </li></ul><ul><li>Pueden reputarse como tales
la comisión de compra o venta y la comisión de transporte. </li></ul><ul><li>La comisión
de compraventa es la más frecuente de las formas de comisión y a ella dedica el código
algunas reglas especiales encaminadas a resolver cuestiones concretas. </li></ul><ul><li>La
venta de efectos en caso de urgencia (art. 263), releva al comisionista de la obligación de
solicitar instrucciones al comitente (art. 249) y sujetarse a ellas (art. 248), salvo que los
efectos que tenga en su poder sufrieran alguna alteración que hiciere urgente su venta, caso
en el cual acudirá al Juez para que lo autorice a la venta, lo que se justifica porque se trata de
cuidar los intereses del comitente. </li></ul><ul><li>La venta al fiado por parte del
comisionista de los efectos a él confiados, resulta prohibida si no está autorizado para
efectuaría. Como sanción se le impone la de asumir los riesgos de la operación, obligándolo
a pagar al contado al comitente el precio de la venta. </li></ul>
43. <ul><li>Si tuviere autorización en tal sentido, la ley le obliga a participar al comitente
los nombres de los compradores a plazo, entendiéndose si no lo hace que las ventas fueron
al contado. </li></ul><ul><li>Comisión de transporte es aquella en la que el comisionista se
obliga a pactar un contrato de transporte en concepto de cargador y por cuenta del comitente.
El contrato es muy frecuente para quienes, no disponiendo de servicios propios de transporte,
se ven en la necesidad de servirse de un intermediario especializado en la contratación para
expedir las mercancías a su punto de destino. </li></ul><ul><li>Son aplicables a esta forma
de comisión las reglas generales a que se ha hecho referencia, salvo las de la compraventa,
pero, además, rigen normas especiales, como la del art. 269 que obliga al comisionista a
contratar cumpliendo las obligaciones que se imponen a los cargadores en las conducciones
terrestres y marítimas, quedando sujeto a todas las obligaciones propias del cargador para
con la empresa porteadora si contrató el transporte en nombre propio . </li></ul>
44. EXTINCIÓN DEL CONTRATO <ul><li>Como todos los contratos, el de comisión se
extingue si se ha realizado el objeto para el que fue celebrado o cuando se ha vencido el plazo
de duración, o cuando ha sobrevenido imposibilidad de llevarlo a cabo. Pero, además, existen
causas de extinción propias de este contrato, derivadas de su carácter personal, basado en la
confianza, y que son: la revocación declarada por el comitente y la muerte o inhabilitación
del comisionista (art. 274), o sean las mismas causas de extinción del mandato del derecho
común (incs. 1, 3 y 4 del art. 1649 del C.C.), salvo lo referente a la muerte del comitente,
que, a diferencia de lo que ocurre en el mandato, no origina la extinción de la comisión. El
art. 274 de C. de C. contiene un agregado que es obvio, en el sentido que los herederos del
comitente o sus representantes pueden revocarlo. </li></ul><ul><li>En cuanto a la muerte o
inhabilitación del comisionista, se basa en la mencionada característica de tratarse de un
contrato celebrado intuiti personae. </li></ul>
45. <ul><li>En cambio respecto al comitente, la muerte o inhabilitación de éste no extingue
el contrato por el fundamento de que el negocio mercantil continúa en interés del comitente
y en el supuesto del cumplimiento de las obligaciones asumidas por el comisionista, en base
a la confianza en él depositada y a la buena fe con que se supone ha (le cumplir lis
obligaciones contraídas. </li></ul>
46. <ul><li>GRACIAS POR SU ATENCION, HASTA LA PROXIMA </li></ul>