Você está na página 1de 28

UNIDAD

Los modelos atómicos


2 y el sistema periódico
Contenidos
1 Los primeros modelos atómicos
2 El modelo atómico de Rutherford
3 El modelo atómico de Bohr
4 Profundización del modelo
de Bohr
5 La tabla periódica
6 Propiedades periódicas

Revisión de la unidad

Ejercicios resueltos

Cuestionario final

A principios del siglo XIX, John Dalton formuló su propuesta de que la materia
estaba constituida por átomos indivisibles. Sin embargo, el descubrimiento de
partículas que tenían menos masa que el menor de los átomos conocidos hizo
necesario suponer que el átomo no era indivisible, y los científicos se centraron
en descubrir su estructura interna. Otro campo de investigación en el siglo XIX
estaba relacionado con las propiedades de los elementos conocidos por enton-
ces y de los nuevos que se iban descubriendo. Asimismo, se intentaba determi-
nar algún tipo de «orden y regularidad» en las propiedades de los elementos,
hecho que dio lugar a la tabla periódica.
En esta unidad estudiaremos la evolución histórica de los modelos atómicos
y justificaremos la estructura electrónica de los átomos, lo que nos conducirá
a la interpretación de las propiedades periódicas.
1 LOS PRIMEROS MODELOS ATÓMICOS
A lo largo de la historia, los científicos han tratado de explicar y justificar la realidad
circundante; para ello han elaborado numerosas representaciones conceptuales que
facilitan la comprensión y la interpretación de los fenómenos observados. Cada una
de estas representaciones recibe el nombre de modelo.

A partir de un modelo pueden llegar a deducirse propiedades que son desconocidas


en la época en que este ha sido enunciado. Si experiencias posteriores confirman di-
chas propiedades, el modelo gana validez; si, por el contrario, se descubren incohe-
rencias o fenómenos que no pueden ser explicados mediante el modelo, este queda
invalidado –y puede que reemplazado por otro modelo posterior–.

Un modelo atómico es una representación ideal del átomo que permite explicar
las propiedades de la materia de forma coherente con los datos obtenidos empírica-
mente.

Joseph John Thomson (1856 – 1940). El modelo atómico de Dalton


Como ya hemos visto en la unidad anterior, Dalton fue el primer científico que esta-
bleció en la era moderna que la materia está formada por átomos.

Dalton concebía el átomo como la porción más pequeña de materia, una porción
indivisible. Sin embargo, investigaciones posteriores llevaron al descubrimiento de
partículas que tenían menos masa que el menor de los átomos conocidos. Estas par-
tículas parecían formar parte de todos los átomos, por lo que debían ser constituyen-
tes de este.

La idea del átomo indivisible de Dalton tuvo que ser abandonada, y la estructura
atómica pasó a ser un importante campo de investigación que dio lugar a la elabo-
ración de distintos modelos atómicos.

El modelo atómico de Thomson


La primera partícula subatómica en descubrirse fue el electrón (e−). El mérito de ello
se le atribuye a Joseph John Thomson, quien mediante una serie de experimentos
pudo evidenciar la naturaleza corpuscular de los rayos catódicos al hallar que estos
estaban formados por partículas de carga negativa. Thomson pensó que dichas partí-
culas debían proceder del interior de los átomos, lo que significaba que los átomos
eran, de hecho, divisibles.

En 1904, Thomson propuso un modelo atómico, conocido como budín de pasas,


en el que los átomos se presentan como pequeñas esferas de materia uniformes y
homogéneas, cargadas positivamente, que contienen en su interior electrones en nú-
mero suficiente para que todo el conjunto sea neutro y en las posiciones adecuadas
para que las fuerzas eléctricas den lugar a un equilibrio electrostático (FIGURA 1).

Sin embargo, experimentos de dispersión de partículas cargadas mostraron muy


FIGURA 1 Representación del modelo atómico pronto las carencias de este modelo, que no podía justificar ciertas propiedades de
de Thomson, también conocido como budín de
pasas. la materia.

34
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

2 EL MODELO ATÓMICO DE RUTHERFORD


Ernest Rutherford había observado que un haz de partículas alfa positivas (que pos-
teriormente identificó como núcleos de helio) era parcialmente difundido al pasar a
través de una delgada película de mica o de metal. Este fenómeno resultaba particu-
larmente interesante, pues el análisis de la difusión de las partículas alfa podía dar
pistas respecto de la estructura interna del átomo.

El experimento de Rutherford
En 1910, Rutherford propuso a sus colaboradores Geiger y Marsden que prepararan el
montaje experimental necesario para ver si las partículas alfa podían sufrir retroceso,
es decir, desviación con ángulos superiores a 90°. El propio Rutherford no creía posi-
ble la existencia de estos retrocesos, puesto que sus cálculos a partir del modelo de
Thomson indicaban que las partículas alfa se desviarían al atravesar la lámina con
ángulos del orden de 1° como máximo.
Ernest Rutherford (1871 – 1937).

Contrariamente a lo que esperaban hallar, Geiger y Marsden dieron con retrocesos


en una relación aproximada de 1/10.000. La existencia de desviaciones de ángulos
grandes con probabilidad baja pero diferente de cero no podía explicarse mediante
el modelo de Thomson.
partícula partículas
rebotada desviadas

fuente lámina muy fina


de partículas

pantalla fluorescente partículas no


desviadas
(mayoría)

FIGURA 2 El montaje experimental de Geiger y Marsden consistía en una fuente de partículas alfa orientada hacia una lámina FIGURA 3 Representación del átomo de hidró-
de oro que estaba rodeada por una pantalla detectora. geno según el modelo atómico de Rutherford.

El nuevo modelo nuclear y planetario


Según Rutherford, el retroceso experimentado por algunas partículas alfa debía ser
el resultado de una colisión simple. Para que esta colisión sea posible es necesario que
la distancia entre el núcleo y la partícula alfa sea muy pequeña, de manera que la
fuerza eléctrica de repulsión sea muy intensa, lo que implica necesariamente que
la carga positiva del átomo esté concentrada en un pequeño núcleo.

Estas consideraciones llevaron a Rutherford a proponer un nuevo modelo, en el que


se distinguían dos elementos:

1. El núcleo central, donde se concentra la carga positiva y casi toda la masa. Este
núcleo es muy pequeño comparado con el tamaño total del átomo, y por ello las
partículas alfa lo atraviesan sin dificultad; solamente las partículas alfa que en-
cuentran un núcleo en su trayectoria son desviadas o rechazadas por intensísimas
Representación de un átomo polielectrónico
fuerzas eléctricas repulsivas. según el modelo atómico de Rutherford.

35
2. La corteza electrónica, donde se concentran los electrones, partículas de carga
negativa (e−) que, girando a gran velocidad alrededor del núcleo, describen órbitas
circulares semejantes a las del sistema planetario. La suma de las cargas eléctricas
de los electrones es igual a la carga positiva del núcleo siempre que el átomo sea
neutro, y el espacio entre el núcleo y la corteza está vacío.

Se puede decir que, aunque en la FIGURA 3 la relación entre los radios del núcleo y del
La relación entre el radio del núclo atómico y el átomo es de 1 a 10 aproximadamente, el modelo de Rutherford supone una relación de 1
del átomo es equivalente a la relación entre una
nuez y un campo de fútbol. a 10.000, la misma que existe entre una nuez y un campo de fútbol.

Carencias del modelo


Rutherford era consciente de que su modelo entraba en contradicción insalvable con
ciertas evidencias empíricas y, además, no explicaba correctamente ciertos fenómenos.

1. El modelo entra en contradicción con la teoría electromagnética clásica, según la


cual toda carga acelerada debe irradiar energía continuamente en forma de ondas
electromagnéticas a expensas de su energía mecánica. Siendo el electrón una car-
ga acelerada (puesto que posee aceleración centrípeta), emitiría radiación que se
traduciría, de acuerdo con el principio de la conservación de la energía, en pérdida
de energía mecánica. Dicha pérdida de energía mecánica supondría la disminución
de la velocidad del e−, y por tanto su caída en espiral hacia el núcleo. En conse-
cuencia, el átomo tal y como lo imaginaba Rutherford sería inestable y se auto-
destruiría.

2. El modelo de Rutherford no permite explicar los espectros discontinuos de emi-


sión. Pero ¿qué son los espectros discontinuos?

Espectros de emisión
Los vapores de un elemento encerrados en una ampolla de vidrio y sometidos a una
descarga eléctrica emiten luz. La composición de la luz emitida por los elementos
puede ser analizada en un aparato llamado espectroscopio.

El espectroscopio (FIGURA 4) contiene un prisma de base triangular que refracta la


luz que le llega de la rendija. El ángulo de refracción depende de la longitud de onda
de la luz, de manera que el color violeta, de menor longitud de onda, se desvía más, y
el rojo, de mayor longitud de onda, se desvía menos. Este fenómeno permite separar
la luz que llega al espectroscopio en sus componentes (lo que llamamos su espectro).
Espectroscopio de finales del siglo XIX.

FIGURA 4 Esquema de la descomposición de la luz procedente de una lámpara de hidrógeno en un espectroscopio.

36
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

Si la luz analizada en el espectroscopio es la luz solar o procede de un sólido o líquido


incandescente, el espectro es continuo: está formado por las longitudes de onda de
todos los colores del arco iris. Para cada elemento, sin embargo, el espectro es discon-
tinuo, es decir, está formado por una serie de longitudes de onda características que,
a modo de huella dactilar, lo identifican. El modelo de Rutherford no explicaba el
motivo de dicha discontinuidad en el espectro.

FIGURA 5 Parte del espectro de emisión del hidrógeno.

A pesar de sus limitaciones, el modelo de Rutherford supuso un avance importante


en el estudio del átomo. Las dos zonas distinguibles, corteza y núcleo, empezaron a
estudiarse por separado como responsables de fenómenos diferentes: la corteza El espectro de la luz solar, a diferencia de los
espectros atómicos, es continuo.
como responsable de las reacciones químicas y el núcleo, de los procesos nuclea-
res, en los que la energía involucrada es de orden mucho mayor.

Partículas subatómicas
En 1914, el propio Rutherford identificó el protón como una partícula situada en
RECUERDA
el núcleo atómico, lo que le sirvió para consolidar el modelo que había propuesto.
También observó que la masa del núcleo era mayor que la suma de las masas de los 1u =
1g
= 1,66 ⋅ 10−24 g
protones que lo constituyen, hecho que le llevó a predecir la existencia de una nueva 6,023 ⋅ 1023
partícula subatómica: el neutrón, cuya existencia se comprobó experimentalmente 1kkg
1 u = 1, 66 ⋅ 10−24 g ⋅ =
en 1932. 1.000 g
= 1,66 ⋅ 10−27 kg
Aunque posteriormente se han ido descubriendo más partículas –como los neutrinos
o los positrones–, las partículas subatómicas fundamentales son las siguientes:

• Protón (p+). Partícula de carga eléctrica positiva con una masa de 1 unidad
de masa atómica (1 u).

• Electrón (e−). Partícula de carga eléctrica negativa y de masa muy pequeña


en comparación con la del protón (1.837 veces menor).

• Neutrón (n). Partícula sin carga eléctrica y de masa igual a la del protón (1 u).

Número atómico y número másico


Todos los átomos de un elemento dado tienen el mismo número de protones, mien-
tras que los átomos de elementos diferentes tienen distinto número de protones.

Al número de protones de un átomo lo llamamos número atómico y lo representa-


mos por Z. El número atómico es, pues, una propiedad fundamental del átomo que
permite identificar los elementos y ordenarlos en la tabla periódica. Por ejemplo,
todos los átomos de hierro tienen 26 protones (Z = 26), todos los átomos de oxígeno
Cámara de niebla con la que Chadwick descubrió
tienen 8 protones (Z = 8) y todos los átomos de carbono tienen 6 protones (Z = 6). el neutrón.

37
RECUERDA Por otro lado, como el átomo es neutro en conjunto, no tiene carga eléctrica neta; por
Muchas veces los átomos se re- tanto, el número de electrones (la carga negativa del átomo) tiene que ser necesaria-
presentan por: mente igual al número de protones (la carga positiva del átomo).
A
ZX n.° de p+ = n.° de e− = Z
X es el símbolo del elemento.
Los símbolos de todos los ele- La masa del átomo depende de la suma del número de protones (Z) y de neutrones
mentos conocidos quedan reco-
gidos en la tabla periódica.
(N) que tenga en su núcleo (recuerda que los electrones apenas tienen masa). Esta
suma se llama número másico y se representa por A.

A=Z+N

EJEMPLO
RESUELTO

1 Indica los protones, los electrones y los neutrones que tiene cada uno de estos elementos: cloro (Z = 17 y
A = 36); plata (Z = 47 y A = 108); potasio (Z = 19 y A = 39); calcio (Z = 20 y A = 40).
El número de protones de un átomo coincide con su número atómico Z, mientras que el número de neutrones
se determina restando del número másico el número atómico. Para determinar el número de electrones hay que
considerar que los átomos neutros tienen el mismo número de electrones que de protones.

Z A Protones Electrones Neutrones


cloro 17 36 17 17 36 − 17 = 19
plata 47 108 47 47 108 − 47 = 61
potasio 19 39 19 19 39 − 19 = 20
calcio 20 40 20 20 40 − 20 = 20

2 Explica cómo están formados los átomos de los siguientes elementos: a) azufre (Z = 16 y A = 32); b) fós-
foro (Z = 15 y A = 31); c) platino (Z = 78 y A = 195).
a Tienen 16 protones y 16 neutrones en el núcleo y 16 electrones en la corteza.
b Tienen 15 protones y 16 neutrones en el núcleo y 15 electrones en la corteza.
c Tienen 78 protones y 117 neutrones en el núcleo y 78 electrones en la corteza.

3 Indica qué información contiene la siguiente notación para un átomo de sodio: 23


11Na.

Z = 11 → Indica que el átomo tiene 11 protones y 11 electrones.


A = 23 → N = A − Z = 23 − 11 = 12 → Indica que el átomo tiene 12 neutrones.

AHORA

1 Indica la composición de los átomos de los siguientes elementos:

20 40 33 79 133
a 10
Ne b 19
K c 16
S d 35
Br e 55
Cs

38
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

Isótopos
Si bien todos los átomos de un mismo elemento tienen el mismo número de proto- RECUERDA
nes Z, pueden tener distinto número de neutrones N. Cuando esto ocurre, decimos Protio ( 11H ): con 1 p+ y 0 n en el
que los átomos son isótopos entre sí. Los isótopos de un mismo elemento se diferen- núcleo. Es el isótopo más abun-
dante (99,98 % del total).
cian, por tanto, en su masa.
Deuterio ( 21H ): con 1 p+ y 1 n
en el núcleo. Se encuentra en el
Los átomos de un mismo elemento que se diferencian en el número de neutrones N 0,02 % del total.
se llaman isótopos. Los isótopos de un elemento tienen el mismo número atómico Z Tritio ( 31H ): con 1 p+ y 2 n en el
pero distinto número másico A. núcleo. Es el isótopo que se en-
cuentra en menor proporción.
Así, por ejemplo, en la naturaleza hay tres isótopos del hidrógeno: el protio, el deu-
terio y el tritio.

EJEMPLO
RESUELTO

4 Determina la constitución del núcleo de los siguientes isótopos del uranio:


235 236 239
92 U 92 U 92 U

¿Por qué decimos que son isótopos?


Los tres isótopos tienen 92 protones, pero el U-235 tiene 143 neutrones, el U-236 tiene 144 y el U-239 tiene 147.
Decimos que son isótopos porque tienen el mismo número atómico Z y distinto número másico A.

Masa atómica
Las masas atómicas que figuran en la tabla periódica no son números enteros, como
sí lo son los números másicos (A). Por ejemplo, las masas atómicas de los tres prime-
ros elementos son: Ar(H) = 1,0079 u; Ar(He) = 4,0026 u; Ar(Li) = 6,941 u.

El motivo es que la masa atómica de un elemento es la media de las masas de sus


diferentes isótopos. Dicha media está ponderada según las abundancias relativas de
cada isótopo. El uranio es el elemento natural de mayor masa
atómica.
EJEMPLO
RESUELTO

5 El magnesio tiene tres isótopos estables en la naturaleza: el Mg-24, con una abundancia del 78,6 %; el
Mg-25, con una abundancia del 10,1 %, y el Mg-26. Averigua la masa atómica media ponderada del magnesio.
La abundancia relativa del isótopo Mg-26 es del 11,3 %, que es lo que falta hasta el 100 %. La masa atómica media
ponderada es la suma de los productos de la masa atómica de cada isótopo por su abundancia relativa:
78, 6 10, 1 11, 3
Ar (Mg) = 24 ⋅ + 25 ⋅ + 26 ⋅ = 24, 33 u
100 100 100

AHORA

2 El cloro tiene dos isótopos, uno con A = 35 y el 75 % de abundancia y otro con A = 37. ¿Cuál es la masa
atómica media ponderada del cloro?

39
3 EL MODELO ATÓMICO DE BOHR
Los estudios de Niels Bohr (1885 – 1962) sobre el espectro atómico del hidrógeno
dieron lugar a un nuevo modelo atómico, que mantenía la característica principal del
modelo anterior (un átomo formado por un núcleo positivo muy pequeño con elec-
trones orbitando a su alrededor) a la vez que solventaba sus inconvenientes funda-
mentales.

Postulados de Bohr
E3
La propuesta de Bohr se puede resumir en dos puntos:
e– absorción de energía
ΔE = E3 – E2
1. El átomo consta de un núcleo central en el que se halla localizada la carga positiva
E2
y la casi totalidad de la masa. Los electrones solo pueden giran a su alrededor en
e–
ciertas órbitas circulares permitidas, llamadas órbitas estacionarias. Mientras
emisión de energía
ΔE = E1 – E2 el electrón se encuentra en una de ellas, ni emite ni absorbe energía.
E1
2. Cada órbita estacionaria tiene una energía característica y distinta de las demás.
FIGURA 6 Absorción y emisión de energía. El electrón absorbe energía al saltar de una órbita de menor energía a otra de
mayor energía y la emite al saltar de una órbita de mayor energía a otra de menor
energía. La energía absorbida o emitida en el salto (en forma de radiación electro-
magnética) es la diferencia entre las energías del electrón en ambas órbitas:

E = Ef − Ei = h

Siendo h la constante de Planck y  la frecuencia de la radiación.

Espectros de absorción y de emisión


El modelo atómico de Bohr explica los espectros de absorción y de emisión del áto-
mo de hidrógeno.

Todos los átomos en situación normal se encuentran en el llamado estado fundamen-


tal o estado de menor energía. Pero cuando reciben energía exterior, se pueden «exci-
n=5
tar», es decir, sus electrones pueden promocionar de órbita pasando a órbitas de
n=4 mayor energía. Cuando esta inyección de energía externa cesa, los electrones vuelven
n=3 a su estado fundamental (original) de forma espontánea emitiendo la energía previa-
n=2
mente absorbida.
n=1
e–
Cuando el único electrón que posee el hidrógeno se encuentra en la órbita con n = 1
e –
(primera órbita) está en estado fundamental. Si absorbe energía, puede pasar a es-
tados excitados, de mayor energía, con n > 1.
e–

Debido a la tendencia de volver al estado fundamental (de menor energía) de mane-


e–
ra espontánea, el electrón excitado emite la energía que absorbió y genera el espectro
de emisión.
hν1 hν2 hν3 hν4
Cada línea del espectro de emisión que se observa en la FIGURA 7 es producida por
la radiación que emite el electrón al pasar de una órbita externa de mayor energía a
FIGURA 7 Formación del espectro de emisión
del hidrógeno. otra más interna de menor energía.

40
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

n=∞
Bohr etiquetó las órbitas estacionarias con un número natural n que puede valer 1, 2,
E5 = 8,72 · 10–20 J n=5
3, 4, y que en teoría puede llegar hasta infinito. Se llama número cuántico principal, E4 = 1,36 · 10–19 J n=4
y es el número de orden de las órbitas.
E3 = 2,42 · 10–19 J n=3

n = {1, 2, 3, 4 … } E2 = 5,45 · 10–19 J n=2

La FIGURA 8 es una representación de las energías de las órbitas de Bohr para el áto-
E1 = 2,180 · 10–18 J n=1
mo de hidrógeno. En el eje vertical se muestran las energías ordenadas de forma
creciente. Los saltos del electrón desde órbitas superiores hasta las órbitas n = 3, n = FIGURA 8 Energías crecientes de las órbitas de
Bohr.
= 2 y n = 1 dan lugar a tres zonas del espectro del hidrógeno formadas por series
discontinuas de longitudes de onda: en el primer caso de luz infrarroja (de menor
energía), en el segundo de luz visible y en el tercero de luz ultravioleta (de mayor
energía). Cada longitud de onda se ve en el espectro como una línea.
EJEMPLO
RESUELTO

6 Identifica los saltos energéticos que son de absorción y los que son de emisión. Según la teoría de Bohr,
¿a cuál de estas emisiones le corresponde el mayor salto de energía?

a de n = 2 a n = 3 d de n = 4 a n = 5
b de n = 3 a n = 2 e de n = 2 a n = 6
c de n = 4 a n = 2 f de n = 5 a n = 3

a absorción d absorción
b emisión e absorción
c emisión f emisión
El mayor salto de energía corresponde a la transición de n = 2 a n = 6.

Como ya se dijo en el apartado 2, el espectro de emisión de un elemento se puede


obtener excitando con una descarga eléctrica los átomos del elemento en estado
gaseoso encerrado en un recinto (como, por ejemplo, el gas mercurio encerrado en
los tubos fluorescentes).

Para obtener un espectro de absorción hay que hacer pasar la luz blanca procedente
de una fuente incandescente por un recinto que contenga el elemento gaseoso en
cuestión. Este absorberá longitudes de onda iguales que las que emite cuando es
usado para producir su espectro de emisión. Por todo esto, los espectros de absorción
y de emisión son opuestos, como el positivo y el negativo de una fotografía. Observa
las FIGURAS 9a y 9b:

RECUERDA
Para un elemento dado, el con-
FIGURA 9a Espectro de absorción del hidrógeno. junto de líneas espectrales que se
obtiene es siempre el mismo, y
diferente al de cualquier otro ele-
mento, por lo que los espectros sir-
ven para identificar a los átomos.
FIGURA 9b Espectro de emisión del hidrógeno.

41
4 PROFUNDIZACIÓN DEL MODELO DE BOHR
Al aumentar el poder de resolución de los espectroscopios, se observó que algunas
líneas no eran únicas, sino que estaban formadas por otras muy próximas que debían
de corresponder a saltos de energía muy parecida. Para justificar estos desdobla-
mientos de las líneas, Arnold Sommerfeld (1868 – 1951) propuso algunas modifica-
ciones que complicaban el modelo de Bohr.

En lugar de una única órbita para cada nivel, Sommerfeld postuló la existencia de
varias órbitas: una circular y otras elípticas de excentricidad creciente. Esta idea im-
plicaba la presencia de subniveles con energía muy parecida dentro del mismo nivel,
y justificaba el aumento de líneas espectrales visionadas con aparatos mejores.

Para caracterizar los subniveles se introdujo el número cuántico secundario o azi-


mutal (), que indica la forma de la órbita. Su valor depende de n y puede tomar los
valores enteros comprendidos entre 0 y (n − 1).

 = {0, … , n − 1}

Las órbitas asociadas a cada tipo de subnivel se caracterizaron mediante diferentes


letras: s, p, d, f.

N.° CUÁNTICO Así, los números cuánticos secundarios son:


ORBITAL
SECUNDARIO 
n=1→  = 0 (subnivel 1s)
0 s
n=2→  = 0 (subnivel 2s);  = 1 (subnivel 2p)
1 p
n=3→  = 0 (subnivel 3s);  = 1 (subnivel 3p);  = 2 (subnivel 3d)
2 d
n=4→  = 0 (subnivel 4s);  = 1 (subnivel 4p);  = 2 (subnivel 4d);
3 f
 = 3 (subnivel 4f)

Posteriormente hubo que corregir de nuevo este modelo al conocerse el efecto Zee-
man, que es el desdoblamiento de algunas rayas del espectro al someter el hidrógeno
a fuertes campos magnéticos. Se observa que:

• Las líneas s no se desdoblan, solo hay una raya.

• Las líneas p se desdoblan en tres rayas próximas.

• Las líneas d se desdoblan en cinco rayas próximas.

• Las líneas f se desdoblan en siete rayas muy próximas.

N.° CUÁNTICO Estos desdoblamientos indican que en cada subnivel p hay tres valores de energía;
ORBITAL
MAGNÉTICO m en cada subnivel d, cinco, y en cada subnivel f, siete. Se introdujo el llamado número
s 0 cuántico magnético (m), cuyos valores permitidos son números enteros comprendi-
p −1, 0 , +1 dos entre − y + :
d −2, −1, 0, +1, +2
m = { −, … , 0, … , + }
−3, −2, −1, 0, +1,
f
+2, +3
Por razones que omitiremos se introdujo el término orbital, que sustituyó al de órbi-
ta. Un subnivel tiene tantos orbitales como valores adquiera el número cuántico mag-
nético m.

42
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

Aún se necesitó una tercera corrección y se introdujo un cuarto número cuántico, el


llamado número cuántico de espín (s), relacionado con el sentido de giro del elec-
1 1
trón alrededor de su eje y que puede tomar dos valores, + y − , según sea la
2 2
rotación del electrón:
¡QUÉ CURIOSO!
1 El número cuántico de espín s
s=±
2 se relaciona con la orientación
del giro del electrón.
El problema consistía en saber cómo se disponen los electrones en las órbitas. Por
ejemplo, un átomo con 20 electrones ¿puede tener los 20 electrones en la primera
órbita (n = 1)? ¿Puede tener 5 electrones en la primera órbita y 15 en la segunda?

La solución vino con el principio de exclusión de Pauli, que afirma:

En un átomo no pueden existir dos electrones que tengan los cuatro números cuánti-
cos iguales.

Como el número de espín solo puede tener dos valores, en cada orbital solamente ¡QUÉ CURIOSO!
1 1
caben dos electrones, el que tiene espín s = + y el que tiene espín s = − . Dos e− pueden estar situa-
2 2 dos en el mismo orbital si gi-
ran en direcciones opuestas.
Números cuánticos (resumen) Por ejemplo, los dos elec-
trones situados en el orbital
Cada uno de los electrones de un átomo viene determinado por cuatro números 1s tendrán los números
cuánticos: n, , m y s. Los tres primeros números cuánticos determinan el orbital cuánticos (1, 0, 0, +1/2) y
(1, 0, 0, −1/2), respectiva-
en que se encuentra, y el último indica el giro de cada uno de los dos e− que puede mente. Tienen los tres pri-
albergar un orbital. meros números cuánticos
iguales y difieren en el espín,
1. El número cuántico principal n toma valores n = 1, 2, 3, 4... y determina el nivel cumpliéndose, así, el princi-
pio de exclusión de Pauli.
de energía del electrón dentro del átomo.

2. Dentro de cada nivel existen subniveles que se diferencian en el número cuántico


secundario , que adopta los valores  = 0, 1, 2... (n − 1). Los orbitales de cada uno
de estos subniveles se distinguen mediante diferentes letras (s, p, d, f ).

3. El número de orbitales por subnivel viene determinado por el número cuántico


magnético m, que puede adoptar los valores −..., 0, ..., + . Así, el subnivel  = 0
solo tiene un orbital de tipo s porque m solo toma un valor (m = 0), el subnivel
 = 1 tiene tres orbitales de tipo p porque m tiene tres valores (m = −1, 0, +1), etc.

4. El principio de exclusión de Pauli obliga a que en cada orbital haya como máximo
dos electrones, que giran en sentido diferente. El giro viene definido por el número
1
cuántico de espín s = ± .
2
Así, en el subnivel s, con un solo orbital, solamente caben dos electrones, y en el
subnivel p, con tres orbitales, cabe un máximo de seis electrones.

En la siguiente tabla se aplican las reglas de los números cuánticos en los primeros Congreso de Solvay (1927), en el que se dieron
cuatro niveles en relación con el número de electrones que caben en cada nivel y en cita los científicos más importantes de la época,
muchos de los cuales aparecen citados en esta
cada orbital. unidad por su contribución a la teoría atómica.

43
NÚMERO e− POR TIPO NÚMERO
n  m s ORBITAL
DE ORBITALES DE ORBITAL TOTAL DE e−
1
1 0 0 ± 1s 1 2 2
2
1
0 0 ± 2s 1 2
2
2 8
1
1 −1, 0, +1 ± 2p 3 6
2
1
0 0 ± 3s 1 2
2
1
3 1 −1, 0, +1 ± 3p 3 6 18
2
1
2 −2, −1, 0, +1, +2 ± 3d 5 10
2
1
0 0 ± 4s 1 2
2
1
1 −1, 0, +1 ± 4p 3 6
2 32
4
1
2 −2, −1, 0, +1, +2 ± 4d 5 10
2
−3, −2, −1, 0, +1, +2, 1
3 ± 4f 7 14
+3 2
EJEMPLO
RESUELTO

7 Dados los orbitales 3s, 2p, 3d y 4f, indica cuántos orbitales hay de cada tipo y los números cuánticos (n, ,
m) que los identifican.

3s: un orbital (n = 3,  = 0, m = 0)
2p: tres orbitales (n = 2,  = 1, m = −1) (n = 2,  = 1, m = 0) (n = 2,  = 1, m = +1)
3d: cinco orbitales (n = 3,  = 2, m = −2) (n = 3,  = 2, m = −1) (n = 3,  = 2, m = 0)
(n = 3,  = 2, m = +1) (n = 3,  = 2, m = +2)
4f: siete orbitales (n = 4,  = 3, m = −3) (n = 4,  = 3, m = −2) (n = 4,  = 3, m = −1)
(n = 4,  = 3, m = 0) (n = 4,  = 3, m = +1) (n = 4,  = 3, m = +2)
(n = 4,  = 3, m = +3)

8 Considera las siguientes series hipotéticas de números cuánticos:


(0, 0, 0, +1/2) (1, 1, 0, +1/2) (1, 0, 0, −1/2) (2, 1, −2, +1/2) (2, 1, −1, +1/2)
Señala cuáles son posibles y cuáles imposibles para especificar el estado de un electrón e indica en qué tipo
de orbital atómico están situados los que son posibles.

(0, 0, 0, +1/2) Es imposible, puesto que n = 1, 2, 3, 4..., y en este caso n tomaría valor 0.
(1, 1, 0, +1/2) Es imposible, puesto que  = 0, 1, 2... (n − 1), y en este caso  = n.
(1, 0, 0, −1/2) Es posible; corresponde al orbital 1s.
(2, 1, −2, +1/2) Es imposible, puesto que m = −, ..., 0, + , y en este caso m solo podría tomar los valores
−1, 0, 1, y sin embargo han escrito −2.
(2, 1, −1, +1/2) Es posible; corresponde al orbital 2p.

44
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

AHORA

3 Justifica si son o no posibles las siguientes combinaciones de números cuánticos. En las que sean posibles,
indica de qué orbital se trata.
a (3, 1, −1, +1/2) b (2, 2, −1, −1/2) c (2, 0, −1, −1/2)

4 Indica los números cuánticos de los dos electrones del orbital 4s.

Configuración electrónica
La distribución de los electrones de un átomo da lugar a la llamada configuración
electrónica del átomo. La información que proporciona la configuración electrónica
es muy importante porque el comportamiento y las propiedades del átomo depen-
den del número de electrones que tenga en su última capa.

Los electrones ocupan en primer lugar los orbitales de menor energía y siguen luego
un orden creciente de energía. El orden de ocupación de los orbitales con el número
máximo de electrones que pueden contener es el siguiente:
7s 7p
1s 2s 2p 3s 3p 4s 4p 5s 4d 5p 6s 4f 5d 6p 7s 5f 6d
2 2 6 2 6 2 6 2 10 6 2 14 10 6 2 14 10 6s 6p 6d
5s 5p 5d 5f
Una regla mnemotécnica que facilita recordar el orden de llenado es el llamado dia- 4s 4p 4d 4f
grama de Moeller (FIGURA 10), en el que el orden es el indicado por las flechas, empe- 3s 3p 3d
zando por el orbital inferior, el 1s. 2s 2p

En cada fila se escriben los orbitales de cada nivel; no hace falta escribir los orbitales 1s

6f, 7d, 7f porque no hay átomos que lleguen a rellenarlos. FIGURA 10 Diagrama de Moeller.

EJEMPLO
RESUELTO

9 Escribe las configuraciones electrónicas de los siguientes elementos: O (Z = 8); S (Z = 16); Se (Z = 34);
Sr (Z = 38); Xe (Z = 54).
Conocemos el número atómico (Z) de los elementos, lo que nos indica los protones que hay en sus núcleos. Dado
que los átomos son neutros, hay el mismo número de electrones que de protones. Completamos las configuracio-
nes electrónicas usando el diagrama de Moeller:
O (Z = 8): 1s2 2s2 2p4
S (Z = 16): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p4
Se (Z = 34): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p4
Sr (Z = 38): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p6 5s2
Xe (Z = 54): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p6 5s2 4d 10 5p6

AHORA

5 Escribe las configuraciones electrónicas de los siguientes elementos: Ne (Z = 10); Ca (Z = 20); Te (Z = 52).

45
Principio de máxima multiplicidad o regla de Hund
Para poder explicar ciertas propiedades de los elementos, incluyendo el enlace quí-
mico, es necesario introducir la última regla que afecta a la configuración electrónica,
es decir, a la distribución de los electrones en un átomo. Se trata del principio de
máxima multiplicidad, también conocido como regla de Hund. Este principio nos
indica cómo se llenan los orbitales de energía equivalente.

En orbitales de la misma energía, los electrones se distribuyen, siempre que sea posi-
ble, con los espines paralelos y, por tanto, sin aparear.

Esta regla se entiende mejor viendo los diagramas de orbitales, en los que represen-
tamos cada orbital con una casilla. Un electrón con espín +1/2 se representa con
una flecha hacia arriba y un electrón con espín −1/2, con una flecha hacia abajo.
El diagrama de orbitales es importante para los electrones del último nivel (los más
externos) porque nos informa del número de electrones desapareados que tiene un
átomo. Por ejemplo, la configuración electrónica del nitrógeno (Z = 7) es:

1s2 2s2 2p3

El diagrama de orbital del nivel 2 sería:

↑↓ ↑↓ ↑

Sin embargo, este diagrama es incorrecto, porque hemos apareado dos electrones
en la primera casilla p antes de que todas las casillas p tuviesen un electrón. El diagra-
ma correcto es:

↑↓ ↑ ↑ ↑
EJEMPLO
RESUELTO

10 Señala cuáles de los siguientes diagramas de orbitales son posibles. Justifica tu respuesta.

a ↑↑ ↑ c ↑↓↑ e ↑↓ ↑↓ ↑ ↑
1s22s1 1s3 2s22p4

b ↑↓ ↑ d ↑↓ ↑↓ ↑↓ f ↑↓ ↑↑ ↑
1s22s1 2s22p4 2s22p3

a No se cumple el principio de exclusión de Pauli, pues hay 2 e− en el mismo orbital con el mismo espín. Por tanto,
los dos electrones tendrían los cuatro números cuánticos iguales.
b Sí es posible. Se cumplen todas las reglas.
c No se cumple el principio de exclusión de Pauli, puesto que no puede haber 3 e− en el mismo orbital. El primer
electrón y el tercero tendrían los cuatro números cuánticos iguales.
d No es posible, pues no se respeta el principio de máxima multiplicidad: hay cuatro electrones apareados, mien-
tras que aún queda un orbital sin ningún electrón.
e Sí es posible. Se cumplen todas las reglas.
f No se cumple el principio de exclusión de Pauli, pues hay 2 e− en el mismo orbital con el mismo espín. Por tanto,
los dos electrones tendrían los cuatro números cuánticos iguales.

46
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

5 LA TABLA PERIÓDICA
En la Antigüedad se conocían algunos elementos químicos tales como el oro, la plata,
el cobre, etc. Posteriormente se fueron descubriendo más elementos, hasta llegar
a los 110 que se contabilizan en la actualidad. La mayoría de ellos son naturales;
el resto se obtienen artificialmente. De todos estos elementos, alrededor de 80
son metales, 15 son no metales típicos y el resto posee propiedades intermedias.

A pesar de la sorprendente diversidad de propiedades y comportamientos que tienen


los elementos químicos, es posible vislumbrar la existencia de ciertas relaciones y
analogías entre ellos. Por ello, desde siempre se ha intentado clasificarlos, buscando
la posible existencia de semejanzas en sus propiedades con el fin de simplificar el
estudio de la química.

Tras diversos intentos, se llegó a la tabla periódica actual, basada en los trabajos del
ruso Mendeleiev, quien usó el orden creciente de las masas atómicas como criterio
de ordenación según la propuesta de Moseley. Dmitri Mendeléyev (1834 – 1907).

En la tabla periódica actual se pueden observar una serie de columnas y de filas en las
que se organizan los elementos atendiendo a los siguientes criterios:

1. Los elementos colocados en la misma columna constituyen los grupos, también


llamados familias. Los elementos de un mismo grupo poseen propiedades físicas
y químicas semejantes. Hay 18 grupos.

2. Los elementos situados en la misma fila constituyen los períodos. Hay 7 períodos.
El primero es el que cuenta con menos elementos; el segundo y el tercero son
cortos; el cuarto y el quinto, largos, y el sexto y el séptimo, muy largos.

La estructura de la tabla periódica guarda una estrecha relación


con la configuración electrónica de la última capa, o capa de va-
lencia. Todos los elementos situados en el mismo grupo o fami-
lia tienen la misma configuración electrónica externa o de valen-
cia, de ahí que se comporten químicamente de forma semejante.

1. El bloque s está formado por 2 columnas, tantas como elec-


trones caben en los subniveles s. Los elementos de este blo-
que acaban su configuración electrónica en s1 o s2.

2. El bloque p está formado por 6 columnas, tantas como elec-


trones caben en los subniveles p. Los elementos de ese bloque
acaban su configuración en s2p1, s2p2... hasta s2p6, dependien-
do de la familia de que se trate.

3. El bloque d está formado por 10 columnas, tantas como


electrones caben en los subniveles d. Los elementos de ese
bloque acaban su configuración en d1, d2... hasta d10, en el nivel
(n − 1).

4. Finalmente, el bloque f está formado por 14 columnas, tan-


tas como electrones caben en el subnivel f. Tabla periódica propuesta por Dmitri Mendeléyev en 1891.

47
48
Tabla periódica de los elementos

Las masas atómicas que están entre paréntesis corresponden al isótopo más estable.

(1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11) (12) (13) (14) (15) (16) (17) (18)

IA II A IIIB IVB VB VIB VIIB VIII B IB II B IIIA I A


IV VA VIA VII A 0
1 2
1 H Número atómico 4 He
Hidrógeno Helio
1,008 4,0026
3 4 5 6 7 8 9 10
2 Be Símbolo
Li Be B C N O F Ne
Litio Berilio Nombre Berilio Boro Carbono Nitrógeno Oxígeno Flúor Neón
6,94 9,01 10,81 12,01 14,006 15,9
15,99 18,99 20,18
11 12 9,01 Masa atómica 13 14 15 16 17 18
3 Na Mg Al Si P S Cl Ar
Sodio Magnesio Aluminio Silicio Fósforo Azufre Cloro Argón
22,99 24,31 26,98 28,08 30,97 32,0
32,06 35,45 39,95
19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36
4 K Ca Sc Ti V Cr Mn Fe Co Ni Cu Zn Ga Ge As Se Br Kr
Potasio Calcio Escandio T
Titanio V
Vanadio Cromo M
Manganeso Hierro Cobalto Níquel Cobre Cinc Galio Germanio Arsénico Selenio Bromo Criptón
35,45 40,08 44,95 47,90 50,94 51,99 54,94 55,84 58,93 58,71 63,54 65,37 69,72 72,59 74,92 78,9
78,96 79,90 83,80
37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54

5 Rb Sr Y Zr Nb Mo T
Tc Ru Rh Pd Ag Cd In Sn Sb T
Te I Xe
Rubidio Estroncio Ytrio Zirconio Niobio Molibdeno Tecnecio
T Rutenio Rodio Paladio Plata Cadmio Indio Estaño Antimonio T
Teluro Yod
Yo
odo Xenón
85,47 87,62 88,90 91,22 92,90 95,94 (99) 101,07 102,90 106,40 107,87 112,40 114,82 118,69 121,75 127,60 126,90 131,30
55 56 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86

6 Cs Ba * Hf T
Ta W Re Os Ir Pt Au Hg Tl Pb Bi Po At Rn
Cesio Bario Hafnio Tántalo W
Wolframio Renio Osmio Iridio Platino Oro Mercurio T
Talio Plomo Bismuto Polonio Astato Radón
132,90 137,34 178,49 180,95 183,85 186,20 190,20 192,20 195,09 196,96 200,59 204,37 207,19 208,98 (210) (210) (222)
87 88 104 105 106 107 108 109 110 111
Metales Sólidos Sintetizados
7 Fr Ra ** Rf Db Sg Bh Hs Mt Ds Rg
Francio Radio Rutherfordio Dubnio Seaborgio Bohrio Hassio Metnerio Darmstadio Roentgenio Metaloides Líquidos artificialmente
(223) (226) (261) (262) (266) (264) (277) (268) (271) (272)
No metales Gases

57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71

* La Ce Pr Nd Pm Sm Eu Gd Tb Dy Ho Er Tm Yb Lu
Lantano Cerio Praseodimio Neodimio Promecio Samario Europio Gadolinio T
Terbio Disprosio Holmio Erbio T
Tulio Yterbio Lutecio
138,91 140,12 140,90 144,24 (145) 150,35 151,96 157,25 158,92 162,50 164,93 167,26 168,93 173,04 174,97
89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103

** Ac Th Pa U Np Pu Am Cm Bk Cf Es Fm Md No Lr
Actinio T
Torio Protoactinio Uranio Neptunio Plutonio Americio Curio Berkelio Californio Einstenio Fermio Mendelevio Nobelio Lawrencio
(227) 232,02 (231) 238,03 (237) (242) (243) (247) (249) (251) (254) (253) (256) (253) (25)
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

EJEMPLO
RESUELTO

11 Escribe la configuración electrónica de los tres primeros metales alcalinos (grupo 1).
Li (Z = 3): 1s2 2s1
Na (Z = 11): 1s2 2s2 2p6 3s1
K (Z = 19): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s1

12 Escribe las configuraciones electrónicas de los tres primeros halógenos (grupo 17). ¿Cuál es la configura-
ción externa del yodo y del astato?
F (Z = 9): 1s2 2s2 2p5
Cl (Z = 17): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p5
Br (Z = 35): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d10 4p5
La configuración externa del yodo es 5s2 5p5 y la del astato, 6s2 6p5.

13 Escribe las configuraciones electrónicas del cobre (Z = 29) y de la plata (Z = 47).


Cu (Z = 29): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 9
Ag (Z = 47): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d10 4p6 5s2 4d 9

AHORA

6 Escribe las configuraciones electrónicas de los tres primeros elementos del grupo 2.

7 Escribe las configuraciones electrónicas de los tres primeros elementos del grupo 16. ¿Qué semejanzas
encuentras entre ellas?

Observa, ahora, las columnas que hay en cada período:

• En el período 1 hay 2 columnas.

• En los períodos 2 y 3 hay 8 columnas.

• En los períodos 4 y 5 hay 18 columnas.

• En los períodos 6 y 7 (si intercalamos las 14 columnas del bloque f) hay 32 co-
lumnas.

Como se ve, el número de columnas de cada período (2, 8, 18, 32) se corresponde
con el número de electrones que caben en las cuatro primeras órbitas (n = 1, 2, 3, 4).
Los elementos dentro de un mismo período (horizontal) tienen el mismo número de
niveles electrónicos. Podemos construir la configuración electrónica del siguiente
elemento de la tabla periódica añadiendo un electrón, el electrón diferenciador,
que se aloja en el nivel vacante de menor energía, aunque en algún caso puede pre-
sentarse alguna excepción que no estudiaremos este curso.

La tabla periódica sirve también como regla mnemotécnica para recordar el orden
de llenado al escribir las configuraciones electrónicas, como veremos en el siguien- Los elementos se ordenan en la tabla periódica
según su configuración electrónica.
te ejemplo resuelto.

49
EJEMPLO
RESUELTO

14 Escribe las configuraciones electrónicas de los siguientes elementos: O, S y Se.


Escribiremos las configuraciones electrónicas de estos elementos sin necesidad de conocer los respectivos núme-
ros atómicos. Solo tendremos en cuenta el emplazamiento de cada elemento en la tabla periódica:
El O está en la cuarta columna del grupo p, por lo que su configuración electrónica acaba en p4. Como está en
el segundo período, los electrones más externos están en el nivel 2; por tanto, acaba en 2p4. Si transitamos desde
la primera casilla del grupo 1 (en el período 1) hasta la casilla del oxígeno, pasamos sucesivamente por:
Período 1, bloque s: escribimos 1s2.
Período 2, bloque s: escribimos 2s2.
Período 2, bloque p, columna 4: escribimos 2p4: [O] = 1s2 2s2 2p4.
El S está en el período 3, bloque p, columna 4. Su configuración acaba en 3p4. Si transitamos desde la primera
casilla hasta la que ocupa el azufre, debemos escribir: [S] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p4.
El Se está en el período 4, bloque p, columna 4. Su configuración acaba en 4p4. Si hacemos el mismo recorrido que
antes, vemos que después de pasar por el período 4 del bloque s, antes de llegar al bloque p del mismo período hay
que transitar por el bloque d por primera vez, y, como el primer nivel que tiene subnivel d es el 3, debemos escribir
3d 10 antes de pasar a 4p4. El resultado es: [Se] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p4.

AHORA

8 A partir de su posición en la tabla periódica, y suponiendo que no conoces su número atómico, escribe las
configuraciones electrónicas del magnesio, el aluminio y el silicio.

Elementos representativos
Los elementos de los bloques s y p, es decir, los elementos de los grupos 1 y 2 y de los
grupos del 13 al 18 (que suman un total de 8 columnas), se denominan representa-
tivos, porque son los que más fielmente «representan» la ley periódica de que los
elementos de la misma columna se asemejan en propiedades. Los electrones de va-
lencia de los elementos representativos coinciden con el grupo al que pertenecen:

• Grupo 1 (familia de los alcalinos): tienen 1 e− de valencia (ns1).

• Grupo 2 (familia de los alcalinotérreos): tienen 2 e− de valencia (ns2).

• Grupo 13 (familia de los térreos): tienen 3 e− de valencia (ns2 np1).

• Grupo 14 (familia de los carbonoideos): tienen 4 e− de valencia (ns2 np2).

• Grupo 15 (familia de los nitrogenoideos): tienen 5 e− de valencia (ns2 np3).


RECUERDA
A los elementos del grupo 18
• Grupo 16 (familia de los calcógenos o anfígenos): tienen 6 e− de valencia (ns2 np4).
se los denomina gases nobles o
inertes por su ausencia de reacti- • Grupo 17 (familia de los halógenos): tienen 7 e− de valencia (ns2 np5).
vidad química.
• Grupo 18 (familia de los gases nobles o inertes): tienen 8 e− de valencia (ns2 np6).

50
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

La inactividad química de los gases nobles se atribuye a la gran estabilidad que les Elementos representativos

proporciona su configuración electrónica. El primero de la familia, el helio (dos elec-


trones), tiene el primer nivel o capa completo, por lo que su estructura electrónica es
1s2. El resto de los gases nobles presentan los subniveles s y p de la última capa com-
pletos con 8 e− (ns2 np6); tienen lo que se llama el octeto completo.

Elementos de transición
Los elementos del bloque d se llaman elementos de transición porque hay que transi-
tar por ellos para pasar de un lado a otro de los elementos representativos. El electrón Elementos de transición
diferenciador entra en los orbitales d; caben hasta 10 e− repartidos en cinco de estos
orbitales.

Elementos de transición interna Elementos de transición interna

Los elementos del bloque f aparecen desplazados al final de la tabla periódica para FIGURA 11 Clasificación de los elementos según
su posición en la tabla periódica.
no alargarla en exceso. El electrón diferenciador entra en los orbitales f, donde tienen
cabida hasta 14 e− repartidos en siete de estos orbitales. Distinguimos dos series, los
lantánidos y los actínidos.

EJEMPLO
RESUELTO

15 Escribe las configuraciones electrónicas de los elementos Na, Mg, Fe, Ni y Cl. ¿Cuáles son representa-
tivos? ¿Cuáles son de transición?
[Na] = 1s2 2s2 2p6 3s1
[Mg] = 1s2 2s2 2p6 3s2
[Fe] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 6
[Ni] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 8
[Cl] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p5
Son representativos el sodio, el magnesio y el cloro, porque tienen su último e− en un orbital s o en un orbital p.
Son de transición el hierro y el níquel, porque tienen su último e− en un orbital d.

16 Considera los siguientes elementos con su configuración electrónica:


[W] = 1s2 2s2 2p3
[X] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p3
[Y] = 1s2 2s2 2p6 2s2 3p6 4s2 3d 10 4p3
Razona la validez de las siguientes afirmaciones:
a Pertenecen al mismo período. c Y pertenece al cuarto período.
b Pertenecen al mismo grupo. d El número atómico de X es 14.

a Falso. La última capa ocupada no es la misma en ninguno de ellos. Pertenecen a períodos distintos.
b Verdadero. La configuración de todos ellos es similar: ns2 np3.
c Verdadero. La última capa ocupada es la cuarta.
d Falso. X es un átomo neutro y posee 15 e−, por ello su núcleo tiene 15 p+ (Z = 15).

51
6 PROPIEDADES PERIÓDICAS
Son propiedades periódicas de los elementos aquellas propiedades tanto físicas
como químicas que varían de modo regular con el número atómico al ser consecuen-
cia de la forma en que se distribuyen los electrones en el átomo.

Radio atómico
El tamaño de los átomos se relaciona con el radio de estos, y se calcula de forma
indirecta a partir de la medida de las longitudes de los enlaces. Las tendencias gene-
rales de variación en el sistema periódico (SP) se resumen en la FIGURA 12.
FIGURA 12 Variación del radio atómico. 1. En un mismo grupo, el radio atómico aumenta a medida que descendemos en
la tabla, debido a que el átomo se hace mayor al aumentar el número de capas.

2. En un mismo período, el radio atómico disminuye al avanzar hacia la derecha,


ya que va aumentando el número de protones y con ello la carga del núcleo, de
manera que la mayor carga positiva del núcleo hace crecer la atracción sobre cada
electrón y, en consecuencia, el átomo se contrae. Si bien también aumenta el nú-
mero de electrones, todos ellos se añaden en el mismo nivel.
EJEMPLO
RESUELTO

17 Indica el orden creciente del tamaño del átomo de los elementos C (Z = 6), F (Z = 9) y Si (Z = 14).
Si situamos los elementos en la tabla periódica, podemos observar que:
• El C y el F son del mismo período; por tanto, a mayor Z, menor radio.
• El C y el Si son del mismo grupo; por tanto, a mayor Z, mayor radio.
El orden creciente de los radios es r (F) < r (C) < r (Si).

Potencial de ionización
El potencial de ionización o energía de ionización (EI) es la energía que se necesita
para extraer el electrón más débilmente ligado a un átomo en estado gaseoso. Se
trata del siguiente proceso:
X + EI → X+ + e−

El átomo X se convierte en un ion positivo (catión).

1. En un mismo grupo, la energía de ionización disminuye a medida que descen-


demos en la tabla periódica, ya que los electrones periféricos están más alejados
del núcleo y, por tanto, son retenidos más débilmente.
FIGURA 13 Variación del potencial de ionización.
2. En un mismo período, la energía de ionización aumenta, en general, hacia la
derecha. En efecto, a medida que crece el número atómico, la atracción del nú-
cleo sobre los electrones es mayor, por lo que la energía necesaria para arrancar
uno de ellos aumenta.

En cualquier caso, hay pequeñas irregularidades que corresponden a átomos con


niveles llenos o semillenos que al gozar de más estabilidad tienen una EI algo mayor.

52
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

EJEMPLO
RESUELTO

18 Indica el orden creciente de la energía de ionización de los elementos C (Z = 6), F (Z = 9) y Si (Z = 14).


Si analizamos la configuración electrónica de los elementos y los situamos en el SP, observamos que:
• El C y el F son del mismo período; por tanto, a mayor Z, mayor EI.
• El C y el Si son del mismo grupo; por tanto, a mayor Z, menor EI.
El orden creciente de la EI es EI (Si) < EI (C) < EI (F).

AHORA

9 Ordena de mayor a menor energía de ionización los siguientes elementos: Ra, N y Cu.

Afinidad electrónica
La afinidad electrónica o electroafinidad (AE) de un elemento es la energía liberada
cuando un átomo de este elemento en estado gaseoso adquiere un electrón y se
convierte en anión:
X + e− → X− + AE

La afinidad electrónica es una propiedad difícil de determinar experimentalmente.


Hay elementos como los gases nobles cuya afinidad electrónica no se ha podido de-
terminar debido a la gran inestabilidad del anión. Como norma general:

1. En un mismo grupo, la afinidad electrónica disminuye hacia abajo.

2. En un mismo período, la afinidad electrónica aumenta hacia la derecha.

Es decir, la afinidad electrónica presenta la misma variación que la energía de io-


nización.

Observa en las figuras 13 y 14 que la energía de ionización y la afinidad electrónica FIGURA 14 Variación de la afinidad electrónica.

varían de igual manera. Cuando ambos valores son altos, el elemento en cuestión
tiene una elevada tendencia a ganar electrones, y por ello se necesitan grandes can-
tidades de energía para arrancarlos.

EJEMPLO
RESUELTO

19 Indica el orden creciente de la afinidad electrónica de los elementos N (Z = 7), Mg (Z = 12), Al (Z = 13)
y P (Z = 15).
• El Mg, el Al y el P son del mismo período; por tanto, a mayor Z, mayor AE.
• El N y el P son del mismo grupo; por tanto, a mayor Z, menor AE.
El orden creciente de la electroafinidad es AE (Mg ) < AE (Al) < AE (P) < AE (N).

53
Electronegatividad
La electronegatividad (EN) indica la atracción que un átomo ejerce sobre un par de
e− compartido con otro átomo en el enlace covalente.

Cuanto mayor es la electronegatividad de un átomo, mayor es su


2,1
1 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0
tendencia a atraer al par de e−. En un sentido más general, la elec-
0,9 1,2 1,5 1,8 2,1 2,5 3,0
tronegatividad es un indicador de la atracción que un átomo ejerce
0,8 1,0 1,3 1,5 1,6 1,6 1,5 1,8 1,9 1,9 1,9 1,6 1,6 1,8 2,0 2,4 2,8
sobre los electrones.

0,8 1,0 1,2 1,4 1,6 1,8 1,9 2,2 2,2 2,2 1,9 1,7 1,7 1,8 1,9 2,1 2,5 Combinando los valores de EI y AE, el químico americano Linus
0,7 0,9 1,0 1,3 1,5 1,7 1,9 2,2 2,2 2,2 2,4 1,9 1,8 1,9 1,9 3,0 2,2 Pauling estableció una escala de electronegatividad con valores
0,7 0,9 comprendidos entre 0 y 4. El valor más grande, el 4, corresponde
al flúor, que es el elemento más electronegativo de todos. El oxí-
FIGURA 15 Tabla periódica con valores de electronegatividad.
geno (con un valor de 3,4), el cloro (con un valor de 3,2) y el
bromo (con un valor de 3,0) son también elementos muy electro-
negativos.

En la FIGURA 15 se puede observar que la tendencia general de la electronegatividad


es aumentar en el período hacia la derecha y disminuir en el grupo hacia abajo, igual
que la EI y la AE.
EJEMPLO
RESUELTO

20 Razona qué elementos tienen mayor electronegatividad: a litio u oxígeno; b nitrógeno o neón; c cloro o
fósforo.
a El O es un no metal del grupo 16 y tiene tendencia a ganar e−, mientras que el Li es un metal y su tendencia es
perder e−. Por tanto, el O es más electronegativo que el Li.
b El N es un no metal; por tanto, es más electronegativo que el Ne, que es un gas noble y por tanto no tiene ten-
dencia ni a ganar ni a perder e−, ya que tiene completo el octeto.
c El Cl y el P están en el mismo período, y dentro del período la electronegatividad aumenta hacia la derecha (→).
El cloro es uno de los elementos más electronegativos que se conocen, con un valor de 3,2.

AHORA

10 Coloca en orden creciente de electronegatividad los siguientes elementos: Al, K, O y Cr.

Aunque los elementos de la tabla periódica se clasifican tradicionalmente en meta-


les, no metales y gases nobles, no existe una barrera clara entre las dos primeras
clases, existiendo unos elementos llamados semimetales con características inter-
medias.

La FIGURA 16 muestra una tabla muda con una línea quebrada que separa la zona de
metales de los no metales. Los elementos que tocan la línea quebrada, como el Si y
el Ge se consideran semimetales. Los elementos más alejados de esa línea divisoria
tienen más acentuado su carácter metálico o no metálico. Los elementos más metá-
FIGURA 16 Metales, semimetales, no metales
y gases metales
nobles en la tabla periódica.
no metales licos son los alcalinos y los más no metálicos, los halógenos.
semimetales gases nobles
54
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2
Revisión de la unidad

1 Rellena los huecos: «La primera partícula que se des- 15 ¿Qué número máximo de electrones caben en
cubrió fue el . Tras su descubrimiento, a fina- cada órbita o nivel?
les del siglo XIX, se empezó a pensar que los
tenían una estructura interna». 16 ¿Qué dice el principio de exclusión de Pauli y qué
consecuencia tiene sobre el número máximo de elec-
2 Describe brevemente el modelo atómico de Thom- trones que caben en un orbital?
son. ¿Con qué nombre se conoce también?
17 ¿Cuántos electrones caben en los subniveles s?
3 Describe el experimento conocido como experiencia ¿Y en los subniveles p, d y f?
de Rutherford e indica cuáles fueron sus resultados.
18 ¿Qué es el diagrama de Moeller? Reprodúcelo.
4 Describe brevemente el modelo atómico de Ruther-
ford. ¿Con qué nombre se conoce también? 19 Enuncia el principio de máxima multiplicidad de
Hund.
5 ¿Qué inconvenientes y qué ventajas tenía el modelo
atómico de Rutherford? 20 ¿Qué es un grupo y qué es un período en la tabla
periódica? ¿Cuántos grupos y períodos hay?
6 Después del electrón, ¿qué otras dos partículas fun-
damentales se descubrieron y en qué orden?
21 Rellena los huecos: «La estructura de la tabla
periódica tiene mucho que ver con la configuración
7 Define los conceptos número atómico y número má-
electrónica de la última capa o capa de valencia. Todos
sico e indica con qué símbolos se representan.
los elementos situados en el mismo tienen la
configuración electrónica externa similar, de ahí que
8 Rellena los huecos: «Se llaman isótopos los distintos
se comporten químicamente de forma ».
átomos de un mismo que se diferencian en el
número de , es decir que tienen el mismo
pero distinto ».
22 ¿Cuántas columnas hay en los bloques s, p, d y f
de la tabla periódica? ¿Cuál es su relación con la confi-
guración electrónica?
9 ¿Por qué las masas atómicas de los elementos (que
figuran en la tabla periódica) no son números naturales?
23 ¿A qué se llama elementos representativos?
10 Explica qué son las denominadas órbitas estacio- ¿Y elementos de transición?
narias en el modelo atómico de Bohr.
24 ¿A qué se llama propiedades periódicas atómicas?
11 ¿Cómo explica el modelo de Bohr las líneas del
espectro del hidrógeno? 25 ¿Cuáles son las cuatro propiedades periódicas ci-
tadas en el texto y cuáles son sus reglas de variación?
12 ¿Qué es el número cuántico principal en el modelo
atómico de Bohr y qué valores puede tomar? 26 Rellena los huecos: «La es la energía que
se necesita para extraer a un átomo el electrón más
13 ¿Qué significa que un átomo de hidrógeno esté débilmente ligado cuando se encuentra en estado
en el estado fundamental? ¿Y en un estado excitado? ».

14 Además del número cuántico principal, ¿cuáles 27 Rellena los huecos: «La de un elemento
son los otros tres números cuánticos que permiten es la energía liberada cuando un átomo de dicho ele-
identificar los electrones de un átomo y qué valores mento en estado gaseoso adquiere un electrón y se con-
pueden tomar? vierte en (ion negativo)».
55
EJERCICIOS RESUELTOS

ejercicio 1 Indica el número de protones, neutrones y electrones que tiene el isótopo de car-
bono 126 C . Indica, también, dónde se alojan estas partículas.

Siendo el átomo 126 C un isótopo de carbono, tiene el mismo número atómico que este, es de-
cir, Z = 6. Por tanto, el número de protones que alberga el átomo en su núcleo es np+ = Z = 6.
El número de neutrones es 12 − 6 = 6.
Si el isótopo es un átomo neutro, el número de electrones es igual al número de protones. Así,
el átomo alberga 6 electrones en su corteza.

ejercicio 2 El neón es un elemento químico de número atómico Z = 10. En la naturaleza se


encuentran tres isótopos, de masas atómicas 19,99, 20,99 y 21,99 u. Si sus proporciones res-
pectivas son del 90,92 %, 0,26 % y 8,82 %, calcula la masa atómica media ponderada en uni-
dades de masa atómica (u) y en kg.

90,92 ⋅ 19,99 0,26 ⋅ 20,99 8,82 ⋅ 21,99


Calculamos la masa atómica en u: + + = 20,169 u
100 100 100

1, 66 ⋅ 10−27 kg
La expresamos ahora en kg: 20,169 u ⋅ = 3, 348 ⋅ 10−26 kg
1u

ejercicio 3 La masa atómica del cloro es 35,45 u. Sus dos isótopos 35Cl y 37Cl tienen masas de
34,97 y 36,93 u, respectivamente. Calcula el porcentaje en el que se encuentra en la naturaleza
cada uno de ellos.

Llamamos x al porcentaje en el que se encuentra en la naturaleza el isótopo 35Cl. El porcentaje


en que se encuentra el isótopo 37Cl es, por tanto, 100 − x. La masa atómica media ponderada del
cloro se calcula entonces así:

34,97 ⋅ x 36, 93 ⋅ (100 − x )


+ = 35,45 u → 34,97x + 36,93 ⋅ 100 − 36,93x = 100 ⋅ 35,45 u
100 100

Despejamos x y obtenemos el porcentaje en el que se encuentra el isótopo 35Cl:


(34,97 − 36,93)x = 3.545 − 3.693 → x = 75,53 %
Por tanto, los porcentajes en los que se encuentran los isótopos en la naturaleza son 75,53 %
el 35Cl y 24,47 % el 37Cl.

ejercicio 4 ¿Qué son los isótopos? ¿En qué se distinguen?

Los isótopos son átomos del mismo elemento que se diferencian en el número de neutrones;
por tanto, tienen el mismo número atómico (Z) y distinto número másico (A).

ejercicio 5 Indica en qué orbitales se encuentran los electrones definidos por las siguientes
combinaciones de números cuánticos: (1, 0, 0, 1/2) y (4, 1, 0, −1/2).

La primera combinación corresponde al orbital 1s.


La segunda combinación corresponde al orbital 4p.

56
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

ejercicio 6 Indica cuáles de las siguientes combinaciones de números cuánticos son posibles
e indica a qué orbitales corresponden:
a (3, 0, 0, −1/2) b (3, 3, −1, +1/2) c (2, 1, −1, −1/2) d (4, 3, 3, −1/2)

a Es una combinación posible que corresponde al orbital 3s.


b No es una combinación posible, ya que  no puede ser mayor que (n − 1).
c Es una combinación posible que corresponde al orbital 2p.
d Es una combinación posible que corresponde al orbital 4f.

ejercicio 7 Escribe las configuraciones electrónicas del Sr (Z = 38) y del Br (Z = 35).

Sr (Z = 38; 38 e−): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d10 4p6 5s2
Br (Z = 35; 35 e−): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d10 4p5

ejercicio 8 De los siguientes elementos: Al, Ca, K, Mn, S, F y Ba, ¿qué pareja tiene propiedades
químicas más parecidas?

El calcio y el bario son los elementos con propiedades químicas más parecidas, puesto que perte-
necen al grupo 2, el de los metales alcalinotérreos.

ejercicio 9 Deduce, a partir de su configuración electrónica, el período y el grupo al que perte-


necen los elementos Se (Z = 34), Sr (Z = 38), N (Z = 7), Cd (Z = 48) y Rb (Z = 37).

Se (34 e−): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p4 → período 4, grupo 16
Sr (38 e−): 1s2 2s2 2p6 2s2 3p6 4s2 3d 10 4p6 5s2 → período 5, grupo 2
N (7 e−): 1s2 2s2 2p3 → período 2, grupo 15
Cd (48 e−): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p6 5s2 4d 10 → período 4, grupo 12
Rb (37 e−): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p6 5s1 → período 5, grupo 1

ejercicio 10 Considera dos elementos de configuraciones [A] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 3 y
[B] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10, e indica si las siguientes afirmaciones son verdaderas o falsas.
Justifica tu respuesta.
a Los dos elementos pertenecen al mismo grupo.
b Son del mismo período.
c Son no metales.
d Son metales de transición.
e Tienen propiedades químicas similares.
Para responder a las preguntas consideramos la disposición de los últimos electrones en cada caso
A: 4s2 3d 3; B: 4s2 3d 10.

a Falso. A es del grupo 5 y B es del grupo 12.


b Verdadero. Ambos son del período 4, al ser esta su última capa con electrones.
c Falso. Ambos son metales.
d Verdadero. A es el vanadio y B es el cinc.
e Falso. Al ser de grupos distintos, sus propiedades son también distintas.

57
EJERCICIOS RESUELTOS

ejercicio 11 Un anión A2− tiene la siguiente configuración electrónica: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6.
a ¿Cuál es la configuración electrónica del elemento neutro?
b Determina a qué grupo y período pertenece.
c ¿De qué elemento se trata?

a El elemento A debe tener dos electrones menos que el ión A2−, por lo que su configuración
electrónica es: [A]= 1s2 2s2 2p6 3s2 3p4.
b Vemos en su configuración electrónica que el último nivel ocupado es 3s2 3p4; por tanto, el
elemento pertenece al período 3 y al grupo 16.
c Se trata del azufre.

ejercicio 12 Considera dos elementos, A y B, de números atómicos 11 y 34, respectivamente.


a ¿Cuántos electrones de valencia tiene cada elemento?
b ¿A qué grupo y período pertenece cada uno de ellos?
c ¿Cuál es un metal y cuál un no metal?
d Identifica en la tabla periódica los elementos A y B.

a Para responder a la primera pregunta escribimos las configuraciones electrónicas de los dos
elementos y nos fijamos en el último nivel ocupado:
[A] = 1s2 2s2 2p6 3s1 → 1 e− de valencia
[B] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p4 → 6 e− de valencia
b Elemento A: última capa, 3s1 → período 3, grupo 1
Elemento B: última capa, 4s2 4p4 → período 4, grupo 16
c A es un metal y B es un no metal.
d El elemento A es el sodio (Na) y el elemento B, el selenio (Se).

ejercicio 13 Considera dos elementos, A y B, de números atómicos 19 y 35, respectivamente.


a Indica la configuración electrónica de cada elemento.
b Señala la situación de cada elemento en la tabla periódica.
c Compara tres propiedades periódicas de ambos elementos.
d Identifica en la tabla periódica los elementos A y B.

a A (Z = 19): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s1


B (Z = 35): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d 10 4p5
b Elemento A: última capa, 4s1 → período 4, grupo 1 (alcalinos)
Elemento B: última capa, 4s2 4p5 → período 4, grupo 17 (halógenos)
c Los dos elementos están en el mismo período; por tanto, para comparar sus propiedades
periódicas solo tenemos que fijarnos en cuál está más a la derecha en la tabla periódica
y recordar cómo evolucionan las propiedades atómicas hacia la derecha.
radio atómico: r (A) > r (B) (El radio disminuye hacia la derecha).
energía de ionización: EI (A) < EI (B) (La EI aumenta hacia la derecha).
afinidad electrónica: AE (A) < AE (B) (La AE aumenta hacia la derecha).
d El elemento A que tiene número atómico Z = 19 es el potasio (K) y el elemento B, que tiene
número atómico Z = 25 el bromo (Br).

58
Los modelos atómicos y el sistema periódico 2

ejercicio 14 Considera tres elementos del sistema periódico, A, B y C, de números atómicos 8,


16 y 19, respectivamente.
a Escribe la configuración electrónica de cada elemento.
b Indica el elemento con un potencial de ionización mayor.
c Indica cuál es el elemento más electronegativo.

a A (Z = 8): 1s2 2s2 2p4


B (Z = 16): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p4
C (Z = 19): 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s1
b El elemento A posee mayor EI, ya que es el caso en que se necesita más energía para arrancar
el último electrón.
c El elemento A es el más electronegativo, tiene más tendencia a atraer electrones.

ejercicio 15 Sabiendo que los números atómicos de los elementos O, F y Na son 8, 9 y 11, res-
pectivamente, escribe la configuración electrónica de los iones O2−, F− y Na+. ¿Qué observas?

O (Z = 8)
El O tiene 8 e− en su corteza: su configuración electrónica es [O] = 1s2 2s2 2p4.
El ion O2− tiene 8 + 2 = 10 e− en su corteza: su configuración es [O2−] = 1s2 2s2 2p6.

F (Z = 9)
El F tiene 9 e− en su corteza: su configuración electrónica es [F] = 1s2 2s2 2p5.
El ion F− tiene 9 + 1 = 10 e− en su corteza: su configuración es [F−] = 1s2 2s2 2p6.

Na (Z = 11)
El Na tiene 11 e− en su corteza: su configuración electrónica es [Na] = 1s2 2s2 2p4 3s1.
El ion Na+ tiene 11 − 1 = 10 e− en su corteza: su configuración es [Na+] = 1s2 2s2 2p6.
Los tres iones tienen la misma configuración electrónica (son isoelectrónicos). De hecho, la confi-
guración electrónica de los tres iones es la del gas noble neón.

ejercicio 16 Define el concepto de potencial de ionización, señala cómo varía a lo largo de la


tabla periódica y ordena de mayor a menor EI los siguientes elementos: silicio; oxígeno; calcio.

El potencial de ionización o energía de ionización (EI) es la energía que se necesita para extraer el
electrón más débilmente ligado a un átomo en estado gaseoso. Se trata del proceso descrito por la
siguiente expresión: X + EI → X+ + e−. EI potencial de ionización aumenta hacia arriba en un mismo
grupo y hacia la derecha en un mismo período. El orden creciente de la EI es: EI (Ca) < EI (Si) < EI (O).

ejercicio 17 Define el concepto de electronegatividad, señala cómo varía a lo largo de la tabla


periódica y ordena de menor a mayor EN los tres elementos del ejercicio anterior.

La electronegatividad (EN) indica la mayor o menor atracción que un átomo ejerce sobre un par
de e− compartido con otro átomo en el enlace covalente. Cuanto mayor sea la electronegatividad,
mayor será la tendencia a atraer al par de e−. La EN varía igual que la EI: aumenta hacia arriba en
el grupo y hacia la derecha en el período. El orden creciente de EN es: EN (Ca) < EN (Si) < EN (O).

59
CUESTIONARIO FINAL

1 Considera los siguientes isótopos del silicio: 7 Identifica el elemento correspondiente en cada
30 28 29
caso y justifica su ubicación en la tabla periódica:
14 Si 14 Si 14 Si
a Su configuración electrónica es: [Ne] 3s2 3p5.
a Determina la constitución del núcleo de cada
b Los números cuánticos de su electrón diferencia-
isótopo.
dor son: n = 2;  = 0; m = 0; s = +½.
b Calcula la masa atómica media ponderada del si-
licio sabiendo que las abundancias de cada uno 8 Considera los tres primeros elementos del grupo 2
de los isótopos son: silicio-28, 92,23 %; silicio-29, (Be, Mg y Ca).
4,67 %, y silicio-30, 3,1 %.
a Escribe sus configuraciones electrónicas.
2 Sean los elementos A, B y C, cuyos números ató- b Colócalos en orden creciente de radios atómicos.
micos son Z = 3, Z = 11 y Z = 19, respectivamente. c Colócalos en orden creciente de energía de ioni-
zación.
a Escribe sus configuraciones electrónicas.
b Indica el período, grupo y nombre de la familia 9 De los siguientes conjuntos de números cuánticos,
a que pertenece cada elemento. ¿cuáles son posibles y cuáles no lo son? Justifica tu res-
c Indica cuál es el símbolo de cada elemento. puesta.

3 Completa la tabla: a (2, 2, 1, +1/2)


b (3, 2, −2, −1/2)
CONFIGURACIÓN c (3, −2, 1, −1/2)
SÍMBOLO Z A p+ e− n
ELECTRÓNICA
d (2, 1, −1, −1)
Co 59 27
e (1, 0, 0, +1/2)
Cl 17 36 f (2, 0, 1, +1/2)
Ca 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2
10 Considera las configuraciones electrónicas de los
Al 108 [Ne] 3s2 3p1
elementos A, B y C:
+
Rb 85 37
[A] = 1s2 2s2 2p4
Se2− 79 34
[B] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p5
[C] = 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2
4 Indica los valores de los números cuánticos n y 
a Indica a qué grupo y período pertenece cada ele-
de cada uno de los siguientes orbitales: 1s, 3p, 4d y 5f.
mento.
b Indica qué elemento es menos electronegativo.
5 Indica a qué orbitales pertenecen los electrones
c Indica qué elemento tiene mayor radio atómico.
cuyas notaciones son:
(3, 0, 0, +1/2) ( 2, 1, −1, −1/2)
11 Considera las configuraciones electrónicas de los
elementos A y B:
6 Escribe la notación electrónica de los seis electro-
[A] = 1s2 2s2 2p6 3s2
nes del orbital 3p.
[B] = 1s2 2s2 2p5

a Indica el grupo y el período al que pertenecen los


elementos.
b Indica el nombre de cada uno.
c Indica su número atómico.
d Indica, en cada caso, si la electronegatividad, el
potencial de ionización y el carácter metálico son
elevados o no.

60